Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 haciendo poesia con el cuerpo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
haruka.dealvarez
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : mexico
Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 07/07/2011

MensajeTema: haciendo poesia con el cuerpo    12/7/2011, 01:59

Si alguien de ustedes es propens@ a ofenderse con alguna escena sexual explicita, abstengase de leer el siguiente texto
Haciendo Poesía con el Cuerpo
Instalándonos aun nerviosas me mirabas con deseo, con algo de timidez y lujuria incluida, eso me ponía a mil por hora.

Con el calor del clima y el calor corporal era una combinación mortal ya que a la vez que tenía puesta una chamarra de cuero esta se calentaba al doble por si negra, inmediatamente me la quite el cual me dejo expuesta a tus ojos los cuales estaban locos por mi cuerpo, mientras yo era la loca por el tuyo.

La música comenzaba lenta y sensual, la cual se transmitía a través de nuestros cuerpos, de nuestras manos acariciando el cuerpo de la otra.

Te sentía tan cerca de mí como nunca lo habíamos podido estar, acostada en la cama estabas, esperando algo o simplemente esperando que yo hiciese algo, lentamente me acerque a ti, me desesperaba no poder tener tus besos, simplemente no podía estar sin tus labios por mucho tiempo, te bese y parecías feliz de tener mis besos de nueva cuenta en ti, junto con los tuyos, juntas de nuevo para poder hacer algo de lo cual yo no era muy experimentada.

Estábamos en una habitación de hotel, pero no me importaba el entorno me importaba con quien estaba compartiendo esta habitación, las cortinas estaban cerradas dejaban ver algo de luz la cual se palidecía con las velas que ya hace rato tu preparaste con entusiasmo, me acerque de nuevo a ti besándote, acariciándote, como si de repente me hicieras falta, como si de repente temiera de nuevo perderte, te bese el cuello en su totalidad, en tu parcial desnudez.

Tu encima mío, ahora tu dominabas la situación, ahora tu eras la que me sometías y tenías el control de la situación, igualmente besándonos logré meter mi mano debajo de tu blusa, alcanzando lo que yo mas admiraba de tu cuerpo, aquellos senos que a veces me comía en sueños, que simplemente imaginaba y siempre soñaba con verlos sin ropa alguna y que por fin iba a lograr verlos y que por fin iba a lograr poder comérmelos como yo siempre había soñado, logré excitarte aun mas de mi destreza al poder desabrochar tu sostén con una sola mano y con la otra estaba en tu nuca acercándote a mi para que el beso fuese mas profundo, tu aun encima mío mientras yo seguía tocándote los senos desnudos pero aun llevabas esa blusa negra y con el sostén aun adentro de esta.

-Eres injusta- lograste decir después de respirar agitadamente unas cuantas veces.
-¿Por que?- dije aun en mi excitación y respiración agitada.

-Por que tú puedes tocarlos y yo no-
Inmediatamente sonriendo me retiré la blusa negra que llevaba sin que tú te quitaras de encima mío.

-Ahora tómalos, son tuyos �?? dije con voz baja.
Tú me mirabas con ojos de lujuria y amor, me sentía amada y deseada al mismo tiempo.

Hábilmente retiraste mi sostén y me dejaste con los senos al aire, me acariciabas lentamente lo cual me prendía más, no dejaste pasar ni un segundo más y tus labios pasaron a ser parte de mis senos los cuales estaban sensibles a tu contacto.

Toda yo estaba sensible a ti, necesitaba sentirte después de no tener a alguien que me amase como tú lo estaba haciendo en este momento.

Después de dar un tratamiento a mis senos, te hartaste de tener tu blusa, te retiraste un poco de mi te levantaste y rápidamente te quitaste la blusa junto con tu sostén, ibas a regresar pero me levante y te abrace, coloque mi cabeza junto a tu vientre y lo bese, sintiendo mas de la suavidad de tu piel la cual me volvía absolutamente loca.

De nuevo acostada en la cama besándonos con locura, el ambiente propicio para estar en un momento de intimidad y con quien más sino contigo, continuamos acariciándonos y todo era perfección, tu sonrisa me invitaba, las palabras sobraban, estábamos comenzando una poesía con el cuerpo.

La lentitud de tus besos con el ritmo de las canciones, aun no creía que esto estaba sucediendo en realidad, tus manos en mi cuerpo, en mis manos, besándome el cuello, besándome el alma.

Lentamente estaba prendiéndome y haciéndome la idea de que esto iba a terminar en unas cuantas horas, tus besos aun más constantes, tus manos parecían desesperadas en mis senos al igual que tus labios.

Yo entrelazaba mis piernas con las tuyas, con el pantalón de mezclilla las dos aun puesto pero mal acomodado, la fricción de nuestros cuerpos aumentando nuestra temperatura, la misma temperatura del cuarto iba aumentando con nosotras.

-Ya no soporto mas- dijiste aun agitada.
-¿De que amor?- pregunte preocupada.
Te levantaste un poco y me retiraste lentamente el pantalón y continuaste besándome, recorriéndome con los labios y con las manos y buscando mis manos aprisionándome y dejándome libre al mismo tiempo.

Decidiste explorar mi cuerpo con una mano acostándote al lado mío, recorriste mis senos, mi vientre lentamente y sin prisa, lentamente y sin yo darme cuenta decidiste bajar hasta mi sexo ya húmedo y esperando tu entrada, aun con la ropa interior puesta recorriste lo húmedo de esta. Sonreíste y me mirabas a los ojos, mientras yo estaba fija en ellos, se te iluminaban con la poca luz que había en la habitación. Tus manos hábiles tocaban lugares que no conocía, mi espalda, mi cuello, todo lo acariciabas con tus manos y a veces sutilmente pasabas las uñas las cuales me excitaban de sobremanera, lo sabias y lo intuías.

Mi cara mostraba un placer inimaginable y en tu cara podía ver una sonrisa, no era una cara de lujuria sino de placer y felicidad, de poder tenerme en la situación que estábamos creando, Semidesnuda estaba a tu merced, pero me tocabas como si en realidad temieras lastimarme me tocabas con delicadeza y precisión, sabias exactamente como excitarme mas de lo que ya estaba.

Yo estaba desesperada de ya poder sentirte dentro de mi, pero mi prisa era injustificada ya que aun seguía nerviosa y aun me daba un poco de pena ya que nunca antes había estado en la intimidad con una mujer y menos la mujer que amaba la cual estaba totalmente segura que fueses tu.

Aun en la excitación de mi cuerpo y mis manos, podía sentir el amor que me profesabas podía sentir que a través de tus manos podías decirme te amo, en los besos que me proporcionabas podías decirme que me amabas y que me deseabas en ese momento, estabas escribiendo historia en mi cuerpo, estabas por fin dando forma al tatuaje de mi alma el cual contiene tu nombre y piel.

Piel que por fin podría yo tocar con guantes de seda, delicadamente para no lastimarte, sutilmente para que tu no sintieras el impacto de mis dedos fuerte en tu piel, suavidad que he ya mencionado tantas veces que no se si llegue a hartarme de esta.

Aun estando acostada sentía como volaba, llegando a la misma luna, aquella luna que algún día nos ilumino y nos junto, en esa madrugada en ese día en que supe tu nombre, Naylea. Agradecí al cielo por mandarme alguien a quien yo pudiese amar y ella a mí.

Sutilmente retiraste lo último que quedaba de mi ropa, y me tuviste, así totalmente desnuda, bailando un tango prohibido, bailando con tus manos y piernas alrededor de mi cuerpo, bailando con tus labios que a veces traviesos se escapaban a mis senos para de nuevo excitarme, y como tal juego bajaste sin yo darme cuenta, por estar perdida en tus labios.

Sentía tu entrada primero delicada con uno de tus dedos que yo ya antes había experimentado en mi boca, excitada y vulnerable estaba a tus manos, de nuevo me perdía en tus ojos, aun sintiendo tu entrada, aun que mis manos estaban en tu cuerpo, te miraba a los ojos que estaban iluminados por una luz que provenía de las velas y también provenía de la luz interna que tienes.

Excitada pero feliz continuabas tú entrada, haciendo que yo me embriagara con placer, haciendo que no escuchara nada más que tu respiración junto con la mía, y las palabras de amor que siempre me profesabas aun mas ahora. Regresaba casi todo a la normalidad, dejabas descansar mi cuerpo, ahora era yo la que debía iniciar algo, lo sabia con certeza, te abrace y te rodee con el brazo derecho, alcanzando uno de tus senos de los cuales no me cansaba de tocarlos.

De nuevo estaba yo al control, tu estabas sometida a uno de mis brazos.

-Bésame la nuca �?? te levantaste el cabello con una mano y me dejaste ver tu nuca descubierta mientras yo la besaba, sabia que ese punto en particular lo había descubierto y que yo me deslumbraba la vista cuando me dejabas verla, me derretía al momento de poder sentirte así en mis brazos, como no regocijarme de tan hermosa vista, tu parcial desnudez, tus senos a merced de mis manos, con la mano izquierda sabía que tenia que intentar algo, alcanzar tu cadera, ese pequeño hueso que sobresale, tu cintura, y aun más de lo que yo me moría por sentir en mis dedos, tu intimidad ya húmeda por lo provocado por mis manos.

Al momento de sentirme cerca de tu ropa interior me negabas la entrada, al ver frustrada esta, me fui encima del clítoris a través de la ropa, inmediatamente tu excitación tomo forma, los pequeños gritos que dabas y que me provocaban mas, la manera en la que tratabas de sostenerte de algo que no fuese mi cuerpo.

Encontrabas pequeñas salientes de la luna de la cama ahí fue cuando tus manos encontraron lugar y yo pude de nuevo realizar mi tarea de hacerte mía, tus gemidos lentos al principio se prologaban se hacían mas constantes, parecía que ibas a terminar en mis manos cuando esta se rindió, ya no pude mas y deje descansar tu cuerpo.

Me frustré por no provocarte el tan deseado orgasmo pero al saber que esta era la primera vez que yo hacía esto no podía esperar mas, de nuevo tu respiración regresaba a la normalidad, me mirabas con ojos de venganza y a la vez de placer, mientras yo estaba ansiosa de que tu lengua recorriese mis labios, necesitaba que tu lengua me lo hiciese, me hiciese el tan deseado sexo oral.

-Si quieres puedes bajar cuando quieras- te miraba con ansiedad y nerviosismo.
-Tranquila mujer eso es lo mejor de todo- dijo ella besándome el cuello.

Tú con tranquilidad seguías excitándome más y mas tocándome los senos, haciendo que mi imaginación volara, dándome los besos que me hacían falta, poco a poco la música iba siendo mas rápida conforme los besos proporcionados. Pasado un rato después de las caricias y excitación yo estaba a mil por hora.

-Como tú lo deseaste- dijo ella de pronto.
-¡¿Qué?!- dije de sorpresa.

Inmediatamente bajaste besando mi vientre primero, después lo que es mi ombligo y después llegaste al tan deseado punto, de el cual no era necesario decir que estaba a punto de explotar en excitación, por fin estabas ahí, acomodándote para poder darme el mayor placer de la vida.

Tu lengua hábil y tus manos intervenían, mientras yo aun seguía sorprendida de lo que estabas haciendo conmigo, de lengüetazo a lengüetazo provocabas que mi sexo se humedeciera mas, mordías, chupabas, lamías con mas destreza mientras manejabas con las manos el área que saboreabas, parecía como si de mi sexo tomaras agua la cual no parecía cansarte de ninguna manera, seguías dando lengüetazos mientras yo estaba embriagada en placer, no sabia que existiese mas que tu y yo, como jugando sabías lo que debías hacer.

Mis gemidos eran constantes y prolongados mientras tú aun me manipulabas a tu antojo, me metiste ahora dos dedos mientras tu lengua seguía en mi clítoris, lo lamías con destreza mientras mis gemidos se convertían en respiración agitada y gritos asfixiados.

Eso por lo visto te prendía mas y aun lo provocabas mas, después de un rato causándome nada mas que placer el orgasmo llego junto con besos tuyos, y el sabor de mi excitación en tus labios, los bese como normalmente lo hacía ya que te había extrañado.

Mi corazón latía fuerte y temblaba de excitación mientras tu me abrazabas y yo confiando plenamente en ti, que ninguna otra persona podría vivir para contarlo, no deseaba que ninguna otra persona mas que tu me viese así de vulnerable.

Aun con el corazón latiendo fuerte temblaba en tus brazos, mis manos rodeándote temblando.

-¿Amor estas bien?- preguntabas preocupada. Ya que tenia los ojos cerrados y el cuerpo débil ya que no podía moverme de donde me encontraba.
-Claro que estoy bien amor solo que así me pasa- dije yo débil sin dejar de abrazarte.

La música tomaba un giro inesperado, una canción de un grupo llamado elefante comenzaba, lenta y delicadamente, mientras tú me cantabas al oído mientras yo estaba dormitando mientras tú seguías preocupada por mi estado, cantándome esa canción.

Después de un rato de estar descansando abrazada de tu cuerpo y tu del mío, este estaba completamente recuperado, mientras platicábamos de cómo era lo que había pasado hace unos cuantos minutos, Te bese una y otra vez, necesitaba de nuevo de tus besos, necesitaba de nuevo de ti, pero ahora no era yo la que necesitaba sentirse amada, ahora quería regresarte el gesto.

Te besaba lentamente mientras nuestras lenguas se entrelazaban, mientras mis manos se convertían en parte de tu cuerpo, mientras mi cuerpo era fusionado de nuevo con el tuyo. Parecías de nuevo prendida por mis constantes besos, lentamente fui bajando con una sola mano guiada por la tuya, hasta tu sexo, ahora tu me dejabas ver lo que yo había provocado.

La humedad estaba a mil, excitada estabas y yo ahora por poder sentirte, comencé a explorar con los dedos y tu cara se tornaba de pena y excitación al mismo tiempo, con movimientos por encima de tu clítoris comenzaba el camino de lo que sabia que era incierto y que podría frustrarse en cualquier instante, con movimientos mas precisos y un poco lentos, comenzabas a sentir lo que estaba haciendo, en gemidos asfixiados y en respiraciones un poco agitadas, me mirabas con ojos de amor y deseo, mientras yo igualmente te miraba con esos mismos ojos.

Deje pasar un rato mientras mis movimientos los iba intercalando de lento a rápido en instantes, me recargaba en ti en tu cuerpo quería sentirte al momento que sabía que estaba a un paso mas cerca, sin aviso alguno entre en ti, a un lugar inexplorado aun por mi tacto, húmedo y dispuesto a sentir mi entrada delicada y un poco necia, estabas ardiendo y simplemente parecía que mis dedos iban a derretirse dentro de ti, mientras movía con mas destreza mis ahora ya dos dedos dentro, tu cara y ahora cuerpo mostraban lo que estaba haciendo dentro, ahora estabas agarrada de la cabecera de la cama, tu respiración era asfixiada y tus gemidos mas constantes, yo me concentraba en ellos mientras seguía dentro de ti moviendo sin llegar a lastimarte esos dos dedos.

Ese lugar en el que estaba y el momento esperado llegaba, me concentraba en tus gemidos, y mis ojos admiraban tu belleza, como si lo hubiese pedido pronunciaste segundos antes del orgasmo.

-Te amo- un gemido se transformo en orgasmo y en tu cuerpo agitado en mis manos, en mis brazos, vulnerable por fin ante mi tacto, sabia que no estabas dispuesta a dejarte ver así pero estabas feliz de que yo fuese la que te pudiese ver en el estado tan delicado y hermoso en el que estabas.

Este sábado siempre lo recordaré ya que fue el momento en que yo fui tuya y tu fuiste mía completamente.

Aunque de corazón, alma y espíritu soy tuya, el cuerpo era lo único que me faltaba para ser completamente tuya, ahora que lo soy me siento feliz de que haya sido contigo y que contigo tenga esta entrega.

A ti amor te agradezco por este día, por que no sabes lo feliz que me hiciste, tan amada y deseada al mismo tiempo. A ti te amo.

Este sábado nunca lo olvidaré, por que fue la primera de muchas poesías escritas con nuestros cuerpos y con la entrega vista en nuestros corazones.
Volver arriba Ir abajo
harukatenou
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 31
Localización : Venezuela
Cantidad de envíos : 250
Fecha de inscripción : 12/02/2008

MensajeTema: Re: haciendo poesia con el cuerpo    12/7/2011, 09:07

Sublime pequeña Tenou, el modo en que expresas tus sntimientos, en el que tus manos vagaron para teclear las lineas del recuerdo, de lo que sentia tu alma, es simplemente sublime......
Volver arriba Ir abajo
haruka.dealvarez
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : mexico
Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 07/07/2011

MensajeTema: Re: haciendo poesia con el cuerpo    12/7/2011, 15:28

Grx por los halagos tenou, pero aun me falta, para llegar a ser como quiero serlo, muchas grx tenou
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: haciendo poesia con el cuerpo    

Volver arriba Ir abajo
 
haciendo poesia con el cuerpo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: 18+-
Cambiar a: