Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  
Comparte | 
 

 Sakura x Tsunade

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
lau-chan
Lektor
Lektor


Femenino Edad: 30
Localización: Valencia
Cantidad de envíos: 3
Fecha de inscripción: 10/01/2010

MensajeTema: Sakura x Tsunade   27/1/2010, 12:30

Bueno, aqui traigo mi primera aportación al foro, espero que os guste la historia y si no fuese así estaré encantada de recibir las críticas , noooo que es broma, en serio no me molestan las críticas ^^.


Sakura x Tsunade

Sakura viajaba con rapidez, por primera vez en casi cinco años iba a poder volver a la villa oculta de la hoja y estaba deseando llegar, tenía mucha curiosidad por ver a sus amigos y ver cómo les había afectado el paso de esos cinco años. Hacía un par de semanas que había recibido un mensaje de Naruto que la citaba en la villa en un mes, en la nota le contaba que con la ayuda de Lee habían logrado derrotar y encarcelar a Orochimaru e iban a celebrar una gran fiesta en la villa para celebrarlo, los gastos correrían a cargo de la Hokage y acudirían todos los ninjas que no tuviesen una misión importante activa, así que sin dudarlo terminó su misión, hizo el atillo y comenzó la marcha hacia la villa.

Llevaba casi una semana viajando sin parar más que para comer y dormir, nunca se había parado a reflexionar lo mucho que se había alejado, pero tras mucho caminar ya estaba a una jornada de viaje, sabiéndose tan cerca de su objetivo no paró en todo el día hasta que por fin a última hora de la tarde entraba por la puerta de la villa oculta de la hoja.

Miró en derredor con expectación, cierto que no esperaba un recibimiento ya que nadie sabía cuando iba a llegar, pero el único recibimiento que tuvo fue el de el aire que soplaba por la calle. Con cara de fastidio empezó a pensar qué iba a hacer, le apetecía mucho ir a los baños a relajarse y antes debería pasarse por su casa para dejar la maleta y saludar a su familia, ya tenía decidido su rumbo cuando un oportuno crujido de tripas le hizo recordar que llevaba todo el día sin tomar nada, de modo que cargándose el atillo al hombro comenzó a caminar hacia el restaurante.

Como era bastante tarde no se cruzó con nadie, bastante defraudada apartó la tela de la entrada y se acomodó en uno de los taburetes más próximos a la puerta. Hizo su pedido y se dispuso a esperar pacientemente a que le sirviesen, cuando se iba a girar para echar un vistazo a los parroquianos una voz muy familiar la sobresaltó.

- Hombre Sakura.- Asustada la joven se giró para ver a la dueña de la voz.- Ese pelo tan rosa y tan largo es inconfundible. Dichosos los ojos, ¿cuántos años hacía que no te dejabas caer?-

- Hola Ino.- Saludó con una sonrisa en la cara, la otra chica también sonreía con amplitud, a pesar de las diferencias que habían tenido durante la adolescencia la alegría de ambas era sincera.- ¿Qué tal va todo?-

Mientras hablaba Sakura inspeccionaba a su antigua amiga-enemiga, esos cinco años le habían sentado de maravilla, su pelo caía rubio y largo hasta la cintura. Su figura había cambiado e hizo que Sakura sintiera una sensación que ya empezaba a serle muy familiar, su físico era completamente espectacular y sólo afeaba su belleza una horrible cicatriz que partía del centro de su frente y corría por su cara hasta perderse por encima de la oreja derecha, dejando en el camino un ojo blanco que ella parecía haber asumido hacía mucho tiempo. Vestía unos shorts negros con una falda morada que por el lado derecho le quedaba a la altura del culo y por el lado izquierdo se iba alargando hasta casi la rodilla, un cinturón suelto que caía libremente sobre su cadera derecha, una camiseta negra ceñida sobre la que destacaba un top morado ancho hasta la altura del pecho y el cuello ancho cayéndole sobre los hombros.

- Pues bien.- Contestó vagamente.

- ¿Qué te pasó?- Preguntó señalándole la cara.

- ¿Esto? Nada, un golpe de suerte de Orochimaru, pero se lo hice pagar caro.- Respondió sonriendo.

- ¿Estabas en el grupo que lo apresó?-

- No, fue en un encuentro anterior, de hecho hace casi tres años de aquello.- Dijo tocándose la cicatriz distraída.

- ¿Ves algo con ese ojo?- Preguntó interesada, no le gustaba pensar que su amiga se hubiese tenido que retirar tan joven por aquello, sabía que hubiese sido un golpe muy bajo para ella.

- Absolutamente nada.- Rió.- Pero me he especializado en el combate con los ojos cerrados para convertir mi punto débil en mi punto fuerte. Así que no te preocupes no me he retirado.- Tras ese comentario le picó el ojo con picardía.

Mientras hablaban el cocinero le sirvió el plato, se giró haciéndole un gesto a Ino para que se sentara a su lado.

- ¿Has cenado?- Le preguntó atacando a su plato con voracidad.

- Sí, gracias.- Le contestó, acodándose en la barra.- Que te aproveche.-

Pasaron toda la cena hablando, recordando viejos tiempos y poniéndose al día.

- Vamos a tomar una copa, anda.- Le propuso Ino cuando terminó de cenar.

- Debería ir a los baños.- Contestó Sakura.- Si quieres mañana nos vemos y salimos a tomar algo. Pero...- Por toda respuesta levantó el brazo y se tapó la nariz en un gesto más que claro.

- De acuerdo.- Contestó Ino entre risas.- Que descanses.-

- Gracias. Hasta mañana.- Sonrió Sakura saliendo del restaurante.

Tras salir del restaurante se dirigió a toda prisa hacia los baños públicos, estaba deseando tomar un buen baño reparador. Entró en el edificio y se metió en el vestidor de las mujeres, como esperaba a aquellas horas parecía no haber nadie. Metió sus trastos en uno de los casilleros y comenzó a desnudarse, se envolvió en una toalla de una blancura nívea, cogió los jabones y se duchó frotando con fuerza para retirar de su piel el más mínimo rastro de suciedad. Una vez conforme con su higiene corporal, se volvió a envolver en la toalla y abrió la puerta de la piscina natural.

Nada más abrir la puerta se encontró de bruces contra la actual maestra Hokage, tapada con una minúscula toalla que apenas podía contener su rebosante interior.

Sakura estaba avergonzada pero aún así no podía apartar la vista de los atributos de Tsunade.

- ¡Sakura-chan!- Gritó Tsunade.- Me alegro de verte... aunque, mis ojos están unos veinte centímetros más arriba.- Sonrió al ver la turbación de su antigua alumna.

- Pe... perdón Tsunade-sensei.- Gritó haciendo una reverencia y cerrando los ojos con fuerza para evitar seguir mirando la anatomía de su maestra.

- Hay un dicho.- Dijo Tsunade acercándose al oído de Sakura.- Que dice.- Susurró en su oreja, haciendo que un escalofrío recorriera a la joven.- Que lo que se tienen que comer los gusanos, lo disfruten los humanos.- Terminó a apenas unos milímetros de la cara de la pobre Sakura que creía que iba a explotar de placer, tras eso le dio un suave e insinuante beso en la mejilla y se marchó a vestirse.

Con la respiración entrecortada, Sakura esperó a que se marchase para abrir de nuevo los ojos. Hacía tiempo que sabía que le gustaban las mujeres y en sus viajes había tenido más de una amante, pero jamás había sentido una atracción tan fuerte como al ver a Tsunade medio desnuda frente a ella.

- Genial.- Murmuró para sí.- La primera vez que te enamoras y es de la Hokage de la aldea.-

Frustrada se encaminó al agua, dejó caer suavemente la toalla y se introdujo en el agua caliente disfrutando al máximo al sentir el agua sobre su piel desnuda.

Por fin, tras un largo baño salió de la piscina natural, se vistió y se marchó a su casa para estar por fin con su familia.

Tras una noche familiar y de sueño reparador se despertó al día siguiente. Había tenido el mejor sueño de su vida y en consecuencia se había despertado notando la humedad que corría entre sus piernas, tumbada de lado en su futon se puso a recordar y revivir el sueño de la noche anterior.

El sueño empezaba en la puerta del baño, donde la noche anterior se había encontrado por casualidad a Tsunade-sensei, pero esta vez ella era perfectamente consciente de que la Hokage estaba en el agua. Se quitó la toalla y abrió la puerta corredera, allí entre el vaho, con el cuerpo sumergido hasta el cuello estaba la mayor perfección del universo.

En silencio y disfrutando de la brisa sobre su piel se acercó al agua, tratando de hacer el menor ruido posible se hundió en el agua y poco a poco se fue acercando a la melena rubia recogida en dos coletas. Sin que Tsunade se percatara se colocó tras ella, con delicadeza envolvió su cintura con los brazos y depositó un suave beso en su cuello.

Tsunade, lejos de escandalizarse se giró mientras le decía en un ronroneo; “ya pensaba que no venías, te echaba de menos.”

Acto seguido la abrazó con delicadeza y empezó a darle suaves picos mientras ella trataba de atrapar los labios de Tsunade con los suyos, pero consciente de su necesidad no se dejaba atrapar hasta que decidió ponerle fin a su tortura y mordió con dulzura su labio inferior. Aprovechando la oportunidad Sakura empezó a besarla con pasión, jugando con las lenguas de ambas y profundizando el beso hasta límites increíbles.

Extasiada con aquel beso, Sakura se retorció de placer entre los brazos de su sensei, que había colocado su pierna de modo que su amante pudiese apoyar su centro.

Perdida entre las curvas de Sakura, Tsunade la observaba acelerarse con el contacto de su sexo contra la pierna de la sensei, con lentitud empezó a bajar por su cuello cubriéndolo de dulces besos, mientras sus manos bajaban hasta su cadera y cogían su trasero con fuerza levantándola en el agua y dejando sus pechos a la altura de la ávida boca de Tsunade, que inmediatamente comenzó a besarlos y mordisquearlos.

Sakura estaba totalmente fuera de sí, deseaba que su sensei la penetrara con sus dedos pero no lograba articular las palabras correctas, de hecho lo único que atinaba a hacer era emitir fuertes gruñidos de placer que excitaban enormemente a la Hokage.

Por fin, para alivio de Sakura se decidió y comenzó a acariciar con la mano derecha su sexo mientras con la izquierda la mantenía en vilo y con la boca besaba su abdomen. Con delicadeza Tsunade masajeaba el clítoris de la joven entre su índice y su pulgar, en respuesta a aquellas caricias los gruñidos de Sakura se convirtieron en unos fuertes jadeos y síes entrecortados.

Tsunade se levantó con Sakura abrazando sus caderas con sus piernas, una vez de pie introdujo con fuerza los dedos corazón y anular mientras con la palma de la mano continuaba acariciando su clítoris. Tsuande bajo ella daba fuertes embestidas con la cadera penetrándola con fuerza provocando que la joven arquease la espalda mientras se agarraba con fuerza a su cuello y arañaba los hombros de su sensei. El ritmo se fue acelerando poco a poco, hasta que por fin llegó el orgasmo. Tras aquellas explosión de placer Sakura se quedó floja jadeando sobre su hombro, para evitar que cayese Tsunade la abrazó por la espalda, se sentó dentro del agua con su alumna en el regazo y...

... en ese momento se había despertado sintiendo una enorme excitación y mientras recordaba su magnífico sueño, su mano se había deslizado hacia su sexo para aliviar el calentón.

- “Necesito un buen polvo”.- Pensó con frustración mientras se levantaba y se vestía.

Salió a la calle y vio que debía ser medio día, menos mal que no había quedado a una hora concreta con Ino si no le esperaba una buena bronca.

Respirando profundamente la tranquilidad de la villa comenzó a callejear, encontrándose con viejos amigos y conocidos. Caminó y deambuló toda la mañana visitando los lugares a los que solía ir a menudo, a primera hora de la tarde, un poco cansada de caminar sin rumbo, se marchó al claro en el que empezaron el entrenamiento con Kakashi-sensei, allí encontró al mismo Kakashi hablando con un chico rubio.

- ¡Naruto! ¡Kakashi!- Gritó la joven contenta tanto de ver a su amigo como a su maestro.

- Hombre Sakura, cuánto tiempo.- La saludó Kakashi, en su ojo visible se advertía una profunda alegría de ver a sus dos alumnos.

- ¡Sakura-chan!- Gritó Naruto mientras se abalanzaba a abrazarla.- Sabía que no podías faltar.

- Claro que no Naruto.- Dijo la chica intentando zafarse del abrazo de su amigo. El tiempo lo había tratado bien, ya era casi una cabeza más alto que ella, y bajo su camiseta azul con dos rayas anchas de color naranja bajo los brazos, se adivinaba un torso amplio y fuerte. Llevaba unos pantalones pirata naranja con dos rayas blancas. Se había dejado crecer el pelo que le caía sobre el protector de la frente casi ocultando la banda azul.- No podía perderme tu gran victoria, ahora sólo nos falta pillar a Sasuke.- Le picó.

- Estoy en ello.- Dijo rascándose la cabeza con la mano derecha.- Pero no puedo estar en dos sitios a la vez, tal vez si me ayudases.-

- Lo pensaré.- Sonrió Sakura.- De momento pienso tomarme unas pequeñas vacaciones, llevo cinco años sin parar y me apetece quedarme una temporada en la villa.-

- Bueno, pues cuando queráis os vais a por Sasuke.- Cortó Kakashi.- Pero ahora deberíais demostrarme los avances que habéis hecho.- Dijo sacando unos cascabeles del bolsillo.

- Oh, vamos Kakashi.- Alardeó Naruto.- No podemos pegar a un anciano como tú.-

- Claro que no.- Le respondió Kakashi con una amplia sonrisa.- Desde luego que no me vas a tocar.- Le vaciló.

- ¿QUÉ?- Se exaltó Naruto que se dispuso a intentar arrebatarle los cascabeles.- Vamos Sakura.-

- Sí.- Contestó su amiga preparándose.

Tras un buen rato intentándolo, la única que había estado cerca de los cascabeles había sido Sakura pero se llevó una buena patada en el momento en que iba a cogerlos. Finalmente se rindieron dejándose caer en el suelo, resoplando.

- Enhorabuena.- Felicitó Kakashi.- Ambos habéis mejorado mucho.-

- ¿Sí?- Preguntó Naruto.- Pues no te los hemos quitado.- Dijo señalando a su cinturón.

- Claro que no, pero he tenido que defenderme.- Les explicó.- Antes podía limitarme a esquivaros y engañaros, pero ahora no es fácil ninguna de las dos cosas.-

- Si es que somos la leche.- Exclamó Sakura chocando la mano de Naruto.

- Sí, estoy muy orgulloso de vosotros dos.- Sonrió Kakashi.- Aunque no lo parecía, erais el mejor grupo de vuestra época, la inteligencia de Sakura, el ímpetu de Naruto y la habilidad de Sasuke. Es una lástima que ese grupo se rompiera.-

- Bueno, algún día encontraremos a Sasuke y le haremos entrar en razón.- Afirmó Sakura.

- Eso espero.- Dijo Kakashi.- Y francamente me encantaría verlo.-

- Lo verás.- Contestó Naruto antes de echar a correr hacia la villa.

- Tan impetuosos como siempre.- Rió Kakashi.- ¿Vamos a cenar?-

- ¡Sí!- Gritó Sakura que se había olvidado por completo de ir a buscar a Ino.

Los dos echaron a correr tras Naruto, que sin decir nada ya se había dirigido al restaurante.

- Lo sabía.- Rió Kakashi.- Naruto no corre tanto si no es por un plato de ramen.-

Entraron los tres en el restaurante y pidieron su cena mientras charlaban animadamente sobre batallitas de aquellos cinco años.

Mientras cenaban entró en el restaurante una joven un poco más baja que Sakura, vestía unos pantalones pirata de color azul que le quedaban bajo la estrecha cadera dejando ver un vientre plano y fuerte y dando origen a que la imaginación de Sakura se disparase y comenzara a brotar de su nariz un torrente de sangre, sobresalían de la cintura del pantalón unos mini shorts de color negro. En la parte de arriba llevaba una camiseta con capucha y sin mangas de color gris con una carpa-koi en plena transformación en dragón en la espalda, debajo llevaba una camiseta con manga pirata ceñida de color negro, el antebrazo derecho lo tenía vendado hasta la palma de la mano, sólo se le veían los dedos de esa mano. El pelo azul y largo le caía a capas hasta la altura de sus pechos. La joven entró mirando hacia el fondo del local por lo que Sakura no caía en quién podía ser aquella Diosa, parecía que estaba buscando a alguien pero ese alguien aún no había llegado. Por fin se giró y Sakura pudo ver su cara, pero sólo al ver sus ojos la pudo identificar.

- ¡Hinata!- Exclamó sorprendida, no se imaginaba que pudiese ser la apocada y vergonzosa Hinata.

- ¡Sakura!- Le contestó girándose.- No te había visto.- Su voz ya no sonaba melindrosa y apagada, parecía que los años la habían hecho más decidida. Sin pensarlo, Hinata se abalanzó sobre Sakura y le dio un fuerte abrazo que casi le cortó la respiración. Esta vez Sakura no hizo el menor gesto de romper el abrazo de su amiga y disfrutó al máximo al sentir los pechos de Hinata apretados contra los suyos.

- “Definitivamente necesito echar un buen polvo, pero en estas ocasiones es cuando más me alegro de no ser un hombre”.- Pensó cuando por fin se separaron.

Tras la alegría por el reencuentro se pusieron a cenar los cuatro juntos, a mitad de la cena apareció Ino.

- Hombre, aquí estás Sakura.- Fingió enfadarse.- Llevo todo el día buscándote.-

Confusa y avergonzada la joven bajó la vista murmurando excusas.

- Ya claro.- Le contestó Hinata.- Cuando he llegado he pasado por delante de tu casa y con el lío que habéis tenido en la floristería no te lo crees ni tú.-

- ¡Oye! ¿A ti quién te ha dado vela en este entierro?- Le preguntó mientras la miraba con una sonrisa en los ojos.

- No me hace falta que me la den, la cojo yo solita.- Los dejó a todos anonadados.

- Mira la vergonzosa que se me rebela.- Contestó Ino mientras se reía y abrazaba a Hinata.- Ya iba siendo hora de que te rebelases. Bueno Sakura, esta noche no me darás largas, ¿no?- Preguntó mientras soltaba a Hinata.

- Claro que no.- Sonrió Sakura.- Esta noche podemos montar una buena fiesta.-

- No contéis conmigo.- Dijo Kakashi.- Mañana tengo que entrenar a los futuros ninjas.-

- Joooooo.- Protestó Naruto.- Me vas a dejar sólo con tres tías.-

- Yo tampoco puedo.- Dijo Hinata.- Estoy esperando a alguien.-

- ¿Y no puedes venir cuando llegue ese alguien?- Le preguntó Ino.

- Lo intentaré, pero no sé cuando llegará.- Sonrió Hinata con una sonrisa dulce.- Ni siquiera estoy segura de que pueda llegar hoy.-

- Entonces vente con nosotras, ya vendrá a buscarte tu novio.- Saltó Ino despreocupadamente.

- No, hemos quedado que me mandará un mensaje aquí, y tengo que esperar.- Sonrió de nuevo.- Pero si el mensaje llega pronto iré a buscaros.-

Dicho eso se separaron y Naruto, Ino y Sakura se fueron al bar a festejar el reencuentro.

- ¡Cejaspobladas!- Gritó Naruto.- ¡Mira lo que te traigo!-

Lee se levantó, su pelo y su cara seguían como siempre pero había crecido más que Naruto y bajo su equipaje verde se veía un cuerpo fuerte, tonificado y muy musculoso. Un jersey verde ceñía una espalda y un torso muy anchos y dejaba entrever los músculos de sus abdominales, llevaba unos pantalones de color verde muy oscuro casi parecían negros.

- ¡Hola Sakura!- Gritó emocionado, y se lanzó sobre ella.

Sakura, aterrada vio cómo la enorme mole de Lee se le tiraba encima para darle un abrazo, acojonada esperó al último segundo para agacharse, de modo que Lee sólo pudo apretar el aire que había quedado.

- ¿Sakura?- Se extrañó.- ¿Donde estás?- Sin duda ya llevaba un par de copas encima.

- Eh... Estoy aquí Lee.- Le picó con el dedo en la espalda.- Te dejo darme un abrazo, pero con cuidadín, no quiero que me espanzurres con esos brazacos que tienes.-

- ¡Ajá! No están nada mal, ¿eh?- Presumió Lee sacando los músculos de los brazos y ensanchando aún más la espalda.

- “Jeje, pareces una butifarra.”- Pensó Sakura rascándose la mejilla con el índice.- No, nada mal.- Dijo un poco asustada.

Se acercó a Lee y se puso de puntillas para darle un suave abrazo, Lee con cuidado rodeó su cintura con uno de sus brazos.

- “Por Dios, su brazo es casi igual de ancho que todo mi cuerpo.”- Reponiéndose dijo sinceramente.- Me alegro de ver que estás bien, Lee. ¿Ya no llevas las pesas?- Preguntó.

- Sí, pero las llevo en el chaleco.- Le tendió un chaleco del mismo color que sus pantalones, Sakura lo cogió y en cuanto lo soltó cayó al suelo con el.

- Ya veo, ya.- Sonrió levantándose.

- Las pesas que llevo seguro que pesan más que tú.- Sonrió Lee.

Comenzaron a beber y a hablar hasta que de madrugada se les unió Hinata.

- Ey.- Exclamó Sakura un poco achispada.- ¿No ha venido tu amigo?-

- No, vendrá mañana, antes de la fiesta.- Contestó Hinata sentándose junto a Ino y pidiendo una nueva ronda.

Al día siguiente, Sakura se despertó pasado el mediodía en el suelo de un lugar que no era su casa. Con una orquesta retumbando en su cabeza se incorporó sobre un codo, en el mismo suelo que ella, desparramados por todas partes estaban sus amigos todavía dormidos y en las posturas más impensables. Con una sonrisa diabólica en la cara y sin hacer caso a su propia cefalea se levantó y cogió un puchero y un cazo y...

¡PAM!, ¡PAM!, ¡PAM!

Un coro de gritos e insultos le desearon un buen día mientras los demás se despertaban, le llovieron cojines, prendas e incluso un par de piedras.

- Te toca hacer el té, por graciosa.- Dijo Hinata tendiéndole la tetera con una mano mientras con la otra se sujetaba la cabeza.

- ¿Qué hora es?- Preguntó Ino con la voz pastosa.

- Son más de las dos.- Contestó Lee desde el suelo.

Un silencio presagioso se apoderó de la estancia mientras todos se quedaban quietos, parecía que algo se les estaba olvidando a todos.

- ¡Joder!- Gritó Naruto.- ¡Habíamos quedado a las doce en punto en la plaza de la villa con Tsunade!-

- Nos mata.- Gritó Ino con cara de acojone.

- No hay tiempo para té.- Aprovechó Sakura mientras dejaba los trastos en la cocina y salía corriendo por la ventana.

- Cabrona, cómo se ha escurrido.- Renegó Hinata que echó a correr tras ella, a su espalda escuchó al resto de sus amigos armando follón mientras corrían como locos para llegar los primeros ante Tsunade, el primero podría tratar de resarcirse y lo más importante podría echarle la culpa a los demás.

Sakura corría como una posesa, debía llegar la primera para disculparse ante Tsunade si quería tener una mínima posibilidad, aunque era muy improbable que eso sucediera.

Llegó a la plaza con la respiración muy agitada pero no había ni rastro de la Hokage, echó un vistazo a su alrededor y vio que no había ningún adorno puesto ¿dónde se había metido todo el mundo? Unos segundos después que ella llegaron todos los demás que quedaron tan sorprendidos como ella, suponían que se habrían puesto a decorar la villa sin ellos, pero parecía que se equivocaban.

Confusos fueron al almacén y se repartieron las tareas. Sakura y Naruto se dedicarían a colocar farolillos por toda la villa, Hinata e Ino se encargarían de los adornos florales mientras Lee repartía sillas y mesas por toda la plaza.

Tras un largo trabajo Naruto y Sakura volvían caminando tranquilamente hacia la plaza.

- ¿Qué te pasa Naruto?- Preguntó su amiga.

- ¿Qué?- Se extrañó.- A mí no me pasa nada.- Sonrió como un bobalicón.

- Ya claro.- Lo miró mal Sakura.- Estás muy distraído hasta para ti, y no paras de mirar hacia todas partes, como si buscases a alguien.-

- Bueno. Entonces será que busco a alguien.- Contestó serio.

- ¿A quién, a quién?- Se interesó Sakura.

- Ya lo verás cuando llegue.- Dijo su amigo echando a correr.

Se reunieron en la plaza con los demás, a una velocidad de locura, les había llevado casi dos horas adecentar el pueblo pero el trabajo duro había merecido la pena, en unas horas empezaría la fiesta, pero Tsunade seguía sin aparecer.

- Yo creo que se ha mosqueado y se ha ido.- Aventuró Ino.

- No lo creo.- Contestó Sakura.- Si se hubiese enfadado nos habría buscado, nos habría encontrado, nos habría despertado a hostias y nos hubiera obligado a hacer trabajos forzados hasta la hora de la fiesta.-

- Entonces, ¿dónde está?- Preguntó Hinata.

- No tengo ni idea.- Contestó Sakura.- Tendremos que esperar a que aparezca.-

- Bueno, podemos amenizar la espera con unos refrescos.- Dijo Lee.- Voy al bar, ¿qué queréis?-

Pasaron un buen rato charlando y haciendo hipótesis sobre cómo los iba a asesinar la Hokage, hasta que de repente dos sombras saltaron a su lado. Sobresaltada, Sakura se puso en posición defensiva hasta que reconoció a Gaara y Temari que estaban plantados frente a ellos con una sonrisa en los labios.

Gaara iba con un traje tradicional japonés de color negro con líneas de color rojo decorando los puños y la solapa de la parte de arriba, un dragón rojo cubría toda la parte trasera del traje y a la espalda cargaba su calabaza de arena. Su rostro duro y sombrío como siempre, pero con un brillo en los ojos que permitía entrever su alegría.

Por su parte Temari llevaba un vestido blanco ceñido que llegaba justo hasta donde empezaba su trasero con un motivo tribal negro en la espalda de la que colgaba su enorme abanico, ciñendo su cintura llevaba un cinturón negro y para evitar enseñar partes privadas de su anatomía llevaba bajo el vestido unas mallas negras hasta medio muslo. Tal y como la recordaba era una mujer grande y fuerte que destilaba dureza por cada uno de sus poros.

- ¡Por fin!- Gritó Naruto echando a correr hacia ellos.

- ¡Amor!- Gritó Hinata casi a la vez.

Cuando llegaron a su altura, Naruto exprimió con fuerza entre sus brazos a Gaara mientras Hinata saltaba a los de Temari, envolvió su cintura con sus piernas mientras la besaba con deseo. Gaara sonreía en los brazos de Naruto, ninguno de los presentes podía creer lo que les decían sus ojos, estaban viendo sonreír al maestro de la arena, que ellos recordaran jamás habían sido testigos de tal cosa de no ser por las sonrisas de superioridad que les dedicaba a menudo. Hinata saltó de los brazos de su amada mientras la cogía de la mano y se acercaba a sus amigos.

- Hola a todos.- Saludó Temari con la mano y una sonrisa mientras sujetaba con fuerza la mano de Hinata.

- Os presento a mi “novio”- Rió mirando a Ino.

- ¡Grrr!- Exclamó Ino.- Quiero que sepas, que tu “novio”, está muy buena.- Le dijo a Hinata mirando a Temari con la lujuria pintada en los ojos.

- Ummm, vale.- Contestó Hinata procurando colocarse siempre entre Temari e Ino.

- No seas tonta. Tú también corres riesgo si te pones a mi lado.- Le dijo dándole un fuerte pellizco en el culo. Hinata dio un fuerte brinco y puso una cara muy extraña al notar el pellizco mientras, por fortuna, Temari se tomaba los comentarios de Ino a cachondeo y se reía con fuerza, pero por si acaso había envuelto la espalda de su chica con su brazo derecho, abrazándola con ternura.

Sin pronunciar palabra Gaara saludó a los presentes con un leve gesto de la cabeza tremendamente indiferente, estaba claro que él estaba allí por Naruto y los demás le importaban un pepino. Colgado de sus hombros Naruto sonreía como un bobo mientras acariciaba con la mano izquierda el hombro de su chico.

- Él es la persona a la que esperaba.- Explicó a Sakura.

- Lo había supuesto.- Sonrió Sakura contenta por Naruto, le alegraba que su amigo tuviese alguien a quien amar y viceversa.

Se acomodaron de nuevo en la plaza, Gaara junto a Naruto y mirando a los demás con cara de aburrimiento y Temari bajo Hinata y participando activamente en la conversación mientras su chica la abrazaba y le susurraba al oído palabras a las que respondía con nuevos susurros o con sonrisas cómplices.

Hablando se hicieron más de las siete de la tarde y ya estaban muy aburridos de esperar a Tsunade, que por fin hizo acto de presencia.

- ¡Mierda, mierda!- Gritaba por la calle mientras iba poniéndose la parte superior de su kimono. Se presentó ante ellos a medio vestir y con unas ojeras evidentes.- Lo siento.- Les dijo.- Me he dormido.- Añadió sonriendo, echó una ojeada a su alrededor y pudo ver que ya estaba todo preparado para la noche.- Menos mal que estabais vosotros.- Sonrió.- Habéis hecho un gran trabajo.- Les felicitó.

- Sí, menos mal que hemos sido puntuales.- Sonrió Sakura.- Bueno, habrá que ir a casa a adecentarse.- Dijo levantándose.- La cena empieza en un par de horas.-

- Espera Sakura.- Pidió la Hokage.

Los demás ya se iban cada uno por su lado cuando Sakura se giró para ver que quería su sensei.

- ¿Te puedo pedir que te sientes a mi lado esta noche?- Pidió.- Me gustaría hablar contigo.-

- Claro.- Sonrió la chica.- Estaré encantada de sentarme a tu lado.-

- Muy bien.- Le sonrió Tsunade.- Muchas gracias.-

- Hasta la noche.- Se despidió la joven con un gesto de la mano.

Inmediatamente después de aquella petición la imaginación de Sakura se disparó, y comenzó a imaginar conversaciones y situaciones que podían darse aquella noche, algunas muy prometedoras y otras no tanto.

Como un manojo de nervios a las nueve se presentó en la plaza donde se estaba empezando a congregar toda la villa. Sin saber dónde se sentaría la Hokage se quedó de pie en un rincón esperando a que llegasen los homenajeados, ya que Tsunade debería sentarse junto a uno de ellos.

Por fin llegó toda la aldea a la plaza y tomaron asiento en las mesas alrededor de la mesa de honor, que estaba reservada para la Hokage, para Lee y Naruto y sus amigos. Cuando ya estaba todo el mundo de pie en sus sitios entraron los invitados de lujo, que fueron recibidos con un sonoro aplauso y vítores. Saludando a sus amigos Naruto y Lee tomaron asiento en el centro de la mesa, tras ellos entraron el resto de amigos que tomaron asiento alrededor de ellos y finalmente entró Tsunade que se sentó junto a Lee.

Contenta, Sakura acudió a sentarse a la derecha de la Hokage y a la izquierda de Ino. Junto a Lee estaba Naruto, los dos en el centro de la mesa para ser el centro de atención, obviamente junto a Naruto estaba Gaara que tenía a Hinata a su izquierda, colocada junto a Temari.*

La cena comenzó con alegría mientras los camareros empezaban a llenar los platos de los comensales. Hasta que no empezó a correr el sake y hubo pasado casi la mitad de la cena, Tsunade no se hizo el ánimo para hablar con su antigua alumna y ella no quiso presionarla, prefería que fuese ella quien sacara la conversación.

Por fin, su paciencia tuvo recompensa, ya un poco achispada Tsunade volcó su atención en ella.

- Bueno Sakura-chan.- Empezó.- ¿Qué tal tu estancia en la villa?-

- Pues bien.- Sonrió Sakura.- Después de tantos años fuera, ya lo echaba de menos.-

- Me alegra mucho que hayas vuelto.- Dijo Tsunade, retirándole un mechón de cabello rosa tras la oreja.

- Yo también me alegro de haber vuelto.- Sonrió Sakura sonrojada.

- ¿Sabes?- Preguntó Tsunade.

- ¿Qué?- Se interesó Sakura.

- ¿Te acuerdas del día que viniste? ¿Cuándo nos encontramos en los baños?-

- “Como para olvidarme.”- Pensó.- Sí.- Afirmó.

- Esa noche tuve uno de los mejores sueños de mi vida.- Suspiró Tsunade.

- ¿A sí?- Preguntó Sakura con el corazón en un puño.

- Sí.-

- ¿Puedo preguntar en qué consistía? ¿O es demasiada indiscreción?- Cuando preguntaba a Sakura le pareció que el rubor tomaba el rostro de la Hokage, pero con los coloretes que se le habían puesto por el exceso de sake, no estaba muy segura de ello.

- Pues, básicamente.- Empezó Tsunade, no parecía tener muy claro cómo contar aquél sueño.- Bueno, pues yo... yo estaba...- Se calló, parecía estar ordenando sus ideas y Sakura le dio tiempo para hacerlo.- Recuerdo que estaba dándome un baño a última hora, como siempre. Cuando venía alguien por detrás de mí y me abrazaba suavemente.-El pulso de Sakura se aceleró al recordar el sueño que había tenido ella.

- No lo recuerdo con todo lujo de detalles.- Dijo Tsunade.- Por desgracia.- Añadió sonriendo.- Pero... no sé... me giré... y... y bueno... me pareció... es decir... al girarme vi a una hermosa joven... su cabello rosa enmarcaba su hermoso rostro... en el que se reflejaba el deseo y la excitación que sentía.- Soltó por fin y la miró con expectación.- Cuando me giraba le decía que le había echado de menos.- Terminó.

- Ya pensaba que no venías, te echaba de menos.- Ronroneó Sakura al oído de la Hokage, que la miró sorprendida.- ¿Qué más recuerdas?-

- Poca cosa.- Se acercó a ella hasta murmurar las palabras en su oreja produciéndole cosquillas con su aliento, excitada se removió deseando poder lanzarse sobre la que fue un día su sensei.- Pero, recuerdo un par de cosas.- Continuó susurrándole.- Básicamente, recuerdo que hice que esa hermosa joven de cabello rosa suspirase y gimiese en mis brazos mientras arañaba con fuerza mi espalda. Recuerdo que la abrazaba mientras ella se retorcía de placer sobre mí.-

- Qué afortunada es esa joven de cabello rosa.- Le susurró Sakura.- Puedo imaginarlo como si fuese yo.-

Sin tener miramiento alguno sobre dónde se encontraban, Tsunade se abalanzó sobre la joven mordiendo con fuerza su labio inferior, un poco sorprendida Sakura no pudo reprimir un escalofrío de placer al sentir la boca de la Hokage sobre la suya. Recuperada de su primer estado de estupor contestó al beso tan deseado.

Tras el beso alzó la cabeza, todo el mundo las había visto pero nadie se había extrañado lo más mínimo, tranquila tras cerciorarse que no iba a influir negativamente en el cargo de Tsunade continuaron besándose y deseando privacidad.

Incapaz de contenerse por más tiempo Tsunade le murmuró.

- Voy a meterme en el bar, te espero allí.- Sin más se levantó y se marchó dejando a Sakura impaciente y sin saber cuánto tiempo exactamente debería esperar. Tras los cinco minutos más largos de su vida no pudo contenerse más y fue tras ella. Al levantarse vio que Temari e Hinata ya no estaban sentadas a la mesa, sonriendo se marchó al bar en la que su sensei la esperaba.

Entró en el bar y allí se encontró a Tsunade sentada en el último taburete de la barra, en un par de zancadas se colocó frente a ella, con delicadeza le separó las piernas con la mano y colocó su cuerpo entre ellas.

- Ya pensaba que no venías, te echaba de menos.- Le ronroneó mientras envolvía su cuello con los brazos.

- Ni aunque se hubiese abierto el mismo infierno en la plaza me habría perdido esto.- Le contestó Sakura sonriendo.

Con una media sonrisa en los labios, Tsunade comenzó a besarla con pasión. Sakura mordisqueaba los labios de la Hokage mientras ella empezaba a bajar las manos con suavidad por su espalda. El beso continuaba cuando la mano derecha de Tsunade alcanzó el pecho de Sakura que se estremeció cuando ésta lo apretó con delicadeza, las manos de Sakura se habían desplazado por los muslos de su sensei hasta alcanzar su trasero y cogerlo con fuerza, todo esto pasaba sin que sus bocas se separaran lo más mínimo. La otra mano de Tsunade se unió con el otro seno de Sakura que emitía profundos gruñidos de placer. Incapaz de contenerse, empezó a bajar la boca hacia los grandes pechos de la Hokage que se limitó a dejarla hacer mientras acariciaba su espalda con sensualidad, recorrió su cuello con la lengua acelerando su respiración. Con lentitud empezó a besar sus clavículas, mientras empezaba a deshacer el nudo del kimono, lo deslizó por sus hombros dejándola con una camiseta que Tsunade se sacó por la cabeza deseosa de que Sakura llegara a su objetivo. Sonriendo, empezó a besarlos y a jugar con sus pezones con las manos. Tsunade arqueaba la espalda pidiendo más y la joven respondió envolviendo uno de sus pezones con la boca, apretándolo con suavidad y provocando una explosión de placer. Mientras Sakura chupaba y mordisqueaba a Tsunade, ésta aprovechó para sacarle su vestido rojo por la cabeza, dejándola sólo con los pantalones, y empezó a acariciar y a besar su espalda y sus hombros.

Cuando Sakura se dio por satisfecha empezaron a besarse de nuevo mientras sus manos recorrían sus torsos desnudos. Con fuerza Tsunade asió a Sakura del trasero y la levantó en vilo colocándola sobre sus piernas, acariciándola con suavidad en las costillas mientras su boca recorría el cuerpo desnudo de la joven. Sakura se sentía morir entre las manos de aquella mujer mientras notaba cómo la levantaba de nuevo, ésta vez para quitar el último obstáculo entre ellas. Una vez derribada la barrera, se puso de pie con Sakura envolviendo su cadera, la puso sobre la barra y colocó sus piernas sobre sus hombros. Tsunade besaba su vientre, bajando poco a poco la cabeza. Sakura se apoyó con los brazos en el otro borde de la barra deseando que Tsunade llegara a su centro pero parecía dispuesta a hacerla sufrir. Una vez hubo acabado con su vientre empezó a besar el interior de sus muslos mientras ambas notaban cómo su humedad crecía sin parar. Finalmente con una sonrisa, Tsunade besó con suavidad su clítoris provocando un hondo suspiro que pedía más. Pronto Sakura empezó a notar cómo la lengua de su sensei acariciaba suavemente su sexo, notando cómo su respiración se aceleraba cada vez más, tras esos leves contactos por fin la lengua de Tsunade presionaba su clítoris con fuerza. Mientras jugaba con sus labios la penetró con fuerza con el dedo índice, Sakura cogió su mano y le chupó el índice provocándola. Inmediatamente después Tsunade volvió a penetrarla, esta vez con dos dedos, la mano de la sensei pronto cogió un ritmo fuerte, notaba la humedad de Sakura envolviendo sus dedos y eso la estaba volviendo loca de placer. La joven se retorcía de placer ante el ritmo impuesto por la sensei pidiendo a gritos más y más fuerte. Por fin Tsunade notó cómo las paredes vaginales de Sakura se contraían apretando sus dedos con fuerza, un chorro de flujo salió disparado empapándole la mano que no dudo en chupar antes de sacar los dedos de su amante satisfecha que inmediatamente empezó a besarla con fuerza, y empezó a tirar de ella hacia la barra la ayudó a subir y con fuerza la tumbó bajo ella. Tsunade estaba totalmente extasiada ante tal muestra de pasión y decisión. De un tirón le sacó los pantalones y con los dedos empezó a jugar con el sexo de la sensei que gimoteaba de placer. Sakura la penetró con los dedos mientras apoyaba la cadera en su mano, las piernas de Tsunade la rodearon con fuerza y empezó a embestirla con fuerza mientras la Hokage la abrazaba con fuerza y se besaban con furia. Por fin tras mucho esfuerzo de Sakura el orgasmo sacudió con fuerza a su maestra.

Tras tanto desear aquel momento ambas se quedaron abrazadas deseando que ese momento no acabara nunca.

- Me alegra que hayas vuelto.- Le susurró Tsunade.- Llevo seis años esperando esta noche.-

- ¿En serio?-

- Sí, pero cuando te marchaste aún eras una niña y no podía hacer nada.- Sonrió.- Has crecido mucho y muy bien.- Rió.

- Se me ocurre...-

- ¿Qué?- Le preguntó acariciándole el puente de la nariz.

- ¿Porqué... no nos vamos a tu casa y seguimos la fiesta?-

- Gran idea.- Sonrió Tsunade besándole la frente.



FIN

* (Distribución de la mesa: Temari, Hinata, Gaara, Naruto, Lee, Tsunade, Sakura, Ino.)

** La pareja Hinata-Temari está inspirada en el fanfic Pies fríos de Firecracker, me encantó tanto el fic como la pareja ^^.


Última edición por lau-chan el 4/3/2010, 17:22, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER


Femenino Edad: 20
Localización: En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos: 1233
Fecha de inscripción: 07/07/2009

MensajeTema: Re: Sakura x Tsunade   13/2/2010, 20:18

Pues... a mi me ha gustado mucho!!
Me gusta la pareja de Sakura x Tsunade, son mis personajes preferidos de Naruto!
Espero esta no sea tu ultima aportacion al foro, porque estoy ansiosa de leer otra de tus historias!
Muchas gracias por compartir el fic!
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador


Femenino Edad: 30
Localización: DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos: 344
Fecha de inscripción: 26/01/2008

MensajeTema: Re: Sakura x Tsunade   3/3/2010, 14:06

Muy bueno, me ha gustado mucho, ojala hagas otro fic de Naruto, personalmente, prefiero la pareja Sakura-Hinata o Sakura-Ino... jeje pero Sakura-Tsunade tb esta muy bien jejej.

Besotes. ^_^Gracias por postear la historia.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
Mitsuka
YLS m@niaco


Femenino Edad: 20
Localización: santiago_chile :D
Cantidad de envíos: 359
Fecha de inscripción: 10/07/2009

MensajeTema: Re: Sakura x Tsunade   4/3/2010, 19:23

me gusto muchooo! *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.fotolog.com/havetobebroken
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad: 23
Localización: en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos: 112
Fecha de inscripción: 10/03/2010

MensajeTema: Re: Sakura x Tsunade   11/4/2010, 11:49

me espero hagas otro lo esperare con ansian
Volver arriba Ir abajo
Haruhi
Lektor
Lektor


Femenino Edad: 27
Localización: ????
Cantidad de envíos: 3
Fecha de inscripción: 29/11/2010

MensajeTema: Re: Sakura x Tsunade   29/11/2010, 15:53

*O*
haces dioooosos los ficosss!!! ^^
waaaa!!! quiero otro tuyooo!!! sisisi!!!!
*-*
*corre por toda la casa*
Volver arriba Ir abajo
http://nisha-aviles.deviantart.com/
Pew
Lektor
Lektor


Femenino Edad: 18
Localización: Atrás de ti
Cantidad de envíos: 1
Fecha de inscripción: 18/05/2011

MensajeTema: Re: Sakura x Tsunade   18/5/2011, 22:58

¡Me gustó muuucho! Me encanta esa pareja *______________*
*siempre busca doushjins de ellas*
Volver arriba Ir abajo
 

Sakura x Tsunade

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets ::  ::  :: -