Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 No siempre fue mentira...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
AutorMensaje
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   5/5/2010, 12:54

Dayana Hernandez Garcia escribió:
dios te bendiga amada mia sabia que no nos defraudarias pero que bueno te quedo espero la conti por lo pronto estare leyendo y leyendo otra vez si es necesario se agradece la conti



jejeje gracias ^^
vere ahora de arreglar la siguiente parte para subirla mas tarde y no tengas que releer esta continuacion :D
gracias por el animo BYE!
Volver arriba Ir abajo
pinkmeza
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Caracas, Venezuela
Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 06/11/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   5/5/2010, 19:17

GRACIAAAAS!!! valio la pena la espera ..
me gusta como describes la forma en ke se siente Sahian
espero la conti con ansias
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   5/5/2010, 21:15

Me encanto Alex!!!!!! ^w^
Valio la pena tanta espera!! Fue una super continuacion, y te estoy muy agradecida por ello! n_n
La historia esta cada vez mejor, es una obra de arte! =D
Muchisimas gracias, estare a la espera de lo que sigue...
No hay problema que te demores porque te corten el Net, tendremos que hacer uso de nuestra paciencia... mientras que no dejes la historia inconclusa, no hay ningun problema!!
Cuidate, te deseo mucha suerte!
Saludos!!!


Última edición por *Miya* el 6/5/2010, 12:00, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   6/5/2010, 08:23

kawaiii la historia esta tan buena que la leere muchas veces a eso me refiero alex te puedo llamar alex verdad y no te preocupas la espera vale la pena
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   10/5/2010, 20:14

Lo confieso, conozco esta historia y si ha de seguir con mis palabras, es hermosa.

Alicia, vaya es un personaje que marca y se siente realmente, bueno para mi lo es. En cuanto a Sandra, bueno que puedo decir, comprendo y siento lo que padece el personaje principal, ahhhh están doloroso que si pudiera llorar lo haría.

Bueno me dejo de vueltas, tengo la historia mas adelantada y es un gran suplicio, créanme, para la que no la allá leído o para la que lo este haciendo y este pensando en dejarla, no lo haga, todas estas emociones que se transmiten en la lectura son indescriptibles .



Espero que continúes y que si tienes la continuación que a subas, llevo esperando desde hace tiempo y no me molesta seguir a la espera, siempre y cuando cuente con tu palabra de lo que prosigue.



saludos.



cuidense.



Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   10/5/2010, 23:52

ais escribió:
Lo confieso, conozco esta historia y si ha de seguir con mis palabras, es hermosa.

Alicia, vaya es un personaje que marca y se siente realmente, bueno para mi lo es. En cuanto a Sandra, bueno que puedo decir, comprendo y siento lo que padece el personaje principal, ahhhh están doloroso que si pudiera llorar lo haría.

Bueno me dejo de vueltas, tengo la historia mas adelantada y es un gran suplicio, créanme, para la que no la allá leído o para la que lo este haciendo y este pensando en dejarla, no lo haga, todas estas emociones que se transmiten en la lectura son indescriptibles .



Espero que continúes y que si tienes la continuación que a subas, llevo esperando desde hace tiempo y no me molesta seguir a la espera, siempre y cuando cuente con tu palabra de lo que prosigue.



saludos.



cuidense.









Wou gracias por esas palabras
lo cierto es que si la llevo mucho mas adelantada en el otro foro, pero al publicarla aqui le cambie y corregi muchas cosas, y me dejo ams conforme, mucho mas conforme poruqe me di el tiempo de releerla demasiadas veces y corregirla, no sere experta pero pretendo mejorar.
en tanto a la continuacion de la historia en el otro foro, ira pronto ya que tengo que terminar de trancribirla completamente.
gracias otra vez por lo dicho y sineto demorarme tanto.

Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: No siempre fue mentira   11/5/2010, 00:55

Aqui les va un pedacito mas corto, ya que preferi asegurarme de subir algo antes de quedar sin net y dejarlas sin que leer.
me discul po por cualquier error y corrrijan si algo no les parece!
cuidense chicas!


Ya era lunes, me encontraba sentada en mi puesto junto al de Alicia que estaba vacío, llegué mas temprano ya que le prometí que no llegaría tarde para ella; pero ella no llega para mi aun, mi cabeza estaba sufriendo ya que me la he llevado pensando bastante tiempo aquí, mientras miro el espacio vacío a mi lado y no encuentro respuestas.
— ¿Y ahora que se supone que diga o haga cuando la vea a la cara?
Yo tratándola tan mal siendo que tiene estos problemas; bueno…no lo sabia, y se que no justifica mi actuar pero aun así…
La clase había empezado hace nada y la profesora de Biología hablaba y hablaba mientras yo me la corría toda por las nubes de mi mente. —Buenos días señorita Alicia—, pase que aun no comienzo totalmente la clase, dijo risueña la profesora.
— ¡Llego! ya se había atrasado mucho, y eso es bastante raro.
Entro a la sala sin decir palabra, cuando llego a mi lado la mire, incluso la mire todo el trayecto hasta su pupitre, y ya una vez que llego a el quise saludarla, pero como no lo había hecho nunca desde que nos conocimos, no sabia como hacerlo. Era como que la miraba para decirle algo pero no podía mas que quedarme callada y avergonzada.
Ella me miro esperando que le digiera algo, ese algo que se supone yo debía decir, pero al no obtener nada solo se sentó, y ni siquiera me dirigió la palabra; en las tres primeras horas de clase no me miro, no me hablo, no me dedico ni una sola palabra con ese tono característico con el que la conocí; su entorno acogedor y sensible que te traspasaba al rondarla no estaba, no había nada de eso. Qué le pasaba que no hablaba, porque solo miraba hacia delante, me quedaba mirándola y me percataba que tampoco escribía en sus cuadernos, estaba como perdida en sus pensamientos, preocupada de algo, creo que de “ese algo” pero si no me hablaba, se me hacia mas difícil tratar de obtener respuesta o empezar algo diferente, después de todo, yo desde el principio le he hecho entender que no quiero su amistad y que estoy bien sola.
Creo que ahora al saber por lo que esta pasando, me di cuenta que ella vale la pena al cien por ciento; aun estando sola y teniendo un problema, si la buscas en el colegio, siempre la encontrarías ayudando a alguien, brindándole una sincera y cálida sonrisa. Ella hace que te des cuenta, que de todos los que la saludan o se le acercan, ni uno solo le provocaba daño problema o pelea, porque eso es imposible estando cerca de ella. Nunca se la pasa con las mismas personas mucho tiempo, ya que luego de hacerle amistades, luego de insertarlos en un ambiente, cumplía su misión eh iba en busca de más; aunque nunca olvidaba a los otros, y creo que por eso aun no se separa de mi lado, porque aun no cumple su misión conmigo. Todavía no logra que la acepte y sea como todos lo son con ella, pero…en ese caso, prefiero no cambiar con tal de que no se aleje de mi, independiente de que ya sea muy tarde. Pero mientras no lo sepa, no se ira.
—¡¡¡Señorita Sahian!!! Señorita Sahian le estoy hablando (era la profesora)
—Ey Sahian la profesora te esta hablando,¡Sahian! ¡Ey!
— ¿Eh? ¿Que cosa?
— ¡La profesora!! Me decía haciendo señas con los dedos para que mirara (que graciosa se ve)
— ¿La profesora que?
—¡¡Te esta llamando hace rato y tu no respondes!!! Respondía entre harta y riendo Alicia.
—Ya despertó señorita sahian?? Pregunto la profesora algo enojada
—Pues si, ya desperté.
— ¡Ey…Sahian!! Alicia me empujo con el hombro como sugiriendo que me callara.
— ¿Pero que?? Respondo sin darle importancia. ¿Es que acaso no debía responder? (bueno no debía pero y que tanto)
—A veces es mejor callar dice riendo Alicia.
— (al menos la hice reír, pensé al verla cambiar la expresión que ha llevado toda la mañana).
La profesora no armo mayor escándalo por la falta de respeto — ¡falso! — si lo armo, y me mando a inspectoría para que luego de clases le explicara el porque de mi comportamiento, yo por mi parte me dirigí al patio en vez de a inspectoría, me quede sentada bajo el árbol de siempre hasta que tocaron el receso y mi compañera de banco se acerco a mi; ya llevábamos algunos días quedándonos a comer bajo el árbol, era casi un habito y lo cierto es que me gustaba mucho.
Una vez se sentó a mi lado riéndose aun por mi actuación en clases, al mirarla pensaba que de verdad, por nada del mundo quería que lograra su objetivo conmigo, y menos que fuera en busca de alguien que la necesitara mas que yo. Se podría decir que ya lo logro conmigo y que solo estoy siendo egoísta, pero creo que no me importa tanto serlo. Ya pasado un rato sentadas bajo el árbol, me extendió la mano con una soda en ella, la misma del primer día que llegue, quede mirando la soda y la verdad es que preferí tomar su mano y abrazarla, no se porqué tan de repente y así de improvisto, pero lo hice, ni siquiera lo pensé como siempre lo hacia, ya que al final no conseguía mas que quedarme helada y sin expresión; pero creo que lo necesitaba tanto como ella. Nos separamos y ella no emitió sonido alguno, solo se quedo sentada con la cabeza gacha, que de un momento a otro apoyo en mi hombro. Ahí nos quedamos incluso nos saltamos las horas que seguían, el tiempo que estuvimos bajo el árbol, ninguna pronuncio palabra, en eso tocaron la salida y ella se quedo bajo el árbol mientras iba por los bolsos. Ya casi al llegar donde Alicia, la profesora que me hecho del salón a principio de jornada, me vio y empezó a perseguir ya que como acto reflejo salí corriendo.
— ¡Vamos!! ¡Vamos! que me sigue la profesora.
Alicia se levanto y corrimos a la salida, ya afuera me detengo y veo que estaba rezagada de mí, su casa estaba en el sentido contrario que la mía, asíque me devolví y le deje el bolso.
—Hasta mañana dije y me di la vuelta empezando a caminar, pero un agarron al brazo me detuvo.
— ¿Que pasa?
—Puedo irme contigo por un rato; no muy lejos de tu casa hay un bus que me acerca a la casa ¿puedo?
Ese puedo sonó tan débil y sobrecogedor, que le tendí mi brazo para que se sujetara de el, ella no entendía el porque pero no le rechazo y nos dirigimos a mi casa. De camino me acorde de la foto del celular que le había tomado a los tipos, no sabia si era buen momento pero para romper el hielo del silencio le tendí el celular.
—Mira
— ¿Qué cosa miro? Dice cogiendo el celular.
Se quedo quieta de repente muy concentrada mirando la foto.
—Uno de los que esta en la foto, estaba ese día.
Todo listo, ya había descubierto que uno de los tipos fue el causante de que llegara a mi casa toda sucia y lastimada.
—Así que el estaba ahí ¿y los demás no te parecen conocidos?
—No, solo lo recuerdo a el, ya que fue quien no me dejo ir respondió casi avergonzada.
— OK, pero al menos el es el mas importante dije sonriéndole.
—…si eso creo… (que tierna se ve)

Entramos a la casa y la verdad era un completo chiquero, no había limpiado ya que nos habían tocado exámenes y me iba a estudiar a la sombra que daba la ventana de mi habitación, no tenia sirvienta ni nada, si después de todo millonaria no soy, pero no acostumbraba a tener tan sucio nunca, a excepción de ahora claro.
—Eh…Alicia, siento el desorden pero sabes que estoy sola y pos… hemos estado ocupadas esta semana y no he tenido tiempo de limpiar, me avergonzaba tal situación
— ¡jajajaj! no tienes porque disculparte conmigo tontita, comprendo la situación dijo mientras se sentaba en el sofá de la sala.
—Emm gracias creo…
—No pasa nada enserio, si quieres te ayudo a ordenar un poco y…
Ni lo pienses— le interrumpí, es mi responsabilidad, tu espérame mientras limpio la cocina para que preparemos algo de comer, ¿que te parece la lasañ…
—Ni lo pienses tú— me ininterrumpió, acaso crees que tengo los dedos crespos para no ayudarte, además si lo haces sola no terminaras nunca y tengo hambre, y si, me parece comer lasaña, ¿ahora empecemos OK?
—O...OK!! ¡¡Que remedio no!!(Que actitud)

Comenzamos a limpiar la sala, no tardamos prácticamente nada, solo era remover polvo. Parecía que en esa casa no vivía nadie, la verdad parecía desabitada, triste y abandonada….

— ¿Sahian? ¿Qué te pasa?, me pregunta al ver que de pronto me quede parada sin hacer nada.
— ¡Eh! ¡No pasa nada! no te preocupes, solo me acorde de algo…algo que tenia que haber dejado de hacer hace tiempo, solo eso.
— ¿A si? ¿Y que seria eso que tienes que dejar? Si se puede saber claro.
—Por supuesto que puedes saber. Recordé que debía dejar de auto compadecerme (Mirándola directamente a los ojos).
No me dijo nada y siguió limpiando, después de un rato ya solo faltaba mi habitación, lugar que dije limpiaría mas tarde, cuando se fuera, total el desorden ahí era natural. Subí a mi habitación para dejar unas cosas, y me quede mirando el desorden desde la puerta. En eso, un brazo me rodea la cintura y un cuerpo se apega al mío, lentamente la siento apoyar su boca por mi espalda a la altura de los hombros, entre mirando y no mi habitación.
— ¿Segura que no quieres ayuda aquí? pregunta al final.
La verdad es que por mi, el que se quedara mas tiempo conmigo de la forma que fuera, ya me venia bien, pero si me ofrecía su ayuda así, lo mejor era aprovecharla de una vez.
—si no te molesta hacerlo seria genial.
La respuesta fue una sonrisa, por lo que empezamos de inmediato con mi habitación. Ventanas, ropa, envases de comida chatarra, y otras tantas cosas por todos lados, al cabo de un rato solo faltaba tender la cama. Cada una a un lado con las sabanas tomadas por los extremos comenzamos con ello, pero antes de empezar nos detuvimos.
— ¿Que pasa que me miras como con ansias de preguntar algo?
—….
— ¿Por que no lo haces de una vez y ya Sahian?
— ¿Creo que soy muy obvia no?
—Bastante.
— (que seria por dios) Pues si quiero preguntarte algo, y quiero me respondas con toda sinceridad, si es que no te incomoda claro…
—Dime entonces (cara de intriga)
—Me he dado cuenta, de que la gran parte de los chicos y chicas de la escuela te conocen, y además tienen una cierta afinidad contigo, ríen y conversan como si nada, te consideran su amiga evidentemente.
—Eso creo, ¿pero que tiene?
—Es que tu, te vez tan ajena a ellos metida ahí, es como si después de un rato no fueras participe de ese grupo que se reunió por ti y no entiendo mucho el por que es así.
— ¿Por que es así que? —sorprendida por lo dicho.
—Porqué si todos te conocen, te defienden y obviamente te consideran alguien importante en sus vidas ¿Por que tu siempre te ves sola?
—… (Que pretendes…)
—Nunca estas con las mismas personas Alicia. Cuando llegue el primer día al colegio, siendo que todos te conocen, no había nadie a tu lado ¿Me puedes decir por que?
Para cuando termine de hablarle me encontraba arrodillada en la cama frente a ella, arrugando las sabanas recién puestas y todo, pero no importaba, solo aguardaba por una respuesta.
No me respondía nada, parecía que solo era una intromisión mía, — tendrá sus razones creo yo—debo de estar esperando demasiado de su parte con tan poco mío.
—Alicia, vamos a terminar con esto para que vamos a hacer de comer, no es necesario que me respondas, tengo mi teoría, y aunque puede que no le llegue a los talones a la verdad al menos me sirve.
—… y que teoría sería esa Sahian, quiero saber.
—Claro, yo tengo que hablar pero tú no me dices nada.
—Bueno entonces no me digas nada y se acabo.
—No, no te enojes, te diré, lo siento OK te lo diré.
— (que fácil eres Sahian) Te escucho.
—Te veo solitaria Alicia, sin nada realmente significativo para ti, demuestras todo lo contrario a lo que vive dentro de ti, y que según yo tratas de hacerlo pasar por lo bajo, olvidarlo, por eso te dedicas a los chicos y chicas con algún problema, que son recién llegados, o a cualquiera que creas poder ayudar ¿y todo para que? para tratar de darle algún sentido y significado a lo que intentas hacer para ti.
—Eso es todo…
—no, aun no termino. Yo no se porqué te has puesto una carga extra, no me explico como puedes…no, miento, si me explico el porque lo haces, lo que no me explico, es como puedes hacerlo teniendo tú un problema, y con tanta gente a tu alrededor nadie sepa hacer algo para solucionártelo. Alicia, para mi el que tu te veas solitaria teniendo tanta gente, es porque das por hecho que solo tu puedes ayudar, pero nadie a ti, y la verdad yo… no es sencillo para mi decir esto, pero yo….prefiero seguir siendo una niña problema, antisocial fría y todo lo que creas que soy, con tal de que no vayas en busca de nadie mas y te quedes conmigo. Y si, se que soy egoísta, pero me da igual, porque así consigo te quedes conmigo. Ahora si termine.
—¡¡Inoportuna!! me grita de repente, y con la mirada perdida.
— ¿Que? y eso a que viene.
—Que te falto inoportuna, además de fría y antisocial…in...opo…
Se le quebró la voz y empezó a llorar, y eso que ni siquiera le dije que pensaba ser yo quien la ayudaría, quisiera ella o no.
—…pero no llores, si no es nada malo lo que te he dicho (creo que mi teoría acertó), Alicia, tu por todo esto que te he dicho, para mi eres la mujer que mas feliz se merece ser en la tierra, solo hay que empezar a hacerlo, y yo estoy dispuesta a ayudarte dije abrazándola a mi.
—…Alicia….dije en voz baja. No seré tan buena como tu con las demás personas, pero lo que tengo claro, es que si es por ti lo aprendería 100 veces, después de todo tengo para mi la mejor maestra. Al separarnos puse mis manos en sus mejillas, y me quede fijamente mirando a sus ojos.
—siento hacer esa escena, dijo intentando desaparecer las lagrimas...lo…siento
—Alicia, cuando quieras, puedes tener mi hombro para desahogarte, puedes esconderte tras de mí si no quieres ver o hacer algo, quedarte parada a mi lado cuando estés conmigo. No importa si no dices nada ya que solo por compañía me conformo pero estoy aquí. cuentas conmigo aunque dudes el que alguien pueda ayudarte en verdad, aún si te alejas con la excusa de que es para no meterme en problemas, aun así, estoy para ti…aunque claro, todo depende de si tu quieres que sea así OK(y si llega un momento en que no quieras, de igual forma no te dejare) ahora deja de llorar y vamos a comer que se hace tarde, ¿dejemos esto así te parece? después de todo nadie entrara a esta casa y sabrá justamente que mi cuarto es lo único sin atender, nadie viene nunca aquí dije bajándome de la cama y dirigiéndome a la puerta.

—Sahian…
— (Me voltee) si, dime…
—…..
— ¿Que pasa?
—Tu teoría… es muy certera, faltan cosas pero es lo de menos. Y creo que te diste cuenta lo que conlleva me hayas dicho todo esto si tu no eras así antes, ¿no?...secándose las lagrimas.
—Bueno sí, me dejaras se supone…pero que sea luego de la lasaña bien… (Al menos lo intente) me voltee a la puerta dirección cocina.
—Creo que entendiste mal, sujeta mi mano. Yo al conocerte no pensaba alejarme de ti, pero tampoco sabia bien como acercarme, dice abrazándome. Y en cuanto a lo de ahora, el que me hayas dicho esto implica que ya no sabrás lo que es estar sola y tranquila nunca, ríe pícaramente.
—Creo que el dejar de saber lo que es estar sola estará bien, sobre todo porque yo tampoco te dejare sola. Vamos a comer ahora.

Las horas pasaban, eran ya las 9 y apenas nos habíamos sentado a comer, la verdad la lasaña que yo solía comer la compraba preparada, nunca había hecho hasta la masa y esto nos quito tiempo. Yo estaba toda llena de harina, salpicada de todo lo que se ocupo para la lasaña en si, y Alicia solo tenia harina en el pelo y en las mejillas; era evidente con solo mirarnos, saber quien fue la que empezó a lanzar todo lo que se le ocurrió. Al pensar en ello una risita se me escapa, después de todo nunca había pasado por algo así.
— ¿Que pasa? ¿Por qué te ríes eh?
—Solo… Me daba vergüenza decirlo, era una bobería después de todo. No, no es nada. ——¡¡Mentirosa!! Algo es ¡¡dímelo!!
Al levantar la cabeza para mirarla, una rebanada de pepino me queda pegada en la mejilla — (que puntería)
— ¡Dime! seguía exigiendo Alicia
— ! Pos en esto pensaba, dije apuntando el pepino la harina y todo lo que traía encima. ¿Conforme?
—Ah eso… se sonrojó un poco.
Se acerco, haciéndome echar hacia atrás la silla quedando delante de mí (entre mis piernas si sirve de aclaración) empezó a sacudir lo que me había lanzado, pelo ropa, hombros, me pidió que me pusiera de pie; pero antes de ello me detuvo.
—Falta algo que aun esta a mi alcance, refiriéndose al pepino.
—Ah, pero si también esta al mío, dije descuidadamente, mientras llevaba la mano hacia el lugar para sacarlo.
—¡¡Espera!! detiene mi mano. Yo lo hago.
—OK dije yo.
Acerco su boca a mi mejilla y masco la mitad del pepino, dejo lo que sobraba en su palma mientras se oía el crujiente sonido que tenia al ser mascado,
— ¡Ya esta! dijo mirándome. ¿Que te pasa?
— Es que el pepino y esa…esa forma de sacarlo… Estaba algo sorprendida.
—OH!! Esta bien, para que no te sientas en desventaja ven y saca lo que falta de mi mejilla; pego lo que quedaba de pepino. Aunque yo lo quería, ya que era el ultimo que quedaba decía ella entre triste y haciéndose una victima cooperadora.
Yo me puse de pie y sin preguntar ni nada, llevada por no se que impulsos en ese momento, me acerque a la mejilla.
— ¿Así que lo querías entero no?
Sin comerlo lo tome con mi boca, me acerque a la suya rozando gradualmente sus labios, cediéndole mi mitad. Todo quedo en silencio de un minuto a otro, luego de comerse la otra mitad, Alicia siguió sacudiendo la harina de mi ropa, era como si me diera pequeñas caricias. Yo en cambio no sabia que pasaba, pero me gustaba, era una sensación nueva, como embriagante.
Ya terminada la comida daban las diez de la noche, le propuse acompañarla a su casa y me sorprendió el que llamara a su padre, o lo que fuera, y le digiera que se quedaría conmigo porqué se le hizo tarde y esas cosas. Era increíble como denotaba una normalidad y seguridad que no esperaba ver en momentos que se tratara de su padre, pero se veía muy tranquila. Quizás solo aparentaba frente a mi, y se arriesgaba a lo que vendría luego, de ser así prefreía no causar problemas y dejarla ir, se lo dije a pesar de que no quería que se fuera, pero se negó y me aseguro no era problema. Yo no quise debatirle nada, pero se me venia a la cabeza, el que vi con mis propios ojos como Víctor la miraba cuando la encontró conmigo en casa el día que llegué sin avisar
— No quiero irme sabes, me siento yo misma cuando estoy aquí contigo, los problemas se van, y es la primera vez que no estoy haciendo algo por alguien sino que lo están haciendo por mi, y me gusta que seas tu ese alguien… además (se sonroja), con alguien que quiero, y puede que digas que es apresurado y que soy muy blanda o niñita buena y todo pero, me gusta estar contigo y si te quiero no se porque debería guardarlo. Además si bien no lo digo nunca, soy de las personas que lo que sienten lo dicen, y mas segura lo digo si es la verdad. —…creo que con eso no voy a oponerme con que te quedes.

Ya me había convencido completamente. No estar sola siendo ella la compañía, cualquiera que me viera me envidiaría por tener la suerte de haberla encontrado, y más por tenerla ahora aquí. Da igual que sea en el lugar que mas detesto, que es esta casa, ya que aun no olvido que me separaron de lo único que era diferente para mi, lo único que me separaba de la línea entre estar sola y no estarlo, que eran mis abuelos…Da igual, porque ya no estaré sola, sino que con ella.
— Estoy yo aquí Sahian, dijo como leyendo mi mente. No tengo la mejor de las vidas y situaciones, pero, también no fue tan malo para mí, ya que pude encontrarte a ti, y quiero pasármela a tu lado para cambiar juntas nuestras historias pasadas ¿no crees?

— Lo creo…pero Alicia, ¿acaso ya solucionaste tu problema para dejarlo en el pasado? Quiero decir, bueno…La verdad aun no se bien cual es tu problema, ya que de ti solo he hecho mis famosas teorías que tu bien ya conoces, aunque no pretendo meterme en tu vida, ni que te sientas obligada a contarme nada que tu no quieras OK, ya te lo dije.
— ¡OK! Sahian, resulta que decírtelo no me molesta ni me siento obligada, al contrario creo que no es ni siquiera necesario que te lo cuente, porque creo que tus teorías también están en lo cierto esta vez.
— Eso crees…
— Mi padre, la verdad es padrastro, el ya hace tres años me golpea, soy como su esclava. Mi madre murió hace dos años, producto de las amenazas en caso de que intentara decirle a alguien lo que nos hacia, en ese entonces mi madre recibía todo lo que ahora me toca, ahora yo… me siento tal y como debió de sentirse en ese entonces. Ahora, como creo lo has notado, todo va dirigido a mi mi, si algo le disgusta o hago cualquier cosa, se encarga de dejarme alguna marca en el cuerpo, eso si, siempre cuidándose de no hacerlo donde se vea. Ese día que llegaste de improviso a la casa, luego de irte me hizo esto.
— Pero…pero…
Se levanto la polera dejándome ver su espalda, tenía un moretón que ocupaba casi todo un costado, además de las marcas de las cicatrices que tenia en la totalidad de la espalda. Era demasiado, nunca habría creído que eso le fuera hecho por un ser humano.
me acerque para tocar pero se bajo la polera y prefirió negar con la cabeza mi idea de ello.
Ya contada la historia decidimos limpiar lo que se había ensuciado, que no era mucho, e irnos a dormir, todo se hizo en silencio, la verdad no sabia que decir, su cuerpo, esas cicatrices, no puedo entender porqué no pidió ayuda antes, ¿por que?

—¡¡Ya acabamos!! ¡¡Vamos a dormir si!!!
Era increíble, cómo seguía siendo la misma frente a mi, mas aun, si hace nada me había confirmado lo que era de su vida, lo que llevaba pasando años y sola. Todo se va haciendo cada vez más injusto en cuanto a ella.

En mi habitación, acababa de sacarme la polera para cuando entró Alicia pidiéndome un pijama. Venia cubriéndose el pecho con la polera que se había quitado y con esa sonrisa que la caracterizaba desde que la conocí. Me puse a buscar un pijama (= polera larga y cómoda) ella mientras se sentó en la orilla de mi cama, yo buscando en la habitación termine a espaldas de ella. Ya con la polera en mis manos me voltee encontrándome con esas marcas otra vez.
— Por que simplemente no se pueden desaparecer y ya… (pense)
Sentí como todo se volvía opaco de repente, y absorbía el entorno de felicidad que ella misma me creaba. Me arrodille sobre la cama para acercarme, pasando mi mano por uno de sus hombros, ella se asusto al sentirme, pero esta vez no dijo nada, era como si hubiera podido leer mi cara en la cocina mientras limpiábamos, y me dejara esta vez tocar. Mi mano recorría su espalda, rasguños la marcaban por todos lados, unos mas largos, otros profundos o recientes…no me lo podía creer, no me lo podía creer…me dolía tanto que parecían ser mis marcas. Que no hubiera dado por recibirlas por ella, no me hubiera importado en lo mas mínimo hacerlo.
Ya no quería ver mas asíque la rodee con mi brazo, dejándole donde ella tenia afirmada la polera que cubría su pecho, el pijama que le encontré. La atraje a mí, y la abrace cada vez más fuerte, pegando mí frente a su hombro. La verdad… aun no entendía como podía ser ese tipo de persona que puede dar todo por otras que a veces ni lo merecen —como yo— sobretodo después de lo que le ha tocado vivir en los cortos años que tiene, no entiendo.

— Sahian... (Con voz baja) sahian… (Volvía a llamar)

— ¿Que pasa? dije sin ánimos. ¡Ah…creo que mejor me separo! cierto, lo siento…

—¡¡No!! No te separes, quédate así un poco más. Solo quería saber si ya no seguías dándole vueltas, a lo que fuese se te viniera a la cabeza por las cicatrices que tocaste.

—… (Me descubrió)…sabes…suspiro en su cuello. Yo…yo no hubiera puesto ninguna objeción en recibirlas por ti Alicia.
Me costaba asumir que alguien como ella, ya conociera una de las partes oscuras que tiene la vida para algunos, y que justamente es una de las personas que conocí.

Vuelvo a dejar mi frente en su hombro abrazándola con ambos brazos esta vez.
— En serio que no me hubiera molestado aunque fuera recibir la mitad de las cicatrices que tienes, todo con tal de haber disminuido el dolor…porque no me puedo imaginar lo que se debe de sentir que un tipo que no es ni tu padre te haga daño. Por eso lo hubiera aceptado de todos modos, con tal de no sentirme ajena a tu vida, cualquier cosa que me tocara para no dejarte sola...
— Sahian…
— ya es tarde (me separe)…Vámonos a dormir
Le puse la polera pijama que me pidió y me fui al baño a cepillarme los dientes, al salir estaba ahí en la cama con las piernas levantadas mirando hacia el techo mientras tarareaba canciones.

— ¿Y aun no te vas a dormir? (Le pregunte con una mueca de risa)
— ¿A que te refieres con vas a dormir?...si se supone dormiré contigo
—Pero si mi habitación fue la única que no aseamos, ¿quieres dormir aquí conmigo habiendo una habitación con una gran cama para ti sola?

—…. (Agacha la cabeza) ¿Y…por qué tengo que dormir sola una noche mas si ahora no lo estoy? ¿Ya te volvió lo fría otra vez? ¿Acaso no quieres que te abrace como a un osito de felpa cuando me acurruque en tu pecho?…que mala eres (voz cobra sentimientos).
— (Sonrojo total, me tiene muy mal catalogada como fría, bueno… lo soy pero es por naturaleza…creo) entonces a dormir, dije ya sin mas remedio.
No me molestaba nada dormir con ella, de hecho en el fondo lo quería demasiado y ahora que lo menciono, mas cuenta me doy de ello, asíque para mi no presenta ningún problema.

— ¿Entonces? (Preguntaba Alicia)

—Entonces señorita…¡¡ a dormir…ah!! Y yo si quiero dormir contigo, pero pensé que te parecería mal o raro…aunque para mi suerte me doy cuenta que estaba equivocada.
—O...o..ok!!
—Y lo fría no vuelve, siempre esta le dije con una mueca de risa.

Nos metimos a la cama que estaba a medio armar, hacia calor asíque no era necesario ni indispensable cubrirse, quedando ambas tendidas mirando el techo y las estrellas que tenia pegadas en el. No se si estaba…calmada por completo, pero me sentía tan bien con compañía, se sentía tan confortable el tener a alguien que en tan poco tiempo te conquisto y te cambió casi drásticamente, que casi me salía la dicha por los poros, era genial estar con Alicia.
Cambiando de tema, el que no nos cubriéramos no estaba nada mal, sobre todo ya que la polera igual pijama, dejaba ver la totalidad de sus piernas cuando las levantaba y bajaba jugueteando mientras tarareaba cualquier canción que se le viniera a la mente, hasta canciones de cuna. Y se veía tan tierna, tan sencilla, que no parecía acarrear todos esos problemas, no parecía tener lío alguno en su vida…al estar conmigo la siento libre de sus problemas y me alegra que sea así.

— Sahian… (Susurro al oído)

— ¿Eh?... (Trate de actuar lo más normal, aunque me temblaba todo)

—Te quiero mucho… (Aun susurraba, y se vuelve hacia mí y se pega a mi brazo)

—…Y… yo a ti... (me volví hacia ella y quedamos las dos mirándonos)

Era todo tan tranquilo, era tan…suficiente toda aquella situación para mi, ahí una frente a la otra haciéndonos compañía, me tranquiliza tanto estar con Alicia, ya no me marca la soledad habitual que me seguía siempre, por primera vez me siento tan afortunada por tener a alguien a quien querer

—gracias por llegar a mi vida…susurre bajito

Que estará pensando sahian…solo se queda mirándome y al mismo tiempo pareciera no estar aquí; aunque simplemente así me siento completamente llena, no tengo porque esconder o tener miedo de algo, aquí puedo ser tal y como soy en realidad, me dejas mostrarte todo lo que puedo entregar, y se me es prohibido…eres lo que siempre necesite…

—Gracias por luchar por mí….
—¡Te quiero…. (Ambas al mismo tiempo)
***********************************************************************
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   11/5/2010, 17:04

aunk al principio m nerede ya coprendi!!!
ejejjee!! q linda historia de stas xikas!!!
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   11/5/2010, 21:32

oye, no agradescas, soy yo la que te debe todas las palabras.
de verdad me gusta tu historia.
y si, note los cambios y correcciones, es bueno volver sobre los pasos para arreglar (bueno en ocasiones).

ya sabes tenes una fan aqui!

y no te preocupes, como ya dije, si tienes continuacion no te apresures, yo solo queria saber si continuaba. esperare cuanto haga falta!

cuidate!
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   12/5/2010, 09:19

Snifff.... Voy a llorar!! XD
Muchas gracias por esta super continuacion!
La historia esta increiblemente buena y se pone cada vez mejor!! n_n



Saludos Alex, cuidate mucho!!!
Estare a la espera de la continuacion, espero que no te pases mucho tiempo sin net!!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   17/5/2010, 01:00

Dayana Hernandez Garcia escribió:
kawaiii la historia esta tan buena que la leere muchas veces a eso me refiero alex te puedo llamar alex verdad y no te preocupas la espera vale la pena








si me puedes llamar alex no problem!!
cuidate y gracias
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: No siempre fue mentira...   17/5/2010, 17:04

hola chicas aqui les subo otro pedazo de la historia ya que actualice lo mas avanzado del otro foro(para la chica que me dijo que aun la seguia en el otro y aun no se quien es) asique correspondía tambien aqui.
(no tomen en cuenta los colores del texto que solo estan para guiarme donde me quedo en las correcciones o donde me faltan ideas y cosas asi)
Bueno sin mas les dejo que lean!! Se cuidan .





—Gracias por luchar por mí….
— ¡Te quiero…. (Ambas al mismo tiempo)
parte anterior.
***********************************************************************


—Vaya…que bien saben sus labios, con ese beso espero deje de creer que se humilla ante mi, es una tontita por creer semejante cosa, aunque debo de haberle dado motivos para que lo creyera así que soy tontita también. Pero ya no importa, no entiendo bien asíque no le buscare mas respuestas.
Creo que ya perdí el juego, y ella se lleva la victoria, bueno creo que ya estoy perdida, me tiene y si sigue así cada vez será más y más, llegando al punto en que no hay vuelta atrás, y al punto en el que ella no podrá volver atrás y tampoco seguir avanzando, me dejara y ahora no sabre como volver a salir adelante cuando se vaya, precisamente ella es la que me saco esta vez, como lo haré ahora.
—Que estupidez estoy pensando por dios, que vida más desgraciada la mía y que egoísta soy también…—me dije rascándome la cabeza.

Que tonta puedo llegar a ser, pensar que jugaba conmigo y que quería humillarme, que estupidez.
Pareciera que fuera yo quien juega con ella, y además le miento por no contar lo que me pasa, se supone que no debería ser así en una relación, no deberían de haber mentiras. Tendré que decirle de alguna forma, pero ¿y si me deja? Bueno creo que tendría que aceptarlo, después de todo yo lo he llevado a este punto, tendré que resignarme… me quedare sola hasta en la última parte de mi vida. Yo no quiero perderla, no quiero perder lo que me acaba de dar, esos besos, sus labios —sonrojo—, ahora son para mi y puedo perderlos tan fácil, tan…tontamente fácil —reproche—
Por qué simplemente todo se ve tan complicado en estas situaciones y no puedo sino que pensar ¡¡que me dejara!! Quiero una solución que no me separe de ella, si se enojara conmigo y no me habla lo entendería, pero seguiría conmigo igual haciéndome compañía y no podría tocarla mas, pero que se quede conmigo su compañía y todo lo que provenga de su persona conmigo es suficiente para mi y es mejor que morir sola…
—Por favor Sahian…perdóname (casi susurros)

—Creo que ya tengo lo suficiente para comer, tengo mucha hambre e imagino que Sandra también. Espero no se halla ido por los nervios ¿o si lo habrá hecho? (Pensaba en voz alta)
Naa, no lo creo, aun la reja esta cerrada y nadie que no viva aquí sabe cerrarla, soy la única, entrare en silencio para ver que hace…
—Me quedare sola hasta en la última parte de mi vida… ¿eh? ¿Esta haciendo un monologo o algo?
—Yo no quiero perderla…no quiero perder lo que me acaba de dar, esos besos, sus labios (sonrojo),
—¡¡Tiene talento, mucho talento!!
—Ahora… son para mi y puedo perderlos tan fácil, tan…tontamente fácil (reproche)
Por qué simplemente todo se ve tan complicado en estas situaciones, y no puedo sino que pensar ¡¡que me dejara!! Quiero una solución que no me separe de ella, si se enojara conmigo y no me habla lo entendería, pero seguiría conmigo igual haciéndome compañía, ya no podría tocarla mas, pero que se quede su compañía y todo lo que provenga de su persona conmigo es suficiente para mi y es mejor que morir sola…
—No conocía esa faceta suya, el hablar así con tal sentimiento casi parte de su vida es increíble. Al parecer su personalidad se complementa completamente con esta faceta, aunque eso de morir sola quizás sea un poco extremista, al menos espero cambiar esa parte de su monologo a futuro con mi compañía.
—Por favor Sahian…perdóname (casi susurros)
— ¡Eh! ¿Dijiste Sa…hian, Sandra? no era un monologo entonces. ¡Como puedo ser tan estupida! hablaba de mi… ¿de mi?…
Pero…pero…por qué es tan pesimista con todo ¿acaso me cree tan mala como para dejarla así sin mas? siente una presión al no haberme contado todavía su situación…no se que hacer en estos casos, porque si pretendo tranquilizarla sabrá que tengo “todo” mas que entendido gracias a Lisette; aunque no debería ofenderse ni nada, ya que ella me ha mentido también. El punto es que cuando le explique la situación en la que me acerque a ella, va a creer todo lo ocurrido una mentira, el como nos conocimos, la razón de seguir viéndonos y todo lo demás. Todo resultara evidentemente peor.
Salí fuera de la casa para volver a entrar procurando dar señales de que llegaba, para que dejara lo que hacia ahí sola y que yo acababa de oír.
—Sandra dónde estas, vamos a comer que muero de hambre.
—¡¡Aquí estoy!! Yo también me muero de hambre así que vamos a comer
¿Que has traído apropósito?
—Pos...he traído comida china y algunas otras cosillas, sígueme.

Subimos las escaleras y salimos por una de las ventanas de mi cuarto al tejado, nos sentamos a comer ahí, ambas en silencio, en parte por el hambre que era obvia y también por lo que cada una pensaba y daba vueltas en la cabeza. Al terminar quedamos un buen rato mas mirando a la nada, ya el calido clima del día se iba trasformando en uno mas frío a medida que se nos iba la noche encima. Al voltear a mirar a Sandra ya se notaba que tenía frío. Entre y saque un chaleco para ella, la llame para acercarse a la ventana a recibirlo pero la jale dentro de la habitación; sabía que si le decía que por su causa decidí entrar a la casa no me daba la mas minima razón y se quedaba allí de lo orgullosa que llegaba a ser. Una vez dentro me pregunto el porque de mi forma de hacerla entrar y al no responderle nada mas que —porque quise y eres muy testaruda—, espere el contraataque, pero no dijo nada y agacho la cabeza luego de ello. creo que no se sentía con la facultad o derecho para empezar a reprochar mis palabras, cosa que me pareció bastante infantil, ya que por una mentira se estaba carcomiendo a cada segundo un poco mas, y no era para tanto la verdad, solo tenia que decirlo y ya, pero eso es lo mas difícil, para quien sea nunca es tan fácil…debe tener armada una historia del odio que sentiré por mi parte al decirme ella lo que ha hecho que le debe dar mas miedo aun, si se le nota demasiado, además de que la tengo en frente y es ineludible tal comportamiento, pero…creo que se lo aliviare un poco.
—Sabes Sandra…
— Mmm..... — levantando la vista
—El motivo por el que te jale prácticamente dentro, es porque con el corto tiempo que llevamos “conociéndonos” creo tener una percepción bastante certera acerca de tus reacciones y de lo que pasa por tu mente cuando te quedas callada sin mover un músculo, o como en este caso que agachas la cabeza.
—…. (Mirada intrigada)
—No puedo meterme de lleno en tu mente y saber lo que piensas sin fallar a alguna palabra que pensases, pero creo que con decir en este momento que…significas mucho para mi, y que no me creas tan superficial, te estaré ayudando a darme las herramientas para descifrar por completo eso que te deja pensativa e inmóvil y también te hace sentirte sin facultades para reprocharme o decir cualquier cosa ¿me entiendes?
—Entiendo…— Responde con los ojos rebosando en lagrimas que aun no escapaban de ellos.
Al parecer la había liberado de un peso que no daba motivos para llorar sino que para que se replantearse las cosas según pienso, pero hizo lo que pensé y además lloro.
—OK, entonces hazme un favor y antes de llegar a esos estados de mutismo y demás piénsalo bien, porque el como tu creas que te van a juzgar, no tiene nada que ver con lo que será en realidad, ni se le acerca, son solo paranoias propias, y la verdad es que a pesar de no saber cuales son tus paranoias hacia mi, no puedo sino pensar que tienen que ser horribles para hacerte sentir así, lo que me indica que soy una pésima persona, y eso no me hace falta saberlo no crees (reí).
—¡¡¡No!!! No pienses eso, yo no lo pienso a si ósea si, pero yo...lo siento
— ¡Basta! ¡Basta! si yo no creo nada, se que no quieres nada malo para mi... (Me acerco) como yo tampoco lo quiero para ti (susurro a su oído) yo lo se…
—…
—Ya es tarde, asíque a dormir, tu habitación es la del lado, toda tuya, yo iré a limpiar y luego me dormiré asíque buenas noches.
—Espera yo te ayudo a limpiar, es lo justo.
— ¿Eh? De justo nada, eres la visita así que ve a descansar que ya limpio yo, además no es mucho lo que hay por hacer.
—¡¡Aun así!! Yo iré y no se diga más
(Creo que usar la información que se de ella como herramienta para hacerla creer que se lo que piensa y que debe de hablarlo sin darle vueltas paranoicas había dado efecto, si ya ni tomaba en cuenta lo que le decía de irse a dormir ni nada, ella no me obedece)

Bajamos a limpiar, la verdad solo había un mínimo desorden ya que como nadie vivía en casa además de mi, solo habían unos platos vasos y demás cosas de la cocina que estaban sin limpiar, lo mínimo, aunque aun así bajo a ayudarme, y además aprovecho de investigar las posiciones de las cosas que habían ahí en la cocina, donde iba cada una y cosas así. No podía evitar pensar que de un momento a otro ella dejaría de querer andar por el cansancio, se pondría débil y ya no estaría mas, pensamientos imveciles, como podía estar pensando esas cosas, no ayuda mucho la verdad, que torpe…pero se venían a mi cabeza sin yo advertirlo.
—Sahian ya esta todo listo así que vamos a dormir. A no ser que no quieras ya que mañana es sábado—pasaba su dedo índice por la superficie del mesón de la cocina. Y no tenemos porque dormir (mirada pervertida, pero nunca dejando de lado lo angelical).
—Si, ya veo que esta todo limpio—me hice la desentendida. Así que a dormir dije saliendo de la cocina con ella tras de mi. Subimos a las habitaciones y me pare frente a la que seria de ella mientras se quedara conmigo.
—Aquí dormirás, espero se te haga cómoda la habitación.
—….y por casualidad ¿puedo pedirte algo para usar de pijama o también te harás la desentendida esta vez?
—Si, tengo unas poleras que puedes usar, ven. Entramos a la habitación y le di unas de las poleras que tenía y me metí al baño, era eso o enfrentar las indirectas que lanzaba hacia mis acciones. Me cambie de ropa y al salir vi una imagen que me hizo recordar el pasado —Alicia—, ahí tendida en mi cama con una de mis poleras y las piernas en alto tarareando canciones, la única diferencia era que Sandra tenia una voz espectacular, todo tono sonido emitido por su boca sonaba tan apacible y limpio que tranquilizaba el oírla. Me quede mirándola y no me percate de que se había levantado e incluso me había llamado reiteradas veces.
— ¡Sahian! ¡Óyeme Sahian! — Ya estás yendo demasiado lejos con estas acciones indiferentes hacia mí, ¡Sahian!
Había sido de lo más raro ver repetirse uno de los mejores recuerdos que tengo de Alicia por su causa. Se me había hecho un nudo en la garganta, me era insostenible el llanto pudiendo no hacer más que aferrarme a ella que se encontraba de pie frente a mí. Me largue a llorar…me era tan…imposible tratar de controlarme que simplemente me rendí ahí aferrada de quien no estaba dispuesta a ceder terreno a lo que le quitaba existencia día a día. Al cabo de un rato ya había logrado controlar en parte el llanto, aunque los claros suspiros entrecortados que de mi se escapaban me acusaban ineludiblemente. Sandra solo miraba mi rostro luego de habérmele separado, parecía no creerlo, ni yo lo creía, pero sin duda paso, yo lloraba y a pesar de que sabia la razón, Sandra tubo que estarse diciendo, sahian lloro y sin razón alguna de un momento a otro, así… derepente, yo que la creía tan dura y que el camino a sus sentimientos era prácticamente infranqueable, la he visto llorar en mi hombro…

—Lo siento no debiste de haber visto esto— dije al cabo de unos minutos de mirarnos sin decir palabra.
— ¿Por que? ¿Cual es el motivo de tu llanto?
—...Es mejor irse a dormir ahora, hablaremos esto mañana, lo prometo.
—Bueno creo que aunque insista esta vez no me dirás nada, así que mañana volveré a preguntar y espero me seas sincera y confíes en mi para contarme el porque de ese llanto inesperado, significaría mucho para mi.
—OK, dejemos esto.
La verdad odiaba tener que contar acerca de mí, y a pesar de que me diga todo esto de que confíe en ella y que significaría mucho, no puedo evitar sentirme atrapada y me causa una molestia, puede que estupida pero al fin y al cabo molesta.
—Bueno entonces a dormir y se dirige a mi cama tendiéndose en ella para luego quedarse mirándome… ¿que pasa?
— (esto también me recordó el pasado) ¿Acaso piensas dormir en mi habitación en vez de hacerlo en la que te deje al lado?
—Pues, si me vengo a dormir contigo a tu casa, mínimo la dueña duerme con su invitada. No vez que dejar a los invitados solos esta mal. (Reía)
—Pero te deje la habitación con la cama más grande para que estés cómoda, eso habla bien del anfitrión de la casa. Pero si te vas a quedar en mi cama que apenas tiene una plaza ¿no crees que sea contradictorio?
— Y... (Avergonzada) es tan malo querer dormir con la persona que se…ama.
—… (¿Me ama??)
— ¿Acaso el querer estar contigo siempre que pueda esta mal? … no te entiendo Sahian, en verdad tanto cuesta quererme siquiera un poco. Si me veo superficial no es mi intención y lo siento, sabes que no soy así, siento no ser lo suficiente buena para ti como para que no te cueste tanto quererme y tener poco menos que mendigar atención de parte tuya, lo siento. Pero ya ves que a pesar de que sea una estupidez de mi parte tratarme así a m misma, humillarme diciéndote todo esto, lo hago de todas maneras. Y es por la única y gran razón por la que no me alejo y te dejo en paz, por que creo ¡¡No!!, mas que eso, estoy segura que eres lo que tanto necesito en estos momentos, y que si me dejaras…al menos me oyeras seriamente por una vez en tu vida, te darías cuenta que yo podría serlo también para ti. Es tan simple como eso, al menos para mi (su voz se quebraba) porque no lo intentas…. (Gana el llanto).
Era todo simple y claro en ese momento, y como siempre no lo vi así hasta que logre hacer llorar a alguien.
Por que no lo intentas me dice, es tan simple ¿y por qué no lo hago? La verdad es que no se ha equivocado en todo lo dicho ecepto una cosa… y es en lo que pasara conmigo, que a parte de no mencionarlo, es algo que siempre tengo presente, y lo veo egoísta de su parte al no recordarlo. El que me necesite lo encuentro perfecto, yo también la necesito y la diferencia en ello es que de un momento a otro ella no estará ahí para mí, podré haberle entregado todo el apoyo compañía o amor que ella necesitase todo el tiempo y que yo pueda darle sin medida alguna ¿pero y yo? qué pasa con lo que yo quiera recibir de ella todo mí tiempo…
—Ven aquí, no son necesarias las lagrimas, ven— la abrace. Me dejas a mí como la mala de la historia, y acaso no te das cuenta de que tu también tienes participación en esto que llamas mi falta de consideración hacia tus sentimientos. No te das cuenta que hay algo mas que no me has dicho, que te hace sentir mal, algo con lo que llorabas o lloras por dentro cada que me miras a los ojos o me diriges palabra. Ni aún siendo ciega no lo vería…¡¡yo noto!! lo noto sabes…y se que a pesar de todo esto al menos debería de responder tus preguntas, retribuir tus sentimientos con los míos, pero me es complicado, con esto que no me dices me es complicado —Aunque métete algo en la cabeza— exclame. Me es complicado solo en el sentido de que me da a entender que es la única traba para responderte como quieres, y es una razón que me lo hace menos llevadero porque me muero por hacerlo, así que no me vayas a malinterpretar. Tendría que ser un ser sin alma para no tener sentimiento alguno, si desde que te vi y me refiero a cuando te encontré sentada congelándote en el parque, es que supe en realidad que no me puedo desentender de lo que me has hecho volver a sentir, seria completamente un ser vacío si lo hiciera ¿Responde eso tu pregunta tontita?

Se separo de mi si emitir palabra, solo se oían los sollozos que iban desapareciendo gradualmente, no me dirigió la palabra mientras estaba en ello. De un momento a otro se quedo mirándome fijamente, me tomo la mano y me hizo prometer que en el momento que decidiera confesarme que era aquello que me ocultaba no iba a cambiar mi forma de pensar y sentir hacia ella. Junto con eso me apretó las manos fuertemente y repetía — ¡prométemelo! ¡Prométemelo!
—Sandra…no es necesaria que me lo hagas prometer…— dije en un tono que denotara lo sincero de mis palabras.
— ¡Necesito me lo prometas sahian promételo!
— (No me oía pensaba yo) Sandra mírame—le cogí la cara con ambas manos eh hice que me mirara. No necesito prometer tal cosa, te dije que no me pintaras tan superficial como para dejar todo por sentirme engañada por razones que desconozco. Creo estar segura de que tienes un motivo de ser y además, no suelo tirar mi vida al olvido y tomar distancia de algo que me es imprescindible una vez hallado, mas aun si es tan difícil hallar algo así. Me acerque y puse mi frente sobre la de ella y susurrándole ¿Me entiendes? Guarde silencio.
—….
—Se que hay algo que debes contar, y se que puede causar daño, pero después de todo tendré a alguien que me ayude a superarlo comprenderlo y aceptarlo.
—No se si podré…yo…
— ¿Te tengo a ti no es así? Estarás para mi en estas y otras situaciones, así que no empieces con tus ¡prométemelo! ¡Prométemelo! porque lo único que puedo y quiero prometer, es que si lo empezado contigo una vez llegase a su fin, sea porque tanto tú como yo dimos lo mejor que teníamos por la otra y que simplemente podamos seguir solas nuestros caminos por nuestra propia cuenta y sin más ayuda de la otra.
Y también, que de ser así, independiente de la forma en que se halla dado para entonces, después de haber pasado distintas experiencias de vida…no te voy a dejar de amar, y que te quedo claro, que eso estoy segura que te lo puedo prometer.
—Ss...a...hian …— completamente sonrojada.
Ahora no dejaba de mirarme, mis manos ya eran innecesarias, estábamos tan cerca la una de la otra que inevitablemente sentía su respiración.
—Entonces… te quedaras conmigo, aun después de no decir lo que tengo guardado, me amaras aun después de emprender caminos distintos, y me corresponderás, aun después de haber confesado lo oculto…
—Si, creo que eso fue lo que dije ¿no? Además por mi parte también tengo algo que contarte, no se lo he dicho a nadie antes. Me hace llorar y en un momento de mi vida me dejo sin razones para todo creo yo y eso no se explica fácil y por lo mismo me pongo en tu lugar.
—Mmm… ¿entonces aguantaras que te…bese?

La distancia era corta, no era más que un movimiento y cualquiera de las dos daba el primer paso, Sandra cruzo sus brazos tras mi cuello alzándose para alcanzarme y quedar más menos a mi altura, nos quedamos así tiempo… “suficiente” no era el primer beso que nos dábamos pero este de alguna forma establecía el conteo poniéndose en la primera posición. Luego de todo lo conversado, llorado y bueno lo demás, nos tendimos en la cama, una bien pegada a la otra, ya toda sensación era incontenible, masoquista y lo que se quisiera llamar, aunque se quisiera tratar de evitar era imposible, ya que al estar tan cerca sin mover un músculo tensaba todo el cuerpo pero era agradable. Se sentía el calor, la respiración de las bocas, el ritmo de los corazones, y otras cosas que con un simple roce daban a entender lo que querían.
Ya pasadas las 11:00 pm decidí levantarme, tenía una sensación bastante impulsiva que no había sentido antes, al menos no así, pero sabía quien la provocaba y en ese preciso instante me miraba interrogante por haberla dejado ahí. Un montón de cosas se me pasaron por la mente con ello por lo que retrocedí mas y me senté en la silla del ordenador, no sabía que decir y no me interesaba hablar, creo que lo que yo que quería, mi cuerpo lo descubrió antes y la reacción era evidente. Del solo hecho de pensar que se me acercara o peor, me tocara, hacia que se me erizara completamente la piel. Sentía pequeños golpecitos de corriente que fluían con mi sangre, el mismo recorrido pero me provocaba calosfríos. Al cabo de unos segundos siento que Sandra se pone de pie por lo que mis nervios mas alterados aun por ello, provocaron que el golpe de corriente fuera mayor y aumentara mi temperatura el ritmo de mi respiración y poco menos que embriagándome dio vuelta mi mundo. Quede tan ligera que parecía poder hacer cualquier cosa, todo me abordo en tan pocos segundos por el simple aviso de movimiento de Sandra, tan rápido que la única forma de curarme que encontraba era obedeciendo los deseos de mi cuerpo que ya eran incontenibles, me puse de pie y al tratar de dar un paso Sandra me devuelve a la silla subiéndose sobre mis piernas y respirando sobre mi tan agitada como yo, tenia una mano en mi pierna derecha, la misma por la que luego de mirarme empezó a frotar contra si su pelvis, se acerco a tal punto que podía sentir sus senos contra los míos, no paraba de moverse sobre mi pierna, me miraba fijamente a los ojos mientras lo hacia, su boca dejaba oír su respiración cada vez mas rápida, alta, excitante…no resistí mas y llevada por un montón de sensaciones conocidas, nuevas desconocidas empezamos a besarnos, cada beso mas intenso, mas provocante, cuando su lengua se paseaba por mi boca no me resistía a las ganas de morder, de ver y oír su placer, en sus gemidos, sus gestos, mis manos querían tocar partes a las que no habían llegado antes, mi boca quería probar el sabor que me estaba entregando, le empecé a quitar la ropa, era solo la polera del pijama y unas pantaletas, ambas estábamos con lo mismo salvo mis shorts claro. Tiró mi polera para que me la quitara, dejo mi boca y paso su dedo por mi cuello hasta mi ombligo, mi pierna estaba mojada por su causa, dejo de moverse y me ayudo a quitarle su polera esta vez, me puse de pie con ella sobre mí y me dirigí a la cama, me tendí sobre ella, bese su cuello sus senos su estomago quite sus pantaletas, no sabía bien que haría pero ya no resistía, deslice las pantaletas y al tocar un gemido escapo de su boca, al pasar mi dedo pos su parte intima sentí como su estomago se tenso levantando la pelvis gradualmente. A medida que aumentaba el ritmo de mi dedo mas se tensaba y los gemidos eran mas repetidos, subí a la altura de su boca mordí sus labios desviándome al cuello, llegué a su oído sin dejar de moverme en ella, un poco lento, luego mas rápido y mas rápido. Introduje mi dedo moviendo gradualmente, un sonido de placer se oyó ahogado en mi boca y su mano empezó a moverse por mi cuerpo, bajando hasta mi short moviendo mas rápido la mano cada que podía, yo introduje el segundo dedo y por un momento su mano se detuvo, hasta que se acostumbro al movimiento, quería hacerla llegar. Metió la mano bajo mi short paso los dedos por mi zona e introdujo dos de sus dedos de una vez haciéndome perder el ritmo que llevaba dentro de ella, ambas ahí tendidas una dentro de la otra, casi en el punto máximo, acelere el ritmo, sus gestos cada que me movía dentro de ella, sus gemidos, el movimiento de su cuerpo me hacia acelerar mas y mas rápido cada vez, de un momento a otro su mano dejo de moverse en mi, trato de llegar a besarme pero antes de conseguirlo se tendió por completo en la cama gimiendo, su espalda se arqueo y luego se dejo caer otra vez, saque mis dedos de su zona y besando de paso su cuerpo baje a ella, poco a poco fui pasando mi lengua, probando lo que me entregaba en ese momento. Subí a su boca y empezamos a besarnos otra vez, como si fuera el primer beso, con la misma energía, pero ahora quien controlaba la situación era Sandra ya que estaba sobre mi, tan pegada a mi que sentía su humedad, la sentía por completo, sus labios por mi cuerpo, su lengua y sus dedos dentro de mi, estaba completamente rendida a lo que ella quisiera hacer conmigo, estaba rindiéndome a otra persona después de un largo tiempo.
Al despertar, tendidas en la misma cama, completamente desnudas, abrazadas la una a la otra, me pensé tan afortunada de poder volver a sentirme así de feliz y completa, ya me había olvidado casi de lo que se sentía tener a alguien para ti y nadie mas, ya había olvidado lo que se sentía pertenecer a alguien…

—Sahian-susurro-sahiannnn…
—Hola preciosa— susurre para luego besarla.
—Ho..la..(Desvía la vista)
—Que pasa san... (Esta llorando)dra…?? Por que lloras tontita, que pasa-dije tomando su mentón y girando su rostro hacia mi.
—Es que… en verdad pensé en un momento que tu no me querrías, que solo serias un tipo de amiga y se que dije que de ser así me conformaría pero ambas sabemos que eso era una mentira muy mala, en verdad—se quiebra su voz—pensé que terminaría sin ser correspondida por quien amo. Y aunque aguanté lo que mas pude para guardarme este llanto, anoche cuando…cuando(se sonroja) me… hiciste el amor…me di cuenta de que ahora me es imposible ...no puedo retenerlo mas¡mira como me tenias Sahian! mírame… me tenias muriendo en silencio por tu respuesta, estaba acongojada porque pensaba que si no me aceptabas, era porque ya simplemente estoy mucho mas mal que bien de lo que creí, pensé que ya no me alcanzaba ni con todas las fuerzas que le pusiera, que me quedaban…para conseguir tu compañía; ya daba por hecho que no te alcanzaba Sahian, y eso me estaba matando de la peor de las maneras…
—En verdad que soy una estupida no… siempre hago lo mismo, no aprendo…no aprendo hasta que ya es demasiado tarde o consigo lágrimas, una de dos. Lo siento Sandra, siento haber provocado esos sentimientos de angustia en ti, siento haberte hecho sentir incapaz de lograr encontrar a alguien que te amara, siento tanto que te enamoraras de mi, y sufrieras por ello, siendo que debería de ser lo opuesto a sufrir. Lo siento...pero aunque no sirven de nada las excusas, creo que si te digo que yo ya daba por perdido el tiempo para buscar a alguien, porque lo que tardaría en encontrarla, lo que duraríamos juntas, mas lo que sufriría cuando terminase seria una cantidad de tiempo considerable, y ya tenia asumido el que fuera así ya no me importaba ni un poco, …lo siento, me he dado cuenta de que estaba mas que equivocada, me estoy dando cuenta gracias a ti de que no es tiempo perdido estar con alguien, buscarlo y afrontar lo que se venga, pero si te pones en mi lugar te darías cuenta de lo estupido que me resultaba buscarme a otra persona, no le encontraba sentido gracia o razón…nada para ser sincera, y ya no me llores mas por favor, que no fue necesario que me alcanzaras, porque me hiciste parar en seco desde que me encontré metida con ropa y todo en una tina llena de agua caliente contigo (reí) así que ya nada mas de llantos.
—Sahian…me quedaría así contigo para siempre ¡¡no quiero levantarme de esta cama!!!(Dijo más alto)
—Son recién las ocho asíque no es necesario levantarse aun, y yo tampoco quiero levantarme de tu lado.Eres muy confortable lo sabías…
—… (Sonrojo)
—Dormir entre tus senos es como estar en las nubes... (Mirándola fijamente a los ojos)
—… … (Cerro sus ojos por los nervios y el sonrojo)…
—Abrazarme a tu cuerpo es perderme inconscientemente en un deseo pedido hace tiempo en mi mente, y que creía imposible…
—… ¡¡Yaa!! — decía aun con los ojos cerrados y toda sonrosada. No me miraba por los nervios, ahora era mi turno de meterla en situaciones incomodas, como lo venía haciendo ella hasta ahora.
— ¡Ya que! ¡Ya que! no me miraras acaso— pregunte riendo ¡no me miraras! Deje de intimidarla y me tendí en la cama y me quede mirando mi techo.
— ¡No! —Grito Sandra de repente. ¡¡¡nononono!!! Y se monto sobre mí.
— ¿No que? — Pregunte.
— ¡No te mirare! — me respondió
— ¿Y lo que haces ahora que se supone que es?
—Jajajjaj—se largo a reír y se quedo sobre mi abrazada

Dieron las diez de la mañana y ya el hambre era irresistible asíque fuimos en busca de algo para comer. Una vez de vuelta en la habitación y con el estomago lleno Sandra no se aguanto el preguntar el porque de mis lagrimas la noche recién pasada. Me acomode en la cama y empecé a contarle desde el comienzo la razón de lo que había visto, con lujo de detalles, sin saltarme nada, ya después de un rato de haber terminado de explicarle todo, sentí que me miraba diferente y con algo de asombro, pero no sabía a que venia el otro gesto, no lo comprendía. Después de un rato se levanto dando la espalda una vez de pie; de pronto se voltio hacia donde yo estaba, dejo de morder una de sus uñas y me pregunto el como después de todo eso podía esconder lo que me había pasado de este modo. No se explicaba como no se notaba más que cuando estaba sola pensando.
—ya era cosa de acostumbrarse le respondí—Nunca lo supere, al principio no sabía que hacer, creo que no pensaba, no encontré mejor cosa que distanciarme de todo e ir de a poco tratando de afrontar lo que había hecho. Cuando te conocí llevaba un buen tiempo sin querer hacer alguna cosa en mi vida, había vuelto a caer, siempre lo hacia, pero trate de despejarme un poco. Ahora que te conocí Sandra puedo decir que no he pensado, ni nada por el estilo el dejarme llevar otra vez, me salvaste tal cual como lo habían hecho antes, en otras circunstancias claro(al parecer siempre tenía que andar siendo salvada). Y aquí me vez ahora frente a ti, si no hubiera tenido el momento de debilidad de anoche no lo hubieras sabido nunca, eso es seguro. Pero verte ahí me recordó el pasado y me quebré, como hace tanto tiempo no lo hacia, solo al verte ahí, casi volviendo al mismo tiempo que esa vez…me gano creo—reí algo resignada—.
—Me alegro de haber visto esa parte de ti me dijo luego de oírme, y ahora mas que nunca reafirmo lo que pensaba acerca de que encontrarte, conocerte, enamorarme de ti, se había vuelto algo inesperado, pero que me encantaba sentir. Ahora lo creo más que nunca Sahian. Volvió a la cama me abrazo me miro a los ojos dedicándome una hermosa sonrisa y se quedo junto a mi, apoyando su frente en la mía, cerrando los ojos cada vez que hacía aquello, era tan reconfortable estar así con ella y ahí y tanto que me tarde en decidirme a estar con ella.
—Sahian… —me susurro en la misma posición en la que nos encontrábamos. Esto sonara enredado e infantil quizás, pero…amo, el amarte,
—… (Ama el amarme...)
—No me importa creas que me apresuro mucho, pero lo que quiero y siento siempre lo vas a saber y eso es precisamente lo que quiero y siento ahora, te amo (volvió a susurrar)
—…(puse mi mano es su mejilla para que me mirase) yo me he vuelto a enamorar…y aunque no me lo creas Sandra, no te voy a perder.
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   17/5/2010, 19:59


Sniffff... Estoy llorando...Pero mi llanto es una mezcla de la emocion de haber leido la conti, y de haber estado tanto leyendo, que se me canso la vista!! XDDDD
De todas formas te agradezco que haya sido asi de larga, me entretuve un tiempo largo!!
Como siempre muchisimas gracias Alex, por subirnos la tan anhelada continuacion, que estuvo super genial!!
Voy a esperar el tiempo que sea necesario lo que sigue... Espero que estes muy bien, cuidate mucho y saluditos...
Ya nos leeremos en otra ocasion...

Sigo llorando XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD :ciao:
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   17/5/2010, 22:46

*Miya* escribió:

Sniffff... Estoy llorando...Pero mi llanto es una mezcla de la emocion de haber leido la conti, y de haber estado tanto leyendo, que se me canso la vista!! XDDDD
De todas formas te agradezco que haya sido asi de larga, me entretuve un tiempo largo!!
Como siempre muchisimas gracias Alex, por subirnos la tan anhelada continuacion, que estuvo super genial!!
Voy a esperar el tiempo que sea necesario lo que sigue... Espero que estes muy bien, cuidate mucho y saluditos...
Ya nos leeremos en otra ocasion...

Sigo llorando XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD :ciao:




jajajaja sorry por hacerte llorar !!!
debe de ser porque no separe ningun parrafo casi (me fui en volada XD)
lo correjire y aunque no me creas pense que la conti estaba cortita XDD
gracias por el apoyo y cuidate!
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   18/5/2010, 12:45

No hay ningún problema!!

Si, tal vez sea porque hay muchos párrafos juntos!! XDDDD
Pero lo importante, es que subiste la conti y estubo muy buena!!
Y créeme que fue bastante larga, mientras mas larga mejor... ojala todas las continuaciones fueran así, hay muchos fics. que tienen contis. muy cortitas (sin ofender), en fin...XDDDDD
Por nada... Tu tambien cuidate mucho!
Bye!
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   18/5/2010, 21:12

venga! si que tiene cambios.
jajajaja estoy leyendo este tambien.
espero vuelvas con otro capitulo a la brevedad.

saludos!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   18/5/2010, 22:32

ais escribió:
venga! si que tiene cambios.
jajajaja estoy leyendo este tambien.
espero vuelvas con otro capitulo a la brevedad.

saludos!



si!! son muchos cambios la verdad pero eran necesarios XDD
segun yo claro
pronto subire otra parte correjida
(te deje un mensaje privado espero no te moleste responderme algo )
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   18/5/2010, 23:18

Snif Sniff!!!!!
iro q linda toriaaaaa!!!!!!
Segui asi!!!!! Besithosss
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   19/5/2010, 16:51

*Miya* escribió:
No hay ningún problema!!

Si, tal vez sea porque hay muchos párrafos juntos!! XDDDD
Pero lo importante, es que subiste la conti y estubo muy buena!!
Y créeme que fue bastante larga, mientras mas larga mejor... ojala todas las continuaciones fueran así, hay muchos fics. que tienen contis. muy cortitas (sin ofender), en fin...XDDDDD
Por nada... Tu tambien cuidate mucho!
Bye!
tienees mucha razon los parrafos estan un poquito pegados pero solo un poquito pero igual esta buenas buena
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   25/5/2010, 09:57

mis lagrimas salen a mares tu forma de expresar los sentimientos de los personajes es exquisita como un manjar de los dioses aplausos para la autora y muchos besos haa espero la conti pronto haaaaa eres una diosa bellisimo
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   25/5/2010, 12:07

que hermosa T.T
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   27/5/2010, 22:57

Y aqui otro pedazo, ya casi llego a la parte en que voy en
el otro foro y ahi se me hara menos enredado publicar XD



espero les guste y si me comi letras o algo me dicen.


cuidense mis queridas lectoras!!!



—Oye Alicia ya son las diez ¿nos levantamos?
—Mmm... (Se estiraba) no se…creo que si, además ya me dio hambre y no me vendría mal uno de tus sándwiches (río).
—Si verdad, entonces vamos usa este baño que yo me ducho en el otro. Te vistes y desayunamos OK.
—Bien—respondió, me dio un abrazo y se metió al baño

Creo que me siento feliz, pero…solo lo creo, anoche me la pase pesando en el giro de 180° que dio mi vida en unos cuantos días y es genial ¿no es así…?dormí muy poco por pensar en cosas que quería que pasaran y en las que Alicia esta inevitablemente involucrada, cosas por las que le debo mucho. Me es suficiente estar solo con ella, me demore tan poco en descubrirlo pero no me explico por qué me cuesta tanto creerme todo esto…por qué.

—¡¡Sahian!! —era Alicia que golpeaba la puerta. Ya te estas tardando demasiado y me muero de hambre, Sahia…
— ¡YA SALGO! — grite enojada. Para de hacer escándalo.
Me vestí y bajamos, hice el sándwich y subí a la habitación a recoger la ropa tirada y luego baje otra vez. El sándwich estaba ahí mismo y Alicia me miraba enojada.
— Que te crees…—me dice al final. ¿Llegas y le gritas así a todas la personas que quieres? porque yo (empezaba a llorar) no salí de casa… para seguir siendo tratada como algo con lo que te desquitas cuando tienes algún problema o solo estas enojada…yo no Salí de mi casa para eso ¿Acaso me va a tocar siempre lo mismo? Pregunto al mirarme. Porque en ese caso simplemente sigo aguantando a escondidas como lo he hecho ya que debo de merecerlo si es así después de todo… si, eso debe ser me lo merezco, no sabre por que —se secaba las lagrimas— pero algo debo haber hecho.
En ese momento se levanto del asiento en el que estaba y subió corriendo a buscar sus cosas. Al bajar para en el último escalón de la escalera. — ¡¡¡teníamos clases!!!! —grito yendo hacia la salida. Era viernes después de todo, pero ya más de las diez y ni siquiera lo había recordado. Yo no me moví y me sentí tan mal por haberla hecho sentirse así, verdaderamente miserable… —soy estupita — me dije. Luego de unos minutos ya estaba sola nuevamente, no la seguí siendo que le dije que sería quien estaría ahí para ella cuando lo necesitara. Ese alguien que no la juzgaría nunca y que le daría el apoyo que no llegaba de nadie mas, pero hice todo lo contrario, le planto un grito a la primera que no se que pensar, a la primera que dudo todo lo que digo y hago por no saber estar con alguien mas de unas horas, a la primera que me creo incapaz de pasármela con alguien. Simplemente no se si lo que respondo por mi parte lo hago sinceramente, porque no se ser sincera, no se ser hipócrita, quizás lo tengo mezclado por el hecho de que nunca he tenido la oportunidad de usarlos para diferenciar bien. Soy feliz con ella y nunca lo había sentido así —Eso me debe bastar— pensé, pero por el solo hecho de no haberlo sentido nunca, no se si sea así siempre. Ya simplemente no tengo mas que hacer que seguir sola dije tirandome al sillón.

***Mas tarde****
Daban las 5:00 de la tarde, por mas vueltas que le daba la solución que quería no me la creía así que simplemente empecé al golpear todo lo que tenia cerca hasta que me hice daño en la muñeca derecha y tuve que levantarme para vendarla—que torpe—la venda me apretaba bastante ya que no lo hice bien y me convertí en un zombi mirando mi mano, de repente se me cruzan por la mente las cicatrices de Alicia y pensé que su padrastro pudo haberle golpeado por quedarse conmigo así que fui por mi chaqueta y salí corriendo a la parada del bus para ir a su casa y ver si estaba bien. Antes de bajarme, en la parada de en frente alcance a ver a Víctor subir apresurado a un taxi e iba solo así que me dirigí mas segura a su casa. Al llegar golpee reiteradas veces y nadie me habría, al cabo de media hora ya me estaba preocupando.
— ¿Y si no llegó a su casa desde que salio de la mía? o si los tipos de la otra vez le hicieron algo. No espera ella no se dejaría dos veces, no podría andar tan distraída ni siquiera después de cómo la trate—mierda que mentira— precisamente esa sería la razón para andar distraída ¿y si tuvo un accidente y por eso víctor se veía tan agitado? —Alicia qué te hice.

No me lo puedo creer ¿acaso solo debí de haberme alejado como desde el comienzo? Probablemente le hubiera evitado este accidente…pero quizás estoy siendo algo paranoica y esta encerrada o metida en su habitación ignorando al que llegase ya que víctor puede tenerla amenazada ¿será eso?
Me subí por la reja de la parte de atrás de su casa y alcance una ventana del segundo piso, me asome y como ya oscurecía no veía mas que un desorden—espera— desorden es una cosa pero aquí esta todo regado, los libros los jarrones las flores y el agua del jarrón tirados y no parece que fuera por accidente. Trate de asomarme por la otra ventana y al parecer era la habitación de víctor ya que estaba cerrada por dentro con una llave y la ventana abierta. Me metí por la ventana y al primer paso que di caí directo al suelo, me tropecé con unas especies de libros o archivadores, sobre su cama habían mas apilados y uno de ellos estaba abierto así que me acerque a mirar de que se trataba sin alterar la escena.
Había fotografías en dichos archivadores, algunas borrosas otras no tanto, unas de Alicia…
—No puede ser— me agarraba la cabeza ¿Por qué?
Alicia era la de las fotos y sale desnuda, dormida y desnuda en la cama en el baño ¡por todos lados! en todas mostraba su cuerpo, en algunas solo partes, su senos su estomago, su…no puede ser— me repetí—que hago.

Quizás no alcanzaba a asimilarlo del todo, me sentía, me largue a llorar —Alicia —dije entre mis sollozos varias veces ¿Donde estaba? tenía que llevármela y decirle a alguien… a alguien ¿pero a quien? El llanto no me dejaba ni siquiera terminar de pensar que hacer y ni mucho menos empezar pero como pude me levante, no quise mirar los otros archivadores porque de seguro me quedaba pegada a ellos llorando, así que salí de la habitación al pasillo por el que camine a su habitación cuando aparecí de la nada la primera vez, en el había agua regada por todos lados, eran verdaderas posas de agua en la alfombra y solo había sido un jarrón el que se había roto según yo. Baje las escaleras y note que el agua estaba sólo en algunos escalones de arriba, busque por abajo a Alicia con la luz de mi celular ya que era de noche, revise la cocina la sala y no había mas que un mínimo tiradero de servicios o los cojines del salón desarreglados. Subí ya pensando que Alicia no estaba y que algo le había pasado por lo que completamente autodestructiva me quede parada mirando por donde mismo entre, buscando algo para golpear pero recordando que ya me había lastimado decidí seguir el agua. Llegue a la habitación de Alicia y me encontré con que estaba completamente destruida, la ropa de cama estaba en un rincón los muebles vaciados completamente en el otro su contenido desbaratado hoja por hoja; si eran cuadernos libros y cosas así, todo tirado en el suelo. El agua que había en la entrada de la puerta seguía por el rincón de la habitación hasta llegar al baño así que camine al baño el cual estaba completamente oscuro, lo más oscuro que había en lo que llevaba revisado de casa. Busque el interruptor de la luz sin lograr hallarlo, en un segundo intento me golpee la cadera con el lavabo —arrrrrsshh— grite irritada y sobando el lugar dañado. Seguí buscando el interruptor pero sin suerte ¡no lo hallaba! de repente empecé a pisar mas y mas agua y justo en ese momento halle el dichoso interruptor. Vacile el encender ya que estaba muy mojado y me dispuse a salir porque creí que no había nadie y me preocupaba que llegara Víctor, en eso que voy saliendo escucho una tos que me dejo helada y tiritando, me quede en blanco sin saber que hacer, al cabo de unos minutos reaccione y sin darle importancia al agua encendí la luz.
—… !!!!!!!!!!....¿qué paso aquí?
Lo que pisaba no era agua sino sangre, ya que me encontraba a unos pasos de la tina la cual estaba llena de agua. En ella y a la vez no estaba Alicia, sus pies estaban dentro y su cuerpo de espaldas en el piso, era como cuando los buzos saltan de espaldas desde el bote hacia el agua, Alicia estaba así pero con la diferencia de que aquí había un duro suelo. Entre inconsciente y tratando de respirar, con una herida en la cabeza y el piso mojado entre la mezcla del agua y la sangre se encontraba toda mojada, por su boca y nariz salía un tipo de espuma y yo al ver al escena había quedado completamente muda.
Me tire a su lado y la baje con cuidado pero sin perder tiempo, a momentos se empezaba a convulsionar y eso me aterraba un mas, su respiración era algo de otro mundo un gorgojeo incapaz de brindarle aire suficiente a no ser que fuera un pez, en su cabeza donde tenía la herida puse una toalla que había cerca y sin perder mas tiempo la puse de costado y presione en repeticiones pequeñas su costado derecho, la volví a dejar boca arriba y de un segundo a otro ya no había gorgojeo ni sonido extraño—¡¡¡YA NO RESPIRA!!! — Me altere no sabía que hacer, me encontraba muda por la situación y con suerte podía reaccionar a tratar de salvarla. En mi cabeza había un pitido como el que se siente cuando prendes la TV, era como si estuviera en otra dimensión, todo me lo veía haciendo mas lento a pesar de que era lo contrarío, el tiempo a pesar de que yo veía todo lento pasaba normal y sentía que la perdía, la angustia me secó la garganta pero empecé a presionar su cavidad pectoral, (tórax o como se diga) desesperada muy rápido fuerte y casi golpeándola, no respondía a nada de lo que le hiciera así que empecé otra vez pero no pasaba nada— ¿¡qué hago qué hago!? —articule al fin. ¡Ayúdenme! gritaba en mi mente ¡ayúdenme! y seguía presionando. El pitido en mi mente ya era como embriagante y no lo soportaba, el tiempo pasaba y no en vano… ¿acaso la perdí?—¡¡Alicia!! — Grite al fin al verla votar el agua que traía dentro de si, ¡¡Alicia!! ¡¡Alicia!! ¡¡Alicia!! Repetía mientras las lágrimas bajaban por mí rostro, sentía tiritar todo mí cuerpo, estaba tan asustada y acababa de asimilarlo.

—Alicia…Alicia ¿me oyes?
—…
— (No había reacción alguna) Oye Alicia —tocando su mejilla.
Al contacto logre reunir fuerzas para mirarla y que me mirara también — ¿Alicia me escuchas?
—S...i te escu...cho—respondió débil.
Me miraba fijamente a los ojos, se notaba que aun estaba algo desorientada— no debe tener idea de lo que le paso—pensaba.
—Alicia me asustaste tanto—dije volviendo a llorar. ¡¡Tanto!! La abrace para esconder mi cara toda roja y preocupada—pensé que te perdía… y no sabía que hacer.
—Ya no llores tontita— respondió mas claro y acariciando mi pelo. No me vas a perder nunca.
—…
Yo dudaba que fuera así, como podría asegurarme que ya no le tocaría pasar por esto, tenía miedo ¿por que tenía que tocarle justamente a ella pasar todo esto...?

Yo a mis cortos 13 años creo que por el hecho de venir de otro lugar, un lugar mas pacifico donde nunca pasan estas cosas, donde lo más grave que había visto era como un jinete caía de su caballo, pero salvaba ileso y solo con uno que otro rasguño, no me cabía en la cabeza que este tipo de cosas fuesen tan habituales en la ciudad en estos tiempos. Me sentía engañada por el entorno en el que estaba antes, ya que me hicieron ignorar todo tipo de cosas malas que pudieron o pueden existir porque ni siquiera se me pasaba por la cabeza el que existiera.

— ¿Alicia, puedes moverte? ¿Puedes?
—…
No había respuesta, quede mirándola luego de preguntarle y esperaba me respondiera algo. Levanto la vista encontrándola con la mía y se largo a llorar, así de repente y sin previo aviso, sus lágrimas caían y dejaba escapar mi nombre entre sus sollozos mientras apretaba con ambas manos agregado de enojo e impotencia mi brazo. Estaba completamente débil pero quien era yo para prohibirle que dejara salir todo a pesar de ello, trataba de esconder su rostro tras el brazo que apretaba, yo no dije nada y me quede ahí sin moverme recibiendo todo eso que dejaba de lado y que le hacia daño. Sus gritos eran desconsoladores, era tal la impotencia que debía de sentir, la pena y rabia que la acongojaba que no me imaginaba, debía sentirse una basura por dejarse haber hecho todo eso ¿pero que otra opción tenía si nadie mas que ella misma sabía de ello? no tenia ningún amigo que pudiera respaldarla si ella se decidía a hablar, ni uno solo, y aun así, soportando todo durante no se cuanto tiempo— esa una chica excepcional.

Ya cuando su llanto había cesado y solo se mantenía aferrada a mi brazo, decidí levantarla y llevarla a la cama, pero al tratar de hacerlo tomo el cuello de mi polera y empezó a tratar de incorporarse sin mirarme siquiera, solo estaba moviéndose por su cuenta.

—Alicia, no te esfuerces déjame ayudarte, por favor… (No me respondía) Alicia…

Se empezó a poner de pie y me levante junto con ella ya que se sostenía de mí, me soltó de repente tratando de dirigirse a su cama pero perdió el equilibrio y al sujetarla se separa rechazando el brazo con el que la sostenía.

—¡¡Déjame!!— Grito. Déjame…no estoy incapacitada…

—Pero Alicia… (Me había asustado esa reacción, creo que comprendí como se sintió en mi casa cuando le grite)

—No me digas nada Sahian ¡¡nada!! Déjame… por favor déjame, que el que terminara así es tu culpa, nunca él había llegado a tanto, no debí de haber confiado en nadie (susurro) así me hubiera evitado sentir confianza para afrontarlo y tratar de terminarlo, debí simplemente haberme alejado de ti, y haber seguido como siempre.
—Lo siento…en verdad lo siento Alicia, yo no quise hacerte esto, pero… me importa una mierda —dije mirándola a los ojos.
— ¿Que?...

Lo que oíste, me importa una mierda el que me culpes, al menos para eso sirvo, cúlpame, pégame, ódiame, pero no te lo guardes, me vale—me acerque—el que desees no haberme conocido. Y siento si no logre más que darte esperanzas que encuentras tontas para enfrentarte a esa escoria de ser humano, yo—-pase mi dedo por el contorno de su rostro—me conformo con nada si es que me la quieres entregar, yo...nunca busque hacerte daño Alicia.

—Aléjate de todas maneras Sahian— me decía retrocediendo, lloraba—¡¡¡aléjate!!!
Perdió el equilibrio pero alcance a retenerla, se pesco otra vez del cuello de mi polera y se empezó a separar.
—Alicia...déjame ayudarte—le dije poniendo mi mano sobre la que ella tenia aferrada a mi polera—Alicia...aunque me odies me quieras fuera de todo o me huyas, no te voy a dejar sola, aunque no este tan cerca de ti, aunque no me veas, yo voy a estar pendiente de ti inevitablemente.
— ¿Que no entiendes que no te quiero cerca Sahian?
—Alicia…que no entiendes que no voy a dejar que trates de cuidar de mi. Me miro extrañada, arriesgándote a que él te haga daño de esta forma otra vez ¿quien me crees?
Si, sus palabras de que no me quería cerca eran tan poco creíbles para mi, que esto fue lo que se me paso por la cabeza y lo encontré lo mas lógico, y si no fuera así no tendría mas que resignarme a que de verdad no me quiere cerca, pero por el momento no lo voy a creer así.
—¿Que te hace pensar que eres tan importante para que yo haga eso por ti? dijo bajando la mirada ¿acaso te crees tan importante para alguien? levantando la cabeza.
Yo no supe que responder a eso, en realidad fue muy lejos con ello, yo ya sabía que no era importante para nadie, pero no necesitaba me lo recordara, no era necesario.
— ¿Y que me vas a responder?? Me vas a decir por que te crees tan imprescindible.
—No era necesario que llegaras a esto Alicia—dije con la cabeza gacha. Ya se que no soy imprescindible para nadie…pero no era necesario me lo recordaras. Una vez dicho esto salí corriendo de ahí, casi me caigo por las escaleras pero alcance a afirmarme, me habían dolido esas palabras y mucho. Termine de bajar y cuando llegue a la salida pero fuera de lo mal que me había logrado hacer sentir me devolví donde ella.

Al llegar a la puerta del baño Alicia se había dejado caer al suelo, tiritaba de frío creo yo por lo mojada que estaba. Tome aire me acerque y la levante, no dije nada para evitar que me golpeara, la lleve a su habitación a paso lento, después de todo si la cargaba por completo iba a empezar a tratar de deshacerse de mí otra vez y por el momento era mejor dejarla en su habitación. Me aleje de ella y me quede mirando que hacia, no se cambiaba ropa ni se movía así que decidí salir pensando que la incomodaba. Al moverme ella dirigió la vista hacia mí como para evitar que me fuera, dándome a entender que se sintió mal por el arrebato que tuve de irme al oírla decir que no era importante para nadie. Creo que pensó que me iba a mi casa esta vez, pero aun así salí de la habitación y cerré la puerta, ya afuera y de un momento a otro se me cruzo por la cabeza el que podría llegar víctor así que entre otra vez.
— ¿Aun no te vistes? ¿Acaso esperas una invitación?? — me miro sorprendida. Vamos vístete ¿te ayudo?
Se puso de pie y empezó a caminar hacia donde tenía la ropa, pensé que se caería o algo porque se veía tan débil pero no fue así. Llegó al armario escogió la ropa y empezó a caminar a la cama pero de pronto comenzó a toser y perdió el equilibrio y callo, aun en el suelo seguía tosiendo, no paraba y ya me estaba preocupando, de repente deja de toser y saca la mano que cubría su boca, tenia sangre, mas sangre otra vez.

—¡¡Alicia…vamos!! — La levante esta vez completamente.
— ¿Es...espera a donde vamos?
—Lo siento, se que esto puede implicarte mas problemas pero tenemos que llevarte aun doctor y espero que víctor no llegue, pero si así fuera esta vez no vas a estar sola así que déjame llevarte, no te puedo dejar aquí y en estas condiciones ¿si?
—Víctor no llegara hoy… es viernes y tiene turno todo el fin de semana hasta el lunes en la mañana.

La deje sobre la cama y me quede arrodillada entre sus piernas mirando hacia la pared, no me lo explicaba, casi se muere ahí en el baño y el se va y la deja, qué clase de persona hace eso, en qué cabeza cae todo esto…

—¡¡Alicia vamos!! Déjame llevarte al doctor vamos.
—Lo siento pero yo no voy a ir. ¿Que respondería cuando me hicieran las preguntas de rutina? que mi padrastro me golpea y esta vez casi me mata, no puedo Sahian.
—Es que… (Tiene razón)…entonces hay que cambiarte esto, vamos, afírmate de mi y levántate, estaba fría, muy fría pero no creo que quisiera meterse a ese baño por el momento. Acerque una silla y la senté en ella mientras arreglaba su cama, los muebles estaban vaciados así que metí las cosas dentro mientras la oía toser a cada momento. Me di cuenta de que trataba de contenerlo pero no lo lograba, estaba pálida ya que quizás cuanto tiempo estuvo ahí. No se por qué este inbecil hace todo esto. Me acerque a ella la cargue a la cama y me hice para atrás.

— ¿Alicia te traigo algo? ¿Como te sientes? ¿Tienes hambre? ¿Como te sientes? —repetí.

—… (Tosía) No quiero nada Sahian estoy bien, y no, no he comido…
— (que no comiera fue mi culpa por gritarla y hacer que se marchara de mi casa)
—Ya es muy tarde creo que es mejor que te vayas a…
Salí de la habitación, pero no para irme a casa.
—Vaya…al parecer estaba aquí solo en contra de su voluntad.
Busque y encontré unas sopas para darle ya que no creí que comiera nada mas, además estaba fría asíque le serviría. Prepare y aparecí otra vez en la habitación con una bandeja, acerque la silla me senté a su lado y le deje la bandeja, me miraba de manera distante y yo cada vez que me hablaba no la miraba por que temía me volviera a decir algo que me hiriera y prefería evitarlo por el momento.
—No quiero esto, odio la sopa, no tengo hambre
—Mas te vale que la tomes porque no estas en posición para quejarte, ni negar nada.
—Es que me dolerá tragar, siento que me quema todo por dentro…no puedo Sahian
— ¿Pero por que? no deberías sentir mas que un leve dolor por tragar agua.
—Por eso precisamente…no era solo agua, cloro también y me lo ha hecho tragar Víctor…
—Cloro… Entonces con más razón deberías de ir al doctor. Óyeme algo Alicia, no has comido nada...tra...gaste…cloro (me dolía decirlo) en cualquier momento te puedes dormir y no despertar mas y yo no...¡¡Yo no quiero perderte!! Así que si no vas a ir al doctor y por ahora lo comprendo, al menos haz el intento de comer algo que contrarreste un poco el cloro, de a poco, no te apresuro pero de a poco, por favor.
—Esta bien…esta bien…

Luego de un par de horas logre que se tomara la sopa y comiera algo de pan, yo no sabia nada de contrarrestar un químico, solo tenia en conocimiento que se debía beber agua y comer algo que absorbiera, pero no se si se aplicaba al cloro. Me levante a dejar las cosas a la cocina y al volver Alicia respiraba agitado, me acerque y al tocar su mano comprobé que estaba igual de fría así que puse mi mano en su garganta para darle un poco de calor y darle paso al oxigeno ayudando a normalizarla. No pensaba dormir ni marcharme, no la iba a dejar ahí sola.
—Sahian…
— ¿Que?
—Sahian… tengo mucho frío, tengo mucho frío —decía mientras iba cerrando sus ojos.

Esto no es bueno, yo no lo encontraba bueno así que me saque zapatillas calcetas polera y pantalones y me metí junto a ella y la abrace, la abrace fuerte contra mi, estaba realmente fría, casi congelada y pensaba que no conseguiría cambiar su temperatura, por lo empecé a frotar mis piernas contra las suyas, tome sus manos entre las mías acerque mi rostro al de ella tocando su frente y mejillas. Respiraba cerca de su piel para entregarle hasta el calor que tenia mi respiración y estuve así largo rato ya que no podía ganármela el frío.
—Sahian… ¿que haces? — preguntaba Alicia con lo ojos entrecerrados
Ya había conseguido cambiar su temperatura—menos mal—.

Ya era sábado cinco y media de la madrugada, Alicia dormía y ya no estaba nada de fría, su respiración era completamente normal y se veía tiernísima así acurrucada en mi pecho. Solté una de sus manos y empecé a rozar con uno de mis dedos las mejillas a las cuales había subido el color, ya no estaba paliada y parecía todo normal. Me quede dormida mirándola y abrazando completamente cada parte de su cuerpo para que no se enfriara.

—Mmm…que molesta luz...uh!! (Sonrojo) sa… sa..Sahian en mi cama durmiendo.
Se veía cansada por mi culpa, sentí cada que despertaba como frotaba su cuerpo contra el mío para darme calor, la sentí todo el tiempo conmigo y mas aún cuando sentí su respiración por mi cuello y rostro(escalofrío) no pude evitar despertar más que las otras veces y preguntar que hacía ya me era una sensación nueva.
Tiene ambas manos a mi disposición, con una me detiene la espalda y con la otra sujeta ambas manos mías; siento tanto haberte tratado así ayer (susurraba) pero me sentí tan sola otra vez cuando me gritaste… y al volver aquí llorando le dio excusas para golpearme y sacarme en cara el que nadie me querría nunca, y al parecer el que te hallas dignado a presentarte frente a el le venia molestando hacia tiempo(todo por mí), porque por cada golpe que me daba, por cada vez que me hundía en el agua me lo reprochaba y se enfurecía mas, todo era tu culpa ayer para mí y…
—Lo siento mucho Alicia, se supone que iba a ser tu apoyo no tu razón para pasarla peor… (Abriste los ojos)
—Yo también lo siento, nunca quise te fueras, nunca lo querré
—Menos mal porque me rompiste el corazón de una vez, me lo merecía lo se, pero de ti no lo pude enfrentar bien — ¿Ya estas mejor??Alicia…
—Si lo estoy, gracias a ti lo estoy Sahian…
—Ya me oíste anoche, aunque no quieras nada de mí, aunque me odies –imposible dijo- (me sonroje) yo… no podría dejarte sola, porque no me lo perdonaría y porque no puedo dejar de quererte tan fácil ¿entiendes?
—Entiendo…Gracias por quedarte a mi lado Sahian, a pesar de todo lo que te dije, gracias por no huir con miedo al saber a lo que te enfrentas quedándote conmigo. No me había dado cuenta que necesitaba tanto de alguien a mi lado y no me imagine nunca el que fueras precisamente tu y es lo que mas me gusta.
—Yo estoy dispuesta a todo Alicia, yo no me voy a hacer a un lado nunca, por nada, ya simplemente no me quiero separar de ti—le dije dedicándole una sonrisa…
—Uh!!(Sonrojo)… esta bien.
— ¿En verdad te sientes completamente bien Alicia? — pregunte preocupada aun. Dime si te molesta cualquier cosa para tratar de hacer algo.
—Óyeme, acércate Sahian (susurro) acércate ven…
— ¿Eh? ¿Que me acerque? bien, pero para que te hundes en la cama si quieres que me acerque Alicia.
—Acércate…acércate Sahian
—Te sientes mal cierto, dímelo y ya deja el juego Alicia.
—Sahian…
— ¿Que pasa Alicia?
Su cuerpo se pego de repente a mi, sus brazos rodearon mi cuello y de pronto ya sentía su respiración en mi rostro.
—Sahian…
— mmm...
— El calor de tu cuerpo… (Susurraba frente a mí) me curo por completo
— ¿Que mi calor? —le susurre sonrojada.
—Si, tu calor Sahian…tu calor, tu roce y la manera en como acariciabas mi rostro o sostenías mi cuerpo, me hizo sentirme por primera vez importante para alguien, me hizo sentir que…
—Sentir que... —repetí.
—sentir que te quiero tonta.
—Yo a ti también llorona —–dije apretándola contra mí. Ni se te ocurra hacerme esto otra vez Alicia, no me lo hagas otra vez quieres—se quebraba mi voz— porque…que haría yo, si murieras en mis manos sin haber podido ayudarte dije separándome y mirándola a los ojos—Alicia yo…
—Tu que Sahian…—me pregunto con su calma característica y su frente apegada a la mía. ¿Tu que…?repitió.

—Yo… (Bese su mejilla largamente) no podría seguir sin ti…
No era lo que quería decir pero no importaba por el momento. Me levante y al salir de la cama Alicia me detiene haciéndome voltear a ella.
—Y yo Sahian—- dijo sosteniendo mi brazo mientras acariciaba mi cuello con la otra de sus manos. Yo tampoco querría seguir sin ti.
— Estamos iguales — dije.
—Por que te amo Sahian— me sonrío y se tapo otra vez entera.
—…..a...Alicia
Dijo precisamente lo que quería decirle yo, ella se atrevió y lo dijo primero claro.

Me la pase el fin de semana con ella, le ayude a limpiar el desastre que había quedado en su casa ya que se movía muy lento debido a las lesiones. Salimos y fuimos a mi casa a buscar mis cuadernos para hacer los deberes que teníamos. Esos días dormimos juntas, bueno la verdad no dormimos mucho ya que solo conversábamos de cualquier cosa que se nos pasaba por la mente, yo no me quejaba de nada ya que el abrazarla era como el escape de la realidad para mi. El jugar con ella me hacia sentir útil, me hacia creer que mi pasado había sido perfecto y al menos así podía ayudarla a afrontar lo que le pasaba ya que no podía estar mas tristes o con problemas para ella. Todo cambiaría de a poco, porque ese víctor le pagaría todas y cada una de esas cicatrices que le causo, ella lo ignora, pero vera como Víctor cambia con ella, ya lo vera.

Era domingo en la noche y ya me marchaba, estábamos abrazadas en el umbral de la puerta, al separarnos un beso en la mejilla y me dispuse a marchar.
—¡¡Sahian!! — grita desde la puerta.
—¿Que pasa? —dije volteando hacia ella.
Corrió hacia mí y me hizo inclinarme un poco.
—Recuerda que yo te amo Sahian, recuérdalo… me susurro mientras se separaba y volvía al umbral de la puerta—adiós—.
Se entro a la casa dejándome ahí sobrecogida por esas palabras. No se si estaba bien sentir tales golpes de corriente por todo mi cuerpo, o sentirme embriagada casi sin voluntad cuando me rozaba y me decía…te amo, no se si estaba bien, si era demasiado lo que sentía, pero me gustaba oírlo y me gusta que lo digiera Alicia precisamente…(sonreí)
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   28/5/2010, 15:59

hay definitivamente muy hermoso no pude evitar las lagrimas es increible como escribes espero la conti y gracias por subirla pronto besos y nos leemos
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   28/5/2010, 21:49

Nyaaaa... yo estoy como Dayana, tampoco pude evitar las lagrimas!!
Pobresita Alicia, yo pensé que se iba a morir en ese mismo momento!! Por suerte no le paso nada y pudo decirle a Sahian que la amaba!!
Alex, estaré a la espera de la continuación, espero no te demores mucho y de ahora en adelante no te enriedes mucho!! XD
Besitos!!
Saludos!!!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   29/5/2010, 21:17

otro pedazo...se me hara complicado publicar porque me meti a trabajar en un local de comida rapida (es una maldita estupidez que uno tenga que empezar por un lugar asi mas si es joven...lo detesto u.u)asique perdonaran mi demora, comenten mucho ya que me dan un animo inimaginable y tengo que soportar tres meses en esto.
Se cuidan chicas y a leer.




****Sábado en la tarde*****
Sandra estaba en mi casa aun, yo hacía mis tareas, después de todo aun soy estudiante (y no hay nada mejor que serlo >.<) a ratos cuando pasaba por mi lado, rozaba su mano por mi hombro o me daba un beso en la mejilla y se iba a hacer lo que estuviera haciendo por arriba en las habitaciones. Me desconcentraba mucho el que lo hiciera, eso era claro, pero sentir a alguien hacerte compañía es incomparable. Pasaron un par de horas desde el último beso (ya eran las seis)

—Oye Sahian—decía Sandra quien acababa de aparecer y recargarse en mi espalda mirando mi cuaderno.
— ¿Qué pasa? — volteando mi cara hacia su mejilla
— ¿Ya terminaste esas tareas lateras? Dijo apoyando sus labios en mi mejilla y aguardando respuesta.
—Si ya las termine y no estaban tan lateras porque solo son definiciones comerciales, fácil de buscar y de escribir, comprender no eso ya sería mucho jajá! (reí)

—Mmm…para mí son lateras. Aunque hace un año ya que no hago nada ya casi dos la verdad, incluso el 25 de julio cumplo 19 dijo mirándome.
—Vaya…yo cumplí los 18 recién en marzo, después de todo tenemos un año de diferencia, aunque aún faltan un par de meses para que los cumplas, asique alcanzamos a tener la misma edad.
—Si, igual de mayor que yo—dijo riendo pervertidamente. Así podré hacerte lo que quiera como quiera y cuando quiera (tiro la camiseta que levaba puesta)
—A, ya veo—Pero lo simpático ¿sabes qué es? Pregunte.
— ¿Qué es? Me dijo sentándose entre mis piernas (Volvía a tirarse la camiseta otra vez)
—Que quien te viera a mi lado te pensaría mi hermana pequeña —reí. ¿Por qué se tira la camiseta?
—Mm Sí, eso me beneficia en cierto modo y sabes, no me preocupa nada (tiraba nuevamente su camiseta)
— ¿Por qué? (¿?)
—Porque así nadie se imagina lo que en realidad me hace mi hermana (tira más fuerte la camiseta)

Uh! (sonrojo)… ¿acaso no trae sujetador? solo anda con mi camiseta entonces, eso quiere decir que si no trae sujetador…bajo los shorts que también son míos y está usando tampoco hay nada.
Ya conocía su cuerpo y todo eso pero no podía evitar sentirme cazada por ella, siempre logra ponerme nerviosa con sus juegos desinteresados de seducción que pretende.

— ¡Eh! Te has puesto rojísima ¿que te pasa? pregunto poniendo su mano en mi mejilla. Ya no deberías sentirte intimidada por lo que diga Sahian, después de todo ya hemos hecho todo lo que pueda yo haber sugerido antes; mordió su labio y siguió como si nada (se refería a lo de anoche).
—… (¡Simplemente excitante!) ¡Sandra no me provoques así! —dije desviando mi vista al techo.
— ¿Y yo que hice? — con cara de ingenua tratando de mirar lo que yo.

Hacia todo y a la vez nada, lo cierto y distinto era que desde anoche yo sabía cuándo y porque reaccionaba a sus provocaciones y sabía lo que resultaba de dicha reacción. Había probado sus efectos, por lo tanto ya tenía conocimiento completo de como calmarlo y quería hacerlo a cada momento porque ya no quería pasar de nada si se llegaba a tratar de ella.

—Tú qué haces te preguntas…
—sí, yo que hago Sahian ¿que hago?
Reí y me acerque para besarla. Sus labios siempre fríos si no se han rozado durante un rato con los míos me encantaban cada vez mas con la sensación que me provocaba. Por mi parte solo aguardaba la oportunidad para sentir, fuese lo que fuese, no me importaba mientras fuera de su parte, si me quiere dar un abrazo una mirada un simple roce y hasta un vete a la mierda si se le viene en gana me son suficientes. Pero si hay algo que me descontrola es el que me busque o que me ronde, ya que llegue a revolucionar lo que me encuentre haciendo en el momento y lugar que sea, a la hora que sea… le de un sentido a lo que hago.

—Mejor nos separamos porque veo que aun no terminas esos diseños para la clase de arte.

—... (Eh!)OK entiendo, pero esos son diseños para unas chicas del liceo no son mis tareas, solo ayudo un tanto.
— ¿como que para unas chicas?
—Son menores y amigas así que no te me engrifes
—Te creo y te dejo que termines ¿pero me dejas decirte una última cosa antes?
—Por supuesto ¿De que se trata?
—Sahian déjame… ¡no! más bien quiero (se puso nerviosa) demostrarte miles de veces lo que significas para mí.
—Por mi ya es suficiente con esto ya que para mí Sandra ya eres demasiado, incluso...
—No me digas eso, tu solo di que sí, yo te v...
—sí, sí…—la bese.
Nos miramos y una risita escapo de ambas, estábamos algo avergonzadas ya que recién habíamos empezado a expresarnos la una para la otra. Y como toda primera vez de todo; abrazos besos roces, intimidación seducción y esas cosas vienen acompañados de un descontrol embriagante y electrizante, se nos escapaban dichos efectos por toda la piel notoriamente.

Me arrodille y le tendí mi mano—ven vamos—al diablo la tarea, al diablo todo lo que no tenga que ver contigo. Subimos a mi cuarto y mientras lo hacíamos por las escaleras quedaba la poca ropa que llevábamos. A quien le importaba que desorden quedara, éramos completamente libres en mi casa, y ahora no me aguantaba ningún segundo sin querer estar haciéndola mía.
Ya en la habitación y a petición de ella nos hicimos hacia mi cama. No entendía porque insistía en hacerlo ahí siendo que era tan pequeño todo, no es que me incomodaba ni nada pero había mucho espacio y que eligiera eso era algo raro.
—Sandra, cuál es el empeño de hacerlo en esta cama tan pequeña—Pregunte sobre ella. Si tenemos una casa entera donde podemos hacer lo que se nos venga en gana.
—Pues… —pasaba su dedo por mi cuello. Porque…—luego por mis pechos— me excita hacer el amor en donde tú duermes, donde está tu aroma y donde casi puedo sentir tu calidez al tenderme en ella si no estás.
—Valla…—pensé.
—Lo descubrí ahora en la tarde mientras hacías la tarea y me encanta, simplemente me encanta—susurra y muerde el lóbulo de mi oreja.
—Lo entiendo…y a mi, me encantas tu —la bese.

Hicimos el amor en esa cama, mí cama. Cada vez se volvía mas especial el sentirla con mis manos, recorrerla con mis labios, saborearla con mi lengua. La sensación de tenerla, no me la podía quitar una vez terminado era algo nuevo para ambas, pero no parecíamos dejarle lado a las dudas, ella se encargaba de hacerme sentir que esperaba todo de mí y yo no tenía más que darlo.
Sandra se dejaba llevar por el sueño y yo me quedaba ahí mirándola, reconociendo como mío lo que tenía a mi lado y poco antes había vuelto a conocer, velando sus sueños hasta que me vencía a mí. Ya en la madrugada luego de que despertáramos y habláramos un buen rato de cosas sin sentido decidimos ir por algo de comer a la cocina, estábamos hambrientas.
— ¿Y que vamos a comer? porque de verdad me has dejado hambrienta luego del ejercicio realizado—ríe.
—¡¡Que!! ¿Ejercicio realizado? (sonrojada) sonó tan…no se, pero me dio vergüenza.

—Si ejercicio, prácticamente vas a dejarme con una condición física estupenda si seguimos haciendo el amor así—seguía riendo. Por eso te amo.
—Oye...!no lo digas así! (Me apenaba) suena como si fuera sexo agresivo, poco menos y me dices ¡qué mujer! Siendo que tú lo provocas.
—OK, OK no lo diré así—acercándose a mí. Pero…eso no quiere decir que no sea verdad susurra en mi oído.

Al separarse la quede mirando, me había puesto completamente nerviosa con eso del ejercicio y todo pero, como dije me gustaba sentirlo.
— ¡Boba! — le dije con una leve risita. Siempre… tu y ¡¡¡tsk!!! Ya para que me esfuerzo reí.
—Si, no te esfuerces amor, eso solo déjalo para cuando me estés haciendo el amor. Sonríe ampliamente.
—Eres una completa pervertida tu…—me puse la mano en la frente— De quien me he venido a enamorar por dios susurre.

Luego de comer subimos nuevamente a mi habitación, después de un rato en el que seguimos con el tema nos abrazamos y dormimos.
—Te amo Sandra—le digo mientras me abrazo más a ella y caigo dormida.

—¡¡Sahian!! ¿Estas dormida aun? —Golpeaban la puerta— Sahian me oyes—golpeaba otra vez.
—¿¿Mmm?? ¿Quien?
—¡¡Sahian!! Voy a entrar.
—Mi...mi...¡¡mi madre —grite despertando a Sandra.
—Hija llegamos con tu pa…dre…¡¡¿que significa esto?!!
—Helena yo… (Que se suponía tenia que decir)
—Explícame ahora Sahian que significa esta…esta ¡quien ese esta niña! —grito.

Por el grito subió Hector mi padre y se quedo petrificado en la puerta, helena voltio y al verlo intento decirle lo que pasaba pero el hizo como si nada y se dirigió a buscar las maletas a la sala, para cuando volvió a subir helena lo atajo preguntándole si acaso no iba a decir nada sobre esto, estaba alterada era obvio pero Hector no hizo más que decir, lo dejo en tus manos amor y siguió hacia la habitación a dejar las maletas. Helena no se conformo con eso y fue tras de él a reclamarle su accionar, podíamos oírla, en eso le dije a Sandra que se vistiera rápido, yo también lo hice y para cuando volvió helena yo la estaba acompañando a la puerta para que se fuera y no pasara por el regaño conmigo pero fue demasiado tarde.
— ¿Donde crees que la dejas escapar? —con tono serio.
—Pues ella no tiene nada que ver Helena—con voz firme. Así que déjala ir.
—¡¡Como que nada que ver!! Si estaban ambas en la cama y además desnudas ¿seguirás diciendo que no tiene nada que ver?
Estaba enojada y ya me estaba empezando a derrumbar esa firmeza con la que le respondí.

—Pues no te lo niego, pero yo soy tu hija y por lo tanto a la que tienes que darle el sermón o lo que sea me tengas que decir.
—Pues no te creas porque yo hablare con las dos, ahora siéntense y espérenme aquí, y hay de ti si se mueven porque afuera esta el chofer y las hago arrollar—dijo triunfante.

(Que sádica) pensamos ambas y nos sentamos, no nos quedaba de otra.
Helena al volver ya se veía más calmada, estábamos Sandra y yo sentadas en el sillón, yo le sujetaba las manos entre las mías ya que se había preocupado por la situación, helena nos vio y solo levanto una ceja y se sentó.

—De primeras ¿cómo te llamas? pregunto a Sandra.
—S...Sandra señora—respondió nerviosa
—Cálmate—le susurre besando su cabeza.
Helena me miro fulminante y luego a Sandra.
— ¿y qué edad tienes?
—18, 19 dentro de un par de meses…
—Así que 19 dentro de poco, pensé que eras menor.
—Jsssk!! No pude evitar se me escapara una risita.
— (esta riendo) Esto no es gracioso Sahian dijo helena.
—Y tampoco es algo terrible, le seguí yo.
—Creo que no tienes la madurez mental suficiente para darle esa razón de ser.
—Y tú tampoco cuando me dejaste con mis abuelos.
—Eso no tiene nada que ver en esta conversación Sahian—con alto tono de voz.
—Pues yo no lo creo así helena ¿desde cuando te preocupas por mi ah? Porque no me vas a decir que me dejaste porque te preocupaba ¡no me vengas a decir que a mis 13 años te preocupabas por mi y por eso me separaste de lo que más quería¡ y mas encima para dejarme sola en un lugar que desconocía por completo—le grite enojada.
Helena me miro sorprendida, creo que se esperaba en algún momento mis reproches. Era como para esperárselo después de todo.

Flash back

—Sahian han venido a verte dos personas—dijo mi abuela. Ven conmigo.
—¿Quienes son abuela, los conoces? ¿Y porque me vienen a ver a mi?

Mi abuela no respondía, solo me miro con los ojos llenos de lágrimas y siguió caminando. Al llegar a la casa había dos personas, un hombre y una mujer ambos altos, el hombre tenía el pelo negro y corto muy elegante y la mujer no se quedaba atrás con su cabello castaño y los ojos marrones profundos.

—Hola hijita, dijeron a la par acercándose a mí con una sonrisa.
La mujer había empezado a derramar de la nada lagrimas al estar cerca, me abrazo y no me soltaba. Yo no entendía nada ¿hijita? ¿Acaso eran mis padres? yo creí que no tenia, nunca me había preguntado porque no estaban conmigo, yo era feliz con mis abuelos, no me hacía falta nada.

—Sahian, Sahian me decía mi abuelo, son tus padres abrázalos.

Que se suponía tenia que hacer, si me decían abrázalos no me quedaba más, los abrace pero no entendía nada. Después de un rato nos encontramos todos en la sala, conversaban, yo estaba entre ambas extrañas personas que acababa de descubrir eran mis padres, estaba incomoda muy incómoda.

Mi abuela se acerco y me dijo la acompañara por algo de café para ellos, una vez en la cocina me pregunto que como me sentía, ella me conocía perfectamente, y creo se me notaba.
—Es que aun no entiendo abuela, son mis padres se supone...
—Lo son—afirmo mi abuela mientras ponía a hervir el agua.
—Pero si lo son donde estuvieron tanto tiempo—me largue a llorar. Ya tengo 13 años ¿que pretenden?

Mi abuela me abrazo y sosteniendo mi llanto me dijo. Ellos vienen a enmendar su error, para su edad y lo maduros que eran se les vino el mundo encima cuando llegaste, se sintieron incapaces de poder darte una buena infancia, la decisión de dejarte con nosotros muestra claramente que sabían pensar, para nosotros fuiste y eres un bendición y tienes que saber que ya desde un tiempo que se vienen viendo cosas impensadas de situaciones como estas, abandono niños problemas, a nosotros no nos alcanzan aquí pero no estamos solos en el mundo.
Entonces venían por mí… ¿por qué? ¿Por qué?!! Yo no quería, me daban miedo, no los conocía, no me hacían falta.

Abuela no quiero ir con ellos, diles que no quiero, a mi no me hacen falta, con ustedes lo he tenido todo y me basta, no los necesito y nunca lo hice ¿por que ahora que se le pega la gana vienen y me reclaman como a una mascota que dejaron criando de pequeña? Yo no me quiero ir de aquí dije rompiendo en llanto una vez más.
—Mama ya estas tardando mucho con los cafés te ayu…
—Ella no se quiere ir Helena y a pesar de que yo no la quiero dejar marchar ustedes son sus padres y deciden, pero ella no se quiere ir.
— ¿Pero por qué?, Sahian somos tus padres por qué no quieres venirte con nosotros.
—….simplemente no los necesito.
—Pero no nos conoces aun, y sea la respuesta negativa o no vendrás de todas formas.

Después de trece años me entero que tengo padres ¡¡13!! Nunca los necesite, yo daba por hecho que no tenia y en ese mismo momento me conforme, me es suficiente con mis abuelos, ellos son y serán siempre mis padres, ustedes llegan y me reclaman de su propiedad siendo que al menos podrían haber escrito llamado o aparecido de vez en cuando para saber de su existencia. Los detesto y esto no se me olvidara nunca.

Fin flash back


—Sandra, puedes retirarte—dijo helena luego de oír mis reproches.
Me levante pretendiendo dejarla en la puerta, pero helena me dijo que me quedara ahí sentada y la acompaño ella a la salida. Mire por la puerta mientras la dejaba y note que le dijo algo a Sandra y esta se fue de inmediato corriendo ¿que habrá sido? Ni idea…
Me volvía a sentar y helena se puso a mi lado en silencio….

—Porque te quedas callada, grítame luego que tengo cosas que hacer—Dije decepcionada una vez más de ella.
—Oye niñita no estás en condiciones de hablarme así, mas respeto.
—…
—Con respecto a esta chica Sandra no la veras por un tiempo porque…

—¡¡¿Pero que te hizo ella?!! —Grite. ¿Tan malo es el que me quiera y yo a ella? Empecé a llorar. Por qué te encargas de alejarme de lo que quiero. No te lo voy a permitir esta vez…

Helena me miraba con los ojos muy abiertos, creo que de todas las veces que le grite y ella a mí, nunca había terminado llorando.
Ella solo me había visto llorar el día que me separo de mis abuelos y por Alicia, nada más y nunca en una situación como la de ahora.

—Ya me oíste helena—me voltee para irme a mi cuarto. No se va a quedar así.
—Sahian siéntate y escúchame primero, sé que no he sido un ejemplo de madre para ti y siempre había esperado que dejaras salir todo ese resentimiento por haberte separado de tus abuelos. Creí que cuando Alicia a quien quisiste tanto te dejo explotarías y me dirías todo lo que te tenias guardado para aclararlo o al menos quitarte un peso de encima, pero con lo fuerte que eres te lo guardaste otra vez y sé que debí haberme esforzado mas en alivianar ese peso y todo lo que sentías en ese momento, pero lo siento, no lo hice, pero aun así merezco respeto porque yo no he faltado el tuyo, asique ven y óyeme.

Estaba sorprendida, nunca se había referido al tema de mis abuelos y mucho menos al de Alicia, helena no es que fuera una pésima madre sino que era al contrario, fuera de que no la veía nunca y a Hector tampoco eran responsables y dedicados a lo que hacían, no me imponían normas estúpidas que seguir ni me obligaban a ser como ellos querían, pero aun así 13 años para mí siempre han sido demasiado y debieron de haberse conformado con que su hija era feliz y no los necesitaba.

— ¿Me oirás ahora?
Me senté y no le respondí.
—Imagino que eso es un sí…bueno, como te decía no veras a Sandra por un tiempo porque vamos a viajar.
—Me quede mirándola con los ojos abiertos (no va a ser que me harán acompañarlos)
—No es por lo que te imaginas, nosotros volvimos de Brasil porque recibimos un llamado de tu tío Daniel, el que vivía cerca de tus abuelos y nos dijo que ellos no se encontraban muy bien…
—¡¡Que!! ¿Y eso hace cuando? ¿Cuando nos vamos? Pregunte alterada.
—Cálmate, nos dijeron hace dos días atrás, y viajamos mañana temprano.

Bajo Hector y se sentó al otro extremo de mi, otra vez me encontraba rodeada por ambos, pero ahora si me eran necesarios, fue extraño sentir al abrazo de Hector esta vez, el siempre lo hacía pero era la primera vez que lo sentí fraternal después de unos cuantos años.
Más tarde no sabía si preguntarle a helena sobre lo que había pasado con Sandra, me paseaba frente a ella o aparecía y nos quedábamos mirando, pero no tenia como abordar el tema.

—¿Necesitas algo Sahian? —Pregunto helena.

—!!!!...pues te quiero preguntar algo pero no sé cómo.
Me fui al grano de inmediato.
—¿Es sobre Sandra no? (es obvio que si)

—Si… (¿Tan obvia soy?)
— ¿La quieres?
—Más que eso helena, mucho más.

—Mmmp…pues no me opondré, aunque no lo creas lo habíamos conversado con tu padre desde aquello que paso hace años con Alicia y no nos opondremos a lo que tú crees mejor para ser feliz, y si, se que suena irónico luego de lo que me dijiste de que te arrebatamos la felicidad pero alguna vez tendrás que entenderlos.

No podía creer lo que mis oídos oían, entonces solo me estaba torturando psicológicamente, que rabia, al final logro hacerme sacar lo que he tenido por años guardado para decirle.

— ¿Y puedo preguntar una última cosa?
—Si, dime de qué se trata.
— ¿Qué le dijiste a Sandra cuando la acompañase a la puerta?
—Mmm ¡¡no se debe espiar lo sabías!!
—Y que querías si me tenías, no corrijo, nos tenías a ambas asustadas.
— ¿Así que te asuste? Déjame decirte que me enfrentaste casi impecable salvo por las evidentes faltas de respeto—fruncía el seño con una mueca de risa. Y con respecto a lo de Sandra pues, pregúntale a ella.
—OK, voy a salir —Salí corriendo por mi chaqueta.
—Pero Sahian estoy cocinando aprecia mi esfuerzo y quédate a comer.
—Mejor me esperas a que regrese y compramos algo helena (que monstruo raro cocinara ahora)
—Pero si vas donde Sandra—dijo con una mueca de risa. Te tardaras mucho ¿no creo que seas precoz o sí?
— ¡Que! (De donde salió eso) yo no soy precoz y me marcho con mayor razón.

—Jajajaja— reía Helena. Tráela a cenar entonces gritaba desde la cocina.

Tenía que saber que le había dicho Helena a Sandra así que corrí a la parada del bus para llegar pronto a su casa.

Ringgg (timbre) — ¡¡Sahian!! — Me atrapan sus brazos.
—Hola preciosa—la beso. Vengo a preguntarte algo.
—Espera un momento ¿tu madre te hizo algún problema?
—No nada de eso solo me provocaba por una razón que te contare mas tarde.
—Mmm ¿segura nada malo paso?
—Te lo aseguro, ella es maquiavélica y no conocía esa parte de ella, debe ser porque no nos vemos mucho.
—Si lo note, la verdad te pusiste firme frente a ella—se sonrojó—por defenderme a mí.
—Lo haría mil veces y además ella estaba en situación más desfavorable, aunque me alegro no haya reaccionado de otra forma, no quiero pensar en que hubiéramos terminado si me prohíbe acercarme a ti.
—Si menos mal y no fue así. Bueno y que querías preguntarme.
—Pues quería saber que te dijo mi madre cuando te acompaño a la salida.
—Ah, eso, pues no me vas a creer— se largo a reír. ¡No lo creerás!
— ¡Dime! ¡Dime! ¡¡¡Que te dijo!!!

—Pues me ofreció al chofer.
—Al chofer ¿pero cómo te lo ofreció?
—Pues ya que el chofer que habían contratado se iba, me ofreció el que me llevara a casa y pues como no quería caminar ni tomar autobús dije OK! Entonces me dijo corre y yo no entendí al principio y quede como marcando ocupado pero cuando capte a que se refería con corre, pues corrí.
—Ah, a eso te referías con ofrecer (menos mal), me alegra que solo haya sido eso, en realidad me alegra que me permita estar contigo.
— ¿Cómo? ¿No te prohibirá nada de nada?
—No, nada de nada, desde lo de Alicia que se plantearon esta situación y decidieron que la aceptarían, sin ningún pero.
La verdad primero le grite y la amenace ya que comenzó diciéndome que no te podría ver y no la deje terminar y le respondí que no lo iba a permitir y cosas así.
— ¿Y a que se refería con eso de que no me podrías ver?
—Pues porque nos vamos mañana en la mañana de viaje.
—Que…te irás con ellos de viaje, entonces cada cuanto te veré—empezaron a caer sus lagrimas. ¿Cada cuanto te veré?
—¡¡No!! Sandra no son esos viajes, le dije acercándome a abrazarla, es que mis abuelos están enfermos y creo es la última vez los pueda ver a ambos, por esa única razón no te veré unos días.
—OK…
—Ahora te tengo una invitación a cenar en mi casa de parte de helena, pediremos algo ya que ni ella ni yo somos muy diestras en la cocina.
— ¡¿Enserio?!
— Sip— le dije mientras secaba sus lágrimas.
— ¿Y como surgió esa invitación?
—Pues ella me dijo te viniera a preguntar lo que te había dicho al dejarte en la puerta ya que le pregunte de curiosa y me imaginaba cosas malas.
—Ah, ya veo, está bien acepto, aunque me da algo de nervio.
—A mi también ¡¡ah!! Y hay mas, la propuesta se le ocurrió y te lo diré textualmente por lo siguiente.

Yo le dije que vendría de inmediato a preguntarte y me respondió lo siguiente
Pero Sahian estoy cocinando aprecia mi esfuerzo y quédate a comer.
Mejor me esperas a que regrese y compramos algo helena, ella cocina horrible como te dije.
Pero si vas donde Sandra-me dijo riéndose sola- te tardaras mucho, ¿porque no creo que seas precoz o sí??...Y eso fue lo que paso…
— ¡Jajajajaj! vamos a tener que dejarle claro a tu madre que de precoz no tienes nada mi amor.
—Bueno vamos antes que se haga más tarde ¿bueno?
—Si deja ir por mi chaqueta y vamos.

Llegamos a la casa y helena ya había pedido para comer y tenía todo listo, eran tacos y ya al menos hoy no comería sándwich.

—Vaya ya era hora me moría de hambre –dijo Héctor. ¿Acaso vives muy lejos Sandra?
—¡¡Eh!! Pues un poco… (nervios)
—Sahian, esto hecha a bajo mi teoría de hace horas atrás—reía helena. Muy abajo.

—Ya deja eso quieres – sonrojo- no te imagines cosas.

—Bien, bien ¿podemos ir a comer ya?

La cena se hizo larga pero amena, nos interrogaron como a cualquier pareja, hubo preguntas con las que preferimos mirar al techo y otras que helena malinterpreto por puro molestar y nos puso en aprietos. Ya cuando daban mas menos las dos de la mañana, helena le pregunto a Sandra si tenía algo que hacer durante la próxima semana, la respuesta por parte de Sandra fue no, por lo que helena la invito a ir con nosotros donde mis abuelos. Me sorprendía todo esto, la verdad se sentía bien y me agradaba mucho. Nos fuimos a dormir y en ese instante fue la última broma de Helena.
—No quiero mucho ruido en la noche por favor, porque estoy agotadísima y pretendo dormir. Nos dijo mirándonos con una sonrisa de oreja a oreja y se metió a su habitación.
—…
—…
—Hasta mañana— grito desde su habitación. Duerman bien, pero duerman.
—¡¡Argg que insufrible es!!! Dije apretando mi almohada.
—A mí me agrada mucho.
—Pues porque es igual de pervertida para hablar que tu.
—¡¡Oye!! No seas mala…
—OK, lo siento lo siento.
Nos dormimos y al otro día emprendimos el viaje, quiero ver a mis abuelos pronto.
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   29/5/2010, 22:11

Jajaja, es terrible Helena! XD
Me alegra que tambien pueda ir Sandra a ver a los abuelos de Sahian, ya me estaba preguntando que haria si se quedaba sola pobre...
Y me dio lastima lo del pasado de Sahian...Snifff...
Alex, te deseo mucha suerte en tu trabajo, y lo de trabajar en un puesto de comida rapida es lo mas comun del mundo, muchos asi empiezan, no pasa nada, es por poco tiempo...
En fin, estare a la espera de la continuacion, esperare lo que sea necesario ya que como dijiste, ahora vas a estar mas ocupada, pero voy a hacer uso de mi paciencia... XD
Saludos!!
Cuidate mucho!!
:ciao:
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   31/5/2010, 21:14

jajaja!!!! un mate de risithas!! eh
Volver arriba Ir abajo
shusuma
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 29
Localización : donde el viento me lleve
Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 27/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   31/5/2010, 23:53

gracias por ti historia jejejej me la lei toda para ponerme al dia jejej
sigela por fabor saludo
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   1/6/2010, 17:19

Venga que no encontré muchos cambios o.o! solo esta ultima parte en donde le el dialogo se da con un “buenas noches pervertida” y un “buenas noches amor” eso hubiera quedo tierno, mas bien es tierno, seria agradable que este.

Con respecto a la forma que tiene ahora (y creo que ya lo dije) es mas fácil. Una edición fantástica.

Falta poco para que equipares lo que ya has publicado en el otro foro, así que, que no decaiga!!! ^^.

Oi y suerte con tu trabajo, que al menos tienes y no te lamentes que para eso hay tiempo.

Cuídate!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   1/6/2010, 22:41

Aqui otro pedazo, este es mas cortito porque s e me dio la gana de publicarlo asi XD na es porq tiene que ser asi, espero sus comentarios.
estos son ----->(*lfkdsf*) pensamientos, usualmente los habia puesto solo con parentesis pero como esto ya estaba escrito tenia esas cositas arriba y solo los encerre.
Eso seria todo cuidense :)



** Podrá ser Alicia mi primer amor…**

Estoy preocupada, que se supone le hará esta vez Víctor a Alicia, me está torturando esta incertidumbre y al parecer hay luz en mi casa, habrán llegado ellos creo…

—¡¡Hija!! Héctor mi padre corría a abrazarme
—He Héctor…—no lo llamaba papá como debía de ser, a Helena tampoco le decía mama, ellos solo eran un par de personas que tuvieron que ver con mi nacimiento.
— ¿Cómo has estado? aparece Helena por la puerta.
—Como siempre, nada nuevo.

Hector me abrazaba a el y de alguna forma ignoraba el que yo le digiera “Hector” y no papá, e ignoraba el que no tuviéramos mucho contacto. El siempre se encargaba de abrazarme o de reírse cuando estaba cerca de mí, de alegrarse cuando yo aparecía y cosas así. En cambio Helena era algo mas reservada y no sabía que esperar de ella, de alguna forma creo que se siente culpable y sabe que si me dice algo en algún momento yo le soltare todos mis rencores por separarme de mis abuelos, aunque claro esta que la culpa la comparte con Héctor según yo, pero ella como toda madre se culpa mas.

— ¿Por qué vienes llegando a estas horas Sahian? —me pregunto helena.
—Estaba con una amiga del colegio y se me paso el día muy rápido y no me percate de la hora.
—Mentira.
— ¿Qué?

—Que es mentira, no has llegado desde el viernes ¿no es así?
—Pues… ¿y tú que sabes si no estabas?
—Por esto.
Levanto su mano y me dejo ver la correspondencia que no había sido recibida por nadie y estaba fuera de la casa.
—Está bien lo admito no llego desde entonces, siento haber mentido.
— ¿Y se puede saber por qué estabas en otra casa?
— ¿No crees que para preguntar eso se requiere de confianza?
— ¡Soy tu madre!
—Pues porque no le encontré nada de malo, me la paso sola y su compañía me agrada.
A pesar de mis malas respuestas y casi peleas con ella, de todos modos no podía no responderle, me era difícil tratarla del todo mal ya que además es muy justa en sus veredictos y además no me exigen estupideces como algunos padres. Resentimiento es obvio que tengo en contra de ellos pero no soy muy buena defendiéndome ni echando mucho tiempo en cara las cosas, así que mejor respondo después de reclamar.
—Ya que veo no puedo exigirte mucho.
—Es obvio el porqué no…
—Mm, solo te pediré que tengas cuidado y seas responsable en los horarios.
—OK.
—Y otra cosa Sahian.
—Dime Helena.
—Quiero conocerla, invítala a quedarse o que se yo, con tu padre estaremos por aquí algunas semanas.
— ¿Y eso a que viene?
—Eres mi hija, tengo que aprender a conocer.
—Yo también quiero conocerla—dijo Héctor. Me interesa saber qué tipo de amistades atraes.
—Mmm, OK, OK que remedio.

No me preocupaba el que quisieran conocer a Alicia, pero…si me preocupaba causarle más problemas de los que ya tiene y le he provocado. Además, no sé cómo le estará yendo ahora con Víctor y espero que ese inútil no la toque más.

*Lunes en la escuela*

Buenos días chicos tomen asiento y pónganse al día con sus cuadernos que revisare la materia y les pondré una nota.

—Buff, típica ineficiencia pedagógica, poner nota por los cuadernos, es increíble que en pruebas y trabajos tenga la mejor nota y que por un mísero cuaderno se arruine mi promedio, tendré que conseguirme la materia con... Alicia por qué no has llegado todavía.

El día transcurrió, me hubiera gustado decir que normal pero no fue así, ella no llego y no sé cómo hacerle para que Víctor me deje entrar a la casa si voy allá, quizás deba dejar avisado donde estaré en caso de que se decida a hacerme algo ¿estoy pensando muy trágicamente? Pero tengo razones después de todo. Por otro lado, no sé si Helena y Hector
Tendrían ese instinto paterno y materno que tienen todos los padres para con sus hijos cuando se encuentran en peligro así que mejor voy a casa y les digo donde iré. Con respecto a lo del instinto, creo que he visto e idealizado demasiadas historias poniéndome de personaje principal.

—¡¡Llegue!! ¡Helena, Hector!! ¡¡¡¿Están?!!! —grite.
—Pero ¿por qué tanto escándalo Sahian?
—Hola hija, se acercaba Hector besándome la frente.
—Hola…emm vengo a avisarles que iré donde Alicia por eso grite porque tengo que ir rápido y les vine a avisar para que supieran donde andaré metida.
—Espera ¿no viste a tu amiga Alicia toda la mañana? —pregunta Helena.
—No, no fue hoy…
— ¿Qué te pasa Sahian, Hay algo que no nos has contado de Alicia? —se acerca Héctor y luego Helena al oírle preguntarme tal cosa.

—… Helena Héctor prometo que al regresar les explicare con detalle lo que quieran, pero déjame ir ahora ¿si?
—OK, estaré esperando esa explicación.
—Yo no presionare —responde Héctor.
Helena se acerco a mí que me encontraba agitada ahí frente a ella, y posando ambas manos en cada uno de mis hombros se inclino y mirándome me pidió me cuidara y fuera con cuidado, respondí afirmando con mi cabeza me despedí de Hector quien extrañamente me miraba entregándome un orgullo de padre y salí volando.

El camino hacia la casa de Alicia se me hizo infernal, no sabía que esperar, iba como sumergida en una atmosfera de anestesia todo se me movía lento. Al llegar a la esquina lo que se me vino encima simplemente me dejo en blanco. Gente revolucionada fuera de la casa de Alicia, una señora gritaba¡¡ llamen a la policía a la policía!!
—Pero qué...

Estaban un grupo de hombres agolpados en la puerta de la casa de Alicia, la empujaban, pateaban, trataban de romper pero no pasaba nada.
—¡¡Está trabada desde dentro gritaba uno de ellos!!

Tienen que abrirla, dentro esta la hija pequeña de Víctor, gritaba la misma señora que pedía a la policía. Me acerque a ella y le pregunte qué pasaba, por que el alboroto, parecía que la señora gritaba por inercia, estaba perdida, al mirarme era como si no viera nada frente a ella misma, después de unos segundos reaccionó y apretando mi cara me dijo.

—Tú eres amiga de la niña que vive aquí no, te he visto con ella.
—P...pues sí, respondí asustada por la repentina reacción. (Son de esas típicas vecinas bisagra, están en las puertas y ventanas)

En la madrugada se oyeron gritos m empezó a contar la señora, eran desgarradores. Creemos entraron a robar y aun esta el ladrón dentro, la chica estaba sola lo sé, siempre el padre tiene turnos estos días, aunque debería de haber llegado anoche, quizás que ha hecho ese ladrón con ella ¡que habrá hecho! Volvía a gritar otra vez.

Luego de oír me metí por atrás y haciendo lo mismo que el viernes me trepe por la reja y entre por la ventana de la pieza de Víctor, no me importo si había ladrón o el mismísimo Víctor, no pensé en nada más que en Alicia.

Nunca una chica de trece años de edad proveniente del sur, se iba a imaginar involucrada en algo así ¿por qué simplemente no seguía donde mis abuelos?, pensaba una parte de mi cabeza. ¿Por qué no conocí antes a Alicia dios mío? se preguntaba la otra; no tenía repuesta para ninguna de las dos preguntas que debatían en mi cabeza, simplemente estaban ahí, presentes para hacerme vacilar y a la vez darme determinación.

Me encontraba dentro, Salí de la habitación de Víctor y me encontré con que todo estaba en su lugar, extraño ya que no coincidía con el alboroto y gritos que dijeron hubo en la madrugada. Esta vez fui primero a la habitación de Alicia, no había nada fuera de lugar, el baño tampoco, al bajar me asegure de tener visto y a mi alcance algo para defenderme en cualquier situación. Llegue abajo y para mi sorpresa no había nada, no estaba Alicia, ni Víctor, ni siquiera un alfiler en el piso, nada. Luego de mirar me dispuse salir por la puerta y ahí sí que todo se me hizo raro, no había nada trabándola, absolutamente nada, oí desde dentro que aun estaban tratando de abrir la puerta los mismo tipos, retrocedí y salí por la ventana y me quede mirándolos hacer esos falsos esfuerzos, me acerque a la señora que ya no gritaba y le pregunte si ellos eran vecinos de por ahí o algo así— no los conozco respondió la señora, no los había visto nunca. ¿Qué hacer? simple, le dije a la señora que había entrado por la ventana y que nada trababa la puerta y que no había nadie dentro, al oír esto me pidió la acompañara donde los tipos y bajito les dijo.
— ¡Caballeros! Tono gentil.
— ¿díganos?
— ¡Se van antes de que de verdad aquí halla un accidente! ¡malacatozos ladrones!, vamos váyanse antes de que los eche a la policía.

Yo quede impávida, la señora tenía agallas, eran tres tipos y ella no se achico por nada y para nada. Genial.
Los tipos hicieron un teatro más menos creíble y se retiraron olímpicamente, yo me preguntaba donde andaba Alicia, esperaba que nada le hubiera pasado, solo eso esperaba.
De pronto llego la policía informando que ya otros vecinos de por ahí cerca habían dado avisos de gritos así y los relacionaban con robos también, decían que eran unos infelices que se dedicaban a ejercer sus delitos de esa forma pero no concretaban nada, al final y hasta el momento solo habían herrado sus intentos. Luego de las explicaciones, preguntas de la gente y cosas así ya daban las 7:30 pm asique me devolví a casa, una vez llegue pase directamente al baño para darme una ducha, al bajar Helena esperaba su explicación sentada en la sala.

— ¿Qué tal te fue donde Alicia?
—Pues normal.
— ¿Puedo pedir la explicación ahora?
Me sorprendió me lo preguntara, incluso me agrado. Si, puedes, dije sentándome.
—Entonces, solo empieza te parece, yo escucho.
—Bueno Helena… el primer día que llegue al colegio una niña se me acerco y se puede decir me hizo compañía y además me enseño donde quedaba cada cosa del colegio. No te mentiré diciendo que fui simpática con ella y con todo el curso, de hecho le falte el respeto a la profesora a penas me presenté.
— ¿Qué? ¿Se puede saber que dijiste?

—Pues…les dije que no esperaran nada de mí porque yo tampoco lo esperaba de ellos o al revés.
—Jskk...(Trataba de no reír) ok sigue.
—Bueno ella es mi compañera de banco, la deteste al verla ahí tan feliz y pos no le conteste ni el saludo, al salir al recreo, me moría de hambre pero no conocía nada de ahí asique me senté bajo el árbol del patio, ella luego me tendió una soda, la trate mal, luego se puede decir me disculpe y le pedí me enseñara donde estaba el casino, por el camino la hice enojar de nuevo por lo que me enseño donde quedaba cada cosa e indignada se marcho. No me hablo durante lo que quedo de clase y yo pensé todo quedaría ahí.

— ¿Eres detestable cuando quieres lo sabías? — me dijo Helena moviendo de un lado a otro la cabeza para así esconder la risita que tenia.
—Lo sé ¿me vas a seguir oyendo o me voy?
—Lo siento, sigue sigue.
—Bueno ese mismo día, a las nueve y algo de la noche golpearon la puerta. Era Alicia.

— ¿Por qué tan tarde?! —Si me dejaras explicar lo sabrías!
—OK, error mío.
—Resulta que según lo que me dijo esa vez quería conocerme, quería saber cómo era fuera del colegio y pues me siguió, pero se perdió y por el camino unos tipos ebrios de por aquí cerca la agarraron y por poco y esto no es exageración se la violan. Llego toda sucia con rasguños en la cara y sangre, se largo a llorar, entonces la metí dentro de la casa para curarla ¡¡ah!! Además al ir a buscar el botiquín se escapo y tuve que salir tras de ella, no la encontré y cuando volvía me vine por el lugar donde hay una plaza y ahí estaba sentada en uno de los columpios. La traje otra vez a la casa la cure le pregunte que le había pasado y esas cosas, me dijo esto de los tipos y pues me compadecí de ella. Luego la obligue se quedara ya que ni loca la dejaba ir a esas horas le deje ropa para que se bañara y se quedo al final, al otro día la fui a dejar y se acabo. Después de eso en los recreos se la pasaba conmigo, me hace compañía y se puede decir que me llevo bien con ella.

—Al final ella es digna de conocer, te hablando.
—Me dejas terminar…
—Asssk, lo siento gruñona.
—Si sigues molestando simplemente me voy porque a mí no me perjudica de ninguna manera
—Que ya, sigue.
—Aquí tu “hija” (lo recalque) se empezó a preguntar porque esta chica que le hacía compañía, siendo tan simpática y reconfortante no tenía amigos. Sabes, siempre estaba rodeada de gente diferente, pero ella no iba y se metía en esos grupos de gente sino que estos se armaban en torno a ella. Pero sinceramente ella parecía no ser parte de él y yo pensé y de hecho se lo dije, el que ella era como la inducción gratuita del liceo ya que a los nuevos les hacia la llegada fácil, les hacia amistades y ella se hacía a un lado después. Le dije también que si ella hacía eso conmigo yo prefería mil veces seguir siendo agreste con ella y detestable con tal de que no me dejara sola, es egoísta lo sé pero lo dije y ya.
— (mi niña...se llego a sonrojar)…. ¿Y ella que te dijo?
—Pues sigo juntándome con ella no, responde eso la pregunta.
—Pues sí.
—Bueno creo que con esto queda claro todo ¿no?
Me levante creyendo que la respuesta era sí.

—No lo creo…
— ¿Qué? ¿Por qué?
—Hoy antes de irte, estabas agitada preocupada de hecho, si no fueras tan fuerte hubieras llorado.
—…
—Hay algo más que no me has dicho y te pido me cuentes Sahian.
—Pues estas en lo cierto Helena, pero te pido un favor, no me pidas te lo cuente ahora, porque no depende de mí esta situación, yo solo me vi envuelta en ella y ya cause un gran problema, dame un periodo de tiempo, no te aseguro cuanto pero dámelo y te prometo lo diré luego de eso, pero de verdad que esto no solo depende de mí.
— (Vaya…tan pequeña y tiene tal madurez para enfrentarse y dejar clara su postura sin pasar a llevar nada) ok, entiendo tu situación, estaré esperando y óyeme algo Sahian, puedes contarme lo que sea entiendes, cuenta conmigo, al menos inténtalo, se que no es fácil, pero al menos lo sabes y de tu padre también.
—OK…gracias Helena, le dije acercándome y dándole un abrazo (creo que el orgullo en la mirada de Hector y esta confianza de Helena me daban una seguridad inesperada, pero me servirá demasiado).
—… (No me lo esperaba) gra...de… de nada hija.

Me fui a mi habitación ya que después de todo tenía clases al otro día, cuando me hallaba cambiándome tocan la puerta y entra helena, se sentó en mi cama y me pidió que me quedara en casa mañana ya que necesitaba mi ayuda para unas cosillas. La verdad lo que menos quería era faltar y perder la posibilidad de saber de Alicia pero no me quedo de otra que decir que si, después de todo nunca estaba ni Helena ni Hector asique creo me sacrificare esta vez.

*Martes*

Temprano salimos Helena y yo, compramos una montonera de cosas, dentro de ello ropa para ella unas cosas para Hector y otras a la fuerza para mí, yo no las quería, ni las necesitaba, pero ya que. Pasamos de comprar a hacer unos trámites del trabajo de Helena, ella es abogada y aunque Hector estudio una infinidad de cosas, conoció a mi madre cuando ambos hacían cursos de capacitación de consultoría general de empresas y entidades independientes ¿para que estaban haciendo eso? ni idea, ya Helena era abogada y Hector ingeniero en cuanta cosa se le ocurrió y se encontraron en eso, un curso de capacitación, los viajes que hacen son de los negocios de Helena en donde Hector hace de su consultor y así se llevan desde que me fueron a buscar donde mis abuelos, Hector es lejos el mejor hombre que pueda yo haber conocido, el no mezcla trabajo problemas y amor, se nota al soportar el genio de helena y los problemas de los que he sabido por cartas cuando no están, al menos mis padres los que me tocaron fuera de la embarrada de dejarme trece años no son como el Víctor de Alicia, detestable animal.
Ya para las 18:00 hrs. de la tarde estábamos en casa, me tire al sillón con todas la bolsas y en eso que me trato de levantar tocan el timbre y Helena se apresura a abrir y luego entra sosteniendo el hombro a una agitada Alicia.
—Sahian, veo que no eres la única agitada y exagerada al parecer— decía helena mirando tiernamente a Alicia y provocándole al mismo tiempo un sonrojo evidente. Yo lo oculte ya que solo Helena y yo sabíamos de qué se trataba ese comentario, Alicia por otro lado solo estaba sonrosada y además con dudas de la situación. Admito que me dieron nervios de igual forma pero lo oculte bien. De pronto Helena se retira cerrándome un ojo, tipo, las dejo se pongan al día. Alicia aun sonrosada no se movió de donde la dejo Helena, no la conocía después de todo, incluso se iba a marchar cuando vio que le abrió la puerta, pero el sexto sentido de mi progenitora la hizo entrar.

—Siéntate Alicia siéntate, le dije tirándome sobre las bolsas que había dejado hace poco.
—Gracias…
— ¿Qué? Por qué esa cara mujer.
— ¿Quien es ella Sahian?
—Helena, mi madre.
—¡¡¡Enserio!!!
— ¿Pero por qué lo gritas?
—Es que… —Disculpen que las interrumpa— nos decía helena entrando a la sala.
—Sí ¿que pasa?
—No es nada para ti Sahian dice girándose hacia Alicia. Señorita solo porque después de pensarlo llegue a la conclusión de que esa forma de reaccionar fue en pos de protección para mi hija se lo perdonare, pero no lo olvidare rápido ya que aun me sigue doliendo.

— ¿Perdonar? ¿Me duele? ¿De que me perdí? pregunte mirando a ambas.
—Nada Sahian me dijo helena y se fue a donde quiera que estuviera antes de aparecer ahí.
— ¿Como que nada? Y esto entonces fue una mera muestra de su talento para improvisar drama barato.
—No sea exagerada, no es nada que necesites saber. Yo no te lo diré, si Alicia tu amiga te lo cuenta allá ella.
—Dime… Dije girándome hacia Alicia.

—Es que… pensé que era de esas bandas en las que se meten las mujeres a las casas y los hombres vigilan afuera y todo eso y pos…le pegue una patada en las canillas y me disponía a huir cuando me agarro y me fije que tiene tus ojos y además se parece a ti en la actitud entonces…—Jajajajaj ¿enserio le pegaste?? Jajajajaj
—No te rías no ves que me siento culpable…
—Lo siento lo siento, bueno sigamos en lo que estábamos.

Me senté donde mismo lo había hecho antes y al mirar a Alicia me invadió una sensación de satisfacción, me ahogaba en un sentimiento tan arrolladoramente extasiante que se me dibujo instantáneamente una sonrisa en el rostro. Creo que ya estaba más que apreciando su compañía. Se dedico a preguntarme el por qué había faltado a la escuela, se imagino que podía estar tratando de matarme por mi insistente animo cabizbajo que se me dejaba ver en ocasiones y cuando ella estaba conmigo. Era cierto que el ánimo variaba por tantas cosas que se me vienen a la cabeza pero nunca llegaría a ese punto, lo he pensado, pero soy muy cobarde para lograr dejarme llevar por ese lado fácil.

—Dime ahora tu Alicia ¿Por qué no fuiste el lunes al colegio?
—Amm pues me quede en la casa porque no tenía ganas de levantarme.
—Mmm Víctor te hizo algo ¿no es así?
— ¡No! no nada, te estoy diciendo que me quede en casa.
—Me lo prometes… *que no me lo prometa pensaba en ese momento*
—Si, te lo prometo—me dijo dedicándome una sonrisa mientras iba y se sentaba junto a mí.

Mirándola de frente le dije— Si estabas en casa ¿por qué cuando yo me metí por la ventana de ella no te encontré?
Alicia se puso de pie, creo que en ese momento se disponía a marcharse pero la detuve sin emitir palabra, solo la miraba, la miraba de tal forma que se notaba que le exigía una explicación. De seguro ese malnacido le hizo algo y me lo está escondiendo, de seguro es así.
Forcejeaba para que la dejara, tampoco emitía ruido alguno, al cabo de unos minutos se resigno y dejo de intentar zafarse de mi mano, yo por dentro me encontraba indignada por el solo hecho de que llego a prometerme su mentira con tal de proteger a ese imbécil de su padre, la solté—¿Por qué? Porque si me mentía con tal facilidad y ¡assshh! no sé ni cómo explicarlo. Yo pensé que a una persona importante no se le mentía porque resultaba difícil hasta pensar hacerlo, esto me deja claro todo.

—Si te vas hazlo pronto y procura dejar la puerta serrada quieres.
Me fui a mi habitación, al subir Helena iba con unas refrescos para nosotras y solo alcanzo a articular un ¡pero! y al ver que Alicia se iba y no la tomaba en cuenta dejo la bandeja con los refrescos y salió tras de mí.

—Sahian que paso ¿por qué se fue tu amiga, que le dijiste esta vez?
—Como se nota que no me conoces nada Helena…
—Lo sé, pero lo estoy intentando hija.
—Sabes que paso… paso que me creí importante y casi indispensable para alguien que no lo creía como yo, eso paso.
—Pero y ¿por qué?
—Ayer…recuerdas que fui donde ella cierto, pues no estaba y había un escándalo fuera de su casa porque creían los vecinos que en la madrugada habían entrado a su casa a robar ya que escucharon unos gritos desgarradores según lo que me dijeron, su padre, Víctor no está el fin de semana en casa y llega en la noche o a veces no llega hasta el lunes. Me preocupe y me metí por la ventana y me encontré con que no había nadie.
—Vaya, si que eres buena mintiendo, yo creí cuando me dijiste que te había ido normal.
—Bueno lo siento pero no valía la pena contarlo.
—Pues si sigues así ya no tendrás excusas para decir que no te conozco ya que no me dejas.
—Mmm…
—Bueno entonces por qué se fue Alicia.
—Porque le pregunte el motivo de su ausencia a clases y me dijo que prefirió quedarse descansando en su casa, que no le dieron ganas de levantarse.
—Ya veo, te mintió ¿pero debe tener sus motivos no?
—Pues si tiene uno, y es el que no te conté en la explicación que me hiciste darte ayer.
—Bueno y eso que tiene de ma… —Me destruyó dije riendo perdida en mi mente, me tiro a negro enterita, quizás soy muy escandalosa, pero yo no le hubiera mentido después de lo que siento por ella ahora.
—…

Termine de subir a mi habitación, Helena se quedo muda con lo último que dije, pensé me obligaría con su autoridad a estar abajo con ella para que no me torturara sola, pero al parecer pensó que era mejor que pensara un poco.

*Miércoles*

No quería ir al colegio, ya no encontraba significado que identificara más a mi estado que dolor, ya lo había sentido antes y lo conocía pero este era un dolor algo más dañino, patéticamente antes de levantarme me agarraba la polera a la altura del corazón, como si pudiera lograr hacerme entender que ya debería de dejar de torturarme. —Ya cambia ese sentimiento corazón que me haces sentir miserable, ya cambia ese sentimiento… no ves que nos hace mal…—

Camine a la escuela muy lento luego de bajar del bus, como si mi vida dependiese de ello y llegue atrasada. Luego de pasar por la sala para que me cobraran asistencia y cruzar una fugaz mirada con Alicia me fui al casino a aguardar pasara la hora que tenía que perder completa por llegar a la mitad de esta. En todo caso me daba igual en clases o fuera de ellas no iba a hacer nada. —He vuelto a caer
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   1/6/2010, 22:43

ais escribió:
Venga que no encontré muchos cambios o.o! solo esta ultima parte en donde le el dialogo se da con un “buenas noches pervertida” y un “buenas noches amor” eso hubiera quedo tierno, mas bien es tierno, seria agradable que este.

Con respecto a la forma que tiene ahora (y creo que ya lo dije) es mas fácil. Una edición fantástica.

Falta poco para que equipares lo que ya has publicado en el otro foro, así que, que no decaiga!!! ^^.

Oi y suerte con tu trabajo, que al menos tienes y no te lamentes que para eso hay tiempo.

Cuídate!





son cosillas que pienso ponerle pero se me van.
estos capitulos estan menos corregidos porq para cuando los escribi ya mas menos habia formado un una forma fija para escribir ya que al principio use las mezclas de redaccion de las autoras de las otras historias que había leido en el foo (fui influenciada)
gracias por los animos y cuidate mucho ;)
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   2/6/2010, 17:11

realmente hernoso igual que la autora tienes una forma de escribir increible espero la conti y gracias por subirla
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   2/6/2010, 19:14

spip sip sip
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   2/6/2010, 20:52

Me encanto!!!
La historia esta preciosa!!!
Estare a la espera de la continuacion... Ya espero que le dejen de pasar cosas malas a Alicia, pobresita!!!
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   2/6/2010, 22:36

]color=blue]mmmm...lo cierto es que deberia de demorarme un poco mas en publicar ya que asi me doy tiempo de escribir, pero teniendo esto ahí me pican las manos por seguir corrijiendolo y asi practicamente no terminaría nuncas asique se los dejo.
No se aburraan tanto chicas y en cuato a el (no hay nada mejor que serlo >.<) con respecto a la publicacion anterior sobre que era estudiante; es una opinion muy propia mia ya que extraño la escuela u.u
bueno eso...cuidense XD
[/color]

*********************************************************


Íbamos en la camioneta a ver a mis abuelos, llevábamos ya un par de horas de viaje y quedaban bastantes más por recorrer ya que vivir al sur de chile en la décima región de trece con las que contamos es bastante de donde lo miren. Sentía como se me agolpaban una barbaridad de sentimientos por volverlos a ver después de tantos años, lo cierto es que pude mil veces haberlos visitado pero no quise por mero orgullo ya que encontré que les fue muy fácil dejarme ir, pero volverlos a ver ya en sus últimas no me estaba haciendo mucha gracia. Sandra estaba atrás junto a mí, éramos como un par de maletas más, Helena con sus brillantes ideas de almacenaje dejo las maletas en los asientos de atrás y en la parte que era para las maletas nos dejo a ambas y solo se nos veían las cabezas. Salimos bastante temprano de la casa y eran ya las 7:30 am. no dormí nada y me quede toda la noche mirando a Sandra dormir, me parecía tan hermosa ahí a mi lado con sus labios en mi hombro y aferrándose y dándome su calor a cada momento. Mientras más pasaba el tiempo ahí en la habitación más me excitaba la idea de empezar a besarla para que despertara y me dejara tenerla una vez más pero después de un rato de indecisión me voltee hacia ella y solo le acaricie el rostro ya que le esperaba un largo viaje y era mejor que no se percatara que la situación me estaba empezando a afectar. En la parte de atrás donde íbamos había una especie de colchoneta por lo que me recosté por completo tapándome porque a medida que avanzábamos el clima se ponía frio, Sandra me siguió y acomodando sus labios en mi cuello acompañándolo de un te amo, no la pude mirar porque de repente se me apretó la garganta y no pude reaccionar, me reconforto tanto esa sola palabra que ni aunque quisiera podría sentirme sola en estas circunstancias. Cerré los ojos para tratar de recordar como es el tono de mi voz y poder hablarle pero no lo encontraba.
—Gracias por dejarme venir contigo Sahian….

No pude decir nada, solo me voltee y metiéndome yo esta vez en su cuello la abrace fuerte para que no pudiera ver mi rostro. Me disparo el corazón a mil por segundo solo con un” te amo”, empezaba a abrazarla muy fuerte asique me separe apoye mi brazo a lado de ella y luego de mirarla ahí tendida la bese. Era tan cálida su boca, su lengua derretía mi gélido aliento por cada roce que tenia con la mía, era el cielo en la tierra y a la vez el mismo infierno en mi paraíso porque no lo sentiría para siempre.
Aun besándola, por debajo de su remera metí mi mano y la tome por la cintura, pegando mi frente a la de ella finalmente pude articular un “gracias por estar con migo” y nada más terminar la volví a besar. Luego de un rato acariciándonos mutuamente y mirándonos como si estuviéramos conversando con las miradas me empecé a dormir junto a Sandra que se quedaba despierta esta vez.

*********
Resulto que al fin conocí a los padres de la chica de la que me enamore. Ambos complementan evidentemente la personalidad que me dejo embobada apenas me tomo la mano para saludarme. Pensé que llegar a sus sentimientos sería imposible y ya casi me daba por vencida pero finalmente me acepto y ahora voy con ellos a ver a sus abuelos, una de las causas de su extraño y ocasional comportamiento. Anoche no durmió nada y lo sé porque la sentí cuando me acariciaba, sentí su respiración agitarse de pronto, le está afectando todo esto y pretende que no me de cuenta pero ya lo tengo más que comprendido, no sé cómo se sentirá ni que se le pasara por la cabeza pero estoy aquí para ella y aunque me mande a la mierda por su estado de ánimo no la dejare porque sé que ella tampoco me dejara a mi cuando pase lo que tenga que pasar.

*********

—¡¡Sahian Sandra llegamos despierten!! — Nos decía Helena golpeando el vidrio de la parte trasera del auto.
—Sahian, Sahian despierta, amor despiértate – acariciando su mejilla.

Ya había despertado con los gritos de Helena pero escuchar ese “amor despiértate” era más importante. Salimos de la camioneta entre risas porque Sandra se dio cuenta de que estaba despierta y para cuando me detengo a ver el lugar me quede helada.

—Eres muy tramposa Sahian—me decía Sandra aun riendo. ¿Sahian, que pasa?
—Suel...suéltame Sandra por favor…
— ¿Pero qué…?

Helena y Héctor se me acercaron rápidamente ya que sabían el motivo de que yo quedase así, Hector me sujeto el brazo para que no siguiera pero con solo una mirada de mi parte me dejo. Volví mi mirada al lugar y no pude articular más que…— ¿Pero…pero que le paso a todo esto?...
—Sahian te lo íbamos a contar pero no sabíamos cómo y…— ¿Qué? ¿¡Lo sabían!?
—Si lo sabíamos pero entiéndenos no…
—Mejor cállense quieren, mejor cállense…
—Pero hija nosotros…

Levante mi mano a la altura de sus caras en seña de un STOP, no los quería oír y seguían tratando de disculparse siendo que no les serviría.
Estaba todo destruido, descuidado, parecía un lugar que nunca salió a flote antes, estaba todo desolado ni un solo animal en kilómetros y de personas ni hablar, la casa de mis abuelos seguía ahí y creo le habían pasado los años de la misma forma que a sus alrededores. No lo entendía, se supone que este campo era su vida, esos animales su sustento, como es que no supe nada de esto nunca en sus cartas ni por mis padres, mi orgullo me hubiera hecho caer más rápido y menos doloroso si lo hubiera sabido antes. Me largue a caminar en dirección a la casa, ya con toda esa escena de terror tenia implantada la imagen de unas calaveras dentro de una casa oscura y llena de telas de araña y no me sorprendería que fuera así. Después de la vista desoladora ya me estaba empezando a dar cuenta que nada me podría volver a sorprender mas después de todo esto.

—Sandra sé que no entiendes mucho pero creo que deberías de alejarte y darle un poco de espacio a Sahian por algún rato ya que no está completamente consciente de lo que hace y dice.
Helena se preocupo de aclararme lo que ya había notado.
—Hija, mira no es que ella te vaya a dejar de querer ni nada pero nosotros le hemos dado una pésima vida a Sahian y estamos en progreso de enmendarlo y no nos ha perdonado aun, y siendo tu quien después de largo tiempo vuelve a darle cariño y atención se ira contra ti porque ella aun compara todo tipo de cariño, hasta el más sincero que en este caso sería el tuyo, con el que tenía antes de que la separáramos de sus abuelos, ese cariño y relación es el puesto número uno y después son solo acercamientos, tu al ser el más próximo puedes salir herida por su boca de víbora, ya la conoces—palmeaba mi espalda Hector en un tipo de advertencia.

—Lo entiendo gracias.
Sabía que yo podía ser el descargo de Sahian, en verdad es irreconocible ahora, es una frialdad… aun estando a su lado tomada de su mano se me volvió un muro y su cara perdió todo expresión, parece auto consumirse en ira por dentro, parecía dejarme en segundo plano, me hizo a un lado así de fácil, no debería de ser así, vuelvo a sentirme sola…

—Hola abuelo…
—Sahian hija que alegría poder verte después de tanto tiempo—se largo a llorar el abuelo.
—Si, es verdad dije agachando la cabeza, ha pasado mucho tiempo desde que no nos vemos, pero estoy aquí, estoy de...Vuelta…
—Como has cambiado, ya eres toda una mujercita, con tu abuela te recordamos cada día, hoy no fue la excepción, pero al parecer nuestros deseos te alcanzaron y viniste a calmar en nuestros corazones el anhelo de verte otra vez. ¡Ven y abraza a tu abuelo! acércate Sahian que yo no puedo correr hacia ti aunque ganas no me faltan, ven.

Me erguí mirándolo como si fuera a ser la última vez que lo hiciese, me estaba costando contener ese liquido que denota un sentimiento característico en un ser cualquiera y lo hace especial y sensible a la viste de cualquiera. Sada paso me retumbaba como tambores gigantes, el sonido era como el de un batallón que gritaba tras de mi siendo yo el contenedor de toda esa euforia que en mi superficie rebotaba y me hacia vibrar. Me acerque a su cama donde yacía tendido, y arrodillándome en el suelo junto a él tome su mano entre las mías, estaba solo en una habitación ya que la abuela de un día para otro no lo reconoció y se altero demasiado, no le hacía bien a ninguno de los dos pasar por ello y él se resistió a dejarla al principio pero termino por entender, me contaba ya sin ánimos de ese tema. Todos fueron a ver primero a la abuela asique me quede con el abuelo, me contaba lo mucho que me habían extrañado que de un momento a otro la granja empezó a serles un problema, que ya no podían sustentarla porque se les vinieron las enfermedades encima y quedaron imposibilitados para supervisar si quiera y nadie los ayudo ni les tendió una mano, eso fue uno de los puntos que les jugo en contra, me conto que la pena podía con mi abuela y que cada cumpleaños mío la destrozaba mas porque significaba un año más en el que no daba señas. Se encargo de rematarme contándome lo mucho que les costó acostumbrarse a que los olvidé tan fácil que ni siquiera los visitaba y que llegaba ahora en estas últimas situaciones.

Me puse de pie y Salí fuera de la casa no pude evitar pensar que todo era mi culpa y hubiera sido diferente si no me hubiera dejado seducir por la ira, típico.
Me dispuse a entrar y Sandra estaba parada en la puerta mirándome, esperando le diera una señal de que la necesitaba, pero solo di un paso al lado y entre sin dirigirle palabra, la verdad era en lo menos que quería pensar en esos momentos. Helena y Hector se me acercaron y me dijeron que ya podía pasar a ver a la abuela, sin responderles pase a su habitación y cerré la puerta.
— ¿Y tú quien eres?
—Yo… (Maldición no me recuerda…) me llamo Sahian—dije llevando mi dedo índice a mi cien para rascar la nada por puro nerviosismo. Solía hacerlo muy a menudo pero como me trataba poco con personas desde un tiempo acá ya casi se me había olvidado.
—Mmm, no me acuerdo de ti…
—Soy tu...— ¡No! ya te recuerdo…

De pronto me quedo paralizada al oír que me recordaba, me quede mirándola para esperar reacciones pero apareció más que eso. Sus expresiones hacia mí al caer en conciencia de que la nieta a la que quieren tanto volvió después de cuatro largos años de estar desaparecida e inexistente para ellos me hicieron caer más fuerte aun.
—Te tardaste Sahian…

Mi abuela no me pidió un abrazo como fue con mi abuelo, a ella es a quien más le afecto mi tonto orgullo, su mirada denotaba una pena terrible, quizás estaba viendo sus últimos minutos de lucidez y se estaban desperdiciando por mi culpa. Por el dolor que le provoque y la trae a la lucidez.

*************

—Sandra, ¿que te sucede Hija? es por Sahian no… ya veo que si es por ella. Mira no pretendo justificarla pero ella tiene asuntos a los que le huyo como castigo para mí y Helena y en los que no cedió aunque le doliera y esa categoría entran sus abuelos y le son algo intocables.

—Yo…yo lo entiendo y trato de hacerme a la idea de que hay cosas que nos superan a ambas de nuestras vidas, e incluso sabía que iba a tener que aguantar estos rechazos que me hace, lo tenía todo pensado, pero resulto ser muy difícil...

—Lo sé. Imagínate como ha sido para nosotros llevar cuatro años recibiendo un hola “Hector” en vez de hola papá, con Helena tenemos claro que fue injusto en todos sentidos con ella la situación de dejarla con mis suegros y luego volver años, muchos años más tarde por ella y darle vuelta el mundo.

—… ella es lo más atenta que hay en el mundo, pendiente de los demás de su alrededor de quienes quiere, estuvo pendiente de mi aun sabiendo que teníamos intenciones diferentes y todo, ella me es imprescindible...

—Mmm…veo que has conocido solo la parte sin problemas de Sahian, porque estoy consciente y además orgulloso de que mi hija nunca se dedicara a hacer estupideces como herirse a sí misma y esas cosas porque en verdad yo pensé que la íbamos a perder cuando Alicia murió, pero no fue así e incluso te tiene a ti, pero ella tiene las mimas reacciones demoniacas que tiene Helena jajajaj reía Hector.

—Me lo conto, a su manera pero lo hizo…

—Sandra un consejo—me dice dedicándome una sonrisa. Haz como yo, no mezcles los problemas con los sentimientos hacia ella, si te fijas en mi, si yo le diera importancia a peleas desacuerdos o cualquier otra cosa, de seguro no estaría con esa mujer que ahora nos ve desde la puerta.

—Entiendo. Gracias, ya lo había notado creo…
—Pues me alegra porque me gustas como yerna asique solo aprende a aceptar a estos locos. Me voy porque Helena no se ve muy bien. Y no te quedes fuera hasta muy tarde porque no te hará bien. Me guiña el ojo y se va.
—O…OK.

Conversando con Hector me fije de donde Sahian había sacado esa reconfortante presencia que tanto me gusta, el es calmado y sin siquiera responderle sabe lo que te pasa, nunca hace movimientos de ningún tipo mientras habla, por lo que no te intimida ni obliga a afirmarle lo que te dice, mira hacia otro lado cuando habla de quien ama “Helena” va directo al punto y cuando sabe que le atinó te mira con un aire de gracia mientras sonríe, el sabe cómo y cuándo acercarse y hablar. Sin dejar de mencionar que fijándome bien, los ojos de Sahian no son iguales a los de Helena sino que ese grisáceo precioso que tiene ella en sus ojos se lo Heredo Hector.

— ¿Qué le pasa a Sandra amor?
—Sahian pudo con ella también, creyó que iba a ser capaz de aguantar la indiferencia y la mala forma de reacción de ella pero se dio cuenta de que le afecta demasiado si de ella se trataba.
—Ya veo. ¿Y al parecer te llevas bien con ella no es así?
—Pues tu mas bien que nadie sabe que desde un tiempo todo lo que trata sobre mi hija me agrada saberlo y tratar de vivirlo con ella es algo que anhelo más aun, y la verdad es que esta chica quiere a mi hija y merece empezar a volverse parte de la familia. Hay que hacer todo lo que no alcanzamos con Alicia Helena, todo, y yo decidí empezar ahora que se estaba sintiendo una extraña.
—Te comprendo a la perfección, yo ya me entendí con ella pero no creo haber entablado una conversación como la tuya pero creo que ya será mi tiempo.
—Lo sé preciosa, ahora dime qué te pasa que me llamabas con esa mirada.
—No cambias… por eso te quiero tanto.
—No puedo cambiar lo que te hace amarme, bueno dime
—Es que… me preocupa que volvamos a retroceder con Sahian luego de que lo inevitable pase, no hemos avanzado prácticamente nada con ella pero al menos algo ha sido y después de esto y viendo sus reacciones ella no nos considera un apoyo para nada. Si parecemos ser un par de seres que no influyen ni de mísera manera en su corta vida.
—No lo veas de ese punto Helena, además me atrevo a decir que te equivocas ya que esto que le pasa ahora es normal, son sus abuelos, prácticamente mas padres que nosotros mismos y “aquí” nosotros no entramos ni por casualidad, además hay un conflicto que le involucra principalmente a ella ¿y sabes por qué?
—No, no lo sé…
—Pues porque ella misma se lo creo y ahora se debe de estar sintiendo miserable

********

—Sahian ya eres toda una mujer…increíble eres igual a tu madre. Es una lástima no haber podido ser parte de ese proceso de tu vida, quería pero no pude porque no te molestaste en hacerme parte de él, yo quería tanto sa…
—¡¡¡¡Ya basta abuela!! —Dije llorando. Ya… basta…

No podía negar lo innegable, era verdad, yo los aparte de mi vida cuatro años y siendo tonta al pensar que era una triunfadora por no extrañarlos tanto me encuentro con que prácticamente les mate a ambos. Mi abuelo no me lo quiso decir ya que el no es ni será nunca quien se encargue de hacerme entender lo que pasaron ya que ese papel era especialmente de mi abuela y lo acaba de ejecutar. No me ha gritado ni expulsado sino al contrario, su voz es la misma que hace cuatro años, esa que me envolvía cuando me contaba historias inventadas de guerras o que se yo, además su mirada nunca me dio a entender que quería me fuera de allí. Pero aun así me hizo caer en su propio dolor.

— Veo que ya lo entendiste ¿no?
—Si ya lo entendí… ¡lo entendí! ¡Lo entendí!! Y lo siento abuela, no sabes cuánto lo siento— yo seguía llorando parada al lado de la puerta porque no había sido capaz de dar un paso hacia ella y acercarme a abrazarla como tanto quería. La simple pero traicionera consciencia no me dejaba ni mirarla a los ojos, por lo que aun no me daba ni tiempo de reconocer su acabo después de cuatro largos años.

—Ya no llores que me partes el corazón y me traes a la memoria lo sucedido cuatro años atrás al venirte a buscar tus padres, deja de llorar mi niña ven.
Quería pero aun me sentía culpable y el llorar ya no lo controlaba.
—Vamos ya deja ese tonto orgullo de una vez y ven aquí Sahian.

Me tire a los brazos de mi abuela y seguí llorando hasta que me gano el sueño entre tantas disculpas y pena que me ardía en el cuerpo, me sentía tan culpable y tonta por haberme alejado.
Al despertar ya casi eran las 12:00 pm. Estaba sola en la habitación, me levante y al llegar a la sala me encontré con que todos estaban reunidos ahí, mis abuelos mis padre y Sandra que me miraba con un deje de tristeza. Todos me quedaron mirando fijo con unas caras algo inexplicables creo por mi apariencia; tenía los ojos hinchados por tanto llorar estaba toda desarmada y traía encima el típico mal genio de cuando no sacas bien el sueño.

Mi abuela me miro y me dedico una tierna mirada acompañada de su sonrisa característica, en ese preciso instante pude notar que había estado largo tiempo lejos al darme cuenta de su apariencia, ya no era la misma eso era obvio pero además, solo nos recordaba a medias.

Me acerque a mi abuela por detrás y puse mis manos en sus hombros mientras le dedicaba un sonrisa a mi abuelo que nos miraba sonriendo, planee por un minuto sentarme con ellos ahí y platicar pero el sueño y cansancio aun podían conmigo asique voltee y me fui a mi habitación. Una vez ahí me senté a los pies de la cama y llego Sandra quien para entrar casi me pidió permiso. Caí en conciencia de que me había portado horrible con ella y al parecer le afecto mucho porque no me dirigió la palabra. Se dispuso a sacar una chaqueta y cuando se volvía a marchar le agarre la mano y en un acto de sumisión y con mi mirada de cachorro arrepentido me levante para acercármele y poder abrazarla.

—Ya puedo acercarme a ti por lo que veo…— me dijo mientras la abrazaba.
—Lo siento mucho, tengo que decirte que en este día fuiste de lo que menos me acorde.
—….suéltame— dijo en llanto.
—Lo siento, pero es la verdad y mejor dejarlo claro ahora.
—Creo que en ignorancia soy más feliz…
—Siento ser así de directa y torpe pero aun no te explico el por qué de lo que te acabo de decir.
—No es necesario, me lo imagino, es algo así como “no me acorde porque me siento tan “segura” de lo nuestro que no hiciste conflicto en esta situación” o tal vez “es que es tanto lo que te amo que no me fuiste necesaria un rato” ¿me acerque algo?
—Pues la verdad es que si, pero de mi parte suena creíble.
— ¡Me importa un bledo esa credibilidad tuya! eres tan...tan inesperada, yo sabía que pasarías una situación difícil asique me mentalice para soportar tus estados de ánimos de la mejor forma y no serte un peso, pero ya veo que no lo tomas en cuenta. Sé que no dormiste nada antes de llegar aquí se que querías mas con esos roces que me dabas y también se que yo significo muy poco para ti al parecer, porq…—Te equivocas, para mí no significas poco, admito que soy una mierda, hoy me di cuenta de eso de la peor de las maneras y me sentía enojada con migo misma por dejar que me pasara eso, se que te acabo de decir muy duro y estúpido el que no pensé en ti hoy, no lo hice porque contigo no me siento como una tonta estúpida, tus me haces diferente me cambias, te amo y por eso y aunque ya me lo hallas remedado por tu enojo fue por lo que no pensé en ti.
—Te entiendo ya no son necesarias las disculpas ni las palabras bonitas, ahora ¿me sueltas la mano para poder irme con tus padres y tus abuelos que están en la sala?
—Nop
— ¿Qué?
—Lo que oíste, nop
—Pero por qué, ya dej… … —Ahora puedes ir—reí.
—¡¡No tenias derecho a besarme!! Y menos en esta situación.
—Pero ¿por qué? Yo no te forcé a que me respondieras el beso ¿o sí? No te obligue a que me mordieras y tampoco a que dejaras pasar mi lengua.
—Siempre desde que te empecé a conocer que haces lo que te viene en gana ¿por qué? Acaso tengo escrito en la cara “ser sin personalidad y decisión propia” me decepcionas.
—No, no tienes escrito eso ni nada en tu frente y siento el haberte besado así de improviso bueno, pero es que te ves tierna enfadada y como esta es la posible y potencial única vez que lleguemos a este grado de enfado pues quise aprovecharme un poco demasiado.
— ¡Mas encima lo reconoces así tan fresca!! Me enloqueces, mejor me voy con tus padres adiós.
—Adiós preciosa—. Creo que ¿me pase?

Luego de la primera discusión de pareja me acosté a dormir, cansada y dispuesta a arreglar la discusión con Sandra pero primero había que dejar se enfriaran mis palabras en ella.

—Hija ya despierta, Sahian despierta me decía Héctor.
—Ya...ya... si ya desperté
—Hay alguien que ha venido a verte al saber que volviste.

— ¿Eh? ¿Quién?
—Yo mensa, ¡¡¡¿como estas?!!!! — Se lanzo a la cama sobre mí.
—¡¡¡Is…a!!! Perdí el aire al tenerla encima.
—Héctor, ya pudo despertar a sah… ¿pero qué?
—Sa…saandra ella es—aun me faltaba el aire. Antes de terminar mi oración Sandra se fue indignada de ahí.
— ¿Quién es ella Sahian?
—Héctor ¿podrías dejarnos un momento por favor?
—Claro pero vamos a desayunar asique apresúrense.
—Ambas ¡Ok!
—Y, quien es ella entonces.
—Pues ella se llama Sandra y es mi novia Isabel.
— ¿q...qué? tu novia, pero y eso como ¿por qué? —Se levanto rápido de mi lado. No entiendo me dijo mirándome a los ojos.
—Pero porque es tan difícil de entender, es simple, es mi novia porque la amo y ya está.
—o...OK, bueno tendré que presentarme — (*me gano*) — vamos a desayunar.
—OK, me ducho y voy. Espérame — (*qué raro*)

Isabel: La conozco desde siempre, niña de mi edad pelo castaño y liso, siempre corto hasta mas menos los hombros, era así como el estilo de bacinica voladora, siempre la molestaba por eso. Ojos marrón claro, algo salvaje en cuanto a su diversión todo porque yo era más de un solo lugar y pacifica, pero siempre terminaba haciendo cosas que no quería porque me refregaba en la cara que era débil; arriba de un árbol, golpeando animales y huyendo para que no nos picotearan en el caso de los gansos y que no nos cornearan en el caso de los cabritos. Sin dejar de mencionar las avispas, desde que éramos pequeñas la sentí como la hermana que nunca tuve, ella no tenia padres porque se vieron envueltos en un accidente, después de que ella nació y yo tampoco asique esa fue la razón de que nos volviéramos tan unidas. Al separarnos hace cuatro años ella se encontraba en un campamento que fue al único que yo no me uní con ella porque a pesar de que me “entreno” todo el año no logre quedar. No supo nada de lo mío hasta los dos meses después que regreso y recibí su primera y última carta en la que me decía “si no regresas ahora mismo, ni te molestes en llamar” aunque admitió en partes de la carta que me extrañaba nunca se dejaba ver débil, ella era mi ejemplo a seguir, siempre traté de estar a su altura pero no pude. Ahora después de cuatro años su pelo no ha cambiado en nada sigue siendo tan liso como antes, su corte ya no es de bacinica voladora, aun el cabello le llega a los hombros pero de una manera diferente con unos mechones más largos por debajo y más cortos en las capas superiores, un flequillo de lado que la hacía ver de acuerdo a la juventud de estos tiempos y debo admitir que se ve muy linda así. Lo salvaje creo que aun lo tiene ya que se lanzo de una manera un tanto aplastante sobre mí, pero se lo perdono todo porque ella debe de estar dolida porque le hice tanto caso como para no llamar en cuatro años, y espero en cualquier momento me lo suelte.

Me duche vestí y al dirigirnos al comedor me encontré con que estaban todos, menos una, Sandra. Helena no me despego la vista y con eso comprendí que Sandra se encontraba afuera y por la mano en la frente de Hector que estaba enfadada. Ambos eran mis cómplices mudos en cuanto a Sandra; más tarde se los agradeceré como corresponde. Mire a Isabel ya instalada en la mesa por lo que podía salirme sin que intentara detenerme.
—Espera Sahian, donde vas, me grito desde su asiento.

—Voy por Sandra y regreso.
—Déjala que venga sola, no se perderá.
—Sé que no se perderá pero quizás yo si lo haga si continuo dándole estas malas impresiones de mi.
—Héctor y Helena —¡¡¡ muy cierto!!!
—Que ¿ustedes saben lo de Sahian y esa chica Sandra?
—Por supuesto, si se trata de mi hija y mi yerna, como no lo iba a saber—dijo Héctor sonriente mordiendo su tostada.
—Es obvio que debemos saberlo, es nuestra hija y su novia de quien se trata y no cualquier persona Isa.
—...(* parece tan fácil*) ya veo, siento haber ofendido a su yerna…

Me acerque a Isabel y le dije bajito que hablaríamos más tarde, ella no rebatía nada de lo que pasaba si Hector y Helena se inmiscuían y era obvio porque no los conocía nada y les tenía un poco de resentimiento asíque me aproveche de ello.

Salí en busca de Sandra y no se veía a donde pudo haber ido, mire por los establos y nada, fui a los corrales a lo que quedaba de sembradío y ahí se nos acababa el terreno y no la encontraba. Tras la casa estaba el árbol más grande de todo el terreno y se me ocurrió ir a ver que tanto había cambiado en este tiempo, ese árbol era el que me hacía tratar de escalar Isabel y como sabía que no podía, cuando me pegaba o me quitaba algo se trepaba y se quedaba arriba como un mono durante horas. Me puse a mirar las partes del árbol donde solía esconder mis dulces de Isabel, las raíces formaban pequeñas cuevas y yo al ser más pequeña en porte que Isabel cabía perfecta. Recuerdo que en las ramas gruesas Isabel se colgaba y saltaba de una a otra hasta que paso directo al suelo y de ahí en adelante se limito solo sentarse y mirarme.
—Valla que recuerdos, y pensar que los tire todos al olvido al no seguir el contacto.

No encontraba a Sandra asique iba a estar pendiente dentro de la casa cuando apareciera para hablar, pero antes me detuve y mirando el árbol me pregunte si ¿podría treparlo ahora? quizás pueda no es así, empecé a mirar por donde subir y cuando ya tenía una idea corrí me sujete de una rama y llegue al centro del árbol desde donde se esparcían todos sus largos brazos, al dar la vuelta al gran tronco encontré a Sandra refugiada en el, tenía su espalda apoyada en aquel gran tronco mirando no se que, despreocupadamente y con algo de rabia además de un ándate a la mierda en la cara, se limpiaba sangre que creo le había salido de la nariz con la manga de su polerón. No me había visto si quiera asique me acerque con una de mis manos apoyada en el tronco del árbol y me incline a su lado, ella seguía mirando hacia otro lado así que yo con mi mano libre moví su cara hacia mí y sin decir nada le quite lo que quedaba de sangre con la manga de mi poleron esta vez. Mire mi manga y volviendo a dejar salir mi mano note que ella también seguía mi mano con su mirada.

—No te preocupes amor todo va a salir bien—Le dije inclinando mi cabeza en un intento de que me mirase a mí.

Con su propia mano bajó la mía con la manga ensangrentada y escondió su rostro en el hombro del brazo que me sostenía en el tronco. Creo que la situación la supero en todos sentidos ya que hace algún tiempo que no veía sangre.
—soy una tonta, he estado tentando a mi suerte a que me de una patada y lo peor es que mi suerte es ella y le puedo estar haciendo mucho mas mal del que estoy viendo en estos momentos, y una patada seria poca en cualquiera de los casos…

—Ey, Sandra mírame.
—No…no quiero Sahian, te desconozco un poco estos días sabes, no sé si lo que vea en tus ojos me reconforte o me haga tomar la decisión de dejar de estorbarte de una vez. Aunque vaya contra lo que quiero.
—Eso no suena alentador… pero aun así quiero que me mires porque estoy segura que si me conocerás al hacerlo ahora. Vamos mírame.
— ¿Quién me asegura que sea así? Yo no quiero tener el recuerdo de una mirada que me rechaza, no quiero, no quiero…
—Soy yo quien te lo asegura, me conocerás, y en el peor de los casos si no me miras, yo estaré buscando tu mirada con la mía insistentemente y siempre. Vamos necesito comprobar como estas.
—….
—Vez que no era tan difícil.
—Eso crees… ponte en mi lugar, que pasaría se te pido me mires y temas no encontrar lo único que conoces y te asegura que significas algo para esa persona eh, ¿qué pasaría?
—… ¿tan mal te hice sentir que ni siquiera consideraste que ya me había puesto en todas la situaciones posibles…? Yo lo sé…créeme que lo sé.
—Llevamos poco tiempo y todo, y aun tengo mucho que saber acerca de ti, pero aun así, siendo una sola mirada la que no me respondiste anoche cuando te esperaba en la puerta, hizo que me sintiera perdida, tanto o igual como cuando me di cuenta que estaba sola sin padres o alguien que me conociera siquiera para decirme de donde venia y que iba a hacer ahora.
—No me digas eso…—(*LA VERDAD ES LA MAS CRUEL DE LAS REALIDADES*)—pensé.
—Tal como dijiste que no me necesitaste este último tiempo, yo digo esto que acabas de escuchar Sahian.
—…. (*RESULTA QUE MIS CRUELES REALIDADES SON MIS MISMAS VERDADES TAMBIEN*)— Lo acepto —dije sentándome junto a Sandra—ya entendí—apoye mi cabeza en mis rodillas y me escondí entre mis brazos acurrucada al árbol. Ya entendí.
—No te tortures Sahian solo te lo dije para no sentir que te engañaba si me guardaba estos sentimientos. Lo que siento en estos momentos por ti es lo mismo que aquella noche que te despediste de mí en la fiesta de Lisette.
—Mmm que reconfortante…
Era gracioso que después de que la hice sentir mal, del solo hecho de verme decaer se olvidaba todo y trataba de reconfortarme. Creo que tendré que omitir algunas cosas o pensarlo mejor al hablar para no herirla ya que ella siempre busca que yo este bien y lo logra.
—Vamos no te pongas triste amor.
—Que haría sin ti…—susurre al viento.
—¿Eh?

Me puse frente a ella, y entre sus piernas me apoye en aquel gran tronco para susurrarle lo que no había alcanzado a oír y besarla— ¿Qué haría sin ti mi amor? — su boca estaba fría, era un intercambio de papeles ya que ella se encargaba de entibiarme desde lo más profundo de mi ser, era uno de esos besos lentos, típicos de un reconcilio, dignos de recordar y de seguirlos hasta que se vuelven rápidos, sugerentes, voraces y finalmente excitantes porque solo te provocan separarte por falta de ese molesto pero esencial oxigeno.
—Creo...creo que cambiamos papeles –ríe- ¿lo notaste?
—Es imposible no hacerlo…—dije volviéndola a besar. Imposible.
—Bueno dejemos nuestros problemas en este árbol. ¿Te parece si vamos a desayunar? muero de hambre y ya tarde demasiado en encontrarte.
—Si...pero antes de eso—me besa ella esta vez. ¿Quien es la chica que estaba sobre ti en la cama?
—Ha, ella es Isabel, mi hermana, Isabel Alejandra Betancourt Rodriguez.
— ¿Tu Hermana? Pero si no tiene el mismo apellido tus eres Alessandri no.
—Pues si –reí- ambas nos conocemos de pequeñas, a pesar de que no nos llevamos al comienzo de conocernos al saber que ambas no teníamos padres congeniamos y como el único pariente que tenia trabajaba para mis abuelos y falleció se volvió parte de la familia, por ende mi hermana.
—De ella sí que no me hablaste Sahian, ¿por qué?

Es algo infantil pero como ella no estaba cuando me llevaron porque andaba en un campamento, dos meses después cuando llego de él me mando la primera y única carta donde me decía que si no volvía que no me molestara en llamar ni nada por el estilo y eso incluía que no la hablara de acuerdo a sus términos agresivos de expresión.

— ¿Enserio es así?
—Sep.
— ¿Entonces es más agresiva que tú?
—!!Oye no lo digas así como si lo mío fuera el tope máximo de agresividad eh!
Pero si, aunque eso es solo porque yo lo decidí al momento que me separaron de mis abuelos y ella. Ya que aunque no lo creas ella era mi ángel guardián, si me pasaba algo ella estaba ahí, yo quería hacer todo lo que ella, de hecho me provoco varias veces para hacer cosas a las que temía demasiado. Aunque tuviéramos la misma edad yo me sentía pequeña a su lado y simplemente me conformaba con poder estar cerca para aprender de ella.

—Ya veo.
— Aunque sabes, siempre me molestaron con que yo era la inferior entre las dos, ella tenía todas la cualidades y todos lo sabían, yo más que nadie por supuesto, pero no contaban con que la que vivía con ella era yo, la que la veía llorar era yo, en quien se apoyaba ella era yo y siempre se encargaba de aclararme que ella era mía y yo suya hasta el final de los finales. Fuera de todo juego o infantilerias para mi ella era lo máximo y yo para ella indispensable.
—Pero aun no entiendo como queriendo tanto, fuiste capaz de cortar todo contacto y ella aguantárselo.
—No fue fácil y tu viste lo mal que me puse al darme cuenta de que fue un error. Ahora solo espero sus reproches para poder seguir en paz contigo. Pero esta vez no tendré esas reacciones lo prometo.

—Eso espero, porque no te vuelvo a besar si me haces sentir tan miserable otra vez…
—No me quiero arriesgar a eso—dije abrazándola. Bien vamos a comer algo.
—Por fin bajan.
—Isa, ¿me puedes ayudar con Sandra?
—Pe…prr, está bien.
— ¡Gracias hermanita!
—…OK...
—Yo me adelanto—dijo Sandra. Las espero dentro.
—No amor espérame.
—… (Cuanto has cambiado Sahian)
—Sabes amor—decía bajito Sandra. Yo creo que mejor hablas con tu hermana, basta con mirar su rostro para saber que escucho lo que me dijiste de ella.
— (creo que le atino) Mmm….Isa…
—No me mires así rabanito, que no necesito tu comprensión, ni la de nadie asique vete a comer de una vez.
— (¿*Rabanito, a Sahian le decían rabanito*?)

—¡¡¡Prometiste que nunca revelarías eso!!!
—Pues ya ves.
—Jksssskk—Sandra se aguantaba la risa disimuladamente mientras caminaba a la cocina. Jksssskk!!
— ¿Quieres que hablemos?
— ¿Por fin me dedicaras algo de tiempo? Que milagro, después de cuatro años vuelvo a tener el privilegio…
—No lo digas así, te haces la víctima, no todo fue mi culpa hazte cargo de tus letras también.
—Sabes que nunca fui buena escribiendo…
—Entonces….
—Si, no quise decir eso la verdad, bueno si, pero me falto ponerle lo hilarante de mi sentido del humor y… ¡bueno que mierda! —se tragaba su orgullo. Me hiciste tanta falta estos cuatro años Sahian…
— ¿Eso que acaba de salir de tu boca fueron sentimientos? Increíble lo que hace el tiempo.
—No te hagas la chistosa, porque el que te los comunique no quiere decir que no tenga resentido el corazón por tu causa, tú “mí hermana” eres prácticamente raptada por un par de individuos que ambas desconocíamos, “yo” la tonta orgullosa provoca que perdamos el contacto y por vergüenza no se atreve a aparecerse y tratar de comunicarse contigo, “tú” ni te molestaste en saber de mi, mientras “yo” simplemente me perdí sin ti…
—Isa…
—Como lo oyes, me perdí, y no pude con todo lo que provoco tu partida, fue como un desastre en cadena, primero los trabajadores, luego los animales y el campo y ya después los abuelos. Hubieras visto a la abuela Sahian era irreconocible si no estabas. Fue detestable, yo me tuve que buscar alojamiento en casa de una amiga que creo fue a la que encontré más sincera y eso es decir mucho sabes a lo que me refiero. Vine todos los días a ver cómo estaban a traerles comida y dinero ya que trabajo medio tiempo y sinceramente ya no podía más, pero si al menos hubieras estado tu me hubiera sido más sencillo sostenerme en pie pero caí tantas veces y aun me veo en el suelo porque nadie logra levantarme, eres irremplazable rabanito…
—…(*he hecho mucho daño*) —Isabel, vente conmigo a Santiago.
—Sabes que no puedo, tú te irás y los abuelos, nuestro terreno y todos los recuerdos están aquí y no los puedo dejar.
—Tontita, no dejaras nada ni a nadie, el terreno es de ambas y lo volveremos a convertir en lo que era, a los abuelos siendo sincera no les queda mucho y aunque no quiero que sea así tarde o temprano ya no estarán y te irás conmigo de todas formas, porque te voy a arrastrar si hace falta.
Ya no habrá más separaciones Isa, hasta el final de los finales recuerdas.
—Lo recuerdo, lo recuerdo…
—Te acompañare a buscar las cosas donde esa amiga tuya que te está aguantando y no digas nada, porque se hará.
—Como has cambiado, se nota que tampoco te ha tocado fácil.
—Yo solo fui malcriada todo este tiempo, difícil fue estar lejos de ti.
—Sonrojo— ee...eemm entiendo.
—Veo que—me acerque. Aun te pongo —junte mi frente con la de ella pasando mis brazos sobre sus hombros. Nerviosa Hermanita.
—Eee...mmmm (* ya te extrañaba demasiado*)
—Te quiero mucho Isabel…perdóname por no estar cuando me necesitaste.
—Dame tiempo…y yo también te quiero mucho Sahian.

Entramos a desayunar y ya todos se habían levantado de la mesa, por lo que Sandra preparo mesa para tres ya que le comentaron que Isabel salió tras de mi par ayudarme a buscarla a ella y no regreso. El tiempo pasó y se notaba que faltaba que ambas chicas se conocieran ya que era todo muy respetuoso y no me entretenía, aunque no me preocupaba porque pronto iban a tener bastante tiempo para conocerse.

Más tarde Helena se llevo sospechosamente a Sandra a dar una vuelta junto con Hector mientras con Isabel nos dirigíamos a su hogar momentáneo al que pensaba pedir me acompañara Sandra pero al irse no se pudo. Al llegar, Isabel entro en un estado de mutismo y no comprendí el porque hasta que vi a la supuesta “amiga” entrar a escena.

— ¡Isa llegaste!! —La beso en la boca. Demoraste poco.
—En eso aparece un chico.

—Hola isa—le dice haciéndole una veña con la mano.
La chica se hace al lado del chico y le toma la mano mientras preguntando — ¿quién es ella isa?
El chico antes de oír respuesta beso a la chica que le tenia de la mano—adiós mi amor vuelvo a la tarde. Y se marcho.

—Chao amor—le respondió la muy descarada.
El chico salió y ella se dirigió a Isabel con tono de orden.
— ¡Me dirás quien es ella!
—Ah pues ella es…
—*Ya entendí todo * soy Sahian Alessandri y para el futuro si quieres saber de alguien pregunta directamente ya que tienes las agallas necesarias al parecer.
— ¿Y tú de donde Saliste? no me digas que eres una de esas que cree haber conseguido atención de Isabel.
—Oye Amber ya para ella es…
— ¡Ja! Fíjate que creo que esas eres tú, porque la mensa que tú ves aquí es mía hace 18 años, asique ahora vete con cuidado rastrera.
—*¿Mensa?* esto…
— ¿Así que tuya? Jajajaja ¡¿donde estuviste anoche entonces?!! Jajajajja ¿donde estuviste cuatro años que no te vi en la cama con ella?
—¡¡¡Oye ya para!!! —dijo Isabel.
—*en que caíste Isabel*— No me provoques enana —*ya me enoje quien es cree*
—A quien le dices enana, ya verás tu pe…
—Ni se te ocurra tocarla Amber o te ira mal

—No me hables así recuerda que tú me debes por todos estos años que te he tenido en mi departamento, recuérdalo me deb…
—Ella ya no te debe nada enana imbécil—la empuje. Hazte un lado y deja a mi hermana en paz o veras como te quedo debiendo golpes.
—*Sahian…*
— ¡Tú Hermana! ¡Ahhhh lárgate!!
—Lo haremos porque ella se va conmigo, vamos por tu ropa Isabel.
—Me las vas a pagar Isabel…
Isabel y yo nos miramos y —jajajajajajaj que graciosa eres dijimos a la par. Me recordó los viejos tiempos.

Al subir las escaleras, la enana desgraciado se nos lanzo por la espalda rasguñando en la barbilla a Isabel y a mí sus garras en el cuello, Isabel le tomo las manos y sin un gramo de agresividad le dio las gracias por haberla soportado cuatro largos años y subimos a su habitación, que por lo demás era un desastre, empaco lo que más pudo y subimos al auto para jamás volver.

—Que “amigas” las tuyas no, me arde el cuello, Sandra me va a regañar.
—Hayy, la van a regañar— me dijo en tono de burla. Lo siento pero era la que menos sexo me pedía en una semana—juntaba ambos dedos índices con cara de sumisión. Yo no tenía otra opción.
—Entonces lo hiciste con ella…lo lamento mucho.
—La verdad solo se lo hice a ella porque si hablamos de satisfacción mutua y esas cosas, yo nunca deje que me tocara un pelo. Ya era bastante difícil hacerle el amor a alguien a quien no quería para más encima perder mi propia virginidad y dignidad fingiendo.
—Ya veo… y ¿cuál fue el trato?
—El trato fue una relación a escondidas ya que tu viste a su novio, que para mas remate no podía ser mejor chico, eso le molesto a mi conciencia la cual me hizo meterme en algunos problemas en bares de la capital vecina en la que varias veces desperté donde no debía, pero pasando por ello Amber me dejaba quedarme cuanto quisiera.
—Sé que no tengo moral para preguntar esto pero lo hare de todas formas ¿por qué no me buscaste?
—Por qué pensé que eras feliz dónde estabas y esa era la razón por la que nos olvidaste…
—Mierda ¡¡¡que acaso no me conocías bien!!!
—Ya no te alteres que vas conduciendo y no quiero morir después de volverte a encontrar.
—Tienes razón, lo siento, lo siento.
—Oye, y sabes que mas
— ¿Qué cosa?

Ni los abuelos ni yo sabíamos su dirección, a la abuela no le pregunte, pero con el abuelo nos planteamos muchas veces el viajar a Santiago para verte, eso era lo único que nos detuvo al principio. Después creyendo que llamarías o responderías sus cartas con la respuesta al pasar el tiempo y no ser así, simplemente nos quitamos la idea de la cabeza.
—….
—Ya no te deprimas que ya está todo entendido comprendido y…
—olvidado—Ambas.
—Así es —ríe Isabel.

Al entrar toda la familia estaba dentro conversando, al oírnos llegar muertas de la risa nos mandaron a llamar. Al dirigirnos a la sala Sandra se levanta para saludarme.

—Amor que tal les… ¡¡ Qué te paso en el cuello!!! ¡Estas sangrando!
—¡¡¡Isabel!!! ¡¡¡Por qué no me dijiste que me estaba saliendo sangre!!!
—¡Jajaja! pensé que te reías conmigo porque te habías dado cuenta mensa ¡jajajaja!
—¡¡Explícame Sahian!!

—Que juventud mas gritona dios mío…—
—Pienso lo mismo que tu madre, muy gritona. Bueno niñita cuenta quien te hizo eso.
— ¡Ah! Bueno… fue, fue… ¡fue Isabel!
—Si fue isabe... ¿Qué? cómo que fui yo—me pregunto apuntándose. Explica.
—No entiendo nada dijo Sandra ¿fue o no Isabel?
—Ya terminen con su show niñas y explíquense luego por favor.
—Si, fue Isabel, no te hagas la desentendida fue cuando se nos callo la... la maleta de arriba de tu armario y... y por tratar de agarrarla me rasguñaste el cuello.

—¿……? —*3,2 ,1...!!! A!!! Ya entendí* —a verdad, pero es que… es que fue sin intención, no me culpes.
—Me están preguntando y yo nada mas respondo Jajajajaj
—Pues se ve muy feo amor, vamos para que te cure.
—¡Ok! —* por poco*

— Menos mal entendí (*Uff estuvo cerca*)
—Oye Isabel ¿pudieron traerse todo sin problemas?
—Mmm… si señora Helena cayó todo en el auto.
—No me digas señora por favor solo Helena ¿bueno?
—Lo siento, ok.
—Te ayudo a sacar las cosas del auto hija, vamos.

—Gracias Héctor (después de todo no son nada unos monstruos como lo pensé)

Mientra tanto en la habitación me torturaban de la peor manera.
—ah... ¡¡ay!! Me duele Sandra, más despacio.
— ¿Me vas a contar ahora que te paso en el cuello?
—Somos pésimas mintiendo por lo visto Jajajaja
—¿Y bien?
—No te enfades amor, es que no podía contarlo porque metería en problemas a Isabel con mis abuelos. Lo que paso es que Isabel estaba viviendo con una de sus locas fans, desde chica que las niñas la siguen más que los chicos por su personalidad protectora y pues la tipa me armo un escándalo ya que yo le dije que ella era mía entonces la tipa me salió con cosas como, yo no te vi en la cama con nosotras creo era así no recuerdo bien, siendo que ella tenía al novio ahí mismo y acababa de marcharse, entonces le empezó a celar a Isabel y a insultarme y yo no me quede quieta y le respondí enana imbécil y algunas cosas más. Luego le Informe que no era una de la seguidoras de Isabel sino que era su hermana y que nadie se le iba a acercar porque me amenazo y por ello Isabel le advirtió que si me hacia algo la iba a pagar caro y cuando íbamos por sus cosas por la espalda me manda el arañazo en el cuello y a Isabel en la barbilla pero a mí se me nota más porque me agarro con furia, por haberle dado pelea, y…

—Creo que ya es suficiente información—me dijo riendo Sandra. Ya entendí el punto.
— ¿Oye por qué te ríes malvada? Le pregunte riendo también.
—Es que me cuentas esto y de verdad hasta te emocionas diciendo que le respondiste enana imbécil y cosas así y se te siente tan liberada y además que te ves tiernísima así –me beso y siguió curándome. Me gustas mucho mas así.
—Ya estoy liberada ¡¡ayayay!! Ya es suficiente de eso déjame, déjame por favor.
—OK, ya termine de todos modos.
— ¿Sí? Porque yo no he terminado contigo aun.
—Mmm, por qué creo que me gusta lo que acabo de oír…
—No sé, ¿descubrámoslo?

Hace bastante que no nos acostábamos juntas y pasábamos el rato buscándonos con caricias pequeños roces u sonidos, besándonos como si se nos fuera a acabar el mundo, ya que nos gustaba exagerar las cosas para hacerlo interesante. Ya cuando íbamos agarrando impulso llega Isabel y Hector.

—Rabanitos voy a dejar mis cosas a…qui…
—¡¡Que!! ¡¡Que!!... —caí al suelo. Arrr…no saben tocar la puerta dije enojada sentándome. Que fastidio.
—Jujuy Jajajajaj creo que aquí no se estaban curando, estaban haciéndose chequeos generales de la garganta y otras cosas—rió Héctor.
—Que gracioso no—lo mire enfadada.
—Creo que mejor me voy Jajajaja.
—…. Espero no tener que bancarme estas escenas mientras estés aquí. Que se diviertan.
—Qué vergüenza Sahian…
—Que molesto, no vergüenza. Voy a dar un paseo me acompañas.
—Estoy algo cansada me quedare descasando bueno.
—— (*¿Estarás bien?*) —...OK

Tendré que pedirle me cuente ya ese secreto y espero no sea muy tarde ya...
— ¿Dónde vas Sahian?
— ¿A dar un paseo, me acompañas?
—¡¡Síiii!!
—Isabel… ¿puedo contarte algo?
— ¿Qué te pasa mujer, tan grave es que pones esa cara de funeral?
—Vamos al árbol…
—Y, ¿qué es lo que me quieres contar?
—Es sobre Sandra…
— ¿dime?
—La historia es larga pero iré al grano.
—OK, cuéntame, me estas preocupando.
—Pues… ella está enferma Isabel, va a morir…
— (Que hago o digo ahora)…
—Yo también quede como tu cuando lo supe, que hago o digo yo ahora pensaba ¡que!
—Lo siento, pero estas cosas no son comunes de conversar, ¿y que tiene?
—Leucemia…
— ¿Pero eso no se soluciona con el trasplante de médula de un pariente directo?
—Ella no tiene ningún pariente Isabel…y no encontró una hermana como tú o yo para hacerse compañía.
—… lo siento mucho Rabanito—me senté a su lado para abrazarla.
—Sabes, ella ignora que yo sé esto, porque como te dije la historia de cómo nos conocimos es larga, no sabe y cree que así me hace un bien a mi…es una tonta

Veía a Sahian como de a poco comenzaba a llorar, debía sentirse impotente por no poder hacer nada eso era obvio, lo que más recuerdo de ella era la perseverancia por lograr lo que le daba miedo, incluso lo que odiaba, y ahora lloraba sin poder hacer nada por la persona que amaba y según lo que les oí hablar a Hector y Helena no era la primera vez.
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   3/6/2010, 16:27

espero que estas imagenes te digan lo que siento por leer tu hermosa historia no puedo contener mis lagrimas sahian es mas sensible de lo que pensaba al principio aaaaaaaaaaaaaaa esta bueno aplausos te adoro no sabes cuanto hermoso realmente hermoso gracias por la conti
Volver arriba Ir abajo
alexandra
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : santiago
Cantidad de envíos : 234
Fecha de inscripción : 25/03/2010

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   3/6/2010, 17:45

Dayana Hernandez Garcia escribió:
espero que estas imagenes te digan lo que siento por leer tu hermosa historia no puedo contener mis lagrimas sahian es mas sensible de lo que pensaba al principio aaaaaaaaaaaaaaa esta bueno aplausos te adoro no sabes cuanto hermoso realmente hermoso gracias por la conti











jeje me alagas con esos emoticones ya que me imagino como debe de ser en parte.

yo quisas describi que sahian era mas menos pesada pero despues le di a entender que era porq la separaron asiq quias sea algo sentimental. pero solo algunas veces, porq las demas que sigan y puedan causarle pena o alguna otra emocicion, probablemente se lo guarde y le cause problemas graves, todo puede pasar muajajajaja| XD
muchas gracias por los comentarios Dayana y cuidate mucho que yo seguire publicando para que te entretengas .
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   3/6/2010, 18:36

gracias por la conti.. de verdad que tu historia me encata muuucho XD.. sigue asi
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   4/6/2010, 10:09

Ay! las ampayaron!! n el chequeo jeje!!!
kelo conti conti11!!!!
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   4/6/2010, 22:13

Muchisimas gracias por la continuacion!!
Estuvo buenisima!!!
Ya quiero la continuacion!!! XDDDD
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: No siempre fue mentira...   

Volver arriba Ir abajo
 
No siempre fue mentira...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 10.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
 Temas similares
-
» Enorme mentira de Moratinos
» Presentación del libro La Mentira y sus Mochilas de Miguel A. PIzzio.
» El capitalismo siempre ha existido, un "mall" de 3500 annos!
» aquí todo es un cuento y mentira, las cooperativas están llenas de medallas y galardones, fotos del líder etc., menos de productos. ...
» Hasta siempre

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: 18+-
Cambiar a: