Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:28



He aquí mi mas nuevo fic yuri, espero les guste a todas ustedes. Chicas, un besote y se cuidan (k)

Capítulo 1

Todo cambio, desde ese día en que te conocí,
apareciste y llegaste a mi,
todo cambió, por que después de tanto, tanto buscar, te encontré,
todo cambió, por que apareciste sin avisar,
me robaste el corazon y me diste a probar todo, todo tu amor.


Narrado en primera persona por Nathaly en toda su extensión

Esa era la canción que estaba escuchando en mi Mp3. Eran las vacaciones de verano, tiempo que utilizaría para hacer todo lo que no puedo por la escuela que siempre me quita tiempo. En este verano tengo pensado ir de camping day o de paseo con mis amigas, elevar un papalote-para quienes no saben, es una cometa-, salir a pasear, caminar, descansar, dormir todo el día y levantarme y dormir hasta muy tarde y quizás, si es posible, encontrar a alguien que me quiera.

Soy Nathaly Jiménez, tengo 17 años, vivo en el DF y me considero una chica interesante, si, ¿por que no hablar bien de mi misma?. Aunque a veces acepto la realidad de lo que soy: una escuálida cuatro ojos salida del cuento de patito feo. No soy muy popular en la escuela y no soy muy reconocida, ni siquiera mis amigas, por que la pandilla de “las fashion girls” son las que se roban las miradas de los chicos y no nos dejan oportunidad alguna de tener un novio. Por cierto, ¿les he dicho que no tengo novio? Claro, por que nunca he tenido uno, jamás he estado con una persona que me haga sentir feliz de verdad, es una lástima que yo aún no haya experimentado lo que es amar ni haya compartido al lado de ese alguien especial, que está aquí afuera, aguardando por mi.

Aunque a veces me considero una patito feo, se que detrás de mis gafas de delgado marco fucsia, de mis pecas en el rostro, de mis brackets en los dientes-que por cierto, en seis meses me los quitan- y de todo este atuendo que llevo puesto, hay una hermosa chica que algún día será amada por alguien y se convertirá en cisne.

Rayos, tengo mucha sed y estoy cansada de caminar, lo mejor es que vaya a tomar algo. Que suerte, híjole, no sabía que hubiese un café aquí cerca-dije al observar una cafetería-

En ese momento vi que la cafetería en donde me había detenido era enorme por dentro. No, no era un simple cafetín: era toda una barra de café, en donde sirven helados, malteadas, pastelillos, gaseosas, hot dogs, hamburguesas y por supuesto, café, mucho café.

“Cafe bar intense: el café que toca tus sentidos..”, decía en el letrero de afuera. Decidí entrar y checar como era el sitio y a lo mejor hasta me terminaba comprando algo.

Al entrar, me di cuenta que en la mesa de junto estaba Juan David, el chico mas guapo de toda la escuela, quizás hoy sería la oportunidad de acercarme a él, ya que no se veía por ninguna parte al trío molesto de tontas que conforman a las fashion: Claudia, Paola y Vicky. Justo en el instante en que me iba a acercar, apareció la odiosa de Paola, llevándoselo lejos de mi. Mientras caminaban, Paola volteó a mirarme y con su forma de mirar, quiso decirme “que ni se te ocurra acercártele, es mio, oiste, cuatro ojos”

Lo que hizo Paola causó que me entristeciera. ¿Cómo es posible que ni siquiera en el verano tenga oportunidad de estar con un chico? Maldición, creo que estoy condenada a no ser amada por nadie.

-Yo solo quería saludarlo, nada mas. Snif, snif Solo quería alguien especial-dije-
-Hey, ¿por que tan triste?-dijo la dependiente del lugar quien me estaba escuchando sollozar-
-No te preocupes, no es nada, es que tengo un mugre en mi ojo-dije-
-Ja ja ja, inventa algo mas creible. ¿Cómo vas a tener mugre en tus ojos, si llevas unos lentes que te los protejen?-dijo la chica-

Cuando levanté mi cabeza para mirar a esa chica, noté que ella era una de las chicas mas hermosas que yo había visto. La examiné de pies a cabeza: observé su rostro, sus ojos verdes, su cabello castaño, sus jeans, sus sandalias y su amplio delantal. ¿Será posible que?, oh, creo que la conozco. Si, esta chica estudia con nosotros, vamos a las mismas clases , si, ¡yo la conozco! Curiosamente esa chica es dos años mayor que yo y vamos a las mismas clases.

-Je je je, si, tienes razón-dije mientras secaba mis ojos y empañados lentes-
-Llorabas por un chico, ¿verdad?-dijo la chica-
-Eh, si, pero ya no importa. ¿Tu estás en mi clase, cierto?-dije-
-Ah, claro, ya te he visto antes. Tu eres la chica conocida como la “cuatro ojos” Si, tienes que ser tú. Eres Nathaly, no se si me habías visto antes-dijo ella-
-Si, si te había visto, pero casi nunca hablamos, aparte, a eso hay que sumarle que las fashion hacen que mis amigas y yo seamos invisibles para los demás-dije-
-Me llamo Jessica y sabes, si tu te dejas opacar por los demás, estás mal. Debes hacerte notar por lo que eres y ser tu misma-dijo Jessica-
-Jessica, Jessica, claro, Jessy, así es como te dicen tus amigos-dije-
-Bien Nathaly, dime, ¿que vas a ordenar?-dije-
-Pos fíjate que no se, eh. Es que hay tantos combos de pedidos que se oyen tan ricos y ni se-dije-
-Mira, para que veas que soy buena onda, te voy a dar la especialidad de la casa: un Mokka latte vainilla, es mas, yo invito-dijo Jessy-
-¿No te regaña tu jefe por estar dándome cosas gratis y por hablar con los clientes en horas de trabajo?-dije-
-¡Para nada!, sabes, yo soy mi propio jefe, bueno, en realidad todo esto es de mis padres, pero ellos me han dejado a cargo-dijo Jessy-
-¡Que chido! Gracias Jessy, oops, que pena, quise decir Jessica-dije-
-No sientas pena, es mas, de ahora en adelente llámame Jessy. Se nota que eres muy tímida, es por eso que tienes pocas amigas-dijo Jessy mientras me preparaba el café-

En ese momento observé a Jessy mientras preparaba el café. Sus manos se deslizaban por toda la cocina mientras agarraba un vaso, la mezcla en polvo para café, la leche, el azúcar, la canela, la crema, la cocóa y la esencia de vainilla. Su delicada y tierna manera de hacer las cosas era simplemente excepcional, me encantaba ver el movimiento de sus manos tan lindas y tan bien arregladas. Se nota que Jessy hace las cosas con mucho amor, si así es ella con un simple café, ya me la imagino con un chico que la quiera, ¡ha de amarlo un montón! Vaya, Jessy, eres mi ejemplo a seguir, quiero ser como tú. Veo que le pones mucha pasión a la hora de hacer lo que mas te gusta.

No se por que sentia tanta admiración por una chica que veía ocasionalmente en la escuela y en la calle, es raro, a lo mejor quiero imitar o seguir su estilo, ni yo misma lo se.

-Listo, aquí está tu café-dijo Jessy-
-Gracias-dije-

Al probar el café, sentí que todo el empeño, las buenas intenciones y la pasión que puso Jessy al prepararlo tocaban todos mis sentidos; por otra parte, el sabor era exquisito, quizás era el café mas rico que he probado en toda mi vida, después del que hace mamá.
-Y bien, ¿te gusta?-dijo Jessy-
-Claro Jessy, me encanta. Está rico, sabes, el letrero tiene razón: este café tocó mis sentidos-dije-
-Ah, me alegra mucho oir eso. Sabes, cuando se hacen las cosas con ganas y pasión, eso se lo transmites a lo que haces y es por ese motivo que a la gente le gusta venir aquí. Dicen que tengo un “toque especial” cuando se trata de preparar café-dijo Jessy-
-Genial-dije-

Jessy sonrió al ver como yo disfrutaba de su café. Aproveché el momento de confianza para preguntarle si tenía novio
-Jessy, ¿tú tienes novio? Esto segura que una chica como tú ha de ser afortunada de tener un chico a su lado-dije-
-Ja ja ja. De momento estoy solterita y a la orden. Por otro lado, no me interesan los chicos, ya que tuve suficiente con una relación de dos años con un chavo-dijo Jessy-
-Ah, interesante-dije-
-¿Y que vas a hacer en el verano?-dijo Jessy-
-Yo, pues, este, aún no lo sé-dije-
-Je je, mira como te pones. Sabes, sería bueno que alguien mas me ayudara. Como ves, solo estoy yo en este turno, por que a esta hora casi no viene nadie, es mas, algunos de mis amigos trabajan para mi y me ayudan con los turnos pesados y me gustaría que tú me ayudaras aquí, a lo mejor conoces a ese alguien especial que buscas.-dijo Jessy-
-Je je, es cierto, a lo mejor, si, quizás-dije-
-¿Me vas a ayudar?-dijo Jessy observándome a los ojos-
-Jessy, no lo se, ni siquiera somos tan amigas. Es mas, no se por que me ofreces tanto a cambio de nada-dije-
-Se nota que eres como lela, ¿no? Te quiero ayudar por que veo en tus ojos a una linda chica que necesita vivir un poco mas su vida y ser menos tímida. Creo que lo que mas necesitas ahora es una amiga, ¿o me equivoco?-dijo Jessy-
-Bueno, supongo que tienes razón. No se como dedujiste todo eso de mi tan rápido-dije-
-Tus ojos lo dicen todo e incluso hablan mas que tus labios. Sabes, tus ojos tienen un brillo especial, es por eso que deseo ayudarte-dijo Jessy-
-Vaya, me dejas impresionada, gracias-dije-
-Entonces, ¿me ayudarás o no?-dijo Jessy-
-Si Jessy, cuenta conmigo. Ah, ya que somos amigas, dime Naty-dije-
-Listo Naty, traeme tu currículum lo mas rápido posible, para que mis padres te incluyan en la nómina del negocio. Me lo pasas a mi y solo a mi, y si no estoy, esperas a que yo llegue ¿entiendes? -dijo Jessy-
-Cuenta con ello-dije-
-Bien, queda arreglado. Empiezas mañana mismo a las 10 en punto. Espero que te sepas defender con la escoba, el trapero y ojalá cocinando.-dijo Jessy-
-Sabes Jessy, siempre ayudo a mamá con los oficios de casa y no creo que me sea difícil hacerlo aquí-dije-
-Eso es bueno-dijo Jessy-
-Ah Jessy, una preguntita: ¿de veras no te interesan los chicos?-dije-
-Ya te lo dije, de momento no me interesan-dijo Jessy-
-Los chicos me aburrieron y solo me atraen las chicas lindas, como tu-dijo Jessy en su mente-
-Entonces me voy. Un beso, te cuidas y muchisísimas gracias, neta que no te voy a quedar mal-dije-

Salí del café bar con una inmensa felicidad, un rico sabor a vainilla en mi boca, con el dinero que iba a gastar en mi bolsillo, con una nueva amiga y hasta con empleo. ¡Que chido es todo lo que me está pasando!

Continuara....


Última edición por lexi el 5/5/2011, 15:42, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:28

Hola amigas, al fin llegué con la continuación xD. Espero les guste, un beso para todas

Ah y algo mas: gracias por apoyar mi trabajo, sus comentarios son lo mas buena onda de su parte :-D

Capitulo 2

En el café, Jessy vió a uno de mis mejores amigos, a Orlando. Justo cuando él se disponía a pedir un café, ella le preguntó acerca de mí y de si sabía mi número del móvil.

-Hola, un capucchino mix, por favor-dijo Orlando-
-Orlando, sabes, es tu día de suerte. Si me dices el número del móvil de tu amiga Nathaly, te daré el capuccino mix y algo mas-dijo Jessy-
-¿En serio?-dijo Orlando
-Si, hablo en serio, lo que tu quieras-dijo Jessy-
-¿Lo que yo quiera, eh?-dijo Orlando con mirada pervertida-

Tiempo despues

-Ohh, si, aah, si, uff, si, sigue, continua, no pares, no pares, sigue así, oooooh, jo jo jo, si, dale, mas, mas, un poco mas, dale, eso, si, agítalo así, oh si, mmm, sii. ¡Lo haces como toda una profesional!-dijo Orlando-
-¿Verdad que si, te gusta como te lo agito?-dijo Jessy mientras observaba a Orlando-
-Ohh, si quieres te digo lo que tu quieras de Naty, claro, si me lo agitas un poco mas-dijo Orlando extasiado al mirar a Jessy-
-Vale-dijo Jessy mientras agitaba el mixer de cocteles, ella hacía uno de capuccino con alcohol: una especialidad inventada por ella y que solo vendía en ocasiones muy especiales-
-Aquí está el coctel de capuccino, Dios, me haces gastar el licor mas fino sólo para dejarte sacar un número de teléfono-dijo Jessy mientras se lo servía en un vaso-
-¿Y eso, para que lo necesitas?-dijo Orlando-
-Mira Orlando, yo accedí a darte el coctel gratis, pero nunca accedí a responderte para que necesito ese número ni te diré el por que, ¿entendido?-dijo Jessy-
-Claro-dijo Orlando, quien se sintió como cachorro regañado-
-Me pasé contigo, no era para tanto. Es solo que necesito el número y ya-dijo Jessy al ver a Orlando muy temeroso-

Minutos después

-Estimados clientes, ya vamos a cerrar-dijo Luciano a los clientes-

En la barra

-Gracias Jessy y hasta otra ocasión-dijo Orlando quien se tomó el capucchino mix y el coctel mientras salía del café bar-

Después de limpiar y organizar la cocina y todo el lugar, Jessy, Luciano y los otros empleados salían rumbo hacia sus casas

-Ay Dios, ese Orlando es todo un adicto a la cafeína, bueno, no es mi culpa que le guste venir aquí. Lo que si se, es que tengo tu número Naty, es mas, te llamaré en cuanto llegue a mi departamento. Estoy muy cansada-dijo Jessy quien fue la última en salir, por que ella era quien cerraba las puertas del cafe bar-

Un rato después, en mi casita.

-Ay, que felicidad, conocí a una nueva amiga, no estaré aburrida en el verano y además tendré trabajo, si, yuju-dije mientras estallaba de la felicidad en mi habitación-
-Mi amor, ¿por que tan contenta?-dijo mamá al entrar-
-Nada mami, es solo que acabo de conocer una chica re buena onda y es una amiga de lo mas padre, incluso me ha pedido que le ayude en donde ella trabaja-dije-
-¿Si?, ¿no serán cuentos raros mijita? Sabes que no quiero que te pase nada-dijo mamá-
-Relájate mamá, neta que no es nada malo, al contrario, ella es rebuena gente, ¡hasta me invitó un café! y me va a dar trabajo-dije-
-¿Trabajar?, ¿tú? Ja ja ja, si apenas lavas los platos en que comes y tu ropa, ¿que vas a saber de trabajar?; por cierto, ¿y en que?-dijo mamá-
-Ah si, Jessy quiere que le ayude en la cafetería de sus padres. Ella me dijo que no necesito saber nada, aparte de limpiar, hacer algo de aseo y cocinar-dije-
-Bueno, por lo menos es algo en que si te sabes defender. Espero que esa chica se impresione de tus habilidades culinarias. -dijo mamá-
-¡No exageres mami!-dije-
-Mijita, no seas modesta, anda, acepta que me heredaste ese toque especial a la hora de cocinar, sabes que a tu padre le encantaba que le cocinaras-dijo mamá-
-Si, lo se. Papi me hace falta. Ya hace 3 años que se fue de nuestras vidas-dije-
-Bueno mijita, sigue haciendo tus cosas. En una hora te llamo para que bajes a cenar-dijo mamá-
-Claro mami, te quiero mucho-dije-

En ese momento me acosté a ver tele y minutos después, mi móvil sonó

-Hola, ¿con quién hablo?-dije-
-Hola Naty, soy Jessy-dijo Jessy-
-Jessy, ¿quién te dió mi número?-dije-
-Eso no importa. El punto es que necesito que llegues temprano mañana, por favor. Tengo que darte una rápida inducción para que no tengas problemas mañana-dijo jessy-
-Claro, no hay problema, pero me tendrás que explicar por que tienes mi número, si ni siquiera te lo dí ni tú me has dado el tuyo-dije-
-Mira, mi número personal es el que ves en tu móvil y dejemos este tema cerrado, ¿entiendes? Así que por favor ven a eso de las 8 30 de la mañana-dijo Jessy-
-Está bien, nos vemos mañana. ¡Gracias!-dije-

Wow, vaya que esa Jessy es algo ruda, será mejor ir temprano, no sea que no me de el empleo-dije-

Después de esa llamada, dejé de ver televisión, encendí mi computadora y cargué el álbum entero de T.a.t.u en mi mp3, lo desconecte de mi computadora, lo encendí, me coloqué mis audífonos y comencé a escuchar canción por canción.

En ese instante me encontraba tendida en mi cama, con las delicionas notas y acordes de T.a.t.u en mis oidos, cerré mis ojos para sentir con mas intensidad aquel regalo musical que esas dos jóvenes rusas me ofrecían y a la vez, pensé en ese alguien especial que quiero llegue a mi vida pronto.

Al rato mi madre me llamó para que bajara a cenar y así hice. La cena estaba deliciosa, es mas, mi madre la acompañó con el aderezo que yo misma había preparado ayer.

-Mmm, está deli-dije-
-Hija, que bien que te gustó -dijo mi madre-

Al terminar de cenar, lavé los platos y mi madre fue a su habitación a ver sus telenovelas. Cuando terminé en la cocina, subí a mi habitación y seguí escuchando música.

La noche se pasó volando, eran cerca de las 11 pm, así que decidí irme a dormir, para empezar bien mi primer día de trabajo.

Ya en mi cama, pensé acerca de la evasiva que me hizo Jessy al no decirme quién le había dado mi número personal. ¿Acaso será que Jessy me quiere hacer daño así como hacen el “trió de tontas de las fashion”, o ella de veras quiere ser mi amiga? No lo se, pero mañana Jessy, por mas que sea la dueña de su café y mi casi jefa, me vas a tener que explicar tu actitud y lo que quieres de mi. Me quité los lentes, apagué mi lámpara y me quedé dormida

Al día siguiente me levanté, fui al baño, tomé el cepillo y la pasta dental y procedí a cepillarme los dientes minuciosamente con mi cepillo normal y el que es para los brackets, me quité la pijama, me envolví en la toalla, abrí la puerta de la ducha, entré y me di una relajante ducha. Utilicé mi gel de baño especial y lo apliqué en mi rostro, mis brazos, mi pecho, mi vientre, mis piernas y en mis pies. También use mi Shampoo favorito para lavar mi cabello. Ese momento en la ducha, mas que relajante, es especial, ya que era solo mio y eso nadie lo podría cambiar.

El agua fría recorría mi cuerpo, cada gota y cada chorro de agua era aún mas refrescante que el anterior y dejaba un delicioso y encantador toque frío en mi. Al terminar mi baño, abrí la puerta de la ducha, extendí mi mano y tomé la toalla, pisé el tapete del baño para retirar la humedad de mis pies, luego me puse mis pantuflas y me dirigí hacia el espejo para mirarme.

Mientras me miraba en el espejo, noté que es cierto lo que me dicen y me han dicho mis amigos y los que no lo son: soy una pecosa dientes de acero-por los brackets- cuatro ojos patito feo. Ellos se equivocan, a mi no me importa lo que digan de mi, me gustan mis pecas, es mas, se me ven bonitas, cada una de ellas tiene su forma especial y hacen que mi rostro no luzca tan pálido. Mis brackets, bueno, ¿quien no los ha tenido?, y en cuanto a mis lentes, no es mi culpa que sufra de defectos visuales, es mas, esos lentes ni se notan por que escogí un marco muy delgado para llevarlos, no es que esté tan ciega como para no ver sin ellos. ¡Hoy será un día en que la cuatro ojos demostrará de lo que está hecha y los que se habían burlado o mofado de mi se tragarán sus palabras! Eso Nathaly, ¡así se habla!

Ya en mi habitación, elegí la ropa adecuada como para ir a trabajar. Me puse los lentes, miré el reloj y noté que me levanté super temprano: apenas eran las 7:45 de la mañana, vaya que estaba entusiasmada por esto de lo del trabajo.

Mi madre no se había despertado aún, así que yo misma hice el desayuno para mi y para ella. Hice Waflles con queso fundido y jarabe, acompañados con Jugo de Naranja y una manzana para mí y a mamá le hice mi especialidad: le preparé una tortilla de maíz y le dejé el jugo en el refrigerador

-Vaya, esta vez me demoré haciendo el desayuno, ya son las 8:15. Menos mal la cafetería queda a 5 minutos de aquí caminando. Espero que mamá se despierte pronto y desayune-dije-

Minutos después escuché el sonido de la regadera. Era mamá quién se estaba bañando

-Buenos días mami-dije-
-Buenos días Naty, ¿ya te vas?-dijo mamá en la regadera-
-Si, te dejo el desayuno, esta rico-dije-
-Gracias hija, que Dios y la Virgen te acompañen. Mucha suerte-dijo mami-
-Claro, adiós mamá-dije al salir de casa-

En el camino, recordé que tenía que aclarar las cosas con Jessy acerca del por que y de que manera había conseguido mi número.

Una vez llegué a la cafetería, noté que Jessy estaba adentro haciendo aseo. Desde la calle, ella me hizo señas para que entrara, que estaba abierto.

-Hola Jessica-dije en mi tono de voz serio-
-Hola Naty, que yo sepa, se acostumbra a decir buenos días, es por cortesía-dijo Jessy-
-Tenemos que hablar-dije-
-Mira Naty, si te vas a poner así por lo del número, está bien, lo entenderé. No pensé que te pusieras así por algo tan simple. Enójate conmigo si es el número de tu casa, pero el del móvil, caray-dijo Jessy-
-Me molesta que lo hayas conseguido de esa manera y es raro. Es mas, es muy extraño todo lo que estás haciendo por mi, dime Jessy, ¿que es lo que realmente quieres de mi? Anda, habla, ¿acaso quieres aprovecharte de mi situación, solo para hacerme sentir insignificante, o te quieres burlar de mi teniendo a la cuatro ojos trabajando aquí, solo para que todos lo vean?-dije-
-Nathaly, no se por que me dices eso, ¿cómo crees que te haría daño? Todo lo contrario, tú me has caído muy bien y solo quiero ayudarte, no te lo tomes a mal-dijo Jessy-
-Yo nunca te pedí tu ayuda, es mas, estaba bien sin que tu intervinieras, además, es difícil de creer que alguien ayude a otro sin pedir nada a cambio, dime, ¿que es lo que quieres?-dije-
-Solo quería conocerte y que seamos amigas, es todo. Tu eres quien no lo entiende. Nadie ha sido amable contigo, se que en la escuela los que te rodean te mantienen inmersa en un ambiente de hipocresía y lo que mas podrías pedir es solo una amiga como ya te lo había dicho ayer. Quiero ser tu amiga-dijo Jessy-

Al escuchar las palabras de Jessy, me sentí la tonta mas grande del mundo e inmediatamente le pedí disculpas por la manera en que la traté.

-Lo siento mucho, creo que lo mejor es que me vaya de nuevo a casa, a lo mejor no me vas a querer tener trabajando aquí-dije-
-Naty, mira, de mi parte esta conversación nunca pasó, no tienes que irte. Es mas, empecemos como si nada hubiera pasado, ¿vale?-dijo Jessy-
-Jessy, tienes razón, soy una tonta-dije-
-No eres tonta, eres una linda tonta con pecas-dijo Jessy-
-Je je je-dije-

A pesar de la manera en que la traté, Jessy seguía siendo la misma chica re buena onda que conocí ayer. Además, nadie me había halagando tanto, ella me dijo linda, y que mis pecas se ven bien. Se oye raro, ¿acaso será por que nunca lo he oido o por que es la primera vez que me lo dicen? Un momento, ¿a quien llamó tonta, eh?.

-¿Me ayudas a barrer, si? Este lugar es muy grande para mi sola-dijo Jessy-
-¿Que no estás acostumbrada a hacerlo tú?-dije-
-Si, pero de todas formas es muy aburrido hacerlo sola, ayúdame, recuerda que soy tu jefa; por cierto, ¿me pasas tu currículum, por favor?-dijo Jessy-
-Claro, aquí está. Dime, ¿en donde hay otra escoba?-dije-
-Allá en el cuarto de la limpieza hay de todo y hasta lo menos imaginable-dijo Jessy-

Fui al cuarto de la limpieza y junto a la escoba, había un delantal así como el de Jessy Al colocármelo, noté que me quedaba casi que perfecto, apenas como para mi.

Jessy y yo comenzamos a barrer todo el lugar, es fácil cuando no hay mesas ni asientos, pero es extenuante por todo lo que toca barrer

-Jessy, ¿que tal unas carreritas, eh?-dije-
-¿Ah?, ¿carreritas?, ¿pero que onda contigo? Necesitamos barrer-dijo Jessy-
-Si, pero si hacemos carreritas, será mas interesante y menos aburrido. Es mas, si quieres apostar algo, nada mas dime-dije-
-Bien, si tu ganas, te prepararé la bebida que tu quieras y si pierdes, deberás elaborar todos los postres que se venderán el día de hoy; si yo gano, deberás prepararme un Mousse de Chocolate y en caso de que pierda, prepararé los postres de este día y accederé a pagarte el doble de tu salario. De cualquier manera, sales ganando-dijo Jessy-
-Bien, la meta es la barra, quien llegue primero gana, ¿lista?-dije-
-Yo nací lista-dijo Jessy-
-Ya-dije-

En ese momento Jessy y yo salimos corriendo con nuestras escobas directo hacia la barra. Vaya que la barra se veía de lejos sin asientos ni mesas. Por mas que corrí, no pude superar a Jessy, ella corrió mucho mas que yo y llegó primero.

-Puf, puf, ufff-dije-
-Ja ja, te gané-dijo Jessy quien reía de la felicidad-
-Si, eso veo-dije mientras respiraba agitadamente-

Por alguna extraña razón y a pesar de haber perdido, me agradaba la idea de que Jessy hubiera ganado, es mas, hasta me sentía feliz por ella; su sonrisa era el reflejo de su vivacidad, espontaneidad y originalidad. Oh, ¿acaso dije eso, o lo pensé? No se por que ver su sonrisa me hace sentirme feliz, es una sensación poco común en mi. Esa sonrisa en la cara de Jessy se ve demasiado hermosa, al igual que ella.

-Bien, ahora tendrás que prepararme el Mousse de Chocolate y los postres del día-dijo Jessy-
-Si, no te preocupes, dame unos minutos-dije-
-Mientras preparas mi Mousse, observaré como eres en la cocina, así me daré cuenta si sirves o no para el trabajo-dijo Jessy-
-¿Es algo como una prueba, dices?-dije-
-Tómalo como quieras. Ahora, muévete y prepara el Mousse, por favor-dijo Jessy-
-Si, pero con una condición: como no conozco tu cocina ni se donde están los utensilios, me tendrás que pasar todo lo que yo te pida, ¿si?-dije-

-Estoy de acuerdo, pero eso solo será mientras te acostumbres y conoces el lugar. Ah, y algo mas: hoy es el peor día para preparar postres de toda la semana, ya que te toca hacer Mousse de Chocolate, pie de Manzana, pies y flans de Vainilla, de fresa, cereza y de chocolate, pie de queso, gelatina de frutos rojos, sandwiches, brownies, galletas y si piden pie de limón, ni te cuento-dijo Jessy-
-No te preocupes, lo haré-dije-
-Antes de que empieces, te explicaré como funciona todo aquí-dijo Jessy-

/*Entiendase que pie significa “pai” y pies son “pais” o tartas, no me refiero a pie o pies con tus deditos moviéndose*/

Así, durante 15 minutos, Jessy me dió la inducción de como funcionaba el lugar y me lo enseñó de pies a cabeza. Las dos recorrimos todo el café bar juntas y por raro que suene, me sentía muy bien al lado de Jessy, simplemente el estar junto a ella me daba seguridad.

-Finalmente llegamos al punto mas recóndito de todo el lugar: mi oficina-dijo Jessy-
-Vaya, es bonita. El lugar es simplemente hermoso y acogedor-dije-
-Si, este es mi refugio para descansar cuando no estoy en mi turno; sabes, cuando me aburro, aquí encuentro que hacer y veo como pasar el tiempo-dij Jessy-
-Aja, que padre-dije-
-Aquí tengo mi computadora portátil, en donde manejo las ventas del día y los números del negocio. Además de eso, me detengo para oir música y una que otra canción de las pocas que tengo de T.a.t.u-dijo Jessy-
-¿Bromeas, verdad? Sabes, me encanta T.a.t.u, tengo el mas reciente álbum y todas sus canciones en mi mp3, si quieres te las paso ahorita mismo-dije-
-No, es mejor después del trabajo. Así nos vamos juntas, ¿te parece?-dijo Jessy-
-Claro-dije-
-Bueno, será mejor que vayamos a la cocina. Son las 9:20. Luciano, los chicos y los clientes no demoran en venir-dijo Jessy-
-Bien-dije-
-¡Mi Mousse, rápido!-dijo Jessy-
-Claro, jefa-dije-

Jessy solo sonreía mientras me veía correr hasta la cocina. Una vez allí, le pedí todas y cada una de las cosas que iba a necesitar.

-Jessy, pásame la espátula, el azúcar, la leche, chocolate blanco, una copa, la mezcla para Mousse de chocolate, un tazón, la crema, una olla, enciende la estufa, traeme un guante de tela y si puedes un vaso de agua, ¿por favor, si?-dije-
-Hmpf, desde cuando los roles se cambiaron, ¿eh?-dijo Jessy quién estaba algo estresada por mis peticiones-
-Je je-dije-
En esos ires y venires por la cocina, Jessy solo pensaba en mi.

-No puedo enojarme con ella, es nueva. Además, se nota que hace las cosas con mucha entrega, ganas y pasión. Seguro que el Mousse le quedará delicioso-dijo Jessy en su mente mientras me observaba-
-Jessy, trae por favor la cubierta de chocolate, ah, y traeme un rallador, o mejor, tu ve rayando algo de chocolate, ah, y traeme unas cerezas, de las de conserva, no las de la lata, ¿eh?-dije
-Claro-dijo Jessy-
-Vaya que eres una latosita, una latosita muy agradable-dijo Jessy en su mente-

/*Latoso(a) es alguien que te da lata, es decir, que te molesta, pero no lo hace de malas intenciones*/

Asi, en cuestión de varios minutos,-y llamados a Jessy-, preparé el Mousse que tanto me pidió.

-A ver, lo probaré-dijo Jessy-

En ese momento, solo cruzaba mis dedos para que le gustara el Mousse y en cuanto lo probó, ella se deleitó demasiado. Jessy no dejaba de probar el Mousse y ni siquiera soltaba la copa ni la cucharita. Cada vez que lo probaba, Jessy se extasiaba y se dejaba llevar por la intensidad del sabor. Jessy no soltaba la copa, tocando todos los extremos desde chuparse los dedos hasta lamer la cuchara y comerse la cereza y la capa de chocolate de la decoración. De seguir, ¡estoy segura que se hubiera comido hasta la copa de vidrio!

-¿Te gusta mi Mousse?-dije-
-Mmm, está delicioso, ¡que rico!. Naty, esto sabe muy bien. Ni muy dulce ni muy amargo. Te felicito, este Mousse está exquisito, y eso que si bien es delicioso, es muy difícil de hacer. Seguro le gustará a nuestros clientes, es mas, el especial de hoy será Mousse de chocolate. Preparaste mas, ¿cierto?-dijo Jessy-
-Claro, está en la nevera, bien cubierto y protegido del contacto de otros alimentos. Hay suficiente como para este día-dije-
-Bien, entonces sigue preparando los demás postres, recuerda que es tu castigo por perder conmigo-dijo Jessy-
-Claro Jessy, como digas-dije-
-Nathaly, este Mousse está delicioso, eres la mejor. Siento que cada vez que te conozco, te quiero mas-dijo Jessy en su mente-

Así, seguí preparando los postres que se iban a vender el día de hoy. Como soy recursiva, fui memorizando la ubicación de los elementos y de los ingredientes a utilizar para no molestar tanto a Jessy

-Jessy-dije-
-¿Necesitas algo?-dijo Jessy-
-No te preocupes, no es nada. Debe ser que me gusta llamarte mucho-dije-
-Je je je-dijo Jessy-

Pronto la hora había llegado, Luciano y los otros amigos de Jessy llegaban poco a poco. Jessy me dijo que diera la vuelta al letrero de la puerta de “cerrado” a “abierto” y eso hice

No me sentí tan sola en la cocina, ya que los otros chicos me ofrecieron su ayuda y se encargaron de uno que otro postre, pero aún así decidí quedarme con la mayoría de postres, por que yo quería demostrar lo buena que soy para esto y además, debía cumplir mi castigo por haber perdido.

-Puf, puf, rayos, no logro acabar. Aún me faltan los flanes y los pies. Pero primero los brownies y el helado-dije-

Momentos después los clientes fueron llenando el lugar y así un nuevo día acontecería en el café bar intense. Luciano en la caja, Jessy en la máquina de café, William y Gerson acompañandome y haciendo turnos de meseros, Cindy y Jennifer preparando los otros postres y finalmente yo, junto con ellas, en la cocina.

Para integrarme-y matar el aburrimiento-, fui conociéndolos a cada uno a medida que me los iba encontrando. De esa manera conocí a los buenos amigos que tiene Jessy. Vaya que hizo bien en elegirlos, ellos son chicos buena onda y confiables.

Justo cuando estaba acabando el pie de Cereza, noté que Jessy se estaba preparando un Frappé (el mismo Capuccino, pero servido bien frío) con esa misma pasíón con la que prepara las cosas. Miré en el reloj de pared y eran cerca de las 11 40. ¿A donde se fue toda la mañana? Supongo que así se siente trabajar.

En el momento en que iba a preparar el pie de Queso, sentí que alguien colocaba algo frió en mi espalda. Era Jessy, quién se acercó a mis espaldas y puso el vaso del Frappé en mi espalda, a la vez, ella retiró delicadamente mi mano de la espátula y la hizo a un lado. Ella aprovechó e hizo una maniobra con sus piernas, separándome del mesón de la cocina.

-Naty, descansa un poco. Ya estamos cubiertos por un buen rato. Tómate este frappé y siéntate-dijo Jessy mientras me sostenía suavemente-
-Jessy, pero si tu dijiste que preparara todos esos postres-dije-
-Si, lo dije, pero también puedo cambiar de opinión, ¿no? Ahora siéntate tranquila y tómate toditito el frappé, ¿me oiste?-dijo Jessy-
-Está bien Jessy, tienes razón-dije-

-Vaya, ¿Jessy siendo considerada? No digo que no lo sea, ¡pero tanto!-dijo Luciano en su mente-

Finalmente llegó la hora del almuerzo y Jessy cerró el negocio mientras nos ibamos a almorzar. No había necesidad de ir fuera a conseguir comida, ya que en el negocio haciamos el almuerzo para todos.

El almuerzo fue un espacio para continuar integrándome con aquellos chicos que si bien jamás me hicieron daño, nunca sintieron mi presencia en la escuela. Fui conociéndolos poco a poco, contándo chistes, anécdotas y cosas graciosas, hasta que llegó la hora de comer el postre

-Chicos, el postre del almuerzo de hoy es Mousse de chocolate, por cortesía de Nathaly-dijo Jessy-
-¿Haces los honores?-dije-
-Claro que si-dijo Jessy, quién sirvió el postre a cada uno de nosotros-

En cuanto los chicos probaron el Mousse, experimentaron el mismo deleite que expresó Jessy al probar el Mousse la primera vez. En la mesa no se escuchaba nada mas que cumplidos, adulaciones, halagos y felicitaciones por mis “manos mágicas”.

-Muchachos, sabemos que Jessy es la del toque secreto y mágico para el café y las bebidas; por eso propongo que Nathaly sea la del toque secreto y mágico para postres y demás,¿vale?-dijo Luciano-
-Claro que si, Nathaly cocina rico-dijo Cindy-
-Si es así con un postre, seguro ha de ser genial con todo lo que cocine-dijo Jennifer-
-Nathaly, eres la de las manos mágicas-dijo Gerson-
-Nos has “encantado” con tu comida, ¿entendieron?, encantado,ja ja-dijo William a manera de chiste-
-Está decidido, serán la pareja del toque mágico-dijo Luciano-

Todos me dieron un Hip Hip hurra y después de eso William dijo un chiste y reimos. No me sentía tan aceptada y tan feliz desde hacía mucho tiempo. Por primera vez no era tratada como “la pecosa cuatro ojos dientes de acero”, era tratada como Nathaly, la de las manos mágicas.

Después del almuerzo, Jessy reabrió el negocio y así como sucedió en la mañana, siguió recibiendo clientela en la tarde. Yo seguía en la cocina y Luciano se fue, ya que él no podía trabaja esta tarde pues tenía que encargarse de su casa. Jessy cubrió su turno en la caja registradora y en ese momento, escuché la voz de la idiota de Claudia, una de las Fashion Girls

-Hola Jessy, ¿que me cuentas?-dijo Claudia-
-Nada especial, trabajando, y tu, ¿como vas con tus chicos? ¿Alguien mas ha caído en tu telaraña?-dijo Jessy-
-No, igual no me ocuparé de ellos, ¿y tu?-dijo Claudia-
-Yo, ah, claro. Hoy recibí a una chica nueva, sabes, es bastante buena en la cocina, además es humilde, a diferencia de otras que conozco por allí-dijo Jessy-
-Es por eso que me caes bien, por que dices las cosas sin rodeos Jessy, ¿no me vas a dar una oportunidad?-dijo Claudia-
-Mmm, yo te di una oprtunidad y no la aprovechaste. Quizas lo haga en un día que no sea ni hoy, ni mañana-dijo Jessy-
-¿A que hora sales, si quieres podemos ir a la discoteca, bailar y tomar unos tragos, que tal?-dijo Claudia-
-Mmm, sabes, hoy salgo tarde. Lo siento, no me apetece-dijo Jessy-
-Pues que pena, ¡por que yo madrugo!-dijo Claudia irónicamente-

Claudia se fue del lugar, como dicen, “con el rabo entre las piernas” sin que Jessy le parara a sus insinuaciones.

-Mierda Jessy, sabes que te gusto y que no te resistes a mi. Se que en tu cuerpo corre la sangre de toda una lesbiana-dijo Claudia en su mente-

En el negocio

-Claudia, aunque fueras la última chica en el universo, jamás estaría contigo.Sabes que me gustan las chicas y te quieres aprovechar de la situación. Prefiero estár mil veces con Nathaly, que contigo. Claudia, eres una vil manipuladora, no te demoraste nada en pelar el cobre-dijo Jessy-

Continuara.....

Próximo capítulo
Avances
Un beso inesperado sucederá (k)
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:29

Hola niñas, su espera valio la pena, les traigo el cpai 3, espero les guste. Un abrazo para todas y las quiero mucho :P



Capítulo 3

Después de que acabamos de trabajar, Jessy me dijo que fuera con ella hasta la oficina para poder pasarle mis canciones de T.a.t.u a su computadora.

-Chicas, ¿ustedes salen juntas? -dijo Gerson-
-Claro Gerson, tú y los demás pueden irse tranquilos a casa. Nathaly me va a pasar unas canciones a la computadora desde su mp3, nosotras estaremos en mi oficina-dijo Jessy-
-Bien, nos vemos mañana-dijo Gerson-
-Adiós niños, se cuidan-dijo Cindy-

Cada uno de ellos se despidió y se fue hasta su casa. En el café bar solo quedamos Jessy y yo.

-¿Vamos a mi oficina?-dijo Jessy-
-Claro-dije-
En ese momento Jessy encendió su computadora, después de eso conecté mi mp3, la compu lo reconoció y iniciamos la copia de mis canciones

-Wow, 8 minutos, es bastante, ¿cierto?-dijo Jessy-
-Claro, además si tienes en cuenta que te estoy pasando 1 Gb de música de Tatu-dije-
-Wow, ¿eso no me llena el disco duro?-dijo Jessy
-No lo creo, igual puedes borrar las que no te gusten-dije-
-Mientras esperamos, ¿que tal si hablamos de tu primer día? Así me dices como te sentiste-dijo Jessy-
-¡Que padre!-dije
-A ver, ¡cuéntamelo todo!-dijo Jessy
-Sabes, hoy fue un día super chido para mi, por que por primera vez, no fui tratada como la cuatro ojos, si no como Nathaly. Hoy conocí a personas muy buena gente como tú y terminé super cansada al preparar tantos postres por ese castigo de la apuesta. Wow-dije-
-Je je je-dijo Jessy, quién se reía a cada momento cada vez que yo le contaba mi versión de como fue mi día-
-Veo que la pasaste bien, mira, ¿que tal si te llevo a tu casa?-dijo Jessy
-Ay Jessy, que lindo de tu parte, pero me da pena contigo-dije-
-Tontita, ¡que no te de pena! Te lo digo por que vi tú dirección en el currículum y tu casa me queda cerca. Te llevo en mi auto hasta la puerta de tu casa y luego voy a mi departamento, que está unas calles mas abajo, ¿entendido?-dijo Jessy-
-Está bien, pero tenemos que esperar a que la música se copie-dije-
-Tranquila, solo faltan dos minutos para que se complete. Sigamos hablando-dijo Jessy, quien me miraba fijamente a los ojos
-Que, ¿que pasa?, ¿acaso tengo algo en mi cara?-dije por la manera en que Jessy me miraba-
-Aparte de tus pecas, tienes un lindo rostro-dijo Jessy-
-Gracias-dije, después de ese cumplido, me sonrojé-
-Eres linda, jamás lo dudes, ni por un segundo-dijo Jessy, quien estaba tocando los rizos de mi cabello-

Una vez lista la transferencia, Jessica alistó sus cosas en una maleta, tomó su computadora y fuimos hasta la entrada del café bar, ella salió primero para dejar sus cosas en el auto, me dio las llaves del negocio y me dijo que diera vuelta al letrero de “abierto” a “cerrado” y que cerrara el local, después de eso, abrió la puerta delantera de su auto y me dijo que subiera.

-Mira, aquí están tus llaves-dije-
-Gracias. Sabes, casi nuca dejo a nadie que cierre el negocio, me gusta hacerlo yo misma, aunque tú eres de mucha confianza-dijo Jessy-
-¡Que bien! Listo, ya podemos irnos-dije-
-Bien-dijo Jessy-


En ese instante, Jessy encendió el auto y arrancó. Mientras llegabamos a mi casa, ella encendió el radio y puso algo de música. Las dos escuchábamos Show me :love:, de T.a.t.u

-Wow, de todas las que tienen ellas, esa es mi canción favorita-dije-
-¿Naty, que te gusta de esa canción, acaso es la letra?-dijo Jessy-
-Si, esa canción dice: “show me :love:, show me :love:, give me hope that I want” que traducido significa: muéstrame amor,muéstrame amor y dame la esperanza que necesito-dije-
-Mmm, interesante-dijo Jessy-
-Sabes,necesito mucha esperanza ahora y también que alguien me demuestre que me puede amar, lo necesito mas que cualquier cosa en este mundo. Se que tengo mucho para dar y compartir, es solo que no se me ha dado la oportunidad de hacerlo, es por eso que me aferro a la esperanza y a la ilusión, de que alguien especial vendrá a mi. Esa canción se identifica mucho conmigo-dije-
-Vaya, Naty, eso es hermoso-dijo Jessy-
-Si, ¿cierto?-dije-
-Esa persona vendrá a ti, solo debes esperar-dijo Jessy-
-¿Lo crees?-dije-
-Lo se-dijo Jessy

En breves momentos, llegamos a mi casa

-Detente por favor, aqui es mi casa-dije-
-Bueno Naty, ya sabes, mañana a las 9 en punto para que me ayudes a limpiar-dijo Jessy-
-Claro que si, jefa-dije-
-Bien, me iré a cenar a casa-dijo Jessy-
-Jessy, espera, hablando de cena, si quieres puedes venir este fin de semana y cenar conmigo y con mi mamá, digo, si no te molesta.-dije-
-Me encantaría, si, ¿por que no?. Hablaremos de eso mañana, ¿vale?-dijo Jessy-
-Ok-dije-
-Ok, cuídate y buenas noches-dijo Jessy, quien bajó de su auto, solo para llevarme a la puerta de mi casa y se despidió de mi, tocando mi pecoso rostro y dándome un beso en la mejilla-
-No tenías por que salir de tu auto y venir hasta acá-dije-
-Yo dije: hasta la puerta de tu casa, ¿entendido?-dijo Jessy-
-Bien. Gracias Jessy, ¡fue un lindo detalle!-dije-
-Sabes que haremos: todos los días te traeré a tu casa, ¿vale? Ah, y no quiero oir cosas como “me da pena contigo”, “te doy la lana de la gasolina” o excusas similares, ¿entiendes?-dijo Jessy
-Dalo por hecho-dije-

Después de que Jessy se fue, saludé a mamá, le conté como me fue en mi primer día, subí a mi cuarto y me fui a dormir. Apenas eran las 9 de la noche, ¡esta vez si que me fui a dormir temprano!

Entretanto, en la portería del conjunto residencial en donde vive Jessy

-Finalmente a descansar-dijo Jessy-
-Hola Josele- le dijo Jessy al vigilante de los departamentos-
-Señorita Jessica, buenas noches. Sabe, su hermana me preguntó por usted y me dijo que la estaría esperando-dijo Josele, quien le abrió la reja a Jessy para que entrara su auto-
-¿Mi hermana Teresa?-dije-
-Si, esa misma. La dejé entrar y ella decidió esperarla allá en el estacionamiento. Yo le dije en donde se estaciona usted usualmente para que se encontraran-dijo Josele-
-Gracias-dijo Jessy-
-Es raro, yo no hablo con Teresa desde hace años, además ella ni sabe que tengo este departamento. Hmm, será acaso que..-dijo Jessy en su mente-

Cuando Jessy llegó al estacionamiento, bajó del auto, sacó sus cosas, encendió la alarma anti-robo y se percató de no olvidar nada dentro del auto. Justo cuando acababa de revisar, Claudia, como salida de la nada, llegó hasta ella y le habló.

-Buenas noches, hermanita-dijo Claudia-
-Ah, debí saber que eras tu. Como siempre te andas con engaños para obtener lo que quieres-dijo Jessy-
-Ya párale, es que quería verte, para platicar un rato-dijo Claudia-
-Mira, si me vas a hablar, que sea de algo bueno, estoy algo cansada-dijo Jessy, quién sacó un cigarro de una cajetilla-
-Mierda, no tengo encendedor-dijo Jessy con en cigarro en su boca-
-Ten, se que te gusta fumar después de trabajar-dijo Claudia, quién sacó de su bolso un encendedor y se tomó la molestia de encenderle el cigarro a Jessy-
-Gracias. Ahora dime, ¿a que has venido? Ni creas que entrarás a mi departamento. Lo que me tengas que decir, me lo dices aquí mismo en el estacionamiento-dijo Jessy mientras fumaba-
-Jessica, es que yo quiero que me des otra oportunidad. Se que metí la pata y en grande, pero te prometo que voy a cambiar, es mas, te lo juro-dijo Claudia
-Nah, no te creo, eres una mentirosa. Te dio pena decirle a tus “amiguis de las fashion” que estabamos juntas. Nunca te preocupé, siempre me negaste, ocultaste lo que pasaba entre nosotras y querías que me quedara de brazos como si nada y tu fresca como una lechuga, ¿y que hay de mi, ¿que hay de la pobre Jessy?-dijo Jessy quien daba bocanadas de humo mientras fumaba-
-Jessica, entiéndelo, ¿que pensarían mis amiguis? Ponte en mi lugar-dijo Claudia-
-No seas ridícula. Si son tus amiguis nos entenderían y si no, yo las mandaría a la mierda, por que son unas fastidiosas. A mi si me importó lo que existió entre las dos y sabes, yo por ti si hubiera mandado todo a la mierda, por que te amé y mucho, pero de ese amor ya solo quedan residuos por tu culpa-dijo Jessy-
-Jessica, por favor, no me lo hagas más difícil, perdóname. No me equivocaré contigo de nuevo-dijo Claudia
-Claudia, Claudia, Claudia, hasta cuando te lo tengo que repetir: no me ruegues mas, no me busques mas. Es mas, no me vuelvas a llamar, no vuelvas aquí y no te vuelvas a acercar a mi negocio. No insistas mas, no me pidas oportunidades por que no te las voy a dar, te lo pido de buena manera, no sea que te denuncie a la comisaría por acoso, por que oyeme bien, me siento asediada y acosada por ti.-dijo Jessy-
-Una por amor lo hace todo y no te perderé asi no mas sin dar la pelea, ¡la neta!-dijo Claudia-
-Ay, que ridícula te oyes, si era amor lo que sentías, no hubieras ocultado lo nuestro y te hubieras salido de ese closet lleno de mierda que tienes.-dijo Jessy-
-Jessica, solo dame una última oportunidad, una mas, solo quiero un beso, si, un beso tuyo. Si me lo das ya, me iré y no te molestaré mas-dijo Claudia-
-¿Si te doy ese beso, me dejarás en paz de una buena vez?-dijo Jessy, quien expulsó su última bocanada de humo, luego tiró la colilla al piso y la pisó para apagarla

En ese momento, Jessy besó a Claudia de una manera excepcional. Ese fue un beso corto que para Jessy no significó nada, pero que para Claudia lo fue todo.

-Gracias Jessica, eso fue de lo mejor, significó mucho para mí. Me voy mas tranquila- dijo Claudia-
-Adios Claudia. Sabes, un beso solo tiene sentido cuando las dos personas lo sienten-dijo Jessy-
-Que lindo, bye, cuídate-dijo Claudia mientras se alejaba del estacionamiento-
-Sabes Claudia, al besarte no sentí absolutamente nada. Ese beso te lo di para quitarme el mal sabor de boca que deja el cigarillo después de fumar, es que no tenía mentas ni chiclets. Pobre ilusa-dijo Jessy-

Cuando Jessy subió a su departamento, colocó su cena en el Horno microondas, la calentó, luego sacó algo de jugo del refrigerador y fue hasta el comedor con su cena.

-Ay Dios, las cosas con las que me toca lidiar. Un trabajo, mi loca y obsesionada Ex que me sigue a todas partes, la soledad de no compartir mi felicidad con nadie y la misma monotonía de siempre: trabajo-casa-trabajo. Allí es donde entras tú Nathaly, te voy a demostrar de que si puedes amar. Espero me lo puedas permitir, por que llegaste a cambiar mi vida y yo la tuya.-dijo Jessy-

Momentos después, Jessy terminó su cena en el mas absoluto silencio, luego se dio un refrescante baño revitalizante, se cepilló los dientes, se colocó su pijama y fue a su habitación.

-Vaya, son las 10 30. Esta vez si que me dí un largo baño. Ojalá que mañana sea un día mejor para mi y para ti Naty-dijo Jessy-

En ese momento, Jessy se acostó a dormir. Las dos estabamos profundas del sueño y del cansancio. Cuando se trabaja, no tienes tiempo ni para desvelarte. Debes llegar a casa y dormir lo mas que puedas, y así ganar energías para el día siguiente.

A la mañana siguiente, desperté, llena de ganas y de alegría por irme a trabajar. Pronto, ya estaba lista como para ir al café bar,verme de nuevo con Jessy y los chicos y deleitar a nuestros clientes con mis postres

Al llegar, noté que había una chica con gafas, sombrero y pañoleta negras. Decidí hablar con ella y preguntarle que hacía allí tan temprano
-Hola, buenos días amiga-dije-
-Bueños días-dijo Claudia, quien hizo una voz como de señora, ella se encontraba disfrazada para no ser reconocida, dada la advertencia de Jessy-
-Dime, ¿que haces aquí sola, acaso esperas a alguien?-dije-
-Si, espero que abran la barra de café para entrar,verme con alguien y pedir algo-dijo Claudia-
-Aun no abrimos, tienes que esperar unos minutos. Bueno, me tengo que ir, adiós-dije-
-¿Que raro, de donde habrá salido esa chica y por que me parece tan familiar?-dije en mi mente-

Entré al café bar y tanto Jessy como Luciano y los demás estaban organizando el lugar

-Naty, buenos días. Que bueno que llegas, ayúdanos a acomodar las mesas y las sillas-dijo Jessy-
-Claro-dije-

Después de un rato, entre todos acomodamos el lugar y rapidamente me dirigí a la cocina a preparar mis postres. Un día mas de trabajo había empezado, pero esta vez tuve menos inconvenientes y a medida que reconocía y me familiarizaba mas con la cocina, hacía mas rápido las cosas que me pidieran.

Me detuve a echar una mirada y vi que la extraña chica de sombrero y gafas negras estaba sentada en una mesa, esperando a que alguien pasara cerca. Mas bien parecía que estaba esperando especificamente a alguien (a Jessy).

-¿Buen día, le tomo su pedido?-dijo William-
-Si, un vaso de agua por favor-dijo Claudia disfrazada-
-¿No va a pedir otra clase de bebida? Digo, esto es un café bar-dijo William
-Solo quiero agua, no consumiré nada mas, espero a alguien y esa persona no tarda en venir,¿no entiende?-dijo Claudia-
-De acuerdo. El agua no la cobramos aquí, ya se la traigo-dijo William-

Después de que Wiliam fuera por el agua de Claudia, Jessy fue a la caja registradora y como había poca gente, me escapé un rato de la cocina y fui a hablar con ella

Durante ese momento, Jessy y yo hablamos de una manera única y excepcional, ella me comentó que un chico (en realidad era Claudia) la estaba molestando y me dijo lo que había hecho cuando le dío ese falso beso. En ese momento las dos reimos y solo nos mirabamos entre si.

-Jessica, solo vine a verte y me encuentro con esta escena. Ya veo, ¿con que esa es la razón por la cual no me quieres mas? Yo sabía que el beso de anoche era muy lindo como para ser verdad. Solo mírate, te brillan los ojos cuando observas a la equis en la vida de la cuatro ojos de la Nathaly. Si vieras en la que te has metido cuatro ojos, ¡esta me la pagas! -dijo Claudia, quien se hacía películas en su cabeza, alegando que yo le estaba quitando a Jessy-

-Señorita, su agua. Eh, ¿a donde se fue?-dijo William-

Continuara...

Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:29

Amigas, lo prometido es deuda, he aquí el capi 4 de mi historia. Espero les encante. Besos a tod@s (k)

Capítulo 4

Con que esa cuatro ojos es la que te está envenenado la cabeza, ¿eh?. Jessy, te arrepentirás de haberme dejado por esa tipa, ¡ya lo verás!-dijo la loca de Claudia.

-Que raro, se fue-dijo William-
-¿Quien?-dijo Jessy-
-Una cliente que pidió un vaso de agua. Seguro se habrá encontrado con la persona que estaba esperando-dijo William-
-Bien, sigue trabajando-dijo Jessy-

En ese instante, aproveché y le dije a Jessy que esa chica me parecía muy familiar, pero no le dimos importancia. Seguimos trabajando y una vez mas, se pasó el día sin darme cuenta.

Después del trabajo, Jessy me dijo que entrara a su auto y que la esperara mientras cerraba el local. Justo cuando Jessy entró al auto y antes de ponerlo en marcha, creyo ser observada por alguien desde lejos, a lo que yo le respondí que eran impresiones suyas, que nadie sería tan intenso como para espiarla en su trabajo. En ese momento Jessy entró al auto, lo puso en marcha y aprovechamos el momento para platicar.

-Jessy, ¿tu has tenido muchos novios?-dije-
-Si, algunos-dijo Jessy-
-¿Fueron lindos contigo?, digo, ¿si te amaron de verdad,eran detallistas, te querían?-dije-
-Si, ellos eran muy lindos y especiales, pero decidí ir mas allá y explorar otras posibilidades que me ofreció la vida, satisfacer deseos encontrados, experimentar cosas y emociones diferentes, que te puedo decir-dijo Jessy-
-Ah, que bueno-dije en medio de mi ingenuidad. Jessy me dio a entender que era Lesbi pero no lo capté, ¡que lela!-
-¿Alguno te hizo la vida de cuadritos?-dije-
/*De cuadritos eshacer la vida imposible*/
-Si, mi último novio, mi Ex, de hecho aún lo hace. Con él fue lo que pasó anoche, lo del beso-dijo Jessy mintiendo acerca de Claudia-
-¿De que otras maneras te molesta, acaso te llama, te acosa? Ajá, ya creo saber lo que pasa, lo hiciste sufrir y por eso regresó-dije en medio de mi inocencia-
-Ja ja ja, Naty, no sabes lo que pasa. Al contrario, fui de lo mas feliz a su lado y lo hice muy feliz, le di todo de mi, él metió la pata. Mi Ex es mi piedrita en el zapato, no me lo puedo quitar de encima, esa persona simplemente no entiende la palabra NO-dijo Jessy haciendo referencia a Claudia-
-¿Quien es, lo conozco de la escuela?-dije-
-Alguien sin importancia y si lo conoces creo que le caerías mal-dijo Jessy al saber como es mi relación con Claudia-
-¿Acaso será un amor no correspondido?, anda, dime-dije en medio de mas de mi ingenuidad-
-No quiero hablar de eso ahora-dijo Jessy
-Lo siento, de veras, no quise, discúlpame-dije-
-Tranqui, que no es para tanto. No tienes la culpa de nada, neta que no tengo por que enojarme contigo-dijo Jessy-
-Claro-dije-

Jessy observó por el espejo retrovisor y se dio cuenta que era Claudia quien nos seguía. Claudia había tomado prestado el auto de su padre y con él nos siguio durante todo el camino. Ella solo se hacía mas y mas películas en su hueca cabeza.

-¿Maldita %$#%&/, a donde te llevas a Jessy?, ¿acaso a un motel? -dijo Claudia

-Habla con tu Ex para que se solucione todo-dije-
-No, de nada sirve hablar. Déjalo así-dijo Jessy-
-Jessy, somos amigas, ¿por que no me cuentas bien como sucedió?, ¿no que me tienes mucha confianza?-dije-
-Nah, solo te aburriría con todo ese parloteo. Mejor hablemos de esa rica cena en tu casa, ¡quiero ir pronto!-dijo Jessy-
-Claro, es mas, ¿que tal si vienes el Sábado? Sería genial que mamá conociera a mi jefa. Te prepararé algo rico, es mas, lo que tu quieras-dije-
-Joder, ¡hija de la %$#%&/ de la chingada que te parió!- dijo Jessy-
-¿Que, que pasa?, ¿por que me dices eso?, ¿te molesta que hable de la cena en mi casa?-dije-
-No, no es eso. Es que desde hace rato mi Ex nos viene siguiendo, como si quisiera ir a donde vamos-dijo Jessy-
-Trata de evadirlo, ¿que tal que se haya vuelto un maniático y que nos haga algo?-dije-
-No lo creo, no es capaz de hacer tanto. Ya se, tomaremos la próxima salida de la carretera para perderlo-dijo Jessy-
-Claudia, ¡vete a la mierda, vete a la mierda!-dijo Jessy en su mente-

Jessy tomó la otra salida de la carretera y se perdió de la vista de Claudia

-Rayos, ¿a donde se fueron?, las perdí. Caray, pos si que eres astuta Jessy, eh-dijo Claudia
-Menos mal, la perdimos-dijo Jessy-
-¿Dijiste la perdimos, que acaso no es un chico?-dije-
-Me refiero a esa persona-dijo Jessy-
-Bien, ya casi llegaremos a casita. Jessy, ¿no me vas a contar nada de nada -dije-
-No es algo que quiera contarte de buenas a primeras, por lo menos no de momento-dijo Jessy-
-Ajá, entiendo. Sabes, aunque no me lo digas, quiero que sepas que me lo paso muy chido contigo en el trabajo. Te quiero mucho, Jessy-dije-
-Naty, yo también la paso super contigo y te quiero demasiado-dijo Jessy-
-Je je gracias. ¿Te espero este Sábado?-dije-
-Naty, mañana apenas es Viernes. Hay que esperar a ver que pasa de aquí a eso-dijo Jessy-
-Mira, a tu lado el tiempo se pasa super rápido, además eres muy divertida, je je-dije
-Naty, que linda eres-dijo Jessy en su mente mientras me miraba

Al rato, llegamos a mi casa y Jessy se despidío de mi

-Gracias Jessy, hasta mañana-dije-
-Espera te doy tu beso de despedida-dijo Jessy-
-Claro, que tonta, lo olvidé-dije mientras Jessy me daba un beso en la mejilla-
-Que duermas bien y que tengas dulces sueños-dijo Jessy-
-Gracias-dije mientras le daba mi beso de despedida a Jessy-
-Ah, que asco. Mírate, la cuatro ojos te está besando, puaaagh-dijo Claudia, quien nos alcanzó y se tomó la molestia de observarnos y fotografiarnos con su cámara digital-

Nuevamente se pasó el resto de la tarde, llegó la noche y una vez mas me fuí a dormir. Al día siguiente, Jessy y los chicos trabajamos como siempre con las mismas ganas, entusiasmo y pasión. Claudia también puso todo su empeño y obsesión, espiándonos a Jessy y a mi durante todo el tiempo, solo que esta vez fue mas sigilosa por que hizo su espionaje sin que nos dieramos cuenta, es mas, ni la notamos en el café bar.

Cada vez que Jessy y yo pasabamos el tiempo en el trabajo sucedían cosas especiales, ya que compartiamos cada momento al máximo: desde una simple plática, una que otra mirada-algo raro en mi-, un cumplido o felicitación, una sonrisa en el almuerzo y claro, una taza de café y uno que otro postre que nos preparábamos la una a la otra. Aquella linda amistad crecía mas y mas fuerte y rapidamente entre las dos, aunque debo admitir que Jessy es muy misteriosa, ya que a pesar de ser buenas amigas, siempre que toco el tema de su Ex, se va por la tangente y terminamos hablando de otra cosa. Jessy confía en mi pero no lo suficiente como para compartirme algunas cosas de su vida personal, quizas por que le molesta o le incomoda, o simplemente por que no quiere, de todas maneras ella me trata de un modo muy especial.

Pronto llegó el Sábado y Jessy me llamó para confirmar que iba a mi casa para la hora de la cena.

En el teléfono

-Entonces, ¿vienes para acá?-dije-
-Si, espera tantito que me bañe y salgo para tu casa, ¿vale?-dijo Jessy-
-Claro Jessy, te aseguro que no te arrepentirás-dije-
-Se que la cena estará deliciosa, tu eres muy buena con lo que haces, eres especial en todo-dijo Jessy
-Gracias, sabes Jessy, eres mi mejor amiga, te quiero mucho, es por eso que la cena será especial-dije-
-Y yo a ti Naty-dijo Jessy-
-Naty, te adoro demasiado, que dulce eres. Cada día que pasa te quiero comer a besos mas y mas-dijo Jessy en su mente
-Te espero,ven a las 6 pm-dije-
-Claro que si Naty, un beso, adios-dijo Jessy-

Una vez hablé con ella, alisté mi recetario para escoger una cena super de lujo para mi mejor amiga. Decidí preparar arroz con carne flameada, papas, ensalada, jugo de frutas, unas enchiladas, tortillas con salsa de guacamole, unos tacos y el postre favorito de Jessy: Mousse de chocolate con salsa de café y chocolate blanco. Me demoré cerca de tres horas haciendo todo eso, luego organizé la mesa y la decoré con el mantel y los cubiertos para ocasiones especiales

-Mijita, veo que quieres mucho a tu amiga, se nota la super cena que le tienes preparada-dijo mamá-
-Claro mami, Jessy se lo merece, ella ha sido muy buena conmigo y ha sido una amiga de verdad, mi mejor amiga-dije-
-Mi amor, sabes, he escuchado el nombre de tu amiguita como mil veces en esta semana, “mamá,mira,Jessy esto, Jessy aquello, la paso bien con Jessy, buenas noches Jessy, bla bla bla”-dijo mamá-
-Mami, esta cena no es suficiente como para agradecerle todo lo que ha hecho por mi, quisiera darle algo mas, pero no se que. Si ella fuera un chico, creeme que le daría todo mi amor, pero como es una chica, tendrá que conformarse con mi amistad-dije-
-Si mi amor, tienes razón. No desesperes, un novio llegará pronto a tu vida-dijo mamá
-Dios te oiga mamá-dije

Mi manera de pensar hacia Jessy era muy extraña, ¿acaso dije que ojalá ella fuese un chico? No lo se, a ratos siento como que quiero abrazarla mucho, también me dan ganas de besarla y de estar con ella muy juntas y tomadas de la mano. ¡Oh no!, ¿que me pasa?, ¿por que estoy diciendo todo eso?, ¿no será que me he encariñado mucho a Jessy? No puedo pensar de esa manera, Jessy no es un chico, ¡es una chica!, los abrazos y besos se le dan a los chicos y a las amigas,pero Jessy se merece eso y mas. ¿Será que Jessy me ha tratado como lo hubiese hecho un chico? No se, debe ser que me hace falta tener novio, estoy confundiendo las cosas.

Fui a darme un baño para recibir a mi invitada. Una vez lista, me arreglé y me puse muy bonita para sorprender a Jessy. Es muy extraño que a cada rato piense en Jessy, yo no actúo así con mis amigas. A veces, cuando observo a Jessy, mi corazón late sin cesar y no me explico el por que.

Al rato, el auto de Jessy se estacionó en frente de mi casa y una vez mas mi corazón latía fuertemente. Tenía muchas ganas de verla desde que me llamó.

Jessy tocó a la puerta y mi madre le abrió

-Buenas tardes, ¿se encuentra Naty, digo, Nathaly, por favor?-dijo Jessy-
-Hola linda, eres Jessica, ¿cierto? ¡Que no te de pena decirle Naty!. Mucho gusto, soy Adela Jiménez, la madre de Nathaly-dijo mi madre-
-Mucho gusto señora Adela, Jessica Osorio-dijo Jessy-
-Naty, baja ya,llegó Jessy-dijo mamá-
-Ya bajo, en un momento-dije-
-Así que tú eres la mejor amiga de mi hija y su jefa, ¿cierto?-dijo mamá-
-Si señora, Naty me cae super bien y la quiero mucho. Ella es muy hábil con lo que hace y me ayuda demasiado en el café bar-dijo Jessy-
-Ah, espero que ella se esté portando bien allá en el trabajo-dijo mamá,haciendome ver como una niña chiquita
-Para nada señora, Naty es de lo mas inteligente y recursiva, ella se porta bien-dijo Jessy siguiéndole las ideas a mamá-
-¡Hola Jessy!-dije muy entusiasmada-
-Hola Naty, wow, mírate, estás preciosa-dijo Jessy-
-¿En serio lo crees? Me vestí asi por que sabía que vendrías a cenar y pues, quería impresionarte-dije de lo emocionada-
-Naty, mas que impresionada, estoy impactada, sabes, esa blusa fucsia te queda fenomenal, combina con tus lentes, tus jeans demarcan muy bien tus lindas piernas, te hiciste manicura, pedicura y te perfumaste con una deliciosa loción solo para mi, además tus sandalias se ven fenomenales y esa cadena dorada que llevas puesta resalta tu lindo cuello, estás preciosa-dijo Jessy en su mente mientras se deleitaba observándome-
-¿Que pasa, por que tan callada?-dije-
-Ah, es que estaba detallándote por completo.-dijo Jessy-
-Bien, siéntate y pasa a la mesa con mamá-dije-
-¡Claro!-dijo Jessy-

En la mesa

-Jessica, linda, cuéntame mas de ti. ¿Que haces, estudias,trabajas, con quien vives, cuantos años tienes, tienes novio?-dijo mamá-
-Mamá, ¡no seas imprudente!-dije-
-Naty, tranqui, así son las mamás. Señora Adela, yo tengo 19, vivo sola,estudio, administro el negocio de mis padres. Es una barra de café llamada “Intense” y queda a pocas calles de aquí. El lugar es muy popular entre la gente del sector-dijo Jessy-
-¿Y como conociste a mi hija?-dijo mamá-
-La conocí en la barra, empezamos a platicar y desde eso somos muy buenas amigas-dijo Jessy-
-Buenas no, ¡las mejores!-dije desde la cocina mientras servía los platos para llevarlos a la mesa-
-Eso, ¡tienes razón! Sabe, Naty tiene el don de las manos mágicas, ella es quien hace los postres y a nuestros clientes les encantan.-dijo Jessy-
-Ah,que interesante. Sabes, mi hija siempre ha sido tímida, que bueno que eres su amiga. Espero que cuides a mi pequeña allá en el trabajo-dijo mamá-
-¡Mamá!-dije-
-Je je je, por eso no se preocupe, que Naty ha hecho buenos amigos en el trabajo-dijo Jessy-

Listo, deleitense -dije mientras servía la cena en la mesa-
-Wow, Naty, ¿todo esto es para mi?-dijo Jessy al ver el arroz, la carne, las papas, los tacos, las enchiladas y todo lo que le preparé-
-Si, esta cena es para ti amiga. Una cena especial para alguien especial-dije-
-Gracias-dijo Jessy-

Al rato, mi madre, Jessy y yo probamos la deliciosa cena que había preparado. En ese instante noté que Jessy probó una cucharada del arroz y sucedió lo mismo que con el Mousse de chocolate el otro día: Jessy hizo una expresion de plena satisfacción en su rostro y disfrutó cada sabor que tocaba su lengua.

-Mmm, está delicioso. Naty, eres genial-dijo Jessy-
-Hija, Jessica tiene razón, esto está sensacional. Simplemente delicioso-dije-
-Gracias Jessy, mami-dije mientras sonreía y probaba la cena también -
-Naty, si cocinando expresas toda la pasión y alegría que sientes, me pregunto como serás amando a alguien especial. Quiero amarte y ser ese alguien especial que buscas. Cada que me preparas de comer, te acercas mas y mas a mi corazón. Se que son detalles muy monos, pero esos detalles me dan a entender que eres muy dulce y tierna-dijo Jessy-
-A ver Jessy, prueba una cucharada de mi puré de patatas-dije mientras acercaba la cuchara hacia la boca de Jessy-
-Mmm, que rico. Sírveme un poco mas, por favor-dijo Jessy-

Así, entre las tres y en medio de una agradable plática, disfrutamos de la rica cena que preparé.
Mientras eso ocurría, Claudia, desde afuera de nuestra casa, observaba la empalagosa escena

-Jessy,¿como es posible que vayas a comer a la casa de esta corriente de la patito feo? Te has degradado mucho desde que andas con la arrastrada esa-dijo Claudia espiando con sus binóculos-

Después de cenar, retiré los platos de la mesa y fui a lavarlos. Menos mal preparé lo justo como para nosotras tres

-Niñas, las dejo, me voy a la habitación, estoy cansada. Espero me disculpen-dijo mamá-
-¡No hay problema!-dijimos a la vez-
-Je je je-dijo Jessy-
-Eh, me copiaste, ¡yo hablé primero!-dije-
-Je je je-dijo Jessy al mirarme-

Después de reir juntas, me puse a lavar los platos

-¿Te ayudo con los platos?-dijo Jessy, quien me estaba observando en la cocina-
-Eres mi invitada, así que me esperas alla en la sala, sentada. ¡Aquí la jefa soy yo!-dije-
-Naty, yo soy muy terca. Te ayudaré lo quieras o no-dijo Jessy-
-Espera, se me acaba de ocurrir una idea: mama, ¿puedo mostrarle mi habitación a Jessy?-dije-
-Claro que si hija.-dijo mamá desde su cuarto-

Un rato después

-¿A ver quien los lava mas rápido?-dije-
-Naty, ah no, no, no lo harás, no-dijo Jessy mientras reía y me apuntaba con su dedo índice amenazante-

Al rato, cada una de nosotras se repartió los platos y en cuestión de minutos, cada una tenía una pila de platos terminada. Una vez mas Jessy me estaba ganando, ella había terminado y se detuvo. Justo cuando iba a lavar mi último plato, Jessy se acercó suavemente por mi espalda, tomó mis manos y puso las suyas sobre las mías. Justo cuando acarició mis manos, sentí mi corazón a punto de salirse y me puse muy nerviosa, pero me tranquilicé por que se que con Jessy no habría nada que temer, Jessy dirigió mis manos a su antojo, solo me dejé llevar por el momento. Cuando Jessy se detuvo en mi cuello para oler mi perfume, los nervios me regresaron.

-Ves, así se lavan mas fácil. Es por eso que acabé mas rápido. Frota desde el centro hacia afuera y vas girando el plato, lo enjuagas y listo-dijo Jessy mientras movíamos nuestras manos-
-Claro, que tonta-dije muy nerviosa-
-Sabes, ese perfume huele muy rico-dijo Jessy-
-V,¿verdad que, s,si?-dije-
-Hey, ¿estás muy nerviosa, por que? Solo me acerqué, ni que te hubiera tocado-dijo Jessy-
-No, n, no es nada. Es solo que nunca nadie me ha tomado así de las manos y sabes, se siente muy bien-dije-
-Je je. No digas mas, es lindo ver como tus emociones hablan por ti-dijo Jessy-

Continuara...
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:30

Amiguitas, he aqui la conti, el capi 5, espero les guste tanto como a mi al hacerlo.

Besos y abrazos a todas (k) (a)


Capítulo 5


Después de la cena en mi casa, pasaron dos semanas y en ese tiempo Jessy se portó super bien conmigo: hemos salido a pasear, a piscina, a tomar un par de cervezas, a cine, a cenar en un fino restaurant, a conocer toda la ciudad de noche en su auto; ¡incluso ella hasta se ganó la confianza y el cariño de mi madre! y claro, todas esas actividades nos acercaron mas y eso propició un ambiente agradable entre nosotras.

Rapidamente Jessy y yo nos fuimos haciendo entrañables amigas, sin embargo, en el trabajo yo mantenía mi relación de respeto hacia ella, ya que no es bueno que te tengas mucha confianza con tu jefa, aunque esta sea tu mejor amiga. Además, me preocupa que Gerson, William, Jennifer y Cindy piensen que yo la preferida de Jessy, ¡aunque si lo soy!, pero no deseaba que me vieran así

Al finalizar la jornada de trabajo, como siempre me quedaba de última junto con Jessy para salir juntas.

-Adios chicas, se cuidan y hasta mañana-dijo Luciano-
-Niños, adios a todos-dijo Cindy-
-Bye chicos,besos-dije-

Cuando ya se fueron todos, yo esperaba a Jessy para salir. Noté que ella se estaba tardando mas de lo normal y decidí ir a ver que le sucedía. Justo cuando iba para su oficina, Jessy me llamó.

-Naty,¿puedes venir un segundo, por favor? Quiero que veas algo-dijo Jessy-
-Ya voy-dije

En la oficina

-Naty, te tengo una sorpresa-dijo Jessy-
-¿En serio,que es?-dije-
-Mira esto-dijo Jessy mientras colocaba un DVD en su computadora-

Al rato, el DVD mostró una imagen de una foto nuestra, que decía: “Para ti Naty, por que te quiero mucho. Este es un pequeño detalle para lo mucho que te mereces. Con todo mi cariño: Jessy”
-Jessy, que chido, esta re lindo, muchísimas gracias-dije-
-Eso no es todo, este DVD tiene toda la música que nos encanta a las dos y lo hice pensando en tí. Sabes, me tocó leer uno de esos tutoriales de Flash por las noches, para poder hacer la imagen de bienvenida del DVD con nuestra foto-dijo Jessy-
-Jessy,que linda, eres muy especial por darme esto, no debiste, en serio. ¡Con razón era que te estabas desvelando y llegando tan tarde acá al trabajo!, tontísima tonta, te quiero mucho-dije cuando abrazaba a Jessy intensamente-
-Naty, creeme que valió la pena, por que te gustó. Es mas, pondré tu canción favorita de Tatu-dijo Jessy-

En ese momento “Show me :love:” de Tatu comenzó a sonar. Cerré mis ojos para disfrutar de la melodía de la canción, luego los abrí y ví la hora en el reloj de pared, le dije a Jessy que salieramos ya para mi casa, ella dijo que no había afán, que esperara a que terminara la canción y que luego nos ibamos
-Jessy, me voy con o sin ti. Estoy muy cansada, solo quiero llegar a casa y descansar,además, me duelen los pies-dije-
-Espera Naty-dijo Jessy quien tomó suavemente mi mano,deteniéndome

Durante ese instante Jessy se acercó de una manera muy extraña a mi y entonces sucedió aigo inesperado: Jessy se acercó mas y mas lentamente a mi, tomó mi rostro con su mano,cerró sus ojos y comenzó a besarme.
Jessy movía sus labios de arriba abajo en mi boca, pero me resistí a abrirla, quizás por que no sabía besar o por que no quería besar a Jessy. Es raro, pero en mi interior se libraba un intenso conflicto: una parte de mi estaba ansiosa por lo que estaba sucediendo; mientras que la otra parte quería evitarlo a toda costa, alejándome. Jessy se acercó mas a mi, pasó su mano por mi cintura, continuó acariciando mi rostro y momentos después, se separó brevemente de mi mientras abría sus ojos.

-Naty, ¿que te pasa? Solo déjate llevar, cierra tus lindos ojos y bésame-dijo Jessy, quien me miraba fijamente a los ojos. Ese brillo que aprecié en sus ojos era único y especial, es mas, nunca se lo había visto antes

En ese instante, se escuchó la nota de la canción de Tatu que mas me gusta: el acorde principal

“Show me :love:, show me :love:, give me hope that i want”
“Show me :love:, show me :love:, give me hope that i want”
“Show me :love:, show me :love:, give me hope that i want”
“Show me :love:, show me :love:, give me hope that i want, make me feel your :love:

Casi que inconscientemente y sin decir palabra alguna, obedecí a su orden, cerré mis ojos, abrí mi boca y besé a Jessy. Debo admitir que para ser besada por primera vez se siente muy bien. No sabía que los labios de Jessy eran tan suaves, rosaditos y dulces.

Al rato, esa sensación de detenerme me invadió de nuevo e hizo que mis brazos trataran de alejar a Jessy de mi, sin embargo Jessy se dio cuenta de esto y ganó el control sobre una de mis manos, por mas que yo la empujara. Jessy sometió mi mano y la puso sobre su pierna derecha, extrañamente acaricié la pierna de Jessy sin que ella me lo hubiese dicho. Mas tarde, Jessy pasó su mano por mi pelo y lo acarició hasta un punto tal que sus dedos se perdían en medio de mis rubios cabellos. Separé mi mano de su pierna y también la pasé por medio de su cabello castaño.

Jessy sacó un poco su lengua de la boca y yo hice igual. Momentos después, la lengua de Jessy y la mía estaban chocándose continuamente en ese intenso y húmedo duelo, que transmitía electrizantes sensaciones a cada una de nosotras. Nunca había sido besada antes por alguien y ahi estaba Jessy, dándome mi primer beso. Hubo un instante en el que Jessy tomó mi mano y yo le correspondí, tomándole de la mano también.

Admito que los movimientos de mi boca y mi lengua no coordinaban con los de ella, pero traté de hacerla sentir especial, de satisfacer su deseo y de dejame llevar por ese instante de inmensa felicidad. Al acercarme a Jessy, pude percibir la fragancia de su perfume que olía delicioso. Entre mas y mas nos besábamos, nuestros corazones saltaban, incluso hasta querer salirse de nuestros cuerpos por la emoción experimentada.

La mano de Jessy comenzó a deslizarse suavemente por mi rostro y mi cuello, hasta llegar a mi camiseta, casi que rozando con mi pecho,igualmente yo busqué apoyo en ella y mi mano rozó con la superficie de uno de sus senos que se veía por fuera de su camiseta.

Ese cuadro fue realmente bello: Jessy y yo, solas en el café bar, besándonos en la oficina

Jessy decidió separarse de mi y observarme con ese lindo brillo en los ojos. Cuando abri los mios, ella pudo percibir el brillo, pero ese momento de felicidad iba a durar poco.

Show me :love: de Tatu se terminó y el DVD se detuvo, ya que esa era la última canción de la lista de reproducción que Jessy creó. Después de un muy agradable beso, Jessy y yo nos miramos a los ojos y nos regalamos una sonrisa y una tierna mirada la una a la otra.

-Naty,no sabes cuanto significa esto para mi, ha sido muy especial. Quería dártelo desde hace mucho tiempo. Sabes, besas muy bien-dijo Jessy-

Después de tanta felicidad y alegría en mi rostro, la razón se apoderó de mi y ese fue el instante en que el brillo de mis ojos desapareció. Comencé a sentirme extraña, sentía que me odiaba a mi misma por lo que hice. ¿Cómo es posible que me haya dejado besar por una mujer y mas aún siendo mi mejor amiga? Se supone que este beso debía ser especial y lo fue, pero con la persona equivocada. Ese beso debió dármelo un chico, no Jessy. No sabía como iba a reaccionar ante ella, así que todos esos sentimientos encontrados y emociones de culpa que estaba experimentando salieron a flote y terminé rechazando y tratando mal a Jessy. El odio y el enfado se adueñaron de mi.

-Naty, dime algo, no te quedes callada -dijo Jessy, quien me miraba ansiosa mientras acariciaba mi cabello y rostro-
-¡Quítame las manos de encima,no soy como tú!-dije mientras retiraba la mano de Jessy de mi-
-Nathaly, ¿que me quieres decir con eso, que te pasa? Tu no eres así conmigo-dijo Jessy
-Mira Jessy, no se tu, pero a mi me gustan los chicos, ¿ok?-dije muy alterada-
-Nathaly, pensé que habías disfrutado del beso, y crei que tu entendías lo que estaba pasando-dijo Jessy-
-Jessy, me utilizaste, te burlaste en mi cara. ¿Por que no me lo dijiste?, yo lo hubiera entendido, sabes, no soy tan tímida, tan pequeña o tan inocente como para no saber que hay chicas que aman a otras chicas. Te aprovechaste de mi situación, de que no tengo novio y de que he tenido mala suerte frente a los chicos, ¿por que no me dijiste la verdad? -dije mientras lloraba-
-Naty, en serio, es que no quise que te alejaras por miedo a saberlo. Supuse que no lo entenderías y que sería mucho para ti el saber que soy lesbiana, creí que eso afectaría nuestra amistad.-dijo Jessy con unas lagrimillas en el rostro.
-Eso no tiene sentido, siendo lesbiana, no hubiera dejado de verte como la gran amiga que eres, es mas, ya no se si creer en lo que me digas, me engañaste fingiendo ser mi amiga, todo para besarme y querer volverme así como eres tú, yo no soy así. Te di mi confianza, fuiste mi ejemplo, yo quise ser como tu, deseé seguir tus pasos, ahora ya no podrá ser -dije-
-Naty, no, no me digas eso, te quiero mucho, desde que te conocí me atrajiste bastante y cada día que pasaba, me enamoraba más y más de tí, me gustas tanto y siento muchas cosas lindas hacia ti y quiero demostrártelo. He sido muy especial contigo, tu conmigo y lo sabes-dijo Jessy llorando-
-Jessy, malinterpretaste las cosas, o mas bien, las malinterpretamos, por que siempre te vi con ojos de amiga, nada mas. Tu querías una relación con una mujer, yo no-dije llorando-
-Eso es mentira, se que sientes algo por mi, por que si no, no me hubieras besado como lo hiciste. Anda, dime si es mentira que tomaste mi mano, que acariciaste mi rostro, mi cabello y que besaste mis labios con mucha pasión, niégalo Nathaly, niégalo en mi cara, y llámame mentirosa si no es verdad lo que te estoy diciendo. ¿Que sientes por mi?-dijo Jessy llorando

Jessy dio justo en el clavo: yo siento algo muy especial hacia ella y debe ser por ese algo que la besé, aun sabiendo que quiero estar con un chico. Me quedé callada y llorando mientras la observaba

-¡Respóndeme Naty!, ¿que sientes por mi? Anda, dímelo, dilo-dijo Jessy llorando-
-Jessy, cállate, ¡cállate y vete a la mierda! No quiero saber de ti, no quiero acercarme a ti, te odio, te odio, te odio-dije llorando
-Naty, no, por favor, no me digas eso, me lastima oir esas palabras tan hirientes de ti-dijo Jessy llorando-
-Adios Jessica-dije mientras salía presurosa de su oficina con unas lágrimas en mi rostro
-¡Nathaly!-dijo Jessy, quien salió a perseguirme, después de secar sus lágrimas

Salí del café bar caminando unas cuantas calles abajo hacía mi casa y un minuto después, Jessy se encontraba en su auto, insistiéndome para que subiera.

-Naty, sube al auto, no es bueno que camines por ese sendero sola-dijo Jessy-
-Jessica, no insistas, no subiré en ese auto contigo, ya déjame tranquila-dije
-Nathaly, sube, tengo que llevarte a casa, eres mi responsabilidad. No me lo perdonaría si algo te sucediera en esa calle. Sabes muy bien que asaltan y violan a las chicas que pasan por allí. Anda, súbete, por favor-dijo Jessy
-Jessica, basta, deja de considerarme una niñita. Ya soy lo suficiente grande como para cuidarme sola-dije mientras sali corriendo lejos de Jessy-

-Naty, no te vayas por allí, ¡rayos!-dijo Jessy

En ese momento, no fui coinsciente de que había entrado a la calle de vagabundos, asaltantes y viciosos. Y claro, no era raro que un vagabundo gañan se topara conmigo.

-Buenas tardes señorita, ¿la quieres pasar bien?-dijo un gañan-
-Aléjate de mi, idiota-dije-
-Tan ruda la chavita, ¿no? Pos fíjate guerita, ¡la neta que la vamos a pasar requete bien! ¿A poco no me la quieres chupar?-dijo el gañan, quien no me dejaba pasar-
-Ya chale no, te dije que no molestes y me dejes pasar-dije-
-Rápido guey, o te quitas esa falda, o me haces un servicio oral-dijo el idiota ese que me amenazó con su oxidado y sucio cuchillo
-No, n, n, no me mates, h, haré, lo, que digas, es mas, si quieres te doy algo de lana para que te compres algo de comer o de beber y me dejas ir, ¿si?-dije de lo nerviosa-
-Eres como retrasada mental, ¿no? La escuela no les enseña nada a los chavos ahora, te dije que me chupes el pito, le saques brillo con tu lengua y si no lo haces, te corto una tetica con mi cuchillo para matar vacas-dijo el gañan apuntándome con su arma.

Ese gañan he hizo arrodillarme, él estaba a punto de bajarse sus mugrosos pantalones y como me estaba apuntando con su cuchillo, no tenía mas elección que hacerle lo que quería.

-Lista-dijo el gañan-
-S, si-dije llorando y muy resignada-

En ese momento, Jessy apareció de la nada tras haber escuchado todo lo que sucedía

-La que te lo va a chupar será tu %$#%&/ madre, ¡cabrón de mierda!-dijo Jessy quien llegó justo a tiempo
-Jessy, ¡que bien que estás aquí!-dije en medio de mi susto-
-Ah, con que muy groserita, ¿no? Así es que me gustan las perras, groseras como tú-dijo el gañan
-Sabes, deja a la pobre niña, ella es medio tonta para eso, te lo va a mamar mal, ¿por que no te dejas hacer un servicio profesional de mi?-dijo Jessy-
-Clarines-dijo el gañan, que me empujó, dándome un patadón y tirándome al suelo
-Ouch, maldito miserable, ensució mi ropa, aaah, mi brazo, me raspé-dije tirada en el suelo-
-Naty, ya te ayudo a levantarte-dijo Jessy quien se acercó a mi
-Jessy, gracias, estaba super asustada.-dije mientras me ocultaba tras de Jessy-
-Naty,tranquila, ya pasó todo-dijo Jessy, quien me abrazaba-
-¿Que haces, por que me dejas sola?-dije mientras la agarraba del brazo
-Tu sube al auto y observa nada mas lo que hago.Cuando te diga que arranques a correr en el auto lo haces-dijo Jessy
-Si-dije mientras me dirigía al auto
-Híjole, ¿ya vamos a empezar?-dijo el gañan
-Si guapo, aunque, ¿sabes que sería bueno?, que tiraras lejos ese cuchillo. Esas armas me ponen nerviosísima para hacer mamadas como las que te han de gustar. Es mas, primero te dejaré tocar la mercancía para que veas la calidad de mis tetas, ¿vale?-dijo Jessy-
-Si-dijo el gañan mientras tiraba lejos su arma-
-¿Listo?-dijo Jessy, quien levantó un poco su camiseta
-Arggh, waaagh-dijo el gañan, quien saboreaba el momento de ver los senos de Jessy
-Jessy, no tienes por que rebajarte al nivel de ese idiota-dije preocupada por ella.

Justo cuando el gañan iba a tocar a Jessy, ella se bajó la camiseta y le dió un puño en su fea y asquerosa cara, tumbándolo al piso.

-Miserable asqueroso, eres un hijo de la %$#%&/ chingada, ¿como se te ocurre hacerle algo así a mi amiga? Ten, ten esto maldito perro-dijo Jessy, quien agarró a patadas a ese gañan y le dejó el rostro vuelto nada
-Eso Jessy, dale-dije desde el auto.
-Malnacido, y de repeso la tiras al piso y haces que se raspe su brazo, no mereces compasión. Ten esto por habernos faltado al respeto-dijo Jessy mientras seguía pateando a ese sujeto
-Ouch, ayyy, arghh, ayayayay. No mas, no mas-dijo el gañan cubriéndose con sus manos

-Listo, ya fue suficiente castigo para ti desgraciado,aunque mereces mas-dijo Jessy, quien le dió la última patada en sus genitales-

Después de tantas patadas, el sujeto quedó tirado en el piso e inconsciente-

-Naty, arranca el auto y vámonos ya. Los amigos de ese hijo de %$#%&/ no demoran en llegar-dijo Jessy-
-Claro-dije mientras abría la puerta del auto a Jessy

Cuando Jessy subió al auto, me aferré a ella como nunca.

-Jessy, estaba muy asustada, snif, crei que ese tipo me iba a hacer algo, snif, snif-dije mientras lloraba en el pecho de Jessy-
-Tranquila, que ya pasó todo-dijo Jessy, quien dió un besó mi frente y me abrazó con intensidad
-Jessy, gracias por salvarme de ese rufián-dije mientras me encontraba abrazada a ella
-Naty, me diste un gran susto, ¡me preocupé y no sabes cuanto!-dijo Jessy, quien se enojó conmigo y después de abrazarme, me dió una cachetada
-Si, lo siento mucho. Me duele-dije mientras secaba mis lágrimas, sostenía mi rostro y mi brazo raspado

Jessy y yo salimos de esa calle, arrancó el auto y retomamos la ruta normal hacia mi casa.

-Naty, siento haberte pegado. Esa fue una horrible experiencia para tí, menos mal pude alcanzarte y evité que te sucediera algo peor-dijo Jessy
-Jessy, perdóname por haberte hablado mal hace rato, no quise faltarte al respeto.Es que tengo muchas dudas y no se-dije-
-No te preocupes, lo mejor es que descanses en casa y trates de olvidar lo que pasó-dijo Jessy-
-Jessy, perdóname, por favor-dije mientras lloraba

Jessy detuvo su auto a la mitad del camino en ese instante

-Naty, entiendo que estabas enojada y que lo dejaste salir, no te preocupes, te perdono. No sería bueno estar enojada contigo y menos después de un susto tan tremendo-dijo Jessy
-¿No me vas a botar del trabajo, digo, es que de veras te insulté feo?-dije-
-Claro que no tontita, ¿por que habría de hacerlo? No hablemos mas de eso, es mas, cambio de planes, primero vamos a mi casa a que te cambies y laves esa ropa, no quiero que tu mamá te vea con ese brazo raspado y con la ropa sucia-dijo Jessy-
-¿Que le dirás a mamá?-dije
-Le diré que te pedí ayuda en el inventario del café bar. Es mas, la llamaré de una vez para decirle que te tardarás en llegar a casa-dijo Jessy, quien llamó a casa y le explicó a mamá la mentirilla

Minutos después

-Listo, no hay problema-dijo Jessy después de colgar su móvil-
-Jessy, he sido una real estúpida contigo, no se como sigues queriéndome y aguantándome. ¡Soy una lata de problemas en pack familiar!-dije-
-Mi Ex dijo que una por amor lo hace todo y lo aguanta todo-dijo Jessy-

No le dije nada a Jessy respecto de eso, solo entendí que ella me amaba de verdad. Una tímida sonrisa salió de mi rostro, pero no fui capaz de mostrársela, por que desde que me dio ese beso, sentí que las cosas iban a cambiar demasiado, pero no como ella quería.

Una vez en el departamento de Jessy, ella me llevó hasta su habitación y me dejó allí. La observé con detalle y es increíble, ¡noté que Jessy tiene un baño privado solito para ella, una super cama, su tele, sus peluches y su mesita de noche! Ah, y claro, estrellas y constelaciones fluorescentes en el tejado

-Naty,voy por la gasa y el agua oxigenada para lavarte esa herida, no sea que se te infecte-dijo Jessy-
-Si, yo espero-dije-
-Ah, y quítate esa ropa sucia, que la voy a lavar. Ya regreso-dijo Jessy-
-Si-dije-

En ese instante estaba admirando la habitación de Jessy, luego me senté en su cama y allí me quité la ropa sucia, tirándola al piso. Vaya que esta cama es blanda, suave, acogedora y agradable, sería interesante quedarse a dormir aquí, al menos una vez. Sin pensarlo dos veces, me dejé caer sobre esa suave cama que parecía una acolchonada nube.

-Wiii,yupi, que rico, ¡esta cama es sensacional!-dije mientras me explayaba en su cama-
-Sabes, te ves linda hasta en ropa interior-dijo Jessy,quien me observó fijamente al entrar a su habitación-
-Oops, Jessy-dije mientras me sonrojaba-

En ese momento me levanté de la cama de Jessy, por que me dió pena, sin embargo ella no me dijo nada al respecto.

-Wow, usas sosten e interiores de color negro, y quien te ve con cara de niña inocente-dijo Jessy
-Je je je-dije apenada y sonrojada-

-Te traeré algo para que te vistas mientras se lava tu ropa. Iré a buscar ropa que ya no me pongo-dijo Jessy mientras recogía mi ropa sucia-

Mientras Jessy no estaba, me detuve a ver una de las fotografías que tenía sobre su mesa de noche y pude apreciar que había una niña junto a un hombre y una mujer que la abrazaban. La niña en la foto era Jessy, vaya que se veía muy alegre en la foto. Jessy es linda, ¿me pregunto si quizas yo?, no, ¿que estoy diciendo? Es mejor dejar las cosas así. Lo siento Jessy, pero desde mañana cambiaré contigo, tengo que dejar de verte con deseo. Cambiaré drasticamente hasta que entiendas que no quiero tener nada contigo, solo así las cosas regresarán a la normalidad y seremos amigas de nuevo. Espero que si lo hago no se arruine la amistad

Segundos después, Jessy llegó con su botiquín y su ropa, ella limpió y curó la herida de mi brazo, y por último aplicó los vendajes para que no se me infectara.

-Listo, tu brazo quedó como nuevo. Ah, te traje esto, espero te guste-dijo Jessy-
-Gracias-dije-

Me puse la ropa de Jessy y vaya que bien me quedaba. Hasta pensé en pedírsela prestada, pero decidí evitarlo, ya que tenía que ser drástica con ella.

-Hmm, ahora que lo veo, esa falda corta se te ve mejor a ti que a mi porque resalta tus piernas. Mi vieja ropa se adapta muy bien a ti-dijo Jessy-
-Si, debe ser por que soy pequeña-dije-
-Si, ¡eres una pequeña latosa!-dijo Jessy, quien se tiró encima mió para molestarme y hacerme cosquillitas-
-Jessy, ja ja, por favor, no. ¡Suéltame, no me toques!-dije mientras alejaba sus manos de mi-

En ese instante Jessy se detuvo y se entristeció por la manera violenta en que reaccioné
-No tienes por que tratarme así. Solo jugaba contigo-dijo Jessy en tono de voz serio-
-Es que no quiero que me toques-dije-
-Antes no decías eso. A ti te encanta que te haga cosquillas-dijo Jessy-
-Ya no-dije
-¿Estás así por lo del beso, cierto?-dijo Jessy-
-Jessy, ya no mas, por favor. Quiero olvidarlo y hacer de cuenta que ese beso no sucedió nunca-dije-
-Naty, no sabes cuanto significó para mi. No te importó nada, no te importó-dijo Jessy mientras sus ojos se llenaban de unas cuantas lágrimas-
-Jessy, no, no quise decir eso-dije-
-Ya lo dijiste. Vete de mi casa, fuera, no quiero verte, ¡largo de aquí!-dijo Jessy quien estaba llorando de la rabia-
-Pero Jessy, mi ropa-dije-
-¡Que te larges!-dijo Jessy cuando arrojó mi ropa recién sacada de la lavadora en mis pies-
-Jessy, no me botes de tu casa así-dije mientras lloraba-
-Lárgate y vete a la mierda, snif, snif-dijo Jessy, quien agarró su retrato familiar y lo tiró contra mi-
-Jessy-dije mientras salía de su casa llorando-

En su habitación, Jessy se sentó en el piso, cubrió su rostro y se puso a llorar por lo que dije
-Nathaly, ¡el beso no te importó una mierda!-dijo Jessy llorando-

Ese día, por primera vez desde que trabajo, tomé el autobús para regresar a casa, ya que me dió desconfianza ir caminando, por temor a que otro gañan saliera de la nada a atacarme.

Al llegar a mi casa, lo único que hice fue contener mi llanto y mis lágrimas, saludé a mamá y le expliqué que me había resbalado,que ensucié mi ropa y que Jessy me prestó algo de la suya. Le dije a mamá que tenía sueño, que no me molestara, que yo misma me serviría mi cena y que se quedara tranquila. Al subir a mi cuarto, me tiré a mi cama y descargué todo el llanto acumulado que traía en el camino: simplemente me puse a llorar, así como lo estaba haciendo Jessy. Nos estábamos haciendo daño y de que manera. Ojalá lo entiendas Jessy, yo no quiero nada contigo, aunque....

Continuara.....

Avances:

Claudia sacará ventaja de lo que ha pasado
Juan David y Nathaly, novios? :o
Jessy y Clauda, juntas???? :o
Que mal rollo :o
No te pierdas el capi 6 de Jessica y Nathaly, que estará buenisimo
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:30

Hola chicas, aqui les mando un adelanto del capi 6, queda pendiente el resto del capi 6. Besos a todas (k)

Capítulo 6

Esa noche, tanto Jessy como yo lloramos, claro, cada una en su casa y por separado. Sin embargo, el sufrimiento que compartíamos era el mismo. Me pregunto como se habrá despertado: ¿estará de buen humor?, ¿enfadada a punto de cargarla contra mi?, ¿neutral o distanciada?. No lo se, el caso es que solo yendo al trabajo me daré cuenta.

El caso es que Jessy había dormido mal toda la noche, pensando una y otra vez en lo sucedido, dando vueltas de un lado a otro en la cama, levantándose, acostándose y al final terminó ahogando parte de su dolor con algo de licor de su minibar. Ella jugaba con el vaso, haciendo sonar los cubitos de hielo y dando pequeños sorbos mientras decidía cual iba a ser su proceder para conmigo.

Desperté con un leve y entontecedor dolor de cabeza, rayos, ¡como duele no comer! -me dije a mi misma-. De todo lo que lloré la noche anterior me olvidé de cenar e incluso de cepillarme, de quitarme la ropa y de ponerme la pijama, ya que desperté tirada en el suelo de mi habitación.

Tenía mucha hambre, asi que en breve, me incorporé, miré el reloj despertador, eran cerca de las 7 30 am -demasiado temprano, sin duda el hambre te despierta- ,caminé hasta el baño y me lavé los dientes, me quité la ropa de Jessy, me di un baño, me vestí, caminé hacía la cocina y preparé mi desayuno para atender a ese llamado de hambre que mi estómago gritaba, para así irme a trabajar. Me preparé hotcakes con miel y queso fundido, algo de leche con chocolate y una manzana. Antes de irme también dejé preparado el desayuno de mamá, dejándole una nota en el refrigerador en donde me despedía de ella.

Era lógico que debía ir al café bar, ya que lo sucedido entre nosotras nada tiene que ver con el ámbito laboral, aunque ella sea mi jefa.

Como siempre, llegué al café bar,entré y noté a los chicos arreglando el lugar. Los saludé y les pregunté por Jessy, uno de ellos, Luciano, me dijo que ella estaba en la oficina organizando unas cosas y que curiosamente llevaba puestos lentes oscuros para cubrir su vista por todo lo que había llorado la noche anterior.

Al rato, ella salió de su oficina para trabajar como cada día, como si todo estuviera bien, como si no hubiera pasado absolutamente nada, aunque ella y yo sabemos perfectamente que no se puede fingir ante algo asi.

Jessy, digo, Jessica, empezó el día llamándome por mi nombre y no por mi nick e hice lo mismo con ella. En su rostro se notaba que me iba a hablar solo por que le tocaba hacerlo y no por que quisiera. Su dulce mirada en sus verdes ojos se había extraviado de su rostro, ya no era igual.

-Buenos días Nathaly-dijo Jessy-
-Buenos días Jessica-dije-
-¿Dormiste bien?-dijo Jessica-
-Hice lo que pude, ¿y tu?-pregunté-
-También-me respondió-

Cada palabra y frase salidas de nuestras bocas nos caía como una filosa y cortante daga al vientre. Era la primera vez que hablábamos como un par de extrañas.

-Es mejor que vaya a la cocina. Los postres no se harán solos- afirmé-
-Si, ve. Hoy tenemos jornada pesada- replicó Jessy quien me miraba de lo mas normal-

En la cocina, sentí que el distanciamiento entre nosotras era palpable, ya que Jessy y yo usualmente conversamos antes de iniciar nuestra diaria rutina. Tanto ha sido el distanciamiento que hemos tenido en lo que va corrido de la mañana, que Cindy, Jennifer, Gerson, William y Luciano lo sintieron.

-¿Que les pasará a las niñas?, ellas nunca actúan así tan independientes y tan serias-dijo Cindy-
-No se, esas dos son muy amigas y hoy ya ni se hablan-Comentó Jennifer-
-En serio Jenny, ¿que les pasará?-Insistió Cindy-
-Ni idea. A lo mejor se pelearon-supuso Jennifer-

En otro lugar del café bar y mientras aseaban el lugar, los niños hablaban e incluso suponían otras cosas.

-Uy, esas dos se traen algo raro. No se han hablado en toda la mañana-dijo Luciano muy impresionado-
-Si, ellas siempre son espontaneas y divertidas, se rien, conversan antes de empezar, pero hoy ni se siente su presencia-replicó Gerson-
-Muchachos, ¿será que les habrá pasado algo?, ¿se pelearían por un chavo?, ¿será que por ese chavo estarán así?- se preguntaba William-
-Si, debe ser, aunque pudo ser por otro motivo, quizás dinero u otra cosa-afirmó Gerson
-¿Será? Ja, con lo orgullosa que es, no, no creo que Jessy sea de las que se pelea por un hombre-Comentó Luciano
-¿Tu que vas a saber?-dijo William intrigado-
-Aqui nadie sabe nada y es mejor que nos pongamos a trabajar, no sea que nos regañen por estar montando habladurías -argumentó Luciano-
-Si, como que tienes razón. Sigamos trabajando-dijo William asintiendo con su cabeza-

Tanto fue el distanciamiento, que era imposible que siguieramos así, tarde que temprano una de las dos iba a romper la capa de hielo que nos separaba, fue Jessy quien decidió dejar de hacerse la seria y hablarme

-Nathaly, te necesito aquí en la bodega, ven aquí por favor- habló Jessy-

Al instante estaba en la bodega en donde guardabamos los alimentos

-Jessica, si me has llamado espero sea para que hablemos lo estrictamente necesario-comenté muy seria-
-Naty, no podemos seguir tapando con el sol con un dedo. No se que te traes, pero para ya que me es molesto- argumentó Jessy-
-Yo no me traigo nada. Tu empezaste a ignorarme y a no hablarme. Reconoce que me echaste de tu casa y que casi me tiras ese portaretrato encima-respondí-
-Eso fue produto de la rabia que sentía, tu tienes la culpa por haber dicho lo que me dijiste sobre lo del beso-afirmó Jessy-

Mientras tanto, afuera, los chicos notaron que llevabamos hablando bastante tiempo en la bodega, así que decidieron acercarse a la puerta, colocaron sus oidos e intentaron atisbar una que otra palabra que decíamos, para saber el motivo real del distanciamiento.

-¿Y yo para que quiero recordar ese beso?, prefiero ignorarlo-afirmé-
-¿Por que quieres ignorarlo? Tu misma sabes lo lindo que fue-argumentó Jessy-
-Mira Jessica, ¡coge tus palabras y métetelas por donde mas te guste!-respondí-
-No tienes por que ser grosera conmigo. Sabes lo que sucedió y por mas que intentes, no te vas a olvidar de ese momento tan bello, se que lo disfrutaste, por que me besaste como si nunca antes hubieras besado. Si, reconozco que lo hiciste un poco mal, pero no me importó, te esforzaste hasta satisfacerme y me hiciste feliz-reparó Jessy-
-Me voy a trabajar. Sabes, el pie de banana se puede subir y reventarse si no se le vigila. Si me llamas, que sea para algo útil-pronuncié muy alterada-

Los chicos estaban al pie de la bodega escuchando, pero como la puerta estaba bien cerrada solo alcanzaron a escuchar una que otra palabra acerca de “un beso dado a alguien” y por chismosos inventaron y sacaron sus propias deducciones, que traerían problemas mas adelante.

-¿Lo ven? Se trataba de un chavo. Una de ellas lo besó y eso molestó a la otra-dijo William orgulloso de su versión de la historia-

-Eso es mas profundo de lo que parece. Hay algo mas, pero no se que es-comentó Luciano-

Así, cada uno de ellos sacó sus propias conclusiones acerca de la conversación en la bodega, mas ninguna era la correcta.

Al salir de la bodega, vi que todos estaban cerca de la misma, disimulando que trabajaban. ¡Vaya que la gente es entrometida! -me dije a mi misma-. Aunque sean mis amigos, no tienen por que meterse en mis asuntos o en los de Jessy. Eso es problema nuestro.

Transcurrió el día y llegó el almuerzo. Allí fue en donde se sintió aun mas el rechazo y la ignorancia mutua entre nosotras. Me senté junto a Cindy y Jessy junto a Luciano. Era la primera vez que sucedía algo así en la mesa, ya que Jessy no consentía que nadie mas aparte de mi ocupara el lugar de la mesa junto a ella.

En medio de la conversación del almuerzo, Cindy preguntó acerca de lo que nos pasaba sin rodeos, ya que a ella le inquietaba saber lo que sucedía, a pesar de que ellos habían acordado no preguntar nada al respecto frente a nosotras.

-Niñas,¿ustedes por que ya no se hablan? -preguntó Cindy-
-Cindy, mejor sigue comiendo, ¿si? Y si vas a abrir la boca, limítate a respirar por ella -respondí de manera antipática-
-Nathaly, no tienes por que hablarle así, ella no tiene la culpa de nada ni sabe lo que está pasando. No permitiré que la agredas de esa forma-argumentó Jessy-
-Gracias Jessy. Solo quería ayudarles-respondió Cindy, al tiempo que me miraba de reojo-
-Tranquila linda, entiendo-comentó Jessy
-“Linda”, entre menos preguntes, ayudarás mas-agregué-
-Basta ya Nathaly, ¡pídele disculpas a Cindy ya mismo!-alegó Jessy-
-¿Por que? Si ella es una metida, estaba parando oreja en la puerta de bodega-contesté-
-Ya párale Naty, estás muy pasada-dijo Gerson-
-No te metas gordo-añadí-
-Y tu que, ¡cuatro ojos pecosa!-añadió William defendiendo a su amigo

Así, entre todos discutimos y gritamos, hasta que Luciano nos llamó la atención.

-Basta ya todos ustedes, coman tranquilos, que los problemas de afuera se quedan afuera y punto. ¡Respeten la mesa!, caray -argumentó Luciano-

Después del tremendo regaño, en medio de tantas tensiones, miradas de reojo y reproches, pudimos terminar el almuerzo y seguir con el turno de la tarde.

Una vez mas el lugar estaba a tope de reventar. Todos estaban en el café bar, es mas, curiosamente vi a Juan David sentado hablando con Paola e incluso vi a la señora de vestido negro del otro día, ella nos ha observado atentamente a mi y a Jessy desde hace días, pero yo no le prestaba cuidado. ¡Que inocente era yo al no darme cuenta que era Claudia!

Jessy se acercó a mi y me dijo que ayudara a Cindy con algo en la cocina y de paso me dijo que me disculpara y así lo hice, aunque no quería hacerlo. Lo mas curioso es que la señora de vestido negro-que en realidad era Claudia- se dió cuenta de nuestro distanciamiento, por culpa de Gerson y William, ya que los escuchó hablando de nuevo acerca de la conversación que Jessy y yo tuvimos en la bodega. Era obvio que Claudia sacaría ventaja de esta situación y más aún tratándose de Jessy.

-Ajá, conque ustedes ya no se hablan eh, Virgencita de Guadalupe, ¡gracias por el milagrazo!. Excelente, tengo la oportunidad de alejarte de esa cuatro ojos ahora que andas peleada con ella. -Comentó Claudia de la felicidad-
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:31

Mis niñas, muchas gracias por sus comentarios. Ya les tengo la continuación, disfrutenla. (k) besos para ustedes y aun abrazote gigante a todititas xD (k)

Capi 6 parte 2

-Ajá, conque ustedes ya no se hablan eh, Virgencita de Guadalupe, ¡gracias por el milagrazo!. Excelente, tengo la oportunidad de alejarte de esa cuatro ojos ahora que andas peleada con ella. -Comentó Claudia de la felicidad-
-Muy bien, ahora, ¿quien me ayudará a quitarte a Jessy de encima? Ah, ya se, seguro que Juan David puede ayudarme-susurró Claudia en voz muy baja

Una vez Paola se separó de Juan David, Claudia se acercó a él de manera presurosa.

-Oiga señora, no sea imprudente, ¿que le pasa? Ese asiento está ocupado, si lo necesita, pídamelo por favor-alegó Juan David a la señora de negro
-Que te pasa idiota, ¿acaso no me reconoces?- preguntó Claudia
-Mire señora, no se quien rayos sea usted, le pido el favor que se marche enseguida. Mi amiga no tarda en volver-argumentó Juan David-
-Tonto, soy yo, Claudia. Necesito que me ayudes con algo urgentemente-manifestó Claudia
-¿Por que andas vestida así? Te ves como una anciana, ja ja ja-dijo Juan David
- Ja ja ja, ¡rie todo lo que quieras!. Quiero que tú conquistes a Nathaly, por favor-respondío Claudia
- ¿A la cuatro ojos? Uy, va a estar como difícil, por que de aquí a que yo sienta algo por ella, wow, es casi que imposible, ¿y tú para que quieres eso?- preguntó Juan D.
-Si lo haces te recompensaré muy bien. Sabes que vengo de una familia acaudalada y muy bien acomodada, no me dolería pagar cantidad alguna por ese trabajo. ¿Que me dices? -argumentó Claudia muy orgullosa de su dinero.
-Claudita, a lo mejor acepto tu oferta. Necesito la lana y creeme que desde hace mucho no he podido conseguir trabajo. Sabes que no la voy a amar, pero si es por dinero, ¡entonces la adoro demasiado!-comentó Juan David mientras tomaba la mano de Claudia
-Necesito que la enamores perdidamente, es mas, si quieres tirártela y hacerla tuya, hazlo, no me importa. El caso es que la quiero lejos de mi, me fastidia su presencia. Si pudiera, la mataría con mis propias manos-añadió Claudia
-¿Que te ha hecho? Ella no se mete con nadie, es mas, pasa por desapercibida en la escuela. Y si te pones a pensar, es algo mona, ¿no?-comentó Juan D al observarme

/*Mona significa “entre algo linda pero no demasiado,ni mucho ni muy poco”/*

-Que mona va a ser, ¡mas bien luce como una zorra!. La quiero lejos de mi camino-dijo Claudia
-Por cierto, ¿de cuanta lana hablamos?-expresó Juan David
-Te pasaré 2500 pesos ya mismo y al finalizar el trabajo, te pagaré 5000 pesos, ¿que tal?-repuso Claudia
-¡Tan poquito!, uy, con eso no le mordisqueo ni una teta. Págame mas, ¿no dijiste que el dinero no sería problema?-manifestó el ambicioso de Juan D.
-Mierda, que no te daré mas dinero. Necesito que te la folles con lo que te ofrezco y punto, si no quieres hacerlo, simplemente vete al carajo, trágate el pito de un marica y sigue siendo un pobretón-respondió Claudia en un tono humillante a su amigo
-Oye, ya párale, listo, haré este trabajo. Lo hago por que de verdad necesito la plata-comentó Juan David
-Hola Juanda, ¿quien es la ancianita que está contigo?, ¿acaso es la abuela?-dijo Paola
-Siéntate y cállate, tonta descerebrada, soy yo, Claudia, nadie se puede enterar que ando aquí y mucho menos Jessy-argumentó Claudia
-Amiguis, ¿por que estás vestida así?, pareces una ancianita-comentó Paola
-¡Y vuelve la burra al trigo!. Caray, entiéndanlo, Jessy no puede verme en su negocio, me lo tiene prohibido, ah, y Juan, acompáñame al cajero.-añadió Claudia
-¿Puedo ir con ustedes, si amiguis?, anda, dime que si-comentó Paola
-No, quédate aquí y espéra a Juan David-dijo Claudia
-Hmpf-susurró la enfadada y enfurruñada Paola
-Nadie mas debe enterarse de esto-susurró Claudia en voz muy baja mientras caminaba al lado de Juan David.
-Wow, veo que Juan David viene a la barra con su abuelita. ¡Que buen chico es él!-comenté en medio de mi ignorancia

Mientras tanto, cerca a la caja registradora

-Jessy, mira, esa es la señora que me pidió agua el otro día y se fue sin decir nada-expresó William
-Si, parece una ancianita, y mira, va tomada de la mano con Juan David, seguro se conocen-reparó Jessy
-Sabes, o es mi impresión, o es que la señora ha venido todos los días aquí al café bar-mencionó William
-Es cierto, ella siempre se hace en esa mesa que queda de frente con la registradora, es mas, ella siempre nos observaba atentamente a mi y a Nathaly, ¿quién será?-argumentó Jessy
-La verdad es que no se, pero mientras no haga daño, no será un problema para tí ni para nadie-comentó William
-Si, tienes razón-asintió Jessy-

Nuestra jornada de trabajo continuó y justamente cuando faltaba media hora para terminar, Juan David regresó y se sentó en una de las mesas. Juan David buscó a Paola y no la encontró, ya que ella se había marchado por que se cansó de esperarlo. Esta vez él me estaba esperando a mi.

Minutos después, Juan David llamó a Gerson y le preguntó a que hora salíamos de trabajar y este le respondió que a las 6 pm se acababan los turnos.

Como yo ya había acabado mis labores, fui hasta donde Jessy y consulté con ella una posibilidad de salir temprano, a lo que me respondió con una rotunda negativa

-Jessica, ya acabé por este día, ¿será que me puedo ir temprano a casa?-argumenté dándome aires de mandona
-Nathaly, sabes muy bien que al final del día o nos vamos todos juntos o no se va nadie. No tienes derecho a exigirme nada, se que no tienes que irte urgente a casa, sabes, si quieres mira la televisión, come algo o siéntate por allí, que a las seis de la tarde salimos todos como siempre, ¿entendido?-enfatizó Jessy
-Dias antes no hubieras dicho eso-dije muy confianzuda-
-Nathaly, aún si tuvieramos algo, no tengo por que tener excepciones contigo y punto. Si quieres allí está Juan David, habla con él-añadió Jessy
-Sabes, es buena idea, me voy a hablar con él. Alguien como Juan David si es digno de besarme, no como a otras por allí que me llaman con engaños a su oficina-dije
-Nathaly, espero que algún día te tragues tus horrendas palabras y ojalá las vomites dolorosamente una a una-argumentó Jessy
-Espero que para ti sea el doble de vómito-respondí y después me alejé de Jessy
-Rayos Nathaly, estás haciendo méritos para despedazarte y para odiarte.-se dijo Jessy así misma.

En ese momento, dejé mi delantal en la cocina, tomé mi bolso, mis otras cosas y me acerqué a Juan David. No me resistí mas y me acerqué a él para darle un beso en su mejilla

-No, aléjate de mi fea y espantosa criatura aberrante sacada del Lago Ness-dijo Juan David en su mente-
-Hooola Juan David, lindo, ¿como has estado?-expresé con gran alegría-
-Rayos, me besaste en la mejilla. Tu saliva de lagarto es como ácido para mis mejillas, puaj, me lavaré la cara al llegar a casa-se dijo Juan David a si mismo en su mente-
-Bien amor, sabes, estaba esperándote. He estado pensando y creo que tu y yo deberíamos estar juntos, conocernos, hablar mas, pasar buen tiempo de calidad juntos y disfrutarlo. Quiero que vayamos a la discoteca juntos esta noche-comentó Juan David
-¿En serió? Genial-hablé animadamente mientras lo observaba-
-Dios, como puedes ser tan asquerosamente fea. Mírate, esas pecas que parecen escamas de pescado, esas gafas te hacen ver como una nerd idiota, esos brackets que te hacen lucir horrible, esos ojos de perro decapitado que tienes, esas inmundas y mugrosas coletas rubias en tu cabello estilo niña de Suiza llamada Svetlana. Bueno, al menos te salvas por la forma en que cocinas y por esas patas de caballo que tienes y ni hablar de ese cuerpo tan lindo tuyo. Esa cara que tienes es una reverenda blasfemia, pero si puedo hollar algo en tu intimidad, me vale gorro que seas fea, patético esperpento, que ojalá te parta un rayo en dos, no sin antes haberte devorado.-comentó Juan David en su mente
-¿En que piensas, dime?-dije muy tiernamente al observarlo
-Ah, en ti, es que estaba pensando en tu belleza, sabes, eres especial-respondió Juan David
-Que patético sonó eso. Pero bueno, lo hago por el dinero-se dijo a si mismo Juan D.

Minutos después, el reloj dio las seis de la tarde y anunciaba mi libertad. Cindy y los demás estaban organizándose para salir y en ese instante Jessy se me acercó. A pesar de mi forma de ser actual, Jessy no era capaz de odiarme y cada vez me daba oportunidades que yo desperdiciaba

-Nathaly, ya estoy lista, ¿te llevo a casa?-preguntó Jessy de manera amable

-Agarré a Juan David del brazo, me aferré a él y le dije a Jessy en un tono muy antipático y “a secas” de que no necesitaba ir en su pinche auto, ya que iría todo el camino con Juan David en taxi. ¡Que tonta soy, si el auto de Jessy es de lujo!

-Nathaly, ¡no seas malagradecida!, ¿cuantas veces te he llevado en mi auto a tu casa y no has puesto reparo alguno?, siempre nos hemos ido juntas. Ah, ¿recuerdas al indigente de la otra vez? “Jessy, que bueno que llegaste, Jessy, estaba muy asustada, ese tipo quería que se la chupara, Jessy, tenía miedo”. Hmm, no se que te pasa, pero déjalo ya-justificó Jessy
-Ah, ¿eso me lo estás sacando en cara? Hmpf, sabes, a mi lado tengo un hombre que me protegerá todo el camino, y con respecto a eso, pude haberme librado del gañan sola, me dejé rescatar de ti, por que no quería hacer todo el trabajo duro-respondí odiosamente

Jessy no se demoró nada en soltarme una cachetada en mi rostro por las palabras que le dije. A ella le dolió mas que a mi, que me llevé las manos a mi mejilla enrojecida.

-Nathaly, sabes lo que eres tu, una falsa e hipócrita, mejor vete a la mierda y púdrete sola. No te parto la cara, por que aún te sigo queriendo, pero sabes, en este momento, ¡quisiera trapear el piso contigo y dejarte irreconocible! Haciendo esto solo te vas a hacer odiar de mi y de todos-contestó Jessy de manera seria y enojada
-Juan, defiéndeme de esta tipa-dije-
-Ah, si, si. ¡No te metas con mi chica!-dijo Juan David, a quien le costaba mucho trabajo tan siquiera acariciarme. Es mas, estaba desprevenido cuando le hablé, mas bien sobreactuando su rol de novio cuando se dio cuenta lo que pasaba.
-Mírate no mas, este te toca como su fueras un pedazo de basura. Reacciona Nathaly y vuelve a ser lade antes-dijo Jessy mientras Juan y yo nos alejábamos.

Curiosamente y al tiempo que saliamos Juan y yo del café bar, noté que los chicos también lo hacían y ninguno de ellos fue capaz de despedirse de mi. Cindy, Jenny, Gerson, William y Luciano tenían una mirada fría y de odio hacia mi, pero no me importó.

Una vez se fueron todos del café bar, Jessy se encerró a su oficina y una vez mas, se puso a llorar, no sin antes haber fumado uno que otro cigarrillo y unas cuantas copas de su mejor licor para sumergir su rabia y su dolor. Soy una real mierda, Jessy ha sufrido tanto por mi, ha sido tan buena y como le pago: tratándola mal y haciendo que me odie.

Esa noche, pedí permiso a mi madre para salir con Juan y él me llevó a la mejor discoteca de la ciudad, aunque yo ya la conocía de antes, por que Jessy ya me había invitado allí. Juan David bailó toda la noche conmigo y en medio de algunos tragos y canciones, comenzó a coquetearme y a hablarme al oido, diciéndome cosas dulces y tiernas solo para que me derritiera y lo había conseguido. Después de tanto embelesamiento, Juan David no dudó ni por un instante y una vez mas, estaba al borde de recibir un beso, bueno, mi segundo beso.

-Nathaly, esta canción me encanta muchísimo. Quiero besarte-dijo Juan-
-Igual yo-respondí, solo que la canción no me gustaba para nada-

Juan David pegó sus labios a los mios, cerramos nuestros ojos y nos besamos. Por alguna razón, mi corazón no se aceleraba a la misma velocidad que con Jessy, además no me hizo sentir nada especial, así como ella si pudo. Sus ojos no poseían brillo alguno. Cuando él me tomaba con sus manos, las sentía rugosas sobre mi piel, es mas, parecían cual papel de lija sobre una pared, mientras que las manos de Jessy eran tan suaves. Juan David era tosco con sus movimientos, es mas, creo que intercambiaba contacto corporal conmigo por que no le quedaba de otra manera, pareciera que le diera asco tocarme o acercarse a mi, en cambio, Jessy era feliz acariciándome y abrazándome. Se que es feo comparar, pero mi “yo interior” pedía estar a gritos con Jessy por que cada segundo con Juan fue espantoso. Jessy, no sabes cuan arrepentida estoy, no solo contigo, si no con los chicos del café bar.

Continuara....
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:32

Mis niñas, me alegra saber que la historia les ha gustado hasta el momento, es mas, gracias por todos esos lindos comentarios de ustedes (k) , todo eso me anima a escribir un poco mas y es por eso que les tengo el capìtulo 7 (a) je je xD espero lo disfruten :c :c :c

Capítulo 7

Cuando Jessy se dignó a salir del café bar, era como eso de las 9 de la noche. Es casi que increible, ¡pero Claudia se había quedado a esperar a que Jessy saliera!

-Claudia, ¿que haces aquí?-dijo Jessy un poco mareada
-Vine por que quiero verte-respondío Claudia
-Mejor déjame en paz, te lo advierto, eres la última a quien quisiera ver este día-comentó Jessy en el estacionamiento
-Jessy, mírate, ni siquiera puedes ponerte en pie bien. Hueles a licor y a cigarrillo-respondió Claudia
-Claudia, vete o si no te pesará-respondió Jessy-

Jessy trataba de colocar la llave en la puerta del auto para abrirlo, pero por mas que trataba,no le atinaba al cerrojo del auto. Su coordinación se vió afectada por todos los tragos que se había tomado.

-No puedes ni colocar la llave para abrir tu auto. Pásame las llaves, que si te dejo conducir en ese estado, te matarás-argumentó Claudia-
-No importa, para que quiero vivir si no voy a estar con Naty. Prefiero morirme-comentó Jessy-
-No digas mas tonterías y súbete al otro asiento, que yo voy en el del conductor. Te llevaré a tu casa-manifestó Claudia-
-Ah, que mierda,Claudia, llévame a mi casa rápido, por favor. No debí tomar tanto-respondió Jessy, quien estaba muy mareada-
-Si, te llevaré-dijo Claudia

Jessy no tuvo de otra que agradecer a Claudia por llevarla a casa y el auto arrancó. Después de un rato, Claudia notó que Jessy estaba llorando y pronunciando mi nombre muchas veces.

-Naty, te quiero demasiado, por que me haces sufrir, Naty,Naty, snif,snif-balbuceó Jessy-
-Cállate y deja de decir estupideces, me saca de casillas que pienses en esa tonta. Naty ya no te quiere, sabes, la vi muy contenta con Juan David al salir del café-argumentó Claudia mientras conducía
-¿Naty ya no me quiere?,¿es verdad lo que me dices? Debe ser, por que ha actuado distinto conmigo y los chicos-respondió Jessy-
-Si, ella te odia, la misma Nathaly me lo dijo. No quiere verte por que está con Juan D-manifestó Claudia mintiendo-

Durante todo el camino, la venenosa lengua de Claudia llenó de Cucarachas la cabeza de Jessy y eso hizo que en vez de extrañarme, deseara odiarme.

Una vez llegaron a la unidad residencial en donde vivía Jessy, Claudia le preguntó por el número y el piso del departamento de ella, al verlas, el vigilante les abrió la reja y las dejó pasar en el auto. Seguidamente Claudia dejó el auto en el estacionamiento,sacó las llaves del auto,ayudó a que Jessy saliera y activó el seguro anti-robo.

-Con cuidado mi amor, da paso a paso, no sea que te caigas-dijo Claudia-
-Claudia, me he equivocado contigo, eres una gran amiga.De no ser por ti hubiera chocado el auto en la carretera-respondió Jessy-
-Si linda, una gran amiga-argumentó Claudia, dando una sonrisa pícara y de malas intenciones

Mientras caminaban, Jessy se comenzó a sentir mareada y muy mal como producto del alcohol consumido

-Gulp, Claudia, gulp, quiero, glup,vomitar,gulp-balbuceaba Jessy-
-Anda linda, hazlo, cuando lleguemos a casa te ayudaré a que te laves-respondió Claudia

En ese momento, el piso del estacionamiento y la ropa de Jessy quedaron manchadas por el vómito de Jessy como resultado de todo lo que había bebido.

Claudia sacó un pañuelo de su bolso y le limpió la cara untada del desagradable líquido que aún quedaba en sus labios.

-No debí beber tanto, perdón si te puse en aprietos-dijo Jessy
-Tranquila, es solo algo de vómito y ya, se puede lavar. Aquí no ha pasado nada-respondió Claudia de modo tierno

Entre las dos subieron las escaleras hasta el tercer piso del bloque de edificios en donde vivía Jessy. Claudia tomó las llaves del departamento y abrió la puerta.

-Siéntate aquí y quítate esa chaqueta y esa camisa untadas de vómito, que las lavaremos ya-dijo Claudia-
-Si Claudia-manifestó Jessy-

Claudia colocó la ropa de Jessy en la canasta de la lavadora al igual que su pañuelo. Después de eso, se dirigió a la cocina por un vaso de agua para Jessy, luego entró a la habitación de esta para buscarle algo cómodo y que se “fuera a dormir”, es mas, ella estaba organizando el ambiente perfecto para llevar a cabo su plan y claro, Jessy no se opondría a nada de lo que le dijera por que estaba ebria. Se puede decir que la terca Jessy cedió ante Claudia, que la mandaba a su antojo.

Jessy hizo caso a cada una de las órdenes de Claudia, hasta el punto tal que ella la hizo lavarse la cara, cepillarse, arreglarse un poco y colocarse una pijama muy sensual, que hacía ver a Jessy demasiado sexy.

Claudia le dio el agua a Jessy, ella tomo el vaso un tanto temblorosa y bebió un poco. Claudia se sentó en el sillón de la sala frente a Jessy para mirarla. Es una lástima, por que Jessy estaba totalmente indefensa, prácticamente que a merced de Claudia. Esa misma Jessy que me protegió aquella vez, era la víctima en esta ocasión. ¡Que triste fue no haber sabido que eso iba a pasar entre ellas!

En la sala del depto de Jessy

-Sabes Claudia, he pensado mucho y creo que debo alejarme de Nathaly. Después de ver la actitud que ella ha tomado hacia mi, ella ya no me significa nada- dijo Jessy una vez se tomó el agua-
-¿Eso significa que podrías darme una oportunidad?-preguntó Claudia-
-Es posible,aunque ella sigue en mi mente, pero debo tratar de olvidarla-dijo Jessy-
-Excelente, eso es lo que quería oir-argumentó Claudia, quien interrumpió la conversación con el falso pretexto de hacer dormir a Jessy
-Muy bien linda, ya estás lista. Esta noche reviviremos nuestro amor-susurró Claudia en voz baja
-Te ves bonita con esa pijama, ¿que te parece si te llevo a tu cama y te cuido mientras te duermes y luego me voy?-comentó Claudia-
-Vale-respondió Jessy, quien aun seguia mareada a pesar de haber expulsado todo ese licor. Jessy estaba prendida, es decir, medio consciente y medio ebria

Claudia ayudó a Jessy a subir a la cama, la cubrió con una manta y se sentó a su lado mientras se dormía

-Ven y abrazame un rato, Claudia, que tengo frió, anda, acompañame hasta que me quede dormida-dijo Jessy-

Ni corta ni perezosa, Claudia se acostó y abrazó a Jessy por un rato, al tiempo que comenzó a deslizar sus manos por todo el cuerpo de Jessy. Minutos después, la lengua de Claudia estaba lamiendo el lóbulo de la oreja de Jessy.

-Claudia, ¿que haces?,ooh -dijo Jessy
-Tranquila linda, que apenas estoy comenzando-respondió Claudia, quien siguió acariciando a Jessy

Las manos de Claudia atravesaron la pijama de Jessy bordeando su cuello, tocando sus senos, recorriendo su vientre y sus piernas, hasta llegar a la intimidad de Jessy, que fue vulnerada por los dedos de Claudia

Jessy solo daba pequeños gemidos, al tiempo que los dedos de Claudia recorrían lentamente su sexo, bordeando su clítoris y la comisura de los labios vaginales

-Eso Jessy, quiero oir hasta el último de tus gemidos-exclamó Claudia

Jessy terminó corriendose entre los dedos de Claudia y sus cálidos fluidos traspasaron hasta la sábana de la cama de Jessy. Ella estaba muy mojada y excitada en ese momento.

Una vez mas, los dedos de Claudia entraban, salían, entraban, salían, hasta el punto tal que la pervertida de Claudia se los dió a probar a Jessy y luego los lamió ella misma.

-Mmmm, que rico, sigue probando-dijo Claudia-
-Mmmm, si, es delicioso-dijo Jessy probando los dedos de Claudia-

-Jessica, desde hace mucho estoy locamente enamorada de ti. No podía soportar que estuvieses con esa tonta de la cuatro ojos, sabes, todo este tiempo las he estado espiando, observando callada, muy en silencio, viendo como la quieres, como la acaricias, como la tocas, la forma en que le hablas, la forma en que compartes con ella, pero ahora, solo estamos nosotras dos, sin nadie que se oponga a nuestro amor, así como lo era antes de que esa apareciera. Tu me enamoraste poco a poco con tus miradas, con tus consejos, con tus regaños, con tus reproches y con tu sensualidad-manifestó Claudia

En ese momento, Jessy escuchaba a Claudia y estaba completamente consciente de lo que le pasaba, ella sabía que Claudia le había hecho malas jugadas antes, pero a pesar de todo, el corazón de Jessy es capaz de perdonar hasta cierto punto. En ese momento, Jessy solo deseaba una cosa: olvidarme. No vaciló al decirle a Claudia su radical decisión, que fue certera y directa.

-Claudia, lo he pensado y tomé una decisión, quiero olvidar a Naty, por favor, hazme tuya y se mía. Hagamos el amor como nunca-respondió Jessy en un tono serio

Ante esa respuesta, Claudia quedó estupefacta e inmóvil, ella creía que era un juego o una mentira de Jessy, pero no era así, iba en serio. Una propuesta muy firme y deseada por las dos estaba a punto de cumplirse, especialmente por Claudia. Sin vacilar, Claudia se acercó a Jessy muy lentamente y se detuvo a observarla, esperando por ese primer movimiento que iniciaría su ritual de amor.

Los labios de Claudia pedían los de Jessy, el poco aliento a alcohol de la boca de Jessy suplicaba por amor y la respiración se aceleraba en el pecho de ambas, hasta el punto tal que se acercaron la una a la otra, cerraron sus ojos y sus labios se tocaron de un modo muy calmado, tierno y sutil, tan especial, tan sublime y tan inesperado. En los labios de las dos se sentía tibieza y calidez. Las manos de Claudia acariciaban el rostro de Jessy y las de ella se perdían en medio del cabello de Claudia, mientras que sus lenguas peleaban y se abrían camino en ese campo húmedo de sus bocas.

La boca de Claudia abandonó por instinto los labios de su compañera y se deslizaba poco a poco alrededor del cuerpo de Jessy. Luego ella pasó su lengua por los senos de mi Jessy, apoderándose por completo de uno de ellos, casi que apretándole el pezón entre sus labios. Un leve arqueamiento de espaldas fue la respuesta a la excitación sentida por Jessy. Claudia se dirigía sobre el vientre de Jessy, dejando las huellas de su respiración, explorando con sus besos el camino y avanzando lentamente, poco a poco y sin prisas. Los besos y las marcas que dejaba Claudia sobre Jessy hacían que ella se sintiera excitada cada vez mas.

Claudia se abría paso en el vientre con sus labios y sus manos, ella le decía que deseaba sentir y probar cada centímetro de su piel, tocar todos sus sentidos y hacerla volar hasta llegar muy lejos y hacerla suya; finalmente llegó a quitarle la mas preciada prenda de toda mujer: su ropa interior.

Muy delicadamente, Claudia retiró esa prenda, tirándola al suelo, y ella se despojó de toda su ropa lentamente hasta quedar a la par con Jessy, salvo por la pijama de esta última.

Apenas se quitó la última prenda, la boca de Claudia regresó al sitio en donde estaba, que eran las cercanías al húmedo portal de Jessy. Claudia descendió y en breve besó, probó, lamió, succionó y recorrió cada rincón de la intimidad de Jessy con su lengua, desde los labios mayores y menores de la intimidad, pasando por el clítoris. Al poco tiempo las mieles de Jessy recubrían el rostro de Claudia, al tiempo que le respondía con arqueamientos de espalda, jadeos, gemidos, y con su cuerpo estremeciéndose de un lado a otro. Un delicado hilo de sudor bordeaba la frente de Jessy y el resto de su cuerpo se vio recubierto por el mismo líquido.

-Claudia, haz que me pierda en tus brazos y lléname de tí. Hazme tuya y dame todo tu amor, haz que la olvide esta noche-dijo Jessy en medio de su excitación haciendo referencia a mi
Claudia no le respondió nada y continuó con su labor, acariciando, besando, estimulando, lamiendo y tragando cuanto fluido salía del cálido interior de Jessy.

Cada gemido,grito y jadeo que Jessy daba eran precisas instrucciones para Claudia, con eso ella se guiaba y se abría paso entre el portal de Jessy. Claudia sabía muy bien que sitios tocar, que regiones estimular y que sensaciones provocar a su amada. El rostro de Jessy gesticulaba a medida que Claudia ejercía cada una de sus desenfrenadas y apasionadas acciones.

Los gritos de Jessy confirmaban la excitación que sentía, acompañados de su puño, que arrugaba y apretaba con fuerza porciones de la sábana de su cama que alcanzaba a agarrar. Tanto fue lo que sintió Jessy, que se afianzó con sus manos a los cabellos de Claudia, tirando de ellos, agarrándolos con pasión y locura, hasta el punto de no dejar que ella retirara su cabeza de allí. Cada vez mas Jessy sumergía la cara de Claudia sobre su intimidad, hasta cubrirla totalmente. Jessy no quería dejar de sentir la lengua de su compañera sobre su monte de Venus.

Ella se había corrido dos, quizas tres veces en el rostro de Claudia, hasta que llegó a experimentar el orgasmo, causando que se desplomara sobre su propia cama.

Claudia intercambió de lugares con Jessy y ahora era ella quien exploraba el sexo de Claudia con la ayuda de su lengua y sus dedos, igualmente emitió gemidos, gritos y jadeos, hasta el punto de correrse varias veces. La pijama de Jessy fue a dar al piso, es mas, toda la ropa de ellas estaba allí. Solo estaban sus cuerpos desnudos, fuertemente excitados y en la atmósfera solo se percibía un envolvente olor a sexo. Una tijereta anunciaba el final del ritual entre ellas y asi fue: las dos se corrieron, una antes que la otra y disfrutaron su orgasmo en medio de un intenso calor que las quemaba, de una agradable fricción, de una intensa pasión y de una gran lujuria que las extasiaba por dentro.

Jessy se entregó a Claudia y viceversa. Las dos se habían hecho el amor como nunca antes. Las fantasías de Claudia se habían visto realizadas en esa noche, en donde Jessy cedió a sus caprichos sin chistar.

Jessy se sentó sobre su cama, encendió un cigarillo y le hizo mimos a Claudia mientras ésta encontraba la manera de quedarse dormida.
Mientras tanto, yo me encontraba en casa, decepcionada por la cita que tuve con Juan David. A causa de tanto remordimiento, tomé mi teléfono móvil, marqué a Jessy, el sistema me enviaba al buzón de mensajes de voz y le dejé las siguientes palabras:

“Jessy, se que metí la pata, por favor, perdóname, lo siento mucho, perdóname. Te necesito mas que nunca, recuerda que te quiero mucho. Naty”

-Jessy observó que su teléfono celular vibraba, lo tomó, vió el Icono de Sms de Voz, marcó a su buzón de voz y escuchó mi mensaje.

-Una vez mi mensaje se terminó, Jessy colgó su teléfono y lo colocó sobre su mesita de noche

-Lo siento Nathaly, pero es demasiado tarde para pedir perdón. Lo arruinaste-dijo Jessy mientras hacía dormir a Claudia en sus brazos.

Continuara....
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:32

He aquí el capítulo 8, espero les guste asi como los que han por venir y si, trataré de ver si llega hasta el 51 xDD (a)

Capítulo 8.

Después de terminarse su cigarillo, Jessy apagó la colilla sobre el cenicero, se tomó un poco de agua, apagó la luz de su habitación y se aferró a Claudia. Las dos durmieron abrazadas toda la noche, cubiertas por una delgada sábana blanca, que fue testigo de lo que había sucedido y yo inocente, sin saber nada.

A la mañana siguiente, desperté con grandes ansias de ir a trabajar y de ver a Jessy para aclarar las cosas y de paso pedirle disculpas por mi actitud. Me incorporé, me dirigí al baño, me di una ducha, me vestí, bajé a tomar el desayuno, agarré mis cosas y salí directo al café bar. Tal fue mi sorpresa al llegar al ver que Jessy, quien siempre llegaba antes que todos, era la última en llegar al trabajo.

Jessy pasó enfrente mio, me saludó diciendo un simple buenos días y naturalmente respondí a su saludo. Ella lucía muy diferente a comparación de antes. Llevaba puestas las mismas gafas oscuras del otro día, pero no las llevaba por que hubiera llorado, al contrario, todo ese alcohol y el haberse desvelado hicieron que sus ojeras cubrieran buena parte de sus ojos y es por eso que las llevaba.

Dentro del café bar

-Jessy, ¿cómo has estado? Digo, es solo que te noto diferente-me animé a hablarle-
-¿Diferente yo? Ja, por favor, ¡mira quien habla!. Nathaly, ponte seria y ubícate, ¿si?-respondió Jessy, quien estaba organizándose-
-Jessy, ya, para, no tenías por que haberme dicho eso. Solo quiero saber que te pasó anoche, es que noto que tienes tus gafas oscuras, se que algo te pasó, ¿acaso lloraste como en la otra ocasión, o bebiste mucho?-pregunté-
-Mira Nathaly, tengo que hacer, estoy retrasada. Chicos, vengan un momento, por favor -me respondió Jessy-

Al rato, todos estabamos reunidos alrededor de Jessy

-Muchachos, hoy llegué tarde, puesto que tuve un enorme dolor de cabeza tan espantoso que me hizo llorar, espero me disculpen, ya que esto no había sucedido antes. Eso es todo-comentó Jessy a los chicos, a manera de mentira-
-No te preocupes Jessy, lo entendemos. Me voy a trabajar-dijo Luciano

Así, cada uno de ellos la disculpó y regresamos a nuestras habituales labores. Me dirigí a la cocina y Jessy se dirigió a la bodega a buscar los ingredientes para los postes del día. Justo después de regresar de la bodega y de dejar los ingredientes sobre el mesón, su teléfono móvil estaba sonando. Era Claudia quien la estaba llamando, Jessy contestó su teléfono y habló muy tranquila, casi que enfrente mio, solo para que yo la escuchara.

-Buenos días, ¿dormiste bien?. Linda, no esperaba tu llamada tan pronto-dijo Jessy-
-Es que queria hablarte mi amor, ouch, sabes, tengo un poco de hambre-respondió Claudia-
-Je je, tranquila, que te dejé listo el desayuno, es solo que saques algo de jugo del refrigerador, calientes los Waffles en la microondas y ya. Además, te preparé un postre especial para acompañar-añadió Jessy quien estaba sonriendo-
-Bien, ¿puedo pasar mas tarde y verte?-preguntó Claudia-
-Desde luego. Espero verte pronto. Un beso, te quiero mucho-respondió Jessy al contestar el teléfono

No se por que, pero la sangre me hervía al saber que Jessy le hablaba a alguien mas que no fuese yo de esa manera tan dulce y tierna. Contuve mi rabia, pero la inquietud de saber quien estaba al teléfono consumía mis pensamientos, al final ganó la imprudencia y terminé saliendo con un “¿quien era?” muy a secas.
-Eso no te incumbe Nathaly, no es tu problema-respondió Jessy-
-Es que necesito saberlo, dime quien te llamó-insistí
-No tengo por que decirlo. Vaya, con que estás, ¿celosa?. Nathaly, cada vez mas me impresionas. Veo que no soportas que comparta mi vida con alguien mas, ¿no?-dijo Jessy-
-A mi no me importa lo que hagas de tu vida, es que esa llamada me inquieta demasiado-dije a mi defensa-
-Si no te importara, no insistirías en saber quien me llamó, ¿cierto? -añadió Jessy-
-Sabes, no me lo digas, al fin y al cabo que tu no eres mi no..., tu sabes, como para andar reclamándote -respondí-
-Pareciera que si lo fueras, es mas, si tanto te interesa saber, era Claudia la que me llamó-respondió Jessy-
-¡Claudia!-dije impactada-
-Si, Claudia, ¿te molesta?-dijo Jessy-
-Jessy, no, no puede ser, esa tipa te llamó, Dios, como pudiste, esa no era una llamada normal, Jessy, como es posible que tu y ella...-dije en medio de mi confusión
-¿Que Claudia y yo que? Si, me acosté con Claudia, ¿contenta?-respondió Jessy-

Apenas escuché esas palabras de Jessy, me sentí muy mal, me dije muchas veces a mi misma que no, que había escuchado mal, que no era verdad y que nada de eso estaba pasando, por temor a enfrentar la realidad.

-¿Y tu por que te pones así?, ¿acaso no andas con Juan David?-preguntó Jessy
-Es diferente, yo no he llegado a “eso”-dije muy alterada-
-“Eso” tiene nombre, se llama hacer el amor y lo hicimos tanto o mas como cuando eramos pareja-respondió Jessy-
-Así que Claudia era tu Ex y volviste con ella, ¿como pudiste hacer eso?, ¿no dijiste que te hizo sufrir?-dije muy alterada-
-Si, lo se, pero ella jamás hizo algo parecido a lo que tu si hiciste. ¿Querías que me sentara a espoerar y que me dijeras que si para ser tu novia? Sabes, yo te quise y mucho, pero desde que cambiaste, aquello por lo que me enamoraste, hoy se ha se convertido en la razón de mi odio hacia ti. Lo siento Nathaly, pero tu misma te buscaste que pasara esto y ya no lo vas a poder cambiar. Aclarado esto, déjame trabajar-respondió Jessy, quien se alejó de mi
-Jessy, es que yo, yo. Me dejaste con las palabras en mi boca, no me dejaste decirlo.

Después de pensarlo tanto, de meditar con la almohada al pensar en esos bellos momentos que pasamos juntas, de entender lo mal que me porté contigo y lo arrepentida que me siento, finalmente me di cuenta de la verdad: yo te amo Jessy, pero es demasiado tarde para decírtelo.

Yo estaba demasiado mal como para trabajar, lo se por que cometí demasiados errores, ya que a cada rato confundía los ingredientes que usaba en los postres. Menos mal Cindy y Jennifer lo advirtieron y trataron de arreglar los postres. La mala preparación de los mismos se vio reflejada a la hora de venderlos, ya que algunos clientes se quejaron por el insípído sabor en unos postres y el extremádamente dulce sabor en otros. Jessy estallaba de la furia conmigo, pero con lo que me había dicho de Claudia, había sido demasiado para mi. No todo había cambiado: ella siguió siendo la misma chica comprensiva de siempre conmigo y se dió cuenta de lo que mal que me sentía.

-Nathaly, no puedes seguir así, por hoy vete a casa. Regresa a trabajar mañana cuando estés mejor-dijo Jessy-
-No puedo, tengo que seguir aquí-respondí-
-Asi no puedes trabajar, si sigues aquí, neta que me espantarás los clientes que se están quejando de los postres. Ah, de una vez te lo digo, no creas que te estoy tratando de manera especial y que ya está todo arreglado, no, al contrario, sigues siendo una real mierda para mi, pero no te permitiré trabajar en ese estado de ánimo-justificó Jessy-
-Sabes que es lo que mas me duele: que estés con ella. Mejor me voy con Juan David, para que me cuide y a lo mejor terminamos haciéndolo también, así como tu, que te revolcaste con esa pesada-alegué de manera altanera-
-Nathaly, mejor vete, antes de que me arrepienta de mi decisión-justificó Jessy quien estaba a punto de levantarme su mano, por mis imprudentes palabras-
-Anda, pégame, sabes que quieres hacerlo, por que te da rabia que te reclame por lo que tienes con esa tipa-comenté-
-¡Que te vayas!-gritó Jessy, quien bajó su mano-

En ese instante, agarré mis cosas y salí directo para mi casa, no sin antes encontrarme en el camino con Juan David, quien me preguntó como la había pasado ayer, a lo que le respondí que bien, que estuve super contenta, sabiendo que me sentí requete mal a su lado. Juan David decidió quedarse conmigo durante toda la mañana, acompañandome. Nos digirimos hasta el parque caminando y por alguna razón, noté que a él no le gustaba que lo tomara de la mano, o que le hablara de cerca, que lo acariciara, que lo besara, o que incluso caminaramos juntos y abrazados.

Como si fuera poco, me puse a llorar, ya que recordé lo que me dijo Jessy y además, Juan no fue capaz de consolarme o abrazarme, al contrario, lo único que hizo fue pasarme su pañuelo para que yo misma secara mis lágrimas. Ni siquiera me quiso recibir su propio pañuelo, Jessy tenía toda la razón: Juan David me trata como a un pedazo de basura, él hace las cosas por compromiso, como si realmente no sintiera nada por mi. Sin embargo, yo seguía esperando que el chico por quien regué la baba desde la primaria, me diera la chance de quererlo. ¡Que tonta fui!

Mientras yo me encontraba devastada en el parque, Claudia fue al café bar y se reunió con Jessy a la hora del almuerzo. Ellas se pusieron a hablar de lo bien que la pasaron juntas y de lo que planearían hacer, ya que Claudia le prometió a Jessy unas vacaciones en Yate a Acapulco como regalo de cumpleaños. Claro, ellas se vieron a escondidas de Luciano y los otros.

A pesar de su actual felicidad, Jessy aún sentía cariño hacia mi, por que recordó la manera en que me habló en la mañana y se puso triste. Claudia le preguntó que le sucedía, a lo que Jessy le respondió con alguna mentira.

Por el resto del día, finalmente comprendí que debía dejar las cosas así, que ya no vale la pena llorar por la leche derramada y que si la vida te ofrece limones, pues haz limonada, aunque su jugo sea tan amargo como la personalidad de Juan David. Haré lo que sea para que me quiera de verdad.

Durante el transcurso de la semana, pude sobrellevar las cosas en el trabajo, cabe destacar que dejar a un lado lo sentimental fue lo mas difícil, por que no soportaba que en sus brazos estuviera ella. Es mas, Claudia estaba tan convencida de haber ganado el corazón de Jessy, que iba al café bar no solo a verla, si no a restregarme en mi cara que yo no la tenía, que era su dueña, como si Jessy fuera su objeto mas preciado. En distintas ocasiones pensé en salirme de casillas y darle una enorme golpiza a Claudia, pero no lo hice, ya que los demás podrían enterarse de lo que pasaba y eso no sería bueno, al menos para Jessy. Me tocaba morder mis labios, apretar mis puños, pasar ese trago amargo por mi garganta y hacer de cuenta que nada sucedía.

Con Juan David las cosas no eran la excepción, ya que cada vez mas me hacía sentir infeliz y triste, él decía ser mi novio de dientes para afuera, pero yo no me consideraba su novia, por que él no me trataba como tal. No era detallista conmigo, era olvidadizo, jamás me ofrecía las cosas que me regalaba o me compraba con ganas o con cariño, jamás se dio a ver como un chico expresivo y espontáneo. No hacía nada de nada.

No hay nada perfecto, ya que por momentos, Claudia y Jessy tenían sus diferencias y peleaban como cualquier pareja, uno de esos agarrones y de tantas peleas fue por lo siguiente: Jessy pronunció inconscientemente mi nombre en una ocasión en que las dos hicieron “el amor”, Claudia le reclamó, se fueron de pelea y luego se disculparon; es mas, en varias oportunidades Claudia notaba que Jessy seguía estando pendiente de mi y eso la enfurecía. Por otro lado, Jessy no toleraba algunas cosas en la forma de ser de Claudia, por ejemplo, cuando decía algo malo de mi, Jessy me defendía. Ellas tenían problemas al igual que Juan David y yo
Era raro, pero de alguna manera, Jessy y yo estabamos conectadas, aunque estuviesemos con otras personas a nuestro lado. Lo unico que compartiamos en el trabajo, eran miradas y una que otra ocasión en que hablabamos muy amenamente, asi como era antes. Es evidente y no podemos evitarlo: estamos hartas de los que están a nuestro lado.

Un dia, decidí confrontar a Juan David, para hacerle saber como me sentía. Después de trabajar, le pedí que fueramos a tomar unas copas y el aceptó gustoso la invitación, que obviamente pagó.

-Mi amor, para que me trajiste hasta acá al bar, ¿de que querías hablar?-preguntó Juan David
-Juan David, ¿te da pena que la gente me vea contigo?. Lo noté, por que te averguenzas de mi cuando salimos-respondi-
-Para nada, al contrario, ¡quiero que todos sepan de nuestro amor!-dijo Juan David-
-Ah si, y si dices que hay amor, ¿por que desde que somos “novios” no me has tomado de la mano?, ¿por que no me acaricias o me das besos en el cuerpo?, ¿no crees que un abrazo no me caería nada mal?, ¿sabes que podríamos salir juntos y tomados de la mano y no de un cordel como tu quisiste?. ¿No crees que necesito que establezcas contacto conmigo?. Sabes, de eso se trata, de amar y querernos, de compartir y tu no haces nada para remediarlo-enfatizé-
-¡Y que quieres que haga!, solo llevamos una semana juntos, dame tiempo-respondió Juan David
-Solo eso necesité para darme cuenta que no estamos bien. No noto brillo alguno en tus ojos cuando me miras, no parece que me quisieras de verdad.-añadí-
-No, no me digas eso-respondió Juan David fingiendo ser novio dolido-
-¿Y entonces?, anda, dime el por que actuas asi conmigo, dime que es lo que pasa realmente. Se que no eres así con tus amigas, especialmente con Vicky y Paola-dije-
-Mierda, ya no me queda remedio, me tocará decirle la verdad, además Claudia no me está pagando lo que realmente vale este trabajo. Me quedaré con los 2500 pesos, al fin y al cabo que ni me alcanzan para comprar la moto-pensó Juan David-
-Anda, habla, no te quedes callado-insistí-
-De acuerdo, te diré la verdad; ¿Como quieres que te toque, fea y aberrante mujer? Me daría pena con mis amigos, ¡que crees que dirán, que ando con la fea del salón, que me rebajé y me degradé hasta el punto de estar con la mas fea! Sabes, me das asco, tu cara es horrible, tu piel es rara, me da cosa tan siquera rozarte, no me gusta que me mires con tus cuatro ojos, detesto la manera en que te vistes, no te arreglas bien, no me gusta sentir tus manos sobre mi y es por eso que me alejo cuando intentas acercarte. Sabes, soy de lo mas popular entre las chicas y para que no me dejen de ver como el galán, les he dicho que me pagaron por ligar contigo. Yo no te quiero, nunca te quise, esto lo hice por dinero, al fin y al cabo que ni vales lo que me pagaron por este trabajo. Además, estuve con Vicky y con Paola, es mas, te las pasé por la cara sin que supieras nada. Hicimos un trío después de que salimos en la noche que te besé y sabes, mientras las penetraba, pensé en ti, mi amor-respondió Juan David

Esas palabras azotaban en mi cabeza e hicieron estragos en mi corazón. Eran muchas las emociones que me invadían: odio, rabia, furia, enfado. No sabía que decir o pensar. Tan solo me quedé callada a esperar con que otras palabras hirientes salía Juan David en medio de su discurso mientras apretaba mi puño y decía algo que me permitiera actuar.

-Y lo único que quería era llevarte a la cama, por que se que eres la única virgen en el salón y con eso ganaría una apuesta que hice ayer con Rodolfo y los demás.-dijo Juan David

-¿Apostó mi pudor con sus amigotes, ¿me quería solo para tener sexo?,¿me engañó con otras?,¿nunca me quiso?,¿acaso no valgo nada?, ¿le di pena?, ¿me utilizó todo este tiempo?,¿le doy asco?, ¿me dijo fea?. Jessy jamás hubiese dicho o pensado eso de mi.

Esas y otras preguntas que me hice fueron el detonante y eso permitió que me enfureciera, apreté mi puño con mas fuerza y en ese momento toda la rabia que llevaba guardada desde hace días salió y se descargó contra él. Tomé mi copa del coctel “Bloody Mary” que había pedido y se la eché a Juan David en la cara, y eso solo fue el inicio.

-Rayos, no veo nada, ensuciaste mi camisa, eres una %$#%&/-dijo Juan David quien se estaba quitando el líquido rojo de sus ojos-
-Ahora si te parto la madre, hijo de %$#%&/ cabrón-dije de la rabia-

/*Partir la madre: Golpear muy fuerte a alguien en la cabeza*/

En ese instante, saqué fuerzas de donde no tenía y le saqué todo el aire del estómago a Juan David, haciéndolo caer al suelo. Le di varias patadas, hasta el punto que dañé una de mis sandalias, cuyas tiritas se habían desprendido, le reclamé y le dije cosas como: “porquería, aquí está mi amor, recibe mis caricias, estoy siendo tuya”, también le dije otras bastardadas similares a manera de insultos y fue tanta la rabia que tenía, que escupí en su cara cuando terminé de patearlo. Finalmente y tras darle una última patada, le dije la palabra que finaliza toda relación amorosa: “terminamos”.

En medio de ese arranque de rabia, dos meseros me detuvieron y me expulsaron del lugar, por que si yo seguía allí, lo habría asesinado a golpes. Lastimosamente, olvidé sacarle un dato muy importante: ¿quién le había pagado por enamorarme?

En ese bar, todo el mundo observó lo que sucedió y se quedaron atónitos mirándome. Les respondí-amenazando con mi puño- que la fiesta se acabó, que siguieran bebiendo y que no se metieran en lo que no les importa. La conmoción había pasado, ya que minutos después de mi arremetida, Vicky fue por Juan David luego de que este la llamara por teléfono.

Al llegar a mi casa, subí directamente a mi habitación,ni siquiera fui capaz de comer, me quité las sandalias y me tiré a mi cama a llorar amargamente por todas las palabras feas que me dijo Juan David. Ese día mi corazón y mis sentimientos sufrieron una gran herida tan profunda y dolorosa, que solo alguien podría curar: Jessy.

Continuara.....


Última edición por lexi el 5/5/2011, 15:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:33

La neta que se que este capítulo les encantará, por que aquí empiezan a arreglarse las cosas entre nuestras protagonistas (k) (a) En fin, disfrutenlo

Capítulo 9

Tanta fue mi tristeza, que no me pude contener y después de haber llorado un buen rato, decidí llamar a Jessy al teléfono, por que necesitaba su voz, sus palabras, necesitaba saber que aún en el momento mas difícil, contaría con ella.

-Hola, Jessy, ¿estás ahí? Soy yo, Nathaly, te necesito mas que nunca-dije-
“Hola cariño, sabes, en el momento no me encuentro en casa, asi que deja tu mensaje después del tono, bye”-respondió el mensaje de la contestadora-
-Bip-sonó el pito-
-Jessy, se que andas ahí, se que me estás escuchando, contestame Jessy, ¡contesta!-insistí-

Efectivamente, Jessy estaba del otro lado del teléfono, sosteniendo la bocina callada, sin pronunciar palabra alguna y mirando con tristeza hacia el suelo.

-Jessy, contéstame, te necesito. Tuve un rollo bien grande con Juan David, sabes, él me dijo cosas horribles, me engaño con otras chicas, me dijo que era fea, dijo que había apostado mi virginidad y que solo jugó conmigo por que alguien pagó por que me enamorara y eso me está doliendo mucho, snif, snif-pronucié llorando-

-Nathaly, no te preocupes, que yo estoy aqui-dijo Jessy pegada de la bocina-
-¡Jessy-exclamé de la felicidad-
-¿Con quien hablas? -preguntó Claudia, quien escuchó a Jessy-
-Eh, yo, con nadie-respondió Jessy
-No te creo, pásame la bocina-dijo Claudia-
-No pasa nada, ya voy a colgar, no es necesario-respondió Jessy-
-Jessica, pásame el maldito teléfono-insistió Claudia-
-Jessy, sigues ahí-dije-
-Mira pequeña descerebrada, no llames nunca mas a Jessy, por que si lo haces, te pesará. Es mas, no quiero que sigas trabajando en su café bar, no quiero que la veas mas, ella es mia, solo mía. Con solo hacer una llamada te puedo borrar del mapa, ya que tengo muchos contactos que pueden advertirte y “dormirte” si reincides en insistir con mi Jessy -alegó Claudia-
-Aunque tengas toda la lana del mundo y me hagas daño, Jessy jamás te amará como a mi. Nunca comprarás su corazón por mas que lo intentes, y aunque me mates, ella me querrá a mi-con esas palabras, le colgué el teléfono a la altanera de Claudia

Mientras tanto, en el departamento de Jessy

-Claudia, que pena me da contigo, pero no tienes derecho a exigirme que bote a Naty, ella trabaja muy bien, sabes, me ha ayudado mucho y no la despediré solo por capricho tuyo-argumentó Jessy-
-No me importa, ¡quiero que la eches mañana!-respondió Claudia-
-No me des órdenes Claudia, que te puede ir mal. Naty sigue en el café bar y punto, por que es mio y solo yo decido quien se va y quien no-contestó Jessy-
-Ella solo trae problemas a nuestra relación-justificó Claudia-
-Cállate, sabes, no me gustó para nada lo que dijiste de intimidarla o de matarla, ¿que te pasa?, ¿por que la odias tanto? Ella jamás te ha hecho nada para que le dijeras eso, al contrario, tú y tus amigas la han alejado de los demás y la hicieron a un lado, como un cero a la izquierda-dijo Jessy muy indignada-
-Mi vida, es que no quiero que esa rata de laboratorio siga siendo un problema entre nosotras, quiero que se aleje de mi vista, no se por que la defiendes siempre. Mejor dejemos este tema hasta aquí, no quiero que peleemos de nuevo por esa fea-respondió Claudia mientras le daba besitos a Jessy
-¿Claudia, sabes por que la defiendo?, por que la quiero mucho y me duele que gente como tú le haya hecho daño-dijo Jessy en su mente mientras miraba con cierto enfado a Claudia-
-No te preocupes, que ella no será mas tu problema. Nuestra relación solo será laboral-dijo Jessy, quien le estaba llevando las ideas a Claudia-
-Perfecto-susurró Claudia en voz baja

Una vez Claudia se durmió, Jessy corrió a llamarme a toda prisa, aún sabiendo que eran las dos de la madrugada. El teléfono de mi sala sonó y el chillido me despertó, asi que fui a contestarlo, era Jessy, por que se que nadie mas sería capaz de llamarme a esa hora.

-Bueno, diga, hey, ¿no cree que es muy temprano para llamar? Llame mas tarde, ¿vale? -dije muy soñolienta-
-Naty, soy yo, Jessy-dijo Jessy-
-Jessy, ¡que alegría oirte!-eso me hizo despertar-
-Sabes, Claudia me tiene harta, es una inmadura, es caprichosa y siempre peleamos, es mas, quería que yo te botara del trabajo, pero la detuve, ¡rayos, que latosa es!-dijo Jessy-
-Jessy, eso es genial, te preocupo, eso significa que tu y yo...-argumenté
-No Naty, tu y yo nada. Cada cual sigue por su camino, tu me hiciste sufrir mucho y veo que ahora estás pagando-añadió Jessy-
-Jessy, ¿por que me hablas así?, ¿no crees que ya he llorado demasiado?, snif, snif-dije mientras unas lagrimas corrían por mi rostro-
-Nathaly, tu nunca quisiste nada conmigo y ahora que si lo quieres, ni creas que te diré que si. Yo te perdono, pero no olvidaré todo lo que me hiciste llorar y sufrir-argumentó Jessy de manera fría-
-Jessy, se que no eres feliz a su lado, después de este tiempo por fin lo he entendido, yo te amo, quería decírtelo desde ayer, pero me dejaste con las palabras en la boca-respondí-
-Nathaly, basta, no sigas-contestó Jessy, quien a su vez también tenía unas lágrimas corriendo por su rostro
-Jessy, por favor, deja a Claudia y intentémoslo. Sabes, extraño tu calor, tu compañia, tus palabras, tus regaños y reproches, tus mimos, tu cariño, es mas, extraño todo de ti y quiero que me des la oportunidad de ser feliz a tu lado-dije muy triste-
-Nathaly, cambia de tema o voy a colgar, no quiero que sigas con eso, por favor-dijo Jessy llorando-
-¿Estás llorando también, cierto? Sabes que aún me quieres y es por eso que lloras. En tu interior quieres botar a esa tipa a la mierda para estar conmigo y lo sabes-dije a mi defensa
-¡Ya Nathaly!, sabes que estoy con Claudia y eso no lo vas a cambiar. Te di muchas oportunidades y tras cada una de ellas solo recibí maltrato e insultos y sabes, nunca tomé represalias contigo en el trabajo, pero quería, muchas veces quise ponerte trabajo de mas como castigo a tu alevosía conmigo, pero no lo hice, por que aún te estimaba. Adiós-contestó Jessy, quien colgó el teléfono

En ese momento y una vez mas, las dos sufrimos y lloramos intensamente. Después de un rato me calmé, fui a la cocina, tomé algo de agua y me dirigí a mi habitación para tratar de dormir. Jessy hizo lo mismo, solo que esta vez no hizo uso del licor o del cigarro, simplemente secó sus lágrimas y se sentó en el sillón de su sala, se quedó pensativa por un buen rato, se tomó un vaso de leche tibia y se fue a dormir junto con Claudia. Su compañera se había despertado al no encontrar a Jessy en la cama.

-Mi amor, ¿en donde estás? Ven, que te quiero aquí a mi lado-dijó Claudia desde la cama-
-Lo siento Claudia, pero ya tomé una decisión: eres insoportable, no te aguanto mas, terminaré contigo tan pronto como me sea posible. Escogeré el momento apropiado-dijo Jessy en su mente-
-No te preocupes, ya subo-le dijo Jessy-

Jessy siguió pensativa acerca de muchas cosas con respecto a Claudia y a mi

-...ahora que recuerdo, Naty dijo algo de que le pagaron a Juan David por enamorarla. Claudia, eres tan obvia, tu eres la única que pudo haber hecho eso, ¿quien mas que tú estaria tan interesada en alejarla de mi? No cabe duda, eres una harpía, y ese es un motivo mas para terminarte-dijo Jessy en su mente-

Momentos después Jessy subió a su alcoba y se acostó en su cama. Claudia, por su parte, le insistía en que satisfaciera sus deseos sexuales.

-Jessy, anda, mira que tengo ganitas, ¿no quieres complacerme?-dijo Claudia quien estaba muy mojada y estuvo a punto de tocar la intimidad de Jessy, pero ésta le detuvo la mano-
-Claudia, ¿es que no entiendes?. No quiero hacerlo ahora, no insistas-enfatizó Jessy en su negativa-
-Vale, vale, ya suéltame la mano, ¿si?-dijo Claudia-
-Te conozco, no dejaré que intentes nada. Tienes que entender que no siempre obtienes lo que quieres, sabes, tengo trabajo mañana-argumentó Jessy quien finalmente dejó el brazo de Claudia-
-De acuerdo, hmpf-dijo Claudia, quien estaba furiosa y cruzada de brazos por que Jessy no quiso satifacer sus deseos
-Mejor duérmete. Linda, otro día nos hacemos el amor, ¿si?-expresó Jessy-
-Ya vuelvo, iré al baño-dijo Claudia

Jessy se quedó dormida, mientras que a Claudia no le quedó otra salida que toquetearse su intimidad y correrse hasta sentir satisfacción.

A la mañana siguiente, Jessy llegó muy radiante y bonita al trabajo, es mas, ni yo me lo esperaba.
-Buenos días Jessy-dije-
-Muy buenos días, Naty-dijo Jessy muy atenta-

Es raro, pero me alegra que esté feliz, sin embargo, yo necesitaba terminar la conversación que dejamos iniciada esta madrugada, así que le dije que en cuanto salieramos, terminaramos de hablar, a lo que ella dijo estar de acuerdo.

La mañana transcurrió normalmente, hasta que un curioso personaje y sus “amiguis” llegarían en busca de mi. Juan David vino acompañado de Vicky y Paola, quienes estarían dispuestas a dejarme peor que como lo dejé yo a él después de semejante paliza.

-¿Donde está Nathaly?, queremos hablar con ella-dijo Juan D
-Mira, estas son horas de trabajo, no puedes molestarla-contestó Luciano-
-Entiendo, la esperaremos hasta la salida-respondió Juan David, quien lucía muy lastimado-
-¿Te quedarás todo el dia aquí? Oye, sabes, es verano, ¿seguro no tienes nada mas que hacer mientras esperas?-comentó Luciano
-¡A ti que te importa!-alegó Juan David
-Ay, que fastidio con este equis en la vida-dijo Paola
-Si amiguita,tienes razón, este es un remedo de mesero-añadió Vicky-
-Sabes, tienes razón. Quédense, eso si, siempre y cuando no sea para ocupar espacio, recuerden que en este sitio hay que consumir lo que se vende, especialmente los postres-argumentó Luciano-
-Si es por dinero, no hay problema, compraremos toda la barra de postres si es necesario-respondió Juan David

Jessy observó que Juan David y sus amiguis no se despegaron de la mesa en donde estaban y Luciano le comentó lo que pasaba, así que ella decidió hablar con Juan David en privado, por temor a que me sucediera algo dado lo ocurrido anoche. ¡Vaya, le preocupo!

-Hola muchachos, ¿como están?-preguntó Jessy
-Muy bien-le respondieron-
-Chicas, ¿me prestan a Juan David por un momento? Quiero hablar con él-justificó Jessy

Ellas (Vicky y Paola) accedieron a su petición y Juan David salió a hablar con Jessy fuera del café, es mas, dieron la vuelta, cerca al sitio donde se recoge la basura.

-Jessy, cuéntame, ¿por que tanto misterio de que charlemos?-pregunto Juan D
-Mira gusano infeliz, no te perdonaré lo que le hiciste a Naty, ahora entiendo que la aberrante y espantosa fea criatura aquí eres tu, ¡porquería!-respondió Jessy muy furiosa-
-Sabes, no me importa, ella es mas fea que una blasfemia y no me retractaré de nada de lo que dije. Es mas, no entiendo por que tu y Claudia se preocupan tanto por esa chica-argumentó Juan David
-Has caído tan bajo, ¿cómo fuiste capaz de jugar con ella?, la engañaste, hasta apostaste su pudor, y quien sabe que mas le hiciste, ¡eres un maldito!-añadió Jessy-
-¿Y que guey?, ¿neta, que me vas a hacer? Solo lo hice por dinero, es mas, esa chava no valió ese trabajo, fue una pérdida de tiempo-justificó Juan David
-¿No te da lástima puto cabrón?. Naty es una chica muy linda y dulce, y tu jugaste con sus sentimientos y su corazón Sabes, de todo lo que dijiste, eso es lo que quería escuchar desgraciado, ¡dime quien te pagó por que le hicieras eso!-dijo Jessy
-Nah, no es necesario, no vale la pena-dijo Juan D
-¡Que me digas!-insistió Jessy, quien agarró fuertemente a Juan David por el cuello
-Clau,Claudia me pagó por ese trabajo, arggh, no puedo respirar-dijo Juan David-
-Bien, quería confirmar mis sospechas, muchas gracias cariño,mua-contestó Jessy quien tiró a Juan David al piso
-Cof, cof-balbuceó Juan David mientras se levantaba
-Piérdete ya mismo de aquí con tus amigas, inmundo parásito. Sabes, la gente como tú y tus amigas son como los granos en el culo de una rata: simplemente asquerosos-respondió Jessy
-No me intimidarás tan fácil. A esa la dejamos mas fea de lo que ya es y punto, no serás capaz de detenerme-alegó Juan David
-Eso que piensas hacer no te será nada fácil, por que tu mejor amiga, Claudia, está mas de mi parte que de ustedes. Con tan solo decirle lo que pasa, ella hará una llamada y arreglará todo, sacándolos del camino-argumento Jessy muy orgullosa
-Ja ja ja, no me hagas reir, ridícula-dijo Juan D
-Ella puede mandar al carajo todos esos años de amistad con ustedes, por estar tan solo un minuto conmigo. ¡La balanza está a mi favor! Claudia hace lo que yo le diga-comentó Jessy-
-¿Claudia haciéndote caso? No se de donde sacas eso-respondió Juan David
-Bien, es hora que lo sepas: Claudia es mi novia y lo que siente por mi es mas fuerte que su amistad. Es mas, la llamaré para decirle lo que pasa-argumentó Jessy-

En ese momento Jessy llamó a Claudia, ella sabía que no le contestaría puesto que estaba dormida, así que le dejó un mensaje de voz. Además, Jessy sabía que Claudia es tan descuidada que ni se daría cuenta del mensaje, ya que Jessy lo borraría antes.

-Hola mi vida, sabes, Juan David y tus amiguis me han estado molestando, quiero que llames a la gente de tu papi, para que los pongan a dormir, ¿si?. Ellos me hicieron llorar mucho, estoy muy triste, los quiero fuera de mi vista mi amor, quiero que se mueran-dijo Jessy al buzón de voz-
-Jessy, que onda, ya párale si, no tienes por que hacerlo. Si quieres dejamos a tu Nathaly en paz, pero por favor, no le digas que nos mate, no quiero morir, no sin haberme follado a todas las nenas de la escuela-respondió Juan David de manera nerviosa
-Entonces, ¿que esperas? Vete de aquí con esas perras vagabundas de mi negocio y aléjense de mi, de Claudia y de Naty, ¿vale? Ah, si algo le llega a pasar a Naty, le digo a Claudia. Tócale un solo cabello a Naty y te las verás con los matones, oiste cariño -dijo Jessy, quién hizo un guiño en el ojo y lesonrió pícaramente

Juan David regresó al café bar y se llevó a Vicky y a Paola con prisa y les hizo abandonar la idea de pegarme, por temor a que los asesinaran.

-Je je je, que bien, la mentira sirvió,aunque creo que regué la sopa al decirle, pero no importa, no me averguenzo de ser lesbiana-sonrió Jessy, quien regresó al café bar-
-¿Jessy, por que esos tres salieron corriendo?-pregunté-
-Naty, ja, si supieras de la que te salvé, je je-respondío Jessy-
-Vaya, aunque ella esté con Claudia, ¡todavía le preocupo!-dije en mi mente-

Una sonrisa fue mi agradecimento hacia ella en el instante en que me lo dijo

Jessy me contó todo lo que hizo para espantar a Juan D y a sus “amiguis”, y en ese instante reimos así como antes. El día transcurrió rápidisimo y finalmente el reloj de pared daba las seis de la tarde, era hora de salir a nuestras casas.

Cabe destacar que en todo el día y a diferencia de la llamada de esta madrugada, Jessy se portó muy bien conmigo, era raro, pero pareciera que todo regresaba a la normalidad, sin embargo, muchas cosas mas sucederían.

-Bueno, supongo que ya es hora de irnos, ¿verdad?-dije-
-Si, ¿que te parece si te acompaño a tú casa? Así no le pagas mas al conductor del autobús-añadió Jessy-
-Vale, salgamos juntas, pero, ¿no tienes que verte con tu novia?-pregunté-
-¿Claudia?, ja, menos mal que ni vino hoy, mejor déjala lejos de aquí. Ahora quiero estar contigo-respondió Jessy-
-¿Y eso por que?-pregunté-
-Luego te digo. Mejor vámonos-respondió Jessy-

Hasta Luciano y los demás se quedaron impresionados al ver que en ese día Jessy y yo regresabamos a ser las de antes.

En el auto de Jessy

-Naty, sabes, pensé mucho en lo que me dijiste y si, te daré una oportunidad mas, eso si, en donde la riegues, ni creas que te daré otra-dijo Jessy de manera enfática
-Jessy, ¿y Claudia, que vas a hacer con ella? Tu misma dijiste que es insoportable y pues se que aun la quieres-añadí
-Pienso terminarle, por que cuando estuve con ella, me di cuenta que yo aún pensaba en tí. Durante este tiempo, siempre estuviste en mi corazón, no pude sacarte de él por mas que me lo propuse y por mas que me hiciste sufrir. Ahora lo se, yo también te amo, pero necesitaré tiempo, han sido muchas cosas las que han pasado en tan poco tiempo-justificó Jessy-
-Si, tienes razon Jessy, pero no se, no me siento tranquila al saber que me porté mal contigo, me siento tan culpable-respondí-
-¡Ta chin, diste en el blanco! La oportunidad que te di es para que te reivindiques conmigo y para que ganes mi corazón de nuevo, así como lo hiciste por primera vez. Además, ya has sufrido mucho con todo lo que has pasado-contestó Jessy
-Jessy, no sabes cuan feliz me siento al escucharte, gracias-esas fueron las palabras que pronucié mientras lloraba

En ese instante, Jessy detuvo el auto y me abrazé a ella, mientras lloraba en su regazo. Después de dejar de llorar de la felicidad, Jessy me dejó en la puerta de mi casa y hasta mi madre se extrañó al verla, ya que ella le hizo saber que hace rato no se pasaba por allí. ¡Vaya que han sido dos semanas eternas! Me despedí de Jessy, dándole un beso en la mejilla y un abrazo.

Cayó la tarde y llegó la noche, Jessy llegó a su departamento y Claudia la sorprendió con una cena, que por cierto, estaba espantosa

-Hola mi amor, ¿como te fue? Sabes, preparé la cena por que se que estás exhausta-argumentó Claudia quien le sirvió un plato de su cena a Jessy
-Me fue bien, ah, la cena, si, que linda eres, se ve que está delicioso-dijo Jessy de manera escrupulosa, quien en vez de ver un estofado de carne, apreciaba una semoviente y rara masa mutante verdosa y maloliente en su plato
-Anda, prueba un poco. Sabes, me maté toda la tarde en la cocina para preparártela-comentó Claudia orgullosa-
-Ajá, ya veo-respondió Jessy, quien volteó a mirar para su cocina y la notó hecha todo un desastre-
-Dios, la cocina quedó vuelta mierda, tendré que limpiar, además, si como esta cena, moriré-susurró Jessy entre dientes-
-Una cucharadita, anda mi amor, prueba y dime que está rico-insistió Claudia-
-Eh, ¿que tal si la pruebas tú primero y luego yo?-preguntó Jessy-
-Vale-dijo Claudia quien probó su comida y terminó escupiéndola sobre la servilleta-
-Waagh, está espantoso, pensé que me había quedado bien, seguí la receta al pie de la letra-dijo Claudia-
-Mi amor, vístete, cenaremos afuera y de paso, hablaremos un poco, por que es mucho lo que tengo que decirte-justificó Jessy

En breve, Claudia y Jessy se habían bañado y organizado como para salir a cenar juntas, solo que esta cena sería muy inusual. Las dos salieron rumbo al restaurante

En el restaurant

-Mesero, traiganos dos platos de Filete Mignon, una botella de Champagne real y al terminar de cenar dos Margaritas por favor-dijo Jessy
-Enseguida señoritas- dijo el mesero-
-Sabes mi amor, te traje aquí para decirte algo muy importante-comento Jessy
-¿Y que es?-preguntó Claudia
-Claudia, lo que yo quiero dcirte es que....- dijo Jessy-

Continuara...
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:35



Capítulo 10

-Claudia, lo que quiero decir, es que ojalá disfrutemos de esta rica cena juntas-contestó Jessy-
-Por supuesto mi amor, ¡lo que tu digas!-respondió Clauia-
-Lo siento Claudia, no es justo que se arruine la cena aún, tengo mucha hambre, mejor esperaré a que acabemos de comer y después de eso, terminaremos nuestra relación-pensó Jessy-

Minutos después Jessy y Claudia se pusieron a hablar de como estuvo su día y tras la espera, el mesero llegó con los dos platos de Fillet Mignon para Jessy y Claudia. Ellas se comieron el arroz, la ensalada, la carne y se sirvieron la Champagne en dos finas copas de vidrio y cada una disfrutó de su cena. Momentos después, el mesero regresó con las dos Margaritas como Jessy lo había pedido, y eso anunciaba que era el momento preciso para hablar con Claudia.

-Claudia, será mejor que te tomes el Margarita tu primero, lo necesitarás-argumentó Jessy-
-Jessy mi amor, no se por que me dices eso, sabes, este es un lindo lugar para cenar, te lo agradezco, ¡espero regresemos pronto cuando cumplamos meses de novias!-respondió Claudia-
-Mmm, no creo que se pueda. Es mas, no creo que volvamos a salir juntas-dijo Jessy-
-¿Por que me dices eso, mi amor?, ¿es por el lugar? Si, se que es costoso, si quieres yo pago las veces que regresemos, el dinero no es problema-justificó Claudia mientras tomaba las manos de Jessy-
-Mira, no es por el dinero, Claudia, mi corazón le pertenece a otra persona, lo he pensado y debemos terminar nuestra relación. No podemos seguir así-enfatizó Jessy-
-Ja ja ja, ¿que, estás bromeando?, ¿tú terminándome? ¡Eso jamás!-respondió Claudia-
-Claudia, Claudia, ya basta. No lo hagas mas difícil. Entiende, quiero terminar contigo-exclamó Jessy-
-Jessy, todo esto es por esa cuatro ojos, ¿cierto? ¿Me estás terminando por esa tipa?-preguntó Claudia-
-Si, es por ella que te termino, por que la amo y por que ya no te soporto mas. Eres pretenciosa, superficial, caprichosa, ladina, una pesada y tienes una personalidad horrible. Creí que iba a olvidar a Naty estando contigo por lo mal que ella me trató, pero no fue así. Al contrario, estando contigo pensaba mas y mas en ella. Es por eso que no podemos seguir juntas-justificó Jessy-
-Jessy, no me cambies por esa tipa, por favor, dame una oportunidad, ¡puedo cambiar!,snif,snif-dijo Claudia mientras lloraba

La gente observaba la discusión entre las dos y las miradas no se hicieron esperar, ya que Claudia armó un gran escándalo que todos vieron en el lugar.

-Claudia, cálmate y cállate. Mira que nos pones en verguenza-añadió Jessy-
-Verguenza debería darte de estar con esa %$#%&/. ¡Soy tu novia, ella no!-gritó Claudia-

Jessy le dió una bofetada a Claudia en la cara por esa atroz descripción hacia mi

-No le hables así a Naty, respétala. Ya no quiero nada contigo y basta. Es por eso que vine a cenar contigo, para que no te diera tan duro decírtelo-comentó Jessy-

Claudia sostuvo su enrojecido rostro, se quedó callada, pensativa, sin decir ni una palabra, con una mirada cabizbaja, llena de odio y de deseo de venganza, sin embargo ella tomó un respiro profundo, cerró sus ojos, apretó sus puños y finalmente se incorporó como si nada hubiese sucedido.

-Entiendo Jessy, no puedo obligarte a estar conmigo, creo que ha ganado la mejor, es decir, Naty. -respondió Claudia-
-Bueno Claudia, me alegra que lo hayas entendido después de habértelo dicho. Espero que las cosas no queden mal entre nosotras, por que podemos seguir de amigas, sabes, a pesar de todo, la pasé sensacional junto a ti-respondió Jessy-
-Hmpf, si-añadió Claudia entre dientes
-Entonces, ¿nos vamos? Si quieres puedes dormir conmigo esta noche, pero separadas-exclamó Jessy-
-No Jessica, no te molestes. Llamaré a Alfredo, el chofer de papá, y él vendrá hasta aquí a recogerme. Es mas, te pido un favor: cuando llegues a tu casa, pon todas mis cosas juntas, que Alfredo me las llevará mañana -comentó Claudia, de manera triste y vacía, pero a la vez orgullosa como para no mostrar debilidad-
-Vale, que estés bien-añadió Jessy-

Jessy se terminó el Margarita y en minutos, el auto de Alfred llegó para recoger a Claudia. Ella se despidió de Jessy muy a secas con un simple “adios” y levantando en alto una mirada de desprecio para su compañera.

Jessy subió a su auto y condujo hasta su departamento, aunque le terminó a Claudia por mi, ella no se encontraba totalmente feliz, ya que estaba algo triste por Claudia, al menos se pudo sacar ese peso de encima. No es justo que ella tenga que decidir por dos mujeres, sabiendo que me ama a mi

-Claudia, fue por tu bien, lo mejor es que te olvides de mi y me dejes el camino libre. Entiende, amo a Nathaly-comentó Jessy mientras conducía-

Una vez Jessy llegó a su departamento se cambió de ropa y se puso su pijama, luego organizó cuidadosamente las cosas de Claudia en una bolsa plástica y finalmente decidió llamarme para comentar lo acontecido.

-Jessy, hola, ¿como estás?-contesté-
-Nathaly, ya regresé y sabes, le terminé a Claudia. No quise aplazarlo mas. Sabes, me impresionó lo bien que lo tomó, aunque no hay que estar tan confiadas con ella, se que no se quedará de brazos cruzados. Es mas, hasta se fue de mi casa-argumentó Jessy-
-No te preocupes Jessy, que ya lo peor pasó, espero verte pronto, para que podamos hablar con mas tranquilidad y así formalizar lo nuestro-añadí-
-Nathaly, ¿que te pasa?, no puede ser tan pronto, tienes que darme tiempo, ¡no puedo salir de una relación y entrar en otra así nada mas!. Mi corazón no es así-justificó Jessy-
-Entiendo, nos vemos mañana. Que pases buenas noches y que sueñes con los angelitos-dije-
-Vale, un beso y que duermas bien-dijo Jessy al colgar el teléfono-

Esa noche me fui a dormir mucho mas tranquila, ya que por fin Jessy no estaba con Claudia, aunque en mi interior sentía algo de pena por Claudia, pobre, ¿quien sabe en lo que está pensando y en lo que nos hará ahora? Espero que nos deje en paz y no tome represalias. Dios, lo olvidé, Claudia es de una buena y rica familia, ¿y si quiere asesinarme a mi o a Jessy? No, no creo que sea tan inmadura como para hacer eso. Dios mio, que no nos pase nada a Jessy y a mi, por favor.

Al día siguiente, Jessy llegó al trabajo y al verla, sentí muchos deseos de besarla, pero recordé que debía ir despacio y reconquistarla, ya que me había portado mal con ella, así que me ahorré los ímpetus y la saludé dándole un inocente beso en su mejilla.

Durante los días siguientes, Jessy y yo salimos juntas a pasear, a caminar, a bailar, a comer en restaurants y a compartir de todas esas actividades que nos unieron desde la primera vez. Todo iba bien, ya que poco a poco fui reconquistando y reenamorando a Jessy tras mi mal comportamiento. Cabe destacar que lo nuestro era demasiado evidente, ya que las miradas, las caricias, los besos, los abrazos y el trato entre nosotras lo daba a entender: estamos enamoradas. Incluso en el trabajo, habian ocasiones en que nos demostrabamos demasiado cariño, pero nos tocaba disimular y conservar nuestra relación jefa-empleada, solo por que los chicos no lo sabían, pero si lo sospechaban, especialmente Luciano y las niñas. Dos semanas han pasado desde entonces y somos de lo mas felices. Claudia no se ha aparecido en días. Según sus “amiguis”, se fue con su padre a un viaje de negocios, Jessy me dijo que eso es una mentira de sus “amiguis” y que ella está por allí, acechando y merodeando, esperando el momento preciso para atacar, pero mientras no se aparezca, mucho mejor.

En una de nuestras tantas salidas al parque y después de trotar y caminar, Jessy argumentó estar cansada, así que decidimos sentarnos en uno de los columpios, bueno, en realidad ¡yo no estaba cansabda y quería batirme y columpiar un rato! y Jessy quería sentarse, en fin, ¡todos ganan! Después de batirme un rato, Jessy me pidió que me detuviera y comenzamos a hablar.

-Naty, eres preciosa. Muchas gracias por los lindos momentos que hemos pasado, te adoro. Sabes, ya no eres la misma Nathaly que conocí, has madurado, eres mas responsable, ya no te comportas como una niña, has cambiado, y lo mejor es que has recuperado mi confianza y mi corazón-comentó Jessy-
-Je je, gracias,aunque neta que no me fue facil hacerlo, trabajé muy duro para conseguir tu amor. Además, algo tenía que aprender de ti, mi ídolo, mi mejor amiga, mi no..-dije mientras observaba a Jessy a los ojos-
-Je je je. ¡Tus emociones si que hablan por ti!-añadió Jessy mientras observaba mi nerviosa mirada-
-Jessy, estos días que hemos pasado han sido geniales. He sido muy feliz a tu lado, sabes, es hora de decírtelo, por que siento que me he reivindicado lo suficiente, ¿tú quieres ser mi novia?-pregunté-
-Naty, claro que si, ¡ya era hora que me lo preguntaras! Por poco y no lo haces, ¡eh!-respondió Jessy-
-Jessy, no sabes cuan feliz me hace saberlo. Te quiero-comenté-
-Y yo a ti. Te amo-dijo Jessy-

En ese instante, un tierno y cálido beso entre las dos inició nuestra felicidad. Jessy tomó mi rostro con su mano y mis dedos se perdieron en su cabello castaño. Esta vez mi beso con Jessy fue mucho mejor, ya que conseguí coordinar con los movimientos de su boca. Sentir sus suaves labios rosaditos y dulces fue lo máximo para mi, nuestras lenguas se batían en un intenso duelo húmedo una vez mas. Mi mano se deslizó hasta su cabello por instintó y después acaricié a Jessy por su espalda, hasta llegar a su cintura, abrazándola y acercándola a mi. Sensaciones electrizantes e intensas pasaron por mi ser, invadiéndome de felicidad y alegría.

Después de habernos dado el beso, nos separamos y nos dirigimos hasta el auto de Jessy. Ella me llevaría a su departamento, ya que teniamos que hablar de algo importante que als dos habiamos pensado: es hora que Luciano y los demás sepan de nuestra relación, por que tarde o temprano se va a saber. Antes de eso, debía disculparme por mi actitud hacia ellos.
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:36



Capi 10 conti

Ya en el departamento, Jessy y yo seguimos hablando acerca de decirle a los chicos sobre nuestra relación. Yo dudaba en hacerlo, ya que era mucho lo que se colocaba en juego

-Jessy, es que no se si debamos, este, decirles aun. Tengo miedo-expresé-
-Tranquila Naty, que nada malo nos va a pasar, los chicos confián mucho en mi y estoy segura que no dejarán de respetarme solo por nuestra relación. Se que nos entenderán. Mi vida sentimental y mi vida laboral son asuntos diferentes y si las he sabido llevar ocultando lo nuestro, no creo que revelándolo cambien las cosas-justificó Jessy-
-Jessy, mira, ellos son tus amigos, no los mios. Siento que ya no encajo allí. Además me he portado mal con ellos-argumenté-
-No, no digas eso mi amor, ellos también son tus amigos. Te quieren mucho, es solo que la regaste cuando insultaste a Cindy de esa manera. Es mas, ellos son los primeros en verte como Naty y no como la fea del salón. Es solo que les ofrezcas una disculpa sincera y ya verás que estarás bien con ellos-justificó Jessy-
-Por los chicos, vale, está bien, pero mi mamá, ella si que no lo va a entender. No quiero que le digamos a ella, es mas, no se puede enterar nunca. Lo que pasa es que mamá sufre de hipertensión arterial y temo que una noticia así haga que se enferme. No me lo perdonaría si ella me odiara solo por que me gustas-respondí-
-Naty, con tu mamá iremos poco a poco. Yo quiero que lo nuestro sea algo serio, es por eso que debemos decirlo y no ocultarlo mas,empezando por nuestros mejores amigos-contestó jessy-
-¿Tus padres lo saben?, ¿piensas decirle a ellos también?, ¿ellos supieron cuando estabas con Claudia?-pregunté-
-Naty, no te lo he dicho, la verdad es que ellos no son mis verdaderos padres, yo soy adoptada. Mi madre murió cuando yo era muy pequeña, tenía apenas dos años y mi padre, bueno, el viejo vividor y ebrio ese vive, pero ni siquiera sabe que yo existo. Me quedé sola en el mundo, luego una pareja me quiso adoptar y hace unos años me dijeron la verdad. Naty, no quiero perder a mis padres de nuevo, no me quiero quedar sola, snif, snif. Le diremos a nuestros amigos primero y con nuestros padres hablaremos mas calmadamente-respondió Jessy mientras lloraba-
-Si Jessy, entiendo. Yo solo tengo a mamá, como sabes, mi padre murió. Primero le diremos a los chicos-añadí mientras abrazaba a Jessy-

Es difícil, en especial cuando se es una pareja homosexual. Ni las familias ni la sociedad aceptan eso, pero nuestro amor es mas fuerte que ellos.

Momentos después, Jessy y yo nos preparamos algo de cenar, una vez terminamos de comer Jessy me llevó a casa en su auto.

-Bueno Jessy, entonces nos vemos mañana. Gracias mi amor-contesté
-De nada Naty. Cuando llegue te llamo para desearte las buenas noches-expresóJessy con una cálida sonrisa-
-Jessy, sabes, me siento rara, todavía no me acostumbro, es mas, ni me lo creo. ¡Estamos juntas, wow! ¡Eres mi novia!-contesté muy entusiasmada-
-Pues creelo, mi amor. Es real, asi como lo que siento por ti-añadió Jessy-
-Je je je-sonreí-

En ese instante Jessy se acercó a mi, cerró sus ojos y me dió un pequeño beso de despedida
-Nos vemos mañana, Naty. Saluda a tu mami de mi parte-argumentó Jessy mientras subía a su auto

Al rato, el auto de Jessy arrancó con dirección a su departamento. Me quedé en la puerta de mi casa mirando y pensando en ella, y en todo lo que nos falta por compartir. Al rato, mi madre percató mi presencia, me abrió la puerta, me habló, pero no escuché nada por pensar en Jessy

-Naty, Naty, Nathaly, ¡ya bájate de esa nube!, caray, ¿quien será el galán que tiene a mi muchachita con cara de tonta?-se decía mi madre-
-Ah, mami, no te oi llegar. Es que es tan lindo lo que hemos pasado y lo que nos falta. Lo amo demasiado-que horror, tener que decir que Jessy es un chico-
-Entrate ya mijita a la casa pues-dijo mamá-
-Ah mami, por cierto, Jessy te manda saludos, je je-comenté
-Sabes, ella me parece tan linda en su forma de ser. Has dado con la mejor amiga, además me cae muy bien, es muy responsable y te quiere mucho, ojalá algún día aparezca una versión de ella pero en chico para que te haga feliz, ¿no?-comentó mamá-
-Si, je je je-me rei de manera irónica-
-Rayos mamá. ¿cómo puedes ser tan prejuiciosa?, ¿es que acaso necesito de un hombre para ser feliz? Jessy me lo ha dado todo y no renunciaré a su amor-pensé-

Llegó la noche y Jessy me dió el beso y el buenas noches con su llamada. ¡Hasta que ella no me llame, no me voy a dormir, así de simple!. Menos mal ella lo hace cada noche sin falta.

Al día siguiente, llegue al trabajo como cada mañana, dispuesta a hacer los ricos postres y claro, a salir del Closet con Jessy. Acordamos el momento después del almuerzo para decirles.

La mañana se fue volando, en medio de clientes que entraban y salian. Pronto llegó el almuerzo, comimos, nos servimos algo de pastel como postre y descansamos un momento

Noté que los chicos charlaban de otras cosas, yo estaba callada y Jessy por su parte estaba hablando con Luciano. Miré a Jessy y con la mirada le hice saber que ya era hora.

-Chicos, escuchenme por favor. Necesito hablarles de algo importante, ya que es algo sobre Nathaly y yo-exclamó Jessy
-¿Que sucede niñas?-preguntó Cindy
-Si,¿que pasa?,¿vas a ascenderla?-preguntó William sarcásticamente
Los demás se preguntaban y se miraban extrañados con expresiones de curiosidad en sus rostros
-Ya basta, silencio. Naty,empieza tu primero-añadió Jessy
-Chicos, siento mucho la manera en que los traté antes, discúlpen. Ustedes dejaron de hablarme y solo lo hacen por que toca aquí en el trabajo. Me enojé con ustedes por que estaba enojada por que Jessy me hizo algo que yo no quería, pero he comprendido las cosas y este, es que yo, yo,discúlpenme todos por favor-pronuncié muy nerviosa-
-Naty, explícate que no te entiendo nada, ¿que fue lo que te hizo Jessy?-preguntó Jennifer-
-Jenny, lo que pasa es que hace un tiempo le di un beso a Naty, ella lo tomó a mal y es por eso que se portó asi con ustedes, incluyéndome. Chicos, soy lesbiana y en este momento Nathaly y yo iniciamos nuestra relación-respondió Jessy-

Los chicos se miraban entre si, estupefactos, sus miradas solo pedían que les explicaramos como pasó, ¿desde cuando?, ¿cómo sucedio? Sus ojos estaban llenos de preguntas y de curiosidad, esas apenas eran las primeras impresiones y quien sabe lo que pasará.

-Por favor no nos odien. Aunque Jessy y yo nos amemos, podemos seguir de amigos ya que nada ha cambiado y los sigo queriendo igual-comenté muy triste mientras los observaba-
-Ay Naty, que tierna-dijo Jessy mientras me abrazaba-

-Con razón es que las dos se portan tan tiernas, ¡como no lo vi!-dijo Jennifer-
-Chicas, la verdad es que lo suyo era muy evidente. No se preocupen por mi, que aquí no pasa nada-exclamó Luciano-
-Naty, Jessy, no las vamos a odiar ni a dejar de ver diferente, pero no se, aun no me hago a la idea, en fin, me acostumbraré-dijo Cindy-
-Chicas, ¿están bromeando? Ustedes forman una pareja de lujo aquí en el café bar, la neta que estoy feliz por ustedes y hablo en serio-dijo William-
-Nathaly, hablo por todos al decir que si, te disculpamos y si, felicidades por las dos-pronunció Gerson, quien nos dio un abrazo a Jessy y a mi
-Ay, amigos, gracias por entendernos, creí que no nos iban a aceptar, pero ya veo que es verdad, si encajo aquí, en serio, perdónenme por mi actitud, es que estaba confundida por ese beso, pero ya no-exclamé-
-Bien chicos, eso era todo lo que teniamos que decirles, regresemos al trabajo, que es Viernes por la tarde y sabemos muy bien como se llena el sitio, ¿verdad?-justificó Jessy-

Así, regresamos a nuestras respectivas labores hasta el final del día, momento en que Jessy y yo nos ibamos en auto hasta mi casa.

Aparentemente los chicos lo tomaron muy bien, es mas, yo creo que ya lo sabían y por eso no les impactó tanto saberlo. Solo nos quedan nuestros padres, ¡aunque no es hora de pensar en eso, wii!

Jessy y yo conversamos en el auto acerca de las reacciones de los chicos, de nuestras reacciones, de las caras que pusimos y terminamos riendo en el camino hasta que llegamos a mi casa

En frente de mi casa

-Mi amor, ¿entonces nos vemos mañana? Te quiero mucho-susurré al oido de Jessy-
-Naty, no te bajes todavía. Antes de irte, quiero que te despiertes temprano mañana, ya que te daré una sorpresa muy especial. Iremos a comprar unas cosas y después te daré tu regalo, ¿vale?-comentó Jessy-
-Claro que si mi linda, ¡es mas, ya quiero que amanezca prontito, siii!-exclamé de la felicidad-
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:37

Mis niñas, hola, que onda. Me alegra que les haya gustado el capítulo 10, aunque aun NO se termina. Gracias por sus comentarios y sus lindas opiniones, espero no haber sonado un toque regañona con ustedes, es solo que es bueno que te critiquen lo que escribes.

Muchos besos y abrazos a tod@s (k) . Sin mas que decir, les dejo la parte final del capi 10. Prepárense, por que este fic está que arde, je je xD :P

Las cosas han cambiado, sobre todo para Naty, ya lo verán

Capi 10 parte 3 y final

A la mañana siguiente desperté muy temprano como me dijo Jessy. Es mas, tanto deseaba despertar, que activé el despertador en mi mesa de noche, mi alarma en el celular, le pedí a Jessy que me llamara y a mi madre que me despertara temprano; todas estas fueron maneras preventivas para evitar el levantarme tarde. Una vez me levanté de la cama, me incorporé, fui al baño, me cepillé, tomé un poco de agua, me di un baño y en pocos instantes, ya me estaba viendo desayunando al lado de mi mamá.

En el comedor

-Naty, hija, tranquilízate, te vas a atragantar por comer tan rápido. Tu amiga Jessy llamó y dijo que vendría en unos 15 minutos, desayuna tranquila-me reprochó mamá-
-Si mami lo se, ¡pero estoy tan ansiosa que no puedo esperarla! Quiero saber de que se trata la sorpresa que me tiene Jessy-contesté-

Minutos después me había terminado mis Waffles y mi chocolate, y mientras Jessy llegaba, escuché algo de música y finalmente llegó, bajó del auto y tocó a mi puerta

Apenas abrí la puerta, noté que Jessy estaba demasiado bonita, con la diferencia que en sus manos y pies no estaba el esmalte de color violeta que se le veía tan hermoso.

-Buenos días Jessy, ¿cómo te ha ido?-exclamé-
-Naty, muy buenos días para ti también. Sabes, he venido muy cansada, ¿me permites pasar por favor y sentarme?-argumentó Jessy-
-Claro mi amor, pasa y siéntate-le susurré al oido-

Jessy se sentó en la sala, saludó a mi madre y inmediatamente después le serví un delicioso café, ella se lo tomó muy rápido, ya que venía sedienta.

-Bueno Naty, ¡si ya estás lista nos podemos ir!-comentó Jessy tras terminarse su café-
-Y eso niñas, ¿a donde van?-preguntó mi madre-
-Ah claro, vamos para pss,pss,pss-le susurró Jessy al oido de mi madre-
-Jessica, es una muy buena idea. Creo que le hacía falta desde hace rato-respondió mi madre-
-¿Que, que es?-pregunté-
No mi amor, no te diremos, es un lindo detalle por parte de tu amiga-respondió mamá-

El secreto era que iríamos al salón de belleza para cambiar mi look por uno mas estilizado y después de compras.

Nos despedimos de mi madre y minutos después, Jessy y yo estábamos en el auto con dirección al salón.

En el auto

-Jessy, ¿a donde me llevas mi amor? Anda, no seas mala y dime-argumenté-
-Espérate a que lleguemos, te gustará-respondió Jessy

En cuestión de minutos, habiamos llegado al salón de belleza a donde Jessy siempre asiste

-¡Ta chin, llegamos!-dijo Jessy al detener el auto-
-Mi vida, que linda, me trajiste a un salón de belleza, ¡que detalle tan divino, gracias mi amor!-contesté entusiasmada-
-Naty, no vayas a maliinterpretarlo, sabes que para mi eres hermosa por dentro y por fuera, pero quiero que te veas mas bonita, aunque combinas bien tu ropa, tu nunca te has preocupado por lucir mejor,es por eso que hemos venido aquí-justificó Jessy-
-Si, es genial mi amor, ¡entremos ya!-contesté-

Entramos al salón y noté que Jessy conocía perfectamente el lugar y a quienes lo atendían

-Hola Valentina, me haces lo de siempre, ¿por favor?-preguntó Jessy-
-Claro Jessica, manicure, pedicure y limpieza saliendo-contestó Valentina-
-¿Y ella?, no la había visto antes aquí, ¿quien es?, ¿una amiga?-preguntó Valentina-
-Valen, ella es mi chica. También quiero un manicure-pedicure para ella, ah, y un nuevo peinado-justificó Jessy-

Al rato, Valentina llamó a una chica y Sary, otra de las dependientes del lugar, llegó con una pequeña tina para sumergir los pies y un kit de manicure-pedicure para mi.

Minutos después, las dos chicas nos hicieron a Jessy y a mi todo el tratamiento respectivo que requiere una manicure y un pedicure profesional. Jessy optó por pedir un manicure y pedicure de color vino tinto que anda de moda, mientras que yo preferí un coqueto rosado muy tenue, para exhibir mis manos y pies.

Después de seco el esmalte, le mostré a Jessy y ella me dijo que ese color se veia muy bien en mi. Una media hora después, Diana, otra de las estilistas, llegó y deshizo las trenzas de mi rubio cabello y me lo dejó totalmente suelto.

-Naty, se te ve mejor suelto, ¿no crees?-preguntó Jessy-
-Si, es mas, me gusta suelto, me lo dejaré así, para variar-contesté-

La estilista lavó, peinó, cepilló, cortó las puntas y organizó mi cabello, dándole un nuevo look, que ni yo misma me imaginaba. Cuando terminó, la chica secó mi cabello y finalmente había llegado la hora de la verdad y verme al espejo

-Jessy, vaya, estoy, estoy superlinda y, y....-expresé por la alegría-
-¡Estás preciosa mi amor,mua!-comentó Jessy, quien después me dió un beso en la mejilla-
-Je je, no pensé verme así con el pelo suelto y con este nuevo peinado, muchisisimas gracias-contesté-
-Naty, no te apresures, que aún no termina la sorpresa, es solo el principio-añadió Jessy-
-Ay Jessy, no me lo creo, gracias-expresé-

Después de despedirnos y pagarle a las chicas del salón de belleza, Jessy y yo abordamos nuevamente el auto, pero con dirección al centro comercial. Una vez llegamos allí, Jessy me dijo que escogiera nueva ropa para mi, claro, ella no me dejó hacerlo sola y me ayudó a escoger. A cada momento entraba y salía del probador para mirarme al espejo tras cada prenda que me colocaba. Unas prendas me gustaron, otras no, otras no nos gustaron y tras tantas decisiones e indecisiones, Jessy terminó comprándome muchas camisetas, varios blue jeans, unas faldas, algo de ropa intima, una pijama, unas medias y por supuesto, un par de sandalias, ¡simplemente no me resistí!

-Jessy, que lindo está todo lo que me compraste. Mi amor, no se de que manera agradacerte, un simple gracias no basta-justfiqué mientras cargaba todos mis paquetes-
-Si Naty, me has agradecido desde que estábamos en el salón. Tómalo con calma, recuerda que es de mi para ti, por que te aprecio y lo mas importante, por que te amo. Ahora vámonos a comprar el maquillaje, las cosas de aseo personal y después de eso, cenaremos a donde tu quieras, ¿te parece?-expresó Jessy-
-Claro mi amor, como quieras-le respondí-

Inmediatamente fuimos a la zona de chicas del centro comercial, preguntamos por el maquillaje, lo compramos, luego pasamos a los artículos de aseo personal y después de tanto caminar por el centro comercial, decidimos ir a almorzar en un restaurante cercano.

En el restaurant

-Y bien Naty, ¿que te pareció tu sorpresa?-preguntó Jessy-
-Jessy, la sorpresa estuvo mas que genial, nunca nadie se había portado así conmigo, no sabía que esto era lo que tu y mamá ocultaban-respondí muy feliz-
-Me alegra que te haya gustado, eres mi novia y lo mereces todo-comentó Jessy-
-No Jessy, no exageres por favor. Soy feliz por tenerte y por quererte, lo material es necesario si, pero el amor es mas valioso que cualquier otra cosa-respondí-
-Naty, eso fue hermoso. Te quiero-respondió Jessy-
-Y yo a ti-dije mientras la miraba-

Mientras nos terminabamos la cena, desde muy lejos, casi que salida de la nada, Claudia estaba de paso por el centro comercial comprando unas cosas, se dio cuenta de nuestra presencia y nos espiaba. ¡Y creiamos que ella ya no nos molestaría mas!

-¡Hmpf!, ¿con que a esa si la llevas de compras, no, mi amada Jessy?-argumentó Claudia, quien se escondía detrás de un arbusto en medio de su obsesión-

Claudia aprovechó un descuido de Jessy, quién se levantó de la mesa, por que iba a tomar un pequeño paquete de salsa de tomate de la barra de comida. No pude verlas, ya que la mesa estaba lejos de la barra.

-Ah, ahora si, ¡con la salsa la carne y el tocino me van a saber mas ricos!-comentó la satisfecha Jessy con la salsa en su mano-
-Hola mi vida, ¿cómo te va?-preguntó Claudia
-Claudia, no puede ser, tu aquí, ¿no me digas que nos seguiste?-preguntó Jessy-
-No, no te he seguido. Vine por unas cosas, luego las vi y pensé, ¿por que no saludar a mi Ex y a su perrita?-dijo Claudia en tono sarcástico-
-Claudia por favor, ya basta, déjanos en paz, entiende que ya no tenemos nada. Naty me ama y yo a ella, tú solo quieres buscarte problemas y no es bueno. Ya no significas nada para mi-comentó Jessy-
-Jessy, no seas cínica y sobre todo mentirosa. Tu dijiste a Juan David que “eras mi novia” y también dijiste que si él y mis amiguis le hacían algo a tu Naty, yo les mandaría a los hombres de papá para que los liquidaran como capricho tuyo solo por que te amaba. Allí si era tu novia, eres una basura, estabas con esa tipa y usaste mi nombre para protegerla-justificó Claudia-
-Si, fue mentira, ¿cómo crees que permitiría que le hicieran algo malo? Ellos querían dejarla fea, pero todo lo contrario, Nathaly, “la fea y menospreciada por todos de la escuela” ya no es como antes, es mas fuerte ahora, ha madurado y no se dejará intimidar por Juan David o incluso por ti. Permiso, que mi novia me espera y mi deliciosa carne de cerdo y tocino se enfrían-argumentó Jessy-
-Jessica por favor, piensa bien las cosas, sabes, aún te amo. Extraño tus besos, tus caricias, tus mimos, además extraño tu cuerpo, tu intimidad y tus gemidos. En las noches pienso en ti y siempre imagino que me haces correrme y gemir deliciosamente a raudales. Anda, regresa conmigo, para que volvamos a ser felices-justificó Claudia con tono de voz y mirada pícaras-
-Claudia, ¿con que de eso se trataba?, ¿estás obsesionándote conmigo?, estás loca. Sabes, el amor no es solo sexo, es compartir, es querer, comprender y pensar en tu pareja. ¿Quieres que sea honesta contigo?, bien, yo a tu lado jamás sentí amor, por que fuiste eogista y siempre lo serás. Me das lástima y por favor, no me hagas perder mas el tiempo, déjame en paz-contestó Jessy-
-¿Y si no te dejo, que,que me harás?-preguntó Claudia con alevosía-
-Te pesará. Aléjate de nosotras, te lo advierto-respondió Jessy, quien se alejó de Claudia hasta llegar de nuevo a mi-
-De acuerdo, ganaste esta batalla, pero no la guerra. ¡Así me toque hacer algo radical y descabellado, serás mía a las malas!-dijo Claudia-

Mi amor, ¿por que la demora?-pregunté-
-Naty, no te preocupes, es que tuve un problema con un dependiente del restaurant por lo de la salsa y ya. Vámonos-respondió Jessy con algo de rabia-
-Termínate la comida, no es bueno que se desperdicie-comenté-
-Si-argumentó Jessy muy tensa-

Noté la tensión y el repentino cambio de humor de Jessy. Ella no es de las que se enoja por una simple tontería de una salsa, se que algo mas pasó. Una vez Jessy se terminó la comida, fuimos al estacionamiento y nos dirigimos en auto hacía mi casa. Ese fue el momento perfecto para preguntar que era lo que le pasaba.

En el auto
-Jessy, dime que es lo que te pasa. Estás muy tensa, anda, dime la verdad-argumenté-
-Está bien, te lo diré, Claudia estaba en el centro y nos vio, me levanté de la mesa por buscar la salsa, se topó conmigo y discutimos, le dije que no insistiera mas, pero le entra por un oido y le sale por el otro. Ella está locamente obsesionada con mi persona, además me dijo un montón de disparates y cosas absurdas, al final captó el mensaje de alejarse ,pero....-justificó Jessy-
-Rayos, esa Claudia, ¿pero que, que te dijo?-pregunté-
-Ella dijo que yo sería suya de cualquier manera y eso no me gustó para nada. Debemos estar alerta-respondió Jessy-
-Claro, pero ya cálmate mi amor, no dejes que nos dañe el excelente día que hemos tenido-contesté-
-Si, tienes razón-dijo Jessy-

Momentos después, Jessy y yo llegamos hasta mi casa, le mostramos a mi mamá el nuevo peinado, el manicure, el pedicure y las cosas que Jessy me compró. Mi madre estaba muy contenta por ver a esa gran “amiga” que yo tenía. Por supuesto, considerar a Jessy una “amiga” era algo ofensivo para las dos, pero teniamos que dejar pasar ese trago amargo por nuestros oidos, hasta que le digamos a mamá la verdad.

Una vez mas salimos de mi casa, rumbo a la de Jessy, ya que haríamos una integración con nuestros amigos del trabajo en casa de mi Jessy en la tarde.

Ya en la casa de Jessy, organizamos y limpiamos todo el departamento, y para la integración preparamos emparedados, malteadas, algo de postre y claro, no podíamos olvidar los juegos como “Twister (el de poner las manos sobre los círculos de colores con cualquier parte de tu cuerpo)” y “Clue (el de averiguar quien comete los asesinatos)”. ¡Terminamos todo justo a tiempo!

Momentos después los chicos fueron llegando, hasta que estábamos todos reunidos: Cindy, Jennifer, Luciano, Gerson, William, Jessy y yo; todos juntos, compartiendo una alegre tarde de Sábado entre amigos. Era lógico recibir muchos cumplidos por mi nuevo look y para reforzarlo mas, llevé puesta parte de la ropa que me compró Jessy. Después de comernos los emparedados, de tomar las malteadas y de comer el postre, nos dedicamos a Jugar los juegos que teníamos preparados. Como gané al descubrir al asesino en “Clue”, Jessy me dio un abrazo, aunque ella intentó disimular el beso que me quería dar delante de todos. Cindy notó esto y nos lo hizo saber.

-Jessy, si quieres besar o darle una caricia a tu novia, dásela, no nos molesta-comentó Cindy-
-Chicos, es que me da pena con ustedes que nos vean en esas-justificó Jessy-
-Vale niña, como quiera-respondió Cindy-

Así, en medio de risas, de juegos, de fotos tomadas y de tanto compartir, se pasó la tarde y cada uno de ellos se fue para su casa muy agradecido de la manera en que los atendimos. Claro, ¡los chicos no se fueron sin antes ayudarnos a organizar el desorden que entre todos habíamos creado!

En el departamento solo quedamos Jessy y yo. Como había pasado buena parte del día con mi novia, no quería separarme de ella y simplemente regresar a casa, así que le pedí a mamá que me dejara quedar en el departamento y ella me respondió que cuando se trata de Jessy, no hay problema, por que mi madre confía ciegamente en ella. Decidí pasar la noche de Sábado al lado de mi novia.

Jessy y yo vimos televisión un rato, escuchamos algo de nuestra música favorita, nos preparamos palomitas de maíz, un par de cocteles margaritas al estilo casero y finalmente llegó la noche. Yo estaba muy entusiasmada, ya que esta sería la primera de tantas noches que Jessy y yo pasaríamos juntas.

Jessy se colocó su sexy pijama, que por cierto resaltaba muy bien todo su cuerpo, especialmente sus piernas y el área de los senos, por que se apreciaba la rayita que los separaba. Decidí colocarme mi pijama nueva, que no dejaba escapar mucho a la imaginación tampoco. Una vez llegamos a la cama de Jessy, nos cubrimos con la sábana, pero esa noche algo mas iba a suceder.

-Jessy, esa pijama te hace ver re linda. Te adoro-comenté-
-Tu no te quedas atrás, la que llevas puesta me encanta, es mas, la escogí por que pensé que se te vería muy bien y no me equivoqué-contestó Jessy-

Después de charlar un rato, Jessy y yo nos besamos intensamente, abrazadas la una a la otra, muy juntas, allí en la cama. Pronto, las caricias y besos empezaban a cobrar otro significado que Jessy entendía perfectamente, pero que yo no comprendía muy bien del todo.

-Nathaly, ¿quieres seguir adelante?, ¿tu quieres que nos hagamos el amor?-preguntó Jessy-
-Jessy, por supuesto que si, pero tengo miedo de hacerlo-dije-
-No te preocupes, tu primera vez será especial e inolvidable-comentó Jessy-
-Jessy, haz que perdure este momento y déjame perderme en tu piel- respondí-

Continuara....
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:37



Capítulo 11

Después de pronunciadas mis palabras, cerré mis ojos y Jessy comenzó a besarme intensamente en mi boca, ene ese instante sentí que sus labios mandaban electrizantes e inmensas emociones a todo mi ser. Sus manos recorrían suavemente mi rostro, a cada mometo ella lo hacia parecer muy sutil, igualmente mi mano se deslizó por su rostro, acariciándolo.

-Jessy, te amo demasiado-contesté-
-Naty, yo también-respondió Jessy-

Jessy deslizó suavemente su mano y con ella me fue quitando la camiseta de mi pijama hasta despojarme de ella, dejando al descubierto mis senos.

Ella abandonó mi boca por instinto, observó mis senos y se hizo de uno de ellos, besándolo y aprisionándolo suave y lentamente con sus labios, lamiéndolo, acariciándolo y tocándolo; progresivamente me fui excitando y exclamé un tierno gemido en respuesta a su acción, es mas, Jessy no quería abandonarlo y yo no quería que lo soltara. Poco después, Jessy deslizó su mano por mi pecho y mi vientre hasta encontrarse con la pantaloneta de mi pijama, ella metió su mano dentro de la pantaloneta y llegó hasta mi intimidad, toqueteándomela. En ese instante solo podía expresar gemidos, ya que los dedos de Jessy entraban poco a poco en mi interior, explorándome y penetrándome.

-Jessy, ¿que haces?, ooh-pregunté mientras gemía-
-Naty, no te preocupes mi amor, se lo que hago, déjame continuar-respondió Jessy-

Asentí con mi cabeza a manera de respuesta, sin decir ni una palabra y solo pronunciando mis gemidos. Al cabo de pocos minutos, sentí que de mi interior empezaron a brotar fluidos, humedeciendo mi intimidad y dejando marca entre los dedos de mi Jessy, mi cuerpo respondió con un sutil arqueamiento de espaldas luego de haberme corrido. Jessy tomó sus dedos recubiertos de mis mieles y comenzó a disfrutar de su sabor, lamiendo delicadamente la superficie de sus dedos, luego ella los llevó hasta mi boca, dejándome probar el delicioso sabor de mi intimidad.

-Jessy, mmm, te quiero-exclamé-
-Naty, sabes, es delicioso, me muero por seguir probándote-contestó Jessy-

Jessy decidió quitarme lentamente la pantaloneta de mi pijama y descubrió mi ropa interior que estaba toda mojada y pegada a mi.

-Naty, je je, mira como te has corrido, estás muy mojada, en especial tu ropa interior favorita, je je-exclamó Jessy con una sonrisa picara mientras seguia toqueteándo la húmeda prenda con sus dedos.
-Continua mi amor, no te detengas, ooh-respondí mientras ella me toqueteaba

Jessy se fue abriendo paso entre mi cuerpo, dejando su huella con muchos de sus besos sobre mi vientre, dejándome sentir su respiración y el paso de sus labios, llenándome de pasión; poco a poco ella fue explorando el final de mi pecho con sus besos, abriéndose camino y avanzando lentamente y sin prisas, hasta alcanzar mi preciada intimidad.

Al llegar allí, ella posó su rostro sobre mi ropa interior húmeda y comenzó a lamer delicadamente por el exterior de mi prenda íntima; a medida que sus tiernas y lentas lamidas se incrementaban, mis gemidos y jadeos no se hacían esperar, además toda esa excitación me hacía moverme de un lado a otro y arquear mi espalda en la cama de mi Jessy durante muchas veces, claro, sin olvidar los pedazos de la sábana de la cama, que alcanzaba a sujetar y arrugar con fuerza entre mis manos.

Decidí quitarme mi ropa interior y Jessy me detuvo la mano, por que ella quería ser quien lo hiciera, ella quería tener ese privilegio, así que retrocedí en mi intento de despojarme de la ahora inútil prenda que le reservaba mi especial intimidad. Jessy sujetó cada extremo de mi ropa interior y la fue retirando muy despacio hasta quitármela por completo, arrojándola al piso. Noté que en sus ojos había una fuerte y pícara mirada de deseo hacia mi zona intima, mirada que por un instante me causó miedo y temor.

-Jessy, ¿que te sucede eh?, ¿por que me la miras tanto?-pregunté-

Solo una tierna y a la vez perversa mirada suya bastó para responderme, ya que ella posó su lengua sobre mi intimidad, sumergiéndola y abriéndose paso en medio de ese mar de labios y pliegues. Esas lamidas me transmitieron enormes y excitantes sensaciones que ni yo misma conocía y que de alguna manera estaban en mi. El miedo que sentí se fue y se convirtió en pasión.

No sabía que esas agradables sensaciones estaban allí, es mas, solo creía que mi intimidad servía para ir al baño y nada mas, aunque yo imaginaba esas sensaciones por que las había visto en uno que otro video o película de sexo, o por que mis amigas que no eran vírgenes me lo comentaban. Hasta hoy desconocía tantas cosas que Jessy me estaba haciendo, pero que pronto comencé a entender. Para ser mi primera vez, supe que cada detalle de Jessy era tan sutil, tan sublime y tan especial.

Jessy sumergió su rostro cada vez mas, explorando y recorriendo sutilmente con su lengua mi intimidad, es mas, tanto así la detalló, que rapidamente llegó hasta mi clítoris, haciéndose de él con sus labios, succionándolo y sosteniéndolo en medio de su boca solo para transmitirme mas sensaciones excitantes. Después de un rato, sujeté con mis manos el cabello de Jessy, llevando y empujando su cabeza hacia dentro de mi intimidad, no queria que ella se zafara tan fácilmente de allí. Pocos momentos después, sentí que desde mi interior ese cálido fluido se estaba producuiendo y que saldría de nuevo, así que esperé hasta reunirlo completamente, llegó un punto en que no lo pude contener mas y exploté en el rostro de Jessy, liberando su cabeza, no sin antes cubrirla con mis mieles, dejando una poderosa marca mía en su cara.

-Naty, te adoro y te siento explotar corriéndote caliente en mi rostro y en mi boca-exclamó Jessy al sentir el viscoso fluido en su rostro
-Jessy, ¿lo sentiste?-pregunté-
-Si mi amor, te sentí explotar desde dentro, me encanta-me respondió Jessy-
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:38



Capi 11 2da parte

Después de haberme corrido sobre el rostro de Jessy, ella decidió explorar mi intimidad, ayudándose de sus dedos. Ella los introdujo muy suavemente y una vez mas comencé a sentir excitación. Jessy avanzaba poco a poco y lentamente con sus movimientos manuales, mientras que yo seguia gimiendo, jadeando y produciendo mas de mis mieles desde mi interior.

Jessy incrementó los movimientos de su mano, hasta un punto tal en donde dejé de sentirme excitada y por el contrario, comencé a sentir dolor, llegadas a ese punto Jessy no podía introducir mas sus dedos, por que mi canal YLS no se lo permitía.

-Ayy, Jessy, ¡me lastimas!-exclamé-
-Naty, ¿que sucede?, ¿acaso tu? Ah, claro mi amor, lo olvidé, eres virgen. Ya se que hacer, introduciré suavemente mis dedos hasta que no sientas mas dolor, ¿te parece?-argumentó Jessy-
-Claro mi vida, por favor, hazlo lentamente, no quiero sentir mas ese espantoso dolor, es horrible-respondí-

Jessy retomó e hizo suaves movimientos con los dedos de su mano, haciendo que mi excitación regresara, hasta que una vez mas se encontró con aquel velo, que significaría el fin de mi inocencia infantil y el inicio de mi vida como toda una mujer. Una vez mas di un grito de dolor debido a la incomodidad de sentir los dedos de mi amada lastimándome en lugar de excitarme.

Jessy había tomado la decisión de desvirgarme lentamente,de modo que sintiera un leve dolor.

-Ayayayay, Jessy, me duele, me duele demasiado, ¡arghhh!-expresé-
-Nathaly, por favor resiste, te dolerá un poco, pero es la única manera de que no sientas ese dolor nunca mas. Tendré cuidado-justificó Jessy-
-Jessy, yo no quiero que me duela mas, pero tampoco quiero que me lastimes, entiendeme mi vida-dije-
-Naty, toma mi otra mano y agárrala fuerte, confía en mi, te dolerá solo un poco-contestó Jessy-

Jessy introdujo un poco mas fuertemente sus dedos en mi intimidad, cerré mis ojos para no ver la zona responsable del dolor y el grito no se hizo esperar, es mas, este fue acompañado de unas cuantas lagrimillas en mi rostro. En ese intante apreté fuertemente la mano de Jessy cuando sentí que ella me penetró con sus dedos y me destrozó el Himen.

-¡Ayyyy, me duele, snif, snif!-dije mientras lloraba-
-¡Rayos!-comentó Jessy mientras observaba que un delicado hilo de sangre atravesaba mi intimidad y sus dedos.

El hilo de sangre se convirtió en pequeñas gotas que tocaron la blanca sábana de Jessy, enrojeciéndola.

-Jessy, ¿que pasa, por que me miras así? Ouch, si que duele-contesté mientras secaba mis lágrimas-
-Naty, estás sangrando, no pensé que te sucedería. Te pasó lo mismo que a mi en mi primera vez, lo mejor es que nos detengámonos, hasta que se te pase el sangrado momento-justificó Jessy-
-No, no puede ser, ay no, Dios, lo arruiné, estoy sangrando, Jessy, mira,¡mira,no quiere parar de sangrar!-comenté muy asustada mientras me miraba la mano ensangrentada después de tocar mi intimidad, limpiando la sangre sobre mi cuerpo-
-Nathaly, tranquila, cálmate, ven, te lavaré. Ah, y tú no arruinaste nada, eso es normal, ¿vale?-dijo Jessy mientras me miraba-
-Jessy, mira, mira la sábana, está cubierta de sangre, ensucié tu cama con mi sangre-exclamé en medio de mis nervios-
-No importa, después limpio. Ahora ven, vamos al baño a lavarte y a parar el sangrado, no sea que se contamine y te de alguna infección YLS-expresó Jessy

En el baño de Jessy

Jessy abrió la llave de agua, tomó la regadera de mano y la pasó suavemente sobre mi intimidad, aplicándole chorros de agua y lavando la sangre que había presente allí. Así mismo, ella secó con un pañuelo el exterior de mi zona íntima y utilizó una de esas duchas vaginales que venden en las farmacias para terminar el lavado. En ese instante me sentí muy mal, por que creí haber arruinado nuestro momento, pero Jessy me hizo ver lo contrario al darme su apoyo y comprensión.

-Mi amor, lo arruiné todo, neta que me siento requete mal contigo, ¡yo quería que hubiese sido especial!-justifiqué-
-Naty, como te dije, lo que te pasa me sucedió igual en mi primera vez. Cuando perdí mi virginidad con mi novio yo sangré, él se dio cuenta, me asusté, nos detuvimos, él se quitó su condón manchado de mi sangre y me dijo que me tranquilizara, que eso era algo normal en la mayoría de las chicas y que no era nada de que preocuparse. Me hizo un par de lavados y después de eso, me dijo que ese fue mi paso de niña a mujer y que para él fue muy especial haber sido mi primera vez. Después de que me dijo eso, lo abrazé y lo besé intensamente, claro, una vez mas seguimos con nuestro ritual de amor. Ahora yo te digo lo mismo a ti mi amor, para mi esto fue muy especial y espero que para ti lo haya sido también, en vez de ser algo traumático, Naty, ¡ahora eres toda una mujer!-justificó Jessy-
-¿Entonces no estuvo mal lo que pasó? ¡Es genial! Mira Jessy, aunque aún me duele un poquito, tus palabras me han llegado mi amor, creo poder superar este dolor y seguir adelante. Te amo demasiado, gracias por entenderme y por hacerme ver que nada malo pasa-contesté-
-De nada Naty, sabes, esperaremos hasta que no sangres mas, por que si seguimos y tu sangras, será peor y no lo disfrutaremos-comentó Jessy-
-Claro que si cariño-dije muy feliz-

En ese instante nos sentamos en la cama de Jessy, ella me dijo muchas palabras bonitas y me dio muchos mimos, cosquillas, abrazos, besos y caricias, para que yo dejara de pensar en el dolor o en el sangrado, ¡vaya que Jessy me ayudó demasiado en ese duro momento!

Después de unos minutos, toqué el interior de mi intimidad varias veces y noté que el sangrado ya no estaba allí, introduje mi dedo un poco mas y sentí que llegaba un poco mas allá de lo normal, aunque aún me seguía doliendo, pero en menor grado que antes.

-Jessy mi amor, ya estoy lista, continuemos-exclamé-
-Claro Naty, te quiero mucho mi amor-expresó Jessy de la felicidad-

Una vez mas, Jessy y yo nos dimos un intenso beso y nuestras lenguas se batían en el intenso duelo húmedo de siempre, en donde solo había un ganador: el amor

Jessy dejó mi boca por instinto una vez mas y después de eso nos acostamos en su cama, abrí mis piernas para ella y sus dedos regresaron a mi preciada intimidad, esta vez el dolor se quedó de lado y comencé a excitarme progresivamente, gimiendo y jadeando a medida que ella me penetraba. En ese instante yo deseaba que Jessy me penetrara con sus dedos cada vez mas fuerte,así que decidí toquetar mi clítoris para sentir mas excitación y le pedí que introdujera sus dedos un poco mas, ya que esa sensación me era demasiado agradable, a lo que ella accedió, haciéndolo léntamente y reprochándome, ya que ella me dijo que después de roto el Himen, esa zona queda muy sensibilizada y se corre el riesgo de un segundo sangrado o de irritación.

Después de que sus dedos entraran y salieran de mi intimidad, sentí que mis cálidos fluidos estaban a púnto de salir, así que decidí dejarme llevar por mi líbido y me corrí en su mano

-Aaah, que delicioso se siente correrse-exclamé de la alegría

Al notar esto, Jessy posó su rostro sobre mi húmeda intimidad, lamiéndola, succionándola y penetrándola con su lengua, hasta dejarla completamente seca y sin rastro alguno de mis fluidos. Sus lamidas me hicieron gemir mucho mas que antes y unos minutos después, estaba explotando de nuevo sobre su rostro.

-Jessy, ooh, mi amor, sigue, ooh-exclamé-
-Mmm, mmm-balbuceó Jessy mientras lamía

Después de eso, Jessy se levantó, secó su boca con su mano y se acostó en la cama, abrió sus piernas, llevó sus manos hasta su intimidad, abriéndome el camino y dejándome verla en toda su extensión. Su intimidad era rosadita, llena de pliegues y con un aspecto brillante, producto de lo mojada que se encontraba. Su fuerte olor a sexo invitaba a mis labios y a mi lengua a participar, sin embargo, yo no sabía que debía hacer o como empezar. Mientras ella esperaba alguna acción mia, ella me observó, y se toqueteó lentamente delante de mi, sumergiendo sus dedos profundamente, tocando la superficie de su clítoris, al rato ella comenzó a soltar gemidos. Ella me observaba con una mirada de deseo y intensa pasión, eso le ayudó mientras se toquetaba.

En ese momento decidí no quedarme quieta y resolvimos excitarnos la una a la otra, viendonos entre si: yo acariciaba las puntas de mis senos, que por cierto, se colocaron durísimas y al tiempo toqueteaba mi intimidad mientras observaba a Jessy; simultaneamente ella se penetraba con sus dedos mientras me miraba. Tanto Jessy como yo ibamos soltando gemidos al unísono y el escucharnos hizo que nos mojáramos mas. Después de tanta excitación no lo pensé mas, decidí acercarme a Jessy y con mi boca me hice de uno de sus senos, lamiéndolo y tocando su superficie redonda. Mientras lamía su seno, Jessy se toqueteaba y al rato, mi mano llegó hasta su intimidad, ella alejó la suya y dejó que yo la penetrara suave y lentamente con mis dedos,así como ella hizo conmigo.

-Naty, mi amor, ooh, que deli, continúa, no te detengas, ooh-expresaba Jessy de lo excitada

Al rato el cuerpo de Jessy respondió a mi labor, dándome gemidos, jadeos y arqueamientos de espalda. Mis dedos exploraban su cálido y húmedo interior y mi lengua no se despegaba de sus senos, finalmente Jessy se corrió sobre mis dedos, le hice probar el sabor de su intimidad y después probé mis dedos, impregnados de su deliciosa miel.

Como su intimidad seguía húmeda aún, no me resistí mas, el hecho de solo verla provocaba que se me hiciera agua la boca probársela, la ansiedad me consumía a cada segundo, mi corazón latía fuertemente, mis ojos miraban con deseo y perversión su delicada intimidad, no lo dudé ni un segundo mas y mis labios aceptaron la invitación de su portal, el cual lamí, besé, sentí y exploré con mi lengua, claro que para abrirme paso a través de él hice uso de mis manos, haciendo a un lado los pliegues e introduciendo mas mi lengua. La respuesta de Jessy fue un arqueamiento de espaldas y un apretón sobre la sábana con su mano, luego de eso me hice de su clítoris, apretándolo y sosteniéndolo entre mi boca, casi que queriendo tragármelo, no quería dejarlo tan fácilmente, Jessy comprendió esto y aprisionó mi cabeza en su intimidad, agarrando mis cabellos y llevándola hacia el interior, dejándome disfrutar de ese agradable sabor, saciando mi deseo, esperando a correrse y llenarme de su esencia. Los jadeos y gemidos que Jessy producía eran los gritos de su alma.

Después de un rato Jessy se corrió en mi rostro, cubriéndome la boca y algunas partes de mi rostro. Ante eso, decidí reunir aquellos fluidos provenientes de su intimidad en mi boca, los recogí, me acerqué a la boca de Jessy, abrí lentamente mis labios, la besé y en medio de ese beso, compartimos el sabor de su miel y para cuando nos separamos tras el beso, un delicado y viscoso hilo transparente fue el puente entre nuestros labios.

-Nathaly, me impresionas mi amor, ¿de donde sacaste todo eso?-preguntó Jessy-
-Mmm, no lo se Jessy, solo actué y me dejé llevar de este hermoso momento-contesté mientras la observaba-
-Muy bien, sabes, te enseñaré algo mi amor. Se que lo disfrutarás demasiado-admitió Jessy-
-¿Que es?-pregunté

En ese instante Jessy me dijo que me acostara en la cama, ella abrió mis piernas, las sostuvo con los brazos, las estiró y las llevó hacia atrás, ella por su parte, se inclinó y se posó sobre mi, de modo que su intimidad coincidiera y se enfrentara con la mia, permitiendo el rozamiento y generando fricción entre ellas.

Jessy comenzó a batirse suavemente sobre mi y nuestras intimidades empezaron a sentirse por medio del rozamiento, al rató di unos cuantos gemidos y grititos, mientras que Jessy jadeaba y gemía.

-Naty,ahh, ¿te, ahh, gusta?-preguntó Jessy mientras se agitaba sobre mi-
-Si mi amor, ahh, que rico, no pares, no pares nunca, sigue, ooh, ahh, n,¡no te detengas!-exclamé-

Los movimientos de Jessy fueron mas rápidos y progresivos, pronto comencé a sentirme mojada, al tiempo que Jessy cubria mi intimidad con la humedad proveniente de la suya. Después de un rato, Jessy se agitó mas y mas fuertemente sobre mi, hasta que las dos dimos un grito, acompañado de una corrida simultánea: Jessy y yo estábamos experimentando nuestro orgasmo.

Mi respiración se entrecortaba y el sudor en mi cuerpo no se hizo esperar, ya que mi cerpo brillaba producto de todas esas gotitas de sudor que me recubrían, Jessy soltó mis piernas y cayó suavemente sobre mi, besando mi vientre, respirando agitadamiente sobre él, impregnándome de su sudor y ascendiendo hasta mi boca para besar mis labios. Jessy se encontraba encima de mi, ella tomó mis manos, me miró a los ojos y me besó como nunca lo había hecho antes.

Después de darnos ese beso, nos compartimos una tierna mirada, detallando nuestra belleza, quedándonos muy quietas, disfrutando en plena calma esos agradables segundos que dura un orgasmo, que para mi es el primero de tantos por sentir y por descubrir. Jessy se sentó en la cama y yo apoyé mi cabeza sobre su regazo mientras hablabamos.

Ese día, Jessy y yo nos ofrecimos muchas cosas lindas entre sí. Aparte de los besos, miradas, caricias y de entregarnos la una a la otra, fue mucho lo que pude percibir y sentir de ella.

-Jessy mi amor, me diste tantas cosas lindas hoy, me ayudaste en ese duro momento y me hiciste sentir segura de mi misma, hiciste de mi toda una mujer y te lo agradezco tanto, que no se de que otra manera agradecerte. Te amo demasiado, eres mi sueño hecho realidad y desde que te conocí, mi vida cambió, gracias-exclamé mientras la observaba

-Naty, hoy ha sucedido algo especial en nuestras vidas, algo que no se debe perder y que debemos vivir por siempre, te adoro demasiado, fuiste tierna, me diste todo tu amor y cariño, me diste todo de ti, te entregaste a mi y yo a ti, eres a quien mas quiero. Te amo- me dijo Jessy-

-¡Jessy!-exclamé mientras me llevaba mis manos a mi rostro y lloraba de la alegría

En ese momento, me incorporé y me levanté del regazo de Jessy, me senté sobre la cama a su lado y le di el mas enorme abrazo que le haya dado antes.

Después de un rato, tras adorarnos, mirarnos y comernos a besos entre si, el sueño no se hizo esperar.

-Jessy, quiero dormir, consiénteme, ¿si?-pregunté-
-Claro que si linda-respondió Jessy mientras deslizaba su mano sobre mi rostro

Jessy me hizo mimos y cariñitos mientras me quedaba dormida, ella pasaba su mano por mi cabello y por mi rostro de una manera muy sutil, de modo que me hizo sentir segura, cerré mis ojos, le desee buenas noches, ella descendió hasta mi y con un pequeño beso, se despidió de mi. Minutos después me quedé dormida, con una alegre sonrisa en mi rostro, por que estuve con la persona mas especial del mundo: con mi novia Jessy

La evidencia de nuestro amor quedó plasmada sobre la sábana blanca de Jessy, que se encontraba arrugada, manchada de mi sangre y de nuestros fluidos que aún despedían ese fuerte olor a sexo, y claro, con nuestra ropa volcada en todo el piso de la habitación.

Jessy me colocó encima su frazada y se dirigió a la cocina para buscar algo de tomar, luego regresó a la habitación, sacó una frazada de su armario, apagó la lámpara de su mesa de noche, se cubrió con la manta, extendió su mano y se quedó abrazada a mi durante toda la noche
Ese fue un bello momento, ya que estabamos las dos allí, juntas, muy abrazadas, durmiendo toda la noche, compartiendo la misma cama y el calor humano que sentiamos entre si.

Al otro día, noté que el amanecer era distinto a los otros amaneceres que había visto en mi vida, lleno de muchos colores: rosa, azul, rojo, verde, violeta, naranja, amarillo, índigo, casi como un arcoiris. Espero tener muchos de esos amaneceres.


Continuara.....
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:38

A todas las desesperadas les tengo una suoer noticia: he regresado y con capítulo a bordo. Niñas, muchas gracias por toda su paciencia durante estos días, espero disfruten el capítulo 11 y neta: prepárense para lo que se viene chicas (a) . ¡Menos mal me quité el peso de encima de la Universidad al menos por este fin de semana :P!

besos para todas (k)

Capi 11 parte 3

Después de que me desperté, me incorporé, fui al baño y cepillé mis dientes. Jessy movió su mano de un lado a otro y notó mi ausencia mientras estaba acostada en la cama y eso la hizo despertar, en cuestión de instantes y sin hacer el mas mínimo ruido, Jessy estaba tras de mi, abrazándome muy suavemente por la espalda, acariciando mi vientre con sus manos.

-Buenos días Naty, ¿como amaneciste?, mua-preguntó Jessy y desués me dió un beso en el cuello-
-Bien mi amor, ¿y tu?-le respondí-
-Excelente, es mas, estoy lista para que pasemos este día juntas, ¿te parece?-comentó Jessy-
-Vale-dije

Jessy y yo tomamos nuestro baño, ella enjuagó mi cuerpo con el jabón y yo el suyo, después lavamos nuestro cabello y así hasta que terminamos el baño, que por cierto fue un lindo baño mutuo, después de eso nos vestimos, nos organizamos y nos dirigimos a la cocina a tomar nuestro desayuno.

Ya en la cocina

-Nathaly, dime, ¿que quieres que te prepare?-preguntó Jessy
-Mmm, quizás unos Hotcakes recubiertos de chocolate, una toronja y jugo de naranja. Hey, oyeme, yo quería preparate el desayuno a ti, eh, ¡me robaste la idea!-exclamé-
-Je je je-dijo Jessy al reir-

Minutos después estábamos sentadas en el comedor desayunando. En medio de nuestro compartir, tras ver películas, comer popcorn, salir a pasear, ir de compras al supermercado por unas cosas y después de haber hecho muchas otras cosas mas, se nos pasó el Domingo y una vez mas llegó el Lunes, otro día de trabajo en el café bar, pero que fue diferente, por que Jessy y yo estábamos mas felices que antes y claro, cada vez mas enamoradas. Tanto así se notó, que los chicos nos lo hicieron saber, a lo que nosotras respondiamos con una sonrisa en el rostro.

La semana se acabó, el tiempo pasó y finalmente se terminó el verano, ya era el mes de Septiempre y eso anunciaba el regreso a clases en nuestra escuela, pero igual seguiamos trabajando en el café bar en los ratos libres y en las tardes. Después de tanto pensar acerca de decirle o no a mi madre acerca de mi relación con Jessy, decidí hacerlo y no ocultárselo mas. Tanto así fue mi decisión, que esa tarde en el trabajo hablé con Jessy sobre ese tema.

-Jessy, mi amor, sabes, he pensado y estoy lista para decirle a mamá-exclamé-
-Nathaly, mira, yo no quisiera que le dijeras aún, no es el momento para que lo sepa. Recuerda que aún dependes de ella, no sea que le de por echarte de casa o hacerte algo peor, como separarte de mí. Sabes muy bien que por mas moderno y de mente abierta que sea este mundo, los padres son muy cerrados, conservadores, tercos y sabes muy bien que las tendencias sexuales como el lesbianismo les asusta. No quiero que te metas en problemas con tu madre por mi culpa-justificó Jessy-
-Jessy, nada de eso va a pasarme, además, ¡neta que le caes bien a mi mamá, ella te quiere mucho, confía demasiado en tí!-comenté sonriente-
-Nathaly, tu madre piensa que soy tu mejor amiga, no tu novia, ¿o es que acaso se te olvida que tienes que fingir frente a ella, sabiendo que tenemos una relación?-expresó Jessy-
-Si, lo se, pero ya estoy lista, no soy la misma chica indecisa de antes. Se que quiero hacerlo, por que te amo y quiero decírselo al mundo y no deseo seguir ocultándolo-exclamé-
-Nathaly, no seas estúpida, ¿no ves que te puedes ganar a tu madre de enemiga?, ¿acaso no piensas en mi también?, sabes, ¡yo también tengo a mis padres!, no quiero perderlos, por que si tu madre se entera, ¿que crees que hará?. ¡Ta chin: decirle a los mios y a la mierda Jessy!-justificó Jessy-
-Mira Jessy, ¡no me trates de estúpida!, he tomado una decisión, además es mi madre y no creo que me odie por eso.-exclamé-
-Lo siento, está bien mi amor, lo haremos, pasaremos a tu casa y hablaremos con tu madre, pero eso si, espero que no te arrepientas, por que creeme, no le gustará nada-exclamó Jessy-

Después del trabajo, Jessy y yo nos dirigimos en su auto hasta mi casa como cada día, finalmente llegamos. No puedo negar que me encontraba entre algo nerviosa y asustada, pero mi decisión y mi voluntad eran firmes, yo deseaba salir adelante y dejar de ocultar mi verdadero amor hacia Jessy.

Antes de salir del auto, Jessy me tomó de la mano, me miró fijamente a los ojos y me hizo pensarlo dos veces.

-Nathaly, ¿estás segura de lo que harás?, ¿estás completamente segura?-preguntó Jessy-
-Ya te dije por última vez que si, ¿es que no entiendes?-exclamé-
-Naty, por favor, espera un poco mas, ¿si?-comentó Jessy-
-Jessy, eso es algo que ya no puede esperar mas-expresé-

Jessy y yo bajamos de su auto, abrí la puerta de mi casa y ingresamos al lugar

En casa

-Hola mami-comenté al llegar-
-Mijita, hola, ¿cómo te fue hoy? Veo que vienes con Jessy, ¡hola mi amor!-preguntó mamá-
-Bien, bien, gracias a Dios bien-respondí-
-Hola señora Adela, ¿como está?-dijo Jessy-
-Bien, Jessica, muy bien-respondió mi madre-

Dejé mi bolso a un lado del sofá y le hice saber a mamá de que hablariamos de algo importante

-Mamá, tenemos algo importante de que hablar ahora mismo-dije-
-¿Y eso mija, de que sería?-preguntó mamá-
-Es acerca de Jessy y yo-dije-
-Ah, ya se de que se trata, si necesitas quedarte unos días y pasar el tiempo en casa de Jessy, ¡adelante, que por mi no hay problema!. ¡Jessy es una persona muy confiable y en mejores manos no podría estar mi hija, lo mismo opino si van a salir juntas!. Con Jessy puedo estar tranquila y a ojo cerrado, je je-exclamó mi madre-
-Mamá, lo que pasa es que Jessy y yo, Jessy y yo, yo...., ¡Jessy es mi novia!-exclamé muy nervisosa al decirlo

Realmente estaba asustada y no sabía como lo iba a tomar mamá. Al principio se lo tomó como una broma, pero después el ambiente se tornó de otro color. Aunque de cierto modo, se me quitó un peso de encima al salir del closet

-¿Cómo?, ¿ustedes? Ja ja ja ja, ay niñas, ¡pero que buena broma me están gastando!, ja ja ja, no me había reído así en días, uy, hasta ponen cara de estar serias y entreasustadas, uy niñas, ¡ a mi me late que se ganaron el Oscar a mejor actuación!, jua jua juas-dijo mamá

-Mamá, es en serio, Jessy es mi novia desde hace rato. Tenemos una relación muy bonita y queremos que lo apruebes-justifiqué-
-Jua, jua jua, ja ja ja ja, y la broma sigue, ¿no?- comentó mi madre-

Al notar que mi madre parecía no entender el mensaje, tomé la mano de Jessy para hacerle ver que era algo serio. En ese momento y después de tanto reir, mi madre nos observó fijamente a las dos, tomadas de la mano, con nuestra mirada seria y a la vez asustadiza, listas a lo que pudiera pasar.

-Chicas, ¿no les parece que ya fue suficiente? Dejen de bromear que me asustan, déjenlo ya, déjenlo, ¡dejen de bromear!-exclamó mi madre furiosa-
-Mierda, ¿acaso nos ves riendo?, ¿es que no lo ves?, ¡Jessy es mi novia, es mi novia, es mi novia, caray!-expresé-
-Nathaly, ya basta, esto no fue buena idea-dijo Jessy-
-¿Cómo así?, ¿acaso no era una broma? Ay Dios, no es posible, ¿cómo así?, como es posible que tú, que tú seas, así-comentó mi madre en medio de su rabia-
-Mamá, si, anda, dilo, ¡di que soy lesbiana!-exclamé-

Al rato, mi madre me lanzó una bofetada en la cara por haber pronunciado esa frase

-¡En la familia Jiménez nunca han habido mujeres así, es mas, todas tus tías y primas gustan de los hombres y tú no me vas a salir con esas!-exclamó mamá-
-Ah si, pues que te parece que no soy como ellas, conmigo se rompió el molde familiar-respondí-
-Naty, no le hables así a tu madre. Señora Adela, por favor, cálmese y le explicaremos detenidamente-justificó Jessy-
-Jessy, ¿que rayos le hiciste a mi hija?, ¡grandísima desgraciada! Mi hija era una niña normal y tú la corrompiste y la volviste como esas mujerzuelas con enfermedades pegadizas, mujeres lesbianas como tú-expresó mamá-
-Señora Adela, ¡respéteme!, sabe, lo único que he hecho ha sido querer a Nathaly, por que la amo y la quiero de verdad con todo mi corazón-respondió Jessy
-¡Eso no lo permitiré!-dijo mi madre-

Mi madre no tardó en reaccionar ante las frases de Jessy y terminó halándole el pelo a mi novia y zarandeándole la cabeza, mareándola.

-Oiga señora, suélteme, ¡me lastima!-exclamó Jessy-
-Te haré pagar maldita víbora-respondió mi madre
-Aaah, ayy, deténgase, ayyy-decía Jessy-
-Mamá, ¡suéltala inmediatamente!-dije de la rabia-
-Tu te callas, ¡grandísima desvergonzada!, ¿cómo es posible que te hayas dejado enredar de esta víbora? Esta tipa se ganó nuestra confianza dándote trabajo, sacándote a bailar, a pasear, dándote regalos, ropa y demás, hasta la trajiste a cenar a esta casa, y ella con sus perversiones te volvió les..,lesb, ¡esa cosa! Anda Nathaly, ¡dime que te hizo esta hija de la chingada!, ¿que te hizo esta mujerzuela?-exclamó mi madre mientras Jessy daba gritos de dolor por que mi madre la lastimaba
-Sabes mamá, hasta hace rato Jessy era tu adoración, ella se ganó tu cariño en estos meses y en un par de segundos ya la detestas, sabes muy bien que ella es la misma de siempre y la estás tratando re mal, ¿es que no la puedes aceptar como mi novia?-exclamé
-Yo la quería como tu mejor amiga, no como tu “disque novia”-respondió mamá-
-Ya suéltala, ¡o si no!-expresé
-Ay, a poco te volvió rebelde también, ¿no?. Hija, antes eras tan inocente, tan calmada, tan sumisa y esta porquería humana te volvió una mala persona-comentó mi madre-
-Si, antes, ¡tu lo has dicho mamá!, pero ya no mas la tonta Nathaly, ¡ahora soy diferente, soy mas fuerte!-exclamé con gran seguridad-
-Aaah-un grito de dolor salió de la boca de mi Jessy

Las fuerzas de Jessy no le daban como para liberarse de semejante bestia por mas que lo intentaba, en ese instante mis ojos se llenaron de odio y de rabia, apreté mis puños y mis nudillos con fuerza, mis dientes rechinaban de la furia y simplemente actué: me olvide que mi madre era mi madre y arremetí contra ella, quitándole a Jessy de sus manos y empujándola al piso, haciéndola caer.

-Jessy, ¿estás bien?-pregunté-
-Naty, si, estoy bien, es solo que ella tiró muy fuerte de mi cabello, agitando mi cabeza. Estoy mareada-respondió Jessy
-Nathaly, a ella si la defiendes y es a mi a quien atacas. Soy tu madre, te di la vida, te he dado todo lo que has querido, te he dado todo mi amor, mi cariño y me cambias por esa tipa-exclamó mi madre tirada en el suelo, a punto de incorporarse-
-Tienes razón mamá, no puedo negarte eso, te amo, pero mi corazón también es de Jessy y la amo también. Ella es mi novia y eso ya nadie lo va a cambiar, ni siquiera tú-respondí enfáticamente

Mi madre se incorporó completamente, tomó su sandalia y me iba a tirar con ella para pegarme tras haber oido lo que le dije

-¿Así me pagas, contestándome de esa manera? Malagradecida-dijo mi madre acercándose hacia mi-

En ese instante Jessy le agarró el brazo a mi madre y me defendió de su brutal intención

-Mire señora, yo amo a su hija, por favor, no la castigue y terminemos con este absurdo de una vez, hablemos como seres humanos, no como animales, como usted lo está haciendo-exclamó Jessy-
-Cállate hija de %$#%&/, es mejor que te largues de mi casa, no busques lo que no se te ha perdido-respondió mi madre
-Sabe, “señora”, ¡si es que se le puede decir así!, defenderé a Nathaly, por que se que usted le pegará si la dejo sola, es mas, si eso piensa, me tendrá que matar primero, no voy a dejar que le toque un solo cabello, ¿entendió? Ah y algo mas,¡la gran %$#%&/ de su madre lo será más!-enfatizó Jessy-
-Es mi hija y hago lo que yo quiera con ella, pienso alejarla de gente tí a como de lugar, ¡%$#%&/ infeliz portaenfermedades!-respondió mamá-
-Ahora si señora, ¡se acabó la Jessy amable!-justificó Jessy quien atacó a mi madre-

En ese instante, y ante mis ojos, vi que tanto Jessy como mi madre forzegeaban y peleaban. Arañazos, mordidas, jalones de cabello, escupitajos en la cara, zarandeadas, palabrotas, empujones, atajones de mano e intentos de agresión eran lo único que hacían las dos personas que mas quiero en este mundo, mientras yo cubría mis ojos y mi cabeza para imaginar que nada de eso estaba sucediendo, y todo por mi culpa.

Las fuerzas de mi madre eran mayores y en un descuido de la defensa de mi novia, ella le lanzó un golpe a Jessy en la cara con la susodicha sandalia. El rostro de Jessy quedó enrojecido por aquella contusión y no conforme con eso, mi madre continuó lastimándola.

-Naty, ¡corre lejos antes de que te agarre!-dijo Jessy al forzegear con mi madre-
-No, ¡no me iré sin hacer nada!-respondí-
-No seas tonta, corre y vete lejos, que este monstruo te matará-exclamó Jessy-
-Voy a barrer el piso contigo, ¡maldita lesbiana destruye hogares! Ah, Nathaly, ¡sigues tú!-dijo mi endemoniada madre-
-Aaah,ayy, ¡mierda Nathaly, vete ya!-dijo Jessy ante tanto dolor físico que estaba sufriendo
-¡Basta ya las dos!-dije

En ese instante mi madre agredía a Jessy, intervine para defenderla y fui empujada al piso por una patada de mi mamá, cayendo de espaldas, me incorporé y solo tuve la suficiente fuerza como para decir a mi madre que se detuviera. Hay tantas cosas que a veces uno dice sin pensar en los momentos de rabia, pero la que dije fue muy descabellada e irracional.

-Mamá, deja de agredir a Jessy, ¡o si no me voy de la casa!-exclamé-

Al oir esto, mi madre se detuvo y me miró con mucha rabia y desprecio, detuvo los brutales ataques contra Jessy y subió las escaleras.

-Ah si, ¿con que te vas eh? Pues bien, vete con tu “noviecita”, si Nathaly, te irás ya mismo de esta casa, pero no volverás a entrar aquí jamás-dijo mi madre mientras subía las escaleras y pasaba hacia mi habitación

Ya en mi cuarto, mi madre vació todo el contenido de mi armario en las maletas de viaje que usamos en vacaciones al salir, ella tiró las maletas por la escalera y luego comenzó a arrojar a mis pies y al piso la ropa que no alcanzó a empacar en las maletas.

-Mamá, deja eso, ya basta, no quiero irme, no quiero-pronuncié mientras lloraba-
-Nathaly-exclamó Jessy de manera triste desde el piso-
-Es mas, no solo te irás, en este momento y oficialmente dejas de ser mi hija y si te atreves a regresar, te mato, oiste, ¡te mato con mis propias manos!-respondió mi madre-

Me quedé en Shock al escuchar tremendas palabras del ser que me concebió y me dio a luz, instantaneamente mis lágrimas corrieron sin cesar por mi rostro. Con mirada cabizbaja, ayudé a que Jessy se levantara del piso, recogí la ropa del suelo y como pude la introduje en las maletas, las tomé y las llevé hasta la puerta de mi casa. Las lágrimas de mis ojos marcaron el recorrido que realizé en la sala. Sin decir nada, me dirigí hasta la entrada de mi casa y Jessy me siguió.

-Nathaly, es mejor que nos vayamos de aquí, no sea que a tu madre le de por hacer algo peor-exclamó Jessy-
-Es cierto, aqui no hay nada que hacer, sabes, ¡yo no tengo mamá!-respondí llorando de la amargura-
-Naty, mi amor, no la niegues, ¡es tú mamá!-dijo Jessy angustiada
-Si sales por esa puerta se acabó y dejas de ser mi hija, ¿me oiste?-respondió mi madre-
-Esa señora no es nada mio, me echó de su casa, no tenemos nada que hacer aquí, nos vamos Jessy-respondí
-Nathaly, hija, hay especialistas, no se, médicos, científicos, que curan esas desviaciones sexuales, es en serio, no te vayas -justificó mi madre-
-Jessy, ve adelante, guarda las maletas y enciende el auto, por favor-exclamé muy triste-
-Si-respondió Jessy-
-Nathaly Jiménez, te doy la última oportunidad de regresar, si pones un pie fuera de esta casa, dejarás de ser mi hija-exclamó mi madre-

Antes de irme, me llené de fuerza para enfrentar a mi madre y decirle lo que pensaba. La miré al rostro y le dije estas palabras:

-Prefiero dejar de ser tu hija, perderte y largarme lejos de aquí, antes que no ser feliz al lado de Jessy. Es una lástima que no lo entiendas, sabiendo que el amor que sentimos ella y yo es mutuo y especial. Sabes, mamá, aunque tú me odies, yo te amo a tí, por que a pesar de toda la rabia que siento, se que eres mi madre y eso nadie lo cambiará. Me voy de tu casa, por que tengo orgullo propio y si no eres capaz de aceptarme, entonces no eres digna de ser mi madre-

Después de haber lanzado esas duras palabras, rompí a llorar antes de llegar al auto de Jessy y una vez me subí a él, seguí llorando amargamente mientras Jessy me consolaba en su regazo. Mientras tanto en casa, mi madre se tiró al piso a llorar amargamente por todo el dolor y la tristeza al ver lo que yo había hecho

Minutos después nos estabamos dirigiendo hacia el departamento de Jessy

En el auto

-Nathaly, ¿ves lo que pasó? Sabías que tu madre no lo entendería y aún así no hiciste caso a lo que te dije. Es por eso que ese animal casi nos acaba a golpes-dijo Jessy-
-Ya Jessy, cállate, ¡no me reproches y no me regañes mas!-respondí secando mis lágrimas-
-Te reprocho por que no debiste hacerlo, al menos no aún-exclamó Jessy-
-¿Y que mierda quieres?, ¿acaso deseas ocultarlo mas? Los chicos ya lo saben, no le veo nada de malo a que lo sepan nuestras familias-jusntifiqué-
-No era el momento, ¡grandísima idiota!-respondió Jessy-
-La idiota aquí eres tú, ¿que no ves que te amo y por eso lo hice?-respondí-
-Si me amas de verdad hubieras esperado el momento adecuado y no hubieras hecho tal inmadurez, ¡estúpida! Sabes que, ¡vete a la mierda Nathaly!-respondió Jessy-
-Cállate y vete a la mierda tú- exclamé
-Acepta que te equivocaste-exclamó Jessy-
-¡No!-dije
-¡Acéptalo Nathaly de una buena vez, di “me equivoqué”, es sencillo, anda dilo, di que te equivocaste!-insistió Jessy
-Ya basta, ¿me abres la puerta por favor?. Me bajo aquí, no soporto tus reproches de mierda-dije-
-Ah no, no te vas a bajar a mitad de camino-dijo Jessy
-¡Aqui me bajo!-exclamé mientras intentaba abrir la puerta del auto-

En ese instante Jessy detuvo el auto y bajé de él, caminé un poco con mis maletas y Jessy me siguió muy despacio desde el auto, diciéndome que regresara con ella

-Nathaly, deja esta escena ridícula y sube al auto de una vez. No tienes dinero con que tomar un taxi o el autobús por que dejaste tu bolso en tu casa, anda, sube-insistió Jessy
-Me voy caminando, al fin y al cabo para eso tengo piernas-respondí-
-Nathaly, ¡no me obliges a bajar del auto! Sabes que no perderé la bajada-respondió Jessy-
-¡Atréveté si puedes!-respondí desafiantemente

En ese instante Jessy detuvo el auto, se bajó de él y forzegeó conmigo, hasta que ella no se aguantó mas mis infantileces y me dió una cachetada para hacerme entrar en razón. Igualmente le devolví la misma cachetada en su rostro. Allí estábamos las dos, estáticas en medio de la carretera, mirándonos frente a frente, con nuestros cachetes rojizos producto de las bofetadas que nos dimos. Rompí mi quietud, dándole muchos puños a Jessy en el pecho como producto de mi rabia y finalmente me detuve a llorar sobre el pecho de Jessy, al notar esto, ella me abrazó fuertemente. Finalmente admití la culpa que tanto quería negar.

-Me equvoqué, me equivoqué, perdóname Jessy, snif, snif-exclamé al llorar-
-Ya Nathaly, tranquila, ya pasó. Regresemos al auto y vamos a casa, ¿si?- dijo Jessy de un modo tierno y comprensivo
-Si-le respondí

Después de eso regresamos al auto, yo estaba un poco mas tranquila pero la tristeza salía a relucir a cada segundo.

Minutos después llegamos al departamento de Jessy, dejé mis maletas en su habitación y mas tarde nos dispusimos a cenar. Fue muy poco lo que comí, ya que mi estado de ánimo se encontraba por el suelo. Después de organizar mi ropa y algunas cosas mías en el armario de Jessy, nos colocamos las pijamas y decidimos ir a dormir mas temprano de lo normal

En la cama de Jessy

-Nathaly mi amor, sabes, ya no te sientas ni triste ni culpable, aquí no te hará falta nada, tendrás las mismas comodidades que en tu casa: un techo, esta cama para dormir, la comida, la tele, el compu con internet, y si necesitas algo no dudes en pedírmelo. Se que no tengo ni mucho ni muy poco, pero todo lo mio es tuyo, aún así se que no será suficiente, pero no importa-justificó Jessy mientras me miraba a los ojos y jugaba con mi cabello entre sus dedos
-Jessy mi amor, gracias, todo eso está muy bien, pero hay algo que tú no vas a poder ofrecerme por mas que lo intentes-aseguré-
-¿Y que es eso mi amor?-preguntó Jessy-
-Todo el amor y cariño que me ofrece y me da mi mamá, buaaa, snif, snif, la extraño demasiado y todo por mi culpa, snif,snif-respondí-
-¡Nathaly!-expesó Jessy al tiempo que unas lágrimillas corrían por sus ojos

En ese instante me apoyé en el regazo de Jessy, desahogándome de mi tristeza una vez mas. Después de tanto llorar, Jessy y yo bajamos hasta la cocina y ella me hizo un té de esos que vienen en los sobres de las bebidas aromáticas, lo ingerí y me tranquilicé por un rato. Ya de nuevo en la habitación, Jessy me dió muchas caricias, mimos y abrazos hasta que pude conciliar el sueño y quedarme dormida tras un muy díficil día.

Jessy me vio dormir y solo pronunció estas palabras

-Nathaly mi vida, te ves tan linda durmiendo, sabes, metiste la pata y de que manera, pero al menos tuviste el valor de decirlo, aunque eso suponga que tu madre te odie para toda la vida. Eres mas fuerte que yo, por que me muero del pánico del solo pensar en hacerlo, me duele mucho lo que te está pasando, snif, snif, y aunque no lo parezca, yo también estoy sufriendo por ti, snif, snif- exclamó Jessy-

Continuara.....

Avances capi 12

Pasan varios días y Naty se acostumbra a vivir con Jessy y al odio que le tiene su madre
Un día aparente normal inicia
Claudia, ¿que haces aquí en el café bar?,¿que vas a hacer con esa arma?
No, no, Jessy no me va a terminar
Si no puedo tenerte, nadie te tendrá
Nuestro secreto es descubierto en el café bar
¡Luciano!
Claudia, estás muy loca, ¿cómo pudiste?
No, no mates a Naty, por favor
Sangre en el piso y el café bar cerrado

Para tod@s mis Yurifans: esta historia entra en sus últimos capítulos, no se pierda: Jessica y Nathaly: todo cambió, solo aquí, en ¡Déjame probar!

Prepárense para el superestreno de: Neji, Tenten y Temari: triángulo amoroso, un Yuri de 7 episodios

Advertencia: es uno de mis Yuris inéditos, nunca lo he publicado, lo hice el año pasado en Noviembre de 2007 y mi redacción era muy distinta a como lo es ahora.

Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:39

A petición de tod@s, les traigo el capi 12 de este fic, siento habreles dejado en suspenso, pero asi era mejor, je je, cosa mia xD. Gracias por sus lindos comentarios y sus lindas palabras (a) lástima que el fic ya casi se acaba :bye pero les prometo que el final será de lujo, neta que si

Muchos besos (k) y abrazos a tod@s

Capitulo 12

Dias después tras mi salida del closet, me fui acostumbrando a la idea de que mi madre ya no me iba a aceptar mas, y todo, según ella, por mi rebeldía de ser lesbiana. Mi amor por Jessy es muy importante y es por eso que decidí arriesgarlo todo. Ya me hice a la idea de ser independiente y de seguir mi camino aparte de mi madre, aunque me fue duro romper esos lazos que me sujetaban a mi madre, tras llorar durante muchas noches y sentirme triste, lo superé y lo acepté.

El día transcurrio en total normalidad, lleno de trabajo como siempre y una vez mas, Jessy y yo nos preparamos para ir a dormir.

Mientras estabamos en la cama, noté que Jessy se movía y se agitaba mucho, como si estuviera teniendo una pesadilla, es mas, tanto fueron sus movimientos que no me dejaba dormir. Al verla, noté que estaba sudando demasiado y que gesticulaba como si tuviera mucho miedo, como si algo fuera a sucederle.

-¡Noooooo!-despertó Jessy muy asustada-
-Mi amor, calma, calma, ya pasó, solo es un sueño, tranquila-dije mientras abrazaba y calmaba a Jessy-
-Naty, ese sueño fue tan real, no, eso no era un sueño, mas bien era una pesadilla-argumentaba Jessy mientras jadeaba con respiración agitada
-Iré a la cocina por un vaso con agua y mientras regreso, sécate ese sudor con las mantas-exclamé-
-Vale-afirmó Jessy-

Al regresar con el vaso de agua, Jessy se lo tomó, se tranquilizó un poco y me describió su pesadilla.

-Mi amor, sabes, en el sueño tu y yo estabamos en el café bar, cuando de pronto una ráfaga plateada se acercó hacia mi, sentí que me impactó, caí al suelo y una vez abri los ojos, vi todo el lugar cubierto de sangre, no había nadie mas, solo yo, pero una vez descendí la mirada al píso, vi mi cuerpo ensangrentado y tirado en el suelo, agonizando, de repente te acercaste y cuando te vi no eras tú, ¡tú rostro era el de la muerte!-comentó Jessy demasiado asustada-
-Jessy, ese sueño es muy extraño mi amor, me asustas, ¿eso quiere decir que según eso tu vas a morir?-me pregunté muy preocupada-
-No mi vida, para nada, no creo en esas cosas. Ese sueño debe ser por la presión del trabajo, de las cuentas por pagar y de otros detalles que me son objeto de preocupación, además desde hace tiempo no asisto a la Iglesia, así que no me extraña que esté alejada de Dios o algo así,o a lo mejor se me quedó en la mente alguna escena de una película de horror y por eso tuve ese loco sueño, je je je-respondió Jessy de manera muy tranquila
-Jessy, ese sueño no está nada bien, no me gusta para nada. Es mejor que no vayamos a trabajar mañana, ¿no será que es una advertencia del destino?-pregunté-
-Nah, mañana iremos a trabajar común y corriente como siempre lo hemos hecho. Un sueño no me intimidará-respondió Jessy
-No iremos mañana y punto, por un día que no trabajes no se pierde mucho. El negocio es popular entre la gente, así que el dinero que dejes de ganar no será problema, mi amor, no quiero que vayas, me preocupas-insistí mientras abrazaba a Jessy
-Nathaly, no voy a dejarme asustar de una sugestión mental y basta, ya te lo dije, iremos mañana y no se hable mas-enfatizó Jessy-
-Tu no entiendes, ¿verdad? Jessy, esto es serio, me preocupas, sabes que, haz lo que quieras, y si te llega a pasar algo, espero no decirte un “te lo dije” cuando estemos en un hospital. Hmm-exclamé enojada-
-Nathaly, aprecio mucho que te preocupes por mi amor, es mas, se me ocurre una idea: nos quedaremos aquí toda la mañana, le diremos a los chicos y iremos en la tarde, esta semana casi no ha ido nadie en las tardes, así que no va a estar muy lleno, será seguro y nada nos pasará, ¿vale?-justificó Jessy-
-Vale mi amor. Buenas noches-dije al despedirme de Jessy
Al poco tiempo nos quedamos dormidas, pero aun así, yo seguía preocupada por ese sueño de mi Jessy

Al día siguiente

Jessy y yo nos levantamos temprano, nos incorporamos de la cama, nos dimos un baño, nos preparamos el desayuno, hicimos aseo en el departamento, llamamos a los chicos para decirles que trabajariamos solo en la tarde y nos quedamos durante toda la mañana navegando en Internet, descargando y escuchando música, algunos libros, y varias series y películas de temática lésbica. Aunque disfrutamos de esas actividades, yo sentía que no era buena idea ir a trabajar, ni siquiera en en turno de la tarde. No solo Jessy y yo aprovechamos la mañana, alguien mas lo hacía, esa persona se acercó por los alrededores del café bar, notó que estaba cerrado y notificó a la interesada.

-Señorita, he estado desde muy temprano y nadie ha venido a abrir el lugar. No creo que abran hoy-dijo Vincent-
-Muy bien Vincent, quédate donde estás y mantenme informada en cuanto abran el lugar. Me has sido de gran ayuda, gracias y adios-exclamó Claudia-
-Adios señorita-respondió Vincent-

Despues de un rato, Claudia recorrió su mansión, tarareando una canción de un requiem llamado “Lilium”, es mas, daba miedo escucharla. Parecía que Claudia buscaba desesperadamente algo, y ese algo no la dejaría descansar hasta ser encontrado.

-Laralá,laralá,laralá,laralá-decía Claudia mientras caminaba en los pasillos de su mansión.

En medio de su búsqueda se dirigió a la habitación de su padre, quitó un cuadro, descubrió una caja fuerte, tecleó la combinación, abrió la caja y del interior tomó una caja negra, de aquella pequeña caja retiró un salvoconducto, un silenciador y una caja mas pequeña que decía “Smith Weson # 38” (calibre 38).

-Hmm, veamos, ya se, esta es la ideal. Solo necesito una sola, eso será suficiente,¡que lindo color plateado!-dijo Claudia-

En ese momento Claudia se fue tarareando su tétrica canción de requiem, se dirigió a su habitación y se encerró todo el resto de la mañana, hasta que llegara el momento preciso para llevar a cabo su cometido.

Después de que Jessy y yo tomaramos el almuerzo, nos dimos un baño, nos cambiamos de ropa, avisamos a los chicos para que fueran al trabajo en el turno de la tarde y nos dirigimos hacia el café bar en su auto.

Una vez llegamos al café bar, abrimos las puertas, aseamos y organizamos el lugar y en cuestión de minutos habiamos preparado las existencias como para el escaso turno de la tarde, sin embargo mucha gente estuvo esperando desde muy temprano, yendo y viniendo desde la mañana hasta que abrieramos y en vez de ser un turno de unos cuantos clientes, fue un lleno total. Aparentemente el día estaba muy normal, ya que no había nadie extraño cerca del lugar. Por alguna razón, tanta tranquilidad me era molesta a pesar del lleno total en el café bar. Decidí quitar la sugestión de mi mente y trabajar como siempre, aunque yo seguía sugestionada por mas que lo intentaba evitar.

-Jessy mi amor, sabes, ese sueño me sigue inquietando-exclamé-
-Naty, en toda la tarde no ha pasado nada extraño ni va a pasar nada malo-respondió Jessy-
-Perdón, ¿que les sucede? Noto a Nathaly muy tensa-preguntó Cindy-
-Ah, lo que sucede es que ella está preocupada por una pesadilla que tuve en donde yo moría aquí, pero nada de eso pasará-respondió Jessy-
-Mire niña, los sueños son la ventana de la realidad, es mejor que estés atenta Jessy, no sea que se cumpla-justificó Cindy-
-Lo ves, te lo dije, ¡hay que estar alerta!-dije-
-Ya, las dos, dejen eso, nada malo va a pasarme. ¡A trabajar que estamos a full!-añadió Jessy-
-Si, mi vida-respondí de manera triste-

Afuera del café bar

Vincent estaba distraido observando mujeres y en cuanto volteó la mirada, notó que el café bar estaba abierto y a reventar; e inmediatamente dio aviso a Claudia, quien se dirigió en motocicleta hasta el lugar. Una vez llegó Claudia, dejó escondida su motocicleta a unas cuantas cuadras de nuestro negocio, solo llevaba consigo un traje completamente negro y un bolso, en el cual no llevaba casi nada, excepto...

En el café bar

-Dios, ¿por que tengo este frío en mi espalda?, ¿por que siento el aire tan gélido, que va a pasar?, Jessy, ¿por que no puedes sentir este presentimiento que tengo? Estás riendo tan tranquila y charlando con los clientes como si no fuera a sucederte nada-me dije a mi misma-

Miré a la entrada del lugar y noté que una chica de vestido negro se aproximaba al lugar y el frío que recorría mi espalda se incrementó, mis cabellos se erizaron del miedo y mi corazón y mi respiración eran cada vez mas intensos y rápídos.

Mierda Jessy, ¿cómo puedes estar así de fresca?-exclamé al ver a mi novia-

La chica que entró al café bar era nada mas y nada menos que Claudia, es mas, ni siquiera tardé un segundo y me intrerpuse en la entrada para que no avanzara mas.

-Claudia, dime, ¿a que has venido?, ¿tú que haces aquí?-preguntó Jessy desde el mostrador
-Si, ¿que viniste a hacer acá?-pregunté también en frente de ella
-Ay chicas, ¿por que se enojan?, si yo solo vengo a visitarlas, tomen mi llegada como la de un cliente mas, de hecho este lugar está a tope, excelente por ustedes-respondió Claudia
-No confío en ti, ¡vete ya mismo!-añadí-
-Mira Naty, si crees que tengo bronca contigo por Jessy, olvídalo, ¿ok? Solo vengo a darte un regalo, por que he estado pensando y creo que sería un excelente gesto ante ti para reconocer que ganaste su amor. La neta que Jessy es cuento del pasado, valió, ¡asi nada mas eh!-justificó Claudia
-Si no es nada malo, no hay de que preocuparse-comentó Jessy desde el mostrador al observarme, mientras Luciano preparaba unas bebidas
-Bien Claudia, pero que no sea una de tus tantas mentiras-dije-
-Tranquila, antes agradéceme por el regalo, ya que me tardé mucho en encontrarlo y en organizarlo para tí-añadió Claudia-
-Bien, pues dámelo y no me hagas perder el tiempo, que debo hacer mis postres-exclamé-
-Acércate Nathaly, para darte tu regalo. Es mas, ven te extiendo mi hombro, para que veas que es en señal de amistad-añadió Claudia-
-Si-respondí al acercarme a ella

En ese momento Claudia sacó un arma de su bolso, luego la apuntó a mi cabeza y como me tenía sujeta con su hombro, no me dio tiempo de escapar o de soltarme

-Quieta Nathaly, ¡o te vuelo los sesos!-exclamó Claudia-
-No Claudia, por favor no me mates-dije en mi defensa-
-Quietos todos, nadie se mueva o intente algo, ¡por que la mato y los mando matar si me detienen!-gritó Claudia-

Todos en el lugar se asustaron al ver que Claudia me tenía de rehén, especialmente Jessy quien rompíó a llorar inmediatamente. Nuestros amigos también pusieron cara de preocupación e impotencia al no poder hacer nada

-Claudia,¿que vas a hacer con esa arma?, ya basta, déjala ir, por favor, no le hagas nada, ¡haré lo que sea!-suplicó Jessy llorando desde el mostrador-
-¡Mmm, lo que sea eh! Sabes que, la dejaré ir, solo si dices delante de todos los presentes que le vas a terminar a esta hija de la chingada de Nathaly y que vas a regresar conmigo, así como antes y que volvermos a hacernos el amor y a corrernos calientes en la boca de la otra-exclamó la loca de Claudia

En ese instante los que no lo sabian se enteraron de mi relación con Jessy y se dieron cuenta que Claudia era lesbiana.
-¿Como así?-decían los presentes, quienes murmullaban y hablaban entre si, haciendo chismes y especulaciones-
-Con que es por eso que andaban tanto juntas-
-¡Claro, como no lo vi!-
-Whaack, que asco, no miraré igual a Jessy-

Esas fueron las palabras de quienes nos conocían de la escuela. En resumen, nuestro secreto es descubierto en el café bar por culpa de la imprudente y obsesionada Claudia

-¡A callar hijos de %$#%&/! Y bien Jessy, ¿que me dices?, ¿le terminarás a naty, si o no?-preguntó Claudia-
-Claudia, yo, yo no puedo hacer eso, por que amo demasiado a Nathaly y no voy a terminarle solo por capricho tuyo. Entiende de una vez, amo a Nathaly, tienes que aceptarlo y ya déjanos en paz, aléjate de nuestras vidas y no, no mates a Naty por favor-argumentó Jessy muy nerviosa
-Lo sabía, el sueño se está cumpliendo-dije-
-¡Que te calles!-exclamó Claudia, quien me golpeó con su codo en mi vientre-
-Argghh. Claudia, no, no, Jessy no me va a terminar, por mas que la obligues-dije del dolor-
-En ese caso Jessy, la dejaré ir, no necesito a esta bolsa llena de mierda a la que llamas “Naty”. Muy mal, muy mal, malo, malo, malo, laralá, laralá, laralá, laralá-argumentó Claudia, quien me tiró al piso y me dio una patada
-Ayyy-dije del dolor
-Claudia, eres una maldita enferma obsesionada-añadió Jessy-
-Mala respuesta Jessy, es mas, si no puedo tenerte, nadie te tendrá-respondió Claudia-

En ese instante Claudia cerró sus ojos, sonrió macábramente y le disparó a Jessy sin piedad, sin ver que alguien mas estaba allí junto a ella: Luciano.

-No, Jessy, Dios mio, ¡no!-dije llorando desde el piso-
-¡No!-dijeron las personas que estaban en el lugar-

Desafortunadamente para Claudia, Luciano se interpuso entre Jessy y la bala, recibiendo el disparo en su brazo, Luciano empujó a Jessy muy lejos y ella cayó al piso. Claro está que él cayó al suelo, debido al impacto recibido.

-Je je je, lo conseguí, acabé con tu felicidad. Nathaly, te quedaste sin tu Jessy-argumentó Claudia de manera orgullosa-
-¡Jessy!-dijeron William, Cindy, Gerson y Jennifer

Apreté mi puño con coraje y desde el suelo, observé a Claudia con una mirada de odio.

-Claudia, ¿por que la mataste? Mataste a mi Jessy, ¡maldita %$#%&/!, cobarde-expresé de la ira-
-Si, la maté, ni para ti ni para nadie mi guey, ja ja ja ja-respondió Claudia

Mientras tanto en el piso del mostrador

-Ouch, que dolor, tengo un chichón (o cardenal), me duele mucho mi cabeza. Oh no, ¡Luciano!, Dios, estás sangrando mucho-dijo Jessy al observar a su alrededor-
-Arghh, mi brazo Jessy, mi brazo me duele, arrghh, ¡con razón mi abuelo decía que regaldado hasta un balazo!-comentó Luciano en medio de su dolor-
-Luciano, deja de decir tonterías, gracias por salvarme la vida, ahora yo te salvaré a ti. Claudia, ¡estás muy loca!, ¿cómo pudiste hacer algo así?. Será mejor ponerte en tu lugar-justificó Jessy mientras activaba la alarma antirobo del café bar.

Jessy ayudó a incorporar a Luciano y entre los dos se levantaron, sosteniéndose de sus hombros. La gente se alegró de que ninguno de los dos había muerto, noté que Jessy estaba bien, me incorporé del suelo y vi que Claudia estaba quieta, estática y asombrada al no poder ver su cometido realizado.

-No, no puede ser Jessy, tu estás muerta, estás muerta, ¡estás muerta!-gritó Claudia-

En ese momento, Claudia descendió la mano en donde llevaba el arma, sin dudarlo, Cindy, William y Jennifer la agarraron por la espalda y por los brazos, impidiendo que se moviera y haciendo que tirara el arma al piso

-¡Quieta estirada, ahoritita si se te dañó el plan!-le dijo William
-Rayos, estos idiotas me tienen-dijo Claudia
-La idiota serás tú, por meterte en un lío tremendo del cual no te sacará nadie-dijo Jennifer

Corrí hacia donde estaba Jessy y la abrazé fuertemente al ver que estaba bien, claro está que muchas lagrimas atravesaron nuestros ojos al ver que estabamos bien la una a la otra.

-Mi amor, que miedo tuve, estás bien, gracias a Dios estás bien-expresé mientras lloraba de la alegría y la abrazaba-
-Si Naty, gracias a Dios y a “San Luciano” estoy bien, de no ser por él, no se que hubiera pasado conmigo, y yo que no quise creer en el sueño, perdóname por haber dudado de tí y de tu insistencia-respondió Jessy, quien secaba sus lágrimas-
-Eso ya no importa Jessy, lo que cuenta es que todos estamos bien. Mejor atendamos a Luciano, es un héroe, se lo merece-exclamé
-Tranquilas chicas, que Gerson me está haciendo un torniquete en la herida para no perder mas sangre,ouch-contestó Luciano
-Gerson, llama a emergencias y pide una ambulancia, ¡rápido!-dijo Jessy-
-Claro-dijo Gerson

Minutos después llegó la policía y la ambulancia llegó detrás de ellos

-Jefe, aquí está la criminala, ¡llévesela y dele una buena celda!-dijo William
-¡William!-le reprochó Cindy-
-Je je je-dijo William
-Perdón, ¿quien es el administrador de este lugar?-preguntó el oficial-
-Soy yo señor-contestó Jessy-
-Señorita, nos alertaron por un robo y veo que tienen todo en orden, ya que capturaron a la ladrona-argumentó el Jefe
-Jefe, mire en el piso, un arma y el chico de allá recibió un impacto en el brazo-dijo uno de los oficiales
-Llévenlo a la ambulancia,ah,allí está-dijo el Jefe
-Jefe, lo que sucede es que ella intentó asesinar a mi novia Jessy y Luciano se interpuso-exclamé
-Mentira, eso es mentira, tu me amas a mi Jessy, Jessy es mi novia, no la tuya, laralá, laralá-argumentó Claudia de lo loca-
-Bien, una vez oido eso, dejen que las demás personas se vayan, pongan las esposas a la chica de negro y tómenle los datos, las huellas y el arma como evidencia. Uno de ustedes recogerá la bala en cuanto le sea extraida del brazo al joven herido, ¿de acuerdo?-dijo el Jefe de policia
-Si señor-dijeron los oficiales
-Señoritas, lo mejor es que se cierre este lugar y que nos acompañen a la delegación para que den su testimonio de los hechos. Le sugiero que de su personal acompañen a su amigo hasta el hospital-comentó el Jefe de policía-

Entre todos nos pusimos de acuerdo y decidimos que William, Cindy y Jennifer acompañarían a Luciano, mientras que Gerson se quedaría a cuidar el negocio, nosotras iriamos a la delegación y una vez salieramos de allí, llegaríamos al hospital a donde Luciano.

Los paramédicos entraron al café bar y se llevaron a Luciano en una camilla, junto con William, Cindy y Jennifer, quienes se fueron en la parte trasera de la ambulancia, acompañándolo.

-Chicas, suerte en la ida a la delegación y hundan a esa loca en la cárcel-exclamó Luciano
-No lo dudes, ¡esta loca nos ha hecho sufrir y no sabes cuanto!-respondí
-Si Naty, es hora de que Claudia pague por su extraña obsesión hacia mi-exclamó Jessy-

En cuanto nos alejamos del café bar, Gerson se quedó a vigilarlo, mientras que los policías revisaron “la escena del crimen” y encontraron la sangre derramada de nuestro amigo Luciano en el piso. Después de eso, la policía recolectó información, tomaron fotos y se fueron, Gerson cerró el café bar y se fue al hospital a ver a Luciano. Solo habia sangre en el piso y el café bar estaba cerrado.

Ya en la delgación

-Claudia Nájera, usted queda a disposición de la fiscalía general del distrito federal de la ciudad de México, se le acusa de intento de homicidio y de hostigamiento obseso-compulsivo, se le mandarán exámenes para analizar sus patrones mentales y tiene derecho a realizar su llamada, ¿tiene a quien llamar?-preguntó el oficial-
-Si, a mi padre-respondió Claudia
-Bien, de todas maneras, usted será enviada a la prisión de mujeres o a un sanatorio mental, eso en base a los resultados de las pruebas de patrones mentales, coloque su huella y su firma, accediendo a la aceptación de los términos de su condena-justificó el oficial

Claudia hizo todo lo que le dijo el oficial y después de que ella aceptó los cargos que se le imputaron, Jessy y yo dimos nuestro testimonio de los hechos. Minutos después llegó el padre de Claudia y nos dimos cuenta de que era alguien muy influyente y pensamos que liberaría a su hija, pero al enterarse de lo sucedido, optó por que todo el peso de la ley recayera sobre ella, sin decir mas, se fue de la delegación, ignorando a los sollozos y gritos de su hija.

El padre de Claudia se puso en contacto con los familiares de Luciano y accedió a pagar los tratamientos y medicinas durante y después de su recuperación, así mismo se comprometió a pagarle a Luciano una indemnización por daños y perjuicios, por un valor de 40000 pesos

La condena inicial de Claudia fue de 5 años en prisión, sin embargo, al considerar que Luciano retiró algunos cargos, la condena disminuyó, siendo de un año en la prisión de mujeres. A Claudia la enviaron a prisión, ya que los resultados de los exámenes realizados mostraban patrones cerebrales y conducta normales.

Finalmente la pesadilla había acabado. Claudia se alejaría de nuestras vidas y por fin seríamos felices, es mas, para ella es apenas el principío.

Continuara...
Volver arriba Ir abajo
lexi
Administrador
Administrador


Femenino Edad : 57
Localización : Nowhere
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 09/11/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   5/5/2011, 15:40

Gracias niñ@s por todas esas lindas palabras y comentarios, espero que les haya gustado el Capi 12, por qeue sigue el 13 y Final

Capítulo 13 y Final

Después de formalizar su condena, Claudia fue llevada a la prisión estatal de mujeres del DF, además se le impuso una orden de restricción, es decir, Claudia no podría acercarse a menos de 100 m de nosotras una vez haya recobrado su libertad.

Al principio Claudia no logró adaptarse en prisión, ya que aún allí tenía sus delirios de “niñita de papá”, sabiendo que en la cárcel ella no tenía sus privilegios de antes. Claudia se metía en problemas y en broncas a cada rato con algunas de las internas de la prisión y en ocasiones hasta con las guardianas, en resumen, se podría decir que su prepotencia y su estúpido orgullo eran los causantes de mas de una paliza que le daban.

Claudia no tenía ni una sola amiga al interior de la prisión que la defendiera o ayudara, hasta que conoció a Cristal, una chica de 21 años, dos años mayor que ella y quien sería su nueva compañera de celda, ¡les dije que antes de conocerla Claudia cambió como seis o siete veces de compañera en una misma semana! En fin, Cristal le enseño a Claudia a comportarse adecuadamente, a pasar desapercibida y a no meterse con nadie ni en problemas. Ella fue un gran apoyo para Claudia en los momentos más difíciles. Con rudeza, pero con ternura, Cristal le enseño a Claudia a ver y a vivir la vida de una manera diferente, a madurar y a valorar lo poco y nada que tenía en la prisión. Definitivamente Claudia necesitaba cambiar y madurar, lo mas interesante es que la vida en prisión fue la causante de ese gran cambio en su vida. No solo maduró, si no que comenzó a olvidar a Jessy poco a poco, por que Claudia se estaba enamorando de Cristal, su nueva mejor amiga. Todo esto pasó gracias a Cristal, quien consolaba los llantos de Claudia, quien la alegraba en los momentos de tristeza y de depresión, quien la reprendía y la reprochaba cunado hacía mal y quien la felicitaba cuando hacía bien.

Claudia y Cristal se hicieron entrañables amigas cada vez mas, ya que compartian cada momento juntas, caminaban acompañadas por toda la prisión, se defendían y se cuidaban la espalda la una a la otra y en los días de actividades especiales y recreación en donde se hacen manualidades y ejercicios, ellas se colocaban siempre de acuerdo para trabajar en equipo.

En una de tantas noches, Claudia le dijo a Cristal el por qué estaba en prisión (el disparo a Luciano y la loca obsesión por Jessy), a lo que Cristal se quedó sorprendida y sin palabras; sin embargo, ella le hizo ver que ese momento de su vida ya había pasado y que se olvidara de lo sucedido. Cristal le confesó que ella fue encarcelada por un crimen que jamas cometió.

Resulta que la Madre Superiora en el colegio internado e iglesia en donde estudiaba Cristal, le tenía mucha rabia, ya que la M.S siempre inventaba reglas y castigos locos para las estudiantas, además de que las prohibían y limitaban mucho en lo que hacían, por su parte Cristal era la que desobedecía siempre e incitaba a que las otras se rebelaran contra la crueldad de las hermanas del colegio religioso. Por supuesto, las demás chicas consideraban a Cristal como su líder, pero aún así no se rebelaban por temor a los castigos y Cristal era la que siempre pagaba los platos rotos siendo castigada a la manera tradicional (latigazos). Cristal le mostró a Claudia una de las tantas marcas imborrables del látigo que aún llevaba en su espalda.

Un día, la M.S ingenió un plan, el cual era inculpar a Cristal por un intento de asesinato. La M.S tomó un cuchillo de la cocina, se dirigió hasta la habitación de Cristal, ella se encontraba dormida y muy tranquila. La M.S hizo que Cristal tocara el cuchillo con su mano y sus dedos, dejando huellas, luego, la M.S tomó la mano de Cristal con el cuchillo y lo empujó hacia ella, perforándose el vientre de manera que le dejara una herida no muy profunda. La M.S se agarró con su mano la herida, corrió hasta su habitación y comenzó a gritar del dolor hasta que todas despertaron. Una vez logró llamar la atención, llevó a las estudiantas y a las monjas hasta la habitación de Cristal, quien fue despertada de su tranquilo sueño, para verse envuelta en un crimen, ya que su sábana blanca estaba cubierta de sangre, al igual que sus manos y el cuchillo. Esa misma noche se dio aviso a la policía, quien se llevó a Cristal sin siquiera darle tiempo de cambiarse la pijama, a la mañana siguiente la M.S llegó del hospital y puso el respectivo denuncio, con lo que Cristal quedó en manos de la justicia y fue condenada a año y medio de prisión por intento de asesinato. Cristal le dijo a Claudia que ella vivía resentida por lo que le hicieron, pero ya no le importaba, por que en la prisión conoció a otras chicas que pasaron por lo mismo, además, esa terrible experiencia ya casi acabaría, por que le quedaban solo tres meses de condena, claro está que en esos mismos tres meses algo mas sucedería.

Claudia y Cristal lloraron toda la noche y se consolaron mutuamente ante las terribles experiencias que las llevaron hasta donde están ahora.

Días después, en la celda, Claudia le robó un beso a Cristal y le confesó lo que sentía por ella, a lo que Cristal le correspondió, dándole un tierno beso en la boca. Ese fue un beso apasionado e intenso, ya que los labios de la una bordeaban y recorrían suavemente los de la otra. Claudia le propuso a Cristal que comenzaran una relación, a lo que Cristal accedió, yendo poco a poco y disimulando, por que ellas no eran las únicas que ocultaban su relación: mas de una chica también tenía novia en la prisión, incluso una de las guardianas alguna vez estuvo enamorada de una de las tantas chicas que han pasado por esa prisión. Tenían que ocultar su relación ya que eso no era muy bien visto por las directivas de la prisión estatal y podrían ser separadas. ¡Hasta en las prisiones de mujeres es mal visto ser lesbiana, que intolerancia y falta de mente abierta!

Con el paso de los días, Claudia fue conquistando y enamorando mas y mas a Cristal, al punto tal que ellas estaban viviendo un amor intenso y fugaz. Pequeños detalles, abrazos, caricias, besos tiernos, mimos, apoyo incondicional y uno que otro regaño y reproche fueron los ingredientes necesarios para su amor.

Mientras tanto, Jessy y yo eramos cada vez mas y mas felices, a pesar de que mi madre no nos hablara. Finalmente sucedió que Jessy y yo nos graduamos de la escuela junto con Gerson, Luciano, Jennifer, Cindy y William. Claro está que Claudia también obtuvo su graduación y su diploma en prisión junto con Cristal, quien al principio no quería estudiar, pero que con ayuda de Claudia lo logró y se graduó también.

Al cabo de tres meses ya era mas que oficial: Claudia y Cristal eran novias y se amaban demasiado, ellas se demostraron su amor por primera vez en la intimidad de la noche, escabulléndose hasta las duchas y allí se hicieron el amor, disfrutándolo y dando tiernos gemidos y jadeos de pasión.

Claudia y Cristal regresaron a su celda y se acostaron a dormir muy juntas y abrazadas en la cama de Cristal (la litera se componía de dos camas: una arriba y una abajo y Cristal dormía abajo), dándose tiernos besos y caricias, observándose y admirándose la una a la otra apreciando la belleza de sus cuerpos. Claudia se puso a llorar, ya que ella consideró que algo tan lindo no era para vivirlo en medio de paredes grises y barrotes, a lo que Cristal le respondió que mientras estuvieran juntas y se amaran, el lugar para demostrarse cuanto se querían no importaba. Claudia se alegró por las palabras de su novia y le prometió que en cuanto saliera le daría una vida de ensueño, a lo que Cristal le respondió que lo material y el dinero era lo que menos le importaban después de que siempre estuvieran juntas y su amor creciera cada día y cada vez mas, a lo que Claudia le dio un enorme beso.

Faltaban pocos días para que Cristal terminara su condena y antes de que llegara ese día, las dos se dieron una despedida muy especial, queriéndose y amándose como si no se fueran a ver dentro de mucho tiempo, mas especificamente nueve meses para Claudia.

En uno de los días de las visitas, Oscar Nájera, el padre de Claudia, fue a ver a su hija, él le llevó unas cosas y ella le pidió el favor de que tratara de pedir la residencia por cárcel solo para salir de esa prisión, ya que su amada estaba afuera y ella no (es obvio que ella no le diría la verdadera razón a su padre).

Días después, el influyente padre de Claudia regresó a la cárcel y logró que la condena se trasladara a su mansión, a lo que Claudia le dijo que ella quería ser independiente (por estar con Cristal), al oir esto, su padre le propuso que pasara el resto de condena en uno de sus departamentos y ella accedió gustosa. Se hicieron los arreglos y el abogado de la familia de Claudia logró conseguir la residencia por cárcel en un departamento del padre de Claudia, claro que ella tendría acceso al mundo exterior con ciertas restricciones, como la intervención de llamadas, con un oficial vigilándola día y noche y con un aparato localizador que le fue colocado en su brazo (un micro GPS) en caso de que ella escapara de la ciudad. A pesar de todo eso, Claudia tomó el riesgo y aceptó todo eso solo por estar con Cristal.

Claudia se puso en contacto con Cristal y ella se fue a vivir con su amada en el departamento. La razón que Claudia le dio a su padre fue que Cristal es una amiga muy especial que conoció en prisión y su padre no puso problema alguno, antes estuvo de acuerdo, ya que no quería que su hija pasara sola el resto de condena.

Claudia y Cristal vivieron su amor mas abiertamente y mas intensamente en su departamento sin temor a que las sorprendieran, reprocharan o chantajearan como a veces les sucedía en prisión, a pesar del encierro en el que vivian. Solo podían salir siempre y cuando estuviesen acompañadas de un oficial de la policía.

Tiempo después, los 9 meses pasaron rapidamente, eso significó que Claudia ya había pasado su deuda con la justicia y ya era libre. En resumen había pasado un año y un mes desde aquel incidente en el que casi pierdo a Jessy. Las restricciones le fueron quitadas y por fin pudo disfrutar una vez mas del mundo exterior.

Con respecto a nosotras, las cosas van de maravilla, ya que somos mas felices cada día, nos graduamos de la escuela y entramos a la Universidad, el café bar ha mejorado muchisimo, remodelamos el departamento y lo mejor ha sido que mi madre decidió documentarse un poco mas, preguntar y consultar en internet y con algunos conocidos acerca de la condición sexual de ser lesbiana y ella aprendió que era exactamente lo mismo de cuando te enamoras de un chico, pero que es con una chica.

Mi madre me llamó al móvil y nos citó en su casa, a lo que yo rechazé su invitación, al principio creimos que era una broma o un intento para separarnos, pero iba en serio. Tantos fueron mis rechazos y tanta su insistencia, hasta que ella fue a nuestro departamento, se sentó a hablar con nosotras, nos pidio perdón y nos explicó lo mucho que había aprendido sobre entender la condición de ser lesbiana y que era algo normal. Finalmente mi madre aceptó a Jessy como mi novia en vez de mi mejor amiga y me aceptó a mi como soy, aunque por dentro yo sabía que hacerse a la idea de tener una hija lesbiana no le gustaba del todo, pero no tenía mas alternativa que aceptarlo.

Mi madre me dijo que podía regresar cuando quisiera a casa, a lo que le respondí que no, por que yo ya estaba viviendo con Jessy, mi madre nos dijo que estabamos a su disposición y que no dudaramos en pedirle lo que necesitásemos.

Al despedirse, mi madre nos dió un abrazo a las dos y una vez mas nos pidió disculpas por todo lo malo, a lo que le dijimos que está bien, que no había problema. Ese fue un momento especial, ya que estaba abrazada a las dos personas que mas amo en toda mi vida: a mi madre y a Jessy.

Las lagrimas que corrían por mis ojos esta vez eran de felicidad y no de tristeza como en aquella ocasión.

Al día siguiente, fuimos a trabajar al café bar como cada mañana y tamaña fue nuestra sorpresa al ver que quien entraba por las puertas de nuestro negocio era Claudia al lado de su novia Cristal

-Hola Chicas-exclamó Claudia-
-No puede ser, ¿es que no nos piensas dejar en paz?-pregunté-
-Claudia, vete de aquí o llamaremos a la policia-añadió Jessy-
-No te preocupes Jessica, venimos con un policia para no romper la restricción-respondió Claudia quiren señaló al oficial afuera del café bar-
-¿A que has venido?, ¿acaso piensas volar el lugar con una bomba?-pregunté-
-He venido a disculparme por todo lo malo que hice y a decirles que soy muy feliz al lado de Cristal, mi novia (la señaló), es mas, también vine a despedirme, ya que nos iremos lejos de aquí, vamos a hacer una vida nueva juntas en Monterrey, allá tengo una casa finca y unos cuantos negocios de mi padre que debo administrar. Estar aquí en esta ciudad me trae malos recuerdos y es por eso que deseo alejarme-justificó Claudia
-¡Pos fíjate que neta no te creo nada eh!-dije-
-Nathaly, ella habla en serio, no nos hará nada-comentó Jessy-
-Lo que Claudia quiere decir es que se siente muy mal con lo que les hizo pasar, es mas, ella me insistió tanto en que viniéramos aquí y me dijo que no se sentiría tranquila sin haberse disculpado con ustedes-añadió Cristal
-De acuerdo Claudia, te disculpo-respondí
-Yo también-añadió Jessy-
-Bien Chicas, entonces este es el adiós-respondió Claudia, extendiendo sus manos como en señal de querer darnos un abrazo, a lo que Jessy y yo no accedimos
-Bien, supongo que no han de querer abrazarme después de todo el mal que les hice, lo entiendo-se dijo Claudia a si misma
-No te preocupes mi amor, recuerda que la gente hace las cosas cuando las siente y es normal quen no quieran hacerlo tras lo que pasó, ¿entiendes?-le dijo Cristal con gran ternura-
-Si, que tonta soy mi vida, lo olvidé-expresó Claudia-
-Claudia, veo que has cambiado, te deseo suerte con Cristal-comentó Jessy-
-Igual yo-añadí-

En ese momento Claudia y Cristal se despidieron y salieron por la puerta del café bar y hasta el día de hoy no hemos vuelto a saber nada de ellas, definitivamente Claudia se había enamorado tanto de Cristal, que se olvidó de Jessy y se alejó de nuestras vidas tal como lo había dicho.

Con la ayuda del padre de Claudia y de sus influencias, el caso de Cristal fue reinvestigado, se demostró su inocencia y la M.S del convento fue destituida de su cargo, además de eso Cristal denunció los abusos a los cuales eran sometidas ella y las otras chicas. La destituida M.S enloqueció y se arrojó desde un puente, suicidándose. Nunca se encontró su cadáver por que este se hundió en lo mas profundo de un caudaloso río.

Finalmente todo era felicidad en nuestras vidas, aunque claro, los problemas de pareja estaban presentes, nadie puede estar libre de una que otra peleilla tonta de esas en que a la media hora una se disculpa je je. Nuestros mejores amigos y mi madre aceptaron nuestra relación, aunque el reto mas grande es decirle a los padres de Jessy acerca de nuestra relación, pero será mucho mas fácil hacerlo, ya que mi madre está de nuestro lado. Espero que tengamos suerte en ello.

La escuálida y pecosa cuatro ojos con brackets salida del cuento de patito feo que no era muy popular en la escuela y no muy reconocida, que nunca tuvo un novio había desaparecido por completo: ya no uso gafas, ni brackets, ni ese tonto peinado, soy reconocida por lo que hago, ¡aunque todavía tengo las pecas!, estoy en la universidad, tengo un trabajo, el apoyo de mi madre y de mis amigos, no me da verguenza decir que soy lesbiana y en Jessy encontré a esa persona que me hace sentir feliz y que me ama intensamente.

Jessy, defintivamente todo cambio, cuando tu llegaste a mi. Espero amarte para siempre.


The End
Fin
Finale


Ah y eso no es todo, falta algo mas, ¿que es Lexi? Pues simple:


Notas de la autora y agradecimientos:


Algunas escenas fueron tomadas de series lésbicas como “Apples” y “The L Word”, el resto lo puso mi imaginación y lo que he vivido je je je (a)

Escogí un café bar, por que lo saqué de una película lésbica llamada Benzina (Gasolina) filmada en 2001 y del libro llamado Gasolina de Elena Stancanelli que leí en el mes de Junio. Además siempre me ha gustado el café capuccino y en los que conozco sirven ricos postres.

Me basé en series de TV como “Mujeres asesinas” y en “Tiempo final” en los casos de violencia (en el caso del arma en manos de Claudia y del cuchillo con Cristal)

Todo cambió es una canción de “Camila” y el título principal del Yuri

Claudia es un residuo, un personaje que simboliza la obsesión por el otro y el amor enfermizo, en este caso hacia Jessy. La saqué de un episodio de Mujeres asesinas que vi hace mucho tiempo

“Lilium” es una canción que sale en Elfen Lied y se tararea así: laralá, laralá

El día en que los chicos se reunieron en el departamento de Jessy para pasar la tarde y divertirse me sucedió en realidad, fue un Sábado en la tarde que la pasé re buena onda con mis amigos xDDD

Jessica y Nathaly fue el título final, al principio se iba a llamar Jessica y Cindy, pero preferí el de Nathaly xD

Siempre pensé en Nathaly como la chica llamada Patito de “Patito feo”, después de que se cambió el Look dejé de verla así

A Jessy la imaginé siempre como Adriana de "Somos tu y yo", por que me parece muy hermosa

Al escribir, imaginar y releer las escenas Yuri subidas de tono me pasó algo muy pervert :c :c :c :c :c je je ustedes entienden, ¡ah y no malpiensen eh!

Luciano es uno de los chicos de “Somos tu y yo” junto con Claudia, Paola y Vicky, que son la versión de Rosmery, Rosangelica y Oriana de Somos tu y yo” pero en mi Yuri

Vincent, el nombre del chofer de Claudia, lo saqué de Vincent Law, un personaje de una serie de Anime que me estoy viendo llamada “Ergo Proxy”

La frialdad en la parte final de la historia se la copié a Lil Mayer de “Ergo Proxy” (la parte en que Claudia se prepara con su arma)

Juan David es el Richard de esta historia (para l@s que se acuerden de “Angélica y Andrea” mi otro Yuri)

Gerson, Cindy, William y Jennfier son algunos de mis mejores amigos de la universidad

La canción “Show me de Tatu” fue una de mis mayores inspiraciones para realizar el fanfic

Agradezco a Haruka R Tenou por que en su fanfic aprendí muchas cosas, tranquila que nunca te copié nada, ¡la neta! ¡Gracias amiga!.

Agradezco a tod@s aquellos que me dieron ánimo y se aguantaron hasta una semana por un capítulo, gracias por su comprensión y paciencia al entenderme, ¡los quiero mucho! (k) (k)

Como ven, estoy muy compenetrada con mis historias, no solo por lo que veo en la tele o lo que leo, si no también por todo lo que he vivido, por lo que siento, por la realidad en que vivimos todas las que somos lesbianas y por quienes me rodean.

Espero que esta historia haya sido de su agrado y asi mismo deseo seguirles aportando Yuris tan buenos como este

Muchos besos a tod@s (k)
Volver arriba Ir abajo
himeko1999
Dangerous and Moving
Dangerous and Moving
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Ni puta idea c:
Cantidad de envíos : 310
Fecha de inscripción : 10/07/2009

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   8/5/2011, 17:10

que buena historia,le doy 5 estrellas jejeje bueno cuidate bye


revolucion..................................
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   23/5/2011, 18:21

Me ha gustado mucho Lexi ^^a ver si leo algunas más de tus otras historias, estaré a la espera de que publiques las que me dijiste que subirías ^^ Besos y cuídate. nos vemos.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
linita-chan luna
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : mexico slp
Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   11/2/2012, 03:31

estaa istoriaa la e leidoo komo 4 veces jejejejjeje me a enkantadoo
Volver arriba Ir abajo
Ghrecia
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : Mexico
Cantidad de envíos : 23
Fecha de inscripción : 13/01/2012

MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   15/10/2012, 03:10

Genial tu historia, me encanto lexi
y no me parece que haya plagio
es muy original ^^
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)   

Volver arriba Ir abajo
 
Jessica y Nathaly: todo cambió cuando llegaste a mí (finalizada)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» TODO SOBRE DIENTES...
» Dormirse solito... es verdad que todo llega!!!
» ¿hasta cuando dura la etapa oral?
» Se marea cuando va en el coche
» que hago cuando mi niño tiene diarrea?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: 18+-
Cambiar a: