Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   11/4/2011, 17:16

Buenas a Todas y a Todos

Valga la
pena aclarar, que esta historia es 100% ficción, sin influencia de ninguna
creencia religiosa o reencarnación ni nada por el estilo, solamente lo aclaro
para aquellas(os) lectores que tengan alguna complicación con el tema. Gracias
por la atención prestada.










MÁS ALLA DE LA ETERNIDAD





CAPITULO 1: La Absurda Realidad





La Coherencia dentro de lo Incoherente






Siento como si mi
corazón se fuera a salir, late tan fuerte, que prácticamente puedo oírlo al
lado de mi oído, mi pulso se sube, pero simplemente no puedo parar, nadie mejor
que yo sabe que la única forma de relajarme, es seguir hasta llegar al final, mantengo
los ojos cerrados, siento que no doy mas, "Un poco más, vamos Yulia,
tan solo un poco más",
pienso llegando al límite de mi resistencia
para de la nada sentir como mi alma se relajaba, "Wow, jamás me había
sentido tan bien en mi vida"
, dejo salir aquellas palabras de mi boca
al terminar, y relajándome respiro profundamente por la boca, me invade una
extraña sensación, como si estuviera flotando, pareciera que mi cuerpo hubiera
perdido su peso, ¡qué curioso!, esta sensación de paz es nueva.




Abro los
ojos con calma, la vista borrosa se aclara lentamente, dándole forma al ser mas
extraordinario que jamás imagine, Wow.




-" Hola "- me dice con una
voz dulce, pacifica.


-" Hola "- le
respondo sin estar consciente de la situación.




Parece
irreal, su cabello con el brillo y la belleza del fuego, sus ojos verdes como
la selva salvaje, profundos, y al mismo tiempo inocentes, ni siquiera mi
imaginación podría crear tal perfección.




-" Debemos irnos "- me
dice con esa voz que me tenia totalmente hipnotizada.


-" Si "- le respondo dejándome
llevar por la magia del momento.




Esperen un
momento, ¿Si?, hay algo que no cuadra en esta historia, confundida dirijo mis
manos hacia mi rostro. Me restriego los ojos tratando de disipar el sueño en el
que me encontraba.




O esta era
una broma de muy mal gusto, o definitivamente estaba empezando a perder la
razón, ¿Estaré perdiendo el juicio?, abro lentamente los ojos esperando que
todo volviera a la normalidad, pero.




Sí, mi
psicólogo tiene razón, creo que necesito unas vacaciones con urgencia, ya hasta
estoy desvariando.




-" No tenemos mucho tiempo,
debemos irnos ya "
- me dice mi alucinación hecha realidad.


-" Umm "- contesto no
muy segura de lo que estaba pasando.


-" ¿Que Sucede? "- me pregunta esta despampanante
mujer salida de la nada, la cual haciéndome olvidar de mis preocupaciones, me
envuelve lentamente de nuevo con el sonido de su voz.




Que voz
tan bonita, es una lástima que sea solo mi imaginación, pienso mientras fijaba
mi mirada en ella.




-" ¿Imaginación? "-
me pregunta esta vez con curiosidad.




Increíble,
hasta puede leer mi mente, que gracioso, empiezo a reír en medio de mi delirio,
y bajando la cabeza me topo con mi cuerpo, esperen un momento, ¡¿Mi cuerpo?!.




-" ¡Haa!, ¿Que paso aquí?
"
- la cabeza me empieza a dar vueltas, el aire que respiraba se
disipaba haciendo que por cortos lapsos de tiempo, mi visión se tornara en
blanco y negro.




-" Cálmate, estoy aquí, no te
preocupes "
- me dice aquella voz la cual no comprendía de donde había
salido.




-" ¿Por qué estoy en el
suelo?, ¿Si estoy aquí parada, por que estoy en el suelo? "
- ya ni mis
propias palabras tenían sentido.




-" Mmmm "- me dice
con su expresión despreocupada y pensativa, le miro ansiosa tratando de
encontrar alguna coherencia en medio de aquella incoherente situación, pero por
más de que tratara encontrar tal explicación, no podía hallarle. Finalmente
después de pensar por un rato, se lleva un dedo hasta la comisura de sus
labios, y mirándome fijamente a los ojos, -" Bueno, según el curso
natural de la vida, esto pasa cuando estas bajo mucho estrés, y además te sobre
esfuerzas trotando, es lo que llaman, un ataque cardiaco ¿No? "
- la
pelirroja muestra su mejor sonrisa y terminando la frase de manera casual, -"
Si, esto es lo que pasa, Te Mueres. "
-




Automáticamente
mi boca se abre en desconcierto, Esto es tan absurdo, no puede ser real, Yulia
respira, es una pesadilla, tranquila, respira, relájate. ¡Ya se!, pellizco con
toda la fuerza que tengo uno de mis brazos, y en medio del desconcierto.




-" No duele… jajaja "-
¿No duele?.




-" Yulia cálmate "-
me dice ahora respondiendo a mi reacción.




-" ¿Cálmate? "-
respondo irónicamente -" ¿Cómo quieres que me calme?, apareces de la
nada, me dices cosas absurdas y sin sentido"- , -" blablablablabla
"-
haciendo la mímica con mi mano, - " Me sonríes y me dices
¿Te mueres?. "
-




-" Bueno, como te dije, es lo
que pasa cuando te excedes en el trabajo, y cuando le exiges a tu cuerpo mas de
lo que puede dar "
- me responde con una simpática sonrisa.




No se que
me molestaba mas, el hecho de estar muerta, o el hecho de que esta
"persona", lo dijera tan deliberadamente restándole importancia, como
si fuera algo natural para ella. Esperen un momento, ¿Como si fuera algo
natural para ella?.




-" Hem "- murmure
tratando de darle forma a mis palabras -" Hem, ¿Quién eres?
"
- pero la pregunta carecía de sentido, si habría de preguntar, sería
algo como… -" O mejor dicho, ¿Que eres?. "-




-" Finalmente haces una
pregunta coherente "
- me dice -" Mi nombre es Elena, y soy lo
que ustedes los humanos llamarían, tu Ángel Guardián. "
-




Definitivamente
teníamos conceptos muy diferentes de lo que "coherente" significa,
pero eso era en lo último que debía preocuparme en estos momentos. ¿Cómo llegue
a esta situación?, más allá de eso, ¿Que pasaría ahora conmigo?. Miles y miles
de preguntas empezaron a rondar en mi cabeza.




-" Una por una "- me
dice ahora tratando de acercarse a mí.




La primera
reacción que tuve fue dar un paso atrás, aunque, si es mi ángel guardián como
ella dice, realmente no debería haber ningún problema ¿O sí?.




-" Jajá, ¿Una por una, Que?
"
- respondo un poco prevenida.




-" Una pregunta a la vez
"
- responde finalmente acercándose a mí.

Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   11/4/2011, 17:18

Solo te Cuido, No hago Milagros





Me
sorprendo en medio de mi desconcierto, jamás hubiera imaginado…




-" Hem… no entiendo a que te
refieres, no he dicho, o hecho ninguna pregunta "
- le digo un poco
intrigada.




-" Pero lo pensaste "-
me responde -" Como debería explicarte, en estos momentos, decir o
pensar es lo mismo, no existen los secretos, realmente nunca han existido, yo
por ser la encargada de tu vida, tenía acceso a cualquier pensamiento o idea
que tuvieras, eras como un libro abierto, sabía lo que pensabas, lo que
sentías, y si lo que decías era cierto o no, a diferencia del mundo humano,
aquí no puedes mentir, ni reservarte nada para ti misma, todo se sabe, todo se
escucha. "
-




No sé qué
cara hice, lo que si se, es que cause mucha gracia, pues de la nada se estaba
riendo ¡De Mi!.




¿Cómo se
supone debía manejar mis pensamientos de ahora en adelante?, si no me puedo
reservar nada, ni tener ningún secreto, ¿No sería eso un problema?, entre mas
seguía pensando, mas se reía de mi, cualquier cosa que pensara, lo iba a
escuchar, ¿Como hago para callar mi mente?, ¿Hay un manual para eso?.




-" No, no hay un manual para
eso "
- me dice ahora un poco más calmada -" Con el tiempo,
esos pensamientos van a cesar, es cuestión de que te acostumbres a este nuevo
estilo de vida, no te preocupes, lo que tienes es tiempo, indefinidamente.
"
-




Indefinidamente,
no sabía si alegrarme o sentarme a llorar, había algo con lo que definitivamente
no estaba conforme.




-" Entonces eres mi Ángel Guardián
¿Verdad? "
- le digo ahora tratando de callar mi mente, aunque tratar
no era muy efectivo -" Eres la encargada de mi vida, por lo tanto eres
responsable de todo lo que deje atrás, me encanto conocerte, y definitivamente
me muero por verte otra vez, pero "
- trato de mostrar la mejor sonrisa
que tengo -" ¿Podrías devolverme? "- hasta yo sabía que lo que
decía era ridículo, pero no pierdo nada intentándolo ¿Verdad?.




La
pelirroja me mira con cara divertida sabiendo que lo que le pedía era absurdo.




-" Lo siento, yo solo te
cuido, no hago milagros "
- me dice finalmente tratando de no reírse.




La
situación en sí, me parecía graciosa, pero en realidad, todo lo que dejaba
atrás, no.




-" ¿En realidad no hay ninguna
manera de volver?, aun me es difícil creer y asimilar todo lo que ha pasado,
hace unos minutos atrás estaba trotando, pensando en todo lo que tengo que
hacer mañana, en mi fiesta de cumpleaños la semana que viene, en que le iba a
regalar a mi mamá esta Navidad, en el negocio que estoy por cerrar, no puedes
pretender que simplemente olvide una vida entera, y deje atrás todos aquellos
que se preocupan por mi, y todos aquellos que dependen de mi, la gente que
trabaja en mi empresa, ¿Que va a pasar con ellos?, ¿Que va a pasar con mi
familia?. "
-




Ella me
mira y comprendiendo mi punto de vista ¡Al fin!, se pone un poco mas seria.




-" Entiendo tu punto de vista,
nadie mejor que yo podría entenderte, aunque no lo creas, yo también estuve
ahí, desde el primer momento que viste la luz cuando naciste, cuando te
cambiaban los pañales, cuando aprendiste a gatear, cuando… "
-




-" Entiendo… "- le
respondo interrumpiendo la reseña histórica de mi vida.




-" Lo que quiero decir "-
volviendo a tomar la palabra -" Es que yo también estuve ahí, y que
entiendo tus sentimientos, pero debes entender que todo hace parte del ciclo de
la vida, y que la muerte no significa que sea el fin, todos, van a llegar a
este punto, unos mas temprano que otros. "-




-" Pero, me faltaron
tantas cosas por hacer, y era tan joven "-
dije sin querer resignarme.



-" Yulia, lo que
quiero decir, es que ellos no están solos, el vacío que vas a dejar, con el
tiempo se irá disipando, la nostalgia se irá minimizando a través de los años, jamás
te van a olvidar, pero va a llegar el momento donde van a poder continuar con
sus vidas, deseándote lo mejor en esta etapa que acabas de cruzar, y recordándote
con alegría "-
me mira, y poniendo atención en mi reacción -"
no hay vuelta atrás "-
termina de decirme sin alejar la vista de mi.




-" Supongo que no,
no hay vuelta atrás "-
digo finalmente
con un poco de resignación.




-" Me encantaría
seguir charlando contigo, ¿Pero podemos hacerlo cuando lleguemos al cielo?
"-
me dice tratando de animarme.



-" Supongo, y por
cierto, ¿Dónde queda el cielo?, la verdad es que siempre quise llegar, pero la
dirección que me daban siempre era la incorrecta "-
digo ahora tratando de animar el ambiente



-" Muy graciosa, siempre
admire tu sentido del humor "
- me dice con una sonrisa que de un modo
u otro me tranquilizo -" Lo único que tenemos que hacer es volar hasta
allí "
- me dice en un tono simpático.




Bueno, ¿qué
tan difícil podría ser?, si aprendí a montar bicicleta que fue una de las
pruebas más duras de mi existencia, ¿por qué no podría volar?, acerté con la
cabeza, y mientras veía como se elevaba, que por cierto, que estilo para volar
tenia este ángel, me vi a mi misma quedándome atrás, ¿Había un manual para
volar?, ¿Cómo se vuela?, se me olvido preguntar ese pequeño detalle. Por lo que
acababa de ver, no había unas alas que me ayudaran con ese propósito.




Trate
agitando mis manos como si fuera un pájaro, pero la verdad no funciono, salte,
pero tampoco funciono, increíblemente la gravedad todavía ejercía efecto en mi,
pero, ¿Cómo va a tener efecto si no hay una cuerpo solido que me aferre al
suelo?, suspire en desconsuelo mientras ella me miraba desde arriba.




-" ¿Qué pasa? "-
pregunta finalmente al ver que no lo lograba.




-" Mmm, se te olvido darme el
manual "
- la miro en desconcierto -" Lo siento mi angelito,
pero es mi primera vez, y no se como hacerlo. "
-




-" ¡Haa!, jajá, lo siento,
como siempre he estado a tu lado, y lo se todo de ti, a veces se me olvida que
tu lo desconoces todo "
- me dice volviendo donde yo estaba -"
Lo único que tienes que hacer es relajarte y dejarte llevar "
- me dice
ahora tomando mi mano -" Tu mente ira a donde tu le digas, es cuestión
de práctica, es como moverse con la imaginación, ir sin caminar, solo
trasladando tu mente lograras trasladar tu cuerpo, aprenderás a volar tal como
aprendiste a caminar. "
-




Y
sosteniendo mi mano hace que me eleve con ella, sus ojos, los cuales eran puros
y transparentes, me dieron la bienvenida a esta dimensión desconocida llamada
cielo.

Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   11/4/2011, 17:18

Las Tres Dimensiones, Pasado, Presente, Futuro





Mi primera
impresión de este lugar fue, ¡Wow!, el ambiente era literalmente tranquilo, no
habían tonos oscuros en ninguna parte, estábamos rodeadas de colores pasteles,
y el suelo era espeso, tenía la textura de las nubes, pero no eran nubes,
habían arboles, y sus hojas eran blancas, estas desprendían pequeños copos,
parecía que estuviera nevando, pero no hacía frío, ni calor, también habían
ríos que desprendían agua extremadamente clara, podías ver tu reflejo en ella
como si fuera un espejo, estaba lleno de "gente", y todos sonreían
como si jamás hubieran tenido ninguna preocupación en su existencia, era un
lugar magnifico, tranquilo, si este era el significado de eternidad, lo
aceptaba con alegría.




-" ¿Qué te parece? "-
me pregunta sacándome de mi propio encantamiento.




-" Sin palabras "-
dije sin apartar mi vista del lugar.




-" Aquí no existen las
preocupaciones, todo en este lugar refleja tranquilidad, aquí puedes ser libre
de cualquier sentimiento negativo que pudiste haber vivido en la tierra "
-
me dice ahora acostándose en el río.




-" ¿Te puedes acostar en el
río? "
- dije viendo como no se unida.




-" Si, este es mi lugar
favorito "
- haciéndome una seña para acostarme a su lado.




-" Wow, se siente genial
"
- dije ahora relajándome aun mas -" Es la misma sensación de
estar flotando en el agua, solo que sin mojarse, ni hundirse, ni ahogarse
"
- dije ahora riendo.




-" Lo sé, bueno, realmente no,
jamás he vivido en la tierra "
-
me dice ahora cerrando los ojos.




¿Jamás a
vivido en la tierra?, ¿No se supone que estaba conmigo todo el tiempo?, bueno,
definitivamente no era lo mismo pero…




-" Cuando me dices que jamás
has vivido en la tierra, te refieres, ¿Como humana? "
- le dije ahora acostándome
de lado, quedando frente a ella.




-" Si, jamás he vivido allí
como humana "
- me dice fijando su mirada en mi -" He sido el Ángel
guardián de tu familia por generaciones, cada vez que moría alguien, pasaba a
otra que nacía, fui la encargada de tu 20°Abuela en adelante, antes de eso, me
la pasaba como visitante "
-




Me
pregunto, ¿Qué edad tendrá esta mujer?, ¿Desde cuándo existirá?, cada vez
entendía menos, me sentía como un bebe, no sabía nada, y no sabía cuál iba a
ser la razón de mi existencia de ahora en adelante, como de pasar de tener mi
propia empresa, seres queridos en quien pensar y preocupaciones del día a día,
iba a pasar de un momento a otro a simplemente hacer nada. Por una extraña
razón, me dejo de importar, creo que era la energía del lugar, simplemente no
podía parar de sentirme relajada, y la verdad, me gustaba.




-" Este lugar, disipa
cualquier inquietud o preocupación que surja de tu mente, ¿Verdad? "
-
le pregunto casi en un murmullo.




-" Como te dije antes, aquí no
hay lugar para los sentimientos negativos, si aun te cuestionas, es porque
todavía hay rastros de sentimientos terrenales en ti, pero todo eso se irá
disipando con el tiempo "
- me dijo volviendo a cerrar los ojos.




-" Ahorita me comentaste, que
antes de ser encargada de mi familia, eras visitante, ¿A qué te refieres con
"visitante"?. "
-




-" ¿Ves a toda esta gente
aquí, simplemente sentados disfrutando el ambiente? "
-




-" Si "- le contesto
mirando alrededor.




-" Bueno, eso es ser
visitante, simplemente alimentan el ambiente con la paz interna, se quedan
aquí, todo el tiempo, simplemente disfrutando el momento. "
-




-" ¿Y por qué decidiste pasar
de ser visitante a Ángel guardián? "
- le pregunte dejando fluir mi
curiosidad.




-" Cuando estás en el cielo,
tienes 3 opciones, puedes ser visitante, puedes ser Ángel Guardián, o puedes ir
a la tierra como humano, cuando empecé a ejercer el cargo de Ángel Guardián, me
maravillaba la idea de velar por la vida de alguien, me parecía una tarea
bonita, aprendí muchas cosas allí, aprendí lo sensibles que son los seres
humanos, lo complejos y maravillosos "
- dejamos el río y empezamos a
caminar por los alrededores -" Aunque nunca entendí los sentimientos
como el amor, o el odio, o la alegría, simplemente no podía dejar de mirar,
cada persona es tan única he irrepetible, que me gustaba la idea de proteger la
vida de alguien, "siempre y cuando no se saliera de mis manos, y no se
excediera por ahí abusando de sus límites físicos" "
- esto último
lo dijo mirándome de reojo.




Sonreí
aceptando la indirecta, y mientras caminábamos llegamos a un castillo, era
simplemente gigante, al entrar en el encontramos 3 fuentes, una de ellas
reflejaba un desierto, otra reflejaba una selva, y la ultima reflejaba un mar
de 7 colores.




-" Este lugar es llamado las
tres dimensiones, cuando decides ir a la tierra como humano, tienes 3 opciones
"
- me dice señalando las fuentes.




-" Wow, me encanta, esto está
lleno de opciones "
- le dije maravillada por las fuentes.




-" Como dicen los humanos, en
la variedad está el placer "
- me dice con una cálida sonrisa.




-" Hiciste bien la tarea,
hasta dichos aprendiste "
- devolviendo la sonrisa.




-" Como te decía "-
prosiguiendo con el tema -" Cada fuente representa una dimensión
diferente, esta por ejemplo "
- señalando la fuente que reflejaba el
desierto -" Representa la dimensión del pasado, todo lo que viste en la
escuela referente a historia, pasa aquí "
- caminando hacia la fuente
que reflejaba la selva -" Aquí está tu vida reflejada, el presente
"
- y finalmente llegando a la
fuente que reflejaba el mar de 7 colores -" Y esta última, refleja lo
desconocido, el futuro, que según he oído, no es el más favorable. "
-

Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   11/4/2011, 17:19

¿A cuál quieres ir tu?





Miro las 3
fuentes y me parece casi imposible pensar, que puedes elegir cualquiera de
ellas para ir, personalmente si tuviera que elegir una, definitivamente seria
el presente, pues es más cómodo y me gusta el estilo de vida que se tiene allí,
obviamente, habla la voz de la experiencia.




-" Y entonces, ¿Que es lo
quieres hacer? "
- pregunta mirándome a los ojos -" ¿Quieres
ser un visitante, Ángel Guardián, o quieres volver a ser humano? "
-




-" ¿Y tú?, ¿Qué piensas hacer
tu? "
- le pregunto aguardando por su respuesta.




Ella me
mira, y con cara pensativa, empieza a caminar por todos lados para finalmente
detenerse y sentarse en la fuente que reflejaba el desierto.




-" Creo que quiero ir a la
tierra como humana "
- me dice
ahora posando sus ojos en aquel desierto.




-" ¿Por Qué? "-
pregunte sin saber que alimentaba mi curiosidad.




-" La razón por la que quiero
ir, es porque quiero aprender a sentir, hay algo que me he dado cuenta de
aquellos que han estado en la tierra, y es que no importa cuántas veces han
estado allí, siempre tienden a regresar, sin importar que tan doloroso o que
tan alegre pueda llegar a ser su vida allí, es algo que no entiendo, que me
causa curiosidad, ¿Cual es la necesidad de lanzarse al vacío, cuando ni
siquiera sabes cómo va a ser tu vida, si serás feliz, o si puedes mantener el
suficiente nivel de pureza para regresar aquí?. "
-




-" Creo que es la primera
pregunta que puedo contestarte "
- dije sentándome a su lado -"
Personalmente, en un principio cuando tenía aquella necesidad de regresar a mi
cuerpo, es porque considero que me falto mucho por vivir, que hubieron cosas
que faltaron por hacer, por aprender, la cualidad y en algunas ocasiones el
defecto del ser humano, es nunca estar satisfecho, a diferencia de ti "
-
le dije con una sonrisa amigable -" Tú no sabes lo que es la ambición,
o la necesidad de superación personal, lo cual no estoy diciendo que sea malo,
en realidad, me parece fascinante que seas así, pues eso le agrega pureza a tu forma
de ser "
- digo ahora mirando la fuente -" Los seres humanos no
somos así, no importa que tan feliz seas, siempre crees que puedes llegar a ser
mas feliz, y te la pasas buscando aquella felicidad que crees te hace falta,
otra parte compleja de los seres humanos, es que solemos anhelar lo que el otro
tiene, hay un dicho que dice que "el pasto siempre se ve más verde al otro
lado de la cerca" "
- digo ahora sin apartar mis ojos del
desierto.




-" Suena complejo "-
me dice ahora levantándose de la fuente.




-" Lo es, allí mi querida
amiga, es a donde tú te quieres lanzar. "
-




-" Mmm, creo que tomare el
riesgo "
- me dice finalmente mirándome a los ojos -" Aun tengo
mucha curiosidad, de que se siente amar a alguien, quiero saber, cual es todo
el escándalo que hacen los humanos por eso. "
-




-" Bueno, en esa parte si no
te puedo ayudar, pues aunque me enamore un par de veces, nunca ame a alguien de
verdad "
- dije finalmente encogiendo los hombros -" Lo que si
te puedo decir, es que estoy segura serás una persona fascinante, daría lo que
fuera por verte "
- dije con una sonrisa.




Ella mira
la fuente de nuevo y recorriendo los bordes de esta con sus manos…




-" ¿Y por qué no vienes
conmigo? "
- dice fijando su mirada en mi.




-" ¿He? "- le miro
desconcertada -" Hem, no sé, además, la posibilidad de que nos
encontremos es "
- corto mis palabras mientras me dejaba contaminar
por aquella mirada - " Casi imposible "- dije sumergiéndome
ahora en aquel verde selva que me tenia hipnotizada.




Acabo de
llegar, mejor dicho, me acabo de morir, y para irme otra vez a la tierra y
empezar de cero, ¿Borrón y cuenta nueva?, y si no me encuentro con ella, ¿Que
haría?.




-" Yo creo que hay una gran
posibilidad de que nos encontremos "
- dijo respondiendo a mis pensamientos
-" Miremos la evidencia, he sido ángel guardián por generaciones en tu
familia, de una manera u otra estamos ligadas por la historia, además, si
elegimos la misma dimensión, creo que tarde o temprano terminaríamos encontrándonos,
podrías ver mi yo humana, y aunque no nos reconoceríamos, creo que podríamos
terminar hablando como ahora, sería interesante ver qué tipo de relación se
desarrolla entre las dos ¿No crees?. "
-




-" Bueno si lo pones así, suena
interesante la propuesta, y ¿A cuál dimensión quieres ir tu? "
- le
pregunto interesándome en sus palabras.




-" Al pasado "- me
responde fijando sus ojos en aquel árido desierto.

Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   11/4/2011, 17:20

Mis ojos se abren en sorpresa, ¿Por qué de todas las dimensiones, querría ir a la más complicada?, no se mucho de historia, pues nunca le preste mucha atención, pero no hay que ser un genio para saber, que en el pasado, la vida era mucho más compleja.


-" Por eso no hay problema, si quieres música aprende a tocar un instrumento, el arpa tiene un tono casi angelical, además el paisaje es diferente, todo es más real, más interesante, tanta tecnología suele quitarle tiempo a cosas que solían ser importantes, como ir a caminar en medio de la naturaleza sin una carretera de por medio, o mirar las estrellas y saber sus nombres, o ver un tapete de flores y rosas sabiendo el significado de cada una de ellas, sería una experiencia mágica "- dice ahora con un brillo en sus ojos.


-" Podría ser una experiencia interesante, sin restarle lo complicado "- dije ahora dejándome llevar un poco por la idea.


Mas sin embargo debo admitir que sería una experiencia interesante, además no necesariamente tendría que caer en la edad prehistórica, podría caer en la edad de Shakespeare, a esa época romántica que solo tengo la oportunidad de conocer por medio de libros, ¿Cómo se sentiría estar allí?.

-" Vale, a donde quieras ir, iré yo, te seguiré a donde quiera que vallas, y te encontrare donde quiera que estés, pues así no te reconozca, y así mis recuerdos sobre ti se desvanezcan por completo, yo se que muy en el fondo, va a ver algo que me llevara a donde estés "- dije correspondiendo su sonrisa -"Tienes razón, sería muy interesante saber qué clase de relación podría desarrollarse entre las dos, ya estando en la tierra, podría conocerte en tu forma humana, y quien quita, podría devolverte el favor y cuidarte así como lo has estado haciendo tu, que por cierto, jamás te lo dije, pero tú sabes que estoy agradecida por aguantarme los 30 años que alcance a vivir, de verdad, muchas gracias. "-


-" ¿Estas lista? "- me dice con su voz cálida y sincera.

Esta me sonríe y mirando aquella fuente que le provocaba tanta ansiedad.


Sin entender mucho la explicación, pues definitivamente su significado de la palabra "coherente", y el mío, eran totalmente opuestos, pero entendiendo la lógica de esta, me pare en el borde de la fuente, y tomando su mano, le invite a pararse junto a mí, mis ojos se posaron en aquel desierto, que lentamente se
fue tornando en un remolino que nos llamaba con la ansiedad de sus "aguas" tratando de sumergirnos en el.


-" Recuerda, la primera que caiga será la menor, pero no te preocupes, la diferencia será solamente de uno o dos años, así que tratemos de llegar no muy distanciadas para que la diferencia de edad no sea demasiada "- me dijo tratando de sonar lo más clara posible sin confundirme.

Este ángel quien se encontraba parado junto a mí, dejo que sus ojos abandonaran los míos, para así dejarse influenciar por el encanto del desierto, y así, de esta manera, acabar con la espera de aquel salto que nos llevaría a algún lugar, de aquella mágica historia que estaría por comenzar.


Dijimos a la vez dejando nuestros cuerpos caer al unísono, y adentrándonos a lo desconocido.


Última edición por gc_naty el 16/4/2011, 12:12, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   12/4/2011, 02:33

muy buena trama, bastante original.
quiero continuacion, por favor.
estare para leerte
bye.
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 14:16

woow me encanto por favor sube la continuacion la estare esperando
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 15:50

ais y zhayho gracias por sus comentarios, espero la historia siga siendo de su agrado, aqui les dejo la continuacion.




CAPITULO 2 : ¿A quién miran sus Ojos?



Llegando al país de Ellice



-"¡Llegamos!, algo me dice dentro de mí, que este es el lugar que hemos estado buscando "- digo dejando salir la emoción que animaba mi voz.


-" ¿Me lo dices después de haber recorrido prácticamente todo el mundo?, ¿Qué hay de "interesante" en este lugar a comparación de los lugares en los que hemos estado? "- me responde con su voz magullada del cansancio. -" Lo único que he visto desde que nos bajamos del barco, ha sido un pequeño
pueblo, y prácticamente selva por aquí y por allá. "
- dice con un toque de sorpresa en su voz -" No sabía que tu nuevo enfoque era hacer negocios con monos y pericos, pues apuesto hay mas animales que gente en este "país", si se le puede llamar así "-



Sinceramente no se qué genes compartimos Haniel y yo, sabiendo que aunque de la misma familia, somos completamente diferentes, yo siempre he sido la que prácticamente lo he arrastrado conmigo a todos lados, la que ha trabajado sol y luna día tras día desde que nos encontramos solos en esta jungla llamada tierra.

Desde que la realidad abrió mis ojos, me encontré sin saber que hacer o a donde ir, solo con dos cosas en mi mente, aquel hermano que dependía de mi, y aquella inquietud de saber que mi destino, me esperaba en algún lugar del mundo, haciéndome cruzar aquel mar que me llevaría a infinidad de lugares en busca de aquella respuesta, que mágicamente llego a mi desde el mismo momento que pise este lugar, no sé por qué, ni como, pero estoy segura que aquí, esta aquello que he buscado durante toda mi vida.


-" No eches sal en el ojo Haniel, jamás me he equivocado al momento de elegir nuestro destino, y no sé si te diste cuenta, pero este lugar carece de lo a que nosotros nos sobra, este mi querido hermano, es un diamante en bruto, que muy delicadamente frotaremos hasta que nos muestre todo su esplendor "- le digo finalmente dejando mostrar esa sonrisa que reflejaba en si, mucho más que simplemente un beneficio monetario.


-" Todavía no se que le ves a este lugar, pero debo admitir, que acertaste en cada destino que elegiste, por lo tanto volveré a confiar en ti, como siempre lo he hecho, y como sabes, siempre lo haré "- me dice un poco más animado a la idea de establecernos aquí hasta que fuese necesario.


-" ¿Te pusiste sentimental? "- le pregunto riéndome de sus palabras.

-" No, simplemente admito que confío en ti, ¿Hay algo de malo en eso?"- dice haciendo aquella mueca que siempre me causaba tanta gracia.

-" No, para nada hermanito "- dándole una sonrisa que alegraría el ambiente por el resto de la tarde.


Siempre había sido de esta manera, Haniel y Yulia, para todos lados, por siempre y para siempre, el era la única persona que tenía en este mundo, y yo era la única persona, con la cual él podía contar, el era mi pie izquierdo, y yo era su pie derecho, éramos como el mar, yo era el agua y el la sal, no sé que hubiera sido de mi vida si él no hubiera estado conmigo, el me dio las fuerza que necesite para levantarme y mirar hacia adelante sin voltear atrás.


Caímos prisioneros de un sueño profundo, pues aunque yo siempre lo acusaba de flojo cada vez que teníamos que abordar un barco, y él me hacia esa cara de "¿No nos podemos quedar un poco más?", esta vez le cedía la razón, navegamos por tres meses viendo como el mar no mostraba indicio de tierra alguna en la que pudiéramos descansar, ha sido sin duda uno de los viajes más largos y agotadores que he hecho en mi vida, pero afortunadamente al llegar aquí, hubo algo en mi, que me decía que iba por el camino correcto, y que aquellos tres meses no fueron en vano.


Nos levantamos con el sol, y saliendo a primera hora de aquel lugar que se notaba nadie había ocupado en años, salimos a la calle que presenciaba más gente, en aquella tierra extraña que llamaríamos hogar por los próximos meses, acomodamos todo en su lugar, y dando rienda suelta a lo que estaba acostumbrada a hacer durante años.


-" Buenos días, señoras y señores, vengo de tierras lejanas, y traigo conmigo reliquias que solamente encontraran aquí, por favor acérquense y notaran que estos objetos son muy inusuales y difíciles de encontrar, podrá llevarse cualquiera de estos, por tan solo 3 monedas de oro. "-


Empecé a decir aquel discurso me sabía de memoria, y del cual siempre obtenía el mismo resultado, la gente empezó a mirar hasta que una mujer joven, muy hermosa, de cabellos dorados y ojos azules, se vio atraída por uno de estos misteriosos objetos que yacían en el suelo, y acercándose mostró una cara de sorpresa, que pocas veces había podido apreciar en alguno de mis clientes.


-" ¿Esto es? "- dijo acercándose con cautela sin atreverse a tocar aquel objeto.


Totalmente maravillada por su expresión, y comparándola con un niño que acaba de recibir su primer regalo en la vida, alce aquel objeto con extremo cuidado, como si llevara el tesoro más asombroso de todo el universo, y lentamente lo acerque a ella haciendo que este se fusionara en su propio reflejo.


-" Lo sé "- le contesto con suavidad -" Ni siquiera el agua mas cristalina, podría mostrar tu reflejo con tal perfección, ¿No es verdad? "- le pregunto con una sonrisa -" Apuesto a que ni siquiera eras consiente de la belleza de tus ojos "- le digo finalmente provocando que aquella joven se avergonzara un poco.


-" Este objeto solamente lo he visto en un lugar "- me susurra como si se tratara de un secreto -" En el cuarto de la princesa "- termina la frase de manera vehemente, como si se tratara de un ser angelical.
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 15:59

Los Inventores




Me sentía sacada de un cuento de hadas, jamás imagine que tendría tal éxito en un lugar como este, abandonado por el mundo, exiliado por el mar, y obviamente, ¿Quien iba a viajar tres meses para venir a un lugar como este?.


Cuando escuche el nombre de Ellice, pensé que se trataba de algún pueblo en el norte de Inglaterra, jamás imagine que se tratara de un país, después de haber viajado 15 años de mi vida, me sorprendió saber que habría aun algún lugar que no hubiera sido examinado por mis ojos, esa fue la razón por la cual decidí venir, todo hubiera esperado, menos que encontraría semejante mina de oro, pues aunque vender espejos me había dado resultado en otros países, ya que no eran muy comunes, nunca habría esperado una respuesta tan satisfactoria como aquí.


-" Habías dicho, ¿3 monedas de oro? "- me pregunta sacándome de mis pensamientos.


-" Si "- le contesto poniéndome al tanto de la conversación.


Aquella chica de ojos azules me sonrío, y me dio las monedas de oro, haciéndolo ver, como si hubiera hecho el negocio de su vida, después de ella, se acerco mucha más gente, asombrada por los espejos y brújulas que adquirí en Italia, las ultimas plumas que había adquirido en Egipto, los peines de madera tallados manualmente en la china, los abanicos con las figuras representativas de Japón, Corea y España, los últimos diseños de sombreros para dama y hombre en Inglaterra, todos aquellos objetos que en el momento eran poco usuales, pero que me eran tan familiares al estar trabajando con ellos durante los últimos años.


La razón por la que viajaba de país en país, era para recolectar las novedades de los últimos inventos, y llevarlos a otros lugares, donde no habían desarrollado tal tecnología.


Pero jamás había visto nada como esto, aunque entendiendo la razón del por que, pues nadie viajaría hasta aquí, sabiendo que perdería medio año de las ganancias del negocio tratando de civilizar este país.


No importa la razón del por qué terminamos aquí mi hermano y yo, lo que si sabía, es que aumentamos el triple de las ganancias a comparación de cualquier otro país en el que hubiéramos estado, era algo que no había ocurrido ni en uno de mis mejores sueños. Miro a mi hermano con aquella expresión él conocía muy bien, y resignado simplemente me miro.


-" Esta bien, lo acepto, tenias razón, este era un buen lugar para venir, siento haber dudado de tu intuición, ¿Satisfecha? "- me dice ahora con una sonrisa


-" Muy satisfecha "- le contesto totalmente llena de mi ego, el cual me felicitaba por tan acertada decisión, yo sabía, que había algo en este lugar
que merecía la pena explorar, mas sin embargo, todavía había algo dentro de mí que me decía, que debía explorar un poco más.



Paso un mes desde el día que llegamos a estas tierras extrañas, y la gente seguía viniendo, lo asombroso era que cada vez veíamos rostros nuevos, como si este lugar no fuera tan pequeño como nosotros pensábamos, la gente que vivía alrededor ya nos conocía, y nos saludaban como si hubiéramos estado aquí desde siempre, este cálido aire que respiraba en este inexplorado país, nos empezaba abrazar con esa dulce sensación que se siente en aquel lugar que llamamos hogar.


La voz empezó a correr, y cada vez éramos más reconocidos como "los inventores", pues decían que éramos genios que traíamos reliquias del más allá.


En realidad nos sentíamos como en casa, pero lastimosamente empezamos a notar el bajo inventario en la mercancía, pronto tendríamos que partir a otro lugar, para dotarnos con nuevas novedades, y así, a lo mejor, podríamos volver algún día.


Mañana partiríamos, y hoy era el último día en estas familiares calles de Ellice, como siempre, había una multitud de gente alrededor de nosotros, esperando su turno para ser atendidos. Pero justo en ese momento llegaron 5 hombres, quienes vestían de manera orgullosa el emblema militar que caracterizaba el escudo de Ellice.


-" ¿Entonces los rumores eran ciertos? "- dijo uno de ellos.


-" En realidad son objetos poco usuales, hay que admitirlo "- respondió
otro de ellos.



-" ¿Con que "los inventores", y con qué derecho vienen a irrumpir en un país ajeno, adueñándose de las calles, sin antes haberle informado al rey?
"
- dice finalmente el más alto de aquellos hombres. -" Las ordenes son claras, y desde este momento, quedan arrestados por invadir la vía pública. "-



-"¿Qué? "- fue lo único que pude decir, antes que uno de ellos me agarrara del brazo para después montarme en una carroza a la fuerza.


Haniel resistiéndose a obedecer aquellos hombres, recibió un puño que lo dejo inconsciente en el suelo, para después ser llevado a mi lado de manera que lo pudiera abrazar, cerraron las puertas, y aquel lugar oscuro, del cual solo se podía rescatar unos cuantos rayos de luz, mato cualquier esperanza de querer volver a este país después de poder resolver tan vergonzoso mal entendido. Ya antes había tenido problemas con la realeza de otros países, pero nunca me habían dado este trato, y siempre que lograba tener unas palabras con el rey, me dejaban libre sin menos que una disculpa por tal mal entendido, pues en ningún país, era delito vender en la calle publica si al final dabas un 3% de las ganancias adquiridas en dicho país, siempre había cumplido con mi parte, y esta vez, también pensaba cumplir, antes de que estos caballeros vinieran, ya tenía planeado pasar a pagar mi parte de las ganancias.


Cuando llegamos al palacio, aquellos guardias nos sacaron de la carroza, y llevándonos ante el rey, nos obligaron a hacer un homenaje bajando nuestras cabezas a la fuerza con sus manos. Realmente no había necesidad de eso, yo misma pensaba hacerlo, se perfectamente cómo hacer un homenaje al rey.


-" Majestad, Estos son los estafadores, los que se hacen llamar "los inventores" "- dijo el guardia que sostenía mi cabeza casi en el suelo en contra de mi voluntad.


-" Aunque en realidad si vendían objetos poco usuales su majestad "- dijo otro tratando de suavizar las palabras del otro guardia.


-" Su majestad, si me permitiera tener unas palabras con usted, sería realmente un honor "- dije finalmente, tratando de zafarme del sujeto que de una manera muy ruda, sostenía mi cabeza cada vez más fuerte.


-" ¿Tiene alguna defensa a tu favor? "- me dice, dando la orden de que finalmente me soltaran.


Me sentí realmente aliviada, este guardia estaba "literalmente" a punto de hacerme perder la cabeza, lo cual no era una buena idea, pues la presencia y el buen trato es fundamental para zafarse de este tipo de asuntos tan incómodos.


-" Su majestad "- digo ahora haciendo apropiadamente la reverencia que requería el momento -" Es cierto que estaba vendiendo mercancía en las calles de su país "- agrego con una sonrisa amigable -" Y es cierto que la gente del pueblo nos llama "los inventores", pero ese nombre nos lo dieron ellos mismos, en ningún momento, levantamos falsos argumentos que violaran la soberanía del país "- agregue logrando que el ambiente se fuera suavizando poco a poco -" Justamente después de estas últimas ventas, tenía planeado pasar a pagar el 3% de las ganancias requeridas en el tiempo que habitamos Ellice, de acuerdo al impuesto correspondiente de cada país "- digo finalmente sintiéndome un poco más relajada.


El rey me mira de manera que no puedo descifrar su expresión, y finalmente después de reflexionar un rato, hace un gesto, que me hace entender ha tomado una decisión.


-" ¿Señorita?… "- me pregunta esperando mi respuesta.


-" Volkova, Yulia Volkova "- contesto de manera firme.


-" Lamento informarle, que en Ellice no rige tal ley, por lo tanto sigue violando la soberanía de mi país, y de acuerdo a la ley, tiene que pagar el precio a tal deshonor "- dice finalmente con un gesto atemorizante.


Mis ojos lo miran en desconcierto, ¿En qué país estaba?, yo sabía que este país era des civilizado, pero jamás me imagine que tanto.


-" Por lo tanto "- me dice ahora con un tono seco -" La sentencia de Yulia Volkova y acompañante, es la decapitación con hacha "- dice finalmente dejando mostrar en sus ojos un frío paralizador.
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 16:09

La Quiero a Ella





Sentí
como mi cuerpo se dejó paralizar por aquel frío que desprendían sus ojos, ¿Cómo
iba ser posible que terminara así?, aquella mina de oro que habíamos encontrado
en este lugar abandonado, no era una mina, era nuestra sentencia de muerte
adornada en monedas de oro, ¿Cualquiera podría equivocarse no?, nuestro
diamante en bruto, el cual frotamos suavemente, termino quemándonos con su
esplendor, aquel lugar al cual compare con un hogar, terminaría siendo nuestra
perdición, ya sabía yo, que no te puedes apegar a lo que no es tuyo, pero tarde
recordé lo que ya sabía con anterioridad.




Haniel
me mira, y en su mirada vi pánico, ¿No se suponía que debía protegerlo?, ¿No se
suponía que podía confiar en mí?, tal vez él tenía razón, y nunca debimos
venir, ¿Si tan solo lo hubiera escuchado en ese momento?, pero no podía
lamentarme en lo que ya estaba hecho, mas debía tratar de salvar lo que más
pudiera.




-"
Su majestad, yo estoy dispuesta a hacer su voluntad, pero por favor tenga
piedad, y déjelo ir a él "
- digo sintiendo como la voz trataba de
fallarme -" Yo fui la de la idea, y
no sería justo que el pagara por un error mío, por favor, se lo ruego "
-
digo ahora, tratando de mantener mi voz firme.




-"
Yulia… "
- dice Haniel tratando de protestar por mi plegaria.




-"
Por favor Haniel "
- digo finalmente dejándolo en un estado de shock.




El
rey me mira confundido, como si le sorprendieran mis palabras de alguna forma,
mas sin embargo, aquella mirada fría volvió a su lugar, y cerrando los ojos, de
manera que no pudiera ver a través de él.




-"
Los dos fueron responsables, los dos deben pagar "
- dice finalmente
sin dejar ver aquella mirada, que a lo mejor, podría delatar duda.




Antes
de que pudiera decir algo que lo hiciera cambiar de opinión, este se voltea y
se aleja, por más que suplique, rogué que tuviera piedad de Haniel mientras nos
alejaban de aquel lugar, este no volteo a mirar, el sonido de mi voz se apagó
al ver como la puerta se cerraba dejando la única oportunidad de Haniel para
salir de allí, en realidad no importaba lo que pasara conmigo, pero ver a
Haniel en esta situación, era simplemente insoportable.




Nos
llevan por un corredizo, se me hizo eterno el tiempo mientras nos trasladaban,
aquel soldado volvió a posar su mano en mi cabeza, guiándola con tal fuerza que
ya no distinguía el dolor que me provocaba el ver a Haniel dirigiéndose hacia
su lecho de muerte, con el dolor de cabeza que había surgido de tan brusco
trato.




Llegamos
a una plaza gigante, la cual estaba llena de mujeres, y subiéndonos a donde se
encontraba aquello que nos quitaría la vida, el soldado acomodo mi cabeza en
aquel aparato y viéndome allí inmóvil, se acercó sigilosamente a mi oído.




-"
Tienes suerte que no te pueda cortar la cabeza en estos momentos, tienes algún
tiempo a tu favor para pensar en tus pecados "
- me dice casi
burlándose en mi cara.




Se
queda parado a mi lado, y aun sosteniendo mi cabeza, pero supongo que cansado
de hacer fuerza afloja un poco dejándome descansar momentáneamente. Miro de
reojo a Haniel, quien tenía su mirada fija en el suelo, este también se
encontraba sometido en la misma posición que yo, tomándose su tiempo finalmente
me mira, y sorpresivamente me lanza una sonrisa que hace que mis ojos se
escarchen en un instante.




-"
Muchas Gracias por todo Yulia, fue verdaderamente un honor haber podido
compartir todo este tiempo contigo "
- me dice finalmente dejando morir
la sonrisa -" Gracias por cuidar de
mi, sin pedir nada a cambio. "
-




¿En
que estaba pensando?, debería estar enojado conmigo, debería odiarme por
habernos metido en aquella situación, pero aquellas palabras que despertaron
sorpresa en mí, lentamente se fueron convirtiendo en melancolía y rabia que
indescriptiblemente me iba dejando vacía, haciéndome sentir peor de lo que ya
me sentía, voltee mi mirada de tal modo que no pudiera ver a nadie, y
quedándome en silencio, deje brotar aquellas lágrimas, que no pude sostener por
más tiempo.




Aquel
lugar estaba lleno de mujeres, no entendía la razón, y tampoco me importaba,
cada vez había más gente, ¿Tal vez les gustaba hacer las sentencias de muerte
en público?, era de ese tipo de países, donde la gente se regocijaba viendo el
sufrimiento y la agonía de otros, no puedo creer que realmente considere este
país un hogar.




La
gente empezó a susurrar, oía palabras confusas pues todos hablaban al mismo
tiempo, hablaban de una competencia o algo así, algún evento en el que el rey
iba a estar presente, ya no importaba, ya nada me importaba, en la tarima
apareció el rey, y al lado de él una joven, muy bonita, a lo mejor sería una de
las tantas esposas que debía tener.




Esta
chica pelirroja que estaba parada junto a él, la cual miraba entre toda la
multitud y saludaba como si fuera el centro de atención, que patética, solo
porque hace parte de la innumerable lista de amantes del rey, no quería decir
que fuera especial, a algunos se les sube el poder a la cabeza ¿No?, la realeza
siempre me pareció una forma fácil de ganar dinero, pones a los otros a
trabajar por ti, los exprimes, y cuando no te sirven más, los mandas a la
horca, o a la hoguera, o en el mejor de los casos los decapitas de tal manera
que no sientan dolor alguno, y estos "caballeros" que se hacen llamar
soldados, siguen las órdenes del menú del día como si estuvieran haciendo algo
heroico, manada de bufones.




Y
yo, así trate de arreglar los problemas del mundo en esta discusión interna,
terminare siendo una decapitada más, ¿Quién es la patética ahora?, me cuestiono
a mí misma tratando de no pensar en la persona que estaba a mi lado.




Pongo
mis ojos al frente y me encuentro con la mirada curiosa de aquella pelirroja
que en silencio reparaba la posición en la que nos encontrábamos, esta se
acerca al rey y le dice algo, este le contesta, y bajando la tarima veo como se
arma un puente entre la multitud que se dirige hacia aquí, era increíble cómo
la gente se corría para que esta pudiera pasar, ¿Quién era ella?, y, ¿A quién
miraban sus ojos?, ¿Estaba curiosa del por qué se había sentenciado nuestra
pena de muerte, o le causaba gracia y venía a burlarse de nuestra situación?,
mientras esta más se acercaba más la podía detallar, realmente no era muy
bonita, era simplemente perfecta, entiendo porque el rey se habría encaprichado
con ella, lo que no entiendo, es ¿Que le causaba tanta curiosidad a ella para
atreverse a venir hasta aquí?, cuando finalmente se encuentra frente a mí, alzo
la mirada, y me encuentro con la suya.




-"
La quiero a ella "
- dice finalmente, haciendo que careciera de sentido
sus palabras.




-"
Pero hija, esta mujer es una estafadora, y violo la soberanía de Ellice "
-
dice después de rechazar la petición de…




¿Su
hija?, quiere decir, ¿La princesa?, esta mujer, ¿Es la princesa?,
definitivamente debió ser a imagen y semejanza de su madre, pues dudo que este
señor, por muy rey que sea, hubiera sido capaz de procrear a alguien como ella
sin una ayuda celestial.




-"
La quiero a ella "
- volvió a repetir sin escuchar las palabras de su
padre.




-"
Elena, tienes a esta multitud de doncellas frente a ti "
- dice
señalando a las mujeres que se encontraban en la plaza -" Todas la presentes, están totalmente capacitadas para remplazar
a la Sra. Abisha, si quieres a alguien que te sirva, puedes elegir a cualquiera
de ellas, menos a la persona que está delante de ti "
- dice mostrando
un tono seco en su voz.




-"
¿Mato a alguien? "
- pregunta sin despegar la vista de mí.




-"
No "
- responde el rey, empezando a perder la paciencia.




-"
¿Robo? "
- vuelve a preguntar al rey.




-"
No "
- contesta ¿Perdiendo autoridad frente a su propia hija?.




-"
¿Agredió a alguien? "
- vuelve a preguntar una vez más.




-"
No "
- empezando a perder fuerza en el tono de sus palabras.




-"
Entonces, ¿Cuál es el delito del que se le acusa? "
- pregunta
finalmente mirando directo a los ojos de su padre.




-"
Estaba vendiendo objetos en las calles de Ellice "
- dice tratando de
recuperar autoridad.




-"
Eso no quiere decir, que sea un peligro para mí, así que… "
- dice sin
apartar la vista de aquella mirada desafiante que ejercía sobre su padre -" La quiero a ella "- y
mostrando una sonrisa termino de desarmar la barrera que su padre había creado
entre los dos.




-"
Como quieras "
- dice finalmente rindiéndose frente a los deseos de su
hija -" Ella puede vivir. "-




Dice
una vez más confirmando la aceptación del requerimiento de la princesa, el
guardia que se encontraba a mi lado libero mi cabeza y dio un paso atrás.




-"
Mas sin embargo "
- Retoma la palabra mirando aquel hombre que yacía a
mi lado -" La sentencia del muchacho aún está vigente. "-




Dice
mostrando aquella mirada fría de la cual ya había sido testigo anteriormente.




-"
¡No! "
- respondí ante el mandato del rey -" Por favor, no lo haga, si alguien ha de cumplir su sentencia,
esa debería ser yo, yo fui la que nos trajo hasta aquí, yo fui la de la idea de
vender los objetos en las calles de Ellice, además, él podría servirle mucho
mejor de lo que podría hacerlo yo "
- dije finalmente arrodillándome
ante ellos -" Mi hermano es la única
persona que tengo, y yo soy la única persona que cuida de él, es obvio que él
me seguiría a cualquier lado que yo fuera, por favor, no lo haga pagar por mis
errores, y no me obligue a vivir, si lo va a matar a él "
- dije
suplicando una vez más ante ellos.




-"
¿Hermano? "
- dice la princesa con sorpresa.




Esta
me mira, y aun arrodillada, humillándome de la manera más baja que jamás
hubiera imaginado, mantengo los ojos cerrados esperando que esta diera la orden
que pondría fin, a esta tortura que se había convertido mi vida en tan solo
unas horas.




-"
Bueno, en ese caso, los dos me servirán "
-




Dice
sorpresivamente de la nada, haciendo que mi asombro, supere el miedo que sentía
en el momento.




-"
¿Elena?, tu no necesitas a dos personas que se encarguen de ti, además, este
joven no podría entrar a tu habitación, pues tu sabes, que se prohíben hombres
en ella "
- dice su padre cuestionándola.




-"
Lo sé, el solo preparara lo que haya que hacer en la cocina, y ella se
encargara de mi, pero ambos estarán a mi servicio "
- responde a su
padre con una sonrisa.




-"
Esta bien, como desees "
- dice después de un rato dándole la razón
nuevamente.




Esta
princesa abandona los ojos de su padre para acercarse a mí, y tomando mi rostro
con cuidado, hace que la mire directamente a los ojos, aquellos ojos de color
selva, de un modo u otro terminaron por acabar aquel miedo que hace solo unos
instantes era mi dueño, dando paso a una extraña calma que se fue tornando en
un color gris, que mostraría en lo que se había convertido mi nueva realidad.




-"
Desde hoy te quedaras a mi lado, y tu propósito en la vida será servirme "
-
me dice finalmente apartándose de mí.



Última edición por gc_naty el 18/4/2011, 15:26, editado 6 veces
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 16:13

no me hagan eso como tan grave XDeso no puede ser posible ... me muero espero y subas la conti lo mas pronto posible ... en vdd me encanta
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 16:28

k lindo k los aia salvado insisto me encanta esperare la prox
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 16:33

Gracias Zhayho me diverti bastante leyendo tus mensajes, a medida que voy escribiendo voy subiendo, asi que apenas tenga un adelanto lo subo.

Gracias de nuevo y hasta pronto
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   13/4/2011, 16:55

zip lo estare esperando
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   16/4/2011, 11:41

Hola zhayho aqui te dejo otra parte del fic, espero sea de tu agrado



Estamos
vivos, Es todo lo que Importa



No podía creer lo que mis oídos estaban escuchando, ¿Pase de una sentencia de muerte, a una sentencia de esclavitud?, ¿Cual era peor que la otra?, yo, una mujer que jamás dependió de nadie, libre como el viento, sin rumbo fijo, y dueña de mi libertad, ¿Debiendo fidelidad y respeto a alguien?, esta Isla, país, pueblo, o lo que sea, ha sido la peor decisión que he tomado en mi vida, y me arrepentiría de ello por el resto de mis días, lo único positivo en esto, era que mi hermano viviría, pero compartiría el mismo destino conmigo, no me extrañaría que me terminara odiando por esto.

-" Noemí "- dice mientras una chica de cabellos dorados y ojos azules se acerca tras el mandato de su voz -" Llévalos a sus respectivos cuartos, y enséñales la rutina, empezaran desde mañana con sus actividades para conmigo "- dice a la chica de la cual me sentía familiarizada.

Si, esa misma chica, aquella a la cual le vendí el espejo, ahora que lo recuerdo, ¿Ella menciono algo sobre la habitación de la princesa?, ¡Ha Si!, que aquel objeto solamente lo había visto una vez, en el cuarto de la princesa, por supuesto, ¿Como habrías de saber, a menos de que trabajaras para la realeza?.

La princesa se hace al lado de su padre empezando a caminar con él, y la chica de cabellos dorados se acerca a nosotros, y tras dar la orden de que "liberaran" a mi hermano, camino a nuestro lado guiándonos por el que sería nuestro nuevo "hogar".

-" Tienen mucha suerte de que la princesa posara los ojos en ustedes "- dice con una sonrisa de complicidad.

Pero ni Haniel ni yo, dimos respuesta alguna a aquel comentario, ¿Que sería de nuestra vida ahora?, ¿Jamás podríamos volver a salir de este país?, ni siquiera podríamos escapar, pues esta isla quedaba en la mitad de la nada, como había dicho antes, quedaba exiliada del mundo, jamás imagine, que nosotros quedaríamos atrapados en ella para siempre, la verdad no me sentía aliviada, había perdido lo más preciado para nosotros en esta vida, nuestra libertad, ¿Por qué habría sentirme alegre?.

-" La princesa es una persona muy gentil, aprenderán a apreciarla, además es un privilegio para ustedes el poder servirle, toda la gente que estaba acá, estaba en espera de ese puesto, realmente son afortunados. "-

Vuelve a decir con un brillo en sus ojos.

-" ¿Y tú a quien le sirves? "- pregunta Haniel tratando de mejorar el ambiente.

-" Yo soy el ama de llaves, la que se encarga de que todo funcione en el palacio, por cierto, mi nombre es Noemí "- dice ahora extendiendo su mano a Haniel.

-" Mi nombre es Haniel, y ella es mi hermana Yulia "- contesto dándole un leve apretón a su mano.

-" Es un gusto, bienvenidos al palacio. "-

Nos lleva a los cuartos que fueron asignados para nosotros, deja a Haniel en el cuarto, y dirigiéndose conmigo a la habitación que me correspondía…

-" Lamento mucho lo que paso, no sabía que el rey se alteraría tanto por una razón como esa "- me dice tratando de darme ánimos.

-" Esta bien, es mi culpa, debí averiguar con tiempo que se podía o no hacer en este país "- conteste dejando notar el vacío que yacía en mi.

-" Tal vez no veas salida alguna en este momento, pero el nivel de vida aquí es muy bueno, y el palacio mantiene contentos a todos los que trabajamos aquí, además, la princesa es una persona muy gentil, y si te eligió, debe ser por que vio algo en ti que le atrajo, así que por ese lado no vas a tener problemas "- me dice finalmente dándome una sonrisa cálida de bienvenida.

-" Gracias "- le respondo sin ánimos de corresponder el gesto. -" Estoy un poco cansada, voy a estar en la habitación, así que, ¿por qué no guías a Haniel primero y luego pasas a buscarme? "- le digo aguardando por su respuesta.

-" Claro, tomate algo de tiempo, yo entiendo "- me dice alejándose de la puerta.

La cierro y acostándome en la cama, pude desahogarme y asimilar todo lo que había pasado en tan solo unas horas.

¿Como de pasar a organizar todo para nuestro viaje, pasamos a convertirnos en esclavos de una princesa caprichosa y malcriada, que elige a la gente, como eligiendo cual va a ser el menú del día?, tenía tanta rabia, y al mismo tiempo estaba tan aliviada de que al menos, pudiéramos permanecer con vida.

Casi al anochecer finalmente salí del cuarto, Noemí me mostró la dichosa rutina que debería cumplir a partir de mañana, consistía en llevarle las bandejas con la alimentación al cuarto, cuando ella quisiera peinarle el cabello, algunas veces acompañarla a caminar por los alrededores del palacio, y practicante hacer cualquier cosa que ella quisiera. En otras palabras lo único que tenía que hacer era cumplirle cualquier capricho que se le ocurriera, y ser su títere personal. El resto del tiempo era libre de hacer lo que quisiera siempre y cuando no alterara el ambiente del palacio, en otras palabras, quedarme en la habitación. ¿Esto es lo que se supone iba a ser mi vida de ahora en adelante?, cada vez que pensaba en la idea, me deprimía mas.

Mis pensamientos se disiparon al escuchar el sonido de la puerta, al abrir encontré a Haniel, quien sin esperar que dijera nada me abrazo.

-" ¿Hoy fue un susto casi de muerte no crees? "- me dijo tratando de subirme el ánimo.

-" Lo siento, todo esto es mi culpa "- le dije sin poder reponerme.

-" Yulia, estamos vivos, es todo lo que importa "- me dijo sentándose en la cama -" Se que es un cambio radical, y que no va a ser lo mismo a comparación de nuestras aventuras en cada país, pero por lo menos estamos juntos, y nos tenemos el uno al otro, como debe ser "- por un momento me sentí mejor, pero no me resignaba a este cambio de vida tan radical.

-" Por lo menos estamos vivos, pero Haniel, esto no es vida "- dejándome llevar por mis pensamientos.

-" Demos le una oportunidad, a lo mejor es como dice Noemí, y con el tiempo nos acostumbraremos a este estilo de vida, igual algún día hubiéramos tenido que elegir un lugar para quedarnos definitivamente, ¿No es así? "- me dice con un tono optimista.

-" Pero no de esta manera, por donde lo mires, no hay punto de comparación "- le contesto abrumada por sus palabras.

-" ¿Te ayudo a colgarte entonces? "- me pregunta esta vez con un tono serio en su voz -" Así como tú te humillaste allá afuera para que me dejaran vivir, yo te pido, no, te ruego, que lo intentes acá, no vayas a hacer nada imprudente que ponga en riesgo tu vida, tú misma lo dijiste, eres lo único que tengo, y te necesito a mi lado para poder soportar lo que se nos viene encima, prométemelo Yulia, prométeme que no harás ni dirás nada que ponga en riesgo tu vida "- me dice con aquella mirada a la cual no podría mentirle.

-" Esta bien, lo prometo "- dije dejando notar la resignación en mi todo de voz.

-" Te quiero hermanita, y no olvides tu promesa "- me dice saliendo del cuarto, y dejándome sola de tal manera que me pudiera ahogar entre mis pensamientos.




CAPITULO
3 : Descubriendo a la Princesa





Silencio


El nuevo día llego, y con él la hora de empezar mi nueva "labor", con tal de que no me exigiera ponerme en el papel de bufón y contarle chistes, creo que podría sobrevivir por el día de hoy, voy a la cocina, y Haniel parece estarse habituando al nuevo ambiente de trabajo, inclusive podría decirse que disfruta su labor como el nuevo "Chef" de la princesa, aunque para ser sinceros, lo más lejos que habría llegado a cocinar, serian huevos fritos con pan tajado, no lo sé, pero para mí la definición "Chef" abarcaba un poco más que eso. Afortunadamente para él, la "princesa" solo recibiría fruta picada, por lo tanto no requería de mucho trabajo por hacer, yo encantada lo haría, con tal de no tener que verle la cara, pero era yo, la que debía llevarle la bandeja a la dichosa princesa.

Me encuentro a mi misma subiendo las escaleras, tal y como me lo habían explicado ayer, toco tres veces, y al no escuchar nada, abro la puerta con cautela, no veo a nadie, y simplemente dejo la bandeja en la primer mesa que encuentro en el camino y dando media vuelta, lista para retirarme…

-" Buenos Días "- me dice una voz que proviene del baño.

Esta sale de este y sentándose en la mesa en la cual había dejado la bandeja.

-" ¿Quieres sentarte? "- me pregunta con una simpática sonrisa.

¿Quieres sentarte?, ni que viniera a hacerle visita, además, es la primera persona de la realeza que oigo invita a la gente que le atiende a compartir la mesa con ella, que extraña persona.

-" Nunca me dijiste tu nombre ¿Cómo te llamas? "- me pregunta nuevamente mirándome de manera cálida.

Mi única reacción fue salir de la habitación, cerré la puerta y la deje con la palabra en la boca, ¿Que iba a decirle a Haniel?, "Lo siento, pero como prometí que no iba a decir nada que arriesgara mi vida, lo único que se me ocurrió fue salir antes de estallar en cólera, la deje con la palabra en la boca, lo cual debe ser un insulto para ella, por lo tanto, todo parece indicar, que si me van a decapitar, lo siento", no, no creo que pueda decirle eso, ¿Vuelvo allá y me disculpo?, ¡NO!, primero muerta, bueno, esa es una opción muy factible.

Me dirijo a la cocina y simplemente me siento al lado de Haniel quien con una sonrisa, me dice que le están dando clases para llegar a ser un "Chef" aceptable al paladar de la princesa. ¿Por qué se alegraría por algo como eso?, darle de comer a ella y a un lobo, caería en la misma categoría.

-" ¿Cómo te fue con ella? "- me pregunta curioso por mi respuesta.

Hago una de mis caras, una de esas que dicen algo, y a la misma vez no dicen nada.

-" ¿Yulia? "- me pregunta con un deje de desconfianza en su voz -" Tu me prometiste. "-

-" Y yo te cumplí, no dije nada que arriesgara mi vida "- dije ahora defendiendo mi punto -" Así que simplemente, no dije nada... "- Haniel me da esa mirada que yo sabía muy bien que significada -" Que arriesgara mi vida "- complete la frase tratando de apartar esa mirada de mi.

-" ¿Yulia? "- pregunto nuevamente sin dejar de hacer aquella mirada.

-" Yo te prometí ayer, que no diría nada que arriesgara mi vida, y yo trate, trate con todas mis fuerzas, y por más de que trate no lo logre, así que simplemente no dije nada, y me fui de la habitación "- dije finalmente tratando de sonar lo más confiada que pude.

-" ¡Yulia!, tú me prometiste… "- empezando a argumentar.

-" Y yo te cumplí, no dije nada, "literalmente" no dije nada "- dije haciendo que bajara la guardia -" Ahora, no sé si mi silencio le habrá molestado "- agregue mirando su reacción -" Pero yo seguí al pie de la letra tus instrucciones, así que no me puedes culpar "- dije finamente dejándolo sin argumentos.

-" Vale "- me dice aceptando mi punto -" La próxima vez, vas a hablarle adecuadamente, como sueles hacerlo, como la persona educada que sueles
ser "
- me dice antes de levantarse y dirigirse a la cocina.


Bueno, al menos no me hizo prometérselo, pero tal vez si debería tratar de no ser tan cortante la próxima vez, tal vez con una sonrisa suavice las cosas, pero no puedo sonreír si no me sale del corazón, así que tal vez, debería seguir un poco mas con la cláusula de silencio, mientras puedo manejar, el al menos poder saludarla apropiadamente.

Pasaron algunos días, y ya se me hacia costumbre llevar la bandeja cuando sabia ella no estaba, o retirarme antes de que esta pudiera hablarme, Haniel seguía preguntando, y yo simplemente le decía que no me la encontraba, pero aun yo misma sabia, que esta situación no duraría para siempre.

Como de costumbre, una mañana entro a su cuarto, y esta estaba prácticamente esperando a que yo llegara, se encontraba sentada encima de la cama, y tenía fijos sus ojos en la puerta.

-" Buenos días "- me dice con un tono de voz amigable.

Me quedo en silencio, y prosigo hasta la mesa sirviendo el desayuno en ella. Cuando estoy por retirarme, esta me toma de brazo y evita que me valla.

-" ¿Tanto me odias, que ni siquiera hablarme puedes? "- me pregunta casi en su susurro.

Por un momento mi corazón dio un vuelco, y mis ojos la miraron mientras me soltaba con cuidado, me aleje de ella, y antes de cerrar la puerta.

-" Esta tarde daremos un paseo por los alrededores, así que por favor ven por mi antes de que anochezca "- me dice antes de cerrar aquella puerta que evitaría que su mirada me siguiera.
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   16/4/2011, 13:02

woow si esta buenisima yulia no debio de avr dejado asi a la princesa eso le pudo avr costado la cabeza ... grax x subir la conti estare en espera de la prox estare sigiendola de serka
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   18/4/2011, 14:35

Hola zhayho, perdon por la demora, aqui te dejo un poco mas de la historia, nos vemos.





Simplemente no la Soporto


Cierro los ojos mientras camino por el pasillo alejándome de aquella habitación, que aunque no quería, tendría que visitar todos los días de mi miserable vida, y no solo eso, si no que ahora la princesita, quiere dar un paseo por un lugar apuesto conoce de memoria, solo por el gusto de ver mi cara de dolor al tener que estar cerca de ella.


Llego a la cocina, y Haniel se acerca a mí con aquella mirada que se había hecho costumbre en él, empezamos a caminar, y adentrándonos al jardín...


-" ¿Yulia? "- me dice con un gesto de desaprobación.


Grandioso, hasta mi propio hermano había aprendido a apreciar a la "princesa", lo cual no entiendo porque, si ni siquiera tenía que verle la cara, bueno, tal vez por eso la apreciaba, porque no tenía que verla.


-" ¿Dime? "- respondo sentándome en aquella banca frente a nosotros haciendo caso omiso a su gesto.


-" ¿Ya la saludaste como es debido? "- pregunta sentándose a mi lado.


Yo lo miro haciéndome la indiferente, y simplemente recostándome sobre el espaldar…


-" ¿Yulia no crees que te estás pasando?, ¿Hasta cuándo te quedaras en silencio?, hasta la princesa debe tener un límite "- me dice con esa mirada acusadora.


-" Haniel, no me pidas más de lo que puedo dar, créeme, quedarme en silencio ya es un gran esfuerzo para mi "- le contesto sin mirarle a los ojos -" Si dependiera de mí, ya le habría cantado unas cuantas verdades a aquella egocéntrica princesa, que apuesto ni sabe dónde está parada. "-


Haniel me mira, y resignándose ante aquella cláusula de silencio que había ejercido hacia aquella mujer que había arrebatado nuestra libertad…


-" ¿Yulia?, solo por casualidad, ¿Eres consciente de lo que hubiera pasado si no hubiéramos podido venir a trabajar para ella? "- me pregunta ahora con una mirada cálida.


-" Lo sé "- respondo sin argumentar.


-" Si no fuera por ella, tu y yo no estaríamos ni aquí, ni en ningún otro lado "- me dice tratando de desarmar mi nuevo frío corazón -" No hubiéramos llegado a un mañana, yo soy consciente, que esto no se compara al estilo de vida que estábamos acostumbrados, pero tampoco es tan malo como para odiarla de la manera en que la odias "- me dice ahora tratando de encontrar un brillo de luz en mis ojos.


-" Yo no la odio "- le digo sin mostrarle aquella luz que buscaba en mi -" Ni la aprecio "- sin dejar que mi ánimo quebrara la calidez que yacía en sus ojos -" Simplemente no la soporto "- y fijando mi mirada al cielo -" No soporto que sea toda amable, y cálida, y pretenda que olvide que tenía una vida antes de verme encerrada aquí, no soporto su sonrisa, ni soporto su cortesía, no soporto que resista mi silencio, es tan fácil como dar una orden, y simplemente hacer que desaparezca, no soporto este estilo de vida, cuando para mí no hay vida, si no soy dueña de mi propia libertad "- digo finalmente tratando de agarrar
aquella nube que mis manos no lograban alcanzar -" No soporto la sonrisa, de aquella que robo mi libertad. "-



Sin dejar que dijera nada, y simplemente retirándome de aquel lugar, me dirigí a la habitación, y acostándome en la cama, espere por aquella hora sabía muy bien tendría que volver a ver aquel rostro mis ojos trataban de evadir, pero inevitablemente, me encontrarían sin importar que.


El silencio me fue arrullando, sumergiéndome en aquel sueño que se adueñó de mí, la tranquilidad me visito, y por primera vez pude descansar adecuadamente, me sentía tan serena, y extrañamente feliz, era un sentimiento que me había abandonado desde que cruce las puertas del palacio, y ahora volvía a mi dándome aquella semilla de paz, que iría creciendo siempre y cuando permaneciera lejos de la realidad.


Aquel sueño me sumergía en una fragancia desconocida, era suave, y cálida, la felicidad me llenaba por completo como si aquella libertad perdida hubiera
vuelto a mí, me aferre aquella libertad, que extrañamente adquirió forma, es como si pudiera sentirla, tocarla, sumergirme en ella, me sentía completa, he incompleta a la vez, pues no quería despertar, quería quedarme allí con esa sensación que me hacía tan feliz.



Aquella libertad de la cual me aferraba con fuerza, me acaricio tan suavemente que se podía comparar con aquella brisa que se sentía cuando te parabas frente al mar. La calidez de aquella brisa se convino con una fragancia dulce y pegajosa, que se mezclaba con el aire que respiraba.


Pero aquel sueño se fue disipando lentamente, dejándome sola a mi suerte, mis ojos, los cuales se rehusaban a despertar, se fueron abriendo lentamente dándome una visión de aquella realidad a la cual no quería volver, pero aquella fragancia que se difundía en el aire que respiraba, permanecía intacta, y aquella suavidad que sentí al abrazar mi libertad, también permanecía allí, fue una sensación rara, algo estaba fuera de lugar en aquella realidad que deje al
dormir, levante la vista, y me topé con aquellos ojos color selva, los cuales sentenciaron mi suerte.



Al caer en cuenta, aquella brisa de mar que daba espacio en mi sueño, eran realmente sus manos entrelazadas en mi cabello, y aquel abrazo, estaba posado en su regazo.


Al caer en cuenta en donde me encontraba, salte de un susto y pegándome a la pared de la cama…


-" Lo siento, no quise asustarte. "-


Me dice tratando de calmarme, y alejándose un poco al notar que no le quería cerca. ..


-" Como no fuiste por mí, vine a buscarte, y al encontrare dormida, no pude evitar observarte, parecías tener un buen sueño, pensé en despertarte, pero te veías tan tranquila, que no quise perturbarte "- me dice con aquella cálida sonrisa, a la cual empezaba a acostumbrarme.


Pero pese a sus palabras, no encontré la fuerza necesaria para moverme, aquella mirada dulce que trataba de llegar a la mía, se rindió, y volteando hacia otro lado.


-" Entiendo que te haya perturbado "- me dice levantándose de la cama -" Realmente no era mi intención, lo siento. "-


Aquella persona que compare con mi libertad, se acercó a la puerta para dejar la habitación, y justo antes de retirarse…


-" De nuevo discúlpame, nos vemos mañana "- dice finalmente yéndose sin mirar atrás.


Pero aunque ella se fue, el shock que produjo en mí, no me abandono, ¿Quería decir, que aquel buen sueño, fue producto de ella?, pensé sin querer darle alguna oportunidad aquel pensamiento, pero tampoco encontraba la manera de encontrar algún defecto, ignore aquel sentimiento de felicidad que había sentido cuando aún me encontraba dormida, y simplemente, deje que el sueño hiciera de las suyas de nuevo, no descanse tan bien como cuando ella estaba a mi lado, pero nunca le daría crédito por ello.
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   18/4/2011, 16:08

woow eso del sueño estubo un pokizzz raro pero me gusto me encanta como va graxiazzz
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   19/4/2011, 14:29

Hola Zhayho

de verdad te parecio raro, pero entendiste de que se trataba o fue muy confusa la manera en la que lo describi?, en fin, aqui te dejo mas de la historia. Te cuidas.





Provocándome




Entro al cuarto de aquella persona que robo mi libertad, y llevando la bandeja con aquellos frutos desconocidos y un poco de agua, la deje en aquella mesa lo más rápido que pude, para evitar cualquier tipo de contacto visual o físico. Desafortunadamente esta noto mi presencia percatándose de mi reflejo en el
espejo que tenía frente a ella. Me miro, y sin poder explicar la razón de mi comportamiento, simplemente me quede allí, parada, dejando que su mirada
llegara a la mira por medio de aquel espejo.



Estaba sentada, cepillándose su cabellera con un fino peine hecho de coraza de caracol, el cual tengo entendido, son extremadamente difíciles de encontrar, y aún más difíciles de hacer.


-" ¿Por qué no te acercas? "- me pregunta de manera cálida tratando de iniciar una conversación.


Me quedo en silencio, por más de que fuera gentil conmigo, no podía olvidar el hecho de que me estaba prohibido dejar este palacio por el resto de mis días,
era casi como una sentencia de muerte, adornada de palabras tontas que daban a entender, que le debía algún favor, por el hecho de no dejar que esa sentencia de muerte, la adelantaran unos cuantos años.



-" ¿Podrías ayudarme cepillando mi cabello por favor? "- me dice ahora estirando su mano hacia a mí, la cual sostenía aquel peine que me causaba tanta curiosidad.


¿Cuál es el punto de preguntar?, no me estaba pidiendo un favor, me estaba dando una orden, el hecho que adorne su palabras de manera gentil, no quiere decir, que no esté decidiendo sobre mi vida, que hacer o que no hacer, ¿también decidiría por mí a qué hora acostarme, a qué hora vestirme, comer?, ¿también se adueñaría de lo que puedo pensar o no?.


Empiezo a cepillar su cabello, y me odie a mí misma al gustarme la sensación que me producía, entrelazar mis manos entre aquel fuego que desprendía su cabellera. Que patética era, no podía odiarla por alguna razón, pero mi orgullo tampoco me dejaría acercarme a ella.


-" Vi la manera en que observabas el peine, ¿Te gusta? "- me pregunta sin dejar aquel tono amigable que siempre había dirigido hacia mí -" Esta hecho de coraza de caracol, es muy raro de encontrar, y realmente hermoso ¿No crees? "- me pregunta de nuevo mirando mis ojos.


¿No se cansaría de hablarme?, ¿No estaría harta de mi silencio?, era tan fácil como expulsarme de su país, o simplemente mandar a decapitarme, cualquier opción sería mejor que quedarme aquí en contra de mi voluntad.


-" ¿Que te ha parecido el palacio?, ¿Te gusta?, ¿Que te ha parecido mi país?, me han comentado que vienes de tierras lejanas, ¿Cómo son?, ¿Que se siente tener la libertar de recorrer el mundo, sin nada que te ate a ningún lugar? "- me dice ahora con una expresión solitaria -" Como comprenderás, yo jamás he podido dejar el palacio, por miedo a que me pase algo, pues por ser hija única, el peso de la corona recae sobre mí, sin darme opción o libre albedrío sobre mis actos "- dice volviendo a su expresión serena de siempre -" Como tú, yo también estoy obligada a permanecer en un mismo lugar, sin poder explorar lo que podría ofrecerme el mundo "- me da una sonrisa de complicidad y buscando una respuesta en mi mirada -" Al igual que tú, yo también soy prisionera de mi propio destino, el cual no puedo evadir, del cual no puedo escapar. "-


¿Está tratando de simpatizar conmigo?, ¿Cómo se atreve si quiera a comparar su situación con la mía?, yo no estaría aquí si no fuera por capricho suyo, simplemente me vio, y me eligió como si se tratara de una mascota la cual acabas de comprar en una subasta, ¿Será que decidió arrebatarme mi libertad, solo para obligarme a compartir su mismo destino?, es incluso peor de lo que pensé, que persona tan egoísta y arrogante, definitivamente su belleza exterior es su única cualidad.


-" No sé ni siquiera por que hablo sobre este tema contigo, simplemente tu silencio, me da ánimos a desahogar aquellos pensamientos que por más que rondan mi cabeza una y otra vez, no logro encontrarles sentido ni solución, algunas veces pienso, que no estoy preparada para el destino que me espera, trato de evitarlo, y cada vez que soy consciente de él, me da temor, en ese momento me pregunto, si ¿Realmente nací en el lugar indicado?, me hubiera encantado tener la oportunidad de ser una persona común, y tener el beneficio de tener que preocuparse solamente por sí misma, sin temor a defraudar toda una nación, y toda una generación de su propia familia. "-


Por un momento sentí simpatía hacia ella, nadie jamás me había abierto su corazón de ese modo, y me di cuenta, que hasta la misma realeza tiene sentimientos, esta persona que me miraba con algo de ansiedad, se veía tan pequeña he indefensa, que provocaba cobijarla en una abrazo de consuelo, en el cual pudiera apoyarse aunque fuera solo unos momentos, y darle a entender, que no está sola, y que pase lo que pase, siempre va haber alguien que esté ahí para ti cuando más lo necesites.


Pero no, no había ni la más mínima posibilidad que eso pasara, pues pese a aquella simpatía que había surgido de la nada, aún tenía algo de recelo por haberme obligado a permanecer en aquel lugar indeseable contra mi voluntad, deje que aquella frialdad que albergaba mi corazón contagiara mi cuerpo, y dándole una mirada fría, simplemente dirigí mi rostro hacia otra dirección, mostrando aquel deje de indiferencia, que provoco en su mirada una extraña sensación.


-" Si no hubiera sido por mí, tu cabeza hubiera terminado rodando por el suelo "- me dice con una simpática sonrisa.


¿A qué viene ese comentario?, ¿Que paso con aquella persona amable que hace un momento me hablaba de manera gentil, y de la cual me estaba arrepintiendo por el hecho de ser indiferente?, dejo que el mal humor se suba a mi cabeza, y tratando de hallar una forma en la cual pudiera responder sin que la cólera manejara mis palabras, pero al mismo tiempo, sin poder razonar con mi lado amable.


-" Para ser una princesa es bastante atrevida "- le contesto de la manera más serena que pude.


-" ¿Lo dice la persona que vino a mis tierras a vender artefactos de contrabando? "- responde con un tono irónico en su voz.


-" No son "artefactos" de contrabando, son cosas útiles que aquí no existen, ¿Qué daño puede hacerle a la gente de su pueblo, tener algo que les facilite la vida? "- conteste tratando de cuestionarla.


Ella me mira fijamente a los ojos, y por más de que trate de encontrar mi sentencia de muerte en su reacción, lejos de eso, encontré extrañamente un deje de alegría en su mirada, la cual empezó a brillar de la nada.


-" Me alegra que por lo menos para discutir tengas ganas de hablar "- me dice quebrando ese trato de silencio, que hace unos momentos reinaba las cuatro
paredes de su habitación -" Aunque me parece triste, que tenga que ser tan insolente para lograr que te comuniques conmigo. "-



Al decir aquellas palabras, me siento extrañamente culpable por mi actitud, aunque no debería, pues al fin y al cabo, solo estando junto a ella podría vivir, ¿Qué clase de vida es esa?, ¿Realmente tengo algo que agradecerle?, ¿No hubiera sido suficiente el que me hubiera expulsado de su país?, al menos así, sería dueña de mi libertad, mi preciada libertad.


Ella seguía mirándome fijamente, mientras yo seguía hundida en mis propios pensamientos, al caer en cuenta de la realidad, me veo deslizando mis dedos
sobre su cabello, tal y como lo hizo ella ayer en aquel sueño que a hurtadillas se adueñó de él.



-" ¿Piensas seguir con aquella cláusula de silencio? "- me pregunta sin apartar aquella mirada de mí, -" ¿Llegara el día en el cual puedas hablarme, sin necesidad de tener que provocarte? "- pregunta ahora mostrando un vacío en sus ojos.


Realmente no la entendía, es como si le afectara el que yo no le hablara, es una princesa, no debería afectarle algo tan trivial como el silencio de un simple esclavo. Al fin y al cabo, eso era en lo que me había convertido, en su esclava.


Ya que me quito la libertad, no le dejaría que apartara mi dignidad, era practicante lo único que me quedaba, eso, y el poder permanecer al lado de mi hermano, creo que esa es la razón por la cual no podía odiarla, pues escucho mi deseo casi ahogado, de querer salvar aquella persona que compartía la misma sangre que yo.


Me quedo en silencio, pero involuntariamente le muestro una sonrisa que ilumino aquella esperanza en sus ojos que creía perdida. No me mataría mostrar un poco de cortesía ¿O sí?, deje aquel peine culpable de mi curiosidad encima de la mesa, y alejándome de ella...


-" ¿Podríamos dar aquel paseo por los alrededores antes de que anochezca? "- me dice ahora con aquella luz en sus ojos que aún permanecía allí -" Trata de no quedarte dormida, por favor "- me dice en un tono amigable mostrando una cálida sonrisa, que gradualmente fue derritiendo un poco de aquel hielo que cubría los alrededores de mi corazón.


Vuelvo a sonreír, pero esta vez voluntariamente, y terminando de cerrar la puerta que dejaría atrás aquella persona, me aleje de aquel lugar, dejando que mi corazón se dejara conmover por sus palabras.


Me encuentro con Haniel por el pasillo y este pudo notar aquel cambio en mí, pues me sonrío sin mostrar aquella mirada acusadora de los últimos días.


-" ¿Mejorando el ambiente? "- me pregunta con un deje de esperanza en su voz.


-" Digamos que ya no tan tenso "- le respondo sin dar explicación a mi cambio de posición.


-" Me alegra que las circunstancias vallan evolucionando de manera favorable "- responde dejando el tema a un lado.


Haniel me conocía bien, y sabía que mi orgullo era difícil de tratar, me consideraba una persona testaruda, dura de acercarse cuando ponía aquella barrera de hielo que cubría mi corazón en una búsqueda exhaustiva por ocultar mi vulnerabilidad, empezaba a creer que mi apatía hacia la princesa era solo una excusa para no aceptar aquella realidad que aunque me era ajena, empezaba a acostumbrarme a ella.


El sol se fue esfumando, y cuando vi aquel atardecer con tonos rojos y anaranjados, decidí pasar por aquel cuarto que me era conocido, toque tres veces, esperando alguna respuesta de esta, pero no recibí indicios de ella. Así que me adentre al cuarto de aquella princesa que ausente, hacía que el color de aquel espacio perdiera su brillo.


Miro los alrededores detallando cada centímetro de aquel lugar que le pertenecía solo a ella, en la cama prácticamente podrían caber 8 personas y aun así, dormir cómodamente, era simplemente gigante, el suelo era de mármol egipcio, fino y bien cuidado, era absurdo el tamaño de la habitación para una sola persona, también tenía un balcón, me dirigí a él, y saliendo vi aquel atardecer que estaba pronto a llegar a su fin, tal vez debería retirarme antes de que esta llegara y me tomara por una intrusa, pero justo cuando estoy por retirarme oigo su voz que se acercaba rápidamente, y no estaba sola, estaba con su padre, rápidamente me escondí en el balcón, afortunadamente era lo suficientemente amplio como para ocultar mi presencia.


-" Padre, agradezco tu preocupación, pero no tengo intención de conocer ninguna persona que se atreva a pedir mi mano, sin siquiera conocerme "- dice con aquel tono educado que la caracterizaba.


-" Pero hija, Quesil es un muy buen candidato, tiene las cualidades necesarias para ser tu marido "- dice con voz vehemente.


-" Padre, quien debe elegir quien tiene las cualidades necesarias para estar conmigo soy yo, pues soy yo quien tendría que lidiar con aquella persona por el resto de mi vida, no me puedes pedir, que deje que decidas por mí en un aspecto tan importante como ese "- dice suavemente mientras se sienta en la cama.


-" Elena, tu sabes que yo estoy llegando a aquella edad, donde en cualquier momento podría llegar a faltar, soy un hombre viejo, y consciente del peso que dejare recaer sobre ti, mi mayor deseo es verte a junto alguien, que valla hombro a hombro contigo, y así poder irme a descansar en paz "- dice sentándose a su lado.


-" No me gusta cuando hablas así papá, si hay alguien en esta habitación, que tiene vigor y energía, ese eres tú, así que no saques a relucir ese tipo de comentarios tan delicados "- contesta levantándose de la cama y dirigiéndose hacia el balcón.


-" Hija, solamente saco a relucir lo que es un hecho, quiero estar tranquilo y saber que te dejo en buenas manos, con una persona de confianza, la cual te pueda hacer feliz y darlo todo para estar a tu lado, y así, poder dejar Ellice en tus manos, y en las manos de la persona que este junto a ti. "- dice siguiéndola al balcón.


Pero la princesa frena en seco al verme allí, escondida como si fuera un ladrón que acaba de cometer el peor crimen de su vida, me sentí realmente avergonzada, ¿Qué pensaría de mí?, lo que fuera no sería algo positivo, este sería el final, aquella mujer de cabellos de fuego, me delataría con su padre, y este atardecer que empezaba a difundirse con la noche estrellada, sería la última que podría presenciar.


Pero para mi sorpresa, ella simplemente se voltea provocando que su padre frenara de manera que no pudiera verme, y dirigiéndose a donde él estaba.


-" Entiendo tu preocupación, y prometo que lo voy a pensar "- dice mientras este se le une, y empezando a caminar hacia la puerta -" Esta noche descansare, y mañana con las ideas más claras, prometo hablaremos del tema, escuchare lo que tengas que decir, y tomare una decisión "- dice finalmente abriendo la puerta de su cuarto.


El rey le da un beso en la mejilla y deseándole dulces sueños, se retira, al sentir que cierra la puerta, mi corazón da un brinco, ¿Qué le diría?, esta vez no tendría excusa, y tendría que bajar la cabeza, implorar por mi vida, y quien sabe que más cosas tendría que hacer para que me perdonara.


Escucho sus pasos, cada vez más fuerte, cada vez más cerca, mi corazón no dejaba de latir con aquella fuerza que hasta podía escucharlo con la misma intensidad que escuchaba aquellos pasos que de la nada, dejaron de sonar, para caer en cuenta que se encontraba frente a mí, mirándome con una expresión que no podía distinguir, aquella sonrisa que extrañaba en estos momentos, permanecía oculta, y el ambiente que nos rodeaba, lejos de cálido, era frío he incómodo.


-" Me puedes explicar, ¿Qué haces aquí? "- me dice rompiendo aquel silencio que por primera vez, quería se acabara.


La miro fijamente a los ojos, sin encontrar una luz de calidez en ellos, ¿Así habría de sentirse, cada vez que ella buscaba aquella luz en mis ojos, y yo le respondía de esta manera?, ¿Desde cuándo se intercambiaron los papeles?, ¿Y por qué me importaba tanto?, más allá de temer por mi vida, temía lo que pensara de mí, no quería que me tomara por una mala persona, ¿Estaría sintiendo lo que ella sintió, cuando era yo, la que me comportaba de este modo?, en ese momento lo entendí, no quería que se quedara con aquella impresión errónea de mí.


-" Vine a buscarte "- le conteste escondiendo aquella ansiedad que escasamente me dejaba pensar -" Quedamos de encontrarnos para caminar por los alrededores ¿Recuerdas?, toque tu puerta, y al no saber de ti, entre a buscarte, y al no encontrarte, decidí retirarme "- digo sin quitarle la mirada de encima -" Pero cuando estaba por salir, escuche tu voz y la de tu padre, sé que estuvo mal el haberme escondido como un ladrón "- y mirando hacia aquel cielo, ahora estrellado -" Pero temía lo que pensaras de mí, así que no pude evitar el no querer que me vieras, y así, el evitar que pensaras que era una intrusa, una ladrona, y ahora inevitablemente, una entrometida. "-


Sin mirarla a los ojos desee que aquella noche me llevara consigo, y así no tener que lidiar con aquella situación que sin saber la razón, me estaba causando problemas al no querer que ella me odiara.


-" ¿Y por qué no querrías que pensara mal de ti?, ¿No eras tú, a la que no le importara lo que pensara? "- me dice ahora con un tono curioso.


Dirijo mi mirada hacia la suya, y me sorprendí al encontrar aquella calidez que hace un rato había extrañado, y aquella sonrisa que la caracterizaba había vuelto a su lugar, en ese momento comprendí, que quería verla así por siempre.


-" Para serte sincera, No lo sé "- conteste con un tono suave en mi voz -" Es algo de lo que yo también estoy sorprendida "- le digo ahora con un todo gracioso -" Aunque no lo creas, a mí también me tomo por sorpresa "- digo ahora robando una sonrisa de aquella princesa que sin avisarme, había robado toda mi atención sin mi permiso -" Y contestando a la pregunta que me hiciste el otro día "- le digo ahora con un gesto serio en mi rostro -" No, no te odio "- le dije de manera sincera y para mi sorpresa, cálida.


Aquella princesa que me miraba fijamente, me sonrío de una manera contagiosa, de modo que las dos bajo aquel techo estrellado, terminamos riendo y haciendo de aquel momento el más cómodo que había vivido desde que llegue aquí, y por primera vez, no lamente haber llegado a Ellice, ni haber terminado sirviéndole a ella, pues si habría de cuidar de alguien, me alegraba que fuera ella aquella persona a la cual le entregaría la fidelidad y respaldo que necesitara, hasta el momento que dejara de necesitarme, y tal vez en ese momento, podría ser libre, y volvería aquel mundo, que lentamente dejaba de extrañar.


Cuando las risas cesaron, y el silencio se adueñó del momento.


-" Debes estar cansada "- le digo alistándome para irme.


-" Mañana "- me responde con aquella mirada cálida -" Mañana iré a caminar por los alrededores, así que, ¿Quieres acompañarme? "- me pregunta con algo de curiosidad por mi respuesta.


-" ¿Antes del anochecer? "- le contesto aguardando por su respuesta.


-" Te estaré esperando "- me dice mostrando aquella luz en sus ojos.


-" Entonces, nos vemos mañana "- le digo cruzando aquella puerta, que dejo atrás aquella princesa que se había ganado todo mi respeto, y de la cual, surgió un nuevo sentimiento del cual no era consciente hasta hoy, ansiedad.
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   19/4/2011, 15:46

si se entiende bueno en raro me referia a ke estubiera en su cuarto asiendo eso pero bueno jejejeje y sip kada vez se pone mas interesant eso me gusta ... espero la conti y grax x subirla
Volver arriba Ir abajo
shizuru
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : santa fe
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 11/01/2010

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   20/4/2011, 14:05

que linda historia te felicito estare esperando la conti
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   22/4/2011, 15:29

zhayho y shizuro, gracias por los mensajes, espero la historia siga siendo de su agrado, aqui les dejo la continuacion, que tengan un buen fin de semana, nos vemos (leemos, jeje) el Lunes.





Una verdadera Princesa





Un día nuevo llego, y aquella ansiedad que había nacido la noche anterior, todavía albergaba en mí, ¿Que significaba este sentimiento?, ¿Por qué habría de estar ansiosa?, no sabía la razón, y por más que le buscaba no le hallaba respuesta, eso solo significaba una cosa, que solo el tiempo descubriría su significado, así que esperaría entender la razón a su debido momento.


Al llegar a su habitación como de costumbre, note la diferencia inmediatamente, aquel recelo que sentía hacia ella se había desvanecido, se había remplazado por ansiedad, aquella ansiedad que sin razón alguna me hizo llamar a su puerta esperando su respuesta.


-" Pasa "- me dice aquella voz la cual yacía grabada en mi memoria.


Doy un paso al frente, y dejando la bandeja en su lugar espere a que se sentara.


-" ¿Quieres sentarte? "- me pregunto como tantas veces lo había hecho.


-" No creo que sea correcto sentarme en la misma mesa que usted "- le digo quedándome en mi actual posición.


-" ¿Me vas a enseñar lo que es correcto o incorrecto? "- me dice ahora con aquella cálida sonrisa que esperaba me mostrara -" ¿Por qué habrías de pensar, que no eres digna de sentarte en la misma mesa que yo? "- me dice descubriendo mi asombro ante sus palabras.


-" Gracias, pero preferiría quedarme aquí "- le contesto sin tratar de argumentar con ella.


Obviamente sabía cuál era mi lugar en aquel cuarto, no pretendería sentarme en el mismo lugar que ella sabiendo mi propia posición, aquella ansiedad que sentí aquella noche estrellada, se había convertido en un problema al estar consciente que tan lejos estaba de aquella persona que se encontraba a tan solo unos metros de mí.


-" A mí me parece, que eres demasiado modesta "- dice argumentando ante mi posición -" Tu eres solamente una persona que debido a las circunstancias, se vio atrapada a servir a alguien como yo, no eres como los demás quienes vinieron por cuenta propia "- me dice dejando el desayuno a un lado.


-" ¿Por las circunstancias dices? "- le contesto de forma irónica -" ¿No crees que con habernos expulsado del país hubiera sido suficiente? "- contesto ahora con un tono prevenido.


-" Ahora entiendo "- dice mirándome a los ojos -" ¿Es esta realmente la manera en la que piensas? "- dejando mostrar en si un poco de decepción en su voz-" Hice lo que estaba en mi poder para evitar que los decapitaran, no puedo contradecir una orden del rey pues te recuerdo que soy solamente la princesa, hay algunas decisiones las cuales no puedo tomar "- dice ahora con aquel tono que utilizo la noche anterior.


¿Sería posible que jamás pudiéramos llevarnos bien?, ¿Que paso con aquellos avances de los cuales me sentía tan orgullosa?, su personalidad y la mía, eran como el agua y el aceite, por más de que estuvieran juntos, jamás se aceptarían.


Dejo salir un suspiro en desconsuelo por aquella situación irremediable, y simplemente le mostré mi mejor sonrisa.


-" Tienes razón, lo siento, algunas veces aun me cuesta creer que nos vimos envueltos en esta situación "- le digo finalmente aceptando mi error -" No es tu culpa, ni la de Haniel, es mía, y solamente mía, trate de encontrar una excusa que me hiciera sentir menos culpable, pero tienes razón, ya suficiente te debo por habernos ayudado a continuar en este mundo, no dejare que este orgullo mío te moleste de nuevo, es mi promesa para contigo. "- Digo finalmente alejándome de ella.


-" Espera, ¿Te vas tan pronto? "- me dice frenando mi paso -" No te vayas, no aun. "-


Aquellas palabras me tomaron por sorpresa, si hubiera sido yo, me hubiera preferido lo más lejos posible, pero aquella chica de cabellos de fuego, superaba cualquier expectativa que tuviera sobre ella o de cualquiera de sus reacciones, era simplemente, sorprendente.


-" ¿Hay algo más que necesites? "- le pregunto mirando sus ojos.


-" No, bueno en realidad si, necesito que te sientes a mi lado "- me dice ahora con aquella sonrisa que cada vez me gustaba más.


¿Podría alguna vez ganarle a esta niña?, ¿Cómo decirle que no si me miraba de esa forma?, termine obedeciendo sin poder decir una sola palabra que le contradijera, solamente me senté y observe como se regocijaba al ver que le hice caso.


-" Empiezo a pensar que tienes razón, tal vez no naciste en el lugar indicado "- le digo ahora usando un tono burlón -" Eres toda una princesa, pero te falta el carácter de una "- esto último, no se lo dije en broma.


Ella me mira, y una chispa de curiosidad se prende en sus ojos, como si lo que había dicho hubiera sido algo nuevo para ella.


-" ¿De verdad? "- me dice ahora sin apartar su vista de mi -" Y podrías decirme, ¿Cómo se comporta una?, pues debo admitir, que yo soy la única que conozco "- me dice finalmente con aquella sonrisa que iba terminar llevándose lo que me quedaba de cordura.


Sus palabras me hicieron viajar hacia aquel lucido recuerdo que tenía, cuando ella me comento que jamás había salido del palacio, eso significaba que jamás había conocido ninguna otra princesa, en mi caso, podría decirse que he conocido suficiente, más de lo necesario, todas iguales, egocéntricas, egoístas, solamente piensan en sí mismas, y te miran como un ser inferior que existe en este mundo solo para alabarlas, todas con aquella sonrisa falsa que muestran cuando están frente a alguien, para luego hablar mal de la gente a sus espaldas, aquellas que se dejaban llevar solo por las apariencias, y que te estimaban según el peso de tu bolsillo. No hay necesidad de ser una princesa para ser de esa manera, pues el mundo estaba plagado de gente así.


Es cierto, había visto demasiado de eso, y mi primera impresión de la princesa, no fue de ella misma, si no de la imagen que había construido en base a mi experiencia con lo que para mí era una "princesa".


Tal vez el estar apartada del mundo, le había permitido permanecer con aquella pureza que ves en un niño inocente cuando confía en ti sin conocerte. El mundo no la había dañado, por lo tanto no tenía una sonrisa falsa, ni ninguna armadura con la cual protegerse de aquel mundo que yo había presenciado con mis propios ojos.


La mire de nuevo, y viendo aquella curiosidad que era casi palpable solo a la vista.


-" Eres simplemente perfecta "- le dije en conclusión a la comparación exhaustiva de todas aquellas que se hacían llamar princesas, y mi nueva versión de lo que era una verdadera -" Me atrevería a decir, que eres la única princesa que existe en este mundo "- dije finalmente mirando sus ojos.


Aquella chica de cabellos de fuego, me sonrío con aquella inocencia que fácilmente podrías observar en la inocencia de un niño, era increíble, como descubriendo una princesa como ella, podría cambiar mi percepción del mundo, y lo que podría llegar a esperar de él.


-" ¿Nos vemos antes del anochecer? "- me dice antes de verme cruzar la puerta de su cuarto.


-" Nos vemos hasta entonces "- respondo desvaneciéndome ante sus ojos con el sonido de la puerta al cerrarse.






Un Paseo por el camino de las Estrellas





La tarde fue llegando lentamente, dejando ver en sí, aquellos tonos rojos y anaranjados que tanto esperaba aparecieran, subí las escaleras, acercándome a aquel cuarto donde aguardaría aquella princesa de cabellos rojizos y piel blanca, blanca como la nieve que había podido apreciar en mi tierra natal, ¿Me preguntaba si ella alguna vez habría presenciado tal espectáculo?, pues estando en una isla de clima tropical, habían muchas cosas que no podría ver a menos que saliera de ella, cuantas cosas habían por conocer, y no había podido por el destino que recaía en sus hombros.


Al llamar a su puerta nadie contesto, y al tratar de abrirla me topé con ella de frente, me sonrió como de costumbre y tomando mi mano, nos alejamos de aquel lugar para adentrarnos en aquel jardín que junto con el atardecer, mostraba el esplendor de sus colores en contraste con aquella visitante que le daba brillo aquel lugar que de por sí, ya era hermoso.


-" Nunca me dijiste ¿Qué te parece el palacio? "- dijo rompiendo con aquel silencio que reinaba en aquel lugar de ensueño.


-" El palacio en si es muy lindo "- conteste aquella pregunta que ya me había hecho anteriormente -" El jardín es realmente hermoso, uno de los más lindos que he visto "- le dije dejando resaltar la sinceridad en mi voz.


-" Siempre me pregunte, ¿Cómo sería el mundo fuera de Ellice? "- pregunta con aquel tono curioso que dejaba salir cada vez que se refería a lo desconocido.


La miro a los ojos, y podría decirse que estaba viajando con su imaginación a algún lugar lejano, donde ni siquiera yo podría alcanzarla con todo el conocimiento que había adquirido al pasar de los años.


-" Aquel lugar que tratas de imaginar "- le digo robando su atención -" Solamente lo conocerás cuando lo veas con tus propios ojos "- le digo finalmente provocando un deje de tristeza en su mirada.


-" Eso quiere decir, que tal vez nunca pueda ver aquella realidad de la cual soy ciega "- dice dejando que aquella tristeza se adueñara de sus palabras.


-" ¿Cómo has de decir eso?, el mundo es demasiado grande como para quedarse en un solo lugar, no puedes hablar de haber vivido, si no conoces lo desconocido "- contesto tratando de encontrar una luz de esperanza en sus ojos -" ¿Cómo podrías irte de este mundo, sin siquiera saber que era lo que tenía para ofrecerte?, la juventud está a tu favor, y tienes toda una vida por delante para ver todo aquello que no has visto "- le digo con una sonrisa tratando de contagiar aquella alegría que me hacía recordar, todos aquellos lugares que conocí en mi travesía por el mundo.


-" Me encantaría ver todo lo que han visto tus ojos, pero mi vida y mi destino están aquí, en Ellice, en este país del cual soy responsable "- responde sin aquel brillo que caracterizaba su mirada.


-" No te rindas antes de intentarlo "- digo tratando de animarla -" Hagamos un pacto "- le digo ahora tomando su mano -" Cuando la corona sea tuya, y puedas decidir por tu vida sin que nadie te diga que hacer o que decir, te mostrare lo que mis ojos han visto, recorreremos el mundo, y en menos de la nada volveremos aquí, al lugar que te pertenece. "-


Con aquella sonrisa y aquel brillo en sus ojos, sellamos aquel pacto silenciosamente, sin palabras forzadas, ni promesas contundentes, solamente con la esperanza de ver llegar aquel día en que su mirada pudiera encontrarse con aquello que le era desconocido, y así, con aquella imagen en nuestra mente, seguimos caminando mientras la noche caía sobre nosotras, dejando ver su esplendor por aquel camino de estrellas que se iba dibujando frente a nuestros ojos, unas más brillantes que otras, pero todas igualmente hermosas, me detuve un momento por aquel camino que íbamos recorriendo, y con ayuda de aquella luz que me brindaban las estrellas, pude observar toda clase de rosas y flores que hacían de aquel lugar un paraíso, eligiendo una azucena, la acomode entre aquel rostro perfecto del cual era dueña la princesa, y viendo aquella imagen que quedaría grabada en mi memoria.


-" ¿Conoces el lenguaje de las flores? "- pregunto mirando sus ojos -" Aquel lenguaje que va mucho más allá de la palabras "- le digo ahora en un tono misterioso -" Dícese que lo que no se puede decir en palabras, lo puedes transmitir regalando una flor. "-


Y continuando con aquel recorrido le explique que cada flor tenía un significado diferente a la hora de regalársela a alguien.


-" ¿Ya descubriste el mensaje que lleva consigo esta flor? "- Le pregunto una vez más aguardando por su respuesta.


Aquella princesa que miraba una y otra vez la azucena que ahora sostenían sus manos, de vez en cuando me miraba tratando de descifrar el mensaje oculto que había transmitido con aquella flor, que por más que la miraba, no lograba entender el código que la llevaría a la revelación.


-" ¿Alguna promesa de mostrarme el mundo? "- me pregunta sin estar segura.


-" No "- contesto regalándole una sonrisa -" Lo que aquella azucena significa es que "- y mirando aquel rostro ansioso deje que mis palabras fluyeran por si solas -" El corazón del cual eres dueña, no lo podría encontrar en ningún lugar más que en Ellice, y eso al final del día, es todo lo que mis ojos quieren ver. "-


Su rostro se colocó de mil colores, lo cual era extraño, porque con la belleza de la cual era dueña, ese tipo de comentarios deberían ser muy comunes de escuchar, ¿O no?, ¿Tal vez me excedí?, igualmente, yo no era nadie para estar diciendo ese tipo de cosas, ¿En que estaba pensando?.


Ni que fuera un enamorado tratando de robarse el corazón de la princesa, de verdad, ¿En que estaba pensando?. Al mirar de nuevo su rostro, y al tratar de encontrar sus ojos, estos no me miraban, aquel color carmesí aun daba lugar en su mejilla, y aquel silencio empezó a tornarse de algún modo, incomodo.


-" No sabía que todo eso se podía transmitir con una flor "- me dice ahora mirándome a los ojos con un toque de vergüenza.


¿O tal vez no le molesto tanto como había pensado?, sus ojos aún tenían aquel brillo de hace un rato, y aquella sonrisa mostraba algo de timidez, es verdad que ella nunca ha salido del palacio, ¿Pero en realidad no hay nadie que le diga tales palabras?, ¿Sería posible, que en realidad jamás ha conocido a nadie que la pretenda?, este palacio, más que un hogar era una cárcel para ella, definitivamente algún día le mostraría aquel mundo del cual se estaba perdiendo, le enseñaría el mundo con mis ojos, y aquella inocencia de la cual era dueña, la protegería como si fuera mía.


-" Eso y muchas cosas más "- le contesto de manera cálida -" Ya llegara el día, en el que alguien te diga todas aquellas palabras que harán tu corazón saltar en alegría "- le digo mostrando una sonrisa.


-" ¿Tal y como está saltando ahora? "- me pregunta con aquella mirada inocente que le pertenecía solo a ella.


Me quedo callada por un instante, ¿Por qué habría de saltar su corazón?, no entiendo, yo no era su enamorada ni nada por el estilo, era raro el solo pensarlo, jamás he visto a dos mujeres enamoradas, ¿Y por qué estoy contemplando la idea?, debo dejar de pensar menos, eso era lo que necesitaba hacer, pensar menos.


-" Algo así "- fue lo único que se me ocurrió decir -" Deberíamos regresar, es tarde y debes estar cansada "- le digo finalmente.


-" Claro, tu igualmente debes estar exhausta "- me dice con aquella sonrisa que estaba pasando de encantarme a hipnotizarme.


Las dos regresamos de aquel paseo por el camino de las estrellas, mientras un silencio cómodo, escondía en su interior un mar de pensamientos que se desenvolvían en mi interior, haciendo latente aquella inquietud que resonaba en mi cabeza diciendo, "¿Qué pasaría si?".
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   22/4/2011, 17:12

jejejeje interesant lo del lenguaje de las flores y k romanico insisto me encanta
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   25/4/2011, 16:01

hola zhayho, espero hayas tenido un buen fin de semana, (que hayas rezado mucho, jeje), aqui te dejo la continuacion, por cierto aunque no lo creas, hice mi investigacion con aquello del lenguaje de las flores para escribir los capitulos, obviamente le agregue un tono romantico a la escena pero bueno, salio que es lo importante.

en fin, que tengas un lindo dia.

Hasta el Miencoles.




CAPITULO 4 : Evolucionando



La mañana Después

Me encuentro en una lucha interna en medio de las sabanas, es uno de esos días en los cuales no quiero levantarme, mis ojos se resisten a mis órdenes, y mi cuerpo hace caso omiso al débil impulso de reaccionar, entonces oigo aquella puerta, aquella puerta que suena cada mañana puntual como siempre, insistente como nunca, trato de levantarme, pero ni siquiera la persona que yace detrás de aquel tono insistente, hace que mi cuerpo reaccione ante mi mandato.


Entonces la siento entrar, y al notar que aún estoy en la cama, trata de hacer el menor ruido posible por no perturbar mi sueño, en ese momento, recuerdo aquella tarde en la que me sentí por primera vez intrusa del sueño ajeno.

Estaba esperando a que llegara, pero esta nunca llego, debo admitir que estaba un poco irritada al saber que había desobedecido aquella orden que había implicado en la mañana, así que fui a buscarle, esperando una excusa por su ausencia, y tal vez así, lograr romper aquel silencio que había efectuado en mí, pero al verla allí acostada, dueña de aquel sueño tranquilo, al no querer perturbarla y al mismo tiempo sin poder evitar observarla, me vi entrando en aquel cuarto, y al verla indefensa, y sin aquella mascara de frialdad que llevaba siempre puesta, me anime a contemplarla en silencio, sería solo un momento, y sería mi secreto.

Pero entre más me acercaba menos me podía alejar, me atraía con la eficacia de un imán, si, aquel artefacto poco usual, que sin dar opción al metal, lo atraía sin darle escapatoria. Yo era aquel metal, y ella, a pesar de su rechazo, era simplemente imposible de olvidar.

Pero afortunadamente las circunstancias se tornaron a mi favor, y fui capaz de penetrar aquel frío corazón que no me dejaba acercar, y así, lentamente, poder hacer parte de su vida, no como la princesa, si no como la persona que habitaba en mí.

Aquel torpe intento por no hacer ruido fue un fracaso, y sin querer movió la silla que se encontraba en frente de ella, y así, aquella pesadez que era dueña de mí, me dejo ir.

-" Lo siento "- me dice casi en un susurro tratando de no molestarme.

-" Esta bien, no te preocupes "- le digo en un tono suave.

-" De verdad lo siento, haz como si no estuviera aquí "- me dice ahora acomodando la bandeja en la mesa de siempre.

Pero haciendo caso omiso a sus palabras, me levante finalmente de la cama y me senté en la mesa.

-" ¿Quieres sentarte? "- le pregunto como tantas veces.

Pero aquella chica de ojos azules y cabello negro, me hace ese gesto que conozco muy bien, aquel gesto de desaprobación ante mis palabras.

-" ¿Por Favor? "- le digo ahora con aquella sonrisa que no podía evitar mostrar ante ella.

Confirmando el resultado de mi plegaria, ella se sienta a mi lado y dejándome contaminar por su mirada, muestra aquella sonrisa que descubrí hace poco, la cual conmovía mi corazón sin poder explicar la razón. Era una sensación extraña el estar cerca de ella, me hacía feliz el simple hecho de saber que la vería cada mañana, jamás había pasado por algo como esto, pero me gustaba la sensación de esperar por alguien cada día, y dejar aquella ansiedad darle un poco de emoción a lo que había sido mi aburrida y monótona vida, hasta que por primera vez, mis ojos se fijaron en ella, si, en aquel momento lo supe, la quería a mi lado, la quería a ella, así eso significara contradecir la orden del rey.

-" ¿Descansaste bien? "- me pregunta finalmente rompiendo el silencio.

-" Demasiado bien, por poco y tengo problemas en levantarme "- le digo sonriendo ante la pregunta.

-" No debimos estar afuera hasta tan tarde "- me dice con aquella mirada, en la cual podía percibir algo que no pude describir.

-" Yo diría, que hay que repetirlo "- le digo ahora dejando salir un tono de esperanza en mi voz -" Hace mucho tiempo, no disfrutaba de la vista en buena compañía "- le digo sorprendiéndome ante mis propias palabras.

Ella me mira con un gesto, que podía distinguir mostraba un leve toque problemático en él, no entendía por qué, ni que le habría causado, lo único que sabía, es que quería acercarme cada vez más a aquella persona que me causaba tanta curiosidad.

-" Ayer "- me dice cortando sus palabras, tratando de decir algo sin atreverse -" La pase muy bien "- me dice finalmente mostrando una sonrisa.

-" Yo también "- contesto ante aquel intento de sinceridad fallida.

Mi mirada, la cual se posaba en la suya, tratada de leer aquel nuevo sentimiento complicado que la acompañaba desde hoy, pero sin poder descifrar aquel sentimiento, me vi en la necesidad de saber qué pasaba.

-" ¿Hay algo que quieras decir, y no te atreves? "- le pregunto dejando a flote aquella curiosidad que se adueñó de mis palabras.

Su mirada confusa y vacilante, se escondió en el reflejo de la mesa, y aquella mirada indirecta que llevaba como destino mi propio reflejo, se entrecorto con el leve moviendo de su rostro hacia otro lugar.

-" No hay palabras sin decir "- fue la respuesta a mi pregunta.

Definitivamente había algo más, algún nuevo pensamiento rondando en su cabeza, algo oculto en su interior que sin poder disimular, se reflejaba en aquel gesto confuso que no pude descifrar. No le obligaría a decirme que le pasaba, pues era dueña de aquella paciencia que me ayudaría a entender con el pasar del tiempo.

Se paró de aquella mesa y levantando aquella bandeja, se desvaneció detrás de la puerta, a aquel lugar, donde mis ojos no podrían llegar.


Detalles que hacen la Diferencia


El tiempo paso, días, no sé si meses, pero si el tiempo suficiente para notar que aquella chica de ojos azules, permanecía con una distancia la cual no podía atravesar, era tan sutil, que no notaba el momento en el que lentamente me iba alejando de su lado, de su vida.

Llego como cada mañana, mostrando aquella sonrisa que ocultaba en su interior algo más que por más que trataba, seguía sin poder descifrar. Me encontraba sentada en la cama, como los últimos días, esperando a que llegara, esperando que algo, algún detalle hiciera la diferencia y así, lograr poder acercarme de nuevo a ella.

Me siento en aquella mesa, y mirándola de la manera que siempre la miraba, ella entendía y se sentaba a mi lado.

-" Buenos días "- digo finalmente tomando un poco de agua.

-" Buenos días "- dice con aquel tono cortes que había utilizado los últimos días.

Y allí estaba, sentada junto a mí, pero ausente, sumergida en algún lugar de su pensamiento, lejos de mi alcance y mi entendimiento, y así paso el tiempo, mirándola sin mirarla, observándola sin observarla, ¿Que se supone que era lo que estaba haciendo?, ¿Disimulando?, ¿Desde cuándo disimulaba?, ¿Y por qué habría de hacerlo?, me vi en ridículo ante aquella situación, y dejando de disimular indiferencia simplemente deje mis palabras fluir.

-" Me encantaría repetir lo de aquella vez "- dije finalmente aclarando aquel nudo que se había formado en mi mente -" ¿Antes del Anochecer? "- le pregunto aguardando por su respuesta.

Pero por alguna razón, permanecía en silencio, sin saber el porqué de sus ojos vacíos, simplemente opte por aquella pregunta que rondaba mi cabeza y había tratado de evadir, ¿Era ella feliz aquí?, era aquella pregunta que siempre era el pero de mi cabeza, quiero que se quede a mi lado, ¿Pero es eso lo que ella quiere?, quiero conocerla, ¿Pero querrá ella acercarse a mí?, era una princesa, y todo lo que quería se me concebía, podía obligar a alguien a permanecer a mi lado, pero no podría obligarle a agradarle.

-" No es una orden "- le digo finalmente dejándome llevar por aquello que rondaba mi mente -" Si no quieres, no tienes que "- dije sin mirarle a los ojos.

Aquellos ojos azules, buscaron mi mirada con algo de ansiedad, pero mis ojos no llegaron a los suyos, ahora era yo la que tenía aquel gesto problemático en mí, ¿Que pasaba?, ¿Por qué me afectaba la idea de dejarla ir?, era una princesa, y mi deber era hacer lo correcto, ¿Lo correcto para quién?, lo correcto para mí.

-" ¿Antes del anochecer? "- Me pregunta finalmente con algo de claridad en sus ojos.

Le miro finalmente, y acertando con la cabeza le dejo ir.

Pero pese a su respuesta, aquella duda que había iniciado como una semilla, en cuestión de la nada se había convertido en un árbol, de una madera fina y difícil de tumbar, ¿Que podría hacer para verla sonreír?, era ahora mi pregunta a resolver, podría darle lo que ella quisiera para hacerla sentir mejor, pero lo único que sabía ella quería, era lo único que mi egoísmo no le quería dar.

¿Qué podía hacer para hacerla sonreír?, una vez más, y esta vez a conciencia me plantee aquella pregunta, y viendo una luz que trataba de debilitarse por mi egoísmo, deje que llegara a mí con aquel paso firme que me llevaría hacia él.

-" Hija "- me dice ahora besando mis mejillas.

-" Padre "- le respondo con la mejor de mis sonrisas.

-" Hoy es un buen día "- me dice sentándome a su lado -" Pues tengo el honor de que tus pasos hayan venido hacia mi "- con aquella sonrisa que muy bien conocía.

Si, aquella sonrisa que me da cuando esta por decir algo que a lo mejor no me va a gustar, alguna propuesta de matrimonio, o alguna otra ocurrencia, pues en cuestión de peticiones irrazonables, podría decirse que mi padre siempre llevaba la delantera cuando se trataba de su excesiva preocupación hacia mí.

-" Di lo que tengas que decir "- le digo finalmente en respuesta a aquel gesto.

-" ¿Cómo sabias que tenía algo que decir? "- me pregunta en medio de su asombro.

-" Porque soy tu hija, y si alguien te conoce, esa soy yo "- le contesto de manera cálida con una sonrisa.

El me mira de manera que aun sorprendido, deja salir aquella risa que tanto lo caracterizaba, y yo en espera de aquella petición que tenía por hacer, aguarde en silencio.

-" Tendremos visita "- dice finalmente mirándome a los ojos -" Es alguien que quiere conocerte "- dice en voz baja sin apartar la mirada de mí.

Dejo que el silencio se adueñe del momento, pienso en las posibilidades de cuál podría ser el personaje que atravesaría la puerta del palacio, y sin alguna pista de quien podría ser.

-" Esta bien "- le digo aceptando su petición.

-" ¿Está bien? "- me pregunta sorprendido ante mi respuesta -" ¿Es eso todo lo que tienes por decir? "- aun incrédulo ante mis palabras.

-" No "- respondo a su pregunta -" En realidad, hay una petición que tengo a cambio "- le digo ahora tratando de atravesar aquella barrera sabia interpondría ante los dos.

-" Lo sabía "- me dice tratando de poner aquella barrera.

-" Es algo muy simple "- le digo con voz despreocupada.

-" Y podrías decirme, ¿Cuál es esa simple petición? "- me dice dejando notar aquel deje de desconfianza en su voz.

-" Quiero devolverles su libertad "- digo finalmente con un tono sereno que se alejaba de la realidad.

-" ¿Devolver la libertad a quienes? "- pregunta ahora con un tono curioso.

-" A aquellos que mandaste a decapitar "- dije mirándole a los ojos.

-" ¿Te han servido mal? "- me pregunta sin dejar aquel tono curioso.

-" Al contrario "- respondo con sinceridad -" Porque me he sentido a gusto con ellos, es que quiero darles su libertad "- dije finalmente sin dejar salir aquel gesto que me estaba causando problemas.

-" Ahora si no entiendo "- me dice con algo de confusión en sus palabras -" Por qué si te sientes tan a gusto con ellos, ¿Habrías de dejarlos ir? "- dejando salir aquel tono curioso que había mostrado con anterioridad.

-" A diferencia de todos aquellos que trabajan aquí "- comienzo tratando de poner orden a mis ideas -" Ellos se han visto en esta posición por las circunstancias, mas no porque fuera su vocación "- digo con una sonrisa tratando de hacer entendible mi punto -" Y aun así, lo han dado todo porque me sienta a gusto con su servicio "- y viendo algo de confusión en su rostro -" ¿No es deber de nosotros, quienes velamos por nuestro país, hacer de todos aquellos que viven en Ellice, un lugar agradable para vivir? "- y viendo como su expresión cambiaba lentamente -" Quiero darles aquella libertad de elegir, y que sean ellos los que decidan donde quieren estar."-

¿Lo correcto para quién?, sí, soy una princesa, y debo actuar como tal, dejar aquellos sentimientos egoístas a un lado, y hacer lo que es correcto, así no sea lo que quieres.

-" Eres una verdadera princesa "- me dice con aquella sonrisa que mostraba aquel deje de satisfacción -" Nadie mejor que yo, sabe que algunas veces se nos olvida, las diferencias entre lo que es correcto, y simplemente lo que queremos "- dice con algo de tristeza en sus ojos -" Si tan solo pudiéramos recordarlo siempre "- y volviendo aquella realidad en la que estaba presente -" ¿Es esa la petición de la que hablabas? "-

-" Si y no "- le digo ahora con una sonrisa.

-" ¿Algo más? "- pregunta mirando mis ojos.

-" La decisión final es mía "- digo sin apartar mi mirada de el -" No expectativas, seré sincera contigo, y con aquella persona que has de traer, pero la decisión final, es mía. "-

Sin importar lo que dijera, no podía dejar aquel desenfreno de alegría que sintió al poder hacer de las suyas por primera vez, pues ya antes había rechazado sus "visitas", pero esta vez, valdría la pena el sacrificio.

-" Es un trato entonces "- dice con aquella exaltación que remarcaba sus ojos.

-" Hasta entonces "- digo despidiéndome de él, y alejándome de aquel lugar.

Al llegar a la puerta de mi cuarto la encontré allí, recostada sobre ella y con los ojos cerrados, se veía tan serena, lejana a aquella imagen que tenia de aquel gesto problemático de los últimos días.

Me pare frente ella, cerca, pero con la suficiente distancia para que fuera indiferente a mi presencia, y allí, parada frente a ella la observe como aquella vez en su cuarto, cuando aquel sueño apacible daba lugar a aquel gesto sereno que comparado con el de ahora, podría decirse que era idéntico. Sus ojos se abrieron, y al descubrirme en medio de mi encanto me brindo una sonrisa.

-" Hola "-

Fue la única palabra que escuche, y la única que necesite para empezar con aquel recorrido que tenía los pasos marcados de aquella vez. Si, aquella vez donde las estrellas nos guiaban por un camino luminoso y tranquilo, aquella vez donde aquellas palabras se grabaron en mí, lejanas ahora a cualquier palabra que pudiera decirme en este momento, pues aquella barrera que se había creado entre nosotras, sería la última que tendría que combatir.

Llegamos aquel lugar, donde las flores daban un color especial al ambiente, me agache, y tomando un eupatorio entre mis manos me mira de manera curiosa sin entender lo que estaba pasando.

-" He estado investigando aquello que me enseñaste "- dije pensando en el significado de la flor que yacía en mis manos -" ¿Puedes descifrar este mensaje oculto? "- digo mirando a sus ojos ahora confundidos.

-" ¿Gratitud? "- pregunta de manera curiosa.

-" Algo así "- respondo imitando aquellas palabras que me dijo aquella noche -" Es mi gratitud por todo el tiempo que estuviste junto a mi "- le digo sintiendo aquel lío que se armaba en mi cabeza -" Y con esta gratitud "- posando aquella flor en sus manos -" Te devuelvo lo que es tuyo. "-

Mira mis ojos tratando de descifrar lo que pasaba por mi cabeza, y al no lograrlo…

-" ¿Y el significado de lo que es mío, es? "- pregunta de manera curiosa.

-" Aquello que has anhelado todo este tiempo "- digo ahora tratando de sonar lo menos problemática que pude -" Tu libertad. "-
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   26/4/2011, 02:20

woow si k fue lindo el gesto k tubo la princesss apesar de k no kiere k se vaya de su lado espero y no lo haga eso seria muy trajico y triste
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   27/4/2011, 17:02

Hola Zhayho, gracias por tu mensaje, en efecto, de ahora en adelante muchas cosas van a cambiar, pero no te adelanto nada mas, aqui te dejo para que sepas que paso.




El Visitante


Aquella mañana paso, y Noemí fue aquella que me llevo la bandeja, aquella misma bandeja como cada mañana, no, no era como cada mañana, era la misma bandeja, pero su significado era diferente, aquella bandeja ya no me alegraba, ya no la esperaba, ya no me producía ansiedad. Era diferente, era completamente diferente.

Desde aquella noche, en la cual aquella libertad se manifestó en alguien, y a la misma vez, aquella misma libertad la perdió otro alguien. Unos ganan, otros pierden, es la ley de la vida, un equilibrio perfecto he imperfecto que te da y te quita. ¿Es justo para quién?, ¿Es injusto para quién?, no hay una verdad absoluta, solo hechos.

Y así, sin más y sin menos, aquella mañana transcurrió, lentamente, como nunca antes, era tan lenta que no sabía si el tiempo estaba funcionando bien, o tal vez, la que no funcionaba bien era yo, ¿Por qué algunas veces, hacer lo correcto cuesta tanto?, ¿Por qué hacer lo correcto, no me alegra?, ¿Por qué hacer lo correcto, no me satisface como la "princesa" que soy, o al menos la que debería ser?, todo gira en torno a un nombre que no pedí, ¿"Princesa"?, ¿Cuál es el punto de ser una si no puedo dejar de sentir, tal y como una persona normal y corriente siente?, ¿Cuál es el punto de tener el poder de hacer la diferencia, si no me hace feliz hacerla?, tal vez no nací en el lugar indicado, tal vez no me merecía el nombre de "princesa", pues aunque hice lo correcto, me dolió hacerlo.

-" ¿Hija? "- me dice mi padre, el cual aunque toco la puerta, por estar concentrada en esta discusión interna, no puse atención a su llamado.

Lo miro con aquella confusión latente en mí, y tratando de recuperar aquella serenidad que solía tener "antes de", trato de sonreír, aunque por el gesto en su rostro, parece que con intentarlo no me fue suficiente.

-" ¿Estas lista? "- me pregunta haciendo caso omiso a mi sonrisa falsa.

-" Estoy lista ¿Para? "- le pregunto dejándome llevar por la curiosidad.

-" El visitante "- me dice ahora con aquel entusiasmo -" El llegara pronto "- termina de decir con una sonrisa.

Esa si es una verdadera sonrisa, tendría que practicar para hacer de la mía una más natural, más cuando tenga que forzarla ante aquel dichoso "visitante".

-" ¿Te refieres a ahora? "- le pregunto cayendo en cuenta de la situación -" ¿Quieres decir hoy? "- tratando de hacer más puntual la pregunta.

-" No, me refiero a pronto, muy pronto "- me dice con aquella mirada ansiosa -" Debe estar por llegar. "-

Lo miro en desconcierto, pero no habría de argumentar, pues una promesa, es una promesa, he hice aquel trato, sin decir cuando, así que si decidió que fuera hoy, pues hoy seria.

-" Esta bien "- le digo levantándome de aquel lugar.

-" Me retiro para que puedas tomarte tu tiempo "- me dice desapareciendo tras la puerta.

¿Tomarme mi tiempo?, que manera más decente de decir ponte algo más adecuado, era un visitante, ¿Por qué habría de ponerme algo en especial para recibir un simple visitante?.

Definitivamente no estaba en condiciones de recibir a nadie, pero no podía darme el lujo de rechazar el mandato de mi padre, asistiría adecuadamente como la princesa que soy.

Al bajar las escaleras, y yendo aquel lugar sabia mi padre esperaría por mí, lo encontré allí, y estaba acompañado por un joven, podría decirse que compartíamos la misma edad, y por la forma en que vestía, se notaba que venía de tierras lejanas.

-" Elena "- me dice mi padre ante mi llegada -" Os presento a Quesil, príncipe de Samoa "- dice con aquel tono orgulloso en su voz.

-" Es todo un placer princesa "- me dice aquel joven reclinándose al tomar y besar mi mano -" Veo que los rumores son ciertos "- dice finalmente dejando mi mano.

-" ¿Rumores? "- pregunto en desconcierto.

-" Los rumores de su belleza "- me dice sin apagar el desconcierto en mí.

¿Rumores?, ¿Cómo habrían de haber rumores si jamás he salido del palacio?, solo la gente de Ellice me ha visto, ¿Cómo podría llegar tal rumor, a oídos de países ajenos?, o era demasiado cortes, o demasiado falsas sus palabras.

-" Por favor permítame "- me dice tomando mi mano.

Y así, tomamos aquel camino que nos adentraría aquel jardín, del cual no quería manchar tan valiosos recuerdos con una visita tan superficial, pero de la cual no podría zafarme hasta el final de esta. Caminamos por los alrededores, y este me contaba lo que hacía su país, no puedo negar que era interesante el saber de cualquier lugar fuera a Ellice, mas eso no quería decir, que estuviera interesada en él.

-" Sería un honor para Samoa si su majestad decidiera venir a visitarnos, mis padres están ansiosos de conocerle "- me dice con un tono casi suplicante.

Ir a Samoa me causaba curiosidad, ¿Pero por qué habrían de estar ansiosos el rey y la reina de conocerme?, aquella duda me animo a buscar la razón de aquella curiosidad.

-" No creo poder ir a Samoa, pues mi lugar está aquí en Ellice con mi gente, pero le agradezco la invitación, príncipe Quesil "- le digo de manera cortes.

-" No te preocupes "- me dice tratando de tomar mi mano -" Cuando unamos nuestras naciones, velaremos por ambas, por lo tanto, no veo ningún problema en que vayas a visitarnos mientras ocurre aquel acontecimiento. "-

Sin dejar que su mano llegue a la mía le miro de manera sospechosa, pues empiezo a caer en cuenta de lo que estaba pasando.

-" Y, ¿Por qué habría de unirse nuestras naciones? "- le pregunto descubriendo aquel asombro en su expresión.

-" ¿No te ha comentado tu padre? "- me dice ahora preocupado por mi reacción -" Yo he pedido tu mano al rey "- dice mirando hacia aquel cielo espeso.

-" De eso soy consciente "- le respondo sin dejar de mirarle -" Pero yo jamás he aceptado "- le digo ahora haciendo que me mirara con algo de desconcierto.

-" Lo siento, pero la propuesta fue aceptada, y esa es la razón por la que me encuentro aquí hoy "- dice mirando mi reacción -" Las negociaciones de unir nuestras naciones, se harán legales en cuanto te despose "- dice suavemente temiendo que me fuera a desmayar.

En realidad estaba cerca de desmayarme, ¿Cómo iba a ser ajena de tal acontecimiento?, ¿Cuándo planeaba decirme mi padre?, ¿El día de la boda?, ¿Acaso estaba pasando por alto mi deseo de elegir la persona que estaría a mi lado, solo por el hecho de hacer de Ellice una nación más grande?, ¿Si quiera conservaría el nombre de Ellice, o aria parte del territorio de Samoa?, ¿Por qué habría de traicionarme así?, se supone que era mi padre, se supone que las decisiones sobre la soberanía de Ellice las tomábamos juntos, pero más allá de eso, ¿Las decisiones sobre vida?, ¿Qué era lo positivo de ser la "princesa", si ni siquiera podía decidir sobre mi propio destino?.

Mi silencio se fue prolongando con el pasar del tiempo, el príncipe me miraba tratando de encontrar una respuesta ante mi reacción, pero ni si quiera yo, sabía que iba pasar con mi cabeza, estaba confusa, dolida, decepcionada, tantos sentimientos juntos, era la primera vez que tenía que lidiar con esta clase de sentimientos.

Miro aquel paisaje con la esperanza de poder despejar un poco mi mente, y así poder pensar con más claridad, y justo en ese momento mi mirada se fija en aquellas azucenas que yacen en medio de todas aquellas flores que las rodean, ¿Por qué?, ¿Por qué en un momento como este, habría de cruzarse por mi mente?, ¿Por qué pesaba más el sentimiento de aquella perdida, que la misma noticia de tener que ser desposada a la fuerza?, ¿Por qué me importaba tanto, hasta el punto de pensar en decir si, y tratar de olvidar aquello que paso esa noche?, ¿Que significaba ella para mi?, ¿Por qué no podía sacarle de mi mente, de la misma manera que ella no tuvo reparo de salir de un día para otro de mi vida?.

Tenía rabia conmigo misma, jamás había experimentado tal sentimiento, ¿Como una sola persona, puede hacer surgir sentimientos tan lindos, y al mismo tiempo, tan negativos?, todo esto era nuevo para mí, pero era demasiado para lidiar en un solo día, ¿Por qué tendría que juntarse todo al mismo tiempo?.

Aquel príncipe de ojos negros intenso, me miraba un poco preocupado por mi estado, al menos le daría crédito de sentir simpatía hacia mí, aun sabiendo que es capaz de pedir la mano de alguien sin siquiera conocerla, ¿Dónde quedaba el Amor?, ¿Tenía algún significado importante entre la realeza?, ¿O todo era según conveniencia?, no entendía y no quería entender, pues algo tan retorcido, no era algo lo cual quisiera aprender.

-" ¿Te encuentras bien? "- me dice quebrando aquel silencio.

-" Lo lamento, es solo que la noticia me tomo por sorpresa "- le digo sin dejar aquel tono cortes.

-" Por supuesto, entiendo que te fuera problemático el enterarte así "- me dice tratando de alivianar la carga que tenía en mi pecho -" Pero todo sea por el bien de nuestras naciones "- mostrando aquella sonrisa que no deseaba ver -" Además, en realidad me pareces hermosa, sería un honor tenerte a mi lado como mi reina "- me dice sin despegar sus ojos de mi -" Jamás imagine pese a los rumores, que serias dueña de tal belleza, es casi abrumadora. "-

Se agacha y tomando una rosa roja en sus manos me la ofrece sin despegar aquella mirada de mí.

-" Quiero que esta rosa acompañe orgullosa, la belleza de la que eres dueña "- posándola en mi mano.

Por algún motivo, mi corazón no salto, ni se emocionó, ¿No era este el momento donde mi corazón debía estar saliéndose de mi cuerpo?, ¿No era este el momento donde mis ojos no serían capaces de apartarse de los suyos?, ¿No debería ser este momento, en el que mi mente grabaría su sonrisa tal y como tenia grabada la de ella?, ¿Cómo funcionaba?, ¿Estábamos saltándonos algún paso para poder enamorarnos?, ¿Teníamos que hacer algo en especial para hacer funcionar mi corazón?, ¿Que había de malo en mí?, ¿Por qué no era capaz de sentir por aquel príncipe "no tan encantado", aquello que llamamos amor?, ¿Que era el Amor?, ¿Podíamos manejar aquel sentimiento a conveniencia?, ¿O era tan rebelde, como mi mente que no podía olvidar aquellos ojos azules?, miles de preguntas, ni una sola respuesta.

Le miro sin sonrisa, ni algún gesto que mostrara exaltación en mí.

-" He de hablar con mi padre "- le digo sin tratar de ocultar mi preocupación -" Y este hablara con vosotros "- termino de decir sin mostrar ninguna clase de emoción en mí.

Este se reclina tomando y besando mi mano, y sin despegar aquella mirada no correspondida, se separa de mi tacto completamente.

-" Hasta pronto princesa "- me dice antes de marcharse y desaparecer por aquel camino que lo llevaría fuera del palacio.

Mis pasos firmes fueron acercándose aquel lugar donde podría confrontarlo sin ninguna interrupción, mi cabeza estaba hecha un lío, no podía pensar ni razonar con claridad, ¿Que se supone que le diría?, ¿Cómo reclamarle, sin dejarle ver mi interior?, ¿Cómo hacerlo escuchar mis palabras, sin sentenciarme antes de poder intentar cambiar su mente?, más preguntas, y aun sin una sola respuesta, ¿Que sería de mí, si realmente no pudiera manejar esta situación?, eso le daría la confianza para obligarme sin poder argumentar, pues sería prueba de que no estoy preparada para gobernar Ellice por mi propia cuenta.

Llego aquel lugar, donde el aguardaba por mí, sabía que a estas alturas ya me habría enterado de sus planes para conmigo, sabía que jamás había pasado por esta situación, por lo tanto, estaría ansioso de verme perder mis cabales haciéndole ganar, y así, sin poder argumentar, verme obligada a hacer lo que él quisiera.

-" ¿Hay algo que se te ha olvidado comentarme, padre? "- le digo con una nueva expresión en mí, dura, fría, simplemente ilegible.

-" Veo que te enteraste de las nuevas y las gloriosas "- me dice con aquella sonrisa desafiante.

-" Nuevas, si, gloriosas, no sé qué tanto "- le dije contestando aquella exclamación de buenas noticias.

-" ¿Me vas a negar que es perfecto para ti? "- evadiendo mi expresión.

-" El hecho de que sea perfecto para ti, no quiere decir que sea el adecuado para mi "- respondo a su pregunta de manera desafiante.

-" ¿Podrías decirme entonces, quien es adecuado para ti? "- pregunta desafiándome de nuevo.

-" No lo sé padre, pero estoy segura, que no es ninguna persona que sea elegida por ti "- contesto sin dejarme intimidar ante sus palabras.

-" Elena, no se trata solamente de tu vida, se trata de la vida de todas la personas que habitan Ellice, debes comprender que debes actuar, según la conveniencia de nuestro país "- me dice con aquel argumento que sabía me diría.

-" Padre, Ellice lo es todo para mí, aquí nací, aquí crecí, y aquí moriré, pero no puedo permitirte que decidas sobre mi vida como si se tratara de un asunto sin importancia, como si se tratara de que vas a desayunar mañana, o de a dónde vas a pasar tus próximas vacaciones "- digo tratando de hacerlo caer en razón.

-" Lo sé, es por eso que elegí a Quesil, él es un príncipe, heredero de la corona de Samoa, un país rico y próspero como Ellice, es la persona perfecta para que reine junto a ti, él es consciente de la responsabilidad que recae sobre el tal y como tú, tienen mucho en común, por lo tanto, pueden apoyarse mutuamente, el amor vendrá después "- me dice tratando de alivianar la carga que yacía en mí.

-" ¿El amor vendrá después? "- es lo único que entendí de todo el discurso dado -" ¿Padre, acaso el amor que decías sentir por mi madre, fue todo producto del tiempo? "- le digo con aquella mirada fría que incontrolable iba contagiando el resto de mi cuerpo y mis palabras -" Porque si es así, lo lamento, pero no quiero compartir el mismo destino que tú. "-

Justo en ese momento lo entendí, había caído en su trampa, y me había dejado llevar por mis emociones, entonces lo supe, sometería mi voluntad, y me quitaría el poder de decisión sobre mi propia vida.

-" Elena, estás hablando dejando tus emociones gobernar en ti, una verdadera reina, interpone la razón ante sus propios sentimientos "- dice con aquella sonrisa declarando mi derrota -" No estás preparada para llevar Ellice por tu propia cuenta "- y mirándome con aquella mirada que sentenciaría mi suerte -" Quesil habrá de desposarte, y trabajaras hombro a hombro con el por el bien de las naciones "- y clavando aquellas palabras que se sintieron como cuchillos atravesando mi interior -" Es una orden "- dice de manera contundente destruyendo el poco orgullo que quedaba en mí.

Y así, sin más palabras y dejando aquel ensordecedor silencio perturbar mi alma, me dejo allí, sin palabras, con mi mente en blanco, y este fastidioso sentimiento que sentía me iba consumir hasta dejar las cenizas de mí, en aquel lugar desolado y lleno de nada.

Aquellas lagrimas salieron rebeldes y desobedeciendo mi voluntad, dejaron un nudo en mi pecho que aunque llorara por horas, no se desataría y seguiría allí, con aquel sentimiento que me estaba consumiendo y deprimiendo cada vez más, no encontraba consuelo en mis lágrimas, ni en mis pensamientos, ni en tratar de ser positiva ante aquella sentencia que me llevaría a ser la reina de algún desconocido que mi padre eligió al azar, pensando que me haría la vida más fácil, pensando, que me estaba haciendo algún favor.

Aquel lugar me estaba empezando a fastidiar, no quería estar allí, ni en ningún otro lado, quería que la noche me arrastrara consigo, y así desaparecer de este planeta que habría de sentenciar mi suerte de manera tan cruel, sin contemplar mis propios deseos.

¿Era esta la vida que realmente me esperaba?, ¿Habría de ser tan miserable, que terminaría arrebatándome el alma, tal vez, a la misma edad que le fue arrebatada a mi propia madre?, ¿Seria que ella habría sido víctima del mismo destino?, ¿O seria que mi mente, estaba jugando conmigo, haciéndome pensar algo imperdonable?.

No resistía el estar allí, salí con la frente en alto ante todos aquellos que pudieran ver aquel rostro que escondía en sí, una decadencia emocional que difícilmente dejaba sostener mi propio peso. Me dirigí al jardín, y adentrándome a él, camine tratando de llegar algún lugar en el cual pudiera desahogar mi alma, sin que nadie pudiera ser testigo de aquel sentimiento que estaba desgastándome lentamente.

Llegue aquel lugar, donde las estrellas habían sido testigos de aquel corazón exaltado cuando sintió por primera vez, aquel latido que producían aquellas palabras que flotando por el aire, le dieron magia a aquel momento que prolongado en mi memoria, podía recordarlo una y otra vez, de una manera tan vivida y palpable, que aquel sentimiento surgió en mi al sentir aquella mano que suavemente se posó sobre mi hombro.

-" ¿Princesa? "-

Fue la única palabra necesaria para volver aquel estado de exaltación que mi mente había presenciado, aquella voz grabada en mi memoria, resonó en mi mente como un eco que aturdiendo mi cabeza, produjo aquel efecto casi palpable, casi creíble, casi real.

¿Estaría en el cielo?, ¿Aquella noche se apiado de mi llevándome consigo y librándome de aquel destino?, ¿O seria mi mente cruel, quien jugando una broma, quiso burlarse de mi tras el delirio de querer escuchar desesperadamente su voz?. Más preguntas sin respuesta, ¿Cuándo vería la luz a mi situación?, ¿Cuándo vendría aquel momento glorioso donde finalmente sabría qué hacer?, estaba tan perdida, tan sola.

Era la primera vez en mi vida, que la soledad se sentía tan palpable en mí, era como una enfermedad que iba recorriendo lentamente mi cuerpo haciéndome experimentar aquel sentimiento de desolación, y preguntarme, ¿Si en algún momento de mi vida, hubo alguien que realmente me quisiera de verdad?, ¿Si en algún momento de mi vida, vieron en mi la persona, y no la futura reina, o la princesa?, hasta mi propio padre, me vio solamente como alguien más que viviría exclusivamente para Ellice, y no como su propia hija.

Las lágrimas no paraban, y mi mente seguía atormentándome con aquellas preguntas que sin respuesta, se iban acumulando, haciéndome sumergir en mi propia oscuridad, en ese momento la volví a escuchar, aquella voz, producto de mi imaginación.

Hasta que sentí aquel abrazo, ¿Cómo habría de imaginar un abrazo, y sentirlo tan real?.

Deje que mis ojos vieran la luz, y así, pude confirmar lo que mis plegarias repetían en mi mente, aquella persona que no veía desde aquella noche, se encontraba junto a mí, sosteniéndome entre sus brazos, absorbiendo mi dolor, deje que mis ojos se dejaran hipnotizar por su mirada, deje que su voz, calmara mis lágrimas, deje que su cuerpo arrullara el mío, me deje llevar, recostando el peso de mi cuerpo en ella, aquel abrazo reconfortante me fue devolviendo la fuerza que había perdido unas horas atrás.

Nos quedamos en silencio, absortas por aquel abrazo que envolviendo mi alma, me hizo sentir una brisa de paz en mi interior, y así, lentamente, me fui separando de aquel respaldo que hace unos momentos era mi refugio.

-" Hola "- le digo tratando de sonar lo más serena que pude.

Si claro, como si fuera a creer aquella mascara que solo hace unos momentos estaba hecha pedazos, pero aquel orgullo era lo único que me quedaba, y lo único que nadie habría de quitarme.

-" ¿Mejor? "- me pregunta haciendo caso omiso a la máscara que trataba de poner en mí.

No había caso, cualquier mascara, barrera, brecha, y hasta el mismo océano podría interponerse, y aun así, podría ver a través de mí, era totalmente obsoleto, cualquier intento de tapar mis sentimientos frente a ella, así que aceptando sus palabras, abrí mi corazón hacia aquellos ojos que buscaban aliviar el dolor que habitaba en mí.

-" Mucho mejor "- le dije tratando de que su mirada no me produjeran más lágrimas, no porque me doliera verla, pero por qué lloraría con tal de que me volviera abrazar -" Gracias "- le digo alejando mi mirada de la suya.

-" ¿Que sucede? "- pregunta finalmente con aquella voz cálida, que poco a poco iba librando la carga que llevaba en mi interior.

-" ¿Por qué estás aquí? "- le pregunto tratando de evadir el tema, era demasiado pronto, para llorar de nuevo por mis preguntas sin resolver.

-" Vine a despedirme "- me dice suavemente, mientras mis lágrimas trataban de volver a salir.

Era lo único que me faltaba, el que ella viniera a despedirse, y así, saber que jamás le volvería a ver, ¿Acaso podría romperse más mi corazón?, quedaría pulverizado al paso en que las malas noticias iban llegando. Y aun así, trate de reponerme y parándome de aquel rincón donde solo hace unos momentos sus brazos me tenían rodeada, camine un poco hacia aquella luz que me brindaban las estrellas, y tratando de absorber aquella energía que las hacia brillar.

-" Claro, espero tengas un viaje placentero, finalmente puedes ir a donde el viento te lleve "- le dije sin dejar salir aquel nudo que renacía en mi pecho.

-" Gracias "- me dice acercándose poco a poco -" No quería irme sin antes verte una vez mas "- quedando tan cerca que podía sentir su respiración en mi espalda.

Aquellas lágrimas que estaban en el borde de mis ojos, recorrieron mis mejillas, y pasando la mano rápidamente borre aquel rastro del sentimiento que me produjeron aquellas palabras.

-" ¿De verdad? "- le dije tratando de animar mi voz -" Para serte sincera, ya te imaginaba montada en aquel barco yendo hacia algún lugar lejano "- dije aun tratando de sonar despreocupada.

-" Claro, pero no podía irme sin antes agradecerte por todo lo que hiciste por nosotros "- dice ahora frente a mí.

Aquella imagen que iluminada por las estrellas quedaría grabada en mi memoria como la última vez que pude verle, me animo a sonreír de manera cálida, queriendo que no se fuera, con esta imagen de aquella princesa solitaria y vacía, quería que esta última sonrisa fuera para ella, y así, poder recordarme como aquella princesa que solía sonreía de manera inocente, antes de que su destino, la condenara por su linaje real.

-" Gracias a ti, por aguantarme todo este tiempo "- le dije con aquella cálida sonrisa que le pertenecería solo a ella.

-" Al contrario, conocerte, ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida "- me dice tratando de llegar a mi mirada -" ¿Que sucedió? "- pregunta de nuevo tratando de ver la respuesta en mis ojos.

-" No tienes por qué preocuparte por mi "- digo tratando de detener el nudo en mi pecho.

-" Elena, lo último que quiero, es ver tristeza en tus ojos, por favor, ¿Dime, que paso? "- pregunta de nuevo sin dejar de buscar mis ojos.

Era la primera vez que me llamaba por mi nombre, y se sintió tan bien, que inevitablemente deje que su mirada llegara a la mía, dejando al descubierto toda la tristeza que trataba de ocultar dentro de mí.
Y entonces las lágrimas volvieron a brotar, de manera que dándole la espalda trate de detener aquellas delatadoras lágrimas traicioneras, pero su mano me detuvo sin dejarme escapatoria, y sutilmente me puso de nuevo frente a ella, aprisiono mi rostro con sus manos y mirándome fijamente.

-" No me iré de aquí, hasta que no me digas que es lo que te está perturbando "- me dice en voz baja tratando de no alterar el ritmo de mis lágrimas.

-" Ya te lo dije, no tienes por qué preocuparte por mi "- le digo una vez más, escapando a su pregunta.

-" Elena por favor dime, ¿Qué te pasa? "- pregunta de nuevo diciendo mi nombre, no me cansaría de escucharle pronunciar mi nombre con aquella voz de ensueño.

-" ¿Por qué habría de importarte? "- dejo que la duda hable por mí.

-" Porque me importas, y por qué no soporto verte así "- responde mirando fijamente mis ojos.

Aquellas palabras resonaron en mi mente, como un eco que quiere alimentar su propio ego. ¿Pero que importaba ahora?, ella se iría, y el decirle no haría ninguna diferencia en mi situación, aunque por otro lado, tal vez hablando lograría encontrar alguna respuesta, al millón de preguntas que habitaban en mí, así que dejándome llevar por sus palabras, deje que mi voz saliera por si sola.

-" Mi padre ha decidido, que debo desposar al príncipe de Samoa "- digo finalmente dejando fluir mis palabras, -" Así que paso por encima de mi propio deseo, y me comprometió sin consultarme "- y tomando aire -" El compromiso ya está pactado, y debo casarme en contra de mi voluntad. "-

No, no surgió ninguna respuesta, pero al menos me quite un peso de encima al poder compartir mi frustración.

-" ¿No hay manera de que lo convenzas de anular aquel compromiso? "- pregunta dejando salir aquel sentimiento problemático en su voz.

-" Estas lágrimas, son el resultado de mi intento fallido por librarme de su mandato, aquel intento, se desenvolvió de pasar de una petición de considerar el compromiso, a una orden de tener que efectuar tal compromiso "- digo con aquel tono falto de esperanza.

Mis ojos se cerraron, me dolían de tanto llorar, las lágrimas se habían secado, solamente quedaba aquel ardor que me dejo después de haber agotado cada lagrima que tenía dentro de mí.

-" ¿Es la única forma? "- pregunta de la nada, careciendo de sentido sus palabras.

-" Es la única forma, ¿Qué? "- pregunto, tratando de entender aquel pensamiento sumergido en su mente.

Aquellos ojos azules, mostraron una deje de alegría, como si una luz se hubiera prendido en su interior. Y entrando en mi mirada trato de contaminarme con aquella luz que albergaba en sí.

-" Ven conmigo "- dice finalmente revelando aquel pensamiento que rondaba en su cabeza.
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   30/4/2011, 15:05

Un Rayo de Luz en Medio de la Oscuridad


¿Qué?, ¿De dónde surgió esa propuesta?, ¿Estaba escuchando la gravedad de sus
propias palabras?, ¿Cómo habría de surgir tal idea?, ¿De la nada?, no
entendía, mi mirada confusa no encontraba duda en su mirada.

-" Ven conmigo "- me dice una vez más, tomando más fuerza en sus palabras -" ¿Que te retiene aquí? "- pregunta traspasando mi mirada -" Puedes venir conmigo, y vivir la vida de la manera que quieras, puedes hacer tu voluntad sin que nadie te cuestione, yo estaré a tu lado, y podrás ver aquel mundo que tanto anhelas ver "- dice ahora con un tono de esperanza en su voz -" Y así recorrer el mundo, como lo prometimos. "-

Aquella propuesta me tentaba con cada una de sus letras, pero, ¿Huir era la
respuesta?, ¿Podría sobrevivir aquel mundo desconocido con todas las
dificultades que llegan al lanzarse al vacío?, ¿Qué pasaría con Ellice?,
¿Qué pasaría con la gente que tenía sus esperanzas en mí?, no podía
solamente dar la espalda, y dejar un país entero a su suerte.

-" No puedo "- digo finalmente ahogando aquella esperanza que permaneció en mi interior por un instante -" No puedo simplemente huir como un ladrón a su condena "- digo aun tentada por la propuesta.

-" Entonces, ¿Sacrificaras tu propia felicidad? "- me pregunta cuestionando mi posición -" ¿Hay alguna manera en la que puedas ser feliz, y quedarte aquí? "- pregunta aguardando mi respuesta.

-" No "- le contesto sumergiéndome de nuevo en aquel agujero negro en el que se veía atrapado mi mente.

-" Entonces, ven conmigo "- dice una vez más tentando mi voluntad.

Las dos dejamos que el silencio nos dejara navegar por nuestra mente un
poco más, pensamos, y pensamos, tratando de ver una ventana que nos
arrojara en algún camino que fuera más apacible a darlo todo o renunciar
a todo. Entonces encuentro en su mirada una luz de esperanza.

-" ¿Y si vienes conmigo un tiempo? "- me dice tratando de aclarar sus ideas -" Podrías ausentarte, y volver en unos meses cuando el compromiso se haya roto y a tu padre no le queden ganas de volver a tomar una decisión contra tu voluntad "- dice ahora haciendo sonar aquella idea mucho más tentadora de lo que podría resistir.

Miro aquellos ojos que iluminados por aquella propuesta, hicieron volar mi
imaginación ante aquella posibilidad de aventurarme en aquellas tierras
lejanas que solo podría ver en pinturas, o en el mas afortunado de mis
sueños, aquella idea empezó a invadir mi mente como aquellos ojos
invadían los míos.

-" ¿Y de cuantos meses estaríamos hablando? "- pregunto dejando fluir mi curiosidad.

-" Hem, yo diría que, un año "- dice de manera descomplicada.

-" ¿Un año?, no, es demasiado "- le digo rechazando la oferta -" ¿Tres meses? "- habla mi mente por mi pensando en un numero justo.

-" Es imposible "- dice mirando mis ojos -" Tres meses es lo que te demoras yendo de Ellice a cualquier lugar "- me dice ahora con aquel tono suave.

-" ¿Tres meses para llegar a cualquier lugar? "- le pregunto en medio de mi asombro.

-" Por eso te digo que un año es el tiempo ideal, pues estaríamos viajando 6 meses ida y vuelta "- me dice haciendo su punto visible.

Puede que tuviera razón, mas sin embargo un año me parecía demasiado tiempo,
¿Que pasaría en Ellice en ese lapso de tiempo?, ¿Qué pasaría con mi
padre?, mas sin embargo, era eso, o someterme a una vida que no quería,
en un año volvería, y le demostraría a mi padre que si pude estar un año
afuera por mí misma, podría con Ellice el resto de mi vida, sin tener
que depender de nadie.

Y así, apegándome a ese rayo de luz en medio de esta oscuridad, acerté aquella propuesta que me llevaría a los
brazos de la libertad.

Quedamos de encontrarnos antes del amanecer en este mismo lugar, ella me traería alguna ropa que escondería
mi apariencia mezclándome entre la gente que iba y venía sin llamar la
atención. Y así, poder abarcarme a la aventura de mi vida, dejándome
llevar por aquellos ojos que reflejaban la profundidad del mar.

Le vi alejarse mientras deje que aquella pequeña luz de esperanza fuera la
guía para poder atreverme a dar el paso que definiría mi destino, en
uno de los pasillos de aquel enorme palacio que vería por última vez me
encontré a mi padre, el cual seguía con aquel gesto imponente que me
miraba con algo de ansiedad.

-" Elena, acompáñame por favor "- me dice con aquella mirada fría del que era dueño desde que sometió mi voluntad.

Le seguí sin argumentar, caminamos en silencio mientras de alguna manera
el ordenaba sus ideas, y buscaba la forma de decirme lo que tuviera por
decir.

-" Sé que me excedí antes "- me dice bajando aquella mirada fría que aún le pertenecía -" Quiero que entiendas que lo que hago, lo hago por tu bien y por el de Ellice "- dice sin voltear a mirarme.

¿Qué habría de decirle?, no podría mentirle y simplemente tranquilizarlo
para después huir como un ladrón, pero definitivamente, no le dejaría
manejar mi vida a su antojo, así fuera por mi bien, a si fuera por el
bien de Ellice, algo en mí, me decía que su decisión estaba mal, que
estaba siendo injusto conmigo, sé que era un pensamiento egoísta, pero
no puedo sacrificarlo todo por un país, y simplemente dejar mi alma
vacía, ¿Que le costaba dejarme elegir la persona con la que quisiera
estar?, de ese modo, mi vida tendría algún significado, y podría luchar por Ellice con mis cinco sentidos sin arrepentirme de nada.

No le mentiría, me quedaría en silencio hasta que finalmente tomara una
decisión. ¿Huir?, o ¿Someterme?, ambas erróneas, pero elegiría la que me
hiciera más feliz, dejando a un lado mi padre, Ellice, aquel príncipe
el cual no era culpable, pero que también tendría una tajada de mi
comportamiento.

-" Elena, contéstame, ya no eres una niña, y tienes que aprender a tomar tus
propias decisiones, y a dirigir tu mente y tu comportamiento sin
importar el precio que te cueste, pues somos de la realeza, y en
nosotros mismos, es en lo último que podemos pensar. "
-

Seguía hablando, mas eso no haría la diferencia, pues ya había tomado mi
decisión, había algo cierto en sus palabras, tenía que aprender a tomar
mis propias decisiones, y hacerme cargo de la responsabilidad de estas.

-" Padre "- Hable finalmente llamando su atención -" No te preocupes, asumiré la responsabilidad de mi comportamiento "- dije al mirarle a los ojos.

El me mira y sonríe, definitivamente no entendía el significado de mis
palabras, aunque le dije la verdad, no me referia a aquello que el tenia
en mente, el creía que hablaba de mi inmadurez al dejarme llevar por
mis emociones, y el haberle contestado de la manera en que lo hice, yo
hablaba por la decisión que acababa de tomar, que aunque era igualmente
inmadura he incorrecta, era la única que me quedaba para zafarme de
aquel mandato del cual sería prisionera de por vida si no hacía algo al
respecto.

Aquel rostro del cual me despedí en silencio, sería la
última vez que le vería hasta que volviera a enfrentar de nuevo a su
palabra, y así, me aleje de él adentrándome al cuarto, y agarrando tres
de mis mejores joyas, las cuales me servirían para ganar algo de dinero
mientras aprendía a hacer algo útil y poder trabajar por mi cuenta,
espere sentada aquella hora que me llevaría a un lugar desconocido y
lejano, que ni siquiera mi imaginación podría dibujar.

La ansiedad no me dejaba cerrar los ojos, aun miles de preguntas aparecían
en mi mente sin freno y sin piedad a mi propio miedo, hasta que viendo
el primer indicio de aquel amanecer que aunque lejano, se podía sentir
sus intenciones por aparecer, me levante de allí, y saliendo con cuidado
de mi cuarto me fije que nadie pudiera verme, y así, salí aquel jardín
enorme que me llevaría a la salida del palacio, y viendo aquellas
azucenas, mis queridas azucenas, la encontré allí, tal y como prometió,
con unas prendas de vestir en su mano, totalmente diferente a cualquier
cosa que haya usado en mi vida, me acerque a ella, y dándome aquella
ropa caí en cuenta de que tendría que desnudarme frente a ella.

¿Cómo no pensé en eso?, por su gesto creo que entendió la situación, y
dándome la espalda se sentó en el suelo sin decir absolutamente nada, se
quedó allí, como una estatua esperando a que me cambiara, pero, ¿Cómo
habría de cambiarme en un lugar como este?, caí en cuenta de mi
situación, ya no soy una princesa, simplemente soy una persona común y
corriente, y esto, haría parte de mi nueva vida, de nada me serviría
avergonzarme, más aun si estábamos empezando a perder tiempo por mi
indecisión, solamente cerré mis ojos, y quitando las prendas que llevaba
en mi cuerpo, sentí aquel frío que rozaba mi piel haciéndola temblar,
rápidamente me coloque lo que aquella chica de ojos azules trajo
consigo, y parándome frente a ella con mi nueva yo, deje que su rostro
desprendiera aquella sonrisa y aquella mirada de asombro por ver aquella
nueva faceta en mí, y así, parándose del suelo y poniéndome un gorro
para tapar no sé qué, tomo mi mano y nos dirigimos fuera del palacio.

Salimos a aquel pueblo del cual era ajena, y mis nervios empezaron a
sobresaltar mi cuerpo, tenía miedo, mucho miedo, ¿Si este mundo que no
conocía y que quedaba en aquel lugar que llamaba hogar me producía
miedo, como seria cuando saliera de Ellice?.

Dejándome guiar por su mano trate de callar mi mente y todas aquellas dudas que estaban
haciendo mi cabeza arrepentirse por aquella decisión, pero ya no había
vuelta atrás, era esto, o estar al lado de una persona de la cual no
tenía sentimiento alguno por el resto de mi vida, no sé si era ingenua y
estaba cometiendo un error, pero valdría la pena mientras fuera guiada
por esta mano que sostenía la mía y me hacía sentir aquella calidez de
la cual me estaba volviendo adicta.

No era solo el hecho de irme, era el hecho de poder permanecer a su lado un poco más, un año más.
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   1/5/2011, 14:51

k mala onde del rey , por eso k bien k se d su eskapadita jejejejeje espero y no las vaian a hagarrar ... si k se esta poniendo muy buena la historia espero la conti
Volver arriba Ir abajo
himeko1999
Dangerous and Moving
Dangerous and Moving
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : Ni puta idea c:
Cantidad de envíos : 310
Fecha de inscripción : 10/07/2009

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   1/5/2011, 23:56

si quiero conti,por favor

revolucion
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   2/5/2011, 16:11

zhayho y himeko1999 gracias por los comentarios, himeko a mi tambien me gusta mucho hanabira, la foto esta muy linda.

en fin, aqui les dejo la conti, nos vemos el miercoles.


CAPITULO 5 : Empezando de Cero



Dejando el país de Ellice



Su mano entrelazada con la mía temblaba, no sabía si era el frío, el miedo
al mundo exterior, o ambos, no podía desampararla en medio de aquella
situación, ¿Cómo era posible que su propio padre, la sometiera de esa
manera?, ¿En que estaba pensando?, yo también huiría si fuera ella,
aunque, ella jamás hubiera tomado esta decisión si no fuera por mí, yo
era aquel sonido que seduciéndola la hizo saltar a lo desconocido, pero
no estaría sola, yo estaba ahí con ella, y sostendría su mano todo el
tiempo, hasta que esta decidiera regresar, y así, decirle adiós para
siempre, pero hasta ese entonces disfrutaría cada instante que pudiera
estar a su lado.

Llegamos al lugar donde nos estábamos quedando, Haniel estaba terminando de empacar lo que faltaba.

-" ¿Yulia dónde estabas?, ya en esto tenemos que abarcar, y tú decides dar un paseo por… "- dice quedándose mudo ante la persona que estaba a mi lado.

Su expresión era indescriptible, su rostro estaba blanco en shock por
aquella princesa que ni siquiera en ropa corriente podía pasar
desapercibida, lo cual iba a ser un problema, porque la idea era que
pasara desapercibida.

-" ¿Podemos hablar un momento? "- dice Haniel agarrando mi brazo y llevándome a otra habitación lejos de los oídos de la princesa -" ¿Estas totalmente loca? "- pregunta casi en su susurro tratando de que ella no escuchara -" ¿En qué estás pensando?, ¿Este era el asunto urgente que debías resolver? "- me pregunta con aquella mirada acusadora que solía darme cuando pensaba que estaba cometiendo una locura -" ¿Cómo se te ocurre traerla aquí?, ¿Y qué hace con esa ropa? "- dice esperando una respuesta convincente de mi parte.

-" Es una larga historia "- le digo con aquella sonrisa que en este caso no funciono -" Su padre le obligaría a casarse, y se veía tan deprimida "- tratando de encontrar la mejor forma sin sonar totalmente descabellado -" Así que le ofrecí que viniera con nosotros "- dije en voz baja.

-" ¿Qué? "- alzando la voz sin poder contenerse.

Me mira de manera extraña, no pude entender aquella expresión que mostraba su rostro, lo que si sabía, es que no era nada bueno.

-" Haber, pensemos "- dice ahora tratando de razonar -" Aún hay tiempo para devolverla al palacio "- me dice ahora en voz baja.

-" Haniel, ella ira con nosotros, solo será por un tiempo, mientras las cosas se normalizan y puede volver a razonar con su padre "- le digo con voz firme y segura.

-" Yulia, ¿Has pensado en lo que pasaría si nos atrapan?, caeríamos de nuevo en aquella situación de "Decapitación", y esta vez no hay princesa que nos salve "- dice mostrando una expresión confusa en sí.

-" Es por eso que me vas a ayudar a convertir aquella princesa, en una persona ordinaria "- le digo animándolo hacia la idea.

-" No, simplemente la llevamos de vuelta al palacio, tomamos nuestro barco, y no volvemos nunca más "- dice ahora con un tono duro en su voz.

-" Haniel, ella nos salvó la vida ¿Recuerdas?, es nuestro turno de salvar la de ella "- digo con aquella voz acusadora ante sus palabras.

-" Pero su vida no está en peligro "- me dice con un tono suplicante -" El matrimonio no mata, en cambio sí nos atrapan, este día será el último de nuestras vidas "- dice ahora con un tono duro y frío.

-" Esta bien, si quieres irte por tu lado, puedes hacerlo, pero yo no la voy a dejar sola "- dije arrinconándole a tomar una decisión.

Me mira de manera incrédula, y tratando de hallar duda en mí, se chocó con una mirada firme y segura de lo que hacía, al ver esto, suspiro en resignación y calmándose un poco.

-" ¿Yulia, tanto te importa, que hasta tu vida arriesgarías por ayudarla? "- pregunta con aquel gesto problemático en su rostro.

-" Si "- contesto sin pensarlo un instante.

Me mira con aquella mirada que lanza cada vez que no hay forma de hacerme entrar en razón, y resignándose completamente baja la cabeza.

-" Esta bien, ¿Qué es lo que hay que hacer para no terminar con un hacha en el cuello? "- me dice finalmente aceptando mi decisión.

Le miro y con una sonrisa le abrazo de manera cálida, yo sabía que podía contar con él, es mi hermano, mi amigo, mi confidente y mi cómplice.

-" Necesito que me prestes algo de tu ropa, pues la mía le queda un poco apretada "- le digo mostrando aquella sonrisa -" Si colocamos en ella algo de tu ropa, primero cambiara totalmente la imagen femenina que tiene, y segundo podrá verse un poco más… "- le digo pensando en mis palabras -" No tan delgada "- termino de decir tratando de hacer una imagen mental de ella -" Segundo, tenemos que esconder su cabello, pues su color es delatador, por lo tanto "- y pensando un poco más -" Hay que enmugrarlo, y también su rostro "- digo finalmente saliendo del cuarto y encontrándome con aquella imagen angelical apoyada sobre la mesa y con los ojos cerrados.

Me acerco a ella con cuidado y tocando su hombro abre sus ojos.

-" Lo lamento, me quede dormida "- dice levantándose de la silla -" ¿Entonces, ya decidieron que hacer conmigo? "- dice ahora con una sonrisa en su rostro que simplemente me hipnotizo.

-" Tendrás que cambiarte de nuevo "- le digo ahora con un tono suave en mi voz.

Ella me mira curiosamente y acertando con la cabeza, entra aquel cuarto que
hace unos instantes fue un espacio de discusión que decidiría sobre su
vida. Había tenido demasiado, suficiente tenia con que su padre
decidiera por su vida, yo no le haría lo mismo, ni le obligaría a hacer
algo que no quisiera, cuidaría de ella, y velaría por su seguridad así
me costara la mía.

-" ¿Estas totalmente segura de esto? "- Pregunta una vez más Haniel, mientras aguardábamos a que saliera del cuarto.

-" Si "- fue mi respuesta -" Es más, trae algo de tierra seca para poner un poco en su rostro "- digo viendo cómo sale por la puerta hacia afuera.

Aquella princesa disfrazada de borrego sale por aquella puerta mirando las
ropas que ahora lucia, le quedaban grandes y aquel toque femenino que la
caracterizaba se había borrado con las disimuladas ropas que la hacían
ver con un poco más de peso.

-" ¿No me veo muy rara? "- pregunta sin dejar de mirar las ropas que llevaba.

-" Si, eso es lo genial de esto "- dije acercándome y acomodando el cuello de la camisa que ahora portaba -" Cuando lleguemos a España podremos compra ropa adecuada para ti, y así podrás dejar esta fachada que cubre la princesa que hay en ti "- le digo contagiándola con mi sonrisa y calmando aquellos nervios que no la dejaban pensar con claridad.

-" ¿España? "- dice dejando salir aquella luz en sus ojos que desvanecían el temor de su rostro.

-" Si "- le contesto animando aquella luz -" Estaremos allí por unos días "- termino de decir haciendo que aquella sonrisa mostrara todo su esplendor.

Haniel regresa, y en sus manos tenia aquella arena árida que haría que aquella
princesa cambiara su imagen por completo. Tome un poco de ella y
esparciendo aquel polvo entre mis manos se lo pose en las suyas para que
ella misma esparciera la arena en su rostro.

-" ¿Y esto para qué? "- pregunta curiosa viendo la arena entre sus manos.

-" Debes colocar un poco de ella en tu rostro y tu cabello, ensuciándote un poco lograras tapar las pecas y la piel blanca que sobresalta en ti "- le digo con un tono suave.

-" Esto será divertido "- dice de manera entusiasta mientras sin reparo, esparcía la arena en su rostro.

Acabo tosiendo por lo seco de la arena, pero aquel rostro limpio que la
caracterizaba estaba sucio y aquella arena que lucía como polvo en su
rostro se lograba confundir con aquellas pecas reales. Y aquel cabello
ondulado y bien cuidado, ahora estaba sucio y sostenido por un lazo, y
poniéndole una gorra encima solamente se lograba ver en los bordes de
esta un color rojizo pálido, era igualmente rojo, pero no brillaba como
antes.

-" Eres una genio "- dice Haniel asombrado ante aquel cambio radical.

-" Irreconocible "- dije finalmente dejando mi asombro a un lado.

Aquella princesa, ya no parecía una, estaba tan bien disfrazada, que si pasara
por mi lado sin saber que era ella, definitivamente no le hubiere
reconocido. Los tres sonreímos ante aquel resultado exitoso y levantando
las maletas, partimos aquel barco que nos llevaría lejos de Ellice.

Haciendo la fila para abarcar, le note tan nerviosa que temblaba de modo que la
gente empezaba a notar su actitud, yo entendía que estuviera nerviosa, y
que tuviera miedo, así que dócilmente tome su mano, y apretándola le di
la confianza para seguir adelante, ella me miro y sonriendo dejo que
aquella valentía momentánea la dejara inmune ante aquel miedo que la
invadía por dentro.

El señor que veía pasar la gente para abarcar nos detuvo un momento, y mirando su rostro detenidamente.

-" No se permite entrar al barco sin bañarse "- le dice a aquella chica irreconocible.

-" Lo lamento, es que mi prima no tuvo tiempo, es mi culpa, por favor, le prometo se bañara en cuanto llegue a la habitación "- contesto sin dejar que los nervios me controlaran.

Aquel señor la mira de arriba a abajo, y mirando su rostro esta le sonríe, y
creo, no estoy segura, que sintió algo de simpatía hacia ella, pues
sonriendo dio espacio para que finalmente pudiéramos pasar. Ya adentro y
llegando a la habitación los tres nos descargamos en la cama más grande
que había y respirando aquella libertad empezamos a reír.

-" Por fin "- dije finalmente logrando descansar.

Aquel miedo me había abandonado, y al sentir como el barco empezó aquella
marcha que nos alejaría del peligro, la tranquilidad fue llegando con
aquella nueva chica de ojos verdes.
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   2/5/2011, 16:23

jejeje esta buenisima espero la conti con ansias
Volver arriba Ir abajo
himeko1999
Dangerous and Moving
Dangerous and Moving
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : Ni puta idea c:
Cantidad de envíos : 310
Fecha de inscripción : 10/07/2009

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   3/5/2011, 19:48

conti,conti,conti,quiero continuacion

revolucion
Volver arriba Ir abajo
shizuru
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : santa fe
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 11/01/2010

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   3/5/2011, 23:00

WAAOO AVANSASTE MUCHO CON LA HISTORIA JEJE MUCHAS GRACIAS POR SUBIRLA TAN RAPIDO TE ESTA QUEDANDO MUY LINDA SIGUE ASI
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   4/5/2011, 15:50

zhayho, himeko y shizuru gracias por los comentarios, aqui les dejo mas de la hitoria, hasta el viernes niñas, que tengan un lindo dia.



La Esencia del Mundo, Reflejada en su Mirada


Un día nuevo llego, y aquel miedo que había sido parte de mi vida durante
los últimos meses, se había quedado en Ellice, si, ahora aquella tierra
lejana estaba lejos de nuestro alcance, y aquella princesa que ahora
estaba a mi lado, estaba a salvo y absolutamente fascinada mirando el
océano, era como un niño que por primera vez ve algo desconocido, la
inocencia que reflejaba su mirada ante aquel océano azul era un
espectáculo inclusive mayor que el propio océano. Por razones de
seguridad, seguía usando aquellas ropas de hombre y aquel sombrero que
tapaba su cabello, pero aquella sonrisa era única, solo ella podría
irradiar tanta energía con un gesto tan simple como lo era sonreír.

No habíamos hablado ninguno de los tres, pues el cansancio de aquel agite
que sentimos mientras salíamos de aquel país se había adueñado de
nosotros hasta solo unas horas, y cuando despertamos, y hasta ahora, lo
único que hemos hecho es seguirla por todos lados, mirando el mar en
cada ángulo del barco, mirando los alrededores, tocando aquel piso de
madera que le causaba tanta curiosidad, tocando el barco en sí, sus
manos estaban negras de la mugre al estar pasándolas por todos lados, y
parecía no importarle, estaba tan abrumada en su propio encantamiento,
que se le había olvidado el resto del mundo, y de donde venía.

Aquella chica que no se quedaba quieta, saludaba a todos con aquella sonrisa,
le parecía increíble estar rodeada de tanta gente, no se quedaba quieta
ni un segundo, Haniel y yo, terminamos por turnarnos para no dejarla
sola, y estaba en mi ronda cuando por fin decidió quedarse en un solo
lugar, se encontraba allí, en aquel lugar que tanto le gustaba, justo en
aquella baranda al frente del océano infinito que tanto le atraía.

-" Lamento las molestias que les he causado "- dice quebrando aquel silencio que habíamos impuesto por el cansancio y mi fascinación al observar la magnitud de su asombro.

-" No tienes porque, me alegra ser de ayuda "- contesto dándole una sonrisa sincera.

-" Yulia "- dice mi nombre por primera vez, sonaba increíble el solo escucharle decirlo -" ¿Te puedo llamar así?, si no es un atrevimiento por supuesto "- dice con aquellos ojos clavados en la profundidad del mar.

-" Por supuesto princesa "- contesto con aquella sonrisa boba que se había dibujado de mi rostro.

-" Elena "- dice ahora mirándome a los ojos -" Por favor llámame Elena "- sin apartar su vista de mí.

-" Claro, Elena "- digo aceptando su petición, aunque acostumbrarme a ello iba a ser un poco difícil, pues aunque la llame por su nombre mientras estábamos en el jardín, las circunstancias eran diferentes.

-" De verdad lamento haberte involucrado en esta situación, gracias por estar a mi lado, aun sabiendo que tu vida corría peligro al ayudarme "- dice llevando sus ojos aquel azul profundo que le pertenecía al océano.

-" Elena "- le digo familiarizándome un poco más con su nombre -" Aquella vez que salvaste nuestra vida "- digo recordando aquel acontecimiento -" La verdad al principio no estaba muy agradecida "- sonrío ante aquella confesión.

Ambas reímos al recordar la manera en que mi silencio irrumpió en las paredes de aquella habitación las primeras semanas.

-" Pero a medida que te fui conociendo "- agregue a aquel dialogo iniciado -" Me di cuenta que en realidad tenía mucho que agradecerte "- dije provocando que aquellos ojos encantados por el océano se posaron en mi de manera cálida -" Jamás nadie me había enseñado el mundo de la manera que me lo enseñaste tu "- digo dejándome hechizar por su mirada -" Ni siquiera recorriendo el mundo entero, logre encontrar aquella azucena de la cual eres dueña "- logrando sacar una sonrisa de su rostro -" Y te aseguro, eso es algo que vale la pena proteger. "-

Aquella princesa quien tenía su mirada fija en mí, se recostó sobre la baranda del barco y cerrando los ojos dejo fluir aquellas palabras en el viento.

-" He de admitir, que el huir era una razón de peso para escapar a las ordenes de mi padre "- dice aun con los ojos cerrados -" Pero el hecho de poder estar contigo fue la razón que no me dejo rehusar tu propuesta "- mirando de nuevo a mis ojos.

Por alguna razón sentí un salto en aquello que latía en mi pecho, era una
sensación extraña he inquietante, algo nuevo para mí. Aquellos ojos que
recorrían mi interior sin mi permiso mostraron una expresión nueva, algo
que no podía descifrar, algo nuevo en aquella mirada que no se apartaba
de mi, era cálido he intimidante, un poco inseguro pero firme, por
alguna extraña razón no pude sostener su mirada por más tiempo, me dio
la impresión de que si seguía mirándole acabaría haciendo algo que no
debía, así que simplemente me acerque a ella y recostándome a su lado
deje que mi mano sutilmente rozara la suya, y allí, en aquella postura
nos quedamos inmóviles, con aquel roce voluntario que arrullado por el
silencio, fue en lo único que pude pensar en el resto del día.

Aquellos días transcurrieron con una rapidez increíble, y aquella curiosidad que
le pertenecía aquella princesa de ojos verdes, no se saciaba a pesar
del pasar de cada amanecer, siempre tenía algo que llamara su atención, o
algo que la asombrara, era una mujer que poseía un alma de niña que
acaba de salir al mundo, y yo, la guardiana de aquel alma, la cual no
dejaría que la maldad que se encontraba allí afuera la tocara.

-" Haniel, jamás me has contado nada sobre ti, ¿Tienes alguna chica esperando por ti en algún lugar? "- pregunta aquella princesa con curiosidad.

Nos encontrábamos sentados en la mesa del restaurante, era de noche y
faltaban solo dos atardeceres para llegar a España, en todo el tiempo
que estuvimos juntos, era la primera charla que establecíamos los tres,
Haniel me mira sin saber que decir, y yo simplemente le sonrío tratando
de transmitirle confianza, era la primera vez que tendrían la
oportunidad de hablar con ella, así que debía estar nervioso, pues
aunque estábamos lejos de Ellice, y sin importar que ropa usara, ella
seguía siendo la princesa.

-" Pues, no "- dice tratando de ocultar los nervios -" Yulia y yo siempre hemos estado juntos, y siempre viajando de un lado para otro sin tener la oportunidad de conocer a nadie, en realidad conocemos a mucha gente, pero nunca tuvimos la oportunidad de tener amigos, podría decirse que Ellice fue la primera vez que estuvimos tanto tiempo en un mismo lugar, ¿No Yulia? "- dice mirándome mientras yo tomaba algo de agua.

-" Si, es cierto, la vida romántica no ha sido uno de nuestros fuertes "- digo ahora riéndome de mis propias palabras -" En nuestro trabajo tenemos que viajar mucho, pues si nos establecemos demasiado tiempo en un lugar perdemos dinero, clientes y tiempo "- digo ahora recordando nuestros viajes -" Es verdad, realmente nunca hemos tenido la oportunidad de hacer amigos, todo es un trato comercial, mucha gente nos conoce, pero realmente nadie nos conoce. "-

Era cierto, jamás había tenido la oportunidad de conocer a alguien, pues en este negocio o lo das todo o lo pierdes todo, en ningún momento de mi vida había tenido una copa con algún amigo, o una charla contando mis problemas o simplemente alguna anécdota del día, Haniel era todo lo que necesitaba a la hora de trabajar y relajarme, definitivamente era la única persona que me conocía, aquella inquietud no se había cruzado por mi mente jamás, me parecía a ella más de lo que pensaba, pues aunque tuve la oportunidad de recorrer el mundo, jamás tuve la oportunidad de hacer amigos, ni encontrar una pareja, mi forma de vida era mi propia cárcel, así jamás me haya molestado.

¿Podría ser esa la razón por la cual cuando estoy con ella me siento así?, ¿Querría decir eso que tengo algún interés romántico hacia ella?, el solo pensarlo era descabellado, ¿Cómo iba a ser eso posible?, ¿No era raro?, y según algunos comentarios que me ha hecho, pareciera que a ella no le fuera indiferente tampoco, ¿En qué estoy pensando?.

-" ¿Y de dónde son? "- pregunta con aquella voz curiosa que la caracterizaba -" Yo sé que venían de tierras lejanas, pero jamás supe de qué país "- pregunta con aquella sonrisa que hizo esfumar mis pensamientos por arte de magia.

-" Pues de todos lados "- dice Haniel sonriendo -" Realmente no vivimos en ningún lado, ni tenemos una casa a la cual llegar, siempre estamos viajando, tener un lugar propio saldría demasiado costoso para no utilizarlo ¿No crees?. "-

Ella nos mira confusa por un momento, mostraba preocupación en su rostro mientras pensaba en que decir.

-" Hem "- dice tratando de encontrar las palabras -" Pero, ¿No saben donde nacieron? "- pregunta con aquel tono angustiado y su rostro confuso.

Haniel y yo empezamos a reír, se veía graciosa, y tierna, y aquella sonrisa
tan linda, definitivamente tenía que callar mi mente, no puedo pensar de
ese modo sobre ella, no por el hecho de ser ella, pero por el hecho de
ser ella una princesa.

-" Rusia "- contesto mirándole a los ojos -" Nacimos en Rusia "- digo al tomar un poco de agua.

-" ¿Rusia? "- dice dejando volar su imaginación -" Es un país enorme ¿Verdad? "- sonriendo ante aquel pensamiento.

-" Si "- contesta Haniel sonriendo ante aquella inocencia -" Aunque no nos consideramos de allá pues no hemos vuelto desde que éramos niños. "-

-" ¿Por qué no? "- pregunta con algo de asombro.

-" Pues no se "- dice Haniel pensativo -" ¿Por qué no? "- dice ahora mirándome.

-" Porque se nos olvidó hablar ruso, y allá nadie sabe hablar Inglés, o español "- digo pensando en las razones por la cual no habíamos vuelto -" Y creo que por nostalgia "- dijo finalmente encontrando una razón válida -" Realmente no hemos vuelto desde que perdimos a nuestro padres "- digo finalmente mientras notaba como el ambiente se tornaba incómodo.

-" ¿Y después de España a dónde iremos? "- dice aquella pelirroja sonriendo de nuevo.

-" No lo sé "- le respondo sin ni siquiera saber la respuesta por mi cuenta.

-" ¿No sabes? "- responde incrédula.

-" No tenemos un destino fijo, según las necesidades decidimos, aunque probablemente a China o a Japón, pues allá siempre están las últimas novedades "- digo con algo de entusiasmo en mi voz.

Ella me sonríe al ver aquel entusiasmo en mi rostro, como extrañaba aquellos
viajes y aquel ritmo de vida al cual estaba acostumbrada, pero ahora era
diferente, el solo saber que ella estaría con nosotros, lo hacía mucho
más emocionante, más interesante, ¿En que cambiaba el hecho de que
estuviera o no?, antes de ir a despedirme y de que ella huyera con
nosotros, la idea de volver a aquel mundo que tanto había anhelado
durante el tiempo que estuve en Ellice llego a deprimirme un poco, ¿Por
qué?, ¿Por qué hacia la diferencia?, ¿En realidad era alguien tan
importante para mí?, ¿En realidad estaba empezando a sentir algo por
ella?, ¿Por qué justamente por ella?.

Me deprimí en aquel instante, ¿Por qué ella?, podría haber sido cualquier persona del mundo,
cualquier persona que nos hubiéramos topado en aquellos 26 años de
vida, pero tenía que ser ella, ¿Justamente una princesa?, alguien
simplemente inalcanzable, definitivamente, el amor no estaba hecho para
mi, era casi comparable con enamorarse de una estrella, la puedes ver,
la puedes seguir, la puedes admirar y adorar, pero jamás la podrás
alcanzar, y aquel brillo que desprende y te hipnotiza jamás te
alumbrara.

Debía saber cuál era mi lugar, y debía tener claro
cuál era el suyo, y así, lograr sacarla de mi cabeza, esto que empezaba a
sentir por ella no estaba bien, ni siquiera el hecho de que fuera una
mujer por la cual empezaran a surgir esta clase de sentimientos era lo
que realmente me molestaba, pero por el hecho de ser alguien fuera de mi
alcance, eso era lo que me molestaba realmente, ¿No me podría haber
fijado en alguien común?, ¿Por qué no la chica rubia de ojos azules,
Noemí era que se llamaba?, ya ni estaba segura de cuál era su nombre,
pues a la única que tenia grabada en mi mente, era aquella pelirroja que
ese encontraba frente a mí, eso me molestaba, pero con molestarme no
iba a lograr nada, ni iba a dejar de sentir lo que sentía.

Y así llegamos a España, era de noche, y estábamos cansados de cargar las
maletas sin saber a dónde llegar, pues todo estaba ocupado por ser
temporada alta y en los hoteles no tenían habitaciones disponibles. ¿Qué
íbamos a hacer?, era la una de la mañana y cansados de buscar decidimos
dejar las maletas en el suelo mientras nos sentábamos en una banca que
quedaba frente a un parque en medio de Barcelona, Haniel fue por unos
refrescos mientras ella y yo cuidábamos las maletas. Aquella pelirroja
no dejaba de mirar para todos lados dejando que el asombro alejara el
miedo de la oscuridad de la noche.

-" ¿No estás cansada? "- le pregunto viendo como sonreía y daba vueltas en si misma mientras miraba aquel cuarto de luna que brillaba orgullosa en el cielo estrellado.

-" No "- me contesta con aquella sonrisa -" Esta ciudad es hermosa, jamás me cansaría de mirarla "- dice respirando aquel viento que se entrelazaba en sus cabellos.

-" Es de noche, y no hay nada disponible hasta mañana, lo lamento "- le digo sintiéndome un poco mal pues en su primer viaje y ya le toca dormir en la calle el primer día.

-" Esta bien, no hay problema, igual no estamos solas, hay muchos destellos en el cielo que nos cuidaran esta noche "- dice sentándose a mi lado.

-" Menos mal que estamos en verano, si fuera invierno no estarías tan contenta"- le digo ahora agradeciendo aquel clima fresco que nos acompañaba.

Ella ríe, y corriendo su cuerpo hasta quedar pegada a mí, recuesta su cabeza
sobre mi hombro, y allí nos quedamos, con aquella brisa refrescante
yendo y viniendo, haciendo aquel calor de verano tolerable, y aquella
luna brillante cuidando de nosotras.

-" Gracias por traerme "- dice mientras observábamos aquel cielo apacible -" Jamás pensé poder conocer ningún lugar que no fuera Ellice, y jamás pensé que cumplirías tu promesa. "- dice con aquella voz casi en un susurro.

-" ¿De qué estás hablando?, yo siempre cumplo mis promesas "- digo en aquel tono simpático que le sacaría una sonrisa de sus labios.

Y si, ahí estaba aquella sonrisa que tanto me gustaba, aquella por la
cual me había atrevido a pedirle que viniera conmigo, aquella por la
cual estaba confundida, molesta y al mismo tiempo encantada de tenerla
tan cerca. ¿Cómo solo una persona, puede despertar en mi tantos
sentimientos al mismo tiempo?, era increíble, pero al mismo tiempo, era
un problema.

Haniel llega con los refrescos y se sienta al lado de ella.

-" Estuve averiguando un hotel que queda a 4 manzanas de acá "- dice este con el refresco en sus manos -" Parece que mañana habrán 2 cuartos disponibles, así que podríamos pasar a primera hora para verificar y separarlos "- agrega mientras acomoda sus pies en una de las maletas.

-" Si, por esta noche nos tocó aquí "- digo un poco más aliviada al saber que había esperanzas de conseguir algo para mañana.

No podía permitir que pasara una noche más en la calle como hoy, una
persona como ella, que jamás había pasado por una situación como esta, o
era demasiado amable para decir algo, o en realidad estaba tan
enamorada de España que ni siquiera se preocupaba por tener que pasar
por esta situación. Pero en realidad estaba cansada, pues apenas se
terminó el refresco puso de nuevo su cabeza en mi hombro y se quedo
dormida, pareciera que nada pudiera perturbarla, inclusive se veía
cómoda.

Para ser de la realeza, realmente era única, no se quejaba por nada y siempre mantenía aquella sonrisa, era admirable, y
realmente muy valiente, definitivamente, ella era mi nueva versión de lo que era una verdadera princesa.

-" Haniel duerme un rato, te despertare en unas horas y nos turnamos para cuidar las maletas. "- Le digo viendo el cansancio en su rostro.

El acierta con la cabeza, y acomodándose el gorro en su rostro se duerme, y
allí quedo yo, contemplando libremente el sueño de aquella princesa
mientras veía que nadie sospechoso se acercara. Y así paso aquella
noche, velando por el sueño de las dos personas más importantes de mi
vida.

Era increíble como en tan solo unos meses, había invadido
mi corazón de esa manera, era increíble el solo pensar que podía
despertar en mi esta clase de sentimientos, yo, una persona que jamás le
prestó atención a esa clase de emociones, y jamás pensó que podría
llegar a enamorarse de alguien, era demasiado temprano para decir que
estaba enamorada de ella, pero lo que si sabía, era que fácilmente
podría llegar a enamorarme si no le daba freno a esta situación, el
problema era que no sabía cómo, y no sabía si existía tal freno.

En medio de mis pensamientos veo como el sol se asoma dejando ver sus
primeros rayos de la madrugada, aquel mismo sol, que provoco que
aquellos ojos verdes se abrieran mirando para todos lados.

-" ¿Ya amaneció? "- pregunta con los ojos adormilados.

-" Mi amigo el sol dice que si "- respondo con una sonrisa ante aquel gesto de no querer despertar.

-" ¿Pudiste dormir algo? "- pregunta viendo mis ojos que no mostraban señal de haber descansado.

-" Alguien tenía que cuidar las maletas "- contesto observando aquel amanecer.

-" ¿Por qué no me despertaste?, te hubiera hecho compañía "- dice con aquella voz suave y aquel gesto de desaprobación.

-" Estabas cansada "- contesto con una sonrisa -" Además, yo ya estoy acostumbrada a este tipo de cosas, así que no te preocupes por mi "- digo mostrándole aquel amanecer que se iba mostrando ante nuestros ojos.

-" ¿Ya amaneció? "- pregunta el otro dormilón.

-" Mi amigo el sol dice que si "- dice aquella pelirroja robando mis palabras.

Las dos sonreímos mientras Haniel se estiraba y se levantaba de la banca.

-" ¿Por qué no me despertaste? "- me pregunta con aquella mirada de desaprobación.

¿Quién los entiende?, lo único que quería era que descansaran bien, nadie debería quejarse por tener la oportunidad de dormir ¿No?.

-" Porque estaba cuidando el sueño del príncipe y la princesa "- digo irónicamente mientras me levantaba de la banca y veía como Haniel me hacia una mueca por el comentario -" Que tal si vamos aquel hotel a separar los cuartos y a pedir que nos guarden las maletas mientras vamos a comprar algo de ropa para la princesa "- digo ahora mirándole mientras esta me mira de reojo, pero no, ella no me haría una mueca, porque era una verdadera princesa, pero si me miraría con desaprobación, y en efecto, así me miro.

Fuimos aquel hotel, y en la recepción nos guardaron las maletas mientras
podíamos reclamar las habitaciones al medio día, y de allí, salimos a un
restaurante a comer y a tomar algo, empezaba a sentir el cansancio en
mí, pero no me quejaría puesto a que fui yo la que no quiso despertar a
Haniel solamente por el hecho de poder contemplar aquella princesa que
dormía plácidamente. Nos encontrábamos sentados mientras comíamos algo
de fruta y tomábamos un poco de agua.

-" Traje algo conmigo "- dice aquella pelirroja sacando del bolsillo de aquel pantalón tres joyas que fácilmente podrían costar lo mismo que el Castillo Manzanares.

Haniel y yo quedamos boquiabiertos, ¿Cómo se le ocurría traer algo así consigo?, si alguien veía aquellas joyas, estaríamos en reales problemas.

-" Escóndelas "- le digo en voz baja mientras veo como las vuelve a guardar en el bolsillo -" ¿Cómo se te ocurre traerlas aquí? "- le digo un poco más tranquila al ver que nadie se dio cuenta.

-" Bueno, porque necesito dinero para comprar la ropa ¿No? "- pregunta inocentemente mientras le miro con desconcierto.

-" No puedes comprar nada con eso "- le digo ahora tratando de hacerla entrar en razón -" Es más, no puedes dejar que nadie lo vea, pues esas joyas solo se ven en la realeza, nadie podría pagarte lo que valen, y si alguien llegara a enterarse, vendrían por nosotros, se darían cuenta que eres la "- casi se me olvida que estamos en un lugar público -" Ya sabes quien, por lo tanto él se enteraría de tu ubicación y tendrías que volver a Ellice "- termino de decir viendo como su rostro se tornaba confuso.

-" ¿Y entonces que debería hacer? "- pregunta preocupada por mi respuesta -" No llevo dinero conmigo y esto es lo único con lo que cuento "- dice con aquel rostro angustiado.

-" No te preocupes "- contesto tratando de calmarla -" Tenemos todo lo que necesitamos, por dinero no te preocupes "- digo con una calida sonrisa tratando de ahuyetar su preocupación.

-" ¿Cómo pretendes que no me preocupe? "- dice incrédula ante mis palabras -" No puedo depender de ti el tiempo que esté ausente de Ellice, por lo menos recibe una de estas joyas "- dice tratando de sacar una del bolsillo.

-" Por favor no lo hagas "- le digo evitando que su mano fuera hacia ella -" No necesito joyas, y como te dije, por el dinero no te preocupes "- digo descansando mientras veía que su mano se alejaba del bolsillo.

-" De alguna forma he de pagarte "- me dice ahora con aquella voz seria que pocas veces le escuchaba -" No puedo simplemente ver como dependo de ti, no salí de Ellice precisamente para que siguieras cuidando de mí. "-

Dijera lo que dijera era simplemente inevitable el querer cuidar de ella, era
una princesa le gustara o no, así se vistiera de hombre, de borrego, o
así dejara de bañarse un mes, con solo verla y la manera en la que
habla, se notaba que no era una persona común y corriente, pero entendía
su punto, no lo compartía pero lo entendía.

-" Esta bien, arreglamos después ¿Te parece? "- le digo con aquella sonrisa que por fin ahuyento su preocupación, y respondiendo con aquella sonrisa que tanto me gustaba, dejamos aquel tema a un lado.

Salimos de allí, y nos dirigimos a una tienda de ropa, habían unos vestidos muy bonitos, nada comparado a lo que solía
usar en el palacio, pero mucho mejor que aquellas prendas de hombre que llevaba en sí.

-" ¿Que debería elegir? "- pregunta con aquel tono de preocupación.

-" Estamos en España, lejos de Ellice, aquí nadie te conoce, ni sabe quién eres, puedes ser tu misma, y puedes elegir lo que quieras, al menos lo que más te guste "- digo ahora pensando en aquellas ropas que solía usar -" Yo sé que no es lo mismo, ni se le compara a lo que estas acostumbrada pero ta… "- y corto mis palabras viendo aquella princesa recorrer aquella tienda como si hubiera descubierto un tesoro escondido.
Volver arriba Ir abajo
shizuru
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : santa fe
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 11/01/2010

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   5/5/2011, 08:28

jeje muy buena la conti
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   5/5/2011, 12:00

me enkanto espero la conti
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   6/5/2011, 10:33

shizuru y zhayho gracias por los mensajes, aqui les dejo mas de la hitoria, un abrazo y feliz fin de semana, hasta el lunes.

bye.




Cuidados Intensivos


Era increíble la sencillez que le pertenecía, en realidad era única, la
clase de princesa que yo conocía jamás hubiera pasado la noche en la
calle con una sonrisa sincera en su rostro, jamás hubiera dormido en mi
hombro, y definitivamente jamás hubiera estado disfrutando tanto como lo
hacia ella ahora. Era increíble verle como se paseaba de vestido en
vestido.

-" ¿Este me queda bien?, ¿No es hermoso? "-

Pregunta con aquella mirada brillante mientras se paseaba de un lado para otro con aquel vestido azul celeste que me tenía hipnotizada.

-" Si, se ve bastante bien "- le digo sin poder apartar mi vista de ella -" Pero solo uno no basta, debes elegir si quiera otros cinco "- le digo mientras ella me mira con algo de desconcierto.

-" ¿No son demasiados?, ¿Cómo habría de pagarte todo lo que has hecho por mí? "- dice con aquella expresión de agradecimiento que la verdad, no me hacía sentir cómoda.

-" Ya te lo he dicho antes, no tienes nada que agradecerme, y en cuanto a esto, después arreglamos "- le digo sin esconder aquella sonrisa que pronto habría de tranquilizar sus preocupaciones, hasta ver de nuevo aquella mirada brillante que emocionada elegiría lo hiciera falta.

-" ¿Se ve bastante bien no? "- dice Haniel mientras veía como revoloteaba por la tienda mirando los vestidos.

-" Si, se ve más, ella "- le digo sin apartar mi vista de aquella pelirroja.

-" Inclusive tú lo disfrutas más que ella misma "- dice mirándome de reojo mientras seguía sin poder apartar mi vista de ella -"
Yulia, no te estarás encariñando mucho con ella ¿No?, sabes que tarde o temprano tendrá que volver, eres consciente de eso ¿No? "
- me dice con algo de preocupación en su voz -" No querría verte como cuando me dijiste que habíamos recuperado nuestra libertad "- dice ahora pensando de mas -" Parecía que te hubieran sentenciado a muerte cuando me lo dijiste, ¿Era por ella?, ¿Era porque no volverías a verle? "- dice ahora mirando mis ojos.

-" Creo que no has dormido lo suficiente Haniel "- le digo mientras me acerco a ella y me alejo de aquella conversación a la cual no estaba preparada.

Haniel se queda allí, con aquel gesto de preocupación en su rostro ¿Podría ser posible, que empezara a darse cuenta de lo que me pasaba?, ¿Tan evidente era?, ese si era un problema, lo último que necesitaba es que mi propio hermano me dijera que estaba mal, yo misma era consciente de eso.

-" ¿Este me queda bien? "- pregunta aquella chica inocente que ignoraba totalmente la situación, al final, lo que realmente importaba es que ella no se diera cuenta ¿No?, con que ella no lo supiera era suficiente.

-" Si, este resalta tus ojos "- digo sin pensar mientras volteaba a ver a Haniel y me lo encuentro de frente.

-" Si es cierto, resalta tus ojos "- confirma mi comentario mientras me mira de reojo.

Lo que me faltaba, ¿No era suficiente con mi propia consciencia?, ahora
tendría a Haniel con aquella voz taladrando mi cabeza, diciendo que no
está bien, que es una princesa, ¿Que en que estoy pensando?, ¿Que como
se me ocurre?, bueno, la verdad es, que no mando mi cabeza ni en lo que
piensa, que jamás se me ocurrió sentir lo que siento, que se que no está
bien, y es obvio que es una princesa, no tiene ni por que mencionarlo.

Suspiro en desconsuelo mientras aquel rostro problemático sale de la nada haciendo que ambos se preocuparan.

-" ¿Estás bien? "- preguntan al unísono mientras sonrío ante aquella coincidencia.

-" Algo cansada "- digo ocultando la verdad de aquel gesto.

-" Deberíamos retirarnos ya "- dice ella mientras deja aquel vestido en su lugar y toca mi frente -" Parece que tienes algo de fiebre. "-

¿Qué habría de saber ella de fiebres?, lo que estaba era cansada, necesitaba
una ducha, una cama en la cual dormir y un sueño profundo en el cual
pueda evadir todo lo que tengo en la cabeza a si sea solo por cinco
minutos, necesitaba alejarme de esto que me encogía el pecho solo cinco
minutos.

-" Tal vez pueda adelantarme, ¿Por qué no eliges el resto?, Haniel se quedara contigo mientras yo voy al Hotel a tomar una siesta "- digo tratando de contrarrestar aquella preocupación.

-" No "- me dice con aquella voz suave y preocupada -" Aquí podemos venir otro día, yo voy contigo, quiero asegurarme que te encuentres bien "- me dice ahora mientras me agarra de gancho.

-" Puedo caminar sola ¿Sabes? "- ni que me fuera a desmayar como para que se preocupara de ese modo.

-" No seas descortés Yulia "- me dice Haniel mientras agarra los tres vestidos que dejo ella en la mesa -" Por qué no se van adelantando mientras yo me hago cargo de lo que alcanzaste a elegir, ¿Te parece Elena? "- ¿Dice guiñándome un ojo?.

-" Gracias Haniel, prometo cuidar bien de ella "- dice mientras me jala del brazo.

¿Que se supone que está haciendo?, ¿No tendría que estar taladrando mi
cabeza?, ¿Y en vez de eso me deja sola con ella?, se nota que somos de
la misma familia, pensamos y hacemos lo que no debemos.

Y así nos vamos alejando de él, ella agarrada mi brazo y caminando lentamente
como si fuera con un anciano de gancho, con todo respeto a los ancianos,
¿Pero no íbamos demasiado despacio?, terminaría durmiéndome en la mitad
del camino con la lentitud de sus pasos.

-" Sabes, si vamos un poco más rápido podríamos llegar hoy "- le digo de manera simpática mientras me mira de reojo.

-" No quiero que te esfuerces "- me dice con aquel tono de voz serio que no extrañaba para nada.

-" Discúlpame, ¿Estas enojada por algo? "- Pregunto ante su tono de voz.

-" Enojada, no, molesta, un poco "- contesta sin acelerar el paso, ¿Estaría haciéndolo a propósito?, ¿Solo porque está molesta?.

-" ¿Y por qué estas molesta? "- pregunto dejando salir aquel pensamiento que ocupaba mi mente.

-" Todo esto es mi culpa, si hubieras descansado apropiadamente no te habrías enfermado "- dice con aquel tono de voz preocupado.

-" Primero, no estoy enferma, y segundo, si quise quedarme despierta fue a elección, mas no porque nadie me obligara "- dije tratando de contrarrestar aquel rostro preocupado.

-" Tal vez, pero no puedes negarme que en parte lo hiciste porque yo estaba ahí, porque te sentías responsable de mi "- dice con aquel tono serio de nuevo.

-" No es verdad "- contesto imitando su tono de voz.

-" Sí que lo es "- contradiciendo mi posición -" Por lo tanto, cuidare de ti apropiadamente "- termina de decir evadiendo mi mirada.

-" ¿Y esta es tu versión de "Apropiado"? "- digo sin pensar -" Discúlpame, pero hasta una tortuga llega primero al hotel que nosotras a este paso "- al caer en cuenta de mis palabras, ya era tarde.

-" Lo lamento, no quería molestarte "- dice separándose de mi -" Podemos caminar a tu ritmo "- alejándose un poco.

Y claro, la que se termina sintiéndose mal soy yo, ¿Por qué es tan
testaruda?, ¿O la testaruda soy yo?, de nuevo enfrentábamos aquel
incompatible genio que chocaba cada vez que no estábamos de acuerdo en
algo, ¿Siempre seria así?.

Suspiro tratando de despejar un poco el cansancio que me nublaba la vista, y acercándome a ella.

-" Lo siento, lo haremos a tu ritmo "- le digo tomándola de gancho de nuevo -" ¿Cómo es el paso? "- pregunto mientras desaceleraba la marcha.

-" No tienes que, podemos ir a tu ritmo "- dice una vez más mostrando aquella sonrisa que extrañaba.

-" Un poco más rápido no nos hará mal "- le digo correspondiendo aquella sonrisa.

Al llegar al hotel pedimos la llave, afortunadamente los cuartos ya
estaban libres, cuando me acerque a las maletas para levantarlas, sentí
como me detuvo del brazo.

-" ¿Qué crees que haces? "- pregunta incrédula.

-" Trato de llevar las maletas "- dije mirando su brazo el cual no dejaba el mío.

-" Estas cansada, por favor deja que Haniel y yo las alcemos más tarde "- me dice con aquella voz a la cual no podría decirle que no.

Solté las maletas para así dirigirnos al cuarto, al llegar a él me recuesto
en la cama como si hubiera dejado caer una roca, y desde ahí no supe más
de mí.

Hasta que me veo allí, en aquel lugar tranquilo, lejos de
cualquier preocupación que pudiera ocupar mi mente, sintiendo aquella
brisa entre mi cabello, y aquel susurro ¿De su voz?, me sentía en paz,
aquel sueño me tenía arrullada entre la tranquilidad de sentirme segura,
no sé si era aquella voz lejana que me recordaba a ella, o el simple
hecho de poder pensar en ella sin sentir que estaba haciendo mal, o
podría ser ambas, el todo es que se sentía bien, y lejos de molestarme
como lo haría normalmente, se sentía bien, aquella brisa constante me
tranquilizaba cada vez más, y aquella voz lejana pero cercana me hacía
sentir paz.

Al abrir mis ojos me encontré en la habitación sola,
¿En realidad estaba esperando que estuviera aquí?, ¿Por qué?, ¿Por qué
el saber que estuviera aquí haría la diferencia?, que corto fue el lapso
donde no me molestaba el pensar en ella, pues ahora me molestaba el
solo haber tenido la certeza que estaría aquí cuando despertara.

Trato de despejar mi mente y saliendo del cuarto, me dirijo al comedor por
algo de agua, el calor era lo único que me faltaba por apagar, un vaso
de agua, una ducha y quedaba lista.

En el comedor me encontré con Haniel, estaba sentado en una de las mesas y con aquel vaso de agua que me estaba llamando a gritos.

-" ¿Cómo dormiste? "- pregunta mientras tomaba lo último que le quedaba en el vaso.

-" Bastante bien "- le digo con una sonrisa que reflejaba toda la fuerza que me había otorgado aquel sueño.

-" Claro, ¿Quién no habría de dormir bien con semejante guardián al lado? "- dice descubriendo mi curiosidad.

-" ¿Guardián? "- pregunto ante aquella hipótesis.

-" No se separó de ti ni un momento, ¿Que si tenías fiebre?, ¿Que si estarías bien?, ¿Que si necesitabas algo?, un guardián "- dice riendo -" Te consintió en todo el sueño "- dice soltando el vaso en la mesa -" Así cualquiera duerme bien "- dijo parándose de allí y dirigiéndose hacia el cuarto mientras se acercaba ella.

-" ¿Dormiste bien? "- pregunta mientras toca mi frente -" Al menos fiebre no tienes "- dice con una sonrisa.

-" Gracias "- digo mirando sus ojos ante aquella felicidad de saber que estuvo conmigo en aquel sueño -" Gracias por cuidar de mi "- agrego sintiendo algo de ¿Vergüenza?.

Ella me sonríe y sirviendo un vaso de agua me lo ofrece, ¿Seguiría cuidando
de mí?, porque por ser ella, no me molestaban aquellos cuidados
intensivos que aunque algo exagerados, me habían permitido tener aquel
buen sueño que solo ella podría brindarme.

En ese momento caí en cuenta que no importa cuánto tratara, o cuanto me negara a mí misma que tenía sentimientos hacia ella, con esa actitud que tenía hacia mí, lo único que lograría seria sumergirme cada vez más en aquella selva que se reflejaba en sus ojos sin dejarme escapatoria, sin dejarme ninguna opción más que dejarme llevar por este sentimiento que empezaba a crecer poco a poco, y por el cual tendría que recordar más que nunca cual era mi lugar frente a ella.
Volver arriba Ir abajo
himeko1999
Dangerous and Moving
Dangerous and Moving
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : Ni puta idea c:
Cantidad de envíos : 310
Fecha de inscripción : 10/07/2009

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   6/5/2011, 12:50

kyaaaaaaaaaaa
quiero mas y mas

lastima qu sea hasta el lunes bueno esperare

revolucion
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   6/5/2011, 19:39

t esta kedandosuper espero la conti
Volver arriba Ir abajo
gc_naty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : Buenos Aires
Cantidad de envíos : 35
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   9/5/2011, 15:30

niñas gracias por los mensajes, es lunes, por lo tanto aqui les dejo la continuacion de la historia, que tengan un lindo dia.



Un Mundo Nuevo, Una persona Nueva


Y así, un día nuevo empezó, con la energía renovada para empezar aquel
recorrido que nos llevaría o otros mundos que descubrirían sus ojos en
busca de experiencias nuevas, salimos esa mañana en busca de aquellas
reliquias que llevaríamos a otras lugares para así empezar aquella
travesía que le prometí, y de la cual estaba ansiosa por cumplir, le
mostraría un mundo nuevo, le mostraría aquello que habían observado mis
ojos, y protegería la inocencia que habitaba en ella contra quien fuera,
de la manera que fuera.

Fuimos al lugar de siempre, aquel lugar que visitábamos con frecuencia con Haniel, a ver aquella persona que siempre nos suministraba lo que necesitábamos.

-" ¿Cuantas monedas de oro por 2.000 de sus mejores abanicos? "- le pregunto mientras elegía los modelos.

-" 4.000 monedas de oro "- responde aquel personaje que conocía muy bien.

-" Demasiado costoso "- contesto ante sus palabras.

-" ¿Estas cobrando cada uno a 2 monedas de oro? "- Pregunta aquella pelirroja que estaba encantada con uno de los modelos -"
2.000 abanicos es una gran cantidad, ¿No deberías de ser un poco más considerado con esta gente que siempre viene a ti por tus reliquias? "
- pregunta con aquella mirada que lo dejo hipnotizado -" ¿Por qué no lo cierras en 3.200?, 1.6 por cada abanico, bastante justo para ti, y rentable para ellos "- dice mientras se acerca y el la observa de arriba a abajo.

Definitivamente ya no era la misma persona de ayer, llevaba el cabello suelto dejando
ver aquel fuego rojizo que desprendía su cabellera, y aquel vestido
blanco que había elegido en aquella tienda, no necesitaba un traje de
princesa para parecer una, pues con solo unas palabras, había dejado
aquel hombre de una sola pieza.

-" Bastante justo "- dice aquel hombre estrechando su mano.

¿Qué estaba pasando?, ¿Estaba cerrando un trato?, aquella princesa que
acababa de salir al mundo ¿Me estaba ganando en los negocios?, ¿Que
seguiría ahora, también me robaría los clientes?, en realidad no me
molesto, más si me parecía curioso teniendo en cuenta que era la primera
vez que lo hacía. En realidad no tenía razón para quejarme, el trato
que hizo era bastante justo tanto para el como para mí, probablemente yo
hubiera tenido que quedarme una hora discutiendo para lograr lo que
ella logro en un par de segundos.

Ella me mira de reojo mientras yo le regalo una sonrisa ante su triunfo, era suyo y nadie podría quitárselo.

-" Y la princesa salió toda una comerciante "- susurra Haniel en mi oído mientras trataba de no reír -" A ti te hubiera tocado discutir durante por lo menos una hora para lograr lo mismo que ella "- dice sin poder sostener la risa por más tiempo.

-" ¿Cierto que si? "- le pregunto tratando de no reírme de aquella situación, pues no me burlaría de mi misma.

-" Tal vez no fue mala idea que viniera, nos podría ahorrar mucho tiempo "- dice ahora provocando que le diera un empujón.

¿Me estaba llamando lenta?, que atrevimiento, él no podría ni en un día
entero hacer un trato de estos, pero me conformaba con verla feliz,
aquella sonrisa era lo único que realmente quería ver y lograr, si
quería quitarme los clientes, tampoco me importaría, lo único que
importaba es que fuera feliz.

Salimos de allí rápidamente después de que ella rechazara una invitación de aquel bribón que ofrecía
mostrarle la ciudad, de allí nos dirigimos a otra tienda por diseños
diferentes, y allí también intervino con aquellas palabras y aquel porte
que dejaba a cualquier persona sin palabras.

Y así transcurrió el día, estaba sorprendida con las capacidades de aquella princesa para
convencer a la gente con tanta rapidez, me vi derrotada al darme cuenta
que ella había hecho en un solo día lo que yo fácilmente me demoraba una
semana por hacer, ¿Tal vez yo estaba en el negocio equivocado?, ¿O era
esa la capacidad de liderazgo que tenía ella por ser una persona que
llevaba en si sangre real?, espero que fuera la segunda opción, o si no
querría decir que aún no encontraba mi vocación en la vida, eso sería
muy triste.

-" Bueno, parece que terminamos todo lo que teníamos que hacer aquí en España "- digo contando de nuevo aquella mercancía que habíamos adquirido en un solo día.

-" ¿Eso era todo lo que había por hacer? "- pregunta aquella princesa quien se encontraba sentada en la mesa del comedor con un vaso de agua en su mano.

-" Lo que pasa es que hiciste en un día lo que ella se demora en una semana "- dice Haniel con aquel tono de voz divertido que aun trataba de asimilar lo que a mí me costaba -" Eres toda una joya princesa "- termina de decir reclinándose ante ella.

-" Por favor no hagas eso "- responde ella mientras dejaba el vaso de agua en la mesa -" Aquí soy solamente Elena, aquella princesa se quedó en Ellice "- dice sonriendo de manera cálida.

-" Pero definitivamente las cualidades de una las trajiste contigo "- le digo terminando de contar la mercancía -" O eso es lo que quiero creer con tal de no darme cuenta que me equivoque de vocación. "-

Los tres empezamos a reír mientras sellaba la mercancía de manera segura, cuando aquellas risas cesaron, decidí darle una pequeña recompensa por todo el trabajo que nos había ahorrado.

-" Ya que gracias a ti pudimos ahorrarnos mucho trabajo "- le digo mientras llenaba de agua aquel vaso que yacía en sus manos vacío -" Te daré la opción para que decidas a donde quieres ir primero "- digo mientras veía como dibujaba aquella sonrisa -" ¿A dónde prefieres ir, Egipto, Inglaterra, China o Japón?. "-

Termino de preguntar mientras veía aquel brillo en sus ojos mostrar aquella
alegría de la que era dueña en el momento, me emocionaba verla así, era
increíble la manera en que una sonrisa podía llenar tanto mi vida, no
sería lo mismo si no estuviera aquí, no sería lo mismo si no le hubiera
visto de nuevo, en aquel instante, no tuve peros que llenaran mi cabeza,
solo aquella felicidad que compartía con aquel brillo en sus ojos.

-" ¿De verdad puedo elegir? "- dejando mostrar aquella sonrisa que me deslumbraba más que nunca.

-" De verdad "- digo mientras veía como se sumergía en aquel pensamiento tomando una decisión.

-" En ese caso, me gustaría ir primero a Inglaterra, ¿Están de acuerdo? "- nos pregunta a ambos mientras nos mirábamos y acertábamos con la cabeza.

Y así fue como terminamos a primera hora de la madrugada empacando todo
para salir a aquel país que le esperaría con los brazos abiertos,
Inglaterra, aquel país hermoso que tanto me gustaba visitar, el clima
era su único defecto, pero solo estaríamos allí unos días, a menos que
corriéramos con la misma suerte que en España y pudiéramos pasar al
próximo país antes de cumplir una semana en él.

Tomamos aquel barco que nos llevaría a aquella tierra lejana, paso el día entero y nos
la habíamos pasado en la cubierta sentados en aquellas bancas contando
nuestras experiencias mientras viajábamos por todo el mundo, ella nos
miraba deslumbrada mientras le hablábamos de aquello que desconocía, en
la noche Haniel se retiró a la habitación, mientras ella y yo
permanecíamos acostadas en el suelo contando las estrellas que aparecían
una tras otra indefinidamente, y sintiendo aquel viento que nos
arropaba mientras descansábamos de aquel calor que ni en la noche se
ausentaba.

-" ¿Siempre quisiste ser comerciante? "- pregunta mientras veía como la luz de la luna se reflejaba en su mirada.

-" El hecho de que lo disfrute no quiere decir que siempre lo haya hecho "- respondo aquella pregunta mientras veía su mirada llegar a la mía.

-" ¿No siempre quisiste serlo? "- me pregunta con aquella voz curiosa que le caracterizaba.

-" Antes quería estudiar medicina "- le digo provocando que su cuerpo se pusiera de lado frente a mi ignorando las estrellas.

-" ¿Y por qué nunca estudiaste? "- pregunta dejando fluir su curiosidad.

-" Era muy joven cuando mis padres murieron y tuve que hacerme cargo de Haniel, aunque como te habrás dado cuenta somos casi de la misma edad, solo nos llevamos tres años de diferencia, pero yo sigo siendo la mayor "- digo recostándome de lado para verle de frente.

-" Ya veo "- dice mientras acomoda un mechón de cabello que se posaba en mi rostro tras la oreja -" Entonces tal vez tienes razón, ser comerciante no es tu vocación "- dice con aquella sonrisa -" Pero no siempre podemos elegir lo que queremos ¿No?, yo tampoco pedí ser princesa y mírame quien soy. "-

Dice recordándome su posición, reí ante aquella comparación que aunque muy
diferente, podría decirse que el destino había jugado de manera injusta
con ambas. Pero eso era la vida, un conjunto de circunstancias que nos
hace lo que somos, buenos, malos y regulares. La princesa era de las
buenas, yo era de las regulares, pero aquí estábamos, compartiendo aquel
piso de madera y contando estrellas, pues ese mismo destino que jugaba
con nuestras vidas, quiso que estuviéramos en este mismo lugar, en estas
mismas circunstancias.

Tal vez si ese mismo destino no le hubiera dado en su sangre aquel trono real, yo hubiera podido dejarme
llevar por lo que sentía, y en estos momentos hubiera podido decirle
todo lo que pensaba de ella, todo lo que le admiraba, y todo lo quería
que se quedara a mi lado, pero eso no ocurriría, porque aquel destino
había tomado aquella decisión mucho antes de que ella naciera, mucho
antes de que yo supiera que le conocería.

-" Tal vez aquel destino que rige nuestras vidas, no nos ha mirado favorablemente a ambas "- dice mientras se acomoda de nuevo en frente de aquellas estrellas -" Pero si ha de haber algo de lo cual siempre le estaré agradecida "- dice mientras me acomodo en la misma posición que ella -" Es que ese mismo destino me coloco aquí junto a ti. "-

De repente siento como aquello que latía en mi pecho se iba acelerando no
solo por sus palabras, pero por aquella mano que disimuladamente iba
llegando a la mía hasta entrelazarla y dejarme completamente inmóvil
ante mi voluntad.

-" No sé porque será, ni si está bien esto pero "- corta aquellas palabras dejándome ansiosa -" No puedo dejar de pensar, que venir contigo fue la mejor decisión que he tomado en mi vida "- dice mientras le da un pequeño apretón a mi mano y siento como si aquel latido estuviera a punto de salirse -" Pues hay alguna razón que esta fuera de mi comprensión, por la cual simplemente no me puedo alejar de ti. "-

Por un momento sentí que mis oídos no podrían escuchar nada más, era
demasiada información para una sola noche, ¿Por qué me decía esto?, lo
único que lograría seria que aquellos pensamientos que rondaban en mi
mente, me martillaran la cabeza haciendo eco en sus palabras.

-" ¿Está mal que piense de esta manera? "- me pregunta mientras aquel lío en mi cabeza se suspende por un segundo tratando de hallar una respuesta.

-" No "- digo sin pensar en aquella razón que me estaba taladrando la conciencia con aquella respuesta -" En realidad yo pienso igual "- prosigo sin pensar en aquellas palabras que salieron de la nada -" ¿Por qué crees que quise que vinieras conmigo? "- sigo diciendo ignorando aquella conciencia que me susurraba en el oído "está mal" -" Yo tampoco puedo alejarme, he igualmente esta fuera de mi comprensión "- dije algo que aunque era cierto no debí decir -" Lo único que se, es que yo también le agradezco aquel destino que nos puso aquí. "-

¿Qué pasaba conmigo?, ¿Dónde quedo mi conciencia?, y quien era la que estaba
hablando allí sin mi permiso, esa no era yo, o al menos no era la yo
que usualmente habla.

Pero aquellos pensamientos se esfumaron con
la velocidad de aquella brisa que pasaba entre mis cabellos, al ver
aquella sonrisa que mostró ante mi respuesta, estaba mal, muy mal, pero
estaba tan contenta que dejaría el arrepentimiento para otro momento.

-" Que bien que pensemos igual "- dice mientras se acomodaba frente a mi sin ocultar aquella sonrisa -" Por un momento pensé que lo que pensaba estaba mal, pero si somos dos las que compartimos aquel pensar "- dice mirando mis ojos y haciendo aquel latido un poco más persistente -" Debe ser porque no está mal. "-

¿Qué?, claro que está mal, lo que pasa es que, no puedo admitirlo porque esta
que está aquí, es incapaz de decir nada que borre aquella sonrisa de sus
labios, si, aquellos labios que estaba observando últimamente con más
frecuencia, esto estaba mal, muy mal, pero no podía frenar aquel latido,
ni parar mis pensamientos, y mucho menos podía evitar mi mirada clavada
en aquella selva que cada vez me sumergía más sin poder encontrar la
salida.

¿Qué sería de mí el día que tuviera que irse?, ¿Que sería
de todo esto que aprisionaba mi pecho sin encontrarle cura alguna, o al
menos un remedio que calmara aquel sentimiento?, tantas preguntas
rondaban aquella cabeza inquieta en medio de la serenidad del silencio
en aquella noche estrellada.

Pero no pude pronunciar más palabras, ni ensordecer aquella conciencia que me reclamaba por lo
dicho, simplemente podía permanecer allí, sosteniendo su mano, mirando
aquel cielo, escuchando aquel latido, y seguir adentrándome en la selva
de sus ojos.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty   

Volver arriba Ir abajo
 
Mas Alla de La Eternidad// Por: Gc_Naty
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» El infinito matemático y la eternidad religiosa
» AMBIENTADORES
» RUTA DE LA CASCADA DEL PURGATORIO
» IU apoyará al PSOE a cualquier precio con tal de que no gobierne el PP.
» Para ponerlos en contexto de un tema de por alla, y con lo que se aparece un subnormal profundo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics todo publico :: TODO PUBLICO :: T.A.T.U-
Cambiar a: