Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    10/11/2008, 17:27

World 01:


Nuestros Mundos


ALEXIS:

Ese día comenzó normal, como todos mis días de descanso, ósea me desperté a las 12 del día. La noche anterior había tenido una reunión de trabajo que termino muy tarde. Trabajo en la empresa Stern que pertenece a mi familia, solo voy como apoyo y para conocer el negocio familiar ya que apenas tengo 19 años estoy estudiando la carrera. Mi padre insiste que vaya a ver el movimiento en la empresa y yo pues acepto. Siempre cumplo todos los deseos de mi padre.

Mi madre murió cuando yo era muy pequeña. Tengo 4 hermanos mayores, los 4 son hombres cada quien vive en su propio mundo y tiene sus propias metas es por eso que mi padre me escogió a mí para heredar la compañía. Mi padre dice que mis 4 hermanos son unos vagos buenos para nada. Yo quería hacer otra cosa con mi vida pero no hay quien se encargue de la compañía que a mi padre y abuelo les han costado tanto mantener en la cima.

Al asomarme por la venta y ver soleado tuve la sensación de que ese sábado sería realmente bueno. Los sábados y domingos eran los únicos días que podía descansar de la escuela y el trabajo ya que mi padre dice que esos días casi no hay movimiento y no es necesario que vaya al trabajo. Luego de desayunar (aun que ya era mas comida que desayuno) un plato de cereal y un vaso de jugo de manzana decidí sacar a pasear a Silver mi perro un schnauzer sal y pimienta de tamaño mediano. Lo llame, le puse su correa y salimos de la casa en la cual vivo sola.

Nos subimos a mi BMW 650i convertible de color plateado, conduje hasta un parque al otro lado de la ciudad donde estacione mi coche. Baje junto con Silver y comenzamos a caminar. Estaba completamente sumergida en mis pensamientos y no me di cuenta de cuando Silver se zafó de su correa, reaccione ya que vi que Silver estaba por atravesar la calle, así que corrí tras él.

–¡SILVER! –alcance a gritar logrando que se detuviera, pero lo hizo a media calle. Puede divisar a un auto que estaba por arroyarlo, continúe corriendo aun sabiendo que no lograría alcanzarlo. Entonces vi a una persona que corrió hacia Silver, salto hacia él, lo abrazo y el coche paso y esa persona junto con Silver rodaron del otro lado de la calle. Había logrado salvar a mi perro. Corrí hacia ambos y ya más de cerca note que la que había salvado a mi perro era una chica. Ella que aún continuaba abrazándolo.

–¿Estas bien? –dijo la chica con una voz muy tierna dirigiéndose a Silver. El lamio su cara en forma de agradecimiento –¡De nada! –dijo la chica con una gran sonrisa en su cara.

Se giró hacia mí y pude verla mejor. Era una chica de aparentemente no más de 16 años muy linda, traía un pantalón de mezclilla, unos tenis negros con blanco, una blusa sin mangas, un celular en una funda que traía puesta en su brazo izquierdo, una cadena con el símbolo de anarquía en su cuello, dos muñequeras negras, un anillo en su mano izquierda con el Heartagram, su cabello castaño corto hasta los hombros con un fleco que le cubría hasta la mitad de los ojos de color miel. Al verla recuerdo que pensé “es un ángel”.

–¿Es tu perro? –pregunto la chica.
–¡Sí! Es mi perro –logre contestar algo nerviosa.
-Debes tener más cuidado, si no hubiera estado cerca el coche lo hubiera arroyado –me dijo dándome a Silver.
–Sí, tienes razón, no sé qué hubiera hecho si no hubieras estado por aquí –le dije con una sonrisa de agradecimiento.
–No es nada… –me dijo contestándome la sonrisa con otra.
–¿Quieres que te invite algo como agradecimiento?
–Bueno yo… -su celular comenzó a sonar y lo contesto –Sí, ya voy jefe estoy en eso. –dijo y luego colgó –Lo siento me tengo que ir estoy trabajando. –toco las suela de sus tenis y salieron unas rueditas, salió patinando de la escena.

La salvadora de Silver realmente había dejado una buena impresión en mí, lo malo era que no le había preguntado su nombre, esperaba volver a verla.

Regrese con Silver al lugar donde había estacionado mi coche, nos subimos y conduje de nuevo a casa. Al llegar le quite su correa a Silver, me senté en el sofá, encendí la tele y el teléfono comenzó a sonar. Me levante a contestarlo, era mi padre que necesitaba hablarme de algo y que tenía que ir a su oficina. Colgué y por el tono de su voz supuse que tardaría, así que le di de comer a Silver y luego salí de mi casa nuevamente.

Estaba por subir al coche cuando una camioneta negra se estaciono, de la cual bajó dos tipos y se dirigieron hacia mí, yo solo los mire extrañada.

–¿Quiénes son? –pregunte ellos no dijeron nada solo me tomaron entre los dos e intentaron subirme a la camioneta.

Yo forcejeaba y gritaba para mi suerte o desgracia mi casa era la única en la cuadra, porque yo quería privacidad, en ese momento me hubiera gustado no tener privacidad. Fue entonces que alguien con gabardina negra lentes de sol y gorra apareció. Pateo a uno de mis agresores haciendo que me soltara, el otro saco una pistola pero antes de poder usarla le di un fuerte puñetazo en el estómago provocando que soltara la pistola. Rápidamente mi defensor la tomo del suelo y le apunto en la cabeza a su dueño. Como pudo el sujeto se subió a la camioneta al igual que el otro y arrancaron.

–Toma. –me dijo mi defensora (lo note por su voz) dándome la pistola en la mano. Toco las suelas de sus zapatos y salieron unas rueditas y se fue en la dirección que se había ido la camioneta con mis atacantes, entonces reaccione y subí a mi auto arranque y me fui en la misma dirección que ellos.

Me habían atacado y casi secuestrado y yo quería saber el porqué, y también quería saber quién era la persona que me había salvado. Solo avancé dos cuadras y vi el vehículo de mis atacantes en llamas y a mi defensora tomando del cuello a uno de ellos, el otro tipo no estaba a la vista. Entonces me volteo a ver y con un notable tono de molestia me pregunto:

–¿Que hace aquí?
–Yo quería saber… –no me dejo terminar.
–Me imagino que es lo que querías saber. Tu padre te espera en la oficina ahí al te explicara.
-¡¿Eh!? ¿Cómo sabes qué..? –no me dejo terminar ya que volvió a interrumpirme.
- También te lo contara ahí. ¡Ahora ve! Yo necesito recabar información. –dijo la chica.

La mire unos segundos y luego volví a subirme al coche, arranque y me dirigí a ver a mi padre. Tenía el presentimiento de que algo no andaba bien y lo confirme al llegar a la compañía y ver los autos de mis hermanos estacionados, fue entonces que me di cuenta que era algo más grande de lo que había imaginado. Tome el elevador y llegue al piso donde estaba la oficina de mi padre. Entre sin tocar la puerta, y mis 4 hermanos estaban ahí, con caras serias y mi padre sentado en su escritorio.

–Hasta que llegas Alexis. –dijo mi padre con su tono de seriedad de siempre.
-¡Alexis! –dijeron mis 4 hermanos antes de abrazarme.
-¡Hijos! –dijo mi padre molesto haciendo que mis hermanos se separaran de mi –Les estaba diciendo que estuve recibiendo amenazas por mail, teléfono y cartas. Y pues la compañía tiene algunos negocios turbios. –mi padre se me quedo mirando. –Como lavado de dinero…
-¡¿EH!? –no lo podía creer. ¡Lavado de dinero! ¡Mi padre! No me había dado cuenta de eso y ya tenía un año “ayudando” en la empresa.
-El caso es que ahora dicen que pague cierta cantidad o harán que el secreto de la empresa se sepa. Me he negado porque sé que no existen pruebas que afirmen eso. –hizo una pausa. –Pero el asunto se está poniendo grave y las últimas advertencias dicen que si no coopero les harán daño a ustedes. Pienso que como no consiguen dinero con las amenazas sobre la empresa realmente se irán contra ustedes.
–No estoy comprendiendo nada –fue lo único que logre decir en mi estado de confusión.
–La verdad es… que nosotros ya sabíamos de los negocios ilegales de la empresa –dijo mi hermano mayor Ernest haciendo referencia a él y mis otros hermanos. –Esa es la verdadera razón por la que ninguno quiere hacerse cargo de la empresa Stern. –me daba cuenta que era la única ingenua que no se había percatado de eso, no logre decir nada ya que tocaron la puerta de la oficina.
–Pase-dijo mi papa.

Se abrió la puerta y entro mi defensora. Se quitó la gorra y los lentes de sol, entonces la vi ¡Era la chica que había salvado a Silver de ser arrollado! ¡¿Que estaba pasando!?

–Agente 661558 reportándose –dijo la linda chica.
–Bien hijos ella es Mine Cross, pertenece a una organización privada que se dedica a proteger a la gente como nosotros –dijo mi padre. Hasta que por fin me enteraba de su nombre.
–¿Criminales? –pregunto mi hermano Cort.
–Gente importante –dijo mi padre molesto.
–¿Cómo se llama la organización? –pregunto mi otro hermano Blaz.
–Eso es secreto-dijo Mine.
–Eso es extraño ¿No? –comento mi hermano Derek.
–Mine es la mejor agente que tiene la organización y como Alexis es la heredera de todo se la encargare. A ustedes 4 también les asignare un “guardián” por así decirlo. –comento mi padre.
–Señor lamento informarle que no somos agentes fijos, sobre todo yo, no puedo dedicarme a proteger solamente, tengo más misiones. –dijo Mine dirigiéndose obvio a mi padre.
–¿Cuál es el problema? Sabes bien que si yo quiero algo… –comento mi padre.
-Ok –dijo Mine.
–Después de todo “el dinero mueve al mundo”. –tras ese comentario mis hermanos y yo miramos a nuestro padre.

MINE:

Ese día comenzó igual que todos mis días. No sabía que es lo que iba a pasar, que nueva misión tendría que cumplir. Trabajo en la organización Stern que pertenece a la familia Stern para ser exacta. Tengo 19, bueno casi 20 años. Soy hija única, más bien no tengo familia. Me recogieron en la calle cuando tenía 5 años. En la organización cuidaron de mí, me enseñaron a pelear y me mandaban a la escuela. Con el tiempo me di cuenta que mis entrenamientos de distintas disciplinas de artes marciales y el entrenamiento con el uso de distintas armas como espadas y armas de fuego eran porque estaba siendo entrenada para matar. A los 17 años me asignaron mis primeras misiones y me tatuaron un numero en mi espalda 661558 ese era mi número de agente. Llevaba 2 años teniendo misiones y ya me habían nombrado la mejor agente de la organización.

Estaba preparándome para salir cuando recibí una llamada, era de mi jefe que me presentara en el cuartel en ese momento, así que termine de arreglarme y me dispuse a salir. Salí de mi departamento el cual me paga la organización y desplazándome rápidamente con mi calzado favorito (mi tenis-patín) llegue solo 15 minutos luego de finalizar la llamada. Mi jefe hablando con el dueño de todo el señor Boris Stern, ese señor de cabello canoso y penetrantes ojos verdes que cuando era niña en varias ocasiones habían logrado intimidarme. Todo lo contrario a su difunta esposa una muy amable señora de ojos azul marino y cabello rubio, ella había sido quien me había recogido de la calle. Ella fue quien me dio mi nombre y me visitaba seguido llevándome regalos, había hecho mucho por mí. Me dolió mucho cuando ella murió.

-661558 el señor Stern requiere de tus servicios. –comentó mi jefe.
-¿De que se trata?-pregunte.
-Pues he estado recibiendo amenazas –dijo el señor Boris –Debido al negocio de lavado de dinero y también por esta organización de asesinos a sueldo. –si eso es lo que yo era una asesina.

El señor Stern tenía más de un negocio sucio pero no podía catalogarlo como mala persona debido a lo que había hecho por mí. Me sentía sumamente agradecida y comprometida a devolverle el favor todas las veces que fuera necesario.

-Ayer recibí amenazas de que si no entregaba un billón al menos les harían daño a mis hijos. Por eso quisiera que vigilaras a mi hija. –dijo el señor Stern acercándose a mí y acariciando mi cabeza como si fuera una niña pequeña.
-661558 ¿aceptas la misión? –como la mejor agente tenía la elección de aceptar o rechazar misiones, aunque no me gustaban misiones simples decidí aceptarla al menos por ese día ya que para dentro de tres días tenía la misión de eliminar al jefe de la compañía rival.
-¿Claro que la acepto! –conteste sin dudarlo mas.
-¡Que bien! En ese caso… –el señor Stern saco un pedazo de papel –Esta es la dirección de mi hija Alexis, te la encargo mucho.
-¡No hay problema! –conteste tomando el pedazo de papel, lo guarde y salí del lugar.

Lo primero saliendo de ahí fue pasar a desayunar algo a una cafetería cercana, luego pase a mi casa por una gabardina negra larga lentes de sol y gorra cubriendo mi ropa normal y luego me dispuse a ir a la casa de Alexis Stern.

Al llegar examine todo. La casa estaba alrededor de la nada, la cuadra anterior y donde estaba estaban llenas de terrenos baldíos o casas abandonadas. Me pareció algo peligroso que viviera en un lugar así. ¿En caso de emergencia que iba a hacer? No había nadie a quién poderle pedir ayuda en caso de que fuera necesario.

Estuve un rato observando todo hasta que como a la 1:00 de la tarde que por fin la vi salir. Era una chica bastante bonita de cabello largo negro, ojos azules como los de su mama. Salió junto con su perro, subieron a su coche y partieron. Yo los seguí aunque evidentemente el auto era más rápido que mis patines. Luego de un rato vi el coche estacionado frente a un parque. Me quite la gabardina, la gorra y los lentes, las guarde en una mochila que traía la puse en un lugar seguro y di una vuelta por los alrededores.

-¡SILVER! –era la voz de Alexis vi como su perro se detenía a media calle y puede divisar a un auto que estaba por arroyarlo así que no lo dude dos veces salí disparada en dirección al perro. Rebase rápidamente a Alexis, salte hacia el, lo abrasé y el coche paso. Rodé junto con el perro del otro lado de la calle. Había logrado salvarlo, continúe abrazando al perro un momento más, pude sentir como Alexis se nos acercaba.

-¿Estas bien? –me dirigí al perro como si fuera capaz de responderme y para mi sorpresa lo hizo el lamio mi cara en forma de agradecimiento. –¡De nada! –dije con una gran sonrisa.

Gire mi cabeza para ver a Alexis. Si, efectivamente se parecía mucho a su mama solo que con el cabello negro. Traía un pantalón negro de vestir que le quedaba bastante ajustado, una blusa azul celeste manga corta, una cadena delgada plateada con un dije de cruz y zapatos cerrados negros se veía bien. –¿Es tu perro? –pregunte fingiendo que no sabia.

-¡Si! Es mi perro –me contesto pude notar que estaba algo nerviosa. Me imagine que por el hecho de que casi atropellan a su perro.
-Debes tener más cuidado. Si no hubiera estado cerca el coche lo hubiera arroyado –le dije dándole a su perro.
-Si tienes razón, no sé qué hubieras hecho si no hubieras estado por aquí-me dijo sonriéndome.
-No es nada -le respondí con una sonrisa.
-¿Quieres que te invite algo como agradecimiento? –me pregunto. Si quería pero no debía ya que se supone que la estaba vigilando.
-Bueno yo… -mi celular comenzó a sonar y lo conteste –Sí, ya voy jefe estoy en eso. –tras decir eso colgué al parecer andaba cerca de ahí y me había visto hablando con Alexis, se supone que ella no debe verme.
-Lo siento me tengo que ir estoy trabajando –toque las suela de mis tenis y salieron unas rueditas, salí patinando del lugar.

Me aleje un poco del lugar, pero lo suficiente para ver qué es lo que hacia. La vi volver junto con su perro en el lugar donde estaba su coche y ambos subieron. Aproveche a ir por la mochila y ponerme mi vestuario. Los seguí hasta su casa, los vi entrar y me quede vigilando. Casi no tardo nada cuando volvió a salir de la casa ahora pero ahora sin su perro. Estaba por subir a su coche cuando una camioneta negra se estaciono de la cual bajaron dos tipos y se dirigieron hacia ella. No parecían tener buenas intenciones.

La tomaron entre los dos e intentaron subirla a la camioneta. Vi como ella forcejeaba y gritaba, lo cual no tenía sentido porque estaba sola y al menos a dos cuadras de distancia de la casa habitada más cercana. Fue entonces que reaccione corrí hacia uno de los sujetos. Le di una patada con todas mis fuerzas logrando que soltara a Alexis, el otro saco una pistola pero antes de poder usarla logre sacarle el aire de un puñetazo, el sujeto tiro la pistola, rápidamente la tome del suelo y le apunte al tipo que la tenía hace un momento, como pudo el se subió al vehículo al igual que el otro y arrancaron.

-Toma –le dije a Alexis dándole la pistola toque las suelas de mis zapatos dejando salir de las suelas las rueditas y me fui en la dirección que se había ido la camioneta con los sujetos.

A dos cuadras los alcance saque dos dagas de las mangas de mi saco y las lance contra los neumáticos logrando reventarlos. El auto se volcó y chocó contra un poste de luz, un sujeto salió del coche y la camioneta exploto con el otro dentro. Fui hacia el que había logrado salir y lo tome del cuello en eso llego Alexis.
–¿Que hace aquí? –le pregunte molesta volteando a verla.
–Yo quería saber… –no la deje terminar.
–Me imagino que es lo que querías saber. Tu padre te espera en la oficina ahí al te explicara.
-¡¿Eh!? ¿Cómo sabes qué..? –volví a interrumpirla.
- También te lo contara ahí. ¡Ahora ve! Yo necesito recabar información. –le dije aun molesta. Me miro unos segundos, regreso a su auto, se subió en el y se fue del lugar para mi alivio. Me gire a ver al sujeto otra vez. –¿¡Quien te contrato!? –le pregunte. Pero el permanecía en silencio, le di un puñetazo en la cara –¡CONTESTAME! ¿¡O ACASO QUIERES MORIR!?
-¡NO DIRE NADA! –me escupió en la cara. Logrando sacarme por completo de quicio. Conseguiría otro rehén después, saque mi Sig Sauer P239 la cual casi no uso por que solo tiene 7 disparos pero este sujeto realmente me había hecho enojar. Introduje mi arma en su boca y jale del gatillo. Deje caer su cadáver al suelo y salí del lugar.

Al llegar vi el coche de Alexis estacionado lo que me indicaba que había logrado llegar bien. Me sentí algo aliviada y más tranquila que minutos atrás. Entre al edificio y me subí al elevador. Llegue al piso de la oficina del señor Stern y toque la puerta, no tarde mucho es escuchar un “pase” entre y vi al señor Boris y a sus 5 hijos todos muy parecidos entre ellos mismos, piel blanca, ojos azules y cabello negro. Me quite mi gorra y lentes de sol, mira a Alexis por su expresión de sorpresa note que me había reconocido, no me extraño para nada, no tenía ni una hora que nos habíamos “conocido”.


-Agente 661558 reportándose. -dije esperando a ver que decía el señor Boris.
-Bien hijos ella es Mine Cross, pertenece a una organización privada que se dedica a proteger a la gente como nosotros -dijo el señor Stern presentándome a sus hijos.
-¿Criminales? –pregunto uno de los hijos del señor Boris.

–Gente importante –dijo el señor Stern con un tono de evidente molestia.
–¿Cómo se llama la organización? –pregunto otro de los hijos del señor Stern.
–Eso es secreto. –conteste rápidamente.
–Eso es extraño ¿No? –pregunto el otro chico.
–Mine es la mejor agente que tiene la organización y como Alexis es la heredera de todo se la encargare. A ustedes 4 también les asignare un “guardián” por así decirlo. –contesto el señor Stern ignorando lo que su hijo había dicho.
–Señor lamento informarle que no somos agentes fijos, sobre todo yo, no puedo dedicarme a proteger solamente, tengo más misiones. –dije dirigiéndome al señor Stern. El será el dueño de la organización pero si tenía otras misiones mucho más importantes programadas.
–¿Cuál es el problema? Sabes bien que si yo quiero algo… –al parecer no podría contra decir sus ordenes.
-Ok –dije rindiéndome. Además le debía demasiado como para rechazar el encargo de cuidar a su hija.
–Después de todo “el dinero mueve al mundo”. –ese comentario proboco un incomodo silencio que el mismo señor Stern tuvo que romper. –No te preocupes te pagare el triple si es por cuidar a mi hija.
-Bueno me voy a casa- dijo Alexis caminando a la salida.
-¡Mine ve! –me ordeno el jefe de mi jefe yo obedecí sin dudar, antes de salir me detuve y me gire a verlo. Aun tenía una duda.
-¿La cuidare las 24 horas? –pregunte.
-Si al menos hasta que pase el peligro. –dijo el señor Stern.
-Está bien –conteste y alcance a Alexis ella se giró hacia mí y me dijo:
-¿Ahora si aceptas que te invite algo Mine? –sonreí y asentí con la cabeza a esa invitación.

Al menos parecía que no tendríamos problemas para convivir. No parecía la típica niña rica mimada, ella se veía mas amable y madura que ese tipo de chicas y en muchos aspectos se parecía mucho a su mamá, a quien yo le tenia un gran aprecio…



Continuara…


Última edición por Popi-Chan el 20/11/2012, 10:24, editado 6 veces
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    10/11/2008, 17:27

xD lo edite y junte todo el primer capitulo....


Última edición por Popi-Chan el 31/10/2011, 22:46, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    3/9/2009, 01:06

DIOXX ESTA MUY BUENO! CUANDO SUBIRAS EL RESTO??
OJALE Y SEA PROONTO JIJI PORFIS
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    4/9/2009, 14:18

Si, yo tambien quiero el resto!!!!!!!!!!!
Esta muy bueno!!!
Pero me resulto como un poco repetida la historia del punto de vista de mine...
Pero, tal vez sea porque es el primer capitulo que leo!!! JEJEJE!!! Ademas es solo mi punto de vista!!!


Última edición por *Miya* el 5/9/2009, 19:27, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    4/9/2009, 17:33

see de pronto..... n.n
Volver arriba Ir abajo
mayel
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 38
Localización : por aki o por alla donde me nesecites voy a estar!!!
Cantidad de envíos : 96
Fecha de inscripción : 08/04/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    22/10/2009, 18:10

continua prontoooooooo
Volver arriba Ir abajo
*Miya*
YLS BRONZE MEMBER
YLS BRONZE MEMBER
avatar

Femenino Edad : 23
Localización : En algun lugar de este inmenso mundo!!!
Cantidad de envíos : 1233
Fecha de inscripción : 07/07/2009

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    28/10/2009, 15:32

QUIERO LA CONTI PLEASE!!!!
Volver arriba Ir abajo
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    4/1/2010, 09:55


World 02:

Misión


MINE:

Cada noche desde que tengo memoria tengo el mismo sueño. Un sueño en el que estoy bajo una cama en un cuarto a oscuras pero aun se logran distinguir algunos juguetes y ropa de niños en el suelo. Escucho un disparo el grito de un hombre. La puerta de la habitación en la que estoy se abre y un sujeto lanza a una señora dentro de la habitación. La señora cae al suelo y el tipo pregunta “¿¡Donde esta la niña!?” La señora no contesta y luego de un rato se escucha otro disparo que hace que el cuerpo ya sin vida de la señora caiga al suelo. El sujeto despedaza parte del cuarto y sale de la habitación. Después de varios minutos salgo de debajo de la cama y corro por la casa. Salgo de ella comienzo a deambular por las calles. Entonces abro mis ojos y despierto, creo que es mi pasado antes de que me recogiera la señora Stern…

–Mine, ¿gustas desayunar algo? –pregunta Alexis, ahí es cuando reacciono y noto estoy sentada en el corredor de la casa de Alexis mas precisamente afuera de su cuarto montando guardia. Me había quedado dormida, no hago un buen trabajo después de todo…
–¿Qué hora es? –pregunte antes de voltear a ver el reloj.
–Las 10 de la mañana –me dijo ofreciéndome su mano para levantarme del suelo, yo la tome y me levante –No tenías que dormir aquí hay más habitaciones en la casa. –me dijo acariciando mi cabeza, tenía el presentimiento de que me creía más chica de lo que en realidad era como el resto de la gente. –Entonces, ¿desayunarías conmigo? –yo solo asentí con la cabeza y la seguí al comedor. Pero mi celular empezó a sonar.
–¿Si? –conteste rápidamente, era mi jefe tenía una misión importante para mí, mucho más que cuidar a Alexis. –Entiendo… –conteste tras escuchar sus instrucciones, colgué y voltee a ver a Alexis –Me tengo que ir, en 5 minutos llega un relevo.
–¿¡Que!? Pero creí que tú me cuidarías… –al decir esto note cierto tono de tristeza en su voz.
–Es una misión de 2 horas, volveré pero no puedo dejarte sola por eso enviaran un relevo. –camine a la sala donde había dejado mi mochila, entre al baño y me cambie mi ropa. Me puse mi gabardina negra y mis lentes de sol. Salí del baño y Alexis estaba sentada en el comedor dándole a Silver de su desayuno, me miro y no dijo nada, me fui de ahí a cumplir mi misión sin decir ni una palabra.

Termine mi misión con éxito había logrado eliminar a la competencia en tráfico de drogas en la ciudad, a decir verdad el señor Stern manejaba casi todos los negocios sucios conocidos y en mas de una ocasión me había tocado tener que ir a “negociar” con la competencia su retiro del mercado o de la ciudad.
Al regresar a casa de Alexis la vi en completo desorden. Lo primero que hice fue correr al segundo piso, pero solo pude encontrar a Silver encerrado en el baño. Escuche los quejidos de alguien que estaba en la planta baja. Baje lo mas rápido que pude topándome con mi compañero que se suponía debía cuidar a Alexis. Tenia una herida de bala en el pecho, me arrodille desabotonándole la camisa ensangrentada para ver su herida. No parecía haber dado en ningún órgano vital.

–¡Hey! ¿Estas bien? –pregunte sin darme cuenta de lo estúpido de mi pregunta.
–Claro… que… no. –me contesto mi compañero con dificultad –La señorita Stern…
–¿Qué pasa con ella? ¿Donde esta? –pregunte tratando de guardar un poco la calma.
–No lo sé… fue un secuestro… común. –significaba que había sido alguien que solo la había secuestrado por ser hija del dueño de la compañía Stern no por nada relacionado con los negocios sucios del jefe.
–Ya veo… buscare pistas. Los secuestros comunes son fáciles, siempre dejan pistas. –me puse de pie mientras redactaba un mensaje para mi jefe, para que enviara ayuda para mi compañero. –¿Pero si fue un secuestro común por que estas tan herido? –pregunte bastante confundida ya que había llevado el mismo entrenamiento con yo y no era fácil herirnos.
–Fueron 5… nos cayeron de sorpresa… –tocio sangre y luego prosiguió. –No dio tiempo…de reaccionar.
–Bueno… acabo de pedirte ayuda, no creo que tarden mucho en venir. –le di enviar al mensaje y camine a la salida. –Yo iré a buscar a Alexis.

Estuve buscando pista por los alrededores, pero realmente era contra producente la ubicación de la casa de Alexis. Lo único que pude sacarle a los vecinos fue que una camioneta roja con vidrios polarizados había estado rondando sospechosamente el vecindario y al irse lo hicieron excediendo el límite de velocidad. No era la primera vez que veían ese vehículo, ya tenía tiempo que se paseaba por los alrededores, tanto así que ya había sido reportada en varias ocasiones. Fui a mi departamento, mas bien al estacionamiento para tomar mi motocicleta.

Investigué todas las camionetas de la ciudad que coincidieran con la descrita. Por suerte la ciudad no permitía el vidrio polarizado y había una camioneta roja que ya había recibido varias multas por negarse a retirar el polarizado. Después de obtener la dirección me apresure a llegar al domicilio. Era una casa aparentemente normal, de un solo piso, aunque bastante amplia. Tras vigilar una hora llegue a una conclusión de que ahí no estaba Alexis. Me disponía a irme cuando escuche que se iban del lugar 2 de ellos en la camioneta roja, por la dudas mejor los seguí de lejos en mi motocicleta.

Luego de un rato llegamos a una vecindad abandonada en una zona peligrosa de la ciudad. Vi como se estacionaba la camioneta y bajaban los dos tipos, espere a que entraran y luego entre yo. Me metí a una de las casas abandonadas e inspeccione todo el lugar. Luego entre a otra y era exactamente igual al ala anterior, el escape no parecía que fuera a ser difícil, así que salí de mi escondite y me acerque peligrosamente a la casa donde habían entrado y me asome por la ventana. Pude ver a Alexis atada de pies y manos, 5 tipos estaban dentro de la habitación todos armados. Seria difícil entrar y salir sin recibir heridas.

Sin pensarlo mucho entre pateando la puerta y abriéndola. Los 5 sujetos que estaban dentro no reaccionaron al momento, lo que me ayudo bastante. Saque dos de mis dagas y le perfore la frente a uno y el pecho a otro. Los 3 sujetos restantes sacaron sus armas y comenzaron a disparar me escondí tras la puerta que acababa de abrir. Mi especialidad era el ataque cuerpo a cuerpo así que el que me limitaran mi zona para avanzar me afectaba mucho. Saque mi Sig Sauer de 7 tiros, espere un segundo y salí de golpe. Dispare dos balas no certeras, a uno le di en la pierna y al otro en el brazo. Aproveché la confusión avance, deje inconsciente al primero de una patada y luego al otro de un golpe.

–¡¡¡Mine!!! –me llamo Alexis preocupada.
–Señorita Stern, ¿está herida? –le pregunte. Pero al dar el primer paso me percaté de que una bala había alcanzado mi brazo izquierdo. Me comenzó a doler mucho. –¿En que momento me..? No importa. –camine hacia Alexis y la desate tratando de ignorar el dolor, cuando quedo libre lo primero que hizo fue abrazarme con fuerza.
–¡Mine! –dijo otra vez con un tono de preocupación.

Deshice el abrazo y me gire para ver a los tipos que acababa de dejar inconscientes. Algo no cuadraba eran 5 tipos a dos los mate al momento de entrar, a estos los deje inconscientes, entonces… ¡¿DONDE HABIA QUEDADO EL QUINTO!? Mientras me preguntaba eso examinaba la habitación, entonces vi una sombra tras la puerta que llevaba a la siguiente habitación. Sin pensarlo 2 veces fui ahí o eso trate porque Alexis me tomo del brazo con fuerza lo cual me causo más dolor del que ya sentía en el.

–¡Ahh! –solté un fuerte quejido al no poder disimular más mi dolor.
–Sera mejor que nos vayamos y te cures. –me dijo jalándome a la salida.
–¡Espera! -le pedí resistiéndome a su agarre.
–¡Pero tu brazo! –insistió con lo mismo.

De la parte trasera de mi pantalón saque una daga, me saque la bala, rasgue una parte de mi gabardina y me vende la herida. Ella solo observando mi acto salvaje con una cara de “eso duele” le sonreí dándole a entender que estaba bien y me dispuse a ir por fin a comprobar mis suposiciones. Solo di dos pasos y un sujeto salió del lugar al que me dirigía con una ametralladora. Reaccione al momento salte sobre Alexis y caímos al suelo esquivando la primera ráfaga de balas. Nos levantamos, salimos corriendo a la planta alta lo suficientemente rápido como para esquivar la segunda ráfaga de balas. Había tres habitaciones, nos metimos a la última, mientras oía como el sujeto subía por las escaleras de madera que rechinaban con cada paso que daba, me asome por la ventana y vi una escalera de emergencias. Salí con cuidado, di unos pasos por la cornisa y le di una patada a la escalera haciendo que bajara.

–¿Crees que sea seguro? –me pregunto Alexis con preocupación en sus ojos y también en su voz.
–No lo se, vas a tener que confiar en mi. –tras decir eso salió también y bajo por la escalera primero, yo baje después.

Escuchamos como el sujeto entraba a la primera habitación y disparaba. Alexis y yo ya estábamos tocando el suelo frente a la casa donde la habían tenido retenida unas horas. Si dejaba las cosas así volvería por Alexis quizás no para secuestro si no como venganza. Mire a Alexis que ya caminaba a la salida, entonces una vez mas escuchamos como disparaba, pero ahora en la segunda habitación. Alexis volteo a verme me estaba esperando para salir de aquella vecindad. No podría volver para confrontar a aquel tipo sin que ella fuera atrás de mí.

–Salgamos de aquí. –le dije caminando hacia ella.

Tome su mano y juntas salimos del lugar. La lleve al lugar donde había dejado mi moto y nos fuimos. Yo tenia el fuerte presentimiento de que así no se iba a quedar esto, pero no había nada más que yo pudiera hacer por el momento.

En cuanto cruzamos el umbral de la puerta Silver nos recibió ladrando y moviendo su cola felizmente. Ya no había rastros de mi compañero, solo una mancha de sangre donde su cuerpo había estado. Alexis suspiro al ver el desastre que habían dejado aquellos tipos en su casa. Comencé a acomodar las cosas que estaban en el suelo, no tardo mucho en comenzar a ayudarme a ordenar todo. Dejamos el lugar lo más decente que pudimos. Nada mas terminar me llevó a su cuarto para checar mi herida y curarla como se debía. Me sentó en su cama y me quito la playera que llevaba en ese momento. No se si fue mi imaginación o realmente ella se había sonrojado al verme solo en sujetador…

ALEXIS:

Por más que había intentado dormir aquella noche me fue imposible lograrlo. Me acababa de enterar que mi padre, quien siempre había creído que era una de las mejores personas del mundo tenia negocios que no eran para nada legales y no solo eso mis hermanos y yo estábamos en peligro. ¡Mine! Es verdad Mine, ella me va cuidar, no tengo de que preocuparme… Mine… es tan linda…
Me levanté de golpe y mire el reloj. Eran las 9 de la mañana del domingo. No iba a poder dormir mas, tome algo de ropa limpia para meterme a bañar. Al salir vi que Mine estaba haciendo guardia frente a mi cuarto, estaba dormida, no quise molestarla así que me fui a bañar. Cuando termine baje a hacer el desayuno. Cuando tuve todo listo regrese a verla y la moví suavemente para despertarla.


–Mine, ¿gustas desayunar algo? –le pregunte. Ella abrió sus ojos pesadamente, se incorporo y observo a detalle su entorno.
–¿Qué hora es? –me pregunto con una linda expresión de “aun tengo sueño”.
–Las 10 de la mañana –respondí ofreciéndole mi mano para levantarse del suelo. Ella tomo mi mano enseguida y se puso de pie. –No tenías que dormir aquí, hay más habitaciones en la casa. –le dije acariciando su cabeza. Me gustaba mucho hacer eso y ver su carita tierna de confusión. –Entonces, ¿desayunarías conmigo? –le volví a preguntar esta vez acepto pero sonó su celular interrumpiendo la linda atmosfera que habíamos creado.
–¿Si? –contesto rápido poniendo una cara muy seria. –Entiendo… –colgó el celular y me volteo a ver –Me tengo que ir, en 5 minutos llega un relevo.
–¿¡Que!? Pero creí que tú me cuidarías… –me sentí un tanto decepcionada al escuchar sus palabras.
–Es una misión de 2 horas, volveré pero no puedo dejarte sola por eso enviaran un relevo. –camino a la sala tomo su mochila y se metió al baño.

Supuse que ya no desayunaría conmigo así que me senté a comer. Silver acerco a mí moviendo la colita, le di un poco de lo que había preparado. Mientras comíamos Mine salió del baño con su gabardina negra, lentes de sol y una gorra de visera corta lista para partir. Nuestras miradas se cruzaron unos segundos, se despidió con la mano y salió de la casa.

Luego de unos minutos llego un sujeto que solo se presentó con su número e agente. Se sentó en el sofá observando a detalle todo lo que estaba alrededor. Me fui a mi habitación a ordenar un poco ya que tenía una semana que no ponía orden ahí, de repente escuche un fuerte golpe seguido por disparos. Mi primera reacción fue encerrar a Silver en el baño para que no le hicieran nada. Yo corrí por el pasillo esperando llegar a mi cuarto pero un sujeto salió delante de mí y puso una pistola en mi cabeza.

–Alexis Stern, vendrás con nosotros por las buenas, espero… –dijo el sujeto, yo lo mire molesta y sin decir nada comencé a caminar como el me pidió.

Saliendo de la casa vi una camioneta estacionada frente a mi casa. Me hizo subir a ella con otros 4 tipos que iban bien armados. Me vendaron los ojos y me quitaron mi celular. Paso un buen rato desde que el coche empezó a avanzar. No se cuantas vueltas fueron las que dimos antes de llegar a donde me iban a retener, pero ya me sentía bastante mareada. Cuando por fin el vehículo se detuvo, me hicieron bajar de manera brusca y me guiaron hasta el interior de una habitación o eso imagine al escuchar una puerta cerrándose de golpe atrás de nosotros.

Me quitaron las vendas, me ataron las manos y piernas. Aprovechando que me habían destapado los ojos aproveché a observar el lugar donde me había metido. Era una casa pequeña, estábamos en una sala comedor bastante descuidado. Estuvieron un rato hablando de pedir recompensa y mientras me miraban decían algunos “juegos” para mi que no me agradaban para nada, al contrario me estaba dando mucho miedo. En mi mente la única persona que aparecía era Mine. Quería que fuera a rescatarme. Dos de los sujetos que me había llevado ahí salieron. No recuerdo exactamente cuando tardaron en regresar, pero debió ser más de 2 horas. Los otros tres estuvieron todo el rato vigilándome, por ratos me miraban y susurraban cosas que por sus caras de pervertidos supuse que no era nada bueno.

Cuando regresaron los otros dos comentaron que ya habían logrado hablar con mi padre para pedir la recompensa. Pasaron solo unos pocos minutos antes de que la puerta principal se abriera de golpe tomándolos completamente desprevenidos. Dos dagas volaron hacia mis captores, una en la frente de uno y la otra en el pecho del otro. Los otros 3 sacaron sus armas y comenzaron a disparar, yo no lograba procesar todo lo que estaba pasando por la velocidad en la que todo estaba transcurriendo. Así que solo observe en silencio.

Los sujetos detuvieron los disparos. Entonces se escucharon dos disparos provenientes de fuera. Uno de mis captores recibió un tiro en el brazo y uno en la pierna. El que recibió el tiro en la pierna logro disparar antes de caer de rodillas al suelo. Entonces entro Mine que logro dejar inconsciente a los dos de un golpe y una patada, entonces fue que logre reaccionar y la llame:

–¡¡¡Mine!!! –la llame en una mezcla entre emoción y preocupación.
–Señorita Stern, ¿está herida? –pregunto volteando a verme. Dio un paso hacia mí y se detuvo. Su expresión paso a una de dolor y vi como de su brazo izquierdo escurría algo de sangre. Una bala la había alcanzado. –¿En que momento me..? No importa. –dijo ignorando su herida y caminando hacia mí. En cuanto me desato la abrace con fuerza.
–¡Mine! –por venir a salvarme había salido herida.

Deshizo el abrazo y se giró a ver a mis secuestradores en el suelo, pero se le veía algo preocupada, quizás le preocupaba el hecho de que se volvieran a levantar y nos atacaran mientras estábamos distraídas. Dio unos pasos alejándose de mí pero el tome del brazo rápidamente para que no lo hiciera.

–¡Ahh! –gimió de dolor por la herida en su brazo.
–Sera mejor que nos vayamos y te cures. –para mi era mas importante el curar su herida que verificar la condición de mis captores por lo que la arrastre hacia la salida.
–¡Espera! –me pidió.
–¡Pero tu brazo!

De la parte trasera de su pantalón saco una daga y con ella se sacó la bala. Rasgo una parte de su gabardina y se vendo la herida, esa acción me pareció muy dolorosa, ella me miro y sonrió. Camino hacia la salida por voluntad propia, pero uno de mis secuestradores salió de una de las puertas con una ametralladora en su mano. Me quede paralizada, Mine salto sobre mí y caímos al suelo esquivando la primera ráfaga de balas. Nos levantamos y salimos corriendo a la planta alta tan rápido como nuestras piernas nos lo permitieron, logramos esquivar una segunda ráfaga de balas. Mine me llevo corriendo atreves del pasillo, hasta que llegamos a la ultima habitación y entramos en ella. Mine se asomó por la ventana y escuchamos como las escaleras rechinaban con cada paso que daba nuestro agresor, Mine salió por la ventana y pateo algo metálico, yo me acerque para ver como caía una escalera de emergencia ya algo oxidada…

–¿Crees que sea seguro? –le pregunte algo preocupada por el aspecto de la escalera.
–No lo se, vas a tener que confiar en mi. –sin esperar mas salí por la ventana y baje las escaleras.

Mine bajo detrás de mi, oímos como el sonido de una puerta abrirse de golpe y varios disparos simultáneos. Cuando mis pies por fin tocaron el piso camine hacia la salida, entonces se escucho como entraban y disparaban en la segunda habitación. Me detuve para ver a Mine que no se había movido ni un centímetro, ella volteo a verme y dijo:

–Salgamos de aquí. –se acerco a mi y tomo mi mano.

Llegamos al lugar donde estaba estacionada una motocicleta y nos subimos en ella. Nos fuimos directamente a casa. Al llegar a mi casa Silver nos recibió. Pude notar que el agente que se quedo reemplazando a Mine ya no estaba ahí, le reste importancia por que imagine que ya lo habían llevado a algún hospital. Pero mi casa había quedado completamente desordenada. Mine y yo ordenamos un poco el lugar y me lleve a Mine a mi cuarto para atenderle su herida como se debía. La senté en mi cama y le quite la camisa, al verla solo con su sostén me sonroje inevitablemente.

MINE:

–¿Pasa algo? –le pregunte.
–N-no para nada. –me sonrió y comenzó a limpiar mi herida con alcohol.
–Está bien. –intente no hacer ningún gesto de dolor al sentir como ardía mi herida.
–Es un trabajo difícil para una niña como tú, ¿no? –eso que acababa de decir no me extraño, de hecho me lo esperaba.
–Hace tiempo que ya no soy una niña. –le conteste.
–¿No? ¿Qué edad tienes? –me pregunto.
–Tengo 19 cumplo 20 en dos meses. –me causo mucha gracia la cara de sorpresa que puso al escuchar mi edad.
¿¡E-eres mayor que yo!? Acabo de cumplir 19 el mes pasado. –dijo con asombro.
–Sí, parece que sí, es que no he crecido nada desde que tenía 15 mi físico tampoco ha cambiado. –le sonreí.
–Mmm… ok. –después vi como baja su mirada a una cicatriz que tengo a un costado de mi abdomen. Una cicatriz con forma de cruz.
–Cross… ¿ese de verdad es tu apellido? –me pregunto antes de pasar sus dedos por mi cicatriz lo que hizo que me estremeciera un poco.
–No, la verdad no recuerdo mi apellido real, Cross lo escogí por esa cicatriz.
–Mine… –dijo con un todo de voz bastante tierno, tanto que hizo que se me erizara la piel.
–¿Que paso? –alcancé a decir antes de que se me quebrara la voz.
–Eres muy linda Mine. –Alexis se acercó a mi ¡mucho! Tanto que sus labios se rozaron con los míos…
–Este… –me aleje de golpe. –Gracias creo… –me había puesto nerviosa esa situación, aunque no comprendía por que.
Suspiro y acaricio mi cabeza. –A pesar de tu edad… pareces una niña pequeña. –dijo sonriendo.
–¿Una niña? –me molesto un poquito el comentario, no entendía el por qué me lo decía.
–No tiene nada de malo. –se levantó de la cama. –¿Quieres cenar algo? –me pregunto.
–B-bueno… –le conteste.

ALEXIS:

–¿Pasa algo?- me pregunto, al aparecer había notado mi comportamiento
-N-no para nada. –le sonreí y comencé a limpiar la herida con alcohol tratando de sacar de mi cabeza esos pensamientos pervertidos.
Me pareció raro el que no se quejara por el ardor que podría estarle produciendo al intentar desinfectar su herida. Le pregunte sobre si su trabajo era difícil para alguien de su edad con la intención de saber su edad. Y vaya que me lleve una enorme sorpresa al saber que era mayor que yo. Baje mi vista y me tope con una cicatriz en forma de cruz en un costado de su abdomen, me pareció curioso que su apellido fuera “Cross” y tuviera esa cicatriz por lo que le pregunte que si ese era su apellido, la tentación me gano y pase mis dedos por su cicatriz, haciendo que su cuerpo se estremeciera. Eso me emociono a sobremanera, mientras me respondía note que un lindo tono rojo estaba apoderándose de su mejillas, o quizás tanto deseaba que así fuera que mi imaginación me estaba ayudando a ver esa linda escena. –Mine… –dije su nombre de una manera muy tierna lo más que pude casi en susurro logrando que su piel se erizara, si seguía así no iba a poder detenerme. Estaba tan perdida en mi misma que no alcance a escuchar lo que estaba diciendo. Le susurre lo linda que era y me incline hacia ella con la firme intención de besarla, apenas mis labios se rosaron con los suyos ella se alejo de mi de golpe.

–Gracias creo… –me sentí algo mal por el rechazo pero vi su carita algo sonrojada y confundida parecía una niña pequeña que no comprendía nada.
Suspire y acaricie su cabeza. –A pesar de tu edad… pareces una niña pequeña. –dije sonriendo
–¿Una niña? –se veía más tranquila pero confundida aun.
–No tiene nada de malo. –me levanté de la cama. –¿Quieres cenar algo? –le pregunté.
–B-bueno… –contesto antes de que yo terminara de salir del cuarto.


Continuara…


Última edición por Popi-Chan el 13/11/2011, 23:59, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    4/1/2010, 09:58

World 03:


Intruso.


MINE:
Ya habían pasado 2 semanas desde el secuestro de Alexis, desde entonces había estado muy tranquilo, demasiado para mi gusto. Estaba sentada en la sala mientras que Alexis corría de un lado a otro para atrapar a Silver y poder bañarlo, pero no estaba teniendo éxito con eso. Yo solo me dedicaba a observar lo que hacía, además si no me pedía ayuda no pensaba meterme. Luego de darle la 9° vuelta a la sala Silver corrió entre las piernas de Alexis provocando que cayera en el suelo, fui a donde estaba ella para ayudarla a levantarse ella me sonrió y antes de decirme algo escuchamos el timbre de la casa. Alexis se dirigió a abrir la puerta mientras yo me sentaba en el sofá, cuando Alexis abrió se topó con un chico alto moreno de cabello negro y ojos verdes, al ver a Alexis la abrazo…
–¡Alex! –dijo mientras la abrazaba.
–Kyle… –dijo Alexis con una expresión de sorpresa.
–Tu papá le conto al mío que estas en peligro, o mas bien todos los de tu familia, pero a mi me importas solo tu. –dijo el alejándose de ella y mirando la casa de Alexis y cuando su mirada se topo conmigo puso cara de sorpresa. –¿Y ella quien es? –pregunto mirando serio a Alexis.
–Mi guarda espaldas… me la asigno mi papá. –contesto Alexis.
–No me agrada… necesitas más protección que solo una preadolescente. –ese comentario realmente me había molestado. Me pare y camine hacia donde estaban ellos.
–Yo soy todo lo que la señorita Stern necesita. –dije con bastante seguridad, y era la verdad no necesitaba mas protección de la que yo le podía ofrecer. Kyle se veía realmente molesto por mi intromisión.
–¡Eso es verdad! –Alexis también intervino. –Mine puede cuidarme sola.
Kyle me observo durante varios segundos. –Alexis… ella no me agrada.
–No debe agradarte, solo hacer bien su trabajo. –Alexis estaba claramente molesta.
–Sabes, hablare con tu papá, necesitas mas protección. –saco su celular y comenzó a escribir un mensaje.
–Ya te dije que no es necesario yo puedo sola. –dije bastante molesta.
–Pruébalo… –me dijo en tono desafiante.
–No tiene que probarte nada. –le dijo Alexis.
–Si tiene que, no voy a dejar a mi prometida desprotegida. –lo que había dicho Kyle me había tomado por sorpresa. ¿Prometida?
–¡No estoy desprotegida! –Alexis no había desmentido las palabras de Kyle.
–Es que no se como puedes estar tranquila si ya tuviste dos intentos de secuestro y uno que si se logro –Kyle se ponía mas furioso cada segundo que pasaba. –¿¡Y cuando eso paso ella donde estaba!?
–¡Yo la primera vez me las arregle para salvarla! –no iba a dejar que dijera lo que quisiera.
–¿Y la segunda vez?
–La segunda vez ella no me estaba protegiendo. –me defendió Alexis.
–¿Y por que? ¿Donde estaba? –Kyle me miraba furioso.
–Tuve que encargarme de otra misión, la señorita Stern quedo a cargo de otro agente, pero en cuanto volví la rescate.
–Ves es por que no puedes sola con el trabajo. –Kyle comenzaba a sacarme de quicio.

No pensaba dejar que me siguiera hablando así esa persona desconocida, di un paso hacia el pero antes de que pudiera hacer o decir cualquier cosa 4 tipos con traje negro entraron por la puerta rodeándonos. Reaccione al instante dándole una patada en el diafragma sacándole el aire al que estaba frente a mi , los otros 3 se abalanzaron en mi contra pero retrocedí y los 3 chocaron, quedaron en el suelo mientras yo esperaba el contraataque. Kyle se veía furioso y no sabia el por que, los 4 sujetos se levantaron y se giraron hacia Kyle…
–¿Así de fácil los inmovilizaron? –les reclamo Kyle molesto.
–Lo sentimos Señor Nash. –dijeron en coro los 4 tipos.
–¿Nash? –en ese momento lo reconocí, el era Kyle Nash, hijo del socio mayorista de la compañía Stern, y no solo de la compañía también era cómplice de varios otros negocios sucios del papá de Alexis, sin embargo no pintaba nada para mi ya que el organización en la que yo estaba era solo del señor Stern, me imagino que para mantener sus negocios sucios a salvo casaría a su hija con el hijo de alguien que ya conociera todos sus negocios.
–Si… Kyle Nash. –afirmo viéndome fríamente. –Dime tu numero de esclavo –me imagine que se refería a numero de agente lo mire molesta.
–¡Ella no es esclava! –Alexis me defendió otra vez.
–¡Bueno! Numero de agente –corrigió Kyle.
–661558… –dije en tono golpeado.
–6615… ¡espera! ¿¡Eres M. Cross!? –al parecer le sorprendía el hecho de conocer mi identidad. –Creí que se trataba de un tipo rudo y fuerte, no una niña con cara de tonta.
–¡Oye! ¡Mine no tiene cara de tonta! –le dijo Alexis.
–Es que no lo puedo creer el agente Cross es una leyenda, uno de los mejores 3 agentes que tiene tu papá. Todas sus misiones han sido exitosas, por eso me imagine a alguien más sorprendente. –Kyle se puso serio mientras me examinaba de pies a cabeza.
–Entonces, ahora que conoce mi identidad, ¿me dejara cuidar a la señorita Stern? –le pregunte un poco mas calmada.
Kyle volteo a ver a Alexis y luego a mi y contesto serio. –De ninguna manera, sigo pensando que Alex necesita más protección.
–¡Basta! –por el tono de voz de Alexis se podía notar que seguía molesta, Kyle y yo volteamos a verla y vaya que si estaba furiosa.
–No, necesito mas protección ¡Con Mine es suficiente! –Kyle iba a decir algo pero no lo deje.
–Tal como escucho, yo puedo cuidar a la señorita Stern sola. Como usted dijo soy de las mejores agentes que hay. –el enojo se me había bajado por completo pero el tono de mi voz seguía siendo serio.
–Pero… –Alexis no lo dejo terminar lo tomo de la manga de su camisa, abrió la puerta, lo saco y le cerró la puerta en su cara.
–¡Y ustedes váyanse con su jefe! –les dijo Alexis a los 4 agentes de Kyle. Ellos se retiraron también.
–Señorita Stern… –la llame, ella estaba mirando al suelo. –Señorita Stern –insistí esta vez con éxito ya que alzo su vista y me sonrió haciéndome sentir un poco mas tranquila yo también le sonreí.

ALEXIS:
La invasión de Kyle en mi casa, junto con todos sus agentes y el que haya menospreciado a Mine me había puesto de verdad furiosa. Por lo que haberlo sacado de mi casa era lo mas sensato que podía hacer, la segunda opción era homicidio y no valía la pena. Baje mi vista al suelo y me quede pensando en que quizás Kyle le comente a mi papá sobre que necesito mas protección, pero aun que así fuera mi papá sabia los riesgos que iba a correr y aun así me dejo solo a Mine. –Señorita Stern. –la voz de Mine me distrajo de mis pensamientos y alcé mi vista para poder verla se veía algo preocupada así que lo mejor que pude hacer fue sonreírle, ella me sonrió también.
–Cree que… –volvió a ponerse seria. –¿El señor Nash consiga que me releven de mi cargo? –Mine se veía preocupada.
–Lo que yo pienso que… mi papá ya sabía los riesgos que iba a correr y si tú no pudieras sola con este trabajo, habría puesto a más agentes a mi cuidado. –me acerque a ella y en acto reflejo la abrace.
–Se-señorita Stern… –dijo Mine algo nerviosa.
–No pasa nada, yo creo que tu puedes cuidarme sola. –le dije segura acariciando su cabeza.
–Gracias… –me dijo ella sonriéndome de una manera muy tierna, estaba por besar una de sus mejillas cuando la puerta se abrió de golpe.
–¡Cross! –entro Kyle una vez mas a mi casa interrumpiendo ese lindo momento.
–¿Ahora que quieres Kyle? –le pregunte molesta.
–Aceptare que Cross sea tu guardaespaldas si… –lo interrumpí.
–¡No tienes que aceptar nada! ¡No es tu decisión!
–¿Si que? –pregunto Mine. –¿Si lo hago lo que quiere aceptara que cuide a la señorita Stern? –tanto Kyle como yo la miramos sorprendidos, ella se veía realmente interesada en la propuesta que le estaban haciendo.
Kyle sonrió y le contesto. –Si derrotas a mi mejor agente.
–¿Cuando y donde? –pregunto Mine seria.
–En una semana, yo te diré donde después. Le pediré la instalación de entrenamiento a mi papá. –dijo Kyle caminando hacia la salida. –Nos vemos Alex. –dijo cerrando la puerta, voltee a ver a Mine que estaba mirando al suelo.
–Mine… –le hable captando su atención.
–Dígame… –contestó.
–No tenias que aceptar lo que Kyle te dijo.
–Lo se, pero no me gusta que cuestionen mi trabajo.
–Ahhh… ya veo. –me quede en silencio, yo realmente pensaba que Mine hacia un excelente trabajo, no era necesario demostrarle nada a Kyle y me parecía tonto el haber aceptado el desafío pero esa era decisión de Mine no mía. –Mine… –la llame mientras cargaba a Silver.
–¿Que pasa? –me pregunto volviendo a tener la linda expresión de siempre.
–¿Me darías una mano con Silver? –le pregunte volteando a verla con un intento de sonrisa.
–Claro. –me contesto y camino hacia mi.
–Deberías cambiarte de ropa, esa la vas a mojar. –le advertí.
–No importa. –me quito a Silver para cargarlo ella.
–Ok.

MINE:
Me preocupaba que el prometido de la señorita Stern hiciera que me quitaran la misión de cuidarla. Pero ella estaba bastante tranquila y me dijo palabras de motivación y después me abrazo, me sentí bastante nerviosa por la situación, nadie había sido tan cariñoso conmigo desde que tenía uso de razón, acaricio mi cabeza y al sentir ese contacto sentí como una sonrisa se formo en mi rostro y le di la gracias, ella se puso roja y comenzó a acercarse a mi.

La puerta se abrió de golpe interrumpiendo aquella extraña atmosfera que se estaba empezando a formar. Era Kyle que reclamaba mi presencia. Esta vez con una “condición” para aceptar que yo cuidara a la señorita Stern y si con eso me dejaba hacer mi trabajo iba a aceptar cualquier cosa que el propusiera. Sonreí cuando escuche que todo lo que tenia que hacer era derrotar a su mejor agente, conocía muy bien mis habilidades y un combate con otro agente seria fácil, acepte su desafío y no tardo mucho en irse. Eso era todo solo tendría que derrotar a un agente para poder hacer mi trabajo a gusto.

Alexis me dijo que no tenia por que haber aceptado el desafío, por lo que fui sincera y le dije que no me gustaba que cuestionaran mi trabajo. Nos quedamos en silencio varios minutos hasta que me pidió que la ayudara con Silver, yo acepte, no soy del tipo de persona que ayuda a los demás si no se lo piden, porque ese no es mi trabajo, mi trabajo es proteger, matar si es necesario y conseguir lo que me jefe me pida, como guarda espaldas no se me permite interactuar con los que debo proteger por que así me enseñaron, pero desde que tengo que cuidar a Alexis, por primera vez no me importa cumplir con las reglas que me enseñaron…
–Deberías cambiarte de ropa, esa la vas a mojar. –me advirtió con Silver en sus brazos.
–No importa. –cargue a Silver y camine hacia el baño
–Ok.

Luego del baño de Silver el día continuo tranquilo y fuimos a dormir temprano ella en su cuarto y yo en el pasillo, luego de un rato me quede dormida sin saber que Alexis en su cuarto planeaba algo para ese fin de semana…

Continuara…


Última edición por Popi-Chan el 8/4/2012, 23:42, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    4/1/2010, 11:40

Ayyy!!1 si q sta lindo!!
q tenura de xikas!! caray!!!
spero la conti!!!
Bye Bye!!
Volver arriba Ir abajo
shizuru
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : santa fe
Cantidad de envíos : 108
Fecha de inscripción : 11/01/2010

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    14/1/2010, 02:17

esta muy linda la historia sube la continuacion
Volver arriba Ir abajo
lolys
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi lugar favorito...!
Cantidad de envíos : 417
Fecha de inscripción : 30/08/2009

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    14/1/2010, 06:01

Popi- chan !!! pues siguele!!! esta muy bueno!!!no le corte y no te demores en subir la conti!!! yo se que la tienes!!!

jijijij!!! bue nos vemos niñas!!! besos
Volver arriba Ir abajo
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    28/2/2011, 22:10

Ufff... no habia actualizado aqui xD retome este fic hace poco por la falta de inspiracion con los otros hora de ponerse al dia!



World 04:

El día de Mine y Alexis

ALEXIS:

–¡MINE! –la llame mientras abría de golpe la puerta de la habitación que le había asignado.

Ella había saltado del susto ya que no se esperaba que entrara y menos de esa manera. Estaba cerca de la cama con una maleta abierta, algunas horas atrás había ido a su departamento a buscar algunas cosas y creo que la atrape corroborando su equipaje. Me sentí algo desilusionada, puede que suene algo pervertida pero yo esperaba encontrarla cambiándose de ropa o algo parecido y es que desde esa ocasión que le cure la herida que le habían hecho mis secuestradores tenía ganas de volver a verla así, en cambio ella se encontraba con un short de mezclilla y una playera manga larga negra son unos tenis negros, en uno de sus tobillos tenía una cadena de plata con un dije de alas, en cada mano una pulsera de piel al igual que una en su tobillo, por lo general se la pone ahí cuando usa short, un cinturón con la hebilla de anarquía, y un anillo con forma de cruz (diferente diseño) en cada mano exactamente en el dedo medio.

–¿Que sucede Srita. Stern? –me pregunto mientras cerraba su maleta y la metía bajo la cama.
– Nada, es… solo que… ¡Estaba sacudiendo mi mochila y me encontré estos boletos para ir a la feria! –eso era mentira los había comprado para pode ir con Mine. –Y como me siento aburrida, ¡Quiero ir!
–Si es lo que quiere esta bien, pero, usted sabe que tiene que llevarme con usted. ¿Verdad? Lo digo por que solo tiene 2 boletos que podría usar con alguna de sus amigas o el señor Nash –la mención de Kyle y el que me hablara de “usted” me había irritado un poco.
–¡Ya lo se! –solté con tono molesto que había tratado pero no había logrado contener. –Pero está bien si vas conmigo, me voy a divertir.

Mine sonrió y yo no pude evitar hacerlo también, así que fui a mi cuarto a cambiarme de ropa para mi “cita” con Mine. Si aunque ella no lo supiera lo que tendríamos seria una cita, esperaba que en el transcurso de la tarde se diera cuenta de eso. Me puse un pesquero color negro, una blusa manga larga color azul cielo, una delgada cadena de plata con un dije de cruz, unos tenis debido a que caminaríamos mucho y las zapatillas resultan incomodas para eso y para los juegos.

Tome una bolsa chica lo suficientemente grande para el maquillaje básico y mi cartera, salí de mi cuarto y baje las escaleras. Mine estaba acariciando a Silver, al verme ella sonrió y yo le correspondí, nos despedimos de Silver y salimos en mi coche, claro no sin antes cerrar bien la casa. El trayecto fue algo largo lo aproveché para platicar con Mine de varias cosas nada sobre el pasado solo sobre sus gustos y preferencias aunque yo fui la que hablo mas, al llegar a la feria ya había algo de gente, tome su mano con el pretexto de que si no podríamos separarnos y ella acepto sin ningún problema mi idea.

MINE:

–¡MINE! –escuche la voz de Alexis llamándome e invadiendo mi cuarto, había sido tan inesperado que di un pequeño salto por el susto. Me encontraba revisando mi maleta asegurándome de haber llevado todo lo que me hacia falta y algo mas de ropa, asique estaba con la guardia baja y Alexis había logrado asustarme. Desde la visita de Kyle, nada fuera de lo normal había ocurrido salvo que yo me había enfocado un poco en el entrenamiento físico en los ratos en los que Alexis estaba en casa haciendo tarea u otras cosas.

–¿Que sucede Srita. Stern? –le pregunte mientras cerraba mi maleta y la metía bajo la cama.
– Nada, es… solo que… ¡Estaba sacudiendo mi mochila y me encontré estos boletos para ir a la feria! Y como me siento aburrida. ¡Quiero ir! –la veía realmente feliz con la idea y le iba a decir que si, pero vi los dos boletos en su mano y pensé que seria mejor que los usara con alguien mas.
–Si es lo que quiere esta bien, pero, usted sabe que tiene que llevarme con usted. ¿Verdad? Lo digo por que solo tiene 2 boletos que podría usar con alguna de sus amigas o el señor Nash –vi como fruncía el seño en automático al mencionar al señor Nash y por un segundo me arrepentí de haberlo mencionado.
–¡Ya lo se! –me contesto molesta –Pero está bien si vas conmigo, me voy a divertir. –me lo dijo seria pero sabía que lo que decía era verdad.

Le sonreí y ella me sonrió también, vi como se iba a su cuarto me imagine que a cambiarse. Yo tomé un par de cuchillos y mi pistola, la seguridad de Alexis era lo primero después de todo. Baje a la sala y me senté en el sofá, Silver se acomodo a mi lado y lo empecé a acariciar. Alexis se tomo su tiempo para cambiarse mientras yo jugaba con Silver cuando. Cuando por fin bajo, nos despedimos de Silver, cerramos la casa y subimos a su coche. El trayecto fue algo largo Alexis se la paso preguntándome cosas, pero nada que pudiera incomodarme, por ratos hablaba de si misma. Al llegar a la feria ya había algo de gente, me pidió mi mano para no perdernos lo cual me pareció bien. El cateo de la entrada no fue problema ya que a las mujeres les revisaban las bolsas mientras que a los hombres todo el cuerpo, asique mis armas pudieron pasar sin problemas.

Caminamos primero por los puestos curioseando lo que vendían en ellos:
Comida, juguetes, artesanías, y finalmente llegamos a los juegos, la verdad era que a las ferias ya había ido antes, pero eran contadas las ocasiones, y nunca había ido para ver los puestos o subirme a las atracciones. Esa era mi primera vez ahí, para divertirme. Alexis apretó ligeramente mi mano sacándome de mis pensamientos y haciendo que me diera cuenta que no iba totalmente a divertirme ya que debía protegerla.

Lo primero que hicimos fue subirnos unos avioncitos con cabina cerrada que era para dos personas. Nos sentamos mientras pasaba el cobrador por todos los aviones, cuando Alexis pago el sujeto bajo una biga de metal para que no nos moviéramos. Al principio me alarme y Alexis se dio cuenta ya que me explico que era por seguridad. Me tranquilice y poco después inicio el juego, daba vueltas lento pero entonces la velocidad empezó a aumentar me sentía mareada, daba gracias de no haber comido nada aun. No sé qué cara era la que estaba haciendo pero creo que era una graciosa ya que Alexis se estaba riendo mucho. Cuando paro el juego y nos liberaron de las vigas de metal salte del avión, mientras Alexis bajaba tranquilamente, camino y se adelanto 2 pasos a mi, yo aun mareada me tambaleaba de un lado a otro.

–Te prometo que el próximo no será tan movido. –dijo ella volviendo a tomar mi mano.

Cuando me di cuenta estaba en un juego llamado el rostizador el cual funcionaba emulado evidentemente un rostizador de pollo, nos sentaban y solo nos aseguraban en con una viga de metal, no había cabina sellada como el juego anterior ese fue aun peor ya que nos ponían hasta de cabeza, Alexis no paraba de reír no sabia si se estaba divirtiendo o se reía para no gritar, al bajar de ese juego sentí un gran alivio o eso fue hasta que Alexis me señalo el siguiente juego “El martillo” vi como esa cosa ponía igual a la gente de cabeza entonces solté un largo y pesado suspiro.

ALEXIS:

Luego de caminar por los puestos de la feria, pasamos a los juegos donde me reí una y otra vez de las expresiones de Mine. Todas y cada una de ellas eran nuevas para mi, y realmente lo estaba disfrutando. Luego de un rato decidí que era hora de un descanso para Mine y también de comer algo pero antes teníamos que ir a la casa embrujada, por alguna razón imaginaba que Mine se relajaría un poco ahí.

–¡Hey Mine! ¿Quieres reírte un rato? –le pregunte con una gran sonrisa, ella levanto su cabeza para verme y también sonrió.
–¿Por que? ¿Iremos a la casa de la risa? –me pregunto ingenuamente, aunque, para mi la casa del terror era como la de risa así que asentí con la cabeza.

Tomadas de la mano caminamos hasta la entrada, vi la cara de Mine algo confundida y con su mirada fija en el letrero “Casa del terror” fuimos a comprar nuestras entradas y nos subimos al vagón del medio, enfrente de nosotras habían otros 2 que ya estaban llenos. Esperamos un momento a que se llenara el de atrás y luego empezó a avanzar el juego y al mismo tiempo escuche como Mine reprimía un gritito, lo cual me causo risa. Quien diría que la mejor agente de mi papa le tenía miedo a seres sobrenaturales.

Maniquíes, sujetos disfrazados, efectos visuales y de sonido, era lo que había en esas casa del “terror”, algunos si llegaron a causarme algo de miedo por unos segundos, otros me daban risa y Mine se mantuvo seria todo el trayecto. Cuando el juego termino y nos bajamos, Mine seguía aun con su cara seria, comencé a picarle los cachetes sin poder lograr gran cosa, sonreí y opte por darle un beso en la mejilla.

MINE:

Luego del martillo y con mi estomago súper revuelto Alexis me pregunto que si quería reírme un rato, automáticamente recordé una atracción por la que habíamos pasado antes de llegar al martillo que decía “Casa de la risa” así que asentí con la cabeza y caminamos en la dirección correcta, pero, terminamos en la atracción incorrecta ya que nos detuvimos frente a la “Casa del terror”. Alexis me llevo a pagar las entradas y luego nos subimos a uno de los vagones, poco después se subieron en los últimos espacios vacios, y esa cosa empezó a avanzar me tomo tan de sorpresa que tuve que reprimir un grito.

Zombis, fantasmas, hombres lobo, vampiros, payasos diabólicos, títeres con cara perversa, era lo que había en ese lugar. En algún punto del recorrido mi cara se congelo y al salir seguía con una expresión seria, Alexis divertida me picaba los cachetes, pero yo aunque lo intentaba no podía cambiar me expresión, hasta que sentí los labios de Alexis en mi mejilla. Sentí como mis facciones se suavizaban y también sentí calor en mis mejillas, al voltear a ver a Alexis me tope con una gran sonrisa, cálida y sincera. Entonces sentí taquicardia aunque eso se lo atribuí al juego del que acabábamos de salir, sin soltar mi mano empezó a caminar al igual que yo.

De repente sentí una mirada penetrante a nuestra espalda, de reojo pude ver a un sujeto sospechoso siguiéndonos o esa era la impresión que daba, así que tendría que sacarme de dudas. Lleve a Alexis alrededor de la feria, pero no importaba cuantas vueltas diéramos el sujeto seguía detrás de nosotras, Alexis no decía nada pero por su mirada pude darme cuenta de que ya se estaba imaginando lo que pasaba.

–Alexis… ¿hay algún juego que sea como un laberinto? –le pregunte ella se quedo viéndome unos momentos.
–Algo parecido, la casa de los espejos. –tras decir eso ella fue quien nos guio hasta el lugar, nos formamos para comprar la entrada, dos personas se formaron antes que el tipo que nos venia siguiendo, entramos y empezamos a correr.

Tratando de tomar la delantera me estrelle un par de veces con los espejos, lo cual me estaba poniendo de malas. Alexis reía nerviosa por eso, y volteaba ocasionalmente hacia atrás, eso no me iba a llevar a nada, así que puse a Alexis en un lugar donde varios espejos podían reflejarla y cargué mi pistola.

–Estaré en un lugar donde no me enfoque ningún espejo cuando se acerque lo atacare, pero necesito que tengas esto. –le dije dándole mi pistola.
–P-Pero yo nunca eh usado una. –me contesto con algo de miedo en su voz y una expresión de angustia.
–Te prometo que no será necesario que la uses –ella temerosamente tomo mi pistola.
–No se como usarla. –dijo mientras observaba mi pistola.
–Solo tienes que apuntar y jalar el gatillo –solté un pesado suspiro –En serio… intentare que no sea necesario que la uses, estaré cerca.

Ella se acerco a mi me dio un beso en la mejilla seguido de un abrazo, pero lo termine rápidamente por que no sabíamos que tan cerca estaba el sujeto que nos estaba persiguiendo. Alexis se quedo donde la deje mientras que yo me alejaba un poco buscando un punto ciego. Cuando por fin lo encontré gire hacia donde había dejado a Alexis, fue en ese momento que me di cuenta de que...
¡ME ENCONTRABA DEMASIADO LEJOS DE ELLA!
Además de que no estaba muy segura de que no me estrellaría contra un espejo antes de llegar a ella, pero tenía que arriesgarme, y esperar que todo saliera bien….

ALEXIS:

Me separe de Mine y pude notar que se sonrojaba, se veía lindísima, además eso me daba esperanzas. Comenzamos a caminar una vez mas en silencio, entonces baje mi vista para ver a Mine y note que tenia la cara seria, y trataba de no gira su cabeza por completo para ver hacia atrás, así que eche un pequeño vistazo y vi a un sujeto sospechoso atrás de nosotras. Luego Mine empezó a dar vueltas por la feria, imagine que tratando de perder al sujeto, eso me estaba poniendo realmente nervioso, ya habían pasado varios días sin ninguna situación de eso tipo.

–Alexis… ¿hay algún juego que sea como un laberinto? –me pregunto interrumpiendo mis pensamientos.
–Algo parecido, la casa de los espejos. –ni bien termine de decir eso cuando la dirigí al lugar.

Al llegar nos formamos para comprar los boletos, dos personas se formaron antes de sujeto que venia persiguiéndonos, en cuanto entramos comenzamos a correr.

En mas de una ocasión Mine se topo con espejos, lo cual me causó algo de gracia, pero no podía evitar estar preocupada por el sujeto que venia siguiéndonos, si bien había corrido ya gran parte del camino no estaba segura de que tanta distancia había entre nosotros. De repente Mine se detuvo vi que saco su pistola y la cargo.

–Estaré en un lugar donde no me enfoque ningún espejo cuando se acerque lo atacare, pero necesito que tengas esto. –me ofrecía su pistola.

Yo nunca había usado una pistola en toda mi vida así que no quería agarrarla, pero ella insistió en que la tuviera además me prometió que no seria necesario que la usara por eso fue que la tome. Me acerque a ella dándole un beso en su mejilla y luego un abrazo, pero ella se separo rápido de mi, lo cual entendía ya que no tardaría en aparecer ese sujeto.

Vi como se alejaba hasta que desaparecía de los espejos, estaba algo nerviosa oculte la pistola y espere… no estoy segura de cuanto tiempo pero me pareció eterno, las dos personas que habían entrado atrás de nostras ya me había rebasado lo que significaba en que no tarda en aparecer el sujeto. Respire hondo y toque la pistola tratando de sentirme segura, pero para alguien como yo que era la primera vez que tocaba una solo me hizo sentir aun mas nerviosa, entonces apareció…

–Alexis Stern. –No fue necesario que volteara ya que los espejos me ayudaban para verlo.
–¿Si? –fue lo único que alcance a contestar debido a los nervios, me gire para verlo de frente.
–Vendrás conmigo. –dijo acercándose rápidamente a mi y tomando bruscamente mi brazo.
–¡No! –grite y trate de zafarme de su agarre sin ningún éxito.

¿Donde estaba Mine? El sujeto seguía forcejeando conmigo y cada vez me apretaba mas el brazo y lentamente me hacia avanzar. Entonces con mi mano libre tome la pistola que me había dado Mine. Pero el sujeto se percato de eso y me dio un fuerte golpe en la muñeca haciendo que la soltara. La pistola cayó al suelo algo retirada de mi no podría recogerla si no me soltaba, fue entonces que ambos escuchamos un espejo rompiéndose…

MINE:

No estoy segura de cuanto tiempo paso antes de que el sujeto apareciera, pero en cuanto lo vi reaccione. Corrí hacia ellos pero me estrelle contra un espejo, me repuse rápido y volví a avanzar pero otra vez me estrelle, observe como ese sujeto agarraba a Alexis de manera agresiva lo cual me hizo enfurecer. Alexis buscaba la pistola que le había dado mis propias palabras resonaron en mi mente “Te prometo que no será necesario que la uses” entonces llegue a la conclusión de que tendría que hacer mi propio camino para llegar a ellos. Le di un fuerte patada al espejo frente a mí, tuve que romper otros tres para poder llegar a adonde estaban ellos, sin importarme que varios cristales se incrustaran en la piel de mi pierna.

No le di tiempo al sujeto de reaccionar, le di un puñetazo en la cara haciendo que soltara a Alexis, entonces saco una pistola. Con un rápido movimiento saque un cuchillo de mi pantalón y se lo arroje clavándoselo en la mano que sostenía su pistola, Alexis corrió para tomar ambas pistolas del suelo y yo aproveche a darle un puñetazo en el estomago al tipo. Alexis me dio mi pistola, yo la guarde y segundos después llegaron los de seguridad de la feria, los espejos que yo había roto habían alterado un poco la gente afuera.

Medio pudimos explicarles la situación, afortunadamente Alexis me había dado mi pistola si no hubiera sido un gran problema. Curaron mis heridas en el transcurso del interrogatorio y luego nos dejaron ir.

ALEXIS:

Todo había sucedido demasiado rápido, la llegada de Mine golpeando al sujeto logrando que me soltara, lo primero de lo que me percate era de su pierna sangrando donde evidentemente se le habían incrustado algunos vidrios, entonces vi como el sujeto sacaba una pistola y la reacción rápida de Mine con el cuchillo. Lo único que se me ocurrió para ayudarla fue recoger ambas armas antes de que el reaccionara y tomara alguna, pero cuando ya las tenia Mine le había sacado el aire de un puñetazo, me acerque a ella y le di su pistola, ella la guardo y entraron los de seguridad de la feria. Tras un breve interrogatorio y curarle las heridas a Mine nos dejaron ir…

–Te veo muy seria. –le dije a Mine ya dentro del coche.
–Es que no pude interrogar al sujeto. –contesto y acto seguido suspiro.
–Eso es lo de menos… ¿Como esta tu pierna? –pregunte bajando la mirada para ver su pierna ahora vendada.
–Bien. –contesto inmediatamente.

Entonces arranque el coche, nuestra cita se había arruinado, aun tenía planeado ir a otras atracciones y una cena, por algo dicen que lo que se planea nunca resulta. Mine estaba muy seria en ese momento.
–¿Vamos a casa o quieres ir a cenar?
–A casa. –me dijo volteando a verme, no se que expresión fue la que hice pero ella puso cara de preocupación y dijo:
–Es peligroso que hoy al menos sigamos fuera, creo que estaría bien cenar en casa. –sonríe tristemente ya que sabia que ella tenia razón. –Yo cocinare algo para ti.

Esta vez mi sonrisa se convirtió en una mas sincera y alegre, le dije que si estaba bien irnos a casa, así que ahí nos dirigimos.

Cuando llegamos Silver nos recibió moviendo su colita y ladrando de felicidad. La cena estuvo mas o menos, definitivamente la cocina no era lo de Mine, me comento que no lo hacia mucho pero al menos la cena que hizo era bastante comestible, aun que no pudimos subirnos a mas atracciones, tuvimos no una cena romántica pero si una bastante agradable.

Continuara…


Última edición por Popi-Chan el 8/4/2012, 23:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    24/3/2011, 00:10

World 05:

Los sentimientos de Alexis.

ALEXIS:

–En serio… –tome aire y suspire pesadamente –Deja de llamarme así. –le pedí a Mine mientras paseábamos a Silver en el mismo parque donde nos habíamos conocido.

Estaba molesta por que Mine me decía “Señorita Stern” por que sentía que impedía un avance en nuestra relación.

–Pero es por respeto. –me contesto mientras se detenía y se agachaba a amarrar las agujetas de sus tenis.
–No quiero tu respeto, quiero… –me quede callada al darme cuenta que lo estaba diciendo y no pensando.

Mine se levanto y me observo esperando a que terminara de decir lo que deje a medias, yo solo seguí caminando. Pero, sin darme cuenta choque con alguien, me disculpe ya que por ir mirando al suelo había chocado con ella. Mine me alcanzo y yo alce mi vista para toparme con la persona con la que había chocado, y que sorpresa me lleve al encontrarme con esos ojos verdes que ya conocía, piel blanca, cabello corto naranja y ondulado, era mi primer amor Bianca.

–¡Alex! –exclamo abrazándome efusivamente.
–Bianca… ¿Cuando volviste? –pregunte separándome de ella.

Bianca y yo habíamos pasado por varios problemas en nuestra relación sobre todo por no aceptar ella misma sus preferencias, huyendo de eso y de mí se había ido a estudiar a otro país. Perdimos por completo el contacto y me obligué a olvidar mis sentimientos por ella y sin poder volverme a enamorar de alguien hasta que conocí a Mine…

–Hace 3 días, pero nunca creí encontrarme contigo aquí o más bien tan pronto.

Me sonrió de una manera que me hubiera derretido hace 4 años yo solo esquive la mirada y vi a Mine que tenia cara de no comprender que pasaba.

–¡Ah! Lo siento, Bianca ella es Mine. –dije poniendo mi mano en el hombro de Mine.
–Mine Cross –dijo extendiendo su mano hacia Bianca.
–Bianca Di Salvo –tomo la mano de Mine pero rápido la soltó.

El padre de Bianca era Italiano, un gran amigo de mi papa, así que nos conocíamos de toda la vida. Me di cuenta de los sentimientos de Bianca hacia mí hace 5 años cuando mi papa y el de Kyle anunciaron el compromiso, primero evitaba hablarme pero después de unos meses hablando sobre eso todo se arreglo e iniciamos una relación de la que nadie se entero por el miedo que ella tenía de decepcionar a los demás, sobre todos a sus padres.

Platicamos un rato sin sacar a flote nuestra fallida relación, ya que era algo que no quería que Mine escuchara. Me dijo que vivía cerca de ese parque, que se había inscrito en la misma universidad que yo sin querer, y que esperaba que la ayudara a ponerse al día con las materias aun que no cursábamos la misma carrera algunas materias coincidían. Acepte me pidió mi numero de celular y se lo di antes de irme dijo que esta vez venia con intenciones de luchar por las cosas de las que huyo, yo no le dije nada solo me di la vuelta y me retire con Mine de vuelta a casa.

MINE:

Habíamos ido a pasear al parque cuando nos topamos con Bianca aparentemente una vieja conocida de Alexis, yo estuve todo el tiempo sumida en mis propios pensamientos y preocupaciones, ya que en mis ratos libres había estado investigando a las personas que tenían bajo amenaza al Sr. Stern y los resultados de mi investigación me estaban llevando a un terreno muy peligroso. A este paso todo terminaría en un muy feo desenlace, veía a Alex platicando con Bianca pero no escuchaba lo que ellas decían, Alexis ocasionalmente volteaba a verme y me sonreía, yo trataba de hacer lo mismo pero estaba sumamente preocupada por lo que podría pasar en un futuro no muy lejano. Cuando me di cuenta ya estábamos de vuelta en casa, Alexis le quito la correa a Silver y luego fue a la cocina preguntándome algo supuse que era si tenía hambre o algo así, yo solo asentí con la cabeza y me dirigí al sofá.

–Mine ven a cenar. –me dijo luego de un rato.

Me senté en una de las sillas del comedor, y comencé a comer en silencio, pude sentir la mirada preocupada de Alexis fija en mi, se acerco y me abrazo, yo solo me quede inmóvil tratando de no soltar el tenedor, ya que me había agarrado completamente desprevenida.

–Yo… Mine… me gustan las… –Alexis fue interrumpida por el sonido de su celular vio la pantalla y suspiro par contestar con tono molesto –¿¡Que quieres Kyle!? –seguramente estaba hablando para confirmar el lugar de mi prueba, ya que faltaban 2 días para que eso ocurriera, recordándome que tenia que concentrarme en la prueba que ya estaba muy cerca y luego me preocuparía por lo demás.

Mientras Alexis hablaba con Kyle comí rápido y me encamine a la habitación que me había dado Alexis, me senté en la cama y busque en un cajón (que tenia un costado de la cama) un par de pesas que me puse en los tobillos eso me ayudaría un poco, me puse un chaleco pesado bajo la playera que traía y baje otra vez a donde estaba Alexis colgando el teléfono.

–Sera en una isla cercana de la familia Nash. –eso me confirmaba que era para eso que Kyle había marcado.
–Ya veo… –conteste ella se acerco a mi y puso su mano en mi mejilla.
–¿Que tienes? –me pregunto dejándome sin palabras.
–Nada… –conteste apenas. Ella arqueo la ceja. –Nada grave, solo pensaba en varias cosas –conteste al ver que se estaba preocupando.
–Mmm… –tomo mi mano mientras me veía con su cara de preocupación.

Desde que conocía a Alexis era la única persona que había demostrado verdadera preocupación por mi después de su mama quien me iba a visitar mucho y daba regalos mientras vivía, sin embargo sentía algo diferente por Alexis, por su mama sentía gratitud, pero por ella… no esta segura de que sentía ya que comenzaba a sentir cosas que nunca había sentido antes.

–En serio no es nada. –insistí, ella me abrazo.
–Mine… yo… –se aferro mas a mi. –Hay algo que necesito decirte.
–Dime…
–Bianca… fue mi primer amor y única novia hasta el momento. –fue lo que se dijo mientras se separaba de mi.
–¿Eh? –no podía creer lo que estaba escuchando, Alexis era ese tipo de chica, pero había algo mas que me preocupaba. –¿La chica que conocí hace rato? ¿Ella? –entonces relacione lo ultimo que le dijo a Alexis cuando se despidieron que estaba dispuesta a luchar…
–Si, ella. Pero terminamos y no volví a tener ninguna relación con nadie, lo de Kyle es algo que arreglaron nuestros padres. ¡Yo no siento nada por el! –me dijo algo desesperada yo solo procesaba la nueva información en mi cabeza.
–¿Y por que me lo dice?-pregunte confundida.
–Por que me gustas Mine.

ALEXIS:

Llegamos a la casa le quite la correa a Silver y le ofrecí a Mine algo de comer ella dijo que si y se sentó en el sofá, cocine algo rápido y sencillo un par de sincronizadas, las serví y le hable a Mine para que se sentara a comer. Se sentó frente a su plato y empezó a comer en silencio. Desde que estábamos en el parque con Bianca no había pronunciado ni una sola palabra, lo cual me preocupaba mucho.
Me acerque a ella y la abrace ella se quedo inmóvil, sentí la enorme necesidad de confesarle mis sentimientos así que decidí arriesgarme, de todas maneras aun que se lo dijera ella no huiría de mi no podía ya que debía cuidarme…

–Yo… Mine… me gustan las… –pero el sonido de mi celular me lo impidió vi en la pantalla el nombre de Kyle y no pude evitar molestarme, suspire y conteste el celular –¿¡Que quieres Kyle!?-el comenzó a reírse y me saludo.
–¡Hey Alex amor mío que gusto escuchar tu voz! –dijo provocando que me molestara mas.
–¿Ya en serio que quieres? –le pregunte cortante.
–Sabes me gustaría que fueras mas linda conmigo. –dijo con tono triste lo cual no me provocaba nada.
–Me es imposible ser linda contigo Kyle –conteste con completa sinceridad.
–Ya aprenderás a serlo cuando nos casemos… –el solo pensarlo hacia que mi estomago se revolviera.
–Kyle… en serio ¿que quieres? solo me esta poniendo de mal humor. –el suspiro y por fin hablo.
–Bueno, yo quería informarte sobre la ubicación de la prueba de Cross, será en la isla a la que fuimos hace 2 años de vacaciones ¿la recuerdas? –pregunto con algo de emoción en su voz, yo suspire.
–Si, lo recuerdo. –busque a Mine con la mirada y ya no estaba supuse que había ido al baño o algo asi.
–Bueno entonces ahí nos veremos a las 9 de la mañana, que desayune bien ella tu y yo lo haremos ahí mientras vemos la prueba.
–No, yo desayunare antes de salir.
–En serio Alex, no deberías hacer esto difícil. Desde que nos comprometieron te volviste muy fría conmigo, no eras así antes. –es verdad que con el no era así antes pero tampoco le di alas, como para hacerle creer que quería algo con el.
–Nunca me has gustado Kyle –le solté fríamente.
–Lo se, pero tampoco me odiabas. –dijo triste.
–¡Es tu culpa! ¡tu le pediste este compromiso a tu papá! –le reclame.
–Por que al menos yo si te quiero Alex, y tu no tienes a nadie mas ¿o si? –lo que decía era cierto e incierto, yo no tenia a alguien mas que me quisiera, pero si tenia a alguien a quien querer, pero ¿Cuál era la razón de su pregunta?
–¿Si tuviera a alguien que me quisiera y lo quisiera tu anularías al compromiso? –hubo silencio y Kyle por fin hablo.
–No soy tan buena persona Alex, te veo luego. –colgó

Me quede un momento mirando el celular, de reojo vi entrar a Mine y le dije:
–Sera en una isla cercana de la familia Nash…
–Ya veo. –contesto seria, me acerque a ella y puse mi mano en su mejilla.
–¿Que tienes? –pregunte ella se me quedo viendo confundida.
–Nada… –contesto yo arquee la ceja –Nada grave, solo pensaba en varias cosas. –corrigió.
–Mmm... –tome su mano y la mire preocupada.
–En serio no es nada. –insistió, sin embargo no pude evitar abrazarla.
–Mine… yo… –apreté contra mí, iba a continuar con mi confesión de antes de ser interrumpida por Kyle. –Hay algo que necesito decirte.
–Dime… –contestó.
–Bianca… fue mi primer amor y única novia. –le confesé, antes de decirle mis sentimientos tenía que decirle sobre Bianca.
–¿Eh? –dijo con cara de confusión. –¿La chica que conocimos? ¿Ella?
–Si ella, pero terminamos y no volví a tener ninguna relación con nadie. Lo de Kyle es algo que arreglaron nuestros padres ¡yo no siento nada por el! –dije algo desesperada y estaba lista para soltarle lo que sentía.
–¿Y porque me lo dice? –y eso era lo que esperaba para:
–Por que me gustas Mine. –dije por fin.

MINE:

¿Gustar? Nunca he sentido eso por alguien creo, o…
¿Será eso lo que siento por Alexis?
Aún no estoy segura de eso, creo que es precisamente porque nunca he sentido eso por alguien que no se definir lo que siento por ella. Pero, mas importante aun era que debía contestarle en ese momento, porque ella me miraba fijamente y con cara de angustia esperando mi respuesta, y yo realmente no sabía qué hacer.

–Yo… –si contestaba que no podría cara de tristeza. –Yo… –yo solo deseaba que Alexis sonriera. –Yo también Señ… Alexis.

Los ojos de Alexis se iluminaron y ella sonrió, luego me abrazo con fuerza, yo le correspondí. Por primera vez en toda mi vida sentí mi corazón acelerarse por algo que no fuera la adrenalina de alguna misión difícil, no le di mucha importancia. Todo lo que importaba era que Alexis estuviera bien y sonriera, si correspondiendo sus sentimientos la hacía feliz eso es lo que haría, además podría ser que eso me ayudara a definir esto que estoy sintiendo, podría ser que incluso ambas termináramos siendo felices.


Continuara…


Última edición por Popi-Chan el 8/4/2012, 23:49, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
ais
En Camino
En Camino
avatar

Cantidad de envíos : 212
Fecha de inscripción : 06/05/2010

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    26/3/2011, 01:35

sabia que habia leido esta historia, lamentablemente no recordaba en donde, pero jaja era aqui (aunque me habia atrsado y me puse al dia en otro foro :P).
espero continues pronto, te leere por ahi y por aca y... te dare doble comentario si no te demoras mas de una semana
mentira soy buena, esperare lo que sea necesario

bye ^^
Volver arriba Ir abajo
mayel
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 38
Localización : por aki o por alla donde me nesecites voy a estar!!!
Cantidad de envíos : 96
Fecha de inscripción : 08/04/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    3/4/2011, 20:38

por fin pude ponerme al diaaaaa!! siguela por favor ...muy buena tu forma de narrar las cosas y esa vista desde las dos perspectivas ...GENIAL!
Volver arriba Ir abajo
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    9/4/2012, 00:01

No me habia dado cuenta que me habia saltado dos capitulos, en el post de arriba deje el capitulo 5 y aqui dejare el 6 y 7 xD disculpen por el error...


World 06:

La familia Stern

ALEXIS:

–Alex… –me hablo Bianca sentada frente a mi escritorio.

Estaba en mi oficina en la empresa Stern, hace pocos minutos Bianca había ingresado y se había colocado frente a mí. Yo la había ignorado fingiendo interés en los papeles que tenia en mis manos, creo que por esa razón me estaba llamando ahora.

–Dime Bianca… pero antes de eso tengo una pregunta ¿Que estás haciendo aquí?
–Pues mi papa vino a ver al tuyo para hablar de negocios, y me dijo que tú estabas aquí, así que decidí venir a platicar. –tras decir eso me dedico una hermosa sonrisa. Antes me hubiera derretido pero en ese momento ya no tenía ese efecto en mí así que…
–¡Ah!¿y de que quieres hablar? –pregunte cortante.
–Pues de nosotras. –me dijo aun sonriendo.
–¿Podrías ser mas especifica? –pregunte.
–Si, Alex vuelve conmigo. –su petición si que me había sorprendido. No creí que fuera a pedirme eso tan rápido, ingenuamente creí que primero se me insinuaría un par de veces y luego me haría esa petición.
–Bianca yo… –no me dejo terminar.
–Lo se, tu compromiso con Kyle… yo creo que a tu papa solo le interesa que los negocios de la empresa sigan con la familia y gente que sea de su confianza, por eso, creo que no le importaría que no fuera Kyle o yo tu pareja. –aun seguía sonriendo, y yo no podía creer lo que me estaba diciendo.
–No creo que mi padre apruebe una relación entre dos mujeres. –aun que no estaba muy segura de eso, igual y Bianca tenia razón con su suposición.
-Mmm… tendríamos que hacer el intento, ¿que dices Alex? –pregunto subiéndose al escritorio.

MINE:

Vaya que los Stern estaban metidos en líos grandes, no estaba segura ahora de poder proteger a Alexis, pero ahora comprendía más la situación de su familia. Caminaba por una calle cercana al edificio de la compañía Stern, era hora de ir a buscar a Alexis.
Entre al edificio y salude a la recepcionista, subí al elevador y mientras esperaba a que me llevara al piso que había seleccionado pensaba en la declaración que Alexis me había hecho el día anterior y lo que paso después. Compartimos caricias y besos, aun que yo era algo torpe para lo segundo ya que nunca había besado a nadie, pero eso fue todo y dormimos en la misma cama. Ella desde que se acostó a mi lado me abrazo y no me soltó en toda la noche. Alexis me hacia sentir cosas muy agradables y además nuevas. El elevador se abrió sacándome de mis pensamientos, y camine rumbo a la oficina de Alexis, al llegar abrí la puerta y me tope con una imagen que me hizo sentir… rara… un fuerte dolor se apodero de mi pecho. Bianca estaba sentada frente a Alexis pero siendo mas especifica estaba sobre las piernas de Alexis.

–¡Mine! –me llamo Alexis como si yo fuera a salir corriendo, pero hacer eso iba en contra de mis principios.
–Vine a buscarte… –fue todo lo que pude hacer salir de mi garganta.
–¡Ah! ¡Cross! –dijo Bianca levantándose de las piernas de Alexis y se acerco a mi. –Disculpa podrías dejarnos a solas un momento más. –me pidió sonriendo, yo mire a Alexis que tenia cara de pánico al principio, pero ahora se veía molesta. Camino hacia nosotras y tomo de la mano a Bianca
–Por favor no vuelvas a venir. –le dijo Alexis sacándola y seguido a eso cerrando la puerta.

Nos miramos durante varios minutos en silencio. Alexis camino a su escritorio y se sentó en su silla, luego me miro a mí y extendió sus brazos para que yo me acercara a abrazarla y eso fue lo que hice, camine hacia ella y la abrace. Estuvimos así un rato luego se separo un poco de mi y puso sus manos en mis hombros y me acerco a ella para besarnos…

ALEXIS:

–Bianca, yo no quiero intentar nada contigo. –ella puso cara de molestia ante mi respuesta así que avanzo sobre el escritorio y se sentó en mis piernas. Comenzó a acercarse peligrosamente a mí, pero el ruido de la puerta abriéndose la interrumpió. Cuando vi que era Mine quien había entrado sentí una angustia enorme. ¿Como iba a explicarle eso?

–¡Mine! –le hable para que no se fuera, sin embargo ella no se movió de su lugar en ningún momento, ella no tenia ninguna expresión en su cara y solo me dijo que había ido a buscarme. Bianca se bajo de mis piernas y camino hacia ella y le pidió que se fuera, lo cual me molesto muchísimo, la que debía irse era ella no Mine. Camine hacia ella y la saque del lugar, cerré la puerta y observe a Mine que seguía con la misma expresión ósea ninguna. Volví a mi silla y la mire un momento más para luego pedirle que me abrazara, ella eso hizo, luego nos besamos, se notaba que Mine no había tenido pareja nunca, ya que no sabía besar.

–Hace un momento lo de Bianca… No paso nada. –le dije ella puso cara de no entender. La chica que tenía frente a mí… lo que más me gustaba de ella era su inocencia. Acaricie su cara y volví a acercarme a ella para besarla, y ella me correspondió. Era tan linda, la abrace unos segundos y luego me separe de ella para tomar mis cosas y poder irnos.

Bajamos al estacionamiento y subimos a mi auto. Al llegar a casa estaban mis hermanos en la entrada con sus respectivos guarda espaldas que papá les había asignado. Estacione el coche y cuando iba a preguntarles que hacían ahí llego mi papá con sus propios guarda espaldas (el tenia 3). Nos pidió que entráramos a la casa y todos obedecimos. Se sentaron todos en la sala (o al menos mis hermanos y mi papá) los guarda espaldas se quedaron cerca de la puerta, salvo por Mine que se sentó en el comedor.

–Bueno les he pedido que vengan porque… paso algo serio. –la cara de papá estaba pálida así que realmente tenía que ser algo grave.

MINE:

Salimos de la oficina de Alexis luego de un rato y nos dirigimos al estacionamiento. Subimos a su auto y llegamos a casa, donde estaban sus hermanos con mis compañeros agentes, y unos segundos después llego el señor Stern, entraron todos a la casa. Alexis se acomodo en la sala con su familia, yo me senté en el comedor y mis compañeros se quedaron en la entrada, entonces el señor Stern les dijo que algo serio había grave.

–¿Y de que se trata? –preguntó Ernest Stern (26 años, se dedica a los asuntos fiscales de la empresa).
–Asesinaron a uno de mis socios, de los importantes. –dijo viendo a sus hijos.
–¡Oh! ¿Y eso a que rama de la empresa le afecta? –pregunto esta vez Derek Stern(24 años, se dedica importar y exportar algunos de los productos de la empresa).
–A la de Cort… –dijo mirando a su hijo.
–Eso no me agrada… ¿le sacaron información antes de eso? –se le veía preocupado. Cort Stern(22 años, se dedicaba a la contratación de personal para la empresa y llevarlos a sus áreas de trabajo cada que les tocaba cambiar de ciudad o país).
–Si es así es un gran problema, si investigan a fondo la empresa nos meteremos en un lio enorme. –dijo Blaz Stern (21 años, se dedica al entrenamiento de personal especial).
–No entiendo por que se preocupan tanto. –dijo Alexis –Si es algo fuerte que hayan matado a uno de los socios de papá, pero no creo que la empresa tenga cosas tan malas como para que se preocupen de esta manera. –recuerdo que luego de escuchar las palabras de Alexis pensé que era muy ingenua y que si supiera todo lo que había descubierto por mi cuenta sobre la empresa de tu papá y sus negocios sucios se decepcionaría enormemente.

–Alexis… creo que debo involucrarte más en la empresa a partir de ahora, de cualquier manera tu serás la cabeza de esta familia. –le dijo el Sr. Stern a Alexis, ella parecía no entender nada de lo que pasaba.

ALEXIS:

Mi papa y mis hermanos discutían en clave, y volteaban a verme ocasionalmente. Me estaban ocultando algo, podía sentirlo. De vez en cuando volteaba a ver a Mine quien sea veía preocupada, y creo que ella sabia que era lo que me estaban ocultando ya hablaría con ella cuando mis hermanos y mi papá se fueran.

Luego de un rato se fueron y me quede sola con Mine, ella se sentó en el sofá frente a la tele junto con Silver, yo me senté a su lado y me le quede viendo seria. Ella veía la televisión ignorándome, y era apropósito estaba segura de eso.

–¿Tu lo sabes, verdad? –pregunte con un tonto algo agresivo, ella me miro unos segundos sorprendida pero a los pocos segundos suspiro. –¿Que es lo que tiene tan preocupados a mis hermanos y mi papá?
–Alexis… yo creo que no deberías involucrarte mucho en la empresa de tu papa.
–¿Por que? –volví a preguntar.
–Yo no debería decírtelo –me dijo mirando el suelo.
–¡Mine, por favor! –le pedí. Ella me miro unos segundos algo preocupada.
–Esta bien. –ella tomo mis manos. –Yo respeto mucho a tu papá y estoy muy agradecida con el por lo que hicieron por mi pero… –yo la bese y tome sus manos dándole a entender que no se preocupara que todo estaba bien, ella sonrió o eso intento por que le salió muy forzada. –Bueno voy por partes, Ernest se dedica al lavado de dinero, Derek el narco tráfico, Cort al tráfico de personas, Blaz al entrenamiento de asesinos a sueldo… la empresa Stern es parte de una gran mafia, tanto así que ya no se les puede ignorar. Alex, no solo aquí si no las mafias de otros países están empezando a notar las actividades de tu familia.

Lo que Mine me estaba diciendo era algo que nunca me hubiera esperado. No podía creer lo que estaba escuchando. ¡No podía! Estaba hablando de mis hermanos y mi papá.

–La muerte de tu mamá fue una advertencia para tu papá, Alex, por eso el formo un lado de la compañía que fuera limpio, moviendo entre las sombras sus otros negocios. Pero se salió de control otra vez, tus hermanos no son muy listos que digamos. –seguía diciéndome yo apreté fuerte sus manos pero ella no dijo nada. –Por eso no deberías involucrarte mucho en la empresa de tu papá.
–Podrías…-dije mientras soltaba sus manos –Dejarme a solas un momento por favor. –ella solo asintió con su cabeza y subió a su habitación y Silver se fue atrás de ella.

MINE:

Quizás no debí haberle dicho lo que sabía, pero estaba preocupada por ella y si con eso se alejaría de esos “negocios” peligrosos, había hecho lo correcto. Pasaron alrededor de 3 horas antes de que Alexis hiciera su aparición en mi habitación, no me dijo nada solo se acerco a mi y me beso.

–Lo siento, necesitaba ordenar mis ideas… –fue lo que me dijo antes de volver a besarme.
–No te preocupes… –conteste sonriéndole. Ahora que la veía más tranquila me sentía aliviada.
–Me siento muy estresada con todo esto que me acabas de decir… creo que deberíamos irnos de viaje. –me dijo sonriendo.
–Pero, ¿y el reto de Kyle? –pregunté confundida.
–A mi me da igual lo que el diga o piense. ¡Nos vamos de viaje! –dijo saliendo del cuarto.

ALEXIS:

Luego de pensar en todo lo que había dicho Mine, me di cuenta que en serio debía alejar de mi familia y pensar mejor las cosas, por que el estar continuando con mi rutina no me ayudaría a tomar la decisión correcta. No quería entrar en ese mundo, pero, tampoco podía dejar solos a mi papá y mis hermanos. Pero también me pondría en peligro a mí y a la persona que me protegía que era muy importante para mi…
Entre a la habitación de Mine y le dije que nos iríamos de viaje, eso me ayudaría a pensar con mas calma las cosas, y no distraerme con la universidad o la empresa. Ella no parecía querer ir por que ya faltaba prácticamente nada para demostrarle a Kyle que podía cuidarme, pero prácticamente la obligue a olvidarse de esa idea por el momento.
Salí del cuarto de Mine y tome mi celular. Le marque a mi papá y le dije que necesitaba irme de vacaciones unas semanas y que claro me llevaría a Mine. Al principio no le agrado la idea pero termino diciéndome que si.
Sería bueno alejarme un tiempo de los problemas, además tendría a Mine conmigo. Unos minutos más tarde me marco Kyle que al parecer estaba con mi papá cuando le marque. Estaba molesto porque me iba y se suspendería el reto, además de que me iría sin él. Discutimos un rato y luego le colgué, y por primera vez pensé en la posibilidad de que se pudiera anular el compromiso. Si hablo con mi papá quizás él… bueno de eso me preocuparía al volver de mi viaje con Mine…


Continuara…





World 07:

Encuentros inesperados

MINE:

Íbamos bajando del avión, yo estaba en esos momentos adormitando, ya que todo el viaje había dormido y aun no me terminaba de despertar. Llevaba puestos unos audífonos, ya que le había hecho a Alexis la promesa de no intentar averiguar el lugar donde íbamos a ir, o más bien donde estábamos. Fuimos por nuestro equipaje, y luego a tomar un taxi. Camino al hotel admire por la ventanilla el paisaje, que por alguna razón se me hacia familiar…

Comencé a sentirme mal cuando reconocí el Big Ben, estábamos en Londres, mi país de origen Inglaterra. Ya habían pasado muchos años desde que había me había ido a Alemania con la mamá de Alexis y desde entonces no había vuelto a pisar mi país. Los pocos recuerdos que tenia sobre Inglaterra me causaban mucho miedo, quizás porque los únicos recuerdos que tenía eran del asesinato de mis papás y como me había encontrado la mamá de Alexis. Me sentía realmente mal, tenia miedo, pero no podía simplemente salir corriendo, porque en primera estaba en un taxi, en segunda estaba con Alexis y tercero no tenia forma de volver a Alemania sola.

Llegamos al hotel sin ningún problema. Mientras Alexis platicaba en la recepción yo seguía sumida en mis pensamientos, tenía miedo, y no sabía exactamente por qué y eso me frustraba. Alexis tomo mi mano y me sonrió, entonces el botones tomo nuestro equipaje y nos guio a la que sería nuestra habitación el tiempo que estuviéramos en Londres, al llegar el dejo nuestras cosas dentro y luego de recibir su propina se retiro.

Lo primero que hice al entrar fue examinar bien la habitación, había una pequeña sala con una pantalla sujeta a un soporte en la pared, un enorme ventanal donde se podía apreciar bien gran parte de la ciudad, también había una cocina y dos puertas al fondo. Abrí una de ellas y me tope con el baño, había una taza, un lavabo, una regadera y una bañera (bastante grandecita por cierto). Cerré la puerta y me dirigí a la otra, al abrirla lo primero que capto mi atención fue que solo había una cama, aun que era grande, también había un closet, un tocador y… no puede seguir viendo ya que Alexis me rodeo con sus brazos por la espalda.

–¿Ya quieres que vayamos a comer? –me dio un beso en mi mejilla. –¿O quieres que hagamos otra cosa? –dijo en un tono “sugerente” dirían muchos.
–Para mí está bien lo que tú quieras, Alexis. –le conteste girándome hacia ella para abrazarla, sonrió y luego me beso. Me guio hasta la cama donde se puso encima de mí, y siguió besándome.

ALEXIS:

Al principio creí que Mine la iba a gustar Londres, pero desde que note que reconoció el lugar, se veía tensa y preocupada. Quizás ya había tenido una mala experiencia en esa ciudad, quizás una misión que no pudo terminar, luego se lo preguntaría, por ahora todo lo que quería era pasarla bien con ella. Al llegar al hotel vi como se puso a examinar el lugar, cuando llego al dormitorio me acerque a ella rodeándola por la espalda, y le pregunte que era lo que quería hacer, cuando dijo que lo que yo quisiera estaba bien para ella no pude resistirme, así que la lleve hasta la cama.

No tarde nada en despojarla de su ropa y la mía entre beso y caricias. Luego de jugar un rato nos vestimos otra vez, y nos dispusimos a buscar un lugar donde comer. Tomadas de la mano caminamos por las calles de Londres. Yo estaba muy feliz. De vacaciones con la persona que quería siendo libres de hacer lo que quisiéramos sin ser interrumpidas por nadie. Observe a Mine que se notaba perdida en sus pensamientos. De alguna manera tenía que hacer que sonriera y se divirtiera, no me gustaba verla seria, pero antes de que pudiera decir algo.

–¡Mine! –ambas volteamos a ver a la dueña de esa voz y me lleve una gran sorpresa al darme cuenta del enorme parecido que esa mujer tenía con Mine.
–¡Lo sabia! ¡Eres tu! –ella corrió hacia Mine y la abrazo con fuerza. Se puso a llorar, yo no comprendía que estaba pasando y al parecer Mine tampoco.

MINE:

Luego de salir del hotel y de comenzar a buscar un sitio donde comer, escuche como alguien me llamaba por mi nombre. Por alguna extraña razón dentro de mí aquella voz me pareció conocida. Era una mujer adulta de unos 40 años, tenía el cabello rubio y ojos color miel como los míos. Ella corrió hacia mi, me abrazo y comenzó a llorar.

–¿Q-quien es usted? –la señora se separo de mi y puso cara de incredulidad.
–¿No me reconoces? –hizo una pausa y suspiro. –Cierto la última vez que te vi Miles y Ann aun vivían.
–¿Miles y Ann? –repitió Alexis que no soltaba mi mano. Yo sentí mucha nostalgia al oír los nombres de…
–Mis padres… –dije recordaba mi nombre, y los nombres de mis padres. Sus caras no las recordaba, ni nada más sobre mi infancia.
–¿Eh? –Alexis me miro confundida
–Vaya, si te acuerdas de tus padres. –dijo contenta.
–¿Quién es usted?-pregunto Alexis.
–¿Mmm? –aparentemente esa señora no se había percatado de la presencia de Alexis. –Perdona, mi nombre es Rachael Knightcross. –ese apellido se me hacia sumamente familiar.

ALEXIS:

Me irritaba que esa mujer estuviera tan cerca de Mine, no me importaba que ella hubiera conocido a sus padres, esas confiancitas no me agradaban asi que le pregunte su nombre.

–Perdona, mi nombre es Rachael Knightcross. –me había sorprendido escuchar su apellido.
–¿¡Knightcross!? –pregunte no pudiendo disimular mi sorpresa.
–Si, y soy tía de Mine. –dijo sonriendo, observe a Mine que tenia cara de sorpresa.
–Miles Knightcross, uno de los empresarios jóvenes más populares y ricos del país, y además campeón de karate. Se retiro a los 19 para enfocarse en la empresa de su familia. –dije recordando que había leído sobre el en alguna ocasión mi primer año en la empresa de mi papa. –Fue asesinado junto con su esposa e hija según sabia. –dije mirando a Mine.
–Esa es la información que se le dio a los medios, ya que nunca encontraron a la pequeña. –acaricio la cara de Mine. –Pero yo siempre tuve la esperanza de que ella estuviera con vida, tal y como le prometí a Ann, me hare cargo de ti desde ahora.
–¡Un segundo! –dijo Mine retirando la mano de su tía de su cara. –Para empezar no tengo la seguridad de que lo que dice sea cierto– ¿¡Como podía decir eso Mine!? Si ya viendo a detalle a Rachael era muy parecida a ella, evidentemente eran familia.
–Esta bien, si no me crees ven a casa. –me miro a mi. –Ambas –bueno al menos me estaba invitando
–Alexis… –me llamo Mine. Me estaba pidiendo permiso con la mirada.
–Si, esta bien vamos. –dije apretando su mano, pero sin hacerle daño.

MINE:

Me había sorprendido el que ella hubiera dicho que es mi tía, y luego la información que Alexis sabia de mi familia. ¿Tan importantes eran? Luego de la nada decía que me cuidaría, no podía hacer eso yo tenia un trabajo importante, no me iba tan mal en el. Además ahora tenia a Alexis y gracias a ella estaba comenzando a sentir y comprender cosas nuevas. Así que me negué fingiendo desconfianza aun que era evidente nuestro vinculo familiar. Al parecer ella no iba a aceptar tan fácilmente que yo me fuera, por que nos invito a su casa.

Caminamos una cuadra antes de llegar a donde estaba un Hyundai Génesis color negro estacionado. Salió un sujeto del lado del conductor, aun que viéndolo bien era un chico alto de 18 años, cabello negro y ojos color miel como Rachael y yo.

–¡Tardaste mucho mama! –reclamo el chico, luego vio a Mine y puso cara de sorpresa.
–Mine, Alexis, el es mi hijo Gerard. –el chico aun no quitaba esa cara de sonso, digo sorpresa.
–Gerard… –le llamo su mama, el reacciono.
–¿E-es Mine verdad? ¡Mi prima! –sonrió emocionado, su mama asintió con su cabeza. El me tomo por la cintura y me abrazo con fuerza, hasta me levanto del suelo. El era más alto que yo.
–¡Hey! –dijo Alexis molesta. –¿Podrías bajarla?
–Vaya, lo siento. Me emocione… –me soltó con cuidado.

Nos subimos al vehículo y luego de un rato avanzando Gerard le pregunto a Alexis:

–¿Por cierto tu quien eres? Me pareces conocida.
–Alexis, y probablemente me conozcas por que mi apellido es Stern. –dijo Alexis orgullosa.

Mi tía se había puesto pálida y Gerard dio un frenon muy brusco con el coche que de no ser por los cinturones de seguridad nos hubiéramos hecho mucho daño. Ambos voltearon a ver a Alexis.
–¿Pasa algo? –pregunte molesta al notar como veían a Alexis y era con una mezcla de molestia y preocupación. Se disculparon y continuaron como si nada.

ALEXIS:

Luego de su reacción al escuchar mi nombre el ambiente se volvió incomodo, o al menos para mi si. Llegamos a la mansión Knightcross,. Al entrar todos se veían atareados, los sirvientes de la casa iban de un lado a otro llevando cosas. La señora Rachael comento que había avisado que Mine iba a ir a la casa, así que pusieron en marcha lo que ya tenían planeado cuando ella apareciera y era una fiesta de bienvenida. Al llegar a la sala lo primero que llamo mi atención fue el escudo de armas de la familia Knightcross, que consistía en una espada en el centro, de un lado una armadura y del otro una cruz templaría.
–En cuanto lleguen tu prima y tu tío, comenzaremos a celebrar. Mientras quisiera oír sobre ti. –le dijo Rachael a Mine. –¿Dime donde vives?
–Por el momento con Alexis, pero tengo mi propio departamento. –contestó. Su tía solo me miro seria.
–Vaya entonces trabajas. –Mine asintió con la cabeza. –¿En donde?
–En una de las ramas de la compañía Stern. –su tía frunció el ceño ante la contestación de Mine.
–¿Como es que lograste mantenerte este tiempo? –esta vez su tono fue de preocupación.
–La mama de Alexis me encontró, y prácticamente me adopto. –dijo ella con una sonrisa en su rostro, ya había notado antes, cuando se refiere mi mamá lo hace con una sonrisa.
–¿Ósea que tu apellido es Stern? –pregunto molesta.
–No, mi apellido es Cross. –contesto Mine.

Las preguntas siguieron y Mine contestaba sinceramente, omitía o disfrazaba las cosas que resultaban comprometedoras. Luego de un rato llegaron su prima (muy parecida a Gerard) la niña tenia 15 años, y su tío que tenia el cabello negro al igual que sus ojos, ellos platicaron un rato con Mine, vieron fotos de cuando vivían sus papás y note que el enorme parecido que tenia con su papá. Su mamá era bonita, también vi hermosas y tiernas fotos de Mine cuando era bebe. La fiesta de bienvenida dijeron que se pospondría ya que no saldría el pastel del horno temprano. Cuando llego la hora de irnos, ellos nos pidieron quedarnos, pero de ninguna manera, ya tenía mis planes para esa noche con MI MINE y no los iba a cambiar.

MINE:

Rechazamos la oferta de mis tíos de quedarnos esa noche. Cuando estábamos por irnos me llamo mi tía y me pidió que habláramos a solas, tenía algo que decirme, así que por primera vez en todo el día me separe de Alexis…

–Mine… Deberías tener cuidado con los Stern… –me dijo seria.
–No veo por que, ellos me han cuidado todos estos años. –dije molesta.
–Si, pero… llevamos un buen tiempo investigándolos y… –guardo silencio unos segundos, luego siguió. –Creemos que están relacionados con la muerte de tus padres.

Lo que me estaba diciendo no podía creerlo. NO PODIA. Tape mis odios y cerré mis ojos con fuerza, los recuerdos que tenia de mi vida vinieron a mi mente de golpe, y aun que no eran personas ejemplares, los Stern había cuidado de mi desde pequeña, y nunca me trataron mal, solo en los entrenamientos, pero era normal.

–¿¡Que bases tiene para decir eso!?-dije molesta.

Ella solo me miro triste y luego me dijo que volviera a visitarlos al día siguiente si era posible pero sola, a lo que me negué rotundamente. Entonces dijo que estaba bien podía ir Alexis pero que nuestra conversación no debía ser escuchada por ella. Luego de eso fui a alcanzar a Alexis, no quise que Gerard nos llevara al hotel, así que tomamos un taxi, tenía mucho que pensar…

Continuara…

Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    13/6/2012, 01:48

Despues de mucho tiempo de espera me toca actualizar... retomare mis fics xD empezando por este...


World 08:

Destapando al culpable

ALEXIS:

Al día siguiente de la visita en la mansión de los Knightcross, Mine seguía igual callada y seria como cuando llegamos a Inglaterra, eso no me agradaba para nada. Fuimos a desayunar, intente animarla un poco pero me fue imposible conseguir que cambiara su expresión a una mas “feliz”. Al terminar me dijo que fuéramos de nuevo a la mansión de sus parientes. Yo no me negué pero la idea no me gustaba en lo absoluto. Ya que la noche anterior, lo ultimo que Rachael a Mine la había dejado bastante alterada, ella no me dijo nada al respecto pero pude notar eso en su expresión y tono de voz.

Tomamos un taxi y a los pocos minutos llegamos. El conductor se había ido matando todo el trayecto, y gracias a algún milagro no atropello a nadie, ni terminamos estampadas en alguna barda o poste de luz. Todo el camino estuve aferrada a Mine. Lo importante es que habíamos logrado llegar enteras. Nos recibió uno de los sirvientes, nos guio a la sala y nos pidió que esperáramos.

MINE:

La noche anterior no había podido dormir mucho, pero había decidido volver a la mansión de los Knighcross para poder despejar mis dudas. A la mañana siguiente después de desayunar nos dirigimos a la mansión en un taxi al que no le recomiendo a nadie subirse. Cuando llegamos fuimos guiadas a la sala por uno de los sirvientes, al poco rato llego mi tía con mi prima, la cual se llevo a Alexis dejándome sola con mi tía.

–Entonces, ¿va a decirme la razón por la que los Stern están relacionados con la muerte de mis padres? –le pregunté totalmente seria, ella me miro unos segundos y luego respondió.
–Unos días antes de su muerte, los señores Stern y Nash vinieron a la ciudad. –ese apellido que había pronunciado mi tía me era familiar… ¡Claro! El apellido del prometido de Alexis. –Y fueron a la empresa de los Knightcross para hablar con tu papá. Cuando le hablaron se asociarse el dijo que estaría feliz de poder trabajar con empresas tan importantes como la Stern y Nash, pero cuando ellos le dijeron acerca de los verdaderos negocios que tenían en mente el se negó. Ellos se molestaron mucho con Miles y el señor Stern le dijo que lo lamentaría… –hizo una pausa. –Fue al día siguiente que Miles y Ann fueron asesinados y ellos regresaron a Alemania, a excepción de la señora Stern.

Eso era cierto. No se cuantos días vague sin rumbo sola, por las calles de Londres, pero la señora Stern me encontró y me llevo con ella a Alemania. Y el señor Stern ya estaba esperándola en casa, lo que no recuerdo es su expresión cuando llegue con la mamá de Alexis.

–Eso no significa que… –ella me interrumpió.
–Estos años investigando nos llevaron a una llamada hecha por el celular del señor Stern, bueno el número que tenía en aquel entonces. –me miro esperando a que yo dijera algo. –Esa llamada fue hecha a un sujeto que hasta hace poco se dedicaba a ser un asesino a sueldo, digo hace poco por que lo atraparon luego del asesinato de un dueño de una aseguradora importante. En el interrogatorio revelo varios de sus crímenes, incluyendo el asesinato de los Knightcross –bajo su mirada al piso. –Antes de que pudiera confesar quien lo contrato se suicido.
–¿U-una llamada del celular del señor Stern? –pregunte confundida y aun intentando procesar la información que mi tía me estaba dando.
–¡Así es! Por eso creo que lo mejor sería que te quedaras aquí. –dijo mi tía sonriéndome.

Sentía muchas cosas en ese momento, tristeza, ira, resentimiento, pero tenía que calmarme y no dejarme llevar por lo que mi tía me estaba diciendo, conocía bien al señor Stern, el me tenia aprecio, ¿o quizás era culpa? No sabía que pensar ahora, pero de algo estaba segura, tenía que llegar al fondo de esto fuese como fuese.

–No me quedare, tengo un trabajo muy importante que hacer. –me refería a cuidar a Alexis –Además no esta segura de que sean los culpables. ¿No es así? Antes de aceptar lo que dice, tengo que investigar por mi cuenta. –dije totalmente segura de mi misma.

ALEXIS:

No podía creer lo que acababa de escuchar. ¿Mi padre realmente estaba involucrado en el asesinato de los padres de Mine? Johann (prima de Mine) y Gerard me habían llevado para que también pudiera escuchar la conversación, ya que dijeron que yo no les parecía tan mala persona, por lo que tenia que saber lo que mi familia le había hecho a Mine.

–Y-yo no sabia… -dije en susurro.
–Pues ahora lo sabes, por eso deberías ayudarnos a convencer a Mine de que se quede. –dijo Gerard.
–Pero mi papa no parece odiarla.
–Eso dices tú. –comento Johann.

Vimos que Mine y su tía caminaba hacia nosotros y nos alejamos lo más que pudimos antes de que salieran de la sala.
–Y es una de las mejores vistas que hay. –comento Johann sonriente justo cuando salían de la sala Mine y Rachel.
–¿Eh? –fue lo único que salió de mi boca.
–Lo que dice Johann es verdad, deberían ir ahí. –dijo Gerard.
–¿De que hablan? –pregunto Rachel.
–Pues le decíamos los lugares a los que puede ir con Mine. –dijo Johann señalándome.
–Gracias. Pero no vamos a quedarnos mucho tiempo. –dijo Mine acercándose a mi.
–¿Qué? Pero dijimos que nos quedaríamos mínimo una semana.
–Cambio de planes. –tomo mi mano.
–¿Entonces?
–Vamos al hotel y de ahí al aeropuerto.
–¡Pero! –me interrumpió.
–Debemos volver a Alemania.

MINE:

Se lo había prometido a Alexis, que pasaríamos todo el tiempo que pudiéramos en Inglaterra para olvidarnos un poco de los problemas de su familia. Pero, las cosas habían cambiado ahora que mi tía me había dicho lo de los posibles responsables de la muerte de mis padres. No me importaba vengarme del señor Nash, pero el señor Stern era diferente. Yo le tenía mucho aprecio.

–¿Debemos? –me pregunto con una expresión de notable preocupación.
–Luego te explico.
–De acuerdo.
–Entiendo que quieres resolverlo tu misma Mine. Pero, ¿debes irte tan pronto? –me pregunto mi tía.
–Mientras más pronto mejor. –respondí al instante.
–Fue un gusto conocerte Alexis. –le ofreció su mano Gerard. Al parecer a ellos no les molestaba mi decisión de regresar pronto a Alemania.
–Igualmente… –dijo Alexis tomando su mano.
–Alex… –mi prima Johann le salto encima haciendo que soltara a Gerard y se aferro a ella. Le susurro algo al oído.
–No te preocupes. –le dijo Alexis separándose de ella.
–Pero aun no hacemos la fiesta. –comento desanimada mi tía.
–Cuando volvamos a venir. –dijo Alexis. La mire sorprendida por sus palabras. –Por que vamos a volver a venir. ¿Verdad? –me sonrió de tal manera que no pude hacer nada mas que sonreír también.
–Si, volveremos a venir. –tome su mano y la apreté sin lastimarla. –Juntas.

ALEXIS:

No tardamos mucho más en volver al hotel. El trayecto lo sentí demasiado rápido y llegando a nuestra habitación de hotel Mine se puso a reunir lo poco que habíamos desempacado ya que teníamos poco tiempo en Inglaterra. Cuando le pregunte que le pasaba ella me miro un largo rato sin decir nada, después me conto lo que le dijo su tía. Intente comportarme como si no supiera nada y creo que lo logre ya que Mine no me dijo nada sobre mis reacciones.

Pedí que reservaran dos asientes en primera clase en el primer vuelvo que saliera a Alemania. Ya estábamos en el lobby del hotel pagando la cuenta cuando vi a Mine con la mirada clavada en el suelo y su cabeza sabrá donde recordé las palabras que me susurro su prima antes de salir de la mansión Knightcross:

“No nos decepciones por favor”.

No lo haría. No iba a decepcionarlos Gerard y Johann habían confiado en mi y no iba a traicionarlos, además, yo de verdad estaba enamorada de Mine, nunca haría nada que la lastimara. Pero también estaba mi padre, yo lo amaba, después de todo era mi papá. Y tampoco quería hacerle daño, pero… ¡Ah! Mi cabeza era un caos.
Lo primero llegando a casa seria investigar si todo lo que dijo la tia de Mine era cierto, o hasta que punto lo era.
¿Y si lo era al 100%? ¿Qué es lo que haría?

Cuando deje de pelearme internamente ya estábamos en el avión. Al parecer todo lo había hecho en automático desde la salida del hotel. Mire a Mine quien se encontraba recargada en mi hombro, dormida. Acaricie su cabeza y bese su frente. Definitivamente no la lastimaría de ninguna manera.

MINE:

Cuando desperté Alexis ya estaba parada en el pasillo del avión esperando a que yo avanzara. Había vuelto a Alemania sin ningún contratiempo. Mientras íbamos por nuestras maletas Alexis había prendido su celular, el cual mantuvo apagado desde el día que nos fuimos a Inglaterra para evitar que su padre o Kyle nos estuvieran molestando o intentando hacer que volviéramos antes de tiempo. Al final eso fue lo que paso, pero por mi causa, no por la de ellos.
Alexis hizo un gesto de molestia al ver la cantidad de llamadas perdidas que recibió durante nuestras cortas vacaciones. Le marco a su padre para informarle que había regresado y que retomaría sus labores al día siguiente. Yo no podía pensar en otra cosa que no fuera lo que mi tía me había dicho. ¿Dónde debía empezar a buscar información de lo que había pasado con mis padres?
Por respeto no podía llegar con el Sr. Stern a exigir explicaciones. Debía comportarme con normalidad o todo se volvería muy peligroso y sobretodo, y lo que mas me preocupaba era…
La posibilidad de no volver a ver a Alexis nunca.





Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    20/11/2012, 10:21

Ultimos capitulos de Nuestros Mundos:

World 09:


Dudas, reclamos y desafíos.

MINE:

–Esos son todos los documentos que tenemos. –dijo mi tía Rachael por teléfono mientras yo ojeaba lo que me había enviado en una caja llena de documentos.
–Gracias. Me será de mucha ayuda en mi investigación. –le respondí mientras metía la caja debajo de mi cama. Estaba en mi departamento. El lugar donde vivía antes de que me encomendaran la misión de cuidar a Alexis.
–Cualquier otra cosa que necesites… –hizo una pausa, suspiro y prosiguió– Ya tienes mi numero de celular y el de tus primos. Y si averiguas algo nuevo, espero lo compartas con nosotros.
–Sí. Muchas gracias.
Sin agregar nada mas colgué y fije mi vista en el suelo pensando el que seria lo siguiente que haría. Vi mi reloj y me percate de que tenía que ir a buscar a Alexis a la empresa Stern. Tome las llaves de mi motocicleta y fui a buscarla.

En el camino pensaba en lo poco que había leído en los papeles que me envió mi tía. Las autopsias y un informe con varias fotos de la casa en la que vivía con mis padres. Mi madre tenía una herida de bala en la pierna, una fractura en el cráneo y algunas contusiones en el cuerpo, pero, la causa de la muerte había sido un disparo en la cabeza a quemarropa. Murió 8 hrs antes que mi padre. El había sido torturado hasta su muerte. Y lo mas seguro es que le haya tocado ver morir a mi mamá. Mientras que yo estaba…
El sonido de un claxon me saco de mis pensamientos, y me di cuenta de que estaba a media calle con el semáforo en rojo. Avance como si nada e intente no volver a perderme intentando recordar donde había estado yo mientras asesinaban a mis padres. Quizás mis sueños eran mas reales de lo que yo creía, pero ¿hasta que punto lo seria? ¿me habría desmayado en algún punto? Por que, solo recordaba un disparo. Me concentre lo mejor que pude, esperando no terminar estampada en alguna barda, poste de luz o coche, intentando recodar…
–Bajo mi cama. –pronuncie para mi misma.
Estacione la moto y saque una fotografía que estaba anexada a los papeles de captura e interrogatorio del sujeto que había hecho el trabajo de asesinar a mis padres. Intente encajar su cara en la figura que me aterraba en mis recuerdos. Pero aun no había desbloqueado ese recuerdo, quizá podría hacerlo mas adelante, por el momento debía centrarse en su misión. Cuidar a Alexis. Retomo su camino rumbo a la compañía Stern.

Estacione la motocicleta y con el casco en mi mano entre al edificio. Salude a los empleados mientras caminaba hacia el elevador. Quizá nunca he sido muy sociable pero de las pocas cosas que recuerdo de mi madre es que en una ocasión cuando era pequeña ella me había dicho “Por educación se saluda a toda la gente” y eso es lo que yo hacia. Cuando el elevador se detuvo en el piso 14 donde estaba la oficina de Alexis, una persona indeseada me intercepto y me impidió continuar mi camino.
–¡Cross! –me llamo Kyle.
–Sr. Nash… –pronuncie su nombre casi en susurro.
–Estuve buscándote por los alrededores todo el día desde que vi a Alexis llegar por la mañana.
–¿Eso a que se debe? –pregunte
–¿Cómo que a que se debe? Tenemos algo pendiente con mi agente, no se si recuerdas.
–Claro que lo recuerdo. –imposible olvidarlo– Pero en este momento hay otras prioridades.
–¡Si, claro! –dijo con un tono irónico que me molesto.
–Es en serio. –le dije un poco molesta.
–No. Lo que pasa es que eres una cobarde. –respondió.
Levante mi puño y lo estrelle con toda mi fuerza contra la pared. Lo mire molesta, logrando que retrocediera unos cuantos pasos. Quite mi puño de la pared dejando a la vista el nuevo cráter en ella y entonces le respondí:
–Lugar y hora.
–En dos días, en una isla cercana que pertenece a mi familia. Partiremos por la mañana, los detalles se los daré a Alexis. –respondió Kyle con una sonrisa.
–¡Bien! –sin esperar a que dijera algo mas avance hacia la oficina de Alexis.

ALEXIS:

–¿Comprendes la importancia de que los cheques bien? –me pregunto mi padre.
–Claro que lo comprendo. –respondí algo molesta– No soy una niña.
–Lo se, no lo digo por eso. Lo que pasa es que no pareces estar aquí.
Me quede en silencio y vi como salía de mi oficina. Me desparrame en mi silla. Mi padre tenía razón, mi mente había estado divagando desde mi regreso de Inglaterra. Y la razón era que no podía sacarme de la cabeza la nueva información que tenia de mi familia, y sobretodo, la posibilidad que existía de que mi padre estuviera involucrando en la muerte de los padres de Mine. Me costaba trabajo concentrarme en mis estudios o en el trabajo que me asignaban en la empresa de mi padre. Además del acoso del Kyle. Pocas horas después de mi regreso a Alemania llego casi tumbando la puerta de mi casa.
Se porto pesado, perdí la paciencia rápido y lo corrí de mi casa. Sabia que la razón por la que iba era molestar a Mine referente a su tonto desafío. Y yo no quería que Mine perdiera su tiempo con eso, tenia otras preocupaciones mas importantes que demostrarle a Kyle de lo que es capaz. Yo no creía que eso fuera necesario, y mi padre estaba de mi lado. Ya que cuando le conté hizo una mueca de inconformidad y murmuro “que tontería”.

Me puse a revisar los papeles con detenimiento y realmente era un asunto complicado, si firmaba donde no debía o ponía un sello donde no arruinaría el trabajo de todo el equipo de trabajo que me había asignado mi padre. Tome el sello y verifique que fuera el correcto seleccione una zona de la hoja donde no cubriría el texto del aquel documento y justo cuando iba a tocar el papel la puerta se abrió de golpe.
–Alex, amor lo siento. –entro Bianca– Tuve mucho trabajo y no pude venir a verte hasta que termine el encargo de mi padre. –cerro la puerta.
–¿Perdón? –fue lo único que salió de mi boca.
–Que tenía mucho trabajo. –la interrumpí.
–No. ¿Qué fue eso de “amor”?, yo no recuerdo que en algún momento hayamos vuelto a ser algo Bianca. –dije con un tono severo, ella solo parpadeo miro al suelo y soltó un largo y pesado suspiro.
–Alex… –se acerco a mí. –Ambas sabemos que entre nosotras aun existe algo.
–No es así. –me enderece pegando mi espalda a la silla–Hace tiempo que realmente no siento nada por ti.
–Yo se que si, aun podemos volver a lo que teníamos. –hizo a un lado los papeles que mi padre me había dejado y se subió a la mesa– Si tan solo me dieras una oportunidad…
La puerta de mi oficina volvió a abrirse.

MINE:

Cuando entre a la oficina de Alexis vi a Bianca sobre su escritorio muy cerca de ella. Sentí una punzada en mi pecho. Intente no hacer ninguna mueca. Alexis empujo a Bianca y se levanto de su silla con una evidente cara de preocupación.
–¿Puedes irte por favor? –le pidió Alexis molesta a Bianca.
–¿Qué? –Bianca se molesto y me miro como diciendo “¿Por qué no mejor ella?”
–Es en serio Bianca. No tengo ganas de lidiar contigo.
Bianca volteo a ver a Alexis. Intercambiaron miradas un largo rato que para mi fue como una eternidad. Bianca bajo la vista y luego camino a la salida donde yo seguía sin mover un solo musculo, pero me vi forzada a hacerlo para dejar que ella saliera de la oficina. En cuanto cruzo el umbral de la puerta la cerré y me acerque a Alexis. Iba a contarle sobre lo que me había mandado mi tía. Pero la escena anterior que habían protagonizado Alexis y Bianca resaltaba en mi mente y en lugar de decirle sobre los papeles de mi boca salió:
–¿Por qué dejas que se te acerque tanto? –me tape la boca lo mas rápido que pude para no decir algo mas.
–Ella… –se formo una sonrisa en su rostro– ella es así conmigo. Tiene una tonta idea en la cabeza de que podemos volver a ser algo. –se acerco a mi y puso sus manos en mis hombros. –Quiere que volvamos. –no se que gesto fue el que hice. Alexis empezó a reírse y luego me beso. –Vamos a casa. –me dijo con sus labios aun pegados a los míos. Asentí con la cabeza, ella guardo unos papeles en su portafolio y luego salimos de la oficina.
–¡Alex! –giramos topándonos con el señor Boris, pero él no estaba solo. El señor Nash (padre de Kyle) y el señor Di Salvo (padre de Bianca).–¿Van a casa?
–Si. Tengo algo de tarea pendiente para entregar mañana. –respondió Alexis.
–Ya veo. Quería que revisaras unos documentos, pero creo que esta vez lo hare yo mismo.
–No le cargues todo el trabajo a tu hija Boris. –dijo entre risas el señor Di Salvo.
–No lo hago, tiene que aprender. Ella heredara la compañía. –su tono era de orgullo.
–Has crecido bastante Alexis –la elogio el señor Di Salvo ignorando al señor Stern. –No te había visto desde mi regreso a Alemania.
–Gracias. –respondió Alexis.
Mientras platicaban de cosas sobre la empresa, yo no pude evitar mirar seriamente al señor Nash. El me veía de una manera extraña, pero seria. Cuando nuestras miradas chocaron ninguno de los dos la retiro hasta que el señor Stern y Di Salvo dijeron que irían a comer. Alexis y yo nos fuimos a casa, pero no pude evitar recordar la mirada del señor Nash.
–Pasado mañana. –mire a Alexis mientras cerraba la puerta de mi lado del coche–Kyle quiere que hagamos por fin su dichoso desafío.
–¿Es pregunta o afirmación? –caminamos hacia la puerta de entrada.
–Es afirmación. No podemos posponerlo mucho.
–No es algo obligatorio.
–¡Si lo es! –entramos. –No quiero que este cuestionando mi trabajo.
–Lo que el piense sobre ti, me tiene sin cuidado.
Los ladridos de felicidad de Silver interrumpieron nuestra conversación. Alexis lo cargo y lo llevo hacia la sala. Lo estuvo acariciando un rato mientras que yo me fui a tomar un baño. Mientas lo hacia escuche que el timbre sonaba por lo que termine lo mas rápido que pude. Cuando llegue a la sala Alexis estaba discutiendo con Kyle. Él quería llevarla a comer y ella se negaba a ir, cuando me vio camino hacia mi y dijo que la cena era para dar lo detalles sobre el desafío.
Al final tuvo que dar detalles en la sala.
Esperaba que no me quitara mucho tiempo su brillante idea.
Aun tenia muchas cosas que investigar sobre mis padres.












World 10:

El desafío.


MINE:

–La isla no es muy grande que digamos así que atravesarla no les tomara más que ocho horas teniendo en cuenta sus capacidades y el entrenamiento al que fueron sometidos.
Teníamos pocos minutos de haber abandonado el yate que nos llevo a la isla donde se cumpliría por fin el desafío. Kyle nos estaba explicando la situación mientras bajaba un par de mochilas a la arena de la playa en la que desembarcamos, llevaba unos bermudas negros, una playera azul marino, lentes de sol y unas sandalias azules. Alexis solo lo observaba con fastidio ella llevaba un short de mezclilla, una blusa blanca abierta dejando a la vista su traje de baño negro de una sola pieza.
El mejor agente de Kyle, Ian, era más o menos de mi edad. Piel bronceada, ojos avellana y cabello lacio rubio cobrizo con un fleco que le cubría casi por completo los ojos. Llevaba unos bermudas blancos, una playera sport roja y tenis rojos con blanco. Yo llevaba un pantalón pesquero de mezclilla negro, una playera sport amarilla y tenis negros. Era un día bastante caluroso, por lo que opte por no ponerme accesorios como solía hacer usualmente.
–Deben llegar a la cima de aquella montaña. –señalo una montaña gigante justo en el centro de la isla– El primero que llegue gana. Pero, no se confíen atravesar la selva no es nada fácil, la isla esta plagada de animales alterados genéticamente y zombis.
–Kyle… –lo interrumpió Alexis. El solo comenzó a reírse.
–Ok, no. Pero si hay animales salvajes peligrosos, aun así existe la posibilidad de que no se topen con ninguno. Depende de la suerte y la habilidad que lleguen a la cima de la montaña en poco tiempo. ¿No tienen alguna objeción?
–Para nada señor Nash. –respondió al momento Ian.
–Creí que seria algo mas complicado o una lucha cuerpo a cuerpo –comente– pero si es todo en lo que consiste este desafío, no hay duda de que ganare.
–Hay una regla más. –Kyle tomo las mochilas otra vez– pueden interferir en el camino del otro si les es posible. –camino hacia unas escaleras que llevaban a un teleférico. –Suerte y que gane el mejor.
–Mine… –se acerco Alexis a mi– Vas a ganar ¿verdad?
–Por su puesto que si –respondí sin dudarlo.
–Bien. Entonces no tardes mucho, mientras mas rápido llegues más rápido volveremos a casa.
Sin decir nada mas comenzó a subir las escaleras donde Kyle ya la esperaba para ayudarle a subió al teleférico. Una vez que comenzó a avanzar Ian y yo corrimos a internarnos en la selva.

ALEXIS:

–Sigo sin comprender por que no aceptas que Mine me cuide. –estábamos en el teleférico.
–Sigo sin comprender como tu padre pudo ponerte a Cross como protección. ¡Es una niña!
–Ella no es una niña. Además tiene la suficiente habilidad para hacerse cargo de mí.
–Eso lo decidiré con los resultados de este desafío. –se acerco a mi.
–Es una tontería todo esto. Ella no tiene que probarte absolutamente nada.
–¿Por qué no dejamos ese tema de lado? Hablemos de nuestra boda. –dijo poniéndose serio.
Fue entonces que me hizo recordar algo que no quería. Nuestra boda. De alguna manera encontraría como zafarme de ese compromiso. Tenia que haber una manera, yo solo quería estar con una persona y no era Kyle. Mire hacia donde se habían quedado Mine e Ian Altez (el supuesto mejor agente de Kyle) ya no estaban a la vista. Imagine que ya se habían internado en el bosque. Observe detenidamente la costa, nuestro yate, y por el otro extremo de la isla estaba un barco que parecía pesquero.
–¿No deberíamos ser los únicos en la isla? –le pregunte a Kyle.
–Alexis no evadas el tema.
–No lo estoy evadiendo. Esta isla es propiedad privada de los Nash ¿No?
–Así es. Pero yo hablo de…
–¿Qué hace ese barco ahí? –lo interrumpí y señale el lugar.
El solo suspiro pesadamente y dirigió su mirada a donde apuntaba mi dedo. Por la expresión que hizo imagine que no tenia idea de que estaba haciendo ese barco ahí. Me preocupe. Observe la costa de ese lado buscando que alguien estuviera cerca, pero nada. Eso me preocupo aun más. Kyle se acomodo en su lugar, puso codos en sus rodillas y recargo su cabeza en las palmas de sus manos. Tenía una expresión seria y pensativa.
Varios minutos después llegamos al otro lado del teleférico. Y caminamos hacia la moderna cabaña de dos pisos aun preocupados por el barco desconocido en la costa. Al llegar la puerta estaba abierta. Kyle se adelantó a verificar la cabaña ya que nunca se quedaba abierta y me quede afuera esperando a que el me dijera que era seguro. Cuando salió se veía extraño pero me dijo que podía pasar.
Comencé a avanzar dudosa al interior y cuando camine tres pasos dentro vi que un sujeto apuntaba a Kyle con una pistola. Pero no era cualquier tipo, era el sujeto que me había secuestrado cuando Mine llego a salvarme y elimino a sus compañeros.
–Esta vez terminare el trabajo. –dijo sonriente.

MINE:

Yo estaba segura de que ganaría el reto ya que la situación se veía realmente fácil, sin embargo no contaba con que en serio había animales salvajes en la isla. Tenía aproximadamente treinta minutos huyendo de una pantera. Tropecé con el tronco de un árbol caído pero me levante casi al instante. Corrí unos minutos mas hasta estar segura de que no me alcanzaría aquel felino. Desgraciadamente había perdido el sentido de orientación en mi carrera, eso le daría un poco de ventaja a Ian. Mire hacia el cielo o eso intente ya que los arboles selváticos eran demasiado altos para poder apreciarlo. Entonces se me ocurrió una brillante idea de subirme a uno para poder ubicar en que parte me encontraba.
Escale lo mas rápido que pude el árbol y al llevar a los mas alto vi como el teleférico llegaba a su destino, susurre el nombre de la persona que quería y debía proteger. Me iba a bajar cuando divise un objeto extraño en la costa, no quise indagar mas cuando localice a Ian a 1 kilómetro de ventaja. Me baje del árbol y comencé a correr una vez mas.
–No le dejare ganar tan fácilmente.
Acelere el paso y me tope con una peligrosa pendiente inclinada de aproximadamente 8 metros. Por la distancia de Ian y el tiempo que yo estuve perdida deduje que le abría dado la vuelta ya que se extendía a lo largo de la isla la pendiente. Volví a subirme a un árbol rápidamente y si, el se había desviado un kilometro buscando una parte mas baja para llegar al otro lado. Eso fue suficiente para ubicarme una vez más. Baje del árbol y observe mi entorno. Ian estaba cerca de una parte que se veía lo suficientemente baja para solo dar un salto y seguir.
Encontré un árbol que se veía útil. Saque un cuchillo con hoja de sierra y le di cuatro cortes profundos por lados diferentes al tronco y luego una potente patada derribando el árbol. Corte las ramas y lo deje lo mas limpio que me fue posible en menos de sesenta segundos. Lo acerque a la pendiente y me subí en el y me deje caer.

ALEXIS:

El sujeto nos tenía atados a Kyle y a mí, y también había tapado nuestras bocas impidiendo que pudiéramos quejarnos. Mi prometido era un completo inútil, solo vio el arma y no hizo nada por defenderme ni defenderse a si mismo. Y el se quejaba de que Mine no era capaz de cuidarme. El sujeto tomo a Kyle del cabello y lo arrastro dos metros para terminar estampando su cabeza contra la pared, el lanzo un sonoro gemido. Y se quedo en el suelo quejándose.
–Que suerte tengo de que este también aquí haciéndonos compañía el heredero de los Nash. –una sonrisa burlona apareció en el rostro de nuestro captor– tengo un asunto pendiente con tu padre y ya que te tengo aquí el aceptara escuchar lo que tengo que decirle.
Se acerco a mí y se agacho quedando sus ojos a la altura de los míos. Comenzó a reírse de una manera escalofriante y puso su arma frente a mi rostro. Lo mire desafiante y el disparo el arma.

MINE:

Después de mi divertida bajada por la rocosa pendiente volvía a subirme a un árbol para localizar a Ian. Pero ahora no podía encontrarlo por más que lo buscaba. Me gire hacia atrás para ver si lo había dejado pero tampoco lo pude encontrar. Pero si volví a divisar el objeto extraño en la costa, ahora podía verlo mejor, era un barco pesquero. Pero… ¿Qué hacia un barco pesquero en la isla de los Nash?
Estaba sumida en mis pensamientos cuando escuche que un zumbido sumamente familiar se aproximaba a gran velocidad en mi dirección. Me deje caer de espaldas de la rama en la que estaba sentada y me sostuve de una de las que estaban abajo. Alcancé a ver como un cuchillo se incrustaba en donde yo había estado sentada segundos antes. Mire en la dirección de la que había llegado el cuchillo y me encontré con Ian a mi altura en un árbol a tres metros de distancia.
–¡Eso es trampa! –reclame.
–El señor Nash nunca dijo que usar la violencia estuviera prohibido.
–Eso es verdad –susurre para mi.
Lanzo otro cuchillo y yo comencé a descender rápidamente. A un metro del suelo me deje caer y corrí primero hacia la meta. Pero entonces recordé el barco. Me pare en seco y gire mi cuerpo para quedar frente a Ian. El lanzo dos cuchillos hacia mi, rápidamente saque mi cuchillo y desvié sus dos ataques. El sonido metálico del coche de cuchillos se perdió entre los arboles. Ian saco un tercer cuchillo por lo que decidí expresar mi inquietud.
–¡Espera! Quiero decirte algo.
–¿Intentas distraerme? –lanzo un tercer cuchillo, yo solo di un paso a la izquierda y lo esquive.
–No. Hay un barco pesquero en la costa de aquel lado –señale en la dirección que lo había visto.
–Eso no es posible.
–¿Por qué es imposible? ¿Tiene alguna protección especial la isla? ¿No aparece en los mapas?
–No tiene ninguna protección especial, pero, es difícil de encontrar.
–Más no imposible. –suspire–Deberíamos ir con nuestros jefes. Tengo un mal presentimiento.
–Intentas distraerme para ganar –se acerco a mi– ¿no es así?
–No.
Me miro como intentando analizar lo que le había dicho. Se subió a un árbol y después de mirar en la dirección que le había dicho volvió a bajar. Propuso que fuéramos a inspeccionar el barco, si no había nada sospechoso en el seguiríamos con nuestro desafío. Si al contrario descubríamos algo sospechoso iríamos por Nash y Alexis.

ALEXIS:

La sangre no parecía querer parar. La bala había rosado en mi cabeza y casi al momento la sangre había empezado a brotar. El sujeto reía mientras observaba la sangre escurriendo a un costado de mi rostro. Lo mire furiosa, el me miro serio, se acerco a mi y me tomo del cabello.
–¿Qué? –me pregunto como si yo pudiera decirle algo– Deja de mirarme así si no tienes nada que decir –comenzó a reírse.
Esperaba que Mine no tardara en llegar a salvarme. Yo sabia que ella me sacaría de ahí tarde o temprano y entonces yo seria quien reiría en lugar de el. Pareció haber leído mis pensamientos ya que me dio una fuerte patada en las costillas, me desplome casi al momento y solo pude soltar un lastimero gemido. Kyle grito algo que la cinta que cubría su boca no dejo que entendiera. El sujeto puso su pie en mi cabeza y empezó a ejercer presión.
–Esta vez no hay quien te salve. Se que ambos trajeron a sus sirvientes –a pesar del dolor le lanzo una mirada fulminante, el río– Pero cometieron el error de dejarlos jugando en la selva.
Eso no importaba, yo sabia que Mine se daría cuenta de que algo andaba mal y llegaría a tiempo a salvarme. Estaba completamente segura de eso. Dejo de ejercer presión en mi cabeza con su pie y me dio una patada en el estomago. Me queje otra vez el rio y se dirigió hacia Kyle. Le dio una patada mas potente que a mi, me di cuenta de eso ya que Kyle rodo hasta chocar con la pared del impacto.
–Me divertiré un poco con el. –río– Después voy contigo.

MINE:

Mis pies tocaron el piso de aquel barco pesquero. Ian ya iba rumbo a la cabina del capitán y mientras yo examinaba de la cubierta a la popa. No veía nada fuera de lo normal observe el piso de madera sobre el que estaba parada y note unas manchas secas de sangre. Las seguí hasta una portezuela donde se guardaba el resultado de la pesca. En cuanto la abrí un horrendo hedor invadió mi nariz, la cubrí con mi mano y observe un horrible escenario sangriento. Le hable a Ian y él fue a ver para que lo llamaba y cuando vio 3 cadáveres empapados en sangre y avanzado estado de putrefacción decidimos ir en busca de Alexis y Kyle.
Corrimos lo más rápido que pudimos a la meta pero esta vez trabajando en equipo. Me costaba admitirlo pero en cuanto a velocidad y agilidad estábamos empatados, su resistencia era un poco menor ya que se rezagaba por ratos pero no lo suficiente como para atrasarnos. Una vez que estuvimos en la cima de la montaña y frente a la lujosa cabaña propiedad de los Nash nos preparamos para lo peor. Ian corrió hacia la puerta pero yo lo tome del brazo.
–Creí que eras el mejor agente de Kyle.
–¡Lo soy!
–¿Entonces por qué no actúas como tal y piensas antes de actuar.
–¡Mira quien habla!
–Yo no corrí hacia la entrada exponiendo a la Srita. Stern a una muerte segura. Mi deber es protegerla, no ponerla en peligro.
Ian se quedó callado. Es verdad que yo era muy impulsiva a veces, pero dependía de la situación en la que me encontrara. En esta teníamos que ser en extremo cautelosos si queríamos rescatar a Kyle y Alexis. Le pregunte a Ian si ya había estado ahí antes, al recibir una respuesta afirmativa le pregunte sobre que otras entradas había en la casa. El capto enseguida mi idea y me llevo a darle la vuelta a la cabaña y trepar hasta llegar al techo donde había una escotilla.
Entramos y examinamos el tercer y último piso de aquella lujosa cabaña y no encontramos ningún rastro de Alexis, Kyle o los captores. Con cuidado bajamos al segundo piso y cuando íbamos a comenzar a buscar escuchamos unos quejidos y una sínica risa.
Ian reconoció casi al momento los quejidos de Kyle y aunque note que quería correr a ayudarlo se estaba conteniendo. Entonces escuchamos un disparo, ninguno de los dos soporto eso, corrimos hacia la habitación de donde provenían los quejidos y…
Otro disparo pero en nuestra dirección. Todo transcurrió en cámara lenta, corrí hacia el sujeto le pegue a su muñeca con fuerza para que soltara el arma, se disparó y cayó al suelo. El sujeto aprovechó para darme un fuerte golpe en la cabeza que me dejo en el suelo. Busque a Ian con la mirada, lo vi acercarse al sujeto y le acomodo un golpe potente en la cara tirándolo al suelo. Me puse de pie tome el arma y le apunte al sujeto. Ian me sonrió y se desplomo en el suelo. El sujeto se enderezo y vio el cañón de la pistola frente a su cara. Un charco de sangre se formó bajo el cuerpo de Ian, entonces comprendí que la bala del momento en el que entramos a la habitación había acertado.
–¡Hey! –era la voz de Kyle. –¡Se llevó a Alexis!
–¿Cómo? –pregunte mientras la buscaba con la mirada y efectivamente no estaba. Mire a Kyle que se veía realmente mal, le habían dado una horrible golpiza.
–¡No te quedes ahí! Se fue cuando escucho ruido en el techo. –aunque me molestara él tenía razón.
Le dispare al sujeto frente a mí, libere a Kyle y corrí en busca del sujeto. Salí de la cabaña a toda velocidad y no pude localizarlos a simple vista, di un rápido recorrido por la cima y entonces los divise, tenía a Alexis atada y le apuntaba con una pistola en la espalda haciéndola caminar en dirección al barco pesquero. Ahora tenía dos opciones, encontrar un atajo para llegar primero o alcanzarlos y arriesgarme.
Baje de la montaña lo más rápido que pude, calcule que ya habrían avanzado 15 metros en el tiempo que tarde. Corrí rumbo a la costa, tenía que llegar antes que ellos, era la única oportunidad que tenía para rescatar a Alexis y no pensaba desperdiciarla.
Salte al océano y espere a que llegaran…

ALEXIS:

El sujeto que nos retenía contra nuestra voluntad tenia varios minutos golpeando a Kyle de una manera extremadamente violenta, pero cuidando que no quedara inconsciente, quería prolongar al máximo su agonía. Entonces un sujeto que no había visto bajo corriendo las escaleras y le dijo que había visto un extraño movimiento por la parte trasera de la cabaña por lo que había estado atento por si algo mas pasaba y escucho un ruido en el trecho. El sujeto dejo de golpear a Kyle y me tomo del cuello de mi blusa levantándome y haciéndome caminar. Como me había negado puso contra mi espalda el cañón de su pistola y no tuve mas remedio que ceder.
Lo mas aprisa que pudo me saco de la cabaña y cuando estábamos por tomar el teleférico escuchamos un disparo. Murmuro algo y decidió que lo mejor seria no usarlo y descender por la forma difícil.
No tengo idea de como fue que lo conseguí, pero entre resbalones y tropiezos llegamos a donde estaba anclado un barco pesquero. Volteo a todos lados y luego de suspirar comenzó a reír como loco. Me hizo subir al barco pesquero y me metió a la cabina. Entonces se escucho un disparo.

MINE:

Cuando vi que subían al barco el sujeto con Alexis trepe por la cadena del ancla, al pisar el barco escuche un disparo y me moví por instinto ante el ruido y que bueno que lo había hecho ya que la bala solo alcanzo a rozarme la mejilla, sentí como algo húmedo resbalaba. Me limpie la sangre con mi mano y vi que otro sujeto se acercaba hacia mi con la pistola en mano. Saque una navaja y se la arroje acertando en su frente. Se desplomo al momento. El que había llegado con Alexis salió de la cabina y me miro sumamente molesto. Entonces lo reconocí era el sujeto que había dejado ir la vez que secuestraron a Alexis. Recordé a Ian sobre un charco de sangre y a Kyle golpeado. Lo cierto era que ninguno de los dos me agradaba pero tampoco les deseaba nada de lo que les había pasado, y todo era mi culpa, por no haber vuelto a terminar con el sujeto frente a mí.
Saque mi pistola y me moví rápidamente para llegar a la cabina con la intención de esquivarlo, el disparo en 3 ocasiones antes de que llegara a su lado y logro acertar en mi brazo izquierdo. Recordé que la ocasión anterior también había herido mi brazo, me enfurecí pare mi marcha a su lado solo para propinarle un potente golpe en su cabeza y colapso en el suelo al momento. Corrí hacia la cabina y llegue a donde estaba Alexis. En cuanto la desate ella me abrazo, luego tomo me brazo herido y un par de lágrimas se resbalaron por sus mejillas. La abrace y ella me correspondió, se separo de mi y acaricio mi mejilla (la herida) la beso y luego hizo lo mismo con mis labios. No tardamos mucho así ya que escuchamos que alguien se acercaba a la cabina. Tome uno de mis cuchillos y me prepare para continuar con mi pelea.
Entro el sujeto con su mano en su cabeza, solo dio un paso dentro de la cabina y se desplomo en el piso. Al parecer no había medido para nada mi fuerza ya que estaba sangrando. Estuve en guardia algunos minutos hasta que escuchamos helicópteros sobre volando el área. Minutos mas tarde estábamos en uno y trataban mi herida mientras Alexis hablaba por celular con su papá contándole lo sucedido. Entonces mi celular sonó.

ALEXIS:

Ya todo había terminado. Y Mine una vez mas me había salvado, me sentía realmente feliz por eso, sobre todo por que Kyle antes de salir de aquella isla había aceptado por fin que Mine me cuidara. Creía que todo estaría bien a partir de ese momento. Pero entonces el celular de Mine sonó dando el inicio del final de nuestra relación de protectora y protegida…

World 11:

Ruptura.

ALEXIS:

Se acababa de ir y ya la extrañaba. Mine recibió una llamada mientras volvíamos a la ciudad, al parecer sus tíos habían tenido un accidente, por lo que ella se había ido por la mañana a Inglaterra. Para mi padre la versión oficial era que ella me estaba cuidando desde un lugar no visible para ver si el sujeto que habíamos atrapado no tenía más cómplices que quisieran hacerme daño. El se lo creyó por completo. Mine volvería pronto, por lo que yo solo debía ser cuidadosa y no salir mas que a trabajar (ya que tenia vacaciones en la universidad). Mientras pensaba en todo lo que tendría que hacer escuche mi teléfono sonar, era el teléfono rojo, la línea interna de la empresa por lo que conteste lo mas profesional que pude.
–Área administrativa dos oficina principal atiende Stern.
–Relájate hija suenas como estresada.
–Puede ser, tengo demasiada documentación pendiente y creo que voy para largo.
–Ya veo… –suspiro– ¿Puedes venir a mi oficina? Hay algo importante de lo que tenemos que hablar.
–Muy bien. Voy para allá.
Colgué el teléfono, medio ordene mi escritorio y me dirigí a la oficina de mi papá. Al llegar lo encontré leyendo algo en su laptop, me senté frente a el y espere a que me dijera algo. En un inicio solo me sonrió y continuo leyendo lo que tenia frente a el. Tecleo algo y luego dirigió su atención a mi.
–Alex, estuve hablando con Volker (el padre de Kyle)y ambos coincidimos que es hora de fijar una fecha para la boda.
–¡¿Qué?! –me levante de golpe de mi asiento. Mi papa se me quedo viendo serio.
–¿Pasa algo malo?
–Papá, la verdad es… yo… –pensé en Mine– yo… ya no quiero.
–¿No quieres que?
–Seguir con esto. Podrías… ¿cancelarlo?
–Creí que querías a Kyle.
–Te equivocas, yo nunca lo he querido a el como mi esposo.
–¿Por qué no lo dijiste cuando te pregunte si te importaba?
–En aquel momento, nada me importaba. Pero las cosas son diferentes ahora.
–¿A que te refieres?
–Estoy enamorada de alguien.
Mi papá me observo detenidamente durante varios minutos. El silencio comenzaba a ser bastante incomodo, al menos para mi. Mi papá se levanto de su asiento y se paro frente a mi, se inclino y me abrazo de una manera que no lo hacia desde que era niña.
–Esta bien, no te preocupes –se separo de mi– Sabes, en este momento te ves como Gesine (mi madre) cuando la conocí. Para ambos fue como amor a primera vista. Nos comprometimos por que estábamos enamorados, no por que alguien mas lo hubiera querido así. Alex, esta bien, hablare con Volker, el tiene que comprenderlo.
–Papá… –esta vez lo abrace yo– ¡Muchas gracias!
–No tienes que dármelas, pero me lo hubieras dicho desde el principio.
–Lo siento.
–No te preocupes hija. Creo que Volker acaba de regresar de su viaje a Inglaterra.
–Bueno papá yo te dejo, tengo mucho trabajo.
–Muy bien y no te preocupes ahora me encargo de todo.
Cuando iba a salir de la oficina el señor Volker Nash iba entrando, me saludo alegremente y se encerró con mi papa en su oficina. Yo apenas iba a volver a mi oficina cuando sentí que alguien me abrazaba por la espalda.
–Hola Alexis. –me saludo Bianca.
–Hola. –le respondí sonriendo.
–Vaya… tenia mucho que no me sonreías de esa manera –me dijo sonriendo también.
–Yo. –dude en contarle pero termine por decírselo– Termine la farsa del compromiso con Kyle.
–¡¿En serio?! –me pregunto emocionada.
–Si, en serio. Pero no fue por ti.
–No te preocupes. No me importa si fue o no por mi, de igual manera no pensaba rendirme sin darle pelea a Kyle. –soltó una leve risita– ¿Hay alguien que hizo que tomaras esa decisión, verdad?
–Si… –dije al momento pensando en Mine.
–Me imagino.
–¿Te vas a rendir conmigo?
–Claro que no. –se acerco a mi, puso su mano en mi mejilla derecha y mientras ala acariciaba dijo: –Donde hubo fuego…
No termino de decir lo que quería ya que escuchamos un fuerte portazo y el Sr.Volker salió de la oficina de mi papá. Al ver la escena en la que nos encontrábamos fulmino con la mirada a Bianca, quien hizo lo mismo haciendo que se retirara sin decirnos ni una palabra, pero aun se veía su enojo.
–Je… creo que no se lo tomo bien. –dijo Bianca alejándose un poco de mi.
–Opino lo mismo. Pero no hay nada que pueda hacer al respecto, ni el ni nadie.
Bianca no dijo nada más, solo sonrió y me dio un beso en los labios, más bien solo fue un leve roce luego se alejo rápidamente de mi para evitar que le dijera algo. No pensaba decirle nada, algo dentro de mi me decía que ese seria el ultimo beso que recibiría de su parte.

MINE:

No espere mucho después de la llamada que me habían hecho desde Inglaterra. Llegue y me fui directo al hospital donde estaban los que quedaban de mi familia. Gerard era quien me había llamado para avisarme del fatídico accidente que habían tenido mientras salían de comer de un restaurant. Mi tío conducía como de costumbre cuando dos autos negros les habían querido cerrar el paso. Al ver que carecían de placas y sus vidrios eran polarizados mi tío se alarmo e intento librarse de ellos, pero las cosas no habían salido bien. Uno de los autos se “sacrifico” produciendo una horrible colisión en la cual había muerto mi tío. Mi tía estaba en coma y mi prima y primo habían salido muy mal heridos, el que se encontraba en mejor estado era Gerard por lo que decidió comunicarse conmigo.
Ahora me encontraba frente a la cama de mi tía, mientras el “beeep beeep beeep” de la maquina de signos vitales impedía que me concentrara en pensar con claridad las cosas. Solo podía pensar que toda la familia que me quedaba en el mundo estaba por abandonarme, justo cuando acababa de encontrarla. Una sensación helada me hizo pegar un salto de mi asiento y volver a la realidad.
–Jejeje… te traje esto –Gerard me dio la lata de jugo de manzana que había puesto en mi mejilla.
–Gracias. –respondí tomando aquel helado envase.
–Creo que mamá estará bien.
–Eso espero. –abrí la lata.
–Mine… ¿Haz pensado en volver a Inglaterra?
–¿Ah? –me detuve antes de dar el primer sorbo a mi jugo– ¿Por qué me preguntas eso ahora?
–Yo se que dices que tienes un compromiso con los Stern. –hizo una pausa– pero Mine ellos asesinaron a el tío Miles y la tía Ann.
–¡Eso no te consta! –alce la voz un poco sin llegar a gritar.
–Los que provocaron el accidente eran alemanes. –fijo su vista en el suelo y bajo la voz un poco.
–¿Por qué lo dices? –le pregunte regulando mi voz.
–Yo no quede inconsciente al momento. –tomo asiento– Cuando el auto se volcó y se estrello contra el poste de luz los sujetos del segundo auto tuvieron un pequeño dialogo en el que se preguntaban si estábamos muertos. Después creo uno de ellos le dijo al otro que avisara a su jefe. Pero cuando hablaron con su jefe fue en alemán.
–Solo quieres meter ideas en mi cabeza.
–No es así. Mine tu eres mi familia, nunca te mentiría, no gano nada con eso. Solo pienso que estarías mejor en casa que con gente que quizás te haga daño en el futuro.
–¡Alexis nunca haría eso! –le reclame ahora si gritando– Además no puedo dejarla.
–A mi hermana le agrado Alexis. –fue lo único que respondió Gerard antes de salir de la habitación.
Por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia iba a dejar a Alexis. Ella me necesitaba y también yo la necesitaba a ella. Había llegado el punto de no poder estar mucho tiempo sin ella. Quizás había ido a Inglaterra sola pero no pensaba estar mucho tiempo ahí. Aun que me preocupaba lo que le había pasado a mi familia sentía que algo me faltaba estando sin Alexis. Pero pensando en las palabras de mi primo tenia razón en algo, el no ganaría absolutamente nada mintiéndome.

ALEXIS:

Unas horas mas tarde de mi encuentro con Bianca, un Kyle furioso había entrado a mi oficina reclamando saber el motivo por el que se había roto nuestro compromiso ya que el no creía que yo pudiera amar a alguien. Eso aparte de ofenderme me había dolido, yo también tenia sentimientos, el que nunca me hubiera visto con otro hombre no significaba que no los tuviera. Además yo no tenía interés en el género masculino. Como note que no podría dialogar con el termine llamando a los de seguridad para que lo sacaron. Una vez me quede sola en mi oficina decidí marcarle a mi papá para informarle sobre la actitud agresiva de su ex yerno, prometió hablar con el Sr. Volker respecto a su hijo y después me colgó.
Estuve trabajando un rato mas y luego de tanto darle vueltas al asunto, le marque a Mine. Ella me conto a detalle lo que había pasado, inclusive me conto que habían sido alemanes quienes habían provocado el accidente o los había contratado uno. Eso me hizo recordar lo que escuche en la mansión de los Knightcross sobre la muerte de los padres de Mine. Le dije que la extrañaba y ella prometió volver pronto a casa, le conté que mi padre había decidido romper el compromiso que yo tenia con Kyle, ella dijo que eso le alegraba mucho, aunque su tono de voz decía lo contrario la comprendí por su situación, después de eso nos despedimos y yo continúe con mi trabajo deseando tener a Mine conmigo.

MINE:

Luego de la llamada de Alexis estuve un rato mas con mi tía le prometí volver después y fui al cuarto de Johann a despedirme, no podía quedarme más tiempo, y comenzaba a sentirme culpable ya que la noticia que me había dado Alexis me hacia sentir sumamente feliz, pero no podía demostrarlo considerando que mi tío había muerto, mi tía estaba delicada y mis primos heridos. Cuando entre a la habitación de Johann ella se encontraba mirando seria por la ventana.
–Johann –la llame– volveré a Alemania ya.
–Entiendo… –fue lo único que me contesto.
–Prometo volver pronto, solo tengo que resolver un asunto que me tiene muy intranquila.
–Esta bien. –respondió.
Desde que le habían dicho que su papá había muerto y su mamá estaba grave no hablaba mucho. Ni conmigo, ni con Gerard, ni con nadie. Al ver que no pensaba decirme nada mas decidí retirarme de su habitación y decidí buscar a Gerard. Cuando lo encontré le dije exactamente lo mismo que a su hermana y el me dijo:
–Si lo que te frena a quedarte es Alexis Stern tráela contigo.
Yo solo sonreí ante su comentario y después me retire del hospital rumbo al aeropuerto. Tomaría el primer vuelo de regreso a Alemania.

ALEXIS:

Había terminado mi jornada laboral y tenia veinte minutos que había recibido un mensaje de Mine, ya estaba por regresar a mi y pensaba darle un lindo recibimiento en casa. Cocinaría mi platillo favorito con su postre favorito y todo lo que a ella le gustaba. Teníamos que celebrar que ya no había nada que me atara a Kyle Nash. Y era libre de hacer con mi vida lo que quisiera y con quien quisiera. Aun tenia que heredar la compañía de mi padre, pero eso no era algo tan malo.
Llegue al estacionamiento y me encontré con una nota, tenia la letra de Bianca y me pedía que fuera al lugar de nuestro primer beso. Lo cual me extraño ya que ese lugar era uno al que no iba desde que había empezado a vivir sola. Fui a la vieja y descuidada (desde la muerte de mi madre) mansión Stern, mi padre había abandonado ese lugar hace ya varios años ya que le dolía vivir en el lugar donde fue feliz con el amor de su vida. No solo nos mudamos todos de ahí, sino también los sirvientes se fueron a la nueva mansión Stern dejando el lugar completamente abandonado.
Movida mas por curiosidad que por la razón entre al lugar sin pensar en las palabras de Mine de no salir a ningún lugar que no fuera a trabajar. Busque las viejas llaves en mi llavero y al encontrarlas abrí la puerta principal. Entre tras el sonoro rechinido de aquella puerta descuidada camine hasta las escaleras analizando ya un poco mas lo que estaba haciendo, pero llegue a la conclusión de que lo peor que podría hacerme Bianca seria forzarme a tener relaciones con ella, y si esa era su intención no lo lograría por que siempre había sido mas fuerte que ella.
Reí un poco ante esa improbable posibilidad y subí las escaleras. Camine por el amplio pasillo hasta llegar a mi antiguo cuarto el cual tenía la puerta entre abierta. Me asome un poco, pero como las cortinas estaban corridas no pude distinguir bien nada mas que la silueta de una mujer sentada en mi vieja cama. Yo sonreí y abrí la puerta de golpe para seguidamente encender la luz llevándome una horrible sorpresa.

Sobre mi cama, estaba sentada Bianca. Pero. De una manera en la que yo nunca había visto a una persona. La misma ropa de tonalidades pastel que le había visto horas atrás estaba teñida de rojo con una enorme cortada en la yugular de la cual aun se había escurrido la sangre. Su cuerpo permanecía recto ya que el autor de esa macabra escena le había puesto una estaca en la espalda para impedir que se desplomara en la cama.
De ahí ya no tengo recuerdos exactos de lo que paso. Solo se que llame a la policía, ellos llegaron, me hicieron preguntas a las cuales no recuerdo que respondí. Me llevaron a rendir declaración y luego me fui a casa y me sumergí en un estado de inconciencia del que no pude salir hasta que llego Mine.

MINE:

Al llegar a Alemania le marque a Alexis. Como ella no me contestaba me asuste y fui rápida y directamente a casa donde la encontré en la sala viendo a un punto fijo en la pared y con lagrimas en sus ojos y resbalando por sus mejillas. Eso me asusto demasiado por lo que corrí a ella e intente hacerla reaccionar. Pero cuando ella volvió a la realidad no me dijo nada solo lloro, durante horas, yo sin poder hacer nada mas la deje desahogarse sin hacer ninguna pregunta.

Después me enteraría que Bianca Di Salvo había sido asesinada en la vieja mansión de los Stern.



Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Popi-Chan
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : lobito´s heart
Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 25/02/2008

MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    20/11/2012, 10:22

World 12:

El culpable.

MINE:

Después de la muerte de Bianca, Alexis volvió a tomarse unos días en el trabajo. Nos encontrábamos en Inglaterra, en ese momento en una de las habitaciones de la mansión Knightcross. Mi primos habían sido dados de alta ya. Mi tía ya había despertado pero aún le estaban haciendo estudios. Johann se la pasaba encerrada en su cuarto y solo salía a comer y al baño. Gerard se la pasaba a las vueltas del hospital a su casa y viceversa. Yo quería investigar más sobre las personas que habían provocado el accidente. Pero no podía dejar a Alexis sola. Ella estaba emocionalmente mal, quizás ya no tenía ni quería una relación con Bianca, pero no por eso dejaba de ser su primer amor. Se suponía que ella no iba a poder salir de país hasta que se resolviera el asesinato de Bianca, pero, el sr. Stern se había encargado de librar a su hija de toda culpa para que ella pudiera irse a despejar su mente a cualquier otro lugar.
–No me gusta verte así. –le dije mientras me sentaba en el borde de la cama en la que estaba acostada.
–Lo siento…
–Deberíamos salir a dar una vuelta o algo, para que te distraigas.
El celular de Alexis comenzó a sonar interrumpiendo nuestra conversación. Desde que habíamos llegado ahí ella no había querido contestarle el teléfono a nadie, por parte de su familia ese no era problema ya que yo les pasaba el reporte de cómo se encontraba. Pero la persona que insistía en comunicarse con ella era Kyle Nash.
–¿No piensas contestarle aun?
–Yo no tengo nada que hablar con él. –me contesto tajantemente mientras tomaba su celular para arrumbarlo dentro de un cajón.
–Quizás no deje de insistir hasta que tú no le contestes.
–Es posible, pero no tengo ganas de escuchar su estúpida voz.
Escuchamos como su celular volvía a vibrar dentro del cajón y ella ni siquiera se inmutaba. Saque su celular del cajón y conteste dejando en alta voz, ella me miro muy molesta y por fin le pregunto a Kyle:
–¿Qué quieres?
–¡Alex! Hasta que pude comunicarme contigo. –decía con falsa preocupación.
–En realidad conteste sin querer.
–No seas así, yo estoy muy preocupado por ti.
–Solo dime que quieres… –ya había sacado de quicio a Alexis y ni siquiera estaba siendo muy fastidioso.
–Solo saber como estabas. Ya sabes por lo de Bianca. –guardo silencio unos minutos– Me gustaría estar contigo para consolarte y pues no se, quizás ahora podrías reconsiderar lo del compromiso.
Ese sujeto si que estaba enfermo, no podía creer que sabiendo lo mal que estaba Alexis anímicamente se atreviera a proponerle algo así. No estaba para nada preocupado por ella, solo por el mismo. Y que su estúpido capricho se cumpliera. Estaba por colgarle cuando Alexis tomo el teléfono y tranquilamente (tanto que me parecía irreal) le pregunto.
–¿Cómo que ahora?
–¿Ah? Pues que ahora que ya no esta Bianca podemos casarnos.
–Eres un idiota. ¿Qué tiene que ver Bianca con el compromiso que tuvimos?
–No soy tonto Alex, se que rompiste el compromiso por que estas enamorada de alguien. –hizo una pausa antes de seguir como meditando sus palabras– Pues ahora que ya no esta Bianca podemos...
–¿Por qué piensas que se trataba de Bianca?
–Por favor…. Mi padre me dijo que las vio muy cariñosas en el pasillo ese día. –su tono de voz se estaba endureciendo– ¡No podíamos quedarnos con los brazos cruzados!
Sus palabras retumbaron por la habitación en la que nos encontrábamos. Eso sonaba como una confesión, era obvio que se habían encargado de Bianca. Entonces recordé lo que Gerard había dicho sobre los sujetos que habían provocado el accidente. Note que Alexis estaba por azotar su celular por lo que se lo volví a quitar y la abrace, ella se separo de mi.
–Kyle…
–Yo…
–¡No vuelvas a hablarme! –le grito– ¡Nunca vuelvas a hablarme!
Colgué el teléfono antes de que el contestara algo y después volví a abrazarla mientras ella volvía a llorar y se aferraba a mi.

ALEXIS:

La muerte de Bianca era algo que realmente me afectaba. Ya no la amaba, pero aun así todo lo que habíamos vivido, nuestra historia era algo que yo no olvidaría y por eso me dolía. No quería hacer nada, ni hablar con nadie, ni ver a nadie. Mine era mi compañera silenciosa, ocasionalmente me preguntaba como estaba y me llevaba de comer. A veces salía de la habitación, cuando mas tardaba era para ir a ver a sus familiares al hospital, pero aun así no tardaba mucho, estaba muy preocupada por mi. Yo la sabía pero no quería hacer nada al respecto. Kyle había estado horriblemente insistente con llamadas telefónicas, por lo que Mine me hizo contestar, pero las cosas que me dijo, hicieron que me diera cuenta de que la muerte de Bianca…
Era mi culpa.
Después de colgarle el teléfono estuve llorando en los brazos de Mine por horas, ella no dijo nada, fue mi paño de lagrimas silencioso. Cuando deje de llorar por fin ella fue por algo de comer y al regresar yo ya me encontraba un poco mejor. Seguía triste pero no creía volver a llorar al menos ese día.
Después de comer lo que Mine me llevo me acerque a ella para besarla, ella me correspondió al momento y al separarnos me abrazo fuertemente pero sin lastimarme.
–Lamento no haber estado contigo cuando eso sucedió. –mi linda Mine se estaba disculpando conmigo por algo que ella no podía evitar.
–No pasa nada. Yo comprendo que tu familia te necesitaba y te necesita.
–Pero para mí, tú eres más importante. –sus palabras hicieron que mi corazón se acelerara y la abrazara mas firmemente.
–Pero es tu familia. –yo comprendía muy bien eso, y si Mine quería quedarse en Inglaterra con ellos, tendría que aceptarlo. Aun que lo que yo realmente deseaba es que ella se quedara conmigo.
–Son mi familia, pero para mi son personas que aunque me importan no al mismo nivel que tu. Yo siempre me quedare a tu lado para protegerte.
No la deje continuar ya que volví a besarla. Me sentía realmente feliz por haber sido elegida antes que su familia. Pero también tenia presente que si seguía conmigo correría mucho peligro. No sabia si había captado las palabras de Kyle (aun que estaba casi segura de que así había sido) pero sabia que no seria tan fácil lastimar a Mine.
–Quiero ver a tu tía y a tus primos –le pedí en cuanto me separe de ella.
–Esta bien.
Tomo mi mano y me saco de aquella habitación.

MINE:

Después de la llamada y nuestra dramática escena en la habitación de la mansión fuimos a visitar a mis parientes, Johann ya hablaba un poco mas, mi tía estaba muy deprimida pero se esforzaba para no estarlo por mis primos. Gerard se la paso serio mientras estuvimos en el hospital. Presentía que Alex ya quería que regresáramos a Alemania y por eso me había pedido ir al hospital. Y yo pensaba que eso estaba bien ya que el mismo Kyle había confesado un crimen en su llamada telefónica. Eso significaba que nadie estaba a salvo. Sobre todo cuando íbamos de regreso a la mansión y le conté las suposiciones de Gerard, ella me dijo que en esas fechas el Sr.Nash había estado en Inglaterra según contaba su padre. Eso también había sucedido cuando mis padres habían sido asesinados, de alguna manera sentía que todo tenía que ver con el señor Volker Nash.
Cuando volvimos a la mansión comenzamos a hablar sobre cuando volveríamos a Alemania cuando el celular de Alexis sonó. Ella miro la pantalla y la ignoro. Sonó insistentemente durante una hora entera así que decidí preguntarle si era Kyle a lo que ella respondió:

–No, es Blaz y creo que también me marco… –tomo su celular y empezó a ver quien le había estado marcando entonces frunció el ceño y me dijo– Ernest, Derek, Cort… me marcaron todos mis hermanos.
–¿Por qué te marcaron? –en serio me parecía algo muy raro ya que me habían estado marcando a mi para saber de Alexis, busque mi celular, lo tenia descargado.
–También tengo mensajes donde me piden que les conteste…
–Márcales –le pedí.
–Esta bien…
Hizo lo que le pedí. Cuando le contesto uno de sus hermanos y le pregunto que sucedía no tardo mucho en que unas lágrimas se le escaparan y volviera a llorar.

ALEXIS:

Cuando le pregunte a mi hermano Blaz el motivo de sus llamadas y el me contesto con la peor noticia de mi vida. Mi padre, había parecido asesinado en el estacionamiento de la compañía. Primero no quería ni podía creerlo, pero entonces recordé a Bianca y me di cuenta de que todo era posible. Las lagrimas que no creí volver a derramar ese día volvieron a escaparse y mi mente se perdió mientras mi hermano me daba los detalles lo que había sucedido, mi mente no regreso hasta que no estuvimos en Alemania, en el panteón dándole el último adiós a mi padre.

MINE:

Como me di cuenta de que la mente de Alexis se había ido tome la bocina del celular y le pregunte a su hermano que sucedía. En cuanto me conto de la muerte del Sr. Stern comprendí el porque Alexis se había perdido en lo mas recóndito de su mente. Empaque yo sola nuestras cosas mientras ella estaba sentada en la cama completamente ida. Medio le explique a Gerard lo sucedido y regresamos a Alemania. Unas horas mas tarde estábamos entrando a la sala de velación donde los hermanos de Alexis la recibieron entre abrazos y lagrimas, todo procedió de manera tranquila hasta que llego el Sr. Nash con Kyle, agradecí que Alex no estuviera consiente ya que Kyle llego a querer consolarla, lo cual obviamente no permití y sus hermanos me ayudaron.
Se mantuvieron alejados tanto el Sr.Volker como Kyle hasta que llego el Sr. Giortto Di Salvo, el padre de Bianca, al vernos se acerco a nosotros y le dio el pésame a Alex y sus hermanos, el verla ida me pidió que habláramos unos minutos. Salimos de la sala de velación y me llevo al estacionamiento donde comenzó a hablar:
–Antes que nada quiero decirte que cuando te vi como guarda espaldas de Alexis Stern me sorprendí mucho, ya que físicamente no has cambiado nada desde que eras niña.
–¿Me conoció cuando era niña?
–A ti y a tus padres…
–¿Perdón?
–Mine Knightcross –se formo un silencio incomodo entre nosotros, el sabia mi verdadera identidad, eso significaba que el Sr. Nash y el Sr. Stern también lo sabían– Tus padres Miles y Ann Knightcross no merecían la horrible muerte que tuvieron.
–¿Qué es lo que quiere? –pregunte en un tono defensivo.
–Decirte quien dio la orden de asesinar a tus padres…





World 13:

Resolución.

Lo que había estado buscando, el asesino de mis padres estaba apunto de ser revelado. Pero, no sabia si realmente podía confiar en lo que el Sr. Di salvo me dijera, después de todo el también era uno de los sospechosos, además el sabia quien era yo y eso no me daba nada de confianza.
–El Sr. Stern también sabía quien eras. –me dijo sonriendo.
–¿Desde cuando lo sabia?
–El me confeso hace unos meses cuando yo me di cuenta de quien eras que, el siempre lo supo, desde que su esposa Gesine te llevo a su casa lo supo. Para aquel entonces ya todos sabían que le había pasado a tus padres y que tú estabas desaparecida.
–¿Por qué decidió prepárame para lo que soy entonces?
–Por que en el futuro sabia que tendrías que enfrentarte con el asesino de tus padres, por lo que te preparo toda tu vida para ese momento.
–Es ridículo.
–No lo veas así, el te hizo un favor, considerando que esa persona tiene mucho poder e influencia.
–¿Cómo se que esa persona sabe quien soy?
–Los Knightcross siguen siendo la familia más importante de ese país. Se que tuvieron un accidente apenas donde murió el señor de la familia. Y la persona que mato a tus padres estuvo en ese país en el momento del accidente de tus parientes, ¿que mas prueba necesitas?
–¿Cuándo se dio cuenta?
–¿Cuando te topaste con Volker?
Entonces recordé la primera ocasión en la que me tope al Sr. Nash, el se había queda viéndome fijamente como intentando recordar algo y cuando me pareció que lo había conseguido se había puesto pálido y se había ido rápidamente lejos del lugar. En aquel momento no le había dado importancia pero ahora eso tenia sentido. El me reconoció en aquel entonces.
–El… ¿mato a mis padres? –pregunte solo para confirmar lo que ya sabia.
–No directamente, pero si dio la orden…
–Entonces… mis tíos…
–También… estoy seguro de eso. Esta hambriento de poder, es una persona realmente peligrosa, es una lastima que Boris no escuchara mi advertencia.
–Un momento el Sr. Stern…
–No tengo pruebas –me interrumpió– pero estoy casi seguro que el tuvo que ver con lo que le paso a mi Bianca y a Boris.
–¿Por qué al Sr. Stern? ¿No eran socios? –le pregunte algo nerviosa.
–El compromiso de Alexis y Kyle se rompió, no había otra manera de que el se quedara con todo.
–Pero Alexis será quien lo herede todo.
–Entonces ya sabes quien es la persona que mas se tiene que cuidar a partir de este momento. –saco una cajetilla de cigarros de la bolsa de su pantalón– Me iré esta noche a Italia, termine lo que tenia que hacer aquí y la verdad no creo volver nunca, en este lugar se quedan demasiados recuerdos dolorosos. –puso un cigarro en su boca– Pero aun así, dile a Alexis que cualquier cosa que necesite se comunique conmigo, yo dejo el asunto de castigar a Volker en tus manos.
–¿Por qué? –pregunte algo seria.
–Por que tú eres quien más a perdido por su culpa. –encendió el cigarro y sin decir ni una palabra mas, me dejo sola en aquel lugar.
Volví con Alexis y sus hermanos, busque al Sr.Volker con la mirada y cuando lo encontré el me veía fijamente de una manera intimidante, pero yo no le di el gusto de verme mal, le regrese la misma mirada que el me estaba ofreciendo.
Estuvimos ahí hasta el día siguiente, todo el tiempo sostuve la mano de Alexis quien parecía una muerta en vida, no pensaba dejarla sola en ningún momento y menos ahora que sabia que ella podía ser su siguiente blanco. Alexis no regreso de su estado zombi si no hasta que empezaron a tapar el hueco donde yacía el féretro de su padre, entonces volvió a llorar. A pesar de que estaba triste yo sentía un gran alivio de que ella hubiera recobrado la conciencia, ahora podría hacerla comer.

ALEXIS:

Después del entierro de mi padre todo lo hacia completamente en automático, mis hermanos me visitaban seguido y en la empresa el Sr.Volker se entrometía mucho lo cual me hubiera molestado si hubiera estado en mis cinco sentidos, pero como no era así lo deja ser. Por su parte Kyle había estado demasiado molestoso e insistente diciéndome que la mejor manera de mantener la estabilidad de la empresa Stern era unificándola con la empresa Nash, así es, el a pesar de todo lo malo que me había estado pasando seguía insistiendo con lo del compromiso, aun que no me encontraba anímicamente bien como para decirle lo enfermo y estúpido que era, solo lo ignore. El Sr.Giortto había regresado a Italia y según había dicho no pensaba volver a Alemania, había dejado sus negocios aquí en manos de un pariente suyo y me pidió que lo apoyara en lo que pudiera, yo acepte. Mine estaba conmigo siempre, antes me cuidaba desde puntos no visibles, pero ahora no quería dejarme sola nunca, lo cual agradecía, sin ella mi depresión acabaría ganándole a lo que debía hacer. Aunque últimamente actuaba algo rara, sobre todo por que tenia ya varios días sin dormir conmigo, prefería quedarse dormida sentada en una silla con Silver en sus piernas como alarma. Y a mi enserio me hacían falta sus besos y caricias de todo tipo. Pero intentaba aguantarme y comprender que lo hacia por que tenia miedo de que el asesino de mi padre ahora viniera por mi.
Mis hermanos preocupados por la situación me confesaron las actividades ilícitas que la empresa tenía, yo no les quise decir que ya lo sabía, solo me hice la indignada y me dedique a hacer mi trabajo o más bien el trabajo de mi padre.
–Alexis hija, necesito que autorices que salga esta embarcación. –el Sr.Volker había irrumpido en mi oficina y estampo frente a mi una solicitud para poder comenzar a mover la embarcación. Leí las observaciones y me percate que no era una actividad legal.
–Sr. Volker, en primera usted no es mi padre así que no me diga “hija”, y en segunda mi padre fue asesinado por llevar acabo este tipo de cosas –hice a un lado la hoja de solicitud– yo no voy a autorizar nada de este tipo.
–Alexis, tenemos varios años, incluso antes de que tu o cualquiera de tus hermanos naciera haciendo este tipo de cosas, yo no creo la muerte de tu padre este relacionado con esto.
–Pero tampoco me puede asegurar lo contrario. –me levante mi escritorio y camina a la salida– lo siento, pero yo le firmare nada.
Sin decir ni una palabra mas salí de la oficina con la intención de buscar a Mine, ya no podía aguantar mas el hambre, no tarde mucho en encontrarla ya que ella procura no alejarse mucho de donde me encuentre. La tome de su mano y la lleve al estacionamiento y ya en mi auto le conté lo que pasaba con Kyle y el sr. Volker.

MINE:

Poco a poco Alexis se recupero lo suficiente para continuar con su rutina y hacer cargo de la compañía Stern, creí que las cosas irían bien si la cuidaba de cualquier cosa externa que pudiera hacerle daño, pero entonces me conto lo que había estado pasando últimamente con los Nash y comencé a preocuparme por eso. Para lograr su objetivo estaba segura que eran capaces de cualquier cosa. Incluso deshacerse de Alexis, pero eso era algo que yo no iba a permitir. Cuando Alexis me conto del enfrentamiento que había tenido con el Sr. Volker Nash recordé todo lo que el Sr. Giortto Di Salvo me había dicho sobre el y temí por Alexis y sus hermanos. El podía deshacerse de los cinco si así lo quería. A pesar de mis conclusiones imagine que Kyle no permitiría que le hicieran daño a Alexis. Pero tampoco estaba muy segura de eso por lo que no iba a bajar la guardia.
–¿Pasa algo Mine? –me pregunto Alexis mientras pagaba la cuenta de nuestra comida.
–¿Por qué lo preguntas?
–Por que últimamente estas actuando diferente, ya sabes, y tampoco hemos tenido…
–N-no. –la interrumpí mientras mis mejillas se ponían rojas– Es decir, se a lo que te refieres, es solo que tengo mucho en mi cabeza, en realidad, estoy preocupada por ti.
–¿Por lo que le paso a mi padre?
–Si, y otras cosas.
–¿Qué otras cosas?
Me quede en silencio viéndola, no sabia como decirle todo lo que me había contado el Sr. Di Salvo, no sabia por donde empezar a contarle. Me sentía bastante nerviosa, Alexis suspiro pesadamente y comenzó a caminar a la salida del restaurant. Yo fui atrás de ella.
–¿Otra vez estas ocultándome cosas?
–¿Otra vez?
–Lo de tus padres…
–¿Cómo es que..?
–Alexis –el Sr. Volker se acerco a nosotras sonriendo.

ALEXIS:

–¿Qué quiere? –le pregunte en cuanto lo tuve frente a mi.
–Quiero platicar contigo sobre algo –me sonrió– ¿Podemos?
–¿Sobre que?
–Aquí no, vamos a tu casa.
–¿Por qué no podemos aquí? –no quería tenerlo en mi casa.
–Vamos Alexis, no tiene nada de malo, solo quiero platicar tranquilamente contigo.
–Esta bien, si con eso dejas de fastidiarme rápido. –si Kyle era molesto y terco, el Sr.Volker lo era mas si no cedía el tampoco lo iba a hacer. Aceptar era la manera mas rápida de deshacerme de el.
Mine no dijo nada solo me siguió al auto, el abordo el suyo y nos dirigimos a mi casa. Al llegar nos dirigimos tranquilamente a la entrada y el Sr.Volker iba siguiéndonos. Entonces recordé que nos habíamos ido a recoger a Silver a la veterinaria, lo había llevado en la mañana ya que le tocaba vita minarse, desparasitarse y el refuerzo de sus vacunas. Antes de girar el pomo de la puerta mire preocupada a Mine y le dije:
–No fuimos por Silver.
–¡Oh! Es verdad, si quieres voy por el mientras hablas con el Sr.Volker. –se ofreció y volteo a verlo– Mejor no. –dijo cambiando la expresión de su rostro.
–No te preocupes por mi Cross, puedes ir por el perro yo cuido a Alexis mientras.
Yo observe al molesto padre de Kyle a detalle y no vi nada fuera de lo normal en el, pero Mine lo estaba fulminando con la mirada. El también la miro molesto. Eso hizo que me pusiera alerta y mejor camine hacia el, ahora menos quería que entrara a mi casa.
–¿De que quiere hablar?
–Entremos. –me sonrió.
–¿No podemos hablar aquí?
–¿Por qué de repente no quieres que entremos?
Me quede en silencio. No podía decirle que solo tenia un mal presentimiento, una vez mas observe a Mine y ella me miro a mi, esperando a que yo contestara. Comencé a reír nerviosamente sin saber la razón. ¿Han sentido alguna vez como si algo no anduviera bien? ¿Y que una vocecita en su cabeza les dice que tengan cuidado?
Yo en ese momento así me sentía.
–Señor, solo…
–¡Vamos Alex! –subió el tono de su voz–Ya estoy cansado. Bianca Di Salvo esta muerta…
–Eso ya lo se.
–¡DEJAME TERMINAR! –se acerco a mi y tomo bruscamente mi brazo.
Mine se acerco a nosotros rápidamente, el Sr.Volker saco su mano del saco que traía y le disparo a Mine en su abdomen de lado izquierdo. Ella cayó al suelo al momento. Yo grite llamándola, pero Volker Nash puso el arma en mi frente y me pidió que entrara a la casa. Yo obedecí. Tenia que encontrar la manera de llamar una ambulancia o ayuda para Mine, quizás si lo obedecía tendría alguna oportunidad.
–Te decía. Bianca Di Salvo esta muerta, no estas cooperando como se debe con los negocios mas importantes que manejan nuestras compañías, cancelaste el compromiso con mi hijo, tu sola me estas orillando a esto Stern.
–¿Qué quiere decir? –pregunte con algo de miedo.
–Que si no piensas cooperar conmigo. –puso su arma en mi vientre– tendré que eliminarte de la manera mas dolorosa que hay.
Y eso era cierto, en algún momento de mi vida había leído que los disparos en el vientre eran una de las maneras más dolorosas y tardadas de morir, además era muerte segura. Mi cuerpo comenzó a temblar involuntariamente y el miedo se apodero de mí.
–La persona que amas ya no existe, tu padre tampoco. –comenzó a reírse– tienes dos opciones cooperas conmigo, te casas con mi hijo y dejas la empresa Stern en manos de los Nash o te mueres igual que tu novia, tu padre y tu estúpida guardas espaldas Knightcross.
Entonces reaccione, recordé que Mine había recibido un disparo y tenia que ayudarla de alguna manera, no se de que manera lo vi pero el retrocedió un paso con su arma aun apuntándome en el vientre y esperando a que yo le contestara.
–¡De ninguna manera aceptare eso!
Un disparo retumbo por toda mi casa.

MINE:

Completamente desprevenida me había tomado la situación. Ya me había percatado que algo no estaba bien, su mirada era extraña tramaba algo, además lo que me había dicho Alexis. Definitivamente no podía dejarla sola con el Sr. Volker Nash, seria diferente si se tratara de Kyle, pero con ese señor debíamos tomar precauciones extremas, a el no le agrado no poder deshacerse de mi así que se desespero y lastimo a Alexis tomándola del brazo, intente defenderla pero me disparo. El impacto me dejo en el suelo, pero solo fue eso. Mi arma solía guardarla en el bolsillo trasero de mi pantalón, en mi tobillo o en una funda que me pongo de en mi abdomen de lado izquierdo, eso dependiendo de mi vestimenta, para el pantalón pesquero o capri la guardaba atrás, con pantalón abajo y con playeras holgadas en mi tórax. La bala dio ahí, mi arma me protegió de una herida letal. Me levante y le di la vuelta a la casa, entre sigilosamente por una ventana. Saque mi arma, tome mi celular para mandar un mensaje, al terminar me puse en guardia y cuando Alexis le grito al señor Nash que no aceptaría dispare. Acerté justo en la mano que sostenía la pistola. La soltó y yo aproveche a correr para apoderarme de ella. El se quejaba y gritaba mientras un charco de sangre se formaba bajo sus pies, tome el arma y me puse frente a Alexis apuntándole al Sr.Volker con ambas armas, unas en cada mano.
–Mine… ¿estas..?
–Estoy bien, ¿y tu?
Suspiro aliviada–Todo bien. –gire mi cabeza para verla, se veía intacta.
–¡Estúpida! –grito el Sr.Nash– Debí deshacerme de ti en cuanto te reconocí.
–¿Asi como hizo con mi padres? El accidente de mis tíos en Inglaterra. –se quedo cayado, incluso dejo de quejarse– También se encargo de Bianca Di Salvo y del Sr. Boris Stern.
Comenzó a reírse de una manera entre cínica y aterradora. Eso confirmaba lo que ya sabia, el era la única beneficiada en las ultimas muertes. Eliminando a Bianca se deshacía de la persona que el creía que amaba Alexis, dejaba el camino libre para su hijo. El señor Stern también era un obstáculo para el por que podía enterarse fácilmente de quien había contratado a los asesinos de Bianca, pero también le beneficiaba por que el sabia que Alexis no tenia conocimiento de los negocios turbios de su padre (o eso creía), podría quedarse con todas las ganancias. Debía amenazar a Alexis para aceptar de nuevo su matrimonio con Kyle. O asesinarla y después a sus hermanos, pero eso también seria demasiado sospechoso.
–Knightcross… sabia que no podía irme de Inglaterra sin encargarme de ti. –dio un paso hacia nosotras– ¿Desde cuando sabes quien eres?
–Eso no es de su incumbencia. –no baje las armas.
–¿Qué tal si te vuelves mi socia? –me propuso.
–Usted esta enfermo, ¿Cómo podría asociarme con el asesino de mis padres?
–Tendrás ganancias que ni te imaginas, que nunca podrías tener siendo guarda espaldas.
–Eso no me interesa. –La sangre seguía resbalando por su mano y el charco aumentaba a una velocidad alarmante.
–Mine… –me llamo Alexis con un evidente tono de preocupación.
–No lo aceptare. –susurre para que solo ella me escuchara.
–No es eso, pero te estas alterando, si no piensas claro puede ser peligroso. –ella tenia mucha razón.
–Vamos, no perderás nada, al contrario ganaras mucho. –insistía el enfermo sujeto frente a mi.
–No me devolverá a mi familia, ni a Bianca, ni al Sr.Stern.

ALEXIS:

El señor Volker insistía con propuestas estúpidas que solo ponían de mal humor a Mine. El seguía perdiendo sangre y comenzaba a ponerse pálido. No creía que fuera a aguantar mucho, observe la posición de su herida. No se si fue buena puntería o solo coincidencia le había dado en la arteria cubital, no duraría mucho con vida, ya había perdido mucha sangre como para poder hacer algo por el. Le pedí a Mine que bajara sus armas, ella me miro extrañada y yo le pedí que observara mejor al Sr.Nash, el ya no sabia ni lo que decía, estaba delirando, sus ojos se había apagada y estaba completamente pálido, solo dio un paso mas antes de desplomarse en el piso sobre su propia sangre.
Abrace a Mine por la espalda y comencé a llorar. Ella soltó las armas, lanzo una sobre el cuerpo del Sr. Volker y guardo la otra, se dio vuelta, tomo mi rostro con sus manos y me beso, puse sus manos en sus cintura y la acerque mas a mi. Entonces escuchamos un portazo que nos hizo separarnos.
–¿Qué están haciendo? –pregunto Kyle, poso su mirada en su celular consultando algo. –Así que eso era lo que quería que viera mi papá. –fijo su vista en el cuerpo de su padre. –¿P-pa…–sus ojos se abrieron al máximo y dio un paso hacia su padre. –¿Papá?
–¿Por qué estas aquí Kyle?
El se puse de rodillas a un lado de su padre, lo movió mientras le hablaba. Pero el ya no se movía, insistí con la pregunta y el solo me miro con furia y arrojo su celular. Mine lo atrapo antes de que me diera en la cara, en el había un mensaje: “Kyle, alcánzame en la casa de Alex. Te llevaras una grata sorpresa”.
Imagine que el pensaba que aceptaría casarme otra vez con Kyle si me amenazaba. Pero no paso como el lo esperaba. Kyle tomo el arma que estaba sobre el cuerpo de su padre y sin pensarlo dos veces me disparo. Mine se interpuso entre la bala y yo, le dio de lleno en el pecho. Cayó al suelo y se formo un charco de sangre frente a ella.
–¡MINE! –me arrodille y le di vuelta, esta vez si le habían dado.
–¡Esa estúpida, me quito tu amor y mato a mi padre! –dijo Kyle molesto.
–Tu… –tome aire y contuve mis lagrimas– Nunca tuviste mi amor.
El se molesto aun mas, camino hacia mi y puso su arma en mi frente. Disparo, pero la bala se desvió. A pesar de todo no era capaz de lastimarme, comenzó a llorar y puso esta vez el arma en mi frente, observe a Mine, no se movía, pero aun se sentía cálida. No pude contener mas mis lagrimas, Kyle estaba diciendo algo, pero realmente no lo estaba escuchando solo pensaba en que tenia a la persona que amaba, herida entre mis brazos y no podía hacer nada. Mire a Kyle y me di cuenta que aunque el dijera que me amaba iba a terminar como Mine. Morir a su lado… esa idea no me desagradaba tanto.
Jalo del gatillo y…
Nada.
El arma estaba vacía el saco el cartucho y luego lo arrojo.
Comenzó a gritar desesperado.
Apretó el arma con fuerza y me golpeo en la cabeza con ella. Yo resistí el golpe, me mantuve firme, al parecer mi muerte seria mas dolorosa que la de Mine.
Iba a volver a golpearme cuando…
–¡Alex! –entraron mis hermanos a mi casa seguidos de tres hombres y dos mujeres vestidos de negro con armas.
Los agentes agarraron a Kyle y mis hermanos se acercaron a abrazarme, pedí que ayudaran a Mine. Quizás aun estaba a tiempo de salvarla, no había pasado mucho desde que la habían herido, yo no podía perderla de ninguna manera…

4 AÑOS DEPUES

–¿Ata none es? –me pregunto el pequeño a mi lado mientras tomaba firmemente mi mano derecha, la izquierda tenia un ramo de flores. Su cabello negro y sus ojos azules eran muy similares a los de mi madre y a los míos.
–Ya falta poco Fremont. –me incline para cargarlo. Solo tenia 2 añitos de edad se cansaba rápido.
–¿Po que mamos? –me pregunto curioso.
–Por que tengo ganas de visitar al menos su tumba.
Llegamos al monumento que resguardaba su tumba, deje las flores encima y unas lagrimas se escurrieron por mis mejillas.
–¡No lloles! –dijo alarmado Fremont.
–Lo siento. –limpie mis lagrimas con la mano que tenia libre– sabes, estoy segura que le hubiera gustado conocerte. Parpadeo confundido y ladeo su cabeza.
–¿Po que? –me pregunto.
–Por que… –no me dejo contestarle, salto de mis brazos y comenzó a saltar agitando sus brazos.
–¡Papá! –era de las pocas palabras que podía pronunciar bien, esa y mamá.
–Hey, hey, ven acá hijo. –Blaz se inclino para abrazar a su hijo. Mi lindo sobrino salto a los brazos que su padre.
–¿Dónde esta Mine? –pregunte mientras la buscaba con la mirada.
–Se quedo con Gretchen, Cort, Hackett, Derek, Imre, Ernest… bueno con los niños y sus padres. –dijo riéndose.
Mis hermanos y yo habíamos decidido ir a visitar la tumba de nuestros padres. Solo nosotros, sus esposas se habían quedado preparando la fiesta de cumpleaños de la pequeña Gretchen, ella era la mayor de mis sobrinos tenia 3 años. Hackett e Imre nacieron hace un año con 3 meses de diferencia.
–Los niños la adoran. –dije riendo imaginando a Mine cargando a los 3 bebes.
Entonces la vi, cargaba con un brazo a Hackett y con el otro a Imre, Gretchen colgaba de su cuello haciendo que se balanceara a cada paso que daba. Mis hermanos iban caminan atrás de ella como si nada. Me acerque a ella para ayudarla con Hackett, Gretchen salto y abrazo mis piernas mientras sonreía. A mi padre en serio le hubiera gustado conocer a todos sus nietos.
Es increíble como pasa de rápido el tiempo. Hace 4 años por estas fechas Bianca y mi papá acababan de morir. Kyle y el Sr. Volker habían ido a mi casa a quererme eliminar. Mine me había protegido arriesgando su vida. Afortunadamente una pronta atención en el hospital le salvo la vida, eso y mucha suerte, la bala había pasado entre el pulmón y el corazón. Ninguno de sus órganos había sido dañado. Se recupero rápidamente y en cuanto pudo viajar nos fuimos a vivir a Inglaterra con su familia, eso no duro mucho ya que el primero de mis hermanos se caso, y casi seguido los otros tres también lo hicieron. Después vinieron los bebes. Gretchen fue la primera. Recuerdo que todos nos llevamos una sorpresa cuando nació, había heredado los ojos azules de mi hermano y el cabello rubio de su mama, nuestra madre también era rubia y sus cinco hijos nos parecíamos mucho a ella. Gret se parecía a nuestra madre en miniatura. La esposa de mi hermano le dijo que la llamaran como mamá, pero mi hermano no quiso, prefirió ponerle un nombre que iniciara con la misma letra nada más.
Mine hablo con su familia para decirle que nos quedaríamos en Alemania para que yo estuviera con mi familia. Tanto Rachael, como Gerard y Johann lo tomaron bien, incluso nos visitan con bastante frecuencia.
Mi relación con Mine se volvió formal hace 2 años. Mis hermanos aunque sorprendidos lo tomaron bien y los Knightcross ya lo presentían. Mine aun ahora sigue siendo mi guarda espaldas. Aun que ya no necesito tanto que me cuide. Poco a poco convencí a mis hermanos de ir limpiando la empresa y ellos no lo tomaron a mal, al contario lo aceptaron bastante bien y me han apoyado en todas las decisiones que he tomado hasta ahora.
–Te ves linda rodeada de niños. –le dije ya mas tarde ese día mientras descansábamos en la cama.
–No debo verme linda, debo verme ruda para que me respeten y se alejen de ti. –me acerque para besarla y ella me correspondió al momento.

MINE:

Después de todo lo que paso hace cuatro años mi vida se volvió bastante tranquila y llena de felicidad, tenia a mi familia que me amaba al igual que Alexis, su familia también me quería, sobretodo sus sobrinos. Incluso Silver había conseguido novia y teníamos a uno de sus cachorros con nosotras.
–Sabes Mine… –me dijo Alexis mientras volvía a ponerse su ropa, esa noche hacia frio– creo que nos estamos atrasando.
–¿Atrasando?
–Ya todos mis hermanos tienen hijos, y la esposa de Gerard esta embarazada.
–Ah… –sentí calor en mis mejillas– ¿bebes?
–¿No quieres? –puso una carita triste.
–Yo no dije que no quisiera… –escondí mi cara bajo las sabanas, me daba pena hablar de eso.
–¿Entonces?
–O-ok… –fue lo único que pude pronunciar.
–¡Bien! –escuche ese tono de voz alegre que me encanta– Se apellidaran Knightcross.
–¿Por qué? –pregunte asomando mi cabeza.
–Por que ya hay muchos Stern, los Knightcross se están extinguiendo. –dijo con un semblante serio que me hizo reír.
–Somos mujeres, no podemos tener de forma natural.
–¿En que año crees que estamos Mine?
–Actualmente dos mujeres ya pueden tener hijos con los genes de ambas, fue un experimento que ya se probó en china y estados unidos. Eso si es carísimo pero si puedo tener bebes con tu linda carita no me importa gastar una fortuna en ello.
Me sonroje antes su comentario, aun éramos jóvenes, teníamos mucho que vivir juntas. Tener bebes juntas era una idea bastante linda que aceptaría mas adelante, por lo pronto quería disfrutar de Alexis solo para mi. Ella se que pensaba lo mismo que yo, el tiempo ya lo diría, por lo pronto, la cuidaría y protegería. En un futuro también lo haría con nuestros hijos.
–Solo hay un detalle.
–¿Dices sobre los bebes?
–Sip, como las mujeres no poseemos cromosoma “y” el resultado siempre será niña.
–Eso es mejor. –respondí sinceramente, dos nenas igualitas a Alexis era mejor que tener niños, me recordarían a sus hermanos los cuales me molestan mucho, no con malas intenciones pero si para divertirse– los niños son un poco bruscos.
–Entonces no tendremos ningún problema. –me regalo una sonrisa tan linda que no pude resistirme a besarla una vez mas.
Sin duda el mejor momento en mi vida fue el día que “nuestros mundos” se encontraron…



FIN
Volver arriba Ir abajo
http://yuricoliseum.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO    

Volver arriba Ir abajo
 
Nuestros mundos [13/13] FINALIZADO
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los labios que toquen el alcohol no tocaran los nuestros
» Honremos a nuestros hijos por Laura Gutman
» LA SOLUCION DE NUESTROS POLÍTICOS: EMPRENDEDORES Y PEQUEÑOS AHORRADORES
» Modelo de crianza actual y el futuro de nuestros hijos
» Celebración de Fin de Año en el Hogar Nuestros Mayores de Malvinas Argentinas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Historias Originales :: Para todos los públicos-
Cambiar a: