Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 NOVENO MANDAMIENTO - by CRAZYFORKATINA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: NOVENO MANDAMIENTO - by CRAZYFORKATINA   13/1/2011, 04:05

buenas señoritas! como estan? espero que bien
hoy me pasaba por aqui para dejarles un One-shot que me encanto, lo lei ayer, ayer mismo le pedi permiso a la autora y aqui estoy hoy dejandoselo a ustedes para que se deleiten.

el relato es fantastico y yo que se, cuando lo lean sabran.

mis agradecimientos a crazyforkatina que me permitio compartir su escrito y la velocidad con la que me contesto estoy realmente feliz por eso, GRACIAS!!!


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*

Noveno Mandamiento
"A pesar de tus errores y los míos, aún te amo. No sé si por idiota o por romántica. No sé si por novata o por nostálgica. Aún te amo, no sé si por ilusa o fatalista. No sé si por cobarde o masoquista, pero te amo y no sé hacer otra cosa más que eso".- Arjona.


El tormento no termina. Los tragos de vodka ya no emborrachan. Las bofetadas más que merecidas ya no duelen. Ya nada de lo que siento, digo o pienso, tiene coherencia con lo que hago.

Estoy enamorada, y es un amor que me mata. Me mata y me revive, por que es contradictorio por sí mismo. Es como el licor que quema la garganta al primer trago, pero después alivia. Es como cuando pecas, y te arrepientes, pero es lo más sencillo del mundo volver a hacerlo. En sí, éste amor es un pecado, y es literal por que así lo cuenta la biblia que a veces leo, buscando un refugio aunque por mis tiempos ya no esté "de moda" creer en Dios. Y no, no soy ni una puritana ni una "casi-monja", pues no me interesa serlo. Quizás lo hago más para tener la paz que no encuentro [con toda la razón del mundo], en las noches de fiesta donde mis amores efímeros me conquistan con suma facilidad, por que soy tan cobarde que nisiquiera soy del tipo de chicas que pide teléfonos o regala una sonrisa. Solo me dejo llevar, por ver si el deseo termina por matar ese amor **** que me llegó hace un par de años; ese que pensé, tontamente, era la gran bendición que tanto había soñado encontrar.

A veces recuerdo algunas de las escenas de cuando era una niña, incapaz de comprender todo lo que se me decía; recuerdo como mamá me llevaba a la iglesia, a rezar un poco para pedirle a Dios que mi papá regresara bien de sus ausencias involuntarias, que en parte era por el trabajo, y en parte por que le gustaba andar de "farra". Recuerdo también, como me preparaba entonces para hacer mi primera comunión, cuando me aprendí los mandamientos de memoria, sin entender del todo que significaban.

Amarás a Dios sobre todas las cosas. Lo tenía claro, pues así se me había enseñado. Dios era más que cualquier otra persona, que cualquier otro asunto. Dios decidía sobre mi vida, por que era su derecho, y yo no estaba inconforme con aquello.

Ese era el primero, y ahora mismo ya no recuerdo los demás, excepto uno que no comprendí, hasta ahora que lo estoy infringiendo:

9. No desearás a la mujer de tu prójimo.

Primeramente... "¿por qué a una mujer?"... pensaba en ese entonces que estaba perdidamente enamorada de Ricardo, mi mejor amigo de la primaria, y que no sabía lo que significaba la palabra "homosexual", "lesbiana" o "bisexual". Ahora comprendo que se decía así, por que no hay en éste mundo una belleza que rebase los límites de una sonrisa blanca de pómulos marcados, y una silueta curveada en una cama húmeda del perfume natural y exquisito de nosotras, las mujeres.

"Basta, Yulia", diría mi mamá si estuviera leyendo esto. "A ver cuando se te ocurre dejarte de esas tonterías. Compréndelo; tú no eres lesbiana, ni bisexual ni nada de eso"- continuaría- "Solamente estás confundida, y no hay día que pase sin que le pida a Dios que te quite la venda de los ojos"- terminaría mientras dando la vuelta, me dejaría en la boca las palabras que siempre le repito: "El ser bisexual no me impide creer en que hay alguien con más fuerza que yo".

Y es que '¿de verdad existen los completos "ateos"?. ¿De verdad se puede vivir sin creen en un Dios?... Quizás sí, pero yo no puedo hacerlo, pues creo firmemente en teorías evolutivas y hasta en el dichoso Big Bang, pero no creo que eso haya pasado solo. Algo debió de crearlos.

Pero en fin, ese no es mi punto. Yo hablaba de mi delirio; de mi mayor debilidad y de ese castigo que me ha dado la vida por haberme atrevido en algún tiempo a jugar con las personas que me entregaban el corazón. Pensar en los matices tan distintos de cada una de las miradas para las que fui lo único por meses o por simples noches, en los tonos de piel que mis manos han recorrido, desde los más oscuros hasta los más blancos... pensar en el cabello lacio, ó chino ó quebrado, castaño, negro o rojo, que se ha enredado en mis manos cuando al amanecer intento disimular mi culpa y dar un beso en la frente, en señal de silenciosa despedida, me hacen darme cuenta de que tan peleada estoy con mis ideas y con esa manera de vida, tan decente y recta que me han enseñado mis padres aunque ellos mismos fallaran en un par de ocasiones.

Como duele. Como quema. Como hace llorar... es éste amor que me ata a sentirme insegura y frágil, aunque mi alter-ego demuestre que me siento bien siendo una cínica fiestera con facilidad de palabra y con una mirada capaz de conseguirme lo que quiera, lo mismo chicas que chicos. Lo mismo jóvenes que interesantes señores de 30 y tantos. Como duele fingir que en verdad creo que salir con una y con otra, me ayudará a olvidar a la mujer de cabello de fuego que me roba el pensamiento, el aliento, y lo poco que me queda de raciocinio.

No sirven ya los tragos de brandy ó vodka, ni el tequila que me tomo de golpe, para recordarme que sigo sintiendo. No sirve saber que hay un chico que me ama y a quien yo no puedo más que "querer". No sirve saber que mi familia me acepta, a medias, como lo pueden hacer, o que soy lo máximo en el mundo para mi hermano pequeño y mis primos. No me sirve tocar la guitarra, el piano y la batería, componer canciones que jamás cantaré [por que mis labios están secos], ni escribir como ahora, para desahogarme por que el médico me advirtió que debo dejar de fumar si no quiero enfrentarme con el "efisema pulmonar" o hasta el cáncer. No me sirve, por que nada de eso me ayuda a olvidar su olor que inundaba mis fosas nasales, su sonrisa que dibujaba alegría en mi propia alma, su fuego que quemaba mis dedos cuando ella era el instrumento para mis melodías, ni ese recuerdo de sabor "azúcar- amargo" de cuando me besó por vez primera. No olvido por que no puedo hacerlo. No olvido por que no es fácil aceptar que se pierde lo mejor que te ha pasado en tu vida amorosa.

Es tonto ver como nos hacemos daño. Yo sé que debería hacer. Yo sé que debería borrar su dirección de mi agenda, su correo electrónico de mi lista de contactos de Messenger, y su número telefónico [con todo y la foto de ella y yo abrazadas] de mi teléfono, para no tener la tentación de decirle un simple "hola" que al ser respondido, me sabe a dulce que no empalaga, del que jamás podría hartarme.

Y es que todo va bien cuando me cuenta como va en la escuela, los problemas que ha tenido en casa o incluso las salidas con sus amigos [que en su caso, son tranquilas, al cine o a tomar un café]. Todo va bien, insisto, hasta que menciona a su novia, esa niña de 16 años que le ha robado el corazón. Esa niña que sí ha sabido hacerla feliz, por que no le miente, por que no juega con ella y por que no le causa preocupaciones como el no saber donde estará los Viernes y sábados por la noche.

La menciona, y de manera tonta, yo sigo su juego. "Quiero conocerla" le digo aparentando que ya no me importa no ser yo quien la bese antes de dormir, o al despedirse saliendo del cine. "A su tiempo, Volkova", me responde, supongo que sabiendo que soy una falsa, por que aún me duele saberla ajena. Pero ya la conocí, cierto día en cierto lugar, cuando había planeado una salida al antro, con mis amigos de toda la vida. Es bonita, es bella y más alta que yo por dos centímetros, si acaso. No presté mucha atención a su cara, pues desde lejos solo pude observar que se tomaban de la mano y caminaban sonriendo de una manera sincera, y Lena, mi pelirroja, no tenía cabeza ni mirada más que para ella, por lo que no pudo percibirme.

¿Qué hice? nada. ¿Qué podía hacer? ¿atravesarme en su camino y reclamarle que me haya robado lo único importante que, por decirlo de algún modo, he tenido? ¿Pedirle a Lena, de rodillas, que regresara conmigo por que tenía dos semanas sin dormir, y llorando en silencio por las noches, por que necesitaba que ella me abrazara, cuando mi papá advirtió que no soportaría otra escenita más, pues se iría de la casa? ¿Rogarle que me ayudara a salir de mis problemas con las matemáticas aunque no hiciera más que besarme en la mejilla cuando quería estudiar?. ¿Arrodillarme para pedirle ayuda por que cada vez necesito más del alcohol?. No, no iba a hacerlo, pues como dice mi papá: "Un Volkov jamás le ruega a nadie".

Pero entonces ¿qué me queda hacer ahora, en la soledad de mis instantes de flaqueza?...

"No desearás a la mujer de tu prójimo". No para de rondar por mi cabeza esa frase. "No desearás a la mujer de tu prójimo"... ¿qué tiene eso de pecado?... sería pecado si el desearla me fuera suficiente para tenerla. "No desearás a la mujer de tu prójimo"... al carajo esa frase. Me hace feliz desearla, lo que me hace mal es no tenerla. Al carajo mi decencia, mi moral y mi orgullo; la necesito y ya basta de negarlo. Ya quiero hacer otra vez el conteo de las pecas de su pecho, pues la última ocasión, cuando iba en el número 200, con mis dedos cercanos al borde de su seno izquierdo, ella interrumpió el conteo con un arrebato de pasión, girándome en la cama y comenzando a besarme violentamente.

Al carajo el Noveno mandamiento. ¿Qué infierno puede ser peor que haber estado en la gloria y ser expulsada por un error de mi cuerpo, que no supo resistirse a otra piel?.

¿Qué infierno puede ser peor que desearla sin tenerla? ¿Qué infierno puede ser peor que su sonrisa ya no la provocan mis tonterías? ¿Qué peor infierno que escuchar a mis amigos diciéndome: "Basta, Yulia, Lena está muy feliz con ella, y lo quieras o no ya no tienes espacio en su vida"? ¿Qué peor infierno que no tenerla?. Ninguno. Lo sé.



FIN
publicado originalmente en Julio del 2010.

Volver arriba Ir abajo
b153xu4l
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 20
Localización : En los sueños de quienes dicen soy su peor pesadilla
Cantidad de envíos : 20
Fecha de inscripción : 07/01/2010

MensajeTema: Re: NOVENO MANDAMIENTO - by CRAZYFORKATINA   26/2/2011, 02:22

Está super genial me gusto mucho
Volver arriba Ir abajo
http://hi5.com/friend/profile/displaySameProfile.do
 
NOVENO MANDAMIENTO - by CRAZYFORKATINA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Faltar al octavo mandamiento.
» Solicitudes de datos efectuadas por la Policía Judicial sin mandamiento judicial
» Inicia la segunda etapa del plan para terminar la escuela primaria.
» El noveno escaño de Madrid xD
» Teresa de Calcuta

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics todo publico :: TODO PUBLICO :: T.A.T.U-
Cambiar a: