Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 No siempre fue mentira...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
AutorMensaje
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: No siempre fue mentira...   6/6/2010, 22:15

Bueno mis queridas lectoras esta es la ultima parte de la historia que he publicado en el otro foro, asiq con esto esta nivelado.
Ahora solo tengo que escribir la proxima ya que no lo he hecho y eso es en lo que tardare por falta de tiempo, pero lo hare
Ahora a leer y que les guste :)


Luego de cumplir el castigo dio la hora para educación física y una inspectora que no había visto nunca en lo que llevaba en el colegio (no se si lo será por lo demás) me pidió la acompañara al patio donde iban a salir dentro de poco mis compañeros de clase. Ella se paro en la puerta y yo a su lado, tenía su vista dirigida a no se que punto frente a nosotras por lo que no devolvió mi mirada de duda, le quite mis ojos de encima y enderezando mi espalda mientras inhalaba hondamente el preciado oxigeno me centre en el “no se que” que miraba ella. A pocos minutos de lo que acababa de hacer aparecen mis compañeros de clase y… Alicia, quien al notarme de pie ahí, titubeó entre ir donde me encontraba pero siguió su camino con la cabeza gacha.
Aun me duele tanto –pensé al verla pasar— tanto… — ¿Sahian es tu nombre no? Me miro fijamente dibujando una sonrisa que intérprete para mí.
—Si, ese es mi nombre – le conteste algo tensa.
—Me encanta tu nombre Sahian, yo me llamo Antonia, Anto para los muy cercanos me dijo guiñándome el ojo.
—E…. —Algo turbada por el guiño le desvíe mi mirada y tomando aire y coraje para devolver la suya le pregunte quien era.
— ¿Acaso no me conoces?
—Pues, no llegué hace mucho y…
— ¡lo se, lo se! estaba bromeando—sonríe. Se que llegaste hace algunas semanas.
—O...ok entiendo.
—No te cohíbas conmigo Sahian soy la orientadora del colegio, cumplo algunas veces con mi papel de psicóloga y otros con mi papel… bueno este no es mío pero me lo adjudique asíque yo lo cumplo, de inspectora de patio del colegio.
—Creo que comprendo pero, cual estaría cumpliendo ahora con Sahian (no muy a menudo cuando me siento intimidada me refiero a mi en tercera persona)
— ¿Huh? Te refieres a ti de ese modo que interesante.
—Solo en ocasiones —aclare.
—Entiendo y te explico entonces. Antonia al sacarte de dicha sala de castigo innecesario a mi parecer, cumplía el papel adjudicado de inspectora, y al pararse aquí a mirar la nada según creo pensaste tu, cumplí sin querer el papel de psicóloga.

Me le quede mirando tratando al mismo tiempo de esconder mi sorpresa ya que quizás también me leía la mente. Iba a responderle alguna cosa para cuando me doy cuenta de que volvió a mirar la nada.
— ¿Te crees capaz de soportar las clases de educación física hoy? porque independiente de tu respuesta yo creo que no pue…
—Pues no…
— ¿eh?
—Eso…que no me creo capaz. Creo que lo que hace nada me golpeo no me hace capaz de nada.
— ¿Y como llegaste a esa conclusión Sahian?
¿Que como llegue? repetí irónicamente mirándola.
—Si Cómo — me respondió Antonia.
— Porque en estas pocas semanas me han matado todo y estoy resentida tratando de curar sin encontrar dicha cura.
Me senté a los pies de las escaleras que daban al patio y comencé a abrocharme los cordones del tenis, aunque estos ya lo estaban. Antonia o psicóloga o inspectora se inclina tras de mi — ¿es por Alicia no? — Me suelta de repente. No supe que decir, solo di un suspiro hondo y deje de jugar con mi tenis.
— ¿Sabes Sahian? Alicia Rivero es la única chica en este establecimiento que no eh conocido más que por la fuerza de hechos ocurridos con algún compañero y su ficha personal claro. La he visto tenido en frente y conversado con ella, pero no en situaciones que le pertenezcan 100 % sino que en la de otros. Así simplemente se me ha escapado bastante tiempo desde que llegue.
—Entonces —retome— A mi tampoco me conoce nada, no sabe nada de mi…
—En eso te equivocas— dijo sentándose a mi lado. Tus padres nos dejaron muy bien informados de tu situación, Alicia en cambio esta aquí desde Kinder, su madre la inscribió y decidió omitir toda información posible de su familia ya que había quedado viuda hace nada.
Yo empecé a mirar a Antonia con un notorio interés debido a lo que me contaba pero me aclaro— No, no se mucho de ella ya que llegue a finales del pasado año y solo he conseguido esto a través de su expediente, lo siento Sahian.
—No se disculpe que yo no le he pedido información alguna y no me interesa tampoco (mentí) me levante de la escalera. ¿Mi castigo termino o hay algo mas que deba hacer que yo no sepa?
—No me dijiste hace poco que no te sentías capaz de nada, porque de acuerdo a eso las horas de educación física las pasaras conmigo y...
—No quiero… simplemente quiero volver ¡normalmente! —dije alterada— a mi salón y ojala… a mi vida, susurre desviando mi rostro de su vista.
—Sahian…lo siento mucho pero si te ven donde no debes a estas horas volverán a castigarte. Vamos a mi despacho, prometo que no te psicoanalizare ni nada.
—Se supone que no debería de mentirle a sus alumnos señorita Antonia.
— ¿A que te refieres?
—Me refiero a que psicoanalizara hasta mis más mínimos comportamientos y movimientos, como por ejemplo lo que acabo de hacer con mi tenis hace nada. Yo hace meses atrás quise estudiar psicología pero me arrepentí ya que aun soy muy joven y no me convenció del todo, en ese tiempo que quise estudiarla leí algunas cosas, asíque no me puede engañar.
—Ya veo, entonces como ya sabes que tratare de sacar un perfil de ti dependiendo de cualquier cosa que hagas te prometo entonces que lo que descubra no lo comentare ¿OK? —No quiero mas castigos así que me quedare con usted hasta el recreo, ya que además me acabo de dar cuenta que soy incapaz de otra cosa…
— ¿Hmm… de que Sahian?
—De lidiar con usted señorita Antonia…de lidiar con usted.
—No era mi intención Sahia…
—No se preocupe, creo que ya casi me resigno a ello seño…
— No me digas señorita, me llamo Antonia, bien—solo guarda apariencias cuando alguien este cerca.
—OK ¿vamos entonces a su despacho?
—Si vamos.

Que triste es saber que me pueden leer como un libro abierto y además desechar mi confianza como basura cualquiera. Pensé que podría apoyarme en alguien y empezar a volver a lo que era o al menos acercarme pero en una situación ajena a la cual estoy aquí, entendí que no voy a poder salir y quizás me acostumbre a todo esto… “mi nueva vida” con este punto de vista, ya que nunca podré volver a empezar lo que quise antes o lo que quiero ahora…nunca.

— Llegamos acomódate ¿quieres algo de tomar? Te, café, leche, jugo ¿una cerveza? esto ultimo lo dijo como secándose la baba.
— Mmm…creo que elijo café, el te me parece insulso y carente de sentido, la leche no me hace falta ya que considero crecí lo suficiente ya y a mi parecer solo logra que me de cuenta de cosas que debería notar por lo menos en un par de años mas. Y en cuanto a la adorada cerveza… enrojeció al oír “adorada” tengo solo 12 años, aun no me llama la atención.
— OK, un café entonces (vaya que inteligente eres Sahian, vas a ocupar cualquier simple cosa que yo mencione, para tu implantarle un intento de pensamiento propio, y así yo obtener un perfil de ti donde tu escoges lo que contendrá: personalidad, punto de vista, humor, todo para que yo no me acerque a lo que guardas y no consiga hacerte bajar la guardia)
—Aquí tienes preciosa.
—Gracias Antonia dije sonriéndole.
—De nada (que astuta es contraataca fácilmente y sin pasar a llevar nada, creo que me entretendré contigo)
— ¿Y?
— ¿Y qué?
— ¿Que ha logrado sacar en limpio de mi en este corto tiempo?
— ¿Quieres que te lo diga? (tratas de comprobar si lo que haces funciona no Sahian)
—Pues si, vera, soy algo pretenciosa y me gusta oír cosas sobre mi (miento)
—Mmm pues…
— ¿Si?
—Saque en limpio, que no vas a lograr crearme tu perfil a tu manera—reí—y que me entretendré con tu compañía en esta misma oficina 3 veces por semana.
— …(demonios) ya veo, y por casualidad ¿hay algo que pueda hacer para que me deje seguir muriéndome como yo quiero? Pregunte sarcásticamente.
— Efectivamente hay un algo.
— ¿Que es? le pregunte preparando el puño ya apretado, para levantarlo luego de oír la
Solución en son de victoria.
— Dejar de querer morir, mas claro echarle agua— se larga a reír.
Sonó el timbre para el receso y me dispuse a salir al patio.
—Sahian.
— ¿Si?
—Te haré llegar la pauta con los horarios de las visitas que me harás, ¿oki?
—no me queda de otra, asíque si tu lo dices tendré que aceptarlo, adiós.
—Espera Sahian otra cosa.
—Dime
—Considéralo como una “visita” adelantada, pero te sugiero que definas tus propios sentimientos, todos y cada uno de ellos.
— ¿y a que viene eso?
—Confía en mí, así se te hará más fácil saber si te mueres, o solamente te sientes herida por querer vivir. Nos vemos prontito.
—Ammn…lo tomare en cuenta, nos vemos— dije saliendo de una vez de su despacho.
—Lo habrá dicho para conformarme o de verdad lo tomara en cuenta…

Antonia, la psicóloga del colegio, tendrá unos 20 años a lo máximo ya que de seguro esta cumpliendo algún tipo de práctica aquí. Su pelo es color miel, muy largo y liso, ojos entre marrón y gris— no la mire tan detalladamente— tes blanca, figura esbelta, de un metro setenta y ocho mas menos, algo hipócrita en algunos momentos como los de sonrisas repentinas y eso. Es bastante amigable, también muy inteligente, y esto lo comprobé ahora ya que ni las tácticas que aprendí de Isabel me funcionaron. De seguro me utiliza para llegar a Alicia, quien sabe, seré cuidadosa con ello.

Luego de salir del despacho de Antonia, llegué al árbol en el que pasaba los recesos con Alicia y ella no estaba ahí esta vez, pero estaba segura que en algún momento lo estaría. Me dirigí al casino a buscar algo de comer para regresar luego a encontrarla sentada como siempre y empezar a poner en práctica lo que me sugirió Antonia al salir de su despacho. Aunque, independiente de la respuesta, conservare “mi punto de vista” en completo silencio por si acaso.
Salí del casino y como lo supuse Alicia estaba frente al árbol de siempre, me le acerque poniendo sin que se diera cuenta el refresco que traía en su mejilla, provoque que diera un salto de los mil demonios y para que no gritara ni nada por el estilo empecé la practica.
—Ves que no es nada lindo que cuando estas distraída te pongan estas latas frías en el cachete (mejilla a la chilena).
—…
— ¿No te vas a defender?
—…
—Veo que no— me senté a los pies del árbol.
—… (Te mentí…no se que responder)
—Tu silencio Alicia…tu silencio es como un grito mentiroso, si no me hablas terminare sacando conclusiones erróneas de lo que me pasa contigo.
— Uh… ¿A que te refieres con eso?
—Valla, ya hablas le dije sonriendo. Me refiero a que ahora, aquí frente a ti, yo Alicia ciento que te detesto tanto.

Quizás con esto me estaba excediendo demasiado ya que no logre nada más que herir y herirme porque se sentía muy feo haber pronunciado semejantes palabras. Quizás estaba matando toda posible reconciliación, y de ser así, no sabía si sería capaz de mantenerme en la posición de práctica con Alicia, ya que, verla soportar lo que acababa de decir era muy duro y difícil y yo no soy tan fuerte como ella para soportar mi conciencia por mirarla.

—Me detestas…ya veo…—pronuncio con un tono herido de decepción.
— No se si en verdad sea esto lo que siento Alicia, me han dicho que no se interpretar lo que siento, y lo estoy tratando de considerar, esta es mi forma de probarlo, debo saber si es así o no ¿me entiendes?

Creo que fui demasiado directa, el rostro de aquella chica que tenía en frente luego de llevar su mano a cubrir su boca se derramo en un triste llanto que desconocía por completo. No se como explicarlo aun, pero si se que de solo verla sentí apretarse mi pecho, que me ahogaban sus propias lagrimas causándome una desesperación, un “no tengo mas salida” que me hizo caer en cuenta de que olvide su situación, olvide a víctor, olvide las heridas y moretones en su cuerpo ¡todo! y por qué…ahora lo se. Ella me hirió cuando yo creía que estaba volviendo a ser feliz y con lo egoísta que soy no me di cuenta de que me olvidaba de ella. Casi la estaba usando para yo volver a la realidad que perdí.

Alicia se tendió en el suelo, con ambas manos esta vez cubrió su boca tratando de opacar su llanto, se acercaron varios chicos y chicas a preguntar que pasaba. Yo no respondía nada por lo que otros se arrodillaban junto a ella para tratar de recibir respuesta de sus propios labios…pero no servía. Esto no tardo en hacer aparecer al potencial agresivo a nivel de escuela (grande y agresivo), que sin esperar respuesta y debido a la causa que era la que veía dio respuesta dándome un empujón, e hizo entender a todos los demás que había encontrando al potencial culpable “yo”. Volvió a empujarme, se me acerco pescándome de la polera para tirarme al suelo y empezar la golpiza pero salvada de milagro, antes de que golpearan a la idiota que hizo llorar a la protegida del agresor, una voz de mando algo conocido se oye en el patio.
—Váyanse todos a sus salones ahora mismo—era Antonia.
El chico que me tenia del cuello y que además era compañero de curso de Alicia y mío, me soltó y se retiro como se lo ordenaron, me acerque a darle las gracias a Antonia y antes de decir nada el invecil gigante me toma por los hombros y me tira de un cabezazo al suelo. — ¡¡pero qué haces chiquillo!!— oí gritar a Antonia mientras me lo sacaba de encima. Rápidamente y ya con la ceja rota chorreando sangre me puse de pie, algo atontada me lleve la mano a la herida y como al parecer el ser agresivo, que no sabía si quiera como se llamaba no quería que caminara, me dio un codazo en seco a la cara que me remato y dejo sin fuerzas de levantarme esta vez. Antonia regañaba al chico pero ahora no oía nada de lo que le decía, solo me daba vueltas todo en la cabeza. Los demás espectadores ya casi desaparecían del patio, me ladee para tratar de incorporarme, ayudada por Alicia pude sentarme, me quede en sus ojos inundados en lagrimas los cuales desvió luego para que no los pudiera mirar. Se aseguro que estuviera bien y se dispuso a seguir la orden de Antonia e ir al salón.
— ¡Espera! le dije tomando su mano.
— ¿Qué quieres ahora Sahian?
Me respondió a duras penas con el llanto aun en la garganta.
— ¿Te dolió mucho lo que te dije?
— ¿Me tomas el pelo no Sahian?
Era increíble darse cuenta que frente a ti, alguien que te conoce, puede demostrarte sin decir nada que no sabe con quien demonios habla.
—No te tomo el pelo, respóndeme por favor ¿te dolió?
—Nunca espere oír algo así de ti Sahian, nunca me lo espere, menos después de lo que… (ya entendí)
—Dilo Alicia.
— Después de lo que pasamos juntas…
—Ahora lo entiendes… yo tampoco me esperaba una mentira de tu parte después de lo que pasamos juntas; es irónico no.
—lo entiendo, pero no entiendo a que vino lo que me dijiste antes.
—Yo tenía que saber, si me moría o me hería por vivir. No espero lo entiendas, pero tenía que responder esa pregunta le dije sonriendo.

De pronto empezó a sangrar más mi ceja y mi labio inferior, Alicia se me acerco quedando frente a mí y con su manga empezó cuidadosamente a limpiarme.
—Lo siento Alicia…fui muy dura contigo.
—Ya...ya deja de hablar Sahian— decía al agachar nuevamente la cabeza porque volvía a llorar.
—Sabes, hay una canción que se llama…la verdad no se como, pero viene perfecta a la situación que tuvimos, la escribí en este papel cuando venia en el bus ya que la tocaron el la radio lee.
—…Que reconfortante es saber que ya no hay confianza, que no oirás explicaciones, que ya nada sirve, Sahian no ayuda en nada sino que es peor dijo volviendo a llorar.
—Lo se, pero viene perfecta a la situación, no crees dije sonriendo.
—…
—Ya Alicia—susurraba a su oído, no merezco tantas lágrimas, ya deja de llorar, no quiero verte sufrir por mi culpa.
—Que fácil es pedir cosas— me soltó enfadada.
—Lo se y me merezco cualquier reproche, soy miserable y mimada, tanto que no se diferenciar si quiera lo que siento. Siempre hice míos los sentimientos que veía reflejados en las personas que quería y se parecían a lo que sentía o había sentido tiempo atrás. Pero sabes Alicia, al hacerlo, no sabía que eran para mí esos sentimientos ni en que situaciones tenía que ocuparlos, y creo que esto que paso contigo no fue la excepción.
Escúchame bien Alicia, aunque te hice llorar y de seguro te herí mucho, al menos ahora, se que es lo que en verdad siento por ti, y no, no te detesto como te lo dije por si te quedan dudas.
Alicia, deja de llorar y mírame, eso que te dije no se acerco ni lo mas mínimo, yo estoy muriendo porque quiero, y reviviendo gracias a ti —sonreí— no trates de entenderme ya que por una confusión que tengo que mejorar no te dije que te...te…amo, te amo Alicia Rivero, y por favor no me excluyas mas de tu vida porque no se si lo soportaría dos veces, mas ahora que lo se ¿si?
Agache mi cabeza luego de decirle lo último ya que me dio algo de vergüenza admitir que soy una boba por no entender de mi misma y me quede aguardando alguna respuesta.

Ahí frente a Sahian, me preguntaba el porque de tanto problema por la mentira que me obligue a contarle. Solo pude saber la respuesta cuando la oí decir que me amaba.
—Ha sido tan…raro, pero tan únicamente especial a la vez el conocerte, porque yo misma me he sentido dividida por las dos formas de ver mi vida desde que recibo constantemente mi “marca recordatorio”. Desde que llegaste, no se de donde— ambas reímos—presentándote de esa manera arisca que me causo tantas ganas de conocerte—no me importa conocerlos ni que ustedes a mi—siento que ya la forma doble que me creí…se fue. Soy una desde que te volviste parte de mi vida, y fue muy rápido menos mal (Esto lo aseguro haciendo que me sonrojara tal afirmación) Llegaste incluso como un alguien protector a impedir mi plan de escape a la miseria de mi realidad. Aun cuento con el lo reconozco, pero ene este plan ahora dice “solo en caso de no estar Sahian”.
Empezaron a brotar mis lagrimas y a proseguir su recorrido las de Alicia, quien como nunca, me estaba dejando claro, que soy tan importante para ella como ella para mi.

—Y para llegar a eso Sahian, costara muchísimo, mas aun ahora que se que estas para mi tanto como yo para ti.
—…
— ¿quedaste muda?
Yo me quede mirándola, movía mi boca para tratar de decirle algo pero no salía sonido, estaba imposibilitada, avergonzada y nerviosa, por lo que acababa de oír.
— (aunque no me respondas nada ya se que piensas igual que yo, y todo vuelve a la realidad entre nosotras otra vez) —dijo sonriéndome.
— ¿Por qué te ríes eh?
—Sahian…me puedo quedar contigo hoy en tu casa.
— ¿Mm?...si, puedes quedarte si no hay problema en ello.
—No te preocupes. Entonces iré a mi casa al salir de la escuela y luego nos vemos en tu casa ¿bueno?
— ¿No prefieres que te acompañe?
— Sería perdida de tiempo, me retrasaras con tus aires mimosos en los que sueles caer cuando vamos en el bus a mi casa o a la tuya.
— (que mala es) Lo acepto, pero es tu culpa por no negarte ni oponer resistencia a mis abrazos.
—Bueno, bueno… eso lo conversaremos en otro momento.
Luego de oír su veredicto me pare a su lado, al mirarla note que se había avergonzado y decidido mirar el vacío como Antonia, es muy tierna cuando quiere. Me di media vuelta y empecé a caminar hacia el edificio para entrar al salón, al llegar al pasillo aparece de la nada Antonia—hey Anton…—me tiro del brazo hasta llegar a su despacho otra vez.
—¡¡Pero por que me tiras!! ¿Más psicoanálisis?
—mmm…no, solo te quedaras conmigo por esta hora, hay que limpiar y deshinchar.
—Demonios—reclame—Ahora por ese maldito cavernícola protector, tendré que sufrir en tus manos.
—Eso creo.

Me dirigí al sillón y me tire en el refunfuñando mientras me secaba sangre del labio inferior con enojo de una forma tan poco femenina. Que me percate de que parecía un vaquero que acababa de escupir en un tarro y se secaba con la manga de su polerón, cuando ya lo había hecho igual o peor que uno.
— ¡Vaya! ¡Que señorita por dios! — Exclamo Antonia largándose a reír luego por lo que hice.
—Oye no te burles—agache la cabeza. No fue mi intención dije bajito, intentando darle algo de histrionismo.
—OK, lo siento.
Antonia se arrodillo frente a mi y limpio la sangre de mi cara, no se que habrá usado luego pero deshinchó mi ojo y pude parpadear sin tanto dolor después de un buen rato evitándolo. Mi polera blanca tenía manchas rojas por todos lados, por lo que mi psicóloga me dejo una nueva. Me cambie como si nada, sin reparar en que un par de ojos no se me despegaron mientras lo hacia—que vergüenza—me dije al notarlo.
—Oye Sahian, tienes bastante bien acondicionado tu cuerpo ¿algún deporte?
—No, ninguno—rápido y nervioso. Ni uno…solo.
— ¡jajaja! — rió Antonia. Se levanto y apoyo en su escritorio mirándome burlonamente.
— ¿Qué?
— ¿Nervios?
— ¡Ya van a tocar el fin de hora, asíque me voy! Gra...gracias. Camine rápido a la puerta y una vez en ella me detuve sin voltear—un poco— dije respondiendo a la pregunta y Salí del despacho.
—Adiós Sahian.

Camine al salón esperando que al entrar me llegara un ataque nuevo de alguien, pero para mi sorpresa sancionaron a mi agresor y el tema según lo que me informo el profesor lo arreglo la orientadora, así que entre sin mas. Una vez adentro el silencio me pareció desagradable, los ojos de mis compañeros me empezaron a seguir apenas me empecé a mover para sentarme, al verme llegar donde Alicia y sentarme a su lado empezaron los murmullos; era mejor que el silencio acusante por hacerla llorar. El profesor se marcho y la profesora que debía llegar a hacernos clases no lo hizo, así que nos votaron antes. Todos volaron y quedamos solas Alicia y yo ya que me tarde en guardar mi ropa ensangrentada.

— ¿Dónde estabas Sahian?
— ¿Huh? Mmm… ¿viste a la chica que estaba junto a mí en la hora de Educación física?
—Si ¿Qué tiene?
—Pues se ofreció a curarme y me cambio la polera manchada —sonreí.
— ¿Por qué te ríes?
— Es que esa Antonia es un tanto desquiciada, pero a la vez interesante ¿vamos?
— (así que Antonia) ¡Si vamos!
Al salir del colegio caminamos hasta la esquina y nos separamos.
—Espérame en tu casa.
—OK, ve con cuidado.
En dirección opuesta a la de Alicia tome el bus para mi casa, debido al antiinflamatorio que me dio Antonia luego de llegar a la sala empecé poco a poco a sentir un peso en el cuerpo que me hacia mas lenta de lo que podía llegar a ser, asíque solo quería llegar luego a mi casa. Subí al bus y una vez sentada mis ojos poco a poco empezaron a cerrarse, los parpados me pesaban demasiado provocando que mirara en todas direcciones para espabilar, pero no funcionaba.

—Sahian despierta, Sahian, es muy temprano para que tengas sueño, no seas floja, si ni siquiera hiciste Educación Física hoy. Despiértate o me veré obligada a usar otro recurso.
—Ya…ya me desperté pesada; compadécete de mi estado, estos golpes los tengo nada más y nada menos que por ti mujer.
—Bueno, bueno, lo siento esta bien. Pero es que no vine a tu casa a verte dormir, así que también se consiente de mi Sahian ¿Sahian? me estas oyendo o te… ¡te dormiste! Que conste que tú me obligaste a usar este recurso.
—Sahian (susurro) despiértate mi amor…Sahian…
—…Alicia lo siento—dije despertándome. Me dormí otra vez, pero prometo que…¿Qué haces Alicia?
Mi pulso, latidos, sensaciones y todo, de pronto se revoluciono en mi, me quede muda por su boca cazadora que me hacia su presa y ciega por lo que podía ver de su cuerpo, ya que se encontraba sobre mis piernas sentada y me tenia inmóvil recibiendo caricias, pero no cualquier caricia sino que las de ella, y no es que nunca las haya recibido pero esto era de cualquier punto de vista diferente.
—Sahian (susurro) Sahian… ¡Te amo! ¡Te amo!
—Yo….yo… yo También a ti Alicia.
—Te amo Sahian….pero despiértate….despierta Sahian
— ¿Eh? ¿Qué despierte? Pero si lo estoy Alicia ¡estoy despierta mírame!
—no Sahian despierta, te tienes que despertar, ya llevo mucho esperándote… ¡DESPIERTA!

—Despierte señorita, señorita despierte fin del recorrido, debe bajar aquí señorita.
— ¿Eh? ¿Dónde estoy?
— Fin de recorrido señorita, se durmió, apresúrese y con suerte alcanzara el bus que va saliendo de vuelta, vamos baje.
— ¡Eh! O si, si, voy ¡Gracias!

Genial me dormí, y paso lo peor, estoy del otro lado de la ciudad y mi casa quedaba solo a quince minutos de la parada que tome antes. Ahora quizás cuantas horas tarde en llegar y ¿por que aun estoy adormecida? — ¡Maldición! — Que habrá sido lo que me dio Antonia.
Al menos alcance el bus de vuelta, pero son las 19:00 de la tarde y Alicia ya debe de estar en mi casa, espero que no se vaya y que no se preocupe por mi ausencia—a quien engaño, debe de estar preocupadísima— que mala suerte tengo.

— ¿Dónde estas Sahian y por que no estas en tu casa? Llevo dos horas esperándote y no llegas, por dios que no te haya pasado nada o no se que haré.

En el bus repetía en mi mente ¡Voy tarde, voy tarde, voy tarde, voy tarde, voy tarde! Para no volver a dormirme. Parecía una loca con delirio de persecución mirando hacia todos lados, pero era eso o volver a llegar al otro extremo de la ciudad ¡voy tarde maldición! ¡Ya llegue! Gracias a dios no me dormí. Me levante y toque el timbre, baje y me largue a correr ya que la parada estaba a una cuadra de mi casa, sentía que me movía a cámara lenta por las pastillas que me dio Antonia pero llegue al cabo de unos minutos eternos por fin a mi casa.
—Alicia— grite aliviada por encontrarla aun ahí.
— ¡Sahian que te paso! ¿Por qué llegas a esta hora? ¡Que demo...
—Al…Alicia yo
De pronto recordé el sueño del Bus y me desarme entera ¿que me pasaba para andar pensando esas cosas? Fue tan real que las sensaciones las traigo a flor de piel, y reaccionan al mínimo incentivo. Me siento extraña, me tiembla todo el cuerpo ¿notara que me pasan cosas con ella? Creo que necesito un descanso por hoy.
— ¿Sahian que te pasa? ¿Te sientes bien?
—La verdad no me siento nada bien (me estas haciendo mal)
—Entonces creo que no es lo mejor que me quede y…
— ¡No! Quédate (es imposible que me hagas mal, mejor no pienses hoy Sahian) no es necesario que te vayas, no quiero que lo hagas…asíque entremos ¿si?
—…Esta bien, entremos.

Fuera de mi sonrojo, que ya bien se a que viene, pude advertir que Alicia también se puso nerviosa y no supo que decir, asíque aproveche de convencerla otra vez para que entráramos. Una vez dentro pasamos directo a mi habitación, yo deje mis cosas y sin poder mas con mi cuerpo me senté en la orilla de mi cama, empecé a fregar mis ojos con mis manos por el cansancio y ya sin poder mas me tendí de espaldas y cerré los ojos.
—Sahian, Sahian… (tono tierno) que te pasa que te quedas dormida tan rápido —sonriendo. Te vez tan caprichosamente linda tendida así tonta…que pasa contigo que me haces tan feliz.
—Alicia…Alicia…
— ¿hmm? hablas dormida también tontita, que divertido.
—Alicia…
—Abre los ojos Sahian—susurraba.
—Alicia…
—Hola dormilona.
— (El sueño se vuelve a repetir al parecer)
— ¿Qué pasa? — vuelve a susurrar.
— (Esta vez yo hago todo primero) Te amo…
— (¿Que esta pasando? Me esta…besando…)
—Siento…no poder soportar…
—Sahian me beso ¡me beso! Y me dijo que me ama, me…me ¿pero que esta pensando?¡¡Sahian¡¡ (se durmió otra vez)
—Eh…que, Alicia… ¡Alicia! Lo siento me dormí (ya no me siento adormilada) ¿que te pasa que tienes esa cara?
— ¿Qué? (¿no se acuerda?) ¿Me tomas el pelo?
— ¿Yo? Por qué…
— (Parece que en verdad no se acuerda) ¡Ah! no, nada, no me tomes en cuenta. ¡Oye tengo hambre! Cámbiate baja para que preparemos algo de comer.
—OK, ya bajo entonces.
Volví a soñar con Alicia, pero esta vez todo se resume casi en un sabor y fue mas real aun que en el bus—sonrojo—mucho mas. Espero que lo que sea me haya dado Antonia solo haga efecto una vez y nada mas, ya que no quiero volver a sentirme pesada y todo eso.

Baje, y con Alicia algo nerviosa debido a no se que fuimos a una tienda cercana a comprar algo de comer y pizza fue la elección. Una vez en la cocina, Alicia me pregunto por que había tardado en llegar y que me entretuvo para haber sido tanto tiempo, 3 horas y por lo rara que andaba, aunque yo le diría drogada. Le hice un mini resumen de todo, hasta le dije que alucine pero no le detalle sobre que, entre risas y otros temas la pizza casi se acababa.

—Sahian tienes un pedacito de queso en el labio.
— ¿Dónde?
—Por aquí, dijo apuntándose a si misma para guiarme.
—OK…ya… ¿ya esta? Le pregunte luego de pasar mi lengua por el lugar que me señalo.
—mmm.....… si—respondió desviando de la nada su mirada de la mía.
— ¡Gracias!
—de nada
—Oye tu también tienes en tu labio…
Antes de terminar de decirle y sin siquiera haberla guiado paso su lengua por el lado equivocado al que me refería. —no, ahí no es, mírame es en este lado— le ordene.
Relamió el lugar que le dije sin quitarme los ojos de encima. —… (Mentira)
— ¿Que te pasa Sahian? ¿Le atine no?
—No fue un sueño…el…el beso no fue un sueño.
— ¡He…de…de que hablas! Que beso… ¿Qué beso Sahian?
— (me estaré equivocando) El beso…yo pensé…
—No se de lo que hablas.
— Pero Alicia—dije acercándome (¿Será o no?)
Empecé a acercarme a Alicia y esta en respuesta retrocedió.
— (si es) Te bese.
Ya estaba lo suficiente cerca y la tenia agarrada del brazo, no sabía cual era el fin de retenerla pero lo hacia.
—Sahian suéltame por favor… (Me da vergüenza admitir lo del beso)
—Yo…lo siento Alicia (dejare de insistir, si lo niega es porque no le pareció bien)
— (No se como admitirle que me beso, quizás solo fue la alucinación y no le gusto haberme besado en ella y quiere averiguar porque yo le respondí…) bueno no se de que me hablas pero mañana tenemos clases y debemos irnos a dormir.
—Si, si… es cierto, vamos.

Continuara
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   7/6/2010, 11:36

jaja ay xk se scapod el beso nunununuu
jejejje
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   7/6/2010, 12:14

que mala que no admita lo del beso hay ya que lo admita me muero de la emocion sube la conti y gracias
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   8/6/2010, 15:41

Nyaaa!! X3
Muchas gracias por la continuacion!!!
Me gusto mucho!! Especialmente por lo del beso!

Aunque... muy mal que no lo admita!! ¬¬ Pero bueno... tiene sus razones! XD
Quiero saber como va a continuar!!!
Voy a estar esperando la continuacion!!! *W*
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   8/6/2010, 16:18

Les digo chicas que me demorare un tanto en publicar ahora porq no llevo nada nuevo escrito de puro quedada que soy.
no es que me guste torturarlas ni nada parecido ok XDDDDD
solo es falta de tiempito.
se cuidan bye!
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   8/6/2010, 17:28

Okey!! Esperamos... XD
No hay problema!! n_n
Cuidate mucho Alex!!!!
Saludos!
Nos leemos!!! XD
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   8/6/2010, 18:02

venga que ya llegaste!!!
te sigo leyendo, ponle ganas, vale!?
Volver arriba Ir abajo
BURST ANGEL N.S
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : cerquita de tu corazoncito...
Cantidad de envíos : 67
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   8/6/2010, 18:58

waooo...como siempre...te ha quedado re buena la conti...y no te preocupes, nosotras te esperaremos pacientemente...
gracias por la conti y ponle ganas en los estudios y en la conti...jeje...bueno me despido de ti linda alexandra...
bye bye...
Volver arriba Ir abajo
utena
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Costa Rica
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 12/08/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   11/7/2010, 01:42

me ha encantado, espero la conti ^^
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   11/7/2010, 14:31

continuacion por favor =( conti conti conti
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   13/7/2010, 11:06

conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti conti
voy acer huelga!! eh!!
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   13/7/2010, 20:04


¿Donde esta la conti?
Volver arriba Ir abajo
utena
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Costa Rica
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 12/08/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   14/7/2010, 21:16

y la conti?¿
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   15/7/2010, 12:44

huelga huelga huelga
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   15/7/2010, 13:24

Jajaja, empezamos con la huelga???
Cadena de conti??? XD
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   15/7/2010, 19:31

nooo por favor si no me queda mucho, denme tiempo que estoy q me muero de enferma XDDD
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   15/7/2010, 20:56

Oki Alex!! Vamos a intentar buscar paciencia en algun lado... aunque va a costar encontrarla... seria mas facil si la vendieran en el quiosco de la esquina! XDDDD... Chiste malo, gomen! XD O si tuvieramos una lupa y un mapa??... Perdon, eso estuvo peor! XDDD Jeje...

En fin... sinceramente te entiendo, yo tambien estoy enfermita... asi que por ahora te dejo descansar y recuperarte y despues... conti!! XD
Besitos Alex!
Que te mejores!!!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   15/7/2010, 21:06

*Miya* escribió:
Oki Alex!! Vamos a intentar buscar paciencia en algun lado... aunque va a costar encontrarla... seria mas facil si la vendieran en el quiosco de la esquina! XDDDD... Chiste malo, gomen! XD O si tuvieramos una lupa y un mapa??... Perdon, eso estuvo peor! XDDD Jeje...

En fin... sinceramente te entiendo, yo tambien estoy enfermita... asi que por ahora te dejo descansar y recuperarte y despues... conti!! XD
Besitos Alex!
Que te mejores!!!












dio que suerte tengo de tener una lectora asi de comprensiva y graciosa
hare un gran esfuerzo en apurarme!!!!
cuidate tambien.
bye :)
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   15/7/2010, 21:35

XD...Mmm... comprensiva, si... pero graciosa?? La verdad, para nada!! XDDD!
Intento serlo pero no me sale muy bien! jeje...
No hay ningun problema... a pesar de que la historia este super y tenga ganas de seguir leyendo ya mismo... podemos esperar... no te hagas drama!! n_n
Descansa si estas enferma!! ^^
Cuidate mucho!
Bye!!
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   16/7/2010, 11:07

Eyyy!! io nu kero sperar!1 jumjum!!!
mentira! jeje!! si stas enfermitha!! se puede!!!
acer un esfuerzo en sperar!! xk se como es eso!!1
asi q tranki recuperate prontiko! i cuando ya este! lista!
pa subir!1 leemos!1 ay q tener paciencia x ese ladin!!

besitos! spero tu pronta recuperacion :p
Volver arriba Ir abajo
bombom7805
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 39
Localización : españa
Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 11/06/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   19/7/2010, 12:38

, me acabo de terminar de leer toda la historia y me gusta mucho, es muy buena, pero me da mucho pesar todo lo que sufre Alicia y mas por que ya se sabe que se muere, en cuanto a Sandra, ya quiero que le diga la verdad a sahia y que puedan hacer algo por ella. ya quiero conti que has durado mucho
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   19/7/2010, 17:45

oye comprendo que no quieras torturarnos, que hayas estado enferma, pero venga que te estas demorando.
continua pronto, que las ansias me superan.
por favor, si! se buena.

bss!!!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   19/7/2010, 23:15

Chicas mañana en la noche sin falta les publico a mas tardar el jueves si es que no cumplo mañana.
En serio que no me gusta torturar pero el office no me guarda los cambios me borra lo escrito esoy enferma a morir me sacaron un litro de sangre y revisaron por todos lados ademas el trabajo y el estudio no me dejan nada y asi no se puede durar mucho.

no las defraudare y dentro de estos dias que les digo les publico.
se cuidan mucho y abriguense o moriran como yo
Bye!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   19/7/2010, 23:17

bombom7805 escribió:
, me acabo de terminar de leer toda la historia y me gusta mucho, es muy buena, pero me da mucho pesar todo lo que sufre Alicia y mas por que ya se sabe que se muere, en cuanto a Sandra, ya quiero que le diga la verdad a sahia y que puedan hacer algo por ella. ya quiero conti que has durado mucho







Muchas gracias señorita
para eso escribimos e intentamos mejorar a cada paso, para intentar transmitir lo que sentimos y pensamos a cada tecleo. y al parecer empiezo a lograrlo un poco muchas gracias.
ya veras como se desenvuelve la historia pasiencia :D
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   20/7/2010, 13:12

tan mal estas!? no te preocupes, recuperate primero y despues subes, perdon por molestarte.
un beso y abrazo gigante. mis mayores deseos para que estes bien pronto.
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   21/7/2010, 13:38

Wau!! eso de la sacada de sangre s fello!!! nu nu!!! ia m maree hehe!!
weno nu hay problem descanza i ia nos recompenzaras luego!!! primero la salud luego nusutras i lueguin el resto ejje
besitos!! spero tu pronta recuperacion i luego la conti jeje :P
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   22/7/2010, 21:03

Bueno, no puedo decir que me quedo interesante pero son estas partes de las historias que tiene que estar para dejarme conforme.
Les pido disculpas disculpas por demorar tanto pero de verdad casi mori de lo enferma y con los examenes de sangre, les agradezco las ansias de leer y el apoyo.
se les quiere mis queridas lectoras
a leer y no me linchen por lo fome de la continuacion....tin ni nim




—Sahian por dios… no te puedes dejar morir en silencio. Independiente de que ahora estaré para ti otra vez no quiere decir que me uses para sufrir en silencio, esa no es la mujer que quiero y a la que me costo tanto enseñarle a no darse por vencida. Busca tus propias respuestas y quizás halles una solución, y si en el peor de los casos no hayas cosa alguna… al menos quedaras con la satisfacción de no haberte quedado con las manos en los bolsillos.

—Lo se Isabel… eso lo se, pero es que me cuesta tanto dejar de pensar en todo lo que la envuelve y concentrarme en buscar las respuestas. Me resulta tan desgraciado el decidirme a buscar y que antes de hacer nada se me cruce por la cabeza el que pueda ser la última vez que la vea en pie, que la oiga reír sienta su calor o que la bese…

— ¡Pero eso es!…la verdad entiendo lo que debe ser ¡pero aun así! debes arriesgarte y echarte encima todos esos tormentos y arriesgarte a perderla solo por horas en vez de que sea por toda la vida.

—Suena tan fácil Isabel…pero es algo con lo que no puedo combatir. Ya me paso eso de perder por toda la vida y es la causa de que ahora no me quiera arriesgar, no puedo ni pensarlo como vez.

— (No es nada fácil para mi tonta) Para eso estoy yo hermanita. Ya veras como podemos con esto y se soluciona todo, ya veras como puedes volver a vivir en paz.

Estuvimos en el árbol alrededor de una hora luego de que Sahian se largo a llorar. Me resultaba bastante difícil asumir que después de cuatro años Sahian había hecho una vida y yo prácticamente vagué sin un norte al quedarme sin ella. Siempre fue exclusivamente para mí, era mi compañera, guía amiga mi primer amor, mi imprescindible persona especial…y se fue. Se fue sin siquiera poder evitarlo y por una estupidez de mi parte me quede sin vida por cuatro años. Ella por su parte no hizo nada tampoco, y el que la pasara mal no la justifica del todo, pero es lo que menos importa porque después de todo su vida no la formo a mi lado como tanto planee hace tiempo atrás… intentar en un futuro solamente conmigo se esfumo tal y cual su recuerdo de nuestra habitación, lenta y dolorosamente.
Bajamos del árbol y me quede rezagada fuera mientras Sahian corría dentro de la casa a ver a su persona especial.
Parada ahí me sentía celosa de lo mucho que había avanzado en su vida sin mí, yo nunca serví para nada más que hacer su entorno feliz, cuidarla, acompañarla o protegerla, ella solo tenía que sonreír y despertar todos los días a mi alcance y nada más y me sentìa completamente pagada. Por ello yo me quede estancada en una vida sin ella y ella avanzo casi una vida sin mí—tengo que recuperar al menos algo de tiempo con ella ahora…quiero recuperarte Sahian, me he sentido tan sola estos años...

—Oye Isabel ya deja de torturarte quieres, ya tendrás tiempo para sentirte mejor contigo misma.
—Mm… (Acaso lee mi mente)
—Vamos entra que ya esta Helando.

Vaya no satisfecha con haberse convertido en la mujer valiente de mis sueños además lee mentes y oculta casi perfectamente sus problemas en un abrir y cerrar de ojos, que odiosamente gracioso me resulta que se plante tan decidida y diga lo que quiera —Me quede muy pero muy atrás de ti Sahian.

— ¡Chicas! ¿Donde andaban metidas a estas horas?— nos dice sorpresivamente la abuela.
—Este…—Estaba sorprendida ya que no pensé que la abuela volviera a reconocernos otra vez.
—Ustedes dos no cambian mis niñas—cambiando su seño fruncido de enojo a uno pacifico. Siempre desaparecidas pero juntas que era y es lo único que logra tranquilizarme.
—Sentimos el preocuparte Abuela no era mi intención ni la de Sahian. Pero nos estábamos poniendo al tanto… ya que no porque yo quisiera no estuvimos juntas un largo tiempo… (Ya casi en susurros)
—Oye ¡yo!... Isabel
—Ya no importa Sahian, lo se…
—Mis niñas, no entren en conflictos entre ustedes ya que dentro de poco solo quedara la una para la otra y deben de llevarse bien, cuidarse, respetarse y apoyarse en todas las situaciones a las que se enfrenten. Todo esta en aprender a superar lo que nos daño o daña aun, porque si no es así las heridas no sanaran nunca y yo no quiero ver esa pena en tus ojos Isabel y mucho menos esa culpa resentida en los tuyos Sahian, no quiero, así que no preocupen en estas instancias a su abuela que siempre dio gracias por tener un par de nietas que como hermanas se aman incondicionalmente y nunca le daban la espalda a la otra pasara lo que pasara.

Mi abuela desde pequeñas nos decía cosas así, sonaba como despedida y no nos gustaba nada pero no podíamos decirle que omitiera los consejos. La verdad creo que era solo por cumplir ya que sabía que ambas vivíamos para la otra incondicionalmente, teníamos y tenemos personalidades diferentes y que quizás algunos pueden ver como incompatibles pero aunque ella me hiciera sufrir de la peor de las maneras yo correría a su lado sin importarme lo que me hubiera hecho si me necesitaba, ya que era por Sahian y nadie más que por ella. Y sabía que por mi haría lo mismo, lo sabía.

—Lo tengo claro abuela y siento hacerte pasar el mal rato, pero tengo que solucionar unas cosas para poder quedar completamente como antes; y eso no significa que no ame a esta ingrata como antes, sino que es todo lo contrario, ahora es más.
— (sonrojo) ¡Oye! Yo no tengo toda la culpa Isabel y lo sabes, lo mismo digo abuela.
— Con eso quedo satisfecha ¡ya! vayan a comer que es tarde y hay que dormir; y de pasadita me llaman a su abuelo.
—OK (ambas)

—Tu siempre cobrándome sentimientos Isabel, me las pagaras ya vas a ver.
— ¿Mas…? No quiero…
—V…vez, lo haces de nuevo. (Demonios metí la pata)
—Abuelo, la abuela te necesita así que ve con ella.
—Gracias Isa, voy volando, ¡ah Sahian! Sandra te quiere en su habitación lo más pronto posible.
—Gracias abuelo, iré luego de comer algo.
— (¡por que me tiene que encelar tanto compartirte tonta!) Se me fue el apetito me voy a dormir, hasta…
— ¡Siéntate y come no seas taimada!
— Déjame ser Sahian, ya van cuatro años que llevo perfeccionándolo así que no creo poder cambiarlo.
— Yo llevo cuatro años sin verte y aun así no perfeccione el desacostumbrarme de tu compañía.
— Pero parece que lo llevas innato, porque aun en esta habitación me siento a kilómetros de ti.
— …Pues yo no me siento así contigo, de hecho no has cambiado de gran manera y me siento igual de protegida y a gusto que siempre contigo, sigues siendo mi querida hermana mayor Isabel.
— Solo me he estancado sin ti Sahian, no es que siga siendo.
— Celosa.
— ¿Qué?
— Eso, celosa y además malcriada. Lo que tú quieres es que mi mundo gire otra vez alrededor del tuyo como cuando éramos pequeñas y por eso estas así.
— ¡No es cierto! No… este bien un poco si ¡conforme!
— Si.
— ¿¡Te estas burlando de mi!?
— Me preguntaste si estaba conforme y yo respondí, nada mas y…
— No me hace ninguna gracia me marcho a mi habitación…(me levante y me fui corriendo)
— Que mujer mas conflictiva, no me dejo terminar ni comer.
Camine a la habitación de Isabel, me pare frente a su puerta y di dos golpecitos que no eran precisamente para pedir permiso para entrar, sino que avisaban que lo haría sin más y solo yo sabía eso.
— No te atrevas a entrar Sa…(ya lo hizo)
— Perdón no te escuche—dije metiéndome con ella a la cama.
— ¿Qué crees que haces? Sal tu novia te espera a unos pasos de aquí tonta.
— Quiero otra cosa ahora, ella me puede esperar un ratito.
— Es verdad, se me olvidaba que para mi son solo migajas de tu tiempo.
— (en verdad esta sentida) Isabel tengo frío dame tu calor…
— (hace tiempo que no oía eso…) Yo ya no te daré nada, tú tienes quien te conforte así que no te robes lo que me queda.
— (Vamos hermanita lo siento) Yo solo quiero el tuyo….
— (mentirosa) ¿Qué haces Sahian? suéltame ya deja de…

Antes cuando era invierno, cada noche me iba donde Isabel y me aferraba a ella tan fuerte y decididamente que parecía en verdad que le robaba su calor. A medida que iba entrando en calor ponía mis manos frías por su estomago o su espalda y a veces hasta me metía bajo su pijama y me dormía sobre ella. Era una molestia andante lo acepto y en parte por el frío, pero era más porque me gustaba el aroma de su piel su suavidad y porque ella lo permitía cuando se trataba de my y solo de mí por lo que era su culpa esas actitudes mías.

— (ya se rindió) Yo nunca pensé cosa alguna como dedicarte migajas de mi tiempo, siempre has estado en primer lugar en todo para mi, de hecho yo pensé que estos cuatro años que no me hablabas ya me habías reemplazado o algo parecido ya que siempre creí que me importabas mas de lo que yo a ti. Yo te amo igual y mas, tal como dijiste tu… ¡mas que a nada Isabel! ¿Entendiste? Porque es imposible olvidar los abrazos, las peleas, los besos, los juegos y todo eso que hacíamos juntas, ¡imposible! Así que por favor no me hieras diciéndome que yo no tengo tiempo para ti, porque te juro que si lo vuelves a decir o pensar va a pasar de verdad.

— (demonios extrañaba esto) Sahian yo no me voy a disculpar de esto ni de nada porque ¡sí! Estoy celosa, muy celosa…y no hay atención que quiera recibir si no viene de ti.
— (por fin lo sueltas) Lo entiendo…
— Además se que quizás me digas lo entiendo ahora, pero después te parecerá agobiante y un problema ya que veras que no es tan simple como crees porque yo osea esto…estoy complicada, quiero decir, esto es complicado y…(no lo entenderás nunca cierto)
— Ya basta de enredos y torturas y quédate quieta que me enfrío.

Si bien no entendía muy bien a lo que se refería con esos enredos suyos al menos comprendía que no quería nada más que mi atención exclusivamente para ella, sin importarle nada más, con eso dejaría de tener esa mirada triste. Es comprensible para mí ya que siempre fue así, pero ahora lo tomaba muy enserio y hasta me asusta la pena que transmite al tratar de hacerme entender que me quiere a su lado y nada mas. Y por otro lado además esto me causa un pequeño problema, porque apenas Sandra sepa o a mi se me escape será un paz armada entre ella e Isabel.

Con Isabel siempre hemos sido unas payasas entre nosotras o con la familia, pero tenemos personalidades neutras, ariscas y hasta destructivas con todo ser que no sea una de las dos. Resulta gracioso, es como si aparentáramos esa gracia o boberías que notamos que tenemos y además es nuestra personalidad y que lo que aparentamos de problemáticas fuera nuestra verdadera personalidad—somos especiales— eso sucede desde siempre. Por esto es que todos tienden a malinterpretarnos cuando nos tratan de conocer o acercarse, sea de buena o mala manera, todo por estas malas impresiones que damos siendo tan agresivas por nuestros arranques algo altaneros y cosas así.
Antes de conocernos pasmos la gran parte del tiempo solas aisladas o con la familia—como todo el mundo con su familia pero en nuestros casos mas que los demás— incluso Isabel ni siquiera tenía esa compañía, ya que solo vivía con su tío el cual murió cuando era pequeña dándome así la posibilidad de tener la fortuna de su compañía. Por esto es que hasta hoy pienso que siempre entre ambas hubo aun “algo” muy fuerte que nos dejo permanecer juntas. El que ella llegara a mi como un ángel guardián una compañera especial un norte; en su caso yo también era lo mismo para ella. Nunca lo he mal agradecido, sino que todo lo contrario, lo agradecí cada segundo que pasábamos juntas, y de hecho llegamos una vez a la conclusión de que fue porque estaríamos toda la vida juntas y nunca necesitaríamos interpretar algo de la otra ya que lo sabíamos todo y desde el principio fue una aceptación reciproca.
Yo aun pienso que ella llego exclusivamente para mi….

¬¬¬— ¿Te vas a quedar esta noche conmigo Sahian?
—…tengo que pedir permiso primero—sonrisa.
— (peor es nada) pues ve…y espero me conceda Sandra el placer.
— (al menos logre que estuvieras menos arisca) ¡voy volando!

Aguantaría de cualquier persona que no fuera de mi familia un semblante o pensamiento de desanimo o algo parecido a una sensación pesimista. De hecho, lo aguantaría de mi misma familia solo en caso de no notarlo pero eso es imposible…lo note y ella se acaba de conformar. ¡Es increíble! Siendo tan autoritaria se conforma con que tengo que pedir permiso ¿que tanto le sucedió sin mí que esta así? no puede ser que solo me haya extrañado porque para que ocurriera esto eso sería demasiado poco. Una vez la lleve conmigo me va a tener que explicar todo esto. Casualmente fui yo quien siempre la busco y le hizo berrinche o le causo algún problema de este estilo; tendría que ser gracioso pero creo que la situación no es la misma.

— ¿Aun despierta? A que se deberá este acontecimiento—tono morboso.
—Pues…no se debe más que a esto—sonrisa.
— pe...pero (y yo que lo dije de graciosa)
— ¿Te gusta? Yo se que te provoca cositas.
— (que mala suerte tengo) Esto Sandra…no…
— Que esperas? Acércate que no es mi plan dejarte ir esta noche.
— (¡maldición!) Lo siento…—trago saliva. Lo siento pero no puedo…
Para mi mala suerte lo que temí me iba a meter en problemas lo hizo, solo que fue antes de lo que pensé, ni siquiera me alcance a mentalizar o algo, llego y en la peor situación que pudo; justo en estas que no se pueden negar y que si te atreves te creas un conflicto del porte de saturno “el sexo” y me toco a mi.

—Pero amor que te pasa mírame, tócame…—susurro—veras que te arrepientes de negarte.
—E...e…e…es que no puedo porque…por favor no hagas eso te lo ruego.
Estar de pronto siendo acorralada por tu novia, la que además solo traía unas tiritas negras con rojo sobre su cuerpo y nada mas era una tortura completamente injusta—apenas aguanto—mas aun si esta sobre ti mordiéndote tocándote y prácticamente reclamándote en la cama siendo que tienes que decirle que ¡no¡ —maldición —es aun mas complicado, pero tenía que hacerlo esta vez.

— Sandra amor espera, ¡pero espera! (demonios ¿en verdad me perderé esto? Si Sahian lo harás. ¡Pero no es justo! Lo se pero te tendrás que tirar y nada mas)
— ¿Pero que pasa? Esta bien que te niegues un poquito pero ya es demasiado, además ni siquiera necesitas provocarme de alguna manera o con alguna cosa porque simplemente me tienes entera y de inmediato—con tono sexy y volviendo a morder y meter sus manos bajo mi camisa.
— vaya—tragando saliva reiteradas veces—. Agradezco eso amor pero en verdad no es por provocarte ni nada pero no puedo, y no es por algún motivo biológico o algo así o ¡no se que mas decir! pero no es nada de esas cosas.
No quería admitir que la dejaba ahí...¡¡¡ahí!!! Con esa ropa, en ese plan y disposición por ir a quedarme con Isabel. No porque me diera pesar o algo así, sino que por evitar un conflicto entre ambas por mi culpa.
— Ya entiendo…es que yo no te provoco lo mismo que me provocas a mi, entiendo…—alejándose— No importa, que duermas bien—sonríe para ocultar.
— Pero… (Al parecer si no digo esto será un conflicto futuro mucho mayor y seré la principal afectada así que mejor le digo y ya.)
— No te quiero oír así que mejor vete a dormir callada y deja que se enfríe la situación.
— (esta indignada y lee mentes) Lo siento se que soy horrible por dejarte así pero no es nada de lo que dijiste sino que es porque le dije a Isabel que me quedaría con ella esta noche o al menos te pediría permiso.
— (con que era por eso…) Esta bien entiendo pero solo por esta vez, y además ¿por que no lo dijiste antes? Te gusta hacerme sufrir…
— E…pero si a ti te gusta inventar cosas no a mi, es mi culpa lo acepto pero tu no me dejas expresarme a veces. Y con respecto a eso que por lo demás te queda estupendo—mas que estupendo la verdad— lo siento bueno, te lo compensare promesa—levantando la mano con los dedos en forma de conejo.
— No te disculpes lo entiendo, fue en mal momento en el que decidiste irte a dormir con ella pero eres la única que sale perdiendo así que ahí tienes tu pago.
— Óyeme ¿como que soy la única que pierde? Según lo que yo acabo de ver hace unos minutos necesitabas de mi, ¿o caso hay alguien mas—dije acercándome—dentro de esta habitación que quieras que te bese, te acaricie o pueda satisfacer tus ardientes deseos—la bese—porque no lo niegues, me esperabas para todo—reí—y cuando digo todo es todo ¿no?
— ¿Conoces a alguna otra persona que este dispuesta a satisfacerme como dices? Es obvio que a quien esperaba era a ti, lo demás fue una broma algo pesada pero al parecer no funciono contigo—no mucho me funciona contigo— pero sabes que… no me importa, porque la única con la que quiero hace esto y con tantas ganas por lo demás—sonrojo—es contigo. Ahora ve antes de que me arrepienta de dejarte ir hoy.
— Gracias por el permiso entonces—la bese—hasta mañana y recuerda que te lo compensare.
Por poco y no me salvo del problema, al parecer tengo muy mala suerte siempre que se trata de mujeres—suspiro— al menos puedo agradecer que se trata de las mujeres que amo y me quieren un poco siquiera para no darme de latigazos por hacerlas sufrir por mi propia estupidez.

— ¡Llegue Isabel! ¿Dónde estas?
— ¡Te dejo venir! Espérame que estoy en el baño.
— Si me dejo (por poco no llego) y apresúrate que tengo frío.
Al menos puedo tratar de parchar un poco las heridas que le cause a Isabel durante estos cuatro años que no estuve. Me hace sentir horrible su sola mirada y no me gusta nada el castigo silencioso. Además… la voy a necesitar en el camino que tendré que correr para tratar de hacer algo por Sandra ya que estoy segura de que sola… no voy a poder.
— ¿No estas tan fría cierto? Porque ahora que estas incluso un poco mas alta que yo no te puedo calentar mucho y no quiero pasar frío.
— Oye si me vas a hacer escándalo en calentarme mejor me voy, y por lo visto yo…
— ¡No! espera ya no digo nada, pero no te vayas—saltándome encima para que no me moviera—por favor ya no digo nada…
— Pero, pero (a esto me refiero con castigo silencioso) ¿porque te tomas tan enserio lo que digo? Solo son bromas o berrinches y que yo recuerde nunca me los creíste, por que ahora si (me duele)
— Han pasado cuatro años Sahian, no fueron ni un par de mese o semanas, ni mucho menos días. No se que tan igual que antes estas, no se que gusto tienes ahora, no se que piensas en este momento y mucho menos en otros, ¡no se nada! —dijo un tanto alterada— porque pase bastante sin ti.
— O…okey entiendo, me quedo muy claro, pero no te enfades bueno.
— ¡No estoy enfadada ni nada!
— okey y entonces por que me ¡Gritas!
— ¡Yo no!.. —se quedo callada— okey lo siento.
— Nada de disculpas
Salí de la habitación como llevada por el diablo para asustarla y hacerle creer que me iba a dormir a otro lado; la verdad iba a buscar unas galletas y leche ya que me había dado hambre y ya habían pasado unas horas entre el problema con Sandra y lo que me había llevado acostada antes con Isabel, así que la situación me vino perfecta para el momento de tensión y la aproveche de inmediato—sonrisa malévola.

—Con suerte conseguí que se quedara esta noche…; no por merito mío sino porque Sandra la dejo, y aun así, —tapándose el rostro con las manos— le tiro mi despecho a la primera situación de presión arruinándolo todo y alejándola otra vez—empezaba a llorar— y para peor me largo a llorar como tonta. (La tonta en la que me convertí)

Ahí tras la puerta con las galletas y vasos de leche en las manos me sentía más capaz de poder escribir hasta una historia de homicidios así mismo que manejar la situación con Isabel. No era la idea que se largara a llorar y se menospreciara, para variar logre hacer caer en gravedad una situación puntual y hacer sentirse miserable a alguien, y todo porque yo lo tome como un mero juego y no pese la importancia que le dio ella. Con Sandra me ha pasado un par de veces y por lo visto en el tercer día que llevamos aquí se lo provoque a Isabel.

— Isabel…Isabel—repetí acercándome para abrasarla— tu no provocaste nada, mírame estoy aquí , era una broma otra vez—aferrándola a mi— siento haber tomado poco en cuenta el que dices ya ni conocerme.
— No es que lo diga por que si—decía entre el llanto— yo ya no te conozco Sahian y detesto que se…a as…i—con un hilo de voz.
— Ya basta de torturarte ¿acaso vas a morir por no conocerme? Y… ¿Cómo que no me conoces? —dije un tanto harta— Es muy extremista que digas no conocerme, solamente no sabes que suelo hacer diariamente y unas cosas de mi personalidad, todo lo demás sigue igual y no deberían preocuparte los otros detalles porque son mínimos. Son cuatro años lo se pero no es tanto lo que he cambiado ¡Mírame! — No es tanto Isabel, tú sabes la gran parte y la conoces mejor que nadie.
— Eso no basta, me siento en desventaja y sola porque era lo único seguro que he tenido durante mi vida, este tiempo separadas no me sirvió, me siento incomoda cerca de ti a veces—secándose las lagrimas con el brazo—como te dije en la cocina…a kilómetros de ti, y no lo puedo llevar bien ya que no logro descifrar cuando y como reducir esa distancia.
— Pues…pues entiendo, se que desde hace algún tiempo no reflejo nada y hasta hubieron personas que se alejaban de mi sin siquiera haberme hablado alguna vez por el solo hecho de lo frío y dolido de mi mirada todo el tiempo, ¡Yo se que no me puedes descifrar! —abrazándola mas fuerte— Lo se y lo siento y ni siquiera yo se hacerlo…pero te puedo decir que si quieres reducir distancia eso es lo único que tienes que combatir; y decir combatir es exagerar, ya que contigo nunca fui esquiva ni indolente, solo déjame volver a acostúmbrame a la familia, porque durante tres años enteros no tuve, estuve igual de sola que tu.

La noche trascurrió entre abrazos caricias y más sollozos de parte de Isabel, nunca la había visto tan débil y llorar tanto, pero se que se le quitara pronto ya que no volverá a estar lejos de mi que es lo que la tiene así.
Al final nos dormimos casi en la madrugada pero daba igual ya que en esa casa solo los abuelos se levantaban con las gallinas y ya no estaban en la edad así que simplemente todos acostados en sus respectivas camas.

Ya más menos cuando daba la una de la tarde se empezaron a escuchar voces en la cocina, yo me levante para tomarme un café ya que no había logrado dormir completamente bien. Isabel durante un largo rato luego de quedarse dormida suspiraba y se le entrecortaba la respiración y me inundaba una pena increíble por tenerla así.
Al entrar a la cocina para mi buena suerte el café ya estaba listo así que me instale en la mesa recibí un pequeño beso de mi sexy chica y luego de mi padre, un apretón de mejilla de helena y nos pusimos a desayunar.

Helena mientras desayunábamos nos comunico que dentro de dos días volvíamos a santiago porque tenían trabajo mas que acumulado con estos días libres, yo objete porque si no mal recordaba ella misma dijo que estarían por un tiempo en casa, me callaron muy rápido y aclararon que luego de volver a santiago el trabajo que tienen no lo harían durar mas de una semana para cumplir con lo prometido y quizás hasta nos regresábamos otra vez aquí por un tiempo mas largo, lo simpático es que yo tengo clases y las estoy perdiendo casi por inercia ya que ni siquiera me acordaba hasta que Aparicio Isabel y Helena agregándola a la conversación le pregunto que si le molestaba que la inscribiera en mi mismo liceo para que cuando se fuera a santiago estuviera todo listo.
Por lo visto todo se arregla, toda la familia además esta esperando lo inevitable para desprenderse por un tiempo de la casa en la que estábamos ahora y terminar el año recién empezar a planificar que se hará para el futuro. Yo por mi parte tengo planificado en que seguiré gastando mis días en lo que me queda de año y mas ahora que tendré a Isabel y a mis padres de apoyo, voy a ir con todo por Sandra.
Volver arriba Ir abajo
bombom7805
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 39
Localización : españa
Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 11/06/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   23/7/2010, 05:48

que bueno que esta bien, y no te moristes con la catidad de sangre que dces que te sacaron, , me gusto mucho la continuacion, isabel me gusta mucho, se ve que sufrio mucho esos cuatro años que estubo lejos de sahian, ojala y las cosas mejoren para todas, espero conti pronto,
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   23/7/2010, 11:01

*Miya* escribió:
Oki Alex!! Vamos a intentar buscar paciencia en algun lado... aunque va a costar encontrarla... seria mas facil si la vendieran en el quiosco de la esquina! XDDDD... Chiste malo, gomen! XD O si tuvieramos una lupa y un mapa??... Perdon, eso estuvo peor! XDDD Jeje...

En fin... sinceramente te entiendo, yo tambien estoy enfermita... asi que por ahora te dejo descansar y recuperarte y despues... conti!! XD
Besitos Alex!
Que te mejores!!!
amiga mia pues a mi si me causaron gracias tus chistes aunque no lo creas esperare la conti chao cuidate amix
Volver arriba Ir abajo
utena
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Costa Rica
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 12/08/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   23/7/2010, 19:38

me encanto

espero la conti
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   25/7/2010, 18:14

Odio tu historia!

Odio la relación entre Sahian e Isabel!

Odio esto! los días de sensibilidad me han atrapado y lloro como una estupida mientras leo.

Lo peor de todo es que siento eso que relatas, y aunque no lo haya dicho, me encantaría tenerte frente a mí y pedirte que no cuentes mis cosas. Vaya que te golpearía con ganas y eso que no soy agresiva.

Ah… señorita, espero que siga escribiendo, lo hace tan bien que hasta me molesta.



Pd: lamento la intro, tenia que decirlo (escribirlo), hay cosas que no puedo callarme aunque quiera. La sinceridad es uno de mis defectos.
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   25/7/2010, 18:33

ais escribió:
Odio tu historia!

Odio la relación entre Sahian e Isabel!

Odio esto! los días de sensibilidad me han atrapado y lloro como una estupida mientras leo.

Lo peor de todo es que siento eso que relatas, y aunque no lo haya dicho, me encantaría tenerte frente a mí y pedirte que no cuentes mis cosas. Vaya que te golpearía con ganas y eso que no soy agresiva.

Ah… señorita, espero que siga escribiendo, lo hace tan bien que hasta me molesta.



Pd: lamento la intro, tenia que decirlo (escribirlo), hay cosas que no puedo callarme aunque quiera. La sinceridad es uno de mis defectos.



Aunque no lo creas se lo que se siente el identificarse con algun escrito, y mas que nadie lo se porque cada uno de los personajes de esta historia tienen algo mio.
GRacias por lo de que escribo bien y vuelvo a repetir de que por personas como tu es que hago el intento de que sea lo mas decente que pueda.
Con respecto a lo del golpe...preferiria recibir alguna otra cosa de ti menos eso, pero si tienes ganas no me queda mas que dejarme por revelar tu vida.
te cuidas y gracias por tus comentarios se aprecian mucho
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   27/7/2010, 19:30

gomen, en realidad nunca he golpeado a nadie y menos empesaria ahora con una chica, asi que no tienes de que preocuparte.

y veamos revelar mi vida en verdad no importa total nadie me conoce, una gran ventaja si lo pienso, no me gustaria que me llamaran desdichada.

espero que subas pronto el proximo capitulo de mi biografia.

besos!
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   30/7/2010, 20:26

ay q paso aki!! uhmm!1 eno stuvo genial la conti!!
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   2/8/2010, 13:40

hay que haria sin ustedes chicas, me relajo , me rio y me enojo con cada una de las historias que escribis aqui y que se que forman parte de alguna loca fantasia o vivencias por parte de ustedes las amo ha! espero la conti pronto escribes genial
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   10/8/2010, 11:25

quiero conti esta SUPERRRR BUENA =)
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   28/8/2010, 16:50

Subiere la contiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii creo que ahora.
Volver arriba Ir abajo
utena
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Costa Rica
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 12/08/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   28/8/2010, 16:53

*------* bien, genial jojo

animo *-*
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   28/8/2010, 18:44

No se cuanto tiempo habra pasado ya que he perdido la nocion de tiempo por las drogas XDDD naaa...pero en verdad no se.

Disculpen de todas maneras haberme dejado de publicar siendo que tengo bastante escrito, pero ni yo me entiendo a veces.
Que se entretengan chicas!!!!




Al día siguiente era evidente y hasta propensa a ser cortada la atmosfera mientras desayunábamos. Se que me miraba y yo a ella pero furtivamente, ya que cuando una descubría a la otra desviábamos rápida y notoriamente nerviosas la vista para no ser completamente descubiertas.
Yo antes de dormirme le di muchas vueltas al asunto del beso. Me queda un margen de error de un dos por ciento en cuanto a si le di el beso o no, y estoy convencida que se lo di pero no se como afrontárselo. Me volví loca toda la noche ahí a su lado pero no creo que se haya dado cuenta ya que lo único que note que me cambiaba era el ritmo cardiaco, bueno yo creo que no noto nada. ¡Quiero conversar lo que paso! pero no se me ocurre como abordar el tema.

— Apresúrate en comer Sahian que vamos tarde—dijo sin mirar.
No puedo mirarla a los ojos, estoy segura que a la primera que caiga en su mirada no tendré mas que reconocer que sí me beso, y me dará vergüenza admitir que por nervios dudas y mas vergüenza no lo quise hacer.
—OK ya termine voy a preparar mi bolso y vamos.
— ¿Aun no lo preparas?
— N…no, porque con lo de ayer y (oportunidad) además con lo…
— OK, OK ve pronto (mejor me callo)
— (demonios) Bien…
Subí a buscar el bolso y a meter los libros de física química y biología ya que me tocaba electivo de ciencias por querer ser científica y decidí prepararme antes de tiempo a pesar de que aun me quedaba bastante para llegar a eso. Mientras mas me apuraba en dejar todo listo mas me tardaba, no encontraba el libro de química y me empecé a tardar arriba revolviendo todo el cuarto. Ya para cuando habían pasado unos diez minutos buscando decidí rendirme y compartirlo con Alicia que también opto por el mismo electivo. Caí en cuenta de que desperdicie estúpidamente diez minutos ya que con la excusa de compartir el libro quizás creaba una oportunidad para confirmar lo del beso de alguna manera ¿Cuál? Ni idea.
Entonces algo contenta por la casi oportunidad salí corriendo y cuando iba a atravesar la puerta quede frente a frente con Alicia que creo que por la tardanza me iba a buscar para arrastrarme a la escuela.

— Duraste poco sin mi—dije teniéndola encima.
— Ebb…no… ¡ya tardaste vamos rápido! —alejándose.
— Espera…—reteniéndola—no es necesario esto que haces de evitarme.
— Yo…— susurro— (si no lo hago no me despegaría ni un solo segundo de ti)

De pronto se quedo callada y cerro los ojos, yo por mi parte esperaba que complementara su —Yo…— con alguna explicación pero no fue así y de hecho dejo de alejarse, ya con los ojos cerrados pozo su cabeza en mi pecho y se quedo así durante unos minutos que se me hicieron eternos ya que no sabía a que venia esa acción y no sabia como responderla tampoco.

— Umm…Alicia…este…no es que me desagrade esto pero ¿por que?
— No, por nada…—se alejo sin alterarse ni nada parecido— olvida todo y vámonos al colegio (escuela basica)bueno.
— Pero Alicia yo quiero alguna respuesta y no me dices nada, más encima te quedas callada y te recargas en mí así como si yo fuera de piedra.
Quizás estaba hablando demás, quizás estaba incomodando o solo estaba haciendo lo que tenia que hacer. Pero con esto ya más de alguna noción de que me gustaba la chica que tenía en frente estaba dando a entender y no me importaba nada admitirlo.

— Solo vamos…anda camina.

Se desentendió de todo lo que quise tratar de saber, no se altero ni perturbo porque prácticamente le declare que me gustaba. Creo que si bien la intimide le tire indirectas y la enfrente como no creía nunca poder hacerlo, lo intente…pero no funciono nada, asíque creo meteré mis manos a mis bolsillos traseros y caminare como si nada a su lado el tiempo que sea.

— OK, vámonos que ya es muy tarde.
Yo se que no debería de estar haciéndole esto, pero resulta que siempre que uno niega algo que no tenia razón ni motivo ¡ni pinta de ser negado!—grito interno— después para volver a admitirlo no encuentra ni el valor y no acepta la situación que se le presente para hacerlo.

Salimos casi volando de la casa a la parada del bus que demoro un infierno pero llego. Al subirnos quedamos prácticamente en las escaleras ya que por la hora y como buen estudiante hay que saber llegar tarde. El liceo quedaba entre unas calles antiguas y prácticamente al fondo de ellas, dándonos a recorrer unas diez cuadras todos los días. La micro pasaba solo por fuera asíque aun nos quedaba por caminar, evidentemente Alicia lo sabia asíque imaginaran su rostro de indignación ya que íbamos mucho mas que tarde.
Mi casa quedaba a media hora máximo del colegio pero el bus siempre se iba repleto hasta unas cuadras antes de tener que bajarme a caminar, ya que había una estación de metro. Al llegar a la estación empezamos a subir para sentarnos por las pocas cuadras que faltaban y resulta que el chofer del bus era el mismo que me despertó ayer tarde cuando me dormí por el medicamento que me dio Antonia.

— No se vaya a dormir otra vez señorita— tono de burla.

Yo avergonzada porque me reconoció— Se me venia a la cabeza el estado deplorablemente “notorio” que debí de tener para que alguien a quien no había visto nunca me reconociera— así que no lo mire y rápidamente me amotine al final del bus en un punto ciego donde los espejos retrovisores no me delataran.
Alicia llego a mi lado y mientras se dejaba caer en el asiento del lado me miro con cara de risa contenida. Yo ya esperaba en cualquier momento que me la dejara caer escandalosamente así que para defenderme y sin decir nada me recosté en sus piernas, así a la vez me vería menos aun. No se si me dormí alucine o fue exceso de imaginación pero parecieron segundos ahí en sus piernas, nunca se me habían hecho tan cortas las cuadras (calles) para llegar el liceo.
Bajamos del bus sin decir nada, la burla de Alicia no llego asíque me levante sin mas. Al bajar apenas tocamos el asfalto nos largamos a correr como poseídas, ya que de no llegar a las nueve treinta simplemente te devuelves por donde llegaste y ya eran las nueve quince.
En el trayecto mientras corríamos me percate de que el café al que pasaba a comer algo como almuerzo cada día después de terminadas las clases estaba abierto— era muy tarde— y no me pude contener las ganas de pasar y llevarme unas media luna y café, por lo que baje la velocidad para que Alicia no lo notara y cumplir mi misión.
Al verme dentro del café la dueña— Alejandra— que ya me conocía por mi habitual presencia ahí, me atendió rápido y me dijo que pasara a la hora de siempre porque quería hablar conmigo. Igual de rápido como me atendió y con lo solicitado en mí poder me voltee abrí la puerta y corr…i.
— ¿¡Por que Sahian!? Justo ahora se te ocurre comprar—grito enojada—ya no nos dejaran entrar.
— Pero oye no pude hacer nada al respecto tenia que…—le dije mirando con cara de perrito el café y las media lunas— lo siento en verdad, no es que siempre tarde tanto en llegar (mentira) fue solo este día y el de ayer y sus eventualidades y todo eso.
— OK, OK ya no digas mas que es gastar saliva, vamos, no perdemos nada con intentar que nos dejen entrar, si no es así nos vamos a algún otro lado.
— Pero no te enojes…si no lo hice de mala, de hecho te compre el café vienés que tanto te gusta y yo uno normal porque no me alcanzo para el capuchino que me gusta a mí. Lo siento—repetí triste.
— ¡No¡…no estoy enojada no te pongas así Sahian, si no importa pero son tantas cosas que pasan que no se, pero no me he enojado contigo (no podría )
— OK, toma tu café y caminemos.
— Yo quiero una media luna
— ¿Qué?
Si bien me gaste el dinero en los cafés y media lunas y su café es mas rico que el mío y aun así se lo compre— aunque me costo— las media luna no las compre para compartir porque eso si que me cuesta demasiado.

—Quiero probarlas ¿por que me pones esa cara de huevo frito si son solo media luna? (ojos
Extremadamente abiertos entre palideciendo y muriendo)
— (¡dijo solo!) No te daré.
— Pero ¿por qué? Yo quiero.
— (como le digo para que no se enfade) Porque son para el receso, no para comerlos ahora.
— Ah…esta bien, pero estoy segura de que esa que tienes en la mano te la ibas a tragar ya—con cara de te descubrí.
— Quizás—me largue a reír y acelere el paso.

Llegamos con paso constante al colegio y efectivamente no podíamos entra ya por la hora—diez de la mañana— pero apareció Antonia, bueno no apareció sabia que no había llegado y me esperaba asíque nos dejaron pasar exclusivamente por ella.
Con Alicia nos dirigíamos a nuestro salón pero no eran los planes de la psicóloga orientadora e inspectora.

—Sahian tu vienes conmigo, que la chica se vaya sola—se volteo y camino a su oficina.

Alicia quedo con poco menos que la cabeza trasformada en vena por semejante forma de no darle importancia. Yo no quería que se sintiera desplazada ni nada por el estilo, así que rápido la tome por la cintura depositando un beso en su mejilla — te busco para el cambio de hora asíque procura dejarme encontrarte.

— (que tierna) OK…
—Bien adiós—reí.

Corrí a la oficina de Antonia quien me esperaba con galletas y leche como si fuera una niña pequeña. Probablemente y de acuerdo con lo que le responda por ello seguirá el psicoanálisis asíque con cuidado Sahian.

— ¿Por que me llamas hoy?
— Hola Antonia ¡OH! Hola Sahian ¿como estas? Bien gracias ¿y tú? Aquí algo cansada ya que me fui de parranda cuando no debía pero no hablemos de mi te esperaba por algo especial, siéntate, siéntate.

Me quede de pie ahí bajo el umbral de la puerta sin articular palabra por semejante escena de locura de una “Psicóloga”. No me hacia ninguna gracia así que tenia mi mejor cara de smilers —MSN específicamente— ese de los ojos ladeados que no se como se hace es este teclado y no lo podré poner. El punto es que preferí omitir el comentario, entre me senté tome un vaso de leche y unas galletas y luego de sumergirlas en la leche me las comí. Mascaba y mascaba las galletas inclinada hacia delante en el sillón y mirando hacia otro lado. Yo esperaba…la verdad no se que esperaba pero era algo, mas que mal ella me había hecho venir.

— Ya me di cuenta por tu simpático rostro—sarcasmo— de que no recibiré el tan agradable y simpático saludo que interprete para ti de vuelta, así que voy al grano.
— Menos mal— dije con una expresión irónica de felicidad.
— Que pesada— dijo sentándose algo molesta— tengo ya en mi poder los días en los que te quedaras conmigo hasta mas tarde o perderás algunas clases.
— ¿Pero por que perder clases? ¿es tan necesario eso? Me niego.
— Me imagine que dirías eso—extendiendo un papel hacia mí.
— No firmare nada así que n…
— ¡Míralo primero gruñona!
— ¿Qué? Pero esto es una injusticia.
El papel no era ni más ni menos que una autorización de Helena y Héctor sobre estas sesiones con Antonia. Resulto también que se conocieron en uno de esos viajes de negocios que tienen todo el tiempo y mucho antes de que ella llegara aquí al liceo como orientadora, por lo que cuando me matricularon —sin preguntarme por lo demás— y la volvieron a ver le deben de haber contado sobre mi caso y comprometido a ser mi pesadilla psicológica.

— No lo veo así. Yo lo veo como entretención— risa irónica.
— (demonios me devuelve mi pesadez con esto) No me hace gracia alguna, pero no tengo mas remedio. Dime que días serán—volví a comer galletas.
— Bueno serán los lunes, miércoles y viernes.
— ¡Tres días! Pero…pero (tendré que resignarme) y a que hora…
— Que escandalosa, si, serán esos tres días y si te decidieras a venir a algún taller el sábado seria ese día también.
— ¿Por que a mi dios mío? —que mas remedio—Bueno ya dime las horas de una vez.
— El lunes será de las 9:30 hasta las 11:30 el Ma…
— ¿¡Me perderé hasta el primer receso!?
— El MARTES—subió el tono—desde las 11:30 hasta 13: 30 y el viernes desde las 8:30 hasta la 10:30 hrs.
— Menos mal que hoy es jueves maldición.
— Oye no será tan malo, perderás clases vele el lado positivo.
— No me gusta perder clases (no me gusta no verla) ¿puedo volver ya a la sala?
— Si quieres puedes perder la otra hora aquí que no tengo problema, además así te reviso las heridas ya que ahora que te veo bien ya no tienes la cara hinchada como globo—ríe— veo que te hizo buen efecto el calmante.
— Que graciosa tu ¿acaso era calmante para un caballo?
— ¿Por que lo preguntas?
— Porque me dormí en el bus pase de largo de mi parada y me volví a dormir una vez con Alicia, alucine y metí la pata, además me atreví…—bajando la voz— (mejor no digo nada) pero ¿Qué me diste ah?
— Era un calmante (demonios creo que le di el equivocado) nada mas que eso, debe ser que eres muy débil.
— Nada de débil, tu me diste algo que no debías lo acabo de notar en tu rostro asíque ¡confiesa!
— No…yo (que hago) yo no te he dado nada que no era.
— Vamos confiésalo—acercándome a ella—se que me escondes algo.
— …(que piensa hacer)

Sabia que me escondía algo asíque impulsada por ello me acerque acechándola hasta que quede frente a ella. Se encontraba sentada en el sillón inmóvil y mirándome fijamente a los ojos para tratar de intimidarme pero no funcionaria. Le exigí que me respondiera otra vez pero no lo hizo asíque me acerque hasta que quede de rodillas sobre el sillón y ella aprisionada entre mis piernas algo atónita creo. La tome de los hombros y ya entre risas y seriedad la zamarreaba para que me respondiera pero se negaba cerrando los ojos y haciendo un ruidito de ratón cazado. En eso que seguía con la tortura me percato que alguien estaba en la puerta tras nosotras.

— Que lindo…—con tono seco y desviando la vista.
— Eh… ¿quien? ¡Espera no es lo que parece!
— (¿Por que se preocupa tanto?)…

Era Alicia la que estaba ahí parada ¿Por que? No tengo idea pero por su expresión no le agrado y por su reacción de salir corriendo de ahí debe de haberse enojado mucho.

— Tu Antonia no se si te has dado cuenta pero solo me traes problemas y eso que eres mi psicóloga y no otra cosa.
— Pero no es mi culpa que las amistades de hoy en día se parezcan tanto o más a una relación.
— Ebbb…es…es que no todos nos expresamos igual (maldición logro hacerme titubear)
— Excusas (ya casi comprendo todo, solo me queda pasar algo de tiempo con Alicia también)

Me hice la desentendida de las indirectas de Antonia y salí tras Alicia ya que no me agradaba que anduviera enojada y menos si era conmigo. Me dirigí al árbol de siempre esperando estuviera ahí pero no estaba, pase al salón en el que nos tocaba clases y luego de comprobar que tampoco estaba ahí me toco huir; ya que para variar Antonia no notifico que estaría con ella y me metió en problemas. Fui a los baños, a las salas del electivo de ciencias del otro pabellón al casino, las salas de profesores y no la encontraba ¿Dónde estaba metida? Ya me estaba empezando a desesperar.
Ya resignada me devolvía donde Antonia para seguir torturándola y conseguir al menos me digiera que era lo que me escondía, pero en el camino recordé que me faltaba el gimnasio asíque cambie dirección. Al llegar entre corriendo y mire por todos lados pero no estaba, seguí corriendo hasta el otro extremo para llegar a la bodega y ver si la encontraba como ultima esperanza ahí. Me metí estaba todo mas menos oscuro y a medida que avanzaba para tratar de ver algo tropecé y caí en seco al suelo.

— ¿Estas bien? Lo siento—dijo su voz preocupada.
— Alicia maldición por qué estas metida aquí…—dije con tono adolorido—ayer me golpearon por ti y hoy me golpeas tu.
— No te he golpeado, al menos no con intención…
— ¿Por que estas escondida aquí mujer? me volví loca buscándote ¡pensé que te había pasado algo!
— Pero es que…yo... ¡óyeme no tienes derecho a pedirme explicaciones si tu andabas jugueteando con esa supuesta psicóloga!
— (celosa) ¡celosa! Demonios…(demonios dije lo que pensé)
— ¡Celosa! —grito molesta— no soy solo yo ¡es tu culpa por hacerme sentir así!
— Hacerte sentir como…—dije desvaneciéndome con el silencio que nos rodeaba.
— …Es… — Susurró.
— ¿Cómo? — Repetí palmoteando el suelo algo enojada y con la intención de dejarle entender que mi paciencia se acababa.

Luego de pronunciar esa última palabra me voltee para quedar boca arriba; ya que estaba tirada en el suelo comiéndome el polvo de la bodega. Me quede mirando fijamente el techo para no intimidar a Alicia o hacerla sentir forzada. Esperaría pacientemente ahí tirada que me respondiera, incluso, no dejaría siquiera que se oyera de mí mas que la respiración para no perder ninguna de las letras que armarían las palabras que tanto quería oír.

Para mi pesar la respuesta no llegaba, pero en cierto modo ya me daba igual — solo en cierto modo— estaba tan calmada ahí en el suelo que la sensación que me transmitía me hacia conformarme con la misma nada. No esperaba que Alicia me respondiera ya que debía de sentirse asustada y además yo sabía que estaba forzando todo al ir mas rápido y no funcionaria del todo bien—y aun así lo hacia— Si lo pensamos es nuevo en todo aspecto y para ambas esta situación. A mi me tiene completamente asustada, por lo tanto me lleva a imaginar el sentir de Alicia; y tengo que ser consecuente y aceptar que en su lugar yo estaría de igual forma, un tanto más delicada y a la defensiva pero seria lo mismo.
Pero como no es el caso, lo único que desnivela la balanza es que yo al menos en este momento tengo una ventaja. Soy quien trata de obtener su respuesta a mi pregunta y menos miedo o vergüenza me resulta admitir lo que siento o responder cualquier pregunta, porque simplemente se me escapa con la corriente de la situación o la conversación. Puede no ser justo pero es así, y también “es así” que no me va a responder nada y… definitivamente mentiría si digiera que no me gustaría obtener su respuesta ya.

— Sahian no se bien…. —desvaneciéndose de igual manera a como lo hice yo.
Así como voy no sabré nunca que responderle. Son tantas cosas las que siento ahora que no funciona mi boca para expresarlas, estoy insegura sobre si interpreto bien lo que me demuestra Sahian ¿que pasaría si voy y le respondo lo que siento ahora mismo y no es eso a lo que se refería? Es tonto lo se porque todo dice que si será la respuesta… pero de igual manera hay una posibilidad de que no lo sea y… y no me puedo arriesgar porque no se que me pasa contigo que me importa tanto lo que me vas a entregar, para ser precisa me preocupa si es poco, porque ya me acostumbre que todo lo que venga de ti sea mucho.

— (Que tanto es lo que piensas) —me voltee para mirarla.
— (Si tan solo pudiera leer tu mente)

Al notar que la miraba se levanto quedando sentada a mi lado. Yo algo impertinente me quede perdida en sus ojos que con la oscuridad que nos acompañaba se veían como un abismo profundo y algo siniestro—enviciante —y nunca dejaban de ser hipnotizantemente hermosos.

—Sabes Alicia —dije acercándome entre susurros— esto se resolvería más rápido de esta manera.
Tratando de sentarme y quedar a su altura me apoye en uno de mis brazos para llevar a cabo mi cometido de seguir acercándome. Llegue a unos centímetros de su boca mirando fijamente sus ojos para pronunciar — Además obtendría mi tan anhelada respuesta de esa boca.
Puedo afirmar que de esas palabras use el mismo suspiro de la sulla para hacerlas audibles. Fue tan calida dicha sensación, tan agradable…pero no se mas que eso, que es ¡casi inexplicable! Por ello, solo quiero descubrir ese “algo” más que describirlo en estos momentos. Siento que la desorientación de la que soy presa ahora solo se puede quitar con ello; quizás descubriendo a que saben sus besos, sintiendo mas de esa calidez…quien sabe.

Me quede tan cerca como me lo permitieron mis nervios, aun después de decirle aquello no me alejaba ni ella tampoco. No se que se le estaría pasando por la cabeza en este instante, y con lo turbada que me encontraba ignoraba lo que se me pasaba a mí. Quizás fui muy impertinente y molesta al hacer tal movimiento, pero ahora hay algo que no ignoro y es que está vez estoy despierta, estoy casi besándola y ella contribuyéndome y no se si será mi imaginación— para variar— pero apostaría mi vida de que me esta incitando a terminar lo que empecé. La situación es distinta ahora, y aun cuando la vez anterior me negó el beso que le di, si ahora pasara algo no tendría manera alguna de volverlo a hacer, además yo no lo dejaría pasar esta vez.

— (De seguro no se atreve a cortar la distancia que queda)
— (Quizás no ha retrocedido porque no me cree capas de terminar lo que empecé)
— (¿Acaso vi algo de resignación en su mirada? Probablemente ya leyó mi mente como siempre y la desilusioné una vez mas)
Puedo estar a centímetros de ti, respirando tu respiración, recibiendo estos “arrebatos” que quizás no te cuestan nada llevar a cabo, por que quizás no los piensas, porque no le viste la dificultad que te traería terminarlo hasta que ya estas de frente en ello. Donde la única manera de que puedas terminarlo una vez ahí, depende de mí, de una señal o indicio, pero de mi parte. Quizás cuantas veces e minando tu resistencia, tus pensamientos hacia mi, o tu fuerza de voluntad para no echar pie atrás. Pero…yo no soy tan valiente como tu, he cambiado, si, pero si se trata de arriesgarte al arriesgarme a perderte, prefiero quedarme inmóvil; y en estas y las otras situaciones sentía que lo estaba haciendo. Se que le estoy dando vueltas innecesarias a esta situación y a todas las otras que te incluyen, pero me siento sobrepasada, es un tanto agobiante que por un desborde de sentimientos, buenos y malos, conocidos y desconocidos me sienta incapaz de tomar aunque sea una decisión. Y odio ser así de incapaz y que me dejes tan claro que te rindes por cada parte de mi que se queda inmóvil, porque se que te pierdo mas aun y lo sigo haciendo.

— (Se que no me responderá, pero tengo tantas ganas de que así sea que ahora me cuesta hasta retroceder. No se si estaré mal, pero si bien puedo guardar y aguantar todo lo que siento y quiero que pase, no se si será siempre).
— (Me mata esa cara de desilusión, seria tan fácil para mí moverme y cortar la distancia si no estuviera tan desconfiada, tengo ganas de hacer más que acercarme a ti y aun así no hago nada. y aun así sigues aquí.)
— Me rindo…—susurre apoyando mi mentón en su hombro. Y puedo asegurar que di la impresión de estar completamente derrotada.
Ya estaba algo acalambrada y no era bueno acumular más falsas expectativas en un día.
— ¿Q….que…?—con triste asombro— (¿la perdí?)
Me aterró lo que acababa de oír y mucho mas que arriesgarme sabiendo que voy por las de perder. Me moví buscando su cara para decirle todo, dejar toda inseguridad de lado ¡dejar de pensar! Hasta que oí— Por hoy—mientras se levantaba y me ayudaba a mí que me encontraba prácticamente frente a ella otra vez. Su cara luego de levantarme cayo en algo de asombro ya que parecía haberse dado cuenta de que casi obtuvo la respuesta. Y es así, ya que yo iba a besarla…—avergonzada— porque creí que se rendía y que la perdía.

— (¡¡No puede ser!!) Que injusto Alicia…—dije haciendo un puchero.
— ¿Eh, que? (mejor me hago la desentendida)
— Ya no importa, de todos modos esto me conforma. Pero solo por ahora.
— Bien…pero yo no estoy conforme del todo.
— ¿Por qué? (¿será que me responderá ahora?)
— ¿Acaso no recuerdas por que terminamos aquí?
— Ah, por lo de Antonia…(era demasiado bueno para ser verdad)
— Si, por ella.
— Bueno estaba tratando de secarle información ya que tengo tres veces a la semana sesiones con ella, y son en horas de clases y hasta pierdo algunos recesos.
— Pero esa no es forma, estabas sobre ella. Parecían…(parecían congeniar muy bien)
— Pero…pero si no se trataba de eso, estas armando una tormenta en un vaso de agua.
— ¡Yo armo las tormentas que quiera!—dijo enfadada.
— Solo quería que me digiera que demonios era la pastilla que me dio ayer ya que me di cuenta de que me mentía, y una cosa llevo a la otra terminamos así, nada más.
— Claro nada más—con tono seco y aun enfadado.

En eso que trataba de hacerle entender que no era nada lo que había visto salimos del gimnasio. Ella iba evidentemente molesta conmigo y no quería que tuviera un mal día por mi culpa asíque idee un trillado acuerdo para conformarla.

— Lo siento en verdad Alicia, por favor ya deja de enfadarte, dime que hago para no tener que ver esa carita enfadada y dolida por preocuparse de una tonta.
— Te equivocas Sahian, no es por preocuparme—tomando el cierre de mi chaleco.
— OK, por lo visto aun no se puede hablar contigo, cuando se te pase y merezca que te preocupes por mi volvemos a hablar (la malinterprete).
— Me malinterpretas, no me pasa nada de eso, pero me hierve que la pases bien con otra persona.
— Woau… ¿Hablas enserio? —sorprendida—esto ya es una respuesta para mi.
— (No me había dado cuenta de que en verdad lo es) Si…hablo enserio. Muy enserio—subió mi cierre quedándose con ambas manos en mi pecho.
— Pues… pues… ¡me agrada! —dije sonriendo— y tardaste demasiado en decirme algo así.
Pude haber aprovechado la situación pero esperaría un mejor momento. Aun si saber cuando volverá a presentarse, ¡pasara!, así que solo esperare.
— Así lo veo y lo se…—dijo quedándose muda luego.

Pensé que se iba a sentir aliviada por no haberme lanzado sobre ella al escuchar parte de la confirmación que tanto anhelaba; pero aun no me soltaba el chaleco. Al mirarla note que tampoco estaba nerviosa sino que todo lo contrario, su respiración acompasada se unía a la mía y la llevaba completamente a gusto, sin dejar de lado sus ojos que no huían de los míos como suele hacerlo cuando la miro.

Es gracioso el como me siento. Prácticamente ya no resisto el resistirme, y aunque me de algo de vergüenza mostrarme así, no se compara con lo que me provoca pensar en todo lo que puedo recibir al dejarme llevar por todo esto. Soy una niña pequeña con sentimientos de adulto, apenas y se si esto será permanente e igual de fuerte que ahora, pero no retrocedo. Lo estoy sintiendo y no creo que me arrepienta alguna vez de que haya sido así. Porqués es con ella, de esta forma tan enviciante y ¡ahora! que lo estoy experimentando. Me ahoga no poder expresarlo del todo bien, me ahogan las trabas que tendrá si funciona, me ahoga el simple hecho de que me ahogue, pero espero afrontarlo aun así me mate.

Por otro lado, gracias a todo esto que he conocido con ella, siento por primera vez todo el espacio disponible e inútil que tenia vació desde que deje a mis abuelos y a Isabel. No me había dado cuenta de lo mucho que necesitaba afecto y un poco de atención, pero al menos me di cuenta al llenarme de alguien esta vez, que me toca y quiero ser feliz otra vez.
No tengo idea de cómo lo vera Alicia, pero espero al menos coincidir en un mero sentimiento con ella, o algún pensamiento ya que evidentemente hay muchas diferencias entre nosotras. Por eso prefiero dejar que pase mas agua bajo el puente entre nosotras. Además fuera de toda locura de mi mente sobre poder besarla donde sea; Ya que lo que pensaba con ella antes ahora se ha vuelto un poco más (…) como decirlo sin que me haga ver como una precoz pervertida, un poco mas ¿intenso? prefiero que sea un lugar mas ajeno a todo el mundo que no sea ella.

— ¿Y, ya se te paso el enojo o ahora mi chaleco te molesta?
Aun no soltaba mi chaleco, me seguía mirando igual de calmada y no entendía que podría estar queriéndome decir con esto.
— No ya no estoy enfadada y tu chaleco no me molesta, pero estoy pensando en lo que puedes hacer por mi.
— (cierto) ¿Y ya se te ocurrió que podría ser? Porque me estas tentando si estas así…—dije en susurros y desviando la vista.
— (ahora que lo menciona) Pues se me ocurrieron dos cosas. Una es que me soportes otro día mas en tu casa, y la otra es que… (mejor esta la dejo) no, creo que solo con la primera.
— ¡¡Ah no!! Espera, espera, yo quiero saber ambas, y mas vale que me digas porque ya viste como suelo sacar información. —reteniéndola de los hombros.
— Pero no… no es necesario así que suéltame ¡suéltame!
— No, quiero saber cual es la segunda, yo prometí que haría lo que fuera…pero Alicia que haces…—asombro.
— No querías saber que era—dijo completamente sonrojada— pues ahí lo tienes.
Cómo tenemos que reaccionar cuando pasa algo que queríamos que pasara, algo que trataron hasta de forzarlo pero no funciono y que sale de repente, sin previo aviso.

— (¡Demonios fue genial!) Y con esto se supone que luego yo me sienta como una estupida por siquiera rozarte. pero tú si lo puedes hacer conmigo.

Que podía hacer o pensar ahora, yo tratando de contenerme y me muerde. Causo lejos la sensación más excitante que he podido sentir en mis cortos años de vida. Ni siquiera se bien que es esa palabra “excitante” solo se que calza para esto.
Mi cuello estaba a su merced así que se aprovecho (yo siempre la he tenido a la mía y no hago nada que gracioso) — que tonta mejor dicho— mordió sutilmente, terminando con un seductor y escalofriantemente intenso beso. Cuando justo le preguntaba que hacia me mordió el mentón repitiendo lo del beso para finalizar. Me dejo como una tonta, completamente paralizada, pero con ganas de sujetarla y morder más que su cuello y mentón, pero tenia que resistir—demonios que es difícil—si esto lo hubiera hecho antes de que me propusiera a mi misma esperar, seguramente no hubiera podido contener ni una sola caricia o beso, pero lo prometí y cumplo mis promesas.

— Esa era la otra… ¿conforme?
— Va a dar la hora de receso ¿vamos?
— ¿Qué pasa Sahian? (por que no me respondes)
— La verdad es que nunca tantas cosas a la vez como ahora—dije al expirar con una mueca de felicidad el vital elemento.
— Entonces por qué me propones tan de pronto y sin ninguna razón que ver a lo que hacíamos— Me hacías— da igual. El ir a no se donde.
— Da igual Alicia, entonces… ¿te vas conmigo hoy también?
— Lo haces otra vez… ¿Qué hice mal ahora? ¿acaso me equivoque en “si” responder esta vez?
— No, en ningún momento ha sido así, es todo lo contrario—dije pasando mi brazo por su hombro para abrazarla—. Es solo que la situación se ha dado con todos sus sucesos y contextos, y el hablarlo mas esta demás, creo.
— ¿Segura que es por eso? Por q…
— Segura Alicia, no es nada más que eso ¿vamos?
— OK vamos…

Caminando hacia el árbol de siempre, me quede algo intrigada por la presencia de cierta persona que allí nos esperaba. O más bien me esperaba.

— Veo que el par (refiriéndose a Alicia y yo) ya arreglo su conflicto.

Ni Alicia ni yo respondimos ya que por un lado yo no me sentía con las fuerzas de arruinar lo que me acababa de pasar y por el otro Alicia nunca le respondería a alguien que no conoce.

— Sentiré arruinar el clímax de la reconciliación—dijo mirando burlonamente a Alicia— pero tú preciosa—refiriéndose a mi por supuesto— vienes conmigo por un rato.
— (¡Otra…)
— ¿OTRA VEZ? —enojada.
— (vuelvo a tener razón, esto será muy interesante) Si otra vez, ¿algún problema señorita Alicia?
— (demonios me quito las palabras de la boca y para mas remate lo grito) Em…este Alicia…quiero decir Antonia (me asustan)
— Pues s…
— No me importa. Vamos Sahian.
— (¡¡¡¡esto me traerá problemas!!!!)

Antonia se voltio y emprendió camino hacia su oficina, Alicia por otro lado quedo hirviendo en furia, el rubor de sus mejillas había pasado a hervor de mejillas. Yo por mi parte en medio de los caminos de ambas me sentía una vil cucaracha esperando a no ser descubierta para que no me pisasen reiteradas veces para comprobar lo que se dice sobre ellas de que resisten hasta una bomba atómica.

— Alicia nos vemos en la clase de química.
Quise intentar acercarme para darle un beso en esos acalorados cachetes pero, el mismo calor y todo su cuerpo me repelió.
— ¿y vas a ir? —Me pregunto con el ceño fruncido.
— S…si (no me queda de otra)
Es injusto que siempre la que quede de mala, desleal, y en cierto sentido mentirosa sea yo.

Mientras caminaba voltee para mirar a Alicia, pero ya no estaba. Me metí al pabellón de profesores para llegar donde Antonia y cuando voy entrando a su oficina ella tampoco estaba.
Inconvenientemente para mí—y solo para mi—una se ha vuelto a enojar conmigo y la otra me usa como su títere servidor. Y como si fuera poco ahora me encuentro metida en una oficina vacía, ocupando mi tiempo en nada, perdiendo mi receso, sin comer y con una pelea por solucionar, y la principal culpable de todo eso no esta aquí.

Al cabo de veinte minutos aparece Antonia y con cara de interrogación y asombro me pregunta que hago en su oficina.
— ¿Cómo que, que hago en tu oficina? ¡Tu! Ser demoníaco me hiciste venir.
— Óyeme mas respeto—dijo levantando su dedo índice— Se que te lo dije (solo fue con fines psicológicos) pero nunca pensé que estando Alicia tan enojada me fueras a perseguir a mí.
— Pero, pero…Antonia—dije con pena.
Según sus instrucciones, me dejo claro que no podía desafiarla ni desobedecerla en lo que me digiera o mandara. Pero ahora me sale con esto y la única que queda mal vuelvo a ser yo.
— Lo siento preciosa pero no fue …
— Ya para por favor, no te quiero oír hasta mañana al menos. Y solo porque es obligación será así.
Me levante y salí de la oficina a buscar en el tiempo de receso que me quedaba a Alicia.
Al salir al patio la vi de inmediato, estaba con otra chica, no la había visto nunca pero de seguro ella la conocía demasiado bien.

— ¡Alicia! —grite— volví.
— A ya veo—siguió conversando con la chica.

Me senté frente a ambas que se encontraban de pie junto a la pileta. Mientras las miraba no paraban de reír, gritaban estupideces y la chica desconocida se le acercaba amigablemente hablándole también al oído. Alicia me miraba de reojo cada que algo así pasaba, parecía como si me estuviera sacando celos—y lo conseguía— pero no soy de las que hacen mucho porque no se como reaccionar o que debo decir.

Al cabo de un rato calentándome al sol mientras esperaba mi turno para interactuar, caí en cuenta de que no habían tocado el timbre para el término del receso. Me pareció raro pero luego de pensarlo un poco recordé que los jueves había consejo de profesores y ambos recesos se extendían. Esto hubiese sido mucho mejor si el tiempo no lo estuviera perdiendo mientras miro como conversan dos personas a las que les vale que te aburras. Por lo que me puse de pie y fui al casino por algo de comer y beber y luego al salón de clases. Me puse mis audífonos y mirando el techo mientras me balanceaba en la silla empecé a comer. Ya para cuando me empecé a aburrir hasta de mi misma se me acercan un par de compañeras de curso. Al sacarme los audífonos; se presentaron ya que como siempre no me interese en conocer a nadie. Sus nombres, Carla y Natalia “naty” para mí según lo que me dijo.
Se sentaron en mi mesa quedando frente a frente, empezaron con las típicas preguntas de mi nombre completo, tienes hermanos, donde vives, que te gusta y esas cosas. Las respondí sin más, ya que no me resulto ser pesada con ambas esta vez así que después de un rato interrogándome llego mi turno y me fui directo al grano.

— Bueno como ya me han preguntado lo que querían saber es mi turno ¿bien?
— Bien—respondieron ambas.
— OK, entonces díganme niñas ¿Qué quieren saber?
— Pero si acabas de decir que ya te hemos preguntado todo lo que queríamos— dijo carla entre risas y desentendiéndose de la pregunta.
— No me consta, y no es que sea insistente ni pesada porque me agradaron, pero tengo algo de intuición.
— Pues no es nada, ya te dije, solo te quería….
— Ya Carla, déjalo. te lo agradezco mucho
— Lo sabia—dije con una mueca de agrado.
— Me imagine que así seria —dijo posando sus manos en mis muslos al arrodillarse frente a mi.
— Bueno, entonces de que se trata.
Confiada de lo que me iban a decir lance la pregunta de que querían saber en realidad ya que de seguro se trataba de Alicia y yo. Por lo que pacientemente espere la pregunta.
— Se trata de ti Sa…Sahian (le avergonzaba decir mi nombre) Trata de que aquí la que te quería conocer era solo yo, no carla: bueno si quería tener alguna amistad ya que no te odia ni nada—dijo nerviosa— pero la verdad es que me interesas tú.
Natalia Francisca Rojas Jelves, de muy buenos modales y compañías, agradable a simple vista y en persona. Su pelo era corto tal como el mío, pero el de ella era casi rubio, tenía un par de ojos bastante oscuros que contrastaban con su piel y cabello, delgada de estatura mediana y para nada débil según lo que dicen de la capitanía de voleibol. SE llevaba muy bien con Alicia ya que reiteradas veces me contó que le ayudo con lo que hacia.
— Ah…ya veo, pues….
— No necesito respuestas ahora, así que tranquila que quiero pedirte alguna ocasión para hablarlo mejor ¿te parece bien?
— O…OK, tu me dices entonces (que rara)
— Bien entonces estamos hablando

Se me acerco y me di un beso en la mejilla, casi me voy de espalas con todo y silla por ello. Mire para todos lados esperando que no estuviera Alicia ya que seria mala suerte en exceso y luego la mire a ella que quedo extrañada.

— No tomes en cuenta de lo que acabo de hacer—dije riendo— estamos hablando.
— OK…

Luego de eso volví a ponerme los audífonos pero de pronto empezó a entrar lo que faltaba de el curso asíque interprete que había sonado finalmente el timbre.
Llego Alicia se sentó a mi lado sin decir nada, yo la mire baje los pies de la mesa y entro el profesor de física.

— No que nos tocaba química dije para mi en voz alta
Tendré que esperar hasta la última hora para compartir un miserable libro.

La clase paso sin mas, me hicieron salir al pizarrón a desarrollar ejercicios de movimiento que nunca nadie había visto pero yo sabia ya que de aburrida había leído el capitulo adelantada. Me gane unos puntos par el examen final y así la clase llego a su fin. Alicia me miro al volver a mi asiento y yo dando un largo suspiro no la tome en cuenta y me deje caer a mi silla. Luego nos tocaron las clases comunes como lenguaje y ética (psicología pero no con Antonia gracias a dios) y ya para entonces solo nos quedaba el receso y las clases de química. Tocaron para el segundo receso y me levante para ir a mojarme la cara al baño. Al salir al patio me amotine en una banca completa recostándome en ella sin siquiera pensar en Alicia ya que de seguro y se fui con esa extraña chica—craso error— porque si me buscaba y aunque se notaba que le molesto lo de no mirarla y dejarla sola no dijo nada y se sentó sobre mi estomago sugiriendo me sentara como la gente decente.

— ¡Vaya! que novedad Alicia Rivero me esta dedicando algo de su agendado tiempo—tono irónico.
— Que graciosa tu no ¿porque dices eso si no he hecho nada?
— (o es muy lenta o otra vez se desentiende) No, ya da igual.

Nos quedamos callada yo mirando a nada para variar y ella mirándome a mí. Me incomodaba ya que sabia que me estaba mirando pero no perdería contra ella. Después de unos minutos se acerco más y siguió mirándome y para cuando casi me vencía aparece naty la chica del salón.

— ¡Ey! —dijo saludando a Alicia— Sahian ¿podemos hablar ahora de cuando te juntaras conmigo un ratito o estas ocupada?
— ¿Y para que la quieres naty? — pregunto Alicia.
— Si, si puedo vamos
— OH, okay, después hablamos Alicia.
— No tardare, así que ¿me esperas?
— Mmm...…odio que me dejes sola—susurró manipulador— cuando vuelvas sabrás la respuesta a esa pregunta.


Nos alejamos un poco con naty, se le notaba algo nerviosa pero después de darle vueltas quedamos en que este sábado la vendría a buscar después de su taller de voleibol que duraba mas menos hasta a las 14:00 horas y de ahí iríamos a mi casa ya que le dije que pasaba casi todo el tiempo sola y estaba cerca. Ya con todo claro me devolví a la banca donde se encontraba Alicia.

— ¡Me esperaste!
— ¿Por qué tan sorprendida?
— Pareciera que nos estuviéramos buscando solo para discutir—le dije sentándome y juntando mi frente con la suya— lo odio… porque son tantas veces las que te busco que pareciera que te odiara en vez de amarte. Paremos bueno, que no me gusta no sentir que me quieres cerca.
— Lo siento Sahian, es que son tantas cosas.
— Lo se y soy la causante de varias de ellas. pero estoy aquí, se que soy la responsable de alterar tu mundo pero no se como explicar que nada cambiara, solo déjame saber cuando y que hacer en cualquier circunstancia cuando se trate de ti.
— OK…yo te dejo—dijo abrazándome— pero no hace falta que aprendas tanto, solo sopórtame y nada mas.

Fuimos al casino por algo de comer y así se nos acabo el segundo receso, al llegar al salón todos estaban vueltos locos porque había tarea y nadi se había acordado; nadie excepto yo. Alicia salio disparada para tratar de ver si alguien la tenia, le pregunto a todos, todos. Menos a mí, por lo que me senté y sin alterarme vi como llegaba el profesor y todos entraban en histeria, Alicia veía su cuaderno y su libro tratando de resolver los ejercicios pero eran demasiados. Yo saque el cuaderno. Desprendí las hojas con los ejercicios realizados les pegue con un corchete; eran al menos 25 paginas de cuaderno. Y le puse los nombres, el de Alicia y el mío ya que se podía hacer en parejas. Me junte al pupitre de Alicia que estaba inclinada leyendo y le susurre.

—Tú compartes tu libro conmigo y yo la tarea ¿bueno?

Me miro y antes de que me respondiera algo me puse de pie y fui a dejar sobre el escritorio del profesor el documento. Todos en silencio, otros mirándome de mala gana y otros diciéndose he muerto. Me quedaron mirando mientras volvía y con una risa malévola les arruinaba el promedio. Ya que con una que si haya hecho los ejercicios basta para que califiquen sin otra oportunidad o plazo de entrega nuevo a todo el curso.
El profesor entre enojado y sorprendido pregunto por los domases trabajos, pero no recibió respuesta alguna así que ahí nos jalamos un sermón de los mil demonios. Yo supuse que no íbamos a tener clase con semejante sermón asíque por medio de un papelito que le deje en la mesa a Alicia y que decía—Falta tu parte del trato— me acerque disimuladamente a ella en medio del sermón. Alicia devolvió el papel diciéndome que no habría clases y que no tenia sentido. Pero yo de todos modos ya muy cerca y tocando su hombro, tome su libro lo levante y escondí mi cara en el. Le susurre para que hiciera lo mismo y entre risitas incontenibles no pude contenerme mas y la bese siendo correspondida esta vez.
Al separarnos pude ver el rubor que subió a sus mejillas y sentir como me acababa de embriagar de ella.

— Sabia que no lo había soñado…—susurre volviéndola a besar— lo sabia.
— Siento el haberlo negado Sahian…pero creía tantas cosas que ahora se que no eran así.

Ahora estaba feliz y segura de que ese sabor que tanto me había gustado era real y no un sueño.
Las clases terminaron y nos preparamos para marcharnos a mi casa, pase a confirmar antes la hora de la cita con Antonia ya que retocaba el castigo los viernes. Antonia noto quizás que algo me pasaba y estuvo tentada de preguntar pero basto con oír la mochila de Alicia chocar en la puerta para contenerse y poner una risita burlona para mí.

Hoy era el ultimo día en que Héctor y Helena estaban en casa— ni se notaba que estaban en estos días— se iban a Brasil no se por cuanto así que Alicia seria mi compañía y la única que necesitaba por lo demás. Solo esperaba no causarle problemas con Víctor por quitársela.

continuara seguramente
Volver arriba Ir abajo
bombom7805
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 39
Localización : españa
Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 11/06/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   29/8/2010, 07:14

Mas te vale que continue, me gusta mucho esta historia, no te niego que hay veces en que me confunde cuando empiezo a leer y no se si es el presente o el pasado, pero despues me aclaro, por otro lado esta pareja me encanta, pero conociendo el presente me da tristesa, no dures mucho en subir la conti
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   

Volver arriba Ir abajo
 
No siempre fue mentira...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 10.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
 Temas similares
-
» Enorme mentira de Moratinos
» Presentación del libro La Mentira y sus Mochilas de Miguel A. PIzzio.
» El capitalismo siempre ha existido, un "mall" de 3500 annos!
» aquí todo es un cuento y mentira, las cooperativas están llenas de medallas y galardones, fotos del líder etc., menos de productos. ...
» Hasta siempre

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: 18+-
Cambiar a: