Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 All About Us por monamayfair [completa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:04

All About Us


LA MOTOCICLISTA

La noche era completamente despejada, “perfecta para una fiesta”, pensó una muchacha que se dirigía hacia uno de los barrios mas elegantes de Moscú; conducía una flamante Ducati Multistrada Negra e iba vestida completamente de negro de pies a cabeza; volvió a girar y tuvo que frenar bruscamente para no irse a incrustar de lleno con un Boxter blanco que sin fijarse había dado vuelta.

“Otra niña rica”, pensó mientras se ponía en marcha nuevamente hacia su destino, acelero a fondo dejando atrás el auto, volvió a doblar a la derecha y desapareció entre las pequeñas calles que la llevarían a su destino.

La motociclista se detuvo frente a un palacete antiguo, “Vaya aun hay personas que viven como en la época de los zares”; el pequeño palacio era de piedra gris, se levantaba sobrio y calmado entre aquellas calles, la reja estaba abierta así que la motociclista entro sin mayor problema por el camino de piedra; los árboles del jardín estaban decorados con miles de luces blancas dándole un aspecto mágico, la escalinata que llevaba a la puerta principal era cubierta por una alfombra roja; “Que espectáculo” pensó la motociclista dirigiéndose a la parte trasera de la mansión donde empezaban a preparar los manjares que servirían aquella noche.

- ¿A quien servimos hoy? – pregunto la motociclista mientras se sacaba el casco negro y agitaba su larga y roja cabellera que quedo perfectamente acomodada sobre sus hombros

- Oleg Volkov – dijo Dimitri que era el chico que estaba mas cerca de la pelirroja

- Ah – fue lo único que respondió la motociclista mientras se quitaba el traje negro que usaba para conducir la moto y quedaba con una camisa blanca y un pantalón de vestir negro

- Es magnate de la industria petrolera – agrego Natalia que llenaba con champagne varias copas

- Wow – la pelirroja abrió desmesuradamente los ojos – Este tipo si que debe estar forrado de dinero -

- Solo espero que haya buenas propinas – dijo Dimitri y las chicas rieron

- ¡Vamos que los invitados ya empezaron a llegar! – grito su jefe Boris

Varios chicos y chicas vestidos al igual que la motociclista de pantalón negro de vestir y camisa blanca empezaron a desfilar desde la cocina de aquel bello palacio hasta el gran salón con charolas llenas de copas con champagne para ofrecer a los invitados.

- Suerte – le grito Dimitri a la pelirroja y esta le guiño el ojo

La motociclista empezó su trabajo, llevaba casi un año siendo mesera en fiestas privadas ya que necesitaba el dinero para continuar con sus estudios y este era el trabajo perfecto, solo era los fines de semana, le pagaban bien y siempre ganaba algo extra en propinas.

La noche cada vez estaba mas animada, la chica nunca había visto una fiesta tan espectacular, había fuentes de chocolate por todo el salón, al igual que esculturas de hielo que representaban a los diferentes dioses griegos desde Zeus pasando por Hermes y terminando con Afrodita, había pequeñas mesas para los invitados; la chica se fijo en los muebles antiguos que parecían ser de la época de los zares y dejo volar su imaginación unos segundos, era como estar en el Ermitage en una de las grandes fiestas que daba Nicolás II; se obligo a volver a la realidad y siguió ofreciendo copas de champagne a los invitados.

El gran salón se lleno rápidamente, la pelirroja pudo reconocer a grandes personalidades en aquella fiesta, desde escritores, artistas, comentaristas de noticias hasta figuras de la política; todos disfrazados, vio a Julio Cesar junto a Cleopatra, a Pierrot, a Alejandro Magno, había personas disfrazadas por todos lados; payasos, osos, conejos hasta se encontró con Adán y Eva que cubrían sus partes nobles con hojas de parra y no pudo evitar reír. La chica se preguntaba una y otra vez a que hora empezaría la cena porque empezaba a desesperarse ya que cuando servían la cena era su turno de descanso, la pelirroja salio de sus cavilaciones cuando un grupo de música que acababa de llegar empezó a interpretar una melodía suave, inmediatamente los cuchicheos del salón se hicieron mayores y por la escalera del fondo que estaba elegantemente arreglada y cubierta con una alfombra roja hizo su aparición Oleg Volkov junto a su esposa Larisa ambos caracterizados del Zar Nicolás II y la Zarina Aleksandra.

“Vaya que esta gente es excéntrica” pensó la motociclista al ver bajar a ese par y saludar a cada uno de los invitados, continuo con su trabajo, recorrió el gran salón que ya se conocía de memoria desde hacia media hora y llego hasta donde estaba un grupo de jóvenes que parecían ser los únicos en la fiesta, se acerco lentamente hasta situarse detrás de una joven que estaba disfrazada de ángel y justo cuando iba a hablar para ofrecerles una copa el ángel se volteo pegándole fuertemente con un ala a la charola que llevaba la pelirroja haciendo que esta se le cayera encima.

Los jóvenes que estaban en ese circulo le aplaudieron y chiflaron en son de burla por el accidente y la motociclista roja de pena e ira no pudo mas que agacharse rápidamente para recoger los pedazos de vidrio y las copas que esa descuidada chica había tirado.

- Discúlpame, soy una tonta – dijo una suave voz que la pelirroja escucho muy cerca, era el ángel que se había agachado y le ayudaba a recoger lo que estaba en el suelo

- Deja que lo haga ella es su trabajo – dijo uno de los chicos

- Cállate Ilia – le grito el ángel haciendo que los chicos se marcharan hacia la terraza dejando a las chicas solas recogiendo aquel pequeño desastre

- Tiene razón, déjalo, es mi trabajo -

- Fue mi culpa, así que lo menos que puedo hacer es ayudarte – agrego el ángel

La pelirroja levanto la mirada y se topo con unos ojos azules que la miraban detrás de un antifaz blanco; los ojos verdes de la motociclista chocaron de lleno con la mirada del ángel que se ruborizo un poco y le sonrió tímidamente; la pelirroja le devolvió la sonrisa.

- ¡Ahí! – exclamo el ángel y se miro la palma de la mano derecha que le sangraba profusamente

Sin pensarlo la pelirroja tomo la mano de la chica, lo que hizo que esta se sobresaltara un poco, la examino un momento y con el mayor cuidado llevo su boca hasta la mano del ángel y con los dientes saco un pedazo de vidrio que tenia enterrado a la mitad de la palma; la joven se estremeció al contacto y dejo escapar una pequeña lagrima de sus ojos cuando el vidrio fue retirado.

- ¿Pasa algo? – pregunto Dimitri acercándose a las chicas

- No, nada Dima, solo necesito que te lleves esto por favor – dijo casi suplicante la pelirroja

El joven obedeció y se llevo la charola llena de copas rotas y vidrios hasta la cocina, mientras la motociclista apretaba fuertemente la mano del ángel haciendo que dejara de sangrar.

- ¿Sabes donde hay un botiquín? – pregunto la pelirroja

El ángel asintió y se levanto del suelo, la pelirroja no soltaba su mano así que fueron hasta un pequeño baño que había detrás de donde estaban, abrió la puerta del único mueble que ahí había con la mano que tenia libre y le entrego una pequeña cajita a la pelirroja.

La motociclista que parecía saber que hacia, saco agua oxigenada y unas gasas del botiquín, volvió a tomar la mano del ángel y limpio toda la sangre que tenia alrededor de la palma; el ángel la miraba detenidamente pero la pelirroja ni siquiera se dio cuenta de que era examinada por aquellos ojos azules ya que estaba curando la mano de la chica.

- Listo – dijo triunfante la pelirroja

El ángel se miro la mano, ya no le dolía y la cortada estaba cubierta con una gasa cuidadosamente puesta – Gracias – dijo con una sonrisa

- Será mejor que vuelva al trabajo – agrego la pelirroja dándose la vuelta

Sintió como una mano sujetaba su muñeca – Espera – dijo la voz del ángel y la pelirroja se volteo – No me has dicho como te llamas –

- Soy Lena Katina – fue la única respuesta que obtuvo el ángel y la chica salio sin más del cuarto de baño y se dirigió hacia la cocina

La pelirroja aun estaba un poco molesta por el incidente llego rápidamente a la cocina, tenia la blusa empapada y olía a alcohol.

- ¿Paso algo? – pregunto Karina

- Nada, se me ha caído encima la charola – respondió Lena mientras se quitaba la blusa blanca para buscar un modo de secarla

- Tápate Lena – Karina estaba escandalizada por lo que había hecho la pelirroja

- Como si a alguien le importara verme en ropa interior – fue la sabia respuesta de la chica – Además es lo mismo que si usara un bikini -

Karina no pudo mas que darle la razón y fue a buscar algo con que ayudar a Lena.

- ¿Se le ofrece algo señorita? – Lena escucho la voz de Boris a lo lejos

- Vengo a buscar a alguien – esa voz le sonaba un poco familiar – No se preocupe ya la encontré -

Lena levanto la mirada y vio como el ángel de ojos azules se acercaba hacia ella con algo en la mano.

- Hola – dijo tímidamente el ángel

- ¿Se te ofrece algo? –

La chica de ojos azules se ruborizo, parecía que la pelirroja estaba molesta y como no estarlo después de lo que había pasado.

- Solo quería darte esto – el ángel extendió el brazo y le ofreció lo que traía en las manos

Lena lo tomo y lo extendió, era una blusa blanca – No puedo aceptarla –

- Claro que puedes – dijo el ángel – Es mas debes aceptarla porque yo te he echado a perder la que traías puesta – la chica sonrió y la pelirroja le devolvió la sonrisa

- Esta bien – dijo mientras se ponía la prenda bajo la mirada azul de esa chica disfrazada de ángel – Gracias –

El ángel se acerco de golpe y Lena no pudo mas que retroceder al sentir la cercanía de la chica – Solo quiero arreglarte el cuello – dijo entre risas el ángel, Lena se sonrojo y avanzo un paso hacia el frente dejando que le acomodaran el cuello de la blusa – Ya esta –

Lena se lo agradeció aunque estaba un poco incomoda, no estaba acostumbrada a tantas atenciones.

- Bueno será mejor que te deje trabajar – la chica de ojos azules se dio la vuelta pero ahora ella fue la que sintió una mano que la sujetaba

- Aun no me has dicho como te llamas – dijo coquetamente la pelirroja haciendo que el ángel se sonrojara

- ¡Yulia! – Grito una voz femenina – Tu padre te busca para que te sientes a cenar con él -

- Ya voy nana – grito la chica de ojos azules – Soy Yulia – dijo el ángel dirigiéndose a la pelirroja y se soltó de su mano para salir corriendo hacia el gran salón
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:05

EL ÁNGEL

Yulia llego corriendo a la mesa principal y se sentó a la izquierda de su padre, el ángel de ojos azules paso muy inquieta toda la cena buscando con la mirada a la chica de cabellos rojos por todo el salón hasta que por fin la encontró en una esquina recargada en la pared; la observo detenidamente, había algo que le llamaba demasiado la atención de ella y estaba dispuesta a descubrir que era.

El resto de la velada Yulia se la paso conversando con los invitados de sus padres en contra de su voluntad ya que Oleg y Larisa no la dejaban alejarse de ellos, de vez en cuando cruzaba una mirada y una sonrisa con Lena que había vuelto a ofrecer copas con champagne. La pelirroja observaba a ese pequeño ángel de cabellos rubios y ojos azul intenso que aun eran escondidos detrás de ese magnifico antifaz que combinaba con el vestido blanco y las alas de ángel que colgaban de la espalda de Yulia, Lena se sentía atraída por aquella joven con la que apenas había cruzado unas palabras, algo en ella la inquietaba y hacia que su corazón latiera mas rápido; “Lo primero es verla sin ese antifaz” se propuso Lena mientras dedicaba una de sus mejores sonrisa a aquel ángel que se ruborizo completamente.

El amanecer estaba pronto cuando Lena se encontraba en la cocina poniéndose su traje negro para subir a su motocicleta y marcharse a casa, estaba mas que exhausta pero la paga había sido buena ya que tuvieron que quedarse horas extras y las propinas habían sido aun mejores, estaba contenta pero a la vez desilusionada, no pudo ver el rostro de ese ángel de ojos azules. Se asomo una ultima vez al gran salón, aun quedaban algunos invitados pero el ángel había desaparecido, seguramente se había retirado a dormir o estaba por ahí con esos niños ricos que tan mal rato le habían hecho pasar.

La chica tomo el casco y se despidió de los que aun estaban en la cocina, salio y aspiro el aire del amanecer, pero se quedo paralizada cuando vio a lo lejos alguien recargado en su moto, “su moto” era un tesoro para ella, le había costado mucho sacrificio comprarla y odiaba que la gente se le acercara. Conforme se fue acercando pudo distinguir mejor a la persona que estaba casi sobre su mayor tesoro, vio unos cabellos rubios cortos despeinados, una cara puntiaguda, un cuerpo menudo vestido con un pantalón de mezclilla y una sudadera azul cielo; la persona alzo la vista y al verla sonrió, todo el enojo de Lena desapareció al ver esos ojos azules que pensaba que no volvería a ver.

- Hola – saludo tímidamente la chica

- Pensé que ya te habías ido – dijo Lena a modo de saludo

- No podría irme aunque quisiera – la chica rió un poco

- ¿Por qué? –

- Pues porque esta es mi casa – respondió Yulia de una manera natural

- Pues tienes una hermosa casa – Lena la examinaba detenidamente

- Gracias – dijo Yulia sosteniéndole la mirada a la pelirroja – Tu moto esta genial – la rubia hablaba animadamente

- ¿Quieres dar una vuelta? -

- ¿En tu moto? – los ojos azules de Yulia centellearon - ¡Claro! – dijo mas que animada

Lena esbozo una sonrisa enorme al ver la emoción de esa pequeña chica, se subió a la moto y Yulia detrás de ella, se sujeto fuertemente a su cintura y pego su cuerpo todo lo que pudo al de la pelirroja.

- Ya estoy lista, cuando quieras – le dijo en un susurro muy cerca del oído Yulia a Lena, lo que hizo que a esta se le erizara la piel y se pusiera bastante nerviosa, Lena había salido con chicos y chicas pero esta pequeña había logrado ponerla nerviosa varias veces en pocas horas.

Lena se puso el casco y encendió la moto, emprendió la marcha lentamente pero en cuanto llego a las puertas de la mansión dio un arrancon que hizo que Yulia casi dejara las uñas en el traje negro que usaba la pelirroja, la rubia se aferro aun mas al cuerpo de la motociclista que sintió que el corazón le saltaba y pensó las maravillas que esas pequeñas manos podrían hacer.

La chica de ojos azules apenas y veía pasar edificios y casas a su alrededor, el frió empezaba a entumecerle el cuerpo, se apretó mas contra el cuerpo de la pelirroja y trato de cubrir su rostro con la espalda de esta, no logro mucho pero al menos no sentía tanto frió, cerro los ojos y se dejo llevar.

Era aun muy temprano así que llegaron rápidamente al centro de Moscú a un pequeño barrio bohemio donde Lena detuvo la moto frente a un café.

- Ya llegamos Yulia – al ver que la chica no la soltaba

La rubia se sonrojo, lentamente fue moviendo sus miembros entumidos y muy a su pesar se separo de la pelirroja y se bajo de la moto. Lena tomo de la mano a Yulia y la llevo dentro del pequeño café que estaba decorado con sillones y mesitas, se veía bastante acogedor y tenia un toque moderno que a Yulia le agrado mucho. Se sentaron en una de las mesas de la parte posterior, la pelirroja en un gran sillón y la ojiazul en un sofá.

- Hola Lena – dijo un mesero que se acercaba

- Buenos días, Vlad – saludo la pelirroja poniéndose de pie y dándole un pequeño beso en la mejilla - ¿Qué tal tu noche? -

- Bastante tranquila – respondió el muchacho – A diferencia de la tuya – dijo lascivamente el chico mirando a Yulia

- Estuve trabajando – salto la pelirroja

- Si, se nota – Vlad no dejaba de ver a Yulia que se puso roja ante los comentarios del chico

- Ella es Yulia – Lena trataba de hacer menos incomoda aquella situación

- Otra de tus “amigas” – Lena le dio un fuerte codazo en las costillas a Vlad que hizo que este se doblara un poco y riera ante la reacción de la pelirroja

- Yulia este es mí pesado amigo Vlad -

- Que tal – saludo la rubia tímidamente

Vlad solo movió la mano con la que no se agarraba las costillas - ¿Lo mismo de siempre Lena? – pregunto el chico antes de marcharse

- Si y tráele lo mismo a ella -

- Como usted ordene mi capitana – Vlad le guiño el ojo y se fue directo a la barra

Yulia rió un poco ante las ocurrencias de Vlad y al ver lo enojada que estaba Lena ante las impertinencias de su amigo.

- Nos conocemos desde niños – digo cuando vio la cara que tenia Yulia

- Nunca me había subido a una moto – Yulia cambio de tema

- ¿En serio? –

- Si – respondió Yulia con un poco de pena – Es que me dan miedo – ahora estaba completamente sonrojada

Lena se sorprendió ante la sinceridad de la chica de ojos azules - ¿Entonces porque aceptaste dar un paseo conmigo? –

- Supongo que por ser tu, o no se, me inspiraste confianza – ahora la que estaba sonrojada era Lena

- Pero si acabas de conocerme – la pelirroja rió un poco – Podría ser una psicópata o una asesina en potencia – ahora ambas rieron

- ¿Lo eres? – pregunto ahora Yulia muy seria

- No – respondió la pelirroja también muy seria

- Ya vez, entonces tengo buen ojo para las personas – dijo Yulia guiñándole un ojo a la pelirroja que le sonrió

- Aquí tienen el especial de la casa chicas – Vlad venia con dos copas para capuchino – Vodka con Capuchino – puso las copas sobre la mesita y se retiro sin mas comentarios
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:05

HABLAME DE TI

El café con vodka le sentó maravillosamente a Yulia, el calor le volvió al cuerpo y estaba muy a gusto platicando con aquella pelirroja que había conocido unas horas antes.

- ¿Te gustan mucho las motos? – pregunto la morena

- Si, son una pasión para mi, la que tengo me costo cinco años de ahorros – respondió Lena orgullosa – Es lo único que tengo aparte de mi carrera -

- ¿Estudias? -

- Si, Psicología y trabajo los fines de semana para ganar algo de dinero extra -

- Vaya creo que eres la primera persona que conozco que estudia y trabaja -

Lena soltó una sonora carcajada al escuchar esto – Pues sales muy poco –

Yulia se sintió un poco incomoda por el comentario – La verdad es que salgo mucho pero siempre es con los hijos de los conocidos de mis papas – dijo a modo de defensa

- Si, supongo que ellos no tienen que trabajar por algo de dinero extra, son niños ricos -

Yulia se apeno ante el comentario de Lena y esta lo noto inmediatamente – Discúlpame no lo dije por ti – sonaba arrepentida

- No te preocupes, aquí se aplica el dime con quien andas y te diré quien eres ¿no? – sonrió levemente

- Bueno mejor dime que estudias o que haces - Lena estaba apenada

- Negocios Internacionales – la voz de Yulia sonaba dolida – Es porque como soy una niña rica e hija única algún día tengo que hacerme cargo de lo que tiene mi papá, o eso dice él -

- Discúlpame Yuly – La pelirroja puso cara de cachorrito a medio morir y la rubia no pudo mas que reír

- Nadie me dice Yuly desde que tenia dos años – la morena rió

- ¿Te molesta? -

- No mientras tú lo digas - dijo con una voz muy melosa

¿Me esta coqueteando? Pensó la pelirroja “No seas tonta Elena ella esta fuera de su alcance”.

La charla duro dos cafés mas, Lena le contó que su familia vivía en un pueblo cerca de San Petersburgo y le ayudaban con los gastos, que estaba en su penúltimo semestre de psicología, que tenia muchos amigos y amigas y le encantaba salir a fiestas; le hablo de sus libros y novelas favoritas, de su trabajo y sobre todo de su adorada moto.

- ¿Por qué Vlad digo que si yo era otra de tus “amigas”? – pregunto Yulia

- Pues porque salgo con chicos y con chicas -

- No entiendo – la rubia miraba inquisitivamente a Lena aunque sabía perfectamente a lo que la pelirroja se refería

- ¿Cómo te lo explico? – Lena le seguía el juego, no por nada estudiaba psicología, sabia como eran las personas y como se expresaban aunque no estaba segura de que esa chica de ojos azules fuera como las demás personas que había conocido – Pues que me gustan las chicas al igual que los chicos, vamos que puedo tener una relación sentimental con hombres y con mujeres -

- Ah – fue la única respuesta de Yulia

- ¿Te molesta? -

- En lo mas mínimo – ambas sonrieron - ¿Has tenido muchos amigos y amigas? – pregunto la chica de ojos azules

Lena rió ante la pregunta – Pues hay que besar muchos sapos antes de encontrar a tu príncipe – respondió – o a tu princesa – agrego mirando a Yulia detenidamente lo que hizo que ella se sonrojara

- ¿Eso es un si? – la chica estaba realmente interesada

- Pues si, algunos – Lena dio un largo suspiro - ¿Y tu? -

- Pues creo que no tantos como tu – ambas rieron

Yulia miro el reloj de pulsera que llevaba, pasaban de las nueve de la mañana – Llevamos casi tres horas platicando –

- ¿Y eso es malo? -

- No, para nada, me la he pasado genial contigo Lena, creo que es no me había divertido tanto desde hacia mucho tiempo – Yulia se notaba emocionada – Pero será mejor que nos vayamos -

- Si, es tarde, bueno temprano, pero seguro que deben de estar preocupados por ti -

Yulia soltó una carcajada – No creas, deben de estar durmiendo, de todos modos casi no los veo así que no se les hará raro no encontrarme en casa – Lena noto un poco de tristeza en aquellas palabras

Lena le pago a Vlad los cafés aunque Yulia insistía en pagar y salieron a la calle, el frió había aminorado, ambas chicas subieron a la moto, primero Lena que se acomodo el casco y detrás de ella Yulia abrazada fuertemente a la cintura de la pelirroja; el regreso fue mas corto ya que Lena tomo algunos atajos y la chica de ojos azules diviso su casa a lo lejos, no quería llegar y despedirse de la pelirroja se la estaba pasando de lo mejor y le había perdido el miedo a las motos.

- Bueno llegamos – la chica de ojos verdes dio un largo suspiro mientras se bajaba de la moto para despedirse de Yulia

- Gracias Lena, me la pase muy bien – la chica saco de su cartera una tarjeta de presentación y se la entrego a la pelirroja – Llámame – se mordía el labio inferior

Lena la observo y rió un poco – Eres la primera persona que conozco que me entrega una tarjeta de presentación –

- Soy una niña rica, ¿Recuerdas? – Yulia le saco la lengua juguetonamente

- Nunca me perdonaras eso ¿Verdad? -

- Tal vez, si haces meritos – la chica guiño uno de sus ojos azules

Lena se sonrojo y desvió la mirada buscando algo en su mochila, saco un lapicero y tomo la mano de Yulia; escribió rápidamente un numero telefónico y dijo – Tu también puedes llamarme –

Ambas sonrieron y después de despedirse con un beso en la mejilla Lena subió a su moto y se marcho bajo la mirada de Yulia que entro a su casa hasta que la pelirroja desapareció de su visión.

- Yulia ¿Dónde estabas? -

- En el cielo Nana, en el cielo – respondió la chica de ojos azules y subió a su habitación para dormir un poco y soñar con esa pelirroja que la había dejado intrigada

Lena llego a su departamento que estaba cerca de la casa de Yulia, se quito su traje de motociclista y se metió a la ducha para relajarse un poco, pensó en los ojos azules de ese ángel de cabellos rubios, nunca se había sentido tan atraída por una chica pero ella tenia algo que le hacia sentir algo que no había experimentado con ningún chico ni con ninguna chica. La pelirroja comió algo después de la ducha y se dispuso a terminar sus tareas.

La pelirroja cerro de golpe el libro que estaba leyendo, al día siguiente tenia examen pero no se podía concentrar tenia metida en la cabeza a Yulia y no podía pensar en otra cosa, trato de dormir un poco, estaba cansada, cerro los ojos y de nuevo se encontró con aquella mirada que le había atraído desde el primer momento que la miro, dio vueltas una y otra vez sobre la cama hasta que el sueño la venció.

- Lena, Lena – una voz la llamaba a lo lejos

La pelirroja abrió los ojos y no pudo evitar la sorpresa al ver esos ojos azul intenso mirándola, se sonrojo un poco.

- Hola – dijo Lena

- Hola -

- ¿Qué haces aquí? – pregunto cortésmente la pelirroja

- Quería verte – respondió la chica de ojos azules sin dejar de mirarla

- Yo también quería verte, no te he podido sacar de mis pensamientos -

Yulia puso un dedo sobre los labios de Lena para que no hablara mas y se acerco hasta quedar tan cerca de la pelirroja que sus respiraciones eran una sola, quito lentamente el dedo de los labios de Lena y lo sustituyo por sus labios que se posaron suave y tiernamente sobre los de la pelirroja, esta abrió poco a poco sus labios para dejar entrar a lengua de Yulia, el beso se volvió mas intenso, la pelirroja sentía como las manos de la ojiazul la recorrían, sus labios besaban su cuello y su pecho, la ropa empezaba a estorbarles así que Lena se giro y hábilmente y puso a Yulia debajo de ella, desabrocho su blusa dejando al descubierto su torso, empezó a recorrer su cuerpo, escuchaba los gemidos de su amante y eso aumentaba su excitación, llevo sus labios hasta el abdomen de la chica y empezó a desabrochar el pantalón de Yulia.

- ¡It’s all about us! – sonó una melodía de fondo en la cabeza de Lena que cada vez se hacia mas fuerte

Lena abrió los ojos de golpe, tenia el corazón tan agitado que pensó que se le saldría del pecho.

- It’s all about us – volvió a repicar el móvil que tenia en su buró

- Maldito aparato – dijo Lena frustrada porque la habían devuelto a la realidad cuando estaba teniendo ese sueño tan maravilloso

Tomo el móvil y miro el número, no lo conocía así que respondió más por curiosidad que por ganas.

- ¿Aló? -

- Aló, Lena – dijo la voz – Soy Yulia, ¿Te desperté? -

- ¡Yulia! - la pelirroja se despabiló inmediatamente – No, para nada, estaba estudiando -

- Siento haberte interrumpido -

- Tu nunca podrías interrumpirme – hablaba coquetamente

La chica de ojos azules rió un poco, si Lena hubiera estado con ella habría visto que su rostro se había sonrojado de sobre manera – Bueno, es que quería ver si quieres salir mañana conmigo – guardo silencio – Si puedes – agrego

- Claro que puedo –

- ¿A que hora paso por ti? – pregunto Yulia

- Tengo un examen a las 10 de la mañana, así que ¿Por qué no nos vemos a las 12? -

- Te veo mañana entonces a las 12 en la facultad de Psicología – Yulia sonreía ampliamente y estaba muy emocionada – Que descanses –

- Hasta mañana angelito – se despidió la pelirroja

- ¿Angelito? - pregunto sorprendida – Ah, por lo del disfraz – Yulia rió

- Pensé que tardarías mas en encontrar el porque – ahora Lena fue la que rió

- Graciosa -

- Bueno entonces nos vemos mañana -

- ¿Ya me quieres colgar? – pregunto la chica ojiazul con un tono de desilusión en su voz

- No, pensé que tu era la que querías colgar -

- No, la verdad es que quiero seguir hablando contigo, si quieres -

- Claro, pero te toca a ti contarme de ti porque yo ya te he contado mucho de mi -

Yulia rió - ¿Qué quieres saber pelirroja? –

Hablaron dos horas que se pasaron volando, Yulia le contó a Lena sobre su familia, de su carrera, de lo horrible que eran a veces su amigos, de las fiestas, de su infancia y respondió todo lo que Lena le preguntaba, hasta que tuvieron que despedirse porque Lena tenia que estudiar y Yulia a buscar unas cosas para su clase de Economía Mundial del día siguiente.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:06

[tr][td class=postbody valign="top"]¿ESTO ES UNA CITA?

Yulia se levanto temprano, no tenia clases hasta las 11 y solo tenia que llevar un trabajo a la clase de Economía Mundial; se ducho y busco mas o menos media hora dentro de su gran armario hasta que encontró un pantalón de mezclilla que le ajustaba a la perfección, se puso una blusa de tirantes negra y un saco tipo sport color rosa, encontró unos zapatos que hacían juego y una bolsa; tomo sus cosas y bajo a desayunar.

- Buenos días Yulia -

- Buenos días Nana – saludo la chica - ¿Mis padres? -

- Tu mamá en el club y tu papá creo que salio de viaje -

- Bien – dio un suspiro - ¿Qué hay de desayunar? -

Yulia desayuno algo de cereal, jugo de naranja y unas tostadas, salio de su casa 10:30 y llego a su clase donde solo entrego el trabajo y se fue; aun faltaban cuarenta minutos para que recogiera a Lena pero estaba tan impaciente y nerviosa que se fue inmediatamente para la facultad de Psicología, estaciono el coche y se fue caminando hasta la entrada; había algo de gente por ahí así que decidió sentarse en las escaleras de la entrada para esperar a la pelirroja; los minutos pasaban lentos así que saco de su bolsa unos cigarrillos y encendió uno para calmar sus nervios. Alzó la mirada y a lo lejos diviso una cabellera roja que se aproximaba, cuando pudo ver mejor observo que era Lena quien venia caminando junto con otra muchacha morena, se veían divertidas, venían riendo y platicando; la chica de ojos azules sintió un pinchazo en el pecho como si el aire se le hubiera ido por unos momentos o el corazón se le hubiera detenido, se levanto y camino para encontrarse con la pelirroja.

- ¡Yulia! – grito Lena al ver a la chica rubia acercarse y se apresuro para encontrarla, la pelirroja la abrazo y ella respondió el abrazo

- Pensé que estabas en examen -

- Si – respondió la chica – Pero termine pronto y como tu venias hasta las 12 pues fui con Natalia a comprar algunas cosas que necesitaba -

- Bueno, ¿nos vamos? -

- Espera – dijo la pelirroja volteándose hacia su amiga – Natalia ella es Yulia -

Natalia saludo tímidamente pero no se acerco, esa pequeña rubia se veía algo molesta y estaba segura de que era porque ella estaba con Lena.

- Hola Natalia – dijo Yulia tendiéndole la mano

- Mucho gusto – contesto el saludo Natalia – Bueno me tengo que ir a buscar a Vlad – dijo la chica – Nos vemos – y se fue lo mas rápido que pudo

- Vlad es su novio – dijo Lena – El chico que te presente ayer en el café -

Yulia se sintió tranquila, Natalia no tenia nada que ver con Lena y eso la hacia muy feliz, caminaron hasta donde la chica había dejado el coche y la pelirroja empezó a reír en cuanto vio el auto de la ojiazul.

- ¿Qué te causa tanta gracia? – pregunto Yulia

- Tu eres la loca que da vuelta sin fijarse – dijo mientras se reía

Yulia se puso roja -¿Perdón? –

- Es que el día que iba para tu casa a trabajar un Boxter blanco se me atravesó y casi me estampo de lleno contra el – Lena miraba la reacción de su amiga

Ahora la chica estaba del color del cabello de Lena – Si, me acuerdo de un motociclista imprudente – le enseño la lengua a la pelirroja y ambas rieron

Subieron al auto y Yulia salio rápidamente de la Facultad, Lena observaba el paisaje, iban por calles que ella no conocía y eso que había recorrido casi todo Moscú en su moto.

- Dime, ¿Tú has salido con chicas? – le pregunto Lena de momento a la ojiazul

La pregunta le sorprendió tanto a Yulia que se freno tan fuerte que si Lena no hubiera traído puesto el cinturón de seguridad seguramente hubiera salido disparada por el parabrisas.

- Ten cuidado – dijo Lena a modo de regaño

- Lo siento – apenas y pudo decir Yulia y continúo conduciendo

- ¿Me vas a responder? – pregunto un poco molesta la pelirroja

Yulia que ya había tenido algunos segundos para pensar la respuesta dijo - ¿Por qué la pregunta?, ¿Acaso me vas a invitar a salir? –

La pelirroja rió tratando de disimular sus nervios – Podría ser –

- A ti no te diría que no - Yulia volteo y le guiño el ojo - ¿Cómo podría resistirme a una cita con una motociclista pelirroja? – Coqueteaban descaradamente

- ¿Te gustan las pelirrojas? – pregunto

- No en especial -

Lena se sintió un poco herida ante tal respuesta – A mi me van mas las morenas – dijo a modo de defensa

- Ya veo – la chica ojiazul seguía conduciendo

- Pero tu no estas nada mal – agrego la pelirroja

- Gracias, supongo – Yulia rió, estaba nerviosa – Tu tampoco estas nada mal -

No dijeron nada el resto del camino, hasta que por fin Yulia se detuvo frente a un restaurante de comida japonesa, el valet parking abrió primero la puerta de Lena para que saliera y luego la de Yulia y se llevo a estacionar el coche.

- Aquí como muy seguido – dijo cuando se sentaron en una mesa pegada a la barra

Era un lugar agradable, estaba decorado con muchos bambúes y tenia un toque japonés, las paredes estaban casi en su totalidad forradas por madera, había una barra hecha de bambú y varios cuadros representando escenas de la vida en Japón.

El mesero llego y se dirigió a Yulia en japonés, Lena la miraba atónita ¿Cómo diablos sabia esa niña japonés?; la ojiazul se sonrojo al ver la mirada de Lena así que se apresuro a ordenar varios makis y algunos entremeses, así como el mejor sake que tuvieran.

- Wow, ¿Cómo es que hablas japonés? – pregunto la pelirroja que no salía de su asombro

- Estudio negocios internacionales, ¿recuerdas? – dijo a modo de respuesta – Pero la verdad es que mi padre me obligo desde pequeña a estudiar algunos idiomas - agrego

- ¿Qué idiomas hablas? -

Yulia se quedo pensando unos segundos y respondió – japonés como ya viste, italiano, francés, alemán, inglés, español y un poquito de chino –

- Vaya me has dejado asombrada -

La ojiazul sonrió ampliamente y se sonrojo – Me gustan los idiomas, se me hacen fáciles honestamente –

- Bueno pero algún día me vas a responder si has salido con alguna chica -

- Vaya que eres insistente Lena – Yulia rió – Bueno solo he salido con dos, pero no ha sido nada serio, solo algunos besos porque después se ponían muy posesivas querían meterse en mi vida y eso no me gusto -

- Si te entiendo – la pelirroja dio un largo suspiro

La comida paso sin mayores comentarios, Yulia le hablaba de sus viajes al extranjero y Lena escuchaba atentamente, ella siempre había querido salir de Rusia pero por alguna u otra razón no había podido, se empezaron a conocer a hablar de sus amigos y de sus relaciones sentimentales; Lena había pasado por muchas aventuras de una noche, Yulia casi se escandalizo cuando la pelirroja le confeso que se había acostado mas o menos con veinte chicos y con diez chicas; no es que fueran mucho pero Yulia solo había tenido sexo con dos se sus antiguos novios y nunca había pasado de besos con una chica lo que a la pelirroja le pareció tierno.

- ¿Entonces no te gustan las rubias? – Yulia regresaba al tema

- No es que no me gusten pero es que de todas las rubias que he conocido, siendo tú la excepción claro – aclaro Lena – Todas son muy tontas -

Yulia rió a carcajadas ante tal declaración – Si, ya había escuchado eso –

- Tú eres de las pocas mujeres con quien se puede hablar, todas las demás piensan puras tonterías -

- Lo se – la voz de Yulia sonaba resignada – Mis amigas solo hablan de sus novios, de sexo, de moda, de ropa, de chismes; ya sabes todo eso -

- Como si no hubiera mil cosas más de que hablar – ambas rieron

El sake estaba empezando a hacer efecto sobre las chicas así que Yulia decidió que era hora de marcharse, pidió la cuenta y salieron del restaurante; dieron algunas vueltas en el auto antes de que Yulia llevara a Lena a su departamento, la pelirroja se sentía algo mareada así que la rubia se ofreció para llevarla hasta su cama, la acostó y le quito los zapatos, enredo sus dedos en la pelirroja cabellera de Lena.

- Lena – dijo al oído de la chica que tenia los ojos cerrados

- Ummm – fue la respuesta de la pelirroja

- Me tengo que ir -

- Quédate conmigo Yuly -

- Solo un momento -

Lena se abrazo al cuerpo de la chica rubia que sintió como un hormigueo la recorría al sentir las manos de la pelirroja enredadas a su cuerpo. Jugo con su cabello un rato tratando de alejar de su cabeza la idea de besarla, se veía demasiado deseable ahí acostada junto a ella, quería besarla pero no así, quería que ambas estuvieran concientes y poder sentir cada uno de los movimientos de la pelirroja.

La chica de ojos verdes se quedo dormida pronto y Yulia decidió que lo mejor era irse, la pelirroja estaría bien, solo estaba cansada y el sake le había ayudado a relajarse.

- Que descanses Lena – Yulia le dio un tierno beso en la frente y salio del departamento no sin antes arropar a la chica

Su auto estaba estacionado cerca así que subió rápidamente y marco un número que sabia de memoria en su móvil.

- Aló, Vitali – dijo la chica – Es Yulia – callo un momento – Necesito que me atiendas ahora, si, es urgente – espero un momento – Estoy ahí en veinte minutos y prepárate para una tarde larga porque quiero un cambio de look -

La rubia sonrió triunfante “Si a Lena le gustaban las morenas ella le daría gusto” pensó mientras conducía.[/td] [/tr][tr][td class=genmed height="40" valign="bottom"][/td][/tr]
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:07

¡YULIA! ¿QUE LE HICISTE A TU CABELLO?

- Estas loca – grito Vitali en medio del salón de belleza - ¿Cómo que quieres que te lo pinte de negro? -

- Ya me oíste – dijo Yulia molesta, llevaba veinte minutos sentada y Vitali no empezaba a pintarle el cabello

- Tu madre me va a matar -

- Le diré que fui a otro lado o que me lo pinte yo misma -

- Como si te lo fuera a creer – dijo socarronamente el chico

- Anda, empieza ya -

Vitali dio un resoplido pero hizo caso, busco los aditamentos que necesitaba y empezó a teñir la rubia cabellera de la chica.

- Cuando me convenciste de cortarte el cabello tan corto tu madre dejo de venir un mes – dijo a modo de reproche

- Si, pero al final te perdono – respondió Yulia – Además ya lo traigo mas largo que la ultima vez así que vas a tener también que cortarlo -

- Por Dios Yulia tú quieres que muera antes de tiempo -

La chica rió – Eres un exagerado –

La tarde paso entre regaños de Vitali y risas de Yulia, pero valió la pena aguardar porque el resultado encanto a la chica. La ahora morena tenia el cabello completamente oscuro con unos destellos azules y morados que se veían cuando movía el cabello o cuando la luz le daba directamente, eso hacia que sus ojos azules y su piel blanca resaltaran mas dándole a la chica unas facciones mas marcadas y finas; el corte era también perfecto un poco largo para su gusto, unas mechas le caían sobre la frente a modo de fleco y algunas otras iban desordenadas por toda la cabeza, lo demás le caía lacio y algo ondulado en las puntas.

- Vaya que te has lucido hoy Vitali – la chica estaba mas que contenta con su nueva apariencia

- Soy un genio – el chico estaba asombrado con lo bien que le sentaba a Yulia ese color de cabello

La ahora morena pago la cuenta y salio del salón de belleza con una enorme sonrisa en la cara, se puso al volante de su flamante Boxter Blanco y se dirigió a su casa; encontró un mensaje en su celular y lo reviso inmediatamente pensando en que era de Lena pero eran sus padres, después de todo no eran malas noticias como pensaba, se iban de viaje.

- ¡Yulia! – grito su nana al ver a la chica

- ¿Qué tal me queda nana? -

- Ahí niña espera a que te vea tu madre -

Yulia rió – Será el dentro de varios meses porque me han dejado un mensaje en el celular de que ella y mi padre se van de segunda Luna de Miel a recorrer Europa –

La nana rió al ver a la chica tan contenta – Parten mañana por la mañana y hoy tienen una cena así que seguramente los veras hasta que vuelvan –

- Espero que se diviertan, lo bueno es que siempre me traen muchos regalos – Yulia subió a su habitación y se encerró, tomo el teléfono y se tiro sobre la cama

- ¿Aló? -

- Lena, soy Yulia -

- Me dejaste sola – dijo la pelirroja como reproche

- Es que tenia algo muy importante que hacer – dijo como disculpa – Es una sorpresa ¿Nos vemos mañana? -

- Si, pero ahora paso yo por ti – dijo la pelirroja

- Ven a la hora de la comida a mi casa, mis padres se van de viaje y no quiero estar sola – puso voz de tristeza

- Esta bien Yuly – dijo tiernamente – Hasta mañana angelito -

- Hasta mañana pelirroja -

La mañana paso demasiado lento para el gusto de Yulia que se levanto temprano y se marcho a la escuela ya que tenia clases toda la mañana, Lena también estaba impaciente y nerviosa, así que aunque tenia clases hasta la 1, se despertó casi al amanecer, se levanto después de unos minutos, se ducho y escogió cuidadosamente lo que vestiría ese día; opto por un pantalón de mezclilla que le ajustaba bastante bien y enmarcaba sus delineadas piernas, un suéter blanco con una leyenda al frente y una chamarra de cuero negra al igual que sus guantes; desayuno tranquilamente un café y unas tostadas e inmediatamente después partió hacia la escuela sobre su flamante moto; ese día no necesitaría el traje de motociclista ya que el verano estaba cerca y el aire soplaba casi calido.

Después de explicar mas de mil veces el porque se había teñido el cabello, (claro que Yulia no dijo que por Lena, según ella lo había teñido porque ya no le gustaba ser rubia) la morena volvió a su casa; se metió inmediatamente a darse un baño y revolvió su guardarropa hasta que encontró un pantalón negro como de motociclista y rió al vérselo puesto, le quedaba bastante bien y estaba segura de que a la pelirroja le gustaría, eran ajustados en las piernas y cintura, en la parte de atrás desde la rodilla hasta el tobillo eran abiertos y se anudaban con agujetas. Busco una blusa que le hiciera juego y encontró una blanca de manga larga, una raya negra atravesaba la playera desde el hombro hasta la muñeca; se miro al espejo y sonrió satisfecha; se maquillo solo un poco y busco un gorrito negro, no quería que Lena viera su nuevo look antes de tiempo.

La pelirroja salio antes de lo previsto de la universidad, era la ultima semana antes de salir a vacaciones de verano, así que solo iba a entregar trabajos y los profesores les dejaban irse temprano; Lena salio corriendo y casi choco con Natalia.

- ¿A donde tan deprisa mujer? –

- Voy a ver a Yulia – la pelirroja sonrió

- No vayas a jugar con esa chica Lena -

- Yulia no es un juego -

- Bueno, te lo digo porque soy tu amiga y te conozco, jamás has podido llevar una relación estable ni con chicos ni con chicas -

- Con ella es diferente -

- Y ella, ¿Te corresponde? -

- Creo que si – Lena no pudo evitar una sonrisa – Bueno pero ¿querías decirme algo? -

- Ah si – recordó Natalia – Vlad y yo vamos a pasar el fin de semana a la casa de campo de sus padres ¿Quieres venir? -

- No lo se, déjame ver -

- Anda Lena, es para celebrar que termina el semestre -

- ¿Quién ira? -

- Vlad, Dima, Valentina, Nadya… - Natalia miraba a la chica

- ¿Y? – pregunto la pelirroja al ver que la chica no continuaba

- Y Pasha -

- Natasha, sabes que le odio – dijo con toda la delicadeza que pudo – Invento muchas cosas de mi después de que terminamos -

- Ya Lena, olvídalo eso fue hace ya cinco años -

- Si, pero por su culpa mis papas me mandaron aquí –

- Lo se linda, pero pues todos queríamos salir de ese pueblo ¿Apoco no estas mejor aquí? –

- Si – dijo Lena resignada

- ¿Entonces vienes? -

- Con una condición -

- Lo que quieras -

- ¿Puedo invitar a Yulia? -

- Ahí Lena – suspiro Natalia – Si, si puedes – dijo resignada

- Gracias, bueno me voy porque se me hace tarde – le dio un beso en la mejilla

- Vamos a estar ahí desde el viernes en la noche – le grito Natalia

- Ahí estaremos -

Lena corrió hasta llegar a su moto, se puso el casco y salio como bólido hacia la casa del ángel de ojos azules.

Yulia caminaba de un lado a otro impaciente, ya eran las 3, ¿Dónde demonios estaba Lena?, “Tranquilízate Yulia, ya llegara” se decía; cuando estaba a punto de bajar para salir a buscar a la pelirroja escucho que le llamaban por el interfón.

- Yulia te buscan -

La morena apretó un botón y respondió – Ya voy nana –

La mansión estaba tal y como Lena la recordaba, bueno ahora sin tantas personas se veía más sobria, pero también más hermosa; camino un poco y espero en medio del salón observando cada detalle.

- ¡Hola! – grito Yulia al pie de las escaleras

La pelirroja sonrió al verla – Ahora si eres toda una motociclista –

- Bueno más o menos -

Se saludaron con un fuerte abrazo y un beso en la mejilla.

- ¿Comemos? – pregunto Yulia

Lena afirmo con la cabeza y la morena la tomo de la mano, la llevo por un largo pasillo decorado con varias pinturas de los zares.

- Vaya – dijo Lena que se detenía a ver cada pintura

- Es que mi papa esta obsesionado con los Romanov – Yulia suspiro – Creo que lo pudiste ver el día de la fiesta -

- Por cierto ¿Tus papas comen con nosotros? -

Yulia soltó una carcajada – No, se han ido de viaje hoy y planean estar un buen tiempo fuera, dijeron que iban a su segunda luna de miel –

Ambas rieron.

Yulia abrió una de las puertas, ante ellas había un gran comedor de cedro labrado para treinta personas, el lugar era decorado por un gran candelabro sujetado del techo y algunos tapices cubrían las paredes.

- Todo en esta casa es impresionante – dijo Lena ante tal espectáculo y después miro a Yulia – Hasta su dueña – agrego la pelirroja

La chica ojiazul se sonrojo – Bueno vamos a comer que muero de hambre –

Se sentaron en el gran comedor una frente a la otra e inmediatamente les sirvieron un gran plato de cordero al horno en salsa de manzana y una botella de vino tinto.

- Esto huele delicioso – dijo Lena

- Espera a que lo pruebes -

- ¿Esta era la sorpresa que me tenias? -

- No, para eso tendrás que esperar un poco -

Comieron y bebieron tranquilamente entre platicas y bromas; cuando terminaron el postre, se levantaron y Yulia le enseño a Lena toda la casa; la biblioteca con miles de volúmenes de literatura rusa, algunos otros de investigaciones, enciclopedias y muchos otros temas mas.

- Papá dice que cualquier Universidad mataría por su biblioteca – dijo Yulia orgullosa

Aunque los padres de la chica ojiazul tenían mucho dinero, mas del que podrían necesitar en toda su vida, Yulia no era presumida, eso le agradaba a Lena ya que la ojiazul le había demostrado que era una chica inteligente y sencilla, ciertamente también bondadosa y trataba a todas las personas por igual.

Lena conoció el gimnasio, la piscina, la sala de juntas, el estudio, el salón de piano y las demás habitaciones que conformaban la gran mansión.

- Vamos a ver la televisión – Yulia jalo a Lena y se la llevo con ella por otro pasillo hasta que giraron y Yulia abrió la puerta

Se sentaron en un enorme sillón frente a la pantalla que parecía de cine y la ahora morena encendió el televisor.

- Aquí paso la mayor parte del tiempo – dijo con algo de tristeza – O en el estudio haciendo mis tareas, ya casi no toco el piano -

- Pensé que salías mucho -

- Si, a veces – prendió el televisor – El fin de semana principalmente pero siempre vuelvo temprano porque me aburro -

- ¿Y tus amigos vienen seguido a tu casa? -

- Casi no, ellos tienen sus ocupaciones, igual que yo, ahora no tengo que hacer porque mis papas no están, pero si estuvieran seguro que ya me hubieran arrastrado con ellos a algún cocktail beneficencia o alguna comida con sus socios – sonaba indiferente – Pero bueno ¿Qué quieres ver? -

- Lo que quieras -

- ¡Caricaturas! – grito Yulia como un niño pequeño

Lena rió al ver a emoción de la chica, le encantaba que fuera tan sorprendente e impredecible.

- ¿Y mi sorpresa? – pregunto Lena acordándose

- Cierto – brinco Yulia – Esa esta aquí – y se señalo el gorrito

- ¡Yulia! ¿Qué le hiciste a tu cabello? -

- Si me atrapas lo sabrás -

La pelirroja corrió tras ella hasta que logro alcanzarla, lanzándose contra ella; ambas cayeron al piso Lena sobre Yulia. Lena se puso a horcajadas sobre Yulia para inmovilizarla y le saco el gorrito que usaba para cubrir su cabello.

- Te lo teñiste – grito la pelirroja al ver la cabellera de la ojiazul

- Ya no soy rubia – Yulia sonrió – Ahora soy morena – le guiño el ojo

- ¿Por qué? - pregunto la pelirroja

- ¿Por qué me lo teñí? – Yulia suspiro – Pues porque a ti no te gustan las rubias -

Lena sonrió ante la ocurrencia de la chica y la miro tiernamente agradeciéndole el gesto.

- Bueno ¿Te gusto? -

- Claro – respondió la pelirroja mientras agitaba con sus manos los ahora oscuros cabellos de Yulia que le empezó a hacer cosquillas

Lena se acerco a los labios de Yulia tanto que esta sintió que el corazón se le saldría y con un leve murmullo dijo – Te ves hermosa, me encantas –

Yulia trago saliva, su respiración comenzaba a ser mas rápida; Lena se acercaba mas y mas, soñaba con probar esos rojos labios y ahora si nada le detendría.

- ¡It’s all about us! -

- ¿Qué es eso? – pregunto Yulia

- Mi móvil – respondió Lena alejándose de Yulia que se quedo acostada en el suelo tratando de recuperar la respiración

“Maldito teléfono” pensaron ambas

- ¿Aló? -

- Aló, Lena -

- Que pasa Natalia – su voz se escuchaba molesta

- Lo siento ¿Interrumpí algo? -

- Si – Lena contenía sus ganas de querer matar a su amiga

- Disculpa, le has dicho a Yulia del viaje -

- No, ahora le digo, te llamo después -

La pelirroja colgó y apago el móvil, se fue a sentar junto a la morena.

- Era Natasha, me ha invitado a pasar el fin de semana en la casa de campo de Vlad -

- ¿Iras? – pregunto tristemente Yulia

- Solo si tú me acompañas -

Yulia la abrazo efusivamente – Claro que voy –

Pasaron la tarde entretenidas, Lena le contó como era la casa de Vlad, que irían algunos amigos que tenia desde pequeña y todo lo que hacían cuando iban a la casa de campo. La noche pronto y Lena tuvo que marcharse, Yulia la invito a dormir pero la pelirroja se negó ya que solo le quedaban tres días de clases y tenia que terminar algunos trabajos y estudiar para dos exámenes. Se despidieron en la puerta de la mansión y quedaron de verse el viernes a las cinco en casa de Lena para partir a la casa de campo de Vlad.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:07

LA CASA DE CAMPO

El viernes afortunadamente llego rápido, las chicas se habían mantenido ocupadas con las cosas de la escuela, Lena entrego todos sus trabajos puntualmente y obtuvo excelentes notas, ya solo quedaba un semestre para que fuera psicóloga. Por su lado Yulia también obtuvo buenas notas, a ella aun le faltaba un año para graduarse, todo parecía marchar bien.

Como quedaron Yulia llego puntual en su Boxter para recoger a Lena que la estaba esperando con maleta en mano, subieron su equipaje y se pusieron en marcha.

- Yulia, una camioneta negra nos viene siguiendo desde que salimos – dijo bastante preocupada la pelirroja

La morena rió – Son mis guardaespaldas –

- ¿Tus que? -

- Guardaespaldas, son dos tíos que me cuidan y no me dejas ni a sol ni a sombra -

- Se lo que son, pero es que no los había visto antes -

- Es que generalmente son más discretos – dijo a modo de confesión – Pero no te preocupes que no nos molestaran -

Llegaron cuando ya había anochecido, las luces de la casa estaban encendidas y se escuchaba música. Yulia estaciono el Boxter frente a la puerta y bajaron sus maletas; la pelirroja toco a la puerta y casi inmediatamente les abrieron.

- Hola chicas – saludo Vlad

- Las estábamos esperando – dijo Natalia que salio de detrás de Vlad

Ambas los saludaron y pasaron.

- Lena acompáñame a dejar las maletas a su cuarto, tu y Yulia dormirán juntas -

La morena se sonrojo y miro a Lena que le sonrió divertida.

- Mientras yo te presento a los demás – Vlad se llevo a Yulia a la sala de estar - ¡Ella es Yulia! – le dijo a los chicos

Una joven rubia de ojos verdes de la misma estatura de la ojiazul se levanto y le extendió la mano a Yulia que le respondió el saludo.

- Yo soy Valentina – se presento la rubia – Y ella es Nadya -

Una joven de cabello castaño y rizado de ojos color miel y un poco más alta que ambas chicas se acerco a ellas y saludo amablemente a la morena.

- Hola – dijo Dima que se acerco a donde estaban – Tu eres la chica de la fiesta ¿No? -

La ojiazul solo movió la cabeza afirmativamente y se sonrojo un poco.

- ¿Pero no eras rubia? -

- Yo soy Pasha – interrumpió a Dima un joven alto de cuerpo atlético, cabello café corto y un poco rizado, ojos miel que se escondían tras unos lentes redondos que le daban un aire intelectual

- Hola – respondió Yulia coquetamente, el chico le pareció realmente atractivo

- Y viene conmigo – Lena acababa de bajar y no le agrado nada ver a su ex novio coqueteándole a su ángel

- Hola Lena – dijo cortésmente el chico que se dirigió a darle un abrazo y un beso en la mejilla a la pelirroja que no pudo contener su cara de desagrado

- Hola Pasha, tanto tiempo sin vernos -

- Ya te extrañaba –

- Bueno que les parece si vamos a cenar ahora que ya estamos todos – Natalia intervino porque sabia lo mucho que a Lena le molestaba Pasha

- Natasha y yo nos la pasamos cocinando – agrego Vlad mientras los dirigía a un pequeño comedor que habían acondicionado

Cenaron pasta que habían preparado Natalia y Vlad, tomaron cerveza en abundancia; platicaron de la escuela y de la infancia de los chicos ya que Lena, Natalia, Valentina, Pasha, Dima y Vlad se conocían desde pequeños porque Vivian en el mismo pueblo cerca de San Petersburgo; no hablaron mucho de la pelirroja o no tanto como le hubiera gustado a Yulia; jugaron cartas y otros juegos de mesa.

- Bueno nosotras nos vamos a dormir – Valentina se levanto de la mesa

- ¿A dormir? Si todavía es muy temprano – dijo Pasha

Valentina miro a Pasha como si lo quisiera matar quería estar con Nadya a solas – Si, estamos muy cansadas –

Nadya se levanto y tomo de la mano a Valentina que se calmo un poco y salieron del comedor para dirigirse a su habitación.

- Bueno nosotros también nos retiramos – Vlad se levanto de la mesa junto con Natalia que estaba sonrojada por toda la cerveza que había bebido

- No se vayan – ahora fue Dima el que hablo – No quiero quedarme aquí con Pasha -

- Todavía estamos nosotras – intervino Yulia que ya se sentía en confianza con los amigos de la pelirroja

- Lo siento amigo deberías conseguirte una novia para no quedarte solo por las noches – le dijo Vlad mientras reía

Dima miro a su alrededor y como las cervezas ya le habían hecho efecto y estaba completamente desinhibido se volteo hacia Yulia y dijo de la manera mas solemne que pudo – Yulia ¿Quieres se mi novia? –

La pelirroja se puso del color de su cabello ante la ocurrencia de su amigo y Yulia soltó una carcajada.

- Lo siento Dima pero creo que eso no será posible – hablaba muy seria tratando de contener la risa – Además es la cerveza la que habla por ti, será mejor que te vayas a dormir -

- Pero no quiero dormir – respondió Dima mientras Pasha trataba de llevarlo hasta el sillón para que se acostara

Mientras Yulia miraba el espectáculo sintió que una mano se deslizo hasta la suya y entrelazo sus dedos con los de ella, volteo y se encontró con los ojos verdes de Lena que hicieron que se le erizara la piel.

- ¿Quieres ir a descansar? – le pregunto la pelirroja

Yulia asintió con la cabeza sin poder articular palabra, Lena guió a Yulia hasta una habitación en la segunda planta de la casa; había una cama suficientemente grande para dos personas, unas mesitas de noche a los lados de la cama, un pequeño tocador y un sillón.

- Voy a cambiarme al baño – dijo Lena mientras sacaba de su maleta la pijama – Tu puedes cambiarte aquí -

Yulia seguía sin responder solo asintió con la cabeza, estaba realmente nerviosa, no sabia que esperar, que hacer o que iba a pasar; pero estaba segura de que quería estar con ahí con Lena y que deseaba que algo pasara entre ellas. Cuando la pelirroja salio, Yulia busco en su maleta la pijama, se desvistió rápidamente y se puso un pequeño short azul y una camiseta de tirantes blanca que le quedaba ajustada, se sentó en la cama y espero a que la pelirroja regresara.

Lena no tardo nada en regresar a la habitación, usaba unos boxers rosas con un top del mismo color, Yulia alzo la vista al escuchar que la puerta se abría y al ver a la pelirroja se puso de pie de un brinco; Lena trataba de hacer que sus nervios no se notaran, guardo su ropa en la maleta y se dirigió hacia la cama.

- Prefieres el lado derecho o el izquierdo -

- Creo que el izquierdo – dijo Yulia

- Perfecto yo siempre duermo del lado derecho – la pelirroja le sonrió y los nervios de la morena desaparecieron un poco

Yulia se acerco a la cama y quito el edredón para poder meterse entre las sabanas, se acostó sobre su costado derecho viendo como la pelirroja acomodaba su ropa en la maleta y sacaba la que usaría al día siguiente.

- Eres muy ordenada –

Lena se volvió – Supongo que ya me acostumbre, desde niña odiaba que las cosas estuvieran en desorden –

Ambas chicas rieron, Lena encendió la pequeña lámpara que estaba sobre la mesita de noche de su lado y fue a apagar la luz de la habitación que quedo en semipenumbra, Yulia observaba hipnotizada cada movimiento de su compañera de cuarto, su fina silueta deslizarse por la habitación hasta que quedo acostada frente a ella, se miraron un largo rato a los ojos sin decir palabra.

- ¿Te la pasaste bien hoy? – pregunto Lena al fin

- Si, tus amigos son buenas personas -

Lena levanto su mano derecha muy despacio y la llevo a los cabellos de la morena, jugo con ellos revolviéndolos, mientras Yulia se estremecía bajo las sabanas al sentir a la pelirroja que empezó a acariciar suavemente la mejilla de la chica de ojos azules, tomo su barbilla lentamente y se acerco un poco mas, dejo sus labios a pocos centímetros de la morena que respiraba agitadamente; Lena cerro los ojos esperando que la ojiazul diera el primer paso y Yulia lo hizo, cerro los ojos, respiro profundo y unió sus labios a los de la pelirroja, Lena temblaba y la morena lo noto, para calmarla se abrazo a ella sin separar sus labios e hizo el beso mas intenso, los nervios de ambas empezaron a disminuir hasta que Yulia acomodo su pecho sobre el cuerpo de Lena que quedo contra acostada boca arriba; la morena se separo lentamente y miro a la pelirroja; tenia al cabello sobre la almohada algo revuelto, los labios hinchados y rojos, los ojos cerrados y respiraba agitadamente; se veía mas que hermosa, tanto que no pudo mas que volver a besarla, esta vez sin los nervios del primer beso y con la certeza de que no seria rechazada.

Los besos duraron gran parte de la noche, las primeras caricias no se hicieron esperar, pero Lena se separo de Yulia cuando sentía la necesidad de ir más allá de solo caricias inocentes.

- ¿Qué pasa? – Le pregunto la morena cuando sintió alejarse a la pelirroja - ¿Hice algo mal? -

Lena la miro con ternura y acaricio tiernamente su mejilla haciendo que la piel de Yulia se erizara de nuevo – No has hecho nada mal – sonrió – Todo ha sido perfecto –

- ¿Pero? -

- No quiero que seas una aventura de una noche Yulia – respondió la pelirroja – No quiero lastimarte, lo mejor será que vayamos despacio, nos conozcamos y nos demos tiempo -

- Tú me gustas mucho y me siento muy bien contigo, como nunca me había sentido con nadie mas - Yulia tomo una de las manos de la pelirroja y se la llevo a los labios para besarla

- Nunca he tenido una relación seria y cuando he tratado de hacerlo siempre lo hecho a perder - la pelirroja enredaba sus dedos en los cabellos de Yulia – Contigo no quiero echarlo a perder, me gustas demasiado -

- Solo quiero que me respondas algo – dijo Yulia

- Lo que quieras -

- ¿Quieres ser mi novia? – pregunto la morena, se sonrojo y agacho la mirada

Lena abrió los ojos desmesuradamente al escuchar a la ojiazul, no se esperaba algo así tan pronto y mucho menos de parte de Yulia, pensó que la que daría ese paso seria ella.

- ¡Si! – grito de momento tan fuerte que Yulia dio un pequeño saltito sorprendida

La pelirroja se lanzo sobre la morena y le dio un beso largo y apasionado, acaricio su suave piel tratando de grabar ese momento en su memoria y dejar marcadas sus manos en la piel de su ángel de ojos azules.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:08

[tr][td class=postbody valign="top"]YULIA AL HABLA

Lena se quedo dormida, dijo que si seguíamos con los besos no se iba a poder resistir así que nos arropamos bajo las sabanas y cerramos los ojos. Son casi las cinco de la mañana y no he podido conciliar el sueño, tantas emociones han hecho que mi cuerpo este alerta; miro a la pelirroja, se ve tan hermosa dormida, me encantan sus labios y sus finas manos; me levanto de la cama porque seguir junto a ella es una tentación y no quiero despertarla abajo se escuchan algunos ruidos, iré a ver que pasa.

- Que madrugadora – es Pasha que esta en la cocina haciendo café

- No podía dormir – respondo con una sonrisita

Yulia que te pasa me reprocho, ¿Por qué le estas coqueteando a este tipo?, tu estas con Lena, esta bien que hay que admitir que el chico esta muy bien y esos ojos son irresistible, “Ya calmante Yulia”.

- ¿Café? –

Esta en pijama, bueno en pantalón de pijama porque trae el torso descubierto, se ve que hace ejercicio, lo miro descaradamente, creo que se dio cuenta, seguramente ya tengo las mejillas sonrojadas de la pena, pero bueno que más da.

- Si gracias – tomo la taza que me ofrece y me siento en la pequeña mesita de la cocina, se sienta frente a mi y me sonríe

- ¿Eres solo amiga de Lena? - pregunta

- No, somos pareja – me siento tan orgullosa al decir eso

- Que bien – el chico se trae algo porque esta muy sonriente – Lena y yo fuimos novios cuando íbamos al colegio -

- ¿En serio? – vaya que me ha sorprendido

- Si, en serio, pero me termino por una chica – su voz sonó algo dolida, bueno que hombre no estaría dolido si su novia le dejara por una chica, supongo que le destrozo el ego

- Ah, bien -

- Yulia, yo no soy tu amigo ni nada, pero conozco a Lena desde siempre y es una persona difícil así que ten cuidado con ella, no dejes que juegue contigo -

- Creo que eso es algo que a ti no te interesa –

Vaya quien se cree este tipo para meterse en mi relación con Lena.

- No te pongas así, mira solo ten cuidado ¿vale? – Suena sincero – Te lo digo por experiencia -

Me levanto de la mesa sin decir palabra, dejando mi taza de café casi llena, camino despacio pero el me toma de la muñeca, su mano es suave y ese contacto hace que se me erice la piel.

- Toma – me extiende una tarjeta – Es mi numero, si necesitas hablar algún día, llámame -

La miro, solo hay un teléfono anotado – Gracias – es lo único que puedo decir y vuelvo a subir a la habitación.

La luz del sol apenas esta entrando por las cortinas y hace que los cabellos rojos de Lena se vean de un color mas intenso, ¿como una criatura tan hermosa puede hacer daño? pienso mientras la miro, seguro todo lo que me dijo Pasha es mentira, Lena no podría hacerle daño a nadie; guardo la tarjeta en mi cartera y me acuesto junto a ella; me encanta como huele, la abrazo y se acurruca en mis brazos, desde la primera vez que la vi soñé con estar así con ella, cierro los ojos y trato de dormir.

- Yulia – ese es mi nombre ¿no?, ¿alguien me llama? ¿Por qué ahora que estaba soñando con Lena? Seguro es mi nana que quiere que baje a desayunar

- Yulia – escucho otra vez y ahora si abro los ojos y me topo con una mirada verde que me hace volver a la realidad, ¡no estaba yo soñando realmente estuve con Lena!

- Hola -

- Buenos días dormilona – me dice

Que bien se ve con esa pijama, aunque estoy segura que se vería mejor sin ella, no me puedo resistir así que tomo su cara pecosa entre mis manos y la acerco a mis labios, me encanta ese sabor como a cereal con miel que tienen sus labios.

- ¿Y eso porque? – me pregunta

- Fue para asegurarme de que no eras un sueño -

- ¿Y ya estas completamente segura? –

- No, aun no -

La tomo de la cintura y con un poco de esfuerzo la tumbo sobre la cama, me coloco a horcajadas sobre ella mientras ríe, yo también rió al escuchar su risa, es contagiosa, me acerco lentamente y la beso, abro paso con mi lengua hasta llegar a tocar la suya, sus manos ya están en mi espalda y las mías acarician su cara y sus cabellos; me toma por sorpresa y se coloca sobre mi, vaya que es ágil y rápida.

- Me voy a bañar – dice y me da un pequeño beso

- Pero, no me piensas dejar así o ¿si? – porque me hace esto

- Ten paciencia Yulia que cuando llegue el momento vas a agradecer haber esperado - me guiña el ojo y eso hace que la desee aun más

- Que mala eres -

Me sonríe y sin decir nada sale de la habitación y me deja ahí, pero bueno seré paciente ya espere toda una vida por ella, ¿Qué son unos días más?

El día ha pasado tan rápido que ni siquiera me doy cuenta que estamos ya en Moscú, los amigos de Lena se han portado estupendamente conmigo, cuando bajamos encontramos el desayuno listo, todos estaban sentados y nos esperaban; excepto Pasha que según dijeron se había ido hacia una hora porque tenia que ir a ver a su padre; platicamos largo rato y nos invitaron a quedarnos otra noche pero Lena dijo que seria mejor que volviéramos y yo no me atreví a contradecirla, mientras mas tiempo estemos solas mejor; alistamos nuestras maletas, nos despedimos no sin antes darles las gracias e invitarlos a mi casa para una pequeña reunión y salimos para volver a la ciudad. Deje que Lena condujera, la verdad es que estaba muy cansada apenas y había podido conciliar el sueño, llegamos temprano a Moscú eran casi las doce y lo mejor es que éramos totalmente libres para hacer lo que quisiéramos, no había obligaciones de la escuela, no había papás que nos impidieran salir y Lena no tenia trabajo, lo único eran esos guardaespaldas que me siguen a todos lados, pero creo que ya están acostumbrados a mis salidas así que eso no era un problema.

Pasha me había dejado intrigada pero no quise preguntarle nada a Lena ni tampoco hablar de lo que sucedió porque si ella no me había dicho nada de ese chico era porque no quería o porque no estaba lista para hablar de él, así que decidí que lo mejor era esperar a que ella me contara algo.

Aun me siento un poco rara con esta situación, Lena me encanta es perfecta pero yo nunca había salido en este plan con una chica, además no puedo sacar los ojos miel de Pasha de mi cabeza, se que se me pasara y que estoy feliz con mi pelirroja pero no deja de inquietarme, será porque pienso demasiado las cosas pero bueno hemos llegado a casa, y ahí esta mi nana en la puerta esperándome.

- Yulia – dice al verme – Que bueno que regresaste niña, ya estaba preocupada -

- ¡Ay nana!, no pasa nada -

Lena me observa desde la entrada, le hago un ademán para que se acerque y así lo hace.

- ¿Te quedas a comer verdad? – le pregunto

Ella asiente con la cabeza.

- Nana, nos podrían preparar algo para comer -

- Claro mi niña enseguida -

Mi nana sale directo a la cocina para ordenar nuestra comida, Lena me sonríe, adoro cuando me sonríe y se dibujan esos hoyuelos en sus mejillas, no quiero separarme de ella por nada.

- ¿Qué hacemos? – le pregunto

- Lo que quieras -

- Vamos a mi habitación – le guiño el ojo y se sonroja, no se como alguien como ella se puede poner nerviosa si es una experta en esto de los encuentros amorosos

Tomo su mano y la entrelazo con la mía, subimos al segundo piso y en la esquina del ala oeste esta mi habitación, Lena nunca la ha visto, espero que le guste tanto como a mi; mi habitación es bastante amplia, tiene una cama con dosel justo en el centro, esta una pequeña sala de estar, algunos libreros, el tocador y algunos otros muebles que casi ni uso, también tengo mi vestidor que esta junto al cuarto de baño.

- Bonita habitación -

- Gracias – Lena se sienta en la cama y me muero de ganas de saltarle encima pero me controlo porque ella me lo ha pedido – Quiero que te quedes conmigo mientras no están mis papás –

Creo que la he tomado por sorpresa porque me mira extrañada con esos hermosos ojos verdes que tiene.

- No se Yulia -

- Anda Lena, no quiero estar sola -

- Dijimos que íbamos a llevar esta relación lo mas lentamente posible y ya me estas pidiendo que me mude contigo – ríe un poco

- Si quieres puedes dormir en otra habitación, anda es que no quiero estar sola, además es solo por un tiempo – me hinco frente a ella apoyando mis brazos sobre sus rodillas

- Esta bien – dice – Pero recuerda todo con calma, realmente me importas demasiado como para echar a perder esto -

- Yo no quiero echarlo a perder, quiero estar contigo siempre – la miro y sus ojos verdes me expresan ternura y amor, hacen que los latidos de mi corazón se aceleren, me siento mas que feliz de tenerla conmigo

Me toma por los brazos y me levanta me acuesto en la cama junto a ella y empieza a jugar con mi cabello, me empieza a dar sueño mientras escucho su dulce voz que me dice cuanto me quiere, me acurruco en su pecho y los latidos de su corazón me adormecen, la abrazo y ella me cubre, cierro los ojos y aun escucho su voz, me pesa el sueño, no quiero dormir quiero seguir escuchándola.[/td] [/tr][tr][td class=genmed height="40" valign="bottom"][/td][/tr]
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:08

VERANO

Lena y Yulia salieron al día siguiente para el departamento de la pelirroja a buscar sus cosas, llegaron a un acuerdo con el casero que rentaría el lugar por los dos meses siguientes y después Lena podría regresar; sacaron toda su ropa y cosas personales y las llevaron a al pequeño palacete; como habían acordado la pelirroja se quedo en una de las habitaciones para huéspedes que Yulia había mandado a decorar con varios ramos de rosas rojas.

- Es precioso Yulia no te hubieras molestado -

La morena la abrazo y le dio un tierno beso – Gracias por estar conmigo – realmente apreciaba que Lena estuviera con ella porque siempre había estado sola y cuando alguien llegaba a estar con ella era por compromiso, por interés o por obligación

Los primeros días de las vacaciones pasaron rápidamente, disfrutaban de estar todo el día en casa descansando, a veces salían de compras aunque Lena no dejaba que Yulia le comprara nada y la morena la respetaba, salían a comer y a dar paseos en la moto de Lena que a Yulia le gustaba cada vez mas y le había perdido por completo el miedo, hasta quería aprender a conducirla.

- It’s all about us – el móvil de Lena sonó estrepitosamente haciendo que las chicas se sobresaltaran ya que estaban en una sesión de besos apasionados en el cuarto de televisión

- Empiezo a odiar ese teléfono – dijo Yulia separándose de la pelirroja que había tomado el móvil

- Aló – respondió la pelirroja – Si, estaré ahí – dio un suspiro – El sábado a las ocho -

- ¿Tienes trabajo? – la morena hizo un puchero, no le agradaba separase de la pelirroja

- Si – dijo Lena sin mucho ánimo – Pero solo serán unas horas – sonrió

- Pero Lena, el sábado cumplimos un mes de haber empezado nuestro noviazgo – los ojos de la morena se pusieron cristalinos

Lena se acerco a Yulia y la abrazo tiernamente, pego su boca al oído de la morena y en un murmullo dijo – Lo se pequeña y créeme que el trabajo no impedirá que nos la pasemos de maravilla – lentamente beso el lóbulo del oído de la morena y continuo con su cuello, Yulia cerro los ojos y se abrazo a la pelirroja

El sábado llego pronto, Yulia estaba muy emocionada así que se levanto muy temprano y le llevo el desayuno a su pelirroja a la cama, abrió lentamente la puerta de la habitación y entro casi de puntillas; puso la charola en la mesita de noche y se sentó en un sillón a observar a Lena que estaba aun profundamente dormida. La pelirroja que sintió la presencia de su novia abrió los ojos y se encontró con la pequeña chica morena observándola.

- Buenos días preciosa – saludo Yulia sonriente

- Ven aquí – dijo Lena

La morena no la hizo esperar y fue a meterse a la cama con la pelirroja que le dio los buenos días con un largo y tierno beso en los labios.

- Tengo un regalo para ti – Yulia se separo de Lena al decir esto

- Me has traído el desayuno – dijo la pelirroja al ver la charola

- Si, pero ese no es tu regalo -

- ¿Me acompañas a desayunar? –

- Claro, muero de hambre – Yulia se acomodo al lado de Lena, encendieron el televisor y miraron las caricaturas mientras desayunaban en la cama

La mañana paso tranquila, las chicas no salieron de la casa porque como Lena tenía trabajo en la noche no quería pasar un día ajetreado; alquilaron películas y se la pasaron metidas todo el día en la cama, una junto a la otra.

- Creo que esta ha sido la mejor manera de celebrar nuestro primer aniversario – dijo Lena que estaba acostada sobre Yulia y le daba pequeños besos en el cuello

- Si, pero aun falta mas -

- Claro, aun falta tu regalo angelito – Lena sonrió

- Y el tuyo – Yulia le dio un beso – Pero eso tendrá que esperar a que regreses -

La pelirroja hizo un puchero y miro el reloj, eran ya las cinco treinta, tenia que arreglarse para salir.

- Me voy a bañar – dijo la pelirroja mientras se levantaba y entraba al cuarto de baño

- Aquí te espero – la morena le lanzo una mirada picara a su novia

Lena no tardo mucho en salir del cuarto de baño, envuelta en una toalla, sus rizos rojos le caían mojados sobre los hombros; Yulia la miro y se quedo embobada con aquella imagen.

- Cierra la boca que se te va a meter una mosca – rió Lena

La morena reacciono y se sonrojo – Eres hermosa Lena – dijo sinceramente

- Lo se preciosa – dijo la pelirroja acercándose – Y también soy irresistible – le dio un pequeño beso en los labios y fue a buscar la ropa que se iba a poner

- Y además modesta – agrego Yulia con una sonrisa

Lena salio desde las seis hacia su destino dejando a la pequeña morena inquieta, que se baño rápidamente y se arreglo mas que en cualquier otra ocasión; busco un traje especial de motociclista que había comprado para ese día, era completamente blanco, se lo puso y saco de una bolsa negra acolchada un casco del mismo color con unas pequeñas alas de ángel dibujadas a los lados, en la parte de atrás de podía leer “Yulia” en letras manuscritas. Bajo rápidamente y fue directo a su auto, acomodo una caja que estaba perfectamente envuelta en un papel rojo con un moño dorado justamente a la mitad y después de asegurar una bolsa negra idéntica a la de donde había sacado su casco, subió al coche y salio tan rápido como pudo hacia el centro de Moscú.

La pelirroja se paso sirviendo copas de vino blanco gran parte de la noche, solo podía pensar en su pequeño ángel de ojos azules y la sorpresa que le tenia preparada para esa noche, camino entre los invitados recordando todas las cosas maravillosas que le habían pasado ese mes junto a Yulia, su vida había cambiado completamente ahora se sentía feliz; nunca había tenido una pareja estable porque no había encontrado alguien con quien quisiera estar todo el tiempo, siempre le pasaba que se hartaba de sus amigos o amigas y acababa alejándolos, se aburría de ellos y buscaba alguien para comenzar una nueva aventura; pero con Yulia le pasaba algo diferente, siempre quería estar con ella, la chica ojiazul era tan encantadora y divertida que jamás se aburría de ella; esto le daba un poco de miedo porque nunca había necesitado de nadie y estaba segura de que si Yulia se llegaba a alejar de ella no sabría que hacer; este nuevo sentimiento la asustaba, exponer los sentimientos es signo de debilidad pensaba la pelirroja.

Yulia no perdió el tiempo, tenia todo listo para darle una enorme sorpresa a Lena, fue la agencia de motos que había visitado unos días antes, hablo con el encargado que tenia preparada la flamante motocicleta que la morena le regalaría a Lena, hizo los tramites que faltaban y con ayuda de sus guardaespaldas llevo la motocicleta hasta su casa de donde partirían para alcanzar a Lena en el trabajo. La chica ojiazul estaba desesperada daba vueltas enfundada en su traje blanco de un lado a otro de la mansión, apenas eran las diez de la noche y la pelirroja le dijo que saldría hasta las doce.

- ¿Por qué no vamos de una vez? – pregunto uno de sus guardaespaldas que la notaba nerviosa

- Aun es muy temprano – dijo Yulia

- Pues podemos esperar un rato ahí -

Yulia le sonrió – Esta bien –

La chica morena salio corriendo de su casa y se subió a la camioneta que siempre usaban sus guardaespaldas, uno de ellos llevaría la motocicleta porque Yulia no sabia conducirla y ella iría con el otro en la camioneta. Al fin después de un corto recorrido de mas o menos media hora llegaron a una mansión un poco mas pequeña que la de los Volkova y se estacionaron enfrente, eran apenas las once así que Yulia bajo rápidamente de la camioneta y se apresuro con ayuda de sus guardaespaldas a limpiar la moto porque se había llenado un poco de polvo durante el camino y a ponerle un gran lazo rojo justo al frente.

La pelirroja se despidió de todos sus compañeros después de que termino con su trabajo y cobro su sueldo; sonrió ampliamente al tocar su bolsillo donde guardaba el regalo para su pequeño ángel y salio a la calle, miro hacia donde estaría estacionada su hermosa motocicleta y dio un suspiro al ver ese espacio vació, camino un poco mas para salir de la hermosa mansión y justo cuando iba a parar a un taxi alzo la vista y vio a una pequeña figura vestida de blanco de pies a cabeza recargada sobre una flamante moto roja que le hacia señas con la mano para que se acercara.

- ¿Yulia? – pregunto la pelirroja al acercarse a la persona que estaba completamente vestida de blanco y tenia la cara cubierta por un casco

La chica ojiazul se abrió la careta y miro a su pelirroja directamente a los ojos - ¡Sorpresa! – grito emocionada y se lanzo a los brazos de Lena que la recibió mas que feliz

- Es hermosa Yulia – dijo Lena mirando la nueva motocicleta

- Y es toda tuya -

- No puedo aceptarla Yulia, es demasiado, debiste haber gastado una fortuna – La pelirroja dio un largo suspiro – No debiste -

La morena tomo la barbilla de la pelirroja e hizo que la viera directamente a los ojos – Lena yo puedo gastar mi dinero en lo que quiera y quiero que esta moto sea tuya, no se de que otra manera demostrarte lo mucho que me importas así que pensé que este regalo podría hacerlo –

Lena dejo salir una pequeña lagrima al escuchar a su novia – Me lo demuestras cada día angelito, se lo mucho que te importo, no tenias que comprarme algo para que yo lo supiera –

- Pero quise hacerlo y no me vas a despreciar un regalo – la morena le sonrió y Lena le devolvió la sonrisa – Es una Ducati Hypermotard, aun no se que es eso pero la vi y me gusto -

- Yulia es que es fantástica, tiene 95 hp y alcanza hasta 200 km/h – dijo Lena emocionada admirando su nueva moto

- ¿En serio? – pregunto la morena algo impresionada

- Es la mejor, en esta moto se pueden hacer maravillas – los ojos de la pelirroja centelleaban

- Bueno ya, que me voy a poner celosa – dijo la morena y rió

Lena la abrazo y le planto un gran beso en los labios.

- Espera, falta algo – dijo Yulia y se dirigió a la camioneta para sacar dos paquetes que entrego a su novia

La pelirroja abrió lo más rápido que pudo ambos paquetes donde encontró un traje idéntico al de Yulia pero en color negro y un casco del mismo color con su nombre grabado en la parte posterior.

- Son los mejores sabes, son contra caídas, aparte de ser impermeables y térmicos -

- Has estado investigando ¿verdad? – rió Lena al escuchar a Yulia dándole la explicación muy emocionada

- Tenia que darle lo mejor a mi princesa – dijo Yulia y le dio un pequeño beso a la pelirroja en la mejilla - ¿Nos vamos? Tienes que probar tu moto -

- ¡Claro! -

- Pero ponte el traje – dijo la morena

Lena se puso el traje negro en un santiamén y se calzo el casco, abrió la careta y dijo – Lista, cuando quieras –

- ¿Y tu moto? – Pregunto Yulia – Para que ellos se la lleven a la casa -

- Creo que eso no será necesario – Lena se puso del color de su cabello

- ¿Por qué? ¿Que hiciste Lena? – pregunto la chica ojiazul

- La vendí para comprar tu regalo - dijo en un susurro y agacho la cabeza

- Pero mi vida, esa moto era todo para ti -

- No Yulia, tu eres todo para mi -

- No tenías porque hacerlo -

- Lo hice porque quise y punto, como tu me dijiste yo puedo hacer con mi dinero lo que quiera – se defendió Lena – Y no hablemos mas -

- Bueno – sonrió la morena – Entonces quiero mi regalo -

- No, eso tendrá que esperar, primero vamos a estrenar mi moto – la pelirroja le enseño la lengua a Yulia y subió a su nueva motocicleta
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:09

[tr][td class=postbody valign="top"]SIEMPRE HAY UNA PRIMERA VEZ PARA TODO

Esa noche las calles de Moscú fueron completamente diferentes para Lena, estaba tan feliz que sentía que el corazón se le saldría en cualquier momento del pecho; Yulia iba pegada a su cuerpo podía sentir el calor de su abrazo; corrió su nueva motocicleta por toda la ciudad disfrutando de la compañía de ese ángel de ojos azules que se había convertido en la persona mas importante para ella en tan solo un mes.

Eran las dos de la mañana y la temperatura empezaba a disminuir, aunque los trajes eran térmicos la pelirroja pudo sentir como el cuerpo de su novia empezaba a tiritar de frió, tomo el camino mas corto hacia casa de Yulia y en un santiamén habían guardado la moto en la cochera y estaban en la habitación de la morena.

- Creo que lo mejor es que nos demos un buen baño para quitarnos el frió – propuso Yulia que se quito el casco

Lena asintió sin hacer mucho caso, se sentó en la cama y después de deshacerse del casco se saco el traje acomodándolo en una silla. Yulia entro al cuarto de baño y lleno la bañera con agua caliente y sales de baño.

- ¡Lena! – Grito la morena – Me ayudas -

La pelirroja sonrió, no había tenido ningún tipo de intimidad con Yulia por miedo a hacerle daño, no quería que Yulia fuera algo pasajero, quería estar segura de sentir algo por ella.

- Ya voy – respondió Lena

El vapor de agua llenaba el cuarto de baño, la pelirroja entro y no pudo ver absolutamente nada.

- ¿Dónde estas? – pregunto tanteando el aire la pelirroja

- Aquí – una voz llego a su oído, Yulia abrazo por detrás a la pelirroja haciendo que esta se sobresaltara

La morena beso primero el lóbulo de la oreja de la pelirroja, bajo a su cuello y gentilmente fue desabrochando cada uno de los botones de la blusa de la pelirroja que dejaba escapar pequeños gemidos; Lena se giro lentamente quitándose la blusa, no veía nada pero con sus manos palpo la cara de Yulia y le dio un apasionado beso mientras la morena desabrochaba el pantalón de la pelirroja que cayo al instante; Lena recorrió el cuerpo de Yulia con las manos primero solo los hombros y empezó a bajar un poco mas hasta encontrarse con su pecho totalmente desnudo.

- ¿Estas desnuda? – pregunto la pelirroja que no podía ver absolutamente nada por el vapor

- Puede ser, ¿Porque no lo averiguas? -

Las expertas manos de Lena acariciaron el cuerpo de Yulia que se estremecía al contacto, palpo sus senos, su cintura y bajo hasta la intimidad de la morena que dio un pequeño gemido al sentir la mano de la pelirroja entre sus piernas; Yulia se movió hacia atrás.

- ¿Yulia? – Pregunto la pelirroja - ¿Pasa algo? – se preocupo porque pensaba que había ido demasiado lejos

- Ven aquí – dijo Yulia con una voz suave que tranquilizo a Lena

La pelirroja escucho el sonido del agua de la bañera, el vapor empezaba a disiparse y pudo ver a la morena dentro de la bañera extendiéndole la mano, la chica se deshizo de su ropa interior y tomo la mano de Yulia, trato de introducirse en la bañera pero el agua estaba tan caliente que hizo que la pelirroja retrocediera un poco pero segundos después volvió a intentarlo y se sentó entre las piernas de Yulia recargándose sobre su pecho. La morena acaricio el cuerpo de Lena, mientras le daba suaves besos en el cuello y los hombros; llevo sus manos hasta el pecho de la pelirroja y se detuvo para acariciar sus senos que eran redondos y suaves; Lena daba pequeños gemidos que hacían que el corazón de su amante se agitara mas cada vez; Yulia continuo su camino llevando sus manos hasta la entrepierna de Lena y acaricio su clítoris haciendo pequeños círculos a su alrededor, la pelirroja se estremecía mientras la morena seguía repartiendo besos y con su otra mano acariciaba los pechos de su amante; Yulia empezó a frotar el clítoris de la pelirroja primero suavemente y luego un poco mas rápido, podía sentir como su novia arqueaba la espalda mientras llegaba al orgasmo. Lena recupero rápidamente la respiración y se giro para quedar cara a cara con la morena que estaba completamente ruborizada por la excitación y el calor del vapor, la beso apasionadamente mientras se abrazaban.

La morena quería jugar así que tomo el shampoo e hizo una buena cantidad de burbujas con el que deposito en la cabellera pelirroja de su amante, lavo su cabello y después su cuerpo haciendo énfasis en las zonas erógenas de Lena; la pelirroja hizo lo propio y baño a la ojiazul que se estremecía al sentir las manos de Lena recorriéndola; cuando terminaron la primera que salio de la bañera fue la pelirroja; Yulia la miraba absorta en sus curvas mientras la pelirroja se envolvía en una toalla.

Lena le hizo un gesto pícaro a la morena para que la siguiera y Yulia obedientemente la siguió saliendo de la bañera y envolviéndose en otra toalla idéntica a la que había tomado Lena; la pelirroja la guió hasta la cama a su amante y la acostó cuidadosamente deshaciéndose de las toallas que las cubrían, se sentó a horcajadas sobre ella y empezó a recorrerla con los labios desde el cuello hasta la punta de los pies deteniéndose un largo rato en los pequeños senos de Yulia y en su entrepierna, la morena estaba tan excitada que tenia que morderse los labios para no gritar y se agarraba fuertemente con las manos del edredón que cubría la cama; la pelirroja la veía de cuando en cuando y sonreía al ver el placer que le provocaban sus caricias. Lena lamía lentamente el sexo de la ojiazul, daba largas lengüetadas que recorrían toda la intimidad de la chica, introdujo su lengua lentamente por la cavidad de Yulia que no aguanto y soltó un fuerte gemido; la pelirroja se detuvo y subió a la altura de su amante, la beso mientras masajeaba su clítoris una y otra vez lentamente; coloco su pierna sobre la de Yulia de manera que pudiera frotar suavemente sexo mientras que introducía un dedo en la morena; Yulia empezó a respirar entrecortadamente, su corazón se aceleraba cada vez mas al igual que los movimientos de Lena, la respiración de la pelirroja se volvió mas rápida hasta que sintió como se arqueaba la espalda de Yulia e hizo el movimiento un poco mas fuerte; al instante sintió como un hormigueo que empezaba en su entrepierna la recorría, la morena dejo salir un gemido de sus labios y dejo de moverse al igual que la pelirroja.

Lena se levanto, Yulia tenia los ojos cerrados y empezaba a recuperar la respiración, quito el edredón y movió a su novia para que entrara bajo las sabanas, se acostó junto a ella y la abrazo dándole un beso en los labios y otro en la frente.

- Gracias – dijo la pelirroja

- Gracias a ti Lena, eres lo mejor que me ha pasado – Yulia empezaba a dormirse – Te amo – dijo casi en un susurro

Lena no dijo nada, se quedo pensando, ¿Realmente podía amar a esa chica?, ¿Qué tan seria era su relación con Yulia?, tenia miedo de lastimar a su ángel de ojos azules, pero tenia mas miedo de salir lastimada.

Afortunadamente para la pelirroja Yulia se había dormido sin esperar una respuesta al te amo que acababa de expresar, Lena se paso gran parte de la madrugada pensando en lo que había vivido con Yulia hasta que el sueño la venció en los brazos de su amante.

- Anda Lena – rogaba Yulia por alguna extraña razón la sesión de sexo de la noche anterior le había dado mucha energía

- No Yulia, es peligroso – respondió la pelirroja que tomaba su café con toda la tranquilidad del mundo

- Por favor – Yulia hizo un puchero y Lena rió

- Déjame terminar de desayunar y luego vemos -

Yulia le enseño la lengua a la pelirroja y siguió con su desayuno. Las chicas terminaron de desayunar, estaban acostadas en la cama de Yulia y veían caricaturas, eso se había vuelto casi un ritual para ellas.

- ¿Entonces? – pregunto la morena cuando terminaron de desayunar

Lena la miro y no pudo resistir esa cara niña buena que puso Yulia para que la pelirroja le cumpliera su capricho – Esta bien – dijo poniendo los ojos en blanco

Yulia brinco en la cama como niña chiquita a la que le van a comprar la muñeca que tanto desea; Lena rió y se puso a brincar con ella sobre la cama, le encantaba la espontaneidad que poseía su novia, la hacia sentir como que estaba con una persona diferente cada día. Las niñas terminaron de brincar sobre la cama y Yulia se tiro sobre Lena, le dio un beso mientras acariciaba el cuerpo de Lena sin ningún recato y justo cuando la pelirroja estaba a punto de empezar a desvestir a la morena esta se quito bruscamente.

- ¿Qué pasa? – pregunto la pelirroja

- Nada, solo que es mejor que empecemos con mis lecciones para conducir motocicleta – Yulia le guiño el ojo

- No puedes dejarme así – se quejo Lena

- Tu no tuviste piedad de mi, así que anda a cambiarnos – la morena entro en el vestidor – La venganza es dulce – grito mientras Lena se levantaba de la cama

Las chicas se pusieron sus respectivos trajes especiales para montar la motocicleta y bajaron con casco en mano, fueron directo al garaje y encontraron la hermosa moto roja de Lena; la pelirroja la miro y dio un largo suspiro, le fascinaba su nueva moto.

- Oye Yul – dijo la pelirroja acordándose de que no le había dado su regalo a la morena

- ¿Si? -

- Ahora que me acuerdo después de todas las emociones de anoche -

Yulia se sonrojo

- No pude darte tu regalo – término de decir Lena

- No hay mejor regalo que tu, preciosa – dijo la morena que abrazo a Lena dándole un pequeño beso en los labios

- Espera – Lena se separo de su novia y se quito la parte superior de su traje, metió la mano en la bolsa derecha del pantalón que llevaba debajo del traje y saco algo que parecía un separador de libros, se lo entrego a Yulia que lo examino detenidamente

- ¿En serio quieres que vaya contigo de viaje? -

- Claro, vamos a pasar unos días maravillosos, lo prometo – la pelirroja sonrió

Yulia abrazo a la pelirroja, estaba feliz, serian las mejores vacaciones de su vida.

- ¿Cuándo nos vamos? – dijo mientras llenaba de besos la cara de la pelirroja

- Pasado mañana – Lena le enseño la fecha de los boletos, tenía todo programado[/td] [/tr][tr][td class=genmed height="40" valign="bottom"][/td][/tr]
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:09

EL VIAJE

Mongibello es un lugar precioso, esta en la isla de Sicilia, Italia; en el verano esta lleno de todo tipo de personas, al igual que todas las playas del mundo; las chicas llegaron a medio día al pequeño pueblo que Lena había escogido porque todo lo que había investigado le indicaba que era tranquilo, se hospedaron en una pequeña posada que había a unas cuantas cuadras del centro y de la playa.

Pasaron la mayor parte del tiempo en la playa, tumbadas sobre unos camastros, bajo una sombrilla, hablando de cosas sin importancia y bebiendo algunos cócteles; el calor era impresionante sobre todo para las chicas que estaban acostumbradas a un clima bastante frió, pero estaban disfrutando mucho de esos días que se habían escapado de la rutina.

- Esto es genial – repetía una y otra vez Yulia – A mi jamás se me hubiera ocurrido -

Lena sonrió mientras miraba a la morena disfrutando bajo el sol, le encantaba aquella chica, apenas llevaba un mes con ella y ya había hecho cosas que jamás pensó hacer, como por ejemplo vender esa moto que tanto trabajo le había costado comprar.

- Me alegro que te guste – dijo acercándose a Yulia y dándole un tierno beso cerca de los labios

- Vamos a nadar un rato anda – pidió Yulia

- Ve tu yo te espero aquí – la pelirroja hizo un puchero que hizo que Yulia riera, realmente no le gustaba mucho la playa sobre todo porque la arena era muy molesta y se pegaba al cuerpo cuando sales del agua

- Esta bien – se levanto de un brinco y se acerco mucho a Lena – Te amo -

Yulia no espero respuesta y corrió hacia el mar como una niña pequeña.

<> pensó la pelirroja, aquella palabra que ella había dicho tantas veces y que nunca había sentido, estaba aterrada, no podía decirle a Yulia que la amaba porque no sabia si estaba enamorada de ella, pero por otro lado con Yulia se sentía como con ninguna otra persona, además había hecho cosas impensables por ella, todo esto la confundía y es que por mas que buscara una respuesta en su cabeza no la encontraba; cada beso de Yulia le hacia sentir que la amaba, pero que tal si pasaba como la única vez que pensó estar enamorada, que tal si ella le hacia tanto daño como le había hecho Pasha, que tal si solo era algo pasajero; dejo de pensar por un momento y miro a Yulia, estaba ahí parada a la orilla del mar con ese bikini blanco que se le veía endemoniadamente bien, hombre y mujeres volteaban para mirarla, y es que ese ángel de ojos azules no era una chica común, tenia un magnetismo que la hacia irresistible a cualquiera. Lena sonrió, no sentía celos de que la desearan, los celos eran tontos, al final de cuentas por mucho que los demás desearan a Yulia, ese ángel de ojos azules era suyo y nada más.

Le pelirroja pidió un par de cócteles mas, Yulia le había enseñado algunas palabras en italiano y ya se las arreglaba para preguntar y pedir lo indispensable; tomo el libro que estaba leyendo y se concentro en la lectura.

Yulia no tardo en volver, se quedo un momento parada frente a Lena que estaba realmente graciosa tan concentrada en ese libro, usaba un bikini negro y estaba recostada en una posición bastante sugerente; Lena levanto la mirada y le sonrió a la morena que estaba empapada por el agua de mar; Yulia le devolvió la sonrisa y empezó a sacudir su corto cabello sobre Lena.

- ¡No Yulia!, mojas el libro – grito la pelirroja y todos lo que estaban ahí voltearon para mirarlas

- No exageres Lena – la morena se sentó junto a ella

Lena movía el libro tratando de secar las paginas que se habían mojado, mientras Yulia reía casi incontrolablemente al ver a la pelirroja.

- Anda mejor vamos a comer algo por ahí -

La pelirroja levanto la vista y vio la picara mirada de la morena - ¿Por ahí? –

Yulia rió – Si, anda vamos al hotel y pedimos servicio al cuarto – la morena le guiño el ojo y Lena se sonrojo

- Bueno – dijo con una gran sonrisa

Ambas se levantaron, se vistieron y recogieron sus cosas, llegaron rápido a la habitación de la pequeña posada y sin más empezaron un largo rato de besos y caricias, complementándose la una a la otra.

- No se supone que íbamos a comer – dijo Lena cuando hubo recuperado su ritmo cardiaco normal

Yulia rió – Pues yo sacie el hambre que tenía –

- Bueno pero mejor vamos a buscar algo de comer que después de tanta actividad me muero de hambre – ambas rieron

Las chicas salieron de la habitación ya arregladas para la cena, llevaban ropas de verano cómodas, buscaron una trattoria y rápidamente encontraron una a la vuelta de la posada donde se hospedaban; Yulia entro tranquilamente y hablo con el chico que atendía, el muchacho les ofreció una mesa y la especialidad de la casa que era el risotto a los tres quesos, la morena que se hablaba perfectamente en italiano pidió aquel platillo y dos copas de vino tinto; el chico se porto demasiado galante con Yulia, no dejaba de hacerle cumplidos que la pelirroja por supuesto no entendía pero que suponía por las risas entre el muchacho y Yulia y porque la morena con cada palabra del chico se sonrojaba mas.

Lena miraba todo esto bastante incomoda mientras la morena no se daba cuenta de que la pelirroja casi mataba con la mirada aquel guapo mesero; <> pensaba <> se respondió, no en vano estaba estudiando psicología.

- ¡Yulia! – alzo la voz la pelirroja

La morena paro de reír y volteo a ver a su novia, la mirada de Lena no era de enojo, mas bien tenia algo de tristeza, confiaba totalmente en Yulia pero esa coquetería que era propia de la morena le estaba empezando a afectar; sobre todo porque a Lena no le era fácil confiar en las personas y mucho menos abrir su corazón tan de repente, empezaba a dudar si Yulia seria la persona que estaba esperando, la persona con la que quería estar, la persona que no la haría sufrir.

- ¿Pasa algo preciosa? – pregunto tan dulcemente la morena que a Lena no pudo enojarse, pero aun así no estaba dispuesta a permitirle a Yulia ese tipo de cosas

- Ya puedes dejar de coquetear con tu amiguito y ordenar la comida que muero de hambre -

Yulia bajo la mirada, no pudo disculpar su comportamiento – Por favor podrías traernos ya lo que ordenamos – le dijo Yulia al mesero con el mismo impecable italiano con el que había estado hablando

El chico se retiro inmediatamente.

Lena tenia puesta la mirada en la ventana, no quería ver a Yulia a los ojos ese comportamiento le había dolido mas de lo que se había esperado; el dolor la cegó en aquellos momentos y solo podía pensar en que si Yulia la quería hacer sufrir, lo pagaría, y el precio de hacer sufrir a Elena Katina era muy alto.

- ¿Lena? – hablo Yulia casi en un susurro

- Ummm – fue la única respuesta de la pelirroja

- No te enojes conmigo -

Lena volteo a ver a su ángel de ojos azules – Bueno entonces te aplaudo por haber conquistado al tipo ese ¿o que? – tenia su mirada verde fija sobre Yulia – No me gustan tus juegos Yulia, si quieres ir por ahí coqueteando con medio mundo ese es tu problema, pero entonces te olvidas de mi –

- No te pongas así, yo no le estaba coqueteando -

- Ah, no – Lena alzo la voz – Entonces ¿Qué era eso? -

- Nada, no era nada, él solo me dijo que le parecía muy bonita y esas tonterías, en serio Lena, nunca he querido hacerte enojar -

El mesero llego en ese momento interrumpiendo a las chicas, sirvió los platos y las copas con vino, como el ambiente entre ellas estaba tenso se retiro sin decir ni una sola palabra. La comida paso en completo silencio, Yulia no quería ni voltear a ver a Lena, era la primera vez que se enojaban y todo por una tontería, el tipo ni siquiera se le hacia guapo y ella no le había estado coqueteando, ¿pero como hacer entender a Lena?

Yulia pago la comida y sin hablar volvieron a la posada, Lena tenia atravesado un sentimiento de traición <> se decía mientras miraba a ese ángel de ojos azules que caminaba con la cabeza gacha y los ojos rojos.

- Yulia, mírame – dijo Lena deteniéndose a mitad de la acera, la morena levanto la mirada y miro a la pelirroja

- Perdóname Lena, en serio yo ni siquiera… - la morena no pudo continuar porque la pelirroja puso un dedo sobre sus labios para que esta guardara silencio

- Quiero que me escuches – dijo muy seria – Tu eres la única que ha logrado realmente interesarme para tener una relación seria desde que fui novia de Pasha – Lena dio un suspiro – No quiero que me lastimen Yulia ni yo quiero lastimarte, no quiero que vuelva a pasar lo que paso hoy; sentí unos celos enormes al verte ahí riéndote con ese tipo, no quiero que tus sonrisas sean de nadie mas que mías, quiero que todo lo tuyo sea mió; se que suena muy posesivo pero no es por eso, es porque tu tienes todo lo mió y quisiera ser correspondida totalmente por ti – hizo una pausa – Así que por favor quiero que decidas si me puedes dar todo porque yo no quiero solo un poco de ti, lo quiero todo Yulia – volvió a suspirar

Yulia se quedo completamente estática, nadie en su vida le había dicho aquellas palabras que la dejaron sin aliento, Lena le estaba abriendo su corazón, le estaba confiando sus sentimientos; ella tenia claro lo que sentía por la pelirroja, la amaba, estaba enamorada de ella como nunca lo había estado de nadie y no quería lastimarla – Elena – dijo seriamente – Te he dado mi corazón y todo lo que soy desde antes que tu me lo pidieras – los ojos de Yulia se iluminaron y no pudo evitar sonreír – Te amo y no quiero hacerte daño, discúlpame, lo de hace rato fue una tontería, en serio –

La morena se acerco lentamente y tomo la barbilla de Lena, puso sus labios a unos milímetros de los de la pelirroja y dio un largo suspiro antes de unirlos suavemente con los de ella, fui intensificando el beso tiernamente mientras Lena le correspondía, saborearon un el sabor del vino que aun quedaba en sus labios, se separaron con una nueva sensación; Yulia tenia la certeza de que su pelirroja la amaba aunque no lo dijera y Lena se sentía completamente segura al lado de la morena, algo les decía a ambas que el camino que tenían que recorrer juntas seria largo y complicado en algunos momentos, pero no había dudas respecto a lo que sentían la una por la otra.

Caminaron tomadas de la mano un largo rato sin decir nada, sentir la presencia la una de la otra era mas que suficiente; se sentaron a la orilla de la playa para ver el mar y la luna que resplandecía con fuerza en toda aquella oscuridad, se besaron por largo rato tratando de demostrar todo lo que sentían con aquellos besos.

- Nos vamos – dijo Lena levantándose y ayudando a Yulia

La morena asintió con la cabeza, regresaron a la posada para dormir, se quitaron la ropa que llevaban encima, y se acostaron una junto a la otra; Yulia abrazo por detrás a Lena que se quedo dormida inmediatamente; la morena no podía dormir acariciaba lentamente la pelirroja cabellera de su novia mientras pensaba en lo que le había dicho Lena, en que era lo que le había hecho Pasha a su preciosa pelirroja para hacer que no confiara en nadie, en porque Lena nunca había mencionado que había sido su novio hasta ahora y en porque Pasha le había dicho que tuviera cuidado con ella.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:10

[tr][td class=postbody valign="top"]LOS RECUERDOS DE LENA

Apenas llegamos y ya tenemos que regresar a Moscú, esta semana ha sido la mejor de mi vida, al fin pude decirle a Yulia lo que sentía aunque aun tengo esa punzada en el pecho que hace que me de miedo que me lastime. No se porque tuve que mencionar a Pasha, recuerdo su nombre y me dan ganas de partirle la cara a ese infeliz.

No se como se atrevió a jugarme de esa manera, yo le confié todo lo pasaba conmigo, en ese momento estaba muy confundida y él era antes que mi novio mi mejor amigo.

Pasha y yo nos conocíamos desde niños, fuimos juntos al colegio, nuestros padres eran muy amigos e inevitablemente terminamos siendo novios cuando teníamos dieciséis años; aun no se si lo que sentí por el fue amor o solo amistad, creo que en ese momento estaba demasiado confundida porque empezaban a sentir cierta atracción por las chicas.

Nuestros amigos estaban felices de que fuéramos pareja, estábamos juntos en todos lados y todo el tiempo, jamás nos peleamos, se podría decir que teníamos una relación ejemplar, basada en la confianza y en que antes que otra cosa éramos amigos; pero como todo historia esta también tenia que tener algo de drama, ahí es donde entra Alina y no es que ella viniera a complicar las cosas porque la que las complico fui yo.

Alina acababa de llegar a nuestro pueblo, digo pueblo porque comparado con Moscú eso es lo que es, una pequeña villa cerca de San Petersburgo donde apenas hay lugares a donde ir y cosas en que entretenerse; a pesar de todo les doy gracias a mis padres por haberme enviando a Moscú, creo que allí nunca hubiera podido crecer tanto intelectualmente; pero me desvió del tema, Alina tenia el cabello negro, largo y liso; una tez blanca aun mas que la mía que le daba un aspecto fantasmagórico que me atrajo inmediatamente y los ojos tan azules que sentías que mirabas el océ...; la primera vez que la vi no hubo mas dudas en mi cabeza, me gustaban también las chicas, pero sobre todo ella con su belleza etérea e inalcanzable o al menos eso pensaba yo.

No le comente nada a Pasha, le tenia total confianza pero eso quería guardármelo para mi, seguí con mi relación con él como si nada pasara pero cada vez pensaba mas en aquella chica que se había convertido en mi amiga, soñaba con ella, no podía pensar en otra cosa que no fuera en sus labios, su cabello, su cuerpo, su mirada; estaba loca por aquella chica y ya no podía negármelo a mi ni a nadie; pasaba horas en el salón mirándola; ahora que lo pienso Yulia es muy parecida a ella pero solo físicamente.

Hasta que un día todo me tomo por sorpresa, Alina y yo estábamos en su casa haciendo un trabajo que teníamos que entregar al día siguiente, recuerdo que yo estaba sentada frente al PC y ella se sentó detrás de mi y rodeo mis hombros con sus brazos, sentí un escalofrió y deje de teclear, me dio un beso en la mejilla que fue húmedo y tímido, se acerco a mi oído y con una dulce voz me dijo – Se que te gusto Elena –

Me quede estática, ella lo sabia y como no si yo era mas que obvia, me la pasaba con ella, ya no le hacia caso a Pasha ni a mis amigos, solo quería estar cerca de ella y ella me lo permitía, ella me permitió ese acercamiento y toda esa intimidad, ella me permitió hacerme todas esas ilusiones que después se rompieron en pedazos y cayeron una a una frente a mi.

- Tu también me gustas – dijo casi en un susurro inaudible, sentí un choque eléctrico al escuchar esas palabras, puso sus labios en mi cuello y la piel se me erizo completamente, giro la silla de un movimiento dejándonos frente a frente, la mire, sus ojos azules me hipnotizaron pero no como lo hacen los de Yulia, siento que mas que sentir amor por Alina era un tipo de atracción física combinado con admiración

Me beso, sus labios eran suaves y dulces, su piel no raspaba como lo hacia la de Pasha, su beso era calido y amable no como los de mi novio que eran toscos; ni siquiera supe cuanto duro aquel maravilloso beso que fue un despertar para mi; continuamos toda la tarde en eso, sentía que volaba y ella lo sabia me tenia bajo sus encantos y no podía despegarme de ella; recuerdo que llegue a mi casa aun embobada por aquel nuevo sentimiento pero todo se vio opacado cuando me vino a la cabeza el recuerdo de mi novio, le había sido infiel a Pasha y eso no me cabía en la cabeza, como había podido hacerlo; ahora que lo medito no era para tanto pero yo me sentía morir, sentía que lo había traicionado de tal manera que no tenia perdón, me sentía lo peor del mundo.

Al día siguiente no podía mirar ni a Pasha ni a Alina a los ojos, creo que ella entendió que me sentía mal al menos eso quiero pensar ya que no me hablo en todo el día aunque buscaba mi mirada; me lleve a Pasha esa tarde a dar un paseo, platicamos de todo, me dijo que lo había dejado abandonado y tenia toda la razón, de vernos a diario pasamos de vernos una vez por semana porque yo siempre le decía que había quedado con Alina; le hable de lo que sentía por aquella chica, me escucho tranquilo y no dijo nada, le conté del beso y de todas esas nuevas sensaciones que había sentido junto a ella, no dijo nada; yo empezaba a inquietarme porque no veía ninguna reacción en él, de alguna manera esperaba que se enojara o al menos algo; pero no paso nada; seguimos caminando y hablando; me fue a dejar a mi casa y me dio un suave beso en los labios, me sentí tan culpable por haberlo engañado y su comprensión me hizo sentir aun peor, necesitaba compensarlo de alguna manera y así lo hice.

Me aleje completamente de Alina, ella me buscaba pero yo siempre estaba ocupada para ella, toda mi atención era para Pasha, todos mis pensamientos, mis besos y mis caricias; me sentía mas tranquila haciéndole sentir que él era lo mas importante para mi, al final de cuentas yo pensaba que estaba enamorada de él.

No recuerdo bien o mas bien no quiero recordar lo que para mi fue en ese momento la única solución que encontré para hacerle sentir a Pasha que lo amaba a pesar de lo que sentía por Alina; los pocos recuerdos que tengo de ese día son borrosos, lo único que tengo claro es que era una tarde y nevaba de una manera calmada, la nieve apenas y cubría las calles; lleve a Pasha a mi casa y nos sentamos frente a la chimenea, yo estaba sumamente nerviosa, tenia muy claro lo que quería y lo que iba a hacer, creo que el nunca se dio cuenta hasta que se vio encima de mi jadeando como desesperado; todo paso tan rápido que después de aquella experiencia quede totalmente desubicada; además Pasha me tomo como su juguete y cada vez que se le antojaba pues se saciaba conmigo, yo lo dejaba porque eso aminoraba mi culpa por la traición tan terrible que según yo había cometido.

Cuando ya no lo soporte mas, porque estaba claro que me hartaría de esa situación de sentirme como un objeto corrí a los brazos de Alina que me acunaron y me dieron el calor que necesitaba, le conté todo lo que había pasado, aun recuerdo que se enojo mucho por como me había tratado Pasha, quería matarlo; lloro junto conmigo y me apoyo como nunca nadie lo había hecho. Al día siguiente de aquella conversación con Alina deje a Pasha; nuestros amigos se enojaron conmigo, porque Pasha les contó que lo había engañado, claro que no se guardo que había sido con una chica y pues nadie quiso escuchar mi parte de la historia así que me aleje completamente de ellos, solo éramos Alina y yo; creo que esos momentos con ella fueron de los mejores de mi vida.

Al poco tiempo me acostumbre a solo tener a Alina, me dolía inmensamente que mis amigos de toda la vida me rechazaran pero lo que no te mata te hace mas fuerte y eso lo descubrí mas tarde; aquel día mis padres habían salido a ver algunas cosas del negocio que tienen y yo me había quedado sola en casa, no perdí oportunidad para estar con Alina, la llame e inmediatamente llego a mi casa; no se como diablos se entero Pasha de todo esto pero me imagino que llevaba tiempo espiándonos o algo así porque como a la hora sin que yo me diera cuenta justo cuando estábamos en una maravillosa sesión de besos apasionados la puerta de mi habitación se abrió de golpe y ahí estaban mis padres junto con Pasha; ambas nos quedamos pasmadas, ella solo llevaba puesto un top que usaba debajo de la blusa y sus jeans, yo estaba en ropa interior; lo que siguió paso demasiado rápido; mis padres gritaban una serie de improperios y cuando me vi ya estaba vestida en la sala de mi casa junto con Alina y los padres de ambas gritándonos todo lo que se les pasaba por la cabeza; Alina tenia la vista clavada en el piso al igual que yo, pero ella no lloraba como yo lo hacia, estaba relativamente tranquila.

Sentí que aquella discusión duro siglos, cuando levante la vista fue porque Alina se iba escoltada por sus padres, volteo a verme y me sonrió, le sonreí y jamás volví a saber que había sido de ella hasta hace un año que por casualidad la encontré en uno de mis tantos recorridos nocturnos por los bares de Moscú, iba con unos amigos; me contó que sus padres la habían mandado a un internado para mujeres, vaya solución pensé; ahí estuvo hasta terminar el colegio y cuando salio se fue a vivir con su novia que era la maestra de Literatura Rusa; te fue muy bien le dije, estaba muy guapa justo como yo la recordaba, pero Alina era solo eso para mi un recuerdo.

A mi no me fue muy diferente, mis padres hicieron mis maletas esa misma noche y me mandaron a Moscú, vivía en una pensión para señoritas donde la mujer que nos atendía parecía un general, termine el colegio en una escuela privada cerca de donde vivía y saliendo me busque un lugar propio, mis padres no estaban de acuerdo así que dejaron de enviarme dinero por un tiempo, no me fue tan mal, me encontré con mis antiguos amigos que habían investigado todo lo que realmente paso y ahora me pedían disculpas; viví un tiempo con Natalia mientras encontraba un trabajo, entre a la universidad y poco a poco me fui independizando, no se porque mis padres decidieron volver a enviarme dinero, tal vez se sentían culpables o algo así pero de la noche a la mañana me volvieron a depositar en mi cuenta una mensualidad; aun no les he preguntado porque lo hicieron, es mas desde que me enviaron a Moscú ni siquiera he vuelto a verlos, solo hablo por teléfono con ellos algunas veces, me han dejado muy claro que no quieren que vaya para allá porque se avergüenzan de mi comportamiento; a mi no me molesta no regresar, creo que jamás volveré.

Pasha llego al igual que todos nuestros amigos a Moscú para estudiar la universidad, nunca le pregunte el porque había llevado a mis padres a mi habitación cuando estaba con Alina, jamás le he vuelto a mencionar nada ni a él ni a los demás; a veces lo tengo que soportar porque no me queda de otra, pero aun tengo ese sentimiento de odio hacia él; logro arrancarme todo lo que tenia en ese momento, logro romper cada una de mis ilusiones, me uso, se burlo de mi, hizo lo que quiso conmigo; pero ya basta con eso, es lo que siempre me dice Natalia que es con la única que hablo del asunto, Elena tienes que dejar ir esos recuerdos y esos sentimientos que no te hacen nada bien, y trato de dejarlos ir pero en momentos como estos que me siento vulnerable no puedo evitar tenerlos.

Veo a Yulia ahí acostada, es mi precioso ángel de ojos azules y tengo miedo de que me traicione justo como lo hizo Pasha, tengo miedo de que al entregarle mi amor como lo hice con Pasha me destroce el corazón, tengo miedo estoy aterrada; anoche le dije lo que pensaba y se que ella no es como Pasha pero no puedo dejar de sentirme así.

Por eso no quería una relación seria con nadie, era mas fácil no involucrarse sentimentalmente, solo tener amigos y amigas cariñosos que te llenan en ese momento y luego se van dejándote una sensación de satisfacción y a la vez de vació pero que nunca te traicionan y sobre todo jamás te rompen el corazón; pero con Yulia todo es diferente quiero darme esa oportunidad, quiero darle esa oportunidad, tiene mi corazón y todo lo que soy ahora solo espero que lo cuide como yo quiero cuidar de ella.

Me acerco lentamente, ya me he dado una ducha y me he cambiado, he recogido la ropa y hecho las maletas; todo esta listo para irnos de regreso al mundo real, esta semana junto a ella jamás podré olvidarla; me acuesto lentamente junto a ella tratando de no despertarla, noto que siente el movimiento porque inmediatamente se abraza a mi cuerpo y yo la abrazo con mas fuerza; su olor me llena, le sacudo un poco el cabello haciéndole un cariño suave en las mejillas; me acerco lentamente y beso sus labios dulcemente como jamás lo había hecho con nadie y despierta abriendo poco a poco esos maravillosos ojos azul eléctrico que hacen que me derrita.

- Buenos días gatita – me dice con una voz medio dormida

- ¿Gatita? – le pregunto

- Si así te voy a decir de ahora en adelante – me sonríe

Le devuelvo la sonrisa y vuelvo a besarla, me coloco sobre ella buscando su calor, su aroma, sus labios, su cuerpo; la deseo, la adoro, la amo… ¿la amo?, si la amo pero aun no puedo decírselo, aunque quisiera gritárselo al mundo pero es mayor mi miedo.

Con ese beso trato de demostrarle todo lo que siento por ella, por favor Yulia no me hagas daño, por favor Yulia ámame como yo te amo, por favor Yulia no me traiciones, por favor Yulia no me uses, por favor Yulia séme fiel, por favor Yulia no rompas mi corazón…[/td] [/tr][tr][td class=genmed height="40" valign="bottom"][/td][/tr]
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:10

UNA PEQUEÑA REUNIÓN

Las vacaciones de verano habían pasado realmente rápido, estaban en su ultima semana de vacaciones, Lena salio temprano ese día porque tenia que inscribirse e ir a hacer su horario de clases; Yulia ya lo tenia todo listo ya que ella se había inscrito la primera semana de vacaciones para no tener ningún pendiente y poder estar con la pelirroja.

- Aló -

- Aló, Natalia, habla Yulia -

- Hola Yulia, que bueno saber de ti, desde que fueron a la casa de campo no hemos sabido nada de ustedes -

Yulia rió – Bueno hablaba para invitarlos a pasar un rato aquí en mi casa –

- ¿Lena lo sabe? -

- No aun no le he dicho pero en cuanto llegue se lo digo -

- Esta bien, ¿quieres que les avise a los demás? -

- Si por favor porque no tengo a donde comunicarme con ellos -

- Bien le diré a Vlad, Valentina, Nadya, Dima y a Pasha -

- Me parece genial, los veo entonces aquí en mi casa el viernes como a eso del medio día, diles que traigan sus trajes de baño, tenemos que disfrutar de lo que queda del verano – Yulia hablaba emocionada – Dima sabe como llegar a mi casa -

- Esta bien Yulia, muchas gracias, ahí estaremos –

La morena colgó el teléfono, apenas era lunes pero quería que todo saliera bien porque los amigos de Lena se habían portado de maravilla con ella en la casa de campo y devolverles el favor era lo menos que podía hacer, además de que quería averiguar algo de lo que había pasado entre Lena y Pasha; así que empezó a preparar todo, bueno mas bien le ordeno a su nana que hiciera las compras y que mandara a limpiar y llenar la alberca que tenían en la parte trasera de la casa, así como a asear la casa de la alberca donde prepararían la pequeña reunión.

El sonido de la moto de Lena llego hasta los oídos de Yulia justo cuando termino de hablar con su nana de todo lo que necesitaba, la chica ojiazul que aun estaba en pijama salio corriendo para recibir a su pelirroja. Lena se saco el casco negro y movió la cabeza para que acomodar su roja cabellera sobre sus hombros lo que dejo completamente embobada a Yulia.

- Hola angelito – dijo Lena con una gran sonrisa

Yulia tardo en contestar aun la miraba anonadada – Estas bellísima – fue lo único que pudo decir

- Lo se – respondió Lena y sonrió coquetamente mientras entraban a la casa de la morena - ¿Por qué estas todavía en pijama? - pregunto

- Bueno es que me entretuve en algunas cosas – respondió Yulia – Pero bueno, dime ¿Cómo te fue? -

- Ya sabes lo mismo de siempre – Lena hablaba sin muchas ganas, ya habían llegado a la habitación de Yulia que compartían y se había acostado boca abajo en la cama

La morena se subió sobre Lena y se sentó sobre sus piernas a horcajadas, empezó a darle un suave masaje en la espalda mientras que la pelirroja se dejaba llevar y daba pequeños suspiros de alivio.

- Pobrecita de mi gatita, esta muy cansada – le dijo suavemente Yulia al oído – Yo la voy a consentir hoy – Yulia tenia todas las intenciones de comenzar una apasionada sesión de besos y caricias con la pelirroja pero en cuanto esta toco la cama y cerro los ojos se quedo completamente dormida - ¿Lena? – Le hablo la morena al ver que esta no respondía a los besos que le daba en la espalda - ¿Estas dormida? – no hubo respuesta

La morena se acomodo en la cama junto a Lena, encendió la televisión y se dedico a cuidarle el sueño a su novia.

- ¿Por qué no me dijiste que venían hoy? – grito Lena desde el cuarto de baño

- Pues… pensé que ya te lo había dicho – Yulia sabia que se le había olvidado comentarle a la pelirroja que sus amigos irían a visitarlas

El interfón del cuarto de Yulia sonó – Yulia – la morena apretó un botón y dijo - ¿Si nana? –

- Hay unos jóvenes que vienen a verte -

- Ya voy nana – apago el botón del interfón – Apúrate Lena que ya llegaron -

- Si me hubieras dicho antes que venían me hubiera levantado mas temprano – respondió la pelirroja que salía del cuarto de baño envuelta en una toalla

- Lo siento gatita, pero es que con esta semana tan agitada que tuvimos ni siquiera me acorde – La morena se sonrojo al recordar que habían pasado toda la semana encerradas en su habitación aprovechando sus últimos días de vacaciones

- Esta bien te perdono – dijo Lena al ver que su novia se sonrojaba y se acerco para darle un beso a la morena que se amarraba un pareo azul a la cintura, usaba ese bikini blanco que tanto le gustaba a Lena – Apúrate que te están esperando -

- Ya voy, ya voy – dijo Yulia que aun saboreaba el beso – Mejor me quedo aquí contigo – sonrió la morena

- No Yul, tu los invitaste ahora vas y los recibes – la regaño Lena mientras la empujaba hacia fuera de la habitación – Yo te alcanzo nada mas que me arregle

La morena no tuvo mas otra opción que obedecer a su novia y bajo al recibidor.

- Wow Yulia, que casa – dijo Valentina que venia tomada de la mano con Nadya

- Gracias – Yulia estaba sonrojada por la cara de impresión de los amigos de Lena

Pasha se adelanto y saludo a Yulia de beso en ambas mejillas, le tomo la mano e hizo que se diera una vuelta frente a él modelando el bikini que llevaba puesto – Vaya Yulia que guapa – dijo el chico con una gran sonrisa

Natalia avanzo, si Lena veía aquella escena seguro mataba a Pasha – Anda Yul enséñanos tu casa – le dijo tomándola del brazo y alejándola de los demás que las siguieron inmediatamente.

Valentina venia con Nadya detrás de Natalia y Yulia; detrás de las chicas iban Pasha, Vlad y Dima que les contaba como estaba arreglada la casa el día de la fiesta cuando conocieron a Yulia.

La alberca era en forma de ocho con unos siete camastros dobles alrededor de esta, tenia azulejos de diferentes colores que formaban el escudo del apellido Volkov justo en medio de la alberca; detrás había un pequeño salón donde habían algunos sillones a modo de sala de estar, un pequeño comedor para doce personas, una cocineta y una barra de madera que la hacia de bar; un mesero y un barman estaban ya a disposición de los invitados.

- Pensaste en todo Volkova – dijo Dima al ver todo dispuesto

- Bueno yo solo quería que se sintieran tan a gusto como yo me sentí en la casa de Vlad ese día – Yulia sonrió tímida – Bueno los vestidores de los chicos están ahí dijo señalando hacia la izquierda a lo que parecía un pequeño cuarto junto a el salón – Y los de las chicas allá señalo a la derecha, si quieren cambiarse porque hay que aprovechar el día -

Yulia se acostó sobre uno de los camastros, cerró los ojos un momento pero los abrió al ver que alguien le tapaba el sol, los abrió y allí estaba su pelirroja mostrándole una botella de protector solar y sonriéndole.

- No Lena, si me pones eso no me voy a broncear – Yulia puso cara de cachorrito hambriento

- No me pongas esa cara angelito – la pelirroja le hablaba dulcemente y se sentó detrás de ella – El sol te puede estropear tu linda piel – le dio unos pequeños besos en la espalda – Y yo no quiero que tu piel deje de estar así de suave -

Los amigos de Lena venían ya de haberse cambiado, los chicos llevaban unos shorts y las chicas bikini, saludaron a Lena que se levanto para darle un beso en la mejilla a todos, inclusive a Pasha; la pelirroja estaba enojadísima, que tenia que hace él ahí, pero después reflexiono y sabia que no le había contado nada a Yulia acerca de lo de Pasha así que era natural que su novia lo considerara su amigo.

Todos se divirtieron mucho ese día, jugaron en la alberca waterpolo, competencia de buceo y de nado; comieron y bebieron, se asolearon, disfrutaron el ultimo día de vacaciones a mas no poder; Yulia estaba encantada con los amigos de Lena, nunca había tenido un día donde se hubiera divertido tanto, generalmente a sus amigos no les gustaban ese tipo de cosas preferían salir a actividades donde pudieran relacionarse con las personas influyentes de Moscú, no les gustaba perder el tiempo en tonterías como muchas veces le habían dicho a Yulia; por otro lado Lena se la había pasado alejando a Pasha de su novia que no se daba cuenta de que el chico se le acercaba con cualquier pretexto, no le caía nada en gracia ese tipo, esa noche le contaría a Yulia lo que había pasado entre ella y Pasha así su novia la entendería y jamás tendría que volverle a ver la cara al tipo ese.

Obscureció mas rápido de lo que los chicos hubieran querido, estaban sentados juntos alrededor de la mesa del comedor platicando y contando algunos chistes y anécdotas.

- Tengo una idea – dijo Yulia, Lena la tenia abrazada por la cintura y sentada en sobre sus piernas – Vamos a hacer una fogata -

- ¿Ahora? – pregunto Lena algo fastidiada quería que todos se fueran para poder estar a solas con Yulia

- Anda Lena – suplico la morena

- Si, Lena anda – dijo Natalia imitando a Yulia

- Anda Lenita – agrego Dima que puso cara de cachorrito y todos rieron

Lena asintió con la cabeza y recibió un beso en los labios de parte de su novia. Yulia se levanto y fue a ordenar todo, después de media hora estaban frente a la fogata que habían preparado y asaban bombones.

- Creo que este ha sido uno de los mejores días que he tenido – dijo Nadya que abrazaba a Valentina
- Si Yul, tienes que invitarnos mas seguido – agrego Vlad – Ahí – grito porque Natalia su novia le había dado un pellizco

- Yulia no tiene porque invitarnos, ya bastante hizo con prepara todo esto – le reprocho Natalia a su novio

- Seguro que los invitare mas seguido, me la he pasado de maravilla hoy con ustedes, ya les considero mis amigos – Yulia interrumpió el regaño de Natalia, los chicos le agradecieron

- Me voy a cambiar tengo frió – le dijo Lena al oído a Yulia y se levanto para ir a la casa

- ¿A dónde va? – pregunto Dima

- A cambiarse tiene frió – respondió Yulia

- Creo que yo también me iré a cambiar – dijo Valentina y Nadya y Natalia la siguieron; Vlad y Dima también fueron a cambiarse

- Voy por mas bombones – le dijo Yulia a Pasha que no quería quedarse sola con el chico, la ponía nerviosa

- Te acompaño – se ofreció caballerosamente el muchacho

- Bueno – dijo no muy convencida

Ambos caminaron hasta la casa y entraron a la cocina, la servidumbre ya no estaba, así que Yulia se puso a buscar bombones en todos los cajones y estantes bajo la mirada curiosa de Pasha.

- ¿No sabes donde están las cosas en tu propia cocina? – el muchacho rió

Yulia se sonrojo mientras seguía buscando – Bueno es que no vengo mucho por aquí –

Pasha soltó una carcajada y Yulia también rió con él – En lugar de estarte burlando de mi ayúdame a buscar – dijo la morena aun riendo

- Esta bien – Pasha se puso a abrir y cerrar cajones al igual que Yulia

La chica que no alcanzaba los estantes mas altos tomo una silla y se subió para buscar en ellos, Pasha se acerco para sostenerle la silla, el chico no era nada tonto, había escuchado que Lena bajaba por las escaleras, aun no había superado el que la pelirroja lo dejara por otra chica y tenia una nueva oportunidad para vengarse de ella, sin que Yulia se diera cuenta movió la silla bruscamente haciendo que Yulia cayera.

- ¡Ahhh! – grito Yulia al sentir que se caía

El chico la sostuvo entre sus brazos, la tenía peligrosamente cerca de su cuerpo abrazada por la cintura mientras dejaba las piernas de la morena en el suelo, la apretaba contra su cuerpo y la miraba a los ojos; Yulia se sonrojo pero no trato de alejar al chico, algo tenía que le era irresistible.

- Gracias – dijo Yulia muy nerviosa, tenía las manos alrededor del cuello de Pasha

Lena que había escuchado el grito de Yulia corrió hasta la cocina pero se paro en seco al ver a su novia en brazos de su ex novio, se quedo mirando estática la escena; Pasha se acercaba mas a Yulia tomaba con la mano que tenia libre su cabeza y la acercaba a su cara, la beso cuidadosamente esperando que Yulia no lo rechazara, al ver que la chica le seguía el beso lo volvió mas intenso poniendo sus dos manos en la cintura y sujetándola fuertemente; Yulia se dejo llevar solo por unos minutos paso sus manos delicadamente por el cabellos de Pasha, mientras Lena observaba todo y sus ojos se llenaban de lagrimas, no soporto mas la escena y salio corriendo hacia su habitación.

Yulia se separo, agacho la cabeza, estaba completamente sonrojada y apenada – Mira lo siento – dijo sin mirar al chico – No se porque respondí ese beso, tal vez porque me eres atractivo – hablaba con sinceridad – Pero yo estoy con Lena y no le quiero hacer daño – suspiro se sentía mal por lo que había pasado – La amo, y esto solo fue un error, me deje llevar y no volverá a pasar, me entiendes –

Pasha sonreía estaba seguro que Lena los había visto – Lo siento yo también Yulia, es que me atraes demasiado y no pude contenerme – la tomo de la mano – Anda vamos que nos deben estar esperando y no te preocupes que te prometo que no volverá a ocurrir respeto tu relación con Elena – sonaba tan sincero que Yulia creyó completamente en él.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:11

¿QUÉ TE PASA LENA?

- ¿Dónde esta Lena? – pregunto Yulia al volver a la fogata y ver a todos alrededor

- No ha bajado – respondió Dima

- A lo mejor se quedo dormida – agrego Valentina

- Si, seguramente, estaba muy cansada – dijo Yulia volteando hacia su casa

- Bueno será mejor que nos vayamos – Natalia se levantaba y los demás la siguieron, Yulia no los detuvo quería ir a ver a su novia, los acompaño hasta la puerta de su casa.

- Acuérdate que puedes contar conmigo para lo que sea – le dijo Pasha a Yulia cuando se despedía de ella

La morena asintió con la cabeza y sonrió forzadamente, se sentía terrible por lo que había hecho, estaba dispuesta a contárselo a Lena en ese momento; se despidió con la mano y vio como se alejaban los amigos de Lena en el auto de Vlad.

Yulia subió lentamente a su habitación, iba pensando como decirle a Lena que había besado a Pasha, seguramente la pelirroja no se lo tomaría nada bien, pero prefería decirle la verdad; Yulia escucho un ruido extraño que provenía de su habitación, corrió hasta ella pensando en que algo ocurría con Lena, abrió la puerta de golpe y se encontró con que su novia estaba empacando sus cosas, azotaba las puertas del armario, metía la ropa mal doblada dentro de las maletas que tenia sobre la cama, se veía muy molesta o al menos era lo que expresaban sus acciones.

- ¿Qué te pasa Lena? – pregunto Yulia un tanto asustada con miles de ideas rondándole por la cabeza, excepto que había visto el beso con Pasha

La pelirroja se giro y la miro a los ojos, se veía que Lena había llorado tenia los ojos hinchados y las mejillas rojas, pero ya no lloraba, su orgullo no se lo permitía, había confiado en Yulia pero esta la había traicionado; estaba furiosa, no quería escuchar ninguna palabra de la morena, no quería verla, sentía que la odiaba.

- ¿Qué no ves lo que pasa? – Pregunto sarcásticamente – Me voy, porque tú ya encontraste alguien más con quien divertirte -

Yulia se quedo pasmada, no entendía o no quería entender lo que le decía la pelirroja que seguía metiendo ropa a las maletas – Pero Lena ¿Qué paso? –

La paciencia de Lena se agoto con aquella pregunta, camino hasta Yulia y le dio una senda bofetada en la mejilla derecha, los ojos de Yulia se nublaron y dejaron salir unas cuantas lagrimas; la morena puso su mano sobre su mejilla, estaba ardiendo, el golpe había sido bastante fuerte, miraba los ojos verdes de la pelirroja; no dijo nada sabia que se merecía aquella bofetada.

- Déjame que te explique Lena – le suplico Yulia mirándola

- Mira niña – La pelirroja enfatizo el niña haciéndolo sonar despectivo – Yo no estoy para juegos, pensé que podía tener algo en serio contigo, pero ya veo que no, solo fui un juguete para ti – Lena contenía las lagrimas trataba de hablar de la forma mas tranquila posible como si no le doliera la situación – ¡Y yo no soy juguete de nadie! – le grito a la cara a la morena

Yulia nunca había visto tan enojada a Lena, sus ojos empezaron a llenarse de lagrimas, ¿Cómo podía pensar Lena que ella solo era un juguete? Si ya le había dicho tantas veces que la amaba, se lo había demostrado; pero estaba claro que Lena no le iba a perdonar el error que había cometido. Yulia se acerco a la pelirroja queriendo abrazarla, buscando una manera que arreglara las cosas inmediatamente, pero Lena la rechazo se aparto y fue a cerrar las maletas, las tomo, una en cada mano y fue directo a la puerta; Yulia se paro frente a ella tratando de impedir que saliera; la pelirroja bajo las maletas y la fue a enfrentar nuevamente.

- Déjame ir Yulia – dijo con un tono agresivo pero sin levantar la voz

- Lena, yo no quise – Yulia lloraba y apenas y se escuchaba lo que decía – Te lo juro, venia a contarte lo que había pasado… -

Yulia no pudo continuar hablando, Lena la tomo de los hombros y le dijo – Yo confié en ti – dijo, las lagrimas empezaban a vencerla – Te hubiera dado todo Yulia, todo lo que me hubieras pedido, hubiera hecho cualquier cosa por ti – su voz empezaba a entrecortarse – Pero tu echaste toda mi confianza y todo mi amor por la borda – unas pequeñas lagrimas empezaron a salir de sus ojos verdes – Yo pensé que eras diferente –

Aquella frase le dio justo en el corazón a Yulia – Yo te amo Lena – le dijo mientras trataba de volver a abrazarla, quería sentirla entre sus brazos y no dejarla ir.

Lena se enojo aun mas al escuchar decir a la morena aquellas palabras, la sujeto aun mas fuerte de los hombros y la puso contra la pared, la empujo de una forma brusca - ¿Me amas? – Pregunto sarcástica – Pues bonita manera de demostrármelo – Lena le gritaba a Yulia que la miraba con los ojos llenos de lagrimas; la pelirroja la apretaba contra la pared cada vez mas fuerte, haciéndole daño.

- Lena, me estas lastimando – dijo Yulia en un susurro

- Ahh te estoy lastimando – Lena apretó mas fuerte – Esto no se compara con lo que yo sentí al verte besando a ese idiota, no se compara con el dolor que yo siento, créeme Yulia – Lena soltó a la chica que se dejo caer en el suelo y puso la cara entre sus manos llorando desconsoladamente

Lena volvió para tomar su par de maletas, se paro justo en la puerta del cuarto de Yulia y dijo – Me alegro que hayas encontrado alguien igual a ti, igual de mentiroso y traicionero, hacen una excelente pareja –

Yulia no levanto la vista, no quería que Lena se fuera, pero estaba claro que no podía hacer nada, la pelirroja estaba fuera de si; lo único que pudo hacer fue quedarse ahí sentada en el suelo llorando, mientras la pelirroja se marchaba.

Lena salio lo mas rápido que pudo, acomodo el par de maletas sobre la motocicleta, se puso el casco y después de subirse arranco la motocicleta para irse lo mas pronto posible, no quería volver jamás, no quería volver a ver a Yulia, es mas se desharía de esa motocicleta lo mas rápido posible; pensó en ir a buscar a Natalia para contarle lo que había pasado pero inmediatamente se arrepintió, quería estar sola, iría a su departamento, afortunadamente el día que se había ido a inscribir también había pasado a hablar con el casero y tenia su departamento nuevamente.

Yulia se encerró en su recamara, se tumbo en la cama con la vista en el techo, tomo el teléfono y empezó a marcar al celular de Lena pero lo tenia apagado, dejo mensajes en el correo de voz hasta que lo saturo. Marco al departamento de Lena, no estaba segura quien le contestaría, pero no sabia a donde mas hablar, no sabia que hacer, necesitaba encontrar a la pelirroja y explicarle; tenia que hablar con ella.

Lena boto las maletas en el recibidor, fue a su habitación y se tumbo en la cama, el teléfono sonaba insistentemente, sabia que era Yulia; encendió su celular y vio todos los mensajes que tenia en el correo de voz, los borro sin mas; fue a donde estaba el teléfono y desconecto la línea; no quería saber nada de Yulia, cerro los ojos y dejo salir todas las lagrimas que había estado conteniendo; se había equivocado nuevamente, pensó que Yulia era diferente pero era igual que todos, la había traicionado; la traición no era lo que mas le dolía, lo que mas le dolía es que estaba completamente enamorada de Yulia y no sabia si podría ser capaz de vivir sin ella.

Yulia no dejo de marcar hasta que el teléfono dejo de dar tono y en su lugar sonaba un mensaje de la compañía telefónica; tenia los ojos completamente hinchados, tanto que le costaba un poco de trabajo abrirlos; no sabia que mas hacer, tal vez alguno de los amigos de Lena le podría ayudar, pero desechó esa idea, eran amigos de Lena no sus amigos, le darían la razón a Lena; se apresuro a buscar su cartera, saco una tarjeta blanca con un numero apuntado en medio de esta, marco el numero rogando porque le contestaran.

- Aló – se escucho al otro lado de la línea

Aquella voz tranquilizo un poco a la morena - ¿Pasha? –

- ¿Yulia? – pregunto el chico tratando se sonar sorprendido - ¿Sucede algo? -

- Lena se fue – dijo conteniendo las lagrimas

- Espérame voy para allá – le dijo Pasha y colgó el teléfono

De una extraña manera Yulia se sentía tranquila, estaba segura de que Pasha le podría ayudar a resolver el problema con Lena, cerro los ojos y trato de dejar de llorar lo cual consiguió después de varios minutos, alguien toco a la puerta.

- No quiero que me molesten – grito Yulia

- Soy yo Yulia, Pasha –

Yulia se levanto sorprendida hacia pocos minutos que había llamado al muchacho y el ya estaba ahí, abrió la puerta, el muchacho le sonreía, le extendió los brazos y Yulia lo abrazo empezando a llorar.

- No te preocupes Yulia – le decía mientras le acariciaba el cabello – Que bueno que me has llamado, tu y yo solucionaremos esto, cuéntame que paso -

Yulia le narro lo sucedido mientras el joven la escuchaba atentamente, se habían sentado en unos pequeños sofás que tenia la morena en su cuarto.

- Bueno pues le aclaramos todo y ya esta – el chico le sonrió y aquellas palabras tranquilizaron a Yulia

- ¿Por qué terminaron tu y Lena? – le pregunto directamente Yulia a Pasha

- Te lo dije en la casa de campo, porque una chica, por Alina – respondió Pasha tranquilamente

- ¿Pero que fue lo que paso? -

- Encontré a Lena en su cuarto besándose con Alina, estaban medio desnudas, los padres de Lena entraron conmigo en ese momento y la enviaron aquí esa misma noche para que nadie supiera de las preferencias de Lena – Pasha dio un largo suspiro

Yulia se imagino aquella imagen y se le hizo un nudo en la garganta, ¿Cómo se atrevía Lena a decirle que era una mentirosa y traicionera, si ella era igual?, la historia que le había contado Pasha la había dejado sorprendida.

- ¿Entonces terminaste con ella porque te fue infiel? - pregunto

- Pues si, Lena ya llevaba viéndose con esta chica más de seis meses a mis espaldas – Pasha estaba ocupando la historia y la situación como más le convenía para hacer sufrir a Lena

Yulia no pregunto mas, tenia la cabeza llena de miles de ideas, Lena le había sido infiel a Pasha durante seis meses y aun así la había llamado mentirosa, la juzgo sin dejarle dar explicaciones; <> pensó Yulia, tal vez Lena solo estaba buscando el mínimo fallo en la relación para deshacerse de ella, ahora volvería con sus amiguitos y amiguitas a divertirse como tanto le gustaba. Yulia había dejado de llorar repentinamente, en ese momento Lena era la peor persona que pudiera existir; <> pensó; lo mejor que había podido hacer era haber hablado con Pasha, ahora veía las cosas de otra manera; por eso Lena no le había contado el porque había terminado con el chico, tal vez lo que había pasado era lo mejor y ella debía olvidarse de Lena.

- Sabes creo que no va a ser necesario que hablemos con Lena – dijo Yulia, se escuchaba molesta

Pasha sonrió - ¿Estas segura? – le pregunto

- Completamente – Yulia se puso de pie, entro al cuarto de baño se lavo la cara y salio mas tranquila - ¿Quieres ir a cenar algo? – le pregunto al chico que la miraba atento

- Claro – Pasha se levanto y salio junto con Yulia de su habitación y luego de la casa

- Toma – grito Yulia mientras le lanzaba a Pasha las llaves de su flamante Porsche – Maneja tu -

- ¿En serio? – Pasha no podía contener su asombro jamás se había subido a un auto así y menos para manejarlo

- Claro – Yulia le sonrió – Pasha -

- Dime -

- Gracias por todo – le dijo Yulia antes de subir al auto

- No te preocupes para eso estamos los amigos – le sonrió y la chica le devolvió la sonrisa, subieron al auto y salieron de la mansión

<> Pensaba Yulia mientras veía pasar los edificios y las casas <>
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:12

ENCUENTRO

Lena había vuelto a sus juergas nocturnas, eso le hacia olvidarse de Yulia por unas horas; esa noche el bar estaba casi vació, desde hacia dos semanas que iba a diario a aquel lugar; se sentó en la barra y empezó a charlar con el barman con el que ya había entablado una amistad. Después de varias copas el lugar se empezó a llenar; Lena sintió que una mano le tocaba el hombro y un escalofrió le recorrió la espalda, volteo instantáneamente y su mirada choco con unos ojos azules.

- Yulia – dijo en un susurro, pero inmediatamente se dio cuenta de su error, no era su ángel de ojos azules - ¡Alina! – grito con una emoción fingida

- Hola Lena – la chica le sonrió encantadoramente – Tenia mucho que no te veía, jamás pensé encontrarte por aquí – Alina se sentó junto a Lena, la pelirroja estaba nerviosa, esa chica se parecía mucho a Yulia, además de haber sido su primer amor

- ¿Y como te va con…? – iba a preguntar Lena pero la chica se adelanto

- Ella y yo terminamos hace tres meses – respondió

Lena puso cara de sorprendida, en ese momento no le interesaba hablar con nadie, quería seguir bebiendo y olvidarse de lo mal que se sentía extrañando a Yulia; dio un largo suspiro y se recargo en la barra dándole un gran trago a su vaso de vodka con jugo de naranja.

- Oye Lena – le hablo Alina – Que ese no es Pasha – la chica señalaba hacia la puerta donde un chico y una chica acababan de entrar

Lena se volvió inmediatamente y ahí estaba Pasha, con su Yulia, <>, pero encontró su respuesta inmediatamente cuando recordó que los había visto besarse; sintió un pinchazo en el pecho como si se le fuera el aire.

- ¿Estas bien? – le pregunto Alina al ver tan pálida a Lena

La chica no contesto, se giro hacia la barra y termino de un trago su vaso de vodka – No, no estoy bien – dijo meditabunda y empezó a contarle a Alina lo que había pasado con Yulia y con Pasha, necesitaba desahogarse con alguien

Alina la escuchaba atenta y cuando Lena termino de contar su historia la chica se acerco y la abrazo, conocía a Lena de sobra y sabia que era una persona muy frágil que se escudaba debajo de esa apariencia dura que se había creado; Lena se sintió confortaba bajo el fuerte abrazo de la chica, sin darse cuenta que unos ojos azules la miraban desde lejos.

- Vamos a bailar – le dijo Yulia a Pasha impulsada por los celos que sentía al ver a Lena en brazos de alguien mas, lo jalo hasta la pista que estaba frente a Lena

Yulia se instalo en medio de la pista asegurándose que la pelirroja podía verla, empezó a bailar al ritmo de la música electrónica que sonaba, en una mano llevaba su bebida, un vaso con whisky y agua mineral que cada vez que se vaciaba era instantáneamente llenado por un mesero del lugar; los movimientos de Yulia eran sensuales, pegaba su cuerpo a Pasha, el chico le seguía el juego y se acercaba a la morena, la tomaba de la cintura y le acariciaba el cabello.

Lena no despegaba los ojos de aquella pareja al igual que la mayoría de las personas que había en el lugar, estaban dando todo un espectáculo; Alina estaba junto a la pelirroja, sabia que aquello le estaba haciendo daño, le paso la mano sobre los hombros y la abrazo tratando de reconfortarla, Lena miro a la chica que estaba junto a ella y le sonrió agradeciéndole el gesto.

Los celos de Yulia subieron a su limite en ese momento, no le quitaba la vista a Lena, quería molestarla, quería que sintiera los mismos celos que ella estaba sintiendo, que experimentara el mismo dolor que ella, pero Lena parecía de piedra, a Yulia le dio la impresión que ella ya no le importaba en lo mas mínimo, ya hasta se había conseguido alguien mas.

- Ella es Alina – le dijo Pasha al oído al ver que Yulia no les quitaba la mirada de encima

Yulia se quedo paralizada en medio de la pista, así que esa era Alina, la chica era muy guapa, se parecía un poco a ella físicamente; tez pálida, cabello negro, ojos azules y delgada; pero de ahí en fuera eran completamente diferentes, Alina era mucho mas alta que ella, tenia las facciones un poco mas tocas que le daban un aspecto hasta cierto punto andrógino.

- Si realmente le quieres dar celos a Lena yo te puedo ayudar – Pasha le sonreía a Yulia de manera cínica

La morena que no estaba en su mejor momento ya que su nivel de celos y alcohol no la dejaban pensar claramente solo asintió con la cabeza; Pasha se acerco a la morena y la tomo por la cintura acercándola a él; Yulia no dejaba de ver a Lena, sintió los labios de Pasha muy cerca de los suyos y cerro los ojos, le siguió el beso al chico con fingida pasión, dejándose llevar por él; se separaron lentamente, Yulia miro al lugar donde estaba Lena pero no la vio, la busco con la mirada pero no la encontró; le pidió otro whisky al mesero y se lo bebió de un trago.

Lena no pudo soportar ver a Yulia besar a Pasha, le parecía increíble el comportamiento de la chica, ¿Qué tenia en la cabeza Yulia?, ¿Qué quería?; tomo de la mano a Alina y la saco del bar junto con ella, quería salir de ahí ya no soportaba mas esa tortura, se paro hasta que salieron del bar, se recargo en la pared y cerro los ojos recordando la escena que acababa de presenciar y una lagrima recorrió su mejilla pero inmediatamente se la quito, no quería volver a llorar por Yulia; saco un cigarrillo de su bolsa y lo encendió rápidamente, aspiro el humo y lo dejo salir lentamente bajo la mirada de Alina.

- Creo que la hemos hecho enojar – le dijo Pasha riendo a Yulia

Yulia no respondió, le había ido a preguntar al barman por la chica pelirroja y este le había dicho que se había ido con la chica con la que estaba.

- Vamos a bailar – le suplico el chico a Yulia

- Mejor veámonos – la morena le tiro las llaves a Pasha porque ella no podía conducir, salieron por la puerta trasera donde el valet parking les traería el auto

Alina miraba a Lena, la pelirroja se veía triste y enojada a la vez, esa chica le causaba una enorme ternura, tanta como cuando la vio por primera vez, estaba mas guapa que antes, tal vez ahora que ninguna de las dos tenia pareja podían volver a darse una oportunidad - ¿Quieres ir a mi apartamento? – le pregunto Alina con una sonrisa

Lena lo pensó un momento pero no mucho - Esta bien vamos a tu apartamento – Tal vez Alina podía hacer que se olvidara de Yulia, nunca había probado lo de un clavo saca a otro clavo pero quizás fuera cierto, no estaba de más probar, además se veía claramente que a Yulia ya no le importaba lo que fuera de ella se veía muy a gusto con Pasha

- ¿Segura?- pregunto Alina extendiéndole la mano – Si no quieres lo comprenderé –

Lena la tomo de la mano sin dudarlo y le sonrió coquetamente, subieron al taxi que Alina había parado y a los pocos minutos estaban en la entrada del apartamento de la chica. El lugar no era muy grande, pero acogedor, se encontraban en el salón, con un pequeño sofá, una mesa con un par de sillas y una televisión delante del sofá.

- No es un palacio, pero para mi esta bien- dijo Alina sonrojándose levemente

- Pues a mi me parece bastante acogedor - Lena sonrió, mientras observaba el apartamento.

- Gracias, ¿quieres algo de tomar? Mas vodka - Pregunto sonriendo maliciosamente

Lena soltó una carcajada - Acaso quieres emborracharme - le pregunto - Tomare lo mismo que tu -

- ¿Necesito emborracharte acaso? - pregunto Alina mientras servia dos vasos de vodka - ¿Solo o con naranja? -

- Mejor solo - Lena hizo un gesto, se mordió el labio inferior y cruzo la pierna acomodándose mejor en el sofá, hecho la cabeza hacia atrás y cerró los ojos

- Bueno -dijo acercándose y dándole la bebida a Lena - Sabes que cada vez que haces ese gesto me matas -

- Yo no hago gestos - dijo Lena volviéndolo a repetir y soltó una carcajada, se divertía como una niña aunque estaba bastante nerviosa; si, Alina le ayudaría a olvidar a Yulia, estaba segura

Alina sonrió y bebió un sorbo de su vodka para luego dejarlo sobre la mesa, y se acerco a Lena sonriendo -Creo que tiene algo en el labio ¿Me dejas ver? -

Ahora si Lena estaba completamente nerviosa, tomo un trago del vodka por no decir que se tomo el vaso de un jalón y le sonrió - Si quieres - dijo con la voz algo temblorosa

Alina sonrió, suavemente y con dulzura empezó a acariciarle las mejillas, acerco sus labios y la beso, apresándola contra ella, el beso era apasionado y lento, mordía un poco los labios de la pelirroja. Poso sus manos en el abdomen de Lena, acariciándolo, metiendo las manos por debajo de la camisa, sonrió y beso la frente de Lena, sus mejillas, su nariz, su mentón, sus parpados, para luego volver a besarla en los labios.

Lena se movió, se sentó a horcajadas encima de Alina la beso, mientras metía sus manos dentro de la sudadera y acaricio su abdomen con las yemas de los dedos, fue subiendo hasta que finalmente logro deshacerse de la prenda. Se estaba dejando llevar por lo que sentía, no quería pensar en Yulia, tenia que olvidarla.

Alina sonrió sin dejar de besarla y también subió sus manos por el abdomen de la pelirroja, fue desabrochando los botones de la camisa uno a uno y a besar la parte del cuerpo que quedaba descubierto, le desabrocho toda la blusa y la tiro al suelo. Lena acostó a la chica sobre el sillón y empezó a besarla desde el cuello, pasando por el pecho, hasta llegar a su abdomen, eran pequeños besos y algunos mordiscos, volvió a subir, se recostó sobre ella dejando un espacio para mirar sus ojos azules; se maldijo al pensar en su ángel de ojos azules, Alina se parecía demasiado a Yulia físicamente y eso la consolaba un poco.

Lena bajo sus manos y desabrocho el pantalón de Alina, metió la mano lentamente, empezando a acariciar mas abajo del abdomen de la chica mientras la miraba hasta casi convencerse de que la que estaba ahí era Yulia. La pelirroja se levanto y se quito el pantalón, hizo lo mismo con el de Alina que saco de un tirón, empezó a deslizarse sobre su cuerpo, besando sus piernas y los muslos, llego al abdomen y le saco la camiseta, siguió mas arriba hasta quedar sobre ella para besarla nuevamente en los labios. Alina correspondió al beso mientras sus manos se dirigían a la espalda de la pelirroja, desabrochando el sostén y colocándola debajo de su cuerpo, empezó a besarle el cuello y los hombros mientras sus manos acarician el abdomen y la parte baja de los senos de Lena.

- Espera – dijo Lena alejándose de Alina bruscamente – Discúlpame, no puedo hacer esto – se levanto como pudo buscando su ropa que estaba tirada en el suelo se vistió rápidamente, saco un cigarrillo de su bolsa y lo encendió.

Alina la miraba, se vistió y se sentó en el sofá viendo como Lena terminaba su cigarrillo; se sentía rechazada pero entendió perfectamente a Lena, estaba enamorada de aquella chica y ni ella ni nadie podía hacer algo contra ese sentimiento; le hizo una seña para que se sentara junto a ella, Lena obedeció y apago el cigarrillo en el cenicero, Alina tomo la mano de Lena y dio un largo suspiro.

- Ve a buscarla Lena, se nota a kilómetros cuanto la amas y si me permites decirlo ella también esta enamorada de ti, bastaba con ver como te mira -

Lena recordó la imagen de Yulia besando a Pasha en aquel lugar, de cómo bailaban y los celos la invadieron – Me tengo que ir – dijo sin mas y se levanto, tomo su gabardina y giro el pomo de la puerta, saliendo.

- En serio Lena búscala, sabes que si no lo haces nunca vas a ser feliz – fueron las ultimas palabras que escucho Lena de Alina, cerro la puerta y bajo las escaleras para salir a la calle.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:12

[tr][td class=postbody valign="top"]¿QUIÉN DICE LA VERDAD?

- ¿Por eso estas así? – Le pregunto Natalia a Lena mientras caminaban por el campus de la universidad – Lena deberías de hablar con Yulia -

- Si, claro para que me diga que esta feliz con Pasha ¿no? – dijo sarcásticamente

- Si no hablas con ella nunca vas a saber la verdad, no todo es como que parece -

Llegaron al estacionamiento del campus y se sentaron en unas bancas que había ahí, mientras arreglaban sus notas para la tarea que tenían que entregar; el chirrido de los frenos de un coche las saco de concentración; Lena alzo la vista y vio un Porsche blanco y dentro de el a Yulia que le gritaba palabras altisonantes a un chico que se había atravesado por su camino y había hecho que frenara de golpe.

- ¿Viene a verte? – le pregunto Natalia a la pelirroja

Lena suspiro – No creo, debe de venir por Pasha, la he visto pasar por él toda la semana –

- Algún día tienes que deshacerte de ese orgullo Lena – Natalia observaba a su amiga

- No es cuestión de orgullo Natalia, ella me traiciono, yo le di toda mi confianza y amor y ella los tiro a la basura -

- Debiste dejar que te explicara, ya sabes como es Pasha, seguramente Yulia no tuvo la culpa de nada -

- ¿De que lado estas? – Lena empezaba a molestarse

Yulia había estacionado su auto y venia caminando directamente hacia ellas.

- Ya Lena no te pongas brava, solo era un comentario -

Lena no respondió, miraba fijamente a Yulia, sabia que la morena también la veía aunque no pudiera ver sus ojos azules porque tenia puestos unos lentes oscuros; Yulia caminaba sin ganas, se veía cabizbaja y triste, a la pelirroja le dieron ganas de correr y abrazarla, decirle que todo estaba bien y que la amaba; pero se contuvo, no podía hacer eso, Yulia la había engañado y eso no se lo perdonaba, ella le había abierto su corazón a la morena después de haberlo mantenido cerrado a todo y a todos, había vuelto a tener confianza en el amor, había vuelto a creer que podía ser feliz y Yulia lo destruyo todo en un instante.

- Hola Natalia – dijo Yulia en un hilo de voz – Hola Lena -

El saludo de Yulia sorprendió a ambas chicas pero contestaron al unísono – Hola Yulia –

- ¿Vienes por tu novio? – le pregunto Lena de forma grosera

- Pasha no es mi novio y si, vengo a recogerlo – respondió con toda tranquilidad la morena, no quería pelear con Lena, quería acercarse a ella, explicarle lo que había sucedido, los celos que había sentido al verla con Alina, decirle que haría cualquier cosa con tal de que la perdonara, pero la actitud que Lena tenia hacia ella la hacia perder toda esperanza de reconciliación.

- Yo pensaba que eran novios, con los besos que se dan, cualquiera lo diría -

Natalia las miraba sin saber que hacer – Ya Lena – le dijo

- ¿Ya que?, Hubieras visto el espectáculo que dieron en el bar – le dijo a Natalia, Lena se había levantado de la banca y estaba frente a Yulia

- Pues tú no te quedas atrás – Yulia empezaba a molestarse – Seguramente tú y Alina se la pasaron muy bien después de que salieron de bar -

- Lena ¿Viste a Alina? – le pregunto Natalia sorprendida

Ambas chicas ignoraron a Natalia que tenia los ojos abiertos de par en par.

- Pues si, me la pase de maravilla con ella – La voz de Lena empezaba a subir de tono – Pero al menos yo no tenia ningún compromiso con nadie, no como tu, que siendo mi novia te besabas con Pasha – dijo casi gritando la pelirroja – Eres una mentirosa yo te di toda mi confianza -

- Aquí vamos de nuevo – dijo Yulia sarcástica interrumpiendo a Lena – Tu eres la mentirosa, jamás me tuviste confianza, jamás me contaste lo de Alina, nunca me dijiste que le fuiste infiel a Pasha, no se como puedes juzgarme si tu eres peor que yo -

Lena se quedo callada, el recuerdo de aquellos momentos le enfermaba, miraba a Yulia directamente a los ojos, en los que veía enojo.

- Mejor no hables de lo que no sabes Yulia – le dijo Natalia a la morena, Lena se giro para mirar a su amiga

- Claro que se lo que digo, Pasha me contó todo – grito Yulia

Lena empezaba a entender la situación, otra vez Pasha metiéndose en su vida, arruinándolo todo, se sentó en la banca, sentía que las piernas no la sostenían.

- ¿Le creíste todo a Pasha? – le pregunto Natalia a Yulia

- ¿Por qué no habría de hacerlo? – contesto groseramente la morena

Lena se levanto de golpe, tomo sus cosas y salio corriendo; Yulia y Natalia quedaron desconcertadas ante la reacción de la pelirroja.

- ¡Lena! – grito Natalia varias veces, pero la chica no hizo caso

Yulia estaba ahí parada junto a Natalia sin decir nada, sus ojos estaban brillosos, estaba a punto de echarse a llorar.

- Yulia tienes que hablar con ella – le dijo seriamente Natalia

- Pero ella no quiere escucharme, cuando paso lo de Pasha yo iba directo a contarle lo que había pasado, a pedirle disculpas, pero no me escucho… -

- Es que los vio besándose – dijo Natalia - ¿Cómo querías que reaccionara? -

- Solo quiero hablar con ella, explicarle todo, decirle que la amo y que lo que paso ese día fue un error – Yulia suspiro

Ambas se sentaron en la banca, Yulia empezó a llorar escondiendo la cabeza entre las manos.

- A Lena le han hecho mucho daño Yulia, tenia mucho tiempo que no tenía una relación seria con nadie por miedo a que la volvieran a herir y ella te abrió su corazón, se arriesgo contigo -

- ¿Alina le hizo daño? – pregunto Yulia secándose las lagrimas e interesándose en lo que Natalia tenia por decirle

- Fue Pasha el que la hizo sufrir, Pasha puede ser mi amigo y buen chico con todos los demás pero odia a Lena, le quiere hacer pagar porque ella prefirió a Alina -

Yulia la escuchaba atentamente - ¿Qué fue lo que en verdad paso? – Le pregunto – Pasha me mintió ¿cierto? –

- No crees que Lena seria la indicada para decirte lo que en verdad paso – dijo Natalia

- Lena no me quiere escuchar – Yulia volvió a poner la cabeza entre las manos – Por favor Natalia cuéntame la verdad -

Natalia se apiado de Yulia, dio un largo suspiro y empezó a contarle a Yulia lo que había pasado entre Lena y Pasha – Cuando íbamos en el colegio Lena y Pasha se hicieron novios… -

Después de escuchar toda la historia Yulia se recargo en la banca, no podía creer aquello, Pasha la había usado de la manera más vil y en contra de la persona que ella amaba; se reclamaba una y otra vez el haberse dejado llevar por las mentiras de Pasha.

- Yulia – dijo una voz detrás de las chicas - ¿Nos vamos? -

Yulia se giro, era Pasha quien le hablaba, al verlo su enojo se acrecentó, tenia frente a ella al causante del sufrimiento por el que estaba pasando, se paro delante de él, y con toda las fuerzas que tenia le dio una cachetada en la mejilla haciendo que al chico casi se le volteara la cara, sin esperar a que Pasha reaccionara Yulia se impulso y le dio un rodillazo a Pasha en la entrepierna haciendo que este cayera al suelo totalmente desconcertado y dolorido.

- ¡Si te vuelves a acercar a Lena o a mi te mato, entiendes, te mato! – Le grito Yulia al chico con toda la fuerza que pudo - ¡Eres un infeliz! – La voz de Yulia había atraído a varios alumnos - ¡No te quiero volver a ver! -

Pasha seguía en el suelo tratando de aminorar el dolor físico y el que le causaba la humillación que estaba sufriendo ante todos sus compañeros.

- Gracias Natalia – le dijo Yulia a la chica despidiéndose de ella – Tengo que ir a buscar a Lena -

Natalia asintió con la cabeza, estaba impresionada de la escena que había presenciado, jamás pensó que Yulia pudiera reaccionar de esa manera.

Yulia salio corriendo hacia su auto, tenia muchas emociones dentro de ella, estaba contenta por saber la verdad, tenia que hablar con Lena, pero se sentía nerviosa, no sabia si la rechazaría o no, pero ahora veía las cosas de diferente manera, tenia que recuperar a Lena, la amaba y eso era lo único que importaba en ese momento.

Salio de la universidad, pero se encontró con una fila enorme de autos, seguramente algo había sucedido; estaba nerviosa y desesperada a la vez, salio del auto y empezó a caminar hacia el frente para ver que era lo que había pasado.

- Disculpe ¿Qué pasa? – le pregunto a un agente de transito

- Un accidente – contesto secamente el joven

- ¿Tardaran mucho en despejar la calle? – insistió Yulia

- Se acaban de llevar a la chica en la ambulancia así que yo creo que no señorita -

- ¿A la chica? – Yulia empezaba a preocuparse

- Si a la que tuvo el accidente, parece que iba muy rápido y perdió el control de su motocicleta, fue a estrellarse contra la vitrina de una tienda -

- ¿Cómo era la motocicleta?, ¿Cómo era la chica? – pregunto Yulia insistentemente

- Una motocicleta negra muy bonita, se veía nueva, la chica es una pelirroja -

- ¿Cómo esta la chica? – le pregunto Yulia gritando al agente

- Cálmese señorita se la han llevado al hospital, no se como se encuentra y hágame favor de ir a su vehiculo que esta estorbando necesita moverlo - le respondió de mal modo el joven

Yulia temblaba, Lena había sufrido un accidente, miles de imágenes pasaron por su cabeza, la desesperación la embargo cuando se subió a su auto, la habían llevado al hospital, seguro que Lena estaba bien; <> pensó; los autos empezaban a avanzar lentamente.

- ¿A que hospital la llevaron? – le grito Yulia al agente de transito mientras avanzaba detrás de los demás autos

- Seguramente al Hospital General, ahí llevan a todos -

Yulia no respondió, piso el acelerador a fondo y empezó a abrirse paso entre los autos, tenia que ver a Lena, tenia que disculparse con ella, tenia que decirle que la amaba.[/td] [/tr][tr][/tr]
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:13

ACLARACIONES

Yulia entro corriendo al hospital, la sala de emergencias estaba repleta, buscaba a alguien que pudiera darle información, al fin encontró a una enfermera al final del pasillo.

- Disculpe – dijo Yulia desesperada – ¿Han traído a una chica pelirroja aquí? Tuvo un accidente en una motocicleta -

La enfermera no respondió.

- ¿Señorita? – insistió Yulia

- Estoy ocupada, puede esperar un momento – dijo secamente

- No, no puedo – grito la morena y todas las personas que estaban ahí voltearon a verla

- Esta en la habitación 7 – le dijo de muy mal modo la enfermera

- Gracias – Yulia salio corriendo hacia la sección donde estaban las habitaciones del hospital, se detuvo ante la habitación número 7, tenia miedo de abrir la puerta y ver a Lena tendida en una cama mal herida; respiro hondo y toco suavemente la puerta.

Un medico bastante joven salio de la habitación unos segundos después - ¿Te puedo ayudar en algo? – pregunto cortésmente

- Vengo a ver a la chica de esta habitación -

- Me temo que no vas a poder, la chica esta muy mal, su actividad cerebral ha cesado, la tuvimos que conectar a un respirador para que siga con vida – el doctor sonaba muy preocupado

Los ojos de Yulia se llenaron de lagrimas, todos los recuerdos que tenia de Lena se agolparon en su memoria; no quería pensar que tal vez ya no volvería a ver sus gestos, sus sonrisas; que tal vez ya no volvería a sentir sus caricias.

- Por favor – suplico Yulia – Déjeme verla, es mi novia, solo un segundo, necesito verla – la chica no podía contener las lagrimas y hablaba con la voz entrecortada

El medico le abrió la puerta a Yulia – Tomate tu tiempo – le dijo – Yo volveré para revisarla y tendrás que irte – le dijo muy apenado por la situación

- Gracias – dijo Yulia con un hilo de voz y entro

La luz que entraba por la ventana dejaba ver a una chica pelirroja de cabello largo, tenia la cara vuelta al lado contrario de donde estaba la puerta, tenia tubos conectados en la nariz y en la boca, los aparatos que monitoreaban sus signos vitales hacían un ruido que a Yulia le pareció tranquilizador; la morena se acerco lentamente hacia la cama, no se sentía preparada para ver a su pelirroja en ese estado, respiro profundamente tratando de calmar las lagrimas, llego al borde de la cama, tenia la vista borrosa, se limpio las lagrimas y se tallo los ojos para aclararse la vista; no podía creer lo que veía.

- Ella no es Lena – dijo en voz alta

La chica que yacía en aquella cama no era Lena, efectivamente era pelirroja y se encontraba muy lastimada, se notaban varios moretones y rasguños en sus brazos y algunos en la cara; Yulia suspiro, estaba feliz de que la chica que estaba ahí no fuera Lena, pero también sentía una pena terrible por aquella joven; pensó en salir inmediatamente del cuarto pero la chica le causo una gran ternura, le tomo la mano un momento, su tacto era calido y su piel suave; la observo por un momento y agradeció que no fuera Lena la que estuviera ahí; tenia una segunda oportunidad para arreglar las cosas con ella y esta vez no dejaría que nada ni nadie se interpusiera entre el amor que le tenia.

Creo que tu visita le hará bien – dijo el joven medico que entraba a la habitación – Lamento no poder dejar que este mas tiempo aquí –

Yulia lo miro y sonrió – ¿Ella estará bien? – pregunto

Haremos todo lo posible – fue la única respuesta que obtuvo

Yulia miro por ultima vez a aquella chica, acomodo su mano a un costado suavemente y le dio un beso en la frente, sus ojos se llenaron otra vez de lagrimas – Gracias – le dijo al medico y salió de la habitación tratando de contener su llanto.

El aire frio le pego de lleno a Yulia en la cara y la tranquilizo, tenia que hablar con Lena, aclarar todos los malentendidos y decirle lo que sentía; subió a su auto y recorrió las calles de Moscú tranquilamente mientras buscaba las palabras exactas para decir; se aparco cerca del departamento de la pelirroja y sonrió al ver que la moto de Lena estaba estacionada debajo del edificio, subió por la escalera hasta la puerta de Lena y se quedo parada frente a ella, no se atrevía a tocar, tenia un miedo increíble de que la pelirroja la rechazara o de que no quisiera hablar con ella, recorrió el pasillo una y otra vez sumida en sus pensamientos.

-¿Piensas seguir ahí o vas a entrar? –

Yulia se sobresalto al escuchar la voz de la pelirroja, no pudo evitar una pequeña sonrisa al ver a Lena recargada en el marco de la puerta, era un alivio verla ahí y no en la cama de un hospital inconsciente; Yulia avanzo un poco temerosa pero en los ojos de Lena encontró el valor que le hacia falta y la abrazo repentinamente.

Lena se sorprendió ante aquel acto pero sintió una alegría enorme al volver a sentir a Yulia entre sus brazos, sintió como la pequeña pelinegra empezaba a sollozar y dejo a un lado la coraza que había estado usando desde el día que la vio besar a Pasha - ¿Por qué lloras? – le pregunto tomando su cara y alzándola para poder verla a los ojos.

-Pensé que te perdía Lena – dijo Yulia controlando las lagrimas

Lena no supo decir ante las palabras de Yulia, la abrazo y le acaricio el cabello sin hablar; amaba a Yulia estaba segura

Lena hizo pasar a una aun sollozante Yulia y la sentó en el sofá mientras iba por un vaso con agua para tranquilizar a la ojiazul. En verdad le dolía ver a Yulia así, pero no podía volver con ella. Tenía miedo de que la hiciera más daño, no solo Yulia a ella sino ella a Yulia. Se acerco tendiéndole el vaso con agua.

-Gracias…

La pelirroja se sentó a su lado mirándola. Debían hablar pero ¿como hacerlo?

-Lena yo…-Yulia respiro intentando serenarse, la tenia delante y no iba a perderla, no esta vez, tenia que descubrirlo todo, tenían que hablar las cosas - la noche que…nos viste a Pasha y a mi…

Lena no quería escucharlo, ya había tratado de olvidar ese beso y no quería saber el motivo ni como se había dado. Aun quedaba una milésima parte de su orgullo.

-La noche que él me beso…-la pelinegra miraba a los ojos a Lena, no le mentía y quería que la pelirroja lo entendiera-yo estaba dispuesta a contártelo, por eso subí a tu habitación…

-¡Basta Yulia! No quiero escucharlo, sé que él te beso…no quiero oírlo

-¡Pues tendrás que oírlo!-Yulia se levanto del sofá poniéndose delante de la pelirroja. Se sentía enojada, asumía su parte de culpa y estaba dispuesta a hablarlo, no a arreglarlo, pero si a escucharse mutuamente. - le dije que te amaba, que no volvería a pasar y él me dijo que no se interpondría…

A estas alturas la ojiazul volvía a proferir lastimeros sollozos que inultamente intentaba controlar. Lena la miraba con mirada triste, no era un espectáculo que deseara ver y se estaba muriendo por abrazar a Yulia y decirle que todo estaba bien. Pero el miedo no las dejaba actuar a ninguna.

-Cuando llegue a tu habitación y bueno…discutimos-Yulia continuo tragándose las lágrimas-te estuve llamando, y mandando mensajes que nunca contéstate y le llame. Sí, le llame y vino a verme.-La ojiazul miro fijamente a los ojos verdes de Lena-y me conto “su versión” de los hechos.

-¿Qué versión?-pregunto Lena airada. Siempre Pasha interponiéndose en su vida. Apretó los puños resistiendo las ganas de romper algo.

-Me dijo que le habías sido infiel, durante meses y que las encontró medio desnudas en la cama a Alina y a ti…y le creí. No debí hacerlo, lo sé, pero había sido tan bueno conmigo…-Yulia bajo la cabeza-cuando nos encontramos…yo no tenia intención de besarle…pero Pasha me dijo que estabas con Alina y lo único que quise fue darte celos…solo eso…

Lena se mordió el labio al recordar la escena, Pasha y Yulia besándose y ella a punto de hacer el amor con Alina.

-Y hoy…en la universidad después del encontronazo que tuvimos Natalia me conto la verdad y decidí ir a buscarte; pero una chica pelirroja con una moto negra nueva había tenido un accidente-la ojiazul la miro afligida mientras Lena se asombraba-pensé morir cuando creí que eras tú y cuando supe que no lo eras vine aquí.

Lena se mordía los labios para llorar, siempre Pasha… siempre él. Le odiaba, le odiaba con todas sus fuerzas. Por su culpa ahora Yulia se encontraba sollozando delante de ella, por su culpa no estaba con ella besándola como debía haber sido siempre. Pero tenia miedo, pavor, ¿y si Yulia volvía a hacerle daño?

-Ahora..-comenzó la pelirroja-ahora escucharas mi versión…-y le contó todo, todo lo que había sentido, todo lo que había pasado. Sus sentimientos al verla besarse con Pasha, su “casi” encuentro con Alina. Absolutamente todo.

Yulia se sintió desfallecer. ¿Cómo había podido creer a ese patán? ¿En que momento había dejado de creer en Lena? Se sintió culpable, pero a la vez dolida. Lena ni siquiera le había dado la opción de explicarse. Y aunque comprendía que el corazón de la pelirroja estaba muy dañado ella se merecía una oportunidad.

Ambas se miraron, se morían de ganas de besarse, de abrazarse y decirse que se amaban, que nada del pasado importaba. Pero realmente sí importaba, el dolor y miedo se anegaban en sus corazones impidiendo que vieran la realidad.

Esa noche cuando Yulia salió del apartamento mientras Lena la veía desde la puerta sintieron que algo dentro de su corazón se rompía. Y aunque Yulia se moría por volver y Lena por detenerla, ninguna lo hizo. Y todo por ser tan cobardes.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:14

[tr][td class=postbody valign="top"]EL MIEDO ES EL ENEMIGO

¡It´s all about us! ¡It´s all about us!

El sonido del móvil sobresalto a Lena – Si – respondió aun medio dormida

-¿Dónde te has metido? –

- Déjame en paz Natalia – respondió enojada

- No puedo dejarte en paz Lena, no has venido a la escuela en toda la semana –

Lena dio un largo suspiro – No tengo ganas –

-No puedes quedarte por siempre encerrada –

- Si que puedo – colgó sin mas, se giro en la cama tratando de volver a conciliar el sueño pero no pudo, unos ojos azules se colaron en sus pensamientos y se maldijo por no poder olvidar a Yulia.

Había pasado ya una semana desde que habían tenido aquella charla y no había querido salir de su apartamento, se sentía completamente abatida y derrotada, amaba a Yulia y lo sabia el miedo la estaba ahogando. Se levanto de la cama y fue a buscar algo de comer pero como se había olvidado de hacer la compra no había nada, pensó en ordenar algo por teléfono pero decidió salir, el supermercado le quedaba a pocas cuadras; empezaba a hacer frio y eso la reconforto.

Ir al supermercado le relajaba, busco lo que necesitaba mientras paseaba por los pasillos, inconscientemente empezó a cantar la canción que sonaba en ese momento por los altoparlantes del lugar.

If they hurt you,
They hurt me, too.
So we’ll rise up,
Won’t stop.
And it’s all about,
It’s all about

Nunca había puesto atención a la letra, le gustaba mucho aquella canción hasta la tenia de timbre en su móvil, se quedo parada un momento en medio del lugar <> pensó en Yulia y en como la había engañado Pasha; era tonto tener miedo, cuando realmente amas a alguien estas expuesto a que te lastimen, las acciones de la persona a la que quieres van a afectarte de una u otra manera, positiva o negativamente.

La música continuo mientras Lena escuchaba cada palabra y la repetía en voz baja.

They don’t know.
They can’t see
Who we are.
Fear is the enemy.
Hold on tight,
Hold on to me,
‘cause tonight…

<> Aquellas palabras le taladraron la mente, miedo a ser herida, miedo a herir a otras personas, miedo a la traición, miedo al compromiso, miedo a la entrega, miedo al amor. Lena reflexiono un poco, había huido de Yulia, al primer error había dado por terminada esa relación, no había querido escucharla, no había querido arriesgar nada; que cobarde, aunque tal vez cobarde no era lo que Lena había sido, seria mas acertado decir que era orgullosa y Yulia la había lastimado mucho, ella había confiado en Yulia, le había abierto su corazón; <> Por la mente de la pelirroja pasaban miles de ideas, pensaba una y otra vez en todo; las palabras de la canción retumbaban en su cabeza una y otra vez pero las cosas en el amor no son así porque cuando estas enamorado dejas de hacerle caso a lo que te dicta la conciencia y el corazón es el que ordena, por mucho que tu conciencia diga que lo que estas haciendo esta mal si el corazón dice otra cosa vas y haces lo que dice tu corazón.

It's all about us, all about us
It's all about, all about us
All about us
Run away if we must
'cause you know – us

<> Lena corría por la calle, sentía que si no iba en ese momento a ver a Yulia, a hablar con ella la perdería para siempre, su respiración era agitada y se sentía nerviosa, pronto llego a su apartamento se enfundo con una chamarra y tomo su casco, paso las manos por la inscripción que la ojiazul había mandado a ponerle y sonrió; cuando se dio cuenta iba montada sobre su motocicleta a toda velocidad hacia la casa de su ángel de ojos azules, a lo lejos avisto el palacete que conocía de memoria, el auto de Yulia estaba en el garaje, sonrió una vez mas, Yulia estaba ahí, toco el timbre y espero unos momentos que le parecieron eternos para que le respondieran.

-¿Quién es? – pregunto una voz que era de la nana de Yulia

- Soy Lena, vengo a ver a Yulia –

- La señorita Yulia no se encuentra –

- Pero su auto esta en el garaje –

- Le he dicho que no se encuentra –

- Por favor necesito hablar con ella – suplico la pelirroja

- Pues tendrá que esperar hasta mañana porque la señorita Yulia se fue con sus padres a una fiesta – la voz de la señora sonaba enojada

- Gracias – dijo Lena en voz apenas audible

Los primeros pensamientos de la pelirroja fueron que Yulia no quería verla pero recordó que sus padres ya estarían de vuelta para esas fechas, se quedo un momento sentada pensando.

-¡La Fiesta! – grito, recordó que Boris le había hablado para decirle que tendría que trabajar ese día pero Lena que no estaba para nada ni nadie le, había colgado el teléfono sin ni siquiera escuchar la dirección ni de quien era la fiesta, seguro que ahí estaría Yulia. Pensó en marcarle a Yulia pero prefería darle la sorpresa, así que saco su móvil y busco el numero de Dima, seguro el estaría trabajando, miro su reloj aun era temprano así que la fiesta estaría por empezar.

-¿Dima? –

- Lena que sorpresa ¿Cómo estas? –

- Yo bien, necesito que me digas donde es la fiesta –

- Tranquila ¿Pasa algo? –

- No solo quiero llegar por el trabajo me puedes decir por favor – la pelirroja empezaba a desesperarse

- Estamos por la Plaza Roja a un costado, esta todo arreglado es un edificio que acaban de inagurar seguro que das rápido –

Lena colgó sin mas y salió a toda velocidad hacia la Plaza Roja, el corazón le latía cada vez más rápido conforme iba acercándose al lugar.

El edificio era de una nueva compañía donde el padre de Yulia había invertido una cuantiosa cantidad, la chica llevaba un vestido negro de coctel y estaba de lo mas aburrida ya que el socio de su padre no dejaba de hablarle de lo guapa que era y que le vendría bien a él tener una esposa tan joven y bonita lo cual Yulia no escuchaba porque sus pensamientos como todos los días estaba centrados en una chica pelirroja de ojos verdes.

-Dima – Yulia estaba feliz de ver al chico se disculpo y fue hasta donde estaba su amigo

- Yulia ¿Cómo has estado? – pregunto preocupado

- No me quejo – trato de sonreír

- Estarás bien – le dijo consoladoramente, Dima alzo la mirada y se encontró con Karina que le hacia señas desde la puerta de la otra habitación donde estaban los meseros – Ya vengo creo que me necesitan –

- Te veo por aquí entonces – Yulia empezó a caminar hasta que llego al ventanal donde se podía mirar hacia la plaza roja y se quedo ahí

- ¿Pasa algo Karina? – le pregunto Dima

- Lena dice que necesita hablar contigo esta allá – señalo a la pelirroja que estaba en una esquina llenando copas con champagne

Dima se acerco a Lena - ¿Qué necesitas? – le pregunto cortésmente
-¿Yulia esta afuera? – pregunto sin dejar de servir la champagne

- No me digas que estas pensando… -

- Exactamente – Lena sonrió –

- Piénsalo bien Lena no vayas a lastimar a Yulia otra vez y de paso tu también salgas de nuevo lastimada –

- Dima si lo pienso no voy a volver con ella y la amo – lo miraba a los ojos
El chico dejo salir un suspiro de resignación Dima

– Karina – la llamo Lena – Necesito que me prestes tu uniforme –

Karina los miro extrañada - ¿Y como voy a trabajar? –

-Yo te pagare lo que te iban a pagar hoy- dijo Lena – Más las propinas-

- Bueno – dijo sin mas Karina aun algo confundida y se dirigió con Lena al los sanitarios donde se cambiaron de ropa

Lena salió impecable se había maquillado un poco y se peino el cabello que se acomodo sobre sus hombros, la ropa de Karina le ajustaba a la medida; regreso con el corazón latiéndole a mil por hora y decidida tomo la charola llena de copas de champagne que había llenado y salió al salón para encontrarse con Yulia.

Yulia seguía mirando la plaza roja a través del enorme ventanal, no quería saber nada de esa fiesta, no quería saber nada del nadie ni de nada, solo quería irse a dormir y soñar con Lena porque solamente en sueños podía tenerla, se giro decidida a decirle a sus padres que se iría a casa porque no quería continuar en la fiesta pero sus pensamientos se borraron cuando choco de lleno con una charola llena de copas con champagne y la tiro.

<> pensó mientras se agachaba a recoger los trozos de vidrio y las copas que quedaban sin fijarse siquiera quien las llevaba.

-Disculpa, tengo que tener mas cuidado – dijo sin levantar la mirada
Pero nadie respondió. Yulia al ver que nadie respondía alzo la mirada y se encontró primero con un pantalón negro seguido de una blusa blanca y una cabellera pelirroja.

-Lena – susurro asombrada y casi pierde el equilibrio al estar hincada pero se detuvo con la mano derecha apoyándola en el piso y se enterró uno de los vidrios que estaban rotos e inmediatamente levanto su mano para observarla

La pelirroja la observaba, le tomo la mano sin mas y se la llevo a la boca sacando con los dientes el trozo de vidrio -¿Sabes donde hay un botiquín? – le pregunto con una leve sonrisa

Yulia no pudo contestar estaba asombrada de que Lena estuviera ahí, sentía que el estomago le burbujeaba, el corazón le latía rápidamente mientras se dejaba llevar por la pelirroja hasta los sanitarios; Lena le lavo cuidadosamente la mano y busco el botiquín del baño poniéndole una pequeña gasa.

-Debes de encontrar otra manera de conocer personas – dijo Lena y rio
La ojiazul aun no reaccionaba, Lena estaba ahí con ella y no entendía el como ni el porque de la situación.

-Soy Lena Katina – le dijo tendiéndole la mano

- Yulia Volkova – la morena le estrecho la mano sin saber bien el porque había dicho su nombre y a lo que Lena estaba jugando - ¿Qué es todo esto? – pregunto

- No lo ves Yuly – Lena le sonrió – Quiero volver a comenzar todo contigo –

- Nadie me dice Yuly… -

- Desde que tenias dos años – termino la frase Lena

Ambas rieron.

Yulia abrazo a Lena con una sonrisa de oreja a oreja – Comencemos entonces de nuevo – le dijo al oído

La pelirroja asintió con la cabeza sin dejar de abrazar a Yulia y le dio un beso en la mejilla suavemente para después llegar hasta los labios y apresarlos con los suyos delicadamente, el beso apenas y duro unos instantes, se separaron y suspiraron aliviadas.

-Extrañaba tus besos – dijo Lena y volvió a besarla

-Nada mas mis besos – rio Yulia deshaciendo el beso y guiñándole un ojo

- No, no nada mas extrañaba tus besos, extrañaba todo de mi ángel de ojos azules –

Yulia sonrió complacida ante la respuesta - ¿Y como fue que decidiste buscarme? – le pregunto ya que moría de curiosidad por saber que había llevado a Lena hasta sus brazos

-Digamos que esta vez me deje llevar por el corazón y no por la conciencia – fue la respuesta de Lena

- Pues deberías de dejar que pase eso mas a menudo – Yulia no había dejado de abrazar a Lena

- Creo que eso seria lo mejor – la pelirroja busco los labios de Yulia con los suyos y volvió a besarla apasionadamente como cuando dos amantes se reencuentran después de pensar que jamás volverán a verse

Se separaron lentamente y se quedaron un momento sin deshacer el abrazo.

-Ven te quiero presentar a alguien – Yulia se separo de Lena y la sujeto de la mano llevándola al salón donde llevaban a cabo la fiesta

La llevo hasta donde estaban sus padres junto con varios amigos y se paro delante de ellos.

-Papá, Mamá – dijo Yulia solemnemente – Quiero presentarles a Elena Katina –

La pelirroja sonrió nerviosamente.

-Mi novia –

Lena se puso del color de su cabello al escuchar lo que acababa de decir Yulia y no pudo articular palabra, miraba a los padres de la chica; a Oleg se le cayó la copa que sostenía en la mano mientras Larissa tenia los ojos abiertos como platos.

Yulia sonreía completamente feliz y satisfecha.[/td] [/tr][tr][td class=genmed height="40" valign="bottom"][/td][/tr]
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   17/12/2008, 04:15

ALL ABOUT US

-Yulia! – grito una voz desde la habitación principal del apartamento

No hubo respuesta por parte de Yulia.

-¿Ya estas lista? – Pregunto la misma voz que al no encontrar respuesta salió de la habitación hacia el comedor en donde estaba Yulia -¿Qué haces? –

Yulia salió de su ensimismamiento y cerro un álbum fotográfico que tenia frente a ella –Nada solo recordaba – sonrió – No puedo creer que vayan a casarse –

-Pues si van a casarse y si no te das prisa no vamos a llegar –

- ¿Tu ya estas lista? – pregunto aun sumida en los recuerdos que le traían esas fotografías

- No me ves – Lena se alejo para que Yulia pudiera verla mejor, llevaba un vestido color lavanda que se ataba al cuello y el cabello pelirrojo lacio y suelto sobre los hombros

- Vas a ser la dama mas hermosa de todas – sonrió y se levanto para darle un beso en los labios suavemente

- No, esa vas a ser tú pero anda ya a arreglarte – Lena se llevo a Yulia hasta la habitación para que empezara a cambiarse – ¿Y que tanto le veías a esas fotografías? – pregunto curiosa

- Recordaba solamente – suspiro – Nos han pasado tantas cosas – rio – Y después de tantas cosas aun seguimos juntas –

- No te pongas tan nostálgica que me vas a hacer llorar y me acabo de poner el maquillaje – rio Lena

- Es que ahora que veo todo aquello de Pasha tan lejano me doy cuenta que todo fue una tontería – Yulia terminaba de ponerse un vestido igual al de Lena

- Si son tonterías pero eso y cada cosa nos ha hecho las mujeres y la pareja que somos ahora – Lena le acomodo el vestido a la morena – Ves tu vas a ser la mas linda –

- Creo que lo más difícil fue decírselo a mis papás –

Lena soltó una carcajada – Si ya lo creo, si se lo soltaste de golpe, nunca pensé que fueras a hacer aquello y menos en una fiesta tan importante –

-Al menos no se lo tomaron mal- sonrió Yulia – Creo que ya se lo suponían – se quedo pensativa – Pero fue extraño que lo tomaran tan bien –

- Bueno es que con una nuera como yo – dijo Lena bromeando – Como iban a negarse – rio

- Eso si, tienes razón – rio Yulia mientras terminaba de maquillarse – Pero aun así recuérdame preguntarles porque se portaron tan bien –

- Si Yul ya les preguntaremos, tus papás se han portado como unos padres para mi porque lo que son los míos en cuanto termine la Universidad se desentendieron – Lena estaba impaciente esperando a Yulia - ¿Por qué hablamos de todo esto? –

- Pues porque me preguntaste porque veía ese álbum fotográfico – respondió Yulia

- Ahhh – fue lo único que dijo Lena mientras se levantaba para ir al comedor donde antes había estado Yulia

Lena se sentó en la misma silla donde había encontrado a Yulia, abrió lentamente el álbum fotográfico y se encontró con una foto de Yulia en primer lugar vestida de ángel, siempre seria su ángel de ojos azules, recorrió una a una las fotografías con la vista, había de su moto que aun conservaba aunque ya no salía a recorrer tanto las calles de Moscú ya que pasaba la mayor parte del tiempo en su consultorio, Lena era psicóloga y tenia su consultorio en el mismo edificio donde estaban las oficinas de la empresa de Yulia que Oleg le había dejado ya que ya no estaba en condiciones de trabajar y se la pasaba de viaje con Larissa.

No sabía que había tantas fotos de cuando ella y Yulia comenzaron su relación ¿Por qué las estaría viendo en ese momento? Encontró una donde estaban todos sus amigos y Yulia que desde hacia mucho ya también eran amigos de su novia; suspiro esa foto era del día en que se había ido de casa de Yulia pero eso ya había pasado hace tanto, bueno no tanto apenas cinco años, antes se le hubiera hecho demasiado tiempo pero ahora se le hacia tan poco y tenían una vida por delante juntas.

Había muchas mas fotografías de cuando visitaron Mongibello, de Lena y Yulia con sus trajes de motociclistas, de los viajes que habían hecho juntas en vacaciones, de su apartamento y como lo remodelaron y decoraron a su gusto, de Yulia y su primer día en la oficina, de Lena en el consultorio, de fiestas, comidas, reuniones con sus amigos y con los socios de Yulia, tantas cosas habían pasado en esos cinco años; no podía evitar sonreír ante cada fotografía, también había de Dima, Natalia, Nadya, Valentina, Vlad y hasta alguna que otra donde salía Pasha; Lena aun se reía al recordar que Yulia lo había golpeado, después de eso lo único que recibieron de él fue una carta disculpándose y desde entonces no sabían que había sido de su vida.

Suspiró varias veces mientras pasaban delante sus ojos tantos recuerdos; no todo había sido fácil entre ellas en esos años pero realmente Lena se sentía mas que feliz de tener a Yulia, no podía ver su vida con otra persona que no fuera ella, no quería a nadie mas con ella que no fuera Yulia y no solo esas fotos la hacían pensar de aquella manera si no cada día que pasaba junto a su ángel de ojos azules, una pequeña lagrima resbalo por la mejilla de Lena.

-Estoy lista – anuncio Yulia

Lena alzo la mirada y sonrió – Estas preciosa –

-¿Te pasa algo Lenita? – pregunto la morena que se acerco al ver algo melancólica a su novia

-Nada solo que me doy cuenta que no podría estar lejos de ti-

-Que bueno que lo aceptas- sonrió Yulia – Tu no puedes vivir sin mi – dijo bromeando

Lena se acerco y la abrazo, Yulia la había hecho cambiar, le había dado un nuevo sentido a su vida, la hacia feliz y sobre todo le había hecho olvidar todo el dolor que le habían causado, había curado cada una de sus heridas lentamente con amor y cariño; la beso suavemente.

-Gracias Yul – le susurro

- Todo esto de la boda de Natalia y Vlad te ha puesto muy sentimental – dijo Yulia bromeando

La pelirroja se separo de Yulia y le sonrió, lo bromista jamás se le quitaría a Yulia – Si supongo que tal vez será que quiero casarme – le soltó Lena a la ojiazul

Yulia se quedo estática ante aquellas palabras y no supo que responder.
Lena soltó una carcajada ante la cara de Yulia – Estoy bromeando Yul aun soy muy joven para ese tipo de cosas –

-Casi me da algo cuando dijiste eso –

-Ya lo se, me gusta ver como reaccionas en este tipo de situaciones, siempre haces lo mismo no dices nada y te quedas parada – rio Lena

- Muy graciosa – Yulia le enseño la lengua a Lena en broma, jamás dejaría de ser una niña

Lena rio – Anda vámonos ya, las damas de la novia no pueden llegar tarde –

Yulia se apresuro a tomar su bolso y el de Lena esperándola en la puerta mientras la pelirroja se había ido a retocar rápidamente el maquillaje.

-¿No tenias mucha prisa? – le pregunto Yulia algo desesperada

-Ya voy – Lena se unió a Yulia – Espera – dijo y se regreso al comedor donde estaba el álbum fotográfico y lo cerro, paso la mano sobre la portada donde se leía “All about us”; Lena sonrió, desde que había conocido a Yulia y habían comenzado su relación todo era acerca de ellas, ya no eran solamente Yulia y Lena.

Lena regreso al lado de Yulia -¿Ahora si podemos irnos? –

La pelirroja asintió con una gran sonrisa.

-¿Y esa sonrisa? – pregunto Yulia antes de cerrar la puerta del apartamento para que por fin salieran

- Sonrió porque todo lo que ha pasado y pasara es acerca de nosotros, no solamente de Yulia o Lena – respondió Lena besándola suavemente en los labios y cerrando detrás de ellas la puerta del apartamento.

FIN

Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   30/6/2011, 19:22

esta buenisima grax por compartirla
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: All About Us por monamayfair [completa]   

Volver arriba Ir abajo
 
All About Us por monamayfair [completa]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cobrar la pensión completa exigirá cotizar 37 años
» Ver Pelicula completa En Español: "Prometheus"
» vendo tapiceria completa de cuero en color camel
» Completa puesta a punto
» Lo imposible......(Pelicula completa)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics todo publico :: TODO PUBLICO :: T.A.T.U-
Cambiar a: