Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Consecuencias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Consecuencias   17/3/2009, 23:28

Epílogo de Porqué tú y yo somos Kannazuki no Miko

Notas del Autor: Con el último capítulo del fic de Por qué tú y yo somos KnM, quedaron algunas dudas, como por ejemplo porque el signo de interrogación en Fin, eso es fácil de contestar, porque creo que esta historia no tiene fin, la historia que inventé de las sacerdotisas puede tener más episodios con nuevas situaciones, es algo que quise dejarlo a su imaginación, por eso ese último párrafo, en que les adelante la posibilidad que se conviertieran en madres. También decirles que cuando estaba concluyendo la historia ya estaba creando un nuevo capítulo, pero en sí la historia estaba escrita. Pero la recepción de comentarios, me alentó a escribir este epílogo, lanzado en forma independiente.
_________________________________________________________________________________________


Epílogo

Sentada, con sus piernas cruzadas en la alfombra usando como respaldo el borde de la cama de tamaño king, Himeko tiene su mirada fija en la televisión de plasma de 42 pulgadas colgada en la pared, una adquisición reciente, junto con el DVD/HD. En una de sus manos sostenía un paquete de galletas, el vaso de jugo permanece sobre la bandeja a su costado derecho y un par de pañuelos estaban regados por el piso. ¿Qué observaba el pequeño ángel sin alas, la tarde de hoy, qué es lo que le hacía llorar de felicidad?

Dos semanas antes

Por una tercera vez, Chikane ve su reflejo en el espejo ovalado de dos metros de altura, situado cerca del ventanal de su dormitorio, comprueba cada detalle de su vestido, de su tiara, de su cabello suelto sin su acostumbrada banda amarilla, de sus collares, de sus zapatos y de su ramo.

- Luce fabulosa, Ojou-sama- La voz de Otoha-san está llena de verdad, no eran halagos superfluos o palabras que tenía que decirlas por estar bajo las órdenes de la cabeza de la familia Himemiya.

Chikane voltea su cuerpo para coger entre sus manos una videocámara, esto sería uno de los regalos que tiene pensado en regalarle a su futura esposa. Revisando que el CD está insertado y que las baterías tienen carga completa, se la entrega a Otoha-san.

- ¿Estás grabando?- Dice Chikane con su natural tranquilidad, siendo que en pocos minutos más la ceremonia dará comienzo.

-Aún no Ojou-sama, estoy esperando su mandato.- La cámara ya estaba enfocando a Chikane, sólo falta oprimir el botón rojo.

Chikane se ve por una última vez y le da la señal, para comenzar la grabación.

- Hola, mi amor, bueno ésta es una de las sorpresas que tengo preparadas para este gran día, es algo que surgió sin pensarlo en demasía, considerando el escaso tiempo que tuve para realizar los preparativos, me pareció que tenía que documentar este gran día, confieso que estoy ansiosa, algo intranquila porque todo resulte de la forma planeada, en resumen que sea perfecto, aunque en las noticias anuncien mal tiempo, para mí todos los días serán soleados estando tú a mi lado.- Hizo una pausa. Te espero dentro de diez minutos más en el altar.-Chikane terminó su grabación mandándole un beso. Otoha-san se ruborizó ligeramente.

Después de apagar la videocámara, abandona su habitación acompañada de Otoha hasta la parte trasera de la mansión.

- Ahora, sólo falta Himeko – voltea hacia su lado izquierdo, llamando a Otoha-san-¿Puedes ir a buscarla?, quiero que sea puntual

- Pero Ojou-sama, las novias siempre llegan con minutos de atraso, es casi una costumbre, espere al menos diez minutos más.

- ¿Diez minutos?, es mucho el tiempo sólo quiero que sean cinco- He esperado más de un año este momento, sin contar todas las reencarnaciones en que hemos caído en las redes del amor.- Dijo esta última frase para sí.

Haciendo una reverencia, Otoha-san, camina con paso apresurado, después de la fría mirada que le envió Chikane

Por encima del pedestal, donde el sacerdote tiene preparado su libro se encuentra un armazón de madera color blanco, donde las ramas de una enredadera verde lo abrazan conjuntamente con rosas rojas, debajo de él hay una tarima con dos escalones envuelta por una alfombra color borgoña, que se extiende cerca de cinco metros, a cada lado de ésta hay sillas blancas, adornadas con cintas blancas, en su respaldo, por detrás de ellas y cubiertas con un paño blanco. Los invitados no sobrepasan la decena,sólo necesitan que sus más cercanos presencien el sello de su amor eterno.

7 minutos más tarde.

Himeko, está a pasos del límite de la alfombra, colgando del brazo izquierdo de su único y mejor amigo Aoba Mamoru, vestido con un smoking negro, en su solapa izquierda, lleva un pañuelo blanco. Antes de iniciar su caminata, se acerca hasta el oído de la novia.

- Me siento muy honrado de ocupar el puesto que le corresponde a tu padre.

- Gracias por aceptar mi petición, él no estaría de acuerdo con esto, pero que más me da, nuestra relación no ha sido de las mejores, por otro lado, si lo supiera con seguridad afirmo que no había asistido, por eso te agradezco que estés conmigo.

Con una pose recta de ambos, comenzaron con su andar hasta el ‘altar’, mientras las teclas del piano golpeaban las cuerdas interiores, comenzando a sonar la melodía Wedding March.

Si el periodista que aún mantenía su trabajo en Hana Magazine, es el padrino, ¿quién ocupaba el puesto de dama de honor? Había dos opciones, la atleta de campo Saotome Makoto, ex-compañera de Himeko en la época de estudiantes o su reciente amiga Marker Karin, la Licenciada en Lenguas, que la apoyo durante su viaje recorriendo el país y de su encuentro con Chikane. Por un asunto de los lazos formados que estaban estrechamente ligados a Himeko, Chikane le dejó la alternativa de elegir a su ángel. Considerándolo seriamente la vacante el puesto quedó nula, no sería justo elegir una por sobre la otra y escogerla a ambas sería visto como una boda doble.

Chikane se contenía para quedarse en su lugar y no salir corriendo para que la distancia que las separa fuera menor, creía que era imposible que la distancia de veinticinco metros, les tomara tanto tiempo. Relajándose a medida que Himeko y Mamoru estaban a escasos metros de de ella, respiró hondo y se le dibujó una risa nerviosa.

Galantemente, Aoba-san deja a Himeko al lado de su eterno amor, se miran por un breve momento y desvían su vista al frente. El sacerdote comienza con su discurso.

Chikane entra sigilosamente en la habitación, sin que Himeko note su presencia, ubicándose a su lado izquierdo para susurrarle al oído.

-¿No te aburres de ver el video todos los días, todas las veces que tienes tiempo?

- Eh!?- la mira asombrada y continúa con su respuesta- Jamás me aburriré de ver el “mejor de mis días”, además me sirve de compañía, cómo estás todo el día en la oficina y yo aún sin encontrar un nuevo trabajo, esto es lo mejor que puedo hacer.

- Lo siento, al acercarse el fin de año, estoy más ocupada, pero eso no implica que tienes que quedarte en la habitación.- Se sienta al lado de Himeko estrechando su cintura.

- Pero me gusta verlo, quiero grabar cada detalle de ese día, cada movimiento tuyo, cada palabra. También para hacer un intento por saber como planificaste la boda en tan sólo cinco días.- Su cabeza la apoya en el hombro derecho de Chikane

- Eso es un secreto- No le dio más explicaciones y observó las imágenes que se estaban desplegando en la pantalla.

Era la cúspide de la ceremonia, el instante en que todos serían testigos por fin del sello de su amor. Los anillos estaban encima de un cojín blanco por sobre el altar, el sacerdote pronuncia las siguientes palabras:

-Kurusugawa Himeko ¿Aceptas amar, respetar, permanecer al lado de Himemiya Chikane frente a cualquier adversidad que se presente hasta que la muerte las separe?

- Sí, acepto- Chikane desliza la banda de oro en el dedo anular de la mano izquierda

- Himemiya Chikane ¿Aceptas amar, respetar, permanecer al lado de Kurusugawa Himeko frente a cualquier adversidad que se presente hasta que la muerte las separe?

- Sí, acepto- Himeko repite la acción de Chikane

Con el poder que me confiere el dios, las declaro esposa y mujer, pueden besarse.

El beso fue casto, mientras que los invitados se paraban de sus asientos y aplaudían

Con el lanzamiento del ramo de Himeko, se dio por concluida la grabación, la recepción estaba almacenada en otro disco.

- Ya es hora que descansemos, mañana nuevamente tengo que madrugar- Dice Chikane mientras se coloca de pie, estirando su brazo derecho para ayudarla.

- Aún es temprano, ¿veamos las otras grabaciones? Quiero ver de nuevo el momento en que comienza el karaoke y escuchar las desafinaciones de Karin-chan.

- Eres mala, Himeko, te reíste de ella sin parar por más de cinco minutos, después de que terminó de cantar.

- ¿Cómo no reírme?, si le dije que no agarrara el micrófono, su estado no era el apropiado para hacerlo.

- Bueno, escuché tu advertencia, pero que siguieran grabando cuando se enredó con su vestido al dar la vuelta para mejorar su interpretación, creo que estuvo de más.

- Pero si ese fue el mejor momento, se lo recordaré por el resto de sus días, sobretodo su cara roja de vergüenza.

- ¿Supongo que después le enviaste la copia?

- Sip, Karin-chan pensaba que había sido su imaginación, también le sirve de respuesta del porqué le dolía su nariz. Y para que sea más moderada cuando vuelva a beber.

Chikane seguía encaminándose hasta su armario, para escoger su pijama y sus prendas íntimas, Himeko se quedó sentada al borde de la cama con la bandeja, terminando de beber su néctar de naranja.

- Vuelvo en diez minutos más, a menos que quieras acompañarme- Le guiña

- Por esta vez, te rechazaré, tengo que limpiar todo este desorden.- Le responde dando un vistazo a los pañuelos y a los envases de galletas que aún están tirados en el suelo.

- Cómo gustes- Chikane desaparece tras la puerta del baño.

Cuando Himeko vio que la figura de su esposa estaba fuera de su vista, comenzó con su labor de limpiar su pequeño desastre. Cogiendo cada uno de los pañuelos para meterlos en la papelera, siguió con los envases de galletas y por último la bandeja con el vaso, con restos del zumo anaranjado, que fue depositado sobre el escritorio, el día de mañana lo llevaría hasta la cocina personalmente, siempre y cuando Otoha-san, no se le adelantara. Echando un vistazo, recordó que aún el reproductor de DVD y la televisión estaban encendidos, agarró el control principal y los apagó. Ahora podía buscar su toalla, su pijama y darse un relajante ducha. Cuando oyó el clic de la puerta, se apresuró y en el encuentro con su Chikane-chan, robándole un inocente un beso.

La pareja Himemiya estaba inmersa en su universo de caricias sinfín, de abrazos cálidos y sintiendo que si el fin del mundo, estuviera próximo no se arrepentirían de este inconmensurable sentimiento. Qué nunca se saciarían de los besos, de la proximidad de sus cuerpos, de los sutiles alientos. Tal como sucedió el día de su encuentro y repetido en su vivienda y ahora en la mansión Himemiya.

Llevándose a Himeko en sus brazos, se esfuerza por abrir la habitación que tenía preparada para esta noche especial. Las gotas de lluvia golpeaban los ventanales, las cortinas estaban a ambos costados permitiendo ver la luz de los truenos que resonaban estruendosamente. En el suelo hay esparcidos pétalos de rosas, de varios colores; blancas, rojas, naranjas y amarillas. No había ningún espacio que las delicadas flores no cubrieran. Para completar la romántica escena, velas ubicadas en lugares estratégicos, no muy cerca de la cama, ni tan alejadas de ella, creaban una atmósfera de ensueño.

Soltándose del agarre de su protectora Chikane-chan. Himeko se deslumbra por el detalle que le tiene preparado y ella sin hacer nada en especial, no resiste su impulso de lanzarse nuevamente hacia la mujer que ama.

Con besos apasionados, hambrientos, las manos de ambas se movían con libertad, memorizando con sus dedos cada trozo de piel, en un anhelo de disfrutar y expresar los más profundos deseos de amor.

Pero esta noche es especial y Chikane recordó un detalle que aún faltaba hacerse presente, la música. Alejándose de Himeko, prendió la radio e inmediatamente una melodía sensual, invadió por completo el dormitorio.

Estando una vez más, una cerca de la otra, comenzaron a desnudarse lentamente, sin prisas y sacando el máximo placer de la otra, que no se acalló hasta que ambas se desplazaron hacia su verdadero santuario de deleite. Sin importar lo frío de la avanzada noche las dos amantes se entregaban una y otra vez al éxtasis.


Al amanecer del día siguiente, el cielo estaba gris, hay claros signos que el día que recién daba comienzo se avecinaría una tormenta. La alarma del reloj despertador, sonó, en un santiamén la mano de Chikane presionó el botón para detener el molesto ruido y evitar despertar a Himeko, pero al observarla, pareciera que no fue perturbada de su sueño, pues no había cambios en su dormir. Con un ligero beso en la frente, Chikane puede comenzar su nueva jornada laboral.

Diez minutos después

Chikane sale de la habitación y mirando a Himeko que aún seguía en la misma posición, durmiendo.

Después de beber su taza de café, algunas tostadas y jugo, sube nuevamente para despedirse de su amada esposa, qué está despierta y sentada apoyando su espalda en la cabecera de la cama. Chikane apresura su paso, sabe que el tiempo no está de su lado. Antes de darle el beso de los buenos días detecta unas inusuales bolsas debajo de los ojos amatistas de su pequeño ángel.

- ¿Te sientes bien Himeko?, no tienes buen aspecto, estás muy pálida- Le toca la frente para verificar si tiene fiebre.

- No muy bien, creo que anoche comí demasiados dulces, me pasa por golosa, y bueno también….

- Vayamos al médico entonces- Dice sorpresivamente.

- Exageras, Chikane-chan, tomando algún remedio que debes de tener en casa será suficiente, recuerda que ya es hora de que te vayas.

Chikane sin contradecir a Himeko, acepta su respuesta y mentalmente se recuerda que la acostumbrada llamada en la mañana se tiene que repetir al menos tres veces.

- Serás una buena esposa y tomaras la medicina para aliviar tu malestar, sin importar lo desagradable de su sabor, ¿Entendido?

- Sí mamá- Suelta una pequeña risa.

- Estoy hablando en serio Himeko- Le reprocha Chikane.

Suspira antes de contestar- Ay, Chikane-chan, no te coloques tan seria, si estoy bien, en la tarde cuando regreses, seré la misma de siempre- Le regala una de sus acostumbradas sonrisas que Chikane siempre la han hecho sentirse enamorada profundamente.

- Está bien entonces, no puedo prometer que volveré a casa temprano, el día de hoy tengo programadas varias reuniones, pero intentaré llegar para cenar contigo.

- Te he dicho que no tienes que preocuparte por eso, si en la tarde no llueve creo que saldré a pasear con Mako-chan o Karin-chan

- Eso será posible si te recuperas, sino puedes invitarlas a la casa.

- Creo que esa es una mejor idea, Chikane-chan- Himeko se lanza a los brazos de Chikane en un repentino movimiento, teniendo como resultado que Chikane caiga de espaldas a la cama.

- No me desagrada esta posición pero ya es tarde no puedo llegar retrasada.

- Sólo quedémonos así por un rato.- Suplicó Himeko, apoyando su cabeza en el pecho de su Chikane-chan, oyendo los latidos que tanto la relajan. Por su parte, Chikane cierra sus ojos y estrecha el abrazo.
Volver arriba Ir abajo
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   17/3/2009, 23:30

El malestar estaba durando más de lo normal, durante días, por las mañanas, despertaba con náuseas, algunas de sus comidas preferidas como la mermelada de fresas, las rechazaba y experimentaba un inusual cansancio, inexplicable porque aún Himeko está desempleada. Notando que los medicamentos que ingería para sus dolores de estómago, no remediaban los síntomas, creyó indispensable acudir al médico.

-Puedo ausentarme el día de mañana para acompañarte- Sugirió Chikane, mientras le acariciaba la larga cabellera rubia de su esposa.

- No quiero ser una molestia, sé toda la carga de trabajo que tienes por estos días, puedo ir sola, ya estoy grande- Himeko descansa su mano izquierda en el vientre de su princesa.

- ¿No eres una niña pequeña que necesita a su Chikane-chan?- Su tono de voz es juguetón

- No, ya tengo 23 años, puedo ir solita- Con la yema de su dedo índice dibuja círculos en la tela del camisón.

- ¡OH!, eso es una información valiosa….

- ¿En serio?- Himeko pregunta inocentemente

- Sí, se me ocurren algunas cosas que quiero experimentar….

- Ah, ¿de qué estamos hablando ahora Chikane-chan?- Mueve su cabeza para interceptar la mirada lasciva de su mujer.

- Si lo sabes, arruinarás mi sorpresa….

- ¿Y si es algo desagradable?

- No confías en mí, ¡OH Himeko me has apuñalado directo en mi corazón!- El tono utilizado fue de desdicha

- Confío plenamente en ti, lo sabes…

Sin más diálogos disparatados, Chikane comienza con una nueva noche de pasión, con nuevas incursiones amatorias.

Varios días más tarde

Por la tarde, después de entrevistas de trabajo, Himeko fue al laboratorio para retirar el resultado de sus exámenes, pero antes hizo una llamada a Karin-chan, pidiéndole que la acompañara, por una extraño presentimiento no quería acudir sola.

En la entrada del edificio estaba Marker Karin con su habitual semblante de despreocupación e inmersa en las melodías que emitía sus auriculares, sólo porque Himeko se colocó frente a ella, concentró su mirada hacia adelante.

- ¿En qué estás pensando, Karin-chan?, o la pregunta correcta, sería en ¿quién?

- ¿Ah?- Karin se desconcertó por las preguntas, en cierto grado, las palabras de Himeko eran verdaderas- En nada…. Sólo que me relajan estas canciones que me recomendaron y hacen que me desconecte de la realidad.

- Pues la persona que te las envió debe ser importante… quizás ¿tu novio?-

- No respondo, hago mi derecho de guardar silencio- Desvía su mirada hacia su Ipod para oprimir el botón stop. Sus mejillas estaban adornadas con un ligero color rojo.

- Creo que tengo razón, pero si no quieres comentar, lo acepto, pero ya lo sabré.

- Sí sí Himeko, serás la primera en saber que le ocurre a mi desastrosa vida amorosa- El tono que utilizó contenía sarcasmo, mezclado con ansías de aclarar los incipientes sentimientos que estaban aflorando en su vacío corazón.- Entremos, recuerda que por acompañarte, tienes que venir conmigo, necesito hacer varias compras.

- De acuerdo- Las dos cruzaron las puertas de vidrio para dirigirse hasta el ascensor, para llegar al quinto piso.

- Ahora qué lo recuerdo, ¿por qué elegimos el ascensor?, sé qué le tienes miedo, podríamos haber utilizados las escalas.- Himeko se burla de su amiga, al recordar todas las veces que evitó durante su viaje utilizarlo.

- ¡Qué no es miedo!, sólo que no me gusta la sensación cuando se detienen- El cuerpo rígido y la mirada concentrada en el número que le indica en que piso se encuentran, demostraban todo lo contrario.

-Como tú digas, Karin-chan.- Himeko detuvo sus burlas.

Mientras el ascensor sigue su curso, Karin recuerda la primera vez que había escuchado la voz de su amiga. Fue al segundo día después del sacrificio de Ame no Murakumo, ese día fue invitada a la mansión, entre controlar sus nervios por cumplir uno de sus anhelos, y descubrir el motivo del inesperado mensaje que recibió de Himeko, eligió sus mejores vestimentas.

Lo único que agradecía es que le enviaron un taxi hasta su departamento, un gesto inesperado, pero enormemente agradecido. El viaje se extendió por unos interminables treinta y cinco minutos, por culpa del tráfico a esas horas de la tarde.

Con su mano derecha temblorosa presiona el timbre y espera pacientemente a que las puertas de la gran reja de metal negra se abran para iniciar su camino hasta la mansión Himemiya. El trayecto fue recorrido en escasos cinco minutos, tiempo que fue aprovechado para observar los grandes árboles y la fastuosidad de la vivienda. Con un profundo suspiro, inhaló el aire necesario para inyectarse confianza y subir los escalones que la separaban de la puerta principal. Con pasos fuertes y decididos, acortó la distancia, pero al estirar su mano para golpear la puerta, sorpresivamente se abre, detrás de ella aparece la figura de su amiga Himeko.

Con un saludo formal, Karin ingresa por fin a la mansión, queda embobada por contemplar tan magnifica decoración que casi abre su boca para dar un grito de sorpresa.

- Buenas noches Karin-san- Saluda Chikane a la invitada.

- Buenas noches, Chikane-sama, gracias por su invitación- Después mira hasta dónde esta Himeko. Que tenía una mirada qué no podía descifrar.

- Hola Karin-chan-Dice Himeko usando sus manos y su voz al mismo tiempo.

- Bue…- Karin queda enmudecida, con su boca semiabierta, con la risita de Himeko, sale de su alelamiento.

- ¿Esa es tu voz Himeko?-

- No, es Chikane-chan practicando su ventriloquia- Soltó una risotada- Es mi voz.

- Es... que… bueno… solo… yo… ahhhh Himeko. Tu voz queda tan acorde con tu personalidad… que estoy ah. – Karin guardo silencio y fue a abrazar a su amiga.

En toda sus “conversaciones”, se imagino el timbre de voz que tenía Himeko, pero que algún día tuviera la oportunidad de conocerla, le demostraba que los lazos formados en el viaje nunca se romperían. Esa noche, también se entero de la boda


Los recuerdos de Karin desaparecieron cuando el ascensor se detuvo y las puertas se abrieron, saliendo primero que Himeko.

- ¿A dónde te tienen que entregar los resultados, Himeko?- Karin observa los letreros y números de las puertas.

- En ninguna de estas, tenemos que caminar hasta el final del pasillo, ahí está la ventanilla dónde entregan los resultados.

- Ahh, de acuerdo.- Responde simplemente Karin ante su absurda pregunta.

No había más personas rondando por el lugar, se fueron directamente para conversar con la enfermera que estaba sentada detrás del computador.

- Buenas Tardes, vengo a retirar unos resultados- Dijo Himeko apoyando sus brazos en el mesón

- A nombre de quién- Preguntó la enfermera sin desviar su mirada de la pantalla.

- Himemiya Himeko- Dijo nerviosamente, era la primera vez que mencionaba su nombre de mujer casada.

- Espere un momento- La enfermera tecleaba para buscar la información.

Karin se encontraba cerca de Himeko, permaneciendo en silencio.

- Aquí están- Clickeo sobre el botón imprimir e inmediatamente la impresora comenzó a funcionar.

- Aún no sé porque tuve que tomarme muestras de sangre, a más de alguien le habrá pasado lo mismo- Dijo Himeko, segundos antes que la enfermera guardara las hojas en un sobre.

- Al principio me sucedía lo mismo pero, después se va regularizando, pero si eres exacta con las fechas, es para preocuparse, bueno en tu caso, deben ser los nervios, no lo sé.-Karin sabía que su pensamiento era incorrecto, es mas, imposible, por eso detuvo sus palabras.

- Aquí están señorita- La enfermera le entrega el sobre sellado.

- Gracias- Himeko no corrigió a la enfermera.

Himeko y Karin caminaron hasta la fila de asientos que estaban en el costado derecho.

- Y bien que dicen, ¿que estás loca?, ¿qué no tienes remedio?, ¿qué te vas a morir en tres meses más?- Karin soltaba una sarta de tonterías, tenía que desquitarse por las bromas del ascensor y para aliviar el ambiente.

Himeko no le respondía, su mente se quedó en blanco, tuvo que leer varias veces la frase al final del informe.

- Himeko, me asustas, ¿tan grave es lo que tienes?- Karin observaba la angustia de su amiga, si conocía lo que tenía la podía ayudar, pero de la boca de Himeko no salía ningún sonido

- Himeko, Himeko, Himeko- Karin le hablaba con desesperación, pero ella no respondía y dejó caer el papel. La antigua compañera de viaje recogió la hoja para saber que era la terrible información que el papel contenía.

Su reacción fue la misma, o quizás peor.

- Es imposible, hay un error, tienes que hacerte nuevos exámenes o tienes que asegurarte con un test.

- ¿Test?, ¿para qué? es innecesario, hay un error nada más, no puedo estar….- Se llevó las manos a la cara.

- No puedes quedarte con la duda, hazlo hoy día, si quieres te acompaño a comprarlo y espero el resultado en tu hogar o si prefieres en mi apartamento.

- ¡Te dije que hay un error, no me digas lo que tengo que hacer!- Gritó Himeko.

Karin se asustó con la repentina reacción, en ese instante su amiga comenzó a llorar. Karin toma de los hombros a Himeko para abrazarla y que se desahogara por la insospechada información

- Te sientes mejor, Himeko- Karin le susurró

- Un poco, ¿me puedes acompañar a casa?, no quiero estar sola- Peguntó Himeko con tono suplicante

- Pero…

- Sí… lo sé…. antes tenemos que comprar el infame test.

Las dos se pusieron de pie y caminaron lentamente hasta el ascensor en absoluto silencio.
Volver arriba Ir abajo
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   17/3/2009, 23:31

En el dormitorio de Himeko

- Recuerda, toma el tiempo que requieras, estaré esperando aquí, si quieres puedes llamarme.

Himeko asintió con al cabeza y fue hasta la sala de baño. Karin de lo nerviosa que estaba en esos momentos prefirió mantenerse de pie y hallar una respuesta para la situación que afronta Himeko. De repente comenzó a caminar en círculo, esta acción solo la hacía cuando estaba sumamente nerviosa y no encontraba la salida a sus interrogantes, detiene su andar cuando oye el clic del baño.

Los ojos amatistas de Himeko habían perdido su característico brillo, las lágrimas aún ruedan por sus mejillas y en su mano derecha sostiene la prueba, con el resultado que ambas conocen.

Casi corriendo, Karin abraza fuertemente a Himeko, antes que se desmaye, pero su ausencia de fuerza al corroborar los resultados de los exámenes, las dos terminan en el suelo, cayendo de rodillas. Himeko llora angustiosamente, mientras que Karin lo hace en silencio.

Minutos después

Reuniendo fuerzas de la nada, Karin carga entre sus brazos a Himeko para que descanse, al liberar toda su tensión, Himeko se ha quedado dormida.

Suavemente deja a su amiga en medio de la mullida cama, arropándola con una manta vuelve hasta donde está el test y lo deja encima de la mesa de noche de su amiga, le da un último vistazo y se retira de la habitación. Fuera de ella observa su reloj de pulsera.

- ¡Es tarde!- Se dijo y camino hasta la puerta principal, antes de eso, se aseguró de avisar a una de las empleadas de su retirada y le informó que no importunaran el descanso de Himeko. La empleada asintió, siguiendo con sus labores y Karin salió de la mansión.

Chikane está feliz, llega a casa más temprano que otros días, tan concentrada iba manejando que no observó a la figura femenina que abandona su propiedad, no detuvo su auto para saludarla porque la puerta se abrió instantáneamente. El día de hoy ha sido perfecto, los problemas empresariales se resolvieron sin ningún inconveniente, no ha sido necesario despedir a ninguno de sus trabajadores, de ninguna de sus fábricas y junto con la mesa directiva han planificado nuevas estrategias para ingresar al mercado americano. En resumen, sólo ansiaba abrazar a su esposa y ver la dulce sonrisa, todo lo que necesita para vivir cada día.

Estacionando su auto en el garaje, saca su portafolios y su abrigo y rápidamente camina hasta la entrada, dentro de su hogar deja sus pertenencias en un su despacho, apresuradamente sube las escalas, imaginándose que su Himeko estaría viendo uno de los videos del matrimonio, pero al ingresar al dormitorio su pensamiento fue equivocado, está oscuro y aprieta el interruptor para iluminarla. Para su sorpresa Himeko está en la cama durmiendo.

- ¿Todavía tiene malestares?, pero hoy tenía que retirar los resultados de las pruebas, ¿han arrojado alguna enfermedad grave?- Se preguntaba, para salir de su angustia camina apresuradamente.

-Himeko, despierta, estoy en casa- Dice dulcemente, rozando con su mano derecha una de las mejillas de su ángel.

Con reticencia Himeko abre sus ojos hinchados, ahora la preocupación de Chikane crecía aún más.

- Hola Chikane-chan- Su voz es temblorosa- Llegas temprano.- No puede mirarla a los ojos.

- Llegué una hora antes, estaba preocupada por ti, ¿Cómo te fue?, ¿sabes lo que tienes?- Con sus manos sostiene las de Himeko.

Himeko permanece en silencio.

- Por favor dime, estoy comenzando asustarme.

Himeko no puede formar ninguna frase en su mente, no sabe como afrontar la reacción de Chikane, cuando le dé la noticia.

- Puedes decirme lo que sea, estoy aquí, puedes contar con mi apoyo, haré todo lo que pueda, todo lo que este al alcance de mi mano y si es posible mucho más allá de ellas.

Un nudo en la garganta de formó en Himeko, ahora era imposible comunicar la fatal noticia. Optó por levantarse de la cama para buscar el papel. Con sus manos temblorosas le acerca el sobre a Chikane, quién permanece sentada en la cama.

- Es más conveniente que lo leas, Chikane-chan- La mirada de Himeko permanece fija en sus pies.

Con impaciencia abre el sobre y retira las hojas, revisando los niveles de:

Hematocrito: 41.3%
Glóbulos Rojos: 4079 MILL
Glóbulos Blancos: 7000 MM3

Gonadotropina coriónica humana (GCH) 150 mUI/mL.

Confirmación de embarazo: Positivo

Chikane no daba crédito a las letras impresas al final de la hoja, pero las leyó una y otra vez. Finalmente comprendió que había un error, era imposible que aquella hormona este presente en el cuerpo de su esposa.

Himeko permanece inmóvil, esperando la reacción de Chikane.

- Increíble que no se pueda confiar en un laboratorio, siendo que tiene prestigio a nivel nacional- Chikane habló pausadamente- Buscaré otro, este error no puedo dejarlo pasar por alto. Tenemos que saber la razón de tus síntomas los últimos días, mañana te acompaño para las nuevas tomas de sangre y…

- No es necesario Chikane-chan, el informe es correcto, ya lo confirme.

- ¿Qué lo confirmaste? Explícate mejor.- Chikane aún está sentada en la cama.

Himeko busca donde puede estar el test, en el suelo no está, en la cama tampoco, entonces su mirada se concentra en su mesa de noche.

Camina con paso lento y se lo entrega a Chikane. Observando el símbolo positivo (+), lo aprieta fuertemente por unos segundos y lo lanza lejos, casi rozando la mejilla derecha de Himeko. La cara de Chikane está envuelta en un ira nunca antes vista y el miedo se apodera de Himeko, la brillantez de los ojos zafiros, están ennegrecidos, un anticipo de la normal reacción que se puede tener en casos como éstos.

- ¿CON QUIÉN ME ENGAÑASTE?- De un brinco se coloca frente a Himeko y sus manos apretujan los hombros de su esposa, clavándole las uñas.

- Con nadie- Las dos palabras que no contestan la pregunta, salieron atropelladamente de la boca de Himeko.

- ¿CREES QUE SOY TONTA, HIMEKO?- El fuerte sentimiento de rabia lucha con todas las fuerzas para hacerse presente y demostrar lo que el corazón engañado de Chikane está sintiendo.

- No- Susurra con miedo, las lágrimas se resisten a salir.

- ¡RESPONDE CON LA VERDAD!, DIME EL NOMBRE DEL MALDITO QUE SE APROVECHÓ DE TI. No me equivoque, me corrijo, DIME POR QUÉ LO HICISTE… ¿por reproche? – Chikane resistía con todas sus fuerzas golpearla

-No eres capaz de comprender que jamás te engañaría, sino lo hice antes, ¿por qué hacerlo ahora que somos felices? Tú fuiste la única que ha estado con un hombre, ¿cómo lo puedo haber echo yo?

- Por la misma razón que me has dado, aún no me perdonas por mi cobardía ¿cierto? y no saber con quien te metiste…. Te convierte en una p…

- No te atrevas a decirlo, porque no es verdad… - Alzó sus manos para cubrirse la cara y contener el sollozo.

- No utilices como recurso el llanto, con eso no remediaras nada, sólo quiero saber ¿con quién lo hiciste?, ¿quién es el padre del bebé? - De la ira, Chikane lentamente pasó a la tristeza y soltó a Himeko.

Ninguna de las dos se movían del lugar donde estaban, ninguna se atrevía a realizar el primer movimiento. Chikane inmersa en un mar de conjeturas, imaginándose a su Himeko, teniendo sexo con otra persona que no fuera ella, le revolvía el estomago, pero una idea nació en su mente.

- Ya sé quién fue el desgraciado - Dice con un tono sombrío.

- … - Himeko permanece en silencio.

- Tu amigo- Lo dice entre dientes

- ¿Mamoru-kun?, Imposible…

- No del todo, reflexionando seriamente, el día de la boda, ¿recuerdas cuándo te equivocaste de copa y bebiste vino?

- Sí…

- Te mareaste y por suerte la mayoría de los invitados ya se habían ido, pero quedaban dos personas, Karin-san y él. Entonces le pedí que te llevara dentro de la casa, para mí era imposible llevarte por la distancia y él amablemente te ayudó.

- Y...

- El tiempo que gastó en regresar, creo que fue más de lo normal, así que…

- Chikane-chan, eso es absurdo, él es mi amigo, nunca sería capaz de aprovecharse de mí y menos el día de nuestra boda…

- Es la única respuesta coherente a este problema… y la partenogénesis… tampoco es una opción.- Pretendió esbozar una sonrisa en sus labios, por la irracional broma.

- Y… ¿qué haremos?- Pregunta tímidamente, buscando la mirada de Chikane que la había evadido durante toda la conversación.

Chikane suspira antes de contestar.- Ahora, sólo descansa, es lo único que puedes hacer, por mi parte…- Se levantó de la cama, retiró la manta y se la llevó consigo.- Necesito pensar- Salió de la habitación dejando sola a Himeko.

Esa noche ninguna de las dos pudo cerrar los ojos, miles de pensamientos atormentaban sus mentes y corazones, Himeko de ningún modo creyó experimentar el gozo de convertirse en madre, jamás en ninguna de las innumerables conversaciones con Chikane-chan, el tema fue abordado, la presencia de niños en la mansión era algo imposible, sólo bastaría la compañía de la otra, pero ahora, todo ha cambiado, la felicidad era una sensación que siempre se esfumaba de sus vidas, tan rápido como se evaporan las gotas de rocío cuando amanece. Sólo imploraba para que Chikane no la abandonara o le pidiera que finalizara con la chispa de vida que lleva en su vientre.

Chikane lloraba amargamente en el despacho, se sentía devastada, engañada, desorientada, confundida, pero el sentimiento de ira iba despareciendo a medida que la noche seguía su curso. El amor es más fuerte que todos los sentimientos negativos que estaba experimentando, pero la duda le carcomían las extrañas. No sabe como actuar, una noche no sería suficiente, para esclarecer su perturbada mente.

Fue así como decidió alejarse de Himeko por unos días, necesitaba analizar la situación en frío, sabía si permanecía cerca de ella, podría tomar una decisión precipitada, conocía su temperamento, sabía que podía llegar al extremo de abandonarla y dejarla a su suerte, por eso unos días de reflexión bastarían para remediar el asunto.
Volver arriba Ir abajo
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   17/3/2009, 23:33

Diez días después

Con la compañía constante de Karin, Himeko soportó los días de soledad, sin que en ningún momento, se preguntase si el abandono de Chikane-chan sería definitivo. También comenzó con los cuidados por recomendación de su amiga, porque ya lo había decidido, la vida que acoge su vientre es lo que más le importa en estos momentos.

- ¿Estás bien Himeko?- Pregunta Karin desde el otro lado de la puerta.

-…-

Golpea una vez más la puerta del baño

- Sí- Se oye la voz de Himeko débilmente. Las náuseas aún no la abandonan.

Con paciencia, Karin vuelve a sentarse encima de la cama, agarra el libro que comenzó a leer el día que se enteró del embarazo de Himeko.

Desviando su vista observa el rostro demacrado de su amiga, sabe que son por los síntomas de su estado de gravidez, pero también reconoce el dolor que se refleja en la mirada amatista, por la falta de comunicación con Chikane-sama.

- ¿Quieres dormir?- Preguntó mientras dejaba el libro encima del escritorio y se acercaba a su amiga.

- No, sólo me recostaré un rato.- La voz salía pesadamente del interior de Himeko.

- ¿Prefieres que me vaya? o ¿qué me quede contigo un rato más?- La cubría con una manta

- Te puedes quedar, si quieres, pero no tengo ánimos de conversar- Descansó su cabeza en la almohada.

- Pues me quedaré- Respondió con sensatez, algo le decía que tenía que proteger a Himeko mientras la presencia de Chikane estuviera ausente.

Retomando su lectura, Karin aproxima su silla hasta la cabecera de la cama, con la posibilidad de vigilar el descanso de Himeko

La tarde avanzaba lentamente, pero el ruido de la puerta cambiaría la desdicha de Himeko.

Con un largo abrigo negro y una bufanda rodeando el cuello de la dueña de la mansión Himemiya, ingresa con pasos decididos y un extraño semblante de alegría la ilumina, contrastando con el oscuro gris del cielo. Karin reacciona rápidamente, colocándose de pie para saludar a Chilkane-sama. Después de los saludos formales, Chikane le pide amablemente que la deje a solas con su esposa, con una reverencia Marker Karin, se retira de la habitación.

Despojándose del abrigo, Chikane se acerca hasta la cama para observar el dulce dormir de Himeko, acaricia sus mejillas y besa con ternura su frente. Parpadeando tres veces, los ojos amatistas observan a la figura delante de ella, creyendo que es un sueño estira su mano derecha para alcanzar la mano de su amor predestinado, con el suave contacto, descubre que en realidad, su Chikane-chan, está con ella.

-Chikane-chan….-

- ¿Si?

- ¿Por qué estas aquí?…

- Porque es aquí donde pertenezco y no volveré a abandonarte, ahora que conozco la verdad-

- ¿La verdad?

- Si, ya sé porque estás embarazada…

- ¿En serio?- La mirada de Himeko se ilumina.

- Lo supe hace dos días, a través de una extraña visita…

- ¿Visita?-

- Recuerdas a una de las diosas que hemos visto en dos oportunidades…

- Sí…

- Verás, ella me comunicó la verdad oculta detrás de tu embarazo.

En el la habitación 1934, del Sunlite Hotel, Himemiya Chikane presiona teclas al azar sobre su laptop, en un intento por olvidar sus preocupaciones, pero una vez más se equivocó, toda su concentración ha desaparecido y sólo el pensamiento del engaño de Himeko invadía constantemente sus reflexiones. Sin otros medios para distraerse, lo apaga y se levanta de la silla para ducharse e intentar dormir, aunque sea por unas insuficientes tres horas.

De vuelta, a punto de agarrar las sábanas de la cama, las luces se apagan y un brillo plateado aparece delante de ella, como ha ocurrido en ocasiones anteriores y casi se ha convertido en costumbre, Chikane, deduce quien es el ser celestial que produce este fenómeno tan extraño.

- Amaterasu-sama, ¿a qué debo su visita, serán malas noticias?- Permanece de pie junto a su cama.

- Estás haciendo conjeturas adelantadas, Chikane, en esta oportunidad me corresponde ser la encargada de traer buenas nuevas- Su tono de voz es el mismo que ha utilizado en sus visitas anteriores, sólo que ahora ha descendido sola a la Tierra.

- ¿Y su hermana?- Chikane no estaba de humor para esta visita especial.

- Tiene algunos asuntos pendientes, además de que aún esta triste por el sacrificio de Ame no Murakumo, por eso no quería arruinar la buena noticia que te traigo con su cara de tristeza.

- ¿Buena noticia?, perdone pero en estos momentos no hay ninguna noticia que la reciba con felicidad, no estoy de humor, tengo que meditar un importante asunto.

- Lo sé, por eso he venido a prestar mi ayuda, no, mejor dicho, a esclarecer el mal entendido que tienes con Himeko.

- Eso no es un asunto en que usted deba entrometerse, perdón por mi rudeza, pero este asunto es completamente terrenal, nada de fantasioso, porque supongo que ya nadie más se interpondrá en nuestras vidas, eso fue lo que nos dijo Konemi antes de morir.

- Tienes toda la razón en tus palabras, es por eso que he venido a disculparme, mas bien dicho, a explicar mi regalo de bodas.

- ¿Su regalo?.... no entiendo- Frunce el ceño en señal de incomprensión

- Estamos cumpliendo la promesa de Ame no Murakumo, el día que la llevamos de vuelta a Izumo, nosotras la seguimos observando a través del espejo plateado.

- Espere, ¿nos ha estado espiando, todos los días?

- Espiar, es una fea palabra, solamente mirar, durante el día y por algunos minutos, por eso supimos de su boda, por lo que te felicito y a raíz de ella, se nos ocurrió un presente para ustedes.

- Puede ser más directa, por favor- Ya estaba irritada con tanta palabrería de la diosa del Sol.

- Himeko nunca te engaño, ella no ha estado con ningún hombre, su embarazo es producto de la petición que le hicimos, mi hermana y yo, a la diosa de la fertilidad Ama no Uzume.

-…- No tiene palabras para responder a la explicación de Amaterasu-sama, pero las imágenes de la fuerte discusión que tuvo con su esposa, afloran en su mente.

- Chikane, ¿ocurre algo malo?- La diosa intenta acercarse a la antigua sacerdotisa.

- No, por el contrario, pero me hacen sentir lo peor de este mundo, cómo fui capaz de dudar de Himeko.

- Es comprensible, quien en este mundo lo creería que dos mujeres se conviertan en madres por medio de un regalo de los dioses.

- Y ¿por qué Himeko y no yo?-

- Por la estrecha relación que mantuvo con Konemi, la vimos más maternal que tú, pero eso no quiere decir que no la tengas, fuiste muy generosa en aceptarla en tu casa y enseñarle, además sé de la carga de trabajo, sería inconveniente que tú llevarás este obsequio.

Chikane no sabe si abrazarla o agradecerle de rodillas, pero ninguna de esas acciones se lleva a cabo, fue la diosa del sol que estrecha entre sus brazos a Chikane y sintiendo una calidez extremadamente tranquilizadora, las lágrimas brotaron sin control.

Himeko también lloraba en silencio pero descansa en el abrazo protector de su amada princesa, toda la tensión de estos días al fin se dan por terminados y nuevamente la felicidad vuelve.

- Así que, Himemiya Himeko, desde hoy tendrás que cuidarte, quiero que nuestra hija crezca sana y fuerte.

- ¿Hija?- Himeko se limpiaba con una de las mangas de su sweter sus lágrimas.

- Sí, una hija, me costó varios minutos extraer esa información, pero lo logré, además ya tenemos que comenzar a comprarle lo necesario y ambientar su dormitorio.

- Pero es muy pronto, Chikane-chan- Los ojos amatistas recuperan su inconfundible brillo, le regala una amplia sonrisa.

- No lo creas, el tiempo volará, literalmente, y no nos daremos cuenta cuando sea Agosto.

Himeko queda pensativa por varios segundos.

- ¿En qué piensas?- Chikane le acaricia la cabeza

- En el nombre…

- Espera, ¿no me digas que lo inventaras nuevamente?

- No, es muy difícil, además sabes bien que la combinación ya le perteneció a alguien especial.

- Exacto, pero puedes intentar de nuevo…

- Por ahora no…

- ¿Porque no?..

- Porque…

Himeko no alcanzó a explicarle que tenía que correr raudamente al baño, por las nauseas.

Después de aquella conversación los cuidados de Chikane hacia Himeko se hicieron más extremos, casi no le permitía hacer nada, y las llamadas sobrepasaban la media decena. Incluso en los días de fiestas de fin de año, los paseos a los centros comerciales no duraban más allá de un par de horas.

- Chikane-chan, te lo he repetido un montón de veces, no estoy enferma, no tienes que darme tantos cuidados.

- Pero es mi deber cuidarla a ambas, incluso si me lo dices seré más sobre protectora.- Su tono de voz era extremadamente cariñoso. Con esas palabras no tenía nada más que argumentar.

Los regalos esta vez fueron exclusivamente para Himeko, todo tipo de ropa maternal, regalos para la pequeña y gran cantidad de muñecos de felpa.

Y como lo había pronosticado Chikane, el tiempo para la llegada de su hija, estaba próxima solo restaban cinco semanas. Con el típico calor de mediados de Julio, Himeko permanecía recostada en una de las sillas en el jardín bajo la sombra del gran árbol, teniendo cerca la compañía de su esposa, para refrescarse un gran vaso de agua.

- ¿El día de hoy me vas a grabar?- Himeko se había acostumbrado a la presencia de la cámara desde el día en que su vientre fue más abultado.

- Sí, pero cuando estemos dentro de casa, sólo quiero disfrutar de la suave brisa.- Y tomadas de la mano cerraron sus ojos por unos instantes.

Después de su descanso de la tarde, fueron directo hasta su habitación del primer piso, Chikane ordenó mudar todos sus objetos personales y de su Himeko, a partir del sexto mes.

- ¿Quieres que te ayude?- Observa el intento de Himeko por deshacer el nudo de sus sandalias.

- Por favor- Chikane, gentilmente le retira el calzado a Himeko, mirando con detención sus hinchados pies.

- Ahora, ponte de pie para ayudarte con el vestido- Al rozar el vientre de Himeko, una vez más siente la patada de su hija.

- Esta vez si que dolió- Expresó Himeko con notorio dolor en su rostro

Chikane acerca sus labios para hablarle a su hija nonata.

- Sé buena niña, no golpees tan fuerte a Himeko-mamá, sé paciente- Le decía mientras acariciaba su vientre.

- Siempre te hace más caso a tí que a mí- Dice con resignación, recordando las innumerables veces en que su hija no la dejaba dormir, sólo las palabras de Chikane lograban tranquilizarla.

Con la última prenda fuera del cuerpo de Himeko, se desliza en la tina caliente, acompañada por su preocupada esposa.
Volver arriba Ir abajo
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   17/3/2009, 23:34

Tres semanas después

- Respira tranquila Himeko, en cinco minutos más llegaremos

Himeko no le contesta y aguanta el dolor que le está produciendo las contracciones.

Al fin llegan a los estacionamientos de la clínica e inmediatamente, Chikane va en búsqueda de una silla de ruedas para llevarla hasta el piso de maternidad. Estando en su cuarto mantienen sus manos fuertemente enlazadas. El dolor no disminuye las contracciones son más regulares y menos espaciadas. Una enfermera entra, para verificar los signos, y sólo emite un pequeño comentario.

- Es hora que vaya a la sala de partos, en dos minutos más vendrán a llevársela.

El equipo de profesionales ya está preparado para el nacimiento de la hija de una de las empresarias más joven y exitosa de la ciudad, casada con una desconocida pero bella mujer, ninguno de los medios de prensa, han descubierto este gran acontecimiento, todo gracias por las influencias de Chikane y también ayuda que la clínica pertenezca a la división corporativa de la familia Usui.

La mano derecha de Himeko, aprieta fuertemente las de Chikane, para aliviar la tensión y el dolor que le producen las contracciones.

Con sudor corriendo en su frente y respiraciones rasgadas, Himeko valientemente se esfuerza por dar los últimos pujos, con la asistencia del ginecólogo, al fin el pequeño cuerpo de la hija de estas antiguas sacerdotisas que han salvado a este mundo en cada una de sus reencarnaciones, está fuera del cuerpo de Himeko con su fuerte llanto, tanto de los ojos amatistas como zafiros las lágrimas se deslizan sin control, sintiendo el máximo gozo, al verla directamente a los ojos, pero aún quedaba una pequeña sorpresa.

- Siga pujando- Ordena el médico, Himeko continua con sus labores de parto.

La diosa del Sol, en su encuentro con Chikane no le reveló por completo su regalo, solo le dijo que tendría una hija, no gemelas, también ayudo que en todos estos meses de gestación nunca se hizo una ecografía. Con el segundo llanto, la alegría se desbordaba por toda la sala.

En la habitación 4534

Con su cuerpo cansado por el último esfuerzo que hizo para su segunda hija, Himemiya Himeko, duerme apaciblemente, mientras su esposa, entra en la habitación después de verificar las primeras pruebas que fueron sometidas sus hijas y de la conversación que mantuvo con el médico, averiguando la hora en que las pequeñas estarían con ellas.

Con suaves caricias en la cabellera dorada de Himeko, Chikane está absorta en sus pensamientos, en la treta de la diosa, ocultando la preciada información.

- Creo que con estos dioses no hay forma que ganemos, ne, Himeko- Susurra cerca de su oído derecho.

Media hora después

La enferma en turno trajo en cunas especiales, a las gemelas Himemiya, sólo una de ellas tenía nombre. Con precaución abre la puerta e ingresa en la habitación privada, con una reverencia saluda a la mujer de azulada cabellera, dejando a las niñas cerca de ella y se retira sin hacer ningún comentario.

Soltando la mano de su pequeño ángel, observa con cuidado a las niñas, los rasgos decían que eran muy distintas entre sí, los cabellos de una de ellas eran idénticos al de su rubia madre, en tanto la otra niña, presentaba oscuros cabellos con tonalidad azulada, los ojos también eran de diferentes colores. Cuando las miró por primera vez, sospechó que serían sus copias, pero se equivocó. La niña de rubios cabellos, tenía el iris de color azul o zafiro, como ella y su gemela el iris violeta o amatista, tal como su amada Himeko.

Con sus manos acaricia a cada una y una sonrisa rebosante de alegría se dibuja en ella, no creyendo aún en este regalo divino. Cargando a una de ellas, se acerca a la cama en el momento en que Himeko despierta de su sueño. Sin decir palabras se la entrega dándole un beso en la mejilla. Rápidamente va en busca de su otra hija. Con las gemelas en cada uno de los brazos de Himeko, las pequeñas despiertan.

- Viste, Chikane-chan, son como nosotras pero no lo son- Sonríe por su comentario

- Las vi, es una mezcla perfecta de nuestros rasgos repartidos en estas niñas, ¿me pregunto cómo serán sus personalidades?

- Es muy pronto para averiguarlo, recuerda que tenemos que arreglar un pequeño problema.

- Lo sé, el nombre de la otra niña.

- Con lo difícil que fue escogerlo…

- Sí, pero esta vez deja el asunto en mis manos.

- No me digas que lo tienes resuelto, Chikane-chan.

- Más o menos…

- No me des respuestas vagas, dímelo ahora por favor.- Himeko utiliza su mirada de un pequeño cachorro desvalido.

- Está bien, pero deja de utilizar tu “arma secreta” – Le pellizca la nariz

Rememorando la tarde en que discutieron el nombre de su hija, tenían dos opciones, cada una había elegido un nombre y Chikane sin contrariar a su esposa, dejo que nombrara a la pequeña con el nombre de Hitomi. Y el otro quedó olvidado en la mente de Chikane.

- Pero…. ¿a cuál de ellas nombramos por el nombre que escogiste Himeko?- Observa a las niñas que miran con curiosidad.

- Etto… - Himeko las observa detenidamente- A la niña de cabellos dorados se llamará Himemiya Hitomi

- Entonces, la niña de tu derecha, será Himemiya Chiaki

- ¿Te parece bien, Chikane-chan? – Ahora su mirada se centra en la cara de su esposa.

- Perfecto y – observa a las niñas que sonríen- al parecer, ellas están conformes con sus nombres.

Y los días en la clínica terminaron, ahora las recientes madres retornan a su mansión con la satisfacción de tener dos hijas sanas y hermosas, con la absoluta seguridad que crecerán llenas de amor y cobijadas bajo la túnica de un inmortal amor.
Volver arriba Ir abajo
Moon-Lobita
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 22
Localización : Yurilandia! yay!
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   27/3/2009, 02:10

uaaahh realmente esto rebaso las barreras de todo lo existente...hermoso como ver que ahora son madres..un inmortal amor con desendientes





A sleepless velvet moon..
Adorns our secret room...
the two of us are alone.i quietly lock the door..
let's dance and succumb ourselves to this mischievous moment...
like a candle lit by a gentle flame..
aahh..i will make you melt..
pledge me your eternity..
ooh...this sweet scent is driving me crazy..
please let it embrace me right now.
Volver arriba Ir abajo
miyuki325
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : lima_ peru
Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 06/04/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   17/4/2009, 17:21

::empacho:: huauuuuuuuuuu
no me esperaba este capitulo
esta muy lindo
realmente tierno ,
rebasa todas las expectativas
::uiuiui:: muy llindooooooooooo :shock:
Volver arriba Ir abajo
himeko1999
Dangerous and Moving
Dangerous and Moving
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Ni puta idea c:
Cantidad de envíos : 310
Fecha de inscripción : 10/07/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   15/7/2009, 23:51

kia que buen fan fic el que esperaba b uen a historia
yo igual pienso hacer uno de knm pero como con mas trama shonen
lo llamare kannazuki no miko RE-WAR
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   17/7/2009, 15:59

La verdad Buenisimo!! No lo puedo describir solo con palabras!!!
Lo he estado siguiendo desde el principio y me encanto!!
Mereces el premio a la mejor escritora del año!!! X3
Realmente increible, y me gusto mucho la cancion que escribiste y lo bien que quedo con la musica de chikane-theme de fondo!!!
TE FELICITO!!!
Volver arriba Ir abajo
PiaaPollo
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 23
Localización : XD
Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 19/11/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   5/2/2010, 21:03

hermoso *O*
Volver arriba Ir abajo
monitochan
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 23
Localización : mexico
Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 27/02/2010

MensajeTema: Re: Consecuencias   1/3/2010, 21:34

wow eres increible espero leer mas fics tuyos, me encanto
Volver arriba Ir abajo
RMS3
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Venezuela
Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 29/07/2010

MensajeTema: Re: Consecuencias   30/7/2010, 14:49

fue pues no tengo palabras para decir lo bueno que estibo
Volver arriba Ir abajo
Wiiz
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : venezuela/caracas
Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 12/08/2010

MensajeTema: Re: Consecuencias   13/8/2010, 19:49

hermoso *-* ! me ENCANTOOO! D: ! has otra historiaaa , adoro leer tus fics xD te felicito nuevamente
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/WiizNoto
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   18/8/2010, 18:00

Ahm pues muchas gracias a todas, sus comentarios son una fuente importante de inspiración..

Muchas gracias por leer, pero sobre todo por comentar
Volver arriba Ir abajo
Wiiz
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : venezuela/caracas
Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 12/08/2010

MensajeTema: Re: Consecuencias   18/8/2010, 23:37

de nada, y mientras sigas escribiendo fics asi al menos cuenta conmigo de que los leere TODOS D:
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/WiizNoto
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   20/8/2010, 19:41

Opino igual que Wiiz!! XD
Yo tambien los leere todos, porque me encanta como redactas tus historias!!
Eres una gran escritora!! n_n
Volver arriba Ir abajo
Wiiz
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : venezuela/caracas
Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 12/08/2010

MensajeTema: Re: Consecuencias   20/8/2010, 22:34

UHU! opinan igual qe yo :D ! alianza para qe hagas otro fic $: xD
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/WiizNoto
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   21/8/2010, 09:17

Jajaja!!! ^^
Si, obvio... hagamos una alianza! XDDDDDD
Volver arriba Ir abajo
Wiiz
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : venezuela/caracas
Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 12/08/2010

MensajeTema: Re: Consecuencias   21/8/2010, 09:37

xD ! siganme los buenos ! ;D ! oqno.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/WiizNoto
Hotaka
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : ][Phobos][
Cantidad de envíos : 103
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Consecuencias   21/8/2010, 16:07

Ahm pues bueno en otra página tengo mas fanfics, es fácil llegar a ellos 8)..
una pista... amor-yaoi ...



lalalalalalala
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Consecuencias   21/8/2010, 19:46

Jajaja!! Gracias por la pista Hotaka!! ^^
Ya mismo voy a buscar tus otros fics!! XD
Luego te comento que me parecieron, aunque seguro estan geniales, como todo lo que escribes!! n_n
Volver arriba Ir abajo
Saki.
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 20
Localización : En mi casa
Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 23/01/2011

MensajeTema: Re: Consecuencias   24/1/2011, 17:06

me encanto asdf
realmente escriber muy bien
buenu ..buscare tus otros fics x'D
jane! :3
Volver arriba Ir abajo
Saeko-chan
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este mundo..
Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 12/02/2012

MensajeTema: Re: Consecuencias   12/2/2012, 23:35

:O jejeje crei que no lo habia leido D: taba terrible emocionada jejeje pero si lo habia leido T-T encerio eres tan genial... cuando me entere de epilogo D: dije waaaaaaaaaa tengo que leerlo jejeje xD pues la verdad el fan fic lo lei en otro foro, es genial :D tu fan fic... me despido! chau
Volver arriba Ir abajo
rukiashinigami
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : Argentina
Cantidad de envíos : 14
Fecha de inscripción : 14/08/2012

MensajeTema: Re: Consecuencias   18/8/2012, 00:15

genial, hermoso,lindo me gusto tu Fan Fics !! sigue asi ^^
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Consecuencias   

Volver arriba Ir abajo
 
Consecuencias
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics 18+ :: 18+ :: Kannazuki no miko-
Cambiar a: