Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Uno y Dos, Uno (Historia)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Wiiz
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : venezuela/caracas
Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 12/08/2010

MensajeTema: Uno y Dos, Uno (Historia)    31/8/2010, 14:05

Uno, Dos y Uno By:Ani&Wiiz http://lytd.metroblog.com/

Capitulo 1


De todas las cosas que esperaba para aquel día, jamás se le paso por la cabeza semejante encuentro.

Temprano por la mañana preparó café mientras escuchaba música y se arreglaba. Se aliso el cabello, dejo su fleco ligeramente ondulado a la mitad de su ojo derecho. Delineador negro y labios de un rosa pálido. Franela negra holgada y ajustada en las caderas, jeans negro ajustados y por supuesto, no podían faltar sus amado tacones de aguja punta fina, en aquel entonces conocidos como “sandalias romanas”, mas parecían zapatos que sandalias, siempre lo pensó así.

Fue camino a la agencia en la que trabajaba desde hace aproximadamente 2 años, había entrado justo después de graduarse y le iba muy bien. Después de todo, haber dejado su país natal, no había sido tan mala idea. Llevaba alrededor de 6 años en España y aún no se lo creía. Había conseguido que su familia se fuese con ella y en lo que cabe, jamás había estado tan feliz.

Al entrar, saludo con un gesto a la recepcionista y le acerco un sobre blanco.

-Eduardo esta esperando estos papeles. Entrégaselos en cuanto llegue, ¿vale?- le comunicó a la chica con una gentil sonrisa.

-Perfecto- contestó escribiendo una nota en un papel cuadrado muy pequeño de color fucsia. Papel que pego a una esquina del sobre y lo situó a un lado de su escritorio.

-Muchas gracias. Vuelvo en un rato-. Dijo y giró sobre sí misma camino a la salida. A su vez, una chica alta de cabellos castaños y de tez muy pálida, entro al lugar.

-¿El señor Eduardo ya llegó?- preguntó casi sin aliento abalanzándose sobre el escritorio de la recepcionista.

-No, señorita. ¿Puedo ayudarle en algo?- contestó amable.

Vagó por un momento y prosiguió –No sabe cuando llega, ¿verdad?. Necesitaba hablar con él...-miró a los lados y recobró el aliento.

- No se preocupe, creo que mejor le llamo a su móvil.- Dijo poniéndose el celular en la oreja. Asintió y sonrió a la recepcionista y acto seguido, técnicamente corrió a la salida.

-¡Maldita sea!- gritó al caer el buzón de llamadas. Guardo el móvil en su bolsillo y busco algo con la mirada a los alrededores, hizo una mueca al no encontrar nada ni nadie.

Se quedo en silencio por un momento y escucho el chasquido de un encendedor, giró la cabeza y se encontró con la chica de rojos cabellos e imponentes tacones fumando un cigarro y tomando café en un pequeño local. Gabrielle. Aún recordaba su nombre.

Gabrielle fumaba y miraba a lo lejos, aquella costumbre puede que jamás la perdiera. La castaña la miró por unos cuantos minutos, pensando en cuantas veces la había visto hacer aquello... hacer absolutamente nada sumida en sus pensamientos. Toda ella era un mar profundo de secretos y raros pensamientos que nunca había podido comprender.

Dio un paso en su dirección y se detuvo en seco. Gabrielle escuchó el sonido de los zapatos al frenarse y subió la mirada hasta encontrarse con el rostro confuso de la castaña.

Su rostro se mantuvo inexpresivo, la castaña finalmente se acercó.

¿Gabrielle?- preguntó, como si la hubiese confundido, como si no supiera que era ella. Por supuesto que lo sabía.

-¿Si?- siempre tan amable y dulce. Le sonrió con la mirada. La castaña se sonrojó.

-Un momento... ¿Emma?- Finalmente articuló su nombre. Gabrielle pensó en huir, pero ya era muy tarde, sus labios la habían traicionado.

-La misma...-

-¿Que... que haces en España?- preguntó sorprendiéndose de lo calmada que sonaba su voz.

- Eduardo... a él le gusta mi trabajo y quiere que haga una sesión bajo su nombre. Algo relacionado con un video musical, no lo tengo muy claro.- comentó Emma vagamente.- Me pagó el pasaje de Italia hasta acá, nada me costaba- finalizó entre risas.

-¿Italia?- cuestionó de nuevo.

-Si... me fui a Italia... Después de la muerte de mis padres...- sus labios hicieron una mueca y bajó el rostro, su expresión fue ocultada por sus cabellos que bailaron en su cara por el fuerte viento. Miró de nuevo a Gabrielle y prosiguió.

-Después de aquello... me fui con mis abuelos a Milan...-

-¿Quién lo hubiese imaginado?. Lamento lo de tus padres...- dijo invitándola a sentarse frente a ella con un gesto.

-No te preocupes... Jamás me imagine encontrarme contigo aquí en España... Que pequeño que resulta el mundo. Vaya casualidad....-

-Las casualidades no existen, ¿lo recuerdas?.- El recuerdo le fue casi insoportable y negó ligeramente con la cabeza. Prosiguió restándole importancia a su anterior comentario.- En fin... ¿En que trabajas?... Animación... Diseño... ¿Fotografía?- Emma solo asintió con un fingido y humorístico orgullo tintado en su rostro.

-Lograste lo que querías...- tomo un trago de su café y una calada de su cigarro.

-¿Quieres algo?- preguntó cuando un chico se acercó a la mesa.

-No, gracias...-

-Vamos, se que no haz desayunado, pide algo.- insistió con gracia la pelirroja.

Resopló con fuerza a modo de resignación.

-Un capuccino y... un bocadillo de queso.- El chico tomo la orden y Emma fulminó a su acompañante con la mirada a lo que ella solo río con muchas ganas.

-No haz cambiado... – de nuevo ella y sus frases cliché.

La mañana transcurrió con rapidez entre charlas y risas. Al ponerse el sol sobre ellas, en lo alto del cielo, Gabrielle exhalo con fuerza el humo de sus pulmones y reviso su móvil.

-Debo irme...- dijo en tono frío y distante. Frunció el ceño y se levanto.

-Nos vemos...-

Gabrielle solo la miró y en sus labios de dibujo una media sonrisa, mas que sonrisa, era una mueca... como si un ligero dolor le molestase en alguna parte de su cuerpo. Como sintiendo un ligero pesar.

Dio media vuelta y camino entre la gente.

Emma fumó un cigarro hasta que su futuro jefe llegó.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/WiizNoto
 
Uno y Dos, Uno (Historia)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La historia de un ciclomotor
» EXCLUSIVA: La verdadera historia de Rosa Díez
» Historia gráfica (fotorreportaje)
» La historia de mi coupe
» La Diada de Cataluña o la manipulación de la Historia.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics todo publico :: TODO PUBLICO :: Kannazuki no Miko-
Cambiar a: