Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
1 ChIk WaP@
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : México D.F.
Cantidad de envíos : 51
Fecha de inscripción : 08/04/2009

MensajeTema: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   11/3/2010, 22:04

hola de nuevo chikas!...pues de nuevo Wap@ trae un fic que es sumamente suculento!...mas que la cerveza, mas que el chocolate, .... vaa!!!... de nuevo espero que les agrade, escrito por LENA + JULIA... disfrutenlo---


LA HIJA DEL ZAR..

-1750 Año en que el imperio ruso esta en su máximo resplandor, la dinastía Romanov comanda el trono, hace algunos meses la zarina Isabel falleció por vejez, dejando el imperio en manos de su sobrino Serguey katin Romanov quien junto a su esposa Inessa katina de Romanov, la joven pareja toma el trono de el imperio ruso que en esta época es basto en extensión y riqueza cultural. Después de que los jóvenes duques pasan a ser el zar y la zarina, la joven emperatriz queda embarazada a los pocos meses, el zar estaba feliz y dichosos el heredero al trono nacería pronto dejando en manos amigas el trono sin perder el linaje ni el apellido Romanov.
El pueblo estaba regocijado por la noticia amaban a sus soberanos, el tiempo paso magnificente la emperatriz entraba en labor de parto, varias parteras ,nodrizas y cardenales de la iglesia ortodoxa eran llevadas al palacio de invierno en moscu residencia permanente de los soberanos, en algún rincón del palacio el zar bebe gustoso ,esta nervioso y preocupada por su reina, en la habitación lúgubre de la emperatriz varios médicos la examinaba a pesar de que la medicina de la época era algo rezagada la ayuda era agradecida por la zarina que estaba fatigada por las contracciones, 2 horas duro la ardua labor de todos dentro de los aposentos reales, el zar impaciente caminaba de un lado a otro fuera de la habitación, en segundos escucho el llanto de un bebe y sin pensarlo dos veces el zar entro abriendo las grandes puertas de la habitación miro fijamente el panorama, una partera tenia en brazos un pequeño bulto cubierto por telas de ceda, el zar se acerco a su esposa reclinándose sobre la cama en donde su esposa yacía exhausta.

Sergey: amor mío.. Estas bien?
Inessa: (cansada) estoy feliz mi rey ,e dado a luz a tu heredera.
Sergey: heredera? Es una niña?
Inessa: si amor, te decepciona que tu primogénito no sea un varón. (Desilusionada)
Sergey: en lo absoluto amor ..estoy feliz … la dinastía Romanov no necesita de un varón, el claro ejemplo es mi tía que descansa en la eternidad Isabel..así como la zarina ANA o CATHALINA, se que mi hija será una magnánima emperatriz cuando se llegue la ocasión de que ella tome el trono.
Inessa: jajaja
Sergey: por que te ríes mujer que es tan gracioso?
Inessa: nada mi rey simplemente que apenas ha nacido nuestra bella hija y ya la puedes dimensionar en le trono y con corona.
Sergey: lose .pero también se q ella traerá alegría al reino.


-la partera se acercaba a los reyes y acercándole el pequeño ser que llevaba en brazos sergey lo tomo con delicadeza, observo detenidamente a su heredera . las cualidades físicas de la princesa eran espectaculares le hermosura rusa se manifestaban en cada facción de su rostro, de tez tan blanca como la nieve que caen en Rusia así como el cabello rojizo, fuego ardiente del corazón de los soberanos , ojos verde grisáceos y pecas por doquier es lo que conforma el bellísimo rostro de la princesa.

Sergey: es hermosa mi amor, tan bella como la reyna.
Inessa: llevara por nombre lena!!!
Sergey: (sonriendo) LENA KATINA ROMANOV

-el pueblo esperaba impaciente que los mensajeros del reino llegaran con la noticia del heredero al trono de Rusia, las personas se aglomeraban en las plazas del país, los mensajeros tarde pero con paciencia llegaron a cada rincón de Rusia pegando los pergamino de avisos en diferentes partes.
El pueblo feliz Leia.
“el trono moscovita arde de felicidad en cada corazon de la monarquia, el zar segey katin y la zarina inessa katina nos han heredado a la zarevna (princesa) LENA KATINA, esperando que en cada moscovita nazca el amor asía su princesa la familia Romanov bendecía por el cardenal Ivan Trosky y la sagrada iglesia ortodoxa comunica al reino.”

-mientras que en el palacio de invierno la realeza no cabía de alegría, un año paso desde este glorioso suceso la joven princesa cumplía un año, mientras que en algún rincón rural de la antigua Rusia una joven y pobre familia intentaba subsistir con lo poco que el hombre de la casa ganaba cosechando en su granja, el matrimonio volkov esperaba a su heredero a pesar de no ser tan educados ni nacer en una familia real el padre oleg estaba feliz, su esposa estaba a punto de dar a luz, sin mas ayuda que el padre de la mujer Larissa intentaban traer al mundo al pequeño ser que luchaba furioso por salir de su lugar neonatal, su padre Igor y oleg pudieron ayudar a la mujer que luchaba por sobrevivir en pocos minutos un bebe de tez blanca salio de su cuerpo, Igor lo tomo rápidamente y tapándola con sabanas y mantas cualquiera la cubrió del frío.

Igor: es una niña. Una hermosa niña Larissa.
Larissa: papa me dejas verla por favor.
Igor: claro hija.

Igor le acerco el pequeño cuerpo de la niña, Larissa la observo tiernamente ,el pequeño bebe abrió sus ojos dejando ver unos carismáticos ojos azules océano, la madre sonrío al ver este educado gesto por parte de su hija.

Larissa: te llamaras yulia, yulia volkova.
Oleg: no solo eso será la intrépida yulia volkova. (Sonriendo)
Igor: hija te sientes bien.
Larissa: creo q no padre.
Oleg: amor que te pasa?

-impotente oleg abrazaba a su mujer la vida de el amor de su vida se iba como agua entre sus dedos.

Oleg: Igor que asemos
Igor: tomare la carreta iré por el medico del pueblo.
Oleg: deprisa por favor.

-cuando Igor tomaba una vela para alumbrase lo mas que pudo para salir, larissa perdía toda fuerza, muriendo en los brazos de su amado.

Oleg: (llorando) es muy tarde viejo.
Igor: (acercándose) que la santísima trinidad vele tu partida hija.


-oleg devastado tomo a su mujer, e intentando absurdamente salvarla se aferraba mas a ella.

Igor: se ha ido.
Oleg: que voy a ser Igor, ella a partido y ahora con yulia como la cuidare.
Igor: tranquilo ambos la cuidaremos ya veras que todo saldrá bien, ahora debemos preocuparnos por darle un sagrado entierro al cuerpo de mi hija.
Oleg: eres tan frío hombre, parece que esto no te doliera.
Igor: me mata el alma, me siento devastado, pero tenemos que ser fuertes.

-el proceso fúnebre se llevo acabo de forma tan humilde posible pero con su grado de importancia. Durante unos pocos meses oleg ya no veía sentido a su vida , y una tarde lluviosa y nevada tomo la pluma y el tintero escribiendo una nota para su suegro la pequeña yulia era cargada por su abuelo Igor, mientras oleg se dirigía al granero, tomo una soga apretó la cuerda la lanzo por enzima de las vigas y rodeando su cuello con la mima apretó el papel que tenia en la mano y se arrojo al vacío , cediendo a la soja a ahogarlo y quitándole la vida rápidamente. Pasaron 3 horas desde que Igor no veia a su yerno por lo que yulia se había quedado dormida aprovecho y la dejo en la modesta cama y se encamino a buscar a oleg, grito por la pequeña granja el nombre de su yerno pero no había respuesta alguna, se acerco al granero y al abrir la puerta , de forma brusca se horrorizo al ver el cuerpo colgante de su yerno. El viejo Igor corrió para desatarlo pero ya era muy tarde oleg había perdido la vida instantes atrás, Igor confundido y ofuscado observo la nota que estaba bajo los pies del cuerpo colgante , se agacho entre la paja ,tomando el áspero papel leyó.

“Igor, no soy tan valiente ni fuerte como tu, no resisto un minuto mas de mi miserable vida sin tu hija ,ella fue la luz de mi existir y sin ella solo hay oscuridad, perdóname.. no puedo seguir mas de esta forma el alma aprieta mi mayugado corazón, y sufriré aun mas puesto que no puedo cuidar a yulia. Por favor te agradeceré que la cuidas se que contigo tendrá una vida honorable, de respeto y le enseñaras lo mas básico de la vida, cuida de ella, espero la iglesia me perdone mi pecado. Adiós viejo amigo”

-la vida de la pequeña yulia se asía cada vez mas enigmática, sus padres la habían abandonado en un mundo difícil, su abuelo se encargaría de su cuidado, el viejo Igor tenia temores pero al ver el rostro tan inocente de su nieta se inspiraba fuerzas. Mientras que la vida continuaba para los fascinantes emperadores llenos de lujos y una vida fácil, la joven princesa que al paso del tiempo cumplió 16 años , era instruida en las artes, cabalgaba como toda una señorita por los jardines del palacio de invierno y de verano, aprendía a tocar los instrumentos de la época, comenzaba a aprender otros idiomas y era instruida en la fina y honorable etiqueta real, sin duda era todo una erudita lista para ser la próxima zarina de Rusia y tener nupcias con algún príncipe de algún otro reino europeo. La princesa lena cabalgaba cada tarde por el palacio, su consejeros y circulo de lacayos así como sus pajes y damas la acompañaban a todos lados (nota: antes en la monarquía europea se acostumbraba a que los reyes, reinas y princesas tenían un sequito de damas y pajes que la acompañaban en su vida diaria, estos sujetos se encaraban de la ayuda a la princesa o reina según el caso, o también era un forma de socializar) mientras todos observaban la faena de la princesa un hombre de la casa imperial alemana entraba de incógnito acercándose a la princesa sacaba su espada enfundada y se lanzaba sobre ella, derribándola así como a su caballo, la princesa cayo inconciente al pasto mojado, mientras que el bárbaro hombre estaba por dar la primera estocada un paje corría tras el y lo golpeaba con el libro que tenia en la mano tan fuerte fue el golpe este hombre cayo sangrando por la nuca a lado de la princesa. Las damas llamaban rápidamente a la guardia real y estos sin mas limitaciones llegaron al lugar de los hechos, levantaron a la princesa cargándola protectora mente y junto con su sequito fueron llevados a su aposentos, el hombre misteriosos fue dirigido al calabozo del palacio. El rey fue comunicado de este hecho, el se encontraba en la sala principal junto algunos cancilleres del reino . un oficial se acerco hasta el.

Oficial: señor disculpe la interrupción (inclinándose)
Sergey: que pasa estoy muy ocupado.
Oficial: un bárbaro alemán entro al palacio y atento contra la vida de la princesa.
-sergey se levanto furioso y preocupado.

Sergey: queeeeeee……………………..
Oficial: mi rey calma la princesa esta bien solo tuvo un desmayo, hemos capturado al bárbaro y esta en le calabozo para disponer de la ley.
Sergey: disculpen la reunión tendrá lugar en otro momento (dirigiéndose a los cancilleres)

-sergey salio de inmediato a la alcoba de su hija. Al llegar noto que había dos guardias a la entrada estos al verlo hicieron reverencia y abrieron la puerta de la habitación de la princesa. Sergey entro y vio a su hija recostada junto con algunas damas que le ponían compresas en la frente.

Sergey: hija estas bien?
Lena: padre q sucedió, cual es el motivo de que este aquí?
Sergey: calma hija , ahora estas a salvo tu padre esta aquí nada te sucederá.
Lena: (sonriendo) te quiero papa
Sergey: y yo a ti lena.
Lena: y mama?
Sergey: esta fuera, haciendo diplomacia pero tranquilla pronto vendrá.
Lena: quiero estar a su lado tengo un poco de miedo.
Sergey: lose hija.

-Sergey beso la frente de su hija y salio de aquel lugar, llamo a el mariscal de campo de las fuerzas militares reales. Entrando al despacho oficial del palacio esperaba a Gregori. Un joven mariscal de campo apuesto, rubio de ojos grises y joven de 20 años entraba al lugar en donde el rey estaba furioso bebiendo de una copa.

Sergey: Gregori.. Estos es inaudito.
Gregori: mi rey, disculpe no entiendo (inclinándose)
Sergey: deja las reverencias Gregori. Hoy atentaron contra mi hija, un entupido alemán entro al palacio y justo en el jardín principal intento asesinar a mi hija.
Gregori: mi señor estábamos vigilando la puerta principal de palacio, no se como sucedió.
Serger: mmm esto te puede costar la vida Gregori puedo mandarte a ejecutar.

-el joven solo palideció ante tal comentario e inclinándose dijo.

Gregori: mi rey .. si es usted lo que quiere de mi destino lo aceptare orgulloso, pero permítame excusarme, las fuerzas armadas hacen todo lo posible por la seguridad del palacio, pero cada vez somos menos, necesitamos mas hombres.
Sergey: ya veo..(Sentándose y fumando) .
Gregori: si me permite recomendar algo mi señor.
Sergey: adelante habla.
Gregori: creo que es momento de formar un ejército y estar atentos ante Alemania cada vez se ve mas peligroso y con el atentado de hoy también creo conveniente que usted y la zarina así como la princesa tengan su guardia personal.
Sergey: guardia personal? Si ya tenemos a cada guardia del palacio y cuando salimos un pelotón pequeño nos sigue.
Gregori: lose señor pero los guardias del palacio cubren una cierta área, es necesario que ustedes tengan 4 soldados por lo menos.
Sergey: no creo q sea conveniente para el desarrollo de mi hija, se sentirá perseguida y hostigada.
Gregori: con todo respeto señor no creo q la princesa lo note, ya tiene a 4 damas y 4 pajes a su alrededor así como 2 lacayos y con 4 guardias mas no creo note la diferencia.
Sergey: en eso tienes razón. Sabes eres joven pero inteligente Gregori, y eres el hijo de mi mejor general, así que te encomiendo la laborar de encontrar a nuestra guardia real, y quiero que comiences el reclutamiento para los soldados de la armada rusa.
Gregori: gracias señor are mi tarea de forma excelsa.

-gregori partio del palacio con un sequito de 50 soldados los cuales reclutarían a los mas feroces soldados para la armada y Gregori se encargaría de reclutar a la guardia real y personal de los zares y su hija.

-mientras que en la granja volkov, el aun mas viejo Igor hablaba con su adolescente nieta.

Igor: yulia levanta esas piedras de ahí que no dejan pasar a los caballos.
Yulia: claro abuelo.
-yulia ya poesía una hermosura en su complexión y facciones, al igual que la princesa lena de Rusia era joven y llena de vitalidad. Yulia había sido criada por Igor y de forma un tanto honorable pero sin la normalidad de una señorita ya que Igor no conocía de diplomacias femeninas, yulia fue educada de forma dura trabajando en la granja como un hombre pero sin perder su femineidad realizaba el arduo trabajo de la granja Con vestidos de manta de la época y tenia un largo cabello dorado. Mientras realizaban el trabajo de granja yulia diviso por el camino empolvado un caballo que era montado por un general militar de la guardia real.

Yulia: abuelo alguien se acerca.

-igor intento mirar al lugar que su nieta señalaba pero su desgastada vista no le permitía ver del todo.

Igor: pues quien sera?
Yulia: es un militar de la guardia real abuelo.

-yulia conocía de grados ya que su abuelo había luchado en la armada real del zar pedro primero, y este le comentaba sus hazañas militares y la instruían en la formación militar.
Igor: y que grado tiene?
Yulia: es general o mariscal de campo.
Igor: que querrá por estas tierras.
Yulia: esperemos a q arribe abuelo.
Igor: bien.

-el joven a caballo llego rápidamente a la granja volkov, desmostando virilmente amarro su caballo a un árbol y se dirigió al viejo.

Gregori: hola Igor.
-igor no lo reconoció a primera vista pero al observarlo detenidamente por algunos segundos Igor recordó al joven.
Igor: Gregori que sorpresa (abrazándolo) cuanto has crecido muchacho.
Gregori: jaja e crecido lo suficiente para derribarte con la espada.
Igor: ya lo creo hijo, ya lo creo y que te trae por aquí.
Gregori: desgraciadamente nada bueno Igor, solo la guerra atrae a la milicia a buscar soldados al pueblo.
Igor: vaya ,supongo q no es nada bueno, pero aquí solo esta la granja de mi yerno y solo residimos mi nieta y yo.
-gregori noto la presencia de yulia y al verla concluye mentalmente que era un mujer muy hermosa.
Gregori: ooo... disculpe bella dama, soy Gregori Orlov, mariscal de campo de la guardia real del zar sergey katin, es un placer conocerla (tomándole la mano y besándola dulcemente)
Yulia: el placer es Mio (haciendo reverencia)
-a pesar de no saber mucho de etiqueta femenina yulia conocía lo mas básico.
Igor: así que Gregori creo q aquí no encontraras soldados fuertes y feroces.
Gregori: asi parece , pero vine por que creí q tenias un nieto y no una nieta, así q me dije q el nieto de Igor Fiodorov seria un buen elemento como lo fue su abuelo y del cual aprendí todo lo que se en una batalla.
Igor: pues lamento desilusionarte pero aquí esta mi nieta.
Gregori: y muy bella (sonriendo como bobo)
Yulia: gracias.
Igor: pero pasa a la cabaña y tomate una copa con migo.
Gregori: encantado.

-los tres pasaron a la lúgubre y pobre cabañaza en donde residen yulia y su abuelo, lo que compone esta cabaña es una pequeña fogata al centro del cuarto dos camas una mesa bastante roída y algunas sillas en el mismo estado q la mesa. El joven mariscal se sienta alado de Igor observando el panorama, no creía que un fuerte y feroz soldado acabara de esa forma.

Igor: entonces la batalla comienza?
Gregori: asi es amigo.
Igor: y ahora contra quien será?
Gregori: Alemania.
Igor: mmmm Alemania creí q había buenas relaciones con ese país.
Gregori: pues ya no, hoy atentaron contra la princesa lena katina, así que el zar esta furioso.
Igor: y con toda razón, como pueden intentar dañar a nuestra próxima zarina.
Gregori: por esa razón estamos reclutando soldados para la armada y la guardia real, cada guardia protegerá con su vida a la zarina el zar y la princesa.
Igor: eso es una jugada y estrategia perfecta Gregori apuesto q se te ocurrió a ti.
Gregori: por supuesto, aprendí bien de ti.
Igor: y de tu padre también hijo.
Gregori: si lo se, Igor… se que la granja no te deja muchos rublos verdad?
Igor: se nota tanto?
Gregori: si un poco. (algo intimidado)
Igor: pues no la verdad q hay veces que no entra el alimento a la cabaña.

-yulia los observaba sentada e n una de las camas.

Gregori: te puedo ayudar viejo, tal vez yulia pueda entrar como servicio al palacio ganaría lo suficiente para que no trabajen tan duramente en esta granja que ya no da lo que se necesita.
Igor: (mirando a yulia) eso es perfecto hijo, pero yulia no fue educada en la servidumbre ni la formalidad habitual, yo solo soy un simple granjero es militar y solo la críe así q no podría la ejecutarían por sus malos hábitos.

-gregori entristeció.
Gregori: bueno amigo no puedo hacer mas nada por ti y eso me duele bastante.
Igor: no te preocupes espero tener fuerzas para que yulia encuentre un buen hombre y trabaje mas duro en esta granja pronto moriré y necesito dejarla en buenas manos.
Gregori: tienes razón, bueno entonces me marcho gracias por la copa.
Igor: de nada y cuando quieras visítame.
Gregori: prometo hacerlo.

-los tres salieron a la puerta de la cabaña para despedir a Gregori, y cuando Gregori se dispone a desatar a su caballo este le propina una patada que lo tira y el caballo comienza a correr por toda la granja desquiciadamente, Gregori se levanta y al intentar hacer una maniobra militar para incorporar al caballo falla, así que yulia hábilmente corre tras el , montándolo fácilmente y calmándolo con la maniobra que Gregori pretendía hacer pero fallo.

Gregori: vaya esta chika es todo un soldado.
Igor: jaja claro es mi nieta y le enseñe muy bien, puede ser muy femenina pero creo q aveces es mas feroz que yo.

-Gregori miro fijamente a yulia que se acercaba montando su caballo, Gregori tuvo una descabellada idea.

Gregori: Igor, tengo una idea muy pero muy fuera de contexto, pero puede servir.
Igor: ahora q te pasa muchacho, estas todo exaltado.
Gregori: eso no importa tengo una excelente idea.

-yulia amarraba den nuevo al caballo y se unía a los dos hombres.

Gregori: entremos y les digo.
Igor: me estas asustando hijo, creo q esa copa no te sentó bien.
Gregori: me sentó de maravilla, anda entremos y me invitas otro trago.

-los tres entraron y los tres se sentaron en la ruinosa mesa. Gregori bebió de su copa algo maltrecha y tomando valor se dirigió a Igor y yulia.

Gregori: tu nieta es excelente, monta acaballo generosamente y sin temor a equivocarme maneja y ejecuta con gran habilidad las técnicas militares.
Igor: así es.
Yulia: si soy muy buena mi abuelo me enseño muy bien, pero a que viene todo esto.
Gregori: creo q eres un buen elemento para la milicia rusa te necesito.
-Igor tosía ya que se atoraba con un trago de su bebida.

Igor: pero que dices muchacho, solo hombres son capaces de entrar a la milicia, se que mi nieta es buen pero no deja de ser una mujer, jamás permitirían a una mujer en la armada rusa.
Gregori: de eso estoy conciente Igor, pero ella entraría como hombre.
Yulia: ahora si estoy muy confundida como entre como hombre si soy una mujer.
Gregori: muy fácil, te vestiré de hombre y te educare en la forma de actuar de un hombre no tomara mas de un mes prepárate te cortare el cabello y eres tan delgada que tus dotes femeninos no se verán, y usaremos algunas tácticas para cubrirlos .
Igor: pero su rostro refleja su femineidad.
Gregori: vamos Igor, ambos sabemos que hay hombres tan afeminados en la milicia que parecen unas damiselas.
Igor: si tienes razon, eso no es un pretexto.
Gregori: entonces que dices yulia?
Yulia: mmmm (pensativa) /esta granja es un desastre moriremos de hambre no tengo otra opción/ acepto Gregori. (Estrechando su mano)
Gregori: bien yulia te convertiré en todo un semental y de ahora en adelante te llamaremos YULIAN!!!!.

(nota: zar y zarina es igual a emperatriz emperador, rey, reina, soberano, soberana etc. El palacio de invierno y de verano son realmente el lugar donde residían los emperadores de Rusia)
Volver arriba Ir abajo
1 ChIk WaP@
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : México D.F.
Cantidad de envíos : 51
Fecha de inscripción : 08/04/2009

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   11/3/2010, 22:05

-mientras Gregori cada tarde sin falta llegaba a la granja ,yulia aprendía de forma audaz todo lo que el joven mariscal le enseñaba.
Gregori: ahora aprenderás a tomar la copa como todo un soldado
Yulia: bien creo que e captado tu idea.
-tomando la copa de forma cortes con una mano atrás de su espalda.
Gregori: por suerte tu voz es algo aguda así q pasaras como un hombre muy joven.
Yulia: es una facilidad más.
Gregori: ahora necesitas sentarte muy varonil así como yo. (Enseñándole la acción)
-Gregori recargaba suavemente su cuerpo cruzaba una pierna de forma varonil y sus manos las posaba alrededor del asiento o bien las dejaba caer por sus piernas.
Gregori: has entendido?
Yulia: completamente.
-el abuelo de yulia miraba fascinado cada acción enseñada por Gregori.
Igor: creo q vas muy rápido muchacho apenas llevan una semana ensayando esta farsa aun hay tiempo.
Gregori: pues no es así Igor no hay mucho tiempo precisamente hoy mismo me llevo a yulia al palacio.
Yulia: pero por que?
Gregori: el zar no tiene mucha paciencia así q ya requiere su guardia principal.
Yulia: crees q ya estoy lista para esto?
Gregori: estoy completamente seguro, solo falta el cambio físico de lo demás esta todo completo y he traído el uniforme a tu medida de la guardia real. Ahora toma (entregándoselo a yulia). Pruébatelo y sal con el para que te vea.
-Gregori e Igor salieron de la cabaña para dejar a la ahora rubia colocarse el uniforme, tardo pocos minutos así que los dos hombres entraron.

Gregrori: te queda perfecto.
Igor: de eso no hay dudad pero aun parece una chica.
Gregori: lo se ahora te cortare el cabello ven siéntate aquí (poniendo una silla enfrente de el)
Yulia: seguro que sabes lo que haces.
Gregori: confía en mí, te cortare muy bien el cabello (sonriéndole)
-yulia se sonrojo un poco y se sentó, ya comenzaba a creer que Gregori era muy apuesto. El joven soldado tomo una navaja bastante rudimentaria y comenzó a cortar el suave cabello de yulia, al termino de su acción yulia tenia ya el cabello bastante corto, el corte realmente la hacia parecer un joven muy apuesto.
Gregori: he terminado, te sienta muy bien el corte.
-yulia se miraba en un desgastado espejo.
Yulia: tienes razón parezco un hombre joven.
Igor: vaya ahora tengo un nieto, pero Gregori aun falta algo.
-igor señalaba al pecho de yulia sus pequeños senos aun se notaban en el pegado uniforme.
Gregori: si disculpa lo olvide. Tendrás que amarrarte estas telas y apretar esa parte de tu cuerpo (sonrojado) .
Yulia: pero como lo hago.
Gregori. Mira voltea tu cuerpo quítate la casaca yo te ayudare prometo no ver nada.
Yulia: muy bien
-Gregori colocaba las roídas telas alrededor de yulia vendado su pecho , firmemente y con fuerza logró ocultar sus redondos y bien formados pechos de yulia en pectorales perfectos de un hombre.

Gregori: colócate la casaca
-yulia obedeció a Gregori, al darse vuelta se notaba un pecho viril y formado de un militar aguerrido.
Igor: ahora si esta perfecto.
Gregori: solo tendrás que ponerte esto en la entrepierna.
-Gregori le entregaba telas compactas y pequeñas en forma de falo.
Gregori: necesitas ponerlo, tal vez no se note mucho en el pantalón pero es para despistar cualquier sospecha.
Yulia: bien lo Hare.
-yulia coloco las telas entre sus piernas, parecia tener ya la virilidad de un hombre aun que esta fuera una ficción, el cambio era sorprendente, podría engañar a cualquiera, así que Gregori decidió que era momento de partir, yulia tomo aire y fuerzas sufriría mucho estar lejos de su abuelo, pero tendría los suficientes rublos para que el anciano ya no se desgatara mas su frágil vida en la cosecha.

Yulia: te extrañare abuelo.
Igor: y yo a ti hija, cuídate mucho, recuerda, siempre firme y honorable.
Yulia: por siempre firme y honorable (haciendo el saludo militar)
-su abuelo le correspondiendo, yulia triste pero fuerte monto su respectivo caballo Gregori de forma audaz monto su caballo y le grito a Igor.
Gregori: honorables y fuertes viejo, cuidare bien de ella.
Igor: lose, lose (llorando un poco)

-ambos soldados miraron al anciano, a pesar de que Lucian fuertes el alma colapsaba por su interior.

Gregori: en marcha, yulian vamos…
Yulia: claro mariscal.

-ambos partieron hacia el palacio de invierno en donde la guardia real estaba reunida con sus nuevos integrantes solo faltaba yulian y Gregori. Mientras traspasaban la ciudad Gregori bajo de su caballo,yulia lo siguió y ambos entraron a una taberna del lugar.

Yulia: que hacemos aquí?
Gregori: tengo un poco de sed tu no?
Yulia: pues si .
Gregori: así ponemos a prueba tu enseñanza.
-yulia solo sonrío, el cantinero le dios sus tragos y ambos comenzaron a beber, yulia realizaba muy bien su labor, por lo que Gregori la felicito con palmadas fuertes en la espalda como dos hombres duros se alentarían.
Gregori: muy bien yulian, así se hace. Jaja
Yulia: jaja si pero no te pases que aun así me dolió tu golpe.
-mientras ambos reían, dos mujeres hermosas se acercaban a ellos (mujeres de la vida fácil jaja)
Mujer 1: hola soldado que te trae por aquí (dirigiéndose a Gregori)
Gregori: solo a tomar una copa (nervioso)
Mujer 1: y ami no me invitas una.
Gregori: claro que si.
-yulia solo lo observaba algo extrañada, pues realmente Gregori se convirtió en un hombre torpe por la belleza de esa mujer. Mientras yulia observaba a su amigo, la segunda mujer se acerco a ella y se abrazo a su cuello pegándose a su pecho.
Mujer 2: hola …
Yulia: mmm (nerviosa) ho..la..
Mujer 2: que soldado tan mas apuesto, que haces por aquí.
Yulia: mi …mi…mi…
Mujer2: que?
Yulia: mi amigo y …yo tenemos…sed…mucha.
Mujer 2: que te pasa soldado estas nervioso, nunca antes una mujer se te había acercándose así, eres casto amor?
Yulia: si,, yo,,,soy eso…
Mujer 2: como te llamas amor?
Yulia: soy yulia..n..
Mujer2: eres yulian?
Yulia: si ese… es mi nombre.
-la mujer estaba apunto de besar a yulia, pero Gregori vio la bochornosa situación de la pobre chica, así que se adelanto y la jalo.
Gregori: es hora de irnos soldado.
Yulia: si mariscal.
-ambos salieron de la taberna.
Gregori: (riendo) vaya casi te besa.
Yulia: no te rías no es gracioso sentía que me desmayaría.
Gregori: pero tendrás q acostumbrarte habrá ocasiones en q desgraciadamente tendrás que besar mujeres.
Yulia: mmm pero eso es pecado la iglesia no lo acepta.
Gregori: lose pero te puedo decir que no soy un hombre muy fiable a la religión y mucho menos a la iglesia ortodoxa, pues estoy comandando en la realeza y déjame decirte que la iglesia no es tan santa como aparenta.
Yulia: eso crees tu, pero yo fue educada diferente para mi la iglesia ortodoxa es lo mas santificado,
Gregori: bueno ya. No hablemos de eso, pero tendrás que hacerlo o si no otros soldados creerán que eres raro.
Yulia: ok, tendré que fingir pero si la ocasión no se da no la provocare.
Gregori: estoy de acuerdo contigo.

-los dos soldados montaron sus respectivos caballos y entre charlas y risas llegaron a su destino. El palacio de invierno se veía majestuoso, custodiado por una amplia caballería de soldados, los dos chicos fueron recibidos gustosos. Al entrar al amplio jardín del complejo del palacio yulia se maravillaba al ver la arquitectura del palacio, algunas estatuas de zares se posaban en el jardín iluminándolo.

Gregori: vamos yulian únete a los demás.
Yulia: a la orden mariscal.

-yulian se unió a la línea de soldados, alguno muy jóvenes otros de edad adulta. Solo noto que algunos la observaban curiosos pues se notaba su corta edad, mientras intentaba ser recatada y precavida , noto a lo lejos que el zar caminaba asía ellos y pudo distinguirlo por que había visto algunas pinturas de el, y noto una vestimenta extremadamente fina, tenia puesto el uniforme moscovita de batalla. El zar se planto delante de todos los saldados que ya estaban en posición de firmes incluyendo Gregori que se posaba a su lado.

-el zar hablo…

Sergey: saludos soldados. (Saludando como la tradición militar manda)
-los soldados correspondieron el saludo.
-sergey se dirigida Gregori.

Sergey: de todos estos guardias necesito que selecciones a 6, y a los mejores.
Gregori: claro señor, ahora mismo.
Sergey: ahora mismo mariscal, no pierda el tiempo.
-gregori nombro a los 6 mejores soldados que tenia, incluyendo a yulia. El zar quedo complacido.
Sergey:ahora quiero a los dos mejores de esos 6 soldados.
-gregori hizo que yulia y un joven llamado Aleksei dieran un paso al frente, el zar de nuevo quedo complacido.
Sergey: muy bien Gregori ahora divide a los cuatro que sobran en parejas.
-el joven mariscal hizo, ahora Sergey y Gregori se distanciaron un poco y hablaron.

Gregori: que pretende con esos 6 soldados majestad.
Sergey: los dos mejores serán la guardia de mi hija y los otros 4 serán 2 para mi reina y 2 para mi.
Gregori: pero rey, considero que los dos mejores soldados deben custodiar su vida.
-Sergey se molesto.
Sergey: que estas diciendo imbecil, así que insinúas que la vida de mi hija no vale en lo absoluto.
-Gregori solo hizo reverencia y pidió disculpas.
Gregori: disculpe Savio rey, simplemente considero que la vida de nuestro soberano debe ser escudriñada con mas ímpetu, usted es la luz y vida de Rusia.
Sergey: pues no habrá vida ni luz si la heredera al trono muere, yo no necesito tanta protección, yo puedo morir sin trascendencia, pero si mi hija muere, la dinastía cae con ella.
Gregori: de nuevo disculpas, y como siempre tan justo usted y yo tan torpe.
Sergey: ok, ok ahora lleva a los 6 soldados dentro del palacio y a los demás distribúyelos para la custodio del palacio.
Gregori: como ordene señor (haciendo reverencia)
-gregori hizo lo que el zar le pidió ,distribuyo a los soldados restantes en sectores protegiendo el palacio a cada milímetro y los 6 soldados escogidos esperaban en la recepción, su espera fue minima y vieron llegar al zar, la zarina y la zarevna. Los 5 jóvenes miraban inquisidoramente a la princesa , yulia solo los observaba curiosa.

Sergey: soldados están aquí por que serán la guardia personal de mi reina y mi hija, asi como la mía, solo os pido sean concietes del hecho que se les encomienda.
-los soldados asintieron, gregori estaba en pocision de firmes a lado del zar en donde su esposa e hijas tomaban su lugar a lado de este.
Sergey: ahora Gregori nombra a la escolta de mi hija.
Gregori: claro señor, soldados!!! Aleksei y Yulian, serán los encomendados para esta mision. Den dos pasos al frente.
-aleksei y yulia hicieron lo que el mariscal pidió, Sergey se acerco a ellos sigilosamente observándolos con lupa.

Sergey: en sus manos esta la vida y protección de mi hija, la cuidaran a sol y sombra, dormirán a el lecho de su habitación, comerán a lado de ella, rezaran a lado de sus rezos ,lloraran si ella esta triste, serán esclavos de su vida, solo para protegerla, pero…si esto no es como debiese ser y un cabello de su fina melena es cortado magullado o tocado, serán EJECUTADOS.!!!! ENTENDIDO!!!
Aleksei: si señor.
Yulia: si señor.
-los dos jóvenes solo tragaron saliva, pues si no eran capaces de las peticiones del rey Irian derecho a la guillotina o peor aun serian colgados en la plaza publica. El mismo sermón fue, para los guardias de su esposa, mientras que los suyos por lógica comprendían el mismo mensaje. Las órdenes estaban dadas, los hechos habían sido cumplidos, el zar tan claro y conciso como siempre se dio a entender a la perfección. Las guardias se disiparon, yulia y Aleksei con orgullo militar escoltaban a la princesa a su habitación, desde esa misma tarde su misión era emprendida, mientras la princesa y sus damas entraban a su habitación para cambiarla, ya que saldría a montar por unas horas, yulia y Aleksei asían guardia fuera de su puerta, aprovecharon este momento para conocerse.
Aleksei: hola mi nombre es Aleksei Potienky.
Yulia: hola soy yulian volkov (estrechando su mano)
Aleksei: pasaremos mucho tiempo juntos.
Yulia:asi parece.
Aleksei: intentemos hacerlo mejor que podamos en este trabajo, no quiero perder la cabeza (tocándose nerviosamente el cuello)
-yulia solo sonrío por el miedo de su compañero.
Yulia: no te preocupes lo haremos muy bien solo necesitamos estar atentos y alertas.
-su compañero solo le sonrío, el joven esta listo para hablar de nuevo, pero fueron interrumpidos por la puerta rechinante de los aposentos de la princesa, se abría sigilosa y ruidosa y de ella salía la joven pelirroja con un vestido holgado color blanco que utilizaba para cabalgar por la comodidad que este le producía al montar en la silla de la princesa (montura en la cual las jóvenes montan de lado con ambas pierna), Lena solo los miro y sonrío de forma discreta, ambos chicos solo afirmaron con la cabeza ,la pelirroja se encamino por el amplio pasillo del palacio y estos la siguieron como fieles sabuesos. En el jardín posterior, el caballo negro, esperaba a la princesa, listo para ser montado solo por ella, mientras que ambos soldados pedían los suyos para acompañarla en el viaje, el sirviente que cuidaba la caballeriza los trajo de inmediato, así que los tres chicos emprendían la cabalgata. No sin antes una dama se dirigiría a yulia.

Yelizabeta (dama1): heyyy soldado, cuídate no querrás que esa hermosa cara sea lastimada (sonriéndole sensualmente).
-yulia solo se incomodo y tímidamente sonrió, y golpeando las costillas de la bestia pura sangre emprendió tras la princesa, el camino que recorrían eran aprendido la princesa giraba en círculos, luego línea recta, yulia y Aleksei la seguían atentos, concentrados en su trabajo, pero la princesa se alejo un poco de la vista de sus damas y pajes y ya en un tramo largo, giró al caballo bruscamente quedando frente a ambos soldados, estos pararon en seco al igual que la princesa.
Lena: tu nombre soldado, (dirigiéndose a Aleksei)
Aleksei: soy Aleksei potienky su majestad asiendo reverencia.
Lena: soldado, déjeme sola un minuto con el soldado…… (buscando el nombre de yulia en su memoria)
Yulia: Mi nombre es yulian su majestad.
Lena: si, bien déjeme sola con yulian.
Aleksei: me temo que eso no será posible alteza , mi responsabilidad es cuidar su vida ,no puedo separarme de usted, su padre fue claro y las ordenes se acatan.
Lena: (molesta) mi padre tiene una oponiendo distinta de lo que es seguridad, no sea obstinado soldado, estamos dentro de un palacio custodiado por más de 2000 soldados, no me puede pasar nada dentro de este santuario, así que acate mi orden de inmediato.
Aleksei: con todo respeto, majestad su basta experiencia no considero que sea suficiente y prudente para cuestionar lo dicho por el rey.
Lena: esta insinuando que soy una etaría sin educación, (muy molesta) no se confunda sirviente, es lo único para lo que nació, recuerde que yo nací bajo el yugo imperial, soy elegida por dios para reinar esta nación, elija cuidadosamente sus palabras o esto le puede costar la cabeza.
-Aleksei solo palideció, con la cabeza hizo reverencia.
Aleksei: coincido con usted, solo soy un simple lacayo.
-el joven se marcho unos cuantos metros, apoyándose en su caballo se detuvo de espaldas a la princesa y su nuevo amigo. Yulia solo observo toda la acción desde su comienzo hasta este final.
-al quedar solas ambas chicas…

Lena: tenga bien en claro el trabajo que desempeña para su nación soldado, viene a proteger el plació y lo que hay dentro de este, su labor no es cortejas a mis damas.
-yulia la miraba atenta.
Yulia: alteza, mi intención es clara y mi objetivo único, usted es la nueva razón de mi existencia su seguridad es mi vida y su vida es la mía.
Lena: espero este en lo cierto, así que le pediré que no le de pie ni haya ningún malentendido con yelizabeta.
Yulia: no lo abra alteza, si me permite ….
Lena: no … no le permito, esta advertido soldado, su trabajo es ser mi escolta no enamorar mujeres. Y mucho menos mujeres con porte y refinamiento, no es para usted.
-yulia sintió esto como recriminación por parte de la princesa asi como discriminación, solo pudo hacer reverencia y tener la cabeza y la mirada pegada al suelo. Lena solo le dio indicación a su caballo para seguir cabalgando.
-la vida de yulia comenzaba a ser drástica y sombría, un malentendido como ese le puede costar la vida y por sobre todo la de su abuelo, impotente y bajo el egoísmo de la dama llamada yelizabeta la hizo tener un rencor asía la joven por lo que maldecía en su mente a esta chica que le había causado tan mal momento con la zarevna.

-mientras yulia pasaba malos momentos por los constantes coqueteos que la dama de la princesa le brindaba, lo que menos aquejaba a la pequeña yulia eran esos desplantes, puesto que su gran problema estaba latente, el fingir ser un hombre no era tarea fácil, el teatro que llevaba acabo con su sexualidad, mascullaba sus creencias religiosas, así como su integridad, pero el recuerdo de su abuelo le daba fuerzas para seguir adelante con su esplendida actuación, la ocasión menos inesperada se presento, mientras que los días pasaban con auge vacilante el turno de un descanso llego para yulia, así que decidió ir a donde los demás soldados se aglomeraban, en la taberna local del pueblo, no era muy aficionada a la bebida pero el frío la orillaba a degustar alguna bebida, entro al local infestado de soldados en variedad de grados, muchos bastante mareados por la alcohólica bebida , yulia camino a paso firme como Gregori le había enseñado, tomo asiento en una mesa vacía y pidió su bebida al mesero, algunos soldados ya de bastante edad la miraba y algunos se acercaron a ella.

Soldado1: hola eres yulian no es así? (tomando asiento en la mesa)
-yulia los miro directo a los ojos
Yulia: ese es mi nombre.
Soldado1: yo soy stanilav
-yulia asintió con la cabeza en signo de aprobación
Stanilav: y estos son Mark y Dravedas
-yulia repitió el mismo gesto.
Stanilav: eres muy joven para ser un soldado de la guardia real?
Yulia: tengo la suficiente edad para portar una espada y hacer maravillas con ella.
-el soldado ebrio río por el comentario de la pequeña yulia
Stanilav: eso habría q comprobarlo muchacho.
-stanilav se levanto y desenfundo su espada poniéndola cerca del rostro de yulia. Ella solo tomo su copa y bebió mientras que el soldado la molestaba aun más con soltar el primer golpe con su espada.
Yulia: no se que pretenda, pero no considero que este en condiciones para ser mi adversario, cuando el alcohol salga de su sangre tal vez pueda poner a prueba mi habilidad con la espada.
Stanilav: jajaja o yo considero que eres un cobarde, un niño que no sabe que hacer con ese fierro entre su funda
-los otros soldados reían por el curioso comentario de su amigo. Yulia se levanto lentamente y quedando frente a stanilav, la espada del soldado le quedaba en el cuello.
Yulia: de su mejor estocada si tiene el valor y la fuerza de hacerlo.
Stanilav: crees q soy tan cobarde como tu.
Yulia: si, lo creo, desde hace unos minutos ya hubiera hecho su labor y hubiera lastimado mi piel, pero le falta gallardía a sus palabras así como a sus acciones.
-el soldado enfureció y tomando con mas fuerza la espada empuñada entre sus manos, la alzo lo bastante para que yulia sacara el metal que tenia enfundado y golpeara la mano del soldado, propinándole una cortadura bastante profunda, stanilav solo tomo su mano con fuerza pues la sangre corría con presión manchando la tabla que cubría el suelo, los dos amigos solo se acercaron a el para ayudarlo y retirarse como cobardes de esa mesa. Yulia denuevo tomo asiento, la mirada de todos esta puesta sobre ella, la incomodidad se sentia al por mayor, Dravedas se acerco temeroso.
Dravedas: solo… quiero disculparme, losinito, no deseamos tener problemas.
Yulia: por lo que ami concierne a qui no paso nada. (sonriendo)
-esto confundió un poco a Dravedas pues hizo un gesto total d e una dama, yulia recordó de inmediato y reacciono para cambiar su gesto y solo movió la cabeza afirmativamente.
Dravedas: te puedo invitar una copa, para dejar las asperezas atrás.
Yulia: la acepto gustoso.
-los dos chicos bebían de sus copas sin decir palabra alguna, dravedas observaba curioso a yulia, por lo que empezó a incomodarse y exasperarse.
Yulia: ahora que sucede?
Dravedas: espero no te moleste mi comentario, pero eres tan joven y aveces das la impresión de tener rasgos bastante finos.
Yulia: estas insinuando algo amigo.
Dravedas: no para nada, pero lo recalco de nuevo eres tan joven y si estas en la guardia real, apuesto a q no has sentido el calor de una mujer, puedes morir en tu labor lo sabes?
-yulia se atraganto con su bebida,
Yulia: (tosiendo) se que mi vida corre peligro, pero lo hago por mi nación, por el pueblo, por cuidar a los soberanos que dan la luz al imperio.
Dravedas: pero no has estado con ninguna mujer cierto?
-yulia enrojeció por el bochornoso comentario.
Yulia. Aun no, en eso tienes toda la razón, pero no llevo la menor prisa.
Dravedas: mejor aun , vayamos al burdel de madam fransua es excelente y a esta hora casi no hay hombres en busca de amor.
Yulia: (levantándose de inmediato) en otra ocasión en este momento tengo que cubrir mi turno de nuevo.
Dravedas: espero ,la princesa no te traiga loco jaja
Yulia: te equivocas protegerla es mi trabajo.
Dravedas: pero sigues siendo un hombre yulian y a todo hombre le encanta la princesa Elena.
-yulia solo lo observo y río un poco con el, para después salir de aquel lugar lleno de penumbra y el hedor de alcohol añejado, tomo su caballo y al montarlo respiro profundamente, observo a su alrededor y emprendió el camino al palacio de invierno. Al estar en la rejilla principal del palacio varios soldados lo cubrían de forma celosa por lo que yulia bajo de su caballo para darse a conocer e identificarse ante ellos, al verla le cedieron el paso entro al jardín principal, dejo su caballo al pie de la escalinata del palacio y Damian que es el sirviente que cuida las caballerizas imperiales tomo el corcel de yulia, para llevarlo a descansar. Mientras que yulia entraba al gran palacio para tomar de nuevo guardia veía pasar a alekseia que perseguía a la princesa que al parecer esta molesta gritando por todos los rincones del palacio, yulia se incorporo a la escolta de la princesa junto a Aleksei y detrás de ella siguiendo sus pasos. La princesa toco fondo al estar en la sala principal en donde su padre tomaba una copa , al estar cerca del rey Lena pidió a los sirvientes cerraran la puerta dejando a yulia y Aleksei fuera. Ambos chicos hicieron guardia en el marco de esta.
Yulia. Que sucede?
Aleksei: la princesa se a enterado que su padre a recortado su personal, solo le a dejado una dama y un paje.
Yulia: y por eso tanto alboroto?
Aleksei: no solo eso, la dama que le a encomendado es yelizabeta y el paje un chico desubicado andrei
Yulia: ahora entiendo su molestia. Y por que ha mandado tremenda ley el zar?
Aleksei: sus guardias encontraron algunos documentos que comprometen a varios pajes y damas con traición al imperio y sabe que algunos pueden ser espías de la corona alemana y no quiere correr riesgo, el mariscal Gregori, propuso esta medida y el zar quedo convencido de lo mismo.
Yulia:es lo mas correcto aun q a la princesa no le guste.
-lena salio enfurecida de aquella habitación su padre rotundamente había dicho que no le Daria mas sirvientes y que tendría que sobrevivir con los ya impuestos por lo que su estado de enojo empeoro y al salir de la habitación corrió por los pasillos que la habían visto llegar para esconderse tras su habitación, yulia y Aleksei corrían desquiciados tras ella y al llegar a la meta ambos estaban exhaustos por la larga caminada recargándose de nuevo en el marco de la puerta de la habitación de la princesa.
Aleksei: la princesa puede estar furiosa pero no puede traernos corriendo todo la noche por el palacio.
Yulia: es nuestro trabajo.
-ambos intentaban recobrar fuerzas y mientras lo intentaban sin mucho éxito la dama yelizabeta se acercaba a los aposentos de la princesa pero antes de entrar tomo un momento para charlar con yulia.
Yelizabeta: estas cansado honorable soldado.
-yulia solo tomo una bocanada de aire y se incorporo en la posición de firmes.
Yulia: es mi trabajo , señorita no me quejo de mi asignación en este palacio.
Yelizabeta: si te sientes cansado tal vez puedas pasar por mi habitación, a descansar (cerrandole un ojo)
-la dama entro cínicamente a la habitación de la princesa.
Aleksei: que fue eso?
Yulia: nada importante.
Aleksei: pues parece que la dama tiene otras intenciones con tu persona amigo.
Yulia: no correspondo sus intenciones.
Aleksei: que tonto eres.
-yulia solo ignoro el comentario y miro al techo en donde divisaba los gruesos bloques de concreto para perder sus pensamientos en el único ser que le daba fuerza para estar seguir con esa farsa. La noche caía en penumbra, lo único que daba luz dentro del palacio de invierno eran las grandes velas que se distribuían por los pasillos tirando una cera espesa e hirviente, Aleksei que había sido el primer en caer rendido por Morfeo, descansaba en el poste de un gran ventanal, mientras yulia hacia guardia y esperaba su turno para descansar de la misma forma, las 3 de la mañana se divisaba en el horizonte del ventanal del gran palacio, en un segundo la suntuosa puerta de cedro negro fue abierta, yulia se despabilo por el ruido y giro la vista para encontrarse con el verde mirar de la princesa, yulia solo hizo reverencia . Mientras que Lena la miraba inquieta.
Lena: y su compañero soldado?
Yulia: duerme un poco, lasa guardias nocturnos casan hasta a el mas bravo soldado princesa.
Lena: muy buena justificación.
Yulia: desea que la acompaña a un lugar en especifico majestad o desea algo.
Lena: no creo que usted pueda darme un poco de lo que deseo.
-yulia solo escuchaba estática sin saber que mas decir o hacer. El silencio invadió sus personajes .Lena se recargaba por el ventanal que daba al patio central del palacio, mientras que yulia se acercaba para escoltarla a donde fueran sus pasos.
Lena: por que esta aquí soldado.
Yulia: el deber de cuidar a mi nación y su vida princesa.
Lena: no es lo que pregunte, es lo que realmente usted siente (mirándola)
Yulia: si decea que se franco?
Lena: es lo que estoy pidiéndole.
Yulia: mi abuelo muere cada día en la pobre granja que mi padre me heredo, no tengo los rublos suficientes para darle un mantenimiento decoroso, y ambos somos muy débiles para hacer todo el trabajo que amerita.
Lena. Es un granjero?
Yulia: esa es mi verdadera vocación
Lena: como aprendió el arte de la milicia.
Yulia: mi abuelo me enseño todo lo necesario, me entreno desde que era un …niño, el fue general del zar pedro I .
Lena: una familia de militares ,de ese linaje proviene, me a confundido soldado, es granjero o es un soldado?
Yulia: en mi alma existen ambos su majestad, disponibles para la ocasión que amerite .
Lena: jajaja
-yulia solo bajo la cabeza, no entendía la risa de la princesa.
Lena: disculpe , solo que….jajaja..es un hombre enigmático, es tan joven, creo y me atrevo a pensar que tiene mi edad, por lo que pensé que seria un holgazán bebedor sin ninguna vocacion.
Yulia: usted puede creer lo que quiera de mi princesa, sere lo que me pida.
Lena: deje de lado el formalismo y dígame lo que realmente piensa.
Yulia: si pide de nuevo franqueza alteza , no soy lo que aparento, tengo una educación pobre ,pero puedo conocer lo que a nuestra vida e imperio rodea.
Lena: es muy franco soldado, me agrada, ya que e perdido a mis damas y pajes mas eruditos el consuelo que tengo es que encontré un soldado educado, y refinado aun que no lo aparente.
Yulia: lo que usted cree de mi es un cumplido que me inspira princesa.
Lena: entonces ambos estamos inspirados. (Sonriendole)
-yulia se sonrojo por el gesto amable de su soberana e hizo reverencia con la cabeza, mientras Lena daba media vuelta para ingresar de nuevo a su habitación se detuvo al abrir la puerta.
Lena: algo mas soldado, no olvide que yelizabeta es una dama y por mas razones que le den pie a faltarle el respeto no lo haga, y no confunda mi sonrisa complaciente con una amistad .
Yulia: jamás confundiría su sabiduría y mensajes alteza.
-al terminar de pronunciar sus palabras la princesa entro cerrando la amplia puerta de cedro, yulia quedo algo alterada y confundida por lo que acababa de acontecer, la princesa había tenido una charla nocturno con ella, jamás en su memoria imagino que una mujer de alta sociedad y sangre azul le hablaría de forma tan franca de la vida y se interesaría por su vida, sintió la hermandad de la princesa. Mientras que en los aposentos de Lena, ella se recostaba de nuevo en sus sabanas de ceda para después pensar lo que había hecho.
Lena: /es un simple sirviente y me intereso su banal platica y trivial vida?/
-recordo el por que su alma le había incitado a salir de su habitación y encontrarse con el azul oceano de su guardia personal. Cuando yelizabeta había entrado anteriormente se expreso ante la princesa de esta forma.
Yelizabeta: el soldado yulian no es muy común, no cree princesa.
Lena: no tiene nada de extraordinario.
Yelizabeta: es muy diferente a cualquier hombre que haya visto en mi vida.
Lena: no veo la peculiaridad.
Yelizabeta: es especial o tal ves tiene algo especial.
Lena: ya basta de hablar de ese soldado por favor, me fatiga.
Yelizabeta: disculpe princesa. Haciendo reverencia.
-al termino de su recuerdo, sonrío para si misma y no dudo en coincidir con lo que su dama anteriormente le había dicho es un joven diferente, con una platica amena e interesante, se preguntaba así misma la princesa si había encontrado un nuevo amigo, en ningún momento pensó en su guardia como un joven atractivo o un hombre con necesidad de bestia, simplemente contemplo a el soldado volkov como un amigo que pudiera llenar su vida de charlas interesantes ,con el cual compartir teorías acerca de la creación divina o el mismo caminar de la arena.
-al pasar los días, la princesa confirmaba lo anterior en aquella noche en que se decidió a salir y conocer el anonimato de un soldado, no se culpaba pues cada noche realizaba la misma tarea salía junto a su soldado a la misma hora para hablar de lo que a ambos pareciera interesarles, yulia la esperaba impaciente cada madrugada fría, ella había encontrado una forma de desahogarse y aveces sentía la rara sensación de hablar de mujer a mujer aun q su apariencia fuera distinta. Ambas chicas encontraron paz en sus vidas en sus platicas en sus ojos, algunos pensaran que fue su corta edad las que le brindo esa brecha de compatibilidad y aveces es insólito pensar que el sentimiento de amistad puede cambiar tras el curso de los días, del tiempo y del espacio. Los días de la rubia eran engarzados con felicidad el dinero percibido por su servicio que desde un principio fue cuidar a la soberbia princesa y había terminado en proteger a una amiga, le ayudaba a que su abuelo pudiera tener una vida mas tranquila y en paz.
-la amistad crece como una enredadera cerca del palacio de invierno y la guerra estalla como cañón lleno de dinamita, Alemania intentaba doblegar a Rusia, pero el zar esta listo para cualquier hostilidad el y su zarina se concentraban en dar el mejor avanza en territorio alemán, Gregori seria enviado a las fronteras germanas para organizar la campaña que daría batalla a las dos naciones, antes de partir, se sentía abatido, no era el hecho de morir en batalla si no de jamás volver a su nación amada ver los Churabasco pasar en la nieve y por sobre todo no hablar de forma verdadera ante la joven a la cual travistió para tener a su lado y darle una nueva oportunidad a ella y su abuelo. Gregori paseaba de un lado al otro en el corredor del palacio central, esperaba que la princesa pareciera con sus dos jóvenes guardias, no tardo en espera pues la princesa caminaba serena para llegar a su clase de música, Gregori hizo reverencia y se presento ante la princesa para pedir la ausencia del soldado volkov.
Gregori: necesito encomendar una tarea al soldado yulian, si me lo permite.
Lena: esta a su disposición mariscal.
-yulia salio de aquel lugar para dirigirse alas caballerizas del palacio. Ahí Gregori nerviosos y taimado intentaba controlar sus sensaciones.
Gregori: yulia me voy a al guerra, (triste) espero dejarte en buenas manos aquí, espero sigas haciendo tan bien tu trabajo como lo has desempeñado hasta este momento.
Yulia: lo siento por ti Gregori, espero tengas la fuerza y el coraje para vencer y que dios te proteja para que vuelvas victorioso.
-Gregori sonríe torpemente y se acerca a yulia tomándole las manos.
Gregori: lo que me aqueja no es morir ni volver, si no es no haberte dicho que desde que te vi te ame, señorita volkova.
-yulia se sonrojo pero sintió la sensación de correspondencia ante los sentimientos del mariscal.
Yulia: me halagas, pero yo solo soy una mujer pretendiendo ser lo que la naturaleza no me otorgo, soy una simple granjera jugando al soldado.
Gregori: aun si eres hombre o pretendiendo serlo eres hermosa. Solo dime me correspondes.
Yulia: ….. te correspondo Gregori.
-ambos chicos se besaron tiernamente, Gregori abraza a yulia mientras que ella se dejaba llevar por la sensación del beso húmedo, esta acción fue observada por la ahora impactada princesa, que había salido a buscar a su soldado para charlar acerca de las melodías de compositor , Enerdin Yagor ,y a pesar de los reclamos de Aleksei este siempre cedía ante la humillación y la amenaza de perder la cabeza. pero se topo con un panorama topado de rareza.
Lena: /sodomitas???!!!!!!/
la princesa caminaba a paso apresurado por el jardín que daba camino a las caballerizas su retorno al palacio era sombrío su rostro descompuesto por el impacto de la escena mas pecaminosa que sus virginales ojos jama hallan visto, trastornaban su fe. Corrió por los pasillos del gran santuario invernal, topo su caminar con su habitación entro sin mas aliento que la incertidumbre, y dejo caer su cuerpo ante la gran cruz de madera que se posaba a un lado de su cama, la miro deseosa de respuesta, su ímpetu crecía hasta la emoción de rezar. Mientras las santificadas palabras salían, sus pensamientos giraron sin vuelta, su corazón daba vuelcos.

Lena:/es la emoción de ver el pecado mismo ante mis ojos o el amor que da , mi corazón esta siendo herido… hooo yulian has entrado mas allá de mi fortaleza y penetrado en mi virginal amor?... dios ayúdame a encontrar la respuesta , el pecado o el amor me impacienta?/

-se levanto de su lugar religioso y entre algunas posesiones de su escritorio saco un rosario de oro puro al tomarlo entre sus blancas manos sonrío por el recuerdo de su prima Sofía de Hostein, ese rosario fue el regalo de su juventud, su parentela le decía que no debía temer ante lo enigmático del mundo, dios le Daria la respuesta y le enseñaría el camino a la rectitud. Ahora temía no encontrarlo, necesitaba respuestas. Mientras la princesa retomaba compostura su dama y paje entraron a su habitación, Lena solo los miro perdiendo un poco sus pensamientos, y al cometer tal agravio de distraerla, la princesa enfureció

Lena: os atrevéis a manchar mi pensamiento, inútiles
Yelizabeta: disculpe alteza no creí q estuviera de vuelta.
Lena: tu solo pensáis haaa!!

-Lena comenzó a tomar algunos objetos que tuviera a su alcance y los azotaba en los cuerpos de sus dos inocentes sirvientes que inútilmente intentaban cubrirse de la furia de su soberana. Su enojo yacía mas allá de la osadía de los dos jóvenes, su desquiciado comportamiento era justificado por el enojo de sentir el latir de su corazón por un simple sirviente, un simple soldado, un simple granjero. El ruido de sus gemidos enardecidos de Lena se escuchaban desde las afueras de los pasillos, yulia que ingresaba de su romance, escucho todo el farfullo, corrió tras los pasillos apresurada temía por la vida de su princesa al llegar a la habitación de puertas negras, vio a su amigo Aleksei casi temblando intentando darse valor para abrir la puerta de donde se escuchaba el rugir de la princesa.

Yulia: que sucede Aleksei?
Aleksei:(temeroso) la …..La… princesa….esta furiosa….molesta….
Yulia: (haciendo una mueca) se sabe el motivo?
Aleksei: yo no lose, pero imagino que Yelizabeta y Andrei si, están dentro.
Yulia: entremos y averigüemos el escándalo que causa la desdicha de la princesa.
Aleksei: no yulian ..Mejor esperemos.
Yulia: no seas cobarde vamos.
Alekesei: bien, bien, pero no me llames así.

-ambos soldados tragaron la dulzona saliva que les producía el nerviosismo de entrar a esa jaula de oro, tomaron la perilla de madera y se dieron paso ante el altar donde su princesa tiene los mas puros sueños, entraron observando a su alrededor táctica militar que ayuda a ver a cada adversario pero esta vez solo veían a los dos jóvenes en el suelo abrazados intentando cubrirse, mientras que la princesa soltaba cada objeto que tomaba sus manos en contra de sus cuerpos ya lastimados, yulia camino unos pasos esquivando proyectiles, Aleksei hizo lo mismo llegando mas rápido a lado de Lena, al observarlo lo golpeo con el rosario pesado de oro ,el golpe fue tan fuerte que Aleksei callo ante sus pies, yulia se acercaba para intentar calmar su enojo pero Lena tomo hábilmente la espada de Aleksei que estaba muy confundido por el golpe y aun en el suelo, al sentir el pesado metal entre sus manos , Lena solo tuvo un pensamiento, el único que ante esa situación surgiría, empuño con valor el largo metal y lo poso en el cuello de yulia con firmeza pero atemorizada atentaba contra la vida del joven que Daria su misma alma si fuese necesario para resguardar su vida. Yulia por instinto iba a tomar su espada pero recordó quien era su adversario y solo dejo caer su mano a lado de su cuerpo sin hacer ninguna otra acción que no fuera el suspirar y mirar a la princesa que la veía con ojos enardecidos.

Yulia: si su placer y necesidad es tomar mi vida, hágalo de inmediato princesa, Será un honor perderla ante usted, pero mi temor es que manchare su vestido con mi amargante sangre y aun así temo por su bienestar .no deseo que observe mi carne putrefacta cuando pierda toda conciencia.
-Lena la observaba aun más confundida que molesta.

Lena: no teme no volver a ver su granja soldado, no teme perder un amorío escondido y encrucijado?
Yulia: mi amor es a mi patria alteza, mi amor es a su vida, su protección seria lo que temo perder.
Lena: miente soldado o esta siendo franco de nuevo?
Yulia: no miento alteza, no podría hacerlo ante su presencia. Pero si se siente ofendida y cree que solo de mi boca emanan mentiras gustoso aceptare la guillotina.

-lena solo bajo débilmente el arma y la tiro aun lado de sus pies de yulia.

Lena: deje el dramatismo soldado, no alardee de su valor y desaparezca de mi presencia, llévese también a su torpe compañero de guardia, no sirve para proteger ni a una duquesa.
-yulia solo asintió con la cabeza, levanto a su amigo inconciente y tomo su espada, lo recargo entre su espalda y salio de la habitación junto a los dos sirvientes que casi lloraban por el trágico accidente. En el pasillo dejo caer como bulto pesado el cuerpo de Aleksei, este solo se movió por el dolor de su nuevo impacto y levantándose débilmente, toco su frente sangrante por el golpe. Solo pudo sentir la punzada que le producía la impotencia.

Yulia: no es grave no te preocupes solo fue un rasguño.
Aleksei: me pudo haber matado, no digas que solo fuese un rasguño, lo sabes.
Yulia: exageras, es una dama sus intenciones no eran el asesinato.
Aleksei: como puede yulian dímelo, somos inmundos? Merecemos compasión por nuestra trágica vida campesina no el desprecio. La princesa será una erudita pero cuando es necesario parece una bestia desbocada.
Yulia: veo que pides a gritos la guillotina, no blasfemes, recuerda que es la elegida por dios para gobernar.
Aleksei: jajaj si claro. Eso se vera con el paso del tiempo.
-yulia se extraño por el absurdo y fuera de contexto comentario de Aleksei, simplemente atribuyo tal confesión a la furia de su compañero, decidió olvidar el incidente, sabría que la vida le proporcionaría acontecimientos con este grado de dramatismo. Solo prefirió dar gracias a su dios por que el suceso acontecido termino de forma positiva. La princesa yacía recostada en su larga y amplia cama, su mente daba vueltas en la misma incógnita que le pesaba en el corazón.

Lena: /amor, traición, o simple deseo?/
-no encontraba explicación alguna al sentimiento derrotado que su alma aguardaba.
Lena: /amar a un soldado? , Entregarse a un monarca?/

-sabia que el simple recuerdo no la llevaría a una solución, así que salio de inmediato de su habitación, y observando a los dos soldados que solo se limitaban a estar en firmes, se expreso a ellos.

Lena: partimos a la catedral, alisten a mi cochero y sus caballos.

-aleksei se encamino a realizar el mandato de la princesa, mientras que yulia seguía con la guardia en los aposentos de la princesa, en cuestión de segundos, todos los marchantes estaban listos, Lena entro al lujoso carruaje, que era jalado por 4 caballos blancos y que denotaban ser bestias fuertes, el cochero diminuto y viejo estaba listo para dirigir a los corceles a la catedral, los dos soldados ya montados en sus bestias listos para seguir el carruaje real. La marcha comenzó, la princesa enérgicamente pidió a su cochero fuese lo mas rápido posible en el trayecto, por lo que el anciano saco el látigo de su funda y golpeando el trasero brillante de los corceles entraron en velocidad relinchando. Los soldados desprevenidos solo pudieron enterrara sus botas en sus caballos a los cuales ambas bestias enfurecidas emprendieron el galope.
-tras una velocidad endemoniada , el destino fue corto, la princesa al estar en la entrada principal de la catedral de san Pedro y san Pablo, bajo de inmediato pidiendo a sus soldados guardaran respeto ante la iglesia y no entraran con ella. Ambos accedieron escoltarla solo ala entrada. Lena entro apresurada en busca del cardenal ,lo encontró rezando , por lo que el hombre de fe dispuso a levantarse de inmediato y acercándose a la princesa la bendijo por pisar el santuario ortodoxo, la llevo a una banquilla cercana, pues había visto la desesperación en los ojos de la joven princesa.

Cardenal: que te atemoriza Lena?
Lena: el miedo es tal que hasta en mi cuerpo se puede percibir padre?
Cardenal: tu alma es pura, y veo en ella una mancha que eclipsa tu mirar.
Lena: no solo eclipsa mi vista, si no mi pensamiento, me estoy corrompiendo, necesito salve mi desdicha.
Cardenal: te escucho hija.
Lena: hoy es mi desgracias padre, hoy pude darme cuenta que mi corazón late y la sangre en el fluye, el pecado me avivo el demonio que habita en todos.
Cardenal: es pecado carnal?
Lena: temo que si, y no solo el pecado carnal si no el pecado ante mi nación, mis creencias y mis antepasados monarcas. Me e enamorado temo decirle, pero me e enamorado de un hombre sin linaje alguno, solo existe la ilusión tardía pero el demonio es tan fuerte en mi que temo no contenerlo.
Cardenal: un simple hombre dices? Como un ser tan absurdo y barbaján pudo encender tu corazón?
Lena: el pecado, es el pecado que e visto.
Cardenal: que pecado has visto hija?
Lena: dos hombres se corrompen , dos varones se desean carnalmente e visto lo que e leído , e visto lo que en Sodoma y Gomorra aconteció, y esa fue la invitación de abrir mi pensamiento y darme cuenta que me e enamorado no solo de un varón sin linaje si no de uno ….. Uno que es también pecador.
Cardenal: que osadía.. Tenéis que decirme quien es será juzgado y llevado hasta la orca.
Lena: por favor padre, se que es un buen hombre, también se que la iglesia perdonaría a cualquier pecador por una ayuda, que será entregada en la cantidad que su excelencia pida.
Cardenal: princesa, usted tan noble y amable con sus plebeyos, dios estará agradecido por su bondad y gratitud en salvar un alma perdida con unos rublos. (Sonriendo cínicamente)
Lena: gracias, padre, por la cantidad no se preocupe.
Cardenal: tan joven y tan astuta eres, será una magnifica emperatriz.
Lena: es mi destino, pero temo ante mi pecado confesado.
Cardenal: por tu bondad monetaria te ayudare aun más hija, la iglesia perdona y si tus contribuciones son tan amplias como estas, dios te perdonara si tenéis algún resbalón antes de tu matrimonio.
Lena: (confundida) me da pauta para acercarme a mi amor prohibido.
Cardenal: Lena…. Hija…. Tus antepasados han hecho esto por años y los reyes y reinas de otras naciones hacen lo mismo solo debes ser recatada hija, recuerda que eres la luz de Rusia, eso puede manchar tu reputación. No te sofoques dios te ama y contribuye y te perdonara, vete hija estas absuelta de tus pecados. (Dándole la mano para que se la besara)
Lena: gracias padre.

-la princesa salio mas confundida de cómo había llegado, su estupefacción llego al limite que no recordó a sus guardias, estos iban tras ella, len asubio de inmediato al carruaje y en el camino. Solo se preguntaba angustiada que todo en lo que había creído era un mentira.

Lena: / un cardenal, cerdo…..como puede proponer tal osadía?/

-mientras maldecía sus creencias comenzó por darse un panorama diferente la ciencia también contribuía a sus confusiones, recordaba las lecturas de filósofos griegos, amantes de niños y bestias, recordaba a los dioses del olimpo, libertinos y justos.

Lena: / el mundo de los hombres es a medida de sus respuesta s creencias/
-la princesa descendió ya en el palacio de invierno su hogar un poco mas serena, la iglesia no lo era todo, tal ves dios amaba a todos por igual no importando linaje, su relajación era evidente mientras sus pies tocaban el amplio césped que cubría el suelo, miro atrevidamente a su soldado. Sonriendo descarada por sus pensamientos.

Lena: /serás un sodomita, tu amor será el mariscal de la milicia rusa, pero mi amor asía ti es verdadero, y mi rango es el de una emperatriz de una nación/

-la vacilación de los días eran turbados por aire desconcertante, la edad era evidente el tiempo se presentaba ante la mirada del mundo, omitiendo el paso de la edad de los protagonistas no es por falta de importancia pero los sucesos que atañen sus mundos, suelen ser mas provocativos al morbo de contarlo. Todo lo que a sucedido el aire invernal lo cubre, la pequeña princesa es ahora una mujer encantadora dispuesta a utilizar sus atributos para afrontar el mundo que se desliza a sus pies. Con tan solo 18 años dios la ha dotado de una perspicacia aun más renovadora, un sentido imperativo de su cultura y lo incesante del imperio la asombra. No ha pasado más de una semana en la cual el camino asía la iglesia de san pedro y san Pablo la vio partir, aun recuerda como soborno al corrupto cardenal para salvar la vida de un simple hombre de la cual se a enamorado en simplicidad, las noches siguientes de ese suceso fueron de lo mas natural, la princesa salía de sus aposentos calidos para acercarse a la soledad de su escolta, yulia siempre la esperaba aun que no con el mismo brío de siempre ya que extrañaba a Gregori el hombre que la había amado tal y cual era, el que sabia su mas oscuro secreto, el que la ayudo en su mas profunda desdicha, la princesa notaba la exaltante compostura de yulia, y así con su perspicacia notaba y sabia ciertamente que era por su amor pecaminoso. Después de todo suceso incomparable que alentaba a la princesa a utilizar su poder y mandar un comunicado para asesinar a Gregori se detenía por el temor de ser castigada por su dios, el dios que hace una semana dejo corromper al cardenal y salir impune, pues también recuerda le entrego 3000 rublos en forma de limosna. Vaya limosna, ahora tal vez comprendamos el porque la iglesia ortodoxa tiene tanto poder.
-en una mañana fría en la cual la princesa despertaba mas ansiosa de lo acostumbrado, sale de forma brusca tras la puerta de cedro que cubre su morada, observa como Aleksei duerme de nuevo, y yulia intenta no cerrar los ojos, al verlo lo invita a pasar, inconciente de sus actos yulia acepta un poco conmovida y extrañada. Ya dentro de la calida habitación.

Lena: ven toma asiento junto ami yulian.
-yulia solo se limita a acatar la orden de la princesa pero con bastantes dudas.
Yulia: (sentándose) a que se debe mi presencia en sus sagrados aposentos princesa.
Lena: solo me preguntaba? Que os sentiré si estas junto ami.
Yulia: y a descubierto su duda?
Lena: si. Lo he hecho.
Yulia: puedo saber que es lo que sintáis, alteza.
Lena: temo que ese será mi secreto y perdonaras mi atrevimiento.
Yulia: su atrevimiento no es causado por mi , si usted decide que le apetece mi compañía yo estaré encantado de disfrutar de la suya, pero espero no lo tome como una bofetada alteza, pero recuerde que soy un hombre, un hombre que nada tiene que hacer en su habitación, podría ser mal interpretado si alguien se enterara de esto, su padre me mataría sin dudarlo.
Lena: es tu temor o es un rechazo asía mi persona y compañía (molestas)
Yulia: como dije antes princesa, no malinterprete mis intenciones, su compañía es tan agradable que quisiera que las charlas nocturnas que tenemos siguieran hasta el amanecer, no piense de mi de esa forma, soy su mas fiel sirviente.
Lena: disculpáis mi duda, suelo ser tan defensiva por las mañanas. (Tocando la mano de yulia)
Yulia: usted es la princesa no hay nada que disculparle, (sonriendo nerviosamente)

-sus miradas penetraron sus mismos ojos, sus reflejos a la luz de las velas ya opacadas por la luz de la mañana se unian en cada mirar, su trance fue disuelto por la dama que tocaba impaciente lka puerta de cedro, rugia sin cesar yelizabeta preocupada no dejaba d easotar sus manos en ella.

Lena:; dios… es yelizabete, debes esconderte.
Yulia: pero princesa en donde me ocultaria.
Lena: debajo de mi cama ,haslo yulian, o tus temores se haran a la realidad en pocos momentos.

-yulia temblo por las palabras de su princesa y sin pensarlo demasiaso se tiro de bruces ante la cama para después rodar y ocultarse bajo ella, lena solo salto a su cama para fingir dormitar.

Lena: a..de..lante.
-yelizabeta entra temblando.
Yelizabeta: princesa, esta bien.
Lena: molesta, por que me has despertado. Que deseas.
Yelizabeta: como siempre princesa es la hora de vestirla.
Lena: y por eso ese comportamiento tuyo?
Yelizabeta: no princesa. Ese no es el motivo, si permite decirle ..
Lena: prosigue.
Yelizabeta: no vi a yulian asiendo su guardia y mientras mas caminaba y me acercaba por el pasillo asía su habitación, me invadía el temor de que algo le hubiese sucedido.
Lena: ya comprendo, gracias por tu preocupación, pero yulia esta , en la cocina le pedí una copa de agua, estaba sedienta.
Yelizabeta: debió llamarme o a diana (encargada de la cocina).
Lena: como osas decir eso, tendría que levantarme y eso no sucederá no pretendas manipularme.
Yelizabeta: disculpe alteza, tiene toda la razón.
Lena: sabes… yulian se a tardado demasiado, te pediré que vayas tras el y averiguas su tardanza.
Yelizabeta: de inmediato, me ocupe de eso.

-yelizabeta salía de forma rapida, mientras que Lena de un brinco sus talones tocaron el piso, y agachándose como una niña juguetona ayudo a salir a su soldado. Yulia salía desempolvándose con las manos toda la tierrecilla que se había adherido a su uniforme.

Yulia: princesa,. Yelizabeta no me encontrara en la cocina y sin duda dudara un poco de lo que le habéis contado, y tal vez se le informe a su padre de mi ausencia y desaparición de su puerta.
Lena: tranquilo, no pasara tal suceso, mejor toma tu lugar en la puerta yo me encargo de Yelizabeta.

-yulia solo asintió e hizo reverencia con la cabeza para después marcharse y tomar su lugar de guardia, Aleksei ya estaba parado sobre esta y al verla salir se sorprendió de sobremanera.

Aleksei: bribon que aséis ahí, en los aposentos de la princesa?
Yulia: nada de lo que tu mente es capas de pensar en estos momentos.
Aleksei: jaja claro camarada, que aséis ahí dímelo ya.
Yulia: la princesa estaba asustada y me pidió mirara su habitación, parece que las pesadillas se le hacían realidad.
Aleksei: pero su habitación no es tan grande como para asustarla.
Yulia: eso es lo que sucedió, y si no estas conforme con mi explicación sugiero, se lo preguntes tu mismo a la princesa.

-Aleksei solo se quedo pasmado, no haría tal cosa, por supuesto le teme a la princesa, pero no conforme con la explicación de su compañero dejo sus incógnitas para su mente sucia.
-Yelizabeta ya había subido a los aposentos de Lena y observo a yulia en su guardia, pero no comento nada ante el, sin mas ni mas entro a la habitación de la princesa y le informo lo acontecido, Lena solo asintió y pidió la vistiera de inmediato, Yelizabeta se apresuro a hacerlo, tomo de entre sus ropajes uno de los corsés que había sido traído de Francia especialmente diseñado para la princesa Elena de Moscu., se lo coloco, amarrando cada cintilla de ese atrevido vestuario, en cada jalon, Lena solo se quejaba un poco, ere necesario, utilizarlo, todas las damas lo hacían y ella no se quedaría atrás, en cada amarre su cuerpo ya delgado ,se veía aun mas delicado, pero reafirmaba aun mas su figura. Al término de su colocación, Yelizabeta tomo uno de los vestidos traídos de Inglaterra, de ceda fina, con costuras de oro y de igual forma fue impuesto en la anatomía de la princesa. Al termino de la faena Lena se miraba en un amplio espejo, en su rostro se dibujo una sonrisa, se veía encantadora, y sus pechos resaltaban a la vista, grandes y tan blancos como su misma piel, pareciera que saldrían por la presión que el corsé asía en ellos, se veían tan apetecibles, sabia que ante esto, su homosexual soldado caería a sus pies dejando de lado su aberrante amor asía Gregori. De inmediato saldría de su habitación para tomar una clase de literatura, por lo que se apresuro para ver el rostro que pondría yulia al verla, salio de su habitación y yulian la miro de inmediato. Pero no era lo que la princesa esperaba, al contrario de lo que ella deseaba yulia la miro de forma indiferente, y en ocasiones mientras caminaban por el pasillo asía la sala de estudios Lena se percataba que yulia la miraba no de forma lujuriosa si no de admiración, admiraba sus vestidos no su cuerpo ya proporcionado de sensualidad. Ya molesta Lena despacho a Aleksei pidiendo revisara su caballo y no regresara hasta que su caballo estuviera tranquilo, Aleksei no comprendía la tan rara tarea, pero prefiero partir antes que ser amenazado por Lena. Ya solos en la sala de literatura, de igual forma Lena pidió excusa ante su profesor para terminar la sesión antes de lo previsto, este cedió y partió dejando solos a las dos chicas.

Lena: yulian toma asiento frente ami.
-yulia obedeció de inmediato.
Yulia: que desea princesa, charlar sobre filosofía?
Lena: eso no es lo que deseo.
Yulia: entonces estoy a su disposición para lo que me pida.
Lena: que edad tienes?
Yulia: 17
Lena: eres tan joven, aun más que yo.
Yulia: pero mi edad no me impide nada.
Lena: lose soldado su valentía es como de doscientos hombres de 40 años.
Yulia. Gracias para mi es incumplido.
Lena: el marical es tu compañero mas fiel, un amigo un hermano?
Yulia: por supuesto lo es, es lo mas preciado para mi, me ha ayudado tanto que lo aprecio.
Lena: estas ligado a m nuestra sagrada fe?
Yulia: claro alteza. La iglesia es lo mas importante en nuestra nación al igual que sus soberanos.
Lena: no has pecado?
-yulia se sonrojo ante esta pregunta.
Yulia: aun no e tenido la oportunidad de hacerlo.
Lena: eres casto? (nota: casto = virgen)
Yulia: aun lo soy.
Lena: no existe mujer que ames en este mundo de luz?
-yulia recordó a Gregori, sentía el amor que la princesa le preguntaba asía el, pero no podría confesarle esto.
Yulia: si, hay una mujer que me llena de alegría la vida, pero esta lejos de mi.

-Lena sospecho de lo que su soldado hablaba, sin duda era gregori.

Lena: eres tan afortunado.

-la princesa salio de inmediato al termino de su ultima frase, yulia se desconcertó por eso, pero sabia lo impredecible y cambiante de la actitud de la princesa y solo se limito a seguirla. Lena llego a estudio de su padre, este ya estaba ahí, así que corrió y lo abrazo de forma efusiva, para después ver a su madre y hacer la misma acción, yulia hizo guardia en la entrada de esta habitación junto con los otros soldados de la escolta del zar y la zarina.

Sergey: Lena mi gran princesa cuanto te e extrañado.
Inessa: mi corazón era abatido en tu ausencia hija. (Besando a su hija)
Lena: mi alma sufría por su ausencia padres, pero por fin el tiempo es justo y los tengo aquí a mi lado.
Sergey: temo que no por mucho tiempo hija, la guerra esta siendo cada vez más tempestuosa y es mi deber como zar estar cerca de mis tropas.
Lena: lo se padre, pero quiero disfrutar de ti y de mi madre por hoy, olvidemos que la guerra existe y no controla tu tiempo.
Sergey: olvidémoslo entonces (sonriéndole)

-la familia imperial, se divertía hablando de temas sin importancia, parecían una familia cualquiera de la nación moscovita, algunos bufones eran llamados para sofocar la angustia del zar y sus familia, la comida fue gustosa y llena de manjares, el palacio de invierno se llenaba de luz familiar de risas y alegrías de los mismo, pero el tiempo no era tan favorable para la familia real, antes de dormir, el zar y la zarina comunicarían a su hija el destino que le espera, ya en la sala de estar.

Sergey: hija es mi deber pedirte y comunicarte que a llegado la hora de buscar tu consorte (consorte= esposo, esposa) ,tu edad ha llegado ,es necesario buscar el hombre que comandara contigo esta nación.
Lena: padre aun es muy temprana la decisión, aun necesito tiempo.
Inessa: el tiempo es lo mas necesario y se a acabado, estamos en guerra, necesitamos asegurar tu trono, con algún heredero de otra nación, en dos semanas vendremos para dar lugar a la fiesta en la que conocerás a una decena de hombres de las casa imperiales de Europa y elegiremos al mejor para ti hija.
Lena: si es necesario, hacerlo lo Hare. (Triste)
Sergey: (sonriendo) te comportas como toda una emperatriz.
Inessa: lo es querido lo es.

-la princesa no demostraba su angustia, pero sentía temor en su corazón, que de ser rojizo se torno a un pálido ámbar, temía el compromiso, no deseaba a otro hombre, el matrimonio impuesto por sus padres era su destino, desgraciadamente los compromisos imperiales son por política y relaciones monárquicas pero jamas por amor. La princesa temía estar en los brazos de un hombre que no la amaría por lo que ella fuese si no por la corona que poseía, y su mayor angustia era ser separada de su soldado, el que amaba de forma incondicional y aun q no sentía ser correspondida no deseaba darse por vencida. En dos semanas su vida daría un vuelco terrible la cual no tendría marcha atrás si encontraban al hombre indicado. Lena se recargaba en el gran ventanal sumergida en sus pensamientos, su padre aspiraba el aroma de su copa, su madre bebía te de una taza humeante, y sin mas que el rugir de un grito embravecido Aleksei entro con espada en mano.
Aleksei: morir princesa, sin su vida no hay futuro, todo sea por la gloria alemana!!!

-aleksei aventaba su pesado cuerpo al de Lena, era evidente que había sido comprado por la casa imperial, alemana su odio asía la princesa lo hizo traicionar la nación que lo vio nacer. El ruido proveniente de la sala llamo la atención de todos los soldados, yulia entre ellos entro corriendo habriendo de una patada la gran puerta que los separaba de la familia imperial, al ver lo que Aleksei esta apunto de hacer, sin pensarlo yulia empuño su espada y esquivo la estocada de Aleksei, este solo le sonrío t tomo ala princesa por escudo .los otros soldados lo rodeaban, mientras que la princesa quedaba separad de sus padres y estos eran protegidos por otros soldados.

Aleksei: imbeciles creéis que pueden conmigo.

-el joven traidor se quito a 3 guardias de forma simple y sin esfuerzo yulia quedo de pie chocando su espada con la de el. Aleksei cubría su cuerpo con la anatomía de la muy asustada princesa, posaba una daga en el cuello de Lena.

Aleksei: da un paso atrás yulian o ella muere.
Yulia: clamaos amigo, no tenéis por que ser tan bravo, dejadla libre, se un hombre y pela conmigo.
Aleksei: jaja mejor veras morir a esta dulce mujer, que de princesa no tenéis nada.
-Aleksei ya convencido de enterrar el filo cortante de su daga en el cuello de Lena, dudo por un segundo, esto lo aprovecho yulia para sacarla de el abrazo mortal de Aleksei el traidor, pero no fue gran esfuerzo el de yulia y Lena quedo al alcance de su captor y justo cuando estaba por enterrar su espada en el abdomen plano de la princesa yulia se metió entre los dos, la espada entro raspante entre su brazo y su pecho rozando de forma fatal por la axila de la misma. Yulia sintió un inmenso dolor pero no se conmovió ante su desdicha y mucho menos ante el rostro conocido de su amigo y con certeza enterró su espada de la misma forma que Aleksei pero yulia le había dado la peor herida en le cuello atravesó su garganta sin titubeos. Este callo de inmediato perdiendo la vida. Yulia adolorida por su herida se mantuvo en pie, mientras la princesa lloraba desconsolada a lado de sus padres.
Volver arriba Ir abajo
chikane0704
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 28
Localización : aqui
Cantidad de envíos : 8
Fecha de inscripción : 27/05/2009

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   12/3/2010, 01:33

wowww!!!! esta muy padre... espero lo continues
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   8/4/2010, 15:16

por amor de dios me dejas sigue la xfa... lo necesitoooooooooo conti onegai
Volver arriba Ir abajo
1 ChIk WaP@
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : México D.F.
Cantidad de envíos : 51
Fecha de inscripción : 08/04/2009

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   13/4/2010, 18:46

SIN MAS QUE DECIR LES DEJO LA CONTI PIDIENDO ANTES UNA DISCULPA PORL A TARDANZA DISFRUTENLA

yulia aun inmutable ante tal acoso por parte de su ahora muerto amigo, se recargaba con definición entre el muro, el cuerpo escurriente y chorreante de sangre permanecía inerte en el suelo, a los pies de yulia, el zar tomo un aire aliviador que penetraba directo a sus pulmones, sus sentidos se tranquilizaron poco a poco ya no temía mas por la vida de su hija, su heredera, su princesa, se acerco al valiente soldado que lucho y puso como escudo su cuerpo, tomo su hombro y le agradeció febrilmente.

Sergey: eres muy valiente muchacho, sin duda un hombre tenaz.
Yulia: (recobrando el aliento y adolorida) señor es mi deber y lo cumplo como se me encomendó, protejo a la princesa con mi vida.
Sergey: lo e visto no necesitéis decirlo, eres un soldado excepcional, tendrás el rango de sargento desde hoy en vida.
Yulia: es un placer recibir mi nuevo rango.
-yulia tambaleo por un momento, toco el lugar en donde había sido herida, sentía el ardor del mismo infierno, al posar su mano blanca y delgada por la abertura que la espada de Aleksei le formo, sus dedos enrojecidos se mostraron delante de su rostro, el zar lo noto y de inmediato propuso una solución.

Sergey: necesita un medico sargento, le ofrezco a mi medico personal.
Yulia: alteza, es tan bondadoso como comprensivo, pero no se preocupe por mi, es solo un raspón que apenas rozo mi carne, no es necesario tanta galantería.
Sergey: el medico no es galantería soldado es solo una medida de seguridad, no quiero que el hombre que salvo la vida de mi hija, la pierda solo por un rasguño cualquiera.
Yulia: no es ofensa gran rey, pero realmente es necesario preocuparos mas por la seguridad de la princesa y de usted mismo, yo estaré perfecto, puedo curarme ami mismo, e aprendido de las odas de Cicerón en Grecia, cuidare de mis propias heridas como un lobo salvaje, eso me da mas seguridad y mas valentía para realizar mi labor de proteger a la princesa.
Sergey: todo un caballero es usted soldado, y mostrándole mi caballerosidad y compresión, dejare que tome las medidas que mas lo inspiren.
Yulia: de nuevo es tan amable, (asiendo reverencia)

-el zar solo palmeo la espalda de yulia, y se dirigió con su esposa que aun abrazaba a su hija, junto con la guardia del rey fueron escoltados a sus habitaciones y custodiados con la mas cuidadosa cautela. Yulia permaneció recargando su cuerpo aun en el pilar en donde Aleksei se pudría minuto a minuto, algunos soldados entraban listos para sacar aquel cuerpo tan despreciado ahora por la corona rusa. Yulia miraba como Aleksei era arrastrado por el salón en penumbra, quedando tan sola como siempre, el dolor que sentía su cuerpo era insoportable, de nuevo tocaba aquel lugar herido, su mano empapada del liquido rojizo la hacían preocuparse a tal extremo de pensar que podría morir, no se arrepentía de no aceptar el ofrecimiento de su rey, prefería la muerte q a ser descubierta viva que el no era el sino ella, la herida estaba tan cerca de sus senos que seria inevitable el descubrimiento. A pasos cortos y dolorosos se encaminaba por los pasillos de salón invernal, el camino se hacia largo y tedioso, lo único que deseaba era llegar al cuarto de la servidumbre, en donde una cama algo maltrecha la esperaba, era ahí donde pasaba sus minutos libres, jamás la deseo tanto como en estos momentos, su frente sudaba de forma fría, su cuerpo se llenaba de escalofríos, con pesadez abrió la puertecilla de madera, dejando al descubierto el cuarto en donde se posaba la cama, entro sin mas apuro y dejo caer su cuerpo, el ruido que se formo fue memorable callo como un cuerpo sin vida , sus manos amplias y extendidas se dejaban balancear con el vaivén del movimiento de la cama de madera, sus pies cubiertos por las botas colgaban de la misma, estaba apunto de perder toda conciencia. Pero tan dura como siempre se motivo a si misma a no caer ante un rasguño, a resistir su desdicha, a superar la batalla, a no caer ante la muerte. Abrió de forma torpe su casaca, sin duda el dolor que sentía era incomparable, sus gestos se notaban tensos en su rostro. Por fin la casaca cedió ante sus jalones, su camisa blanca que era cubierta por figurillas de hilos dorados se veía enrojecida, el costado de su abdomen superior izquierdo muy cerca de su seno mostraba una línea rasgada, salían las telas que cubrían sus femineidad, los pedazos de telas que oprimían sus senos se notaban aun mas dañados, desgarro la blusa y tiro de estas telas, dejando su torso totalmente descubierto, al quedar denuda de la cintura para arriba noto que la herida no era un rasguño, era una herida profunda, amplia y con toda intención de no sanar rápidamente, estaba en un aprieto, sabia que podría intentar curarse a si misma pero necesitaría de un medico para sellarla, pero no estaba dispuesta a ser vulnerable, tomo algunos vendajes agua fría y comenzó a limpiar su herida, a cada toque un sollozo adolorido emanaba de sus rojizos labios aun sudando de forma tempestuosa no se vencía, torpemente intento cerrar la rasgadura profunda de su piel, sin éxito prefirió pensar que el tiempo la curaría, lo único que ella podría hacer es mantener limpia la zona afectada. Se coloco los vendajes alrededor de sus senos, después la blusa y por ultimo la casaca limpia. Se coloco la espada pero sus piernas tambalearon dejando su cuerpo caer de nuevo en la cama. Prefirió dormir, la noche callo tan rápido como el amanecer, entre lucidez la pequeña yulia despertaba, abriendo poco a poco sus ojos, en la penumbra se percato de una sombra extraña en su habitación y sin pensarlo dos veces empuño su espada.

Yulia: quien sos, le recomiende se identifique si no desea perder la vida.
Lena: discúlpame yulian , no deseaba asustarte.
-yulia sintió un alivio en su pecho, dejo caer la espada al suelo y se levanto inmediatamente.
Yulia: desea algo alteza, en que puedo servirle?
Lena: nada en particular sargento.
Yulia: se encuentra bien?
Lena: si...lo estoy gracias a ti, esa es mi justificación por la que ahora me encuentro en tu habitación.
Yulia: es mi deber protegerla princesa, no lo agradezca, pero de nuevo tendré que dar una queja si me lo permite.
Lena: hable soldado.
Yulia: no es correcto que este en mi habitación princesa. Usted es una dama y yo soy..
Lena: mi guardia personal?.
Yulia: (ríe) no era lo que pensaba decirle. Jaja
Lena: que era entonces?
Yulia: soy solo una bestia a su lado.
Lena: jajaja. Que comparación la suya, tan extremista y modesto como siempre.
Yulia: si gusta la puedo acompañar a su habitación, y así retomare mi guardia afuera de su habitación.
Lena: mi presencia te molesta aquí?
Yulia: por supuesto que no alteza, usted tenéis la mas maravillosa aura, irradia luz a cada paso que da en cada recinto que se presenta.

-Lena sonrío, lo tomo como coqueteo, y como una invitación.

Lena: se esta insinuando con intenciones románticas?

-yulia se sonrojo de inmediato, esa no era su intención y la princesa había malinterpretado su cumplido, así mismo se imagino a ella misma cortejando a una mujer y le produjo vergüenza y remordimiento de conciencia.

Yulia: no princesa. Esas no son mis intenciones, jamás la cortejaría, es un pecado hacer tal agravio a la realeza.

-Lena entristeció por un instante, pero recordó su posición social su estatus, su magnificencia y no aceptaba el rechazo.

Lena: yo considero aun mas agravio y un pecado mortal el no complacer a sus soberanos, usted me ama por que soy la luz de Rusia, seré la emperatriz, por eso me ama?
Yulia: por supuesto princesa, le amo así como todo su pueblo la adora.
Lena: si me ama de tal forma, entonces también desea mi felicidad y complacencia?
Yulia: de nuevo coincido con el pueblo ruso, are todo por su felicidad, lo que me pida se realizara sin demora.
Lena: si es así, te pido que me dejes probar tus labios.

-yulia se sobresalto, ya que la princesa era acompañada por sus palabras hasta su cuerpo, Lena recargo sus brazos alrededor del cuello de yulia para acercarse lentamente a su boca, yulia pudo aspirar el aroma de su soberana, sintió el calor de su esencia. Su corazón se aceleraba, su respiración entrecortada evidenciaba su ansiedad, temía cometer un pecado mortal en la que su alma jamás seria perdonada, los centímetros ya escaseaban en la distancia de sus labios, pero tal vez fue la adrenalina que corría por el cuerpo de yulia que la trajo de vuelta a la realidad de su dolor, antes de sentir el contacto de Lena, yulia se agacho un poco y tocando su herida se quejo pesadamente, la princesa solo pudo hacerse para atrás.

Lena: estas bien?
Yulia: es un simple dolor, pero me recuperare y volveré a mi labor.
Lena: un excelente pretexto para alejarse de mí.
-yulia se incorporo frente a la princesa.

Yulia: alteza, no es ningún pretexto, pero considero que mi dolor se presento en el momento oportuno, lo que intentábamos hacer, es una aberración, si usted decide sacarme de este recinto, mandarme a los calabozos o tomar mi vida, hágalo, pero jamás pasare la línea que usted desea, solo seré su guardia, esa es mi misión y no hay ningún otra.
-Lena la miraba entristecida, esa era una respuesta que no esperaba escuchar. Asiendo una mueca de risa fingida, solo dio media vuelta y antes de salir pero sin mirar atrás comento.
Lena: imagine soldado que no tengo la corona en mis manos, imagine que nací muy cerca de su granja, soy una mujer sin ninguna responsabilidad mas grande que la única de ser libre, si mi padre fue un granjero y mi madre una devota esposa, y yo solo heredara un apellido irreconocible y trabajara como campesina en una granja buscando el hombre ideal….. Usted se enamoraría de mi?
Yulia: podré imaginar mil formas, mil situaciones y colores pero la realidad es la que tenemos en estos momentos, no existe otra.
Lena: solo conteste lo que hipotéticamente e imaginado, intente imaginarlo conmigo, en su memoria véame como una campesina altiva y bella, véame como una mujer que usted tendría a su alcance… me pretendería románticamente?
Yulia: probablemente lo haría alteza, sin dudarlo ni un segundo de mi vida, estoy casi conciente que lo haría.
Lena: (riendo) te estoy dando una oportunidad que muchos hombres desearían y sueña contemplar en su imaginación, por que no lo tomas?
Yulia: princesa, véame completamente, no soy lo que una emperatriz como usted merece tener, y sobre todo no soy el hombre que usted quiere ni mucho menos del que se imagina soy.

-encarando a yulia Lena sobresaltada explica.

Lena: como osas saber que es lo que yo pienso, no sea vanidoso, se lo dejare muy claro, creo y estoy completamente segura que es un hombre excepcional, no es tan común, tal vez extraño en algunas situaciones, pero jamás vi a aun hombre y mucho menos un granjero tan educado y atento con una dama, a pesar de ser quien soy algunos soldados me ven con vulgaridad pero usted solo me mira con admiración, que existe alguien que ya a tomado su corazón y le a nublado la vista.
Yulia: princesa, mi corazón esta ocupado por usted, y si existe alguien que me interesa pero, de nuevo repito que no soy un hombre como usted considera, tal vez no comprenda mis palabras pero estoy segura que si lo pudiera comprender me mandaría a la horca sin pensarlo.
Lena: no se justifique mas, lo he comprendido y espero contar con su discreción.
Yulia: para mi esta conversación jamás existió alteza.

-Lena salio desconsolada de aquella habitación, había sido rechazada por un hombre vano y sin prestigio su orgullo fue mutilado con sus palabras, para la princesa era el hombre ideal, pecador por amar a otro pero el ideal para ella, llego a su habitación y despojándose de sus ropas, solo pedía a la noche entristecida y colmada de estrellas que olvidara al hombre que le negaba su corazón, durmiendo profundamente la noche seguía sin rumbo, mientras que en la habitación pequeña de yulia en donde intentaba recuperarse sin éxito, el dolor colmaba su alma, sus huesos adoloridos y sus músculos temblantes le demostraban que estaba viva, por que el dolor lo sentía a flor de piel. El sudor llegaba a su frente, sus ojos se tornaban rojizos su herida palidecía y se volvió a teñir, la sangre emanada se parecía al cabello sedoso de la princesa. Yulia paso la peor noche de su corta vida, al levantarse, la mañana helada pego de lleno a su maltrecho cuerpo, se levanto aun con los ojos rojizos su frente mojada, se incorporo fingiendo estar bien, se coloco su uniforme y salio, aun el dolor hoy era peor que el de ayer, al llegar fuera de la habitación de la princesa un guardia se dirigió a yulia.
Guardia: prepárate, salimos al instante, el zar a dado la orden de llevar a la princesa al palacio de verano que esta en Ekaterimburgo.

Yulia: cual es el motivo?
Guardia: su seguridad, el zar no desea que la princesa sufra de nuevo un ataque como el pretendía realizar el traidor de Aleksei. Así que sugiero tomes tus pertenencias por que solo tu y 10 guardias mas saldrán para Ekaterimburgo el zar confía en ti.
-yulia estaba tan mal que ya sabia que el viaje podría matarla, pero lo haría sin ningún titubeo
yulia tomo algunos objetos de su pertenencia y salio fuera del palacio invernal, en donde el cochero estaba listo para esperar a la princesa y abordara el carruaje que la llevaría hasta el palacio de verano a Ekaterimburgo, Damian se acercaba con su corcel, yulia lo tomo por la correa y guardo los objetos en la pequeña maleta que su corcel llevaba colgando alado de su montura, amarro bien la montura al caballo y se dispuso a acariciarlo, pero entre minutos y segundos su respiración parecía lenta, agitada, cansada y extenuante, su rostro pálido asía contraste con sus ojos rojizos ,sus labios enardecidos mostraban su enfermedad. Damian noto el estado del valiente soldado.

Damian: esta bien sargento (acercándose a su lado)
Yulia: estoy en perfecto estado.
Damian: pues… no lo parece sargento, su semblante es marchito.
Yulia: aun me recupero del asalto que sufrí.
Damian: espero se recupere pronto.
Yulia: así será.
Damian: tenga cuidado en el viaje y proteja muy bien a la princesa.
Yulia: es mi trabajo no preocupáis.

-Damian hizo reverencia y sonrío levemente, yulia se toco la herida por enzima de su uniforme y noto que este ya estaba lleno de sangre, simplemente hizo una mueca de disgusto y dolor, pero prefirió hacerse la fuerte y dejar de lado su estado, la princesa bajaba las escalinatas de la entrada del palacio, todos sus soldados hicieron reverencia incluyendo a yulia, la princesa paso por el césped mojado y tupido de nieve, ella llevaba un abrigo de pieles para cubrir su cuerpo de las ventiscas, subió al carruaje con ayuda de el cochero y los soldados se dispusieron a subir a sus respectivos caballos, yulia intento subir a su corcel, pero el dolor la invadía y solo se arrodillo alado del mismo, Damian corrió para saber que sucedía pero yulia se levanto y subió rápidamente al caballo, el carruaje real emprendió la partida y los soldados iban tras el, ya adentrados por el bosque de Malmerova yulia ordeno una táctica militar que consistía en cubrir el carruaje entero por soldados , dos en cada lado , tres atrás y tres enfrente del mismo, esto para evitar cualquier atentado con la princesa, mientras Lena observaba el paisaje cambiante por el paso de su carruaje noto como yulia parecía caer del caballo, se notaba sin vida llena de cansancio, lo que mas sorprendió a la princesa eran sus ojos extremadamente rojos, no parecía el galante soldado lleno de orgullo , daba la imagen de un prisionero amarrado al corcel. Lena prefirió dejar de lado sus pensamientos, tal vez le daba demasiada importancia al soldado, ella había sido rechaza por el mismo así que no valía la pena preocuparse por el. Se distrajo con el libro que llevaba entre sus manos, se perdió en la lectura. El trascurso fue largo para los hombres que resentían el viento en sus rostros la helada nieve se aglomeraba entre sus ropas, el viento quemaba sus rostros dejándolos aun mas rojos, sus manos parecían congeladas, pero se ceñían duramente a la soga del caballo, mientras que para la princesa fue un paseo exquisito, al llegar al palacio de verano, este ya esperaba la presencia de la princesa, puesto que ya en la rejilla principal un sirviente aguardaba ansioso su arribo, al ver a lo lejos el carruaje custodiado por los soldados se apresuro a abrir la amplia reja, el carruaje paso rápido entre sus ruedas levantaba la nieve que caía de nuevo, en la escalinata del palacio de verano, el cochero detuvo su andar y bajo rápidamente de su lugar para abrir la puertezuela del mismo, la princesa bajo de inmediato y entro al palacio de verano, mientras que los soldados hacían lo mismo y la escoltaban en su caminar, yulia pidió a dos soldados hicieran guardia en la entrada principal y los demás se distribuirían en el palacio mientras que ella seria escolta principal de la princesa. Lena fue llevada por sus sirvientas a su recamara , y yulia hacia guardia fuera de su puerta, su semblante no había cambiado ,mas al contrario parecía que desfallecería en cualquier momento, su cuerpo lo recargaba en los muros que dividían el pasillo y la habitación de la princesa, sudaba inconteniblemente, era tarde y la noche comenzaba a caer en penumbra, la princesa descansaba, y yulia sufría, estaba agotada ya no podría mantenerse en pie, era evidente que había llegado el momento en que su cuerpo se desplomaría sin mas aviso, la princesa deseaba caminar por los pasillos del palacio y salio de su habitación, al salir observo a yulia, estaba por caer y sin mas se derrumbo ante sus pies, la princesa se asusto tanto que grito, atrayendo con su grito al guardia mas cercano ,este corrió y observo la escena se acerco ante la princesa que tenia sus manos puestas en el cuerpo inerte de yulia.

Lena: ayudadme a levantarlo.

-el soldado obedeció y cargo a yulia recargándolo entre sus hombros.

Soldado: a donde lo llevo?
Lena: entre conmigo a mi habitación, lo dejara en mi cama.

-el soldado se extraño ante la petición de la princesa.

Soldado: pero alteza, es mejor llevarlo a su habitación, yo puedo llevarlo hasta allá.
Lena: me esta sugiriendo otra opción que no es la q yo mande?
Soldado: por supuesto que no disculpe.

-entraron a la habitación real de la princesa, el soldado dejo lentamente el cuerpo de yulia entre las sabanas finas de la cama.

Lena: llame al medico ahora mismo.
Soldado: el medico de guardia del palacio salio, regresara en algunas horas.
Lena: estupido, que no se da cuenta como esta este hombre, vaya y busque a cualquier medico que este disponible, de inmediato, por que si muere usted pagara con su vida su deceso.
Soldado: pero…pero…
Lena: aun esta aquí?
Soldado: lo siento.

-el pobre chico salio corriendo de los aposentos de la princesa en busca de algún medico, sin duda tardaría algunos minutos en encontrarlo ya que tendría que ir al pueblo mas cercano. Mientras que en la habitación de la princesa, Lena observaba a yulia de forma tierna sentía lastima y comparecencia por ver su cuerpo tan frágil, aun sentía temor, pues podría ser grave y perder la vida, esperaba ansiosa que el medico llegara y viera el estado de yulia. Mientras intentaba refrescar la frente de la moribunda, noto que escurría sangre entre el brazo y el pecho de yulia, su curiosidad fue más que desabrocho la casaca del soldado y recordó que había sido herida por Aleksei cuando la protegía. Noto la camisa del soldado empapada en sudor y sangre, se alarmo aun mas, Lena sabia que lo que estaba asiendo no era digno de una princesa, pero temía perder al hombre que la cuidaba tan fervorosamente, temía no volver a ver jamás el azul profundo de su guardia personal, temía no volver a sentir el aroma tan dulzón que Expedia el cuerpo de yulia, comenzó a quitar la camisa de yulia, se sonrojo al darse cuenta de lo que estaba asiendo dejaría denudo del torso aun hombre, pero gran sorpresa fue la suya e invadió sus sentidos al ver las telas que simulaban vendas alrededor de su pecho.

Lena: que es eso? Es un vendaje ¿ pero su herida esta aun lado no en el pecho.?????
¿??????????????????????????????????????????????????????????????????????????

-la princesa denotaba confusión y gran sorpresa en su rostro, no sabia que hacer o que pensar acerca de lo que sus ojos verdigris miraban, su curiosidad llego a la incertidumbre y prefirió no tener mas la incógnita en su mente y se dispuso a abrir esas telas sucias de sangre y sudor. Con gran cuidado realizo su labor, pero al zafar el ultimo pedazo de tela, la princesa callo al suelo, no podía creer lo que estaba viendo.

Lena: senos????

-Lena se levanto bruscamente y de nuevo acerco su cuerpo al de yulia, sentándose aun lado de ella, la observaba asustada, miraba detenidamente los pequeños pechos de yulia.

Lena: pero, como es posible tal suceso, eres un hombre no es verdad?

-la princesa preguntaba pero no obtendría respuesta ya que yulia estaba inconciente, aun respirando pero inconciente, la princesa se tocaba la cabeza, las mejillas, su nerviosismo fue tal que de inmediato comenzó a mover el cuerpo de yulia en un vano intento de que despertara, pero no logro nada, se levanto y comenzó a caminar de un lado a otro de su habitación. Entre su caminar una idea llego a su memoria, la única forma de comprobar lo que ya sospechaba era abriendo sus pantalones. La idea era una locura, pero ya era tarde para acobardarse. Así que Lena se acerco aun temblando, y torpemente comenzó a sacar las botas de los pies de yulia, esta ni se movía aun con la fuerza que la princesa ejercía en sus piernas, saco hábilmente las botas ,ahora estaba mas nerviosa que nunca en su vida, desabrocho el pantalón al hacer esta acción sintió un frío recorrer su espalda, así que se detuvo y prefirió tocar la entrepierna de yulia, lo hizo lentamente, con suavidad ,sintió lo que ella llamaría el pecado del hombre ente sus piernas, pero era casi inexistente por lo que de nuevo se dispuso a bajar los pantalones de yulia, tiro con gran fuerza que callo al suelo con los pantalones en la mano, fue una escena tan cómica que hasta ella misma río por unos segundos olvidando lo que estaba asiendo, sintió alivio por un instante como si su vida fuera perfecta, pero ese sentimiento se disolvió de inmediato, se levanto de inmediato y se acerco al cuerpo casi denudo de yulia, por ultimo tendrá que sacar lo que para en ese momento era la ropa interior masculina, unos pantalones cortos y pegados , la princesa los contemplo por algunos instantes en sus mejillas se notaba el rubor que daba calor a su cuerpo la presencia de lo que fuera que fuese yulian la estaba incomodando, pero en su vientre sentía la excitación por primera vez en su vida , la excentricidad del sentimiento le producía vergüenza, se recriminaba lo que estaba apunto de observa y lo que esto le causaba, sin mas que esperar jalo el pequeño pantalón que cubría la verdad o la falsedad del sexo de yulia, estos salieron sin ningún imprevisto, lo que la princesa presencio acelero su corazón y lo detuvo en segundos quedo sin aliento , sus mejillas enrojecidas eran cubiertas por lagrimas, ya no había duda, yulián no existía, era una farsa , solo una ilusión una mentira expuesta a la luz, Lena solo se acerco no creía nada de lo que presenciaba pero la evidencia estaba expuesta.

Lena: eres una chica, una mujer una fémina una amazona, como es posible engañar a la corona rusa con una mujer transvertida de un hombre?

-la princesa tomo su compostura que estaba apunto de irse, recobrando su aliento y su finura, tapo a yulia con sus sabanas y mientras esperaba al medico, pensaba que hacer para que el mismo al tiempo de curarla no notara su femineidad, meditando por algunos minutos decidió tapar todo el cuerpo de yulia dejando al descubierto solo la herida, el medico llego después de que Lena cubriera a yulia, entro de inmediato con su maletín.

Doc: princesa por que este soldado esta en sus aposentos.
Lena: dejad de preguntarme esas trivialidades y mejor cúrelo, el es mi guardia principal si el muere mi padre estará furioso.
Doc: disculpadme enseguida lo hago.

El medico se apresuro y acercándose a la cama noto como estaba totalmente tapada.

Doc: princesa necesito quitarle todo lo que tiene encima, por que la a arropado tan exageradamente?
Lena: exageraciones, usted me habla de exageraciones?
Doc: pero princesa….
Lena: pero nada, decidme ya si hará lo que le he pedido como lo e pedido, o puedo llamar a algún otro medico, pero si muere usted será el responsable de todo y are que se le castigue.
Doc: no enfadáis con migo, puedo hacer lo que me ha pedido.
Lena: entonces póngase en marcha y haga su trabajo, deje la palabrería para otra ocasione este no es el momento.

-el medico nervioso curaba con vendas y algunos ungüentos la herida para después comenzarla a suturar, yulia se quejaba entre momentos por el dolor que sentía cuando la gran aguja de metal entraba en su piel (nota: en el tiempo virreinal, las agujas eran metálicas y extremadamente grandes) el medico termino su trabajo.

Doc: esta todo listo, su mejora estará al tiempo no se preocupen, solo necesita descansar no realizar actividades que requieran fuerza y mantener seca y limpia la herida pues ya se estaba infectando.
Lena: es lo que causo su desmayo?
Doc: si sin duda fue la infección que ya estaba a punto de matarlo.

-Lena saco algunos rublos de su cofre y se los entrego al medico.

Lena: gracias por su ayuda espero contar con su discreción y no comentar lo que esta noche sucedió.
Doc: cuente conmigo alteza.
-el medico salio de la habitación de la princesa para perderse en los pasillos del palacio de verano y salir del mismo, Lena solo miraba tiernamente a yulia, pero aun confundida, se acerco y acaricio su frente, le quito todo lo que cubría su cuerpo.
Lena: eres un fiasco, pero aun sigues siendo hermosa!!!!!!!
-la noche oscurecida daba pauta para una velada perfecta, Lena admiraba entre la sombras de la noche el cuerpo tan blanco de yulia, su cuerpo escarpado en la cama se notaba frágil, su desnudez cubierta por las finas sabanas daban la imagen de una doncella durmiendo en lo mas profundo de los sueños. La princesa solo pensaba, e intentaba encontrar una explicación valida ante esta situación, ¿como pudieron entrenar a una mujer en el arte de la guerra?, estos y más pensamientos inundaban su memoria. Tantas dudas sin explicación, tantas preguntas sin respuestas, eso era lo único que formaba la noche. La princesa solo podía caminar dentro de la habitación esperando el momento en que su acompañante despertara, las horas avanzaban en el tiempo y Lena solo sentada alado de yulia intentaba descansar, pero la incógnita nocturna no la dejaba llegar a los sueños. El viento frío entraba y se colaba por las aberturas de los ventanales del palacio, en donde el silencio imperaba alrededor del mismo, la mañana emprendía su marcha, la luz clara del amanecer cubría el horizonte. En los aposentos de la princesa se veían dos cuerpos sucumbidos ante el sueño, yulia comenzó a despertar de forma tediosa y confundida el dolor de su herida le causaba molestias por lo que se movía torpemente, la luz que se inmiscuía entre la abertura de las cortinas le daba de golpe a la cara por lo que no podía observar el lugar en donde se encontraba, se movía dolorosamente girando su rostro alrededor de ella y se sorprendió en cuanto vio a su lado la cabellera rojiza revuelta entre las almohadas de la cama, se sobresalto tanto que casi grito , mientras que la princesa despertaba por el ruido y movimiento que producía la cama con el movimiento de yulia, miro rápidamente a su lado y noto que yulia estaba despierta y sentada en la cama.

Lena: hola…
-realmente no sabias que mas decir en un momento tan singular como el que estaba viviendo.
Yulia: ammmm hola (confundida)
Lena: se siente mejor?
Yulia: disculpe que hago aquí, que me sucedió?
Lena: ayer en la tarde tu cuerpo sucumbió ante la infección de tu herida, el medico del palacio te suturo y limpio.

-yulia recordó vagamente lo que sucedió, y se alarmo aun mas al mirase a ella misma, noto que estaba desnuda, sus pechos al aire y lo peor la princesa estaba frente a ella, se sintió morir y desvanecerse su secreto había sido descubierto, pensó que el medico había notado que era una mujer y por lo tanto se lo informaron a la princesa. Se levanto de inmediato cubriendo su cuerpo con la sabana que estaba a su alcance quedando de pie frente a la princesa.

Yulia: puedo explicarlo alteza.
Lena: por que se exalta tanto?
Yulia: pues… comenzare por suponer que ha visto mi cuerpo.
Lena: con la vergüenza entre mis rostro seré franca, tiene toda la razón e visto su cuerpo. Y necesito escuchar sus excusas y explicaciones, estoy tan confundida que ciento que alucino o tal vez estoy suponiendo y viendo ilusiones inexistentes. Siento temor por lo que mis pensamientos me dejan observar. Así q sin mas demora hable o también me desvaneceré como usted.


-yulia solo sentía su cuerpo lleno de nerviosismo, estaba apenada por la incomoda situación en la que se encontraba, desnuda y frente a la princesa que obviamente sabia que no era yulian.

Yulia: que os podré decir que usted no sepa alteza. Es evidente que soy una mujer. Una que finge ser un hombre ante todos que me conocen, no pretendo ofender a mi patria y ni mucho menos a su alteza, pero lo que he hecho a sido por amor, amor a mi abuelo, amor a la memoria de mis padres.
Lena: intenta decirme que el amor la a llevado a burlar a la corona rusa?
Yulia: el punto que intento demostrar majestad es el amor que siento por mi familia, no e burlado a mi patria y me disculpo si se siente ofendida, pero dejadme justificarme aun mas, mis padres murieron, mi madre dio su vida para traerme al mundo, mi padre murió de tristeza por su ausencia y mi abuelo me cuido desde que era un retoño, la vejez a tocado a la puerta y mi abuelo se mataba demasiado en el campo intentando dar vida a la pequeña granja, pero sin ningún rublo no podíamos mejorar la tierra que cultivábamos, no pretendo convencer ni causar el sentimiento de duda ante mi, pero si he de morir por mi agravio a la confianza real merezco ser escuchada.
Lena: morir?, usted cree que la llevaría ante el tribunal y dejadla a merced de los corruptos políticos?
Yulia: e de suponer que ese será mi castigo alteza. (Bajando la mirada)

-Lena se levanto del lugar que ocupaba y se acerco a el cuerpo de yulia quedando frente a ella con la suavidad de su mano toco el rostro de yulia y lo levanto levemente para que sus ojos quedaran sumergidos uno contra el otro.

Lena: cree usted que soy una villana que la arrojara a su muerte.
Yulia: con este gesto tan magnifico que ha hecho e de suponer que no lo hará majestad.
Lena: estas en lo cierto, decidme cual es tu nombre real. (Soltándola)
Yulia: yulia volkova.
Lena: vaya, no cambia mucho al que llevaba de varón.
Yulia: me hizo falta creatividad, para encontrar un mejor nombre.
Lena: tiene toda la razón. Pero si tuvo la suficiente creatividad y valor para vestirse de hombre, imagino que Gregori Orlov debe saber de todo este teatro?
Yulia: espero no perjudicar su estancia como mariscal, pero en efecto el fue participe.
Lena: no podría perjudicar mas a ese hombre, no olvide que esta al frente de la batalla en Germania.
Yulia: lo había olvidado. (Trizte)
Lena: confesare una situación bastante particular ante usted, creí haber visto su romance con el mariscal Orlov, y llegue a considerar que ustedes eran pecadores, sodomitas sin vergüenza. Pero me he equivocado de todo lo que llegue a plantearme.
Yulia: el mariscal Orlov es un buen hombre y reconoceré que lo que he hecho dios lo vera como una aberración, pero jamás pecaría de esa forma. Moriría antes de caer en aberraciones de esa índole.

-la princesa sintió estas ultimas palabras como pinchazos en el corazón, ella aun no dejaba de sentir algo por esta humilde chica, sabia que era una pecadora por tener pensamientos tan aberrantes con una fémina, pero desde que fue participe del cinismo del cardenal, ya no confiaba tanto en la santa iglesia ortodoxa.

Lena: todo una mujer de principios, mi pueblo toma muy enserio las tradiciones ortodoxas, eso me da regocijo, pero…..
Yulia: hay algo que no le agrade majestad?.
Lena: usted denuda en mi habitación, yo impetuosa y joven, a olvidado lo que siento por usted soldado?
Yulia: no lo olvido alteza, pero se a desilusionado al ver mi verdadera esencia, ahora comprenderá el por que no puede haber una aventura entre nosotros, y recuerda lo que en una conversación atrás le comente, que no era el hombre que usted creía q era yo, ahora debe entender toda aquella conversación. Y por sobre todo somos dos mujeres alteza.
Lena: le parecerá desproporcionada mi actitud, pero el hecho de ser mujeres no limitara mi corazón, e de ser sincera así como con mi sentir, y lo que siento por usted no tiene fronteras mi opinión no se doblega ante tal descubrimiento de su persona, mi mente y convicción me suplican dejar y olvidar mi amor asía usted, pero mi corazón permanece atado a la ilusiones de probar sus labios y sentir su calor en mi cuerpo.

-yulia solo se limito a observar a la princesa mientras esta caminaba de un lado para el otro de forma nerviosa.

Lena: decidme si en ningún momento a sentido la necesidad de mi presencia?
Yulia: princesa….yo…
Lena: no sentías lo mismo que mi impetuoso corazón por mi?
Yulia: perdonadme alteza, no puedo sentir lo que usted por mi, mi convicción religiosas es a tal grado que no profanare la memoria de mis padres cometiendo tal aberración pecaminosa, y si esto para mi es la muerte la aceptare. (Tomando sus ropas y colocándoselas de inmediato.

-Lena sintió un puñal atravesando sus ilusiones, solo pudo sentarse de nuevo en su amplia cama, fugaces gotas de agua salían de sus ojos Verdi grises su ego mascullado y pisoteado ahora se encontraba por los suelos. El rechazo se sentía terriblemente doloroso en su blanco y prominente pecho, yulia se vestía rápidamente y al término de su labor, se coloco en cuclillas frente a la princesa.

Yulia: estoy a sus órdenes y haga de mi lo que mas le plazca.

-Lena solo la miro con compasión y tristeza.

Lena: no se que os decir.
Yulia: hoy mismo me marchare, esa seria la decisión mas honesta que puedo hacer.

-yulia se levanto y emprendió la caminata asía la puerta de la habitación, pero Lena se levanto bruscamente.

Lena: parad su marcha soldado.

-yulia freno al escuchar la armoniosa y dolida voz de la princesa.

Lena: si os marcháis hoy, juro por dios que hoy mismo tu granja arderá hasta los cimientos, tu abuelo será colgado y humillado en la plaza central como un traidor, y Gregori, ese bastardo será fusilado ante tus ojos. (Enardecida)
-yulia giro entre sus pasos y se acerco de nuevo a la princesa quedando frente afrente con una mirada bastante iracunda.

Yulia: por que queréis castigarme de esa forma alteza, mi familia y el mariscal que os han hecho para querer lastimarlos? Soy yo quien ha rechazado sus intenciones románticas, castigadme ami, fusilarme, colgadme y quemarme si eso os place.
Lena: (calmada) perdonadme pero si os vas es lo único que puedo hacer para retenerte aquí. (Llorando) si me dejáis moriré de tristeza, dame una oportunidad de conquistar tu corazón, se que me e humillado a tal grado que una princesa como yo no tendría el privilegio de tomar el trono de Rusia, pero ved mis intenciones son buenas.
Yulia: princesa, no dudo que sus intenciones son halagadoras, pero no podría dejar que mi alma fuera llevada al infierno solo por un capricho, tal vez dios perdone sus pensamientos impuros por se una princesa con la sangre azul, pero no creo q de mi tenga tanta compasión. Si queréis que me quede lo are, solo como un soldado, pero juradme que no lastimara a mi familia, ni a mi hogar.
Lena: si tú presencia segurita en estos palacios tu familia no será tocada. Pero escuchadme bien, si crees que algún día veras de nuevo tu hogar esta equivocada, será un sargento de la guardia real, pero pasaras el resto de tu vida como eso.
Yulia: si ese es mi mandato y castigo lo acepto gustosa. Y agradezco su benevolencia, por no fusilarme al saber que soy una mujer.
Lena: salid de mi habitación bastardo. Dejadme sola.

-yulia hizo reverencia y se marcho de la habitación, dejando a la princesa en soledad y agonía, la luz del día se opacaba en penumbra con la tristeza de la soberana, se tiro entre sus finas sabanas para llorar y entregar en ellas la poca dignidad que le quedaba, al sentirse abrumada por el rechazo aspiro aire con la vana ilusión de mantener la compostura pero su error fue tal que solo aspiro entre las sabanas el aroma de yulia, esto le comió las entrañas completas, sufrió aun mas. Yulia solo caminaba entre los pasillos intentando no pensar en lo que había sucedido, pero era imposible sentirse culpable por toda la confusión en la que la princesa estaba sumergida. Llego a su habitación respectiva y entrando dejo caer su cuerpo con pesadez.

Yulia: que are, si la princesa se empeña en lastimar a mi familia, no puedo corresponder a sus intenciones, no siento lo que ella por mi, como explicar eso ante una dama de su clase?

-yulia estaba completamente segura de lo que sentía por Gregori, lo amaba su convicción estaba en la tradición religiosa, mujer-hombre, y a pesar de que Lena era una princesa ella no caería ante las tentaciones demoníacas.

-las dos semanas en las que la princesa tendría su estancia en el palacio de verano se esfumaban rápidamente, Lena se opacaba en el rincón de su habitación, limitándose a salir solo para lo mas necesarios momentos, yulia incesante y cansada pretendía tener la misma relación cordial con la princesa pero esta jamás regresaría. Cada noche yulia escuchaba los sollozos de su princesa, solo intentaba olvidar cada gemido de dolor, que atravesaba su conciencia, la princesa sufría y sufría de verdad, pero en yulia la convicción de no ceder ante el pecado era su prioridad.

-la amargura que albergaba el corazón de la princesa era incesante, por fin las dos semanas se habían esfumado con el tiempo, pero la tarde de ese ultimo día, llego el mensajero real, en su poder llevaba la carta del zar asía su hija, el fiel mensajero no demoro en entregar en las manos de la princesa aquella carta, la cual a leerla su corazón se lleno aun mas de pesadumbre. El zar le informaba que su estancia en el palacio de verano tenía que extenderse aun más, pues la guerra estaba en su más brioso momento y aun temían por su seguridad. Pero no era el único punto que el zar tocaría en un fragmento de la carta se dirigía a su única hija con palabras imperantes.

“es momento en que tu mi única hija y heredera del imperio ruso, tome las riendas de lo que el futuro le atañe, es hora de buscar un candidato que este a la altura de tus convicciones y sueños, es el momento de encontrar al galante caballero que llenara tus días de ilusiones y con un matrimonio entre las casas imperiales aseguremos que la dinastía Romanov tenga en la corona a una generación mas de su sangre azul, esperadnos hija mía que llegaremos en escasos días a tu encuentro, la fiesta prometida será amenizada por tu presencia pulcra y santificada, los príncipes de la realeza llegaran a tu encuentro en el palacio de verano, sin mas que comunicarte hija, te deseo una estadía placentera, amándote cada día mas con devoción tu padre el zar “

-Lena solo pudo tragar la amarga saliva que producía al leer estas palabras impresas, su estancia aun mas aquejosa se volvería, no podía disimular mas su despecho cuando en cada pasillo se topaba con el rostro de la campesina que la había rechazado, sentía enojo al pensar que salvo su alma con un cardenal corrupto, pero irónicamente era ella quien debía lavar su pecado, se levanto de su escritorio dentro de su habitación, para encomendar a los sirvientes que estuvieran atentos a la llegada de sus padres. La tarde llegaba clara, pero un ansia de escapar lo más lejos de su destino inundaba su conciencia, la princesa pidió se ensillara su caballo pues saldría a cabalgar para despejar su mente de pensamientos intolerantes. Después de unos minutos de espera su caballo estaba listo, esperándola al pie de la escalinata de la entrada del palacio de verano, yulia bajo de inmediato por aquellas escaleras y de la misma forma su corcel la esperaba para ser montado, Lena bajo y estando cerca del caballo tomo fuerzas para acender en el, pero su amplio vestido no la dejaba, por lo que yulia se acerco para auxiliarla en su labor, pero lo único que recibió fue un golpe en el pecho que la hizo retroceder, la princesa con su mano abierta había empujado levemente a yulia en mensaje de no necesitar su ayuda.

Lena: aléjese de mí.
Yulia: discúlpeme alteza (retirándose y volviendo a su caballo)
Lena: Leartes (joven que cuida los caballos en el palacio de verano)
Laertes: ¿si alteza?
Lena: ayudadme a montar.

-el chico se dirigió presuroso y con gran habilidad ayudo a la princesa a montar, por lo que yulia se sintió ofendida por el rechazo de su ayuda, solo se limito a subir a su caballo y emprender la caminata, que estaba segura seria larga y tediosa. Mientras que Lena azotaba a su caballo para que su cabalgar fuera mas rápido yulia no comprendía por que el énfasis de correr, por lo que de la misma forma acelero al caballo y quedando junto de la princesa.

Yulia: que pretende alteza, esta cabalgando muy rápido.
Lena: dejadme en paz.

-después d estas palabras Lena acelero mas a su caballo golpeando las riendas para que este fuese mas rápido. Dejando atrás a yulia, la rubia solo pudo gritar.

Yulia: alteza puede caer del corcel!!!!!

-pero la princesa no escuchaba, las suplicas de yulia, lo único que para sus oídos era audible, era la brisa que golpeaba con fuerza su rostro, esto por la gran velocidad en que su cabalgata se había tornado, el aire la asía sentir libre, corriendo por la pradera pareciera que nada la aquejaba, se sentía como una mujer normal en un reino sin nombre, cometiendo el error de cerrar lo ojos la princesa callo del caballo ya que este se asusto con algunos maderos que yacían en el pasto, yulia observo el suceso y emprendió cabalgata hasta donde la princesa había caído, lejos de que Lena se lastimara solo el golpe la saco de su trance no había dolor, pudo ser un milagro que resultara totalmente ilesa, mientras había caído boca arriba noto como las nubes esponjosas se cubrían de un naranja opaco, la tarde se mostraba en ellas, el reflejo de la noche se asía presente , el sol se disponía a ocultarse para darle paso a las estrellas, Lena admiraba el cielo que cubría su cuerpo, sonreía aun se sentía libre, libre de culpa y sobre todo libre de sus tediosas responsabilidades como heredera de la corona rusa, sin percatarse de nada a su alrededor, yulia descendió de su caballo y corrió para observar el cuerpo de la princesa y al hacerlo su cara obstruyo el mirar de la princesa quedando sus vistas clavadas en ellas mismas, el reflejo de sus ojos denotaba la sorpresa de ambas chicas, yulia quedo prendida del verdigris de su soberana, mientras que la princesa tuvo otro punto de vista al ver el azul cielo de los ojos de yulia, tal vez alo lejos parecería una escena romántica, una en la que nada importa solo el sentimiento anímico del amor, pero la realidad era otra, mientras que el caos estaba punto de comenzar, Lena levanto su rostro para tener el encuentro mas cercano que se puede tener ante otra persona, yulia no movió ni un centímetro de su cuerpo, por lo que el choque de sus labios fue inminente, por primera vez la princesa de cabellos de fuego probo el sabor de otro ser, la liquida saliva de su acompañante pasaba por su garganta, mientras que yulia en un arranque de inconciencia correspondió briosamente el beso seductor de su princesa, envolvió entre sus brazos el cuerpo delgado de la soberana y sus labios se movían al compás de la misma, ambas bocas bailaban el vals de un amor prohibido, el rubor en ambas chicas se hacia presente en cada mejilla, el calor corporal que sus mentes les jugara un espejismo, mientras que la princesa saboreaba, y disfrutaba cada beso, yulia comenzó a tener la conciencia presente y clara y de forma brusca se separo del abrazo que ya llevaba algunos minutos, se levanto y corrió en busca de su caballo, subió y emprendió marcha, mientras que lena algo confusa se levantaba de inmediato.

Yulia: que os pasa, por que me dejáis aquí? Yulia esperadme!!!

-pero en esta ocasión yulia no la escucho, por lo que la princesa torpemente monto el caballo de nuevo y en esta ocasión ella iría tras yulia, puede ser ironía o una paradoja, el ver a semejante belleza tras un bárbaro soldado, una princesa que en la sangre lleva años de tradiciones, años de dinastía, quien su tía fue la gran ISABEL una mujer egocéntrica, vanidosa y erudita, si esta la viera sentiría vergüenza por su sobrina y perdería el trono sin pensarlo dos veces, pero nadie mas que el susurro de las hojarascas ,el viento ofuscado era presente de esta descabellada escena. Yulia llego al palacio de verano dejando su caballo en las caballerizas, corrió tras los pasillos para llegar a la capilla del palacio, ahí sus rodillas tocaron el suelo frente a la gran cruz que estaba en el centro, sus manos al aire entrelazadas mostraban su agonía, su rostro descompuesto por una apática confusión, cerraba los ojos y en sus labios se escuchaban apenas palabras perceptibles. La princesa llego minutos depuse que su escolta y bajando de su caballo lo entrego a Laertes quien solo observaba curioso todo aquello que acontecía.

Lena: ¿yulian… donde esta?
Laertes: el sargento entro por el pasillo principal del norte.
Lena: ¿asía la capilla?
Laertes: así parce alteza.


-Lena corrió tras ese pasillo ya mencionado y encontró a su soldado, arrodillado rezando y con lágrimas en los ojos, la princesa solo se acerco silenciosamente a su lado, mirando la gran cruz que estaba postrada frente a ella.

Lena: vienes a pedir perdón?
Yulia: es lo único que un mortal como yo puede hacer, pedir clemencia por mis actos impuros.
Lena: ¿pensáis que el beso es impuro?
Yulia: alteza, sus labios son el veneno de la naturaleza, el sabor es dulce pero las consecuencias por probarlos son caros.
Lena: ¿te arrepientes de lo sucedido, que no tu misma deseaste ese beso, lo provocaste y los disfrutaste por unos segundos?
Yulia: mi pensamiento fue confuso y sin duda la tentación entro dentro de mi alteza, perdonadme de nuevo, no quiero que esto suceda, perdonadme si ofendo, pero no puedo con esta carga, usted es la protectora de la iglesia, a estudiado mas que nadie en esta nación, debe comprender lo que la tradición dicta, y estos actos de amor son prohibidos.

-Lena solo tomo de los hombros a yulia y ayudando a levantarla, quedaron frente a frente de nuevo, yulia solo la miraba incrédula, y su incredulidad fue mayor, cuando sintió la mano de la princesa estallar en su mejilla, jamás había sentido una tremenda bofetada y esta sin duda le había dolido, yulia solo se tocaba la parte ya rojiza de su cara.

Lena: tened mucha suerte ,soy una mujer de principios, pero no he caído en ningún pecado, e visto la corrupción en la iglesia y en estos momentos queda de sobra mencionarlo, pero escuchadme bien, lo que siento por ti es algo diferente, extraño o fuera de contexto, pero habéis llegado al limite de mi paciencia, puedo ser bondadosa, pero mi bondad se acaba , si el amor verdadero que siento asía usted es tan real como mi presencia, también puedo hacer que se opaque y esfume, no me doblegare mas ante ti, un ser sin trascendencia, desde hoy serás lo que desde un principio fuiste un soldado mas de un batallón de millones, cumplid bien tu trabajo os pido solo eso, cumplid tu trabajo.
-Lena dio media vuelta al acabar esta confesión para después desvanecerse entre los pasillos.
-yulia que había quedado absorta por el golpe, solo pudo tomar asiento aun dentro de la capilla, con pesadez recargo su cuerpo, para después suspirar largamente, pensó por algunos momentos, decidió recapitular el día, para llegar a la conclusión de que todo fue un malentendido, se levanto y camino asía su puesto de vigilancia, afuera de la habitación de la princesa. Su mente en blanco no la dejaba pensar en lo absoluto, un guardia se acerco a ella.

Soldado: el zar y su esposa están a punto de llegar, al parecer mañana se llevara a cabo la reunión de candidatos.
Yulia: candidatos, a que te refieres con candidatos?
Soldado: que no sabéis?
Yulia: no se me ha informado de ningún evento, así que no tendría por que saberlo.
Soldado. Eres el guardia personal de la princesa, y no lo sabes.
Yulia: se me informara o no? (molesta)
Soldado: discúlpeme sargento… la reunión de candidatos, es en donde el zar seleccionara y elegirá al hombre que desposara a la princesa.
Yulia: y esto se realizara mañana?
Soldado: así es sargento. Se lo informo ya que el zar llegara en poco tiempo y usted lleva el mando de esta tropa, así que tendrá que organizar el recorrido de vigilancia.
Yulia: gracias, ahora retírate y toma tu puesto.
Soldado: si señor

-el soldado se retiro, no sin antes quedar en posición de firmes y saludar a yulia con el típico saludo militar.

Yulia: por fin la princesa tendrá su compromiso y se olvidara de mí. (Sonriendo)


-tras la caída de la noche, en pocos minutos en que el palacio de verano se encontraba silencioso, la llegada del zar y la zarina fue anunciada, el zar recorría el pasillo que daba dirección a la habitación de la princesa su esposa que se encontraba enferma por una gripe bastante severa fue llevada a su habitación. El zar entro a la habitación de su hija, la princesa se encontraba leyendo, por lo que se sorprendió al escuchar la puerta abrirse y al observar la figura varonil de su padre se abalanzo a sus brazos. El zar abrió sus amplios brazos y abrigo a su hija.

Sergey: amor como has estado.
Lena: mi estancia a sido placentera (soltándolo) y mi madre?
Sergey: en el camino por el bosque de Ekaterimburgo, se contagio de gripe, pero no preocupéis hija ella se mejorara con el curso de los días.
Lena: puedo verla?
Sergey: ella teme contagiarte, y yo también, así que los mas pertinente es quedaos aquí, al amanecer todo estará listo y recibiremos a los caballeros de las casas imperiales, tu madre solo desea que tenga serenidad ante estos caballeros.
Lena: la tendré padre.
Sergey: descansa hija, ten sueños inspiradores, mañana será un gran día para ti y para el imperio.
Lena: dulces sueños padre.

-el zar salio de la habitación de su hija.

Sergey: yulian necesito de tu máxima atención para comandar la guardia que se debe extender en todo el palacio. Traje conmigo a 20 soldados mas, distribúyelos y quiero el perímetro totalmente cubierto. (Tocando el hombro de yulia)
Yulia: a primera hora organizare la extensión de todos los saldados, cubriré el palacio para que no tengamos ningún imprevisto alteza.
Sergey: gracias, hacedlo bien no quiero ningún imprevisto, recordad que vendrán muchos jóvenes y no quiero que ninguno intente sobre pasarse con mi hija mas allá del cortejo, cuento contigo para protegerla sargento?
Yulia: estoy en plena disposición alteza.
Sergey: descansa, mañana el día será esplendoroso y tedioso, que algún otro guardia te releve.
Yulia: en brevedad lo are señor.

-el zar se despidió con una sonrisa, yulia realizo la acción que se le encomendó, al destinar el guardia que la relevaría, camino asía su habitación en donde en la penumbra descanso, para darse paso a otro día, el cual estaría agitado por sus tareas. La mañana se presento con el sol en el punto más alto del cielo, la bienvenida de duques, príncipes y una variedad de realeza dividida entre hombres y mujeres llenaba las salas del palacio, yulia estaba en su posición ,esperando la salida de la princesa la cual la escoltaría en toda la tarde para proteger su vida. La presencia de la princesa no se hizo esperar y salio de su habitación mas bella que nunca, en su cuerpo llevaba entallado un vestido azul decorado con hilos blancos y azules mas claros, el corsé que oprimía su abdomen facilitaba el escote de dicho vestido mostrando sus encantos con gracia y dulzura, su cabello mas rojizo que un día de verano se dejaba caer entre sus hombros totalmente suelto, con algunos adornos dorados de metal precioso la hacían verse angelicalmente sensual, pero aun que su belleza y arreglo fuese deslumbrante. Como en todas las ocasiones, yulia no se inmuto ante tanta galantería, solo se limito a hacer reverencia y seguir a las damas y por supuesto a la princesa hasta el cortejo festivo, en el salón principal el zar esperaba ansioso a su hija, este conversaba con algunos cancilleres y sus consejeros mas allegados, fueron interrumpidos por dos soldados que anunciaban la llegada de la princesa, con amplias trompetas que con su sonido inundaban cada rincón del palacio de verano y llamando la atención de todos los presentes, la princesa bajo por la amplia escalinata acompañada de yulia a cada paso que daba, en su descenso su padre la esperaba sonriente tomo su mano como una dama y la presento ante los presentes.

Sergey: ante todos los presentes, anuncio y presento ami hija Elena Sergevna Romanova heredera de la casa imperial Rusa, en su sangre lleváis años y años de tradiciones, nació bajo el yugo de duquesa Romanov, sobrina de Isabel Primera, hija legitima de mi nombre, yo el zar Sergey Katin Romanov proclamo ante vuestras presencia mi heredera.

-la realeza ahí presente aplaudió e hizo reverencia a tan briosa presentación por parte del zar, a pesar de ser una presentación para algunos exagerada era mas que necesaria, pues la etiqueta real lo pedía y lo ameritaba, al calmo de lo sucedido,la princesa tenia que ser una excelente anfitriona por lo que no tardo en ser rodeada por algunos caballeros de lo mas apuestos, pero claro antes de poder cruzar palabra alguna con la princesa tenían que obtener la aceptación del consejero que seguía así como yulia a Lena. Cada hombre obtendría su turno para conocer a la princesa y esta los conociera, puede parecer de mal gusto exhibir de esa manera a la princesa pero recalcando era necesario y tradicional hacerlo de esa forma. El primero afortunado caballero fue Antuan Frazbach duque de Drueda en Francia, de complexión alta y fornida, con cabellera rubia y ojos azules claros mostraba un gran interés en la fémina llamada Lena. Cerca de los muros su conversación por fin estallo.

Antuan: princesa es tan bella como en las pinturas que recorren el mundo. El palacio en el que habito se ha llenado de su rostro y en cuanto lo vi me enamore de inmediato.
(nota: en la época zarista o virreinal, las pinturas de príncipes, princesas, duques, duquesas etc. eran enviadas a las casas imperiales para concertar citas o arreglos matrimoniales)
Lena: espero que en aquella pintura que vuestros ojos contemplaron, no llevara la corona de Rusia, temo que de ese metal vuestro corazón se enamoro.
Antuan: alteza no me ofenda de esa forma, mis intenciones son puramente sensibles, su belleza cautiva a cualquier hombre en esta sala.
Lena: decidme que pensáis de mí realmente, su corazón no palpita por una princesa que no sea yo.
Antuan: por supuesto que no alteza, usted cautiva mis sentidos me deja absorto y perplejo.
Lena: le gusta la lectura príncipe? O la equitación inunda sus pasatiempos?
Antuan: para describir mejor mi personalidad le os daré una afición que tengo y es la de casar en el bosque, no hay actividad mas viril para un príncipe.

-el príncipe Antuan sentencio su descarto, pues a Lena la caza de animales le parecía por lo mucho bestial e insensible por lo que en su mente de la princesa Antuan estaba vetado de la corona rusa, yulia cuidaba y penosamente escuchaba cada conversación que la princesa tenia pues solo se separaba de ella escasos dos metros y estos no eran suficiente para darle privacidad de las conversaciones entre herederos, con la forma mas sutil posible Lena pudo zafarse de aquel bárbaro príncipe, y en cuanto el consejero la vio sin compañía le presento uno tras otro hombres que carecían de intelecto o pasatiempos mas compatibles con la princesa lo único que poseían era su apellido y renombre de sus familias, pero todos carecían de simpatía, algunos eran tan apáticos que la princesa se sentía incomoda con su sola presencia, la tarde y las horas pasaban y los mismos hombres intentaban conquistar con vanos esfuerzos el corazón de la princesa, Lena estaba fatigada, exasperada de escuchar historias imaginativas y fantasiosas de sus acompañantes, yulia fielmente estaba al pie de cada esquina en donde la princesa entablaba conversación. La fiesta real casi llegaba a su fin, el zar notaba a su hija cansada por lo que estaba por terminar el evento, pero un príncipe algo inoportuno y sin sentido de puntualidad llegaba, el hombre misteriosos y maleducado era Federico Ulrico nieto de Luis XV rey de Inglaterra, su presencia se hizo notoria, tenia un gran porte, alto aproximadamente media 1.80 de tez blanca, ojos verdes, cabello negro con barba recortada en su rostro llevaba un traje negro militar. Botas altas que cubrían sus piernas ,la espada arreglada y enfundada de su lado izquierdo, guantes blancos en ambas manos, tenia un porte extremadamente varonil, el príncipe Federico se acerco con tanta seguridad al consejero que intimido a muchos presentes.

Federico: os pido permiso para conversar con la princesa Elena. (Haciendo reverencia)
Consejero: pasad príncipe Ulrico, tomaos el tiempo medido, recordadlo.
-Federico sonrío y extendió su mano para que la princesa lo acompañara al balcón de la habitación, el cual estaba repleto de una variedad de flores entre ellas rosas de todos los colores existentes, yulia siguió a la pareja hasta su arribo.

Federico: alteza, soy Federico Ulrico, príncipe y heredero de la casa imperial inglesa (haciendo reverencia y besando la mano de la princesa)
Lena: conozco su fama príncipe Ulrico, no hace falta presentaciones.
Federico: muchas gracias princesa, no hablare con rodeos su tiempo es sagrado así como el mío, soy un caballero y e venido por la corona rusa, necesitamos este arreglo matrimonial para asegurar las relaciones y el fortalecimiento de nuestros imperios.
Lena: no es nada sensible príncipe, como atrevéis a venir a mi morada a jactarse de sus meritos aun no cumplidos, como atrevéis a hablarme de esa forma.
Federico: perdonadme princesa, tontamente creí que usted era una mujer directa, erudita, consisa y con convicción. Por eso mi comportamiento es tan bárbaro, solo creí que hablaríamos entre iguales, si pretendemos encontrar el amor con el peso que nuestras naciones en los hombros estamos equivocados.

-Lena no pudo evitar sonreír ante estas palabras, Federico era como verse en un espejo, el carácter del príncipe era el mismo que el de ella solo que en faceta masculina.


Lena: tened toda la razón príncipe, me a descrito tan bien que temo ya me conoce del todo, disculpadme por mi comportamiento, el pasar el tiempo rodeada de príncipes y duques sin pasatiempos armónicos me han contagiado, pero que os hace pensar que usted es el hombre indicado para mi?.
Federico: esta muy claro princesa, para comenzar le diré que mi nación esta en total desacuerdo con el imperio alemán, si nos comprometiéramos mi casa imperial apoyaría su causa, en segunda estancia, yo heredare el trono de Inglaterra por lo tanto usted pasara a ser no solo reina de Rusia si no también de Inglaterra, en tercer instancia y no menos importante soy un hombre apuesto y usted una mujer extremadamente bella por lo que si es necesario hacer un compromiso arreglado es mejor hacerlo entre dos seres bellos, nuestros hijos gozarían de rasgos finos y hermosos, tendríamos un linaje inigualable, los hijos de el rey Federico y la reina Elena reinarían siglos y siglos dejando un legado inmortal.

-de nuevo la princesa se maravillo ante las palabras tan reales de su acompañante, era lo mejor que podía elegir entre tantos hombres

Lena: tan directo y franco es usted príncipe, sus palabras me son familiares a tal grado que a tocado mi vanidad, usted es la parte complementaria de mi ser y sin mas rodeos lo acepto, y acepto su cortejo, todo lo que necesita es la aprobación de mi padre.
Federico: se lo agradezco alteza y por el zar, creo q le simpatizo de igual forma.

-ambos rieron divertidos, yulia como en las conversaciones anteriores escucho toda la conversación, sin ninguna razón susceptible su cuerpo se sintió estaño, antes hubiese sido una sensación incomprensible, su cuerpo se llenaba de vida antes no sentía la sangre correr por sus venas como ese día, las palabras escuchadas de alguna forma inexplicable le dolía en el alma.
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   16/4/2010, 12:08

te amo realmente te amo grax por la conti se agradece desde lo mas profunfo de mi corazon
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   16/4/2010, 14:20

lo acabo de leer realmente esta muy bueno pobrecita yulia le empieza a doler y supongo que dolera mas pero que sufra ya que no le quizo hacer caso muy buena sube la conti cunado puedas sin prisas pero sin pausas
Volver arriba Ir abajo
pinkmeza
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Caracas, Venezuela
Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 06/11/2009

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   25/10/2010, 19:34

jejeje que tonta en el titulo crei leer "COMPLETOO" ....espera..si lo dice
jajajajaja spero conti me encanta
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   29/12/2010, 22:11

noooooooooooooooooooo la continuacion porfavor.. como puedes dejarnos asi???
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   29/12/2010, 22:16

y noop no eres tonta pinkmeza... si dice completo....creo que tonta soy yo que tuve que tomarme unos cuantos minuticos para darme cuenta que nuestra escritora se habia equivocado al escribir completo creo yo... eso espero por que la verdad que una continuacion no le quedaria nada mal
Volver arriba Ir abajo
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   30/12/2010, 02:37

es cierto que una continuacion no le vendria mal, porque lamento decirles que hasta donde dejo 1 ChIk WaP@ es la mitad de la primera pagina de 14 que tiene en total la publicacion -aunque termina en la 12 y se le incluyen comentarios, por lo que creo que es mas corta, la verdad que todavia no pude leerla asi que no se muy bien-



Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   9/4/2011, 00:10

buenisima pero dond sta el final ...???
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)   

Volver arriba Ir abajo
 
LA HIJA DEL ZAR // POR: LENA + JULIA (COMPLETOO)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics 18+ :: 18+ :: T.A.T.U-
Cambiar a: