Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Amor de tiza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:23

Moscú, Rusia: Plaza roja: aproximadamente el mediodía, una niña de cabellos dorados corre tras las palomas con los brazos extendidos y los ojos cerrados, una hermosa niña de 11 años sintiéndose a volar mueve ágilmente sus delgadas piernas mientras siente el aleteo de las aves. Se siente en una nube cuando de repente choca con alguien lo cual la hace sacar su fuerte carácter por haberla interrumpido abre los ojos y antes de ver de quien se trata, inmediatamente dice: - ¡¡OYE!! Fijate por donde caminas.- dijo muy molesta, pero al cerciorarse de quien se trataba se arrepintió de haberle hablado con tanta fuerza: una niña de cabellos rojos y ondulados, que al darles de frente el sol pareciera que esos caireles cobraran vida, sus ojos de color verde y unas grandes pestañas, su boca perfectamente marcada y la cara llena de pecas. - Disculpame.- dijo tímidamente la pelirroja al encenderse un rojo vivaz en sus mejillas.- no miré por donde iba, porque iba corriendo con los ojos cerrados... perdoname. - Ah, no te preocupes, yo tuve la culpa, porque iba haciendo exactamente lo mismo que tu ¡¡JAJAJA!!.- dijo la pequeña rubia al bajar su enojo y soltar una tremenda carcajada que hizo revolotear a las palomas. La pelirroja se rió discretamente con una mano sobre su boca, una risa que casi no se escuchó. - Hola, me llamo Yulia Volkova.- dijo la niña de cabellos dorados extendiendo su mano hacia la pelirroja muy segura de sí misma. La pelirroja vió la mano de Yulia invitándola a saludar, pero no la tomó tan rapidamente y se quedó viendo aquella mano delgada con una exagerada timidez y con los brazos atrás de su espalda, hasta que esbozó una blanca sonrisa que perfectamente la notó Yulia y le dio la mano: - Mucho gusto, me llamo Elena Katina.- dijo la joven pelirroja sin dejar de ver los grandes ojos azules de su nueva amiga. Quedaron viéndose un buen rato, sin soltarse de la mano ni dejar de sonreir pero un grito las interrumpió de dejar de llenar sus ojos de brillo: - ¡Hija! ¡Lenita! Ya vamonos mi amor.- dijo una señora mayor con el cabello igual al de Lena con una distancia aproximadamente de 3 metros de las chicas. - ¡ya voy mami!.- contestó Lena sin dejar de soltar la mano de Yulia, la volteó a ver y dijo.- lo siento Yuli tengo que irme.- dijo Lena al soltar la mano de Yulia. - “¿¿Yuli??”.- pensó la pequeña rubia al soltar la mano de Lena, sacudió la cabeza al darse cuenta de lo que estaba pasando, no podía dejarla ir así nada más, tartamudeó un poco y dijo rapidamente al ver que Lena se alejaba, yendo hacia su madre.- Ehm.. o-¡oye! ¡Lena!.- Lena volteó hacia la chica de ojos azules balanceando sus rizos y haciéndolos chocar con su cara: - ¿Si?.- preguntó Lena - ...¿Volveré a verte?.- dijo Yulia casi gritando ya que Lena estaba un poco alejada de ella. Lena dibujó una sonrisa y dijo: - Eso espero... ¡Adiós Yuli!.- dijo despidiéndose y corriendo de nuevo hacia su madre. - Esta bien... Lenita.- dijo Yulia para si misma recordando que la había llamado “Yuli” así que ella decidió decirle “Lenita”, se llevó la mano que había sido tomada por Lena hasta su nariz y respiró el dulce olor a perfume que había le regalado la pelirroja a Yulia en ese momento. La pelinegra metió su mano en un bolsillo de su vestido y sacó una gran barra de tiza, y en uno de los cuadrados de la plaza escribió “Yuli y Lenita”, dejó la tiza en unos de los espacios hondos que había entre cada tabique y así vió a Lena alejarse. Yulia anheló con toda su alma volverla a ver, aunque no sabía que para eso faltaba mucho... 3 años después... Eran las 12:30 p.m. en un salón de 3º grado de secundaria, una joven de cabello corto y negro se encontraba con la cabeza tirada encima del pupitre y con su mano derecha se encontraba rayando con un plumón la silla del frente, solo escuchaba como su maestro balbuceaba acerca de fechas y revoluciones, pero no notó que se acercó hasta ella y notó muy bien lo que estaba haciendo: - Muy bien señorita Volkova, parece que va a necesitar traerse de nuevo una brocha y pintura para mañana, porque quiero muy bien pintada la silla de su compañero, ahora si me haría el grandísimo favor de pasar a la dirección con esta hojita.- dijo el maestro a Yulia entregándole el reporte, pero Yulia siguió con la cabeza en el pupitre sin prestar atención a lo que dijo el maestro.- Parece que no me escuchó Volkova ¡Retirese a la dirección por favor!.- gritó el maestro perdiendo la paciencia con la joven de ojos azules. Yulia volteó la cabeza llena de pereza y tomó el reporte, le dirigió una mirada de burla a su maestro y dijo: - ¡Tranquilo viejo! Si tanto te preocupa la silla ¿por qué no la pintas tu?.- dijo Yulia con una sonrisa y mascando chicle, lo que dijo hizo que el salón completo dejara escapar unas risillas, pero al profesor no le causó risa: - ¡¡CÁLLENSE TODOS!! O se pueden ir levantando para acompañar a Volkova a la dirección.- todos los alumnos se callaron y se irguieron para seguir anotando el tema de historia, mientras que Yulia fue hacia la salida, caminando lentamente y moviendo graciosamente las caderas. - ¡¡Volkova!!.- volvió a gritar el profesor Yulia se volteó y tomó la pose de una modelo: con una pierna derecha y la otra doblada, con una mano en la cintura y sin dejar de mascar chicle: - ¿Si?.- dijo en tono cremoso. - Tira el chicle por favor.- dijo el profesor tratando de calmarse. Yulia se sacó el chicle de la boca y lo esparció encima del libro de Historia del profesor, lo volteó a ver y le guiñó el ojo, todos los alumnos le hicieron señas de felicitación a Yulia conteniéndose de reir a espaldas del maestro,
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:24

Yulia le sonrió a sus compañeros y salió del aula y dijo: - Con permiso.- salió del marco de la puerta y volvió a asomar la cara:-... Viejo...- y se dirigió a la dirección mientras escuchaba como refuñaba el profesor de tanta rabia, mientras todos los alumnos se reían. Yulia sería mala estudiante pero era la más popular de la escuela secundaría por su indomable rebeldía. - ¡¡Adiós Yulia!!.- dijo un joven de preparatoria, pero Yulia no le prestó el minimo caso, Yulia traía locos a todos los chicos, pero la pelinegra no le importaban los hombres, desde hace tres años que había visto a aquella chica de cabellos rojos no había tomado gusto por nadie. Llegó a la dirección, se sentó en una silla y dio el reporte a su directora sin siquiera verla mientras sacaba otro paquete de chicles. - Volkova, Volkova... ¿Qué vamos a hacer contigo?.- preguntó un tanto preocupada una señora de unos 46 años.- ¿De nuevo maltratando las sillas? - Direc... usted sabe que si las pinto y hasta las dejo mejor, para que se preocupa.- dijo Yulia de nuevo masticando chicle. - Ese no es el punto Volkova... el punto es que eres ociosa y es.. - ¿Cómo no voy a tener ocio si el profersucho ese, no hace más que repetir lo mismo toda la clase?.- la interrumpió Yulia un tanto molesta pero muy digna de ella misma. - Eso es otra cosa... el respeto hacia tus maestros, ya te lo he dicho muchas veces. - Esta bien direc, ya voy a cambiar, no me regañe por favor.- dijo Yulia con la cara de suplica que era imposible no creer en esos ojos azules. - Pues empieza ahora.- dijo la directora extiendo un pañuelo hacia Yulia. La pelinegra puso el chicle encima del pañuelo, pero la directora no retiró la mano del rostro de Yulia: - El otro Volkova...- dijo la directora con una paciencia inagotable mientras Yulia ponía cara de frustración y ponía el segundo chicle encima del pañuelo.- y no olvides traer para mañana tu pintura y la brocha ¿de acuerdo? - OK teacher..- dijo Yulia y en ese momento sonó el timbre de salida, se dirigió a su aula y tomó su mochila cuando sintió un codazo de alguien que le dijo: - Estuvo buena la actuación de hoy Yulia.- le dijo su amiga Martha: Una joven de cabello castaño lacio, con ojos cafés y unos cuantos centímetros más alta que Yulia. - Ah... no fue nada la verdad ya se lo tenía merecido.- dijo Yulia riéndose y tomando su mochila para retirarse. - Bueno Yulia nos vemos mañana.- se despidió Martha dando vuelta en la esquina de la calle afuera de la escuela. - Adiós Martha.- contestó la pelinegra Al día siguiente... Yulia llegó a su aula con un cubo de pintura y una brocha dentro de una bolsa, se sentó en su silla y pensó: “Al menos así podré salirme de la clase con la bruja cara de ardilla”. Comenzó la primera clase y la profesora leyó un papel que estaba en una carpeta, dirigió una mirada hacia Yulia y le dijo: - Señorita Volkova, tiene libre esta clase para salir a pintar la silla que rayó, por suerte su compañero delantero no vino así que no habrá necesidad de darle su silla, que muy bueno sería que usted ya no estuviera aquí molestando como todas las clases- dijo la profesora, tenía unos 38 años y le sobresalían notablemente los dientes superiores, tenía los ojos chiquitos parecidos a los de un ratón y una nariz aguileña pronunciada. - Si... claro.- Dijo la pelinegra salió del aula y cuando hubo dado la espalda a su profesora, hizo una seña a sus compañeros y todos la voltearon a ver, ya que tenía la atención de todos sacó los dientes superiores al mismo tiempo que hacía bizcos, todos rieron el gesto imitativo de Yulia, cuando la profesora volteó para ver que estaba pasando, Yulia ya había salido corriendo del aula, su problema eran los maestros, ella era una guerrera que deseaba exterminar completamente a esas personas, costara lo que costara. Salió al patio y allí estaba: la silla esperando a ser renovada: “ Otra más” pensó Yulia al ver otra de sus sillas esperándola a que las dejara igual o mejor de cómo estaban, de la bolsa sacó un blusón blanco y se lo puso para evitar mancharse, sacó el cubo y la brocha y comenzó a pintar. Al terminar se dirigió a la lonchería y pidió una pizza con una soda - ¿Otra silla Yulia?.- preguntó la señora que atendía la lonchería. - Si, ya ve, al menos no tengo que oir a los maestros en la clase.- dijo Yulia a la señora mientras daba un trago a la soda. - Jajaja, ay Yulia, Yulia...- rió la señora - Bueno, gracias Señora Liz nos vemos luego, creo que la pintura ya se secó.- dijo Yulia al terminar el pedazo de pizza y su soda. - Adios Yulia, ya no te pelees tanto con los maestros - Jajaja no le prometo nada ¡Adios!.- dijo riendo la pelinegra - Jaja Adios. Yulia cargó la silla hasta la entrada del salón, esperó a que la profesora “Cara de ardilla” saliera para entrar completa la otra clase. Sonó el timbre del cambio de materia, salió la profesora quien trató de decir algo a Yulia, pero Yulia no la escuchó: - Si profesora, mañana, mañana.- dijo la menudita pelinegra para zafarse del comentario de la maestra. Entró aula cargando la silla y notó que había una multitud alrededor de su silla, dejó la silla recién pintada en el piso y se dirigió hacia el amontonadero de alumnos. - ¡EY! ¡¿QUÉ PASA AQUÍ?!.- dijo Yulia en tono de autoridad y todos la voltearon a ver sin decir nada.- ¡Háganse a un lado! ¡Vamos fuera de aquí!.- gritó Yulia mientras aventaba a sus compañeros y otros simplemente se quitaban, Yulia era muy respetada, pobre de aquel que se le oponía, no sabía con quien se metía. Por fin llegó al fondo y cual fue su sorpresa al ver sentado en su silla a un ángel caído del cielo.
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:25

- Tenemos compañera nueva Yulia.- dijo Martha a su amiga pero Yulia no prestó atención a lo que había alrededor solo se enfocó en aquella persona: Sus rizos, sus ojos, su boca, su cara... llena de pecas... - ...¿Lena?.- alcanzó a pronunciar Yulia con la boca entreabierta. - Si... ¿Te conozco?.- dijo la pelirroja arqueando la ceja tratando de recordar aquellos ojos azules.- ¿Cómo supiste mi nombre? - ¿Acaso ya no te acuerdas de mi?.- preguntó Yulia al mismo tiempo que le extendía la mano, Lena se quedó viendo la mano de Yulia con el ceño fruncido entonces parpadeó rápidamente e hizo una cara de admiración y volteó a ver Yulia al mismo tiempo que se levantaba: - ¡¡¿¿Yuli??!!.- preguntó muy emocionada Lena, Yulia volteó a un lado y en sus mejillas se notó un ligero rubor pero no bajó su mano -“Yuli jajajaja”.- se escucharon varias risas de sus compañeros por la forma en que su nueva compañera había llamado a la rebelde del salón, por eso fue que Yulia se ruborizó: - ¡¡CÁLLENSE IDIOTAS!! O se las verán conmigo en la salida.- amenazó Yulia a sus compañeros, e inmediatamente se hizo silencio, volteó de nuevo hacia Lena y le sonrió:- Si soy yo: YULI.- dijo la pelinegra marcando notablemente su nuevo apodo pero esta vez nadie se rió. - Bueno y... ¿ya no saludas a tus antiguos conocidos? ¿se te subió la fama o que?.- bromeó Yulia sin bajar la mano esperando a ser saludada, Lena rió de la misma forma que hace 3 años, con su mano en la boca muy discretamente, volteó a ver a Yulia pero en vez de un simple saludo de mano se abalanzó sobre ella para darle un caluroso abrazo, Yulia subió lentamente sus manos para abrazar a su amiga mientras respiraba aquel perfume que quedó grabado en su alma y comenzó a sentir mariposas en el estomago, lo que no notó fue que se había sonrojado... - ¡¡Miren!! ¡¡Yulia parece tomate!!.- dijo un compañero de Yulia y todos soltaron una tremenda carcajada al verificar que lo que acababa de decir el joven era cierto, Yulia se separó delicadamente de Lena y le dijo: - No me tardo nada...- fue hacia su compañero y le dio un fuerte golpe que lo tiró al piso, pero a pesar de eso todos se seguían riendo pues el color de su cara no había bajado nada.- ¡¡Vuelve a decir otra estupidez y te va peor engendro!!.- dijo a su compañero que se encontraba en el piso revolcándose, no del dolor, si no de la risa, a pesar de que pareció haberle molestado aquel comentario a Yulia en realidad se sentía muy bien, porque solo podría ser una cosa: Quería a Lena, no, no, más bien la amaba. Se dirigió de nuevo hacia Lena quien se encontraba riendo con la mano en la boca llegó Yulia y le preguntó: - ¿Qué le pasó a tu cabello?.- dijo Lena acariciando el corto y negro cabello de Yulia. - Me lo teñí... ¿No te gusta?.- dijo Yulia con cara de puchero. - Mmmm... si, te ves muy atractiva. - ¿Atractiva para ti?.- preguntó Yulia, pero antes de que Lena contestara entró el maestro de Historia, Lena se sentó y Yulia se dirigió hacia delante para traer la silla que acababa de pintar, el profesor la miró y dijo: - Me da alegría ver otra silla renovada, a ver si un día de estos tienes tiempo de quitar esto.- dijo el profesor mostrando su libro con el chicle que había pegado el día de ayer, en otras ocasiones Yulia se hubiera burlado pero sintió pena al ver que todos los alumnos se reían, menos Lena, tenía que hacer algo: - No se preocupe.- dijo Yulia en tono amable, mientras sacaba su libro de la mochila y tomaba el libro del profesor, le entregó su libro al maestro y metió el libro del chicle a la mochila. Cargó la silla hasta el lugar donde debería estar, y como su compañero había faltado se sentó en ella: delante de Lena por supuesto. Todos se le quedaron viendo incluso el profesor, que miraba sorprendidamente como abría el libro y sacaba su cuaderno con su bolígrafo (nuevo, ya que casi nunca lo usaba), Yulia estaba muy concentrada escribiendo su nombre en la libreta y notó que hubo un silencio sepulcral, levantó la mirada y vió como la miraban: - ¿Qué?.- dijo Yulia sonriendo. - ¿Estás enferma Volkova?.- preguntó preocupado el profesor. - Si... ¿Qué te pasa Yulia?.- preguntó Martha en voz baja que se encontraba a un lado de donde estaba Lena (o antiguamente su lugar) - ¡¿Qué les pasa?!.- dijo en voz alta Yulia levantándose de su asiento poniendo sus manos en la cintura.- Dejen de verme.- ordenó Yulia, pero solo unos pocos dejaron de verla.- ¡¡Que dejen de verme he dicho!!.- gritó Yulia y todos dieron un respingo y dejaron de verla, volteó hacia atrás y vió a Lena quien no dejó de verla, pero a Yulia no le importó y le sonrió acto seguido por Lena, Martha vió de reojo con la cabeza hacia abajo como le sonreía a la nueva compañera y se llenó de rabia, eso ni siquiera se lo permitía a ella, si Yulia decía que no la vieran Martha estaba incluida a pesar de ser su mejor amiga también la obedecía.
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:27

Yulia se sentó en su pupitre pero el profesor no dejó de verla, la pelinegra estaba a punto de gritar: “¡¿Va a dar la clase o se la va a pasar viéndome todo el rato?!” Pero entonces se cercioró que Lena estaba atrás de ella y dijo: - Podemos continuar profesor - Ah.. Si, si, claro... bueno como ya se habrán dado cuenta, tenemos una nueva alumna se llama Elena Katina Sergeevna, quiero que la traten muy bien. - Niña pecosa...- balbuceó Martha, a lo que Lena y Yulia escucharon perfectamente, solo que Lena simplemente se cubrió sus pecosas mejillas con sus manos, pero Yulia muy molesta se levantó de su asiento y dijo: - Creo que alguien no la escuchó bien profesor.- dijo Yulia dirigiéndose a Martha.- La: NIÑA.- continuó remarcando.- se llama Lena Katina, y no se preocupe profesor: de mi cuenta corre que TODOS la traten bien.- terminó de decir Yulia sin dejar de mirar de lado a Martha, se sentó y miró hacia atrás para ver a Lena quien estaba sonrojada por las palabras de la pelinegra. - Bueno, bueno, muchas gracias Volkova... retomando el tema de ayer... Si alguien prestó atención, ¿podría decirme algo sobre la revolución rusa? Yulia estaba por tomar su pose de siempre: la cabeza recostada sobre el pupitre, era lógico que a nadie le interesaba esas cosas, su sorpresa fue al notar que Lena levantó la mano, haciendo que todos se le quedaran viendo lo cual la puso un poco nerviosa. El profesor quedó sorprendido: - Dígame señorita Katina.- dijo el profesor con una sonrisa, era algo increíble que alguien supiera historia, Yulia se volteó hacia atrás y apoyó su cabeza sobre su mano sin dejar de ver a Lena, quien se puso más nerviosa. - Bueno, ehm...yo...yo leí...- Dijo tartamudeando la pelirroja, muy ruborizada. - Vamos, vamos, no tenga miedo.- dijo el profesor animándola, entonces Lena se puso de pie con sus manos atrás de su espalda y al ver la sonrisa de Yulia tomó valor y dijo: - Bien, los acontecimientos de la revolución rusa tuvieron lugar en la Rusia imperial y culminaron en 1917 con la proclamación de un Estado soviético, denominado desde 1922 Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o mejor conocido como la URRS, El término Revolución Rusa hace referencia a las dos revoluciones que triunfaron en 1917. La primera, que comenzó con la rebelión ocurrida entre el 8 y el 12 de marzo de 1917; del 23 al 27 de febrero del calendario juliano, empleado entonces en Rusia, derrocó a la monarquía autocrática imperial que suele ser denominada Revolución de febrero. La segunda, que se inició con una insurrección armada el 6 y 7 de noviembre, fue organizada por el partido bolchevique en contra del Gobierno Provisional instaurado tras la primera fase revolucionaria y operó una transformación en las relaciones económicas, políticas y sociales de la sociedad rusa; se denomina Revolución Bolchevique o Revolución de Octubre. El 30 de diciembre de 1922 se constituyó oficialmente la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en la que los territorios étnicos del antiguo Imperio Ruso se unieron a la República Socialista Soviética Federada de Rusia. Todos incluyendo a Yulia y al profesor se quedaron con la boca abierta, nadie dijo nada hasta que Yulia comenzó a aplaudir y fue seguida por todos excepto por Martha quien miró a Lena con cara de frustración pero Lena no se dio cuenta, estaba muy contenta con los aplausos de sus compañeros, pero Yulia alcanzó a leer perfectamente los labios de Martha: “Nerd”.- balbuceó de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:31

Estaba sacando a Yulia de sus cabales, no la volvería a soportar si decía otra cosa de Lena, terminaron los aplausos y siguieron normalmente las clases, aunque de vez en cuando Yulia se volteaba para dirigirle una sonrisa a Lena, al mismo tiempo que a Martha le llenaba otro pozo de coraje. Al terminar las clases Lena no había dejado de ser aplaudida en todas las clases, a pesar de ser su primer día comprendía perfectamente todos los temas: era una joven muy aplicada. Yulia comenzó a meter sus utiles a la mochila, quien también merecía una felicitación ya que en todas las clases había estado participando y comportándose bien, valía la pena si iba a quedar bien con Lena. Yulia esperó a que la pelirroja metiera toda la torre de libros que cargaba a su mochila y cuando acabó estaba por colgarse la mochila pero Yulia no la dejó y la cargó rapidamente: - Vamonos.- dijo Yulia con una sonrisa dando pase para que Lena caminara delante de ella, pero Martha quien la estaba esperando, al notar que ni siquiera se acordó de ella se interpuso en el camino de Yulia y dijo en voz alta de tal forma que Lena alcanzara a escuchar: - Yulia ¿No habiamos quedado en que me ibas a invitar una soda? - Martha por favor, no empieces.- dijo entre dientes la pelinegra tratando de que Lena no lo notara aunque eso fue imposible ya que Lena había escuchado lo que había dicho Martha y se habia volteado con cara de incomprensión, pero Martha no tuvo con eso para que estuviera completo su teatrito, así que continuó: - ¡¡Pero Yulia!! Que mochila tan grande llevas, un momento... llevas dos, Wow Yulia ¿No crees que son muchas para ti sola?.-dijo Martha dirigiéndose a la mochila de Lena que era de color rosa y tenía varios botones, mientras que la de Yulia era una mochila negra graffiteada con corrector liquido, Martha arrebató la mochila de Lena sin que Yulia pudiera evitarlo y con desdén la hecho a la tina de basura, Lena corrió por su mochila con lagrimas en los ojos, la sacudió y dirigió una mirada a Yulia: - Yulia... no me habías dicho que ibas dicho que ibas a salir con ella, será mejor que nos veamos mañana.- dijo Lena con la voz entrecortada dirigiéndose a la salida, pero Yulia la detuvo, e inmediatamente Martha se apresuró a agregar: - ¡¡¡Ay lo siento!!! No creí que fuera tu mochila además... ¿estas segura que no llevas la biblioteca allí dentro? Deberías ponerle nombre a tus cosas, a ver.. ¿Dónde está?.- dijo Martha buscando algo encima de la mochila rosada.- Uy no... lo siento pero no hay nada que diga “Pecas Katina” jajajaja.- se burló la joven castaña. - Hasta aquí llegaste Martha.- dijo Yulia azotando su mochila contra el piso y dirigiéndose a Martha quien no puso resistencia alguna, estaba dispuesta a pelear con su mejor amiga, pero Lena se apresuró a detener a Yulia: - No, no, no, Yulia cálmate.- dijo la pelirroja con lagrimas en los ojos y con la mirada de suplica, pudo detenerla ya que medía un poco más que Yulia, la pelinegra no forcejeó, tuvo con haber visto la cara de Lena para calmarse. - Dejala, dejala... que se atreva a golpearme.- fanfarroneó Martha con las manos en la cintura. - ¡¡¿Qué demonios te pasa Martha?!!.- preguntó llena de ira la pequeña Yulia, quien tomó de la mano a Lena y la hizo hacia atrás. - ¡¡Que demonios te pasa a ti!! Comprende que la del problema no soy yo.- dijo Martha tomando su mochila con furia y saliendo rápidamente el aula. Yulia trató de calmar su agitada respiración y se dirigió a Lena quien se encontraba llorando porque su mochila se había llenado de desecho - ¿Estás bien Lena?.- preguntó Yulia, era obvio que ella no estaba bien así que Lena no contestó.- Oye, discúlpala, esta loca como una cabra, no se que le pasó.- bromeó Yulia pero Lena no rió.- Vamos, no estés triste, mira: me llevo tu mochila a mi casa y yo me encargo de lavar... - No es eso.- la interrumpió la pelirroja - ¿Qué tienes entonces?.- preguntó Yulia. - Es que... casi te peleas con tu mejor amiga por mi culpa.- dijo llorando Lena. - Ay, vamos... no llores, pelearme no es algo sobrenatural.- dijo Yulia extiendo sus brazos para abrazarla a lo que Lena correspondió rápidamente y se abrazó a su cuello.- ¿Acaso crees que esta bola de demonios me respetan porque ya amaneció? ¡Te informo que no!.- dijo Yulia mientras Lena cambiaba de un sollozo a una leve carcajada, la pelinegra sentía como corrían las lagrimas de Lena sobre su hombro, la pelirroja se separó de Yulia y le dedicó una sonrisa, la pelinegra se puso nerviosa, comenzó a temblar no podía resistirse, acercó su cara lentamente y Lena cerró los ojos estaban a punto de besarse cuando entró el conserje: - Niñas, ya es muy tarde será mejor que se retiren, los alumnos de la tarde no tardan en llegar. - Eppp... ah si, si... Vayámonos Lena.- dijo la pelinegra un poco asustada al igual que Lena. Salieron de la escuela y nadie habló por un rato, hasta que Yulia agregó: - Lena eh... no se si quieras hacer esto pero...- dijo un poco tímida la pelinegra. - ¿Si?.- dijo Lena sonriendo y poniéndose cara a cara con Yulia - Podrías... ¿podrías darme tu teléfono? - Oh... si, si claro.- dijo Lena alejándose de Yulia y sacando un lapiz y papel.- Aquí está.- le entregó el teléfono a Yulia. - Bueno, entonces nos vemos mañana ¿sale? - Okas, te hablo en la tarde.- dijo la pelinegra, dándose la vuelta, pero Lena la volteó del brazo y le plantó un beso en la mejilla. - Adios Yuli.- dijo sonriente la pelirroja mientras se alejaba. - Adios Lenita.- contesto Yulia muy contenta mientras ponía su mano en la mejilla que Lena acababa de besar. “Amor de tiza 2” Yulia llegó a su casa y dejó caer su mochila en uno de los sillones de la entrada: - ¡¡YA LLEGUÉ MA`!!.- gritó la pelinegra, y en ese momento bajó una señora con el cabello atorniquetado con una mariposa - Que bueno hija... ¿Cómo te fue?.- preguntó su madre abrazando a su hija. - Ah, muy bien, creo que de grande voy a ser “Ilustradora de sillas”.- dijo Yulia en tono de burla. - Yulia... ya deja de jugar con eso, a ver si te pones a trabajar mejor, no me agrada la idea de que me lleguen 16 a reportes a la semana.- dijo la señora Larissa. - No te preocupes ma`.-dijo Yulia.- de ahora en adelante solo te traeré 13 ¿De acuerdo?.- bromeó la joven a lo que su madre correspondió con un “cariñoso” jalón de cabello, era una joven muy consentida, la querían mucho y más que todo por que era hija unica, asi que sus padres se conformaban con pasara de año. - Tengo hambre ma`.- dijo Yulia sobandose el estomago.- ¿hay galletas o nieve de chocolate? - Pero que buena comida es esa ¿verdad Yulia?.- reprochó su madre mientras se dirigía a la cocina.- Hay caldillo de verduras y espagueti ¿Quieres?.- ofreció Larissa - ¿Acaso quieres envenenarme?.- dijo Yulia haciéndose la graciosa como siempre.- no comería eso ni aunque fuera lo ultimo de este planeta. - Ja! Ya veríamos si no.- dijo sarcásticamente su madre. - Está bien.- dijo resignada al pelinegra.- solo porque eres mi mamá favorita. - ¿Pues cuantas tienes sonsa? jaja.- dijo riendo su madre. - Mmmm... hay muchas cosas que tu no sabes de mi.- dijo Yulia en tono misterioso mientras absorbía la tira de espagueti. - Bueno, pues yo las debería de saber ¿no crees? Soy tu madre - OK, te voy a confiar algo... pero promete que no se lo dirás a nadie. - Esta bien hija, no se lo diré a nadie.- dijo su madre siguiéndole la corriente. - Bueno: tengo hoy entró una nueva compañera a mi grupo y...- continuó la pelinegra, le contó absolutamente todo, desde aquel encuentro a sus 11 años hasta que estaba a punto de pelearse con Martha porque habían maltratado a Lena
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:33

.- ... y bueno, al salir de la escuela me despedí de palabra pero ella me dio un beso.- terminó de contar la pelinegra, definitivamente le tenía mucha confianza a su madre y sabía que no iba a reaccionar de modo alarmante ya que su abuela había sido lesbiana.- Bueno y... ¿Qué te parece? - ¿Eso es todo?.- dijo su madre, con su barbilla apoyada en ambas manos, ya que había estado escuchando con mucha atención el relato de su hija. - Si ma` eso es todo.- contestó Yulia. - Bueno hija, creo que esto es algo muy difícil para todos pero... ¿Estas segura de quererla? - Si madre, estoy completamente segura de que la quiero. - Pues... ¡Adelante!.- dijo su madre con una sonrisa.- ya sabes que siempre te apoyaremos en todo lo que te haga feliz, pero... este es el punto: Tu la quieres ¿no?, ahora ¿ella te quiere a ti? Yulia se quedó pensando un momento y con una sonrisa contestó: - Si ma’... ella también me quiere, lo sé.- dijo muy contenta.- lo puedo ver en sus ojos. - Muy bien hija, me daría mucho gusto conocerla, a ver cuando la invitas para ver que tal está.- dijo sonriente Larissa. - Está bien, pero cuando venga ni se te ocurra tocar el tema ¿de acuerdo?.- dijo Yulia retirando el plato de espagueti y dirigiéndose a la escalera - ¿Ya no vas a comer hija?.- dijo su madre con cara de preocupación - ya no ma’, gracias.- dijo Yulia subiendo las escaleras - Esta bien... Yuli.- dijo burlándose Larissa lo que provocó que Yulia diera un resbalón en el escalón que estaba por pisar - ¡¡No me digas así!!.- gritó Yulia - Esta bien...- dijo su madre y cuando Yulia habia llegado arriba dijo.- YULI - ¡¡¡MAMA!!!.- volvió a decir Yulia entonces su madre se rió. Yulia llegó a su cuarto, sacó el papelito de su jeans y marcó el telefono... - ¿Hola?.-contestó una voz de mujer - Si hola... ¿Lena? - ¡¡Hola Yuli!! ... y así comenzó una larga platica que duró toda la tarde asi que Lena dijo: - Lo siento Yulia, me tengo que ir a dormir porque si no, en la mañana no me levanto y no me gusta llegar tarde a la escuela. - Te entiendo.- dijo Yulia .- de acuerdo entonces nos veremos mañana - Buenas noches Yuli.- se despidió Lena - Buenas noches Lenita - Niña... te quiero.- dijo Lena llena de ternura - Y yo a ti, y yo a ti.- contestó Yulia muy emocionada. Con esta simple llamada, nació una amistad muy estrecha con mucho cariño, besos y abrazos... pero solo una amistad, Yulia y Lena eran las mejores amigas de toda la secundaria, pero Martha nunca se dio por vencida y cada que el tiempo le daba un oportunidad molestaba a Lena, pero como siempre Yulia la defendia... 4 meses después... El salón de clases estaba careciendo de maestro, por lo que los estudiantes no desperdiciaban la oportunidad de hacer de las suyas... Lena se encontraba riendo fuertemente por algo que había sido dicho graciosamente por la pelinegra. - ¡¡¡Jajajajajajajaja!!! Yulia por favor ya no digas nada, siento que se me va a salir el estomago jajajaja.- reía Lena mientras Martha desde 3 lugares atrás la miraba aún con recelo, pero ya no le prestaban atención, ninguna de las dos, Yulia se las habia arreglado para quedar en ese lugar: delante de Lena, había compartido muchas cosas al estar en esa zona: mensajes escritos, copia de exámenes, criticas, chistes,etc. - Esta bien... Lena tengo que ir al baño ¿me permites? - Claro aquí te espero.- dijo mientras Yulia se levantaba y le tocaba la nariz a lo que Lena sonrió. Martha al ver que Yulia se alejaba corrió y se sentó en su lugar, dándole la espalda a Lena comenzó a platicar con la compañera de al lado: - Hola Bere.- saludó Martha a la chica que se encontraba a un lado de ella. - Ah, hola Martha ¿Qué tal? - Muy bien, oye ¿habías oído hablar sobre las personas que se matan estudiando?.- dijo en voz alta para que Lena alcanzara a escuchar, sabía que sin Yulia, Lena era incapaz de defenderse... o al menos eso creia. - Si lo he escuchado.- dijo Bere.- ¿y eso que? - Bueno, pues ese tipo de gente, es como corriente, unos totales NERDS que se la pasan toda su vida hundidos en los libros.- Bere no hizo comentario alguno, sabía muy bien que se estaba refiriendo a Lena, entonces Martha volteó hacia Lena y dio un actuado respingo y dijo:- ¡¡Ay!! Lo siento, no te vi, es muy raro que nunca te vea ¿no crees? Lo que pasa es que eres muy insignificante es por eso que ni te noto.- dijo Martha mirando a Lena con cara de desprecio, pero esta vez Lena le habían hecho derramar la ultima gota de paciencia que tenía y se había acabado Martha desde hace 4 meses y muy molesta pero entrada en si dijo: - Ahora escúchame YLS, voy a hacer algo que va en contra de mis principios - ¿Qué? ¿Vas a ir a arrancarle las hojas a todos los libros de la biblioteca? Jajajajaja.- se burló Martha. - No.- dijo sarcásticamente Lena.- pero lo que si voy a arrancar va a ser esa sonrisa y todos los cabellos que tienes encima de esa cabeza de ****.- Martha quedó con cara de interrogación pero antes de que pudiera reaccionar ya tenía a Lena encima de ella jalándole los cabellos. Todos los alumnos se dieron cuenta pero ninguna las detuvo, todos habían sido testigos de lo mal que había sido tratado Lena por parte de Martha y al ver que la pelirroja estaba ganando no atinaron mas que a gritar y hacer coro: “¡¡¡Pelea, pelea, pelea, pelea!!!” Gritaban muy emocionados y haciendo ronda a las dos mujeres tiradas en el piso, Lena estaba encima de Martha dándole de cachetadas, pero entonces Martha subió una mano y comenzó a arañar a Lena, la pelirroja llena de coraje le sujetó ambas muñecas con una mano, y con la mano que le quedó libre comenzó a golpear la cara de Martha fuertemente, en ese momento regresó Yulia y al ver la ronda y escuchar el coro: “Pelea, pelea” adivinó que era Lena y Martha las que estaban siendo espectadas por todo el salón, corrió empujando a medio mundo la menudita pelinegra y al ver a Lena trató de separarla, pero no pudo, Martha estaba llorando pero Lena la seguía golpeando muy fuerte. - ¡¡¡Lena!!! ¡¡Suéltala Lena!!! ¡¡¡YA BASTA!!!, ¡¡¡Déjala Lena!!!.- gritaba Yulia pero sin resultados, hasta que la cara amoratada de Martha no pudo más y de su nariz brotó un gran chorrete de sangre, entonces Lena se levantó y Yulia la tomo de las manos, la pelirroja se alejó no antes de propiciarle una fuerte patada a Martha. Yulia fue a sentar a Lena que estaba sangrando por las arañadas de Martha y con el cabello totalmente embarañado y desarreglado: - ¿¡Que pasó Lena?!.- dijo muy preocupada Yulia tratando de aplacar el rebelde cabello de Lena - Ella empezó.- dijo con la voz entrecortada.- yo le advertí, no me pude aguantar y me le aventé.- dijo Lena, pero sus ultimas palabras se convirtió en un sollozo, puso ambas manos en su cara y comenzó a llorar, Martha estaba siendo atendida por sus compañeros aunque la mayoría estaban de acuerdo que lo tenia bien merecido, tenía tapada la nariz con un pañuelo pero la hemorragia ya había cesado, en ese momento volteó hacia Lena quien estaba siendo abrazada por Yulia y le gritó llena de furia: - ¡¡¡¡Pero esto no se queda así cara de fresa!!!! - ¡¡¡CUANDO QUIERAS ESTUPIDA!!! ¡¡¡CUANDO QUIERAS Y VUELVO A PARTIRTE LA CARA!!!.- contestó Lena a lo que Yulia no necesitó defenderla ya que Martha se quedó callada y se dirigió afuera seguramente iría a reportar a Lena en la dirección... eso era lo que temía Lena, si decían algo seguro y la expulsaban - Yulia tengo miedo.- decía Lena tomando las manos de la pelinegra.- ¿y si me expulsan? - No te expulsarán Lena.- dijo Yulia muy segura apretando las manos sudorosas y temblorosas de Lena.- ella empezó todo el problema, y no solo yo estoy de testigo, seguro que todo el salón se dio cuenta de cómo te trataba. - Pero me porté como una total desquiciada, la hice sangrar, pobrecita yo no quería pegarle tan feo.- se lamentaba Lena y agachó su cabeza, mientras que alrededor todos los alumnos prestaban atención a la imitación que hacía un compañero sobre la pelea: “... Entonces Martha intentó arañarla, pero Lena la tomó de las manos y la golpeó...” se escuchaba relatar, nadie veía a las dos chicas entonces Yulia aprovechó el momento: levantó la cara cabizbaja de Lena y le dijo: - Estoy muy orgullosa de ti, ¿lo ves? Ya no dependes de mi, la pelea estuvo estupenda, si no la golpeabas tu, la golpearía yo un día de estos, ¡Eres una bravucona Lena! Jajaja.- rió Yulia mirándola tiernamente. - Lo aprendí de ti.- dijo Lena acercando su cara a la de Yulia. - Jaja, lo se.- rió Yulia mientras tomaba a Lena de la barbilla y ambas cerraban los ojos, estaban a 2 dos centímetros de unir sus labios, sintiendo la respiración de cada una en su cara cuando escucharon que abrieron la puerta, entonces se separaron y todos los demás alumnos se sentaron en su lugar: era la directora, pero no venía sola sino con la chica de cabello castaño quien de inmediato señaló a Lena: - ¡¡Es ella directora!!.- dijo Martha sollozando.- ¡¡Ella fue la salvaje que me atacó!!
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:34

- Señorita Katina, tendrá que acompañarme a la dirección.- dijo la directora muy severamente tomando a Lena del brazo y levantándola. - ¡¡No le puede hacer nada!! ¡¡Ella no tuvo la culpa!!.- se opuso la pelinegra. - Tranquila Volkova, solamente vamos a verificar que fue lo que pasó. - En ese caso yo la acompañaré.- dijo Yulia levantándose de su lugar y yendo hacia ellas. - No, el asunto es entre estas dos jóvenes, no necesitamos tu ayuda, pero gracias de todos modos Volkova.- la detuvo la directora, Yulia no dijo nada más y solamente le dio la mano a Lena en seña de apoyo. Las tres mujeres salieron y Lena no le despegó su preocupada vista a Yulia y la pelinegra solo atinó a sonreír, en cuanto se fueron Yulia se subió a una silla queriendo que todos le pusieran atención y tratando de calmar a la borlotera que se había armado en cuanto la directora había salido, ya que todos la voltearon a ver Yulia dijo: - Gracias, bien, ahora escúchenme...- comenzó a decir la pelinegra.- no podemos dejar que echen a un buen elemento de este maravilloso salón, ustedes han sido testigos de cómo Martha a tratado a Lena ¿ No es así?.- la mayoría dijo que si.- entonces ¿Estamos del lado de Lena? - ¡¡¡Siiii!!!.- gritaron muchos alumnos.- ¡¡¡¡Qué saquen a Martha!!! - Bien.- dio un suspiro de alivio y bajó de la silla, mientras esperaba a que Lena regresara, pero en ése momento llegó su maestro de Español y comenzaron a dar clases, no fue hasta el descanso cuando Yulia se propuso buscar a Lena y la encontró sentada en una sala de la dirección junto a Martha y ambas con la cabeza abajo, entró y Lena y Martha la vieron, la pelirroja sonrió y salió a su encuentro hacia la puerta de la sala y le dio un fuerte abrazo. - ¿Qué pasó Lena, que les van a hacer?.- preguntó Yulia separándose de Lena rápidamente y diciendo muy preocupada. - Bueno, como ya expliqué lo que realmente sucedió, únicamente me quedaré a hacer aseo de salón este día. - Ay que bueno, Lenita.- dijo Yulia con una sonrisa, pero se acordó.- oye... ¿Y Martha? - Ooopsss... a ella la expulsaron 3 días.- dijo Lena volteando hacia un lado.- no fue mi intención haberle pegado, pero ella empezó.- explicó Lena - Lo sé Lena.- dijo Yulia con una sonrisa.- yo te creo, no tienes que explicarme tanto La pelirroja se le quedó viendo tiernamente a Yulia y viceversa. - Bueno y... - dijo Yulia un poco apenada ya que miraba a Lena de una forma que probablemente las hormonas la traicionarían y mejor se volteó a un lado para dejar de verla.- ¿vas a salir a descansar?.- agregó Yulia pero Lena le contestó otra cosa: - Mírame.- dijo Lena tomándola de la barbilla y poniendo la misma cara que hace unos momentos: llena de ternura.- me encanta que me mires. - A mi también pero...- objetó Yulia alejando un mechón rojo de la cara de Lena para así poder sus hermoso ojos verdes. - Ssshhhh.- dijo Lena poniendo su dedo índice en los labios de Yulia.- no digas nada, tu silencio es romance para mis oídos.- dijo Lena y acercó su cara a la de Yulia, pero la pelinegra se dio cuenta en el lugar donde estaban y con sutileza la alejó a Lena de ella, la pelirroja comprendió lo que dio a entender Yulia y simplemente le sonrió. - Te espero a la salida, te ayudaré con tu penitencia.- dijo Yulia - Gracias Yuli.- sonrió la pelirroja, entonces después de un apretón con ambas manos a las de Yulia se dirigió de nuevo hacia la sala de dirección y antes de que entrara Yulia dijo: - Si te molesta, vuélvele a romper la nariz.- dijo Yulia a lo que Lena dejó escapar una leve risilla. A LA HORA DE SALIDA... El salón se encontraba solo, y entonces entró Lena acompañada por Yulia, ambas con escobas, coleadores, cubetas y roceadores. - Bueno... empecemos.- dijo Lena y comenzó a barrer mientras Yulia roceaba y limpiaba las sillas de salón, comenzaron a hacer el aseo y de vez en cuando recordaban la pelea que se había llevado acabo y reían, era un día nublado y conforme pasó el tiempo comenzó a lloviznar hasta que cayó una fuerte tormenta. - ¡¡Demonios!! Lo que nos faltaba: una hermosa tormenta impidiéndonos regresar tranquilas casa.- dijo algo molesta la pelinegra. - Tranquila Yulia... para eso se inventó el paraguas ¿No?.- dijo positivamente Lena. - Bueno si.- dijo Yulia con una sonrisa. - Este salón es un asco ¡Ve el coleador!.- dijo Lena mostrando el percudido coleador a Yulia.- Esta negro como mi conciencia.- bromeó Lena y Yulia rió un poco por el comentario.- Voy a lavarlo.- dijo Lena. - Ah si no hay problema, puedes ir a sumergirlo en uno de los charcos de afuera y queda: como el cristal jeje. - Ay Yulia, Yulia, es en serio... ahorita vuelvo. - No te preocupes, no me iré sin ti.- dijo Yulia muy coqueta a lo que la pelirroja sonrió un poco sonrojada y salió del salón y Yulia siguió limpiando. Lena se dirigió hacia el lavadero, estaba lloviendo fuerte y se estaba mojando pero no le importó simplemente se apresuró a terminar de lavar el coleador y entonces por algún motivo dejó escapar un fuerte grito de dolor que fue escuchado por Yulia e inmediatamente soltó el roceador y el trapo y corrió hacia donde se encontraba Lena, dio la vuelta al salón hasta donde se encontraba el lavadero y se dio cuenta de lo que estaba pasando: Martha estaba encima de Lena con una navaja llena de sangre y la pelirroja se encontraba llorando y con varias heridas en el brazo: - ¡¡¡Yulia!!!.- gritó desesperadamente la pelirroja al notar su presencia, Martha volteó a ver a la pelinegra y se dio cuenta que venia hacia ella así que levanto el brazo dispuesta a apuñalar a Lena pero Yulia se le aventó haciendo que dejara libre a Lena quien rápidamente se levantó y llevó su mano a sus heridas. Yulia luchaba con Martha en el suelo tratando de quitarle el arma pero Martha al ver a Lena desprotegida se dirigió hacia ella con la navaja en alto. Yulia se levantó rápidamente y la jaló del cabello haciendo que se detuviera y que diera una brusca vuelta provocando que intencionalmente hiciera un rasguño con la navaja en la cara de Yulia, Lena se dirigió hacia la pelinegra llorando y abrazó su empapado cuerpo, pero Yulia la jaló de la mano y la puso tras de ella protegiéndola de Martha, pero la joven castaña se había quedado paralizada al ver su arma y a sus dos compañeras lastimadas por su culpa. - ¡¡¡Por que haces esto Martha!!!.- gritó con la voz algo quebrada la menudita Yulia.- ¿¿¡¡Que he hecho yo para que te comportes así ¡!!?? ¿Porqué Martha? - ¡¡¡Porque yo te amo Yulia!!!.- dijo muy desesperada Martha haciendo que Yulia quedara en shock. - ¿¿Qué??.- preguntó Yulia algo desconcertada. - Te amo, te amo tanto que no pude soportar ver como mi relación contigo se terminaba al aparecer esa hija de... - ¡¡Su nombre es Lena!! Por segunda vez...- La interrumpió Yulia abrazando a Lena detrás de ella quien miraba con los ojos rojos lo que estaba sucediendo. - Lena...- continuó Martha algo forzada.- derrumbó todas mis esperanzas contigo, no puedo creer que tan solo por haberla visto un día te haya puesto en la posición de quererla más que a mí, tenía que quitarla de alguna forma del camino, por que te amo Yulia... - ¡¡¡¿Y por que me amas tienes que matar a otra persona que yo quiero?!!.- gritó Yulia pero Martha no contestó.- Esto aquí acaba Martha, pero se te vuelves a acercar a Lena te juro que... - pero no pudo continuar. - ¿¿Que está pasando aq..? ¡¡Madre mía!!.- exclamó la directora al ver a Yulia y a Lena con heridas sangrando, se dirigió a las chicas y notó sus heridas.-¿¿pero quien les hizo esto??.- dijo la directora, pero no hizo falta que las chicas contestaran ya que la directora posó su mirada sobre Martha y a sus pies estaba la navaja.- Ya entiendo.- dijo la directora mostrando una cara de enojo hacia Martha pero la ignoró y volvió a ver a Lena quien era la que más herida estaba, la lluvia caía con todo su espesor pero ya no sentían lo duro si no lo tupido, lo único que quería Yulia era que a Lena no le estuvieran doliendo tanto sus heridas, no eran profundas pero si eran varias.- Chicas lo siento pero la Señora Pamela cerró la enfermería, Volkova... ¿crees que puedas llevar a Katina a su casa? - Si no hay problema, pero creo que sería mejor llevarla a la mía, ya que la de ella es mucho más lejos. - De acuerdo, señorita Katina ¿Puede caminar verdad? - Si no se preocupe solo fueron unas cuantas heridas.- dijo Lena con una sonrisa a lo que Yulia le pareció un gran lumbral que podía borrar aquel día nublado y ella también sonrió.- Bueno, cuídense.- dijo apretando las manos de las chicas y se volteó hacia Martha.- Usted, sus padres y yo tenemos que hablar... acompáñeme a la dirección por favor.- y así la directora y Martha se alejaron. - ¿Nos vamos?.- preguntó Yulia a Lena ofreciéndole la mano - Vamos.- contestó Lena y dio su mano a Yulia. Caminaron hacia la casa de Yulia aunque de vez en cuando Lena se quejaba de sus heridas - ¿Te duele mucho?.- preguntó preocupada la pelinegra. - No tanto.- dijo Lena con cara de dolor - No te preocupes ya casi llegamos.- la animó Yulia Llegaron a casa de Yulia y subieron a su cuarto. - ¿No están tus padres?.- preguntó Lena subiendo las escaleras - No... fueron a visitar a un tío enfermo y vuelven dentro de dos días - ¿¿¿Y te dejaron sola???.- dijo Lena algo exaltada. - Si.- dijo naturalmente Yulia. - Que valiente eres.- dijo Lena llegando al cuarto - No es tanto.- explicó Yulia abriendo su puerta y dando el pase a Lena a lo que la pelirroja le dirigió una mirada coqueta por el gesto tan cordial. - Que bonita habitación tie... - intentó decir Lena pero la interrumpió un estornudo.- perdón.- dijo Lena limpiándose la boca la manga su empapada blusa. - Uyyy, permíteme, no te me vayas a resfriar.- dijo Yulia yendo hacia su cómoda mientras Lena se sentaba en la cama, Yulia le entregó una muda de ropa a la pelirroja: - Gracias Yuli.- dijo sonriendo pero un poco ronca Lena - No hay de qué, mira aquí está el baño.- dijo Yulia señalando la puerta que se encontraba enfrente de ellas. - ¿Un baño? ¿Y para qué?.- preguntó Lena a lo que Yulia quedó un poco desconcertada - Pues... para que... te vistas... - dijo Yulia algo apenada - Ah si claro.- dijo Lena dándose cuenta y levantándose de la cama para dirigirse al cuarto de baño, Yulia se quedó esperando y continuamente escuchaba como estornudaba así que bajó a la cocina a prepararle un té cuando lo tuvo listo subió de nuevo a su habitación, abrió la puerta y vio a Lena observando una foto suya, en cuanto notó su presencia se volteó rápidamente y Yulia se dio cuenta que su nariz estaba completamente roja, se acercó a ella y le entregó la taza de té - Gracias.- murmuró la pelirroja y dio un sorbido de té Permanecieron en silencio y Yulia solo observaba como Lena se veía el té, cuando se lo terminó dijo:
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:35

- Gracias Yuli, oye ¿podrías prestarme tu teléfono? Necesito avisarle a mi mamá que estoy aquí - Si claro.- dijo Yulia pasándole el teléfono inalámbrico. - Hola ¿mamá?, si soy yo Lena... no, lo que pasa es que estaba lloviendo y vine a casa de Yulia... si estoy bien... No, solo estoy un poco mormada... si de acuerdo... te quiero... adiós.- y Lena colgó el teléfono. - ¿Qué dijo? - Que me quedara aquí hasta que pasara la tormenta - Mmmm... pues creo que aquí vas a pasar la noche jajaja.- bromeó Yulia señalando su ventana y notando que el cielo estaba completamente cerrado por nubes negras y caía una fuerte tormenta con viento. - Pues... ni modo - ¿Cómo estás de tus heridas? - Ya me siento mej... - pero Lena no pudo decir nada ya que sintió un ardor y se llevó su mano hacia su brazo derecho. - ¿Estas bien?.- preguntó Yulia preocupada pero Lena no contestó tenía los ojos cerrados del dolor y cuando retiró su mano las dos vieron muestras de sangre. - ¡¡Dios!!.- exclamó Yulia y levantó la manguilla de la blusa de Lena y vio la herida con sangre sin coagular.- espérame Lena, no te muevas.- dijo la pelinegra levantándose de la cama y corriendo fuera de la habitación, Lena la esperó pero no pudo contener las lagrimas ya que le dolía mucho. Yulia regresó con un botiquín de primeros auxilios, sacó un trapo mojado y lavó la herida de Lena, después sacó alcohol y le puso delicadamente en el brazo de Lena quien se quejó un poco ya que le estaba ardiendo. - No te preocupes es todo.- dijo Yulia poniendo una venda en las heridas de Lena.- Listo.- dijo Yulia quitando sus manos de la venda y recorriéndose para recoger lo que había utilizado en el botiquín. - Wow... aparte de bonita y popular también eres una buena enfermera.- la aclamó Lena viendo su vendaje. - No exageres.- dijo Yulia sonriente y un poco intimidada. - No, no exagero.- dijo Lena con voz muy sensual y acercándose a Yulia.- es la verdad - Emmm... voy a dejar esto en su lugar.- reprochó Yulia levantándose de la cama y saliendo de la habitación, se había sentido un poco acosada pero Lena no se molestó y esperó a Yulia en su habitación. Yulia dejó el botiquín en el cuarto de su mamá y pensó: “¿Qué demonios estoy haciendo? No puedo rechazarla, yo la quiero y ella me quiere, es hora de decírselo” y se dirigió a su cuarto cuando entró de nuevo encontró a Lena acostada en su cama entonces aprovechó el momento, Lena la miró y le sonrió, sonrisa que fue contestada por Yulia mientras se metía al cuarto y cerraba la puerta con seguro. - ¿Qué haces?.- preguntó Lena sonriente - No quiero que nadie nos interrumpa.- contestó Yulia yendo hacia la cama. - Jaja... pero, no hay nadie Yuli - No quiero que entre ni el aire.- dijo Yulia. - ¿Y porque tanto así? - Ya verás.- dijo la pelinegra en tono misterioso. Lena aún se encontraba en la cama y Yulia se puso a un lado de ella, tomó la mano de la pelirroja y la apretó mientras Lena le acariciaba la cara a Yulia, se fueron acercando poco a poco solo escuchaban la fuerte tormenta y en un sonido muy lejano cada una los latidos del corazón de la otra, estaban muy cerca y a Lena le comenzaron a sudar las manos de los nervios y se fue alejando un poco de la cara de Yulia, la pelinegra lo notó y antes de que se alejara más tomó a Lena por la espalda y la atrajo fuertemente hacia ella haciendo que sus labios se unieran, primero fue lento y después fue tomando pasión, Lena abrazó a Yulia y finalmente se decidió a introducir su lengua dentro de la boca de Yulia, Temió un poco no ser respondida por la pelinegra pero entonces sintió también como jugaban sus lenguas dentro de la boca de la otra. Yulia se desvió y comenzó besar sus mejillas y después dio mordiscos a su cuello, mientras Lena respiraba fuertemente con la boca un poco abierta y los ojos cerrados, la pelinegra comenzó a sentir una tremenda energía dentro de ella y comenzó a moverse entonces sin pensarlo dos veces introdujo su mano dentro de la blusa de Lena, pero Lena se sintió un poco incomoda pero a la vez llena de placer, dudó por un momento y dijo: - ¿Yulia?.- dijo la pelirroja tratando de calmar su respiración pero deseaba que Yulia siguiera besándola. La pelinegra se dio cuenta de su error y se separó de ella. - Lo siento.- se disculpó Yulia un poco ruborizada.- perdón, perdón me deje llevar - Es decir... ¿tu quieres?...- preguntó Lena - Bueno... yo, yo... Si tu quieres yo... - Yo quiero.- la interrumpió Lena.- Yo quiero.- volvió a repetir la pelirroja con una sonrisa que fue correspondida por Yulia... “Amor de tiza 4” Yulia arrulló los cabellos de Lena y se acercó un poco para besarla, Lena la abrazó y se dejó caer en la cama con Yulia encima, la pelinegra desabotonó la blusa de Lena mientras que la pelirroja reía un poco nerviosa, entonces Yulia subió y la besó de nuevo, las manos de Lena se dirigieron a las posaderas de Yulia bajando lentamente por su espalda hasta llegar a su destino, las acarició entonces Yulia le quitó la blusa delicadamente: - Auch! Cuidado todavía me duele.- se quejó la pelirroja al notar que rozó demasiado con el vendaje de su herida. - Ay lo siento mucho.- se disculpó Yulia y arrastró sus labios sin despegarlos de la piel de Lena hasta su vendaje y lo besó. Yulia le desabrochó el sostén a Lena y besó suavemente los pechos de la pelirroja a quien cada momento que pasaba se excitaba más, metió sus manos dentro de la falda de Yulia y le dio una pulgarada provocando que la pelinegra riera. Yulia bajó sus manos rozando la piel de Lena y haciendo que se le erizara, le bajó suavemente el pants de algodón que le acababa de prestar, acarició sus piernas aún un poco húmedas mientras Lena metía su mano dentro de la playera de Yulia y ya teniéndola ahí la levantó para sustraerla de ella, Yulia se dirigió hacia la boca de Lena y los trazó con su mano entonces Lena sacó sus manos debajo de ella y la abrazó: - Te amo Yulia.- dijo la pelirroja mirando fijamente los ojos azules de Yulia. - Yo también Lena, me hipnoticé desde la primera vez que te vi, pensé que era algo parecido a la brujería o magia, pero me di cuenta que la única magia que existía eran tus hermosos ojos además de tu grandioso poder que tienes sobre mí.- terminó de decir Yulia y se recostó encima del pecho de Lena. Lena acarició suavemente el cabello de Yulia y pidió: - ¿Me das un beso?.- preguntó Lena y Yulia levantó su cabeza y se acercó a su cara - Los que quieras.- y la besó acariciando su cara. Mientras la besaba,
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Amor de tiza   5/5/2009, 21:37

Yulia bajó su mano por el abdomen de Lena hasta llegar a su ropa interior, Lena comenzó a vibrar sin dejar de besar a Yulia. La pelinegra comenzó con suaves roces hasta que metió sus dos dedos y comenzó a dar frotaciones en círculos comenzaba a escuchar como gimoteaba la pelirroja del placer que se sentía como miel dentro de sus labios: - ¿Te agrada?.- preguntó Yulia con una sonrisa en sus labios. - Si, no pares, no pares mmmfff.- dijo Lena gimiendo. - De acuerdo.- dijo Yulia y la besó, con la mano que tenía libre la entrelazó con la de su amante. Los dedos de Yulia se movían dinámicamente dentro de Lena quien no dejaba de clamar hasta que su fogosidad llegó al clímax y dio un tenue alarido mientras encorvaba su cuerpo y Yulia no desvanecía la sonrisa de su rostro por ver a su enamorada llena de felicidad, Lena se incorporó y quedó cara a cara con Yulia y pronunció un sincero “Gracias” mientras la empujaba suavemente y la derrumbaba en la cama, abrió sus piernas de manera que no quedara encima de ella y quedó en posición de gatas, bajó un poco su cabeza y la besó mientras ambas se deshacían de la ropa que aún traían puesta. Lena mordió apaciblemente las caderas de Yulia mientras esta reía y mimaba la cabeza de la pelirroja, Lena bajó su lengua y la implantó dentro de Yulia: - Aaaammmffff.- gimoteó Yulia - ¿Crees que es paso difícil?.- preguntó Lena sonriendo - No lo sé, si tú lo dices.- contestó Yulia Lena siguió jugueteando con su lengua mientras escuchaba placenteramente los gemidos de la pelinegra. Lena terminó y subió un poco agitada para recostarse a un lado de Yulia mientras la abrazaba tiernamente y Yulia con su mano quitaba el sudor de la frente de Lena se miraron y se volvieron a besar y así después de estar un rato acariciándose y besándose se quedaron dormidas. ************************************************************************ Lena abrió sus ojos regados de flojera y volteó a un lado en donde encontró a Yulia recostada en su pecho con sus manos abrazadas al cuerpo de Lena quien mostró una sonrisa y le besó la nuca, se levantó con cuidado y apoyó a Yulia en una almohada evitando que despertara “Que hermosa es”.- pensó Lena y se dirigió a recoger su ropa para vestirse miró al reloj y vio que eran las 7:00 p.m., terminó de vestirse y en una libreta anotó un recado para Yulia, salió sigilosamente de la habitación y salió de la casa de Yulia para dirigirse a la suya. Yulia despertó y sin abrir los ojos buscó a tientas el cuerpo de su amada y al no toparse con nada abrió rápidamente los ojos dando un respingo en la cama, volteó para todos lados pero no había señales de Lena, miró el reloj y se dio cuenta que eran las 7:45 p.m. perezosamente se rascó la cabeza y se dirigió al baño, al salir vio algo que no había notado y fue hacia el, era su cuaderno y una pluma encima percibió inmediatamente la letra de Lena y leyó: “ Mi amor: discúlpame por no haberme despedido, pero no quise despertarte, me fui a mi casa es demasiado tarde y ojalá que no me regañen, gracias por todo, la verdad me encantó, nos vemos mañana en la escuela... Te amo: Tu Lenita” Yulia terminó de leer el recado con una sonrisa y esperó con ansias volverla a ver... AL DÍA SIGUIENTE... Yulia esperaba con desesperación a Lena, estaba sentada en su pupitre y mirando continuamente el reloj entonces se abrió la puerta y Yulia muy emocionada corrió hacia ella entonces se dio cuenta que era Martha y paró en seco, la joven le dirigió una mirada de coraje y se fue hacia su pupitre en ese momento dieron el timbre Martha salió dejando sola a Yulia quien se dio cuenta que Lena no llegaría, recogió su bolsillo y se dirigió a la salida, iba cabizbaja y al abrir la puerta se encontró con una figurilla que por la expresión de su cara venía bastante fatigada: - ¡¡¡Lenita!!!.- gritó emocionada Yulia dándole un abrazo a la pelirroja. - Hola Yuli.- dijo un poco asfixiada por el abrazo - ¿Qué paso? Creí que no vendrías.- dijo Yulia poniendo un puchero, Lena volteó para todos lados asegurándose de que no había nadie y le plantó un beso a su pelinegra y la acorraló contra la pared, al terminar dijo: - Claro que vendría, aunque nevara, no me imaginaba este día sin ti solo que tuve un pequeño retardo por el coche de mi papá.- dijo Lena con voz baja y tierna mientras Yulia le acariciaba la espalda. - Bueno, vamos a acomodarnos no vaya a ser que no nos dejen entrar por no marchar.- comentó Yulia. - De acuerdo.- dijo Lena y tomó la mano de Yulia para dirigirse a la salida. Al entrar de nuevo al salón se sentaron y comenzaron las clases y de vez en cuando Yulia le pasaba la mano a Lena o se volteaban a mirar tiernamente, a la salida Lena cargó la mochila de Yulia y salieron de la escuela para ir a la casa de Yulia a hacer la tarea ya que era por grupos, llegaron a su casa y comenzaron a trabajar en la exposición que harían al día siguiente: - Bueno Yuli, ya tenemos el material comencemos a resumir lo que vamos a decir para mañana - Pero... ¿estás segura de que no podemos leer?.- dijo Yulia algo frustrada - No Yulia ya te dije que no, tenemos que memorizar esto, de lo contrario la exposición no valdrá, además de que hace ver el tema con más interés. - Siempre que yo diga algo se mostrará interés hacia a mi no importa que no lo memorice.- presumió Yulia a lo que la pelirroja le dio un suave empujón y Yulia se dejó caer exageradamente en la cama - Entiende mi amor, no podemos pararnos al frente y comenzar a leer, solo mostrará que no estudiamos.- trató de hacerla comprender. - Mmmmm... ¿Y que me darás si me lo aprendo?.- preguntó Yulia levantándose de la cama y mirándola coquetamente. - ¿Qué te parece?... Una nieve.- dijo Lena sonriente - ¿¿¿Solo eso???.- dijo Yulia muy decepcionada - Bueno y te daré algo ahora aunque no te lo aprendas.- dijo Lena y se incorporó para plantarle un beso y empujarla a la cama, Yulia la acarició y entonces la pelirroja comenzó a hacerle cosquillas. - Ay no no jajajajajaja, no Lena no jajajajajaja.- reía sofocadamente la pelinegra - ¿verdad que te aprenderás la lección?.- amenazó Lena sin dejar de hacer cosquillas a Yulia - Jajajajaja de acuerdo, de acuerdo Jajajajaja ya suéltame.- suplicó Yulia y Lena la dejó entonces la pelinegra le dio un beso y comenzaron de nuevo a trabajar. Al terminar salieron de la casa de Yulia y caminaron hacia la heladería como lo había prometido Lena: - No puedo creer que te hayas aprendido todo eso.- comentó Lena muy sorprendida - La verdad yo tampoco.- dijo Yulia aún más sorprendida que Lena. - Pero ya tendrás tu recompensa - ¿Un helado?.- dijo Yulia sonriente - No... es una sorpresa.- dijo Lena haciéndose la misteriosa - ¿Qué es?.- dijo curiosamente la pelinegra.- Por favor, por favor dime que es. - Si te lo digo ya no sería sorpresa - Si me lo dices me haré la sorprendida - Vamos Simba.- dijo Lena recordando la frase de la película de Disney - De acuerdo no me lo digas, al fin y al cabo yo también te tengo una sorpresa.- mintió Yulia - ¿De verdad?.- dijo Lena ingenuamente - Si, pero no te lo voy a decir.- dijo Yulia en tono de burla - Muy bien no me lo digas, a mi no me gusta arruinar las sorpresas.- dijo Lena entrando a la heladería y dando el pase a Yulia mientras ésta pensaba: “Demonios” Se sentaron y llegó un chico: - ¿De que quieren su nieve?.- preguntó - Yo la quiero de limón y naranja.- dijo Lena mientras el chico anotaba en su libreta - Yo quiero una de vainilla con pedazos de chicle y de capuchino con café bañadas de chocolate con grageas, granola, pasas, cereal, miel y una galleta.- ordenó Yulia lo que causó que a Lena se le desorbitaran los ojos el muchacho hizo seña de afirmación y se retiró de la mesa, Yulia volteó a ver a Lena y al ver la expresión de su cara preguntó: - ¿Qué pasó?.- dijo algo sonriente - Nada, es solo que no pareces comer mucho.- dijo Lena contestando la risa. - Vete acostumbrando chiquilla, ya que seas mi esposa no me voy a conformar con una rebanada de pizza.- comentó Yulia estirándose de brazos.
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:50

- Jajajajaja.- rió Lena entonces Yulia notó algo: - Mi amor.- dijo apoyando su barbilla en la mesa y mirando fijamente a la boca de Lena a lo que la pelirroja volteó sus ojos casi haciendo bizcos para ver que pasaba.- ¿Qué le pasó a tu risita tímida? Tengo como un mes que no te veo reir con tu mano en la boca. Lo que acababa de decirle a Lena no tenía idea de la gran importancia que tenía: Lena había sido una chica muy reservada y por el simple hecho de cambiar su risa la hacían un poco más excéntrica. Lena permaneció en silencio y en ese momento llegó el chico con los helados de cada una aunque era notablemente más grande la nieve de Yulia que la de Lena. - ¿Qué pasó?.- preguntó Yulia aun esperando la respuesta de hace unos dos minutos.- ¿Dije algo malo?.- dijo Yulia lago preocupada y levantando el mentón de Lena para poder ver sus ojos, Lena sonrió: - No, no es nada, es solo que...- tomó aire.- tienes razón desde que estado contigo he cambiado un poco - ¿Y es eso lo que te preocupa? - La verdad no lo sé, pero he estado cambiando mis actitudes y... - Entonces me estás dando la culpa a mí.- dijo Yulia comenzando a molestarse - No no no no, entiende: me he estado comportando diferente antes yo era muy reservada y pues ahora...- Lena puso cara de “pues verás” - Muy bien.- dijo Yulia y sacó su monedero aventando algo de dinero como para pagar ambos helados.- si soy una mala influencia para ti, lo mejor será que no nos hablemos, aunque sabes tienes razón yo también cambié, deje de divertirme por ti, no sabes como extraño volverle a gritar a los maestros pero noooooo.- hizo una mímica de exageración.- tu eres un santo para mí y por ti yo cambiaría al mundo pero si tu no puedes ni cambiar tu risa por mí, pues lo siento mucho.- terminó de decir y se retiró del lugar - ¡¡ Yulia espera!!.- se levantó como puedo del asiento.- ¡¡No quise decir eso!!.- gritaba Lena corriendo tras la pelinegra entonces...
Lena alcanzó a Yulia y la volteó bruscamente del brazo, la pelinegra no opuso resistencia alguna y la vio con sus grandes ojos azules que ahora se encontraban llenas de lagrimas: - Por favor Yulia, no te pongas así ni siquiera me dejaste terminar la frase. - ¿Ah sí? ¿Y que te faltó decirme?.- dijo Yulia en tono seco - Pues... - se acercó a la cara de Yulia.- que gracias a que se me quitó un poco lo amargada o... lo santo.- Yulia rió.- he estado consiguiendo más amigos y eso no te lo debo a nadie más que a ti.- entonces fue hacia su cara y le dio un beso que la balanceó y casi se tumba hacia atrás pero Lena la tomó de la espalda. Yulia se sintió desalojada de su enojo y acarició los cabellos de Lena por atrás de su cuello sin darse cuenta de que mucha gente comenzaba a musitar palabras de repugnación y desprecio incluso un niño que pasó le preguntó a su mamá: - ¿Porque se besan en la boca mami?.- dijo el niño algo confundido - Vamonos de aquí hijo, estas niñas están locas. Al escuchar esto las chicas se separaron aunque muy lentamente la verdad no les interesaba lo que la gente pensara de ellas, Lena sonrió a Yulia y le acarició una mejilla con su mano. - Te amo Lenita - Yo también Yuli Y así siguieron caminando y platicando... - Yuli, tengo que regresar a mi casa - Muy bien nos vemos mañana.- dijo Yulia y le dio un beso en la mejilla ¿y ahora que tramas? - ¿por qué?.- dijo Yulia algo desconcertada - ¿Un beso en la mejilla?... no lo creo.- entonces tomó a la pelinegra de la cabeza y le dio un tremendo beso. - Jejeje ok.- dijo Yulia la terminar, aAL DÍA SIGUIENTE... Por fin lo que tanto habían ensayado era hora de darlo a presentar frente al grupo: - Lena.- pronunció Yulia en voz baja - ¿Si? - Estoy muy nerviosa - Jajajajajajajaja, eso ni tu te la crees ¿Yulia Volkova? ¿Nerviosa?, vamos mi amor es solo una estúpida exposición.- entonces tomó a Yulia de los hombros y le hizo el saludo del esquimal (frotando su nariz con la suya) Entonces entró la maestra y las chicas se separaron. - Me da gusto de que ya estén listas muchachas.- pronunció la maestra al ver el material en el pizarrón.- bueno pueden empezar La presentación se llevó a cabo, todo resultó bien ya que cada una dijo su parte perfectamente: - Bueno y así concluimos que los magnetismos dentro del agua pueden resultar benéficos para la vida del mar.- dijo por ultimo Lena y todos los alumnos aplaudieron, entonces dieron el timbre de salida -


entonces dieron el timbre de salida - Lo hicieron muy bien chicas, tienen un punto extra en su carnet.- dijo la maestra y salió del aula, Yulia abrazó a Lena por tanta felicidad que sentía, jamás le habían dado un punto extra y nunca se lo hubiera imaginado, los alumnos que estaban sentados volvieron a causar revuelo como siempre lo hacían cada cambio de clase - Estuviste estupenda mi amor.- dijo Lena.- Felicidades - No lo hubiera hecho sin ti, pero ahora tengo que hacer algo más Lena no comprendió pero dejó que la pelinegra actuara: Yulia levantó sus brazos moviéndolos frente al salón y todos voltearon a verla como era de costumbre, se hizo silencio y Yulia se precisó la garganta: - Ejjeem, bueno gracias por su atención, ahora frente a todos ustedes, quiero decir algo.- dijo Yulia y de su bolsillo de la playera sacó una caja, entonces se inclinó frente a Lena quien estaba sonriendo demasiado nerviosa, Yulia abrió la cajita y dijo: - Lena... ¿Quieres ser mi novia? Todos hicieron un sonido de admiración e incluso unos pronunciaban “¿¡Qué fue lo que dijo?!”. Lena quedó paralizada, sabía que Yulia estaba loca pero esto era la peor locura que la había visto realizar, su color se tornó tan rojo como su cabello y no dejaba de mirar a Yulia y a la cajita en donde se encontraba un precioso anillo, con mucho esfuerzo dijo: - Si Yulia, quiero ser tu novia.- al decir esto sus nervios bajaron junto con su color, nadie habló, la pelinegra se levantó del piso y sacó el anillo para ponerlo en el dedo de Lena, cuando hubo terminado la miró y se abrazó a su cuello, aún el salón se encontraba en completo silencio, Yulia lentamente cerró los ojos y le dio un tierno beso, al ver eso, la mayoría de los alumnos las llenaron de silbidos y aplausos y algunos otros decía: “¡¡ Que asco!!” “¿Por qué hicieron eso?” Martha inmediatamente salió del aula, pero las chicas seguían dando espectáculo, Lena se separó y se quitó los cabellos de la cara con una sonrisa interminable al igual que la de Yulia: - ¿¿Esta era la sorpresa??.- preguntó Lena - Si, es esta.- entonces Lena volvió a besarla pero esta vez si se le arrojó duro y la encerró entre el pizarrón y sus brazos, pareciera que Yulia se la comía la pared pues la tenía completamente asfixiada con aquel beso que los alumnos no dejaban de celebrar, entonces se abrió la puerta: - ¡¡¡¿Qué tipo de exhibición es este señoritas?!!!.- dijo la directora muy molesta acompañada de Martha, Lena se quitó rápidamente de su posición y su cara estaba a explotar de vergüenza, pero Yulia estaba con una sonrisa que si su cara fuera más grande probablemente saldría de ella, eso sin contar que se encontraba trabajando en tratar de calmar su respiración - Eso... eso fue... - trataba de decir Yulia pero era prácticamente imposible calmar sus exhalaciones y hablar con tremenda sonrisa en su cara, tragó saliva y dijo: - Eso fue un beso direc ¿¿no los conocía??.- bromeó Yulia como siempre - ¡¡¡Pero!!!.. ¡¡Que!... ¡que manera de besar!... y sobre todo si son ... ¡¡No puedo creerlo!!.- decía la directora completamente espantada y Lena aún más por tanta franqueza dentro de la pelinegra - ¿¿Qué le pasa?? ¿Acaso nunca había visto como se besan las personas? - Claro que sí Volkova, pero no en dos mujeres y con tanta confianza frente a tanta gente, ¡¡Eso es un acto de inmoralidad!!.- dijo seriamente preocupada la directora y Lena estaba a punto de explotar en llanto pero Yulia pudo prevenirlo al abrazarla y mostrarle una sonrisa, la pelirroja al ver tanta seguridad en su chica no se preocupó. - Tienen que acompañarme a la dirección señoritas - Claro, claro.- dijo Yulia y tomo a Lena de la mano.- VAMONOS MI AMOR.- dijo remarcando fuertemente Yulia para que todos incluyendo a la chismosa de Martha quien ahora estaba que reventaba en rabia, alcanzaran a escuchar, mientras salían el grupo entero hacía coro “¡¡Vivan las novias, vivan las novias, vivan las novias!!” La directora iba caminando delante de las chicas, y Yulia iba abrazando a Lena quien por su cara sabía que tenía ganas de morirse, entonces la pelinegra le susurró al oído: “Todo va a salir bien, solo sígueme la corriente y haz todo lo que yo te diga” Lena hizo seña de afirmación y como iba recostada en su hombro Yulia volteó su cara hacia un lado y le dio un beso entonces la directora volteó al escuchar ese ruido característico que hacen las bocas cuando están en contacto con otra: - Por favor, y esto si se los suplico, eviten hacer eso delante de mí.- dijo la directora muy indignada - De acuerdo.- dijo Yulia y abrazó a Lena para que la directora lo percibiera, entraron a la dirección y la directora pidió que se sentaran, Lena se sentó en una silla y Yulia quien tenía el propósito de causar escándalo en la directora se sentó encima de las piernas de Lena, la pelirroja notó su objetivo y la abrazó de la cintura. - Sería mejor que te sentaras en la otra silla Volkova.- dijo la señora un poco incomodada - No se preocupe, aquí esta bien, no pesa tanto.- dijo por fin Lena, quien no había hablado desde que había visto a la directora - Ay... como sea... como sea.- dijo la profesora resignada mientras les daba la espalda para tomar el teléfono, lo que puso a Lena muy nerviosa pero Yulia la tomó de la barbilla y sonriéndole le dio un pequeño beso, la directora lo notó pero esta vez no hizo nada: - Su numero de teléfono Volkova - 24-38-97-033.- contestó Yulia mientras la directora tecleaba el numero, Lena únicamente veía en silencio sin separar las manos de la cintura de Yulia - Hola... ¿¿Señora Larissa?...si mire, soy la directora de la escuela de su hija... desgraciadamente si hizo, y mucho muy malo... si de acuerdo.- la directora pasó el teléfono a Yulia.- Quiere hablar con usted.- Yulia sonrió - ¿Hola? Mamá... si... es código verde64... de acuerdo... adios.- dio el teléfono a la directora quien la miró con cara de interrogación - Bueno señora... si no se preocupe... de acuerdo la espero aquí en 20 minutos.- colgó el teléfono.- Su numero de teléfono Katina.- - Es el... - Es el 24-76-49-033.- la interrumpió Yulia a lo que Lena se le quedó viendo pero reaccionó rápidamente - Si ese es.- dijo Lena sin tartamudear, entonces la directora lo tecleó y volvió a dar la espalda - Oye ese no es mi numero...- susurró Lena a Yulia - Código verde64.- contestó Yulia entonces Lena comprendió que ese era su plan y que seguramente su madre la había ayudado - Eres toda una experta en esto.- dijo Lena sonriendo - Jaja si no fuera por eso, yo ya no estaría en esta escuela.- rió al par de Lena en voz baja ya que la directora se encontraba hablando: “Muy bien señora Inessa la espero aquí en 20 minutos” y colgó el teléfono - Muy bien chicas, ya no tardan en llegar sus madres.- las chicas se pusieron cabizbajas que resultó como la mejor actuación de su vida..
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:51

*************************************************************** 20 minutos después llegó la madre de Yulia: Larissa a quien la directora reconoció perfectamente ya que no era raro que la madre de Yulia estuviera allí cada que le hacían un llamado respecto a su hija, Yulia recibió a su madre y se sentó en la silla, volteó a un lado y vió a la joven pelirroja e inmediatamente se dio cuenta de quien se trataba por lo que la nuera y la suegra se sonrieron, minutos más tarde llegó una señora que únicamente conocían Yulia y su madre, la pelinegra le hizo un ademán a Lena para que actuara como si ella fuera su madre entonces la pelirroja se levantó y abrazó a la persona desconocida: - Hola mami.- dijo Lena abrazando a la supuesta “Inessa” y como la directora nunca había visto a la madre de Lena ya que nunca hubo necesidad hasta ese día, la recibió sin sospechar nada. - Hola hijita.- dijo la señora - Bueno ya estamos todas reunidas, llevemos a cabo la platica por la cual se ha hecho esta reunión, tomen asiento por favor.- dijo la directora - ¿Y ahora que hizo mi hija, profesora?.- preguntó Larissa - Bueno, esto es algo muy grave.- dijo la directora agachando la cabeza.- su hija besó a esta chica delante de todo el grupo. Ambas señoras quedaron en silencio incluso la supuesta “madre” de Lena. - Ah... ¿y que más?.- preguntó “Inessa” - Bueno pues... yo... yo creí.- trató de decir con cara de incomprensión la directora al ver que no había causado nada de escándalo en ambas madres. Yulia volteó a ver a Lena, quien hacía un gran esfuerzo por no soltar una carcajada al ver la cara de la directora. - Discúlpeme profesora, no es por nada pero... tengo cosas más importantes que hacer que venir a que usted me diga que mi hija a besado a alguien.- dijo Larissa. - ¡¡Pero esque no se trata de cualquier alguien!! ¡¡Es una mujer su compañera!!.- dijo exaltada la pobre directora que estaba siendo victima de las cuatro mujeres que estaban frente a ella. - No, no, no, no, se equivoca.- dijo Yulia deteniendo la mímica de su directora.- esta mi mujer es mi novia, no mi compañera.- abrazando a Lena quien estaba sonriendo - ¡¡MADRE MIA!!.- dijo la profesora levantándose de su lugar y haciéndose aire con la mano.- ¿¿Quiere decir que ustedes están de acuerdo en que sus hijas sean homosexuales?? - Bueno, quizá homosexual es una palabra muy fuerte, yo solo quiero que mi hija sea feliz con quien ella quiera, respetando su libertad.- dijo “Inessa” - Si, yo estoy totalmente de acuerdo con mi consuegra.- dijo Larissa con sentido del humor casi igual a su hija Yulia - Señoras, discúlpenme de verdad, no tenía nada enterado al respecto, y si ustedes lo quieren así, no se puede hacer nada en contra de su ley, bueno creo que ya pueden retirarse, y de verdad dispénseme.- dijo la directora muy apenada por todo el teatrito que había hecho y sus madres lo tenían enterado todo. - Ah no se preocupe, somos humanos cualquiera puede equivocarse.- dijo sonriente Larissa.- espero volverla a ver pronto - No se preocupe, lo hará y seguramente muy pronto.- dijo la directora saludando a Larissa y viendo a Yulia dando a entender que de verdad se verían muy pronto, también dio la mano a la supuesta madre de Lena y así salieron las cuatro mujeres de la dirección... - Gracias por su ayuda Zulema, sin ella no podríamos haber hecho esto.- agradeció Yulia a la señora abrazando a Lena. - No hay porque chiquilla, ya sabes, cualquier cosa que se te ofrezca allí estaré yo en primera fila - Gracias señora, muchas gracias, seguro y me moría si no hubiera hecho esto.- agradeció Lena. - Bueno ya nos tenemos que ir chicas, Lena, fue un gusto conocerte eres muy bonita te agradezco que aguantes a mi hija.- dijo Larissa a lo que Yulia puso una mala cara - Jajaja no se preocupe, le aseguro que no es ningún martirio estar con su hija.- respondió Lena juntando su cabeza con la de Yulia - ¿Eh, eh, eh? ¿ya ves? Ella no tiene porque aguantarme a mi madre.- dijo Yulia - Que bueno Yulia, que bueno... ya nos vamos adios... ¡¡Ah!! Y cualquier cosa, Lena: mi casa es tu casa y nunca dudes en ir a visitar a Yulia, solo hija avísame cuando vaya Lena y nunca estaré allí para molestarlas.- dijo la madre de Yulia tratando de fastidiarla - ¡¡¡¡¡MAAAMAAAAAAA!!!!.- dijo Yulia avergonzada - Jajaja, nos vemos luego.-dijo la señora retirándose - Adiós mamá, adiós no te detengas.- gritaba Yulia algo molesta por el comentario que había hecho su mamá - Ya Yuli, tranquila de cualquier forma... es cierto, cuando vaya a tu casa avísale... - No te preocupes lo haré.- entonces la besó ya que su madre y su amiga se habían ido - Uy se me olvidaba.- dijo Lena separándose de Yulia.- tu sorpresa mi amor.- sacó una bolsita de su calcetín y la comenzó a desenvolver. - Wow, la traías muy bien guardada ¿no es así? - Jeje es para que no se pierda.- sacó una cadenita de la bolsa y se acercó a Yulia rodeando su cuello y poniendo la cadena, Yulia miró con mucha ternura su obsequio y abrazó a Lena. - Esto es... ¿por haberme aprendido la lección? - No tontita, es porque te amo, oye hablando de eso... ¿qué no éramos novias? Osea: estuve en una cama contigo ¿y no éramos nada? - No claro que no, solo quería que los demás se dieran cuenta, fue todo.-dijo la pelinegra poniendo cara de puchero. - Ay chiquita no pongas esa cara, tu sabes... las hormonas puedo hacer algo que... - Mmmmm...- Yulia puso cara de maliciosa.- ¿Quieres decir que no puedo hacer esto?.- jaló a Lena de la corbata, sacó la lengua y lamió desde su barbilla, su boca hasta arriba de la nariz de Lena, se alejó y dijo:- Grrrrrr...- ronroneó como tigre.- atácame fiera - Tu lo pediste Volkova.- Lena corrió hacia ella y puso una mano debajo de sus rodillas, la otra en su espalda y la cargó en peso, fue hacia los baños con Yulia en brazos, llegó y con el pie cerró la puerta y Yulia se estiró para ponerle seguro. Lena bajó a su pelinegra, la abrió de brazos hostigándola contra la pared y la comenzó a besar desesperadamente sin soltarle las manos, se separó un poco y le sonrió entonces la atrajo fuertemente hacia ella tomándola de la cintura: - Ahora te voy a enseñar algo muy importante.- dijo Lena mientras metía sus manos debajo de la falda de Yulia.- estas dos preciosuras son mías.- dijo sujetando las posaderas de Yulia - Aaahhh... estamos hablando de propiedades, bien pues...- le desabotonó la camisa y puso sus manos en los pechos de Lena.- estos dos con míos. - Bueno, pero esta boca es mía.- dijo Lena trazando los labios de Yulia con un dedo y abrazándola de la cintura - Eres egoísta.- dijo Yulia sonriente.- tienes dos bocas y yo no tengo ninguna... - Mmmmm... es cierto, pero puedo compartirte la mía si no te molesta.- acercó su cabeza a la de Yulia mirando sus labios. - Nunca rechazaría esa oferta.- se abrazó al cuello de Lena y la besó lentamente, Lena la volvió a cargar en peso sin dejar de besarla y la sentó encima del tanque del baño: - ¿Y ahora que me va a hacer la señorita secuestradora? - Emmmm.- pensó por un momento.- Voy a besarte - No lo haré si no lo pides por favor.- advirtió tiernamente Yulia con los brazos cruzados moviéndolos de un lado a otro y con una mirada muy sexy. - Lo siento, pero las secuestradoras profesionales como yo no piden favores a sus victimas. - ¿Y no podrías hacer una excepción?.- Yulia puso cara de puchero. - Esta bien.- Lena se montó en el tanque encima de las piernas de Yulia y quedó abierta con su chica en medio.- por favor...- pronunció Lena antes de comenzar a comérsela en besos, Yulia peinó con sus manos los rizos de la pelirroja dando masajes en su cabeza, mientras Lena la abrazaba, Yulia fue a su cuello mientras Lena se estiraba hacia atrás con los ojos cerrados y la boca entreabierta sintiendo los delicados labios de Yulia alrededor de su cuello, volvió a erguirse y al abrir los ojos le sonrió a Yulia quien posó sus ojos celestes en Lena mientras le acariciaba el cabello:
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:51

- Tenemos que regresar a clases.- dijo Yulia sonriente - No quiero ir a clases, solo quiero estar contigo - ¿Qué pasó con tu espíritu escolar? - No lo sé, lo único que se, es que tu no sales viva de este baño.- se levantó de la piernas de Yulia y se recorrió hacia atrás dejando a Yulia libre.- Levántate.- dijo Lena tomando a Yulia de las manos evitando que se cayera, la pelinegra quedó encima del tanque del baño: - Jajajaja ¿Qué me vas a hacer?.- rió Yulia - No te vayas a resbalar.- dijo Lena mientras se montaba de nuevo en el tanque del baño con mucho cuidado sin soltar a Yulia de las manos. Quedó sentada abierta de piernas con los pies de Yulia en medio, volteó hacia arriba y vio debajo de la falda de su chica. - ¿Qué? ¿Te gusta el panorama?.- sonrió Yulia al asomar su cabeza y ver a la pelirroja muy entretenida viendo debajo de su falda. - Me encanta como para una postal.- correspondió la sonrisa de Yulia, entonces subió lentamente las manos por las piernas de Yulia: - Jajajajaja me haces cosquillas Lena - No te muevas, te puedes caer.- dijo Lena seriamente sin dejar de subir sus manos, llegó al resorte de su ropa interior y la jaló suavemente hacia abajo para despojar a Yulia de ella, la pelinegra se encontraba riendo por las acciones de Lena quien en este momento había quitado por completo la ropa interior a Yulia, volvió a ver debajo de la falda de Yulia y esta vez sonrió: - Lo sé, lo sé es lógico que te gusta más así.- dijo Yulia la ver la sonrisa de la pelirroja - Ahora siéntate.- ordenó Lena jalando a Yulia de las manos hacia abajo, la pelinegra se sentó y esta vez ella quedó arriba de Lena. Yulia vio a su novia con una ternura interminable y delicadamente le quitó la camisa: - ¿Estas lista? .- preguntó Lena sonriendo, Yulia suspiró y dijo: - Estoy lista Lena se recogió el cabello hacia un lado y lentamente se acercó a Yulia y la comenzó a besar, una de sus manos se filtró debajo de la falda de Yulia, quien estaba encima de las piernas de Lena envolviéndose a su cuello, la pelirroja puso dos dedos dentro de Yulia y empezó a frotar, en cuanto hubo sentido esto, la pelinegra soltó una fuerte exhalación junto con un pequeño gemido lo que causó que Lena comenzara a frotar mas fuerte y a besarla también, Yulia se soltó de los labios de Lena para abrazarla fuertemente y disfrutar aquella deleitable sensación, se movía mientras suspiraba muy seguidamente y se acostó en el hombro de Lena, sintió su espalda entonces le quitó el sostén pero casi no podía moverse al sentir como se movían rápidamente los dedos de la pelirroja, como pudo irguió la cabeza y besó a Lena, después besó su cuello y al último sus pechos...

Momentos después... La pelirroja se esforzaba por seguir rozando rápidamente pero sus fuerzas se estaban agotando, para su alivio la pelinegra se dejó caer encima de Lena dando un fuerte gemido y desplomando sus manos débilmente en sus hombros, la pelirroja sonrió y se dio cuenta que su labor había terminado, sacó la mano debajo de Yulia y la abrazo dándole un pequeño beso en el cuello para después acariciar su cabello, mientras Yulia aquietaba su respiración: - Cada vez eres más difícil de complacer.- le susurró Lena al oído de la pelinegra, Yulia sonrió y la miró a los ojos. - Y tu cada vez eres más resistente.- dijo Yulia quitándole algunas gotas de sudor de su frente y después le dio un pequeño beso. Yulia se levantó encima del tanque para que Lena se bajara de él después recogieron su ropa y se vistieron: - Tu sal primero.- dijo Lena.- así no sospecharan nada - Jajajaja.- rió Yulia.- casi dos horas aquí metidas... ¿Tu crees que no sospechan nada? - Tienes razón.- se resignó Lena.- bueno salgamos, de todos modos no creo que haya alguien... Salieron y cual fue su sorpresa al encontrar a la mayoría de sus compañeros de aula esperándolas en la entrada del baño... - Perdón, perdón... ¿Qué dijiste?.- le preguntó Yulia a Lena quien tenía los ojos desorbitados al ver el gran conjunto de gente que había, todos gritando, silbando, dando porras... - Salgamos de aquí.- dijo muy despacio Lena caminando hacia atrás al ver que los alumnos se les echaban encima.- ¡¡¡CORRE!!!.- gritó Lena jalando bruscamente a Yulia de la mano y corriendo en sentido contrario de sus compañeros. Ambas iban riendo, y los alumnos iban detrás de ellas como una manada de leones tras una gacela, dieron 3 vueltas al plantel entero pero entonces Yulia se detuvo: - ¡¡YA FUE SUFICIENTE!!.- gritó la pelinegra poniendo la mano en alto.- ¿Qué creen que somos? ¡¿Delincuentes?!.- todos empezaron a hablar al mismo tiempo hasta llegar a gritar.- ¡¡CÁLLENSE!!.- ordenaba Yulia, pero absolutamente nadie les hizo caso al contrario, comenzaron a gritar más.- ¡¡¡¿Qué demonios es lo que quieren?!!! ¡¡¿ESTO?!!.- volteó a Lena toscamente del brazo y le dio un tremendo beso, se callaron por 2 segundos pero después volvieron a gritar aún más que hace unos instantes, Lena se agachó un poco y puso las manos debajo de las posaderas de Yulia y la levantó, mientras ésta se abrazaba a su tronco con las piernas sin dejar de besarse, todos comenzaron a gritar más fuerte y a silbar, Lena bajó a Yulia: - ¿¿¿Contentos???.- preguntó Yulia - ¡¡¡¡SIII!!!!.- gritaron todos al unísono - ¡¡¡Son unos maniacos!!!.- gritó Lena riendo - ¡¡¡SIII!!!.- volvieron a responder los alumnos - Bueno ya déjennos ir, lárguense de aquí.- dijo Yulia y todos comenzaron a retirarse. Quedaron solas y en ese momento escucharon el sonido de la campana... era la hora de salida, lo mejor de todo: era Viernes. - No puedo creerlo.- se lamentó Yulia.- Todo el día fuera de clases.- volteó a ver a Lena quien no puso absolutamente nada de preocupación en eso. - Lo sé, pero...- se acercó a Yulia.- valió la pena ¿no? - Si... bueno vayamos por nuestras mochilas Se dirigieron al aula y después salieron de la escuela - ¿Quieres un helado?.- preguntó Yulia a Lena - Si, me encantaría y más si lo tomo contigo. - De acuerdo vamos.- tomó a Lena de la mano Llegaron pidieron sus helados y se dirigieron a las bancas que se encontraban en el centro del parque donde casi siempre estaba solo, pero la suerte no estaba de su lado y justo por ahí pasaba Inessa, al ver a su hija con Yulia se detuvo un momento tras un arbusto... - Gracias por todo lo que haces por mi Lena.-dijo Yulia tomando su nieve - No...- le dio un beso.- gracias a ti... Se miraron y después se volvieron a besar apasionadamente al separarse Yulia experesó: - ¿Quieres un poco más de mermelada? - No te molestes Yulia yo... - Ahora regreso.-dijo la terca pelinegra levantándose de su lugar y yendo hacia la nevería. Inessa después de haber visto semejante show sintió como la invadía la rabia e inmediatamente fue hacia Lena: - ¿¿Mama?? ¿Qué haces aqq...? ¡¡OUHC!!.- gritó Lena al sentir como fuertemente la jalaba de la oreja al levantarla y provocando que su nieve se le cayera... Momento después llegó Yulia con la mermelada en la mano buscando con una risa a Lena - No te escondas Lena.- dijo la pequeña Volkova pensando que quizas la pelirroja estuviera jugando, después de no hallar nada se dirigió al lugar de donde habían estado sentadas y vió algo que no había notado: el helado de Lena... Yulia regresó totalmente triste a su casa “¿a dónde habrá ido? Y si se fue ¿por qué no se despidió?, algo no anda bien ¿y si se la llevó alguien? ¿algun maleante? ¡¡Dios no puede ser que le haya pasado algo!!” pensaba la pelinegra pero al pensar en esto ultimo hizo que comenzara a correr hacia su casa: entró, fue hacia su habitación, descolgó el teléfono y marcó a la casa de Lena, contestó un hombre: - Buenas tardes, residencia de los Katina Seergevna - “¿¿¿residencia???” Emm si buenas tardes yo...- en ese momento se escuchó como el hombre que había descolgado estallaba en carcajadas, a Yulia no le pareció gracioso que se riera mientras ella estaba hablando: - ¿¿Le sucede algo en que yo le pueda ayudar??.- preguntó por el auricular la pequeña Yulia algo molesta - No... disculpa.- dijo el señor tratando de calmar su risa.- perdona pero esque aquí no es residencia, fue solo una broma... veo que de mal gusto para usted - No, no como cree.- contestó Yulia empezando a reir.- perdone creí que me había equivocado de numero, estoy buscando a Lena ¿Se encuentra ella? - Oh claro que si, yo soy su padre Sergei ¿Cuál es tu nombre? - Yulia Volkova.- respondió la pelinegra comenzando a sentir algo fraternal por aquel hombre con tan buen sentido del humor “Mi suegro” pensó Yulia. - Si me permites Yulia voy a llamarle - De acuerdo, lo espero Después de unos gritos y confusiones de que cual teléfono estaba descolgado y cual no, pudo contactar con Lena. - ¿Hola?.- respondió la pelirroja con la voz quebrada - Chiquita... Te oyes mal ¿que te pasó? ¿por qué te fuiste sin avisarme? Solamente se escuchaba como sollozaba Lena del otro lado de la linea sin poder contestar - Mi amor ¿estas bien? - Yulia necesito hablar contigo, pero no aquí no puedo porque...- en ese momento se escucharon los gritos de una mujer y la llamada se cortó. - ¿Lena? ¿Estás ahí?.- preguntó Yulia a la línea muerta, colgó el teléfono y se dejó caer en su cama sumamente preocupada pensó en hablarle de nuevo pero consideró prudente que no, los gritos de la mujer no podían ser más los de su madre y eso preocupó en gran parte a la pelinegra, se quedó pensando hasta quedarse dormida... - ¡¡NO PUEDES HACERME ESTO MADRE!!.- dijo Lena después de que su madre le había colgado el teléfono. La madre no respondió simplemente dejó salir toda su rabia y le dio una tremenda bofetada a Lena haciendo que diera un grito y cayera en el suelo con la cara completamente volteada que ahora se encontraba cubierta por sus rojos cabellos, hubo silencio después de tan estruendoso golpe, únicamente se escuchaban los jadeos de enojo que hacía Inessa, Lena volteó su cara con su mano en la mejilla, entonces la madre se dio cuenta de que también le había golpeado parte de su ojo que se encontraba en gran parte rojo y había comenzado a inflamársele, dos lagrimas recorrieron la cara de Lena hasta llegar a su barbilla, en ese instante llegó Sergei. - ¿Qué pasa aquí? Se escuchó un ruido tormentoso.- dijo el padre asustado. - ¡¡Papá!!.- gritó Lena levantándose y estallando en llanto. El padre abrazó a la pelirroja y le levantó la cara, entonces vio su enrojecido e inflamado ojo. - ¿Qué le hiciste Inessa?.- preguntó Sergei comenzando a molestarse al ver tan lastimada a su hija, abrazó a la pelirroja quien no dejaba de llorar. - La encontré besándose con otra chica.- dijo Inessa simplemente quien también había comenzado a llorar. Sergei sintió que el mundo se le venía abajo, sin embargo no perdió la cabeza y despegando un poco los aferrados brazos de su hija la miró y le dijo: - Hija... ¿Eso es cierto? - Si papá.- contestó calmadamente Lena - Ven...- le dijo y la dirigió a sentarse al sillón, su madre iba detrás pero Sergei con una seña le indicó que se retirara, la madre no muy convencida salió de la habitación. - Hija...- comenzó a decir el padre mirándola a los ojos.- se que dirás que no es cierto pero, la verdad creo que estás confundiendo las cosas... - No padre, no las estoy conf... - Sssshhhhh...- la interrumpió el padre y Lena guardó silencio.- sabía que reaccionarías así, pero tan solo da un vistazo... no es normal que dos mujeres se quieran, es solo que estas en una etapa donde a la más mínima provocación, tu sangre reacciona de una manera estruendosa, pero eso no significa que eso sea amor, hija entiéndelo, la gente que es homosexual surge porque tiene algún trauma... Y a ti no te falta nada, tienes mucho amor de parte de tu familia.- Lena lo miró irónicamente mostrando el lado en el que se encontraba su ojo completamente lastimado y hundido entre la hinchazón, el padre se dio cuenta y le besó la frente.- Sabes tan perfectamente como yo que tu madre es muy vulnerable, eso no quiere decir que me tiene contento con que sea así.- tomó la mano de su hija ayudándola a levantarse.- ven vamos a ponerte algo. Llegaron a la salita donde se encontraba un botiquín de primeros auxilios, el padre cariñosamente untó pomada y después le puso un lienzo caliente. - ¿Así está mejor?.- preguntó su padre con una sonrisa, Lena asintió sin mostrar expresión alguna.- hija se qué quizá estarás pensando lo contrario acerca de lo que te dije, pero en realidad yo te comprendo no tienes más que 16 años y de seguro estás confundiendo una gran amistad con amor, por favor hija piensa eso ¿de acuerdo?.- Lena quedó pensando y se dio cuenta que lo que su padre decía no era tan irreal, quizá tenía la razón y todo había salido confuso hasta allí llegó su pensamiento, no podía recordar lo que había pasado con Yulia en su cama ni siquiera en el baño de la Institución... todo había sido un error... eso era: Un gran error. Para demostrar la claridad de sus pensamientos miró a su padre y le dedicó una sonrisa mientras lo abrazaba. - Tienes razón padre.- dijo Lena sin dejar de abrazarlo.- estoy segura de que confundí las cosas. - Que bueno que te hayas dado cuenta hija.- dijo su padre mirándola a la cara. - No se que haría sin ti - Para empezar: tuvieras dos ojos hinchados.- bromeó el padre y Lena también rió... AL DÍA SIGUIENTE: Yulia esperaba desesperadamente a Lena en el marco de la puerta, asomó su cabeza de nuevo y la vio venir, Lena venía completamente seria y con la mirada hacia abajo, cuando la levantó Yulia casi pega el grito en el cielo al ver tremenda hinchazón que traía en uno de sus hermosos ojos que ahora casi no se veía, no se dirigieron palabra, esto fue ya un mala señal para Yulia y se preocupó aún más, Lena entró en silencio al aula que se encontraba vacía y dejó la mochila en su silla, Yulia se mordió los labios de preocupación y se sentó a un lado de Lena, con todo el valor que tenía se obligó a hablar en un tono natural:
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:52

- ¿Qué pasó ayer mi amor?.- preguntó Yulia. - Yulia tengo que decirte algo.- dijo Lena muy seria. - ¿Qué té pasa?.- preguntó Yulia nerviosa, entonces la miró y creyó erróneamente que un beso lo arreglaría todo, dudó por un momento y acercó su cara pero Lena reaccionó de inmediato: - Yulia, confundí las cosas.- dijo Lena rápidamente impidiendo el beso que le iba a dar Yulia. La pelinegra quedó desconcertada y comenzó a sentir algo que jamás en su vida se le hubiera ocurrido tener: miedo. - No entiendo.- dijo Yulia con una sonrisa de incomprensión y al mismo tiempo sus ojos se tornaron aguosos. - Si, lo que pasa es que estamos en una edad en la que solemos confundir una gran amistad por amor, solo tenemos 16 años eso explica que la sangre reacc....- no pudo continuar, se encontraba besando lentamente a Yulia que la había volteado sin avisar y le había plantado un beso con todo el sentimiento que traía adentro. Terminó de besarla y Lena se quedó con los ojos cerrados, los abrió poco a poco para encontrar la cara de su amada llena de lágrimas, sentía un vértigo muy grande, tenía ganas de regresar ese beso, pero sabía que no debía hacerlo, su padre confiaba en ella, no tenía que amar a Yulia... todo esto provocó que ligeramente le empezaran a salir unas cuantas lagrimas de la desesperación. - ¿Qué sentiste?.- preguntó Yulia con la voz quebrada, a Lena le partía el alma verla así, nunca la había visto llorar de aquella forma.- Contéstame mi amor ¿Qué sentiste?.- repitió de nuevo la pelinegra sacando a Lena de sus pensamientos.- Sabes tan bien como yo que no sentiste un beso de una amiga, perfectamente te das cuenta de que no se trata de una gran amistad, ese cosquilleo del estomago y el erizamiento de tu piel representa que es amor, un vil y crudo amor, te preguntarás como es que se lo que sientes.- se acercó al oído de la cara temblorosa y bañada en lágrimas de Lena.- Sentí exactamente lo mismo que tu... TE AMO.- susurró la pelinegra y bajó su cara para besar su cuello, Lena se dio cuenta que era cierto: la amaba, la amaba como una estúpida, pero eso no podía estar así, no: su padre había puesto todas sus esperanzas en ella y ella había asegurado que era una confusión, con todo el dolor de su alma retiró aquellos delicados labios que le estaban brindando una celestial sensación y se levantó sin decir nada más, Yulia quedó sola y en unos instantes después rompió a llorar: no podía estar pasándole esto, sabía que amaba a Lena y sabía que Lena la amaba, lo que único que no sabía era la razón por la cual estaba así, navegaba en sus pensamientos hasta que un rápido flash back iluminó su mente y se vio hablando con Lena al teléfono justo cuando se cortó la llamada escuchó los gritos de su madre: Eso era, Yulia dio un respingo del asiento: todo concordaba: Seguramente el día de ayer alguien la encontró y la llevó a su casa... era su madre: ella cortó la llamada y seguramente ella... Ella había sido la responsable del golpe que traía Lena en su cara: Su madre la había golpeado, Yulia apretó los puños llena de coraje y una vena se saltó de su sien, comenzó a jadear y a llorar de la rabia: no podía ser que ella la cuidara de que no sufriera ningún rasguño fuera de casa, y era dentro de casa donde no podía hacer absolutamente nada ya que no podía combatir contra su “querida” suegra, salió dando un manotazo en el aire y buscando a Lena. La encontró sentada en una esquina abrazando a sus piernas, pero Yulia a pesar de sentir mucho sentimiento al ver aquel triste cuadro le gritó llena de ira: - ¡¡Tu madre te golpeó!! ¿Verdad?.- la pelirroja no contestó - ¡¡Contéstame Lena!! ¡¿Esa bruja te golpeó verdad?!.- volvió a gritar - ¡¡¿Y si así fuera a ti que te importa?!!.- gritó Lena levantándose y poniéndose al frente de Yulia. - No puedo creer que lo haya hecho.- dijo Yulia bajando el tono.- yo te he protegido a capa y espada para que en tu propia casa te traten a golpes y más si es tu propia madre. - ¡¡Ella es mi madre!! Y tiene todo el derecho de hacer conmigo lo que a ella le plazca.- dijo la pelirroja muy exaltada defendiendo a su madre. - Tal vez si tenga el derecho de hacer contigo lo que le plazca.- hizo una pausa.- pero no tiene el mínimo derecho de prohibirte amar, tú eres libre y quizá prefieras a tu madre en lugar de mí.- se acercó y la sujetó de las muñecas impidiéndoles moverse.- pero ten en cuenta que yo te amo... - Yulia ni te atrevas a be... - no pudo seguir hablando y con todo el dolor que sentía correspondió el beso sin embargo no tardó en recuperar la razón y se zafó completamente de Yulia al tiempo que le daba una bofetada, la pelinegra se llevó la mano a su mejilla y la volvió a sujetar de las manos esta vez con más fuerza y acercando su cara de nuevo. - Yulia me estás lastimando, suéltame por favor.- suplicó Lena mirando fijamente aquellos ojos celestes y la delicada boca que se acercaba a ella. - Tu quieres besarme, lo se, tu me amas Lena velo dentro de tu corazón.- volvió a rozar los labios de la pelirroja con los suyos, no necesitaba verlo dentro de su corazón estaba segura de amar a Yulia pero no era lo correcto... se separó y sin decir nada más corrió llorando hacia el sentido opuesto. Dieron el timbre de entrada y Yulia entró al aula, fue el día más largo que había tenido, no había visto de nuevo a su pelirroja, se había retirado a su casa y ahora Yulia se encontraba con absolutamente nadie que le hiciera compañía, después de un siglo ( para Yulia) dieron el timbre de salida y se fue a su casa... - ¿Qué te pasó hija?.- preguntaba el preocupado Sergei a Lena, al verla llegar hecha un mar de lagrimas. - Papá, yo no puedo seguir en esa escuela.- dijo la pelirroja abrazando a su padre - ¿Qué salió mal?... Hablaste con ella ¿verdad?.- Lena asintió .- no te preocupes hija, es lo mejor para ti y si tu lo pides mañana mismo estarás en otro Instituto - Gracias papi.- agradeció Lena aunque se viera que no era realmente lo mejor para ella, ya que estaba sufriendo demasiado. Yulia llegó a su casa y azotó la mochila contra el piso, se sentó en el sofá y comenzó a pensar en lo que le había hecho y dicho a Lena... se había equivocado en todo: nunca debió haber llamado así a su madre, por mucho que le doliera que la hubiera golpeado, no tenía ningun derecho en haberla llamado bruja ni mucho menos en haberla besado en contra de su voluntad en ese momento llegó Larissa: - ¡Hola hija! ¿Cómo estuvo el día hoy?
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:53

- Mal madre, Lena está molesta conmigo...- así le explicó todo a su madre - ¡¡Pero hija!! ¿Cómo se te ocurrió decirle eso? - Estaba demasiado enojada, le hubieras visto la cara mamá, parecía que la hubieran asaltado - Bueno de seguro y pronto se le pasará - Eso espero... AL DÍA SIGUIENTE... Estaban ya en la primera clase y Lena no se había presentado, Yulia estaba completamente triste, pero no se imaginaba lo que le iban a anunciar en ese momento... - Bueno, por un escrito de la directora se anuncia que tendremos un nuevo compañero ya que la alumna Elena Katina se ha retirado de este plantel.- Yulia se levantó con el corazón tan acelerado que de seguro y no estuviera amarrado saldría disparado - ¡¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!!!.- gritó Yulia a la profesora - ¿Qué le pasa Volkova? Hágame el favor de tomar asiento.- Yulia se sentó y apoyó su mano en la cabeza con los ojos cerrados, se había mareado de tan fuerte noticia, no lo podía creer... “es mi culpa” pensaba la pelinegra al borde de las lagrimas... 4 MESES DESPUÉS... Tiempo pasado y no había podido contactar a la pelirroja de ninguna manera, la negaban por teléfono y ahora en la escuela, no tenía nada que hacer: no tenía ánimos para hacer enojar a los maestros su espíritu de rebeldía se había terminado, junto con sus ganas de estudiar, amar... vivir... Yulia se encontraba con la cabeza tirada en el pupitre escribiendo algo nada relacionado con la clase de ciencias... “ No sabes cuanto me hace falta que vengas a iluminar mi día, sentir tu dulce olor sobre mi cara, sintiendo como me acaricia tu blanca mano, la escuela ya no tiene color desde que te fuiste, desde que te fuiste he estado cayendo... cayendo... no sé a donde pero estoy segura que es un lugar muy hondo ya que no he sentido aún la superficie... estoy muriendo, si estuvieras a mi lado te juro que no habría nada que me impidiera besarte... besarte, es lo que necesito para poder respirar por mi sola, y no por el peso que es el alma amarrada a cierto aparatejo que se burla de mi desgracia cada mañana, te necesito, regresa conmigo... regresa... ” Permanecía inmóvil la pequeña pelinegra, con unas cuantas lagrimas rodando sobre su cara, llorando en silencio y la vista perdida. El profesor se acercó a ella y al verla de esa forma, prefirió retirarse y dejar que siguiera con su mirada extraviada, no había alguien quien pudiera llamar su atención, Yulia no sentía la presencia absolutamente de nadie, llegaba con la mochila cerrada y se regresaba igual. Después de 5 horas pasadas aunque para Yulia había sido una eternidad, dieron el timbre de salida tomó su mochila y se dirigió a fuera de la escuela, iba caminando y entonces escuchó una voz: - ¿Quieres un helado?.- la pelinegra reconoció esa voz e inmediatamente volteó con una sonrisa en la cara - ¿Lena?.- dijo Yulia, pero al voltear se dio cuenta que no había nadie, los recuerdos la invadían, siguió caminando hacia su casa, recordando aquellos ojos verdes y la tierna sonrisa con sabor a nieve de chicle, aquellas pecas que se confundía con las semillas de la sandía que estaban comiendo, como olvidar los hermosos caireles rojos que rondaban por toda su cara, o aquellas dulces facciones del rostro acompañados por gemidos de placer y después escuchar el “gracias” de su parte susurrado al oído, de vez en cuando aún sentía la mano en su cintura, sin saber como fue capaz de hacerlo, llegó a su casa y se dejó tirar en el sofá, llegó su madre pero Larissa sabia que era imposible hace algo por su hija, había contactado a medio mundo en busca de ayuda, pero parecía que su única cura se llamaba: Lena... - Madre saldré a caminar un rato... - dijo sin ningún ánimo la pequeña Yulia levantándose del sillón y yendo hacia la salida. - No demores hija.- dijo Larissa al ver salir a su hija por la puerta y se rascó la nuca en seña de preocupación... Lena permanecía tirada en el piso de su habitación: desde hacía 4 meses no había sacado ninguna calificación como las que solía sacar... miraba una divertida fotografía de ella con Yulia en la fuente que estaba en la plaza roja, lo recuerda perfectamente.... - Lena quiero que nos tomemos una foto.- dijo Yulia brincando como niña chiquita. - Tranquila está bien, solo hay que buscar a alguien que nos la pueda tomar... ¡MIRA! Esa señora puede ayudarnos.- dijo Lena señalando a una señora que se aproximaba y que por lo visto no llevaba prisa, la pelinegra corrió hacia la señora tan atrabancadamente que un cuadro que se encontraba salido metió el pie y fue a dar al piso, Lena estalló en risa mientras que la señora a la que le iban a pedir ayuda, ahora ella ayudaba a Yulia a levantarse. - Gracias por ayudarme Lena – dijo molesta Yulia, sacudiéndose el pantalón pero Lena no dejaba de reír, y la señora estaba por reírse también pero se contuvo.
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:54

- Disculpe ¿puede tomarme una foto con esta ingrata? - Claro que si.- respondió la señora tomando la cámara, mientras Lena se quitaba algunas lagrimas de la risa y se acomodaba junto a la fuente, Yulia se sentó a un lado de ella, entonces cuando sintió el flashazo se quiso incorporar para ir hacia la señora pero, su blusa se quedó atorada en una gran fierro salido en la fuente así que al querer caminar retrocedió demasiado y cayó de sentadera en la fuente, Lena se agachó de la risa sofocadamente e inmediatamente la quiso ayudar para que saliera, pero Yulia en lugar de dejarse ayudar jaló a la pelirroja y Lena cayó encima de ella para después quedar completamente con cara abajo en el agua de la fuente, Yulia reía fuertemente casi sin poder respirar, Lena se levantó y hundió a Yulia para después salir completamente empapada, cuando vio a la señora se dio cuenta que no había perdido ningún segundo de lo sucedido y había tomado alrededor de 10 fotos, Lena rió al igual que la señora. - Oiga, gracias por todo.- dijo Lena tomando la cámara sin dejar de reirse - Ah por nada, ojalá y siempre hubiera presentaciones de estas a la hora de tomar una foto, hasta luego.- se despidió muy divertida la señora Yulia apenas iba saliendo aún muerta de la risa y completamente mojada. Lena se acercó a ella ya que la pelinegra no podía ni caminar de la risa y se sentó en la orilla de la fuente: - Que buen espectáculo Volkova, te aseguro que no vuelvo a salir contigo estando cerca de un lugar en donde me pueda mojar. - Muchas gracias.- presumió Yulia, poniendo una mano en su pecho y cerrando los ojos, Lena vio la grandiosa posibilidad y empujó de nuevo a Yulia quien cayó sobre la fuente, Lena volvió a reírse y al ver que Yulia iba saliendo se echó a correr con la pelinegra fúrica detrás... - Hija, ¿qué estás haciendo?.- de pronto entró la madre y Lena cambió la foto de ella con Yulia hacia abajo dejando una foto del día de su cumpleaños. - Estoy... estoy viendo unas fotos madre.- dijo la pelirroja tartamudeando un poco. - Creo que sería mejor que estudiaras a que estes viendo fotos... No se que te ha pasado pero tus calificaciones están bajando demasiado. - De acuerdo, pero antes...¿podría salir a caminar a la plaza?.- preguntó con cara de ruego la pelirroja a su madre. - Esta bien...- dijo Inessa resignada.- pero no tardes tanto, quiero que llegues directamente a estudiar. - Bueno, vengo luego.- dijo Lena bajando las escaleras y saliendo de su casa. Lena caminaba lentamente disfrutando el olor a primavera que se daba en aquellos días, era muy bello que no estuviera haciendo tanto frío como casi siempre ya que nunca se podía salir con tremenda helada calando los huesos, llegó casi al centro de la plaza y en una posición que tomó le recordó a algo, no sabía a que pero sentía algo muy familiar y conocido, sintió escalofríos por 3 segundos y entonces voy que algo llamaba su atención, como por magnetismo se dirigió a una montaña de hojas secas que se encontraban cerca de ahí, se inclinó y quitó algunas hojas de encima del piso entonces vió una escritura: “Yulia y Lenita”, sintió un gran vértigo y comenzó a marearse, la letra esa se parecía mucho a la de Yulia sin embargo la escritura no parecía gastada para nada, entonces en una de los tabiques del cuadro metió la mano y encontró una barra de tiza llena de moho, cuando sintió que una sombra la cubrió: - ¿¿Lena??.- preguntó alguien demasiado admirado, la pelirroja reconoció de inmediato esa voz, se levantó con una temblorina en su cuerpo inevitable y con la barra de tiza en la mano. - Yulia...- dijo Lena tragando saliva - ¿Qué haces aq...?.- no pudo hablar ya que al ver el cuadro se inclinó y vio la escritura: Exactamente la misma que había hecho ella... hace 5 años, se levantó demasiado confundida sin saber que decir con la boca abierta. - ¿Tu escribiste eso?.- preguntó Lena pero Yulia se dirigió a su mano y tomó la barra de tiza llena de moho y algo gastada... era imposible, lo había escrito hacia mas de 5 años, no podía ser que esa escritura aún se encontrara ahí - Si... yo lo escribí.- contestó Yulia.- hace 5 años.- completó Yulia pero Lena para nada le creyó. - Por favor Yulia, no creas que soy una tonta, tu planeaste todo esto para verme aquí. - ¿Ah si?.- dijo Yulia.- ¿y como sabría que tu estarías aquí a esta hora?.- Lena se quedó callada, era cierto no la había visto en muchísimo tiempo y no podía ser que se pusieran de acuerdo en que se verían ese día a esa hora y mucho menos encontrar aquella extraña escritura. - Bueno yo... pero es imposible que lo hayas escrito hace 5 años, es una mentira tan absurda como... como que estemos las dos aquí, adiós Yulia.- dijo la pelirroja dando media vuelta y queriéndose alejar pero Yulia lo impidió. - ¿Por qué nunca quieres aceptar las cosas?.- dijo Yulia tomándola de las muñecas, pero la pelirroja se volteó hacia el otro lado.- Velo Lena.- Yulia mostró la tiza y después la encerró al entrelazar su mano con la de Lena.- la tiza nos ha unido.- se acercó a sus labios, Lena estaba demasiado nerviosa tenía ganas de besarla, hacía mucho que no probaba aquellos labios sentía la respiración de Yulia bajo su nariz, del miedo que tenía comenzó a llorar, entonces la pelinegra recordó que la ultima vez que la había visto su error había sido besarla a la fuerza así que prefirió alejarse y soltarla de las manos, Lena volteó a ver a la chica ojiazul algo admirada era la primera vez que no se hacían las cosas como ella decía pero... ¿porqué no la había besado? Lena miraba a Yulia con una dulce cara de confusión y unas cuantas lagrimas esparcidas en sus rostro. - Esta bien Lena.- dijo Yulia.- si no quieres besarme, no lo hagas, solo recuerda que mi boca no tocará otra que no sea la tuya.- al decir esto Yulia se alejó al tirar la barra de tiza, dejando a Lena sola mucho más confundida que cuando había llegado ahí, se agachó de nuevo y vió la escritura, de pronto recordó algo, algo que quizá nunca recordaría si no hubiera sido por aquel hecho: era Lena aquel día que por primera vez sus ojos dejaron ver a una chica como nunca antes la había visto... Yulia recordó todo: cuando chocaron al ir jugando con las palomas, como Yulia se presentó y el final... el final... ¡Eso era!, recordó cuando su madre la llamó: - ¡Hija! ¡Lenita! Ya vamonos mi amor.- la pequeña pelirroja se despidió de Yulia y corrió hacia su madre, sin embargo, al irse alejando dijo: - Mami quiero un railete ¿puedo ir a comprarlo? - Claro hija, buscame en la esquina de Pouwbli.- la niña asinitó y corrió de nuevo hacia Yulia ya que su madre se había ido, pero le dio demasiada vergüenza volver de nuevo con ella, para ese entonces era una niña extremadamente tímida, así que prefirió observarla detrás de un pilar, la pequeña rubia (en aquellos tiempos) estaba en el piso escribiendo algo cuando terminó de escribirlo se alejó de ahí, pero Lena no quizo acercarse , tenía miedo de que quizá podrían verla y no sería educado de su parte ver que era lo que había escrito, así que al igual que Yulia se alejó... Lena se levantó y miró hacia debajo de nuevo a la escritura... ¡eso era! Era el mismo lugar donde había estado, miró hacia un lado y ahí se encontraba el pilar en el cual espió detrás de él... Yulia no mentía, era cierto... era algo mágico que después de 5 años se hubieran encontrado en ese mismo lugar, pero lo que las unió fue... Lena se agachó y recogió la tiza.- la tiza nos unió.- murmuró Lena para si sola, se levantó buscando a Yulia pero era ya muy tarde, la pelinegra se había ido. Lena caminó unos momentos meditando y tratando de explicarse como había sucedido aquello. Sin embargo no encontró una explicación real para eso, lo único que lo explicaba era una forma de magia, debía tomar una decisión en ese momento y sabía perfectamente que decidiría
Volver arriba Ir abajo
alyule
Ubicandose
Ubicandose


Femenino Edad : 28
Localización : Iturbide Nuevo León México
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/04/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/5/2009, 12:54

- Yulia.- dijo Lena y se dirigió a casa de la pelinegra Se hacía tarde y comenzó a correr, cuando por fin llegó a casa, tocó a puerta y abrió la persona que ayudaba con el aseo en casa de Yulia: - Buenas tardes señora, busco a Yulia. - ¿Yulia? ¡Ah si claro!, en este momento no están sus padres parecen que volverán hasta mañana, así que la joven Volkova está sola, pero pase por favor.- terminó de explicar la criada y le dio el pase a Lena. - Gracias - Pase arriba, la joven debe de estar en su habitación Lena subió aquellas escaleras ya tan conocidas y llegó a la puerta de habitación de la pelinegra, estaba a punto de tocar pero vio que la puerta estaba abierta, así que entró sin hacer ruido y ya sudandole las manos y temblando de nervios, vio a Yulia recostada en el escritorio dándole la espalda sin moverse y con clip en la mano, parecía dormida sin embargo no lo estaba para su susto, Yulia comenzó a pensar en voz alta y Lena entendió perfectamente sus balbuceos: - Lena... ¿por qué te fuiste si yo te amaba? Eres lo único para mí... yo te amo... - Yo también te amo.- respondió Lena a su pensamiento, sin embargo Yulia al oir esto ni siquiera se movió, pensó que sería otro mas de aquellos recuerdos vivientes, eso desconcertó a Lena... - Maldición...- decía Yulia aun con la cabeza recostada en el escritorio.- ¿hasta cuando voy a dejar de escucharte Lena? Se perfectamente que no estás aquí, estoy harta de voltear hacia atrás como una imbécil y ver que no hay nada... - Pero ahora lo estoy.- dijo Lena abrazando a Yulia por detrás, fue entonces cuando la pelinegra se dio cuenta que era una realidad y se levantó de un respingo besando a Lena con una desesperación interminable... - ¡¡NO PUEDO CRÉELO!!.- gritaba Yulia sosteniendo la cara de Lena entre sus manos.- ¡Eres tu! Mi amor, no sabes cuanto te extrañé.- gritaba emocionada Yulia sin dejar de besarla, Lena se despegó un poco y sacó algo de su bolsillo: - Te creo... esto nos unió.- dijo Lena mostrando la barra de tiza. - Es algo mágico ¿no crees?.- dijo Yulia acercando su cara a la de Lena - No tanto como tu lo eres.- la besó y Yulia la derrumbó en la cama... Yacían dos cuerpos ahora casi fundidos entre si sobre el lecho, la pequeña pelinegra dormía exhaustivamente sobre el pecho de su amante quien ahora se encontraba jugueteando con aquellos pequeños cabellos lacios de Yulia, miraba ausente hacia la nada cuando sintió unos labios en su mejilla y escuchó: - ¿En que piensas princesa? - En ti... ¿en que otra cosa podría pensar?.- contestó la pelirroja con una sonrisa. - Te amo - Yo también... mi amorcito de tiza...

F I N
Volver arriba Ir abajo
qlau
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 26
Localización : En la lunaaaa :)
Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 18/01/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   10/5/2009, 16:54

Que linda historia, me encanto .. y mas cuando paso lo de la foto y la señora tratandose de no reir XD
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/8/2009, 00:55

superrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!! que lindoooo!!! pero creo que le falta una parte no crees??? creo que falto la aceptacion de la familia de lena... aunque estuvo super bacano...
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   11/8/2009, 09:10

Kyaaaaaaaaaaa!!!!!! Esta muy Bonito!!!
Te felicito!!!
Aunque para mi tambien falto la aceptacion de la familia de Lena, pero No importa, lo importante es que terminaron juntas!!!
Volver arriba Ir abajo
Mitsuka
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : santiago_chile :D
Cantidad de envíos : 359
Fecha de inscripción : 10/07/2009

MensajeTema: Re: Amor de tiza   9/3/2012, 09:34

hermoso!
Volver arriba Ir abajo
http://www.fotolog.com/havetobebroken
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Amor de tiza   

Volver arriba Ir abajo
 
Amor de tiza
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» DE: EL AMOR DE ERIKA EWALD / STEFAN ZWEIG
» Ley de Murphy del amor
» Una historia de amor
» ¿y qué otra cosa es el amor si no la idealización de un ser común que consideramos único y especial...?
» Amor platónico

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics 18+ :: 18+ :: T.A.T.U-
Cambiar a: