Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Cree en los Milagros [utena] por Por: Millerna [completo]

Ir abajo 
AutorMensaje
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Cree en los Milagros [utena] por Por: Millerna [completo]   23/11/2008, 02:49


Cree en los Milagros
Por: Millerna
*****************************
Basado en la serie Shojo Kakumei Utena - Utena, la chica revolucionaria
********************

" Cree en los milagros" y me pareció irónico que fueses precisamente tú quien lo dijera.
" Cree en los milagros" y sonreíste ignorante de lo que implicaba.
Te miré a la cara con desdén y algo se movió dentro de tus ojos. Me exasperaba tu candidez y me enamoraba tu dulzura. No me importó saberte distinta y tampoco le importó a mi corazón el saberte peligrosa, peligrosamente atrayente, peligrosamente hermosa. Aún así te quise desde el primer momento en que te vi y te amé desde la primera sonrisa que escuché brotar de tus labios dulces y a un mismo tiempo distantes. Te miré con rencor, con ese resentimiento propio de las personas que saben inútiles sus esfuerzos ante alguien que es infinitamente más poderoso que ellos, infinitamente más poderosos que nosotros y volviste a sonreír.
Desde ese momento te aferraste a mí para ya no dejarme ir. Me buscabas dentro del salón de clases, me sonreías en los intermedios, me seguías por los pasillos y me enamorabas sin darte cuenta del magnetismo de tus ojos o del poder de tu sonrisa. En vano traté de escabullirme de ti, de controlar los rápidos latidos de mi corazón cuando te sentía cerca, de no enamorarme, pero cómo la niebla que todo lo envuelve, allí estabas tú penetrando mis sentidos, insuflando esperanzas dolorosas en mi pecho, envenenando mi mente con románticos atardeceres. Intenté por todos los medios posibles alejarte de mí, te desprecié ante tus amigas, me reía frente a ti o te ignoraba por completo, pero nunca te fuiste, nunca me dejaste y con ello me enamorabas aún más.
Con el paso de los días comencé a querer tu presencia, a distinguir tu olor, a identificar tus pasos. Te sabía cercana sin siquiera mirarte, te presentía con el alma aún antes de verte con la mirada, me perturbabas el corazón aún sin escuchar tu voz y sin darme cuenta de que caía lentamente en tu juego, me vi enamorada de tus gestos y tus sonrisas, de tus silencios, de tu respiración…, sin querer me vi enamorada de ti.
" Cree en los milagros" y por primera vez te sonreí.
Tu fijación por los imposibles me parece algo divertido. Tu creencia en la existencia de algo que destroza nuestros propios temores, que rompe nuestras cadenas, es bastante ingenua.
" No creo en los milagros, Shiori. Sólo creo en lo que nace de mi propio esfuerzo."
" Cree en los milagros" y sonreíste tomando mi mano y un imperceptible temblor se apoderó de mi cuerpo al mismo tiempo en que deseaba con toda el alma que no te hubieras dado cuenta del poder que ejerces sobre mí.
Esa noche llegué tarde a casa. No deseaba llegar a mi cama y formar distancia a tu toque. La mano que tú habías tomado me ardía, sentía aún tu calor en ella y la única forma para no olvidarme de el era no dormir. Si caía dormida ese toque se habría transformado en un ayer, en un algo que fue, pero yo quería que siempre fuera hoy, tratando de sentirte más cerca, más mía.
Desde esa noche supe de desvelos que no me permitían vivir en un mundo de sueños apacibles y fantasías tranquilas, y las pocas veces que dormía te soñaba mía, cercana, tocando mi mano con la tuya, buscando un abrazo que nunca llegaba. Al despertar estabas tú. Tu mirada sobre mí, tu imagen frente a mi. Y no sabía si eras tú o la fotografía que guardé como mi más grande tesoro siempre junto a mí.
Muchas veces llegabas buscándome a casa. Entrabas a mi cuarto, te sentabas en mi cama y me veías dormir, o fingir dormir, porque realmente disfrutaba sentir tu mirada sobre mi, contemplándome como sólo tú sabes hacerlo. Así me quedaba durante largos minutos sintiendo tu presencia, escuchando tu respiración y cuando sentía un leve ruido, algo que me indicase que estabas moviéndote, sólo entonces abría los ojos con temor, con temor a que me tocases y nuevamente me estremeciera ante ti, a que supieras esto que ejerces sobre mi. Entonces fingía indiferencia, te miraba fría y con movimientos tranquilos te dejaba sola en la habitación sin siquiera decirte una palabra, pero pensándote a cada instante del día.
Poco tiempo después, llegó él. Ruka se presentó un día cualquiera y fácilmente venció a todo el equipo de esgrima. Se hizo su presidente y nuestro compañero de curso. Hicimos amistad y a pesar de conocerte mejor que a mi misma, nunca me di cuenta de que lo mirabas demasiado. Él se acercó a mi buscando algo más que amistad y yo que seguía buscando una sonrisa que desde hace algún tiempo no me dabas. Me uní al equipo de esgrima y fue él quien me enseñó todo lo que ahora sé, me hice la segunda al mando y entre los dos ganamos torneos y la admiración de nuestros compañeros que nos pensaban pareja sin serlo. Un día intentó besarme y fue suficiente para dejarle claro que no sentía lo mismo por él, pero no contaba que en su despecho se acercaría a ti y que tú lo recibirías gustosa. Se hicieron novios y destrozaste mi corazón al mismo tiempo. Ya no me pedías que creyera en los milagros ni te acercabas a mi, rehuías a nuestros encuentros y poco tiempo después dejaron el instituto. Dentro de mi pena y la soledad que me rodeaba decidí seguir adelante recordándote. Comencé a llegar tarde a casa para no ver tu foto y recordarte tanto, pero la ausencia de tus ojos me hacia daño, tu falta física me dolía tanto que una noche terminé recortando tu foto y colocándola dentro de un medallón que desde ese momento me acompañaría en todo momento. Llevé ese medallón cada día de mi vida, me hice capitana del equipo de esgrima y me di de lleno a las competiciones llenando mi mente de olvido y mi estante de victorias. Me gané el título de príncipe y con ello el asedio de varias muchachas, además del respeto de todos. Pero seguía sin olvidarte y el medallón en mi pecho y la carta que me enviaras sólo me hacían llorar a escondidas y mostrarme indiferente a los demás. Fue así como me hice parte del consejo de estudiantes y participaba en los duelos que me harían merecedora el poder de Dios con la esperanza de liberarme de ti, de lo que siento por ti.
En ese momento llegó una chica nueva al Instituto. Su nombre es Utena y me recuerda mucho a mí antes de conocerte. Tiene unos gustos algo estrafalarios, se viste como chico y se comporta un poco como uno, siempre está rodeada de chicas a las cuales no parece importarles mucho su condición de mujer. Es la estrella del equipo de baloncesto y el nuevo objeto de acoso del presidente del consejo de alumnos de Ohotori, pero ella no parece darle mucha importancia pues sufre el mismo mal que yo. Es la prometida de la novia de la rosa, además de su mejor amiga y aunque ella no se a dado cuenta aún, está enamorada de ella. Ese es nuestro mal. Nos enamoramos de quien no debemos.
Ayer pasé junto a ella y, siguiendo mi costumbre de siempre, la ignoré. Pero algo de ella quedó en mi. Un olor a rosas que me recordó a ti. En esos momentos desee escuchar tu voz, sentir tu presencia junto a mi, sentir un beso que supiera a milagro, que supiera a ti...
" Cree en los milagros"
Y me quedé helada. No podía ser cierto. No puedes ser tú. Me giré más rápido de lo que era necesario para verte, para mirarte, para...ver a Utena acariciando la mejilla de la novia de la rosa y decirle nuevamente un " Cree en los milagros". Y dolió. Dolió el desengaño, dolió que no fueras tú.
Ahora has logrado en mi lo que nunca pensé que lograrías. Ahora creo en los milagros. Creo en que algún día regresaras a Ohtori y que me esperaras con la misma sonrisa de siempre, que tocaras mi mano y me pedirás que crea en los milagros, que crea en ti.
Sólo yo sé cuánto creo en tu regreso. Sólo yo sé cuánto te espero. Sólo yo.
FIN
Volver arriba Ir abajo
anafilia
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 41
Localización : puebla,mexico
Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 28/05/2009

MensajeTema: Re: Cree en los Milagros [utena] por Por: Millerna [completo]   3/6/2009, 01:21

wow, he leido varios pero el tuyo me gusto mucho, es corto y a la vez tan intenso, sigue escriiendo..
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 27
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Cree en los Milagros [utena] por Por: Millerna [completo]   11/4/2010, 12:57

kawaiiiiiiiiiii realmente hermosa continua escribiendo asi
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cree en los Milagros [utena] por Por: Millerna [completo]   

Volver arriba Ir abajo
 
Cree en los Milagros [utena] por Por: Millerna [completo]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Se cree Shakira.
» Yo soy la verdad y la vida----El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá
» Karl Lagerfeld cree que Adele está «demasiado gorda»
» La mierda escrita no huele: vida y milagros del excremento.
» GALERIA DE MILAGROS GERMAN

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics todo publico :: TODO PUBLICO :: Utena-
Cambiar a: