Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   4/5/2008, 20:16

::Hi!:: Hellos, por fin me sacaron la venda!!! y ahora puedo escribir con mayor libertad, aquí les dejo una larga continuación, espero que les guste, como siempre, gracias y comentarios.


Después de aquel beso, la vida de Alejandra y mía, transcurrió con perfecta normalidad y cierta armonía. Sé lo qué pensarán ustedes: ¡Cómo mierda nos podíamos hacer las tontas con lo sucedido! Pero con mi amiga, habíamos hecho un pacto de señoritas, no queríamos estropear la larga y profunda relación que teníamos. Alejandra no era tonta y conocía a la perfección los temores infundados que circulaban por mi cabeza, ninguna de las dos mencionó el tema del hospital. Alejandra seguía esperándome como costumbre; seguía yéndome a buscar a la casa; continuaba despertándome en las mañanas frías, sin embargo, dicho ritual rutinario, había sido renovado con un gustoso y maravilloso aderezo: un beso tibio y cándido. Precisamente, esta mañana, me había despertado con un húmedo beso en los labios. ¿Y ustedes creían que no habíamos avanzado nada? En cierto sentido, nuestra relación era una situación desquiciante; un dilema contundente, pues ninguna de las dos trataba de oficializar esto; simplemente queríamos disfrutar de los momentos vividos; de los segundos y de las horas que nos eran permitidos. Sin embargo, algo dentro de mí decía que, mi amiga no se atrevía a ir más allá, probablemente por miedo a que la alejara de mi vida; por un instante me sentí egoísta y sucia por no ser lo suficientemente mujercita para afrontar todo lo que me estaba pasando. ¡Pero todo esto era tan repentino! Jamás había sentido algo por alguien; nada, talvez una atracción superficial propia de la química del cuerpo, pero más allá…por unos segundos recordé el libro, y no pude evitar identificarme en cierta medida con la protagonista: ¡Tenía qué finalizar el maldito libro! Quizás él me podía orientar en estas profundas y desconocidas emociones. La mano de Alejandra me apretaba firme y confiadamente, la miré por unos instantes y me perdí en su suave sonrisa. ¡Oh, sí, tenía qué terminar el maldito libro!

-¿Qué pasa?-me preguntó risueña, y yo sólo me sonrojé. Alejandra se echó a reír.
-Nada…-respondí con timidez. ¡Jo! ¡Sí que era inverosímil sentirse cómo una idiota mental con una persona que conoces desde siempre; cuyos labios habían sido los responsables de hacer que la conciencia despertara en este mundo! Me solté de la mano de Alejandra y en cambio, me enganché a su antebrazo. El tren se estaba llenando. Ale me miró gustosa y risueña. ¿Qué mierda me estaba pasando?

Salimos a duras penas del tren, éste se había llenado más que de costumbre, de pronto percibí una cierta mirada posesiva en Alejandra, que miraba con cierto disgusto un punto fijo de mi vestimenta, bajé la mirada en la falda y me percaté que ésta se había levantado apenas unos centímetros.

-¡Viejos de mierda!-exclamé toda avergonzada. Alejandra se rió y luego me bajó la puntilla elevada.
-A ti se te ocurre venir con falda en pleno invierno.
-¡No me jodas! Además tengo las panthys puestas.
-Ya…pero…igualmente atraes a los hombres con tus menudas piernas…-me dijo de lo más feliz y picarona.
-¡Alejandra!-le espeté toda roja.
-¿Qué? No he dicho nada malo-me contestó guasona.
-Olvídalo…-le dije toda abochornada. Seguí caminando y me detuve cuando una tibia mano atrapó la mía, curiosa, incliné la cabeza en aquel punto. Alejandra me miraba con inocencia, destellando felicidad.
-Serás atolondrada-me dijo risueña, mientras me acomodaba los lentes. Acto seguido, se acercó y me dio un leve beso en la mejilla-. Ya, sigamos…si no…llegaremos atrasadas-. Yo sólo me dejé llevar-. ¿Sabes que es la tercera vez en esta semana que nos llevas puestos los audífonos?-me cuestionó divertida.
-No me había percatado…-le contesté sorprendida-. Bueno, no es que me queje, pero cierta personita no me ha soltado una de mis manos y lamentablemente necesito las “dos” para hacerlo-le dije mordaz. Alejandra se echó a reír.
-¿Te molesta…?-preguntó entre vacilante y seria.
-Si me incomodara no dejaría que lo hicieras-le dije con calma, soltándome de su mano cuando ingresamos a la sala. Alejandra volvió a sonreír con gracia, mientras que yo, me preguntaba, por qué mi amiga no sonreía así antes-. ¡Buenos días!-saludamos al unísono. Alejandra se fue directo hacia Gabriela, y en cambio; yo me fui hacia Constanza, que para variar tenía un libro de numerología egipcia-. Tú y tus números chinos...-le dije burlona.
-¡Hola, Lucia!-saludó divertida-. Sí…es que los ejercicios están interesantes…son los que entrarán en el examen-me dijo pícara-Nadie los tiene.
-¡Qué eres tramposa! No conocía esa faceta en ti… -le dije algo admirada. Cony se echó a reír con vergüenza.
-Es sólo una ayuda…quiero pasar el examen.
-Lo harás; créeme que serás una de las mejores-. Cony se ruborizó.
-¿Cómo lo sabes?-inquirió curiosa por la seguridad de mi semblante.
-Porque…una persona muy sabia me dijo, que uno tenía que ser seguro de sí mismo-Cony se volvió a ruborizar. Yo sólo reí…esta chica era más tímida que yo…o quizás, era yo quién había dejado de serlo.
-Gracias…

La campana sonó, todo seguía como siempre, salvo por la ausencia de Lidia, afortunadamente nadie tenía la osadía de enfrentarse a mi persona; no me enorgullece decir la causa, pues obviamente no era por mi mal carácter, ni nada parecido; las chicas me evitaban por miedo a que fueran expulsadas del colegio, la razón: la escenita que habían hecho mis parientes, en especial mi abuelo Edmundo; mi Tata había armado la grande, amenazando al rector. << Si alguien; escúchame bien José: si alguien llega a poner aunque sea un cabello sobre el cuerpecito de mi nieta, te juro por tu madre, por tu colegio, por tu alumno y por su familia, que lo lamentarán hasta el día de su muerte. Y no es una amenaza: es un hecho>>.
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   4/5/2008, 20:18

El Tata se lució, se parecía al Padrino. El Rector las sudó todas, sin embargo, eso me molestó. No era sano andar poniéndoles la llaga a las personas, por mucho que aquéllas se lo merecieran.
El profe Mateo entró todo cachondo al aula, seguido por Soledad, quien se mostró sorprendida por mi presencia, pues no nos habíamos visto desde el día del incidente. Yo seguía sentada al lado de Constanza.─Pese a las protestas de Alejandra, y aunque ya nos habíamos “reconciliado”, no pude ser capaz de apartar a Gabriela de su lado; ellas se habían hecho muy buenas amigas, y ése era un derecho que se lo había ganado, independientemente si me gustará la cercanía de ella─. Sí. ¡Joder! Estaba sintiendo celos…debía reconocer que antes no me perturbaba tanto el hecho de ver a Alejandra rodeada de tanta piraña, pero; ahora…sentía una inquietud y unos celos que, para mi sentido común eran completa y absolutamente infundados, y hasta en cierto punto enfermante.

-¿Qué es esto?-pregunté a mi compañera, cuando ésta me pasó el Nuevo Testamento, versión fórmulas y comentarios ininteligibles; al más puro estilo de Hermógenes Pérez de Arce.
-Las guías para el examen de admisión…te advertí que te quedaras a los reforzamientos-me regañó Cony. Yo sólo hice una mueca guasona.
-Esto se parece al libreto de las relaciones sexuales de Bill Gates…pero me dijiste que tenías las guías con las respuestas…-le susurré al oído. Cony me miró picarona y divertida.
-¿Y qué te hace pensar qué te las daré?-me retó juguetona. << ¡Ah, mierda…esta niña quiere jugar sucio…!>>.
-Te haré un boceto de lo más profesional… ¿qué te parece? Te lo hago durante el receso-le dije meneando las cejas, mostrando los ojos grises. Cómo supuse, Cony se enrojeció.
-Está bien…de todas maneras te lo iba a prestar…pero…me encantaría que me retrataras…
-Lo haré; una promesa-dije cruzando mis dedos en el corazón a lo más scouts. Cony se echó a reír. El profesor nos volvió a llamar la atención, alegando que le importaba una mierda mandarme a Dirección. Cony y yo nos echamos a reír, para nada intimidadas por la amenaza, ya que, ese profesor era más cobarde que Shaggy.

A pesar de las guías y de los soplos de mi compañera, no pude realizar más que la mitad de los ejercicios, éstos eran tan complicados como los gráficos y las fórmulas de mi madre, al acordarme de ellos, la cabeza me comenzó a doler y el ceño fruncido comenzó a aparecer por mi blanca cara.

-¡Me rindo!-respondí cansada y aburrida. Cony se echó a reír más disimuladamente.
-Pero vas bien…
-Eso es porque estoy copiando las respuestas de tu cuaderno, pero ésos-dije con gesto de repudio-no los entiendo…joder…¡qué mierda!… ¿los sacan de los libros de arquitectura de mi mamá?-Cony volvió a reírse.
-Son ejercicios “básicos de estadísticas”.
-Ya…claro-. Miré el cuaderno de ejercicios y lancé un desprecio.

.- <<Se busca determinar el valor de las fuerzas RA y RB que son las reacciones de apoyo. Todas las fuerzas están en un plano, por lo que se denominan coplanares.
Las ecuaciones de la estática que permiten verificar el equilibrio de fuerzas en un plano son tres:
Fx = 0
Fy = 0
M = 0


En este caso en particular, las fuerzas desconocidas son concurrentes y por ello no es necesario verificar el giro nulo.
Los datos del ejercicio son: cos 45° = 0,71 sen 45° = 0,71 P = 1000 Kg.
Primero utilizamos la ecuación de proyecciones sobre un eje paralelo a las y, porque la otra ecuación presentaría dos incógnitas y ningún valor real sobre el cual operar.
Fy = 0 = P + RB x sen 45° = 0 no hemos tenido en cuenta los sentidos de las fuerzas; reemplazamos, ahora sí dándole a cada fuerza un sentido. La elección en este caso ha sido darle signo negativo a lo que baja y positivo a lo que sube:
Fy = 0 = -1000t + RB x sen45º = 0 despejamos la incógnita:

Conociendo ahora el valor de RB podemos utilizar la otra ecuación.

Fx = 0 = RA + RB x cos 45° = 0 no tenemos en cuenta el sentido de las fuerzas, otra vez; reemplazamos:

Fx = 0 = -RA + 1414,21t x cos45º = 0 despejando:
RA = 1414,21 x 0,71 = 1000 Kg.
El signo positivo de los resultados indica que el sentido fijado a priori es correcto…>>.
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   4/5/2008, 20:20

¿Qué mierda significaba eso? Miraba el cuaderno sin entender nada del mandarín que había escrito allí; lo volví a leer y sin embargo, no concebía ni una mierda de lo que salía ahí… ¡Ésa era la maldita y YLS razón por la cual no quería seguir con la tradición familiar! Suspiré resignada, haciendo a un lado el cuaderno, miré el reloj de pulso, y agradecí a las horas que pasaron como huracán.
Hacía una semana que no veía a Soledad y me sorprendió el hecho de no prestarle siquiera algún pensamiento. ¿Sería posible que aquello que sentía por ella no fuera más que una cuestión de química? De hecho su comportamiento y su modo de ocultarme estúpidamente las cosas, me habían ido decepcionando y me volví a preguntar quién de las dos era la cabrita chica.
Soledad estaba como siempre: rodeaba de pirañas hambrientas, las cuales esperaban con ansia para que aquella presa cayera directamente a sus bocas. Eso, cómo era habitual: me molestó. Más todavía, cuando ella me miraba pícaramente, al parecer disfrutando de mi enojo. Eso me decepcionó aún más…no estaba en mis planes meterme con una chica que disfrutase ser el centro de atención de todo: una mujeriega total. Esquivé su penetrante y descarada mirada, ya me había cansado de sus jueguitos burdos, tontos e hirientes; pues sí: me dolía verla así, rodeada de tiburones hambrientos y ella gozando con ser la carnada. Una mano tocó mi hombro y me giré para ver a una Alejandra expectante. Hice un gesto irónico. <>. No es que insultara a Alejandra, pero ella y Soledad, eran iguales; tanto Alejandra como la egocéntrica ayudante de matemáticas, adoraban ser el centro de atención. Tal vez para alguien que tenía una autoestima baja, fuese un comportamiento algo burdo; quizás fuese que mi propia soledad fuera la causante de la posesividad hacia las personas. ¿Acaso no me comportaba igual con mi mamá? No soportaba que algún degenerete senil pusiera las manos o la vista encima a Emilia, ser tímida no es sinónimo a tener un comportamiento y una mirada serena; cuando los pervertidos acechaban con la mirada a Mamá, yo les lanzaba dardos venenosos. Afortunadamente a mi madre no le incomodaba, de hecho le hacía gracia. <>. Pero claro está, que ni Alejandra, ni Soledad, eran mi madre. Por conocimiento de mi propia “amiga”, sabía que a las vanidosas como ellas no le venían en gracia las posesivas.

-¿Quieres ir al casino?-preguntó Alejandra con una sonrisa. Vi que Gabriela miraba con curiosidad y el recuerdo de Lidia, junto con los cuestionamientos que tenía, se me pasaron como letrero de aerolínea: <>.
-Gracias…pero no…le prometí a Cony hacerle un retrato. ¿Cierto?-cuestioné a mi silenciosa y sofocada compañera.
-Ya…pues…nos veremos…después… ¿no?-me dijo con algo de decepción.
-¡Claro!-le respondí con una forzada sonrisa. Alejandra se fue de la sala, no si antes dirigirle una sutil mirada a Constanza.
-Parece que no le hizo mucha gracia…-soltó Cony algo nerviosa.
-¿Por qué piensas eso?-le cuestioné curiosa.
-Por la miradita que me dio…como queriendo decir: ¡Esa cierva es mía!-solté a reír por su mueca terrorífica.
-¡Estás loca! Sólo somos amigas-le dije entre risas.
-Ya…pero…con esa mirada no lo parecía.
-¡Nah! Alejandra está con Gabriela-le dije, sintiendo de repente un nudo en la garganta; durante la semana no me había percatado de ese pequeño detalle: mi amiga andaba con esa chica; me estremecí por el sólo hecho de imaginarme a Alejandra con aquella mujer, pero también, me sentí culpable por la chica: Gabriela no se merecía esto. Estaba tan metida en este nuevo mundo, que… por un instante, mis valores se habían ido por el desagüe.
-¿Tú crees? Pues yo pensé…
-Lo están-aseguré fríamente-. Por algo pasan todo el tiempo juntas. Bueno, ¿dónde quieres que te retrate?-dije cambiando el tema. Cony entendió mi postura, y respondió con solidaridad.
-En el jardín de la escuela.
-¡Aja! Quieres parecer princesita. ¿Ves? Hasta los matemáticos tienen su lado soñador. Vamos…-. Cony se sonrojó y yo me reí. Ambas nos levantamos y salimos de la sala, cuando…
-Hola, ¿van a un lugar en particular?-preguntó risueñamente Soledad.
-¿Y tú qué no te habías marchado ya?-le inquirí molesta por sus continuos sustos.
-¡Vaya! ¡Despertamos con la pata izquierda!-dijo sarnosa.
-¿Se conocen?-preguntó Cony con sorpresa.
-Se podría decir que sí… ¿Cierto, Lucia?-. Soledad me pinchaba con gracia y en mis ojos ardía la furia.
-¿Qué quieres de nosotras?-le espeté ignorando el tema. Soledad pareció notar mi evidente enfado. Por eso decidió usar otra táctica: a Constanza.
-Tú eres Constanza Milenos. ¿Cierto? Felicidades por tu alto puntaje. Deberías aprender más de ella, Lucia-me dijo toda guasona.
-Gracias…-respondió cohibida la susodicha.
-Cony, vámonos…que se nos pasará el receso.
-¿Puedo acompañarlas? Resulta que no tengo nada que hacer, hasta después de clases-. Cony iba a responder, pero luego dudó, en cambio dirigió la mirada hacia a mí; no quería. ¡No señor! ¡No iba a permitir que esa molestosa mujer nos siguiera! Más que nada, porque ya sabía cómo me ponía en su presencia: si Soledad nos acompañaba era muy probable que el cuadro de Cony se pareciera a los dibujitos de niño de cinco años.
-¿Y por qué no se lo pides a una de tus tantas fans? Ellas harían cualquier cosa para entretenerte-le dije con evidente sarcasmo. La pobre de Constanza no sabía qué pensar, qué hacer; ni mucho menos en dónde meterse. Soledad me miró con pasmo y algo dolida. Sin embargo, me abstuve de caer en su juego, cogí la mano de Cony y me fui toda rabiosa, dejando a una Soledad perpleja.
-¿Crees que estuvo correcto haberla tratado así?-me cuestionó Cony.
-No…pero se lo merecía…-le dije, acomodándole el cabello para retratarla.
-¿Por qué? Te hizo algo malo…-volvió a inquirir toda curiosa.
-Digamos que no soporto a las personas pedantes…
-Pues a mí no me lo pareció…es más, parece bastante agradable-mi ceño fruncido fue toda la respuesta. Cony guardó silencio.
-¿Cómo quieres el dibujo?
-Cómo lo prefieras tú…me da igual…
-Ya…bueno…entonces…cambia esa cara seria y trata de sonreír. ¿Crees que podrás aguantar con la cara tensa?
-No te preocupes…tú sólo dibuja-.Tomé el carboncillo y empecé a trazar suaves líneas-Me siento como Rose, de Titanic-comentó vergonzosamente mi compañera.
-Ya…bueno…espero poder superar tus expectativas…no soy Di Caprio-. Le comenté con una mueca. Cony me miró apreciativamente.
-Yo no me quejo, de hecho, eres mucho mejor que Leonardo-levanté la mirada y me sonrojé-. A tu manera…eres muy hermosa. Y tus ojos, lejos superan a los de Leonardo-. El bochorno me llegó hasta las orejas. ¿Este huevito quiere sal?
-No…tenses…la mandíbula…-dije con torpeza-Gracias…

La hora de receso había pasado, pero el bosquejo aún no estaba finalizado, con mucha suspicacia logré convencer a esa matea de compañera que tenía, para que nos saltáramos la hora de consejo, total a ninguna de las dos nos motivaban los planes de fin de año.

-¿Lucia, te falta mucho? Temo que mi cara quede como el rostro del Guasón.
-¡No! De hecho, terminé…lo demás son detalles…-dije, mientras estiraba la espalda-¡Joder, no sé cómo los pintores no se quejan! La espalda me está matando-. Cony se acercó a mí y le echó una mirada al dibujo.
-¡Mierda, Lucia! ¡Te quedó bellísimo! ¿Esa soy yo?-cuestionó incrédulamente mi amiga. Cony aparecía sentada en los viñedos del colegio. ¡El alcohólico del Rector los había plantado!
-Sí…eres tú…vamos que no eres fea tampoco. A tu manera, eres bellísima-le dije, imitando la suave voz de ella.
-Ya…
-¡Joder, qué la espalda me está matando!-me quejé, tratando de moverla.
-¡A ver; déjame!-exclamó Cony, haciendo una suave presión sobre los músculos doloridos. Gemí de gusto y, eso, a mi compañera le hizo gracia-. ¿Te gusta?-inquirió burlona.
-Te regalo toda mi colección de mangas si continuas…-susurré complacida. Cony se echó a reír.
-Con que aquí estaban…-susurró de pronto una vocecita ya conocida. Constanza y yo nos separamos nerviosamente.
-¡Soledad!-exclamó pasmadamente Cony, que tartamudeaba toda nerviosa. Soledad nos miraba seriamente.
-¿Qué quieres ahora?-le rebatí enojada. ¿Es qué no podía dejarme tranquila ni un rato siquiera?
-La Maestra Suárez… me pidió el favor de buscarlas-respondió, haciendo caso omiso a mi enojo.
-¡Nos castigarán!-exclamó nerviosamente Cony.
-No lo creo…-le calmé-. No somos las primeras ni las últimas que nos saltamos una clase-. Soledad siguió mirándonos con seriedad y cierta aprensión.
-No es correcto aprovecharse de los beneplácitos que otorga la escuela-exclamó con reserva.
-¿Se lo dices a una persona en particular?-pregunté con voz suave, pero profunda; estaba a punto de perder la paciencia. Desde el incidente de Lidia, la rebeldía que tenía dormida se estaba despertando a pasos agigantados.
-¿Qué piensas tú? No se lo estoy diciendo a ninguna persona en particular; tú sabrás cómo tomas mis palabras-me pinchó Soledad, no dando tregua a nuestra disputa.
-¡Las tomo como una provocación a mi persona! ¡Y no te voy a permitir…!
-¿Qué no me permitirás el qué?-me retó con osadía. Soledad por primera vez me miraba con enojo. El fuego de su mirada me intimidó por completo. ¡Maldita Bruja!
-Vámonos, Cony…será mejor volver a la sala…-dije antes de tomar el croquis. Cony se adelantó un poco-. Y tú…más vale que no vuelvas a juzgarme. ¿Por qué mierda no me dejas en paz de una YLS vez?-le rebatí con rabia.
-¿Qué harás? ¿Demandarme al colegio, cómo lo hicieron tus parientes?-. Soledad con osadía pinchó el quid del límite: mi orgullo herido. Su semblante era serio y sereno. Una fuerte cachetada marcó su sosegado rostro.
-¡No vuelvas a decir una estupidez cómo ésa! ¡No tienes idea de la causa…!-Soledad me miró culpable. Antes de que hiciera amago de consolarme, la esquivé de un sopetón. La Lucia que tenía enfrente; era esa Lucia herida y orgullosa, la misma que había hecho mierda el estima de Ale-. ¿Por qué demonios no vuelves a la maldita Universidad, o averiguas realmente las cosas? ¡Déjame de una YLS vez en paz! ¡Imbécil!-. Con eso me alejé, elevándole el dedo medio, cuando oí sus llamadas.

jajajaja, a lo pokemon: ¡esta historia continuará!
Volver arriba Ir abajo
Saya_86
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : al fondo a la derecha, dnd están todas las cosas
Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   5/5/2008, 11:35

genial la conti, espero q la sigas pronto!!

pd: agradecer a todos los enfermeros y doctores la retirada de la venda de la escritora.
Volver arriba Ir abajo
Kuga
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : en mi loca realidad yuri
Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   6/5/2008, 17:17

joder!!!!!!!!!!!!!!!! siempre lo dejas en lo mejor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   6/5/2008, 18:56

Esta muy bien, cada vez mejor, ya tengo ganas del siguiente capi.
Por cierto, me llamo la atencion que usas mucho las iniciales YLS para no escribir insultos o palabrotas, a q se debe q lo hagas usando YLS??? no se esq me dio curiosidad ::QUE???::
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   12/5/2008, 23:08

Hellos, aqui les dejo un capi más de esta alocada historia...emm y en cuanto a los yls es de esta pagina, y por ende, creo que uso muchas PALABROTAS gomen!!! Es la pasión por el arte...creo...


Ingresé al aula con ausencia, los reclamos de la profesora jefe me supieron a nada, la rabia, y el dolor, estaban condensados únicamente en las crueles e hirientes palabras de esa maldita y engreída mujer. ¿Por qué siempre nuestros encuentros tendían a terminar en tontas disputas?

-¿Estás bien?-me preguntó Cony.
-Sí…-le respondí con ausencia. Cony apenas se lo tragó, pero no siguió preguntando.

En lo que quedó de la clase, permanecí callada y ausente, la antigua Lucia había vuelto. ¿Tanto poder tenían los demás sobre mí, que eran capaces de controlar mi estado de ánimo a su jodido antojo? Sonreí con ironía. No, no era eso: la causa pesaba únicamente en mi corto e inmaduro genio.
En vez de participar en la clase, como lo hacían las demás, me dediqué únicamente a rematar los detalles del retrato de Cony; mi compañera me miraba preocupadamente, pero yo estaba tan metida en el dibujo que ni me percaté.

-Señorita Cortes… ¿qué piensa usted?-preguntó curiosamente la maestra.
-¿Perdón?-cuestioné perdida. La maestra suspiró.
-¿No ha tomado atención alguna en la clase?-preguntó evidentemente enojada. Yo sólo me sonrojé-. Ha vuelto bastante cambiada-dijo con pena-. Sus compañeras han decidido ir de excursión a la montaña-. En mi cara se leía el claro y evidente: ¿Y a mí qué? La maestra volvió a suspirar-. Habíamos pensado en llegar a las cabañas… de…propiedad... de su familia-. Yo elevé una ceja, claramente sorprendida por la decisión tomada.
-Pues…-cambié la mirada en Alejandra, que se veía tan expectante como las demás chicas del curso-. Eso…
-¿Le incómoda?-volvió a preguntar la maestra-. No es por presionarle, pero…éste es el último año en que usted y las demás de su curso compartirán, después cada una seguirá su camino.
-Entiendo, pero…no es algo que pueda decidir…tendría que hablarlo con mi...Abuelo…
-¡Entonces cagamos!-soltó una chica del curso. Yo sólo enarqué una ceja, y luego hice caso omiso.
-Le agradecería que hablara con su… pariente-. Claramente a la Profesora le incomodaba mencionar a mi abuelito, pues, nuestra Maestra era la Subdirectora del colegio, y le tocó estar presente en la escenita de mi Tata y Tío. La verdad no me apetecía mucho llevarlas, ya que, las del curso, eran unas completas extrañas para mí, apenas y habíamos compartido el habla, y aquellas cabañas eran el lugar más íntimo que tenía la familia; éramos un poco renuentes, no nos agradaba mucho invitar a personas que no pertenecían a nuestro círculo social. ¿Soné burgués, cierto?
-Trataré de hablar con él…-dije no muy convencida. Más tarde, mi madre remataría mi negativa decisión con un: << Será la última vez que veas a aquellas niñas… te irás a España, al menos llévate un recuerdo de sociabilidad. Quizás descubras que no eran tan malas como creías>>. ¡Maldita sea! ¡Se notaba que aquella castaña, casi rubia mujer, me había parido! ¡Me manipulaba a su antojo! Volví a mi dibujo y la profesora desistió en que siguiera participando.

La clase pasó volando, muchas de las chicas se iban a sus talleres, otras que no pertenecían a ningún club, se quedaban en la sala, aprovechando el tiempo para holgazanear. Cony se había ido hacía rato a su club de Ciencia. Yo me quedé rematando el dibujo, más que nada, para escapar de la depresión que tenía. Estaba tan concentrada que no me percaté que unas fuertes y seguras manos, me tapaban la vista, obstruyéndome el camino para seguir dibujando.
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   12/5/2008, 23:11

La clase pasó volando, muchas de las chicas se iban a sus talleres, otras que no pertenecían a ningún club, se quedaban en la sala, aprovechando el tiempo para holgazanear. Cony se había ido hacía rato a su club de Ciencia. Yo me quedé rematando el dibujo, más que nada, para escapar de la depresión que tenía. Estaba tan concentrada que no me percaté que unas fuertes y seguras manos, me tapaban la vista, obstruyéndome el camino para seguir dibujando.

-¿En qué tanto te llevas metida?-me susurró una vocecilla alegre, la cual me erizaba toda la piel, convirtiéndola en carne de gallina. Aparté las manos de Alejandra y le sonreí sin ganas.
-Pensé que te habías ido a tu taller…
-Fui, pero no estaban haciendo nada…ya sabes, estamos prácticamente a finales de las clases.
-¿Y Gabriela?-pregunté curiosa, pues, la chica parecía una lapa viviente, siempre pegada a mi amiga. Alejandra se sentó a mi lado, y luego respondió:
-Se quedó en el club.
-Ah…-susurré inquieta. Alejandra que no era para nada tonta, me preguntó:
-¿Qué te pasa? Has estado todo el día en las nubes…o al revés; encerrada en ti misma.
-Nada…-respondí con ausencia-. Sólo que he estado metida en este dibujo.
-¿Es Constanza?-preguntó asombrada-. Pues qué diferente se ve…-. Yo asentí con una risa divertida.
-Eso mismo le dije yo…es increíble que con sólo soltarse el cabello y sacarles los lentes…el rostro le cambie por completo.
-Sí…parece otra persona… ¿y eso estuvieron haciendo todo el rato?
-Sabes como soy yo…-le dije con una mueca. Alejandra desencajó en una risotada fuerte; la misma risa que soltó de aquella historia de Soledad.
-¡Pobre Chica! Pero valió la pena… ¡Maldita seas! ¡Dibujas mejor que yo!-dijo asombrada por el croquis.
-Herencia de mis papás y de mi abuelo paterno.
-¿Por cierto, qué le dirás a tu abuelo?
-No lo sé…no creo que se me apetezca llevar a medio curso…lo haría sin duda si se tratase de ti o de Cony, pero… ¿todas?-. Me giré para mirar bien a mi amiga y me sorprendió ver unos ojos fijos y, a la vez, asombrados. ¡HOHO! ¿No creo que sean celos? ¿O…sí…?
-¿Cony? ¿De cuándo la chica Nerd que apenas tragabas se transformó en Cony?-me eché a reír; por primera vez reía con ganas-. ¿Qué?-me cuestionó Alejandra para nada gustosa.
-¿No creo que empezaremos a tener esa típica charla de…?-. Iba a decir <<novias>>. Sin duda, no éramos eso. Alejandra me miró atenta-. ¿Qué nos está pasando Alejandra?-pregunté entre seria, coqueta, curiosa y confundida.
-¿Pasarnos con qué?-. A lo más Serena Williams, Alejandra me devolvió la pelota.
-¿Con qué crees tú?-le devolví a la vez el servicio. Alejandra sonrío divertida.
-Pues no lo sé…dímelo tú…-me respondió con sensualidad. Eso me excitó, no lo podía negar.
-¿Qué quieres que te diga?-le dije con la mayor inocencia que pude sacar.
-Eso mismo quisiera saber… ¿qué es lo qué me quieres decir tú?
-Ni idea de lo que estás preguntando-le respondí, incapaz de dar el brazo a torcer. Alejandra me lanzó una mirada que…tuve que morderme fuertemente el labio y, a la vez, amarrarme con poderío las manos, para así no tener que lanzarme sobre ella y besarla hasta que toda esta frustración que sentía se diluyera.
-¿Te haces la chistosa?-. Alejandra con gesto pícaro, instó nuevamente el juego.
-No soy yo la que está haciendo preguntas a medias-le solté guasona, esquivando a la vez su mirada. Si la seguía mirando de la misma manera…estaba segurísima de que la tentación me ganaría… y lo más probable que terminaría besándola enfrente de toda la clase. Alejandra se mató de la risa ante mi evidente nerviosismo.
-Tonta…-me susurró sensualmente al oído. No tardé en encogerme, al sentir una electrizante sensación.
-¡Joder!-exclamé cuando sentí el notable sonrojo, el cual subía desahogadamente por la cara. Alejandra, satisfecha con su diablura, se limitó a levantarse e irse de la sala-Perra…-le susurré avergonzada. Mi amiga me miró con picardía, obsequiándome una de sus maravillosas sonrisas, y luego se marchó.

El frío que hacía era demoledor, con Alejandra apenas y podíamos darnos calor, por fortuna el tren venía más apaciguado y no tan lleno como en la mañana. Cuando salimos del túnel, me pude percatar del bello paisaje. A pesar del frío, la nieve brindaba un hermosísimo espectáculo: la nieve caía suavemente por toda la ciudad.

-Qué bonito…-susurré a la nada misma. Alejandra se giró e intercambió la mirada entre el aguanieve y mi rostro hechizado.
-Solamente a ti se te ocurre pensar que esta cellisca es algo maravilloso-protestó mi amiga, abrazándose a sí misma-. ¡El maldito frío traspasa mi capuchón!
-Pero no me niegues que la ciudad se ve bonita…-susurré maravillada-. Los árboles y la ciudad parecen un bello cuadro plateado.
-Tú y tus tonterías…-gruñó enojada. Alejandra era Leo y su horóscopo chino era tigre, por ende, algunos felinos aborrecían el frío. Yo era del mismo signo chino; sin embargo, mi zodiaco era Sagitario; signo que por lo usual era relajado.

Ambas íbamos sentadas en las últimas filas, cuando el tren pasó por uno de los largos túneles, aproveché el momento para besar a mi amiga con avidez. Alejandra, sorprendida, me respondió con algo de torpeza, pero luego su boca me correspondió con la misma hambre; las respiraciones enseguida se pusieron agitadas, con gesto involuntario, abracé a mi compañera, profundizando aún más el beso. Alejandra soltó un diminuto gemido, para luego, enredar con mayor eficacia aquella lengua que tanto me empecinaba y necesitaba dominar.
El relámpago de emociones que me sacudían, no hacían otra cosa más que despertar con mayor fervor a este extraño y poderoso deseo, y el bendito túnel, el cual parecía que no tenía fin, no ayudaba mucho que digamos. Cuando por fin vi la luz, me separé de un sopetón de mi amiga, quien sólo miraba perturbada y algo temerosa. No era para menos; el beso nos había sacudido con fuerza.

-¿Sigues maldiciendo al aguanieve?-le pregunté sardónicamente.
-No…-susurró en respuesta, y con rubor que le llegó hasta las orejas.
-¡Me alegro!-le respondí muerta de la risa. Alejandra sólo me abrazó con fuerza.
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   12/5/2008, 23:13

Después de quince minutos, el tren por fin llegó a la parada de mi amiga, sin embargo, Alejandra parecía algo predispuesta a bajarse.

-Tenemos que hablar…-esas palabras me inquietaron; no sabría describir con exactitud aquel senti- miento que me sacudió.
-Ya… ¿pero tiene que ser ahora?-le dije, apuntando con la mirada a la estación que se leía: Estación 112.
-Sí…o sea…sí…tú quieres…podrías…mamá… ¡Joder! ¿Me puedes acompañar a casa? ¿O prefieres hablar en la tuya?-yo la miré confundida y alarmada. ¿Acaso mi amiga quería tener “esa clase de pláticas”?
-¿No crees que vas corriendo demasiado rápido?-le increpé nerviosa. Ya en mi cabeza se estaban suscitando las más delirantes y descabelladas ideas. Alejandra me miró confundida por un instante, para luego echarse a reír.
-¡Mierda, Lucia!-dijo entre risas-¡No! ¡Discúlpame…me expresé mal…! Sólo quiero que hable- mos…bueno…de ti y de mí…es decir…de lo que tenemos-dijo nerviosa. Incliné un poco la cabeza y me pude percatar que mi amiguita del alma había vuelto a sus tics de niñez: Alejandra se pasaba nerviosamente el dedo por el lóbulo de su oreja izquierda; claramente eso era un tic propio del nerviosismo.
-¿Estás nerviosa?-pregunté risueñamente. Alejandra no contestó-¿Por qué?-le volví a preguntar con voz juguetona. El tren avanzaba con rapidez, faltaba poco para que mi amiga se bajara, y yo aún no daba respuesta-. ¿Te estás ruborizando?
-Lucia…por favor…-rogó cuando el tren llegó a su parada, yo simplemente no respondí; le cedí el paso, mirándola en silencio absoluto. Alejandra al ser consciente de que no respondería, lanzó un gesto dolido; sin decir palabra alguna, mi amiga avanzó hacia la salida, sin embargo, antes de que se bajara del tren, tomé una de sus manos y la seguí en completo silencio. Alejandra relajó los músculos, soltando un suspiro retenido-. No sabes el susto que me diste…-me regañó con ternura-Eres mala…
-Siempre me has querido así…-le dije con sorna. Alejandra solamente me apretó la mano con firmeza y luego se echó a andar hacia su casa.

Cuando salimos de la estación, la nevazon nos golpeó directamente, me abracé más a mi amiga, buscando algo de su calor, sonreí gustosa cuando Ale correspondió el gesto, envolviéndome a su cuerpo con fuerza. Las dos caminamos con rapidez, llegando sin mayores problemas a la residencia.

-¡Señorita Quiroga!-saludó uno de los empleados del lugar. Pedro creo que se llamaba-. ¿Cómo no llamó para que la fuéramos a buscar?
-No se preocupe Pedro…cuando empezó el aguanieve ya íbamos en el metro-. Le respondió mi amiga con calidez, era inusual escucharla con ese tono cariñoso, conmigo rara vez lo usaba, sin embargo, sabía que el viejito de Don Pedro, era lo más cercano a una figura paterna que tenía Alejandra. Sus padres estaban divorciados; su madre era una respetada Cardióloga, y su papá… un marinero, el cual, prefería mil veces andar embarcado en el mar, que preocuparse por el estado de su hija. No era raro, pues el tipo tenía hijo por cada rincón del mundo: algo normal en los marinos, y no es que los denigre como “sementales”, pero es la verdad.
-¡Buenas tardes, Señorita Cortes! ¡Tanto tiempo sin verle por aquí!
-¡Cómo está Don Pedro!-le saludé. El hombre se echó a reír por el “Don”.
-¡No me trate con tanto título, Señorita, que me siento viejo!-yo sólo reí. Alejandra parecía risueña-¡Pero entren que la nevazon está endiablada y cruel!

Las dos ingresamos seguidas por Pedro.

-Pedro…nosotras estaremos en mi habitación…por favor, lleva la cena a mi cuarto.
-Cómo ordene, Niña… ¿van a querer un pedazo de pastel?
-Depende-intervine con picardía-. ¿Lo hizo usted?
-¡Con estas manos que Dios me dio!-respondió el hombre con pillería.
-¡Entonces me apunto! Y ya sabe que mi apetito en invierno…-. Pedro se echó a reír con gracia.
-¡Esta Señorita!
-Te lo encargamos, Pedro-exclamó risueña Ale.

Ambas subimos las escaleras y nos adentramos a la habitación de mi amiga, ésta era espaciosa y pacífica. Soltamos las mochilas y las tiramos en la mesita de té. Alejandra se fue hacia la radio y la encendió. A los segundos después se oyó una suave balada. Rossana era quien daba al apacible silencio una atmósfera cálida y romántica.
Mi amiga se acercó por detrás y me estrechó la cintura, atrayéndome posesivamente hacia su regazo. Las dos nos deslizamos y nos movimos al compás de la suave melodía. Sonreí cuando la trigueña mujer, soltó un agradable y radiante gruñido; feliz por la seductora sensación, recargué todo el peso en el cuerpo que tenía detrás.

-No…vayas a quedarte dormida…-me susurró por el oído Alejandra, y bendito sea mi cuerpo, que no tardó en expulsar esas cosquilleantes y electrizantes emociones-.Te eché de menos…-siguió susurrándome al oído, el corazón me latía con tanta fuerza que, por un instante temí que fuera a darme algo parecido a una arritmia cardiaca.

Suaves besos deambulaban por mi cuello, parecían que los labios de Alejandra, estuviesen perdidos por un camino oscuro; éstos se asemejaban a esos típicos animalitos ciegos, los cuales tanteaban tímidamente el suelo que pisaban; sus brazos seguían afianzados en mi cintura, solamente sus labios eran los traviesos y curiosos. Yo me dejaba querer; me dejaba saborear en esta mezcla de sensaciones que agarrotaban mi corazón; no sólo a él, sino que también a cada poro de mi ser. No pude evitar temblar cuando sus labios subieron por mi cuello, terminando en un sensible lóbulo; la respiración la sentía pesada, parecía un moribundo, el cual daba a penas signos de aliento. Hice amago para volverme y besar sus labios, no obstante, Alejandra me lo impidió, aferrándome con más fuerza a su refugio. Acto seguido, suspiró con sutileza, y una vez más mi cuerpo se encogió por la chispas de rayos que me sacudieron; ambas nos mecimos al compás de la música. Alejandra me daba besitos por el cuello y por la oreja, totalmente reacia a cambiar de atmósfera. Y ¿quién era yo para cortarle el talante romántico? Alejandra volvió a suspirar, y de su voz salían notas que conmovían el corazón.

.-<< Ya no tengo deseos de perseguirte,
Ni de poner patas arriba tu escondite.
Desdibujo en tus ojos mi mirada
Y lo que siento por ti se queda en nada,
La magia se esfumó y todo se quebró sin más,
No me quedan ganas de llorar,
Recoge todo y hecha andar;
El mar ya se perdió,
El tiempo se paró, ya ves.
Me dejaste abandonada sin querer...

Trozos de ti, veo caer.
Soy un huracán, destruyéndote.
Trozos de ti, mojándome.
Qué va ser de mí, desterrándote.
En silencio romperé trozos de ayer...

En tu voz se entremezclan las mentiras
Con mil palabras de amor que están sin vida.
Pido al mar que golpee contra tu alma
Y te salpique de mí cuándo me vaya.
La magia se esfumó y todo se quebró sin más,
No me quedan ganas de llorar,
Recoge todo y hecha andar;
El mar ya se perdió,
El tiempo se paró, ya ves.
Me dejaste abandonada sin querer...

Trozos de ti, veo caer.
Soy un huracán, destruyéndote.
Trozos de ti, mojándome.
Qué va ser de mí, desterrándote.
Trozos de ti, veo caer.
Soy un huracán, destruyéndote.
Trozos de ti, mojándome...
Qué va ser de mí, desterrándote.
En silencio romperé... trozos de ayer...
Trozos de ayer...>>-


Última edición por noyfileen_22 el 12/5/2008, 23:16, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   12/5/2008, 23:15

La voz de Alejandra era dulce y profunda; profundamente sexy, ya mi imaginación calenturienta creaba escenas que por vergüenza no me atrevería a describir, pero básicamente la acción se presentaba de la siguiente manera: las dos solas, en esta enorme y cálida habitación; refugiadas exclusivamente por nuestros besos y nuestros cuerpos desnudos. ¡Joder! ¡Santa Madre Bendita! ¡Me estaba desconociendo! Jamás había sido una libinidosa y, ahora: ¡Véanme! ¡Parecía una calenturienta de mierda! Y Alejandra, con su increíble voz seductora no aportaba mucho a la santa hoguera que sentía. Justo en aquel momento se me venían a la mente las mismas palabras que le había dicho a mi amiga: <<¿No crees que vas corriendo demasiado rápido?>>. ¡Jo! Ahora me preguntaba quién de las dos era la gata en celo.

-¿De qué te ríes?-me preguntó Alejandra toda curiosa. Aproveché ese lapso de cordura y rompí el abrazo.
-Pues de tu canción. ¿No crees que es algo contradictorio a lo nuestro?-Alejandra se echó a reír.
-Pero no niegues que la letra es bonita.
-Para alguien que quiere mandar a la mierda a una persona; sí…pues le pega… ¿Algún motivo para hacer gala de ella?-pregunté esta vez seria y algo nerviosa. Mi amiga, beata como ella sola, se percató de mi inseguridad.
-Lucia…yo…-. Un leve toque de la puerta interrumpió su intento. Alejandra con un suspiro molesto, contestó. Era Pedro, quien llevaba todo gustoso una bandeja llena de cosas apetitosas, sin embargo, mis ojos cayeron directo hacia una rebana bien proporcionada de pastel-¡Oh, no, Señorita!-exclamó Alejandra, alejándome el plato de pastel-Te comes lo demás y después ves si te cabe el pastel-. Alejandra con el ceño fruncido, parecía esas típicas madres opresoras. Solté un resoplido indignado. Pedro se echó a reír.
-¡Mi madre! Debe estar preocupada-exclamé, recordando por primera vez que tenía una.
-Llámala y avísale que te quedarás a dormir aquí-respondió relajadamente Alejandra, llevándose una cucharada de guiso.
-¿Qué? Pero…
-La Niña, tiene razón…con esta nevazon no es seguro salir…-comentó Pedro. Alejandra le agradeció el gesto con una mirada risueña.
-Está bien…-me levanté y tomé el móvil. Mamá afortunadamente no me tiró el discurso de las llamadas informativas.
-¿Qué te dijo?-preguntó Alejandra, llevándose un pedazo de pastel a la boca.
-Nada…sabes que ella nunca dice nada cuando estoy contigo-. Alejandra sólo sonrió, perdiéndose por unos instantes en la nada.
-La Tía…es una persona admirable…-susurró perdida.
-Lo dices porque no vives con ella-refuté con sarcasmo-. ¿No me digas que estás enamorada de mi madre?-pregunté en broma-. Alejandra arrugó el entrecejo.
-¡No! Pero…
-¿Pero?-pregunté, llevándome un pedazo de pastel.
-Pero estoy locamente enamorada de su hija…

¡Tira, encesta y anota! Esas palabras surgieron repentinamente por mi cabeza. Alejandra había lanzado el dardo directamente al blanco y sin un aplomo de tacto; lanzó su declaración al más puro estilo militar: “Siempre de frente y después vemos las consecuencias”; el trozo de pastel fue a parar a cualquier lado excepto a su principal destino. El silencio hizo lo propio; Alejandra estaba nerviosa e incómoda, a la pobre le habían vuelto a nacer los malditos tics; y yo…yo estaba de cualquier manera, menos cómo realmente debía estar: feliz y dichosa, pero mi maldito pasmo…

-Creo que la cagué…-susurró penosamente Alejandra, levantándose del pequeño sillón-. Perdona… no debí haber dicho eso-. Me eché mierda cuando vislumbré un pequeño asomo de tristeza en los ojos de Alejandra.
-¡No!-espeté, sintiéndome como una idiota por mi falta de tacto-. Es que sólo…me tomó por sorpresa… ¿No crees que…vamos corriendo demasiado rápido…?-pregunté insegura y muerta de miedo. Alejandra, tristemente se dio cuenta de mi pánico. Se acercó a mí y luego me abrazó.
-Olvidémoslo mejor…Lucia…hace como que…no…
-¡No!-le rebatí, apartándome de ella-. No puedo hacerme la desatendida con esto…
-Lucia…sólo fue un disparate…olvídalo, ¿quieres? ¿Por favor?-me rogó claramente arrepentida por haberme asustado. ¡Ahí estaba otra vez! Aunque tuviéramos algo más que una fraternal amistad, Alejandra siempre padecía de ese increíble síntoma maternal; siempre tendía a sobreprotegerme de las cosas.

Por mucho que desconociera lo que realmente sentía este jodido corazón, tenía al menos una certeza: nunca; jamás, me permitiría volver a dañar a mi mejor amiga…ya lo había hecho una vez, y no quería hacerlo más.

-Ale…-me volví y me abracé con fuerza a Alejandra. Tenía el corazón en la mano por miedo a que ella me rechazase, pero, sonreí al sentir cómo sus brazos me envolvían en un necesitado apretón. Levanté la mirada y me perdí en el brillo de sus ojos. Aquéllos me miraban con una pena y con una susceptibilidad que, las hormonas se me dispararon, provocando que me derritiera como mantequilla barata-. Yo…no quise comportarme así…sólo me asusté…todo esto es tan repentino que…-. Alejandra con un dedo, interrumpió mi patético balbuceo.
-Tranquila…sólo se me escapó…no quise…
-¿Te arrepientes de lo dicho…?-cuestioné miedosa. Alejandra separó un poco nuestros cuerpos, bajando la cabeza, para que no la mirara.
-Sí…-su afirmación golpeó como una espina al asustado y débil corazón…por supuesto que sí…ella y yo… somos amigas, solamente nos dejamos llevar por las nuevas y desconocidas sensaciones, nada más que eso…además estaba…Gabriela. Cuando uní todas las piezas, me separé de ella.
-Entiendo…yo…-no sé por qué dolía tanto…no lo entendía…yo no estaba enamorada de ella…sólo estaba confundida, sólo estaba sintiendo sensaciones jamás nunca antes vistas…por este día, nuevamente el poco orgullo que tenía se había vuelto a desmonorar-. Yo…yo…-no sabía por qué mierda tartamudeaba…estaba sintiendo el típico nudo en la garganta, y los ojos ya estaban escociéndose para largarse a llorar. “¿Por qué?”. Me preguntaba. ¿Si no estaba enamorada…por qué dolía? O tal vez era un bajón de vanidad, y cómo nunca había sentido eso…magnificaba las cosas-. Le diré a Pedro que…me llame un taxi…quiero irme a casa…-. Alejandra que todavía tenía la vista cabizbaja, la levantó claramente pasmada. Sus ojos se abrieron de par en par, y el miedo nació nuevamente en ellos…
-¿Qué estás diciendo?-me preguntó como si de repente me hubiera dado la locura.
-Quiero irme a casa…ya aclaramos todo… ¿o tenías algo más que decirme?-pregunté fríamente.
-Pensé que te quedarías…-me susurró desilusionada.
-¿Por qué quieres que me quede?
-¡Joder, Lucia! Deja de jugar conmigo…tú sabes por qué…-me espetó con dolor.
-No…no lo entiendo…-le dije claramente consternada-. ¿Para qué?
-Lucia…basta…por favor…
-¿Qué?-le dije casi al borde del llanto. ¡Mierda, por qué tenía que ponerme a llorar justamente ahora!-. ¡A ti es a quién no se le entiende ni una YLS palabra! ¡Vas y dices que me quieres, después desistes de ello! ¡Mierda, Alejandra! Perdóname, pero no estoy para que me tomen para las malditas burlas.
-¿Qué? Lucia, jamás he hecho eso…tú malinterpretaste mis palabras…yo no me arrepiento del sentimiento, sino de lo dicho…lo que menos quiero es asustarte con esto.
-¡Pues sé más explicita…joder!-me quejé como una condenada niña. Alejandra me miró perpleja y luego su cándida risa resonó por toda la habitación.
-¿Entonces?-me preguntó abrazándome con ternura-. ¿Sientes lo mismo que yo…?
-Para qué cuestionas una estúpida pregunta, cuya respuesta se me ve claramente en la cara-respondí, sintiéndome todavía enojada y majadera.
-Te quiero…Lucia…te quiero tanto…-Alejandra separó nuestra cercanía, para plantarme un delicado y minucioso beso en los labios-. No es como lo tenía planeado…generalmente las declaraciones son más pacíficas y románticas-me dijo con una transparente ironía.
-Ya…pero sabes que…-Alejandra volvió a besarme, recargando su cuerpo sobre el mío.
-Ya sé… como eres…por eso no me quejo…-susurró, perdiéndose en el azul-grisáceo de mis ojos.
-Te quiero…tonta…te quiero…-confesé, derritiéndome en sus ojos brillosos; en su mieles iris…

No quise más palabras, ni más sentimentalismos; necesitaba de Alejandra. ¿Necesidad? Suena como una especie de adictivo o droga. Alejandra no era ninguna de esas dos cosas, pues, ella, no era para nada un instrumento o clase de conducto expulsor de pasiones contenidas: ella era amor, entrega, discusiones, alegrías, compañerismo, lealtad, y un sin fin de términos y adjetivos que jamás podría plasmar en un simple papel…ella era todo y nada; blanco y negro, de hecho, nuestro color de piel eran antagónicas: blanco y trigueño; del mismo modo, nuestras personalidades siempre incompatibles: sociabilidad y ermitañismo; dulzura, frescura, simpatía…versus: ironía, mal genio, ingenuidad; inseguridad. Hasta el día de hoy me sigo preguntando qué cosas vio en mí Alejandra, que la hizo fijarse en esta pobre y mechita corta mujer. ¿Les suena eso a un pequeño fragmento del libro?
Ambas somos amigas desde que tenemos uso y razón de memoria, pero claramente mi parejita del alma objeta con la hipótesis, de que nuestra confianza y pleno conocimiento de nuestras personalidades, gustos y entorno, fueran los gatillantes de nuestra atracción; todavía no me explico el momento exacto en dónde el amor fraternal que le tenía a ella, se fue mimetizando y a la vez transmutando en un amor más profundo: un amor de pareja, en eso nos convertimos aquella noche nevada: en compañeras que… quizás…estén destinadas a estar toda la vida juntas; talvez sólo duremos una semana como novias; nadie asegura el futuro, sin embargo, estas complejas emociones, afirman lo que estamos sintiendo en este efímero presente.

to be continued... ya vamos llegando al final
Volver arriba Ir abajo
_Shizuma_
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : En nunca jamas
Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 20/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   15/5/2008, 22:31

Oh que lindas Alejandra y Lucia

Al principio crei que pasaria algo entre Lucia y Soledad, aunque todavia no se muy bien como va su relacion porque creo que ha Lucia le gusta...

Bueno espero que la sigas luego!

Besos!
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   16/5/2008, 00:28

muy buena la conti, si señorita siga así
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   19/5/2008, 22:00

::Hi!:: Muchas gracias por sus comentarios, aquí les dejo la conti, creo que ahora sí, dos capi más y termino la historia. Yap! Menos charla y más acción! ::ciao::

A veces uno agradece por estar simplemente con vida; algunos dan gracias por su buena fortuna, y otros, agradecen por cosas tan superficiales que ni siquiera en estas escasas líneas cabe mencionar; yo soy una humilde y satisfecha mujercita que agradece al buen Dios por la cálida sensación que me ha permitido disfrutar: los tibios y seguros brazos de quien fuera en un tiempo mi mejor amiga. Sé que en cierta forma aún lo somos, pero también soy conciente que las cosas no volverán a ser como antes, a decir verdad, una parte de mí está temerosa por estos cambios: <<Todas las cosas no son cien por ciento seguras; no todo es felicidad; nunca hay nada que asegure y augure un buen porvenir>> -. Frases dichas por mi querido subconsciente─. Sin embargo, una parte de mí dice que vale la pena saltar esa pequeña valla. ¿Acaso, cuándo escruto su sereno rostro durmiente no reafirma esto la última aserción? Cuando miro a Alejandra, abrazada a mí con posesividad inconsciente, como queriéndome proteger de todo, el corazón me grita: ¡Has hecho lo correcto! ¡Buena; excelente decisión! ¡Bien por ti! Cuando escudriño su desnudo y trigueño cuerpo, el corazón me dice: Estás en casa.
Las sensaciones que viví anoche fueron indescriptibles, en esos momentos sólo quería fundirme y hundirme en ella, no en el sentido de querer saber lo que piense, lo que siente, o quiera; es en el hecho de sentir que perteneces a algún lugar, en lo maravilloso de ser conciente que hay alguien a tu lado. Con Alejandra nada será miel sobre hojuelas, pues desconozco su faceta de amante, sólo me sé su cara fraternal. Me pregunto… ¿qué tan oscura o desconocida puede ser para uno la persona con la cual se duerme?

-¿Qué tonteras estás pensando?- preguntó con voz medio adormilada.
-¿Perdón?-le inquirí medio insultada y medio risueña. Alejandra se echó a reír, despertándose por completo, y me maravilló ver sus ojos almendrados.
-Si pudiera darte un cuaderno, te apuesto todo…-Alejandra cortó su discurso cuando miró toda entretenida el medio busto descubierto-a la nada que llevas puesto… que te pondrías a escribir una novela de preguntas o…bueno…dibujar…
-Me apunto con lo último…desde aquí tengo una maravillosa vista de la Pitonisa…-dije meneando las cejas. Alejandra en seguida se sonrojó.
-En vista que retrataste a “Cony”-dijo irónica-. ¿Por qué no lo haces conmigo?-me retó con una audacia y una sensualidad que…sinceramente no supe cómo reaccionar-. Al parecer te dejé noqueada-dijo con burla, en seguida el sonrojo hizo su aparición.
-Eres…una excelente artista…podrías hacerte un estupendo auto-retrato-le dije con tranquilidad fingida.
-No es cierto…aquí tengo a mi archienemiga. Eres mejor que yo…pero lo cierto… es que me encantaría plasmarte como antes-. Su descaro me asombraba. Alejandra me veía de los pies a la cabeza y viceversa.
-¿No crees que es muy pronto para ello? Apenas nos despertamos…-. Le dije olvidando todo recato, yéndome directamente a esos colarinos labios.

Y de nuevo me hacía esa pregunta: ¿qué tan oscura o desconocida puede ser para uno la persona con la cual se duerme? Alejandra se comportaba como era en realidad: una chica cariñosa y febril, cuya jaula por fin se liberaba, para luego devorar a la presa que por tanto tiempo había ansiado engullir.
En esa mañana, Alejandra me demostró con su cuerpo, con sus besos, y con un sin fin de apasionadas palabras, tanto, las preguntas hechas y por hacer. ¿Cuán osada fui yo? No lo sé: egoísmo, timidez o inexperiencia total de las cosas…ignoro completamente la respuesta, talvez el tiempo se encargará de expresármelo con detalles, porque en el rostro de Alejandra sólo se reflejó el éxtasis que le hice pasar, al menos por parte de ella no hubo quejas.

-Debe ser amor…-susurré en el silencio dominante.
-¿Decías?- preguntó curiosa Alejandra.
-Nada…-el mutismo volvió y me dejé embargar por la calidez de mi novia…todavía me era raro llamarle así.
-Ya…-un suave beso fue toda la comunicación que hicimos.

El calor junto con la suave y explosiva presión de emociones volvió a erupcionar en nuestro interior; perdida por la inmensidad de escalofríos nacientes, miré a Alejandra, y le sonreí con gusto. <<Debe ser amor>>.
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   19/5/2008, 22:05

El sábado la pasé totalmente con Alejandra, suena medio libinidoso decirlo, pero permanecimos casi media tarde en la cama con la sola intención de flojear, querernos y descubrirnos, sé que en parte fui una cobarde por no decirle que no me quedaría en la escuela, pero no me atreví; verles esos ojos tan brillosos por la alegría, doblegaron la intención reveladora.

-Debes hacerlo antes de que se entere por otra persona-. Mamá me miraba con desagravio.
-Es que…no sé cómo actúe-fue mi tonta excusa.
-Lucia, te queda sólo esta semana. ¿Vas a esperar hasta el último momento para decírselo?
-¡No! ¡Por supuesto que no! Pero…
-¿A qué le temes tanto, Hija?-. Mamá se acercó y me abrazó cuando me vio toda acomplejada.
-Mamá…es que…
-¿Te acostaste con ella…verdad?-. Cómo era propio de Emilia Bazzi, la mujer lanzó la bomba a sangre fría. La mirada se me puso redonda y perpleja, y con ese patético semblante dije todo.
-¡Madre, cómo puedes…cómo se te ocurre preguntar algo así!-exclamé toda avergonzada. ¡Joder! ¡Si esta mujer es todo menos normal! Emilia me tiró una miradita serena digno de un Oscar.
-¿No creerás que me tragué la inusual excusa de Alejandra? No soy tonta, Lucia Cortes…que esta mujer que ves parada en frente tuyo fue la que te dio la vida.
-¡Ya!-expulsé toda incómoda. ¿Cómo rayos la vería ahora a la cara? ¿Y qué mierda le decía Alejandra cuando subía a “despertarme”?
-Olvida el detallito de cómo lo supuse…-dijo toda calmada, bebiendo su vaso de leche de lo más normal.
-¡No te lo pienso decir!-le espeté de todas maneras.
-Lucia, en cómo lo supe o lo supuse no viene al caso, lo importante es por qué te empeñas en pensar mil veces las cosas, cuando sólo hay una respuesta.
-Ya… ¿Y cuál sería?
-Decirle la verdad: Alejandra voy a estudiar a España. Así de fácil.
-Mamá…pero…no es lo mismo. ¿Qué harías tú si en algún momento Papá hubiese decidido irse a estudiar a Alemania?-mamá dejó su vaso y luego lanzó una miradita y sonrisita nostálgica.
-De hecho…lo amenacé.
-¿Qué?
-Sí…le dije que si se iba… lo nuestro duraba hasta aquí nomás; de hecho, le dije claramente: tú te subes a ese avión y no vuelves a saber de mí.
-¡Le dijiste eso al pobre de Edmundo!-le espeté asombrada.
-¡Sí! Y no se fue…-soltó entre risas Emilia.
-Gracias por el apoyo. ¡Ahora más miedo tengo a decírselo!
-No es lo mismo…
-¿Ah, no? ¿Y en qué según tú difiere mi situación con la tuya?-Emilia me miró seria y cariñosa.
-Porque en ese tiempo tu Papá no me conocía del todo…yo…nunca lo hubiese chantajeado con eso, y Alejandra te conoce, sabe cuáles son tus sueños…si realmente se quieren el tiempo las unirá…
-Sí, claro…
-¿A qué le temes?-volvió a insistir mi madre.
-A cagarla…a equivocarme… a perderla…Mamá son cinco años. En cinco años todos cambiamos-fue mi sencilla respuesta.
-¿Y crees que si permaneces aquí no la perderás?
-¿A qué quieres llegar con eso?-le pregunté confusa.
-Que todo significa un riesgo, y no es tan sólo en tu prematura relación con Alejandra, sino también con tu vida. Irte a España acarrea un peligro, tal vez te vaya mal. ¡Oh, Dios quiera que así sea! Todo te resulte bien. Si te quedas…espero que sea porque amas mucho más Alejandra y no porque tengas miedo “a”.
-Gracias Mamá…-le dije abrazándola-. Sé que no chantajeaste a Edmundo-. Mamá soltó a reír.
-¡Oh, Hija mía! ¡Qué mal me conoces!

Era domingo, y mamá la pasó en casa de mi Tata Edmundo, yo no me atreví a llamar a Alejandra, más bien, porque no quería importunar su único día que pasaba con su madre. Así que me decidí a pasar por el eterno paraíso del Otaku: El Portal Valencia.
Cuando llegué, el lugar se encontraba cerrado, sin lugar a dónde deambular, decidí esperar a que abrieran, más que nada, porque me quería comprar un dvd; me senté al frente de la tienda y me dediqué a sacar el librito con título pink.

.-<<Después de tres años que permanecimos juntas, la cruda realidad nos golpeaba a la mesa: tú tenías que volver a tus deberes como futura madre, hija, y esposa…y yo…como una estudiante ambiciosa, la cual debía centrarse en lo que realmente perseguía: su periódico cibernético, y para eso necesitaba, precisamente de tu…quién hubiese creído que tú; precisamente tú te habías convertido en lo que yo nunca me imaginé que serías.
Yo, que era apenas una desconocida en este pequeño y oscuro mundo, resultaba ser una bizarra guerrillera de su condición, y sin embargo…tú…no eres más que una incógnita asustadiza de lo que realmente personificas; en estos precisos momentos te pregunto, sin embargo, sólo aludes a cualquier respuesta coherente. Yo te quiero; sí…pero…quiero y anhelo tu verdadera naturaleza.

-No puedo estar con una persona que desea más poseer en vez de amar…-fue tu sencilla respuesta. Yo te miré como si lo dicho fuese un disparate-. Amor y posesión no es lo mismo…tú amas poseerme; saberme tuya, pero yo no quiero eso…quiero amor…
-¿Quieres amor? Eso es lo que siento… ¡Es normal que no quiera compartirte con nadie más!-te espeté dolorida.
-¡No soy un objeto! No te he sido infiel…sabes de mi realidad: seré madre, y la persona que…todo está convenido…
-¡Alelí, no salgas con excusas baratas! En estos tiempos nadie se casa por compromiso u obligación.
-¡Pues en el mundo que pertenezco es así!
-¡Joder! ¡Entonces por qué mierda accediste a acostarte conmigo, y a tener una relación!-. Me miraste herida, lo siento, pero no sé qué más decir.
-No me hagas esto, por favor… ¡no quiero caer en los típicos discursitos de los por qué!
-¡Respóndeme!
-¡Lo sabes!-me dijiste entre llanto-Lo sabes…sabes muy bien por qué lo hice: Te quiero, pero…no puedo permitirme perder a mi hijo por esto, no puedo dejar que me aparten de él…
-Hay medios para que…
-¡No pensarás que abortaré!
-No…claro que no…pero en un juicio…
-No quiero caer en el estúpido juego de seguidillas…eres muy importante para mí, pero mi hijo lo es aún más.
-¡No puedo creerlo! El mismo desgraciado de toda esta paranoica situación es el mismo infeliz al que tendré ver para el crédito del diario.
-¡Ves! De todas maneras, seguirás con tu diario. Piensas verlo, incluso sabiendo que es mi prometido; ambas tenemos cosas más importantes por las cuales luchar-dijiste antes de marcharte.
-Te quería a ti…
-Nos querías a ambos…te quiero, pero no puedo con el hecho de ser tu posesión…en todos estos años sólo me has mostrado como una especie de trofeo. Lo siento, pero no soy del tipo que cae en el mundillo perfecto de otro.
-Pero vas a casarte…-le susurré irónica-. Es el mismo tipo de prisión.
-Al menos él me deja ser libre.
-¡Jamás te hubiera oprimido!-le espeté toda rabiosa antes que se fuera.
-¿No?- dices mordaz-. No eres para opresora…siempre tomabas decisiones sin importar lo que quería, por un instante me perdí por amor a ti, Claudia, pero ya no más. En todos estos años de relación no parabas de hablar de ti, de lo que tú querías para nuestro futuro; siempre fuiste tú, y nunca ambas…encontré a una buena persona…deberías…
-¿Debería el qué? ¿Estar feliz por ti? ¡No seas cursi!
-Tu sola obsesión y necedad nos llevó a esto, no me culpes por permitirme dejar ser quién soy y tratar de ser simplemente feliz…-. Y con eso saliste de mi vida, tal vez para siempre…

El periódico cibernético funcionó, fue el pluss que obligó a los demás diarios a renovarse, y quién diría que dos años después, nuestro sueño se volvería la vértebra nerviosa de todos los diarios; había nacido: Cervello; un buscador de periódicos nacionales e internacionales; el dinero vino como truchas en abundancia, y no tan sólo eso, sino que también el reconocimiento absoluto de mi obra.
Tal vez te preguntarás si soy feliz por ello, pues se ha logrado lo que realmente quería: la inmediatez de la información, y en cierta parte lo soy; soy feliz con mis logros.
Junto con el cambio de Presidente hubo también una renovación en la información; un golpe duro para el periodismo, ya que nacieron nuevas formas de reportear; los políticos como las familias de influencia, ya no nos miraban a los ojos sin tener antes una cierta actitud precaria de cautela y cierta aversión, y es tal cual cómo lo predijiste.
Alelí, soy consciente que cosas favorables y contraproducentes pueden seguir viniendo, pero estoy dispuesta a seguir con el camino que elegí… sin embargo, pese al éxito que poseo, todavía la cama te llama por algo de tu esencia, mi malacostumbre no se quita, porque aún sigo persiguiéndote por las noches…no puedo evitarlo, simplemente tu recuerdo me golpea con insistencia…cuando te veo a la distancia, no puedo impedir estas aberrantes ganas de ir y secuestrarte; llevarte y exiliarnos en la nada misma; solas, sin nadie más que tú y yo… sin embargo, tu risa espontánea ya no es para mí, si no para ella…no te casaste; me hiciste caso, pero ahora, ella ocupa mi lugar; ella y nadie más pertenecerá a tu corazón. ¿Acaso tu amor hacia mí no puede caber ni un poco en ese latente órgano? Desde lo lejos miro a tu hija, es igual a ti y a la vez tan idéntica a su padre.
Sé por muy buena fuente que ambos son amigos, no los mejores, pero lo suficiente como para mantener una sana armonía junto a su hija: Clara, una metáfora viviente; tan alba como tú, tan risueña y parlanchina como su madre, tan…libre como tú…
De pronto me largo a reír, pese a mi agonía escrita, en la radio suena una estúpida canción, pero me golpea el corazón con una verdad pura; tan clara, como para saber que jamás me permitirás volver: Quién más que yo…de Mocedades…arranco el coche, el sol es más que suficiente para cagarlo, la pobreza de no comprar más combustible me acarrea esta pana, al menos me entregó esta maravillosa suerte: un encuentro distancial.
Los autos se deslizan como tela sobre el asfalto, mi electricidad magnética se acabó: energía agotada, dice el intercomunicador. Abro los paneles solares, temiendo que el viaje sea lento y silencioso, acompañado por <>.-


.- <Quién, quién más que yo, quiere encender el fuego cuando a muerto,
Sí, lo apagué yo antes que tú.

Quién más que yo te quiere a ti se te está suplicando,
Ven, quién más que yo...

Di, quién más que yo sabe entender tu corazón cansado.
Quién, quién más que yo, sabe que fue un golpe del destino,
Y yo no habría sufrido igual que tú...>> -.

Con esas últimas palabras me despedí de ti…quizás te vea en el futuro, hoy no será, pues otra persona está en tu vida, no es tu hija, es tu compañera que vuela a tu mismo ritmo. El motor por fin termina de cargarse. La niña alba y rubia grita espontánea al ver el último vehículo de moda, te giras y sonríes a una extasiada infanta, después miras hacia su misma dirección; cómo era de esperarse, palideces al reconocerme y la misma aseveración crece en mi interior: En esta vida no estaremos juntas. El vehículo marcha lentamente y me sigues con la mirada, el automóvil se resiste por marcharse y dejarte ir, sin embargo, tu compañera te salvaguarda de todo, al igual que una vez lo hice yo…cierro los ojos al ver el parque florecer; la primavera ha llegado; los cerezos florecen como nunca: tú efigie beata está debajo de uno de ellos, y una bella niña te ata la mano, le sonreís como puedes, y yo hago lo mismo…nuestras miradas se cruzan por última vez y de tus labios nace mi nombre. Yo te miro y te digo:
-Hasta la próxima primavera, quizás puedas concederme ver aquellos árboles junto a ti y a ella...>> -.


-Vaya final…para variar algo predecible…-dije algo desilusionada, tanto me había metido en el libro para ese final tan pastel -. Se juran amor eterno y luego se separan. Escritores…
-Hay veces en que las cosas terminan como uno menos se los espera…-acotó una vocecita distinguida.
-¿Soledad…?
Volver arriba Ir abajo
Kuga
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : en mi loca realidad yuri
Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   28/5/2008, 16:00

al gien osea yo tiene una sobre dosis de esta fic lo ultimo ke escribiste estuvo de locos
Volver arriba Ir abajo
narualj
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 25
Localización : medallo xD lo peor.. n with my vast loneliness
Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   29/5/2008, 16:27

buena continuacion.. jeje.. ellas dos hacen muy linda pareja .. siguela en cuanto puedas plis que te esta quedando genial
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   29/5/2008, 21:03

::Hi!:: Hellos! y como lo prometí aquí les dejo un capi más de esta loca historia. Y como siempre: gracias por sus buenos animos.

-Hola…-dijo algo incómoda, clavando la mirada en el libro y después en mí.
-Hola…-saludé de igual manera-. Llegas algo atrasada-Soledad pareció sorprenderse de que le hablara después del bofetón que le di, hasta a mí me sorprendía un poco.
-Los días domingos abrimos tarde…-se quejó algo risueña.
-Ya…
-¿Me ayudas a abrir?-preguntó, sacando las llaves de las cortinas.
-¿No me hablarás en serio? De cuándo los clientes tienen que ayudar a los vendedores.
-Desde que llego media hora atrasada.
-¿Qué no abrían tarde los domingos?-inquirí sarnosa.
-¿Ayudas o terminarás en tus usuales discursitos políticos?
-¡Hey!-dije molesta. Soledad se echó a reír.
-Ya, si me ayudas te hago un descuento.
-A bueno…-le dije con una sonrisa.
-A la cuenta de tres y la subimos. ¿Vale?
-Dale…-respondí.
-Uno…dos: ¡Tres!-exclamó, echando hacia atrás la cortina-. Gracias…-dijo con una fresca sonrisa.
-No hay de que…-respondí ausente, fijándome en las nuevas series que llegaban.

Soledad hizo lo propio, preparó la tienda para los clientes. Debo confesar que no sé cómo, pero me contuve de mirarla a los ojos, creo que ella ya estaba enterada de que aquéllos eran mi perdición, sin embargo, no pude contenerme en pasear sutilmente los ojos por toda su figura y su prominente altura. Los ajustados jeans que llevaba y el corto poleron, hacían de ella una mujer increíblemente atractiva. <<¡Estás con Alejandra!>>. Me gritaba la conciencia. Era cierto, apenas llevaba formalmente con mi amiga dos días, no la podía andar cagando, sin embargo, algo en la figura de Soledad me llamaba poderosamente la atención, en especial…sus ojos…aquellos iris que me eran tan familiares, pero a la vez tan desconocidos; la persona conocida como Soledad Carrasco era tan misteriosa y tan conocida para mi desmantelado cerebro que, por más que trataba de averiguar el recuerdo de su procedencia…éste se negaba fervientemente a salir.

-Yo no soy una persona infiel, ni mucho menos malintencionada…-me regañé.
-¿Decías?-preguntó risueñamente Soledad.
-Na…-. Joder, y allí iba de nuevo; otra vez esa mirada, cómo queriéndome clavar el alma con sus ojos-. ¡Nana! ¡Qué te ha llegado Nana!-dije con una estupidez increíble. Soledad me miró y luego sonrió burlona.
-Están de hace más de una semana, por si no te has dado cuenta.
-Ya…pero no me fijé en ella…con tantas cosas que ando pensando… ¡Hey!-exclamé mirando detenidamente la serie-. Estos capítulos son nuevos. No estaban la semana pasada.
-No…no…estaban…-dijo de pronto un poco más seria-. El dueño quiso estrenar la serie en el Ciclo…me percaté de tu ausencia…
-¿Eh? ¿Cuándo fue?
-El sábado…
-Ah…es que…um… estaba ocupada.
-Seguro…lo que yo pienso, es que deseabas de algún modo evitarme-dijo con sinceridad y sin un atisbo de humor.
-¡Oh! ¡Tú crees que eres el sagrado centro del universo!-le inquirí claramente irónica.
-¿Empezaremos tan luego a discutir?-preguntó con sorna.
-No han sido esos mis planes…por si acaso…tú eres la que siempre me pincha.
-¿Yo? No será que…quizás seas tú la intolerante-. Me retó, plantándose descaradamente enfrente de mí. Estábamos apenas unos centímetros de distancia y juraría que sus ojos como sus labios gritaban por querer besarme…esa sensación la llevaba hacía bastante tiempo. Soledad siempre me miraba de una forma retadora y perturbadora, como queriendo sacar realmente a la Lucia interior. Por desgracia, aquella cosita no le resultaba como ella quería, pues, mis defensas estaban tan bien construidas que siempre la terminaba cagando y cargando inconscientemente con ella.
-Tal vez tengas razón…-admití, mas, por evitar lo que mi mente gritaba. <<¡¡No la cagues!>>.-Suelo ser una persona algo difícil.
-¿Algo?-increpó irónica Soledad-. Eres la persona más dificultosa y más complicada que me ha tocado tratar.
-¡Ya! Habla la Perfección en carne viva.
-¿Me dices complicada?-refutó nuevamente desafiante.
-¿Acaso no lo eres? Por qué no me dijiste que dabas clases en mi colegio, para ser más precisa: en mi curso-. Soledad por algunos instantes pareció algo perturbada.
-Quería…de alguna manera…verte-admitió algo incómoda. Esa actitud me hizo recordar a Alejandra. ¿Cuántas veces llevaba ya recordándola?
-¿Qué?-pregunté atónita.
-¡Oh, vamos! Dame un respiro, Lucia… ¿qué no te has dado cuenta?-me preguntó con sorna, pero a la vez con cierta sorpresa.
-Cuenta ¿de qué…?-pregunté confundida, sin embargo, la respuesta me vino de una manera que nunca me… ¡Ya, está bien! Eso sería mentir: ¡Sí, sí me lo esperaba! Esperaba que Soledad me besara; lo había anhelado desde el primer momento en que crucé mirada con ella.

El corazón me latía; me golpeaba con fuerza, sé que la gran mayoría me odiará por meter la pata… ¡Joder, apenas llevo dos días siendo novia de alguien y ya la estoy cagando! Pero qué más podía hacer.
<<¿Qué es lo que persigues Lucia?>>. Me preguntaba el raciocinio una y otra vez… <<No lo sé>>. Respondía el cúmulo de sensaciones que me envolvían.
Soledad… ¡Mierda! ¡Ella me estaba besando! Y lo hacía de una manera tan distinta a Alejandra, no obstante, éstos me resultaban tan conocidos; el aroma a colonia de jazmines me era familiar, la pregunta era: ¿en qué tiempo o espacio te he conocido Soledad? Y lo más importante. ¿Por qué no puedo recordarla?
Sus labios eran suaves y cándidos; dulces y floreales, tenían sabor a alguna fruta suave, tal vez a cerezas o durazno…sé que estoy desvariando, pues, para nada la cereza y el durazno tienen el mismo sabor.
Soledad besaba bien decidido; en cambio, Ale; si bien era apasionada, mi amiga me trataba de una manera más sutil; más cuidadosa…Soledad…no sé cómo mierda llegué a esa conclusión, pero Soledad era provocación: toreo constante, en cambio, Alejandra era seguridad, complementación y descubrimiento; las dos me gustaban, sin embargo…
Los labios de Soledad se movían sensualmente sobre los míos, no había ternura, tampoco había agresividad, más bien, ellos parecían conquistadores, quizás eso significaban las mujeres para Soledad: una conquista más para su larga lista, no obstante, en ese momento no me importó mucho la analogía de sus labios, puesto que me encantaban cómo se deslizaban sobre los míos; éstos parecían bailarines: ¡Suena loco! ¡Labios danzantes! Pero así los sentía: eran húmedos, suaves y constantes en su inquietud; no paraban de deambular. Soledad parecía una especie de vampiro, queriendo absorber todo el aliento que llevaba en mi cuerpo; su lengua hacía cosas que no podría explicar como nada más que experiencia. En ningún momento le abracé, a duras penas podía responderle el beso. ¡Joder! ¡Qué era una inexperta total! Ni siquiera sabía si era del espécimen de las “L”. ─Creo que una no se puede catalogar cómo lesbiana por el simple hecho de ser besada por dos mujeres distintas; jamás he sido besada por un chico, no obstante, tampoco ando en la paranoia Shakesperiana en estar al tanto de <<Ser o no Ser>>. ─. Soledad llevó una de sus manos hacia mi nuca, recargando posteriormente su frente en la mía, todavía besando posesivamente mis labios, que ya estaban gruesos por tanto besuqueo; el aliento apenas me fluía por la nariz, cuando ya no pude seguir llevándole el ritmo, decidí desistir en ello y parar por una santa vez la chacota.

-Lo…siento…-dije a duras penas. Soledad pareció atontada, sin saber qué decir.
-Yo…no quise…
-Pero ya lo hicimos-le corté.
-¿Estás enojada? Yo no quise faltarte el respeto…es que…ya…no podía más…
-No…no…no estoy enojada-le dije a duras penas.
-Pero pones una cara como si te hubiese violado-dijo, tratando de aliviar la tensión.
-¡Mierda! No siempre quiero actuar así…yo…nunca…no lo pensé de ti…
-¿El qué?-me cuestionó Soledad un poco más nerviosa de lo común.
-Soledad, no te hagas…
-Siempre me has gustado…-admitió como si fuese la cosa más natural del mundo. Y a mí se me cayó la mandíbula al suelo-. ¡No me digas que no te habías dado cuenta!-dijo con burla guasa.
-¡Cómo querías que me diera cuenta, si te la pasas siempre provocándome!-le espeté enojada.
-¿Qué no eres Otaku? En la mayoría de las series, esas actitudes son claras señales de que le gustas a tu antagonista.
-Soledad, no empieces, eso es ficción…la vida real es muy distinta-le dije con seriedad.
-A veces no es así; la vida está tan llena de sorpresas…que… simplemente desconoces el entorno.
-¿Me crees una especie de Usagi? De un día para otro soy la delicia excitante-resoplé con cierto matiz de pasmo. Soledad se echó a reír.
-¿Siempre tiendes a dramatizar todo?-preguntó con sorna.
-No dramatizo nada…-me defendí, acomodándome con escasa dignidad las gafas chuecas.
-Ya…lo que pasa es que no te das cuenta de tus mañas.
-Ya…y tú tan observadora, ¿no?
-Lo hago sólo cuando algo o alguien me interesa-me dijo esta vez seria. El sonrojo maldito nació otra vez, quizás fuese porque mi tono de piel era claro y tendía a ruborizarme por nada en especial.
-Seguro...se lo dices a todas…
-Nop…en eso estás completamente equivocada.
-Sí, claro…vamos que te vi cómo disfrutabas cuando mis compañeras se te echaban encima-dije con enfado fingido. Soledad brilló risueña con el comentario, claramente celoso.
-¿Celosa?-inquirió gozosa.
-¿Por qué debería de estarlo?…sólo que no creo que te hayas fijado en una persona tan low perfil como yo-. Soledad se acercó más a mí y me levantó el rostro.
-Es verdad…además que soy ocho años mayor. ¿No crees que me para mí también resulta algo desconcertante? Dios…Lucia, apenas eres una niña, pero aún así me gustas, sin embargo, me gusta aún más la Lucia que llevas dentro…esa Lucia espontánea…-dijo con una sinceridad que me resultó terrorífica.
-Pides demasiado…ésta es la verdadera Lucia…de verdad, gracias por la consideración hacia mi persona…
-Suenas como política… ¿qué tampoco sabes cómo cortar a una persona?-inquirió con sorna.
-¡Jo! ¡Salió la Soledad engreída! ¿Es qué tu vocación pedagógica nació? ¿Deseas enseñarme todo el mundo lésbico como la tipa del libro?-Soledad me miró dolida por un instante.
-La que está siendo presumida aquí no soy yo.
-¿Me dices presuntuosa a mí? ¡Yo no pedí que me besaras!
-Pero tampoco te detuviste-me retó.
-¡Joder, si serás imposible!
-Pero te gusto así-dijo con una calma que, me ardieron las entrañas por la rabia. Después, al ver su mirada retadora, segura y algo coqueta, recién fui capaz de sumar todo: esa frase, la frase que dijo Soledad, es la que suelo usar con Alejandra. <>.
-¡Ni en un millón de años, Soledad! Sólo porque…
-¿Qué de qué?-preguntó con una ironía…

Round a favor de la señorita Soledad Carrasco, ésta nuevamente se acercó a la lona, plantándome un descarado beso como ataque sorpresa; no podía negar que ese último beso me había perturbado mucho más que el anterior; demasiado para mi gusto...sin embargo, a pesar de lo que sentía mi cuerpo, no di chance para seguir; me detuve al instante.
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   29/5/2008, 21:09

-¡Hazlo otra vez y te juro que sentirás nuevamente el ardor de mi mano sobre tu mejilla!-le amenacé abochornada.
-No me dirás que no te gustó, porque…-La mirada de Soledad desparramaban chispazos sápidos; sabía, algo dentro de mí era consciente que Soledad disfrutaba provocarme.
-¡Ay! ¿No me saldrás con esa frasecita? Tu cuerpo me dijo lo contrario-solté de lo más teatrera.
-Si no decía yo que eres una alharaca…-dijo con aguda ironía.
-¿Yo?
-¿Quién más?-inquirió cansadamente-. ¿Por qué no eres honesta contigo misma?
-Lo mismo digo…
-Yo soy clara.
-Sí, cómo no…
-¡Joder! Eres tú quién se escabulle de todo, o más dicho: usas tu corto genio como medida de protección. ¡Hola, soy la señorita irritable! Así que: ¡déjenme en paz!
-¡No seas como Alejandra! ¿Es que todo el mundo…?-me callé…de pronto pensé en Alejandra…ella…
-¿Qué pasa con tu amiguita? ¿Es qué para variar pensamos en lo mismo…?-. Soledad se calló cuando me vio el semblante introspectivo y distante-. ¿Qué pasa? Lucia…lo siento…-dijo esta vez más serena, al percatarse que las lágrimas corrían insistentemente por la cara. Soledad hizo amago de abrazarme y consolarme, sin embargo, como la vez anterior; la evadí con necedad estúpida-. Lucia, lo siento, me he sobrepasado. Es verdad, apenas te conozco y juzgo antes de averiguar bien las cosas. Pero tampoco me puedes negar el hecho de que nos atraemos y de que escapas de la realidad.
-Lo sé…
-Si no quieres nada…no voy a rogarte y no es por sonar arrogante, ni nada parecido-. Confesó a duras penas.
-Lo sé…tampoco espero que lo hagas…eres una mujer madura; hecha y derecha, y yo sólo soy una cría que apenas sabe lo qué es el mundo-solté dolida: el orgullo apareció.
-No te trates así, que no es verdad…yo no he dicho eso…
-No mientas, sé muy bien cómo es realmente mi personalidad.
-Te equivocas, no sabes cómo eres en realidad-dijo con una seriedad y un conocimiento que me asustó.
-¿Qué sabes tú cómo soy en realidad?
-Créeme…lo sé muy bien…yo más que nadie…sé cómo es la verdadera Lucia-. Y otra vez esa penetrante mirada; deseosa y anhelosa. Esa era la mirada de Soledad, y yo me preguntaba por qué.
-¿Por qué me miras así?
-¿Así, cómo?-preguntó confundida.
-Me miras, pero a la vez no…
-Te miro con normalidad-soltó con una sonrisa tierna; nostálgica-Te he mirado siempre de la misma forma… siempre…eres tan bonita, Lucia, pero…
-Pero pienso demasiado…bueno, en todo caso…yo no podría…
-Lo sé; tu viaje a España…yo…ojalá pudiera tener las suficientes agallas para retenerte.
-¿Qué?-exclamé sorprendida. ¿Qué demonios está pasando?
-Lucia…eres…yo…nada; olvídalo…cómo sea: nosotras jamás podríamos conectar-y volvió a sonreír con autosuficiencia, perdiéndome por completo.
-¡Ya, para! Qué no soy tan tonta cómo para pensar en eso…
-Tienes que aprender a no depender de la gente: el amor no es sometimiento.
-Suenas como la mujer del libro: Alelí.
-Es simplemente la verdad.
-Eso se llama egoísmo…sé que el amor no es opresión…pero tampoco significa libertinaje.
-¡Pero mira las cosas qué dices!-espetó molesta.
-¿Qué? Mamá jamás oprimió a Edmundo, ellos tuvieron mareas bajas y altas, y aún así…
-Es distinto…no creo que ellos tuvieran una relación… así: tan premeditada…
-Espera… ¿quién te dijo que yo pensaba en tener una relación contigo?-le pregunté confusa.
-¿Ah, no? Y lo de que no me das seguridad… ¿de dónde salió?-Los ojos de Soledad brillaban guasones.
-¡Joder! Sólo digo que tu personalidad no me entrega seguridad…no sé cuándo pasarás de la ternura a la arrogancia….eso es todo…
-Ya…
-Es mejor que me vaya…-le dije antes de que Soledad lanzara algunos de sus petardos. Pero…
-¿Ves? Siempre huyendo…
-No te entiendo… ¿qué quieres de mí?-le pregunté antes de marcharme-¿Sabes?…pienso que la está confundida aquí, no es otra más que tú: Soledad, no sabes lo que quieres…siempre dejas todo a la deriva…nunca…
-No esperarás que te diga: “te quiero”, simplemente me gustas y siento una extraña y fuerte atracción…y… ¡Por Dios! ¡Eres más chica que yo!-. Exclamó, perdida entre sus propios recuerdos.
-No lo entiendo…tanto misterio incomprensible en ti…
-¿Qué?
-Me besaste, y eso fue por algo, y no es tan sólo atracción; hay algo más, pero tienes tanto miedo a expresarlo, cómo yo lo tengo al sentir cosas por alguien… no soy un juguetito con el cual te puedes aprovechar y divertir…
-¿Piensas que temo enamorarme de ti?…No, no me da miedo quererte, cosa que tú haces, pero tienes razón: soy demasiado mayor para ti…si estás conmigo, lo único que lograrás es salir dañada…y en cuánto a lo demás: no escondo nada…y mucho menos ha sido mi intención jugar contigo-. Yo elevé una ceja… ¡Qué descaro! Mentirosa.
-Ya lo has hecho. ¿Sabes? Sólo una cosita antes de irme: no te rechazo porque me vaya a España…estoy con una persona-. Soledad se sorprendió-. Sí; hay una personita loca que es capaz de aguantarme y entenderme. ¡Así! Tal cual soy…
-Pues…me alegro…-dijo con esfuerzo, frunciendo el entrecejo.
-Ya…que bueno que se haya aclarado todo…medio inverosímil el modo, pero al menos funcionó…que te vaya bien…por si no nos vemos más-. Le dije, yéndome de una buena vez de allí.
-¡Lucia!-llamó Soledad, quise detenerme, pero en cambio seguí caminando; sin embargo, dada su estatura, Soledad no tardó mucho en alcanzarme-. No te vayas...-rogó.
-No sé cómo funcionan las cosas en tu mundo, Soledad, pero en el mío las reglas son distintas…no puedo hacerle esto a Alejandra.
-¿Tu amiga?-preguntó sorprendida.
-Sí…ella y yo…
-¿La quieres?
-¿Por qué la pregunta?-fue mi evasiva respuesta.
-Respóndeme: ¿La quieres?
-Sí…ella…en estos momentos es lo más importante que tengo…-le respondí con sinceridad. Y era cierto; por mucho que me sintiera atraída por Soledad…yo en realidad…
-Entiendo…pero quiero que sepas que en ningún momento has sido un juego…sólo…-Soledad calló, mirándome penetrantemente. No explicó las razones, pero sentía en mi corazón, que ella deseaba algo más…tal vez, manifestar algún sentimiento o palabra, en ese tiempo no lo entendía.
-Actúas como es lo normal en tu mundo…pero…no en el mío…
-Ahora eres parte de él…te guste o no…-respondió con humor negro. Sólo sonreí.
-Adiós, Soledad.
-Yo…Lucia…yo…-Soledad miraba con dolor, no lo entendía-Nos veremos por allí…-Soledad tomó una de mis manos y se la llevó a los labios, apenas rozándolos…en sus ojos habían tantos sentimientos almacenados que, no entendía nada.

No estoy segura si la volveré a ver, es decir, de encontrármela; lo haré, pero no puedo asegurar de que en el futuro siga sintiendo estas emociones. Soledad es una persona importante y especial, quizás porque ella significa para mí una especie de antagonista bonachona, y no es tan sólo para mí, si no que también para mi personalidad y entorno; más bien, la palabra indicada a usar sería: Dark Side, pues Soledad, para mí significa la oscuridad; el misterio de la desconocida vida, y talvez por esa razón, me sentí atraída a ella; bueno, se le agrega también al valor determinado: su increíble y sensual figura, no obstante, su personalidad… ¡Ya, sí! Me enloquecía; me sacaba de quicio; sí, pero en cierta parte, también me gustaba esa provocación. A decir verdad: me gustaba su altanería; más que nada, creo que era la seguridad y la experiencia de Soledad lo que me atrajo, pero a pesar de ello, Alejandra era mi novia; mi par en todo sentido; ella era mi compañera de casi toda una vida─soné como vieja de mierda─. Pero era verdad; Alejandra era muy parecida a Soledad, y talvez, lo que me conquistó de ésta última, era la proyección que tendría la personalidad madura y segura de una Alejandra futura; ella era tierna conmigo, siempre me ha protegido, pero también es ruda, apasionada y, a la vez muy insegura: Alejandra es una chica de quince años con mentalidad de dieciocho, y yo; una adolescente de quince con mentalidad de niña de doce; de todas maneras, la verdad, es que desconozco a mi amiga, no obstante, ella es lo más importante que tengo en estos momentos. <<Si te quedas…espero que sea porque amas mucho más Alejandra y no porque tengas miedo “a"...>>. Las palabras sabias de Santa Emilia de Bazzi sonaron por mi cabeza; todavía era muy prematuro decir que la amaba, puede que la estuviese empezando a…que estuviera comenzado a enamorarme. Ya, ¿pero de un arranque? <>. Y para mi desgracia: soy una posesiva. El móvil vibró, sonreí con ironía al leer el mensaje: << ¿¿Cómo estás? Mamá no ha parado de acecharme en todo el día…me gustaría verte…te echo de menos. ¡Nos vemos el lunes! Te quiero...>>. ¡Joder! ¿Me estaba enamorando?

-Me temo que sí…-susurré miedosa. Me estaba enamorando de Alejandra.
Volver arriba Ir abajo
narualj
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 25
Localización : medallo xD lo peor.. n with my vast loneliness
Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   30/5/2008, 11:26

no se.. ya soledad me cae bn otra vez .. aagghh.. ya no se quien seria mejor pareja.. buena continuacion .. sigue asi
Volver arriba Ir abajo
kaon-san
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : o.o
Cantidad de envíos : 17
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   2/6/2008, 18:12

genial la hitoria *-*

conti!!!
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   2/6/2008, 19:58

wuau genial la continución, jope yo tp se si ahora quiero que se quede con alejandra o con soledad, lo suyo es que se quede con la que siempre fue su mejor amiga y segun parece siempre estuvo por ella, es decir alejandra, pero no se, que se quede con la que quiere más y con la que más le quiere a ella ¿no? jeje. Cuidate, espero que estes bien y gracias x tan esplendida continuacion. ^_^ciao y besotes.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
Kuga
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : en mi loca realidad yuri
Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   2/6/2008, 20:12

No lo dejes asi ni me hagas esti y a decir verdad para mi ke se kede con soledad me cae mucho mejor
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   3/6/2008, 00:06

::Hi!:: Hellos a todo el mundo, gracias por leer la historia... y aquí les dejo el penultimo capi, ahora si ya para la proxima el final, las neuronas no me ayudan!!!! semana de pruebas ...y gracias por el apoyo!!! saludas a todas :D

La mañana del lunes fue más fría de lo normal, eran las seis y media de la mañana cuando sentí el despertador de Mamá, sin embargo, no tuve muchas ganas de levantarme.

-¡Ay, mierda!-exclamé cuando sentí que una maldita punzada de dolor me recorría toda la espina dorsal.
-¡Lucia, qué pasa!-Emilia entró a la habitación hecha un huracán-. ¿Por qué gritaste de esa manera?
-La espalda…-dije a duras penas.
-¡Oh, mi Bebita!-Emilia salió del cuarto, para luego volver con una medicina, seguida de una preocupada Adela.
-¿Qué pasa Señora?
-Es Lucia…el frío hizo que el dolor de la cicatriz volviera.
-¿Quiere que llame a la Doctora Hernández?-preguntó Adela, sentándose a mi lado.
-¡No! Por favor, Mamá…no llames a la madre de Ale…sólo es un tirón…
-Eso te pasa por no abrigarte. ¡Pero si eres tan cabezota, Niña!-me regañó Adela.
-Ya…no me retes tú también…-me quejé como niña chica.
-Adela, está en lo correcto: eso te pasa por andar toda desabrigada y metida en el frío-. Emilia echó todo el carbón a la parrilla; y ahí, como niña, tuve que aguantarme la retahíla de sermones de mi nana.
-Será mejor que te quedes descansando-sentenció mi madre.
-No puedo…Mamá es la última semana, además…
-¿Para qué irás?-intervino Adela-Por lo que me contó la Señora, esta semana sólo son para los exámenes de admisión.
-Sí…pero…la asistencia…-recalqué inútilmente.
-Eso se puede arreglar, basta con una llamada que haga…-siguió mi madre.
-¡No! Mamá…ésta es mi decisión…no quiero que te metas-rezongué a duras penas.
-Perdón, pero la persona que es tu madre; soy yo…así que la personita que toma las decisiones en esta casa…soy yo.
-¡Pero…Mamá…!-la Lucha Cortes salió a escena, haciendo gala de todos sus pucheros.
-¡No, Señor! Por más berrinches y caritas de niña santa que hagas, te quedarás en casa igual-mi puchero aumentó, y los ojos gris-azulado brillaron como esas típicas caritas de oso cariñosito. Mi madre suspiró vencida-.Qué eres terca.
-Eso…discúlpeme el atrevimiento, Señora; eso lo heredó de usted-soltó Adela con una tranquila audacia.
-¿Y tú, no tenías algo qué hacer?-le dijo Emilia con falsa ofensa.
-¡Adela, te adoro!-me reí desde la cama.
-¡Tú…!-amenazó mi madre-. Deja de provocarme o te quedarás en casa.
-No he dicho nada…-le respondí como buena niña.
-Por cierto, será mejor que te levantes, porque dentro de poco vendrá tu…
-¡Mamá!-le reñí. Emilia me miró y luego se echó a reír.
-¡Pero cómo quieres que la llame! ¿No es tu novia?-dijo guasona.
-Mamá…párale que me incómoda…
-¿Por qué?-volvió a preguntar en son de burla.
-No se supone que deberías decir: “Hija, en nada ha cambiado la relación y trato que tengo hacia Alejandra”-. Mamá me miró risueña y agregó entre risas:
-Pues la verdad; sí, tienes razón: nada ha cambiado, pero me gusta pincharte.
-Eres una niña.
-¿Y tú?
-¡Genética!-soltó Adela desde el primer piso.
-¿Qué demonios lleva puesto esa mujer?-espetó mi Madre-. Te juro que es capaz de escuchar las conversaciones a cien metros a la redonda.
-¡Le escuché!-intervino Adela.
-¿Ves?-dijo mi Madre con ironía. Yo sólo reí-. Será mejor que te alistes-dijo Emilia antes de salir-¡Ah!...y Lucia…
-Dime.
-Que no se te olvide nuestra conversación-dijo esta vez seria, y luego se marchó.
-No lo haré…-le respondí a la puerta.

Soy conciente que tengo un deber hacia Alejandra; una responsabilidad compartida: Alejandra siempre me ha cuidado y ha actuado con honestidad, al menos en mi cara lo ha hecho siempre así: directa y sin pelos en la lengua, sin embargo, yo…
Bajé las escaleras con paso lento, ya que, la molestia de la espalda aún me pinchaba; a medida que avanzaba y me acercaba al comedor, pude oír unas risotadas junto con un imperceptible tartamudeo, no sé por qué, pero estaba segura; y apostaría mis calzones que, mi querida Madre estaba pinchando descaradamente a una pobre y nerviosa Alejandra.

-Lo siento, Alejandra, pero Lucia se ha despertado por sus propios medios. ¡Tendrás que cambiar de táctica, Querida…o si no perderás!-Alejandra estaba rojísima, la pobre miraba su reloj de mano con una fascinación propia de quien presencia ante sus ojos la sagrada imagen de Jesucristo-. ¡Vamos, no seas tan tímida!
-Emilia, por favor…por qué no vas y te cercioras si tus planos no han sido quemados-le dije con sorna-mi madre se sorprendió al verme en el umbral de la cocina con una mirada claramente enojada.
-Lo haces y no llegas viva a tu décimo sexto cumpleaños-respondió con una guasa amenaza.
-Pues, te diré que mejor vayas y publiques en el diario el obituario de tu única hija-le respondí igual de mordaz.
-¡Pero qué tonterías dices! ¡Qué haría yo sin mi Beba!-exclamó con una sobreactuación propia de un premio MTV. Emilia se acercó teatralmente y me abrazó con fuerza, para luego besar cada parte de mi cara.
-¡Mamá!-exclamé avergonzada. Miré a mi amiga, y ésta sólo se reía en silencio-. ¡No te rías!-le espeté a Alejandra, apuntándole con el dedo, mientras mi querida <> me colmaba de besos.
-Yo no lo estoy haciendo…-dijo con una sátira evidente, para luego echarse a reír con descaro.
-Mamá, me puedes soltar ya…se nos hace tarde…-le dije incómoda por tanto beso cachondo.
-Ya… ¿Qué les parece si las llevo?-preguntó con una ternura para nada creíble.
-No, gracias; nos iremos solitas.
-¡Pero si ya me voy!-espetó mi madre con una actitud muy propia de la Pequita.
-¡Mamá, qué no soy una cría!
-Eres mi Bebita, además te ahorras por un día el dinero de la locomoción-dijo triunfante.

<<¡Touche!>>. Mi madre como siempre: dispara el dardo en el blanco. A Alejandra se le iluminó el rostro.

-Anda, Lu…es un día-intervino mi amiga.
-Ya…llévanos…-Mamá le sonrió con aire de complicidad a Alejandra y luego se fue por el auto. Sé muy bien porqué lo hacía: Emilia también me sobreprotege de todo y, en realidad, era mi culpa por el sustito del día. Suspiré con resignación: Suegra y Nuera eran iguales; me giré hacia mi amiga y le miré con enojo-.Gracias por apoyarme.
-Pero si no hice nada malo-se defendió algo perturbada por mi enojo-. Hey, no es la primera vez que nos lleva. ¿Por qué tan renuente ahora?
-No es que me moleste, pero la escenita que hizo mi familia por lo sucedido con Lidia, me fastidia…no quiero que piensen que soy la típica hijita de mami.
-Lucia, ya te he dicho más de mil veces que no debería importarte lo que piensen y digan los demás.
-No me importa-Alejandra alzó una ceja incrédula-. Bueno no del todo, pero quiero mi espacio.
-Tu Madre nunca te ha absorbido, siempre te ha dado libertad y su comunicación es estupenda…no sé de qué hablas-dijo seria.
-Me sobreprotege, tal cómo lo haces tú-le dije molesta.
-Lu…no entiendo por qué dices esas tonteras. Es normal que uno demuestre preocupación y cariño por la persona a quien aprecia. Más si se refiere al sentimiento de amor e inquietud de una madre por su hija.
-Ya…lo siento…es verdad, pero es que cansa…no me gusta que se abalancen tanto…creo que en parte tengo culpa por no soltarla y dejar que rehaga su vida.
-¿Tú lo crees así?
-Dime que no es verdad. Ale, ella es guapísima; sólo tiene treinta y seis años, y es una viuda con una hija de quince…tiene toda una vida por delante. Estoy segura que Papá estaría contento si ella lograra rehacer su vida, no merece estar sola…y castigarse por una muerte que no fue más que un accidente-. Alejandra cortó la escasa distancia que nos separaba y me abrazó con fuerza.
-Lo sé…y tú también deberías dejarlo atrás: todos deberíamos hacerlo, pero es difícil, más cuando la responsable...-Alejandra me encajó un poco más a su cálido cuerpo. Cuando me apegué más a su pecho, pude sentir cómo los latidos de mi amiga aumentaban. ¡Joder, la tenía que cagar! ¡Siempre…siempre…!
-Ale…yo…-me separé un poco más de mi amiga, y me perdí en su mirada tierna, culpable, arrepentida; pesarosa. Quería decirle tantas cosas, pero mi lengua se trabó; la muy estúpida no se dignaba a articular ni una sola palabra. Cómo decía la propia Alejandra: “A falta de palabras, están los actos”. Así que la única cosa que atiné hacer, fue acercarme a ella y propinarle un apasionado beso. La muy bendita reaccionó y me respondió de igual manera, sonreí con gusto, pues, Alejandra siempre tardaba en devolverme los besos. Me pregunté si siempre se comportaba de esa manera: tímida y dulce con sus demás conquistas. Los brazos que antes estaban posados sobre su cintura fueron subiendo lentamente hasta vararse en su delicado y bien proporcionado cuello; los dejé allí, perdiéndome en las inmensidades de sus trigueños cabellos; no quería frenar; no quería abandonarla; tenía miedo…ese beso no fue tan sólo de amor: fue un beso temeroso, y Alejandra, no sé cómo, pero supo descifrarlo, pues me abrazó con fuerza, casi levantándome del suelo. Recé al cielo para que ni Emilia y Adela entraran a escena, me importaba un carajo llegar tarde al colegio; no me importaba nada, absolutamente nada, salvo esos labios tersos, cálidos, apasionados y temerosos: ésa era la diferencia; ése era el margen que separaba a Soledad de Alejandra; a Soledad no la podía descifrar ni mucho menos entender, pero Ale…a mi amiga la podía comprender; la podía leer; era capaz de descifrar sus angustias o su placer por los suaves gestos que hacía su cuerpo; con sólo sentirle el corazón sabía que ella sentía lo mismo que yo…o tal vez no era lo mismo; estaba segura que Alejandra sentía algo más profundo y por eso sentía miedo…miedo a que esto no funcionara; a que no fuera lo cien por ciento ideal para ella…por primera vez me estaba enamorando…y ese sentimiento me dio terror, mucho; demasiado…

Por culpa de ese reconcomio temible fue que me eché a llorar como una niña perdida, quien no sabe a qué mundo fue a parar. Alejandra sintió el silencioso lamento, llevó sus manos hacia mi húmeda cara, deslizando sus dedos sobre mi rostro como si de un delicado violinista se tratase; con una ternura tan grácil que para mi paroxismo, no hizo otra cosa que aumentar mi sollozo, y lo único que logré con esa estúpida actitud, fue que mi amiga finalizara el beso. Alejandra me atrajo nuevamente a su regazo, consolándome como siempre, tratándome con tanta ternura que, eso en vez de alegrarme, me asustaba, porque cada día me iba hundiendo en esta maniática necesidad de ella, no quería ser así; no deseaba depender de nadie…¡Mi vida siempre ha sido solitaria, pero tranquila! <<Pero enormemente vacía y aburrida>>. Dijo la voz de la razón, ésta como siempre, para nada ayudándome. Alejandra me estaba causando trastornos emocionales, y eso daba miedo, no estaba segura de querer afrontarlo, estaba confundida con mis sentimientos… <<Por una vez arriésgate por alguien, Lucia>>. Dictaminaba el corazón, y al mirar a esos pozos morenos…caí…
Volver arriba Ir abajo
noyfileen_22
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : antofagasta
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   3/6/2008, 00:08

Te quiero tanto…que me asusta…-le dije con autentica sinceridad. Si para Alejandra fue algo patoso o tan rosado como la chiquilla de Lazy Town, no me importó…dejé que mis sentimientos desalojaran esas seis simples palabras que se arraigaban en la garganta. Ale me levantó la quijada y posó la mirada en mis claros ojos que se encontraban camuflados entre los dos colores que heredé, mi amiga se perdió en ellos. Sonreí cuando ella hizo amago de una bella y radiante sonrisa.
-¿En serio?-preguntó alegre. Yo sólo asentí. Alejandra se acercó una vez más y me besó como si nunca lo hubiese hecho. <<¡Por favor, que nadie entre!>>. Rogué.

No me lo explico nada más que un acto de reflejo: llevé ambas manos hacia los hombros de Alejandra y los uní en un estrecho poderoso, atándolos en su cuello; mi lugar predilecto.
Los labios de mi amiga eran tan suaves, tan apasionados; una fórmula que no podría explicar; sus manos que eran tan cálidas; dóciles, pero a la vez fuertes y seguras, se deslizaban por toda la espalda. Alejandra sólo en la intimidad se atrevía a posar su mano sobre el trasero; era más tímida que yo. En cierta forma, debo confesar que eso me provocó un poquito de desilusión, porque la sensación de su mano en aquella parte y bueno en la “otra” también, propiciaban un gusto y un deseo tan sensualmente rico que… ¡Para libinidosa!

-Veo que ustedes para nada pierden el tiempo-nos separamos abruptamente al oír una juguetona voz. Emilia estaba recargada sobre el umbral de la cocina con una sonrisa tan sardónica que se leía claramente: Te voy a pinchar por siempre. Por primera vez no supe qué decirle a mi mamá. Alejandra para qué decir: estaba más roja que yo; con un semblante legible: Trágame, Tierra. Mamá se echó a reír con ganas, la muy desvergonzada alzaba las cejas en son de burla picaresca-. Lo siento, Chicas, pero debemos irnos. Así que apaguen su fuego. Lu, hace frío. ¡Más te vale que te pongas mi abrigo o te quedas en casa! Y no es una advertencia.
-¡Mamá!-me quejé toda incómoda-. Joder, al menos ella nos pilló y no Adela…que de seguro le da un ataque.

continuará...
Volver arriba Ir abajo
narualj
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 25
Localización : medallo xD lo peor.. n with my vast loneliness
Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   3/6/2008, 15:13

jajajajaja.. yo si me rio con la historia y los pensamientos de lucia.. jaja.. una comedia romantica.. bueno eso lo dijo una amiga .. jajajajaja.. buenisima.. me cae bn emilia.. lo maximo .. siguela pronto plis
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   3/6/2008, 16:19

genial, te diste prisa esta vez. ^_^ ya kiero leer el capitulo final.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
_Shizuma_
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : En nunca jamas
Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 20/02/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   5/6/2008, 20:40

La mama de Lucia me cae genial!!! es muy simpatica y me hace reir :P

Lucia y Ale son una pareja hermosa *O*...Espero que no se separen por lo del viaje de Lucia...

Suerte en tus pruebas!!

Espero con ansias el final!

Besos!
Volver arriba Ir abajo
Kuga
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : en mi loca realidad yuri
Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   9/6/2008, 11:39

de locos como siempre la mama de lucia es genial (no diria lo mismo si fuera mia)
pero aun insisto ke me gustaria mas ke kedara con Soladad me sigue callendo mil veces mejor
Volver arriba Ir abajo
reika
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 32
Localización : mexico
Cantidad de envíos : 124
Fecha de inscripción : 29/05/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   10/6/2008, 00:27

que historia mas buena

me la acabo de leer todita


espero con ancias la continuacion

y por cierto yo quero una mami como la de lucia, tan comprensible
Volver arriba Ir abajo
Kaon
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : México
Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 16/05/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   10/6/2008, 20:45

Quiero conti!!!

Por favor no tardes, me encanta tu historia!!!
Volver arriba Ir abajo
Kuga
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : en mi loca realidad yuri
Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   11/6/2008, 12:35

reika escribió:
por cierto yo quero una mami como la de lucia, tan comprensible

eso dices ahora espera a ke sea tu madre y te arrepentiras
Volver arriba Ir abajo
darkdoo
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 39
Localización : SOME PLACE IN THE WORLD
Cantidad de envíos : 4
Fecha de inscripción : 30/06/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   5/7/2008, 15:43

::Hi!:: HOLA, MUCHACHA
QUE TAL? TU HISTORIA ME AGRADA MUCHO, ES FRESCA Y ORIGINAL. SABES? LA MANERA EN QUE REDACTAS ME RECUERDA MUCHO A LA MANERA QUE TIENE DE HABLAR UNA MUY BUENA AMIGA QUE TENGO, SIN DUDA QUE TU ESCRITO TIENE DE TODO Y LO MEJOR ES QUE LA PROTAGONISTA ESTÀ DEJANDO SU CASCARÒN PARA QUE SALGA SU YO VERDADERO, ESO ES MUY BUENO...
ME HUBIERA GUSTADO QUE ALEJANDRA DEFENDIERA A SU DAMISELA Y QUE LE HUBIERA ACOMODADO UNAS BUENAS PATADAS A LIDIA CUANDO SE APROVECHÒ DE LA DEBILIDAD DE LUCÌA EN VEZ DE PONERSE A GRITAR... BUENO, YO ASÌ HABRÌA REACCIONADO, ES MI MUY PERSONAL PUNTO DE VISTA. ME AGRADA TU MANERA DE NARRAR Y DE LLEVAR EL HILO DE TU HISTORIA. RESULTA SATISFACTORIO LEER A UNA BUENA ESCRITORA Y ESPERAR LA CONTINUACIÒN EN UN TORMENTO, POR LO MENOS PARA MÌ QUE EN ESTOS CASOS ESPECIALES MI PACIENCIA SE VA POR LA COLADERA, JA JA JA... EN FIN, ESPERO QUE SUBAS LA CONTINUACIÒN PRONTO.
SUERTE
Volver arriba Ir abajo
mayel
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 38
Localización : por aki o por alla donde me nesecites voy a estar!!!
Cantidad de envíos : 96
Fecha de inscripción : 08/04/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   5/7/2008, 22:28

narualj escribió:
jajajajaja.. yo si me rio con la historia y los pensamientos de lucia.. jaja.. una comedia romantica.. bueno eso lo dijo una amiga .. jajajajaja.. buenisima.. me cae bn emilia.. lo maximo .. siguela pronto plis

::juajua:: jejeje definivamnte de acuerdo esta mama es de esas mamas que todas deseamos por dios!! no es por darmlas...pero mi mama es asi...son unas divinas cuando se confabulan contigo!! ... PORFA SIGUELA PRONTO!!
Volver arriba Ir abajo
Kuga
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : en mi loca realidad yuri
Cantidad de envíos : 131
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   11/7/2008, 08:34

porfa segui con tu historia es demaciado buena para ke nos dejes esperando !!!!!!!!


::uiuiui:: nota: ke lucia kede con soledad
Volver arriba Ir abajo
kouya-loveless
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : MEXICO
Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 07/04/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   3/7/2009, 00:30

TIENE RAZON
QUEREMOS CONTI
EST EST MUY BUEN
PARA DEJARLE ASHI.
Volver arriba Ir abajo
Patico
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : En un mundo oscuro acompañada por la soledad..
Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   6/7/2009, 18:14

Bueno io tenia ratoo que no entraba a la pagina hsta que mayel me ayudo a recordar kmo era jeje q penita...i::penita:: me he tomado un diaa ntero para leer sta historia i star al diaa!! por faaaaaaaaa conti conti!! biie
Volver arriba Ir abajo
http://www.lokomaniatiks.blogspot.com
g33n33
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 27
Localización : por hay...!
Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 29/04/2009

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   14/7/2009, 21:42

cuando conti
Volver arriba Ir abajo
kisuna
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 39
Localización : rep. dom.
Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 22/09/2008

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   21/7/2009, 15:54

acabo de terminar de leer de un tiron la historia aasi que yo tambien quiero conty
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   31/8/2009, 23:27

que paso???!?!?!??!!?! PENSE QUE HABIAS DICHO QUE LO IBAS A TERMINAR DE UNA!!!!!!!! NOOOO!!!!!! OYTRA VEZ LA LARGA ESPERA!! vamos que me muero por leerla.. y si me muero. pierdes a un fiel lectora y de paso no la puedo leer por que ya toy muerta... T.T... quiielo conti .. u.u.
Volver arriba Ir abajo
ariza 1976
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 37
Localización : peru
Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 09/03/2010

MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   19/3/2010, 20:19

hola saludos
hoy lei de corrido toda tu historia y me has dejado alucinada es bonita y a la vez compleja la relación de alejandra y lucia pero me encanta a pesar de todo deseo que ella dos terminen juntas por que se lo merecen
saludos y espero la continuación
ariza1976@yahoo.es
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.   

Volver arriba Ir abajo
 
Cerezos En Primavera. Lucia, una chica de personalidad tímida, la cual no sabe para dónde va el Mundo.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Una primavera sin aliento
» Malvinas Argentinas. Se inauguró el Salón Primavera 2010. Por Carlos Pogonza.
» Semillas de estación primavera-verano
» Día de la Primavera a pleno en Malvinas Argentinas
» Más de 30.000 personas festejaron la Primavera en Malvinas Argentinas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: Para todos los públicos-
Cambiar a: