Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Una mala traducción [en proceso]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Una mala traducción [en proceso]   18/11/2008, 08:37

Nota: Esta historia la estoy subiendo en otro foro, xo he pensado tb ponerla aki.

Espero q os guste.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   18/11/2008, 08:38

Nota: Todo en esta historia es inventado (ciudades, calles, personas, nombres…) cualquier parecido con la realidad es tan sólo una simple coincidencia.




UNA MALA TRADUCCIÓN








Capítulo 1: Estoy harta de esto.



Mi vida era tan monótona como la de cualquier estudiante universitario: te levantas, desayunas, te duchas y para clase. Luego llegas a casa y estas tan agotada que lo último que te apetece es tener que soportar a tu hermana y tus padres.





- ¿Porqué llegas tan tarde? – era la primera frase que me decía mi padre nada más entrar por la puerta.



- He estado en la cafetería de la uni tomando algo con unos amigos – respondí seguido de un bufido. “Es que siempre me tenia que preguntar lo mismo”.



- Déjate de tonterías, lo que tenías que estar haciendo es estudiar. Que piensas, que la universidad se paga sola.



- Vale, vale!! – “pero que demonios le pasa, siempre que digo que quiero trabajar me pone alguna escusa estúpida o simplemente me dice <>. ¿¿Y luego me sale con que la universidad no se paga sola??. Estoy harta de esto”.





- Pero que demonios… - las palabras se apagaron en mi garganta al llegar a mi habitación y verla convertida en un campo de batalla.



- Ah!! Hola cariño – contesto mi madre con toda naturalidad – Estoy haciendo limpieza general, he iba tirar algunas cosas que ya no utilizas.



- ¿Qué no utilizo? Pero… ¡Esa es mi camiseta! – dije señalando a mi hermana, cuatro años más pequeña- ¿porqué la llevas puesta?



- Mama ha dicho que piensa tirar toda la porquería que tienes y toda la ropa que no utilizas, y como yo si pienso ponerme esta camiseta, pues me la quedo – dijo con una sonrisa de oreja a oreja. Le encantaba eso de quitarme cosas. Era uno de sus hobbies favoritos, ese y el hacerme enfadar.



- QUÍTATELA AHORA MISMO!!!



- Laura, tu ya no la utilizas. Te queda pequeña. Además, es hora de que renueves el vestuario – dijo mi madre intentando poner paz.



- Además, los chicos no se fijaran en ti si sigues vistiendo como un marimacho – soltó mi hermana junto con una carcajada. Mi hermana y yo nos parecíamos mucho: delgadas pero no esqueléticas, ojos color miel, pelo castaño tirando a rubio, de mediana estatura y unos rasgos faciales que según algunos nos hacían parecer de porcelana. Lo único que nos diferenciaba era el carácter y la forma de vestir que iba acorde con lo primero: Julia (mi hermana) era la princesita y vestía como tal, sin embargo yo era más… no se… no necesitaba tener a los chicos detrás mía para sentirme a gusto (además nunca me falto pretendientes).



- Serás gilip…!!



- Esa boca!! Deja a tu hermana y decide que es lo que te quieres quedar, porque pienso tirar la mitad de los trastos que tienes en la habitación – Julia comenzó a reírse y sacarme la lengua – Y tu no te rías tanto que en cuanto termine iremos a tu cuarto – la cara de Julia cambio drásticamente y salió corriendo hacia su cuarto– A veces no se si tengo hijas o coleccionistas. ¿Se puede saber porque tenéis que guardar todo? Ay… dios mío… ¿qué voy ha hacer con vosotras?



Mi madre siempre hacia lo mismo, cuando le daba el venazo se dedicaba a recorrer toda la casa tirando todo lo que “a su parecer” era inservible. Mientras Julia, mi padre y yo intentábamos (a veces con éxito, otras no) salvar todo lo que podíamos.







Siempre era lo mismo. Una y otra vez. La misma monotonía que me tenía atrapada en esa maldita casa, en la misma ciudad, en el mismo país. Necesitaba un cambio.



No me malinterpretéis, adoro a mi familia (incluso a mi hermana) pero con diecinueve años solo tenia una cosa en la cabeza: “Tengo que salir de aquí” “Quiero vivir mi vida como me de la gana” “Estoy harta de esto”.







Un día cuando volvía a casa de la uni me encontré con un viejo amigo del colegio, acababa de volver de Irlanda, había pasado un año estudiando y trabajando allí. De repente una luz se encendió en mi cabeza: ERASMUS!!!



“Si!! Si me voy de Erasmus podré vivir sola (bueno sin mi familia), seguir estudiando y trabajar si me da la gana” “Es perfecto” “Ahora solo tengo un problema: Convencer a mis padres”.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   18/11/2008, 08:39

Capítulo 2: Comparaciones.



- Es la mejor manera de aprender ingles. Tu siempre dices que debemos manejar los idiomas para encontrar un buen trabajo, no? – mi madre y Julia me miraban como si precisamente en ingles les estuviera hablando.



- Pero vamos a ver, ¿tu crees que nací ayer? – contestó mi padre enfadado- En cuanto llegues allí te pasaras el día holgazaneando y dejaras los estudios a un lado. – dijo mi padre dando un golpe en la mesa.



Estaba realmente mosqueado, no iba a dejarme ir por nada del mundo.



Al parecer un compañero de trabajo le había contado que su hijo había ido de Erasmus a Alemania hacía un par de años y que lo único que hizo fue gastar el dinero de su padre.

La verdad es que el chaval era un poco tonto, ya que aparte de no aprobar ni una, se llevo de recuerdo un par de cintas y fotos de su estancia en Alemania, donde salía él junto con otros chicos y chicas en fiestas, botellones… y un día uno de sus hermanos pequeños lo encontró todo y se lo enseño a sus padres (“bueno esta es la confirmación de que los hermanos pequeños sólo existen para atormentarnos”).



- Ya soy mayorcita para saber que es lo que tengo que hacer. Y por mucho que golpees la mesa, ¡¡PIENSO IR!! – me levante de la mesa dejando la cena prácticamente intacta, ya que nada más sentarnos les comente a todos que quería irme de Erasmus.





Me fui a mi cuarto y cerré de un portazo. “Siempre igual” “Dice que no nos comparemos con los demás” <> “Que no me compare!! ¿y él que estaba haciendo?” “Me estaba comparando con un idiota que había dejado las cintas y las fotos JUNTAS en una caja de zapatos en el armario que ponía NO TOCAR” “Venga ya!!!! Sólo le faltaba poner un cartel luminoso a sus hermanos que dijera: ABRELO”.



“Me da igual lo que diga, pienso ir y punto” “pero… ¿cómo lo voy a pagar?” “Es cierto que te dan una beca pero por lo que tengo entendido el dinero que te daban no llegaba para mucho” “Tengo que pensar en algo y rápido, tan sólo quedan tres semanas para que se cierre el plazo de matricula”.





Después de una semana sin dirigirle la palabra a mi padre y de protestar cada vez que podía (todo sea por hacer notar mi descontento), llego mi padre con un par de sobres grandes.



- Toma – dijo dándome los sobres.



- ¿Qué es esto? – dije extrañada. “Dios… ¿que idea habrá tenido esta vez?” Hace tiempo, cuando era pequeña, me enfade mucho porque quería hacer judo con mis compañeras de clase, yo le dije que era para hacer ejercicio pero él no me dejo. Al poco vino con un carnet y me dijo: <> Y tan claro, me pase un año entero yendo a una piscina donde la edad media de los presentes no bajaba de los 30.



- Los papeles para eso que querías… el Rasmus ese. Hemos estado hablando tu madre y yo y hemos decidido que si es lo que quieres… esta bien. Siempre te estamos diciendo que el ingles es importante, así que… Pero como suspendas te vas a pasar el resto de tu vida devolviendo todo el dinero ¡y con intereses! – dicho esto se fue a la cocina donde estaba mi madre y mi hermana cocinando.



Una sonrisa se dibujo en mi cara.



- Ah!! – dijo saliendo de nuevo de la cocina – Ya he mirado un piso, bueno más bien es una casa – una mueca se dibujo en mi cara – No pongas esa cara. Es una casa respetable y la compartirás con tres chicas más. Esta a 20 minutos de la universidad, así te ahorraras el transporte.



- Pero… - “Respetable??” “Pero donde pensaba que me iba a vivir ¿a un burdel?” - ¿cómo me has buscado casa si no tienes ni idea de ingles?



- No hace falta saber ingles para buscar una casa. Me metí en Internet…



- ¿En Internet? Pero si sigues escribiendo en ese maquina de escribir roñosa porque dices que los ordenadores los carga el diablo – le conteste mientras me ría al recordar las pocas veces que le había visto frente a uno (aporreándolo, insultándolo…).



- Pero yo le enseñe – dijo Julia apareciendo por la puerta de la cocina con una sonrisa que por algún motivo me daba miedo – y tenías que haberlo visto cuando se puso el salvapantallas, jajajajaja, pensaba que se había “colado” un virus en el ordenador, jajajaja



- Ejem, ejem. Lo que pasa es que la juventud de hoy en día se pasa la vida enganchada a esas máquinas y uno ya esta mayorcito para andar jugando. – se escuso mi padre - Bueno, como te decía, me metí en Internet y con la ayuda de tu hermana traducimos unos cuantos anuncios. Y ese era el mejor de todos – terminó mirando a mi hermana que asentía con esa sonrisa.



“Algo no va bien” “Con quien me habrán metido” “Respetable??” “¡¡Es un convento FIJO!!” “Bueno, sea lo que sea, siempre me puedo buscar algo cuando este allí”



Se dibujo una sonrisa en mi cara (y por algún motivo la de Julia se hizo mayor) y dándole las gracias a mi padre salí corriendo para ponerme a preparar todo.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   18/11/2008, 08:40

Capítulo 3: Un viaje, un recibimiento.



Llego el día en el que tenía que irme (había decidido ir un par de mes antes de que empezaran las clases para irme familiarizando con el entorno, y buscarme otra casa si fuera necesario).



Después de un montón de besos y achuchones por parte de mi madre, mi padre, mis tíos, primos… (“Que no me voy a la guerra” “Pero haber quien les decía algo”) y de que me dieran algún que otro dinerillo a escondías (“Gracias Abuela”) me encamine hacia la puerta de embarque dispuesta a pasar el mejor año de mi vida (o por lo menos lo intentaría).





Después de un montón de horas de vuelo (al lado de una señora que no paraba de rezar y santiguarse cada vez que había un mínimo movimiento, cosa que me ponía los pelos de punta), del viaje en bus (con los asientos más incómodos que he probado en mi vida) y de pasarme más de una hora buscando la maldita casa (porque todas eran iguales), llame a la puerta con la esperanza de que al menos no saliera ninguna monja a recibirme.




[Todos los diálogos serían en ingles pero… jejeje, ya me entendéis]






- Hola, ¿puedo ayudarte en algo? – dijo una morena con gafas de sol y cara de pocos amigos nada más abrir la puerta.



- Si… yo… soy la chica española que va a vivir aquí este año – dije tendiéndole la mano. – Soy Laura, encantada. – dije con mi mejor sonrisa. La chica se dio medía vuelta y entro en la casa dejándome con la mano extendida.



- Marta!!!!!!! – empezó a gritar – Aquí hay una guiri que dice que va a vivir con nosotras.



“Una guiri??” “Será idiota” “Y encima ni se presenta”



- Hola – dijo una pelirroja al salir, a la vez que estrechaba la mano que inconscientemente había dejado extendida – Perdónala, es que no tiene muy buen despertar. Pero pasa, no te quedes ahí. ¡¡Claudia!! Ya ha llegado la chica nueva.



Una chica morena salió del salón y, mirándome de arriba a bajo, dijo: - No esta nada mal. Bueno… yo soy Claudia y como supongo que no se habrá presentado, esa morena con cara de pocos amigos es Alex – me dijo señalando las escaleras, donde estaba la chica que me abrió la puerta mirándome fijamente (ahora sin gafas).



“Esos ojos podrían paralizar a cualquiera…” “Son del verde más claro que he visto en mi vida…”



- Tiene muy mal despertar, no es una persona de verdad hasta que toma una taza de café – me dijo Claudia a modo de confidencia pero tan alto que las cuatro lo pudimos escuchar.



Alex la miró fijamente y bajando los pocos escalones que había subido se metió en la cocina con el pretexto de hacer café.







Poco a poco fui conociendo a mis nuevas compañeras de piso (bueno, de casa) y a medida que pasaba el tiempo me llevaba mejor con ellas.



Las tres eran amigas desde hacia mucho tiempo. Marta y Claudia tenían 25 años y Alex era dos años mayor que yo. La verdad es que las tres estaban muy unidas, si no fuera por que no se parecían en nada, hubiera jurado que eran hermanas o por lo menos familia.



Marta, la pelirroja, era abogada y al parecer muy buena (era muy joven pero pronto sería socia de una de los mejores bufetes del país). Era un trozo de pan, era raro verla enfada, siempre estaba alegre. Pero cuando se enojaba o entraba en un juzgado hacía que la sangre se te congelara. Por lo que tenía entendido, en los juzgados la llamaban la dama de hielo: con una mirada azul y fría como el “hielo” desde las alturas (era bastante alta), siempre imperturbable, seria y disciplinada.



Claudia, era un bellezón, y no lo digo a la ligera. Era morena, delgada, con curvas que dejarían a más de uno mareado, y con unos ojos azul-grisáceo que encandilaban a cualquiera. Trabajaba en biblioteca de la que iba a ser mi universidad, aunque por lo que me dijo sólo era temporal, había estudiado interpretación y estaba esperando <>.



En cuanto a Alex, las cosas eran complicadas. Al principio apenas cruzaba un par de frases con ella (y algunas no muy agradables), aunque poco a poco la cosa fue mejorando y las frases se convirtieron en pequeñas charlas. Sin embargo no solía estar mucho en casa y cuando estaba solíamos ignorarnos mutuamente, aunque no podía parar de fijarme en esos ojos…
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   18/11/2008, 14:12

me encanta!!! q mas paso O.O
Volver arriba Ir abajo
himeko_fallen
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 27
Localización : aqui y alla
Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 15/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   18/11/2008, 14:44

Ahhh, Melm, que bueno que la subiste, jaja, me encanta la historia,

felicidades
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   20/11/2008, 12:50

Capítulos 4: Este año va a ser interesante (I)



- Dios mío, no llego!!



“Porque no me habré puesto dos despertadores” “Sólo yo apagaría el despertador el primer día de clase”.





Baje corriendo las escaleras con la ropa a medio poner y con la mochila y los zapatos en la mano.





- Buenos días!! ¿No vas algo tarde? – me pregunto Claudia nada más entrar en la cocina.



- Si… es que apague el despertador… y… - de repente me puse colorada al fijarme que mi ropa todavía estaba a medio poner y ver como Alex (que también esta en la cocina) y Claudia sonreían abiertamente.



- Tranquila, no pasa nada, Alex te puede llevar – de repente la sonrisa de Alex desapareció – De todas formas creo que van a estar en el mismo curso, no?



- Cómo…? Pero… ¿estas en Turismo? ¿En 2º? – pregunté algo sorprendida. “Pero… ¿cuántas veces he dicho que estaba en 2º de Turismo? ¿Un millón de veces?” “¿Porqué no me ha dicho nada?” “Después de todo puede que no le caiga muy bien”.



- Si, bueno… No me importa llevarte, de todos modos voy para allá. Así que… - dijo Alex encogiéndose de hombros y sin mirarme directamente.







Minutos después estábamos sobre la moto de Alex. Era una moto grande y muy potente, a Alex le encantaba esa moto, en cambio a mi me daba pavor.



- Sabes? Necesitare los pulmones para llegar a la universidad – dijo Alex ante el abrazo excesivamente fuerte que le estaba proporcionando debido al pánico que sentía.



- Perdón… es que… me da un poco de… No corras, vale? – dije aflojando mi abrazo. “Primero el despertador y ahora la moto, esto si que es empezar con mal pie”.



- Jajajaja, no me digas que tienes miedo? – pregunto divertida – Esta bien!! No correré, pero si no nos dejan entrar en clase por llegar tarde será tu culpa.







Llegamos 10 minutos tarde a clase. Sin embargo, no éramos las únicas así que el profesor en vista de eso y de que era el primer día de clase, nos dejo pasar a todos.



Y según pasábamos empezó a señalar a los rezagados.



- No tengo ni tiempo ni ganas de volver hacer los grupos para los trabajos. Trabajos que contaran la mitad de la nota final. – dijo haciendo énfasis en la última parte- Así que… Usted con usted…Usted con usted, si la de rojo con el chico de gafas…



- Pero es que yo… - intento replicar la chica de rojo.



- No quiero lloriqueos, ni protestas, ni nada de nada. Ah!! Y usted con usted – dijo por último señalándonos a Alex y a mí.









- Bueno, eso es todo por hoy- dijo el profesor dando por concluida la clase- Y recuerden que quiero un boceto sobre el trabajo que van a realizar dentro de una semana y media. Que tengan un buen día- y dicho esto se marcho a toda prisa de la clase, seguramente en un intento de no tener que discutir con los alumnos que no estaban muy contentos con los grupos formados.





- Jejejeje, pues parece que tendremos que trabajar juntas – dijo Alex con una sonrisa que me dejo petrificada.



- … - “Creo que es la primera vez que me sonríe de esa manera”. “Hoy parece distinta… esta simpática???”



- Si te molesta podemos intentar cambiar de grupo… - de repente su sonrisa se torno triste al igual que su mirada.



- No… solo es que… ¿porqué no me dijiste que íbamos a la misma clase?



- Bueno… es que… yo… no sabía si iba a seguir estudiando y no quería… Ahora da igual, no? Además tampoco tiene tanta importancia- volvió a sonreírme.



“Dios que sonrisa” “¿Pero que digo?” “No se que me pasa con esta chica. Siempre es tan fría y de repente…”



Como si estuviera leyendo mi mente, se acerco un poco más a mi y me dijo: - Se que desde que viniste he sido algo borde… yo… quería disculparme. Quizás podríamos volver a empezar? Sólo si tu quieres.



- Claro – una sonrisa se dibujo en mi cara – No pasa nada, yo tampoco te he dado mucha bola así que… - estire la mano – Soy Laura, encantada de conocerte.



Alex apretó mi mano – Encantada!! Yo soy Alex - y ambas empezamos a reírnos.





“Este año va a ser interesante”
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   20/11/2008, 12:52

Capítulo 5: Este año va a ser interesante (II)



- ALEX!!! Es hora de que te levantes. Es que no has oído el despertador? – dijo Claudia gritando y zarandeándome.



- No tengo despertador. Además, voy en la moto, no llego tarde. Déjame 5 minutos más!! - y me tape la cara con la almohada para evitar que la luz acabara de despertarme del todo.



- Ni lo sueñes. Baja ahora mismo a desayunar. – dijo dirigiéndose hacia la puerta – Ni que fuera tu madre! Mañana te pones el despertador, como todo el mundo – y dicho esto cerro la puerta de un portazo haciendo que todas mis neuronas se despertaran de golpe.



- Siempre tan delicada…



- ¡Te he oído! Mueve el culo y baja a desayunar si no quieres que me enfade de verdad – grito Claudia mientras bajaba las escaleras.



“Será mejor que baje, sino es capaz de subir con una sartén para darme en la cabeza” “Siempre tan delicada… podía despertarme como hace Marta, sin gritos, con una sonrisa…” “Pero hoy estoy contenta… todo esta saliendo bien”.







-Flash Back-



- ¿Cómo esta Almu? – preguntó preocupada Claudia nada más atravesar la puerta de la sala de espera.



- No nos dicen nada, ha perdido mucha sangre… La están interviniendo en estos momentos - dijo Marta con la mirada fija en la ventana, mientras yo permanecía sentada observando las baldosas como si mi vida dependiera de ello.



- Ese cabrón… ¿dónde esta? – dijo Claudia enfadada.



- …



- ¿Qué pasa? ¿Dónde esta la niña? ¿Le ha hecho algo?



- No lo se... – empecé a sollozar – Se la ha llevado, ese malnacido se la ha llevado… No los encontramos por ningún lado. Y Almudena… La ha pegado tan fuerte… estaba llena de sangre… y sólo preguntaba por su bebe- mi llanto se hizo más fuerte y Claudia se acercó para arroparme entre sus brazos.



- No pasa nada mi niña, todo saldrá bien – intentaba calmarme, pero el tono de tristeza de su voz la delataba- Los encontraremos, mandaremos a ese cabrón a la cárcel y Almu se repondrá. Ella siempre ha sido la más fuerte de las cuatro.



-Fin Flash Back-







Una sonrisa melancólica se formó en mi cara. Habían pasado casi tres años desde que Julián...



“Todavía me duele…”



Julián era el novio de mi prima. Nunca me gusto. Era muy celoso y no dejaba que nada ni nadie se acercara a Almu, y cuando se casaron todo empeoró.



Un día apareció en casa con un ojo morado, Julián se había emborrachado con sus amigotes y cuando llegó de madrugada Almu le reprendió recibiendo como respuesta un puñetazo y una retahíla de insultos.



Almu dejó a Julián y se vino a vivir con nosotras. Siempre habíamos estado juntas. Claudia y Marta eran amigas de la infancia de Almu (y como consecuencia mías) y en cuanto a Almu y a mi, sólo nos teníamos la una a la otra: mis padres murieron siendo yo pequeña y los suyos nunca habían ejercer como tales, así que…



Todo iba bien hasta que Almu se entero que estaba embaraza y Julián le pidió otra oportunidad. Decía que era un hombre nuevo, que la quería… Almu le dio “la última oportunidad”. Pero al poco de nacer Rebeca, Julián volvió a ser el de antes. Le echaba en cara que sólo estuviera pendiente de la niña “por favor si sólo era un bebe, ¿cómo no iba a estar pendiente de ella?”. Además, sus borracheras y los insultos comenzaron de nuevo.



Por fin Almu decidió que no podía seguir así y cuando Rebeca tenía apenas un año decidió dejarlo, cosa que Julián no se tomo muy bien. La misma noche que le dijo que se marchaba él le dio una paliza tan fuerte que la mando al hospital, del cuál nunca salió. En cuanto a la niña… él y Rebeca desaparecieron dejando un gran vacío en nuestras vida y en mi corazón.





Durante todo este tiempo me dedique, junto con Claudia y Marta, a buscar a Rebeca y al asesino de mi prima. Y ayer por fin tuvimos noticias… la habíamos encontrado. Por fin podría tener entre mis brazos a la única familia que me quedaba (bueno sin contar a Claudia y Marta que eran como hermanas para mí).







- Bajas a desayunar o tengo que subir? – la voz de Claudia me saco de mis pensamientos y en tres minutos ya estaba vestida y desayunando con ella en la cocina.





De repente se escucho un gran alboroto - Dios mío, no llego!! – el oír su voz me hizo sonreír.



La “guiri”, como yo la llamaba, entró corriendo en la cocina con la ropa a medio poner y con las marcas de las sabanas todavía en la cara.



“Hasta despeinada esta guapa” Mi mirada se poso sobre su torso que estaba a medio vestir, provocando que mi sonrisa aumentara.



- Buenos días!! ¿No vas algo tarde? – pregunto Claudia.



- Si… es que apague el despertador… y… - de repente se miró y se puso colorada.



“Mierda, seguro que me a pillado mirándola”



- Tranquila, no pasa nada, Alex te puede llevar – “¿cómo?” mi sonrisa se esfumó “¿y de que habló con ella? He estado tan absorta en mis cosas que apenas he hablado con ella” “Debe de pensar que soy idita” – De todas formas creo que van a estar en el mismo curso, no?



- Cómo…? Pero… ¿estas en Turismo? ¿En 2º? – preguntó sorprendida. “Es verdad nunca se lo dije. Ahora si que debe de pensar que soy idiota”.



- Si, bueno. No me importa llevarte, de todos modos voy para allá. Así que… - aparte mi mirada esperando una negativa que nunca salió de sus labios, cosa que me alegro profundamente.





Minutos después estamos sobre mi moto. Laura se montó detrás y me apretó tan fuerte que pensé que me iba a romper las costillas.



- Sabes? Necesitare los pulmones para llegar a la universidad.



- Perdón… es que… me da un poco de… No corras vale? – dije aflojando su abrazo.



- Jajajaja, no me digas que tienes miedo? – pregunte divertida – Esta bien!! No correré, pero si no nos dejan entrar en clase por llegar tarde será tu culpa.



“Se veía tan mona” “Es una pena que las cosas hayan empezado tan mal entre nosotras”







Llegamos 10 minutos tarde a clase. Pero como no éramos las únicas y era el primer día de clase, el profesor nos dejo pasar.



- No tengo ni tiempo ni ganas de volver hacer los grupos para los trabajos. Trabajos que contaran la mitad de la nota final. – dijo haciendo énfasis en la última parte- Así que… Usted con usted…Usted con usted, si la de rojo con el chico de gafas…



- Pero es que yo… - intento replicar la chica de rojo.



“Por favor que me toque con Laura” “Por favor…”



- No quiero lloriqueos, ni protestas, ni nada de nada. Ah!! Y usted con usted – dijo por último señalándonos a Laura y a mí.





“Bien, bien, bien” Esto es todo lo que pude pensar durante la hora y media que duró la clase. Por fin las cosas me empezaban a salir bien: pronto vería a Rebeca, no tendría que dejar los estudios (cosa que me había planteado para dedicarme a buscarla) y tenía como compañera de estudios y casa a una de las chicas más guapas que había visto en mi vida.









- Bueno, eso es todo por hoy- dijo el profesor dando por concluida la clase, de la cual no me había enterado de nada - Y recuerden que quiero un boceto sobre el trabajo que van a realizar dentro de una semana y media. Que tengan un buen día- y dicho esto se marcho a toda prisa de la clase.





- Jejejeje, pues parece que tendremos que trabajar juntas – dije mirando a Laura con una sonrisa de oreja a oreja.



- …



“Puede que ella no quiera ir conmigo” La duda hizo que mi sonrisa prácticamente desapareciera. “No la he tratado muy bien, quizás…”.



- Si te molesta podemos intentar cambiar de grupo…



- No… solo es que… ¿porqué no me dijiste que íbamos a la misma clase?



- Bueno… es que… yo… no sabía si iba a seguir estudiando y no quería… Ahora da igual, no? Además tampoco tiene tanta importancia- volví a sonreírle. “A partir de ahora todo ira bien”



Me miró con duda, cosa que entendí perfectamente: la llamó guiri, casi no la hablo y cuando lo hago no puedo evitar que toda la frustración que llevo dentro salga. Y ahora me comporto como una… tarada!!



- Se que desde que viniste he sido muy borde… yo… quería disculparme. Quizás podríamos volver a empezar? Sólo si tu quieres.



“Por favor que diga que si”



- Claro – una sonrisa se dibujo en su cara “Tiene una sonrisa preciosa”– No pasa nada, yo tampoco te he dado mucha bola así que… - estiró la mano – Soy Laura, encantada de conocerte.



Alargué mi mano y la estreche – Encantada!! Yo soy Alex - y ambas empezamos a reírnos.





“Este año va a ser interesante”
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   22/11/2008, 12:02

Capítulo 6: Noticias (I)



Después de las clases Laura se quedó en la biblioteca estudiando y yo volé, casi literalmente, hasta casa (ir a 100 km/h por una vía donde la velocidad máxima es de 40 es volar).



Quería hablar con Marta sobre Rebeca, ella era la abogada, la que llevaba todo el papeleó y la investigación. Claudia y yo hacíamos lo que podíamos pero era Marta la que tenía más influencias y contactos, supongo que era la ventaja de ser una de las promesas de la abogacía del país. Por fin sabría todos los detalles sobre el futuro de Rebeca y el mío propio.





- MARTA!!! ¿Estás en casa?– grite nada más entrar por la puerta. - MARTA!!! – “¿Dónde es habrá metido?”



- Deja de gritar – dijo Claudia algo molesta mientras bajaba por las escaleras – No hace falta que grites, ni que esta casa fuera tan grande. Marta esta… Alex tenemos que hablar, vamos al salón. – la cara de Claudia cambio y en su voz había algo que no me gustaba, un escalofrío recorrió mi cuerpo.



“Es otra falsa alarma” “No es Rebeca” Es lo único que podía pensar mientras seguía a Claudia.





- Ya estas aquí? – dijo Marta con una sonrisa triste en su cara.



- ¿Qué pasa? – pregunte preocupada.



- Yo… verás… ¡Ufff! No se como empezar. Supongo que podría decir que tengo noticias buenas y malas- algo no iba bien, aunque no cayera ninguna lágrima sus ojos están llorando. Tenía la misma mirada cuando nos llamaron del hospital para decirnos que Almu esta en Urgencias – Hemos encontrado a Rebeca en un orfanato a las afueras de Londres… De Julián no se sabe nada, hace casi un año llego con la niña y la dejo allí… Alex… la niña… esta llena de cicatrices, apenas come, ni habla… He hablado con un psicólogo amigo mío para que la viera, dice que probablemente lleve recibiendo malos tratos desde pequeña… - las lágrimas empezaron a recorrer su rostro, aunque no era la única. Las tres estábamos desoladas.



- Ese… ese cabrón… el muy… - las palabras no me salían – Quiero verla, yo…



- He empezado a preparar los papeles- dijo Marta limpiándose las lágrimas y levantándose del sofá- Ese orfanato no me gusta. La traeremos aquí, ¿qué decís?



Las tres nos abrazamos y Claudia y yo asentimos un poco más aliviadas, aunque no pudimos evitar que las lágrimas siguieran resbalándose por nuestras mejillas.



“Por fin… muy pronto estará aquí”









Había pasado tan sólo dos semanas desde esa conversación y Marta ya tenía todo preparado. Al ser yo la única familia que tenía y estando su padre en paradero desconocido y con una orden de busca y captura, Marta consiguió que me dieran la custodia provisional de Rebeca. En menos de mes estaría con nosotras y si todo iba bien conseguiría la custodia total en un par de meses.









- Pero… entonces tienes una sobrina… bueno una prima que viene a vivir aquí porque su padre esta en busca y captura?- pregunto Laura algo confusa mientras Claudia se desesperaba.



- Que es lo que no entiendes? – pregunto Claudia mirándola fijamente.



- Es que… veras… mi ingles no es del todo bueno… y no quiero confundir los términos y… bueno pues no se si lo que entiendo es lo correcto…



- Rebeca es la hija de mi prima Almu, que murió hace casi tres años. Julián, su marido, tuvo la culpa de su muerte y no conforme con eso se llevo a la niña. Ahora la hemos encontrado y va a venir a vivir con nosotros. – le dije lo más pausadamente posible para que entendiera todo.



- Ahh!! No, ya… si eso lo había entendido, solo que… esperaba que mi traducción fuera mala – dijo con un tono algo triste. – Bueno pues entonces habrá que prepararle una habitación, no? ¿No pretenderéis que duerma en el sofá?– dijo cambiando su tristeza por una sonrisa tan dulce que pensé que me derretiría a mismo.



- UNA HABITACIÓN!!! – Marta y Claudia gritaron a la vez



- Pero como demonios se nos ha pasado eso por alto – empezó a decir Claudia nerviosa.



- Tenemos que comprar una cama, ropa… ¿dónde estudiará? ¡Tenemos que buscarle un colegio! – siguió Marta como ida.



- No os preocupéis – dije con una sonrisa – Ya he pensado en todo eso. Dormirá en la habitación que era de Almu cuando estaba aquí, lo siento Claudia pero se te acabo el gimnasio privado. Los muebles están encargados y la ropa… pues no sabía la talla… así que en cuanto llegue le compraré un montón de cosas. Con el colegio no hay problema, ya he hablado con dos que están cerca de aquí y podemos matricularla sin problemas en cualquiera de ellos.



- Y como piensas pagar todo eso? – pregunto Marta algo desconfiada pero visiblemente más relajada.



- Bueno… la verdad es que he estado trabajando estos dos últimos meses y tengo bastante dinero ahorrado. Además, he conseguido para el curso un trabajo en la cafetería de la uni, sólo trabajare dos horas al día y he hablado con los dueños y podré hacer las horas cuando mejor me convenga, así que utilizare las horas de la comida. Y si fuera necesario vendería la moto.



Las tres me miraban atónitas, como si la Alex que ellas conocían no estuviera enfrente de sus narices.



- QUÉ??? Es mi primita – dije con una sonrisa de oreja a oreja.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   22/11/2008, 12:03

Capítulo 7: Noticias (II)



Habían pasado dos semanas desde que empezamos las clases. Y Alex y yo pasábamos el día prácticamente juntas, sobretodo por el dichoso trabajo que nos traía por la calle de la amargura. Comíamos juntas, estudiábamos juntas, vivíamos juntas…



Poco a poco nos habíamos hecho inseparables, pero de vez en cuando se quedaba ausente y una mezcla entre tristeza y alegría invadían su cara. Estaba entre distraída, eufórica e inquieta. Pero, aunque sus cambios de humor me tenían desconcertada, cada vez me gustaba más estar con ella.





- Pero… entonces tienes una sobrina… bueno una prima que viene a vivir aquí porque su padre esta en busca y captura?- pregunté Laura algo confusa.



“No puede ser” “Seguro que estoy entendiendo mal”



- Que es lo que no entiendes? – pregunto Claudia mirándome fijamente.



- Es que… veras… mi ingles no es del todo bueno… y no quiero confundir los términos y… bueno pues no se si lo que entiendo es lo correcto…



“Será verdad” “Nooo, seguro que estoy entendiendo mal”







-Flash Back-



- ¿Te pasa algo? ¿Te aburres? Podemos dejarlo para otro día. A mi no me importa – le pregunte un día en el que Alex estaba más interesada en mirar por la ventana de la biblioteca que en hablar conmigo.



- NO! Solo… es que tengo muchas cosas en la cabeza - me respondió con una sonrisa ausente. – Cosas mías, no te preocupes… ¿Por donde íbamos?



“Pero que pasara por esa cabecita??” “Ojala confiara en mi” “Siempre es tan reservada”



- Si tienes algún problema, sabes que puedes contármelo. No se si seré de mucha ayuda pero por lo menos te escuchare. A veces es bueno desahogarse.



- Si… - dijo pensativa – Supongo que tu también vives allí… - “oO? Pero que dice, no entiendo nada” – Esta bien! ¿Tienes algo que hacer esta tarde?



- Había quedado para estudiar contigo ¿recuerdas? – la mire desconfiada “¿Donde tendrá la cabeza?” - ¿Pasa algo?



- Esta tarde las chicas y yo tenemos que hablar contigo, OK? – dijo a la vez que se levantaba de la silla, aparentemente más animada – Bueno te veo en casa, tengo que hacer unas cosillas. Bye.



Y dicho esto se fue corriendo de la biblioteca, dejándome totalmente intrigada: “¿Qué será eso que me quiere decir?”.



-Fin Flash Back-







- Rebeca es la hija de mi prima Almu, que murió hace casi tres años. Julián, su marido, tubo la culpa de su muerte y no conforme con eso se llevo a la niña. Ahora la hemos encontrado y va a venir a vivir con nosotros. – dijo Alex lo más pausadamente posible.



“No lo he entendido mal” “¿Eso era lo que le atormentaba a Alex?” “Siempre ausente, siempre borde, siempre triste…”



- Ahh!! No, ya… si eso lo había entendido, solo que… esperaba que mi traducción fuera mala – dije algo triste. – Bueno pues entonces habrá que prepararle una habitación, no? ¿No pretenderéis que duerma en el sofá?– dije sonriendo intentando cambiar de tema, se las veía tan tristes a las tres.



- UNA HABITACIÓN!!! – Marta y Claudia gritaron a la vez.



- Pero como demonios se nos ha pasado eso por alto – empezó a decir Claudia nerviosa.



- Tenemos que comprar una cama, ropa… ¿dónde estudiará? ¡Tenemos que buscarle un colegio! – siguió Marta como ida.



“Y yo que quería relajar el ambiente… parecen dos locas” “Si lo se no digo nada”



- No os preocupéis – dijo Alex sonriendo con sorprendente tranquilidad – Ya he pensado en todo eso. Dormirá en la habitación que era de Almu cuando estaba aquí, lo siento Claudia pero se te acabo el gimnasio privado. Los muebles están encargados y la ropa… pues no sabía la talla… así que en cuanto llegue le compraré un montón de cosas. Con el colegio no hay problema, ya he hablado con dos que están cerca de aquí y podemos matricularla sin problemas en cualquiera de ellos.



- Y como piensas pagar todo eso? – pregunto Marta algo más relajada.



- Bueno… la verdad es que he estado trabajando estos dos últimos meses y tengo bastante dinero ahorrado. Además, he conseguido para el curso un trabajo en la cafetería de la uni, sólo trabajare dos horas al día y he hablado con los dueños y podré hacer las horas cuando mejor me convenga, así que utilizare las horas de la comida. Y si fuera necesario vendería la moto.



“Por eso estaba tan distraída?” “Estaba pensando en todo esto?”

“No parece la misma” “Desde hace dos semanas a cambiado mucho”



- QUÉ??? Es mi primita – dijo con una sonrisa de oreja a oreja.



“Tiene una sonrisa preciosa, ojala sonriera más a menudo”.
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   25/11/2008, 11:45

melm, esta muy buena la historia, porfa sube más en cuanto puedas. me gusta la pareja alex-laura.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   27/11/2008, 19:07

Capítulo 8: Fiesta (I)

Durante los siguientes días Alex, Claudia y Marta andaban como locas arreglando la habitación para la niña, los pocos papeles que faltaban, comprando muebles, algo de ropa…

Nunca imagine verlas de esa manera: peleaban por el color de la habitación, la colcha de la cama, los peluches que iban a adornar la estancia… pero sobretodo disfrutaban como si fueran tres niñas pequeñas. Lo único que parecía entristecerlas era el hecho de no poder ir a ver a Rebeca, al parecer las visitas estaban restringidas y el hecho de que el orfanato estuviera tan lejos de casa no ayudaba mucho.



Un par de días antes de que ir a buscar a Rebeca, las chicas decidieron hacer una fiesta ya que sería una de las últimas que podrían hacer en casa antes de que llegara la niña.

- No va a ser nada del otro mundo – dijo Marta – Hemos invitado a un par de amigas. Será una fiesta intima.

- Y cuantos seremos? – pregunte emocionada “Una fiesta, genial!” “Desde que estoy aquí no he ido a ninguna” “Además podré conocer a sus amigos, llevo mas de tres meses aquí y todavía no los he visto”– Lo digo para comprar comida, bebida…

- Por eso no te preocupes… - empezó a decir Alex.

- Ah no! No penséis que me voy a quedar de brazos cruzados, yo me ocupare de la comida y la bebida- la interrumpí con enfado – Además, vosotras tenéis otras cosas por las que preocuparos.

- Vale, jejejeje, esta bien – dijo Alex con una sonrisa – Seremos… déjame que piense… nosotras cuatro… María, Julia, “la loca” y Michel.

“¿La loca?” “Mejor no preguntar”





Ese mismo sábado todo estaba listo para fiesta, había bebida suficiente para dejar fuera de combate a un regimiento y comida suficiente para invitar al vecindario entero. Lo único que falta eran los invitados.



Ding Dong, Ding Dong, Ding Dong, Ding Dong, Ding Dong …


- Claudia!! Abre la puerta antes de que esas locas nos fundan el timbre – grito Marta desde la cocina.

- No puedo, estoy terminando de vestirme. ¡¡Alex, Laura!! Ir alguna de vosotras.

- Voy!!!! – grite mientras bajaba las escaleras de dos en dos.

Al abrir la puerta me encontré con tres chicas muy sonrientes y un chico con pinta de macarra que me miraron de arriba a bajo antes de entrar y presentarse.

- Hola, tu debes de ser Laura. Por fin te conocemos. – dijo la chica pelirroja, que por algún motivo se me hacía familiar – Yo soy María, la hermana de Marta. Jejejeje, lo se, mis padres no se estrujaron mucho el cerebro a la hora de ponernos los nombres.

- No la hagas ni caso – soltó la más bajita mirándome fijamente, no sólo ella sino todos los presentes “Ya estaba nerviosa antes de la fiesta, pero ahora…” “¿Porqué me miran tanto?” “¿Tendré algo en la cara?”– Ya entiendo porque Alex te tenía tan escondidita… - “oO?” - Soy Michael – dijo dándome dos besos, uno por mejilla.

- A la que no tienes que hacer caso es a está – dijo la tercera chica – Yo soy Julia y ese es Rubén – dijo señalando al macarra, que ya había entrado y estaba cuchicheando con Alex encima en las escaleras. – ¡¡Y como te habrás dado cuenta no tiene modales!! – prácticamente grito para hacer ver su enfado al chico, el cuál no le hizo ni caso.



Las presentaciones sobraban, porque al parecer todo el mundo sabía quien era yo, pero el estado de nervios provocado por sus miradas fijas en mí (“Tengo la sensación de estar pasando algún tipo de prueba”) no me dejaba reaccionar de otra forma:

- Soy Laura. Encantada – dije tímidamente.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   27/11/2008, 19:09

Capítulo 9: Fiesta (II)

- Pero que preciosidad… porque soy gay si no ya hubiera desplegado toda mi artillería pesada – me susurraba Rubén para evitar que nos escucharan los demás – Dijiste que no era nada del otro mundo, pero… - dijo con una sonrisa maliciosa – No será que la querías para ti solita??

- No digas tonterías, y habla más bajo que al final te va a oír. – “Desde que en nuestra última salida juntos Claudia insinúo que parecía que la estaba escondiendo, no paran de molestarme” - No es mi culpa si no habéis coincidido, está muy liada con la universidad y la academia para perfeccionar su ingles. Si tanto la queríais ver haber venido a casa, nadie os lo impedía - respondí malhumorada.

- Ya, claro!! - Rubén observo como Alex no le quitaba el ojo de encima a Michel, que se acercaba cada vez más a Laura. Y decidió meter cizaña - Ten cuidado con Michel, ya sabes lo rápida que es. Si te descuidas te la quita antes de haberla tenido, jejejeje.





- No la hagas ni caso – dijo Michael – Ya entiendo porque Alex te tenía tan escondidita… - “Será idiota” “Como se acerque más…” “Bueno, y a mi que. Laura puede hacer lo que le de la gana” - Soy Michael – dijo dando dos besos a una Laura algo sorprendida.

“Será…!!” “Esta no pierde el tiempo” “Tendré que vigilar de cerca a Michel, no pienso permitir que convierta a Laura en uno de sus innumerables ligues”.





- Jejejeje, no pongas esa cara. Sabes que estoy de broma y Michel también. – dijo Rubén todo lo bajo que pudo – Sabe que te gusta esa chica, no creo que haga nada…

- A mi no me gusta… Es que se como es Michel y… Laura me cae bien. Además somos compañeras de clase y vivimos juntas… - Alex paró al ver la cara divertida de Rubén – He dicho que no me gusta, vale?

“Bueno, quizás un poco” “Es simpática y bastante guapa… tiene unos ojos increíbles… y unas piernas…” “Mmmm… creo que no la había visto nunca con minifalda…” “Esta para comérsela con esa faldita”.

- Ah no! Jajajajaja. Pues quita esa cara de pervertida que se te a puesto. – Rubén continuo riéndose lo que provocó que mi enfado aumentara – No te pongas así. Jajajaja. Será mejor que me lleve al resto para dentro para terminar de preparar lo que falte, y a si puedes decirle a Laura lo guapa que está esta noche o alguna de esas cosas que os encanta escuchar a las chicas – dicho esto bajo las escaleras y entro con las demás (prácticamente empujándolas) en el salón dispuesto a comenzar la fiesta.





Ding Don…

- ¡Vooyy! – dijo Laura acercándose a la puerta para abrirla mientras yo observaba desde lo alto de las escaleras algo sorprendida por mi propio comportamiento ante las insinuaciones de Rubén y por la persona que estaba llamando en esos instantes a la puerta.

“¿Quién será?” “Ya estamos todos, no?”

- Hola!! ¿Qué? ¿No pensabais invitarme a la fiesta?
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   27/11/2008, 19:11

Capítulo 10: Fiesta (III)

- Hola!! ¿Qué? ¿No pensabais invitarme a la fiesta? – dijo una chica alta y rubia con una maleta en cada mano y un bolso de viaje en la otra.

- Pues… - “¿Pero quien demonios es esta?”

- Tu eres Laura, no? – dijo la chica sonriéndome como si me conociera de toda la vida.

“¿Porqué todo el mundo sabe quien soy?” “Es que han colgado carteles por la ciudad con mi foto, o qué?”

“Uff, relájate Laura, relájate. Es lógico que sepan quien eres… No se comportan de forma extraña, sólo son los nervios los que te hacen pensar así.”

“Tu solo respira… No es para tanto, sólo relájate”.

– Si… ¿Y tu eres…?

- Ah!! perdona. No se donde tengo la cabeza. – La chica dejo la maleta en el suelo y extendió la mano - Soy Aurora, pero puedes llamarme Auri. – entro en la casa y dejando la maleta y el abrigo junto a la entrada prosiguió – Siempre me tengo que autoinvitar, como soy la rarita del grupo, nunca se acuerdan de mi. – dijo de forma melodramática.

- ¿Rarita? – pregunte entre curiosa y divertida - No estarás loca o algo por el estilo??

- Creo que los presentes en esta fiesta dirían que si. – dijo guiñándome un ojo de forma cómplice.

- Entonces tendré que tener cuidado contigo. Jejejeje.

- Jajajaja, no es para tanto. Verás, según mis queridas amigas, y esa cosa que se hace llamar Rubén, el tener preferencias sexuales diferentes a las vuestras me convierte en rarita – dijo en forma de confidencia y con una sonrisa. “¿Preferencias sexuales diferentes?” “oO??” “Entonces es… lesbiana??” - ¡¿No me digas que no te han hablado de mi?! – dijo haciéndose la ofendida “Claro!!! No queda otra, las demás ya están aquí. Esta debe ser la que Alex llamaba <>” “Pues menudo mote le han puesto”– Pues yo he oído hablar mucho de ti…

- Auri!!! Como tu por aquí? – dijo Alex sin dejarla terminar y espachurrándola con un fuerte abrazo – Pensábamos que venias la próxima semana.

“oO?” “Pero no me dijo que venía hoy??”

- He adelantado el vuelo. No quería perderme la fiesta. Jejejejeje, además un pajarito me ha dicho que estas medio atontada por culpa de una chica… - por un momento creí que los ojos marrones de Auri se posaban en mi.

- Deja de decir estupideces – dijo Alex sumamente molesta, mientras nos arrastraba a Auri y a mí al salón, donde estaban los demás invitados.





En seguida me sentí cómoda con ellos, todos eran muy simpáticos conmigo por lo que los nervios iniciales, junto con la sensación de estar siendo examinada, se fueron disipando hasta el punto de desvanecerse por completo.



La fiesta estuvo muy animada, seguramente por la cantidad de alcohol que ingerimos (unos más que otros y creo que yo estaba entre las que más). Pero entrada la madrugada los efectos del cansancio y del alcohol empezaron a hacer más evidentes y las chicas decidieron que era hora de preparar las cosas para dormir.

Así que mientras Alex, Auri y Claudia preparaban las camas y tiraban algunos colchones para poder dormir; Marta, Michel y Ricardo estaban en la cocina preparando la última copa y algo de picar.





“No tenía que haber bebido tanto” “Creo que estoy algo mareada, eso o los botones se mueven demasiado”. Era lo que pensaba mientras estaba sentada en un puf del salón, escribiendo un par de mensajes con el móvil a mis amigos (que los tenía muy abandonados), junto con Julia y María que estaban en el sofá grande abrazadas.

“Hay gente que no puede beber” “Puede que yo este mareada, pero estas dos están de lo más raro”.

“La bebida hace que la gente se ponga más cariñosa de lo normal” “Jajajaja, por un momento creí que están apunto de darse el lote”. “Definitivamente he bebido demasiado, será mejor que deje los mensajes para otro día”.

“Pero… que demonios?!”

La mano de Julia comenzó a explorar debajo de la camisa de María, la cual no paraba de dar pequeños besos en el cuello de su compañera de juegos. De repente, como si se acordaran de que no estaban solas…



- Creo que necesitamos un poco de intimidad – dijo María mirándome divertida.

- ¡¡Lo siento!! – me puse de pie de un salto y prácticamente salí corriendo del salón.

- No hace falta que te vayas, ya nos vamos nosotras… - dijo María riéndose mientras yo atravesaba el salón como un rayo.

“Por el amor de dios, ¿Qué ha sido eso?” “Pero… no era Auri la única lesbiana”.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   3/12/2008, 18:59

Capítulo 11: Sorpresas.

- Desembucha – Auri me miraba divertida mientras poníamos sabanas limpias para los invitados y movíamos los muebles para que entraran los colchones que íbamos a poner en el suelo - ¿Has dado algún paso o lo ha dado ella? ¿Le has dicho que te gusta? ¿O te has abalanzado…

- ¡Para! Con tanta pregunta me vas a volver loca. – respondí enfadada sin dejar que terminara la frase – Uff… Estáis muy pesaditos hoy, ¿es que no tenéis otro tema de conversación?

- En cuanto me contestes te dejo en paz, ¡Lo juro! – dijo Auri de forma exagerada con una mano sobre el corazón.

- Deja de decir tonterías. – Auri me miro desafiante “Como no le de una respuesta es capaz de volverme majara” - Laura no me gusta, sólo me cae bien. Eso es todo. – “En ningún momento he dicho que me guste Laura, ¿porqué están tan pesados?” – No se donde sacáis que me gusta. ¡¿Tanto os aburrís que tenéis que meteros en la vida de los demás?!

- Ya, ya… – interrumpió Claudia sin hacer el mínimo caso de lo que acaba de decir – La tienes que ver suspirar por los rincones – dijo poniendo ojitos de enamorada – Esta coladita…

- ¡¡Yo no estoy colada!! Además, si la interesase se abría insinuado o algo, no?

“Ojala”

- Puede que eso mismo piense ella. Además, ella es la nueva aquí y parece algo… tímida… Cuando me ha abierto la puerta hubiera jurado que estaba apunto de salir corriendo… – dijo pensativa Auri – Sabes si tiene a alguien en España?

- Nunca le he preguntado… - “Puede que tenga a alguien esperándola”.

- ¡¿¿Pero se puede saber que demonios hacéis todo el día juntas??! – pregunto irritada Claudia.

- Pues estudiar, ¿qué quieres que hagamos?

- Jajajajajaja, te gusta un montón – Auri no podía parar de reír, cosa que empezaba a irritarme – En verdad la gusta. – esta vez se dirigía a Claudia que sonría abiertamente.

- Dejarme en paz. Sois un par de idiotas.

- Vamos, no te enfades. – dijo Claudia abrazándome – Me alegro de que por fin te guste alguien de verdad. Sino fuera así ya la abrías avasallado. ¿No te dará miedo que te rechace?

- … ¬ ¬

- Vale, vale!! Será mejor que bajemos a la cocina – dijo Claudia, dando por terminada la conversación. – Rubén es capaz de comerse todo lo que tenemos en la despensa si no le vigilamos de cerca y Michel puede estar intentado meter mano a Lau… - una mirada agresiva por mi parte basto para que Claudia dejara la frase a medias y empezara a bajar las escaleras.





- Donde esta Laura? – pregunte al entrar en la cocina y no encontrarla con las demás.

- No se. Creo que con Julia y María en el salón. – dijo Michel – Será mejor que vaya a ver si esta bien.

- Tu quietecita a aquí. – dijo Marta de forma autoritaria. – Todavía faltan un par de cosas que hacer.

- Primero me arrastras a la cocina para preparar la comida y ahora no me dejas ir a ver como esta esa preciosidad. – dijo Michel con una sonrisa de medio lado – No estarás intentando que no me acerque a Laurita. Jajaja, me lo suponía – dijo al ver la cara de enfado de Marta - Si Alex no actúa será porque no esta interesada, o me equivoco? – Michel, al igual que el resto de los presentes, me miró esperando una respuesta.

- Pues… - “Una cosa es que diga que no me interese y otra que se la deje en bandeja” – yo…



De repente Laura entro en la cocina con la cara completamente roja.

- ¿Te pasa algo? – pregunte preocupada “A lo mejor le ha sentado mal la bebida”.

- Yo… no… sólo… - su cara se puso más roja todavía – Tenía hambre.

“oO??”

*****************************************




- ¿Te pasa algo? – me pregunto Alex nada más entrar en la cocina. “Genial!! Esto si que es tener suerte, están todos aquí” “¿Qué hago?”

- Yo… no… sólo… - sentía mi cara arder “Mejor mentir” – Tenía hambre. – “¿No se me podía haber ocurrido una cosa mejor?” “Bueno mejor esto que nada. Como les voy a decir que Julia y María se están metiendo mano en el salón” “A mi me da igual, pero a su hermana…” “¿Cómo se lo voy a decir?” “Puede que sea por culpa del alcohol, o que…”

- Jejejeje, Laura no es para tanto, jejejeje – dijo Julia entrando en la cocina seguida de María.

- Pero… ¿qué pasa? – pregunto extrañada Marta. “¿Y yo que hago?” “Si ellas no dicen nada, yo no pienso abrir la boca” “Yo no he visto ni oído nada” “Soy una tumba” – Se puede saber de que se ríen tanto?

- Nada… Es que Laura ha salido corriendo cuando le hemos dicho que queríamos intimidad. Jejejeje, no era para ponerse así mujer – Julia había parado de reírse, pero seguía mirándome divertida.

“¿Y a esta que le hace tanta gracia?”

- Anda, tomar – dijo Rubén pasándonos los cubatas (y el mío me lo bebí del tirón, creo que ni respire) – Se ve que el alcohol no os sienta muy bien, pero por uno más…

- Nosotras pasamos, tenemos sueño ¿verdad cariño? – dijo Julia guiñándole un ojo a María que asentía con una sonrisa cómplice.

“¿Cariño?” “¿oO?”

- Ya… claro… a dormir – dijo Marta con ironía - No les hagas caso a estas dos. – dijo mirándome - Desde que salen juntas están insoportables.

“¿Juntas?” “¿salir?”

- Pero… yo pensaba que… - “Pero vamos a ver, no era Auri la única lesbiana?” – Bueno… Auri me dijo que… bueno… ella me dijo que era la única a la que le gustaban las chicas, no? – dije buscando a Auri con la mirada. “¿Porqué me mira así?”

- QUÉ??? – grito Claudia – Te has convertido y no me has dicho nada? – dijo poniendo ojitos.

“Esto es surrealista” “¿Qué demonios esta pasando aquí?” “No entiendo nada”

- Quieres dejar de ligar con todo lo que se mueve. – dijo Marta enfadada – No es el momento para hacer tonterías. Cada día te pareces más a Michel.

- Eres una sosa – dijo Claudia divertida a la vez que le sacaba la lengua.

- Y tu eres una…

- ¡Un momento! - dijo Auri interrumpiendo a las chicas – No te dije eso - me dijo extrañada –Te dije que era la única con otras preferencias… Vamos, que me gustan los chicos.

“¿¿Los chicos?? ¡¡Pues claro!! Como a mi”.

“Espera… ¿cómo a mi?” “Entonces… las demás son…?”

- ¡¡¿No me digas que no te habían dicho que son lesbianas?!! – dijo Rubén partiéndose de risa.

- Yo… “¿Lesbianas? ¿Todas?”

- ¡¡Pues claro que se lo dijimos!! – respondió Alex – En el anuncio lo ponía bien clarito. ¿No te acuerdas que lo hablamos? No queríamos un chico, porque sabes como son, y tampoco una hetero, sin ofender – dijo mirando a Auri - Porque si sale con algún chico de seguro lo tenemos aquí todo el día.

- Yo… - mi cabeza no podía procesar toda la información, hasta que… “El anuncio??” - ¡¡¡JULIA!!! La muy…

Una parrafada de insultos y maldiciones (en español) salieron de mi boca provocando que todas me mirarán asombradas y que Rubén comenzara a reírse de la forma más escandalosa posible.

- ¡Quieres callarte “loca”, tu risa no me deja pensar! – dijo Alex enfadada a Rubén, el cual paro rápidamente gracias a la mano que se colocó sobre la boca - ¿No lo sabías? – me preguntó totalmente sorprendida.



“La matare, la descuartizare y la tirare al Manzanares para que los residuos y los pocos peces que quedan (si es que quedan) acaben con ella” “Esa pequeña hija de satanás” “Me va a oír” “<>” “Será malnacida”.



- Laura? – dijo Marta mirándome fijamente – Se puede saber que esta pasando aquí? Lo sabias, ¿si o no?

- No… yo… Julia me busco la casa, ella sabe más ingles que yo… – dije casi susurrando.

- ¿Y no te dijo nada? Pero… - María me miraba entre divertida y avergonzada.

- No, yo… lo siento – que más podía decir, aparte de “Trágame tierra” – No sabía… bueno… me extrañaba que no tuvieseis novio ninguna de las tres y que no hablaseis apenas con chicos, creo que Rubén es el primero con el que os he visto cruzar más de dos frases seguidas… - “Genial! Me explico como un libro cerrado y el hecho de que el alcohol me produzca la sensación de tener un trapo por lengua tampoco ayuda demasiado” - Y cuando Auri me dijo eso pensé que ella lo era… y en el salón… pensé que estaban borrachas…

“¡Creo que me va a estallar la cabeza!”
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   3/12/2008, 19:02

Capítulo 12: Mudanzas (I)

Les dije que no sabía nada sobre su orientación sexual, que mi “hermanita querida” había traducido el anuncio y que seguramente lo hizo mal aposta. Siempre estaba haciendo de las suyas (aunque yo no me quedaba corta, todavía me acuerdo de la vez que empapele su clase con fotos de ella cuando era pequeña y parecía una bolita con pañales, jejeje “Que conste que empezó ella primero enseñando una foto mía en la bañera. Vale que tenía un año y poco en la foto, pero fue bochornoso de todas formas”).



Y como las normas son las normas, y ellas las habían acordado hace mucho tiempo, tendría que buscarme otro sitio para vivir durante el curso. Mientras dejarían que me quedara en la casa.

Por lo demás… Alex y yo cada vez nos llevábamos mejor. Parecía que el incidente de la fiesta no le importara, cosa que por un lado me alegraba (“Por lo menos no se ha enfadado conmigo”) y por algún otro, que todavía no llegaba a comprender, me entristecía (“A veces tengo la impresión de que no le importa demasiado el hecho de que pronto me iré” “Todavía no me ha dicho nada”).

A parte de eso todo seguía como siempre, lo único que había cambiado eran los nervios de las chicas, y en especial de Alex, ante la llegada inminente de Rebeca, ¡el viernes iría a buscarla a la estación!.





- Diga? – dijo Alex al otro lado del teléfono.

- Soy Laura. – “Que voz más seria” - Llamaba para decir que no iré a casa hasta la noche, después de las clases he quedado con unos chicos para hacer un trabajo, así que cenar sin mí. Ok?

- Vale… Adiós.

- Espera!! No cuelgues. ¿Qué pasa? Te noto rara.- “Se habrá enfadado porque he quedado” “No creo, puede que…” - Ah!!! Casi se me olvida, ¿qué tal con la peque?

- …

- Alex? ¿Pasa algo? – su silencio empezó a preocuparme "A pasado algo malo" – ¡Ahora mismo voy para allá!

- No hace falta, tranquila… Sólo es que… no se que hacer… desde que ido a buscarla no a dicho ni una palabra – su voz cada vez se tornaba más triste – Cuando hemos llegado, Claudia ha ido a darla un abrazo y… dio un salto para atrás y cerro los ojos como si... Casi no podemos acercarnos a ella. Y para colmo apenas ha probado la comida. No se que hacer.

- Tranquila – “Puede que esto sea más difícil de lo que creían en un principio” – Hay que darle tiempo, es una niña, sólo tiene que coger confianza. Después de todo lo que le ha pasado… Sólo esta asustada. Aunque te duela, ella no sabe nada de vosotras, sois unas extrañas. Es cuestión de tiempo.

- Lo sé… pero… Supongo que tienes razón. – dijo Alex resignada.

- No te preocupes, vale? – intente animarla – Todo saldrá bien. Te tengo que dejar, acaba de entrar el profesor. Chao.





Gruuuuuuuuu….

“Tengo un agujero en el estomago” “Tenía que haber comido algo” “¡Mierda! No les he dicho a las chicas que me dejaran algo de cena por si las moscas”.

“Me pregunto como les habrá ido con la niña”.



Gruuuuuuuuu….

“Me comprare algo en la tienda de 24 horas” “Me apetece… un plátano bañado de chocolate, con nata y sirope…” “Mmmmm…” “Ya puedo saborearlo”.





Nada más entrar en casa pude comprobar que todas estaban en sus habitaciones, porque no había ni un alma y todas las luces estaban apagadas.

“Ya es tarde, se abran ido a dormir” “Mejor, jejejeje, más sirope para mi” “Con lo glotona que es Claudia…”

Un movimiento en las sombras me puso alerta.

- Hay alguien ahí?? – “Será un ladrón??” – Tengo un arma. - “Bueno es un libro, pero como dice Claudia: A veces el saber mata”.

Con el libro todavía en la mano me dirigí hacia los ruidos, dispuesta a atizar a cualquier cosa que se moviera, hasta que pude apreciar a una niñita que no llegaba a los cuatro años, con unas sabanas en la mano, arrinconada y totalmente asustada en la esquina de la cocina.

“Debe ser Rebeca”

- No deberías andar por la casa con las luces apagadas. – dije enciendo la luz de la cocina para comprobar que sin duda era Rebeca.

“Son como dos gotas de agua”

Seguí como si nada. Cogí una fuente (para el plátano con chocolate, nata y sirope) y sentándome cerca de ella la puse entre las dos, junto con dos cucharillas.

- Sabes? No creo que Alex se enfade porque hayas mojado la cama – dije mientras me metía una cucharada en la boca – Mmmmmm!! Esto esta buenísimo. Si quieres sólo tienes que coger, vale?

Como no obtuve respuesta seguí con mi monólogo – Aunque recuerdo una vez en la que mi madre se enfado conmigo. Tendría tu edad y mi hermana meses. – la niña había pasado del miedo a la desconfianza “Poco a poco Laura, no corras o volverá a asustarse” - El caso es que tuve una pesadilla y moje la cama. Tenía tanto miedo de que me regañaran que cogí las sabanas y las puse en la cuna de mi hermana para que pensaran que había sido ella…

- Pero los bebes no tenen sabanas tan gandes – Rebeca me miraba extrañada.

“Creo que piensa que estoy loca, pero por lo menos se le ha quitado la cara de susto”

- Eso mismo me dijo mi madre cuando me pillo – le dije cogiendo otra cucharada – Y sabes porqué se enfado? – la niña negó con la cabeza – porque había intentado engañarla, y no había ido a pedirla ayuda.

- Te pego fuete? – pregunto asustada.

- ¡¡No!! – dije con la cuchara en la boca - Me dijo que la próxima vez la avisara, y a partir de ese día cada vez que tenía una pesadilla o simplemente no podía dormir mi madre hacía nuestro plato especial – dije señalando la fuente – plátano con chocolate, nata y sirope.

La niña miro extrañada la fuente y luego a mi. – Los maiores no comen chocolate, beben serveza y fuman tabaco.

- Pues a mi no me gusta la cerveza, prefiero la coca-cola y en cuanto al tabaco… de vez en cuando fumo pero no suelo hacerlo. Pero eso sí… ¡¡¡Me encaaanta el chocolate!!! – la niña comenzó a sonreír.

“¿Eso es una sonrisa?” “Jajajaja, me esta sonriendo”

“Se parece muchísimo a Alex” “Tienen la misma sonrisa y el mismo color de los ojos”.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   3/12/2008, 19:03

Capítulo 13: Mudanzas (II)

No podía dormir, no paraba de darle vueltas a la situación con Rebeca. “Porque tiene que ser todo tan difícil”. Ahora que la tenía conmigo, no podía acercarme a ella.

De repente…

- ¡No esta! – dijo Marta entrando en mi habitación de golpe. – He ido a ver si estaba bien y no esta en el cuarto. También he mirado en el cuarto de baño, y nada. – Marta estaba al borde del infarto.

- Tranquila! Estará con Claudia.

Fuimos corriendo al cuarto de Claudia, pero tampoco estaba allí.

- Puede que halla bajado al primer piso – dije con cierto nerviosismo. “Por favor que este abajo, por favor…”

Sólo podía pensar que se había escapado, que alguien se la había llevado... Es increíble la cantidad de cosas que se pueden pasar por tu mente cuando estas asustado, hasta las cosas más improbables se vuelven certeras en tu cabeza aunque solo sea por un instante.

Bajamos las escaleras prácticamente corriendo, con el corazón en un puño y…



- Come más despacio, jajajajaja – Laura parecía estar hablando con alguien en la cocina.

- Eto comendo depacio. Tu ere mu lenta – replicaba una niñita sentada en la encimera de la cocina con la boca totalmente llena. Rebeca estaba hablando, comiendo y lo más importante no parecía asustada.

- Bueno, esto ya se acabo – dijo Laura recogiendo los cubiertos – Ah! Hola chicas, estaban despiertas? – dijo Laura con una de las sonrisas más dulces que ha visto en mi vida, mientras que Rebeca terminaba de rebañar la fuente. – Os pasa algo? Tenéis una cara de… susto.

- Es que fuimos a su habitación y no la encontramos así que… - “¿Como habrá conseguido acercarse tanto a la niña?” – Rebeca no deberías estar despierta. Es muy tarde. Venga, es hora de ir a la cama.

La niña pareció asustarse ante la propuesta y Laura intervino enseguida: - Puede que Rebeca tenga que dormir con alguien hoy, lo digo porque como la habitación esta recién pintada… - “Pero que dice esta loca, si la pintamos hace una semana” – Además la cama es algo incomoda, tendríamos que cambiar el colchón… - “Pero si es nuevo” “A que estará jugando?” – Creo que tendría que dormir hoy contigo – dijo Laura mirándome con esos ojazos que me tenían loca.

Y justo cuando iba a preguntarle que se había fumado, mire la carita de Rebeca y comprendí al instante que la niña tenía miedo de quedarse sola… así que Laura sutilmente estaba mandándola a dormir conmigo.

- Claro, será lo mejor – conteste con una gran sonrisa, a la cual Rebeca contesto fugazmente. “Si Almu pudiera verla”.

- Puede dormi tambien ella con nozotras. - dijo la pequeña señalando a Laura - Será buena, a que si?

- Siii… Será buena – dijo Claudia poniendo ojitos, mientras Marta intentaba no reírse.

∩///∩ No se cual de las dos se puso más roja, si Laura o yo.

“Esta Claudia es una bocazas” “Ya tendremos unas palabritas cuando Laura no este delante”.

- Yo… no se… ella tiene su cama… no se si querrá… - mire a Laura en busca de apoyo pero ella evitaba mi mirada. – Nuestras camas son pequeñas y las tres estaríamos bastante apretadas.

- Es que si se queda sola, puede que tenga miedo y se coma oto plato especial. Y mi pofe dice que muxo chocolate no es bueno – dijo Rebeca seriamente – Verda que dormiremos las tles?? – poniendo ojitos de cordero degollado.

- Mi madre… haber quien le niega nada a esta enana – dijo Marta por lo bajo a Claudia – Pone la misma cara que Alex cuando quiere conseguir algo. Laura lo tiene crudo…

- Te he oído… no estoy sorda – dije algo molesta a Marta, aunque era verdad “¿Quien puede resistirse a esa carita?” – Esta bien… pero sólo si ella quiere.

“Por favor que diga que si”

- Bueno… pero sólo esta noche – dijo Laura sonriendo a la vez que cogía a una Rebeca sonriente en brazos.





Nada más meterla en la cama se apodero del medio y cogiéndonos una mano a cada una se quedo profundamente dormida. Parecía mentira que fuera la misma niña escurridiza y tímida que había recogido esa misma mañana en la estación.



- Se ha quedado dormida enseguida – dijo Laura susurrando. - Han sido demasiadas emociones por un día – Laura la miraba con ternura mientras se cercioraba de que estuviera bien arropada.

- ¿Cuántos años tiene tu hermana?

- ¿Julia? Diecinueve. ¿Por qué lo preguntas?

- Es que te veo muy cómoda, como si estuvieras acostumbrada a los niños.

- Suelo conectar bien con los niños. Es un don que tengo – me sonrío de tal manera que por un momento hasta me olvide de respirar - Algunos dicen que es porque todavía no he madurado y me ven como a una igual. Los niños no se asustan de otro niños, no? – Laura se encogió de hombros y me lanzó otra de sus sonrisas embriagadoras – No se si será verdad o no, pero una cosa es segura… Me encantan los niños. – y sacándome la lengua agregó – Creo que por eso me caes tan bien.



Estuvimos toda la noche hablando sobre las clases, sobre Rebeca, sobre… creo que hablamos sobre todas las cosas posibles. Incluso sobre el incidente de la fiesta y su mudanza...

- Ya he encontrado tres pisos cerca de la universidad, no tienen mala pinta y el alquiler es más que aceptable. Así que la próxima semana he concertado una cita con sus respectivos dueños para ver la habitación y conocer a los demás inquilinos.

En ese momento algo reacciono en mí:

“Se va…” “Con lo de Rebeca no he tenido tiempo para pensar en nada” “No puede irse. Me importa un bledo que sea hetero”. En ese instante decidí que no iba a dejar, así como así, que la persona que estaba tumbada a mi lado se fuera tan fácilmente.

“Tengo que hacer algo”.



No me acuerdo en que momento nos quedamos dormidas. No quería dormirme, quería quedarme así para siempre… Contemplando esos ojos que me enloquecían, escuchando su voz, admirando su sonrisa, disfrutando de su compañía…

Mi último pensamiento esa noche fue para ella (como no podía ser de otra manera): “Me encanta esta sensación de paz que provocaba en mí…”
Volver arriba Ir abajo
_Shizuma_
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : En nunca jamas
Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 20/02/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   26/12/2008, 21:33

Amo este fic es muy lindo!!!!!

Espero lo continues luego!!!

Besos!
Volver arriba Ir abajo
bichitoxxx
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 38
Localización : En algun lugar oscuro.
Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 25/12/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   29/12/2008, 01:08

este fic es una maravilla lo sigo en otro sitio y estoy desesperada por que o continues ya y nos subas el capitulo 18 por fis
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/1/2009, 12:10

Nota: Xa los que lo siguen en el otro foro: ya esta el capitulo 18 (jejejeje, espero q les guste). Aunque ahora dejare aki todos los q tngo (incluido el 18).




Capítulo 14: Mudanzas (III)

- Desperta! Tengo hambre. Desperta! – lentamente abrí los ojos para encontrarme con una pequeña de ojos verdes que no paraba de zarandearme. - Vamos domilona!!

Llevábamos una semana durmiendo las tres juntas, habíamos intentado que durmiera sola en su cuarto o al menos solamente con una de las dos (por eso del espacio y la intimidad) pero sin ningún éxito.

Pronto me iría y debíamos solucionarlo lo antes posible.

- ¿Qué…? – “Pero si es Domingo” - Es muy temprano, déjame dormir un poco más. – dije tapándome la cara con la almohada - Dile a Alex que te haga algo para desayunar.

- No esta. Hace muso que sea lenvantao – dijo zarandeándome de nuevo - ¡Pofa! – su voz se torno triste.

“No me puedo oponer cuando pone esa vocecita o esos ojitos de animalillo abandonado, y lo peor es que ella lo sabe”

- Vale, vale!!





- Buenos días! – dijo Alex con una gran sonrisa cuando entramos en la cocina “Últimamente sonríe mucho, y eso me encanta”- Ya era hora de que te levantaras.

- Ahora que estamos todas podemos empezar. – dijo Marta haciendo un gesto para que tomáramos asiento. “Tan temprano y ya tenemos problemas” “Tenía que haberme quedado en la cama” “Los domingos son para dormir no para discutir” – Hemos estado hablando sobre lo de tu marcha...

- A donde te vas? ¿Puedo i contigo?

- No… tu tienes que quedarte aquí, pero vendré a visitarte siempre que pueda – dije a la vez que la sentaba en mis rodillas “Parece que se a encariñado conmigo” – y cuando quieras verme sólo tienes que decírselo…

- Ejem, ejem… - interrumpió Marta – No he terminado de hablar.

“Genial! ¿Esta enfada? Pues haber como se pone cuando le diga que los pisos que estaba mirando no me convencen del todo y que necesito por lo menos una semana más”

- Y todo el mundo sabe que no se debe interrumpir a la gran Marta – dijo Claudia gesticulando de forma exagerada provocando una risita en Rebeca.

- ¿Quieres dejar de hacer el tonto? Esto es serio. – Marta la regaño pero no pudo evitar esbozar una sonrisa mientras miraba de reojo a la pequeña.

- Perdón… - en cuanto Marta aparto la mirada de ella, le guiño un ojo a Rebeca de forma cómplice y ésta volvió a reírse.

- Bueno… como decía, hemos estado hablando… y antes de que supieras nuestra condición sexual no distes ningún problema y tampoco lo has dado después…

- ¿Qué es cofisión sesual? – Rebeca me miraba fijamente esperando una respuesta.

“¿Como se lo explico?”

- Pues… - "Ahora se como debieron sentirse mis padres cuando les pregunte como había ido a parar mi hermanita al estomago de mi madre" "Si no recuerdo mal, mi padre se fumo como un paquete y medio y mi madre me contó una historia algo surrealista, que gracias a dios no recuerdo con detalle" - Es… ellas…

- A nosotras no nos gustan los chicos, sino las chicas – interrumpió Claudia. “Mira que fácil. Y yo aquí comiéndome la cabeza”– ¿Cómo podría explicártelo? eh… ah ya… Si por ejemplo Alex quisiera tener una persona a su lado, como un novio, no elegiría a un chico guapo sino que se quedaría con Laura.

Alex que estaba tomando en ese momento un vaso de zumo se atraganto y comenzó a toser y a ponerse roja como un tomate (pero creo que yo lo estaba mucho más).

- Entonces Laura tamben es mi pima?

- No… bueno… - Marta nos miraba a Alex y a mí sin saber que decir – El caso es que te hemos cogido cariño, unas más que otras…

- ¡Quieres ir al grano y dejarte de tonterías! Tengo cosas que hacer – dijo Alex sulfurada. – No pienso estar toda la mañana escuchando vuestras chorradas.

- Vale, vale!! – Marta me miro muy seria - Lo que quiero decir es que… Queremos que te quedes con nosotras.

- Yo… no se… ¿no sería un estorbo?- “Pero que digo, si estoy deseando quedarme” “Es que siempre tengo que hablar antes de pensar?”

- Claro que no!! – exclamo Alex, volviendo a ponerse roja al instante – Bueno… yo… Rebeca te ha cogido cariño y con lo del trabajo y las clases sería un incordio el tener que desplazarnos continuamente para quedar.

- Dormiré yo sola… No te despetare más y me peparare yo solita el desayuno. Me potare bien y te are musos platos especiales – Rebeca me agarraba con fuerza la camiseta y pude ver en su mirada esa mezcla de miedo y tristeza que tenía cuando la vi por primera vez.

- Jejejeje, no hace falta pequeñaja – dije dándole un beso en la mejilla “Me encanta vivir aquí, ¿cómo podría irme?” – Me quedare una temporada.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/1/2009, 12:11

Capítulo 15: Bofetada.

A partir de ese momento el tiempo paso muy rápido, tanto que cuando me quise dar cuenta casi estábamos en Navidad. Durante ese tiempo Rebeca poco a poco se fue encariñando de las cuatro y el miedo que sentía se fue disipando, aunque de vez en cuando venía a dormir a mi cama o a la de Laura.



Para el día de Navidad decidimos hacer una fiesta para relajarnos y estar todas juntas, ya que últimamente era muy raro que coincidiéramos y apenas nos veíamos.

Laura y yo estábamos muy atareadas ya que después de las fiestas teníamos los exámenes y un montón de trabajos que entregar, Marta estaba con un caso muy importante (con mucho dinero de por medio) y Claudia se pasaba el día con Michael por culpa de una obra de teatro en la que iban a trabajar juntas. Además, yo tenía el trabajo de la cafetería de la universidad, que por culpa de los gastos, no podía dejar.





- ¿Ya has escrito la carta a Papa Noel? – dijo Laura poniendo a Rebeca en su regazo y limpiándole las rodillas que tenia magulladas de estar jugando con los demás niños del parque.

- ¿Pada que?

- ¿¿Como que para que?? – dije algo sorprendida - ¿No quieres que te traiga muchos regalos? Si no le escribes una carta no sabrá que traerte.

Rebeca no contesto, simplemente nos miro y salió corriendo para seguir jugando en la arena.

“Que raro”



- ¿Qué le pasa? Yo a su edad estaba deseando que me trajeran regalos – dijo Laura algo confusa y girándose para mirarme con una sonrisa añadió: – Incluso ahora lo estoy deseando.

“∩///∩” – Bueno… yo… Será mejor que lo hablemos con Marta y Claudia esta noche cuando la peque se acueste. A lo mejor ellas saben que le pasa – dije saliendo del tema lo más rápido que pude. La verdad es que llevaba un par de días pensando que demonios comprarle, pero no se me ocurría nada. “¿Qué le podrá gustar?”





- Hola guapetona – dijo Michael a Laura, desde el salón, al vernos llegar a casa - Cuando se estrene la obra espero ver tus ojazos en primera fila – dijo dándole una invitación a Laura que estaba totalmente roja -¿Las has sacado de paseo? – dijo burlonamente señalándonos a Rebeca y a mí.

- Ja-ja-ja, que graciosa. – “¿Qué hace esta aquí?” - No soy ningún perro al que tengan que sacar a pasear - “¿Y porque siempre que ve a Laura le tira los tejos?” – Además, ya tenemos invitaciones, Claudia nos las dio ayer.

- Me parece que hoy no esta de muy buen humor – dijo Michael guiñándole un ojo a Laura.

- Será porque te pasas la vida metiéndote con los demás o en su defecto en sus casas. – dijo Marta entrando en el salón con el ceño fruncido - ¿No habéis ensayado ya bastante? Lleváis toda la tarde juntas, parecéis siamesas. Estoy harta de oíros repetir las mismas frases una y otra vez como si fuerais dos loritos.

“¿Qué le pasa a esta?” “Parece enfadada… y eso no se consigue fácilmente”

- Quieres dejarnos en paz – contesto Claudia visiblemente enfadada – Por que no te vas al despacho de una vez. No estas en casa nunca, actúas como si fuera lo más importante para ti y encima cuando vienes es para echarnos un sermón?!

“Pero… ¿qué pasa aquí?”

Como si me leyera la mente, aunque creo que sólo tuvo que verme la cara de idiota que se me estaba quedando, Laura se acerco a mi oído:

- Llevan así un par de semanas, no se que las pasa pero esto cada vez esta peor- Laura parecía preocupada – No te dije nada por no preocuparte. Pensé que era una tontería y lo arreglarían, pero…



La discusión fue subiendo de tono y por más que intentábamos calmarlas (incluso Michael, cosa que me sorprendió) no conseguíamos nada, hasta que…



- Ni si quiera se como has conseguido el papel. Aunque con la directora tan guapa que tenéis me lo puedo imagin… - Marta no pudo terminar la frase, Claudia le dejo la palma de la mano marcada en la mejilla provocando que esta cayera contra el sofá.

Por unos segundos la habitación entera se quedo en completo silencio…

- Rebeca?? ¿Qué te pasa? ¿Rebeca? – Laura empezó ponerse nerviosa al ver que la pequeña, que había tenido en brazos durante todo este tiempo, empezaba a temblar. Pequeños gimoteos le salían de la garganta y su temblor aumentaba por momentos. – No pasa nada, tranquila – Laura empezó a acariciar la cabeza de Rebeca con dulzura mientras que unos ojos color miel fulminaban a las dos chicas que habían protagonizado la discusión.

“Sí las miradas mataran, creo que sería una excelente asesina”

- Yo… lo siento… no queríamos asustarte – dijo con un hilo voz Marta, que se había levantado del sofá nada más oír a Laura. – Sólo era una discusión sin importancia… No pasa nada.



Ring, Ring…

- Claudia, es para ti – dijo Michael pasándole el móvil. “Esta chica tiene el sentido de la oportunidad en el…”

Claudia dudo durante unos segundos y finalmente cogió el teléfono: - ¿Diga? Si. Aja. Pero… Ya, lo se. Pero es que ahora… … … … Si. Salimos para ya, descuida.

- ¿Qué pasa? – preguntó Michael.

- Tenemos que irnos, hay problemas con el guión. Te lo contare por el camino. – dijo Claudia con la mirada entristecida - Yo… lo siento peque. No queríamos asustarte. Yo… - se quedó callada durante unos segundo - Nos vamos. Volveré mañana después de comer – y diciendo esto se acerco a Rebeca, le dio un beso en la cabeza que aun seguía fuertemente apretada contra el pecho de Laura, y salió a toda prisa seguida de una Michael algo contrariada.





Tardamos más de una hora en calmarla, y cuando lo hicimos estaba tan cansada que se quedo dormida al instante.



- ¿Se puede saber que pasa? – pregunte enfadada a Marta, que no paraba de mirar a un punto fijo de la pared - ¿Me vas a responder?

- Yo… ya he dicho que lo siento, ¿qué más quieres?

“¿Qué más quiero? Pero será…”

- ¡¡Quiero que me digas porque os comportáis como dos idiotas!! Le habéis dado un susto de muerte a Rebeca – tomé aire en un intento por calmarme y proseguí - Nunca os he visto discutir. Bueno… alguna vez, pero eran tonterías. ¿Qué pasa? ¿Por qué te has puesto así?

- Sólo… es que… - “¿Por qué duda tanto?” - ¡Nada, vale! No pasa nada. Sólo estaba de mal humor, y ya esta.

- Y no tendrá nada que ver Michael, verdad? – desde la bofetada era la primera frase que Laura decía que no estuviera dirigida a Rebeca.

Marta la miró sorprendida, pero no dijo nada.

- ¿Y a que viene eso ahora? Se que Michael es molesta – “Más bien, es una provocadora nata” – pero esto no lo ha provocado ella.

- ¿Estas segura? – Laura no apartaba la vista de Marta como si pudiera leer sus pensamientos, o por lo menos presentirlos – Marta, ¿no estarás molesta porqué Claudia y Michael se pasan el día juntas?

“Pero… que demonios” “<<¿No habéis ensayado ya bastante? Lleváis toda la tarde juntas, parecéis siamesas.>>” “Pero que estoy pensando, jajajaja, simplemente no puede ser, Laura delira”.

- Deja de decir tonter… - Para mi sorpresa, Marta se levanto sin decir una sola palabra y se fue a su habitación.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/1/2009, 12:12

Capítulo 16: Una vieja amistad.

No se en que momento me di cuenta de que algo no iba bien. “No se que me pasa”. Cada vez que la veía con Michael o me decía lo bien que se lo estaba pasando con los preparativos de la obra, sentía que me quemaba por dentro.

Parecerá egoísta, pero había una parte de mí que esperaba que todo saliera mal y que todo volviera a ser como antes. Con la cantidad de trabajo que tenía apenas la veía y cuando lo hacía estaba con Michael y/o ensayando. No teníamos ni un momento para estar juntas y poder hablar como hacíamos siempre, y eso me molestaba cada vez más.



“<>” “Claro que estoy molesta” “¿Porqué Laura se da cuenta y esa idita no?” “Sólo quiero pasar más tiempo con ella”.

“… … …” “No debí insinuar que le dieron el papel por…, ella es muy buena no necesita que nadie le regale nada”. “Mierda!!! yo y mi bocaza”.



- El juicio de los Harrinton esta cerca ¿Tienes ya los documentos referentes a la mansión? – preguntó un chico engominado.

- Eh?? ¿Qué? – las palabras de Richard me devolvieron a la realidad.

- Se puede saber en que estas pensando Marta. Llevas toda la mañana igual… realmente pareces cansada. – Richard parecía preocupado – Porque no te vas a casa, yo puedo terminar esto. Sólo son unos papeles, lo terminare enseguida. – dijo sonriendo.

- Gracias, no se que haría sin ti. – dije con una sonrisa algo cansada.

- Jejejeje, seguramente acabarías tirada en alguna cuneta – dijo Richard divertido.

*********




- Hola! ¿Hay alguien? – dijo Claudia entrando en casa.

“Parece que no hay nadie, supongo que estarán en clase y Marta…”

Claudia mirándose la mano se dirigió al baño, necesitaba ducharse y dormir un rato. Llevaba tanto tiempo despierta que apenas sentía su cuerpo. Pero en cuanto estuvo debajo de la ducha comenzó a llorar, sacando todo lo que había estado guardando desde hacía más de diez horas.

“Será idiota” “…” “Seré idiota”

*********




Marta llego a casa temprano. No podía concentrarse y decidió hacer caso a su compañero (más que ayudar estaba estorbando) y volver antes para dormir un poco, ya que la noche anterior la pasó dándole vueltas a todo lo ocurrido con Claudia.

Cuando entró en casa vio las llaves de Claudia sobre la mesilla de la entrada. “Tengo que hablar con ella”.

Recorrió la casa buscándola hasta que tan sólo le quedaba el cuarto de Claudia. “Uff… Espero que quiera hablar conmigo”.

*********




Toc, Toc, Toc…

C: - Si? – “¿Quién será?” - Alex?

M: - No… soy Marta.

C: “¿Marta?”

M: - Claudia, yo… sólo quería… … Lo siento… siento lo que dije. Sabes que no lo pienso. Sólo que… estaba enfadada y no dije más que tonterías. - “Esta muy enfadada, no me va abrir.” “Supongo que me lo merezco”- ¿Claudia? - “Será mejor que me vaya a dormir”.

Cuando Marta se dio la vuelta para dirigirse a su cuarto Claudia abrió la puerta, en la que había estado apoyada hasta ese momento, y la abrazo por la espalda. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Marta.

C: - Yo también lo siento. – hundió su cara en la espalda de su amiga y comenzó a llorar otra vez. - Lo siento mucho - “No te vayas, por favor, no te vayas”.

Marta se dio la vuelta y la abrazó con todas sus fuerzas: - Sabes que no me gusta verte llorar – dijo con lágrimas en los ojos, mientras secaba las de Claudia. Y al ver el pijama que llevaba puesto Claudia reacciono poniéndose colorada como un tomate- ¿es…estabas durmiendo? Siento haberte despertado.

C: - No estaba durmiendo, pero tenía intención de hacerlo – dijo con una sonrisa aumentado el sonrojo de Marta – Llevo muchas horas despierta, asíque tenía la intención de dormir hasta la hora de la comida. Por cierto, ¿qué haces aquí tan temprano?

M: - Ayer no dormí muy bien… me iba a echar un rato antes de comer.

Claudia se puso roja por un instante: - Podrías… dormir conmigo, así puedes contarme que tal va tu caso, si no nos quedamos dormidas antes.

M: “Con ella??” “∩///∩

C: - Venga – decía mientras arrastraba a Marta dentro de su cuarto “No pienso separarme de ti”- ¿No me dirás que tienes vergüenza? Cuando éramos niñas siempre que podíamos dormíamos juntas. - “Siempre hemos estado juntas, y no pienso dejar que eso cambie”.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/1/2009, 12:13

Capítulo 17: Amistades renovadas.

- Marta! Despierta… ¡Marta! Levántate, están apunto de llegar las chicas – lentamente fui abriendo los ojos para encontrarme con la sonrisa de Claudia. Estaba tan cerca que podía sentir su aliento en mi cara, su cuerpo sobre el mío…

“Tiene unos ojos tan bonitos…”.

¬///¬

“No seas idiota” “Deja de pensar cosas raras y levántate de una vez”.

- Claudia… no podré levantarme si no te quitas de encima – dije algo enfadada, no con ella sino conmigo misma “Nos conocemos desde siempre, en que demonios estoy pensando?” – Cuando éramos niñas igual. Siempre me despertaba contigo encima… Y aunque no lo parezca pesas, sabes?

La sonrisa de Claudia desapareció y se incorporo evitando en todo momento mirarme a la cara. “Mierda, otra vez mi bocaza”.

- Claudia...? Perdona… Es que tengo mal despertar… - “Seré idiota”

- No pasa nada. Te espero abajo. Iré haciendo la comida… Supongo que tendrás que estar en el despacho pronto…

- ¡Espera! – dije agarrándola por el brazo mientras que se levantaba de cama. Claudia cayó sobre mí y la abrace posesivamente por la espalda – Hoy no voy a trabajar – por un momento me pareció que Claudia temblaba “Sólo son imaginaciones mías” – Podemos ir esta tarde de compras, aun no tenemos nada para regalarle a la peque en navidad. A no ser que tengas ensayo o…

- Si tu no vas a trabajar yo no iré al ensayo – dijo con en tono mucho más animado. Se dio la vuelta y me dio un beso en la mejilla que me dejo petrificada – Podrías… Podrías ayudarme a ensayar esta noche, así no tendría que molestar a Michael.

- Cla… claro – asentí fuertemente con una sonrisa tonta en mi cara. “Me pasaría la vida mirando estos ojos” – Ejem… bueno, vamos a hacer la comida.





Durante la comida reímos y gastamos bromas. Realmente estaba muy contenta por haber podido solucionar las cosas con Claudia. Ahora sólo faltaba Rebeca, que nos miraba algo desconfiada desde el otro extremo de la mesa.



- ¿Ya no vais a pegaros más?

- Claudia y yo nos conocemos desde pequeñas. Nos hemos peleado muchas veces. Pero te prometo que lo de ayer no volverá a pasar. – me levante de la mesa y me puse de cuclillas enfrente de Rebeca para así quedar cara a cara y poder mirarla directamente a los ojos - ¿Nos perdonas por haberte asustado?

- Bueno… Pero tenéis que haser las pases. – dijo Rebeca seriamente. – Daos un beso.

o///O?

- ¿Un… beso? No creo que…

- Siempe que nos peleamos en clase la pofe dice que hagamos las pases con un beso.

- Bueno… yo… - mis balbuceos pararon (junto a mi respiración) en el momento que Claudia se levanto y me dio un beso en la mejilla, tan cerca de los labios que por un instante desee haber movido la cara tan solo unos milímetros.

- Ves? – dijo Claudia algo sonrojada – Marta y yo somos amigas desde siempre y nos queremos mucho, aunque a veces no lo parezca.





Ese beso me dejo en las nubes el resto del día. “Si no le digo nada…” “Pero quizás ella también…” “Agg… Si ni si quiera puedo pensar como es debido cuando esta tan cerca”.

Laura, Alex y Rebeca iban delante parándose en todos los escaparates de juguetes, mientras que Claudia y yo nos manteníamos a una distancia prudencial para comprar los regalos con tranquilidad y evitar que la pequeña nos viera hacerlo.



Ese mismo día, después de la comida, habíamos hablado con Rebeca y nos enteramos que el imbécil de su padre no celebraba las fiestas y para colmo le había dicho que Papa Noel no leería la carta de una niña tan mala como ella. “Hay que ser…, no se como Almu se fijo en semejante monstruo” “Debe ser cierto eso de que el amor es ciego”.

Nos costo un poco pero al final acepto escribir la carta, aunque no estaba muy convencida. Claro que antes teníamos que ver los juguetes para saber <>. “Todavía no me puedo creer que a Laura se le ocurriera eso para poder comprar las cosas que la niña quisiera sin ser descubiertas” “Esta chica tiene mucha imaginación… uff… si solo tuviera la mitad de intuición se percataría de la cara de boba que pone Alex cada vez que sonríe”.







- ¡¡Por favor!! – dije horrorizada - ¿Sabes cuantos juguetes hemos comprado? Creo que se nos ha ido la mano.

- No seas aguafiestas – dijo Claudia muy contenta.

- ¡¿Que no sea aguafiestas?! Pero si con todo lo que hemos comprado podemos montar nuestra propia tienda de juguetes.

- Es su primera navidad de verdad.

- Jejejeje, tienes razón. Creo que tendríamos que grabarla el día que abra los regalos, menuda cara va a poner... Aunque conociendo a Alex y a Laura seguro que ya se les ha pasado por la cabeza.

- Oye… - Claudia se puso un poco tensa, cosa que me preocupo.

- ¿Te pasa algo?

- Lo de ensayar…

- Claro… es verdad. ¿Donde lo hacemos? – Claudia se puso roja por un momento.

- Alex y Laura están viendo una pelí en el salón y la peque esta durmiendo. ¿Qué te parece si vamos a mi cuarto?

*********




C: “Sólo es una escena” “No puede decir nada” “Lo dice el guión, no yo”

M: - ¿Te pasa algo? – “¿Esta nerviosa?”

C: - No, no. Toma – dijo entregando uno de los libretos a Marta – Es una escena nueva, la añadieron hace un par de días y todavía no he tenido tiempo de ensayarla.



Marta comenzó a leer el libreto “No esta mal” “pero… ¿o///O?” La cara de Marta fue adquiriendo un tono rojizo, el mismo que en ese momento tenía Claudia.

C: “No tenía que haberle dicho nada” – Ya se que es una escena un poco… pero… Mejor déjalo, de todas formas mañana puedo ensayarla con Michael.

M: - ¡No!, dije que lo haría y lo haré – “No pienso dejar que esa te bese” – Solo es un ensayo, no?



En la escena, los protagonistas confesaban su amor (situación que fue más que vergonzosa para ambas) y… Marta, como decía el libreto, se acerco a Claudia y poso delicadamente sus labios sobre los de Claudia.



C: “¿Por qué no puedo parar de temblar?” “Dios, que bien besa”

M: “Tiene los labios más suaves de lo que creía” “Ahora tendría que decir su frase…”



Claudia profundizo el beso provocando un débil gemido por parte de Marta, que no esperaba esa reacción por parte de Claudia. Se separo de ella y pudo ver como la actriz estaba completamente roja y tenía los ojos vidriosos “¿Deseo? ¿Eso es lo que había en ellos?”.

M: - Yo…

Claudia no la dejo continuar, volvió a besarla pero esta vez con pasión y Marta se rindió ante aquel esperado beso dejando caer su libreto al suelo, junto al de Claudia, para rodear su cuello mientras las manos de Claudia descendían por su espalda.



Claudia tumbó a Marta en la cama, y comenzaron a desvestirse lentamente. Tantos años, tantos meses, tantas horas… y ahora por fin se recorrían con la mirada, con las manos, con la mente, con alma… sin miedo a nada.

No les quedo un sólo rincón sin explorar antes de que cayeran exhaustas y complacidas, una en brazos de la otra.







Pero al cabo de unos segundos Marta se incorporo con la mirada perdida y triste. “¿Con Michael hará lo mismo?” “¿Porqué demonios no me he controlado?” “¿En qué estaba pensando? En nada, ese es el problema.” “Cuando me mira no puedo pensar con claridad”.

C: - ¿Qué te pasa? – las palabras apenas eran hilos de voz. “¿Se arrepiente?”



M: - No quiero jugar… Yo… te quiero demasiado… - prácticamente susurraba – Y tu y Michael…

C: Asíque era eso” “^///^

Claudia se incorporo y comenzó a besarle el cuello mientras le susurraba: - Entre Michael y yo no hay nada… Sólo trabajamos juntas y somos amigas. – comenzó a acariciarla- No sabes cuanto he deseado esto… ¿Todavía no te das cuenta de lo mucho que te quiero? – y su mano empezó a recorrer las piernas de Marta que comenzó a temblar sin saber si era producto del contacto, de las palabras o de ambas – Te quiero más de lo que hubiera imaginado.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/1/2009, 12:14

Capítulo 18: Eres lo mejor que me ha pasado.


La claridad de la habitación provocó que Claudia se despertara sintiendo el peso de alguien en su pecho. Las imágenes de la noche anterior inundaron sus pensamientos y una eleve sonrisa apareció en rostro.


C: “Siempre tan madura, siempre tan fuerte… y mírala ahora…”

“Aquella vez… ese día fue el único que me permitió ser la fuerte, la que la protegiera entre mis brazos…”




-Flash Back-

Una niña lloraba desconsoladamente en el único lugar que consideraba seguro fuera de su casa… lejos de las miradas, lejos de su familia… lejos del mundo. Mientras otra corría de un sitio a otro con el corazón apunto de salirle por la garganta.


Ese mismo día le había contado a su familia que le gustaban las mujeres… que era gay. “Y esos idiotas…” “No ven que le hacen daño actuando de esa manera. Actuando como si de una broma se tratara. Diciéndole que lo oculte al resto del mundo, que se esconda… Que nadie debía descubrirlo”


“¿Dónde estas?” La chica buscó en todos los lugares que se le pasaron por la mente, hasta que… “La antigua caseta del guarda del parque… a ella le encantaba ir a ese sitio cuando quería estar sola… ¿Cómo no se me ha ocurrido antes?” Aunque apenas sentía sus piernas, por el cansancio, salió corriendo esperando que su intuición no le fallara.



- ¡¿Marta?! Menos mal que estas aquí – dijo al entrar en la caseta.


Marta estaba sentada en el suelo hecha un ovillo y con la cara entre las piernas. Pero al oír a su amiga levanto la cabeza dejando ver a la recién llegada dos hermosos trozos de cielo nublados por cuantiosas lágrimas que resbalaban por su rostro sin descanso.


- Marta…!? – apenas pudo susurrar su nombre, era la primera vez que la veía así: tan indefensa, tan frágil…


- Cla-claudia…? – dijo limpiándose las lágrimas y levantándose de golpe - ¿Q-qué haces aquí?


Claudia se acerco a ella y la abrazó lo más fuerte que pudo: - No llores mi niña – dijo acariciándole la cabeza.


- No estoy llorando – dijo Marta con dificultad – Sólo necesitaba estar un rato sola.


Claudia hizo caso omiso a sus palabras y a su intento por romper el abrazo. “Mentirosa… mentirosa… esta vez no pienso dejar que cargues con todo”.


– No dejare que nada malo te ocurra. Siempre estaré a tu lado – Marta no lo soporto más y comenzó a llorar de nuevo dejando que Claudia la acunara en su regazo como si de una niña pequeña se tratara.


- Quédate conmigo… – sollozó- No me dejes sola…


- Antes moriría… - susurro.


-Fin Flash Back-




C: “Siempre quise sentirte de esta manera otra vez… entre mis brazos”. Besó delicadamente sus labios hasta que la pelirroja comenzó a responder al beso – Buenos días, ¿qué tal has dormido?


M: Al ver a la morena sonreírle no pudo evitar sonrojarse. – Muy bien, ¿y tú?


C: - Estupendamente amor.


M: “Amor” “Que bien suena eso” pensaba mientras volvía a besarla.


Se besaron dulcemente un rato y volviéndose a abrazar cerraron los ojos pensando: “Eres lo mejor que me ha pasado”.



De repente una risita provocó que abrieran los ojos de par en par y se incorporarán de golpe para ver a una niñita morena de casi cuatro años parada en medio de la habitación intentando contener la risa.

M: - ¡Esto no es lo que parece! O///O

Claudia la miró divertida “Menuda frase”: - ¿Ah no? – Marta la miró suplicante – Y yo que pensaba pedirte que fueras mi novia… - dijo poniendo cara de pena y haciendo que la cara de Marta se tiñera aún más de rojo y la pequeña saliera del cuarto riéndose.

M: - Ahora se lo dirá a todos – puso cara de reproche.

C: Se acercó a ella y comenzó a besarla, primero en los labios y luego fue descendiendo por su cuello. – Quiero que se entere el mundo entero. – dijo cuando se separo de ella para poder mirar esos ojos que tanto le fascinaban.

M: - ¿si? – más que una pregunta era un ruego.

C: La miró dulcemente. “Definitivamente tus ojos son mi perdición” – Eres lo mejor que me ha pasado.- Marta sonrió ampliamente y la mirada de Claudia se torno pícara - ¿Qué te parece si nos damos una ducha antes de bajar?

******************


Después de ducharnos (entre otras cosas ^///^ ) bajamos a la cocina para desayunar con el pelo aun mojado.

- Hombre! Ya era hora – dijo Alex al vernos aparecer a Marta y a mí por la puerta de la cocina – Hace casi una hora que mande a la enana a buscaros.

- Yo no soy enana. Tengo cuatro años – contesto Rebeca indignada mientras levantaba cuatro pequeños dedos y erguía la cabeza orgullosa. – Ya soy mayo.

“Son como dos gotas de agua”

- Tu siempre serás mi enana – dijo Alex dándole un beso en la mejilla.

Rebeca sonrió, lo hacía siempre que alguna de las cuatro le dábamos cariño, y le devolvió el beso. Seguía asustándose de los demás, cuando venía alguien a casa no se separaba de Laura o de Alex, pero con nosotras cuatro era diferente. Cada muestra de afecto era acogido por la pequeña con una gran sonrisa.

- Ahora termina de desayunar o llegaremos tarde – dijo Alex mientras le cortaba la tostada a Rebeca en trozos más pequeños.


- Mierda!!! Me he quedado dormida otra vez – dijo Laura entrando a medio vestir en la cocina – ¿Porqué no me has avisado? – miró con reproche a Alex que tenía una sonrisita dibujada en la cara.

“Creo que lo hace aposta” “Siempre que Laura se duerme sale corriendo de su habitación con la ropa a medio poner y con cara de niña abandonada” “Y Alex se queda embobada y con una sonrisa que pocas veces había visto antes de que Laura llegara a esta casa”.

- Jejejeje, es que te ves preciosa cuando te duermes por las mañanas – dijo Alex burlonamente, por lo que recibió un pequeño coscorrón por parte de Laura.

- Ahora llegaremos tarde a clase.

- No si vamos en mi moto – dijo Alex con una sonrisa maliciosa.

- Y poque no dormis juntas? Así te despetaría po las mañanas – pregunto Rebeca quitando la sonrisa de la cara de Alex de golpe y poniéndola roja como un tomate.

- Pu… pues… ejem, ejem – Alex se aclaro la garganta seguramente en un intento por ordenar su mente – Porque cada una tiene su cama y sería raro que durmiéramos juntas.

- Las novias duemen juntas, a que si? - Rebeca nos miro a Marta y a mí. Y ni siquiera un semáforo podría compararse al color que adquirieron Alex y Laura. – A que no es raro.



- ¡¡Dios, se me ha hecho tardísimo!! – dijo Marta levantándose de golpe “Pero si no entra hasta dentro de una hora, todavía tiene tiempo de sobra” “No pretenderá dejarme sola ante el peligro” – Nos vemos a la hora de la cena. – y antes de salir por la puerta me plantó un beso en los morros.



Laura y Alex me miraron con los ojos abiertos de par en par.

- ¿Qué ha sido eso? – preguntó Alex desconcertada.


“Será… Me a dejado con todo el marrón” “Y encima va y me besa”

“Esta noche me lo cobro” ^///^
Volver arriba Ir abajo
lera_karel
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 33
Localización : DREAMWORLD: algo más alla de la realidad, dnd todos los sueños pueden llegar a realizarse.
Cantidad de envíos : 344
Fecha de inscripción : 26/01/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/1/2009, 12:19

gracias por subir nuevos capítulos melm, me los leere en cuanto pueda. ^_^ Que bien, material nuevo para leer.

P.D.: Ya me lei todos, por fin me he puesto al dia con esta historia, muy buena melm, sigue así, a ver cuando subes nuevos capis. Gracias y besotes. ^_^cuidate. ::ciao::
Volver arriba Ir abajo
http://www.lerakarel.blogspot.com
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   11/4/2009, 12:14

...

~Goodbye Halcyon Days!~


Última edición por Zefie el 26/11/2009, 13:44, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   7/8/2009, 13:14

Nota: cuando pego el texto algunas palabras se convierten en dibujos, espero q os entereis de todas formas... os dejare todo hoy (al menos hasta donde he llegado en el otro foro). Espero q os guste y gracias x los comentarios.




Capítulo 19: Regalos (I)



- ¿Qué ha sido eso?



- Pues no lo ves? Un beso – dijo Claudia como si nada “¡¿Me dice que Un Beso y se queda tan campante?!”– Pero no cambies de tema, todavía no habéis respondido a la pregunta ¿Porqué no dormís juntas? – dijo con una risita picara.



“¡¡¡Más quisiera yo!!!” “Pero que digo… Agg, siempre me lía”



- ¡Deja de decir estupideces! Tu eres la que esta cambiando de tema – dije sumamente molesta, pero sobretodo contrariada “¿¿Un día se pelean y al otro se besan??”- ¿Qué esta pasando?



“No pueden estar juntas” “Menudo disparate, son como hermanas… son como el agua y el aceite, el yin y el yan…”



- Ufff! A mí también se me ha hecho tardísimo – dijo Claudia levantándose de golpe “Se va?”– Alex deja de mirarme con esa cara… - “¿Y qué cara quiere que ponga?” - Será mejor que te vayas acostumbrando porqué pienso besarla muuuchas veces. Hasta la noche. – y dicho esto salió como un rayo de la cocina dejándome totalmente conmocionada.





- Pero… ¿Están juntas? - “Todavía no me entra en la cabeza” - ¿Desde cuándo?



- Jajajaja, era de esperar – dijo Laura divertida mientras Rebeca, ajena al conflicto, jugaba con la comida – Se veía venir.



- ¿Se veía venir?... ¿Lo veías venir? – pregunte confusa - ¿Y porqué no me dijiste nada?



- Para serte sincera me ha sorprendido tanto como a ti… Bueno, por tu cara, puede que menos. – dijo burlonamente - En realidad pensaba que eran celos entre amigas… Como siempre están juntas y ahora apenas se veían por culpa del trabajo, la obra de teatro y Michael… - hizo una pausa para situarse más cerca de mi y continuo - Pero nunca me imagine que se gustaran hasta ese punto... Pero si te pones a pensar… la forma en la que se miraban, la forma en la que discutían… - Laura comenzó a reírse de nuevo.



Laura se colocó detrás de mi y apoyando su cabeza en mi hombro dijo: – Deja de darle vueltas al asunto. Además, ¿no crees que hacen buena pareja? - “Esta demasiado cerca, demasiado…”



- ¬////¬ Si tu lo dices…







Pasaron unos cuantos días y la relación de Marta y Claudia cada vez era más evidente: sonrisas cómplices (como si tuvieran algún tipo de secreto que nunca contaban a nadie), besos a todas horas, abrazos que se prolongaban durante toda una película (a veces no se distinguía donde acaba una y empezaba la otra), duchas compartidas (que normalmente se convertían en baños de casi dos horas), paseos nocturnos y a veces diurnos de una habitación a otra…





“Al principio era extraño verlas juntas de esa manera, pero ahora cuando las veo tan felices tengo la impresión de que así debió ser toda la vida” “Vale… esto suena algo cursi… creo que la llegada de Rebeca y Laura me ha ablandado un poquito ^^U”.





- Alex?? Alex?? ¿Quieres bajar de las nubes?



- Eh?? – la voz de Laura me saco de mis pensamientos – Perdona estaba pensando… ¿Qué decías?



- Ufff, últimamente tienes la cabeza en otro sitio – dijo Laura con resignación – Te preguntaba que le podría regalar a Claudia y a Marta para navidades. Es que no se me ocurre nada, y como tú las conoces mejor... – Laura se quedo mirándome fijamente esperando una respuesta.



“Por que demonios no puedo apartar de mi mente esos ojos?” “Uff… No me canso de mirar esos ojos”



- Pues… no se… Claudia es una adicta a los libros, quizás uno que no tenga aunque eso va a ser algo difícil. Y a Marta… lo que quieras mientras que no sea ropa, nunca se acierta con ella cuando se trata de ropa. - “Es verdad, todavía no le he comprado nada a Laura” “¿Qué querrá?” - Por cierto, al final pasas aquí las fiestas, no?



- Si. No tengo suficiente dinero para el billete de ida y vuelta, y además están los regalos que tendría que comprar si voy… – Laura se quedo pensativa.



- Jajajaja. Ahora la ausente eres tú. ¿En qué piensas?



- Mmmm… Nada... – Laura bajó la mirada y Alex tuvo que reprimir sus ganas de levantarle la barbilla para seguir deleitándose con esa mirada que le hacia perder el sentido y las ganas de controlarse - Yo… Bueno, me preguntaba… tu… - se quedo callada durante un momento – Nada, déjalo. Era una tontería.





“Supongo que el no poder ver a su familia y a sus amigos la entristece” “Tengo que hacer que se anime” “Ya se!!” “La invitare a cenar”



“… Mejor no…” “Pensara que le estoy pidiendo una cita y seguro que no acepta…”



“Pero si viene Rebeca…”



.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   7/8/2009, 13:15

Capítulo 20: Regalos (II)



- Jajajaja. Ahora la ausente eres tú. ¿En qué piensas?



- Mmmm… Nada... – “No se porque me da tanta vergüenza preguntarle lo que quiere para Navidades” - Yo… Bueno, me preguntaba… tu… - “Había pensado invitarla a ella y a Rebeca a un parque de atracciones, pero… a lo mejor tiene otros planes, o no quiere ir conmigo, o…” “Aggg… debe pensar que soy idiota aquí parada sin decir nada” – Nada, déjalo. Era una tontería.



- Si es por mi regalo no te preocupes, una cena contigo me vale. - “∩///∩” - Como Claudia y Marta se van a cenar a sus respectivas casas y no volverán hasta la mañana de navidad, podemos ir a cenar por ahí las tres juntas, ¿qué te parece? – dijo Alex dejándome totalmente sorprendida.



“A veces tengo la sensación de que puede leer mis pensamientos”.



- Estupendo. ∩ ∩















- ¿Qué buscas? – pregunte curiosa a Claudia que iba de un lado a otro de mi habitación.



- Shuuuuu! Habla más bajo – dijo Claudia algo nerviosa mirando hacia la puerta que estaba entornada – ¿Sabes lo que me ha costado esconder el regalo de Marta?



oO?



- ¿Lo has escondido en mi habitación? – pregunte incrédula.



- Lo siento muchísimo, pero ayer pille a Marta revolviendo el cuarto de Alex, menos mal que llegue a tiempo. – No paraba de moverse por la habitación y cada vez estaba más nerviosa - Siempre encuentra los regalos que tengo para ella… Este parecía el mejor sitio y como no estabas en casa no pude decirte nada - Claudia se paró pensativa en medio del cuarto “Acaso no sabe donde lo tiene o que?” – Ah!!! Ya me acuerdo. - Levanto mi colchón y sacó un pequeño paquetito de debajo. – Siento no haberte dicho nada. De todos modos gracias.





“No puedo enfadarme con ella, sobretodo después de ver a Marta poner la casa patas arriba durante esta última semana” “No se como no lo ha encontrado, ayer la vi mirar detrás de la nevera.” “A mi nunca se me hubiera ocurrido, ¿quién demonios va a esconder algo detrás de la nevera?”





- Espero que no fuera nada frágil. Esta mañana la peque ha estado saltando en la cama como una loca. Estos días esta muy activa, creo que le hace mucha ilusión pasar las fiestas con nosotras. Por cierto, ¿qué le has comprado?



- Mmmm… Te lo diré sólo porque se lo voy a dar esta noche cuando estemos a solas y no con los demás mañana.



- Pero no ibais a cenar cada una a vuestra casa??



- Jejejeje, si pero hemos quedado después para… … celebrarlo juntas. ∩///∩



- Jajajajaja, vale no hace falta que me des más detalles.



Claudia abrió con cuidado el paquetito y sacó un estuche rojo.



– Es un colgante con nuestras iniciales grabadas. Espero que le guste. ∩///∩ - dijo mientras lo abría y aparecía ante mi… “¿El mismo?” - ¿Qué pasa? ¿No te gusta?



- ¡Si! Es muy bonito, sólo que… - “No se lo puedo decir”– Espero que le guste. - “No se si reír o llorar”.



- ¿Y tú? – dijo con una sonrisa para nada inocente – Vas a cenar con Alex, no? Es un buen regalo, y la peque es una buena escolta.



- ¿¿Escolta?? – la sonrisa de Claudia aumento - ¿Para qué necesito una escolta? Solo vamos a cenar y al cine.



- Jajaja, por eso lo digo… Digamos que si no fuera por Rebeca sería como… Una cita.



- ¡¿Quién tiene una cita?! – pregunto Marta al entrar en la habitación con cara de <>.



- Nadie!!!!! – me apresure a contestar totalmente roja. “Solo es una cena, no?”



- Jajajajaja. Sólo le decía a Laurita que si Rebeca no fuera esta noche con ellas sería como una cita. – dijo Claudia divertida – No pongas esa cara. Es una broma. Además tu eres hetero, no?





"Porque la palabra hetero saliendo de su boca me parece más una burla que otra cosa??"





- Deja a la chica en paz. Por cierto, te llevo buscando un rato ¿qué haces aquí? Tenías que estar arreglándote. Luego no te quejes si te echan la bronca por llegar tarde, como siempre.



- Vale mami… Sólo estaba charlando un ratito con Laura. – dijo Claudia poniendo cara de niña buena, a la vez que intentaba disimular para que no le viera el paquete que llevaba escondido en el bolsillo trasero de su pantalón.



- No me llames mami – refunfuño Marta – Aquí la única vieja eres tú, te recuerdo que me sacas un mes y tres días.



– Oh!! Se me olvidaba. Será mejor que no lo digas muy alto, no vaya a ser que me denuncien por pervertir a menores – dijo burlonamente - Bueno, será mejor que me lleve a la nenita para que se cambie y dejemos que empieces a arreglarte para esta noche. – Marta saco la lengua a Claudia y esta comenzó a reírse – Anda vamos tontita – Claudia le dio un pequeño beso en los labios y salieron de la habitación.





– Por cierto Laurita, esta noche en cuanto se duerma la niña estáis solas en casa… – dijo Claudia asomándose por la puerta y poniendo una sonrisa maliciosa agregó – ¡Que lo paséis bien!





“Cita” Por algún motivo no pude quitarme esa palabra de la cabeza durante el resto del día. “Sólo es una cena y una película…”

“Una cita, menuda chorrada” “¿A quién se le ocurriría semejante estupidez?”



“… Una cita…”







.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   7/8/2009, 13:15

Capítulo 21: La cena.



- Vamos, date prisa o no llegaremos a tiempo!! – vocee desde la puerta – Estoy poniendo la alarma, baja de una vez. – “No se como lo hace pero siempre es la última” “No me extrañaría nada que bajara por las escaleras vistiéndose” una sonrisa apareció en mi cara - Si no bajas en un minuto nos iremos sin… - la palabras se ahogaron en mi garganta al verla bajar por las escaleras.



Laura llevaba un vestido rojo que marcaba cada una de sus curvas y el pelo cogido dejando unos mechones caídos sobre sus hombros.



Me quede totalmente inmóvil. “Dios mío!! Esta preciosa”



- Ya estoy – dijo Laura mientras bajaba.





Laura era una chica bonita y muy agradable con la gente, tenía más de un admirador en la universidad.



“Es increíble la cantidad de moscones que hay”. Y aunque eran menos de los que revoloteaban a su alrededor, el sólo hecho de ver como Laura tenía que rechazar al chico (e incluso chica) de turno le hacía enfadar “Porque no pueden dejarla en paz”. Sin embargo sentía cierta alegría, eso le daba una posibilidad… aunque solo fuera remota, aunque supiera que eso sería prácticamente imposible…





- ¿Te pasa algo? - Laura me saco de mis pensamientos.



“Esta realmente linda”



- N-no… ∩///∩



- Pues entonces vamos o nos anularan la reserva.





Laura había reservado mesa en un restaurante que tenía una pequeña sala para que los niños jugaran mientras los adultos disfrutaban del postre y el café sin tener que preocuparse por unos angelitos que cuando se aburrían podían convertirse en auténticos demonios. De esta forma cenaríamos las tres juntas y ninguna se aburriría.







- Crees que estará bien? Debería ir a ver como le va. – Laura me miraba divertida.



- Sólo lleva cinco minutos… Tranquila, me he informado bien antes de venir y tienen a una persona cualificada ocupándose continuamente de los pequeños. Además, si pasa algo estamos aquí al lado. – dijo Laura quitándole hierro al asunto. – Deja de preocuparte, todo esta bien.



- No puedo evitarlo – “Todavía no se como consigo estar concentrada en clase mientras esta en el colegio…”



Laura comenzó a reírse.



oO?”: - ¿Qué? ¿Tengo algo en la cara? ¬ ¬



- Nada, jajajaja – Laura dejo de reírse y me miro fijamente – Si me hubieran dicho que eras tan blandita la primera vez que te vi no me lo hubiera creído.



- No soy blandita!! – “¬ ///¬” – Sólo… me preocupo. Es normal, no?



- Si, claro que es normal – Laura posó su mano sobre la mía y una corriente atravesó todo mi ser cuando la acarició con esa dulzura que haría enloquecer al más cuerdo – Eso es algo que me encanta de t…



- Laura!? – Una voz hizo que ambas levantáramos la vista y separáramos nuestras manos instintivamente.



- Michael!? ¿Qué haces aquí? – “Es que siempre tiene que aparecer en los peores momentos?” “Es como si tuviera un radar”.



- Ah! Si también esta Alex. – “¬ ¬” “Lo dice como si no me hubiera visto” - ¿Dónde os habéis dejado a Rebeca y a las tortolitas?



- Las tortolitas, como tú las llamas, están cenando con sus respectivas familias, y la peque esta en la sala que tienen acondicionada para que no se aburran los niños. – Michael no paraba de mirar descaradamente a Laura, y no precisamente a los ojos, con una sonrisita que empezaba a sacarme de mis casillas. – Y tú que haces aquí?? – “Aparte de mirarle el escote a mi acompañante”



- Lo mismo que tu… Cenar con una chica guapa – dijo guiñándole un ojo a Laura, que se puso rojísima “¿Porqué se pone roja?” – Estoy con mi prima Paula, la recuerdas, no? – me dijo con una sonrisa maliciosa.



- Si, claro. – “¬ ¬” Laura nos miraba algo desconcertada – Será mejor que te vayas y no la hagas esperar. Si nos disculpas estábamos apunto de pedir el postre.



“A ver si de esta pilla la indirecta y se larga de una vez”



- Que poco sociable eres a veces… - Michael parecía estar divirtiéndose con la situación - Se me ha ocurrido una idea, ¿Por qué no tomamos el postre las cuatro juntas? – Michael volvía a dirigir toda su atención hacia Laura – Qué te parece?



“¡¿Qué te parece?!” “Que pasa, que mi opinión no cuenta” “¿Qué se cree que soy? Un bulto que pueden mover a su antojo” … “Aunque creo que sabe de sobra mi respuesta”



- Yo… - Laura me miró en busca de una respuesta. “NO, dile que no”. Mi mente le gritaba una y otra vez pero por lo visto la telepatía no es mi fuerte – No se…



- Venga! Cuantos más seamos mejor, no? – y con una fantástica sonrisa Michael consiguió desarmar a Laura de toda escusa posible.





Al final acabamos aceptando la “idea” (por no llamarlo encerrona) de Michael y se sentaron con nosotras.





El resto de la noche no hubiera sido tan mala sino fuera por el continuo acoso al que fui sometida. Paula intentaba meterme mano por debajo de la mesa cada vez que tenía la oportunidad (vale que el pasado nos liamos un par de veces, pero en mi defensa diré que las dos veces yo estaba totalmente borracha y con la cabeza echa un lío), y para colmo Laura parecía que se lo estaba pasando bastante bien en compañía de Michael (que estaba más simpática que de costumbre ¬ ¬ ).













- Ufff!! Por fin en casa! – “Menos mal que Rebeca se quedo dormida y no fuimos a ver la película sino esas dos nos hubieran seguido sin dudarlo un minuto”



Laura me miro divertida.



- Tan mal te lo has pasado conmigo? – me pregunto haciendo un puchero que me pareció encantador.



- NO!!! – prácticamente grite, provocando que la risa de Laura aumentara - ¡Deja de reírte de mí! ¬///¬



- Vale, vale. – dijo Laura con una sonrisita – Pero no hables tan alto o la despertaras – dijo señalando a pequeña que iba dormida entre mis brazos - Porque no vas a acostar a la pequeñaja y vemos una peli en el salón? – le dio un beso en la mejilla a Rebeca deseándole buenas noches y se acerco un poco más quedándose a escasos centímetros de mi oído - Es que no tengo mucho sueño y me gustaría pasar un poco más de tiempo contigo. ¿Quieres?



“Qué si quiero???” “A ver, dormir o ver una película con la chica que me tiene loquita” “Jejejeje, creo que no hace falta respuesta”



Asentí y me fui directa a dejar a Rebeca en su cama. “Que suerte que los niños se duerman tan rápido y profundamente” “Por fin podré estar a solas con Laurita, jejeje”



No podía parar de sonreír mientras arropaba a la pequeña.



Si el año pasado le hubieran dicho que estaría pasando estas fiestas con una niñita a la que adoraba y con una chica que tenía la capacidad de quitarle el aliento con una sola de sus sonrisas… jamás se lo hubiera creído.



Ella no se ataba a nada ni a nadie, a excepción de Claudia y Marta que eran como su familia, ella era libre y como tal jamás pensó que podría sentirse tan feliz por tener a esas dos personas tan cerca y a la vez estar tan asustada por el hecho de poder perderlas en algún momento… Pero no quería pensar en eso, solo quería bajar y pasar el resto de la noche en compañía de…





De repente un grito rompió el silencio de la noche.



- Laura!!! ¿Qué pasa? – grite desde el rellano en lo alto de las escaleras “No me responde” … “Espera un momento… la alarma… no recuerdo haber desconectado la alarma cuando hemos vuelto… ya estaba desconectada… alguien la ha desconectado”. Mil imágenes pasaron por mi mente mientras bajaba corriendo las escaleras – ¿Laura pasa algo? Contéstame, ¡¿Laura?! – “¿Porqué demonios no contesta?”





.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   7/8/2009, 13:16

Capítulo 22: Urgencias.



- Ufff!! Por fin en casa!



- Tan mal te lo has pasado conmigo? – dije haciendo un puchero y Alex me miró sorprendida.



- NO!!! – No pude evitar reírme, no de ella sino de que posiblemente mi deseo se acercara al suyo (o eso esperaba). “Yo también tenía ganas de estar a solas contigo” Después de todo era una noche para nosotras tres… y esa tal Paula no paraba de tirarle los tejos y Michel no ayuda precisamente a que pudiéramos cruzar tres palabras seguidas Alex y yo - ¡Deja de reírte de mí! ¬///¬



No pude evitar sonreír de nuevo... Últimamente no paraba de hacerlo y eso se lo debía a ella. Alex, sin darme cuenta, se había convertido en una de las personas más importantes de mi vida, al igual que Claudia, Marta y Rebeca… Aunque con ella era diferente…





Veía como Alex rechazaba a las chicas que se acercaban a ella (porque los chicos ya no se atrevían) y como se enfadaba cuando alguien se acercaba a mi.



Algunas veces tenía la sensación que nuestra relación iba más allá de la simple amistad, pero enseguida descartaba esa posibilidad… por que aunque a Alex le gustaran las chicas eso no quería decir que le gustara yo, además a mi me gustan los hombres… vale que llevaba muchiiiiiisimo tiempo sin tener una cita en condiciones, pero oportunidades no me faltaban. Ya llegaría la persona adecuada para mí, y cuando eso sucediera estaba segura de que mi relación con Alex no cambiaria ni un ápice (o al menos eso esperaba). Pero hasta que eso sucediera disfrutaría de la vida tal y como la conocía, y eso implicaba estar con Alex todo el tiempo que pudiese.





- Vale, vale. Pero no hables tan alto o la despertaras. Porque no vas a acostar a la pequeñaja y vemos una peli en el salón? – le dí un beso a la pequeña que estaba dormida en los brazos de Alex y cuando iba a separarme de ellas… “No se que perfume lleva… pero me encanta…” y como si un imán me atrapara me acerque un poco más a ella - Es que no tengo mucho sueño y me gustaría pasar un poco más de tiempo contigo. ¿Quieres?





Alex asintió (“Estupendo”) y se fue escaleras arriba con Rebeca en brazos.



“Será mejor que vaya preparando algo de beber y la peli mientras que Alex acuesta a Rebeca” “Por fin podremos hablar sin que nada ni nadie nos moleste”







******************










Baje las escaleras tan rápido como pude…



- ¿Qué ha pasado? – apenas me salió la voz. Laura estaba tirada en el suelo y se movía débilmente sosteniéndose la cara entre las manos, mientras que Marta estaba arrodillada frente a ella y Claudia las miraba algo sorprendida desde el sofá… “oO?” “Pero que…?” - ¿¿¡¡Porqué demonios estas desnuda!!?? – Claudia se tapo corriendo con uno de los cojines.



- Pues…



- Agggg – mi atención volvió a Laura que se quejaba en el suelo mientras que Marta, que llevaba como único atuendo una diminuta manta que teníamos en el salón para los días de frío, intentaba apartar las manos de su cara.



En ese momento me dio un vuelco el estomago… Laura todavía seguía tapándose con las manos pero unos pequeños hilos carmesí empezaron a resbalarse por sus dedos…



“Sangre!!”



- Laura!! Estas sangrando!! – me arrodille junto a ella apartando a Marta para tener una mejor visión – ¡Déjame ver! – dije mientras le quitaba suavemente las manos de la cara – Tranquila… no pasa nada, solo déjame echar un vistazo - había tanta sangre que no podía ver la herida - Hay que llevarte al médico, ¿qué demonios ha pasado? ¿cómo te has hecho esto?





**********************








- Familiares de Laura Aguilar – dijo una enfermera con cara de haber hecho tres turnos seguidos.



- Si nosotras – dijo Claudia antes de que pudiera reaccionar.



- ¿Cómo esta? – pregunte algo preocupada.



- Sólo es un corte que necesitara unos cuantos puntos – la enfermera sonrío cansadamente – No hay de que preocuparse, la sangre puede agrandar las cosas, pero aparte de unos cuantos puntos y unos cuantos moratones no tiene mayor importancia. Cuando este lista les avisaremos para que puedan verla y hablar con el doctor.



Y dicho esto se fue de la sala de espera prácticamente a la vez que entraba Marta totalmente apresurada y con los nervios a flor de piel.



- La vecina esta con Rebeca – explico Marta - ¿Qué ha pasado?



- Nada, solo serán unos puntos y como nueva. – dijo Claudia abrazando cariñosamente a Marta que se había sentado junto a ella – Ahora nos toca esperar.





Estuvimos cerca de una hora esperando en esa sala.





“No me gustan los hospitales”. Sólo estar cerca de uno hace que el estomago se me contraía y mi humor se desvanece. Desde de lo de Almu no puedo poner un pie en un hospital y no sentir que algo me oprime el pecho. “Ufff… definitivamente… odio los hospitales”.





El médico le dio el alta a Laura y unas cuantas recetas que tendría que comprar para mitigar el dolor y evitar que la herida le fuera a peor. Además, nos aconsejo que durante unas cuantas noches alguien durmiera con ella por culpa de los puntos, ya que podría arrancárselos o hacerse daño mientras dormía debido a la delicadeza de la zona (muy cerca del ojo).





********************








Durante el viaje de vuelta Alex apenas abrió la boca, parecía enfada… pero porqué? Sólo había sido un accidente, nadie tenía la culpa.





Al poco llegamos a casa y cuando estaba apunto de preguntarle que le pasaba…



- Ahora quiero que me contéis por que me he pasado la noche en un hospital. – Alex me miro fijamente - ¿Sabes el susto que me has dado? – su voz sonó tan dura y su mirada parecía tan triste que las palabras no salieron de mi boca.



- …



- No te pongas así – Claudia salió en mi defensa - Sólo fue un pequeño accidente.



- Un pequeño accidente?? – Alex parecía dolida pero no entendía el motivo, acaso no era yo la que tenía la cara dolorida y unos puntos espantosos que seguramente me dejarían algún tipo de marca? - ¿Y por eso tengo que pasarme las próximas noches cuidándola como si fuera una mocosa? Ya tengo a Rebeca, no necesito…



- ¿Una mocosa? – estaba furiosa, “¿Por qué se comparta así?” - ¿Y quién demonios te ha dicho que tienes que dormir conmigo? – “Será idiota, ni que lo hubiera hecho aposta” – Vete a la mierda!!!! No necesito que tu ni nadie este pendiente de mi, ESTA CLARO??



Me di la vuelta sin esperar respuesta alguna (aunque por la cara que tenía tampoco creo que fuera a dármela), subí las escaleras haciendo el máximo ruido posible y entre en mi cuarto cerrando la puerta detrás de mi tan fuerte que por un momento pensé que aparte de la consulta medica y los medicamentos, también me tocaría pagar una puerta nueva.





“Esto es increíble…” pensé un poco más calmada. Me tire boca arriba en la cama y la cabeza empezó a darme vueltas: era mezcla entre dolor, frustración, rabia, incomprensión, unas ganas terribles de llorar, pero sobretodo… sueño.



- Creo que las pastillas empiezan hacer efecto – dije bostezando. Me toque con cuidado la cara y sentí un pequeño pinchazo.



“Uff… Soy un desastre” “Estas cosas solo me pasan a mí” pensé mientras los ojos se me cerraban lentamente. Estaba tan cansada que en pocos minutos me abandone en los brazos de Morfeo…



… Quizás allí podría hallar una respuesta a todo lo que había sucedido …









.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   7/8/2009, 13:16

Capítulo 23. El accidente.



- Ahora quiero que me contéis por que me he pasado esta noche en un hospital. – durante todo el viaje de vuelta intente calmarme, sabia que nadie era responsable de que me hervía la sangre por culpa de los recuerdos de Almudena (que no habían dejado de asaltarme desde el momento que puse un pie dentro de aquel maldito hospital) - ¿Sabes el susto que me has dado? – mi voz sonó más dura de lo que habría querido, pero es que dolía tanto…



- No te pongas así – Claudia intento apaciguar la situación - Sólo fue un pequeño accidente.



- Un pequeño accidente?? – de donde salían esas palabras? porqué me comportaba así? - ¿Y por eso tengo que pasarme las próximas noches cuidándola como si fuera una mocosa? Ya tengo a Rebeca, no necesito…



- ¿Una mocosa? – Laura me interrumpió furiosa “No quise decir eso” - ¿Y quién demonios te ha dicho que tienes que dormir conmigo? – por un instante pensé que se pondría a llorar pero en vez de eso… – Vete a la mierda!!!! No necesito que tu ni nadie este pendiente de mi, ESTA CLARO??



Se dio la vuelta dejándome totalmente abochornada por mi comportamiento y algo sorprendida por el suyo. Y sólo cuando escuchamos el portazo rompimos el silencio.



“Menudo genio…”





- Por dios Alex, no es para ponerse así – Marta me pasaba la mano por la cabeza como una madre que intenta consolar a su hijo después de una rabieta “Y yo voy y le llamo mocosa… creo que la única que se ha comportado como tal soy yo” – Se que los hospitales te ponen triste pero eso no es motivo para comportante como una idiota, y menos con ella. – me sonrío y me dio un abrazo cariñoso - Porqué no te relajas un poquito y vas a ver como esta? – me dio un beso en la frente – Deberías disculparte… y quizás contarle como te sientes. Las cosas serían más fáciles, ¿no crees? – la mire cariñosamente, siempre estaba allí cuando más la necesitaba.



- Vale mami – y la risa se me escapo al ver la cara de Marta.



- Últimamente me decís eso mucho ¬ ¬ - se giro y miro a Claudia - ¿tan mayor me veo?



- Jajajaja – reí ante el comentario de Marta (al igual que Claudia que negaba con la cabeza de forma no muy convincente). Pero había algo que todavía no me quedaba claro – Ahora en serio, ¿qué ha pasado para que Laura se hiciera eso?



- Pues es que pensamos que irías al cine… - empezó a decir Claudia - ¿¡Cómo íbamos ha saber que vendrías tan pronto a casa!? – la mire enfadada y creo que pillo la indirecta porque empezó ha contar lo que había sucedido sin tener que pedírselo de nuevo – Ufff… no se por donde empezar… … Bueno… tu sabes que después de cenar con nuestras familias íbamos a quedar juntas, no? … Pues nos reunimos antes de lo previsto y al darnos los regalos vimos que habíamos elegido el mismo colgante. Estuvimos hablando de cómo lo habíamos visto en la misma tienda y de que Laura sabía que teníamos el mismo regalo ya que fue ella la que acompaño a Marta a elegir el colgante y…



- ¡Claudia no tengo toda la noche! Quieres decirme de una vez lo que paso, o voy ha tener que adivinarlo?



- Mira que eres impaciente… Pues como nos acordamos de que no ibais a estar en casa decidimos venir a…







-Flash Back-



- Claudia… mmm… para… deja que quite la alarma – Claudia no paraba de besarle el cuello mientras entraban en casa. A duras penas Marta consiguió desactivar la alarma, pero las caricias empezaban a nublarle la razón. – Claudia… pueden llegar en cualquier momento… y si sigues haciendo eso… yo… mmm…



- Después de cenar se iban a ver una peli – decía Claudia mientras llevaba a Claudia a base de besos y caricias hasta el salón – Te he dicho lo guapa que estas con ese vestido… - vestido que por causa de sus caricias tenía prácticamente por la cintura - … eres preciosa.



Claudia tumbo a Marta sobre el sofá sin parar de acariciarle la cadera y los muslos.



- Me vuelves loca – susurraba en el oído de Marta, la cual empezaba a sentir que la ropa le quemaba.



Comenzaron a quitarse la ropa entre susurros y algún que otro suspiro que surgía cuando alguna se aventuraba más allá de…











- ¡¡CLAUDIA!! – Marta y yo gritamos a la vez.



- ¡No me cuentes tu vida amorosa! ¡Por dios, hasta imágenes me han venido a la mente! – di un suspiro “Esta no cambia, pobre Marta” – Sois unas pervertidas… – Marta me miro totalmente sonrojada – Jejejeje, esta noche tendré pesadillas.



- ¡Para de decir sandeces! – y se volvió señalando amenazadoramente a Claudia - Sáltate esa parte y vete al grano, quieres? – Claudia soltó una pequeña risita - ¿o acaso quieres que te deje a pan y agua?



Y como si de una frase mágica se tratara, Claudia dejo de reírse, se puso seria y continuo su relato saltándose los detalles innecesarios (por lo menos para mi).









- Has oído algo? – dijo Marta mientras se incorporaba.



- Si… creo que es mi estomago – río Claudia – Apenas cene… tenía tantas ganas de verte que pase como un rayo por mi casa. Y como me imagine que no estarías mucho con la tuya, les dije que tenía un ensayo importantísimo y que mañana iría hacerles otra vista.



- Jejejeje, eres increíble. – Marta volvió a tumbarse sobre Claudia y la beso fugazmente los labios - ¿Qué te parece si preparo algo de picar y tu vas abriendo la botella de vino que compramos antes de venir? - Marta se levanto llevándose consigo la manta que hasta hace escasos segundos cubría sus cuerpos desnudos. – Creo que luego podemos ir a por el segundo asalto – dijo guiñándole un ojo.



Marta se fue a la cocina dejando a Claudia embobada. “¿Segundo asalto? Tendré que preparar el terreno, jejeje”. Cogió unas velas del mueble del salón, las encendió, las puso por todo el salón y apago la luz. Luego volvió al sofá junto con la botella de vino y cuando estaba apunto de abrirla la luz se encendió de golpe…



- ¡¡DIOS!! – Laura había entrado en el salón pensando que no había nadie, y cuando encendió la luz se encontró a Claudia totalmente desnuda y a Marta casi de igual manera entrando con una bandeja. Se tapo los ojos con una de las manos quedándose totalmente inmóvil - Perdón, perdón, perdón… yo… hemos vuelto… pero no he visto nada, lo juro… … yo… me voy… lo siento…



Laura se dio tan rápido la vuelta que resbalo con la alfombra y perdió el equilibrio. Instintivamente quito la mano que le cubrían los ojos justo para ver el inevitable golpe. Laura choco contra el marco de la puerta tan fuerte que creyó oír un hueso grujir. De repente el dolor se hizo insoportable y, otra vez por instinto, se echo las manos a la cara para notar como la cara le ardía y palpitaba.



Marta nada más ver como Laura tropezaba dejo la bandeja y fue a por la muchacha. Mientras que Claudia se había quedado totalmente embobada, asimilado todavía la situación: “Pero que demonios ha pasado!?”





-Fin Flash Back-







.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   7/8/2009, 13:17

Capítulo 24: Despertares.



Después de hablar un rato con las que consideraba mi familia (porque a veces no hace falta que corra la misma sangre por tus venas para sentirte así) subí las escaleras para dormir un rato… Estaba tan cansada, el día había sido demasiado largo… Mañana arreglaría las cosas con Laura…



“¡Laura…!” pensó mientras subía las escaleras.

“Alguien tendría que dormir con ella...” “Pero y si voy y no quiere verme…?”



Que era lo que le preocupaba: que estuviera enfadada?… “no” que no quisiera dormir con ella?… “no” … perderla?… “si” … tenía miedo de perderla, no quería perder a nadie más y menos a ella… pero… “¿Cómo se pierde algo que nunca se ha tenido?”



Todavía seguía metida en sus pensamientos (algo confusos debido a la falta de sueño, el estrés de la noche y las copillas que había tomado antes y durante la cena) cuando se dio cuenta de que estaba enfrente de la puerta de Laura y que su mano ya había empezado a girar el picaporte de la puerta.



“¿¡Cuándo…!?”



Su cuerpo había ido por su propia voluntad, sin miedos ni temores… solo por puro instinto. Pero ahora su mente había reaccionado y mientras empujaba lentamente esa puerta y entraba en la habitación, el estomago se le encogió, las manos empezaron a sudarle y le asaltaron unas ganas terribles de salir corriendo de ahí.



“¿Por qué demonios estoy tan nerviosa?” “Solo tengo que disculparme” “Solo eso”





Alex entro en la habitación sin muchas ganas, pero al acercarse y llamar por Laura vio que esta dormía placidamente sobre la cama.



“Preciosa” fue la única palabra que le vino a la mente. Se acerco un poco más y por un momento se alegro de no tener que enfrentarse a ella todavía. Primero tenía que aclarar su mente, sino estaría perdida. Dormir le vendría bien porque si la miraba con esos ojos color miel que tanto la confundían, sin tener las cosas claras, podría decir o hacer algo que la alejara de ella. Y eso era lo último que quería.





“Ni siquiera se ha quitado la ropa” pensó divertida “Esta chica es todo un caso…” y en ese mismo instante una imagen vino a su mente provocándole un leve sonrojo.



“Me gusta… me gusta mucho… demasiado” aparto un mechón de la cara de Laura y vio el golpe “Siento haber sido tan idiota” pensó mientras pasaba el dedo índice por su mejilla.



“Será mejor que duerma un poco, porque si sigo así… uff… no se lo que haría”.





Alex se tumbo en la cama abrazando a Laura de manera que los brazos de esta quedaran aprisionados y así evitar que en algún momento de la noche pudiera tocarse los puntos que tenía en el rostro. Se acerco a ella un poco más y le susurro al oído: - Lo siento… - para luego quedarse profundamente dormida abrazada a esa chica que poco a poco le había devuelto las ganas de sonreír.





*********************************************************






- Mi cabeza!! – poco a poco Laura se fue despertando con un terrible dolor de cabeza, y para colmo los puntos le picaban tanto… Intento estirar uno de sus brazos para tocarse la cara pero algo se lo impedía. Se giro un poco y… - Alex!!?



Alex estaba abrazándola, en su habitación, en su cama… “¿Por qué…?” De repente se acordó de la noche anterior y su mirada se torno triste.



“Creo que ayer me pase un poco, pero es que ella…” “A veces parece otra persona, más fría, más dura… más triste” “No como ahora… así dormidita parece más… no se… más tierna?...”



Alex se movió un poco y comenzó a abrir los ojos.



- Buenos días – dijo Alex con una sonrisa haciendo que la de Laura apareciera involuntariamente - ¿cómo has dormido? – se incorporo rompiendo el abrazo y paso suavemente su mano por la cara de esta - ¿te duele mucho?



- No… no… yo… estoy bien, solo es una pequeña molestia – la mano de Alex acariciándole la mejilla le empezaba a poner de los nervios. Y no ayudaba mucho ese tono de voz tan dulce y tan diferente al de la noche anterior – En cuanto me tome las medicinas estaré perfectamente – y dicho esto intento levantarse para escaparse de esa caricia que se había convertido en tortura en milésimas de segundos, pero se quedo sólo en eso: en un intento.



Alex la abrazo por la espalda mientras Laura se incorporaba, y recargo su cabeza en su espalda.



- A… Alex!?



- Lo siento… anoche… ¡Lo siento mucho!



- No pasa nada. – dijo sin moverse lo más mínimo, no porque no quisiera sino porque no podía, estaba paralizada… pero… ¿por qué?



“No pasa nada” se repitió a si misma.



- Yo… no quería tratarte así, solo es que… bueno…- Laura se giro para ver mejor a Alex pero tenía la cabeza agachada y, como había dejado de abrazarla, jugaba con sus manos dándole un aspecto mucho más infantil y tierno… Mucho más vulnerable.



En ese momento, y si tan siquiera pensarlo, Laura abrazo a Alex. Cuando quiso darse cuenta de lo que había hecho ya no había vuelta atrás. Alex tenía la cabeza apoyada en su pecho y sus abrazos se habían apoderado de su cintura.



- Gracias… - susurro Alex algo más calmada.



- No pasa nada – volvió a repetir Laura en voz alta sin saber a ciencia cierta si se lo decía a la persona que estaba abrazando o a ella misma. “Parecía tan vulnerable… no pude evitarlo” – No te preocupes. Todo esta bien – Laura acaricio la cabeza de Alex y esta levanto la cara para quedar enfrente de ella, dejando a Laura casi sin respiración.



“Tiene unos ojos tan bonitos… y sus labios son tan…” “Pero en que demonios estoy pensando?” “Me parece que el golpe fue más fuerte de lo que creía”



- Laura… yo… - hizo más fuerte su abrazo y esta vez escondió su cara en el cuello de Laura provocándole un escalofrío – yo… de verdad que siento lo de ayer… - se incorporo y la miro con tristeza “¿A…lex esta temblado?” … “¿o soy yo?” – no me gusta pelearme contigo.



- A mi tampoco – las palabras le salieron solas – Yo también siento haberte gritado.



- No te preocupes, me lo merecía… no debí tratarte así – y esbozando una leve sonrisa apoyo su frente en la de Laura con cuidado de no hacerle daño.







El amor es un acto de perdón interminable... una
mirada tierna que se convierte en hábito (Peter Ustinov)







.
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   28/8/2009, 02:18

ese es el fin"!!!!?!!!! ah no!!! eso si que no!!
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   28/8/2009, 18:44

vamossssssss quieo masssssss u.u
Volver arriba Ir abajo
Cindy
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 28
Localización : Suisse
Cantidad de envíos : 17
Fecha de inscripción : 18/05/2009

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   28/8/2009, 20:23

conti por fis si???????!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   19/4/2010, 12:12

Nota: Lo estoy posteando en otro sitio y Ya no me acordaba, jejeje... xo aki os dejo las contis. Espero q os guste.




Capítulo 25: Mientras duermes.



- Buenos días. – dijo con una pequeña sonrisa “Por un momento creí estar soñando” - ¿Cómo has dormido? – se incorporo para poder verla mejor - ¿te duele mucho?



- No… no… yo… estoy bien, solo es una pequeña molestia – “Mentirosa… debe de dolerte bastante” “Tiene las mejillas coloradas, puede que tenga fiebre,” y pensando esto paso su mano por su cara para comprobarlo – En cuanto me tome las medicinas estaré perfectamente.



Cuando Laura se levanto Alex tuvo un mal presentimiento, una voz dentro de ella le decía que no la dejara marchar… que debía disculparse en ese mismo momento. “Ahora o nunca” Así que la abrazo por la espalda mientras se incorporaba y recargo su cabeza en su espalda… tenía que disculparse.



- A… Alex!? – dijo Laura sorprendida.



- Lo siento… anoche… ¡Lo siento mucho!



- No pasa nada. – en cierta forma esas palabras la reconfortaron sin embargo…



- Yo… no quería tratarte así, solo es que… bueno…- Laura se giro y Alex se dio cuenta de la tontería que acababa de hacer “Por que demonios la he abrazado?” y bajo la cabeza… No quería ver su cara de odio, decepción o tristeza, cualquiera de esas miradas la destrozarían…



Y aún sintiendo la mirada fija de Laura no levanto la cabeza, sólo podía contemplar esas manos que eran culpables de querer tocarla, abrazarla...



“Debía pensar bien las cosas antes de dejarme llevar…”



“Laura!?...” La estaba abrazando, no había dicho nada, ni le había pedido explicaciones, solo la abrazó y Alex no pudo evitar sentirse más tranquila y en cierta forma reconfortada, así que recostó su cabeza en el pecho de Laura y coloco sus manos sobre su cintura.



- Gracias… - dijo en un susurro. “Es genial tenerte así”



- No pasa nada – volvió a repetir Laura – No te preocupes. Todo esta bien – dijo mientras acariciaba la cabeza de Alex, que al sentirlo levanto la cara para quedar enfrente de ella.



- Laura… yo… - “Si tan solo pudiera decirte lo que siento, pero no puedo… soy demasiado cobarde…” pensó a la vez que hacia más fuerte su abrazo y escondía su cara en el cuello de Laura “No quiero perderte” – yo… de verdad que siento lo de ayer… - se incorporo y la miro con tristeza “Quédate conmigo” – no me gusta pelearme contigo.



- A mi tampoco – dijo Laura – Yo también siento haberte gritado.



- No te preocupes, me lo merecía… no debí tratarte así – y esbozando una leve sonrisa apoyo su frente en la de Laura con sumo cuidado. “Me encanta esta chica”







- VINO, VINO!!! – un pequeño torbellino entro corriendo en la habitación con un peluche en los brazos – VINO, VINO!!! – dijo mientras corría hacia ellas y saltaba sobre la cama.



- Tranquila peque – dijo Laura entre risas sin romper su abrazo- ¿quién vino?



- Pues Papa No… - Rebeca que había entrado corriendo y se había tirado sobre la cama no se había fijado en el golpe de Laura y al verlo se quedo paralizada.



- Rebe no es nada – dijo Laura al ver su reacción, se separó de Alex y cogió a la niña entre sus brazos – Me di sin querer contra la puerta del salón. Solo es un golpecito.



- …



- El médico le dijo que no era nada – intervino Alex al ver que la niña seguía callada – En un par de días estará como nueva.



- ¿De vedad? – pregunto la pequeña algo desconfiada.



- Si! – afirmó enérgicamente Laura.- Ahora vamos abajo a ver que nos han dejado en el árbol. – dijo con una sonrisa. “La sonrisa más bonita que he visto en mi vida”





Ese día lo pasaron las cinco juntas, riendo, comiendo, hablando, jugando… divirtiéndose como nunca. Esas chicas eran lo mejor de la vida de Alex. Todas juntas eran como una gran familia y no dejaría que nada ni nadie lo estropeara, ni siquiera ella misma.



“Si tenerla entre mis brazos significa poder perderla, entonces me conformare con sentirla cerca de mí y de los míos”



“No necesito nada más”





************************************************************








Había pasado cerca de una semana desde el incidente y a pesar de que Laura estaba prácticamente curada seguían durmiendo juntas.



¿Por qué seguía durmiendo con Laura? O más bien ¿por qué Laura seguía durmiendo con ella? En todo este tiempo no habían hablado sobre el asunto, simplemente cada noche se iban juntas a la cama y la abrazaba hasta que ambas se dormían. Pero ella sabía que eso no sería eterno, que uno de esos días Laura le diría que ya no era necesario que se quedara con ella… entonces ¿qué haría?...



Aunque se había prometido a sí misma que no haría nada que estropeara su relación con Laura, ya no podía conformarse sólo con verla durante el día. Quería dormirse escuchando su respiración y despertarse viendo esos ojos tan perfectos… quería sentir el cuerpo de Laura a su lado porque sin él estaba segura que no sería capaz de volver a soñar.







- ¿Se puede saber hasta cuando piensas dormir con ella? – preguntó Marta algo enojada – Ya esta curada y es una irresponsabilidad por tu parte el seguir durmiendo con ella.



- Cariño no seas tan dura – interrumpió Claudia mientras se sentaba en el sofá grande del salón, abrazando a Marta cariñosamente – No ves que esta loquita por sus huesos.



- Por eso mismo – Marta deshizo el abrazo y se levantó señalando a Alex – Esto solo te hace mal, y si sigues durmiendo con ella sólo conseguirás que se de cuenta de tus sentimientos. Por que no me dirás que no sientes nada por ella, no? – dijo mirándola inquisitivamente y al no obtener respuesta prosiguió - ¿Y que crees que pasara entonces?



- … - “Me odiara… no querrá verme más”



- Yo te lo diré. – continuó Marta - Que como es H-E-T-E-R-O te mandara a la mierda y entonces te deprimirás y te pasaras las noches llorando o te meterás con la primera tipa que se te pase por medio y…



- Ya basta!! – volvió a interrumpirla Claudia – Marta siéntate y cálmate – y cuando lo hizo continuo – Alex te queremos mucho y tu lo sabes. Eres como una hermana para nosotras y lo que menos nos gustaría es volver a ver a la Alex de antes: triste, malhumorada y casi sin vida. Pero… - miro a Marta que no paraba de removerse en el sitio – …tengo que reconocer que desde que ella esta aquí has vuelto a recuperar tu alegría… Y me encanta verte feliz. - Marta paro de moverse, miro fijamente a Claudia y sonrío débilmente al pensar que ella tenía razón… esa chica había recuperado la sonrisa de Alex… de hecho todas estaban mejor desde que Laura había aparecido - Si realmente te gusta… - continuo Claudia - si piensas en ella no solo como un capricho o un calentón… entonces te ayudaremos en lo que podamos, y te apoyaremos pase lo que pase.



- Uff! – suspiró Marta apoyando su cabeza en el hombro de su compañera – Claro que si, después de todo eres de la familia, no? - y dicho esto le dio un beso en la comisura de los labios a Claudia y la miro divertida – ¿No se supone que la sensata soy yo?



- Claro que si mi amor – dijo Claudia devolviéndole el beso – Pero sólo lo eres cuando no se trata de gente que te importa. Con nosotras simplemente eres sobreprotectora y bastante torpe, jajaja – Marta hizo un puchero y a cambio consiguió otro beso “¿Estas se están poniendo muy cariñosas o es mi impresión?” - Si yo no te hubiera convencido para que hicieras el dialogo conmigo aun seguiría suspirando por ti en vez de hacerte el amor todas las noches – dijo pícaramente “¿Por qué tengo la sensación de que sean olvidado de que estoy aquí?” “Creo que empiezo a sobrar” – Por cierto, ayer cuando llegue ya estabas dormidita… - “Pero míralas… una totalmente embobada y con la mirada perdida en los labios de Claudia y la otra parece una fiera jugando con su presa” Claudia se acerco lentamente a Marta, ronzando sus labios y acariciando su mejilla - Creo que tendremos que recuperar el tiempo per…



- Ejem, ejem… - interrumpí para evitar males mayores.



“Será mejor que pare esto antes de que empiecen a darse el lote delante mía”



- Bu… bueno – tartamudeo Marta totalmente acalorada. Respiro un par de veces y prosiguió – Laura es una chica estupenda… si la quieres ve a por ella, pero conociéndola tendrás que ir con pies de plomo para que no se asuste y salga corriendo.



- Eso, eso… que no me apetece tener que volver al hospital con ella, jajajaja – dijo Claudia divertida. – Ahora en serio. Creo que esa chica te ha cogido mucho cariño y además se pasa el día pegada a ti... Lo que quiero decir es que aunque te rechazara no creo que te odiara o algo por el estilo.



“Pero se alejaría de mi” “No quiero que se vuelva más fría o distante conmigo” “Quizás sea mejor no decirle nada…”



- Alex! – dijo Marta sacándola de sus pensamientos – No te preocupes, vale? – parecía adivinar los pensamientos de Alex - Aclara tus ideas y lo que tenga que pasar pasara.



- Y ahora si nos disculpas… - Claudia se levanto y le ofreció su mano a Marta – tenemos cosas pendientes, verdad? – dijo guiñándole un ojo a la que consideraba el amor de su vida.



Marta se puso roja como un tomate pero en vez de reprenderla, como hacia siempre que esta decía algo vergonzoso delante de la gente, soltó una risita y salio corriendo a la voz de: <>, dejándonos a las dos con la boca abierta y con cara de “¿Quién es esta y que ha hecho con Marta?”.



Sin embargo el asombro de Claudia duro apenas unos segundos, y antes de que me diera cuenta ella también había salido corriendo del salón con una sonrisa de oreja a oreja.





Después de salir Claudia me quede pensando un rato en el salón. Tenía tantas cosas en la cabeza… Pero por más que le daba vueltas no sabía que hacer o que decir. “Es mejor que me vaya a dormir… No arreglo nada quedándome toda la noche en vela.”





Alex entró en la habitación agotada y se acercó a la cama dispuesta a descansar y aclarar su mente, cuando…





- Mmm… Alex? – susurro Laura – Es muy temprano… déjame cinco minutos más.



- Vale… solo un poquito más – dijo Alex sonriendo, sabía que Laura estaba dormida y que no se daba cuenta de nada pero aún si le encantaba seguirla el juego.



“Siempre pide cinco minutos más” pensó divertida.



Laura sonrió débilmente y volvió a cerrar los ojos. Alex se puso el pijama y entro en la cama.



“Es tan bonita… y así dormida me dan ganas de…”



No podía dejar de mirarla… tan cerca y tan lejos a la vez. “Lo que daría por poder probar esos labios” “Sólo una vez… sólo…” Se acerco un poco más y poso sus labios en los de Laura, despacio, con ternura… por nada del mundo quería que se despertara…





- No puedo creer que me halla enamorado de ti… precisamente de ti… - dijo en un susurro al separarse de una Laura todavía dormida – Ojala tuviera el valor suficiente para decirte lo mucho que me gustas… - acaricio su frente ya curada, su mejilla y se paro en sus labios - … lo mucho que te deseo.



Volvió a besarla pero esta vez su lengua se deslizó por los labios de Laura, que por un momento pareció que respondía al beso. De repente Laura se movió ligeramente y poso una de sus manos en la cara de Alex, haciendo que esta se alejara un poco de ella.



- Laura!? – susurro Alex totalmente asustada y tensa como un clavo – Yo… - Laura se acerco más a Alex – Lo siento… no quería…



“No me odies por favor” pensó Alex mientras cerraba los ojos esperando una reprimenda, una bofetada… algo que le indicara que había hecho mal. Sin embargo Laura no dijo nada, se quedo así… con una sonrisa y tan cerca de Alex que sus latidos retumbaban en los oídos de esta.



“Esta dormida” Alex suspiro aliviada “Todavía estoy temblando…”





“¿Por qué solo soy capaz de acercarme a ti mientras duermes?” “¿Por qué me da tanto miedo que me rechaces?”
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   19/4/2010, 12:13



Capítulo 26: Sueños.



- Cariño despierta - Una voz se oía a lo lejos – Es casi la hora de cenar. A esto ya no se le puede llamar siesta.



Claudia abrió poco a poco los ojos y sonrió al encontrarse de lleno con dos trozos de cielo que la miraban tiernamente desde un lado de la cama.



- Venga cariño no te hagas la remolona y levántate – dijo Marta depositando un pequeño beso en su mejilla.



- ¿Y de quien es la culpa de que tenga tanto sueño? – pregunto divertida “Solo tuya mi amor” pensó acercándose a ella y devolviéndole el beso, pero no en la mejilla sino en el cuello… lo más cerca posible de su oreja para poder susurrarle - ¿quién me tuvo en vela toda la noche? – “Solo tu puedes hacer que me hierva la sangre de esta manera” – Creo que necesito un aliciente para levantarme – sonrió picadamente.



- ¡Para ya! – dijo Marta totalmente roja – No intentes confundirme… - se paso ambas manos por la cara intentando recobrar la compostura - Levántate y date una ducha mientras nosotras hacemos la cena, que esta noche tienes el preestrenó de la obra de teatro y tienes que estar despejada – dijo levantándose de la cama.





Pero Claudia no se movió un ápice y se quedo contemplado desde la cama a Marta mientras buscaba algo de ropa para ponerse. No tenía ganas de levantarse… las vistas eran demasiado atractivas como para perdérselas por una estúpida ducha.





- Claudia lo digo enserio – Marta dejo lo que estaba haciendo y se volvió acercar a la cama – ¡Levántate de una vez! – dijo a la vez que la despojaba de su edredón.



- Uff! – tiritó Claudia - ¡Que frío! ¿Quieres que muera de congelación?



- Jajajaja, eres una exagerada. Desde que se rompió la calefacción no paras de quejarte. – se sentó en la cama de nuevo y poso su mano en la mejilla de Claudia – En vez de una novia preciosa parece que tengo una niñita quisquillosa.



- Es que hace frío – dijo haciendo un puchero – Si no mira a Alex y Laura que duermen con la pequeña desde entonces… ¿A ellas no las dices nada?



- Hablando de Laura… esta muy rara últimamente, ¿no te parece?



- Bueno… puede ser… - empezó a decir mientras las imágenes le venían a la cabeza.







-Flash Back-



“¡Que paz!” pensó Claudia mientras hundía otra galleta en su tazón de cacao “Esto de desayunar mientras las demás siguen durmiendo es lo mejor”.



Claudia aspiró el aroma caliente del cacao… esa sensación de calma después de días de ajetreo era lo mejor que le podía pasar… y cuando comenzaba a sentir como todo el estrés abandonaba su cuerpo una Laura despeinada, somnolienta y sorprendentemente ruidosa, interrumpió en la cocina.



“Uff… Adiós a la tranquilidad”





- ¿Laura que haces despierta tan temprano? – miró el reloj “Las 5 de la mañana, normalmente en esta casa no se levanta nadie antes de las 6”. Pero Laura no respondió, se limito ha abrir la nevera y sacar un plátano, chocolate, nata y sirope “Vaya, vaya, me parece que alguien se a despertado con el pie izquierdo” - ¿No crees que es muy temprano para meterse ese pedazo de postre entre pecho y espalda?



Laura la miro extraña, no por el comentario sino porque se acaba de dar cuenta de que no era la única que estaba en la cocina.



- Eh!? – miro confusa hacia su plato – No me lo iba a comer… al menos no por ahora… pero prepararlo me relaja. – “¿¿Le relaja??” – No he dormido muy bien – susurro Laura más para ella que para su acompañante.



- ¿Y eso? – preguntó intrigada Claudia.



- Pues… - Laura parecía estar en medio de un dilema interno.



- Jeje, no hace falta que me lo cuentes si no quieres. Pero creo que te sentirías mejor si lo hablas con alguien… quizás con Alex te sientas más cómoda y…



- No!! – grito Laura – Es que… - bajo la voz. Claudia la miraba entre divertida y confusa – La verdad es que quería pedir un favor… pero tienes que prometerme que no se lo dirás a nadie, y cuando digo a nadie es a nadie, ¿si?



- Claro, claro… - pero la mirada de suplica de Laura no desaparecía “Creo que no me cree” – Te doy mi palabra de que no se lo diré a nadie. – dijo a la vez que levantaba la mano derecha y la izquierda la ponía sobre su pecho.



- Uff!! Bueno… es que… Marta me dijo que tienes un libro que explica los sueños, es verdad?



- Si, por qué? – cada vez estaba más intrigada.



- Esta noche… yo… es la primera vez, te lo juro… yo nunca había…



- Aja, aja – asentía Claudia divertida.



- ¡Claudia! Deja de burlarte!



- Entonces habla con coherencia – y dicho esto le brindo una calida sonrisa, quería demostrarle que podía confiar en ella y que nada de lo que le dijera sería motivo de burla – Te prometo que pase lo que pase no te juzgare e intentare ayudarte, vale? … Asíque tranquilízate y cuéntame que te pasa. – y dio unos golpecitos en la silla que tenía al lado.





Laura se sentó junto a Claudia y comenzó ha hablar pero algo más bajo. Tanto que Claudia olvido por completo su desayuno y se concentro de pleno en ella.





- Esta noche he soñado que… Alex y yo… pues… - hizo una pausa y miró fijamente a Claudia y al instante bajo la cabeza totalmente ruboriza “Y ahora que le pasa a esta?” – nos acostamos – dijo en un susurro. Claudia abrió los ojos de par en par “oO?”.



- ¿¡Qué vosotras… qué!? – dijo sorprendida.



- Solo fue un sueño pero… los besos parecían tan reales – se toco con las yemas de los dedos los labios recordando esa sensación tan calida, tan excitante… Volvió a mirarla a los ojos con determinación - ¿Quiero saber que significa?



Claudia comenzó a reírse tan alto que a Laura le dio un vuelco al corazón.



- Shhhhhhhhh… Quieres callarte, se van a despertar. – la miró enfadada – No se que tiene tanta gracia.



- Que no sabes…? – Claudia se froto los ojos que los tenía llorosos por culpa de la risa – No hace falta ningún libro para saber que significa – miró divertida a Laura – ¿Te gusta Alex?



- O///O? Qué halla soñado eso no quiere decir que me guste… ¿o si?



- Puede que solo sea un sueño o puede ser tu subconsciente… Sea lo que sea no le des más vueltas. Sólo déjate llevar… si lo que quieres es estar con Alex, ya sea como amiga o como algo más, solo hazlo… y que pase lo que tenga que pasar. – Claudia miró su cacao pensativa “Harían una bonita pareja” – Y bueno… ¿qué tal?



- ¿Eh? – pregunto Laura confundida haciendo que la sonrisa burlona de Claudia apareciera de nuevo.



- ¿Qué si te gusto o no? – Laura se sonrojo a más no poder y se levanto corriendo de la silla.



- Tengo muchas cosas que hacer – dijo saliendo rápidamente de la cocina.



- Jajajaja, asíque te gusto, eh?! – gritó Claudia entre risas.



“Es una pena que no se lo pueda contar a Alex… pero nadie dijo que no pudiera echar una mano, jejeje”



-Fin Flash Back-







- …puede ser… cosa tuya… Nada más - dijo incorporándose rápidamente de la cama para que no leyera la mentira en sus ojos, cosa que Marta hacia a la perfección. – Voy a ducharme.



- Espera un momento – Marta le agarro de la mano antes de que pudiera escapar - Tu sabes algo, verdad?



- Yo!? – dijo Claudia señalándose a sí misma “Mantente serena… por el amor de dios eres actriz, esto tendría que estar chupado” – Que va, ¿por qué tendría que saber alg…?



Las palabras murieron en su boca al ver como Marta se levantaba furiosa de la cama y con un deje de tristeza en sus ojos.



“Otra vez esa mirada”



- No hace falta que me cuentes nada sino no quieres. – dijo saliendo de la habitación.



- ¡Marta! Espera – salio corriendo detrás de ella “Desde hace un par de días esta muy susceptible… sobretodo desde que Michael viene más seguido a casa por culpa del estreno de la obra” – Espera Marta – por fin le alcanzo cerca del baño, así que le agarro de la mano y se metió dentro con ella.





- ¿Por qué te pones así? Da la sensación que tienes doble personalidad. ¿Por qué tienes tantos cambios de humor? – dijo cerrando la puerta y arrinconándola contra ella - ¿Qué te pasa?



- Nada – no la miraba a los ojos pero Claudia podía ver perfectamente ese brillo indiscutible del llanto a punto de salir - ¿Qué quieres que me pase?



- Mierda Marta, esto no tiene nada que ver con Laura, verdad? Deja de guardarte las cosas para ti. ¿Por qué eres siempre así? – dijo con enfado – Llevas unos días insoportable, te molestas por todo… si es por Michael… sabes perfectamente que esa chica le tira los tejos a todo bicho viviente.



- … - como no obtuvo respuesta Claudia sujeto su barbilla y la obligo a mirarla a los ojos.



- Marta mírame – pero esta cerro los ojos en un acto reflejo por evitar que las lagrimas acumuladas durante días se le escaparan - … por favor… - susurro mientras se acercaba más a ella – Solo dime que tienes.



- …



- Esta bien! – dijo enfadada. Se separo de ella y abrió el agua de la bañera “Creo que mejor me bañare, necesito relajarme o podría decir algo de lo que seguramente acabaría arrepintiéndome” … “Por suerte tenemos un deposito independiente para el agua… Ni loca me bañaría en agua fría, y menos ahora” - Haz lo que quieras, a mi me da igual.



- Si ya no quieres estar conmigo, solo dilo… lo entenderé p…



- No digas tonterías – “¿A qué viene eso?” Se dio la vuelta totalmente enojada dispuesta a recriminarle pero al verla más pálida de lo habitual y con una lágrima solitaria resbalándole por la mejilla simplemente no pudo hacerlo. Se acerco de nuevo a ella y la abrazo – Yo… No llores mi amor – dijo apretándola más a ella – No ves que me partes el alma.



Marta al oír esta última frase correspondió a ese abrazo.



- ¿Qué te pasa cariño? ¿Por qué estas así? – pregunto Claudia con tranquilidad mientras le acariciaba la espalda esperando poder reconfortarla. – Sabes que puedes confiar en mí.



- Lo siento… son tonterías mías… solo que… - suspiro, aflojo un poco su abrazo y su voz se torno fría, como si de un alegato se tratara – Sólo que… Creo que deberías de centrarte más en tu carrera profesional, a partir de ahora tendrás que entablar relación con otro tipo de personas y lo nuestro no ayuda mucho…



- Espera un momento. – dijo apartándose de ella – ¿¡Me estas dejando!?



- N-no… Solo digo que deberíamos tomarnos un descanso… Michael tiene razón… - “Esa bocazas… siempre metiendo cizaña” - Si dedicaras el tiempo que pasas conmigo a estar con otras personas que puedan impulsar más aun tu carrera… - pero no pudo continuar porque Claudia la empujo de improviso de nuevo contra la puerta y comenzó a devorar su boca.





- Estas loca si piensas que cambiaria un solo minuto contigo por una carrera más prometedora – le dijo al oído mientras que se deshacía del pantaloncito de Marta sin que esta pusiera ningún tipo de resistencia – Prefiero ser una don nadie que perderme tu sonrisa por las mañanas… - y mientras le daba pequeños besos en el cuello continuo desnudándola – Tu cuerpo pegado al mío… mmm… tus besos, tus caricias… - comenzó a subir una de sus manos entre sus muslos ya desnudos. - … es todo lo que deseo en esta vida… Sino te tuviera a mi lado me volvería loca.



- Mmm... ahh! – Marta solo podía aferrarse a la espalda de Claudia mientras está comenzaba a introducirse en su intimidad. Solo ella sabía como ponerla en ese estado… Y es que toda la tristeza, las ganas de gritar y de llorar que había sentido cada vez que pensaba que dejarla ir era lo mejor que podía hacer… todo… absolutamente todo, incluida su propia voluntad… se esfumaron en cuanto Claudia comenzó a besarla. – Y-yo… mmm… se lo que has luchado por llegar hasta aquí… y no quería...



- Se que piensas que es por mi bien pero no es así, lo único que necesito es que estés a mi lado… mmm… No vuelvas a intentar alejarte de mí – dijo añadiendo otro dedo más a su particular baile y aumentando la intensidad de sus movimientos - El día que te deje ir será el día en que tu me dejes de amar… - los gemidos de Marta cada vez eran más fuertes – porque óyeme bien… - se separo un poco y la miro a los ojos, unos ojos vidriosos llenos de deseo y amor - … yo no pienso dejar de hacerlo.


Siente estremecer tu piel ante mis caricias, deja que tu cuerpo se mueva al ritmo
del placer, abandona tu mente al olvido, recorre los caminos de la pasión junto a mi...
Mi deseo me lleva a ti.






Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   19/4/2010, 12:15

Capítulo 27: Sueños (II)



- No se preocupe, esta misma semana tendrán la calefacción en funcionamiento. – dijo un hombre de unos cincuenta años, barriga cervecera, barba de tres días y con cara de bonachón – Siento no haber podido arreglárselo antes, pero la instalación es muy antigua y las piezas no son fáciles de conseguir.



- Por fin…– dijo una sonriente Laura.



“¿Cuántos días han pasado desde que tengo este sueño?” “Ufff… Quizás ahora que no dormiremos juntas pueda tener una mejor perspectiva”





- Pero cariño – Claudia entró en la cocina con cara de pocos amigos seguida de Marta “Me huelo problemas” – Solo serán tres días, no puedo decirle a uno de mis mejores clientes que voy a dejarle pudriéndose en ese calabozo en el culo del mundo porque tengo una cena familiar…



- Sabes perfectamente que no solo es una cena familiar – recriminó Claudia – Lo que no quieres es enfrentarte a los idiotas de tus padres y decirles de una vez que estamos saliendo juntas.



- Lo primero: no les llames idiotas… están progresando mucho, ya apenas se molestan cuando hablo con ellos de estos temas. Además, es por causa mayor...



- ¡¡Excusas!! – dijo Claudia alzando la voz. El pobre hombre miraba la puerta con deseo pero las dos chicas se interponían entre él y la salida. – Si crees que me vas a tener escondida en el armario acumulando polvo, ¡estas muy equivocada! – añadió mientras le clavaba el dedo índice en el pecho – No soy como esa camiseta con la bandera que tienes guardada y que solo sacas una vez al año.



Claudia se apartó de la puerta y decidió que el contenido de la nevera era mucho más placentero para la vista que la indecisa de su novia. Viendo la situación, y una vía de escape, el técnico se despidió con una pequeña sonrisa y salio rápidamente de la casa.



“Suertudo él que puede escapar” pensó con resignación Laura.





- ¿Se puede saber qué os pasa? Hace un momento estabais tan modositas en el sofá – se servio un café y se sentó en una de las sillas de la cocina esperando oír una nueva discusión, que por lo general no duraban más de diez minutos (aunque intensos) para luego volver a la normalidad.



- Se va – dejó la nevera sin coger nada y se sentó al otro extremo de la mesa para quedar enfrente de Laura mientras fulminaba con la mirada a Marta – Huye como siempre. Solo que esta vez quiere arrastrarme con ella, o mejor dicho, esconderme con ella.



- Yo ni huyo ni me escondo, tengo trabajo que es diferente – puntualizó Marta mientras se paseaba de un lado a otro de la cocina – Tienes que entenderlo, – dijo sentándose de golpe a mi lado - no puedo dejar a uno de mis mejores clientes tirado en la cuneta, que pensaran…



- Pero si puedes dejarme a mí – interrumpió enfadada – Esta bien – dijo en un susurro con la mirada perdida entre los árboles que se veían a través de la ventana.



- No te enfades… te lo compensare. Dejaremos la cena para otro día, si? – la miraba suplicante.



- No hace falta. Díselo cuando te de la gana, si quieres seguir escondiéndote, por mi perfecto. - dijo fríamente y dando el tema por zanjado me miro con determinación – Por cierto, hace un par de días me llamo Gina…



- ¿¡Gina!? – interrumpió Marta ligeramente molesta - ¿qué quería esa?



Claudia la ignoro por completo y siguió hablando conmigo como si ella no estuviera.



– Ha vuelto a la ciudad y se va a quedar unos días en la casa de sus padres y como éramos vecinas – “Y la primera novia de Claudia” recordé rápidamente al ver la cara de miedo y enfado de Marta “Claudia se esta pasando… pobre Marta” – y como mis padres están deseando ver a la niña he pensado que me la podría llevar este puente y así mato dos pájaros de un tiro.



Marta se levanto y salio de la cocina sin decir una palabra ante la aparente indiferencia de Claudia que siguió hablando como si nada.



- Tendré que hablar con Alex – continuo – pero también quería comentártelo. No te parece mal, no? Solo serán siete días.



- No, no me parece mal – conteste con resignación “Adiós a mi idea de ir con Alex y Rebeca a algún lado” “Sin la pequeña no es lo mismo” – Pero creo que te has pasado un poquito con Marta.



- ¿¡Yo!? Es ella la que no para de hacerme daño, o acaso cree que esto no me duele? – dijo con los ojos vidriosos.



“Cuidado Laura: Terreno peligroso” le gritaba su subconsciente.



- No, si yo no digo que… - pero Claudia la interrumpió sin más.



- Además, ya lo había pensado hace días solo que tenía la intención de que ella viniera con nosotras. – se quedo pensativa mirando un punto fijo de la pared – A veces tengo la sensación de que soy su última prioridad.



No pude evitar reírme “Menuda ocurrencia, hay que estar ciego para pensar eso”.



- No digas tonterías. Y yo que tu iría a buscarla porque con la cara con la que ha salido es capaz de mandar a la mierda a su cliente, al bufe de abogados y al mundo en general solo por no dejarte ir sola con tu vecinita.



- Me importa una mierd… - Laura la miró irritada interrumpiendo su comportamiento infantil y su falsa indiferencia - ¡Uff! Tendré que disculparme y tranquilizarla – dijo resignada – Supongo que esperar tres días no es para tanto. Solo que tengo la sensación de estar llevando todo el peso de la relación y a veces se me da por pensar…



- Pues deja de pensar que no se te da bien – volvió a reírse provocando un pequeño puchero en Claudia - Marta esta loquita por tus huesos. Sólo tienes que ser paciente, sabes que le resulta muy difícil y aun más desde que María les dijo a sus padres que también era lesbiana. Dale un poco de margen, vale?



- Si, si… quizás tengas razón… – se quedo mirándola fijamente y cambio totalmente de tema (cosa que se le daba muy bien) – Bueno… y ¿qué tal los sueños últimamente?



- ¿Perdona? – preguntó al no entender las palabras de Claudia “Todavía me falla un poco el ingles, por suerte estoy mejorando con rapidez”



- Jajajaja – empezó a reírse ante el desconcierto de Laura “oO?”– Nada, nada… déjalo sólo son tonterías mías. - Hizo una pausa meditando sus palabras. – Sabes? Lo mejor de estas peleas son las reconciliaciones… ¿Y tú? No tienes a nadie con el que pelearte? – dijo con una sonrisita traviesa – Vamos, ahora no me dirás que no te gusta nadie o que eres una novicia o algo por el estilo, verdad?



- ¡Deja de decir tonterías! – respondió entre enfadada y avergonzada, más que por su comentario, por la imagen que por un momento inundo su mente: una Alex sonriente, desnuda, mirándola con esos ojitos verdes y esos labios tan suaves... “Maldito sueño” – Estoy bien como estoy, no necesito nadie que me maneje la vida.



Laura se levanto con la escusa de prepararse para ir a clase y así poder huir antes de que Claudia la sometiera al tercer grado. Pero cuando iba a salir por la puerta escuchó algo que la dejó petrificada.





- Le gustas demasiado. - aunque fue prácticamente un susurro Laura la escuchó perfectamente.



- … – Laura se paró en seco pero no se giro, no pregunto… solo se quedo allí asimilando las palabras de Claudia “¿Esta hablando de Alex? … nooo, que va…”



Claudia sonrío tiernamente al ver la confusión de la chica, se levanto y paso por delante de ella sin mirarla.



- Solo pórtate bien con ella, no es tan dura como parece - y con un suspiro se fue de la cocina (en busca de su muy enojada noviecita) dejando a Laura más confundida de lo que estaba ya.



********************************






- ¡Hola! ¿Hay alguien en casa? – preguntó Alex nada más entrar por la puerta.



“Genial…” pensó con fastidio al no obtener respuesta “Y yo que quería que Laura me acompañara al colegio a buscar a la pequeña y de paso invitarlas a tomar un helado.” “Salir le vendría bien, últimamente esta muy estresada por culpa de la universidad y las clases para perfeccionar su ingles… … A quien quiero engañar… Solo quería verla…” pensativa dejó su abrigo en el perchero de la entrada soltando un suspiro. “La he visto esta mañana, solo han pasado ¿cuánto? seis o siete horas, entonces… ¿porqué la echo tanto de menos?”



Alex dejó las llaves sobre la mesa de la entrada todavía sumergida en sus pensamientos: “La llamaré al móvil, siempre me dice que la avise cuando llegue a tiempo para ir por Rebe”. En ese momento se fijo en una nota que alguien había pegado al lado del teléfono.



<∩///∩ .

Nos llevamos a la pequeña. Volveremos tarde, muy muy tarde… aprovecha y lánzate, no solo se vive de sueños, jaja>>



“JA-JA, cuando vuelva le haré tragarse la notita muy muy despacito”

“Pero… ¿de que disculpas estará hablando?” “Que más da, el caso es que de un plan perfecto ¿qué me queda? Un día para mí solita…”



“Por lo menos aprovecharé e iré a limpiar la moto”





Resignada Alex subió las escaleras y escuchó un sonido celestial: el ruido inconfundible de la ducha, eso quería decir que había alguien en casa y solo podía ser una persona… “Laura” pensó con una sonrisa tonta en la cara. “Después de todo tendré compañía. La mejor de las compañías”. “Me cambiaré y pensaré un sitio para invitarla a salir.”



Y canturreando para sí misma se metió en su cuarto dándole vueltas al sitio al que irían, la ropa que se pondría, pero sobretodo como se lo diría. Puede que para Laura solo fuera una amiga y esas cosas fueran normales para ella, pero Alex nunca salía con nadie a solas a no ser que se tratara de una cita o de Claudia y Marta.



Para ella supondría un nuevo reto: quedar con alguien que le volvía loca, portarse como una amiga y aguantar esas ganas terribles de besarla (sobretodo ahora que había probado sus labios). Pero si ese el precio que debía pagar por estar con ella, estaba más que dispuesta ha aceptarlo. Puede que Claudia tuviera razón y no solo se pueda vivir de los sueños, pero si Laura se alejara de ella su vida se convertiría en una autentica pesadilla.



“Solo iremos a dar una vuelta… Después de todo es lo que hacen las amigas, no?” abrió el armario y comenzó a buscar entre su ropa.



“¿Dónde habré puesto ese pantalón que me quedaba tan bien?” miraba por todo el armario “Ah! Lo metí en una de las cajas que hay debajo de la cama” “Esto de tener un armario pequeño es un autentico coñazo” pensó mientras rebuscaba entre las cajas con casi medio cuerpo metido debajo de su cama.







- ¡Dios que frío! ¿En qué cajón dices que están? – escuchó de repente Alex y se quedó escuchando en silencio “Es Laura, ¿con quien hablara?” – ¡Por fin! – exclamó Laura aparentemente reconfortada – Cogeré la rosita, vale?



“Esta hablando por teléfono… ¿Pero que hace en mi cuarto?”



Harta de escuchar debajo de la cama, Alex decidió salir de su escondite para preguntar directamente sus dudas.



- Laur… - las palabras murieron en su boca…



Puede que esta vez su sueño se estuviera convirtiendo en pesadilla.
Volver arriba Ir abajo
melm
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : España
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   19/4/2010, 12:16

Capítulo 28: Sueños (III)



- Ring, ring! – el móvil de Laura empezó a sonar mientras terminaba de ducharse.



“Parece que lo hacen aposta” resopló mientras se quitaba el jabón del pelo lo más rápido posible “Basta que estés ocupada para que la gente te llame”



- Voy, voy – gritaba desde la ducha como si el causante de la interrupción fuera capaz de escucharla - ¿Si?



- ¡Laurita!



- ¿¡Claudia!? ¿Eres tú? ¿Porqué me llamas al móvil y no vienes directamente ha hablar conmigo?



- Es que no estoy en casa – dijo divertida - Nos hemos ido a pasar el resto del día por ahí. ¿No has leído la nota que te he dejado?



“¿Qué nota?”



- No, acabo de terminar de ducharme… ¡Espera un momento! – dijo Laura cayendo en la cuenta – Y quien demonios me va a traer la toalla. Te recuerdo que antes de meterme en la ducha me dijiste que estaban todas a lavar y que teníais otras en no se donde y que luego me traías una.



- Bueno, bueno no te pongas así, jajaja… Por eso te llamo.



¬ ¬



- Mírala que considerada ella - dijo sarcásticamente.



- Puedes utilizar una de las toallas del último cajón del taquillón que hay en la habitación de Alex. - continuo Claudia haciendo caso omiso a la evidente molestia de su amiga - Son las que tenemos para emergencias.



“Estupendo, ahora me toca ir desnuda por toda la casa… Menos mal que no hay nadie en casa”



“Podían haberme dicho algo… que voy ha hacer yo sola todo el día.” “Supongo que Alex debe de estar hasta las narices de tenerme siempre alrededor suya”





Laura salió casi corriendo del cuarto de baño y se metió igual de rápido en la habitación de Alex.



- ¡Dios que frío!



- ¡Quejica! – se rió Claudia desde el otro lado del teléfono.



- ¿En qué cajón dices que están? – le corto Laura deseosa de ponerse algo encima, ya habría tiempo de enfadarse con Claudia – ¡Por fin! – exclamó aliviada al encontrar las toallas – Cogeré la rosita, vale?



- Vale, coge la que quieras. Pasarlo bien, jajajajaja



- ¿Qué … - pero era inútil, Claudia ya había colgado. Y mientras miraba algo desconcertada el móvil escucho un susurro que se parecía mucho a su nombre.



- Laur…



Levantó la cabeza y por primera vez en mucho tiempo sintió ganas de que la tierra se abriera y la engullera ahí mismo.





***********************






Laura estaba sentada en el sillón grande del salón, justo enfrente de la televisión, viendo una película. Y mientras hacía que la veía no paraba de darle vueltas a lo ocurrido.



“En mi vida había sentido tanta vergüenza”. Giró un poco la cabeza para contemplar al principal factor de su problema: Alex estaba sentada a su lado, con un cacao en las manos y muy callada… de hecho no había hablado apenas dos palabras seguidas desde que estaban ahí sentadas.



“¿En qué estará pensando? Porque parece que le esta haciendo el mismo caso que yo a la pelí” … “No creo que halla podido sentir más vergüenza o estar más incomoda que yo, o si?”



***********************




“Una pesadilla…” pensó Alex mientras le daba vueltas a su cacao (que dejo sobre la mesa al darse cuenta del poco caso que le estaba haciendo) “Una puñetera pesadilla”. Si antes le costaba estar cerca suyo y no probar de nuevo esos labios ¿qué iba hacer ahora que la había visto desnuda?





-Flash Back-



Harta de escuchar debajo de la cama, Alex decidió salir de su escondite para preguntar directamente sus dudas.



- Laur… - las palabras murieron en su boca…



Ahí estaba la protagonista de sus sueños más oscuros, la dueña de todos y cada uno de sus pensamientos, la chica que la estaba volviendo loca… ¡y estaba prácticamente desnuda! Lo único que la cubría algo era esa toalla rosa que tenía sujeta con la mano derecha y caía desde uno de sus pechos hasta la rodilla.





Laura levantó la cabeza y se quedó tan petrificada como Alex.



- Y-yo… perdona… no – “Por dios Alex forma una maldita frase y deja de mirarla así” pensaba para si misma mientras balbuceaba y retiraba la mirada de su cuerpo desnudo para centrarse en sus hermosos e hipnotizantes ojos.



- No – Laura se cubrió totalmente con la toalla completamente roja – Yo solo necesitaba una toalla… Pensé que no estarías, supuse que te habías ido con ellas. – sonrió ligeramente muerta de vergüenza – Como Claudia me llamó y me dijo que me había dejado una nota…



- Ah! ¿La nota era para ti? – “Por eso no sabía a que pelea se refería” – … pero… - dijo en alto para luego quedar sumida de nuevo en el silencio.



- ¿Pero qué?



“¿En la nota no decía algo de que nos dejaba solas y que aprovechara?” “Eso quiere decir…” … “No se en que demonios estoy pensando…” “A lo mejor ha quedado con alguien”



- ¿Alex? – Laura se acercó un poco a ella sobresaltándola un poco - ¿Estas bien?



- Eh? … ah si, si. – “Piensa Alex, piensa” – Es que me acabo de acordar que esta noche echan una película muy buena en la cadena local, ¿te apetece verla conmigo? – Laura la miró fijamente un segundo – Solo si no tienes nada que hacer.



- Claro – dijo Laura muy sonriente – Me encantara verla contigo.



-Fin Flash Back-





Después de eso Laura terminó de cambiarse en el cuarto de baño y al salir Alex apenas había sido capaz de contestar con monosílabos. Por suerte la película había ocupado ese silencio y Alex podía darle vueltas y más vueltas a la cabeza.



Quería ser ella la que acariciara su piel, la que bebiera de su cuerpo, la que llenara todos y cada uno de sus pensamientos… Y eso solo significaba una cosa: o le decía lo que sentía o se apartaba de su camino definitivamente para ver como otra persona se la lleva de su lado.



***********************




La película fue pasando y el cansancio (físico y mental) de Alex se hizo patente en el momento que se quedó dormida en el sofá. Y así, con Alex apoyada ligeramente sobre su hombro, empezó un nuevo programa en la televisión.





- Alex – susurró Laura para despertarla – Ya ha terminado la película.



- Mmmm – murmuró sin despertarse provocándole una sonrisa en los labios “Esta tan mona así” – Laura… - siguió hablando en sueños, y esta vez a la sonrisa de Laura le acompaño un leve sonrojo. - … Quédate conmigo.



Esa simple frase accionó algo su mente: << Le gustas demasiado>> eso le había dicho Claudia esa misma mañana, pero… “¿Se refería a Alex?”





“Siete días” recordó “Se irán dentro de un par de días y tendré una semana entera para descubrirlo”









CONTINUARA....................







.
Volver arriba Ir abajo
shizuru
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : santa fe
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 11/01/2010

MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   19/4/2010, 21:33

TE FELICITO ESTA MUY LINDA TU HISTORIA SUIGE ASI
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una mala traducción [en proceso]   

Volver arriba Ir abajo
 
Una mala traducción [en proceso]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lanús. "En campaña, Díaz Pérez deberá dar explicaciones sobre la mala gestión".
» Rabietas y mala conducta
» Moreno: Mala praxis en un hospital municipal ¿Dónde dejaron la gasa?
» Iniciar un proceso
» Mala praxis de obra social. Todo un parto.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: Para todos los públicos-
Cambiar a: