Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Hanna//by Alejandra [Completo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:37

Hanna


Por: ALEJANDRA


******
Lena cae lentamente en el sopor que le provoca esa ultima clase, arte, porque le daban esa asignatura tan aburrida, hablar de cosas que alguien mas hizo siglos atrás, para que? Simplemente no tenia sentido, el profesor habla y habla apasionado con fotografías de cosas que de seguro nunca ha visto y de lugares en los que de seguro tampoco ha estado, ni estará jamás con el raquítico sueldo que le paga ahí....
-.... siguiente señorita Katina?
-Ah? Como?- había dormitado de nuevo, 3 veces en la semana, si esa clase no fuera tan aburrida ni tan tarde esto no le pasaría tan seguido.
-Puede decirme que época artística es la que sigue?- pregunta el profesor irritado, todas las miradas vuelven hacia ella.
-Pues... podría decirle pero... ya es hora de salida- en ese momento reloj del profesor marca el final del martirio para Lena.
-Bien... ya pueden irse.
Rápidamente el aula de clases se vacía, los chicos suben a sus autos, algunos se van con otros que viven cerca, Lena tiene auto propio y nadie va con ella, su amiga Anya salió horas antes que ella, pasa las oscuras calles de Moscú con calma y tranquilidad, si bien es una cuidad tranquila y pacifica hay algo que la inquieta... ese tipo que se paseaba por la cuidad asechando mujeres solas, a Lena le da un escalofrío recordarlo y pone el seguro de su puerta, acelera un poco la velocidad, ya quiere estar en su departamento, es jueves pero el día siguiente no había clases, que haría? Primero, se levantaría tarde, después llamaría a esa chica que se niega a dejar morir la amista que una vez la unió...
-Que fue eso???- pregunto Lena al aire al escuchar un sonido proveniente del auto la cual la obliga a detenerse cuidadosamente, una llanta, sabe que fue una llanta, cuando se ha detenido completamente baja del auto y se asoma a la parte trasera, sus sospechas son ciertas, la llanta yace totalmente reventada, la pelirroja la patea con fuerza como si eso fuera a arreglarla.
-Auch!! Mi pie!... bueno, hablare a la grúa, no puedo dejarlo aquí.
Lena vuelve a su auto y se mete a buscar el teléfono celular, no lo encontró, debió dejarlo en la cama, Lena sale del auto buscando algo, un teléfono, un taxi, alguna señal de vida, nada, solo el auto inservible ahora, la calle oscura y el callejón frente a ella, podría ser el set perfecto para una película de terror, pero no lo es, toma unas cuantas monedas, al final del callejón puede ver un teléfono publico, cierra el auto y se adentra en el callejón, va algo nerviosa por la noticia del acechador, escucha algo detrás de ella.

Eran ya las 11 de la noche, no había llegado ni a la mitad de aquel estrecho y oscuro callejón, cuando dos hombres le bloquearon la salida, Lena retrocedió. Aún estaba lejos de ellos, por lo que podía simplemente darse la vuelta y correr hasta la avenida, donde estaría relativamente a salvo. Retrocedió un poco más, pero al darse la vuelta, descubrió que había otros dos hombres esperándola desde atrás. Volvió a voltearse. No, esto no podía ser, desde ese entonces, Lena supo que estaba en serios problemas.
-¡Hey, belleza!- dijo uno de los dos que primero habían aparecido. Lena tembló, pero trató de no mostrar miedo. Si sólo eran asaltantes, podría cooperar y salir ilesa… ahora, si eran más que asaltantes… Oh, dios, ¿en qué se había metido?
Lena sintió su aliento en su cuello. Se adelantó para alejarse.
-Entonces, belleza, ¿cómo te llamas?
-Natasha- mintió ella.
-Bonito nombre- Lena volvió a sentir el aliento de aquel hombre en su cuello. Esta vez, solo dio una media vuelta, para observar a los cuatro asaltantes al mismo tiempo.
-A ver, dame eso- dijo uno de ellos, apuntando la bolsa.
Lena batalló un instante, pero al final, les entregó la bolsa muy a su pesar.
-Bueno, Natasha, donde vives?
-No vivo aquí, me hospedo en un hotel.
-Y estás sola…
Aquello no fue una pregunta, sino una afirmación. Ellos sabían que estaba sola, quizá porque la habían visto bajar del carro y la habían seguido. Cuando la habían visto entrar en el callejón dos de ellos corrieron a dar un rodeo y aparecer frente a ella, mientras que otros dos le impedían regresar bloqueándole la entrada.
Uno de ellos, un hombre de unos 20 años con ropa floja y capucha, se le acercó. Era bajo, de piel un poco oscura que la de ella. Lena retrocedió, pero los hombres se le acercaron más. Apretó los dientes, estos no eran solo asaltantes, eran algo peor, lo suficientemente malo como para hacerla temblar de miedo. Aún así, se mantuvo erguida, y miró al hombre,
éste se limitó a mirarla por un rato, dándose cuenta al instante de que ésta era una de esas mujeres de mal carácter, de ésas que son tan tercas que forcejean, más enfadadas que atemorizadas, y sin embargo, el temor que experimentan al final de la violación siempre es y será mayor.
Ésta era una de ésas mujeres a las que era realmente divertido domar, ver quebrada en mil pedazos y sin esperanza de recomponerse nunca.
Él se le acercó hasta tenerla arrinconada contra la pared. Trató de tocarle la mejilla, pero ella solo frunció el ceño y golpeó esa mano intrusa con una de las suyas, revelando su verdadero carácter. Él se rió, y le lanzó tan fuerte bofetada que la hizo caer al suelo. Al instante, dos de los hombres la pusieron otra vez boca arriba y le aferraron ambas muñecas, solo para mantenerla en su lugar, otro le tapó la boca con ambas manos.
El moreno tomó su lugar entre las piernas de la chica. Ella no trató de gritar, como la mayoría de las mujeres que aquella pandilla había asaltado, sino que trato de morder al que le mantenía tapada la boca, éste solo rió ante su vano intento.
El moreno empezó a tocarla de manera brusca y morbosa, Lena forcejeó, pero los dos hombres que le habían aferrado las muñecas la mantuvieron en su sitio. Gritó, pero su grito quedó ahogado bajo la mano del que le tapaba la boca. Pateó a su atacante, al que tenía encima, pero de nada sirvió para hacerlo desistir. Aquel bajo hombre la miró a los ojos, y vio que toda esa energía furiosa se estaba convirtiendo, rápidamente, en puro terror. Sonrió con malicia. Le tocó los senos, y los apretó con fuerza, sintiéndola retorcer bajo él, sacó un cuchillo y le rasgó el vestido junto con el sostén. Empezó a besarle el cuello; Lena lanzó un chillido ahogado, pero él no le hizo caso, nadie la oiría aquí. Le mordió el cuello con fuerza, y ella solo cerró los ojos y siguió forcejeando, ya a estas alturas, una mujer común habría estado llorando y rogando, pero ésta era orgullosa, de las que no lloran ni ruegan hasta que dejan de pensar porque el terror las ha consumido. Aún en estas condiciones, Lena era lo suficientemente orgullosa como para dejar de lado su miedo y prohibirse a sí misma llorar.
Él siguió mordiéndole el cuello, y ella siguió forcejeando, dejó de morder para empezar a lamer; Lena se encogió de disgusto, el solo rió por lo bajo y empezó a recorrerla con las manos otra vez, empezando por los senos, donde se quedó un largo rato, bajando por el estómago y deteniéndose en su vientre.
Lena estaba frenética, giraba la cabeza de un lado a otro para tratar destapar su boca y poder gritar con todas sus fuerzas, trataba de liberar sus manos para al menos arañar a sus atacantes, golpeaba al hombre con las rodillas, solo sabía una cosa, las posibilidades de salir ilesa eran de cero, aún así, tenía que intentar escapar, si tan solo lograba lanzar un par de gritos…
Pero aquel hombre dejó su cuello para empezar a morderle los pechos. Lena volvió a chillar, y estuvo a punto de sollozar de dolor, pero volvió a contenerse solo por proteger la poca dignidad que le quedaba, lo sintió morder con más fuerza, y ella trató de apartarse con todas sus fuerzas, pero fue inútil, estaba atrapada, y sometida a la voluntad de sus atacantes, fue entonces cuando empezó a sentir el verdadero terror que toda persona experimenta en una situación así. Él deslizó sus manos más abajo, y empezó a tocar su parte más íntima, para luego introducir dos dedos dentro de ella, casi logrando hacer que llorara de dolor, empezó a mover sus dedos, sin preocuparse por ser delicado o no, sintiéndola temblar de dolor, pero demasiado orgullosa como para llorar o rogar, el sólo sonrió y siguió moviendo sus dedos, cada vez con más brusquedad.
-Así que eras virgen Natasha- murmuró él, viendo sus dedos llenos de sangre, pronto se cansó de esto, dejó de morderle los senos y sacó sus dedos para ponerse completamente sobre ella, no sin antes desabrocharse los jeans y bajárselos hasta las rodillas, lo suficiente como para que Lena se diera cuenta que era una mujer.
-Cuando termine contigo, ya no te quedará ni una pizca de inocencia.
La aferró por las caderas y comenzó a moverse, pues aún tenía la boca tapada, y trató de contener su llanto, pero fue entonces, cundo la fría realidad la golpeó con todas sus fuerzas, estaba siendo violada, ya no era virgen, ya no era pura: estaba sucia. Sus ojos se llenaron de lágrimas nuevas que no pudo contener.
Ella la notó más frágil, sus forcejeos se hacían más débiles poco a poco. El hombre que le mantenía la boca tapada retiró las manos por unos instantes para dejar que la mujer la besara con tanta rudeza que le rompió los labios, Lena empezó a sentir que le mordía el cuello otra vez, pero no gritó, ella se frustró ante esto.
-Grita!
Lena no la obedeció. Aunque dolía lo suficiente como para hacerla gritar de agonía, se reprimió y se forzó a mantenerse callada. Sólo lloraba, en el más absoluto silencio, no iba a obedecer las órdenes de aquellas personas.
Ella la abofeteó, pero siguió callada.
-Grita, sé que te duele, grita, llora!
-Vete… al infierno.
Ella volvió a morderle el cuello con fuerza, dejando marcas sangrantes y haciéndola chillar. De paso, le susurró al oído.
-Te daré una razón para que grites.
Volvieron a taparle la boca para evitar que la chica gritara con demasiada fuerza ante el despliegue de violencia de aquella mujer.
Sin poder hablar ni suplicar, Lena solo se limitó a rogar en su mente “Alto… basta…Oh Dios… me lastiman…por favor… basta…me duele… ¡basta!…”
Aquella mujer estuvo satisfecha quitándose encima de ella
-Sé una buena chica y no le digas esto a nadie. Si alguien se entera, te mataré.
Y se marcharon dejándola sola en aquel oscuro callejón, deseara morirse, dejar de sentir para siempre. Sentía tanto dolor dentro de sí, y a medida que el tiempo pasaba, ese dolor se iba haciendo tan insoportable que pensó que en cualquier momento la iban a partir en dos. Los movimientos, cada vez más bruscos y rápidos sólo conseguían dejarla al borde de la inconsciencia, pero sin terminar de perderla realmente. Aún así, a pesar del dolor, no gritó, sólo lloraba, en silencio.

El fresco de la madrugada la hizo reaccionar, no sabia si ha había desmayado o si solo se había quedado ahí con la mente en blanco, recordó lo que había pasado con lujo de detalles, intento levantarse pero no pudo, el dolor la hizo quedarse quieta, levanto un poco la cabeza buscando gente pero el callejón una vez mas estaba vacío, en un segundo análisis era mejor así, que les diría si la veían así, desnuda, golpeada, ultrajada y humillada como jamás pensó podría sentirse en la vida. Se levanto con mas calma vio sus piernas desnudas con sangre y golpes, a un lado de sus pies sus ropas desgarradas, sus zapatos que en algún momento del ataque habían abandonado sus pies sin siquiera darse cuenta y su bolsa sin dinero y revuelta, levanto todo y se cubrió lo que pudo con los retazos de tela, camino sin importarle en suelo frío y el viento cada ves mas fresco, busco las llaves del auto en la bolsa y por suerte ahí estaban, abrió la puerta y saco esa gabardina que siempre tenia por si llovía, era larga hasta los tobillos, se la puso, calzo de nuevo los zapatos, cerro la puerta del auto, metió lo que quedo de la ropa en la bolsa de mano, cerro la gabardina y busco dinero en las bolsas, por suerte tenia unos billetes, los tomo y lo contó, era suficiente para pagar el taxi de regreso a casa, camino tratando de verse normal, pero con la certeza de que jamás sería la misma.

No tardó en encontrar un taxi, el chofer trato de hacer plática con aquella pelirroja de mirada perdida y ojos vidriosos, pero ella no le contestaba nada así que el solo se limito a llevarla a donde le indico al subir.

****
En unas bodegas supuestamente abandonadas la chica llega seguida de sus amigos, ella se tumba en un sillón y sube los pies en una caja.
-Lo mejor fueron sus ojos Yulia, viste sus ojos?- dijo uno de ellos entre carcajadas seguido de los demás, Yulia no decía nada, solo los veía reír.
-Si pero lo mejor fue como trato de defenderse- dijo otro riendo fuertemente.
-Vamos Yulia di algo- dijo otro que solo reía.
-Iré a dormir, no quiero ruido- al decir esto todos se callaron al instante y la morena solo se retiro perdiéndose en las sombras del enorme lugar.
Yulia era hija de un político de muy alto rango en Rusia, el cual por su trabajo casi nunca estaba en casa, su madre había huido con otro hombre cuando Yulia tenia 5 años, la mujer perdidamente enamorada de otro no se detendría ni por los ruegos de su única hija, a Yulia le quedaría un rencor que después se extendería a todas las mujeres y que mas la atormentaría al descubrir que ella misma solo gustaba de mujeres, al descubrirse lesbiana su odio creció, empezó a tener malas amistades y al final se alió con 4 hombres que odiaban a las mujeres igual que ella pero por otras razones, algunos fueron engañados otros solo abandonados pero todos tenían el mismo problema, impotencia, creada por el gobierno al ser expuestos sin saberlo a radiación, todo por querer mas dinero para sus esposas, aceptaron limpiar una fabrica en ruinas, lo que ellos no sabían era que en ese lugar se manejaban plutonio, ellos se conocieron ahí y se hicieron amigos desde esa época, Yulia entro a sus vidas años después, cuando tuvo edad para salir de noche sola.

Yulia estaba quedándose dormida cuando su celular sonó, malhumorada se levanto a contestar.
-Hija!- dijo la voz al otro lado de la línea.
-Papá!! Donde estas?- dijo la chica sonriendo feliz.
-En casa, donde estas tu? Es muy temprano para andar de socialitos y muy tarde para estar en una fiesta.
-Eh... no jaja estoy con unos amigos, ya sabes, ayudándoles a recoger la casa, pero ahora salgo para ella, te amo papá, me da justo que hayas regresado.
Yulia colgó el teléfono y sonrió, se cambió de ropa, se maquilló, tomo sus cosas y salió de su habitación en ese lugar.
-Mi padre esta en casa, no los veré en un tiempo, portéense bien y no hagan destrozos, se quedan en su casa chicos.
Los hombres despidieron a Yulia y volvieron a lo que hacían, ver deportes mientras tomaban cerveza.


Última edición por Lucky el 4/5/2009, 23:01, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:38

*****
Lena hacia mas de una hora que estaba en la regadera, lavaba frenéticamente su cuerpo sin importar lastimarse, lloraba amargamente sin poder detenerse, la piel blanca estaba enrojecida de tanta fricción, lloro como nunca, vomito 5 veces, quería arrancar su piel, quería olvidar todo, encontrar una forma de borrar todo, quería morirse.

Despierta en su cama, no estaba segura de la hora o el día, toca su cabeza, el cabello esta seco, su cuerpo envuelto en una bata blanca, se levanta, se para frente al espejo y ve su rostro golpeado, sus labios abiertos, después su cuello, la cruel mordida estaba aun ahí, adquirió un color morado pero ahí estaban claramente marcados, diente por diente, enterrados con odio en su piel, cerro un momento los ojos, abrió mas la bata, al abrirlos se estremece al ver golpes y moretones, sus pezones una vez rozados ahora están morados y unas pequeñas marcas rojas en sus senos, ahora recuerda, las manos de esa persona que con tanta fuerza la tocaron, lagrimas empiezan a bajar por sus mejillas de nuevo, toma un largo respiro que logra calmarla y se deshace de por completo de la bata, ve sus caderas, muslos y piernas golpeados, ahí no había tanto daño externo pero ella sabia que lo que le habían hecho estaba por dentro, baja la mirada y vuelve al baño, vomita una vez mas y abre la ducha nuevamente.

******
-Papa!!!- grita Yulia emocionada al ver a su padre sentado en el sillón de la amplia sala.
-Yulia!! Ven aquí niña!- dice el hombre que al ponerse se pie la abraza y la carga- dime como has estado, que has hecho.
-Cosas papa, cosas, te quedaras esta vez?- dice al ser bajada de los brazos de su padre.
-Si hija, ya podré quedarme en casa al menos 6 meses, la gira presidencial acabo ayer y ahora solo trabajare en la oficina de aquí.
-Me alegro mucho, me ha hecho falta- dice la morena al borde de las lágrimas.
-Lo se, pero ahora todo será mejor, estaré contigo, vamos a desayunar, tengo hambre...-la chica sonrió mientras iba al comedor abrazada de su padre.

Yulia notaba algo raro a su padre mientras lo veía comer, talvez estaba cansado del viaje.
-Papá pasa algo?
-... Que has hecho este tiempo?
Yulia casi se ahoga con la comida.
-Que? A... a que te refieres?- pregunto ella mientras una traicionera gota de sudor corría por su frente.
-Hable con la gente del servicio, dejaste la escuela verdad?
-Ah- suspiro un poco aliviada- si.... es que... quise tomarme un año sabático.
-A donde vas en las noches? Con quien?
-Papa, solo salgo a divertirme un poco, no es todas las noches- bajo la mirada apenada con ella misma, nunca pensó que su papa le preguntaría eso, odiaba mentirle pero tampoco podía decirle su macabro pasatiempo.
-Quiero que vuelvas a la escuela.
-Si papa, lo que digas.
El hombre tomo la mano de Yulia y la beso, ella levanto la mirada, su padre le sonrió y ella entendió que no estaba molesto por eso, simplemente necesitaba un poco de orden y el estaba por fin para ponerlo.


****
Habían pasado 3 días en los que Lena no hacia mas que llorar en momentos y vomitar lo poco que comía, el teléfono sonaba insistentemente y ella lo desconectó, necesitaba hablar con alguien pero no quería que nadie la viera, en la tarde del domingo se sentía mejor y decidió comer un poco de pan y dormir, ya soñaba menos con el ataque, las cosas iban mejorando.
Al día siguiente se despertó aun mejor, muy a su pesar debía recordar todo lo que pudiera, si había sido una mujer como en un principio pensó ver como hizo para... hacerle lo que hizo? debió de usar algo, pero no recordaba ahora, no sabia que había pasado a ciencia cierta, pero había sido una mujer... al menos eso pensaba pero… si fue un hombre el riesgo de un embarazo estaba latente, esta idea la hizo temblar, si estaba embarazada no quería a ese niño pero, el no tenia la culpa de nada, Lena no era una asesina, no podía matar a alguien que prácticamente no había nacido, pero verlo le recordaría lo que paso, que tal si se parecía a el? Que tal si sus ojos en lugar de verdes como lo de ella tenían otro color? El color de los ojos de el, no lo recordaba bien pero, ella sabia el color de sus ojos, su cabello y su piel, si el pequeño nacía en cualquier aspecto diferente a ella sabría que seria el a quien vería en esas diferencias pero, matarlo?... no, fue una mujer, estaba segura ella la vio cuando bajo su pantalón, estaba segura, muy segura, el embarazo no era una posibilidad, ni siquiera una probabilidad pero… Lena de levanto de la cama, debía dejar de pensar en eso, simplemente era inconcebible, las cosas ya habían pasado, su cuerpo estaba mucho mejor, el dolor físico casi desaparecía, su mente y su alma estaban en proceso de recuperación algo lenta pero iba por buen camino, al menos eso pensaba, ahora solo debía lidiar con el repentino pánico de abrir la puerta o salir a la calle, pero eso lo haría después, ir con un psicólogo? Lena no creía mucho en ellos pero una ayuda nunca se desprecia, la escuela, que haría con eso? Tenía que volver algún día, tenía que cruzar la puerta en algún momento… el auto, el **** auto, lo había dejado ahí, tenia que buscarlo pero volver al callejón, no, eso ni siquiera estaba a discusión en su cabeza, no volvería ahí… su familia, que pensarían ellos si les decían lo que le paso? Su padre de seguro se pondría furioso y buscaría a ese tipo para matarlo con sus propias manos, su madre lloraría más que la misma Lena, sus hermanas, su abuela a la que tanto amaba…
Prendió la televisión, pasaba canales sin verlos realmente, solo quería ruido que no fuera el de su cabeza, después de un tiempo escucha pasos afuera, la asustan, eso también es nuevo, no era su amiga, ella habría pensado que estaba fuera de la cuidad al no ver su auto estacionado afuera del edificio, los pasos se detienen frente su puerta, su corazón parecía querer salir de su pecho, tocan, cada golpe la hace saltar en su asiento, cierra los ojos y se tapa los oídos, la persona toca de nuevo, Lena abre los ojos, baja las manos de su cabeza y se levanta lentamente.
-Qui… Quien es?- grita Lena nerviosa hacía la puerta.
-Señorita Katina?- dice una voz masculina.
-Quien es??- pregunta asustada.
-Señorita Katina, soy de la policía estatal, encontramos su auto hace dos días, investigamos las placas, intentamos llamarle pero su teléfono no funciona, tuvimos que remolcarlo, debe buscarlo en nuestras oficinas.
-…Ok, gracias.
-Señorita, debe firmarme estos papeles.
-Que??
-Debe firmar esto, donde le hace saber a mis superiores que le he notificado la situación de su auto.
-… Páselos por debajo de la puerta.
El hombre se quedo en silencio pensando.
-Disculpe?- dijo después de un momento.
-Páselos por debajo de la puerta para poder firmarlos.
El hombre desconcertado accedió y paso las hojas trabajosamente por debajo de la puerta, momentos después las recibió firmadas de igual manera y el se retiro, Lena estaba sentada con la espalda recargada en la puerta, no estaba lista ni estaba tan bien como ella creía, esto iba a ser mas difícil de lo que pensaba.

****
Yulia descansaba en su cómoda cama, sus labios esbozaban un sonrisa... soñaba con el ataque a esa linda pelirroja, lo que ninguno de los hombres vio y de seguro tampoco la chica recordaba fue que justo antes de morder cruelmente el pezón paso la lengua por el, le gusto el sabor, con ella le paso lo que con ninguna otra mujer que violó, se excito por ella, no tanto por lo que estaba haciendo, al saberla virgen no pudo evitar querer mas, aun mas de ella, hizo lo que nunca hace, tuvo contacto directo. Yulia revivía esto excitándose más cada vez, no pudo evitar que sus manos bajaran por su abdomen y llegaran hasta su entrepierna, imaginaba como seria tener a esa chica todas noches en su cama, tocándola, besándola, sin violencia, recorriéndola, haciendo que ella disfrutara también, la imaginación de Yulia era muy prolífica en cuando a eso y no tardo mucho en llegar al orgasmo, uno mas intenso de lo que recordaba, Yulia lanzo un pequeño grito al tiempo que su espalda se arqueaba y con ello un liquido extraño, al regular su respiración vio sus dedos aun mojados, frunció el ceño, eso no era normal, nada de lo que paso era normal, no le disgusto, al contrario, hizo el orgasmo mas placentero pero que había sido? y que era ese liquido? quería evitarse problemas y explicaciones a su papá, así que mañana cuando estuviera sola iría al médico aunque algo tan bueno como eso no podía ser malo o si?

Yulia esperaba con poca paciencia a que la nombraran en el consultorio ginecológico, dio un nombre falso claro, no podía decir Volkova, casi todos sabían quien era su padre, estaba por levantarse a comprar algo de comer cuando dijeron “su nombre”, dio las gracias entre dientes a la secretaria y entro al consultorio, la doctora si la conocía, sabía quien era, ella la había revisado cuando tratando de negar su sexualidad se metió en cama con cuanto hombre se le pusiera en el camino, cuando acepto su sexualidad fue a revisarse y cerrar ese capitulo de su vida, por suerte ella estaba perfectamente bien.
-Yulia, tiempo sin verte, como estas?- pregunto amablemente la doctora.
-Bien, gracias, usted?
-Bien también, dime, que puedo hacer por ti.
-Pues… no se como empezar… vera, ayer estaba mmm bueno, ya sabe, jugando un poco y al final sentí algo raro.
-Aja- dijo la doctora escribiendo en la computadora- que fue eso que sentiste?
-Pues fue así como un orgasmo pero, mucho mayor, y después ese como líquido no se, fue raro.
-Ok Yulia, has tenido actividad sexual?
-… Si.
-Cuando?-pregunto para volver a escribir.
-Ayer…
-Ok, vamos a revisarte.
La doctora acompaño a Yulia a su consultorio, hizo un minucioso y molesto examen, después le hizo preguntas sobre si se sentía cansada o mareada y cosas así, tomo unas muestras y después siendo la ultima paciente le pidió esperar, Yulia se preocupo, de estar bien la habría dejado ir, algo malo pasaba con ella, que tan malo sería para no dejarla ir y verla el día siguiente…
Los pasos de la doctora la sacan de sus pensamientos, camina lentamente muy pálida, Yulia al verla empalideció también.
-Doctora que pasa?- le pregunto al verla que no hacía nada mas que estar de pie.
-Siéntate Yulia.
-Que pasa?? Dígame algo por favor!!!- dijo mientras se sentaba.
-Yulia, al revisarte hoy, solo de vista se veía algo mas o menos normal, tome muestras pensando que tenías algo más pero, después recordé que en un diplomado que tome hace 2 semanas y en una clase de mi doctorado nos dijeron algo que me pareció imposible en ese momento… hay en el cuerpo femenino una hormona, todas las mujeres las tenemos, es como el ADN mitocondrial el cual no sirve de mucho pero a la vez te dice genéticamente quien eres y de donde vienes, esta hormona actúa igual, no esta activa y todas las mujeres del mundo nacemos, crecemos y morimos con ella y nada pasa… sin embargo tu… has desarrollado algo que ha activado esta hormona…
-Doctora, no tengo idea de que me este hablando, solo diga las cosas claras- la interrumpió la morena.
-Esta hormona es capaz de actuar como el ADN de algunos anfibios los cuales son…
-Ana!!- dijo la morena llamándola por su nombre haciéndola voltear- Doctora... solo dígamelo, me voy a morir o que?
-Yulia, puedes embarazar a otra mujer.
La morena abrió los ojos y la boca de una manera que no pensó posible, no decía nada, solo la veía fijamente, hasta que soltó una sonora carcajada.
-Por favor doctora, eso era absurdo, como yo, siendo mujer podría embarazar a otras mujeres? Desde cuando? Como? No, eso es imposible- dijo aun riendo.
-Yulia, no bromeo, de verdad puedes hacerlo, ese líquido que dices que salió, analizado es un conjunto de proteínas que… bueno, te lo podré fácil, ese líquido es semen, no como el semen masculino pero funciona igual.
-…Que?
-Eres una mujer única Yulia, el hallazgo medico del siglo 21.
-…Que?
-Dime, has tenido relaciones con alguna mujer en estos días?
-…Que?
-Yulia! Has tenido relaciones con alguna mujer estos días?
-Eh… pues…- estuvo a punto de decir que no pero recordó a la pelirroja- si, creo que si.
-Crees? … bueno, no quiero alarmarte pero, debes buscarla y traerla aquí.
-Me… me esta diciendo que podría ser… madre en estos momentos y que ella sería… la … madre de mi hijo?- Pregunto Yulia lívida de la impresión.
-Hija, por cuestiones de genética seria niña y si… podrías ser madre ahora.
-...Disculpe… yo tengo que… -Yulia dejo la frase a medias y solo se levanto, la doctora no intento detenerla, sabía que tenia mucho que pensar, ella sola volvería.

De alguna manera que no se explico en ese momento Yulia estaba a la entrada de la casa, bajo del auto y subió a su cuarto, se acostó en la cama, no sabia si reír o llorar, el hecho de poder embarazar mujeres no era algo que te dicen todos los días, no era posible, investigaría ella por su cuenta, si todo resultaba ser falso, iría a romperle la nariz a la doctora, pero si era verdad… que haría? Fingir que nada paso? seguir su vida como si nunca hubiera sabido nada? que pasaría con esa niña? tendría a su madre, esa chica pelirroja... porque tenia que haber tenido contacto directo con ella? talvez eso no tenia nada que ver, talvez solo bajo ciertas circunstancias el embarazo se daba, en un callejón oscuro mientras la viola en presciencia de cuatro hombres no serian las condiciones propicias para embarazarla, la chica no estaba para nada relajada, afectaba eso? como funcionaba realmente? debía tener orgasmos para ser peligrosa? tuvo un orgasmo violando a la chica? talvez... con tanta adrenalina y emoción talvez, que haría con ella? no podía buscarla y decirle "hola chica pelirroja, se que no me recuerdas pero hace pocos días te violé y adivina que? puedes estar embrazada" era absurdo, pero si fuera real, no podía hacer con esa niña lo que su madre le hizo a ella, no podía solo dejarla ahí, sola, la pelirroja se veía buena persona pero... no, no sería como su madre, primero investigaría si eso era posible, si lo era, buscaría a la pelirroja, cuando la encontrara ya vería que hacer.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:39

Lena estaba ahora en un dilema, las hojas que había firmado decía que tenía que recoger el auto en un lapso cuatro semanas, de eso hacía tres semanas, había conectado el teléfono, su madre la había llamado pasa saludarla, Lena vivía sola desde hacía 2 años, sus padres no tenían demasiado dinero pero tampoco eran humildes, ella decidió irse a vivir sola para estar mas cerca de la universidad y tener mas libertad siempre cuidado su integridad, en ese lapso había salido con algunas personas y al terminar la relación siempre quedaban como amigos, si bien era aplicada en sus estudios también le gustaba divertirse aunque sabía cuando hacerlo y cuando no.
En casa la comida escaseaba, de la escuela ya ni se preocupaba, con las faltas que tenia ya habría perdido las materias, en esos días había salido unos minutos de su departamento hasta el pasillo que daba a la escalera y al escuchar ruido volvía corriendo, era un avance poder salir, el día anterior saludo a su vecina y ese día en la mañana salió hasta la puerta de la calle, un poco nerviosa pero lo logro, estaba segura que las cosas ahora irían mejor, los golpes ya no se le notaban y el dolor había por fin desaparecido, pronto estaría lista para ir por el auto y comprar comida, talvez iría a darse de baja en ese semestre a la escuela, tenia cosas pendientes pero poco a poco pensaba ella.

*****
Yulia estaba sentada en el suelo de su habitación, con las manos en la cabeza meciéndose con expresión ausente, en esas semanas había pasado todo el tiempo que su padre no estaba en casa y parte de la noche investigando, preguntando y llamando a gente especializada sobre lo de su supuesto caso, no dijo que ella era la posible chica, invento excusas como una tarea, un reportaje y todo lo que pudo para sacar información, al final de su investigación resulto que era una teoría que aun estaba por confirmarse, pero los descubridores, unos genetistas suecos estaban seguros de eso, tan seguros que solo esperaban la noticia de una mujer que pudiera embarazar a otra, Yulia ahora estaba asustada realmente, no quería ser ella esa mujer pero, la ginecóloga no era cualquier persona, era muy capaz, un poco joven pero tenia 2 maestrías y estaba estudiando un doctorado, hacia muchos cursos y diplomados y si eso decía eso debía ser... saco cita nuevamente, debía hablar muy seriamente con ella.
La chica del servicio toca su puerta y aviso que su padre había vuelto y la comida estaba lista, Yulia bajo a comer, saludo a su padre y se sentaron a comer.
-Papá... eh...
-Si hija?- dijo el hombre al verla extraña desde hace unos días.
-Papá... que pasaría si... yo fuera hombre y embarazara a una chica?
-Pues no se que decirte pequeña, no eres hombre, no lo se.
-...Hu... pero, si fuera hombre y te digo que vas a ser abuelo, te gustaría?
-Pues si, aunque eres joven pero no me disgustaría... estas embarazada?
-Que?! ah... jajaja no papá, solo fue una pregunta, ya sabes, de repente hago preguntas raras.
-Segura hija?
-Si, no estoy embarazada papá...
-Ok, quieres que ya sirvan las verduras?
La comida siguió su curso normal y Yulia supo al menos que si la pelirroja estaba embarazada el no se enojaría, lo difícil sería explicarle.

-Yulia, tardaste en volver-dijo le ginecóloga sentada frente ella.
-Si... doctora, investigue por mi cuenta, ahora le creo...
-Bien, que vas a hacer?
-Eso vengo a que me diga, que hago?
-Que paso con la chica que me dijiste? porque no la trajiste?
Yulia cerró los ojos y suspiró.
-No se donde esta.
-Como? no es tu pareja?- pregunto la doctora frunciendo el ceño.
-No... Mire, yo la buscare, es amiga de un amigo... quiero preguntarle... porque no le ha dicho a los medios... de que me encontró... ya sabe.
-Porque tengo ética Yulia, no quiero aprovecharme de ti de esa manera... además aun me falta hacerte unos estudios, tomara un poco de tiempo, mientras busca a esa chica, puede estar embarazada sin saberlo.
Yulia pasó las manos por la cara y la cabeza y las dejó en su nuca y suspiró nuevamente.
-Yulia, no imagino como te sientes pero, debes tomar la responsabilidad, aunque sea informa de la situación a la chica.
-No es eso, no quiero huir solo... es tan extraño, tan irreal que no bien como reaccionar...
-...Yulia... mira, yo se que no es buen momento pero...
-Quiere informar a los medios no es así?- dijo Yulia mas tranquila viéndola directamente.
-Si..
-Entiendo, agradezco que no haya dicho algo antes de preguntarme, seria posible que lo dijera sin decir mi nombre o poner mi imagen?
-Si, de hecho así sería, al menos mientras los resultados están listos.
-Doctora, necesito tiempo, informe si quiere pero que nadie sepa que soy yo, ni cuando los resultados estén listos, ya sabe quien es mi padre, yo no se que postura tenga el gobierno con respecto a esto, el tampoco se imagina, no se como lo tome ni como la chica vaya a reaccionar, necesito preparar terreno y eso toma tiempo.
-Claro, no te preocupes.
-La veré luego, supongo que seguiré viniendo.
-Adiós Yulia, gracias.
La morena solo sonrió y salio de consultorio, después desde su auto llamo a un detective privado, lo cito en un café y le explico entre mentiras que necesitaba ver a esa chica, la describió y describió su auto, el detective sabiendo quien era ella acepto sin preguntar nada, se verían en dos días para resultados, Yulia dio un cheque y volvió a casa.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:39

Lena estaba sentada en el sillón deprimida de nuevo, cuando alguien toco la puerta, no se movió, nadie que estuviera afuera le interesaba…
-Lena, estas ahí?- grito una voz familiar desde afuera.
Lena levanto la cabeza pero no se levanto, volvió a su posición.
-Lena, si no me abres en 2 minutos iré por un cerrajero… por favor ábreme…
La pelirroja se levanto sin ánimo y abrió la puerta, encontró a su amiga Anya la cual sonreía pero al verla borro de inmediato la sonrisa.
-Lena… pero… que te paso?- pregunto al verla en el estado deplorable en que estaba.
-Anya… yo…- no pudo continuar, la amiga la estaba abrazando y ella estaba llorando en su hombro sin darse cuenta, Anya la empujo un poco hacia dentro y cerro la puerta, Lena lloro en los brazos de su amiga durante muchos minutos, cuando se calmo un poco fueron hasta el sillón donde se sentaron, Lena lloro un poco mas y después entre sollozos y lagrimas le contó lo que paso.
-Fuiste a la policía?- pregunto su amiga roja de ira y con la voz y las manos temblándole de coraje, Lena negó con la cabeza -fuiste al doctor?- volvió a preguntar, Lena volvió a negar con la cabeza.
-No… no creo que sea necesario… te digo… fue una mujer.
-No estas segura de eso, que tal si no lo era, ha pasado casi un mes, Lena si estas… embarazada cada día que pase será mas peligroso realizar un aborto.
Lena bajo la mirada y unas lagrimas corrieron por sus mejillas.
-No, no creo estar… bueno, ya sabes… si lo pensé pero… era una mujer, estoy segura… además no me siento mal, vomite antes pero eso ya pasó.
-Lena, hay algo que pueda hacer por ti?
-…Si… necesito comida y debo buscar el auto… no quiero hacerlo sola… podrías ir conmigo?
-Claro Lena- Anya volvió a abrazarla.

Lena y Anya fueron en taxi a buscar el auto, lo encontraron rápido al llegar allá, la llanta seguía reventada, Anya tuvo que llamar al mecánico y prácticamente hacer todos los tramites, solo sacaba a Lena de su trance cuando le pedía firmar algo, mientras, la pelirroja se alejaba de la gente y trataba de no hablar mucho y cuando alguien la tocaba por accidente se alteraba así que Anya se la paso a su lado todo el tiempo, la visita al súper mercado fue un poco mas relajada ya que ahí había niños y familias enteras aunque no estuvo tranquila del todo.

Antes del anochecer ya estaban de nuevo en el departamento de Lena.
-Lena... que harás con la escuela? no la vas a dejar o si?
-...No... no lo se, por ahora no tiene caso que vaya, ya perdí las materias que llevaba.
-Hay algo que no entiendo... si la persona que dices es mujer como hizo para...
-No quiero hablar de eso- la interrumpió tajante.
-Si claro, discúlpame... bueno, me voy.
-No! no te vayas a esta hora!- dijo la pelirroja tomándola de la mano.
-No es tarde, apenas son las 7...
-Lo se pero ya no hay luz... quédate aquí hoy y mañana te vas en la mañana.
-Lena...- Anya vio la suplica y el temor en los ojos de su amiga, sabía que no estaría tranquila si ella se iba- esta bien, me quedare aquí y mañana me voy ok?
-Ok.
Anya preparó algo de cenar y prácticamente obligo a Lena a comer, había perdido peso y no se veía muy bien, a la hora de dormir Lena lo hizo en su cama y Anya en el sillón, cualquier otro día habrían compartido la cama como tantas veces antes pero esta vez Anya sabía que Lena no toleraría a alguien cerca de ella.
En la madrugada un ruido proveniente del baño despierta a Anya, era Lena vomitando, la chica se levanta y entra sin pedir permiso, Lena esta sentada en el suelo llorando con las manos en el estómago.
-Lena... no tenias que pasar por todo esto sola- le dice mientras se sienta a su lado, Lena solo llora, Anya comprende que no puede dejarla sola más tiempo, no sabe como ha pasado el mes en ese estado...

A la mañana siguiente Lena despierta en su cama, no recuerda como llegó ahí aunque estos últimos días han sido mas de lagunas mentales que de otra cosa, se levanta de la cama y camina a la cocina, ahí encuentra a Anya cocinando, ésta al verla sonríe y la invita a sentarse.
-No iras a la escuela?- pregunta una Lena mas pálida de lo normal en ella y ojerosa.
-No, me reporte enferma, ayer fueron los exámenes así que no tengo a que ir, me quedare contigo hoy.
-No pierdas clases por mí.
-Deja de decir eso... come, no te ves bien- dijo Anya acercando un plato con comida a donde estaba sentada, Lena al ver la comida siente hambre pero instantes después siente nausea y se levanta corriendo al baño con la mano en la boca, Anya no tiene que seguirla para saber lo que hace- ay Lena...
Al volver, ambas amigas comen despacio, Lena apenas come y Anya se preocupa mas por ella, esperara unos días más para ver si mejora, si no la llevara al doctor aunque tenga que hacerlo a rastras.

*****
Yulia acaba de salir del café con los datos de la pelirroja, no se llama Natasha como dijo, mintió, eso no le extrañó, sabía que no le diría su nombre real, ya tenia su dirección, como acercarse a ella? Nunca vio a las mujeres que atacó después, sentiría remordimiento al verla? Que haría si la pelirroja se le ocurría abortar? Una violación era una violación, estaba segura de que no querría a un niño producto de una violación, debía encontrarla antes de que se le ocurriera abortar... sentimiento materno? Talvez... las cosas estaba cambiando para Yulia desde que se entero de eso, que pasaría si no era verdad? Se sentiría decepcionada? Era lo mejor?... debía hablar con ella, estaba segura de que no la recordaría además iría vestida de mujer, se veía muy diferente así, se haría su amiga y se ganaría el amor de la pequeña, pero debía empezar ya, antes de que la pelirroja tomara una decisión drástica, aunque aun guardaba una esperanza de que todo fuera un error, debía verla... Lena Katina, se llama Lena Katina.


Días mas tarde, cuando por fin se armo de valor se levanto a las 9:00 y salió rumbo al departamento de Lena, después de buscar un poco dio con el edificio y se detuvo en la acera de enfrente, como llegar? Que decir? Busco el auto de Lena y lo encontró, ahí estaba con la llanta reparada, pensando en que hacer, tamborileaba los dedos en el volante mientras pensaba cuando de repente la vio junto con otra chica salir de edificio, Lena parecía molesta y no se veía nada bien, había perdido peso, se veía cansada y demacrada, sabía que algo así pasaba con la mujeres que atacaba pero nunca pensó verlas después, una punzada de arrepentimiento la golpeo de repente, sacudió la cabeza y volvió a fijar su atención en ellas, la otra chica discutía con Lena, momentos después Lena dijo que si con la cabeza y subió al auto en el lugar del copiloto mientras la chica rodeaba y subía en el lugar de conductor, Yulia debía estar en su día de suerte, prendió el auto y siguió sigilosamente a las chicas, después de 20 minutos de seguirlas el rumbo se le hizo familiar... preocupante familiar.


*****
-Anya yo no quiero ir!- dijo la pelirroja cruzada de brazos en el asiento del auto.
-Lena ya! Debes ir!! Ese vomito no es normal, además ya casi llegamos, ya nada ganas con ponerte así.
-....- Lena no dijo nada solo paso sus manos por la cara
-Sé que tienes miedo, pero debes asegurarte, el hecho que lo niegues no quiere decir que no esté ahí, vamos, bájate por favor hemos llegado.
Lena se bajo nerviosa y Anya la acompaño dándole ánimos, subieron directamente al 3° piso, Anya dejo a Lena en una silla y fue a hablar rápidamente con la recepcionista, después volvió con Lena, minutos mas tarde dijeron el nombre de Anya y ambas entraron, la joven ginecóloga fue amable con ambas, Anya describió brevemente la situación y los malestares de Lena.
-Has tenido actividad sexual Lena?- pregunto la doctora.
-...No... si- dijo mientras frotaba sus manos en sus piernas en una clara señal de nerviosismo- yo n... no... si.
Anya tomo las manos de Lena obligando a detenerse.
-Si tuvo, hace como un mes, es algo tímida con gente que no conoce, discúlpela por favor- dijo la amiga sonriendo.
-Claro entiendo... Lena, vamos a revisarte... si gustan pasar las dos si así lo desean...
-Gracias doctora, vamos Lena.
Lena se levanto siguiendo a Anya, después de unos minutos ya estaba en la camilla acostada, a punto del llanto.
-Tranquila Lena, no pasa nada- decía Anya acariciándole el cabello.
-Tengo miedo...- susurro Lena.
-Lo se, tranquila.
-Lista Lena?- pregunto la doctora interrumpiendo la platica que no alcanzó a escuchar.
-...Si- dijo sabiendo perfectamente que no lo estaba.
-Bien, trata de relajarte, esto será rápido.
Lena asintió con la cabeza y de alguna manera que no entendió soporto el examen medico, 15 minutos después esperaban a la doctora, Lena estaba sudando y Anya trataba de no preocuparse.
-Bueno chicas... Lena- dijo la doctora.
-Que pasa doctora?- pregunto Lena.
-Felicidades Lena, estas embarazada.
Estas palabras hicieron eco en la cabeza de Lena quien sintió que se desmayaba.
-... debes tomarte estas pastillas.
-Que?- pregunto Lena después de recuperar el aliento.
-Debes tomar estas pastillas, ese vomito es consecuencia de una baja de presión y...
-No!!! No!! No!! No puedo estar embarazada!! Dime que no es verdad! Dímelo!!- dijo Lena tomando a la doctora de la bata.
-Lena por dios! Déjala!- dijo su amiga mientras quitaba sus manos, Lena la soltó y se fue llorando del lugar, Anya se disculpo y salió corriendo tras ella.
La doctora se quedo desconcertada y un tanto asustada.
-Doctora, que tenia esa chica de cabello rojo? Porque salió así de aquí?
-Yulia? Lo siento no puedo dar ese tipo de información, la conoces?
-Si, es Lena, la chica que le dije, vino antes de que la trajera.
-Eso explica muchas cosas... Yulia, Lena esta embarazada.
La morena sintió un vértigo que la obligo a asirse del marco de la puerta, pero no fue suficiente y calló al suelo, sentía que le faltaba el aire, vio a la doctora acercase a ella y decirle algo...
-Yulia?.... Yulia te sientes mejor?- escucho la voz de la doctora a lo lejos.
-Doctora... Ana... que voy a hacer?- Yulia decidió llamarla por su nombre, la doctora no puso objeción, después se sentó en la camilla en la que ahora estaba acostada.
-Te sientes mejor?
-Si, que paso?
-Te desmayaste pero es normal has estado bajo demasiada presión estas semanas, Yulia tenemos que hablar, Lena esta afectada por el embarazo...
-No lo acepta? No quiere tenerlo?- pregunto la morena con temor.
-A juzgar por si reacción no lo creo pero, independientemente de eso no esta bien de salud, el embarazo le afecto en la presión, ha estado mal estos días., creo que debes hablar con ella y cuidarla.
-Si... debo irme, hablare con ella- dijo Yulia mientras se bajaba de la camilla.
-Yulia, mañana saldrá todo a la luz excepto tu nombre y foto, esta bien?
-Si... no te ofendas Ana pero eso es lo que menos me preocupa ahora, debo ver a Lena.
-Claro, suerte, no lo tomo nada bien.
-...Me imagino, te veré luego- dijo Yulia al salir del consultorio.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:42

Lena lloro todo el camino, ratos en silencio, ratos no podía controlarse, al llegar entro corriendo a su departamento y llegando a su cuarto callo de rodillas, Anya venía detrás de ella.
-Lena... yo...
-Anya... que haré ahora? Como se lo diré a mi familia?... yo no quiero... el no tiene la culpa de nada, en algún momento pensé en la posibilidad de... abortar pero... ahora que es real... yo no quiero... no puedo.
-Vas a quedarte con el?
-...No lo voy a matar, no se si me quedare con el pero no lo matare... simplemente no puedo...
-Estas segura Lena?
-....- Lena volteo a verla con los ojos enrojecidos- No, no se lo que quiero pero, estoy segura de no querer matarlo, es un bebe.
-Es tu hijo... Lena, que pasa si el bebe nace con ojos negros, o de cualquier color que no sea verde?
-.... No se, no quiero pensar en eso, no lo hagas mas difícil Anya, no ahora.
-Lo estas tomando muy bien, no se que decirte...
-Aun no se que hacer o que pensar, tengo miedo…
-Lo se Lena, pero cuentas conmigo para todo.
-Aun si decido abortar?
-…-Anya volteo a ver el vientre de Lena, una sombría expresión de culpa cruzo su rostro, después volteo de nuevo a los ojos verdes de su amiga- Si Lena… te apoyare en lo que decidas.
-No haré eso, solo quería saber si me apoyarías…
-Sabes que si.
-Anya?
-Si?
-Quiero vomitar- dicho esto Lena se levanto y corrió al baño, Anya se quedo sentada en el suelo, debía apoyar ahora mas que nunca a Lena.
Al volver Lena se sentó en la cama donde estaba acostada Anya esperándola.
-Anya… necesito esas pastillas, la verdad me siento muy mal, no he podido comer nada estos días...
-Lena… Nunca pensaste en...
-Matarme?- interrumpió Lena, Anya asintió y desvió la mirada- claro que lo pensé, cuando todo era reciente, los primeros dos días, quería morirme- Anya frunció el ceño con preocupación- pero ahora, el hecho de hablar contigo todos estos días, de saber que mi mejor amiga me trataría igual aun sabiendo lo que me paso, eso me ayudo mucho, yo necesitaba desesperadamente hablar con alguien pero no quería que nadie me viera, siento que todos los que me ven saben lo que paso, pero tu, sabiéndolo totalmente me aceptaste, eso fue un apoyo increíble para mi Anya, de verdad, no tienes idea, gracias.
-Lena... me harás llorar...- dijo con la voz quebrada, cosa que hizo reír a Lena, Anya sonrió, tenia días de no verla reír- vamos por tus pastillas, te has descuidado mucho.
Lena sonrió un poco y se levanto de la cama.

*****
Yulia tenia mas de 30 minutos afuera del departamento de Lena, esperando algo, de repente ve salir a Lena con la misma chica de hace momentos, Lena sigue viéndose mal pero ahora parece que le han quitado un peso de encima, sigue caminando con la mirada al suelo pero ahora hay algo nuevo en ella, algo que Yulia no entiende, enciende su auto y sigue el auto de Lena.
Después de 15 minutos llegaron a una farmacia, Yulia de detuvo en la acerca de enfrente, vio bajar rápidamente a la amiga de Lena y la pelirroja se quedo en el auto, momentos después salió con una bolsa blanca, al entrar en el auto le mostró la bolsa a Lena y le dijo algo, Lena saco en contenido de la bolsa, era un frasco, leyó algo y asintió con la cabeza, después ambas se fueron, Yulia estaba pensativa, que eran esas pastillas? algo para su estado de salud? pastillas abortivas? no, estaba siendo paranoica, esas pastillas no se venden en las farmacias como si fueran mentas... no podía hacer nada ahora, volvería a casa antes que su padre, esperaría una oportunidad para acercarse a ella y no la desperdiciaría, ya había perdido mucho tiempo, no podía darse el lujo de perder mas.

*****
Habían pasado 10 días desde que Lena comenzó a tomar las pastillas y se sentía mucho mejor, la compañía de Anya le hacia muy bien y la ayudaba mucho, días antes habían ido a la escuela, Lena continuaría el otro semestre dejando pendientes las materias que perdió, estaba cada día un poco mas tranquila y aceptando cada vez mas la realidad de su embarazo, no sabia como decirle a su familia, ellos la amaban y sabia que no iban a sacarla del testamento por eso, igual hasta se pondrían felices pero querrían conocer al padre, ese era el problema realmente, no tenía padre para su hijo y no quería decir porque.
Lena estaba aburrida viendo la televisión, todo el día pasaban notas sobre una mujer de Moscú, Lena nunca ponía atención, no sabia que tenia de extraordinario.
-Lena?- grito Anya desde la puerta, venia entrando con su llave, la pelirroja le había dado llave.
-Acá estoy- Lena se levanto y recibió a su amiga con un beso en la mejilla, Anya la beso también y puso la mano en el abdomen seguido de un “hola bebé” al principio Lena se incomodaba con eso pero después acepto que se incomodaba porque en el fondo le gustaba que Anya hablara con el bebe, le estaba agarrando cariño haciendo que Lena también se preocupara por el.
-Estas lista?
-Me da vergüenza ir con esa doctora Anya, después de cómo la trate… no se si…
-Nada, tienes que seguirte checando, no puedes andar por la vida con la presión alta, además ella ya conoce tu caso.
-Pero…
-Nada, vamos ya que se hace tarde… anda bebé, apura a tu madre- dijo mientras veía el abdomen de Lena.
-Calla, deja a mi hijo, no lo presiones- dijo Lena riendo con la mano en el vientre, Anya sonrió, era la primera vez que lo llamaba “mi hijo” y no solo “el bebé” o “el niño” Lena se dio cuenta y quitó la mano dejando de reír- vamos entonces- dijo totalmente seria.
Ambas salieron del departamento.
La visita con la ginecóloga fue mejor que la anterior, esta vez no hubo gritos ni agresiones, Lena se disculpo y la doctora no estaba molesta por eso, no pregunto por Yulia aunque se moría de ganas de saber que había pasado pero seria poco ético hablar de una paciente con otra, aunque la relación de Lena con la chica le intrigaba, se veían muy unidas, había confianza entre las dos pero no se veía algo mas que amistad, porque venia ella con Lena y no Yulia, acaso Lena prefería estar acompañada por su amiga que por su... novia o amante o lo que fuera, acaso Lena estaba enterada de lo que Yulia pudo hacer con ella? Había hecho algunos estudios a Yulia, todo daba positivo, Yulia esa la mujer que podía embarazar mujeres, era una mujer especial y Rusia y todo el mundo lo sabía, no sabían quien era la mujer pero la gente y científicos estaban ansiosos por verla, era única, porque Lena parecía no sentirse especial? tal vez seria una mujer normal pero ahora, la persona que es responsable del bebé en sus entrañas no tiene nada de común, Lena debía sentirse extraordinaria también pero parecía no saberlo y si lo sabía no le importaba, si tan solo fueran juntas podría preguntar libremente si Lena sentía algo nuevo, diferente a las demás mujeres, mientras cada una fuera a verla por su lado, no podía hacer nada.
Yulia estaba en su casa, sentada en el sillón viendo la televisión con su papá, estaban viendo las noticias, un reportaje nuevo de "La mujer extraordinaria" como la habían llamado los medios.
-Que opinas de esa mujer papa?
-Que me trae loco... no se quien sea, nadie sabe mas que esa doctora pero me ha hecho trabajar mucho estos días.
-Si, lo se pero, que opinas sobre lo que puede hacer?
-Pues no se, debe ser raro para ella saber que tiene esa habilidad... no lo crees?
-Si... papa... que... que postura tienes tu en cuanto a ese tema?
-Ninguna por ahora, no la conozco, cuando la doctora nos haga el favor de darnos su nombre ya veré, sabemos que vive en Moscú pero no ha dicho siquiera si es rusa o no, tengo que conocerla, saber que hace, que opina de ella misma, ahora no puedo decirte nada.
-Crees que es una especie de fenómeno o algo así?
El padre de Yulia rió ante esa pregunta.
-No hija, es una mujer diferente pero no es un fenómeno.
-Y si embarazara a otra mujer? que pensarías de su hija?
-Como sabes que seria niña Yulia?
-Eh... cuestiones de genética, que pensarías de esa niña?
-No lo se hija... esta noticia no tiene ni 15 días, dame mas tiempo para investigar.
Yulia volteo de nuevo a la televisión, se preocupo un poco por la reacción de su padre al saber que esa mujer fuera de lo común era ella, talvez no aceptaría a su hija, su hija?... si la niña es su hija, por mas raro que eso sonara es su hija.
-Iré al centro comercial- dijo Yulia después de un momento.
-Si, yo iré a la oficina, necesito unos papeles, no llegues tarde- el hombre la beso en la cabeza y salió de la casa.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:43

Yulia salió poco después en su auto y se dirigió a un centro comercial, tenía antojo de pastel y debía comprar unas pastillas que le receto la doctora, iba entrando a la farmacia cuando ve entrar a Lena, ya se veía mucho mejor que la ultima vez, su peso se había reestablecido casi como la recordaba el día del ataque, al parecer ya podía dormir, no tenia tan marcadas las ojeras, era realmente linda, Yulia sonrió iba a acercase pero la misma chica estaba con ella... siempre con ella, era su novia acaso? entro rodeándola y ordenó sus pastillas, a su lado se detuvo Lena, sola, Yulia volteo a verla y sonrió, Lena sonrió tímidamente y se volteo a otro lado.
-Disculpa... puedes decirme la hora?- pregunto Yulia.
-No, lo siento no traigo reloj- dijo Lena volteando a verla, Yulia pudo ver sus ojos, tenían un color maravilloso, después vio sus labios, las heridas que sabía perfectamente había causado ya habían sanado, después su cuello, la mordida ya no estaba marcada siquiera, parecía que no había pasado nada en aquella blanca piel.
-Disculpe, Señorita Volkova-dijo la encargada de la farmacia.
-Ah si?
-Su receta esta lista... la suya también señora Katina.
Lena volteo a ver a Yulia al tiempo que ésta veía su abdomen.
-Si gracias- dijo Lena, Yulia subió la mirada a los ojos de Lena y sonrió de nuevo.
-Hola, soy Yulia Volkova- dijo expendiéndole la mano.
-Lena Katina, mucho gusto- respondió al saludo- Volkova? eres algo del político Oleg Volkov?
-El es mi padre...
-Ah...- masculló Lena soltando la mano.
-Ehm... pasa algo?- pregunto Yulia temerosa de que la hubiera reconocido.
-No es que... vote por el otro partido.
Yulia soltó una sincera y contagiosa risa, Lena también reía ahora.
-Que es tan gracioso?- pregunto Anya quien apenas llegaba con una caja de pastel.
-Nada... mira, ella es Yulia, acabo de conocerla aquí- le contesto Lena a su amiga- ella es Anya, la mejor amiga del mundo- dijo mirando a Yulia.
-Hola.
-Hola Yulia, mucho gusto... Lena ya tienes eso? este pastel pesa un poco... tu y tus antojos...
-Si, solo pagamos y ya... Yulia, quieres acompañarnos? comeremos pastel en las mesas del segundo piso.
-Si, claro, también venía por pastel.
Lena y Yulia pagaron sus respectivos medicamentos y salieron las 3 de la farmacia, subieron por las escaleras eléctricas y llegaron hasta el área de comida, Yulia congenió muy bien con ambas y ellas se sintieron a gusto con ella, nadie comento nada del embarazo, aunque Yulia se moría por preguntar.

De vuelta a casa Yulia no sabe como acercarse a Lena, a pesar de lo que le hizo es accesible, pero que pretexto usará para seguirla viendo sin que crea que es una loca obsesionada con ella? Su padre la espera en la sala al entrar.
-Hija, necesito hablar contigo- le dice para llamar su atención.
-Que pasa papa?- pregunta acercándose a donde esta el hombre.
-Mira, recuerdas a esta mujer que puede embarazar a otras?
-Si… claro, como olvidarla… que con ella?
-Yulia, el gobierno quiere que vaya a Suecia a ver a esos médicos, siendo esta mujer rusa quieren saber todo lo posible de ella, para cuando sepamos quien es no nos tome por sorpresa nada.
-… Te iras entonces…- dijo la morena muy seriamente.
-…Si
-Papá, quiero irme a un departamento cerca de la universidad, ayer fui a verlo esta en un lugar de categoría y no gastare mucho en gasolina, esta casa es demasiado grande para mi y bueno, tu te iras de nuevo…
-Entiendo hija, debes estar con chicos de tu edad… quiero ir contigo a verlo mañana antes de irme.
-Claro… quieres cenar algo?- pregunto la morena antes de levantarse.


El día siguiente a las 10 ya estaban en el edificio de apartamentos donde vivía Lena, el padre de Yulia quedo complacido con el próximo hogar de su hija, escogió el apartamento 15, se mudaría en 3 días, un día después que su padre saliera de viaje…

Después de despedir a Oleg, Yulia empezó a mover sus cosas al departamento el departamento 16 no se abría nunca… después de llevar la ultima carga de ropa y conectar el teléfono, Yulia decidió ir a la universidad, se inscribiría de nuevo y esperaría a que el semestre comenzara, mientras estaría cerca de Lena y su hija, la pelirroja vivía en el departamento 16.

Yulia volvía de la universidad y se encontró con cajas a la entrada del departamento y una nota de su padre encima, eran unas cosas que olvido y unos cuadernos y libros de la escuela, la morena sonrió y empezó a buscar la llave.
-Yulia?
La morena volteo a ver quien le hablaba.
-Anya?
-Que haces aquí?- pregunto Anya frunciendo el ceño.
-Aquí vivo, me mudé hoy… que haces tu aquí? Ese es tu departamento?
-No, vine a ver a Lena, espera, déjame avisarle quien es la nueva vecina- dijo sacando la llave y abriendo la puerta, Yulia se desconcertó ante esto- Lena?... ven a ver quien es tu nueva vecina- escucho decir un poco mas lejos, momentos después la pelirroja salía con una cómoda pantalonera, tenis y una blusa.
-Yulia?
-Hola Lena… soy tu nueva vecina- dijo sonriendo.
-Ah que bien! Cuando te mudaste?
-Hoy, de hecho tengo todo en cajas allá dentro… y aquí afuera también- dijo rascando su cabeza viendo las cajas que tenia enfrente.
-Bueno, podemos ayudarte a desempacar si quieres… no es así Lena?- pregunto Anya viendo a su amiga.
-Ah claro, necesitas ayuda?- pregunto sonriendo Lena.
-Eh pues… si un poco talvez- dijo sonrojada la morena.
-Vamos pues- dijo Lena saliendo por completo del departamento y dando 3 pasos quedando frente a la puerta del departamento de Yulia.
La chica se apresuro a sacar la llave y abrir la puerta y empezó a empujar las cajas con el pie, Lena iba a hacer lo mismo.
-Ni se te ocurra Lena…
-Que? No me la voy a robar, solo quiero meterla.
-Claro, no quieres cargarla de una vez?
Lena no entendió el sarcasmo y se quedo viendo a su amiga con expresión interrogante.
-Lena! No puedes cargar nada pesado y hacer esfuerzo- dijo poniendo su mano en el vientre de la pelirroja.
-Ah es verdad… algunas veces lo olvido, bueno ustedes metan las cajas, yo las dirijo desde aquí.
-Lena, estas…- pregunto a medias Yulia.
-Si…- al decir Lena poniendo sus manos en el abdomen- pero eso será tema de otra plática, metan cajas.
-….- Anya y Yulia se vieron una a la otra y después a Lena.
-Tu madre tiene suerte de tenerte ahí dentro sino, ella sola estaría metiendo todas estas cajas- dijo Anya a la altura del abdomen de Lena, después se enderezo y al quedar frente a frente con Lena le saco la lengua y ambas chicas rieron bajo la mirada confundida de Yulia.
Después que las cajas estaban dentro se pusieron a desempacar, Lena solo ayudaba en cosas simples que no requerían cargar o mover cosas pesadas, después mientras Anya y Yulia acomodaban los muebles Lena fue a la cocina a hacer algo de comer, pasaron todo el día ahí, antes del anochecer estaban sentadas en la sala viendo la televisión, un reportaje repetido de la mujer mas famosa de Rusia salía de nuevo al aire.
-Esta mujer me tiene cansada- dijo Anya- no se ve nada mas en los canales que eso.
-Es un descubrimiento importante, no ve todos los días- dijo Yulia cambiando el canal.
-No lo dudo pero, deberían poner otra cosa, no se, algo mas.
-Que? Quien esta ésta mujer?- pregunto Lena
-No lo sabes?- le pregunto Yulia.
-No, nunca pongo atención, quien es?
-Nadie sabe quien es pero, es una mujer de Moscú que según los medios y unos médicos puede embarazar mujeres- le dijo Anya.
Lena instintivamente llevo sus manos al abdomen con la mirada confundida.
-Te sientes mal?- pregunto preocupada Yulia.
-… No… solo… estoy cansada y tengo algo de hambre- dijo volviendo a sonreír.
-Vamos a cenar, yo invito- dijo Yulia.
-Podemos cenar aquí? Pide pizza- dijo Lena viendo a la ventana el cielo casi negro de la noche que no tardaba en caer.
-Claro…
La cena transcurrió con calma y tranquilidad al terminar ya era totalmente de noche.
-Muchas gracias por la ayuda- dijo Yulia al despedirlas en la puerta.
-No tienes nada de que agradecer, te veremos mañana… Anya préstame tu llave olvide la mía dentro- la chica saco su llave del bolsillo del pantalón y se la dio a Lena, la pelirroja abrió la puerta y entró, detrás de ella entro Anya, despidió a la morena con la mano y cerro la puerta la puerta tras de ella.

****
Lena se sentó en el sillón de su departamento, Anya se sentó a su lado, al sentirla la pelirroja se acurrucó en el pecho de su amiga y Anya la abrazó.
-Que pasa?
-Porque no me habías dicho nada sobre esa mujer?
-Porque toda Rusia y el mundo lo sabe, no pensé que fueras la excepción… que pasa Lena?
-Recuerdas cuando paso… eso? Que te dije que había sido una mujer?
-Si… pero ya sabemos que no- dijo Anya tratando de adivinar los pensamientos de su amiga.
-Pero, yo estaba segura… que tal si es verdad y esa mujer es la misma de los medios?
-No lo creo Lena, esta mujer es de clase alta, de las mas altas de Rusia, tiene dinero… no creo que ande por las calles de noche haciendo eso… no concuerdan sus estilos de vida, además, todo va bien con el embarazo, todo es normal, no se si haya problemas con el supuesto hijo de dos mujeres pero tu embarazo es completamente normal, no pienses mas en eso.
A Lena le pareció muy lógica la explicación de Anya y solo asintió con la cabeza y suspiró.
-Además, recuerda que este bebé es solo tuyo y claro, será mi sobrino al cual voy a consentir como no tienes idea…
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:51

Lena sonrió.
-No tienes sueño?- preguntó Lena
-Si, un poco, es cansado acomodar un departamento.
-Vamos a la cama, mañana tienes que ir a la escuela.
Ambas se levantaron y se prepararon para dormir, Anya había llevado parte de sus cosas al departamento de Lena, para cuando la noche llegara y ella se quedara ahí, durmieron por separado en un sofá-cama que había comprado Lena, al día siguiente Anya se levanto y se bañó, mientras Lena le preparaba algo de comer, después Lena se quedo ahí mientras Anya iba a la universidad.

En la tarde Anya volvía a entrar al departamento, Lena estaba recién bañada haciendo comida.
-Lena? Estas en la cocina? Eso huele delicioso.
Lena salió de la cocina y llamo a Anya.
-Te tengo buenas noticias, recuerdas tu clase de arte?
-Si, que de bueno puede tener esa **** clase?- pregunto Lena enojada.
-Que puedes pasarla sin tener que presentarla nuevamente, eso tiene de bueno.
-Como? Si he faltado dos meses y no iba muy bien que digamos cuando asistía- volvió a decir malhumorada.
-Me encontré a tu maestro y me preguntó por ti, no le di explicaciones, solo le dije que ibas a retomar su materia el año siguiente y me dijo que no era necesario hacerlo así, estaba de buenas o no se pero me dijo que pondrá un examen al final del curso, donde abarque todo, si vas, lo presentas y pasas el pasara tu calificación normalmente y no tendrás que verlo de nuevo, ni llevar cursos nuevamente con el.
-Porque hizo eso?- pregunto Lena muy sorprendida.
-No lo se, le dije que te preguntaría a ver si podrías y mañana le contestaba, que quieres que le diga?
-Dile que si! Pero puedes preguntarle algunos libros, los temas, todo eso por favor?
-Claro Lena… me vas a dar de comer ya? Tengo hambre.
-Ah si, siéntate, ahora esta listo todo.
Al día siguiente Lena esperaba en la sala ansiosa noticias de su clase, alguien toca la puerta, Lena se intranquiliza, nadie la busca, la única que va es Anya pero ella tiene llave.
-Lena? Estas ahí? Soy Yulia- dije la chica desde afuera.
Lena suspira aliviada y se levanta, al abrir se topa con la mirada azul de la morena.
-Hola Lena... disculpa que te moleste pero, aun no tengo gas, crees que puedas prestarme un momento tu cocina?
-Mm... pues... no puedo, lo siento.
Yulia frunce el ceño y busca algo en sus bolsas.
-Bueno gracias, disculpa que te haya molestado- dijo sacado las llaves de su departamento y levantando del suelo platos, sartenes y comida.
-Yulia...
-Si?- dijo volteando a verla.
-Lo siento en verdad, talvez después.... Anya no esta y...
-Esta bien, no te preocupes, gracias- Yulia camino perdiéndose de la mirada de Lena, la cual después de cerrar la puerta escucho la puerta de Yulia, a los segundos volvió a escuchar la puerta y los pasos de Yulia alejándose, se sintió un poco mal por haberle negado la entrada a Yulia pero realmente no la conocía, exageraba?
Talvez debía empezar a confiar en la gente nuevamente, no en toda pero si en alguien, Anya no estaría siempre ahí, debía tratar de independizarse, cuando volviera Yulia se disculparía con ella.
Media hora después Lena escucho pasos, se asomo por la mirilla de la puerta y vio pasar a Yulia, en ese momento abrió la puerta rápidamente.
-Yulia!
-Aah! Lena!...- dijo Yulia empezando a toser, se unos golpecitos en el pecho con la mano abierta y dio un trago al refresco que traía- me asustaste! Que paso?
-Donde estabas?
-Comprando comida.
-Ah... porque?- pregunto Lena apenada.
-Porque tengo hambre y no tengo gas en el departamento.
-Yulia yo quiero disculparme contigo por eso- la morena asintió y metió una papa a la francesa a la boca-... que comes?
-McDonalds...
-No deberías comer eso.
-No tengo gas aquí, esta bien para pasar el día, mañana vendrán a instalarlo- dijo comiendo otra papa y sonriendo.
-No es por eso... quieres pasar?
-Ya llego Anya?
-No, pero no debe tardar, quieres pasar?- repitió Lena, la morena se dio cuenta que quería compensar el rechazo anterior.
-Ok.
Amabas entraron y se sentaron a platicar mientras Yulia terminaba de comer.
Anya iba entrando cuando escucho voces, le sorprendió ya que Lena no quería abrir la puerta, esa era una de las razones por la cual ella tenía llave.
-Lena? .... ya tengo aquí tu guía para el examen de arte... Yulia que sorpresa- dijo sonriendo.
-Hola Anya, estaba por irme... disculpa que me entrometa pero, dijiste arte?
-Si- respondió Lena- tengo que estudiar para un examen de arte... odio el arte.
-No deberías, es hermoso... puedo ayudarte a estudiar si quieres, me encanta el arte- dijo Yulia sonriendo.
-Ah, en verdad?- pregunto Lena indecisa.
-Si Lena, acepta, talvez se te haga mas fácil así- dijo Anya.
-Yo no quiero molestarte Yulia, no se...
-No me molestas, me encanta el arte y es bueno hacer algo mientras entro a la universidad y si eso te ayuda pues que mejor.
-...Ok, acepto tu propuesta, cuando puedes venir... o ... quieres que yo vaya?
-Yo vendré, que te parece mañana a las 10.
-Me parece bien- dijo Lena sonriendo.
-Bien, me voy, te veré mañana Lena, adiós Anya.
-Adiós Yulia- dijo Anya.

*****
Yulia volvió al departamento y espero la llamada de su padre, a los pocos minutos le llamó diciéndole que ya estaba en el hotel y todo iba a bien, después Yulia ceno cereal y se durmió, el día siguiente empezaría con su tarea de ganarse el cariño de Lena.
La mañana siguiente se levanto tarde y apenas tuvo tiempo de arreglarse, no quería ser impuntual con Lena, quería empezar con el pie derecho, a la hora ya estaba tocando la puerta de Lena.
-Hola Yulia, pasa- dijo la pelirroja poco después.
-Hola… estas lista?
-No he desayunado pero esta bien podemos comenzar así…
-Claro que no Lena, come, no debes descuidarte- dijo viéndole el vientre.
-Bueno, tu ya desayunaste?
-No pero así esta bien.
-Siéntate Yulia, haré algo rápido para comer y después comenzaremos.
La morena empezaba a sentir hambre y acepto, minutos después Lena llego con dos platos, ambas comieron, después Lena tomo sus pastillas y se sentaron en la sala.
-Mira Yulia, esto es lo que vendrá en el examen, se supone que lo vi en clase pero la verdad me aburre tanto que, era casi no recuerdo.
-Ok, no veas el arte como algo aburrido, trata de ver a los artistas como seres fuera de lo común que tuvieron la habilidad de expresar sus emociones e ideas de una manera tal que aun después de siglos se les sigue admirando.
-Pues si pero... mira por ejemplo esta, autorretrato de Van Gogh... es... como su foto, o sea esto que?- dijo Lena con cara de fastidio.
Yulia rió ante la cara de Lena.
-Este autorretrato fue hecho en 1889, sabes que este hombre era un atormentado verdad?
-...No- dijo Lena un poco más interesada.
-Bueno, sufría de una enfermedad mental, escuchaba voces, y una de las mejores formas para expresar su desesperación y miedos fue pintando, el abrió la brecha para los llamados expresionistas, en la etapa del expresionismo del arte, porque expresaba todo por medio del arte, mucha gente lo conoce como el pelirrojo loco que se corto la oreja, pero mira, quiero mostrarte algo, acércate aquí- dijo mostrándole la foto de la obra-mira sus ojos... ves como pinto sus cejas? que ves en ellos?
-Desesperación creo, ansiedad, miedo talvez- dijo Lena viendo detenidamente la imagen.
-Si... ahora mira estas líneas en el fondo, que parece?
-No lo se... talvez... fantasmas, no se, que te parecen a ti Yulia?
-Lo mismo que a ti, todo lo que lo atormentaba dando vueltas en su cabeza, dicen que se corto la oreja para dársela a una prostituta que lo desprecio pero, también dicen que lo hizo para no escuchar mas voces que venían de su cabeza...
Lena abrió los ojos sorprendida y volteo a ver a Yulia.
-Vaya... esto es interesante, pobre hombre.
-Así es Lena, no puedes amar algo que no conoces…pero empecemos desde el principio, pintura rupestre…
Yulia y Lena se la pasaron 3 horas hablando animadamente del arte, Lena estaba interesada realmente y le gustaba que Yulia parecía tener todas las respuestas.
-Ojala te hubiera conocido antes, hubiera sido mas fácil llevar esta clase, como sabes tanto de esto?
-Me gusta el arte, es algo maravilloso, he tenido la oportunidad de ver algunas de estas obras en los museos… no te imaginas lo que siente al tenerlas enfrente.
-Sabes? Haré de esta obra, el autorretrato mi favorita, me identifico mucho con ella…
-Si- dijo Yulia viendo a Lena- además, Van Gogh era pelirrojo, como tu, algo más en común.
Lena rió por la ocurrencia de Yulia.
-Vaya, es la segunda vez que veo a Lena reír con tantas ganas contigo Yulia- dijo Anya a su espalda con comida.
-Hola Anya- dijo Yulia.
-Hola- dijo Lena levantándose a besarla.
-Hola chicas, hola bebe- dijo poniendo la mano en el vientre de Lena- no tienen hambre? Porque yo si.
Ambas chicas dieron por terminada la clase y fueron a comer.

****
Las clases siguieron por algunos meses más, siempre en la mañana aunque no todos los días, ya que Yulia quería estar a solas con Lena, la relación entre las chicas iba fluyendo y se llevaban muy bien, la confianza creció y ya eran amigas, Lena supo de las depresiones de Yulia por tener a su padre lejos, lo que paso con su madre, Yulia sabía de la relación de su familia, y el miedo que tenia de decirles sobre su embarazo, Lena nunca contó lo que le paso y Yulia fingió no saberlo, no quería presionarla ahora que las cosas iban bien, Anya por su parte estaba muy contenta, Lena parecía haberse recuperado casi totalmente, ya no tenia miedo salir de día sola, aunque no lo hacía muy seguido, ya se quedaba menos veces con Lena, de alguna manera el hecho de saber que Yulia estaba a 3 pasos de la puerta las hacia sentir un poco mas segura, el vientre de Lena comenzaba a notarse.
6 MESES DESPUES
Anya, Yulia y Lena estaban sentadas en la sala del departamento de Lena, estaban viendo televisión, Lena había pasado satisfactoriamente el examen de arte y ahora solo se relajaba en compañía de sus amigas, alguien toca la puerta y Anya se levanta a abrir, la persona que encuentra la deja con la boca abierta.
-Hola Anya, como estas?
-Se.. señora Inessa!!... como…. Eh como esta?
-Bien gracias, mi hija esta en casa?
-Ehh ella…
-Anya quien es?- pregunto Lena desde la sala.
-Ah ahí esta, gracias Anya- dijo la mujer entrando.
-Anya quien es?- dice Lena saliendo de la sala quedando de frente con su madre-…mamá!!
-Lena hija! como has…- la señora volteo a ver el abdomen de su hija y después volteo a la cara de Lena la cual estaba tan roja como su cabello- Lena… quieres hacer el favor de explicarme que pasa?
-Mama… yo… que quieres que te explique?- dijo bajando la cabeza.
Mientras Anya y Yulia estaban de pie a un lado de Lena dándole solo apoyo moral.
-Vamos a tu cuarto, necesitamos hablar- dijo la señora con calma a su hija, mientras
Anya y Yulia solo voltearon a verse preocupadas.

La Madre de Lena cerro la puerta con seguro mientras Lena se detenía cerca de la cama, Inessa inspeccionó la habitación, todo parecía estar como siempre, excepto por la cuna a un lado de la cama, unos juguetes aun en sus cajas y algo de ropita su empaque.
-Y bien…
-Mama… no se que quieres que te diga… yo estoy…
-Embarazada, lo se, lo noté al verte… cuanto tienes 7, 8 meses?
-Ocho… mamá, lo siento mucho, se que no debí pero…- Lena no pudo terminar la frase, Inessa la estaba abrazando, la chica solo se aferra al cuerpo de su madre.
-Porque no me lo dijiste Lena? Porque?
-Mamá… perdóname por favor, tenia miedo… no sabía que ibas a pensar de mí después… yo…
-Lena, donde esta su padre?
-Que?
-El padre de mi nieto, donde esta?- dijo la mujer separándose un poco de su hija.
-Yo… el… el no esta conmigo…- dijo Lena separándose totalmente y sentándose con un poco de trabajo en la cama.
-Se fue?
-Si, pero… por acuerdo mutuo, el no huyo- dijo antes de la mujer empezara a odiar a ese hombre que Lena realmente tampoco conocía.
-Entiendo… me habría gustado conocerlo… es el padre de mi nieto a fin de cuentas.
Lena sonrió un poco y puso las manos en su abdomen.
-Entonces no estas enojada?
-Claro que no hija, estoy muy sorprendida nunca pensé venir y encontrarte así y estoy molesta porque no me lo dijiste, quien te ha estado cuidando?
-Anya y Yulia mamá, han estado conmigo casi desde que lo supe…
-… No salgas, hablare con ellas- la mujer abrió la puerta y salió rápidamente encontrando a las chicas de pie hablando.
-Yulia!- dijo la mujer en voz alta, la morena volteo y paso saliva nerviosa, la mujer termino por acercarse- así que ustedes han estado cuidando a Lena…
-…Si- dijo Yulia.
-Esto no lo esperaba de ti Anya… porque no me lo dijiste?
-Es que… nosotras la hemos estado cuidando… esta en buenas manos… Lena esta bien y cuando no esta Yulia estoy yo, ella nunca esta sola, Yul vive en el departamento de un lado y… algunas veces yo me quedo aquí en las noches…
Inessa levanto la mano para hacer callar a Anya.
-Lena es mi hija, debiste decirme… conoces al padre?
Anya se puso roja de rabia al recordar el porque Lena estaba embarazada, Yulia empezó a sentirse muy nerviosa mientras Anya buscaba a su amiga con la mirada, la encontró detrás de la señora.
-Mamá ya deja de preguntar por el, es un buen hombre pero estamos separados.
Un silencio se apodero del lugar hasta que el timbre del horno anunció que la comida estaba lista…
-Quieres probar la excelente comida de Yulia? Cocina muy bien… tomo un curso en
Italia, no es así Yul?- dijo Lena tratando de romper el silencio.
-Si si, pase por favor, en un momento sirvo los platos- dijo la morena sin saber bien que decir.
-Será mejor que vayamos antes de que Lena arrase con el guisado entero- dijo Anya muy seria, después todas rieron y Lena se sonrojó.
-Me da hambre, ni modo que no coma- dijo después de un momento de seriedad.
La comida transcurrió en una aparente calma, casi nadie hablo pero se sentía relajado el ambiente, Inessa veía mucho a Lena, mientras que Anya y Yulia veían al techo y Lena las veía a todas.
-Bueno Yulia, debo decirte, realmente cocinas bien- dijo la señora- debes pasarme la receta.
-Claro- dijo Yulia con una sonrisa.
-Mamá, te vas a quedar un tiempo aquí?
-Pues, pensé que estabas ocupada y solo venia a verte pero ahora con esto pues creo que me quedare unos días, claro si quieres.
-Claro que quiero mamá, de hecho, en dos días Yulia saldrá de viaje y Anya ira con su familia unos días, tendremos tiempo para nosotras.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:51

Yulia iría con su padre a un evento de caridad fuera de la cuidad, tardaría una semana de viaje y otra mas para convivir con su padre mientras Anya fue con su familia a casa de la abuela mientras madre e hija se reencontraban y quedaron como si nada hubiera pasado, Inessa preguntaba siempre que podía por el padre del niño, conocía a su hija, sabía que no se entregaría a alguien de tal manera si no lo amara, porque estaban distanciados? No le gustaban los secretos pero respetaba la intimidad de su hija, al día de volver Yulia y Anya una tía de Lena se enfermo e Inessa tuvo que volver, pero regresaría antes de nacer su nieto.
Ana, la joven doctora se desesperaba, Lena estaba por dar a luz y en los 8 meses y medio nunca vio a Yulia y Lena juntas, fue invitada a dar conferencias respecto a tema, los medios llegaron a ofrecerle millones de euros por el nombre, ella nunca dijo nada, con el reconocimiento que había logrado era suficiente, pero ahora quería decir que atendía desde el inicio la primera mujer embarazada por otra, pero no podía ya que Lena no le daba oportunidad ya que nunca iba con alguien que no fuera su inseparable amiga y Yulia le pedía mas tiempo.

Lena estaba sentada en el sillón, últimamente se sentía cansada, ya no podía ni con su alma, ya quería que si hijo naciera, no quería saber si era niña o niño, seria una sorpresa, a media mañana de un cansado y molesto día Lena estaba por levantarse cuando sintió un dolor debajo del vientre.
-Aah! Anya!! Yulia!!- dijo tratando de no moverse.
-Lena que pasa?- dijo Yulia saliendo de la cocina.
-Donde... esta Anya?- pregunto Lena empezando a agitarse.
-En tu cuarto, revisando unas cosas, te sientes mal?
-Si... debemos ir... al hospital.
Yulia abrió la boca pero no emitió ningún sonido, su hija estaba por nacer, después de haber estado con Lena cuidándola y cumpliéndole los antojos y caprichos por fin iba a nacer, podría verla, tocarla, amarla...
-Yulia!! Ve... por Anya.
La morena salió del letargo mental en que estaba y corrió al cuarto.
-Anya!! Debemos llevar a Lena al hospital.
-Que?? Se siente mal???- dijo la chica levantándose de un brinco de la silla.
-Eso creo, vamos.
Ambas salieron corriendo y vieron a Lena una mano en el vientre bajo y otra en la cintura, debajo de sus pies había algo parecido a agua.
-Se me rompió... la fuente... debemos irnos- dijo entre asustada y emocionada.
Anya tomo las llaves del auto y la maleta que tenia días lista cerca de la puerta, mientras Yulia la ayudaba a caminar.
-Tranquila Lena, todo estará bien, respira así- dijo mientras respiraba ruidosamente tratando de ponerle el ejemplo.
-Yul?- dijo Lena volteando a verla.
-Si Lena?
-Cállate por favor... me estresas...


-Doctor!!- gritaba Lena desde la cama del hospital donde Yulia le había conseguido un buen cuarto, nadie la atendía, Anya había salido a preguntar mientras Lena se retorcía de dolor en intervalos de 20 o 25 minutos.
-Lena cálmate, si te exaltas conseguirás mas dolor- trataba de confortarla Yulia.
-Yulia... deberías hablar con alguien... di que eres Yulia Volkova y... necesitas un medico... nadie te niega nada.
-Anya esta viendo eso, mientras piensa en algo relajante, un campo verde con grandes árboles que dan sombra, tu estas acostada ahí, imagina que tienes un tazón de frutas, imagina que....
-Yulia Volkova!!!- dijo tomándola de la blusa- imagina calmantes para mi y tráelos!!!
-Ok...
Yulia iba a salir cuando Anya ya venia con el médico.
-Buenas tardes señorita, señora...
-Hola doctor... podría darme algo para el dolor... por favor.
-Su ginecóloga viene en camino nos recomendó no darle nada, no debe tardar.
-Yulia!! Dile algo!- dijo Lena empezando a llorar.
-Doctor, talvez deba darle algo no cree, mírela- dijo la morena preocupada.
-Lo siento señorita....- dijo el medico esperando el nombre de Yulia.
-Volkova, Yulia Volkova.
-Volkova?.... entiendo déjeme ver donde esta su doctora- el médico salió apresurado del cuarto y volvió a los 2 minutos con una jeringa en la mano.
-Vaya, tienes un apellido mágico- le dijo Anya el oído.
-Señora Katina hable con su ginecóloga, me dijo que puedo ponerle, esto debe quitarle el dolor en poco tiempo- dijo mientras metía el líquido en el suero de Lena.
-Gracias...- dijo Lena secándose una lágrima.
El médico espero unos minutos y después de checar su reloj salió, Lena cambió de expresión en cuestión de segundos.
-Yul... te amo, gracias- dijo Lena con una expresión de relajación.
-Eh... si Lena yo te quiero también.
-Anya... a ti también te amo.
-Cuanto amor tienes para dar hoy...- dijo Anya riendo.
-Si... Ana! También te amo- dijo viendo hacia la puerta. Yulia se paralizo, no recordaba que su ginecóloga era la misma.
-Hola Lena... Anya, Yulia que tal va todo?- dijo la doctora poniéndose una bata.
-Se conocen?- pregunto Anya.
-Si claro Yulia es mi....
-Paciente, ella me checa a mí también.
Ana frunció el ceño pero en ese momento puso toda su atención en Lena a la cual el poderoso pero pequeño sedante estaba pasando.


-Ok Lena ahora puja!!!- decía la doctora en la sala de partos.
-No!! Duele!!!
-Lena, mientras menos pujes mas dolerá, puja!!!
Lena acostada en la cama con el cabello pegado en la cara por el sudor y lagrimas asintió, Anya tomo su mano mientras Yulia estaba casi a un lado de la doctora, esperando para ver nacer a su hija.
-Muy bien Lena, puja una vez mas lo más fuerte que puedas, será la última.
Lena tomo aire y cerró los ojos mientras pujaba, sintió un dolor más fuerte que los anteriores la cual la hizo gritar con toda la fuerza que sus pulmones le permitieron, después de eso, Lena dejo de sentir tanto dolor y su cuerpo se relajo.
Yulia estaba muy nerviosa, vio salir una pequeña cabecita con cabello claro, no distinguía si era rubia como ella o pelirroja como Lena, Yulia sintió que su corazón salía del pecho al escucharla llorar, era su hija, la cual estaba en los brazos de Ana, Yulia siguió a Ana mientras Anya se quedaba dándole apoyo y secando el sudor y las lagrimas que aun salían de los ojos de su amiga.
-Es niña!- dijo Anya a lo lejos.
-Dios… es maravillosa- dijo Yulia a punto de llorar de emoción mientras Ana la limpiaba, no quiso tener ayuda de nadie mas aunque un pediatra estaba ahí para cualquier cosa.
-Es tu hija Yulia… te pedí que cortaras en cordón umbilical pero no reaccionabas, lo hice yo.
-No te escuche, discúlpame… puedo cargarla?- dijo mientras veía a la pequeña de piel blanca como la nieve, cabello liso y rojo, no podía ver sus ojos ya que la niña aun lloraba a todo pulmón con los ojos cerrados.
-Llévala con Lena.
Al momento de cargarla la niña calmo su llanto y en el camino hasta donde estaba Lena se calló, Ana las observaba atentamente, Yulia llego hasta con Lena y Anya, la morena le dio un beso en la frente a la pequeña, después se la dejo en el pecho a Lena y la beso de igual manera en la frente.
-Es hermosa… Anya… no habría podido hacerlo, mírala, es tan pequeña- dijo Lena llorando de emoción tomando su manita.
Anya asintió y sonrió, después se acerco y beso a ambas mujeres, mientras Yulia parecía estar en trance, solo las observaba, entendió lo que Lena había dicho, en algún momento pensó a abortar pero no lo hizo, unas lagrimas de culpabilidad empezaron a bajar por sus mejillas pero después nuevos bríos nacieron en ella, nunca podría dejarla, ni a Lena ni a su pequeña.
-Lena, te pasaremos a tu habitación, nuestra labor aquí terminó, llegando allá será mejor que empieces a darle de comer- dijo la doctora.
-Claro… tienes hambre pequeña?- dijo Lena tocando el escaso cabello de su hija- cabello rojo…- dijo para después sonreír.
Lena fue mandada de vuelta a la habitación, Anya estaría con ella mientras Yulia iba a hablar con la doctora sobre los cuidados de Lena.
-Yulia esto es fascinante- dijo la doctora dentro de su auto con puertas y vidrios cerrados.
-Exactamente que es tan fascinante y porque?
-Tu hija… creo que sabe quien eres tu, al cargarla dejó de llorar, eso solo pasa cuando los carga su madre...
-Soy su madre- dijo Yulia en voz baja volteando a todos lados.
-Si Yulia pero los bebés se calman porque escuchan el corazón que han escuchado 9 meses… ella no tuvo contacto directo contigo, como sabe que eres su madre?
-Si tu no sabes que eres la doctora, yo que soy la paciente menos...
-Necesito estudiar a tu hija.
-Que?? no, definitivamente no, no la quiero metida en todo esto, es un bebé por dios!
-Yulia... Lena no sabe nada verdad? no sabe de ti, no sabe que su hija es tu hija también.
-...N-No
-Porque? Que escondes Yulia? Son amigas solamente? Fue una noche de copas y ella no recuerda? porque temes tanto decirle?
-Ella no lo entenderá, yo quiero estar cerca de mi hija, lo estoy ahora, todo el embarazo estuve con ella, yo fui con le compraba lo que se le antojara a Lena, vivo casi con ella...
-No se trata de eso Yulia, no es de compañía o comprensión.
-Tu no la conoces Ana, no has estado con ella día y noche, cuidándola, conviviendo 8 meses, sentir las patadas y movimientos de mi hija en la mano, nunca te recargaste en ella esperando que se moviera, Lena nunca se quedo dormida en tu brazos mientras veía las noticias de las 10, nunca te levantaste a media noche a calentar leche porque no podía dormir, nunca la consolaste ni trataste de tranquilizarla cuando las hormonas la hacían estar voluble, limpiando sus lagrimas, riendo con ella, tu solo la revisabas cada mes, la veías media hora una vez al mes, no pretendas venderme la idea de ser madre ni decirme como tratar a la madre de mi hija ni de cómo cuidarlas.
-…Tienes razón…
-Debo irme, iré a cuidar a mi hija- Yulia salió del auto y camino hacia dentro del hospital.

Cuando Yulia volvió al cuarto encontró a Lena durmiendo, mientras Anya estaba de pie cargando a la niña, Yulia se acercó hasta donde estaban en silencio, para mala suerte de las chicas el ruido de Yulia al entrar despertó a la pequeña, tenía mueca de que iba a empezar a llorar.
-Shh pequeña, despertarás a mamá- le dijo Anya- Yul! La acaba de dormir, Lena esta exhausta quiero que descanse.
-Dámela antes que llore.
Anya le pasó a la niña, la morena se la recargo en el pecho y la pelirrojita después de unos segundos volvió a dormir.
-Vaya... – dijo Anya realmente sorprendida.
-Ya viste sus ojos?- pregunto tratando de no hacer mucho ruido.
-A que te refieres?
-Al color de sus ojos, los tiene como Lena?- dijo Yulia meciendo a la pequeña.
-No, no ha abierto los ojos, es muy pequeña aun.
-Ah...
Yulia esperaba ver algo de ella en su hija aparte del cabello liso, a pesar de contar con la confianza de Lena, la pelirroja no le había dicho como fue el embarazo, siempre manejo lo que le dijo a su madre, que el padre de su hijo era un buen hombre pero que estaban separados por acuerdo mutuo, solo Anya sabia la verdad por boca de la misma Lena.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:55

La bebé se movió y empezó a hacer ruido.
-Creo que tiene hambre- dijo Yulia, Anya se acerco a verla y en eso la pequeña abrió los ojos lentamente y fijo su mirada en Yulia.
-Yul... te esta viendo...
-No puede ser, un bebe a esa edad no ve nada mas que sombras- la pequeña seguía viendo fijamente a la morena.
-Mira sus ojos Yulia... son azules.... hermosos- Yulia sonrió y volteó a ver a Anya- son.... como los tuyos...
Yulia desvió la mirada hacia su hija nuevamente, ella seguía viéndola.
-Tiene hambre, Lena sigue durmiendo, que hacemos?- dijo Yulia.
-Nadie mas puede hacer ese trabajo ahora más que Lena, esperemos un poco si no despierta la despertamos.
Las chicas esperaron unos minutos, Anya le pidió a la niña, cuando ésta dejo los brazos de Yulia empezó a llorar despertando a Lena.
-Parece que no le caigo bien- dijo a Lena.
-Porque dices eso?- dijo tallándose los ojos.
-La carga Yulia y esta tranquila, la cargas tu y esta feliz, la cargo yo y comienza a llorar... tanto que quiero a mi sobrina- dijo dejándosela a Lena en el pecho.
-Porque llora?- pregunto Lena preocupada.
-Tiene hambre, no tiene nada malo- dijo Yulia.
-Mm... veremos- dijo acomodándose a la niña para después descubrir su pecho, la pequeña como si supiera que hacer pego los labios al pezón de su madre y empezó a succionar, Yulia presenciaba toda la escena, vio el rozado pezón de Lena con los pequeños labios de su hija en el, recordó lo que ella misma le hizo a ese pezón meses atrás, la forma cruel como la lastimo solo porque podía hacerlo, recodo las lagrimas de la pelirroja... empezó a sentirse muy culpable, Lena era buena chica, talvez en otras circunstancias habrían sido buenas amigas como eran ahora, si ella no tuviera ese trauma creado por su madre, el poder que le daba el dinero y la falta total de autoridad, no habría lastimado a Lena pero si no la hubiera lastimado su hija no estaría ahí ahora, no era lo correcto pero... el celular de Yulia comenzó a vibrar en su bolsillo trasero, lo saco y vio el identificador.
-Hola papá- dijo la morena aclarando su garganta y sus pensamientos viendo hacia la apacible escena que le regalaba Lena mientras Anya buscaba ropa limpia para ambas en la maleta.
-Yulia? Soy Nico, lo muchachos y yo necesitamos hablar contigo, crees que puedas venir a la bodega en una hora?- dijo la voz de unos de los hombres que la acompañaban en las noches.
-Claro papá, te veré en una hora, espérame ahí- dijo y colgó- chicas... tengo algo que hacer, volveré en 2 o 3 horas, si necesitan algo me llaman- y salió rápidamente con una opresión en el estomago.
La morena manejaba su auto mientras lágrimas de felicidad y culpabilidad salían de sus ojos, estaba tan feliz de tener a su hija pero a la vez la conciencia la torturaba a cada momento, compro un café y se detuvo en una esquina a beberlo y calmarse, tenia mucho que analizar, lo que importaba ahora era estar con Lena y su hija… que nombre le pondría Lena? De seguro le preguntaría a Anya y a ella pero la decisión sería de Lena, sería “algún nombre Katina”… porque no podría ser “algún nombre Volkova” o mejor aun “algún nombre Katina Volkova o Volkova Katina” Yulia sonrió, la ley no permitía ese tipo de registro en el nombre de un bebé, ni siquiera lo tenía contemplado, con Yulia hasta las leyes cambiarían, terminó su café y volvió a su camino, llego puntual a la cita en la bodega.
-Hola muchachos, que pasa?- dijo entrando.
-Hola Yulia- dijo Nico- wow, te ves preciosa vestida de mujer.
-Ah gracias… para que querían verme?- pregunto sentándose frente ellos.
-El gobierno retomó nuestro caso, quiere darnos un trabajo bien pagado y un tratamiento nuevo a base de cedulas madre o algo así, el caso es que quiere que vayamos a Yakutsk
-Siberia?- pregunto Yulia
-Si hay mucho trabajo que hacer allá, la población es poca y necesitan hombres fuertes como nosotros.
Yulia rió de muy buena gana -Si claro… que clase de trabajo harán allá?- pregunto después de reír.
-Algunas cosas en el pueblo, otras en el río Lena y…- dijo Nico.
-Que? Que dijiste?? Como se llama el río?- pregunto Yulia
-Lena, se llama Lena, Yakutsk esta situado en el cause del río Lena.
Yulia sonrió, debía ser una señal del destino.
-Que necesitan de mi? No me llamaron solo para despedirse o si?
-No… queremos pedirte dinero prestado… para poder llegar allá…
-Cuanto necesitan?
-Seria viaje en avión y después en tren…
-Cuanto necesitan Nico?
-1000 dólares…
-Cada uno?- pregunto Yulia.
-Si…
-Ok, como bien saben nunca cargo chequera ni nada de eso, mañana les traeré el cheque.
-Yulia como quedará… ya sabes, lo que hacíamos antes.
-Quedará como esta, en el pasado, después de mañana, ustedes no me conocen ni yo los conozco, no les he visto ni me han visto jamás.
-Claro, gracias Yulia, te extrañaremos.
-Lo se chicos, cuídense- dijo Yulia abrazándolos y saliendo de ahí.

Las cosas estarían bien, esto debía ser una señal, los chicos se irían y estarían mejor que ahí, nada la ligaría con su escabroso pasado, excepto Lena y su hija, desde el momento en que se enteró del embarazo su vida cambió, su forma de pensar cambió tenia solo 20 años, casi 21, tenia toda la vida por delante para estar con su hija y con Lena… sin duda Lena era hermosa y le gustaba, no por nada la escogió aquella noche, pero, Lena nunca hablaba de novios o novias… después de su experiencia era normal, aun así Yulia vislumbraba la posibilidad de estar con Lena… de volver a tenerla, esta vez sin violencia, esta vez si le haría el amor, no la tomaría a la fuerza… Yulia sacudió su cabeza, Lena era solo su amiga, y si quería estar cerca de su hija debía seguir así, no quería hacer nada que pudiera alejarla.

****
Lena estaba en el hospital aun, la pequeña comió y se durmió.
-Anya, esto es magnifico, es pelirroja, como yo… nada cambió en ella.
-Lena… algo cambió.
-Que?
-Sus ojos… no son verde grisáceos como los tuyos… son azules…
-Azules?... azul como tus ojos?- pregunto Lena con temor.
-No, azul mas oscuro… como los ojos de Yulia… lo siento Lena.
Lena se recargó en la cama y suspiró.
-Lena, sus ojos son hermoso, debes verla…
-Tráela quieres?- dijo Lena refiriéndose a la niña, Anya fue a la cuna que tenía ahí en el mismo cuarto.
-Esta dormida, tratare de no despertarla- dijo mientras la levantaba, después de sacarla de la cuna la llevó con Lena y se la puso en los brazos, Lena la observó detenidamente.
-Mira Anya, cabello rojo, mi mismo color de piel, tendrá pecas también… pero tiene ojos azules y cabello liso…
-Lena, es tu hija, no tu clon, no podía ser igual que tu…
-Lo se, solo hago el recuento de los daños como se dice popularmente, no me importa si no tiene ojos verdes, la amo como es, es perfecta- dijo besándola, la pequeña se movió y abrió los ojos un momento para después volver a dormirse.
-Viste sus ojos?- preguntó Anya.
-Si, muy lindos… ten, llévala de nuevo a su cuna, quisiera dormir un poco antes de que vuelva a darle hambre.
Anya tomo a la niña y se quedo observando a Lena caer en el sueño que tanta falta le hacía.

*****
Después de 2 días Lena volvió a su departamento, Yulia se había despedido de los hombres el día anterior y con ellos también de su pasado, ahora se dedicaba a cuidar a Lena y ayudarla con la pequeña cuando Anya no estaba con ella.
-Lena, ya pensaste en un nombre?- pregunto la morena mientras acariciaba el cabello de la bebé.
-Si, me gusta Hanna.
-Hanna? No te parece muy americano?
-Si pero, me gusta- respondió la pelirroja acercándose envuelta en una bata- Yul, te has fijado como te ve? Tan… fijamente, no se, es raro no crees?
-Talvez solo le llamo la atención, soy la única de cabello oscuro, talvez por eso…
-No lo creo, no ve tu cabello, te ve a ti.
-Lena un bebé esta edad no ve nada, solo ve sombras, talvez reconoce mi voz pero no puede ver mas allá de una cosa no definida.
-Mmm entonces no lo se, le daré de comer- dijo sentándose en la cama y recibiendo a la niña- sabes Yul? Se llamará Hanna, a Anya y mi mamá también le pareció muy americano pero me gusta.
-Bueno, es tu decisión, tu sabes, ahora regreso- dijo la morena saliendo, no le gustaba ver cuando Lena amamantaba a su hija, la conciencia no la dejaba en paz cuando eso pasaba, la madre de Lena había llegado casi al dar a luz Lena y se volvía loca de emoción al ver a su nieta, le encantaban los ojos de la pequeña, seria una chica muy hermosa cuando creciera, tan hermosa como Lena pero con ojos azules.

El mes que estuvo la mama de Lena con ella Yulia paso poco tiempo en el departamento de Lena, no quería interferir mucho en su relación, extrañaba a Lena y tenia ansias por ver a su hija, mientras Anya tampoco iba mucho por la misma razón de Yulia, al finalizar el tiempo, la misma Yulia llevo a Inessa al aeropuerto y la despidió, Lena recibía constantes llamas de sus hermanas y su abuela, iba a mandarles fotos de Hanna por internet, ya que por motivos de la escuela de las chicas y la salud de la abuela no podían viajar de momento.
Al volver del aeropuerto Yulia fue al departamento de Lena, al entrar ésta la abrazó sin darle tiempo a decir nada.
-Te extrañe Yul- le dijo con sus brazos en el cuello de la morena.
-También yo Lena... como esta Hanna?
-Bien, también extrañándote- dijo alejándose un poco de Yulia quedando separada por muy poco, solo se veían-... tus ojos Yulia... son como los de Hanna- dijo acariciándole el rostro.
-Eso es malo?
-No... tus ojos son hermosos...
Ambas se quedaron viendo, Lena seguía acariciando la cara de Yulia.
-Disculpen...- dijo Anya no muy lejos, al escucharla se separaron rápidamente asustadas como si hubieras estado haciendo algo malo.
-Anya!- dijo Lena
-Disculpen que las interrumpa pero, olvide las llaves de mi casa aquí esta mañana... solo vengo por eso y me voy... – entró rápidamente al cuarto de Lena y momentos después salió- aquí están... nos vemos chicas.
Al salir, Lena y Yulia se quedaron viendo sin decir nada, no sabían que decir o que hacer, Hanna empezó a llorar.
-Iré por ella- dijo Lena muy sonrojada, Yulia se sentó en el sillón- mira quien esta aquí Hanna- le dijo a la pequeña que se veía molesta, llegó hasta donde estaba Yulia sentada y Lena se la dio, la pequeña se quedo viendo a Yulia atentamente y la morena beso su cabeza- podrías verla un momento, iré a cocinar algo para comer.
-Claro no ha problema- dijo Yulia.
Lena se fue a la cocina y ella acostó a Hanna en el sillón y se hincó en el suelo observándola, la pequeña ahora veía al techo.
-Hanna...-susurro la morena, la pelirrojita no volteó a verla pero pareció poner mas atención a la voz de Yulia- sabes quien soy verdad mi pequeña? De alguna manera lo sabes... nunca quise que las cosas pasaran así, tu madre, Lena es tan buena... me arrepiento mucho de lo que hice, pero no me arrepiento de tu nacimiento, cambiaste mi vida y apenas tienes un mes... estaré junto a ti, no seré como mi madre... porque así como Lena yo soy tu madre también... pero ese será nuestro secreto- Hanna empezó a inquietarse, Yulia se levantó y la levanto- todo estará bien mi pequeña no temas- le dijo al oído y fue la cocina, ni Lena ni Yulia comentaron lo sucedido y el día transcurrió normalmente, al entrar la tarde Yulia volvió a su departamento al ver por la ventana a Anya entrar al edificio.

-Ibas a besarla?- preguntó Anya.
-Que?? Estas loca? Es mi amiga así como tu, no te beso a ti o si?- dijo Lena saliendo del cuarto, Hanna dormía después de comer.
-Lena, las vi, de no haber llegado se habrían besado.
-Y si ese fuera el caso que? Dejarías de hablarme? Si me hubieras visto besar a Yulia retirarías tu amistad de mi?
-No! Lena eso no me importa pero que hay de Yulia? No quiero que por una confusión salgas lastimada, tu misma lo dijiste, es tu amiga, quien te asegura que Yulia no te ve tan solo como solo amiga...
Lena suspiro.
-No soy lesbiana Anya... no se que paso... yo... no se...
-Tranquila Lena, deben ser las hormonas o algo así- dijo abrazándola.
-Si, eso debe ser.


Seis meses habían pasado desde aquel encuentro y no se había vuelto a repetir, las 3 actuaban como si nada hubiera pasado, Lena iba a clases en la mañana, estaba en casa de vuelta a las 12, nadie en la escuela sabía que tenia una hija, 4 de los seis meses se la paso haciendo ejercicio para recuperar su figura, Anya se había mudado a 2 puertas del departamento de Lena y entraba a clases a las 10 y salía a 2 y Yulia llevaba solo una clase, de 8 a 9 por lo cual Hanna nunca estaba sola, ya se había acostumbrado a las 3 chicas, siempre las veía a su alrededor, a Lena no le gustaba salir de noche y siempre estaba en casa después de clases junto con Yulia, si bien no había tenido otro acercamiento los coqueteos y la atracción era cada vez mas evidentes, incluso Anya se daba cuenta pero como le había dicho a Lena eso realmente no le importaba, sabía que Yulia era buena persona y amaba a la pequeña, estaba tranquila si algo pasaba entre ellas.

Hanna estaba sentada en la cama jugando con la blusa de Lena, Yulia estaba con ella, era viernes en la tarde, las chicas solo se relajaban esperando el fin de semana.
-Hanna… Hanna- dijo Yulia subiendo un poco la voz tratando de llamar la atención de su hija, la pequeña volteo a verla- no juegues con eso tu madre se enojara si la llenas de saliva.
La niña rió y se metió la blusa a la boca.
-Diablos!! Lena me matara, se supone que estoy cuidándote-dijo quitándole la blusa- porque te gusta mordisquear la ropa de Lena?- le preguntó volteando a verla, la niña la veía atentamente-… solo hay una forma de saberlo- dijo Yulia y se metió la blusa a la boca, Hanna rió y movió las manos hacia arriba y abajo.
-Yulia que haces con mi blusa??
-Lena!... yo…- Lena estaba envuelta en una bata blanca a medio abrir, desde donde estaba Yulia podía ver a la sexy pelirroja de cabello mojado, la observó de arriba abajo con la boca abierta.
-Estabas… que? Yulia, yo pensé que Hanna era la que hacía eso.
-Si lo hace ella, solo quería saber porque lo hacía… pensé que tu ropa sabia diferente a las demás… y yo…
-La estabas probando para ver si tu idea era cierto?- Pregunto Lena levantando una ceja.
-…Si.
-Yul eres una tonta-dijo Lena riendo- la ropa solo es ropa… bonito ejemplo le estas dando a mi hija, que par de tías te conseguí Hanna- dijo Lena acercándose a la cama, Lena acostó a la niña y empezó a cambiarla de ropa, la pequeña reía alegremente y estiraba los brazos tratando de agarrar algo- que? que quieres?- le pregunto mientras volteaba detrás de ella buscando algo que pudiera llamarle tanto la atención.
-Creo que tiene hambre- dijo Yulia viendo a Lena.
-Que? porque dices…- Lena se dio cuenta que su bata se había abierto un poco mas dejando ver algo mas de sus senos, Lena se sonrojo y se cubrió- ya decía yo que nada podía llamarle tanto la atención como eso.
-No puedes culparla por eso…
-Como dices?- pregunto Lena aun mas roja.
-Que no puedes culparla por ver tus senos así… O sea… digo porque… de ahí comió y… como que el biberón no le gusta mucho aun… y …ah bueno… yo… creo que…
-Yul, podrías buscarme otra blusa? No puedo andar por la vida sin ropa y ya que me hiciste el favor de mordisquear la que tenia lista… podrías darme otra?
-Si… claro, pero fue Hanna, lo juro.
-Aja… claro- dijo Lena mientras levantaba y cargaba a la niña, Yulia le dio la blusa y Lena le dio a la niña, la morena salía cuando Lena dejó caer la bata y comenzó a vestirse.
-Dios, que pasa con tu madre, quiere provocarme??- le dijo en voz baja a la pelirrojita mientras salía casi corriendo.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:56

Lena salió después de unos minutos, vio a Yulia jugando con Hanna en el sillón, Lena se sentó a su lado y la niña dejo lo que estaba haciendo y estiro los brazos a su madre en clara señal de querer estar con ella, Yulia se la dio, la pelirroja se acostó con su hija en brazos y subió las piernas y pies descalzos a las piernas de Yulia, la morena comenzó a darle un masaje en los pies.
-Aaah! Yulia! Tenias mucho que no hacías eso, me encanta… me relaja mucho.
-Ok…-dijo pasando saliva- lo haré mas seguido.
Después de unos minutos Yulia subió las manos y empezó a acariciar parte de las piernas de Lena, la niña que dormitaba en el pecho de Lena subía y bajaba al ritmo de la respiración de su madre quien trataba de no despertarla, respiraba un poco agitada a la par de Yulia.
-Chicas a que no saben que…- Anya se quedo donde estaba viendo la escena, Yulia acariciando las piernas de Lena y Lena disfrutando de eso mientras la pequeña estaba por dormirse en su pecho, al escucharla Hanna se despertó y Lena se levanto, Yulia se quedo donde estaba con gesto serio.
-Anya… como te fue en la escuela?- pregunto Lena tratando de desviar la atención.
-Bien…
-Disculpen chicas, debo llamar a mi padre- dijo Yulia levantándose del sillón- mas tarde vuelvo.
Yulia salió y Lena se quedo sola con Anya, esperaba preguntas pero no las hizo.
-Lena, vengo a que me prestes a mi sobrina, quiero llevarla conmigo esta noche, desde que dejo de llorar se divierte mucho conmigo, puedo traerla mañana… o pasado mañana, como tu veas…
-Pues… si, claro, no vives lejos de aquí.
-Vivo a 3 departamentos del tuyo, no pasa nada… además creo que tienes cosas que hacer…
Lena se sonrojó pero no negó nada, preparo la pañalera de su hija y 20 minutos después estaba sola.
-Hola Yulia- dijo al teléfono.
-Lena?
-Si, crees poder venir ahora, necesito hablar contigo.
-Claro, voy para allá.
Cuatro segundos después estaba tocando la puerta de la pelirroja, se abrió y la morena entro, detrás de ella la puerta se cerró.
-Lena, me asustaste- dijo al verla recargada en la puerta.
-Lo siento…
-Lena pasa algo? Donde esta Hanna?
-Con Anya… estamos solas…
Yulia paso saliva y se quedo de pie.
-Que? no vas a entrar?- dijo Lena acercándose a ella.
-Si… de que querías hablar?- dijo yendo al sillón. Lena la siguió y se sentó a su lado.
-De algo pero primero… podrías seguir con lo que hacías hace un momento?- dijo acostándose en el sillón y subiendo las piernas en las de Yulia.
-Claro- dijo la morena empezando a acariciar las piernas de la pelirroja, no tardaron mucho en relajarse y volver estar como estaban antes de la interrupción- Lena, tienes unas piernas hermosas.
-Mmh… Yulia…
Lena gimió un poco con los ojos cerrados, tomó las manos de la morena y las subió un poco mas, sin embargo Yulia subió aun mas y ahora tenia sus manos en la cintura de Lena mientras ésta podía sentir la respiración de su compañera en la mejilla, la pelirroja abrió los ojos y giro un poco la cabeza quedando a escasos centímetros de los labios de Yulia.
-Lena…- la morena no dijo más y se acerco lentamente hasta rozar sus labios, después la besó, Lena tímidamente al principio empezó a responder el beso, la morena como pudo se acomodó encima de Lena y el beso se volvió mas apasionado, las manos pecosas revolvían el cabello oscuro y las manos de Yulia recorrían la cintura y hombros de la pelirroja.
-Lena…- dijo agitada separándose un poco de los labios rojos- deseaba tanto esto, poder besarte.
-Yo también Yulia- dijo volviendo a acercarla.
Los besos eran cada vez mas apasionados, la lengua de Lena se paseaba con los labios de Yulia haciéndola perder la razón para después entrar en la boca de la morena, Yulia no podía creer la maestría que tenia Lena para besarla, si seguía así tendría un orgasmo sin siquiera quitarse la ropa… orgasmo? Yulia abrió los ojos rápidamente y se separó un poco.
-Que… pasa?- pregunto Lena agitada.
-Lena… estas segura… que quieres esto?- preguntó de igual manera la morena.
-Que no se nota al besarte?... lo deseo Yulia- dijo volviendo a besarla, la chica estaba a punto de dejarse llevar cuando recordó las palabras de la doctora “Yulia, puedes embarazar a otra mujer”
-Lena… espera- dijo separándose.
-Que? porque… que pasa?
-Solo espera un poco… yo tengo que… espera- dijo y se levanto y salió corriendo, dejando a la pelirroja confundida y avergonzada.
-Yulia? … no puede ser…- dijo quedándose acostada en el sillón con las manos en la cara.
Yulia estaba en la puerta de su departamento buscando las llaves en sus bolsillos, al sentirlas metió la mano y las sacó, buscaba la llave de la puerta entre la llave del coche, el departamento de Lena, la de la puerta de la casa de su padre y otras mas que de momento no recordó de donde eran, de tanta ansiedad cayeron al suelo.
-Ah diablos! Que bueno que no hay alcantarilla aquí si no se habrían caído dentro!- dijo levantándolas y sacando la llave correcta, abrió torpemente y entro corriendo, fue hasta su cuarto y busco en cajas en el closet.
-Vamos, vamos, donde están??... álbum familiar… no… foto de papá, lo siento papá pero no… ropa que voy a donar…donde están??...ah! aquí están!- dijo sacando unos cuantos condones femeninos- caducidad… si! Caducan el otro año…
Dejo todo lo de mas tirado en el suelo y salió corriendo, cerro de nuevo la puerta de su apartamento y cuando iba a entrar al de Lena la puerta estaba con llave.
-Que?... pero que demonios?- Yulia saco su llave, abrió la puerta y entro sin hacer ruido, Lena estaba sentada en el sillón viendo hacia el techo.
-Lena…
-Yulia…- dijo volteando a verla- discúlpame por favor… es solo que, no se que paso, yo perdí el control… pero no quiero perderte, se que no debí besarte pero… lo siento en verdad, ahora que se que no sientes lo mismo que yo solo quiero pedirte que lo olvides y continuemos con nuestra amistad sin que esto afecte… suena difícil pero si se puede, solo olvidémoslo si?
-No, no podré olvidarlo.
-Yul, por favor…
-Lena…- dijo sentándose a su lado y tomándola de las manos- no lo olvidare porque yo también quiero esto, si me fui es porque recordé algo urgente pero ya esta arreglado y eso no podía esperar a mañana porque no quiero interrupciones.
-Pero tu…- Lena no pudo continuar hablando, los labios de Yulia sobre los suyos se lo impedían- perdón por hacerte pensar otra cosa…- volvió a besarla, la pelirroja entendió el lenguaje de los besos de Yulia, sabía que era sincera y también ella deseaba lo mismo, Lena volvió a llenarse de alegría y empezó a besarla, las manos de Lena acariciaban la espalda de Yulia mientras ella acariciaba la cintura y la cadera de la pecosa.
La morena volvió a recostar a Lena en el sillón.
-Vamos al cuarto- dijo Lena sin dejar de sentir los labios de Yulia en el cuello.
Ambas se levantaron y caminaron al cuarto cerrando la puerta, Yulia tomo de la cintura a Lena y volvió a besarla
-Yul, espera, hay algo que quiero pedirte- dijo alejándose un poco.
-Dime...
-Esta será mi primera vez... se que te preguntas que pasó con Hanna pero... será mi primera vez, ten... cuidado por favor- dijo sonrojándose y desviando la mirada.
Yulia tomo su barbilla levantando el rostro pecoso y le beso los labios.
-No te preocupes, confía en mí, no te lastimare.
Lena sonrió y volvió a pasar sus brazos por el cuello de la morena volviendo a besarla, Yulia la llevo de espaldas a la cama y la acostó, quedando encima de ella, las manos de la morena comenzaron a subir de la cintura a los senos de la pelirroja, la toco con cuidado casi rozándola, Lena se estremeció y dejo escapar un gemido, después Yulia bajo las manos y levanto la blusa quitándosela, Yulia admiró la piel blanca y empezó a besar el abdomen, subiendo hasta los senos atrapados aun detrás del brasier negro, Yulia inconcientemente paso la lengua por sus labios y despojo a la pelirroja de esta prenda dejándola totalmente desnuda de la cintura hacia arriba.
-Eres hermosa Lena…
Ambas chicas sonrieron y Yulia acerco su boca a los blancos senos y empezó a masajear el pezón con la lengua mientras con la otra mano tocaba el otro seno, Lena tomo el cabello de Yulia para evitar que se alejara de ella y con la otra mano apretó la mano de la morena sobre su seno, Yulia entendió que Lena necesitaba mas pasión y así lo hizo, la morena se mantuvo entretenida por largo rato, besando y lamiendo, suave y tiernamente con tranquilidad cada uno de los senos de la pelirroja y también mordiendo y succionando con desesperación, complaciendo a su compañera y por supuesto a ella misma.
Sus manos recorrían cada curva, la miró a los ojos, los vio llenos de placer, Yulia desnudo por completo a Lena en un segundo.
Una idea le vino a la mente, haciéndola sonreír con malicia.
Sin mediar palabras, tomó a la chica por las caderas, dejándola al borde de la cama.
Yulia no tardó en acariciar las rodillas de la chica sentada frente a ella, separando luego las sensuales piernas para descubrir la intimidad de la joven.
Y ahí estaba Lena, respirando agitada de solo ver como su amante la observaba con detenimiento; había admiración en sus oscuros ojos azules, sin mencionar la lujuria y la pasión.
Lena vio atentamente como Yulia escondía la cabeza entre sus piernas. Luego, un pequeño choque eléctrico la recorrió entera. El sentir como la morena clavaba dulcemente esa traviesa lengua en su intimidad, recorriéndola con paciencia, lamiéndola entera, separando cuidadosamente los pliegues para poder disfrutar más de ella... era hermoso.
-Ahhh, Yu.. li ...aahh…
La pelirroja hubiese querido alargar aquel gemido, pero esos labios aprisionando su clítoris, casi la hicieron desmayarse. No imaginaba que Yulia fuera tan apasionada y tierna a la vez.
Así, el cuerpo de la mujer se relajó, disfrutando la forma en que la morena deslizaba su lengua, acariciando con insistencia el botoncito que coronaba la entrada de su sexo.
-Aahh...
Yulia estaba satisfecha de oírla gemir de forma tan sensual, cosa que la incitaba a continuar, más pronto, los bocados que daba al sensible sexo de la chica, se volvieron más desesperados.
Yulia estaba hambrienta de ella y quería disfrutarla al máximo una y otra vez.
Succionó el clítoris de la pelirroja, sintiendo como esta se retorcía agradecida por ello, pues pequeñas convulsiones de placer la habían recorrido al sentir el orgasmo.
-Aah! Yulia!
Lena casi le gritó, arqueando la espalda y echando la cabeza hacia atrás, posando las manos sobre los oscuros cabellos de su amante, intentando retenerla entre sus piernas, que siguiera prodigándole placer.
Cansada, Lena se dejó caer sobre las tibias sabanas de la cama, siendo abrazada instantes después por la ojiazul, quien la llenó de besos y caricias.
Yulia no sabía que tenía esa mujer, que la estaba volviendo adicta a ella, con tenerla esa vez supo que no podría estar sin ella jamás.
Entonces, deslizó sus suaves manos nuevamente por la cintura de la pecosa, tocando cada rincón de aquel cuerpo.
Posando sus dulces labios en su vientre, mientras sus manos, no perdían tiempo y ya se encontraban rodeando el sexo de Lena. Quería hacerla vibrar nuevamente, que suspirase las cinco letras de su nombre y lo hizo... la seda de sus manos la acariciaban con paciencia.
-Aahh….Yulia!
La chica sonrió con placer al escuchar a su amante gemir entre sus labios; quizás ya la había hecho esperar suficiente, la morena se levanto de la cama y se despojo sola de su ropa, dejando el pantalón al pie de la cama mientras veía a aquella diosa con las piernas abiertas esperándola, estudiándola con la mirada llena de deseo.
Yulia se acerco nuevamente y la acomodó en la cama, acaricio sus senos mientras la besaba, después se hincó entre sus piernas, Yulia se agacho y acarició con la lengua el sexo húmedo de la pelirroja mientras ésta volvía a gemir, después con un dedo primero entró en ella lentamente, atenta a su rostro, Lena gimió mas fuerte y su respiración se aceleró, después introdujo dos dedos en la pelirroja.
-Aaah Yulia…. Sigue! No te detengas sigue… sigue!
La morena aceleró el ritmo, Lena seguía gimiendo, pensó que no podría recibir mas placer pero se equivocó, abrió los ojos desmesuradamente cuando Yulia empezó su labor nuevamente al lamer y chupar su clítoris al tiempo que entraba y salía rápidamente de ella.
-Aaaahhh!!!! Yu… Yulia!!- decía entre gemidos y respiraciones ruidosas y agitadas, la espalda de la pecosa volvió a arquearse mientras los dedos de Yulia eran empapados… Lena había tenido otro orgasmo.
-Dios… Yulia… eres maravillosa…- dijo tratando de jalar aire.
-No, tu eres maravillosa- dijo besándola, la pecosa sintió húmedos los labios de la morena, esto la excitó, empezó a tocar los senos de Yulia, sentía sus pezones erectos entre sus dedos, nunca había sentido eso antes pero le gustaba… vaya que le gustaba.
-Esta noche será para ti- dijo Yulia volviendo a besarla, después Yulia fue a la orilla de la cama donde estaba su pantalón.
-Que haces?- dijo Lena- ven aquí…
-No me iré a ningún lado- dijo acariciando las piernas de la pelirroja- de verdad me gustan tus piernas- tomo una y la puso en su hombro, comenzó a besarla y tocaba hasta donde sus brazos le permitían, Lena cerro los ojos, en ese momento Yulia aprovecho para sacar el condón de su empaque y ponérselo, después separo las piernas de Lena y se acomodo en medio y empezó a friccionar.
-Yul!!!... No te detengas!
-Lena!!
Decían entre jadeos y gemidos, después ambas tuvieron el orgasmo al mismo tiempo.
Lena cerró los ojos con cansancio y satisfacción, en ese momento Yulia se quito el condón y lo aventó bajo la cama, después se dejo caer en la cama cansada, y cerro los ojos.
-Yul, eres fantástica- dijo besándola.
Yulia sonrió-Tu lo eres también- le dijo y se dedico a besarla, estuvieron horas besándose y acariciándose hasta que la noche y el cansancio las venció.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:59

Eran las 11 de la mañana y Anya seguía con la niña en su departamento, no le molestaba, al contrario, le gustaba estar con ella, la pequeña era adorable y estuvo muy tranquila todo el tiempo.
-Hanna será tiempo de buscar a tu madre?- le pregunto, la pequeña volteó a verla y después le dio un juguete- mm algunas veces creo que realmente entiendes lo que te dicen...
Anya tomo el juguete y empezó a jugar con ella, una hora después se empezó a poner inquieta y Anya le dio de comer, después de eso se tranquilizó pero no del todo, decidió llevarla a con Lena.

Anya entro al departamento con la niña en brazos, todo estaba en silencio.
-Shh no hagas ruido- le dijo, Hanna sonrió y se llevo las manos a la boca y empezó a chupárselas.
Anya iba a salir de nuevo cuando escucho un ruido en la cocina.
-Lena? estas en la cocina?- pregunto anya yendo al lugar.
-No grites, despertaras a Yulia- le dijo la pelirroja en bata.
-Lo siento, no sabía que aun dormía, no quería volver tan pronto pero comenzó a inquietarse y bueno...
-Esta bien, no te preocupes, gracias por cuidarla- dijo cargando y besando a la pequeña quien ahora reía en los brazos de su madre.
-Y bien... valió la pena la noche lejos de tu hija?- pregunto empezando a prepararse café.
-Puedes apostar que si- dijo sonriendo con satisfacción- Yulia es maravillosa, tan tierna y apasionada a la vez, sus manos, sus labios... es fantástica.
-Lena, no necesito tantos datos, con un si me hubiera bastado- dijo Anya riéndose.
Yulia venia entrando con otra bata que le quedaba un poco grande, tomó a Lena por la cintura y le beso el cuello, después le dio la vuelta y la beso en los labios.
-Buenos días, hola Hanna, como amaneciste amo... Hanna?- Yulia volteo a un lado de ella y vio a la chica viendo la escena- Anya!!...emh... yo...eh...dios...- dijo sonrojada soltándola, Anya estaba de pie recargada en la alacena con la taza de café en la mano.
-Yul, tranquila, ella sabe, de hecho por eso se llevo a Hanna ayer- dijo Lena riendo.
-Aah estaba pensando a mil tratando de inventar una excusa para el beso... que susto... y…estas de acuerdo?- le pregunto con cierto temor.
-Claro, yo solo quiero que Lena sea feliz, pregúntale a Hanna, veremos que opina.
-Hanna- dijo sonriendo, la niña se rió y alzo las manos hacia Yulia, ésta la cargo-
Hanna- la niña volteo a verla- te gustaría que yo fuera tu otra mamá?
La pequeña la vio fijamente, después la tomo del cabello y sonrió pegando la boca a la mejilla de la morena, todas rieron.
-Parece que te acepta Yul- dijo Anya.
-Algunas veces es como entendiera lo que le dicen no les parece?- dijo Lena limpiando la mejilla de Yulia.
-Si- dijeron al mismo tiempo las chicas.
-Bueno chicas, me voy, solo vine a devolverles a su hija, mi mama me llamó porque no voy a verla así que me iré unos días, el lunes es día festivo y estaré allá.
Anya se despidió y salió del departamento.
-Mi papá esta de viaje otra vez- dijo Yulia un poco triste.
-No te pongas así Yul- dijo besándola, Hanna se rió al momento en que ellas se besaron.
-Se fue hace 2 días, debe haber un paquete en casa para mi, siempre me manda algo de donde esté- dijo sonriendo- quieres ir conmigo a verlo?
-Claro.
Ambas salieron con Hanna en brazos, poco a poco Lena y su hija comenzaba a llenar de alegría la vida solitaria de Yulia.
******
6 meses pasaron, la relación de las chicas realmente iba bien, Hanna hablaba más, llamaba a Lena mama y a Yulia mami, la morena estaba realmente contenta y Anya era su tía, la madre de Lena se entero de la relación de su hija y no le pareció nada bien pero, al ver el amor de Yulia tanto para ella y su nieta no le quedo mas remedio que aceptarlo, los primeros meses fue raro para ella pero al final se acostumbro, sus hermanas eran jóvenes de mente abierta y lo aceptaron fácilmente, prefirieron no decirle nada a la abuela, ella era una señora mayor y no querían darle ese tipo de sorpresas y el padre de Lena que se había mantenido al margen de todo mostró su desaprobación pero nunca fue grosero con las chicas y claro, amaba a su nieta cada día mas.
Mientras el padre de Yulia lo acepto de buena manera, Lena se veía una buena chica y realmente el supo que desde que la conoció su hija volvió a encausar su vida, ya no salía de noche, tenia calificaciones aceptables y estaba siempre contenta, eso era lo único que le importaba, que su hija fuera feliz.
Mientras, Yulia había ido varias veces con Ana, la ginecóloga, le pidió algo para poder tener relaciones libremente con Lena, no podría esconder los condones siempre, después de unos exámenes le dio simples pastillas anticonceptivas, aun así le recomendó abstenerse o usar condón en los días fértiles, el resto del mes era totalmente inofensiva.

-Sabes? Ana le saco sangre a Hanna hace unos días- dijo Lena a Yulia.
-A si?... para que?
-No lo se, dijo que eran exámenes de rutina, desde que se enfermo hace un mes del estomago le esta sacando muestras, aparte de todas los exámenes que hizo ese día... nunca te has preguntado porque la ve ella y no un pediatra?
-Pecosa... ella es medico, ella sabe mas que nosotras dos, déjala que haga su trabajo, es muy buena.
-Si si Yul, no discuto eso pero... no se siempre me ha parecido raro, con eso de que ella descubrió a esa supuesta mujer que embaraza a otras, la cual por cierto parece habérsela tragado la tierra, Ana podría trabajar donde quisiera porque sigue en Moscú?
-Sus razones tendrá...
-Mami...- dijo Hanna sentada en el suelo con un libro de arte de Yulia.
-Si cariño?- volteo Yulia a verla.
-Mami... mira- dijo señalando el libro, Yulia se acerco y se hincó a un lado de su hija, la niña le mostraba una obra italiana, había heredado su gusto por el arte.
-Esa es una obra de un hombre llamado Botticelli, era de Italia.
-Italia?- repitió de modo perfecto Hanna.
-Así es cariño, Italia es un país- le dijo Yulia, la niña tomó otro libro que estaba en el suelo y señalo la portada.
-Italia mami- dijo la pequeña señalando una foto de la torre inclinada de Pisa, Yulia frunció el ceño y volteo a ver a su hija, ésta al ver a Yulia también frunció en ceño de igual manera que ella.
-... Si Hanna, esto es Italia- la niña rió y dejó los libros a un lado y extendió los brazos hacia Yulia, la morena se levanto y la cargo- Lena viste lo que hizo?- pregunto muy sorprendida.
-... Si... he llegado a pensar que es un genio o algo así.
-Talvez...
-Mamá- dijo interrumpiendo sus pensamientos de nuevo.
-Si Hanna?- dijo Lena.
-Mama.... yo.... sopa- dijo señalando la comida.
-Ahora comemos- dijo Lena levantando los libros del suelo.

La comida transcurrió con normalidad, hasta que Ana le llamo a Yulia por teléfono diciendo que era importante, al terminar de comer Yulia beso a Lena en los labios y a su hija en la cabeza y salió rumbo al consultorio.

-Que pasa Anna?- pregunto Yulia-... porque estas vestida así?
-Vengo apenas llegando de Suiza, escucha, dejemos de hablar de mi ropa, dime, has notado algo diferente en tu hija?
-Algo como que?
-Algo diferente, algún talento excepcional, no se.
-...Si... creo que si... creo que es un poco mas inteligente, no se, le gusta el arte como a mi- dijo sonriendo.
-Sabes lo que es la proteína o “gen” ASPM?
-Sabes bien que no... no se porque sigues preguntándome esas cosas.
-Mira Yulia, esta proteína o gen es el que hace millones de años le permitió al hombre separarse evolutivamente de los simios, esto hizo crecer el cerebro de 420 gramos a 1350, es lo que nos separa de los demás, lo que hizo al hombre lo que es ahora, desarrolló la corteza cerebral, área que coordina el razonamiento abstracto, la capacidad de planificación y otras funciones cognitivas superiores...
-Ana... no me tortures con esto otra vez, me llamaste para decirme que el hombre viene del simio? Eso ya lo se.
-No viene del simio, tenemos un antepasado en común, esta teoría esta mal entendida por la mayoría, veras...
-Ve al grano o regreso a casa en este momento- dijo Yulia levantándose.
-Tu hija es un genio.
-...Bueno... ya lo sospechaba, es diferente a los demás niños... como paso eso?
-No lo se, todo esto es terreno virgen para la ciencia pero creo que, de alguna manera ella saco genéticamente lo mejor de ustedes.
-... O sea que....?
-No has intentado hacer que toque el piano o algún instrumento?
-No, aun no camina bien, habla poco... pero le gusta ver mis libros de arte, hoy asoció una foto de Italia cuando le dije el nombre del país.
-Yulia, necesito estudiarla...
-No
-Ella puede ser la clave para que la sociedad, la humanidad sea una raza diferente...
-No
-Yulia!
-No!.... por favor, dame tiempo, se que siempre te pido tiempo pero Lena también ha notado eso, me lo dijo hace unas horas... ella cree que Hanna es una especie de genio... solo dame tiempo si?
-...Tengo otra opción?
-No... Gracias... debo irme.
-Ok, talvez salga de viaje de nuevo en unos días, trata de convencer a Lena que me deje hacerle unas pruebas.
-Claro, veré eso, cuídate, adiós.

Yulia esta por salir del edificio cuando recibió una llamada urgente de su padre, quería verla en ese momento.
-Hoy todos tienen prisa por verme...-dijo Yulia subiendo al auto.


****
Lena estaba en el departamento con Hanna, decide ir a comprar algo para la cena antes que el sol se termine por completo, toma a su hija, algo de dinero y las llaves y sale, al bajar ve a mucha gente afuera.
-Talvez hubo un accidente- dice a su hija.
Al salir, toda esa gente con cámaras y micrófonos voltean a verla, los flash de las fotografías empiezan sobre ellas, la niña se molesta y se voltea hacia otro lado mientras Lena desconcertada no sabe que pasa es queda de pie tapando las luces con su mano.
-Canal 3, dígame que se siente tener una niña de otra mujer?- dijo uno con el micrófono en su cara.
-Canal 6, su embarazo fue normal?
-Esta enamorada de la madre de su hija?
-Como se llama su hija?
-A quien se parece?
Los reporteros seguían lanzando preguntas, eran tantas al mismo tiempo que llegó un momentos donde ya no escuchaba voces, solo ruido, todo era caos y confusión, Lena dio un paso atrás tapando a Hanna de las cámaras, no entendía que pasaba, no quería esconderla, la pequeña estaba a punto de llorar por tanto ruido y luces en su cara, Lena dio otro paso atrás, después dio media vuelta al mismo tiempo que quitaba a Hanna de las cámaras y entraba corriendo, los reporteros se quedaron afuera tomando fotografías y video hasta que el elevador se abrió y ella entro cerrando las puertas de inmediato, al llegar a su piso algunos vecinos estaban viendo el alboroto desde la ventana del pasillo, al verla salir la siguieron con la mirada interrogante, abrió la puerta y la cerro rápidamente, no sabía que pasaba, porque de repente la acosaba los medio fuera de su casa? Dijeron algo sobre la madre de su hija? “la madre de mi hija soy yo” pensó confundida... la pequeña reclamo su atención cuando se recargo en su cuello sollozando.
-Tranquila mi niña, tranquila, no pasa nada, estamos en casa, nada malo te pasara...- le dijo abrazándola mientras le acariciaba el cabello y la cabeza, la niña se reconfortó y se calmó. Lena trato de hacer lo mismo y se sentó en el sillón con su hija en brazos.
Todas las cámaras o la mayoría eran de canales de televisión.... eso quería decir que estaban en vivo talvez, tomo el control y la prendió cambiándole inmediatamente a los canales que recordaba escuchar.
-...Y esa fue las primeras imágenes de la chica que tuvo una hija de otra mujer, con una niña en brazos, lo mas probable es que ella sea la niña, el canal no confirma ni niega nada ya que como vieron no respondió a nuestras preguntas y siendo propiedad privada tuvimos que alejarnos del lugar unos metros....
Lena quito el volumen mientras repetían la escena que había vivido hacer segundos, ella saliendo con si hija en brazos susurrándole algo al oído y después su cara de sorpresa y la lluvia de flash y reporteros sobre ella, un acercamiento a la cara de su hija quien cerraba los ojos y ponía cara de molestia, instantes después ella corriendo hacia dentro hasta que entra al elevador.
-Que demonios esta pasando??- preguntó a la nada mientras Hanna se pegaba mas a su cuerpo.
Yulia llegaba de nuevo en su auto al consultorio de Ana, apenas estacionó su auto y bajo sin siquiera cerrar la puerta, subió corriendo las escaleras y llego hasta la oficina, la cual abrió de una patada, Ana estaba sentada en su computadora con un expresión que denotaba sorpresa.
-Yulia?- dijo poniéndose de pie.
-Como pudiste??- la morena estaba temblando, tenia mucho meses que no sentía esa rabia que ahora la invadía, sus hermosos ojos azules eran tan fríos como el acero, veía con fiereza a Ana y subiéndose al escritorio, de un brinco quedo frente a la doctora.
-Yulia tranquila se lo que piensas pero...
-Callate!!- dijo tomándola de la playera deportiva que traía y la acorralo contra la pared- confié en ti!! No puedo creer que me hayas traicionado así!! Porque?? – le preguntó azotándola contra la pared- Cuanto te pagaron?? Si querías dinero yo pude darte dinero, mas del que cualquiera de los medio te pudo ofrecer, ética... ya veo donde esta tu ética!!- le gritó golpeándola de nuevo contra la pared- eres una traidora!! Puedes tomar tu estúpida ética y meterla...
-Robaron mis archivos!!- gritó con el poco aire que le quedaba.
-...Que?- preguntó soltándola poco a poco, hasta que la doctora cayó al suelo.
-Robaron mis archivos... nunca te traicionaría... estaba de viaje... te lo dije...
Yulia recordó que si se lo había dicho por eso estaba vestida tan informal.
-Ana... discúlpame por favor- le dijo ayudándole a levantarse y sentándola en la silla en la que estaba- es que, mi padre me llamo muy enojado, el sabe... alguien le dijo... sabía de Lena, de Hanna... todos lo saben, los medios, esta en todos lados... prácticamente tuve que huir de la casa para venir, lo siento...
-Yulia- le dijo Ana limpiándose la sangre del labio con un pañuelo- ve con Lena, debe estar acosada por todos ahora, después te disculpas conmigo.
-Ana de verdad lo siento...
-Yulia! Solo vete!
La morena agacho la cabeza y se fue de ahí, Ana salió casi tras ella con su laptop bajo el brazo, sabía que los medios no tardaban en buscarla y prefería estar en su casa cuando eso pasara.
Yulia volvió a su auto y manejo lo mas rápido que pudo al departamento, si Lena no había salido no se habría dado cuenta aun y tenia ventaja ya que podía explicarle todo, pero si ya sabía de seguro estaría muy confundida y con ganas de respuestas.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 13:59

Yulia desde una cuadra antes vio a todos los reporteros apostados fuera del edificio, dejó el auto en esa misma cuadra y bajo corriendo, para cuando los reporteros la vieron y empezaron a correr ya había entrado al edificio y tomado las escaleras, no alcanzaron a grabarla o fotografiarla, después de unos cuantos pasos Yulia bajo el ritmo y en el primer piso tomo el elevador, al llegar a su piso salió nerviosa, el ruido de afuera era imposible de ignorar, la morena tenia miedo de la reacción de Lena, alguna vez pensó en explicarle lo que paso, en explicarle que ella también era la madre de Hanna pero para eso tenía que decirle que ella la había violado... decidió no hacerlo, dejarlo en el pasado y solo estar con ambas, era indudable que Hanna se parecía a ella en algunas cosas pero Lena parecía no darse cuenta o le restaba importancia asumiendo que era por la convivencia, ahora estaba frente la puerta de Lena con el estomago revuelto de los nervios, había sido descubierta por dios sabe quien y obligada a revelarle a Lena que le había hecho, se lleno de tristeza al imaginar que Lena le prohibiera ver a Hanna, que la dejara para siempre, bien sabía que lo merecía pero no estaba lista para dejarlas ir, nunca lo estaría... sin mas, solo suspiró y entró en el departamento.
-Lena?- la llamo temerosa, no hubo respuesta, siguió caminando hasta llegar a la sala, Lena estaba recargada en el marco de la ventana con los brazos cruzados viendo como los fotógrafos trataban de verla por los vidrios, volteó a ver a Yulia y cerró las cortinas- Lena, te estaba buscando... donde esta Hanna?
-Con Anya... necesitamos hablar- dijo totalmente seria, como nunca la había visto, Yulia sintió una punzada de nerviosismo en el estomago- porque tengo a los medios afuera de mi casa, con cámaras apuntando a mis ventanas intentando como locos sacar una foto a mi o mi hija?
Yulia seguía callada viéndola.
-Porque dicen que soy la mujer que tuvo a la hija de otra mujer? Porque dicen que tu eres esa mujer fantástica Yulia, el descubrimiento medico y científico de la historia? Tienes algo que decirme? Acaso se te olvido comentarme el pequeño detalle de que puedes embarazarme?
-Lena... yo...
-Tu que Yulia?
-Yo soy esa mujer... yo soy la mujer de Moscú que puede embarazar mujeres... Lena se quedo callada, después suspiro viendo para el techo con clara expresión de analizar las cosas, segundos después bajo la mirada hacia una Yulia que se veía mas pequeña que de costumbre.
-Que quieres decir? Que puedo estar embarazada ahora?
-No... yo me he cuidado siempre... lo siento, debí decírtelo pero...
-Yulia... porque dicen que Hanna es tu hija?
La morena sintió un vértigo que casi la tira al suelo, llevo las manos a la cara y después volvió a su posición original, sintió como cada músculo de su espalda se contracturó al mismo tiempo.
-Porque... Hanna... es mi hija...- dijo ahora temblando.
-Que?? no, eso no es posible... no... Hanna... no, yo no te conocía cuando...
-Lo se, se como fue concebida... lo se Lena.
-Como puedes saberlo?
Yulia empezó a llorar y tranquilamente se acerco a la pelirroja que empezaba a ligar los cabos sueltos.
-Lena, lo que diré te hará entender todo... te amo, siempre recuérdalo por favor- Yulia se acerco a su oído y fingiendo una voz mas gruesa dijo- te daré una razón para que grites.
En ese momento la pelirroja revivió todo, cada golpe, cada mordida, cada frase que ese hombre que la violaba le decía, esa fue la ultima antes de lastimarla como nunca antes nadie lo había hecho y recordó también que estaba segura de haber visto a una mujer... durante meses se convenció de que era hombre, aun cuando dudo al saber de esa mujer que podía embarazar a otras volvió a convencerse de que era hombre, sus ojos no pudieron contener lágrimas, su cuerpo empezó a temblar llenándose de miedo, coraje y... odio.
La pelirroja empujo a Yulia aunque no con fuerza si con desprecio.
-Eras tu!!!!- le dijo alejándose de la morena- eras tu!!! Como te atreviste a hacerme eso?? Eres una enferma! Porque?? No! No me lo digas, como te atreviste??
-Lena por favor déjame explicarte- dijo acercándose a ella.
-No me toques!- dijo abofeteándola tan fuerte que Lena tomo su propia mano después de dar el golpe- no me toques... como te atreviste a buscarme después de lo que me hiciste? Tienes idea de lo que me lastimaste? Lo que me hiciste sentir? De los intentos de suicidio que tuve por tu culpa? Tienes una guapa idea??- le grito mas llena de rabia que de cualquier otra cosa.
Yulia tenía la mirada fija en el suelo, después volvió los ojos a los de Lena, la mirada de Lena era de odio.
-No... yo...Lena... yo...
-Para que me buscaste? Te excitaba verme al saber lo que me habías hecho?? Te excitaba saber que esa niña tonta había sido otra mas de tus víctimas?? Ese día en el centro comercial debiste estar riendo por dentro, para que fingir que no me conocías? Para que conquistarme después? Querías tenerme de nuevo sin golpearme? Querías saber que te excita mas? Si violarme o no? DIME!!
-No Lena, no lo hice por eso, cuando te busque ya sabía que tenia esta habilidad del embarazo... sabía que estabas embarazada... yo... ya lo sabía antes de verte en el centro comercial.
-Me espiaste?... No es casualidad que hayas rentado el departamento de al lado verdad?
-Lena por favor, yo no quise ser como mi madre, no quise dejar a mi hija sola... yo…
-Eres la peor escoria que haya conocido en mi vida Yulia Volkova- le dijo fríamente- la personas mas enferma con la que he tenido la mala suerte de tratar... te odio, no vuelvas a acercarte a mi o a mi hija en lo que te resta de vida.
-Es mi hija también, no puedes prohibirme verla.
-Ella no es tu hija, es solo mi hija, MÍA!! y de nadie mas y claro que puedo prohibirte ver a mi hija, tan puedo que lo hago, no vuelvas a acercarte a ninguna de las dos- dijo pasando a un lado de ella.
-Lena- dijo Yulia tomándola del brazo.
-Suéltame!! Te dije que no me tocaras, me das asco.
La morena la soltó y aguanto las lágrimas que estaban por salir.
-Crees que negándolo las cosas van a cambiar? No te has dado cuenta que ella tiene mis ojos? Que se parece a mi en algunas cosas? No podrás cambiar las cosas por mas que lo niegues, ella es mi hija!
-Ya lo veremos, no te acerques a mi departamento de nuevo o al de Anya, si lo haces llamare a los medios de toda Rusia y el mundo para decirles que darás una conferencia de prensa en tu departamento y están todos invitados a pasar... ahora lárgate de aquí, me enferma verte.
Yulia vio a una Lena fría y llena de odio, una Lena que nunca pensó ver... no hizo más que dar media vuelta y recorrer el camino que bien conocía a la salida.
-Te amo Lena- le dijo con la voz quebrada antes de dejar de verla.
-Ya lárgate de aquí!- le grito Lena, la morena salió de ahí y volvió a su departamento, tenia 15 mensajes de su padre, todos decían los mismo, la quería en la casa en ese instante, la puerta de Lena se cerro de golpe y escucho sus pasos dirigirse al departamento de Anya... estaba acabada, Lena la odiaba, sabía que alejaría a su hija de ella, se lo merecía?... sabía que si, talvez era lo justo, se sentó en el sillón a un lado del teléfono y empezó a llorar, lloró como hacía años no los hacia, lloró como aquella vez que perdió a su madre.
Lena llego al departamento de Anya y entro sin tocar, su amiga estaba viendo las noticias con los ojos muy abiertos.
-Anya…
La chica volteó a ver a la pelirroja, Lena la veía a la entrada de la sala con los ojos rojos, pálida, respirando agitadamente, sus manos temblaban.
-Lena… que paso?- pregunto levantándose rápidamente.
-Donde esta Hanna?
-En mi cuarto, se durmió después de traerla… que paso?
-Fue Yulia…-le dijo llorando nuevamente
-Que? Fue Yulia? De que hablas? Lena me estas asustando, dime que paso?- le dijo Anya tomándola de los hombros tratando de calmarla.
-Yulia… ella… ella me violó…
Esas palabras hicieron un hueco en el estómago y el corazón de Anya, volver a ver a Lena como hace meses, destrozada, llorando interminables lágrimas, temblando como una niña más indefensa que la propia Hanna, la chica volvió a hacer lo que hizo aquel día que encontró a su amiga hecha un guiñapo en su departamento, la abrazó, Lena hizo lo mismo que hizo cuando Anya llego meses atrás prácticamente a salvar su vida, lloró en silencio en el hombro de su amiga, ambas sabían que ahora no tenían toda la tarde para estar así, Hanna estaba a unos metros de distancia y podía despertar en cualquier momento y la pequeña era demasiado inteligente para pasar por alto las lagrimas de su madre, Lena se desahogó, y ambas se sentaron en el sillón, la televisión seguía prendida, Anya veía las noticias.
-Entonces es verdad- dijo Anya cuando Lena ya no lloraba- Yulia es la mujer que puede embarazar mujeres… y es la… madre de Hanna.
-Si…
-No puedo creerlo…
-Anya… no puedo estar aquí con ella… siento que la odio.
-Te entiendo, quieres ir con tu familia un tiempo?- le preguntó tomando su mano.
-No lo se, o sea, si me gustaría pero, de seguro la noticia ya llego allá y los noticieros deben estar allá también… te acosaron los reporteros al entrar?
-No, entre por el estacionamiento subterráneo, creo que no saben aun que existe esa puerta, no me di cuenta de nada hasta que prendí la televisión hace uno rato… mira, es Yulia en la televisión.
Lena volteó al receptor, ahí iba Yulia caminando a su auto con la cabeza al suelo, lentes oscuros, una marca roja en la mejilla donde Lena la había golpeado y las manos en los bolsillos, camino una cuadra de esa manera ignorando a los medios, a unos pasos quito la alarma a su auto y subió en el, los reporteros seguían haciendo preguntas, ella cerro la puerta y encendió el estéreo tan fuerte que aun con los vidrios arriba podía escucharse la música, después arranco sin voltear a ver a nadie.
-Anya… necesito tu ayuda.
*****
La morena llego hasta la casa de su padre, la encontró mas fría y vacía que nunca.
-Donde esta mi padre?- le pregunto al ama de llaves de la casa que iba subiendo las escaleras con una mujer joven del servicio.
-En el despacho señorita Yulia.
-Que nadie nos moleste- dijo y después empezó a caminar al despacho, escucho murmullos a su espalda entre las mujeres, se detuvo y volteó a verlas- no quiero cuchicheos en mi casa, cualquiera que vea haciendo eso será despedido, esta claro?
-Si señorita, discúlpenos por favor- Yulia siguió su camino y las mujeres volvieron a donde iban.
La morena llegó hasta el despacho y entro sin avisar, su padre estaba sentado en la silla del escritorio, fumando un puro viendo las noticias.
-Papá…
El hombre quito el sonido al aparato y volteó a verla.
-Siéntate- le dijo mientras señalaba una silla frente a el- hija, quieres explicarme por favor que demonios esta pasando, he visto todo el día esto, vi a Lena salir hace unas horas del departamento con la pequeña en brazos, te vi salir hace poco del edificio… y luego esto…- dijo poniendo la mano sobre un montón de papeles.
-No se que es eso- dijo la morena.
-Son copias de los archivos de la doctora Ana Stoicescu, la doctora de ustedes dos… porque no me lo dijiste?
-No quería que pensaras que era un fenómeno, lo siento…
-Nunca pensaría eso hija… debiste confiar en mi.
-Lo se… papá, tu diste la orden para que robaran sus archivos?
-No, esa orden vino de alguien de mas arriba… nadie debía enterarse de esto mas que nosotros… hubo una fuga de información, imagínate mi sorpresa al ver sus nombres.
-Papá tenemos que hacer algo, están destruyendo la vida de Lena y la de mi hija, el acoso de la prensa es horrible, recuerdas cuanto tarde yo en acostumbrarme? Ellas no tienen porque sufrir por esto, tenemos que hacer algo, una demanda, una orden de restricción, algo.
-Lo haremos hija, no lo dudes pero antes dime… Hanna es mi nieta entonces.
-…Si papá.
-Explícame todo, donde se conocieron, todo.
-Papá… hay algo que no sabes de mi…
-Algo mas?- dijo el hombre enciendo otro puro.
-Si… no me odies por esto por favor, igual no se sabe nunca pero… no quiero que te tome por sorpresa como esta noticia.
-Dime que es.
Yulia estuvo a punto de decirle a su padre todo pero, se arrepintió.
-Bueno yo… Lena y yo… esa vez en la que Hanna fue concebida… yo… me di cuenta que estaba enamorada de Lena, no quiero arruinar su vida, debemos hacer algo para alejar a los medios de ellas y de Ana también.
El hombre ve a su hija, sabe que le ha mentido pero no quiere presionarla, asiente con la cabeza mientras le pide a Yulia que le cuente mas cosas de su nieta, la morena pasa una hora hablando maravillas de la pequeña.
Después de platicar con su padre, Yulia decidió volver, era ya de noche, Lena debía estar en su departamento, no salía de noche, al pasar por su puerta sintió la necesidad de verla, de entrar pero no lo hizo, talvez seria mejor dejar pasar tiempo, que analizara las cosas, talvez mañana podría hablar con ella.

A la mañana siguiente se levanto temprano, se baño, se arregló y salió a buscar a Lena, toco primero y nadie abrió, después saco su llave y abrió la puerta, todo estaba en silencio, ni la voz de Hanna se escuchaba.
-Lena? Hanna?
Nadie contesto, entro al cuarto y estaba solo, la cama estaba hecha, Lena no había pasado la noche ahí, pensó que estaría con Anya y estaba a punto de salir cuando notó algo raro, los juguetes de Hanna no estaban, un temor la invadió de repente, volvió y abrió los cajones donde Lena guardaba su ropa, estaban vacíos, después abrió los cajones de Hanna, estaban vacíos también, se había ido… no, aun le faltaba para terminar la escuela… podría acabarla en otro lado… corrió al departamento de Anya y golpeo la puerta, nadie contestó, no estaba ahí… de seguro ella estaría con Lena, habrá ido con su familia? No sería muy obvio… su peor temor se había hecho realidad, Lena se fue y se llevo consigo a Hanna, donde estaban? No lo sabía, nadie lo sabía más que Anya y conociéndola no lo diría, Yulia se sentó en el suelo recargada en la puerta del departamento de Anya, tratando de mantener la calma, si la chica volvía ese día tendría que verla y no se movería de ahí hasta que la viera.

Al anochecer Yulia estaba que no aguantaba el dolor de espalda, estaba estirándose cuando el ascensor se abrió, Anya salió con calma y camino a su departamento,
Yulia la estaba esperando.
Anya se acercó a Yulia y se quedo de pie frente a ella.
-Donde esta Lena?- preguntó seriamente.
-No lo se
-Claro que lo sabes, dime donde esta Lena
-Podrías quitarte de mi puerta? Necesito entrar a mi departamento.
-Necesito saber donde esta Lena y mi hija… por favor
-Ya te dije, no lo se.
Anya rodeo a Yulia y entro al departamento cerrando la puerta tras ella.
Yulia se quedo de pie sin moverse, sabía que sacarle información a Anya no sería fácil, volvió a su departamento antes de que el llanto la ahogara.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:00

7 meses habían pasado desde que Yulia había visto por ultima vez a Lena y a su hija, hacía 3 meses Yulia tuvo una de las batallas mas nombradas contra la prensa, siempre apoyada por su padre y acompañada de Ana, el problema iba para largo, mientras habían llegado a un acuerdo extrajudicial en el que dejarían a Yulia, Lena, Hanna y Ana en paz, el juicio lo ganaría Yulia, todos sabían pero los medios no daban su brazo a torcer y no querían aceptar la derrota. Esos 3 meses Yulia se mantuvo en sus cabales y ocupada, después de eso, vivía en el alcohol, estaba de vacaciones ahora ya que no llevaba muchas materias, busco a Lena en la universidad y no la encontró, se había dado de baja, Anya seguía viviendo ahí y poco a poco sacaba todas las cosas de Lena, Yulia se sentaba en el suelo a ver como los trabajadores poco a poco metían todo al departamento de Anya, ésta no le hablaba por mas que Yulia le rogaba por el paradero de Lena, después de dos mes Yulia dejó de rogar, dejo de hablar con la gente, su padre iba de país en país ahora que el juicio prácticamente había terminado, estaba mas sola que antes, ahora solo se sentaba en el suelo a fumar, casi no comía ni dormía bien por andar de bar en bar, todo esto era sabido por Anya quien la vio llegar varias veces en un estado tan inconveniente que no sabía como podía manejar hasta ahí, Yulia se desmoronaba poco a poco bajo la mirada un tanto preocupada de Anya quien no sabía que actitud tomar ante ella, la odió cuando supo lo que le hizo a Lena pero ahora se daba cuenta que sufría demasiado por no tenerlas junto a ella.
Mientras Lena siguió todo el juicio por televisión, vivía con la abuela de Anya, nadie imagino esto, la señora no sabía nada de lo que pasaba y pensaba que Lena estaba casada y esperaba a su esposo de un viaje de negocios, la anciana era noble y sentía un cariño muy fuerte por ella, siempre la vio con su nieta y ahora no le molestaba tener tan agradable compañía, quería mucho a Lena y Hanna supo ganarse el corazón de la abuela, la pequeña se emocionaba al ver a Yulia en la televisión y siempre decía “mama, mira mami” y sonreía, esto le partía en corazón a la pelirroja, sabía que por mas inteligente que su hija fuera no entendía todo lo que pasaba a su alrededor, sabía que la pequeña extrañaba a Yulia pero Lena no podía perdonarla, veía a Anya cada 15 días y siempre platicaban animadamente, ninguna de las dos mencionaba a Yulia, aunque ambas querían hacerlo, Lena porque la amaba pero nunca lo expresaba y Anya por la nueva vida que Yulia tenia y nadie mas que ella sabía, Yulia Volkova se estaba haciendo una carga pesada en los hombros de las chicas por diferente razón, el tiempo pasaba implacable para ambas, Lena se pasaba parte de la noche pensando las cosas, no entendía como podía odiarla y amarla tanto al mismo tiempo, se dio cuenta que odiaba a la persona que la violó pero, amaba a la Yulia que conocía… no puedes amar algo que no conoces le dijo la morena una vez, tenía razón pero, que hay de las otras chicas? Lena no fue la única, y si otra chica tenía una hija de Yulia? Porque lo había hecho? La Yulia que recordaba sin conocerla era una persona cruel, que se burlaba del dolor de las personas, la Yulia que conocía era todo lo contrario, tan cariñosa con su hija, la trabaja como si fuera de porcelana, siempre tenía una sonrisa para Lena, la pelirroja estaba dolida y confundida, ya no sabía que pensar o que sentir, la amaba pero no podía olvidar todo y seguir como si nada… al menos no en ese momento, el tiempo pasaba rápidamente y Hanna seguía mostrando tener una inteligencia mayor a su edad, Lena se preocupaba por mantenerla ocupada pero siempre volvía a preguntar por Yulia, siempre viendo sus libros de arte, siempre teniendo presente a la morena, al ver los ojos de su hija sabía que veía los ojos de Yulia, algunas de sus expresiones… era como ver a Yulia, no entendió como no lo noto antes.

****
Una noche Anya volvía de una fiesta estaba a punto de entrar a su departamento cuando algo llamó su atención, algo proveniente del departamento de Yulia, eran los pies de la morena saliendo de la puerta abierta, estaba tirada en el suelo.
-Yulia?- pregunto sin levantar mucho la voz, se acercó un poco mas- Yulia? estas bien?
No hubo respuesta, camino mas decidida hasta poder verla, estaba inconsciente y olía a alcohol, al parecer solo alcanzó a abrir la puerta y callo al suelo, no parecía estar herida solo había perdido el sentido por tanto alcohol, Anya se acercó y la metió arrastrándola hasta la sala, Yulia tosió y empezó a vomitar, Anya la dejo de lado y espero a que su organismo desechara parte del alcohol que tenía de mas en el estómago, después de eso, la arrastró hasta el cuarto y la dejo en el suelo y fue a llenar la tina con agua fría, mientras se llenaba volvió al cuarto y encendió la lámpara, lo que vio le provoco un hueco en estomago, en la pared que estaba frente a su cama tenia fotos de Lena y Hanna cuando aun estaba con ellas, pegadas como un enorme collage, imágenes de Hanna con Yulia, Lena con Yulia, la misma Anya con Yulia, todas juntas, Anya se levanto de la cama rodeando a la inconsciente morena y se acerco a ver las fotografías, eran del cumpleaños de Lena, de Anya, las pequeñas fiestas para Hanna, simples reuniones, tardes de convivencia, la chica se acercó mas a ver la sonriente morena a la cual siempre le brillaban lo ojos, siempre de bien humor y feliz... volteo a ver a la chica en el suelo de su habitación, con los pómulos marcados debido a una mala alimentación, los ojos que una vez brillaron estaban apagados, casi muertos, no era ni la sombra de lo que fue cuando estaba con Lena.
Anya volvió al baño a cerrar la llave, la tina estaba lista, trabajosamente le quita parte de la ropa y sonríe al escuchar un “Lena” de los labios de la morena, ya con ropa interior la arrastra de nuevo jalándola de los brazos y la carga para meterla en la tina, Yulia reacciona un poco y quiere salirse, cuando esta un poco mas conciente abre los ojos y empieza a temblar, Anya le ayuda a salir y le lleva a la cama, sale del cuarto mientras Yulia se cambia de ropa, la chica va directo a la cocina te busca algo de comer, no hay comida en ningún lado, el refrigerador esta enfriando un pedazo de pizza de hace meses, la alacena esta vacía... vuelve al cuarto, Yulia duerme en su cama ya cambiada, sale del departamento y lleva comida del suyo y duerme en la sala.

Al día siguiente el dolor de cabeza esta matando a Yulia, la cual la primera reacción es quejarse con los ojos cerrados.
-Hola Yulia.
La morena asustada abre los ojos y ve a Anya con una bandeja con comida.
-Anya? Que haces aquí?- pregunta volviendo las manos a su cabeza.
-Ayer te quedaste inconsciente en la puerta del departamento, tuve que arrastrarte hasta aquí.
-Porque hiciste eso?- dijo quitando las manos de las sienes.
-Porque no podía dejarte ahí, dime, has comido algo estas semanas?- preguntó sentándose a su lado con la bandeja.
-Pues... no lo se, no recuerdo, supongo que si.
-Te preparé esto, come- le dijo sonriéndole.
Yulia frunció el ceño, gesto que a Anya le recordó mucho a Hanna.
-Porque haces esto? Pensé que me odiabas...
-Lo hacía pero, realmente sufres por Lena y Hanna... se que cometiste una estupidez del tamaño del universo... tu no viste a Lena como yo, te odie por eso, por el dolor que le provocaste, no quiero saber tus razones, supongo que eso terminó, pero ahora mírate, no eres la sombra de la Yulia que eras antes, soy partidaria del perdón y las segundas oportunidades, tu tuviste ambas y las perdiste... no se que pensabas o porque actuaste de esa manera pero... a Lena no le gustaría verte así.
-Tienes razón Anya, a Lena le gustaría verme muerta.
-No digas tonterías, te abofetearía ahora pero.... te ves tan delgada que temo matarte si lo hago- la morena sonrió un poco y empezó a comer.
-Tenemos que hablar Yulia... ahora tengo que ir a la escuela a ver una clase, pero hablaremos cuando regrese, mientras aséate y compra algo de comida ok? Tardare un poco el volver, yo vendré a buscarte.
-Ok- dijo la morena sintiéndose mejor, talvez por fin le diría donde esta Lena, Yulia pudo contratar al mismo investigador que le dijo donde esta Lena la primera vez pero con el escándalo y todo, prefirió esperar a que Anya hablara, después simplemente perdió la esperanza y la noción de los días.

Yulia se había bañado, el comer le provoco más hambre pero no tenia comida en el departamento, salió a comprar una hamburguesa y manejo durante tiempo considerable pensando las cosas que habían pasado en los últimos meses, después fue a un centro comercial alejado del que siempre iba, tomaba tiempo para escoger las cosas que compraría mientras ignoraba los comentarios y cuchicheos detrás de ella, la gente la conocía pero nadie se atrevía a decirle algo cara a cara, no querían enfrentar una demanda como la que le puso a los medios de comunicación.
Por la sección de lácteos estaba viendo algunos yogurt, cuando una risa hizo saltar su corazón.
-Hanna- susurró para sí misma mientras sonreía.
Salió en busca de su hija y la vio de la mano de Lena, su primera reacción fue correr y abrazarlas pero se detuvo al ver a un hombre alto de cabello negro rodear la cintura de Lena y acariciar los cabellos rojos de su hija, ambas sonreían al hombre, Yulia sintió como el corazón se le rompía, su vista se nubló, Lena la había olvidado y le consiguió un padre a su hija, ya no tenía lugar en sus vidas, Hanna crecería al lado de Lena y ese hombre, talvez también ya la había olvidado, ahora veía a ese hombre como su padre, que haría después de eso? Tratar de armar su vida nuevamente? Para que? Con que fin?
-Mami!!- la voz de Hanna la hace despertar de sus pensamientos, la pequeña corra hacia ella.
-Hanna!- dijo hincándose abrazándola, la pequeña la abraza también.
-Mami donde estabas?
Yulia se sorprende de todo lo que ha aprendido a hablar, ya no lo hace con palabras sueltas, ya aprendió a caminar y ya hasta corre.
-…Estaba un poco ocupada, has crecido mucho- le dije besándole la frente.
-Hanna!!- dijo la voz de Lena alterada- Hanna! No vuelvas a hacer eso!- decía mientras corría hacia ella, la morena levantó la cabeza- Yulia…
-Lena…
-Encontraste a Hanna?- dijo el hombre detrás de Lena
Nadie hablo en unos segundos.
-Mamá, mira, es mami, ya no la veo en televisión- dijo abrazándola.
Yulia la cargó- pesas mucho- dijo riendo, Lena se acercó.
-Que te paso Yulia?- preguntó después de verla.
-Nada.
-Mami, es el Adam, me cuida cuando mama estudia- dijo la pequeña sonriéndole.
-Que bueno Hanna… te cuida bien?
-Si, es bueno conmigo con mi mamá también.
-Me alegro, escucha Hanna, yo aun tengo cosas que hacer… cuida a tu mama mientras si? Y quiérela mucho por mí y nunca olvides que te amo, a las dos las amo- dijo abrazándola y besándole la frente nuevamente.
-Yo también te quiero mucho mami, vuelve pronto.
La morena sonrió y la dejo en el suelo, después volteó a ver a Lena, quien seguía sin moverse viendo y escuchando todo, le dio una mirada rara que a Lena le pareció mas una despedida que otra cosa.
-Adiós Lena, cuídala bien…- después dio media vuelta y caminó rápidamente, iba llorando pero nadie lo notó.
-Yulia!- gritó Lena después de unos instantes pero la morena no la escucho.

Después de ese encuentro Hanna estuvo muy contenta y Lena muy pensativa, sabía que viviendo relativamente cerca podrían encontrarse, esperaba verla con otra chica del brazo, disfrutando de la vida pero, nunca se preparó para verla como la vio, parecía que solo se estaba dejando morir, porque Anya no le había dicho nada? Talvez volvió a su casa después de que ella se fue, al verla se dio cuenta, la amaba, cuanto había pasado? 8 o 9 meses desde que paso lo del juicio? Tanto tiempo?... Yulia estaba mal y estaba preocupada por ella.
-Lena- le dijo el hombre tomando su mano.
-Shh…- dijo viendo hacia atrás a su hija jugando con algunas cosas que le había comprado.
-Lena, la amas, no puedes negarlo- le dijo en ingles, Adam era un chico que se había mudado a Rusia desde 4 años atrás, venía de Estados Unidos a un proyecto de trabajo espacial de 2 años, le gusto el país y pidió su cambio, había conocido a Lena por medio de Hanna, realmente quería a ambas mujeres, el se ofreció cuidar a la pequeña cuando Lena no podía estar con ella, era de los pocos que hablaba el mismo lenguaje de la pequeña genio, no estaba enamorado de Lena, el era gay.

*****
Yulia volvía a su departamento, tenia un mensaje de su padre, tardaría aun otro mes en volver, sonrió tristemente y borró el mensaje, fue a su cuarto y se sentó en un pequeño sillón frente a la pared donde tenia todas las fotografías, tomo un vaso y abrió una botella de alcohol, la misma que había comprado antes de llegar al departamento.
-Hoy… brindo por ti Lena, por el amor que te tengo ahora… por el amor que me tenías y que yo misma maté- levanto el vaso a la fotografía, bebió y se sirvió otro- brindo por ti mi pequeña, lo único bueno que resulto de mi, espero nunca me olvides- bebió el vaso y se sirvió otro- brindo por mi, por ser tan estúpida y cobarde, por tener todo y perderlo en un abrir y cerrar de ojos- bebió nuevamente sirviéndose mas- y brindo por la liberación- bebió y tomo un cuchillo de cocina y sin pensarlo cortó profundamente sus muñecas empezando a llorar- nunca me olvides Hanna…- volvió a servirse mas y lo bebió tranquilamente mientras sentía un liquido caliente correr por su brazos, mientras sus lagrimas corrían también por sus mejillas, siguió bebiendo hasta que todo se hizo negro, ya no había fotografías de las mujeres que mas amaba, ya no había llamadas de su padre… solo oscuridad.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:07

-Yulia? Estas aquí? Me tomo más tiempo del que pensé… Yulia?- pregunto Anya caminando hacia la habitación.
Al llegar abre la puerta y ve todo en penumbras, ve la silueta de Yulia sentada en un sillón con un vaso en el suelo y una botella a medio terminar, parece dormida.
-Volviste a beber?? Dios Yulia, pareces alcohólica- dijo caminando molesta hacia donde estaba abriendo las cortinas del cuarto, el lugar se iluminó dejando al descubierto el cuerpo de Yulia, sus brazos manchados de sangre y charcos en el suelo.
-Yulia!!- gritó Anya corriendo hacia ella, se detiene antes de tocarla, la estudia, la sangre es fresca en algunas partes, corre al baño por unas toallas y se las pone en las muñecas, después la lleva a la cama y toma el teléfono… a quien llamar? A la ambulancia? No, los medios se enterarían y sería peor… a Lena? A ella para que?... a la doctora que las atendía? Ana, de donde sacar su número?… directorio? No estaba ahí, era privado… el celular de Yulia, lo busca por el cuarto y lo ve en el suelo, corre y busca el número de la doctora, después de una buena cantidad encuentra a una Ana, le marca sin perder tiempo.
-Si? Yulia?- dice la voz después de 3 timbres.
-Ana? La doctora Ana?
-Si? Quien habla?
-Soy Anya, la amiga de Lena Katina y Yulia Volkova, estas en Moscú?
-Si, voy al aeropuerto, que pasa?
-Por favor, ven al departamento, Yulia trato de matarse, no se si sigua viva aun.
-Que??... voy para allá, dame la dirección.
Anya le dio la dirección y Ana algunas indicaciones, Yulia seguía viva pero necesitaba atención, mientras Ana esperaba ansiosa a la doctora para que atendiera a Yulia.
-No te mueras Yulia, por favor- susurró al apretar un poco las heridas en las muñecas, mientras el teléfono del departamento de Anya sonaba insistentemente.

Ana llego en un tiempo decente tomando en cuenta la situación y la distancia, al entrar fue guiada por Anya hasta llegar al cuarto, la doctora estudió rápidamente el lugar vio el pequeño sillón, la sangre en el y en el suelo, la pared con las fotos y una Yulia pálida, se acercó a la cama.
-Hiciste lo que te dije?- le preguntó quitándole las toallas de las muñecas.
-Si pero sigue sangrando...
-Bien, déjame ver esto- dijo acercándose a ver las heridas- están bien hechas, en el lugar correcto, es un milagro que siga viva- al decir esto saco su celular y empezó a marcar- Alexei, soy Ana, escucha necesito tu ayuda... si... si.... mira, no hay tiempo para esto, puedo llevarla o no?.... ok, salgo para allá ahora- colgó el teléfono y volteo a ver a Anya- debemos llevarla al hospital.
-Pero, los medios....
-No pasara nada, tengo a gente de confianza esperándonos, vamos.
-Estas segura?- pregunto Anya sin moverse
-Yulia se esta muriendo, si no la llevamos en este momento morirá, vamos!
La chica caminó hacia Yulia y la cargó juntó con Ana, bajaron por el elevador hasta el estacionamiento subterráneo y metieron a la morena en el auto, y salieron al hospital.
-Que pasa con Yulia? Dejó de ir a verme... parece que no le interesa nada.... que paso con Lena? Con Hanna?- le preguntó rompiendo el tenso silencio que se hizo.
-Es una larga historia que no me corresponde a mí contarte, solo puedo decirte que hace casi un año Lena se fue con Hanna.
-Uhm... eso explica muchas cosas, porque trato de matarse?
-No lo se, yo fui a la escuela y cuando volví la encontré así.
Ya no hubo mas plática, el ambiente era tenso, la situación peligrosa, al llegar al hospital privado el auto entro hasta donde las ambulancias entran, nadie las vio, el amigo de Ana llevó a Yulia hasta una habitación personal y les ordeno a las enfermeras no entrar, el mismo atendería a la persona ahí dentro o en todo caso lo haría Ana, curaron las heridas y le hicieron una transfusión y esperarían a ver como reaccionaba, Anya volvió a su departamento por algunos papeles, el teléfono seguía sonando.
-Si?
-Anya, donde estabas? Llevo todo el día llamándote.
-Lena... eh... escucha, mm ahora no puedo hablar mucho, debo hacer algo importante y urgente.
-Vi a Yulia hace unas horas- dijo ignorando a su amiga- la has visto? Porque esta así?
-...- Anya no respondió, analizaba si decirle que Yulia se estaba muriendo.
-Me vio con Adam, pensó que era mi novio o algo así, lo vi en sus ojos, estoy... preocupada por ella, podrías solo ver si... esta bien?
-Lena... Yulia esta en el hospital, tuvo una crisis muy fuerte y.... esta mal, Ana esta llevando su caso.
-Que? Que le paso?
-Es difícil de explicar... Yulia a estado mal desde hace meses, muy mal, solo eso puedo decirte por teléfono, ven al departamento y te explicare todo, ahora debo volver con ella, esta estable no te alteres ok? Lena?...Lena?
Anya esperaba una respuesta pero la pelirroja ya había colgado, Anya dejó el teléfono en su lugar y salió de nuevo con los papeles que necesitaba rumbo al hospital.

Anya volvió al hospital, le habían hecho estudios a Yulia, tenía una leve anemia por no comer bien los últimos meses, estaban dándole suero para tratar de nutrirla un poco mas y que resistiera lo que estaba pasando pero su futuro era incierto, en 12 horas verían si mejoraba o le aplicarían otra transfusión, cosa que era un problema también, el tipo de sangre de Yulia era difícil de conseguir por ser poco común, Ana usaba sus influencias para conseguirla esperando no necesitarla.

Las horas pasaban en una aparente calma, la morena no despertó y su respiración se hacía lenta y pesada algunas veces, después volvía a la normalidad, recuperó un poco el color, la doctora y Anya solo esperaron, ya no había nada más que hacer, Anya volvió al departamento después de unas horas pensando que Lena llegaría pero no lo hizo.

Al día siguiente Anya volvía al hospital, Ana tenía rato ahí y se veía preocupada.
-Hola Ana, que pasa?
-Necesitamos hacerle una transfusión mas… de estar bien alimentada ahora estaría conciente y fuera de peligro pero… no es el caso.
-Y la sangre? Se consiguió?
-No
-Que se puede hacer?
-Nada, conseguir a alguien, que tipo de sangre eres?- pregunto Ana esperanzada.
-La más común del mundo, no sirvo para darle sangre.
-Ya pregunté a todos aquí, nadie es compatible... no se que hacer...
-No me has preguntado a mí...
Ambas chicas voltearon a su espalda, era Lena acompañada de Adam.
-Lena!- dijo Anya corriendo a abrazarla y saludo besando la mejilla del chico.
-Lena, me alegra que hayas vuelto, desgraciadamente tampoco tienes el tipo de sangre de Yulia- dijo Ana- aunque... tu amigo es joven, fuerte, se ve sano...
-Soy gay- dijo el chico sabiendo las reglas de los donadores de sangre.
-Te has cuidado en tus relaciones?- pregunto Ana
-...Eh... si- dijo sonrojado.
-Con eso me basta, ven, vamos a hacerte estudios- dijo tomándolo del brazo y llevándolo al laboratorio.
-Que hace Adam aquí?- pregunto Anya cuando la pareja se perdió de su vista.
-Manejó hasta aquí, no podía hacerlo yo sola, estaba muy nerviosa.
-Y Hanna?
-Con mi mamá, ya sabes como le gusta ir allá.
Desde que el juicio acabo para los medios Lena salió mas, iba constantemente con su familia, le quedaba mas cerca que Moscú, la familia pensaba que era parte de la estrategia y nunca preguntaron nada, solo veían a Hanna con curiosidad y la comparaban con algunas fotografías que tenían de Yulia de cuando Lena se las mandaba por internet. Después la pequeña se dio cuenta y dejaron de hacerlo, cuando se acostumbraron al hecho de que fuera hija de ambas todo volvió a la normalidad, al pasar el tiempo sin ver a Yulia cerca pensaron que habían peleado, Lena les confirmo una separación temporal, al ver a Adam siempre con ellas empezaron a decir que Lena buscaba un padre para su hija pero ambos lo negaron.
-Lena, como diste con el hospital? Nadie sabe que estamos aquí
-Tengo influencias, dime que paso con Yulia, como esta? porque quieren sangre? sufrió un accidente?
-...Vamos por un café- le dijo empezando a caminar.
Llegaron a la cafetería y pidieron los respectivos cafés, hablaron un poco de Hanna, Lena sentía que su amiga evitaba hablar de Yulia.
-Dime ya que pasa con Yulia por favor.
-Ok... mira, desde que te fuiste, sabes bien que Yulia estuvo con lo del juicio y todo eso, estuvo en el ojo de la prensa, después del juicio, cuando fue casi un delito molestarlas ella volvió a estar sola, su padre se fue de viaje nuevamente, tiene meses fuera, casi lo mismo que tu, me rogaba durante horas todos los días para que le diera tu paradero, después solo fueron algunos días, después dejo de hacerlo, yo no lo hablaba y ella tampoco se esforzaba mucho por hablarme, solo se sentaba afuera de su departamento fumando, viendo a la ventana, empezó a salir casi todas las noches, llegaba tarde, tomada, no se como nunca choco o provoco algún accidente... hace dos noches venía de una fiesta del grupo, ya sabes, un cumpleaños, estaba por entrar a mi departamento cuando la vi, estaba inconciente en el suelo, iba a dejarla ahí pero no pude, arrastre y la metí, en ese momento empezó a vomitar, la desvestí y la metí en agua fría... Lena, Yulia juntó todas las fotos que tenía con ustedes y las pegó en la pared de su cuarto, tiene un enorme collage, las ve siempre que esta ahí...
Lena escuchaba atentamente la historia de Ana, imagino cada cosa que Yulia había hecho, lo que talvez sintió, su depresión, su desesperación, todo.
-Eso no pudo mandarla al hospital- dijo la pelirroja después de unos segundos- que mas paso?
-Cuando reaccionó con el agua la deje en su cama, busque comida y no había, Yulia no tiene comida en su departamento, nada, ni condimentos... fui por comida a mi departamento y dormí en la sala, al despertar le preparé algo y le pedí que se bañara y comprara algo para comer, después salí a la universidad, tenía que ver una materia, entre que son unos lentos con los tramites, que el maestro llego tarde y no nos poníamos de acuerdo, volví horas después, quería hablar con ella sobre ti, entre a su departamento y estaba todo oscuro, fui a su cuarto y la encontré en un sillón frente a ese collage, con una botella a medio terminar, me enoje y empecé a decirle que si era alcohólica y todo eso, pero ella no contesto, abrí las cortinas, ahí fue cuando la vi…
-Que viste? Dime- dijo impaciente.
-Ella intento suicidarse.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:09

Lena abrió los ojos tanto como pudo, después desvió la mirada hacia su café y empezó a llorar.
-No puede ser! Porque? Como?- la pelirroja comenzaba a exaltarse.
-Lena cálmate, nada ganas poniéndote así- dijo tomándole las manos por encima de la mesa, Lena respiró profundo y se calmó un poco- Ana dice que de haberse alimentado bien ya estaría conciente pero no comía casi…- Ana entraba apresuradamente.
-Chicas?- dijo agitada por su carrera.
Ambas voltearon.
-Paso algo con Yulia?- preguntó Lena.
-Si.
-Que?- preguntó Anya.
-Tranquilas, la sangre de tu amigo sirvió Lena, estuvo dispuesto a donarla, ya se la pusieron a Yulia, eso debe estabilizarla.
-Se salvará?- pregunto Lena
-Es un poco apresurado pero talvez si, espero.
-Donde esta Adam?- pregunto nuevamente Lena.
-En una habitación, descansando.
Las tres fueron a ver a Adam, el estaba recostado viendo la televisión, Lena entro y lo beso en la boca.
-Dios Lena!- dijo el chico- si no fueras mi amiga me habría limpiado.
-Gracias! salvaste a Yulia.
-Lo se…
Gracias!- dijo acercándose nuevamente.
-No me beses en la boca por…- Lena lo beso nuevamente en la boca.
-Aah basta!- dijo amaneradamente para después reírse- ve a besar a Yulia, con un apretón de manos me conformo.
Las chicas rieron y salieron a ver a la morena.

-Lena- le dijo Anya deteniéndola en la puerta- la Yulia que verás no es la misma que viste al irte, esta vez se salvo, pero no por eso ella esta bien.
-Entiendo, solo quiero verla, puede escucharme verdad?
-Si… no la estreses.
Lena asintió y entro a la habitación, vio a Yulia dormida, con suero se veía peor que en la mañana, Lena se acercó y se sentó en la silla cerca de ella, le acarició el rostro, la piel no era suave como la recordaba, se acercó y le beso los labios, sintió la piel reseca debajo de su boca, después volvió a su lugar y tomo su mano besándola, noto la venda que envolvía su muñeca.
-Yul… soy Lena… necesito que despiertes amor, Hanna te esta esperando, tiene mucho que platicarte, ha aprendido tanto este tiempo, nuestra hija es un genio, pero no deja de ser una niña y extraña a su mami… no tiene nadie con quien hablar de arte…-Lena comenzaba a llorar- yo también te extraño… más que eso te amo Yulia… te amo.
Lena empezó a llorar pero conciente de que Yulia podía escucharla trato de calmarse y se recargó en la cama con la mano de la morena entre sus manos.
****
Yulia escucha algo lejano, una voz, la voz de Lena, le dice cosas hermosas, cosas que ella quiso escuchar durante muchos meses… debía estar muerta para escucharlo nuevamente, debía estar en el cielo, al menos ahí estaría junto a Lena y su hija, sentía el cuerpo pesado, intento moverse y no podía hacerlo muy bien, a cada momento se va sintiendo mas ligera, mas conciente, con mas… dolor? No, no estaba en el cielo…
Abre los ojos trabajosamente, le duelen las muñecas donde recuerda se corto antes, voltea a verlas y ve vendas sobre las heridas… alguien la salvo? Se salvó sola? Esta desconcertada, voltea a ver la habitación, no esta en su cuarto, a juzgar por el color monocromático y la escasa decoración debe estar en un hospital, le duele la cabeza, el cuerpo, las muñecas, respirar le duele, voltea hacia su alrededor, esta sola… como siempre, se sienta y quita la sábana bajando los pies de la cama, suspira y se baja totalmente de la cama, cuando esta de pie se marea un poco se queda recargada en la cama con una mano en la cabeza, cuando el mareo pasa da un paso pero no soporta mucho y cae el suelo jalando el suero haciendo que el catéter le lastimara el brazo, ella se queja tratando de no hacer ruido, toma el catéter de su brazo y se lo quita, intenta levantarse pero otro mareo la deja en el suelo, después pierde el sentido nuevamente.
Al despertar lo hace en la cama, siente menos dolor y algo cálido rodeando su mano derecha, voltea a ver que es y encuentra los rizos de Lena esparcidos en la cama y su mano entre las de ella, la pelirroja esta dormida recargada en la cama con el cuerpo en una silla, la morena sonrió un poco y se acerco un poco a Lena, le acaricio el cabello haciéndola despertar.
-Yulia? Te siente bien?- pregunto sin soltarla.
-Que haces aquí?... donde estoy?
-En el hospital
-Lena, mira…
-No hables Yul, no debes esforzarte mucho, descansa- dijo recostándose en el pecho de la morena, la morena no hizo mas que cerrar nuevamente los ojos y dormir.
Yulia despierta nuevamente y encuentra a Lena viéndola amorosamente.
-Lena, que estas haciendo aquí?
-Van dos veces que me preguntas lo mismo.
-Es que no entiendo que haces aquí… donde esta tu… amigo Adam?- pregunto desviando la mirada.
-Con Anya.
-Ah…
-Yulia, Adam dono la sangre que te hacía falta.
-Que? porque?- preguntó volteando a verla.
-Porque es un buen amigo… te sientes bien?
-No lo se, no recuerdo muchas cosas… como llegue aquí?
-Yo te traje- dijo Anya en la puerta de pie junto con Adam y Ana- eres una idiota Volkova, me diste un susto horrible.
Yulia no dijo nada, solo volteó a ver sus muñecas y después hacía Ana que venía acercándose.
-Tienes hambre?- pregunto acomodándose el estetoscopio y poniéndolo en su pecho.
-Si…
-Bien te mandare comida, trata de no esforzarte mucho- dijo saliendo.
Yulia volteó de nuevo con Anya y Adam.
-Yul, el es Adam, donó sangre para ti- le dijo Lena.
-Hola Yulia, es un placer conocerte, aunque hubiera preferido que no hubiera sido de esta manera.
-…Gracias por la sangre- dijo apenas.
-No tienes nada que agradecer, todo sea por ver feliz a Lena.
-…- Yulia no decía nada, solo veía sus manos.
-Bueno, nos vamos a comer- dijo Anya al ver que la comida de Yulia llegaba, ambos salieron del cuarto junto con Ana dejando a Lena y Yulia solas.
Yulia levanto la mano para empezar a comer pero Lena la tomo en el aire.
-No debes esforzarte- le dijo llevando la mano de la morena a su costado- yo te alimentaré.
Yulia estaba confundida mas ahora pero no quiso preguntar nada, solo se dejo consentir por Lena, al terminar Yulia no aguanto más la ansiedad.
-Lena, que haces aquí? Que hace tu novio dándome sangre?
-Estoy aquí para cuidarte, Adam no es mi novio, el es gay, es mi amigo y siendo genio matemático se entiende muy bien con Hanna… nuestra hija es un genio sabías?
-Si… nuestra hija?
-Si Yulia, es nuestra hija…
La morena no sabía que hacer y empezó a llorar, parte felicidad, parte culpabilidad por lo que estuvo a punto de hacer con ella misma, Lena entendió todo y solo la abrazó sentada en la cama.
-Lena…
-No digas nada Yulia- la pelirroja se alejó de ella y la abofeteo aunque no tan fuerte como la vez pasada, la morena desconcertada llevó la mano a la mejilla, después Lena se acercó y puso su mano encima de la de la morena- esa me la debías…
Yulia, la verdad es que te odie cuando supe eso… pero, me di cuenta que odio a la persona que no conocía… porque lo hiciste?
-Se que… no tengo excusa para eso… yo viví muchos años sola, lo sabes, tuve problemas para aceptarme… yo desde joven tuve todo lo que quise, todo lo que el dinero, el poder y mi apellido pudieran comprar, empecé a tener malas compañías, siempre hice lo que quise, después, no se, algo paso, tenia tanta rabia contenida que, no se, de repente me vi haciendo… eso, la verdad no pensaba en las consecuencias, solo lo hacía y ya.
-…. Has… pensado en la posibilidad de que otra mujer tenga una hija tuya?
-No, con nadie tuve contacto directo… solo contigo… se que pedir perdón por eso ahora no tiene caso ni valor para ti porque el daño ya esta hecho y la consecuencia te llama mama… pero yo lo siento mucho en verdad y me arrepiento de eso, pero nunca me arrepentiré de Hanna, ella es lo mejor que me ha pasado, lo mejor de mi si es que hay algo, ella lo tiene.
-…Porque intentaste… eso?- pregunto señalando las muñecas vendadas.
-Porque me sentía vacía, sola, perdida… busque mentalmente algo a lo cual aferrarme aquí pero en ese momento no encontré nada, pensé que Adam era tu novio, sentí que no me quedaba nada, no era la mejor solución pero, sentí que eso tenía que hacer.
Siguieron hablando hasta que Lena sintió que todas sus preguntas eran contestadas, Yulia limpió su conciencia y se sentía mejor ahora.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:13

Dos meses pasaron, Yulia salió del hospital y casi estaba recuperada, la relación no fue la misma, Yulia podía ver a Hanna cuando quisiera pero ya no había nada entre ellas, Anya se acostumbro y como siempre apoyo a Lena, la relación entre ellas poco a poco volvía, Lena seguía sin vivir en su departamento, estaba decidiendo si volver ahí o quedarse con Anya, quien tenía su vida muy aparte de ellas, tenia amigos y no todo giraba en torno a Lena o Yulia como al principio.


Lena y Yulia estaban sentadas en el parque, viendo a Hanna jugar con sus juguetes.
-Lena- dijo tomando su mano- mi padre llega hoy, quiere que vayamos a cenar con el, ya sabes que nunca se entero de lo que paso y… quiere que cenemos todas con el, tu, Hanna y yo, crees poder ir?
-Claro, tu papa es muy amable con Hanna y conmigo.
-Dijo que le trajo muchas cosas a Hanna, ya me imagino que cosas son.
-Mami… tengo sed- dijo Hanna de pie a un lado de ellas.
-Vamos a tomar agua- dijo Yulia acariciando el rostro de su hija, le sonrió y la llevo de la mano a tomar agua, Lena vio desde su lugar a Yulia y Hanna, eran tan parecidas pero a la vez tan diferentes, Yulia con su pequeño cuerpo, sus penetrantes ojos azules, esa mirada desafiante que cambiaba al instante de mirarla a ella o a su hija, la seguridad con la que caminaba, con la que cuidaba a Hanna, ese carácter que ella sabía era fuerte pero que con ellas nunca salió a la luz porque no lo necesitaba, no necesitaba demostrar nada con Lena, bajaba la guardia y solo era Yul… la yulia que Lena amaba tener cerca y extrañaba cuando no estaba con ella.
Hanna en cambio, tenia un carácter fácil y relajado, como el de Lena, las primeras pecas estaban naciendo en sus mejillas, tendría menos que su madre, los ojos azules como los de Yulia pero con una mirada suave, Lena sonrió, su hija al parecer había sacado lo mejor de ambas, sin contar su inteligencia que a estas alturas era mas que obvio.
-Mama… tenemos que irnos ya?
-Si pequeña, debemos ir a ponernos bonitas, iremos con tu abuelo a cenar.
-Mi abuelo?
-Si, el papa de tu mami, nos invito a cenar y debemos irnos por eso.
-Esta bien… pero volveremos pronto verdad?- pregunto la niña.
-Mañana podemos volver, no es así Lena?- preguntó Yulia.
-Claro, mañana vendremos, mientras tenemos que irnos.
Las tres mujeres salieron del parque y volvieron al edificio, el padre de Yulia llegaría en cualquier momento.
Al llegar se arreglaron, mientras estaba Yulia vistiendo a Hanna en su cama, antes de regresar Yulia saco el sillón ensangrentado, lo lavó y lo dejó en la calle esperando a que alguien lo tomara, en el suelo no quedaron rastros de sangre después de una buena limpieza, no quedaba huella de nada, excepto un delgada y casi imperceptible línea roja en las muñecas de Yulia, el teléfono sonó, era su padre, había llegado.
El camino a la casa de fue tranquilo, Lena iba a un lado de Yulia mientras Hanna iba atrás en su asiento, al llegar fue recibida por el servicio, Lena aun no se acostumbraba a tanta atención pero le gustaba.
-Yulia!- dijo el hombre abrazando a su hija.
-Papá! Te extrañe tanto.
-Bueno bueno hija, no hagamos dramas- le dijo sonriendo- hola Lena- le dijo yendo a saludarla
-Hola señor Volkov, que tal su viaje?
-Bien gracias, no me digas señor Volkov, solo Oleg… hola Hanna- le dijo poniéndose a su altura.
-…Hola- dijo tomada de la mano de Lena.
-Hanna, el es tu abuelo, es mi padre- le dijo Yulia.
-Lo se mami, algunas veces lo ven en la televisión y tu dices que es tu papa- dijo la niña acercándose al hombre y besándolo en la mejilla.
-Eres muy inteligente Hanna- le dijo el hombre sonriendo- ya quieren comer?
La cena transcurrió con calma Oleg se había enamorado de la niña, era muy amigable, platicaba mucho y le recordaba a Yulia en ciertas cosas, la gente del servicio la veía con curiosidad hasta que la mirada azul de Yulia se cruzo con la de ellos y dejaron de verla, al finalizar la cena Oleg les dio algunas cosas que compró en los países que visitó, la que mas tuvo cosas fue Hanna, sabiendo que su nieta era inteligente le trajo juegos didácticos, la pequeña estaba feliz con las cosas en la sala mientras Oleg, Lena y Yulia platicaban tranquilos en los sillones, algunas veces Lena tomaba de la mano a Yulia y después la soltaba el hombre pensaba que le daba vergüenza pero la realidad era que Lena extrañaba a Yulia y quería sentirla cerca.
-Bueno, yo me voy a dormir, el viaje fue largo y cansado, se quedaran a dormir aquí?
-Pues no lo se papá, no hay lugar para dormir a Hanna.
-Claro que si, le compre una cama, llego hace dos días, esta en tu cuarto.
-Bueno papa no lo se…
-Claro que podemos quedarnos, además ya es tarde, no nos gusta sacar a Hanna cuando el viento es frío- dijo Lena.
-Bien, entonces espero verlas mañana a ver que hacemos, descansen, se quedan en su casa- se despidió de todas y sonrió cuando Hanna le dijo “adiós abuelo” al quedarse solas en la sala solo se veían, ambas sonreían en momentos.
-Lena…- dijo la morena tomando su mejilla con la mano.
La morena se fue acercando poco a poco hasta rozar sus labios, cuando iba a besarla Lena movió la cabeza a un lado.
-No Yul…
-Discúlpame…- dijo Yulia haciéndose hacia atrás para volver a su lugar.
-No es por eso, Hanna, puede vernos
-Entiendo, pero, Hanna esta dormida en la alfombra
Lena volteo a verla, dormía placidamente en el suelo de la sala.
-Ah… no lo había notado.
-Entonces…- dijo acercándose nuevamente, Lena solo esperaba con los labios entreabiertos y los ojos cerrados el beso de Yulia.
-Señorita Yulia desea que…- la chica del servicio se quedo de pie a unos metros del sillón, Yulia volteó a verla mientras Lena se levantaba y se acercaba con Hanna- perdón señorita, desea que prepare la cama para la niña?
-Si por favor- dijo Lena mientras la cargaba, la chica se quedo de pie indecisa.
-Ya escuchaste, prepara la cama de mi hija por favor- le dijo.
La chica asintió y subió rápidamente, Yulia fue hasta donde Lena y cargó a Hanna llevándola al sillón, instantes después la chica bajo y anunció que la cama estaba lista, ambas subieron, Yulia con la niña y Lena a su lado, al llegar la acostaron en la cama, le quitaron los zapatos y caminaron hasta la cama de Yulia, la habitación era grande, separaban unos metros a Hanna de ellas.
Llegaron a la cama y se sentaron, antes de que Lena empezara a hablar Yulia la tomo nuevamente de la mejilla y se acercó besándola tiernamente, Lena contesto el beso, la temperatura de la morena empezaba a subir mientras acostaba a Lena en la cama y se acomodaba entre sus piernas.
-Yul espera- dijo Lena cortando el ahora apasionado beso- no podemos hacer esto aquí, con Hanna a unos metros, no sería correcto.
-Tienes razón- dijo levantándose y ayudándola a sentarse, sonrieron y se recostaron abrazadas, hablaron un poco, se cambiaron de ropa y se durmieron entre abrazos, besos y caricias que no pasaron a mas.

Los días siguientes la relación de ambas mejoró mucho, siguieron quedándose en casa del padre de Yulia, el hombre tenia descanso y lo aprovecho para pasar el tiempo con su hija y su nieta, Lena se porto muy comprensiva pero tenia un mal presentimiento, tenia la idea de que algo iba a pasar pero no sabía exactamente cuando o que sería.
****
Una noche, las tres mujeres venían del cine, platicaban tranquilamente de la película mientras Hanna dormitaba en los brazos de Yulia, el sol tenía poco de haberse ocultado pero Lena ya casi no tenía miedo de salir de noche, la pelirroja buscaba las llaves en su bolsa mientras cruzaban la calle cuando algo paso, escucho pasos corriendo hacía ellas, cuando voltearon a ver quien era, tenían 10 personas frente a ellas, todos con pasamontañas, Lena se asustó al ver que sacaban armas y les apuntabas con ellas, Yulia saco sus cosas de las bolsas y las dejo en el suelo pensando que era un asalto, todo pasaba lento para ellas pero las acciones el tiempo real pasaron muy rápido, un hombre tiro a Lena al suelo al mismo tiempo que otros dos golpeaban a Yulia en el estómago y la cara mientras otro tomaba a Hanna y la separaba de la morena, la pelirroja intento levantarse y fue pateada en el estómago por el mismo sujeto que la tiro al suelo, su vista se nubló por las lagrimas al comprender que había pasado, si hija estaba siendo robada, arrebatada de los brazos de una Yulia semiinconsciente en el suelo con la nariz y el rostro sangrando, Lena intento levantarse nuevamente y otra patada le saco por completo el aire, después vio a las personas alejarse en una coreografía muy bien desarrollada para no haber sido planeada ni practicada con anterioridad, intentó gritar pero no pudo, solo los vio alejarse con su hija, la cual también lloraba y llamaba a gritos a Lena y a Yulia, después el rechinar de unas llantas lejanas y finalmente silencio… solo el ruido de su llanto que inundaba ahora la calle y la tos de Yulia quien intentaba respirar sin que la sangre que ahora estaba en su garganta la ahogara.

La policía estaba en el departamento de Yulia, la morena era atendida del golpe en la nariz por Ana mientras relataba los sucedido, todos sabían quienes eran ellas, sabían quien era la pequeña, el detective estaba preocupado por el secuestro, de ser cualquier otro niño hijo o nieto de una persona poderosa como Oleg Volkov solo pedirían dinero y ya pero con la hija de dos mujeres, la única niña en el mundo procreada de esa manera no sabía que esperar.
-Entonces dice que no vio el rostro de sus atacantes, señorita Volkova?
-No! Ya le dije que no mas de 3 veces!- dijo desesperada
-Y la señora Katina?
-No! tenían tapada la cara, que hablo en japonés o que??
-Yulia trata de calmarte, el oficial solo quiere ayudarles a encontrar a Hanna- dijo Ana mientras le colocaba pequeñas cintas cerrando la herida en el tabique.
-Tienes razón Ana, discúlpeme oficial.
-Si, no se preocupe señorita Volkova, entiendo, podemos entrevistar a la señora Katina?
-No lo creo- dijo Ana- esta sedada, estaba muy mal cuando llegue, estará mejor en unas horas, ok Yulia- le dijo quitando las manos de la cara de la morena- tu golpe ya esta listo, iré a ver a Lena.
La policía ya llevaba 50 minutos con ellas, Lena tuvo una crisis nerviosa y Ana, quien había sido llamada por Anya cuando se entero de todo tuvo que sedarla, ahora dormitaba inquieta y sollozando bajo el cuidado de Anya y Adam, el cual llego en cuanto se enteró por medio de Anya también.
Yulia estaba preocupada, sabía que ahora era ella quien debía mostrar más aplomo por Lena, si ella se dejaba caer, vencer por el miedo Lena se sentiría peor así que trataba de mantenerse tranquila aunque conciente de todo sentía terror pero se esforzaba por no mostrarlo.
Los oficiales pusieron una grabadora en el teléfono de Yulia y esperaron a que llamaran, toda la noche en espera fue en vano, nadie llamó.


*****
A las afueras de Moscú la camioneta donde los atacantes huyeron se estaciona en una granja y bajan ya sin pasamontañas, uno de ellos trae a Hanna en brazos, la niña solloza asustada pero no lucha por escapar, al entrar van directamente a una habitación que funciona como oficina privada, el hombre toca la puerta.
-Adelante- dice una voz femenina desde dentro.
-Señora- haciendo reverencia- aquí esta la niña- dice mostrándosela.
-Déjala en la cama
El hombre obedece y se queda de pié.
-Tus acciones hablan mucho por ti, por el amor que le tienes a la congregación y a tu misión, descansa, ve a tu habitación- dijo tocándole el rostro.
-Si señora- hizo una nueva reverencia y salió del cuarto cerrando la puerta.
La mujer volteó a ver a la niña, la veía con miedo y no hablaba.
-No tengas miedo Hanna- le dijo acercándose- se que no me conoces pero yo a ti si, he estado vigilándote desde que supe de tu existencia, eres una niña muy especial…
Hanna solo la veía, entendía lo que decía pero no sabía porque se lo decía.
-Tienes hambre Hanna? Quieres comer algo?- le preguntó sentándose a un lado de ella, la pequeña se alejó de ella arrastrándose por la cama- esta bien, si no quieres comer no comas… ya te dará hambre, además tienes que estar bien para el sacrificio supremo.
La mujer se levanto de la cama y se fue a otra para recostarse no sin antes cerrar con llave la puerta de salida.

*****
Anya estaba sentada en la cama al lado de Lena, tenia la mirada perdida mientras Adam salía a preparar café para todos, la chica recordaba todos los momentos que habría tenido con Hanna, toda su vida había estado con la pequeña, le dolía el pensar que ella podía estar sufriendo en manos de algún loco, se dio cuenta cuanto amaba a esa pequeña, daría su vida por que ella estuviera con Lena o Yulia, a pesar de no aceptar muy bien el hecho de que Yulia volviera a la vida de Lena y Hanna sabía que con ella estaría tan segura como con la misma Lena, era su madre a fin de cuentas, suspiró y una dolorosa lágrima bajo por su mejilla, la limpió y volteo a ver a Lena, sabía que cuando despertaría tendrían una batalla muy dura con ella.
Le acarició el rostro y le beso la frente después levantó la blusa para ver los moretones donde según la historia de Yulia fue golpeada, debió haberle dolido, pero mas le dolió perder a su hija, bajó la blusa y al acomodarla sintió algo extraño en el pantalón, no se quedo con la curiosidad y metió un poco los dedos debajo del pantalón a la altura de la cintura tocando un papel, lo saco con cuidado y lo observó, podría ser una carta de Yulia o algo privado, en otras circunstancias no habría siquiera pensado en sacar eso que notó, mucho menos leerlo pero ahora no podía estar con eso, lo desdobló y leyó, inmediatamente se levantó de la cama haciendo que Lena se moviera un poco y salió del cuarto.
-Oficial! Oficial!- decía Anya corriendo hacia el con el papel en la mano.
-Porque gritas? Vas a despertar a Lena-le dijo Adam con una taza de café en compañía de los demás.
-Oficial, mire esto, lo encontré entre la ropa de Lena.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:13

El oficial tomo un pañuelo y después agarró el papel, lo leyó y después volteó a ver a Yulia quien apenas venía de la cocina con una taza de café.
-Que? hay noticias de mi hija?- pregunto.
-Aun no, encontraron esto entre la ropa de la señora Katina- le dijo mientras metía el papel en una bolsita para pruebas y se lo daba.
-Que es?- dijo leyendolo-…dios…- volvió a leer el papel en voz alta- “vayan a la mansión Volkov” que demonios quiere decir eso?? Debemos ir a la casa de mi padre?? Porque? Para que!?
-Señorita Volkova tranquilícese, talvez quieran hacer desde allá la negociación, debemos ir sin dejar aquí solo.
-Yo me quedo- dijo Adam
-Yo me quedo también- dijo Anya.
-Bien- dijo el oficial- se quedará el señor Jonson, la señorita…
-Solo llámeme Anya por favor- le dijo interrumpiendo
-Ok, el señor Jonson, Anya y 3 oficiales se quedarán aquí, la señorita Volkova, la señora Katina, los demás y yo nos iremos a la casa del señor Volkov, en cuanto la señora Katina despierte.
Las manos de Yulia temblaban, no supo si de miedo o coraje, las personas que se habían llevado a su hija no eran cualquier persona, llevaban tiempo planeado todo, con que fin? Dinero? Fama?... algo mas?
Yulia se sentó y se terminó su café, después de dejar la taza en el suelo fue al cuarto donde estaba Lena acostada, al entrar la vio en la cama, dormía aun intranquila, se acostó en la cama y la abrazó, Lena pareció tener algo de paz.
Veinte minutos después Lena despertó, tardo unos segundos es recordar porque estaba en la cama de Yulia, la morena ahora dormía a su lado, Lena se levanto y se quedo viendo a Yulia, la cual no sentirla despertó y la vio parada viéndola.
-Lena?- le preguntó levantándose
-Yulia… nuestra hija… - Lena empezó a llorar con las manos en la cara.
-Tranquila, la vamos a encontrar- dijo abrazándola- tranquila.
Lena la abrazó y lloró tomándola de la cintura, después se separó.
-Que?... Yulia tu cara...
-Estoy bien no te preocupes.
Lena se acercó y beso a Yulia en la boca apenas tocando sus labios.
-Disculpen señoras- dijo el detective en la puerta un poco apenado al interrumpir el beso, Lena se separo y se sentó en la cama mientras Yulia se quedaba de pie viéndolo- ahora que la señora Katina a despertado debemos irnos.
-Irnos? Porque?- pregunto Lena levantándose.
-Tranquila, yo te explico, ahora vamos oficial, gracias- dijo Yulia.
El detective salió del cuarto, Yulia le explico todo, Lena solo asentía mientras lloraba, al final fue con Anya y Adam mientras Yulia metía algo de ropa y preparaba todo.

El camino a la mansión del padre de Yulia fue callado, Lena iba recargada en el vidrio mientras Yulia iba hablando con el inspector de los pasos a seguir ya que la pelirroja parecía no escuchar.
Al llegar Yulia llamo a su padre y en ese momento Oleg volvió de su viaje cancelando todas sus citas, la policía implemento todo el sistema de seguridad necesaria para esos casos, el segundo día paso sin mayor novedad que la llegada del padre de Yulia y la mama de Lena, la cual acepto la propuesta de Oleg para quedarse en la casa en uno de los tantos cuartos.

El tercer día Lena pensó que se volvería loca de ansiedad y preocupación, pero alguien llamó, Lena corrió a contestar, dado el dispositivo graban todo y todos escuchaban lo que decían.
-Katina- dijo la voz al teléfono.
-Si, soy yo, dígame como esta mi hija por favor!
-Cállate Katina, quiero hablar con Volkova.
-Pero...
-Con Volkova!
Lena le dio el teléfono a Yulia quien esta a aun lado de Lena.
-Hágala hablar, nos falta un minuto para localizar la llamada- le dijo al oído el policía, Yulia asintió y tomó el teléfono.
-Soy Yulia- dijo al aparato.
-Volkova, se que están tomándome el tiempo, te lo diré fuerte y claro, si quieres tener a tu hija de regreso solo trataremos contigo, nada con Katina entiendes?
-Entiendo, como esta mi hija?
-Llamaremos después.
-Espere, como esa mi hija?!
-No grites Volkova, ella esta bien aun, vuelve a gritarme y ella pagara por eso.
La llamada había sido cortada ya, no fue el tiempo suficiente, después de unos segundos Yulia dejó el teléfono en su lugar.
-Reconoció la voz señorita Volkova?- le pregunto el detective.
-Háblame de tu y llámame por mi nombre por favor... no, estaba algo distorsionada, no se.
-Usted señora Katina?
-Hábleme de tu por favor y llámeme Lena, no, no se parece a nadie que conozco.
-Alguna idea de porque quieren hablar contigo Yulia?- volvió a preguntar el policía.
-No, talvez sea un loco que esta enamorado de mi o de Lena... no se, no se, que hacemos ahora?
-Esperar, llamaran otra vez, estoy seguro que su hija esta bien por ahora.
-Como que por ahora?- pregunto asustada Lena.
-Lena, esta gente no es un secuestrador normal, por como su hija fue creada, por ser hija de ustedes dos es un blanco obsesivo para varias personas, ellos quieren algo, algo muy relacionado con Yulia, no se si que sea, talvez sea dinero o fama, no se... solo nos resta esperar, porque no descansan, por ahora no hay mas que hacer.
Ambas se acostaron en sillones pero no descansaron mucho, al amanecer Anya y Adam llegaron a la mansión a petición del detective el sabía que no llamarían al departamento ahora que el primer contacto se había hecho en la mansión.
En la granja, el secuestrador caminaba tranquilo por los campos de maíz pensando con las manos en su espalda, su nombre era Lacov, alto, fuerte, rubio de ojos grises, de buen porte y bien parecido, hasta hace 4 años había sido un exitoso hombre de negocios, su familia y sus hijos murieron en un accidente aéreo justo el día de navidad cuando iban a reunirse con el a las afueras de Moscú, durante 1 año estuvo perdido entre la depresión y el olvido de sus supuestos amigos, hasta que encontró a la mujer que pensó le salvo la vida y le regreso la fe en algo, esa misteriosa pero inteligente mujer que sabía de todo un poco a la cual solo conocía como “Señora” sabía su nombre real pero nadie la llamaba así, el menos que nadie, a ella le debía su vida, sin ella el estaría muerto, cuando la congregación salió a la luz el fue su brazo derecho, siempre entendía lo que quería decir y haría lo que fuera por ella, morir si fuera necesario.
Cuando ella le planteo la idea de secuestrar a esa niña hija de dos mujeres no lo pensó dos veces, lo haría, lo haría por ella y por la misión divina que ahora estaba seguro que tenía, una niña así no podía seguir contaminando la tierra, lo que sus madres hacían cada noche ya de por si era malo, y ahora que de sus relaciones antinaturales salgan frutos tan podridos como ellas era algo inconcebible, algo que no podía seguir pasando, el, junto con la Señora limpiarían al mundo de toda esa gente.
-Lacov, hijo- dijo una voz que sonaba como música para sus oídos.
-Señora- dijo tomando su mano y besándola- dígame que puedo hacer por usted?
-Quiero tu consejo hijo, vamos adentro.
La granja por fuera se veía una granja normal, sin nada raro, por dentro estaba totalmente acondicionada para funcionar como oficina, las personas del culto dormían en los establos, ya acondicionados también como dormitorios, excepto ella y Lacov, quienes dormían dentro de la casa, al llegar suben al dormitorio de Lacov y cierran la puerta, ella se sienta en la cama y el en una silla cerca de ella.
-Que opinas de la niña?
-Señora, es una criatura sin culpa de su origen, no hablo en todo el camino pero como todo niño es inocente ya que recordemos, de ellos es el reino de los cielos- dijo el rubio.
-Así es, crees que merece lo que pasará con ella?
-No lo merece en si, esas mujeres, las… madres de la niña merecen ser quemadas… ella es solo una niña pero, es fruto con mancha, va mas allá del pecado original.
-Sabes que aun no es hora verdad?- le dijo tomándolo de las manos.
-Lo se Señora… no seré impaciente, Dios me dará paciencia suficiente para esperar, toda hora llega puesto que no hay plazo de no se cumpla.
La mujer sonrió con satisfacción.
-Eres un buen hijo de la congregación, el mejor Lacov, sabía que no me había equivocado contigo- el sonrió- ahora Lacov… empecemos el ritual- dijo levantándose para quitarse la ropa dejando al descubierto su aun hermoso cuerpo, el rubio solo la observaba, después se acostó en la cama- ven…
Lacov se levanto y fue a un lado de la cama, se desnudo de igual manera, la mujer paso la lengua por sus labios al ver ese musculoso y perfecto cuerpo masculino al natural y ansioso de poseerla nuevamente, sonrió.
-Ven- volvió a decirle.
El hombre tomo su lugar encima de ella y empezó a besarle en cuello mientras le tocaba los senos con una mano, las respiraciones de ambos llenaron la habitación.
-Ah Lacov… hazlo, ahora- dijo entre gemidos la mujer.
El rubio en ese momento la penetro fuertemente, ella ahogo un gemido haciendo la cabeza hacia atrás mientras las venas en su cuello se marcaban.
Siguió penetrándola por tiempo indefinido para ambos, los dos disfrutaban del sexo que tenían algunas veces siempre disfrazado de rituales y cosas similares.
-Voy a…- dijo agitado intentando salir de ella.
-No… hazlo así… quiero sentirte- le respondió tomándolo de los glúteos con las manos evitando que se alejara.
-Pero…
-Hazlo.
El siguió con sus movimientos cada vez más frenéticos hasta convulsionarse sudando encima de ella, ella también recuperaba la respiración, Lacov aprovecho para besarla en la boca, muy raras veces podía hacerlo y esta vez ella correspondió, después el se iba a levantar pero ella lo detuvo.
-Quédate así…- le dijo.
El volvió a recargarse en su cuello aun dentro de ella y volvió a besarla, ese iba a ser uno de esos días que el rubio anhelaba, podría poseerla más de una vez, sería uno de esos días como pocos.


Tres horas después ambos salían de la habitación como si nada hubiera pasado, aun con el cabello húmedo del baño recién tomado y una sonrisa de satisfacción.
-Señora, donde esta la niña?
-En mi habitación, no ha querido comer, trata de hablar con ella, se gentil, recuerda aun no es tiempo.
-Entiendo…
Lacov se retiro y fue al cuarto de la mujer, nadie mas podía entrar ahí mas que el, al entrar encuentra a Hanna sentada en la cama donde la dejo el día anterior, asustada aun con la comida intacta, el entra y cierra la puerta tras de el, se acerca hasta la cama y se sienta a un lado de ella, Hanna solo lo ve y se aleja con poco.
-Hola Hanna- dice sonriendo, la pelirrojita lo observa pero no habla- no quieres comer? Se que tienes hambre, anda come algo- dice tomando comida del plato y acercándolo a la boca de Hanna, ella se voltea sin probar bocado.
El rubio la observa y después sonríe.
-Mira Hanna comeré yo y después tu si? Será un juego- el come algo de la comida fría y la traga- ahora sigues tu, esta deliciosa.
Hanna ve la comida y se decide a comer un poco, tiene hambre y miedo, después de eso se voltea y no vuelve a hacerle caso.
-Esta bien, dejare la comida aquí para cuando quieras comer…- dice alejándose de ella- niña del demonio… - dice entre dientes y sale cerrando con llave.


*****
Lena y Yulia estaban sentadas en la sala, una al lado de la otra, el padre de la morena y la mama de la pelirroja estaban en otra sección de la casa, a petición del detective los padres de las chicas estarían lejos de ellas para no intervenir con el proceso de negociación, podían entrar y salir libremente a ambas secciones pero si no había necesidad de hablar o verse no tendrían contacto, Lena estaba viendo al jardín de la casa, se levantó y cruzo la sala yendo a la enorme ventana, se recargo en el marco, veía a las ardillas correr y juguetear felices entre los árboles y el pasto, recordó como a Hanna le gustaba correr por ahí detrás de las ardillas, suspiró dolorosamente cuando sintió como unos brazos rodeaban su cintura y un cuerpo se pegaba a su espalda.
-La vamos a encontrar Lena…- le dijo al oído
La pelirroja dio media vuelta y quedo de frente a Yulia poniendo los brazos en su cuello.
-Eso espero Yulia- dijo para después acariciarle la mejilla-… tus ojos… Yulia…- los ojos verdes se llenaron de lágrimas, desde que Hanna fue secuestrada Lena evitaba ver los ojos de Yulia, eran idénticos a los de su hija, siempre lloraba al ver las pupilas azules de la morena.
-Lena…-Yulia bajo la mirada, la pelirroja la tomo de la barbilla y la besó, a Lena ya no le importaba besarla frente a los policías, algunas veces solo quería sentirla cerca, saber que no estaba sola en todo eso.
El teléfono sonó haciendo que ambas chicas se separan al instante y Yulia corriera cruzando la sala de regreso contestando.
-Si?- dijo Yulia ansiosa.
-Volkova, llamaremos en dos días para darte nuevas instrucciones - dijo la misma voz distorsionada.
-Como esta mi hija?
-En dos días Volkova.
La llamada se cortó y Yulia colgó el teléfono dando una patada al sofá llena de frustración.
-Esto es demasiado!- dijo Yulia a nadie en particular, salió de la sala dando un portazo bajo la mirada de los demás mientras se dirigía al jardín y caminaba entre los árboles llorando, se sentó recargada en un árbol frente al pequeño lago que la propiedad tenía sintiendo el aire fresco en la cara, respiro profundamente, vio los tenues rayos del sol reflejados en el agua y saco su celular del pantalón y marcó un número.
-Si?- dijo la voz masculina que tenia tanto sin escuchar.
-Nico, soy yo… necesito su ayuda, sigues con los muchachos?
-Si, Yulia te vimos en la televisión, es verdad todo eso? Es…
-Nico, los necesito, necesito su ayuda, no puedo hablar mucho por teléfono, podrían venir aquí?
-Claro, mañana salimos para Moscú.
-No podría ser ahora? Necesitan dinero?- dijo la morena con la voz quebrada.
-No, estas bien?
-Vengan pronto por favor, a la casa de mi padre, los esperare.
-Llegamos en 4 horas no te preocupes, adiós.
La llamada se cortó y Yulia se quedo sentada tratando de tranquilizarse, si la situación no avanzaba por las buenas y apegada a la ley, lo haría por las malas.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:15

Mientras en la casa Lena tomaba café mientras hablaba con el detective, estaba preocupada por la seguridad de Hanna, no se había avisado a los medios porque no querían que la gente empezara a dar pistas falsas pensando que les darían dinero por ello, todo se manejo en el absoluto silencio, nadie que estuviera en la casa podía hablar de eso con nadie, hasta al servicio se le prohibió ir a la sala hasta nuevo aviso, no sabían bien que pasaba pero tenían una idea al ver de lejos los cambios de animo de “la novia de la señorita Yulia” y de la misma morena, quien siempre estaba tensa tratando de aparentar calma, además de que la hija de ambas no estaba nunca en la casa.
La mujer veía fijamente a Hanna mientras la pequeña la veía a ella, no había hablado desde que llego a la granja.
-Hanna, eres tan diferente a tu madre… talvez ni siquiera seas su hija… pero esos ojos, la pelirroja tiene ojos de otro color, no hay duda…
Hanna volteo hacia otro lado, ya había comido y se sentía mejor, cada vez sentía menos miedo ya que no le hacían nada malo, no le gustaba estar sola pero al menos no le hacían nada malo.
-Tienes hambre?-le pregunto la mujer.
-Si- dijo la niña tímidamente.
-Quieres sopa?
-Si por favor.
La mujer sonrió y le dio la sopa que estaba lista en la charola, Hanna tímidamente comió, las cosas iban mejorando poco a poco.
-Señora?- dijo Lacov desde afuera del cuarto.
-Si? Entra
El rubio entro al cuarto.
-Señora, si gusta yo puedo quedarme con ella, usted debe estar cansada.
-No es necesario Lacov, me quedare con ella, ya esta todo listo?
-Aun no
-Entonces ve a supervisar todo, necesito que no haya errores, a nadie mas puedo confiarle esa tarea tan importante, ve, yo estaré aquí.
-Muy bien señora- dijo retirándose.
-Estamos solas Hanna, cuéntame de tu mama- dijo la mujer limpiándole la boca.
-Mi mamá es muy buena y muy bonita…
-Si y tu otra mama?- dijo sonriendo.
-Mi mami es muy fuerte, nos cuida mucho a mama y a mi.
-Aja… y tu… mami quiere a tu mama?
-Si, ella la ama y me ama a mí también.
-Bueno… quieres un chocolate Hanna?
-Si…
Hanna después el chocolate, ya mas en confianza se durmió en la cama, la mujer aprovecho para salir.
-Lacov, veo que has hecho todo muy bien- le dijo de pie a su lado.
-Señora, todo sea por usted y la congregación.
La mujer sonrió satisfecha.

******
Yulia esperaba en la puerta de la mansión a los chicos, sabía que podría buscarse problemas pero no le importaba, un auto azul oscuro se acerco y unos metros antes de la puerta ellos bajaron, Yulia ordeno abrir la puerta y hacerlos pasar al jardín.
-Chicos!- dijo ella unos metros dentro de la casa.
-Yulia!-dijeron ellos, se saludaron, abrazaron y fueron al lago a hablar.
- Tu casa es enorme, de haber sabido habría metido el auto- dijo Nico.
-Lo se… bueno, hemos llegado- dijo sentándose en el pasto, ellos la imitaron- como saben tengo una hija ahora- dijo la morena sin rodeos.
-Si, lo sabemos, Yulia esa chica, tu esposa es la misma chica que…
-…Si, es ella… es una larga historia, el punto es que ahora la amo al igual que a mi hija, ella no debe saber nada de que están aquí, por eso estamos en esta parte de la casa ahora.
-Que quieres que hagamos?- pregunto Nico, el siempre hablaba, era el jefe, el mas fuerte e inteligente de todos, el que se llevaba mejor con Yulia.
-Alguien secuestro a mi hija, no se si es por dinero, fama o no se, quiero que la busquen, yo se que conocen gente que sabe de eso… quiero que me ayuden por favor.
-Y cuando sepamos donde está…?
-La buscaremos… son mi única esperanza, por favor…- dijo Yulia bajando la mirada.
-Tu nos ayudaste cuando nadie quiso hacerlo, te lo debemos, además somos amigos, danos 12 horas, volveremos aquí al amanecer y te diremos donde esta tu hija… como se llama?
-Hanna, mi hija se llama Hanna- dijo sonriendo.
-Te ayudaremos a encontrar a Hanna.
Yulia se levanto y empezó a caminar, llegaron hasta el jardín principal y siguieron su camino fuera de la casa.
-Chicos, los veo diferentes, aparte de estar mas musculosos claro- dijo tocando los brazos y el abdomen de uno de ellos.
-Bueno, solo digamos el tratamiento esta dando muy bueno resultados- dijo sonriendo Andre
-Ah en verdad?- dijo Yulia riendo.
-Si!
-Felicidades chicos! Realmente merecían estar bien totalmente… tiene novia?
-Claro, debemos usar la nueva adquisición- dijo Nico.
Yulia rió y golpeo en el brazo al fornido hombre.
-Auch! Eres fuerte, no golpeas como niña.
-Ah calla, nunca fui tan fuerte como ustedes… te quejas como niña.
-Hablando de eso, de tu nariz…- dijo Andre
-Fue de lo mismo… pero no me duele ya.
-Yulia, te prometo, al que te hizo esto le romperé la nariz.
-Ah que caballeroso- dijo Yulia y todos rieron, siguieron caminando hasta la salida, antes de cruzar la reja Yulia volvió y ellos salieron solos.
Lena estaba en la habitación de Yulia, daba vueltas en el enorme espacio, vio a Yulia por la ventana del piso de abajo salir del jardín con 4 hombres, reconoció a dos de ellos, al que le tapo la boca y el que le agarró las muñecas cuando Yulia la violó, como era posible que estuviera con ellos ahora? Riendo por el jardín y bromeando como si no pasara nada, la pelirroja estaba muy enojada, aun no superaba lo sucedido con Yulia, solo que por el secuestro de su hija no había tenido tiempo de pensar en eso…
-Lena? Estas aquí?- pregunto la morena desde la puerta.
La pelirroja se quedo de pie al escucharla pero no contestó, Yulia vio su silueta desde la puerta y entro cerrando la puerta con seguro, algo pasaba con ella.
-Lena, que pasa? Me dijeron que estabas aquí.
-Quienes son ellos?
-Son amigos míos, no ayudaran a…
-Ya se quienes son… como dejaste que te arrebataran a Hanna de las manos?- dijo enojada sin levantar la voz.
-Que?
-Como dejaste que te la quitaran!?
-De que hablas? Crees que lo hice a propósito??- preguntó exaltada Yulia.
-Hablo de que es una casualidad que no te hayas podido defender… me violaste, me golpeaste, me embarazaste y no pudiste salvar a tu hija… ah ya se, te faltaban tus amiguitos no?
-Lena eso fue diferente, yo nunca lastimaría a mi hija…
-Cállate! Todo esto es culpa tuya!
-De que hablas, yo he estado aquí contigo, tragándome mi propio dolor, llorando donde no me veas para apoyarte, para no dejarte sola… como diablos puedo tener la culpa de esto? Dime como!
-Si no me hubieras violado nada de esto estaría pasando, ellos quieren hablar solo contigo, todo esta ligado a ti! Todo! Todo es tu culpa y si mi hija resulta dañada por tus estupideces juro que te matare entiendes? Te matare!!
Yulia empezaba a enojarse demasiado, sus manos temblaban, como era posible que Lena la acusara de haberse dejado robar a su propia hija.
-Deja de decir tonterías… respira- le dijo controlándose ella misma, se acercó e intentó tomar a Lena de las manos, al momento de estar cerca la pelirroja la abofeteo y la empujo, Yulia volteo a ver a Lena y la empujo también, la pelirroja que ya esperaba esto solo dio un paso atrás, de otra forma hubiera caído al suelo.
-Que harás ahora? Golpearme? Así como me trataste a mi aquella noche así debiste hacerlo con ellos!
-Lena basta! Basta por favor!
-Que harás si no me detengo eh? Golpearme de nuevo- dijo empujándola- te llevaste todo de mi- empujándola- te llevaste mi inocencia-empujándola- mi virginidad-empajándola.
-Lena basta…
-Eres la causante de mis temores y ahora de que este a punto de un colapso nervioso!- la abofeteo una vez mas y la empujo nuevamente, la mejilla de Yulia estaba enrojecida y de la comisura del labio salía un poco de sangre, la morena paso su dedo por el y después lo dejo en el aire viéndolo incrédula.
-Que pasa Yulia? te asusta la sangre? Sabes como me sentí ese día? Mientras me golpeabas y me mordías? Sabes que se siente el sabor de tu propia sangre en la boca mientras sienten que te parten a la mitad? Lo sabes??
Yulia quitó la vista del dedo y volteó a ver a Lena.
-Que quieres hacer Lena? Hacerme sentir mal? Que me arrepienta de lo que hice? Ya lo hago!! No solo tu sufres por esto, Hanna es mi hija también!
Lena tenia los puños cerrados y la mandíbula apretada, su respiración era agitada, Yulia trato de relajarse, si las cosas seguían así no llegarían a nada bueno.
-Esta bien Lena, quieres golpearme? Hazlo, golpéame, desquita tu odio si eso va hacer que dejes de actuar como una idiota y busques a Hanna, hazlo.
Lena solo la veía fríamente, camino pasando por un lado de Yulia en dirección a la puerta pero Yulia la tomo de la cintura y la acerco hacia ella aprisionándola con sus brazos.
-Déjame!
-Lena, sabes porque no puedes superarlo? Porque me amas, me amas a pesar de todo, me amas a pesar de eso, me amas tanto como me odiaste esa vez- Yulia la presionó mas hacia su cuerpo- y odias no poder hacer nada con ese amor aunque quieras.
-Déjame- volvió a decirle tratando de soltarse.
Yulia la llevo de esa manera de espaldas hasta la cama y la aventó ahí poniéndose inmediatamente sobre Lena, la pelirroja forcejeo un poco y Yulia tomo sus muñecas y las puso sobre la cama encima de su cabeza.
-Dime que ahora tienes miedo, lo tienes? Temes que te lastime? Dime! Tienes miedo?- le dijo Yulia apretándole las muñecas- podría lastimarte ahora si quisiera, lo sabes... tienes miedo?
-No- dijo llena de seguridad
-Porque?
-No lo se
-Lo sabes Lena, dime porque.
-Se que no me lastimarás, me amas demasiado para hacerme daño... no puedes amar algo que no conoces, esa noche no sabías nada de mi ni yo de ti, fuiste una estúpida y te odie...
Yulia soltó las muñecas de Lena, la pelirroja la quito encima de ella y se levanto dejándola acostada en la cama.
-Y te perdone sin conocerte en el momento en que decidí tener a Hanna, te olvide al solo verla como mi hija, desde ese día fuiste un mal recuerdo para mi, y me enamore de la Yulia que conozco ahora... te odio, odio a la Yulia que me lastimo, pero amo a la Yulia real.
La morena veía fijamente a Lena después desvió la mirada.
-Pero sabes?- la morena volvió sus ojos a Lena quien estaba a unos paso de la cama- no puedo perdonarte, no aun.
Yulia frunció en ceño mientras veía a Lena ir a la cama, la pelirroja se subió encima de la morena y empezó a morderle y lamerle el cuello.
-Aah! Lena!- dijo con dolor Yulia.
-Cállate! Aun no te hago nada pero... voy a darte una razón para que grites-
mordiéndola mas fuerte aun, después se sentó en su abdomen y a base de tirones le quito la ropa rompiéndola, Lena vio los pequeños pero deliciosos senos de Yulia, tomo uno con una mano apretándolo mientras que mordía el otro.
-Ah!- se quejo Yulia, Lena ignoro el quejido y bajo un poco mordiendo el abdomen y la cintura, la pelirroja se alejo viendo las marcas de sus propios dientes en la piel de Yulia, después despojó a la morena del pantalón y las bragas, se colocó frente a una Yulia confundida por la actitud de Lena que no entendía muy bien lo que pasaba, Lena abrió las piernas de la morena de golpe y la penetro totalmente con los dedos.
-AAH!- grito con dolor tomando las sabanas con las manos, la pelirroja empezó a entrar y salir de ella viendo como su cara cambiaba poco a poco esa mueca de dolor por una de relajación y sentía como sus dedos se mojaban poco a poco, Lena retiro la mano y se acerco a Yulia pasando los dedos húmedos por los labios de la morena, Yulia apenas pudo reaccionar cuando Lena ya la estaba besando de modo desesperado, mordiéndola hasta su sabor y el sabor a sangre se unieron.
Lena se separó de la morena y sola se quito la ropa jalándola en algunas partes, ya desnuda empezó a hacer fricción, ambas podían sentir la humedad de la otra.
-Lena...- dijo entre gemido y grito.
La pelirroja no dijo nada solo siguió moviendo la cadera haciendo mas presión.
-Lena... espera- dijo queriendo quitar a Lena, pero la pelirroja no se alejó- Lena... aaah!... Lena espera!- dijo quitándose ella- espera... no quiero embarazarte- dijo muy agitada.
La pelirroja hincada en la cama tomo los tobillos de Yulia y la acercó hacía ella, después acerco sus labios a la entrepierna de Yulia y empezó a lamer y mordisquear, Yulia volvía a gemir esta vez libremente, ya no había peligro de embarazo, Lena seguía lamiendo y penetrando con la lengua la vagina húmeda de la pelinegra, sus muslos se tensaron y Lena recibió humedad extra en los labios al tiempo que Yulia tomaba su cabeza y su cabello y la acercaba mas a su entrepierna, la morena gimió casi en un grito y su espalda se arqueó de tal manera que casi dolió.
Lena se retiró cuando los espasmos terminaron y se hincó entre las piernas que aun temblaban de Yulia, la morena abrió los ojos y la vio frente a ella, con los labios y parte de la barbilla húmeda, la chica de los rizos rojos paso la lengua por sus labios y después se acomodo con una pierna de Yulia entre sus piernas y empezó a friccionar de nuevo, no paso mucho cuando Yulia sintió la humedad de la pelirroja en su muslo, la tomo de las caderas ayudando a tener mas contacto con ella, Lena se acerco a besarla, mientras la pelirroja seguía con su tarea hasta que gimiendo ruidosamente y mordiendo el cuello de Yulia tuvo un orgasmo.
Después cayó agotada sobre el cuerpo de Yulia.
-Te amo Lena- le dijo abrazándola.
-Te amo Yulia- respondió la pelirroja abrazando lo que podía del cuerpo ahora adolorido y marcado por sus dientes.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:15

En la parte de abajo de la casa nadie escucho lo que acaba de pasar en la habitación de Yulia, la casa era suficientemente grande para aislar casi totalmente los ruidos en las habitaciones, todos pensaban que dormían y no las molestaron ya que los secuestradores llamarían hasta dentro de 2 días.
Ambas chicas se habían dormido en esa posición, la primera en despertar fue Yulia, siguió abrazando a Lena, no sabía bien que hora era, volteo hacia el reloj de la mesa de noche, eran las 4.30 a.m. los chicos no tardaban en volver, como pudo quito a Lena de su cuerpo y la dejo en la cama, ya de pie volteo a ver el cuerpo desnudo de la pelirroja que ahora dormía placidamente en su cama, se acercó y le beso la frente cubriéndola con una manta, después fue al baño de su recámara y se vio al espejo, sin saberlo hizo lo mismo que hizo Lena dos años antes, vio las marcas en su cuello, las tocó con el dedo y un dolor punzante le recorrió la marca, dejo de tocar en ese momento y estudió su cuerpo mas detalladamente, tomó un rápido baño y se vistió con una blusa de manga larga y cuello alto, cubría casi todas las marcas, después escribió una nota y la dejó en la cama, beso a Lena en los labios y salió de la habitación sin hacer ruido.
Al bajar dada la hora todos dormían, ni la gente del servicio estaba despierta, solo se veía las luz de la sala donde estaba la policía, al parecer ellos nunca dormían, salió sin hacer ruido y rodeo la enorme mansión y llego hasta la puerta, le dijo a los guardias que iba a comprar algo y siendo prácticamente la dueña de la casa no preguntaron nada, a media cuadra estaban los chicos en el auto, al verla uno de ellos baja dejándole el asiento del copiloto al lado de Nico.
-Vaya, hasta que llegas- le dijo enciendo el auto.
-Solo llegué 5 minutos tarde- dijo la morena cerrando la puerta- tienen todo?
-Sabemos donde esta tu hija, esta lejos, si nos damos prisa talvez lleguemos al anochecer- le dijo empezando a manejar en dirección a las fueras de la ciudad.

*****
Lena despierta al escuchar su nombre a lo lejos, abre lo ojos y se sienta en la cama, ve a Adam de pie a un lado de ella, voltea a verse y se cubre los senos con la manta.
-Lena donde esta Yulia?- pregunta serio.
-Aquí en la casa o en la propiedad, no se, porque?- pregunta bajando de la cama buscando su ropa.
-Vístete.
La pelirroja asiente y se viste dándole la espalda a su amigo quien también se da la vuelta mas por respeto que por otra cosa.
-Que pasa Adam?- dice ya con ropa sentándose en la cama y encendiendo la luz de la lámpara, al sentarse lo hace encima de un papel, se levanta y lo toma.
-No encuentro a Yulia- dijo el americano sentado a su lado- pensé que estaba contigo, por eso vine, el detective quiere hablar con ambas… Lena?
La pelirroja estaba con la vista clavada en el papel.
-Lena?
-Dios mío…- dijo dándole el papel y topándose la boca con la mano.
-Que es esto?- dijo empezando a leer- dios… debemos ir con el detective, vamos Lena!- dijo tomándole la mano y sacándola casi a la fuerza.
Ambos bajaron corriendo y llegaron hasta la sala donde hablaban todos los policías entre ellos.
-Buenos días Lena, donde esta Yulia?- preguntó el detective
Adam solo extendió la mano y le dio el papel.
-“Lena, sé donde esta nuestra hija, iré por ella, te amo”- leyó en voz alta el detective, quedándose serio unos segundos, después dio media vuelta para hablar con sus hombres- tenemos aquí un código verde, apliquen el sistema D4, ahora!
Todos los hombre empezaron a moverse y salir de la casa, el detective volteó de nuevo con Lena.
-Les mande hablar porque ya sabemos donde esta tu hija, no se como Yulia lo supo antes pero el caso es que debemos ir allá, te quedarás aquí con el señor Jonson y los demás, dejare a cargo a 3 agentes, por medio de ellos sabrás que pasa.
-Pero…
-No iras, déjame hacer mi trabajo- dijo para dar media vuelta y salir con los últimos agentes, la pelirroja se quedo abrazando a Adam mientras los demás venían bajando las escaleras preguntando que pasaba.
-Lacov, esta todo listo?
-Falta un detalle señora, en el momento que usted comience todo estará listo.
-Entiendo, iniciamos hoy, antes del anochecer.
-Señora, no se le pedirá nada a esa mujer, madre de la niña?
-No, las llamadas solo fueron para seguir el protocolo del secuestrador, mientras ellos buscan siguiendo esos pasos, nosotros habremos acabo con esa mancha en la historia y cuando sepan que pasa, nosotros ya estaremos lejos de aquí, sin rastro alguno mas que el cadáver de esa niña.
-Entiendo, iré a verla.
-No te molestes Lacov, iré yo, te tiene algo de miedo y recuerda que hasta el antes de que caiga la noche debe estar bien, yo la alimentare hoy.
-Si señora- el rubio se retiro y la mujer subió hasta su habitación donde Hanna estuvo todos esos días.
La comunidad como se hacían llamar era una especie de secta liderada por La Señora como todos la llamaban y por Lacov en segundo lugar, sobrevivían a base de fraudes y robos bancarios a gran escala que Lacov sabía como hacer de su historial como ejecutivo, siempre robaba a personas o empresas que pensaba se lo merecía, como industrias tabacaleras, gente que vendía drogas y cosas similares.
Reclutaban gente de bajo perfil agresivo con tendencia a la compulsión, no tardaban mucho en convencerlos ayudándoles a resolver algún problema, una vez dentro, cambian su alimentación con la leyenda de “respetamos nuestra vida, no comemos carne muerta”, poco a poco empezaban a comer verduras y frutas con algún suplemento algunos días, sin las proteínas de la carne eran ganado fácil de controlar, la comunidad constaba de 40 individuos, de los cuales solo uno, su representante habla con Lacov de algún problema y el le da solución mas tardar en 24 horas, estaba enterado de todo lo que pasaba en la granja, el le daba soluciones a todo, a menos que fuera algo muy grave o importante se lo comunicaba a la mujer, quien le decía que hacer, entre los hombres y mujeres mantenían la granja en buen estado y sembraban y cultivaban todo lo que ellos mismos comían, todo funcionaba bien en el lugar, a pesar de todo eran bien tratados y no tenían queja de nada, al igual que Lacov, seguían de una manera ciega y enfermiza a la mujer y al igual que Lacov harían lo que fuera por ella.
-Hanna- dijo la mujer.
La pequeña levanto la vista y sonrió al verla, dejo de tenerle miedo y ya no se sentía mal de estar ahí sola, la mujer le dio crayolas y hojas en blanco y Hanna se la pasaba dibujando y pintando.
-Hola- le dijo Hanna- te hice esto- le dijo dándole un dibujo.
-Ah… gracias- dijo tomando el dibujo, lo no entendió bien pero no se esperaba eso y la saco de balance- sabes? Hoy haremos algo, tenemos planeado algo pero, estoy dudando, tu no tienes la culpa de nada, eres una niña adorable- dijo acariciándole la mejilla- y tus ojos…
La pequeña frunció el ceño y después sonrió.
-Si no quieres hacerlo no lo hagas- después de eso volvió a sus dibujos.
La mujer se levanto de la cama y fue a la suya, se recostó a pensar, la decisión estaba tomada, ya no podía hacer nada, pasaría lo que estaba planeado como estaba planeado.

******
-Falta mucho?
-Si! Pareces niña, ya te dije que si, deja de preguntar!- le dijo Nico exasperado.
-Calla! Mi hija es una niña y nunca pregunta eso- le dijo Yulia.
-Toma su ejemplo entonces.
Yulia frunció el ceño y solo se cruzo de brazos con la vista al frente, todos los hombres rieron a carcajadas.
-Ah cállense!- dijo enojada, volvieron a reír aun mas fuerte contagiando a Yulia quien olvido que estaba molesta- …falta mucho?
-Yulia!
Ahora ella reía a carcajadas.

****
Lena había explicado todo a los demás, Oleg se había puesto histérico y exigía a la policía que trajeran a su hija, Lena tuvo que hablar con el y convencerlo de que todo estaría bien, amenazó con despedir a los de seguridad, después de horas se tranquilizo y se tomo unas pastillas que Ana le dio, después Inesa, Anya y Adam estaban con Lena, la madre de Lena no podía creer el valor que tenia Yulia para ir sola, debía amar demasiado a Lena y Hanna, ahora solo rezaba para que nada malo les pasara, sabía que su hija no resistiría perderlas a ambas.
-Lena…-llamo Inesa a la pelirroja.
-Mamá, esto va de mal en peor… mi hija… Yulia, si algo les pasa…
-No digas eso, nada les pasara, trata de tranquilizarte- le dijo abrazándola, Oleg estaba literalmente drogado en la habitación, Ana, Anya y Adam estaba a un lado de la pareja, tratando de darle ánimo a la pelirroja, mientras los oficiales hacían su trabajo un poco lejos de ellos, en cuanto supieran algo les informarían al momento, fuera bueno o malo.
Las horas pasaban lento pero no se detenían, faltaba poco para el anochecer, Lena ahora realmente estaba a punto de una crisis nerviosa.

*****
-No vayas tan rápido! Nos detendrá la policía- le dijo Nico ahora en el asiento del copiloto.
-No pasará nada, ahora vas en un auto del gobierno, nadie nos detendrá- le dijo la morena yendo aun más rápido.
-Se que eres egocéntrica pero el hecho de que manejes tu no hace de mi auto un auto del gobierno.
-Pegué un stiker en el vidrio cuando cambiamos lugares, dime por donde.
Yulia siguió conduciendo sin contratiempos hasta llegar cerca de una granja, se detuvo, ya había apagado las luces del auto para evitar ser descubiertos.
-Aquí es?- pregunto ansiosa.
-Si, no sabemos donde exactamente pero aquí es, debemos hacer esto bien, no podemos ir solo así, no sabemos que clase de gente haya.
-Ok, ok, dime cual es el plan.
-Bien, el plan es este, escucha con atención…

******
-Señora, es hora, debemos comenzar con todo- le dijo Lacov.
-…Lo se hijo, iré por la niña, lleva a todos los hermanos al granero.
-Si señora- el hombre salió mientras ella se quedaba pensativa, necesitaba hacer esto realmente? Tenia que hacerlo? A fin de cuentas era solo una niña, inocente, sin pecado realmente más que el de su propio origen del cual tampoco tenía culpa… entro al cuarto y la vio dormida en la cama, se acercó a ella sin hacer ruido, la veía tan indefensa, talvez si viviera llegaría a ser alguien importante, la pequeña era inteligente, pero… siempre había un pero, su misión divina, tenía que cumplirse todo al pie de la letra.
Desvió la mirada del cuerpecito que descansaba tranquilo y a su lado encontró el dibujo que Hanna le había hecho antes… suspiró y aun sin estar tan convencida vistió la túnica blanca y tomo a la niña sin despertarla, la llevó al granero y la puso en una mesa y la ató, la niña despertó no entendía que pasaba pero tampoco se asustó.
-Hermanos- dijo hablándole a los seguidores, estaban todos ahí- nuestra comunidad se ha identificado entre otras por seguir a Dios siempre en sus enseñanzas, hoy, estamos aquí para liberar a esa criatura de la mancha que de otra manera la perseguiría el resto de sus días- volteó a ver a Hanna, quien la veía atentamente- nosotros tenemos una misión, y cada uno de nosotros forma parte de ella, esta niña… Hanna es… es algo que siguiendo las leyes divinas no debe estar aquí ni ahora ni nunca, el hermano Lavoc nos hablara de las sagradas escrituras y los dirá que dice la palabra respecto esto, hermano- dijo cediéndole su lugar al frente del grupo, el rubio se acerco y empezó a hablar y recitar versículos de la Biblia.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:16

Yulia y los chicos tenían 10 minutos en la granja, no batallaron mucho para dar con el lugar, era el único iluminado, escuchaban gente rezando y la voz segura de un hombre hablando incansablemente, no había forma de entrar sin ser vistos y desde donde estaban no veían a su hija pero el saber que estaba en manos de fanáticos religiosos la hacía tener miedo, mucho miedo.
La morena pensaba como entrar mientras 2 de los muchachos habían ido a revisar los demás edificios, si la niña estaba ahí la sacarían y se irían sin hacer más por el momento, Yulia esperaba que la trajeran pero no fue así, 15 minutos después volvieron con las manos vacías, su hija estaba dentro del granero, con toda esa multitud.
Escuchan ruido detrás de ellos y voltean asustados.
-Detective? Que haces aquí??- dijo Yulia asustada.
-No hay tiempo Yulia, sal de la propiedad y vuelve al auto, no es lugar para ti-le dijo el detective sacando un arma.
-Que haces? Guarda eso, mi hija esta ahí dentro!
-Déjame hacer mi trabajo, vuelve al auto Volkova, y llévate a tus amigos contigo.
Yulia frunció el ceño volteó al granero, vio francotiradores en el techo y en el techo de los otros edificios, dio media vuelta y se alejo, los chicos la siguieron.
-Nos vamos?- dijo Andre
-No, solo quiero que deje de vigilarme y se ocupe del rescate de Hanna- dijo sin detenerse.

Cuando estuvieron lo suficientemente lejos y el detective coordino todo, Yulia volvió, el lugar estaba vacío, el detective y sus hombres ya se habían ido.
-Bien chicos, seguimos con el plan, traen armas?
-Si- dijo Nico sacando una pistola de la espalda.
-Porque siempre traen armas prohibidas?... bueno no importa, seguimos con el plan, cuando la policía entre al granero y el caos se desate entraremos nosotros, traten de no disparar a menos que sea necesario y si tienen que hacerlo traten de no matar a nadie por favor… lo digo en serio, traten de no matar a nadie a menos que no haya otra solución ok?
-Ok- dijeron todos al mismo tiempo.
-Bien, solo nos resta esperar- dijo con la vista en el granero.

*****
Mientras en la mansión Volkov.
-Señora Katina- dijo un oficial.
-Si?
-El detective al llegado al lugar, todo bien hasta ahora.
-…Gracias- dijo Lena con una presión en el pecho, el oficial se retiro y siguió hablando con los otros policías, Oleg venía bajando las escaleras, Adam le dio café y solo se sentó a esperar después de la noticia.

*****
Yulia veía a los francotiradores moverse y tomar sus posiciones, su misión según escuchó era disparar a la gente que pudiera tener armas, esperaba que no la confundieran con alguno de los de dentro y le dispararan, pero no estaba segura, momentos después ve a los oficiales cerca de la puerta con las armas en la mano.
-Ok, chicos, prepárense.

****
-Y así es como esta niña debe ser entregada a dios… señora- dice dando el lugar al frente, la mujer duda un poco y al final se pone al frente.
-Gracias Lacov…
Hanna seguía viendo a la mujer, ella se acerco y le beso la frente.
-Lo siento- le dijo en un susurro, después se levantó y tomo un cuchillo que Lacov le ofrecía, y lo levanto apuntando al corazón de Hanna- ahora, en este día nos llenaremos de gloria- le dijo a la multitud- este día… acabaremos con una de las peores cosas que la humanidad ha hecho, terminaremos con la fruta podrida de dos árboles podridos- dijo viendo a Hanna, ahora la niña tenia miedo, se le notaba en los ojos, la mujer la veía, después, empuño con mas fuerza el cuchillo y se lleno de valor, la gente esperaba atenta sus movimientos, en eso un ruido proveniente de la puerta los hace voltear, todos ven gente con chalecos antibalas correr hacia ellos.
-Lavoc!- dice la mujer sin bajar las manos.
-Hazlo- le dice el rubio viendo que ella seguía sin apuñalar a la niña.
La mujer vuelve a tomar impulso y un disparo suena en el lugar haciendo que todos griten y salgan corriendo, la mujer se tambalea soltando el cuchillo tomándose el pecho con la mano, voltea al caos de gente y ve a la morena correr evadiendo personas asustadas.
-Yulia…- dice mientras Lacov la toma de la cintura evitando que caiga.
-Que?-pregunta el rubio mientras la deja en el suelo- que dices?
-Yulia… Volkova…Volkova… esta aquí.
Lacov levanta la vista y vio a la morena corriendo hacia ellos, el se levantó y tomo el cuchillo y lo levanto en el aire.
-Espera…- le dice la mujer tomándolo de la pierna.
Tengo que hacerlo- dice mientras voltea a verla- tengo que hacerlo- y deja caer el cuchillo sin dejar de verla, el sintió como la fina hoja entraba en la piel, sonrió triunfante pero Hanna seguía llorando asustada después del balazo, volteo a ver su obra y encontró a la morena encima de Hanna, la apuñalo a ella, Yulia protegió a su hija con su cuerpo sabiendo las claras intenciones del hombre no alcanzo a desatarla y solo se puso encima de ella.
El hombre desconcertado soltó el cuchillo enterrado casi totalmente en la espalda de Yulia, entrecerró los ojos y apretó los puños con furia, tomo el cuchillo y lo sacó sin miramientos de la espalda de la morena haciéndola sangrar, la morena sintió como eso que había entrado en su espalda cortándole parte de la respiración ahora salía cortando mas cosas en su interior, cerro los ojos pero no gritó, Hanna al verla dejo de llorar pero no hablaba.
-Si no mato a tu engendro, te mataré a ti- le dijo el rubio tomando impulso de nuevo, Yulia no lo vio pero sabía que pasaría, trato de tomar aire pero el respirar se le hacía cada vez mas difícil.
Cuando Lacov estaba por apuñarla de nuevo otro balazo volvió a escucharse haciéndolo caer, el granero ahora casi vacío volvió a llenarse de gritos de miedo e histeria de los pocos que quedaban viendo todo, el rubio callo a un lado de la mujer, quien estaba muriendo.
-Lacov…- dijo trabajosamente.
-Te falle- le dijo agonizando también.
-Eres el… mejor.
-Te amo.
Ella sonrió y después sus ojos se quedaron fijos hacia nada en especial, solo se escuchaba la respiración cada vez mas lenta.
Andre llegaba corriendo guardando la pistola en el cinturón, de una patada movió a Lacov y fue hasta donde estaba Yulia, tenia la ropa empapada con sangre, se ponía cada vez mas pálida y empezaba a perder fuerza.
-Yulia- le dijo sin tocara.
-Andre… tienes una… navaja?
-Si, ten-dijo dándosela sin preguntar más.
Yulia la tomó y empezó a cortar las ataduras de su hija.
-Hola cariño-dijo sonriendo a su hija mientras mas manos le temblaban.
-Mami, tengo miedo.
-No te preocupes… ya estoy aquí- dijo mientras la liberaba totalmente y la pequeña la abrazaba, Yulia como pudo se enderezo y beso la cabeza de su hija- te hicieron… algo Hanna?
-No mami.
-Bien, mira… el es el tío Andre…te llevará a casa con… tu mamá…-dijo Yulia batallando mas para respirar.
-Vendrás tu conmigo?- pregunto mientras aceptaba los brazos de Andre.
-No por ahora cariño… debo hacer algo… antes.
-No demores mami-dijo acercándose a besarla.
-No hija… Andre… llévala con el… detective… corre.
Andre asintió y salió corriendo con la niña tratando de distraerla para que no viera a Yulia, la morena al ver salir a su amigo con su hija en brazos cayó de rodillas y después totalmente al suelo, quedando enfrente de la mujer.
-Yulia…- dijo apenas en un susurro, la morena volvió los ojos azules hacia ella y la observó.
-…Larisa?
-Yulia… hija…
Larisa no alcanzó a decir mas, los paramédicos estaban llegando junto con la policía, la morena escuchaba más lejos cada vez las cosas, después no escucho nada más.
-Señora Katina.
-Si oficial?- dijo esperanzada, habían pasado horas desde la primera y ultima llamada del detective, esperaba buenas noticias.
-Señora, su hija ha sido rescatada con éxito, esta sana, la llevan al doctor solo para chequeo general.
Lena abrazo a su madre muy contenta por la noticia.
-Podrían llevarla al hospital privado de Moscú?- pregunto Ana.
-Señora?- dijo el oficial esperando la autorización de Lena.
-Si, si llévenla ahí, ella es su doctora…
El policía levanto una mano en señal de silencio y puso atención a lo que le decían en el pequeño audífono parecido a un apuntador, la cara del hombre cambió.
-Que paso con mi esposa?- preguntó Lena siguiendo su instinto.
-Señora, su esposa resulto herida, va camino al mismo hospital que su hija.
La alegría de Lena se desvaneció, no podía creer que algo así estuviera pasando, empezó a llorar mientras Oleg quería saber más sobre eso, el oficial no podía darle mas información, pero podían escoltarlos al hospital, con el recate de la hija de las chicas su trabajo ahí había terminado, todos trataron de tranquilizarse, Adam manejo lo mas tranquilo que Lena y Oleg se lo permitieron y 30 minutos después llegaron, Hanna estaba en una habitación con las enfermeras quienes se enamoraron de la pequeña mientras dos policías fuertemente armados la cuidaban afuera del cuarto.
Yulia estaba en cirugía, tenían que ver que tanto daño había provocado la herida su estado era crítico, no había reaccionado desde el granero, su corazón apenas latía.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:18

Cuando le informaron al amigo de Ana que Lena estaba ahí salio de la cirugía a informarle el estado de Yulia, empezó a hablar con ellas de términos médicos de los cuales la pelirroja no entendía la mitad y de la otra mitad no estaba segura, después de que el doctor volvió al quirófano Lena se acerco para la traducción de lo que habían hablado.
-Lena… escúchame, la situación de Yulia es muy delicada, fue apuñada en la espalda, muy cerca del corazón, le perforó el pulmón izquierdo y astillo dos costillas, mientras ella perdía sangre tal cual fuera una llave abierta, por dentro sus pulmones se llenaban de sangre, tuvieron que abrirle entre las costillas y meter una especie de manguera pequeña para drenarla y liberar la presión.
-…Eso que quiere decir? Va a morir?- preguntó asustada la pelirroja.
-No lo sabemos, hay que hacerle transfusiones, curar las heridas y esperar que la pérdida de sangre no haya sido muy grande y con lo que paso hace 3 meses…
-Doctora- dijo Oleg pálido detrás de ellas- se que mi hija tiene un tipo raro de sangre, yo tengo esa misma sangre, tome la que necesite.
-Señor, tenga por seguro que de necesitar lo haremos- dijo Ana aliviada al no tener ese problema de nuevo.
-Ana?- dijo el médico, la doctora se reunió con su amigo y hablaron poco, después Ana volvió y tomó a Lena del brazo, necesitaba hacerle unas preguntas personales.
-Lena, me informan que Yulia tiene marcas en el cuerpo, no saben si son golpes o algo más, sabes que son?
-Ah- Lena se sonrojó inmediatamente- si, si… yo se que son… yo la… mordí.
Ana frunció el ceño con expresión pensativa.
-…Ok… ehh… bueno, entiendo, disculpa, ahora vengo- dijo yendo a informar a al médico.
-Ana- le llamó cuando iba a sentarse.
-Si Lena?
-Estoy muy apenada con eso de las marcas, no quiero que te hagas una idea rara de nosotras o de mí.
-No lo hago, entiendo que son jóvenes y bueno, Yulia es algo ruda, pero fuera de tu embarazo extraordinario su vida sexual no me compete, además no tengo la mente tan cerrada, relájate, no pasa nada.
-Ok- dijo un poco mas tranquila- puedo ver a mi hija ya?
-Si ya terminamos con los exámenes.
Lena caminó y antes de llegar al cuarto de Hanna el detective venía llegando junto con los hombres amigos de Lena, al verlos se inquietó pero ellos solo la pasaron de largo, la conocían, sabían quien era pero por obvias razones no le hablaron, al ver a los policías en la puerta y al saber que nadie entraba sin su permiso ahora estuvo tranquila, al entrar ve a Hanna sentada en la cama, platicando animadamente con las enfermeras.
-Hanna- la llamó tranquila Lena, la pequeña volteó y sonrió.
-Mama!- dijo poniéndose de pie en la cama con los brazos extendidos, Lena corrió a abrazarla y la cargo mientras la besaba.
-Mi niña, te extrañe mucho!!
-Yo también mama, mami fue por mi con esa señora, me dieron rico de comer y después dibuje mucho, pero olvide mis dibujos allá.
-Yo te daré cosas para que dibujes.
-Si mama, después mami llegó y me dejo con mi tío Andre, me regalo una paleta, después llegue aquí…
-Cariño, hija, espera un momento- dijo Lena sentándose con ella en la cama, Hanna había heredado también el modo de hablar de Yulia pero solo cuando se emocionaba o pensaba que tenía mucho que contar- dices que tu tío Andre te cuidó?
-Si, es alto y fuerte, me trajo aquí, después las enfermeras me inyectaron aquí- dijo señalándose la venita del brazo.
Lena volteó a ver a la enfermeras que ahora la veían como su fueran unas rockstars, todas sabían quien era la pelirroja y por lógica sabían quien esa la niña ahora, las enfermeras al verse descubiertas salieron del cuarto y Lena se quedo sola con su hija quien le contaba todo, no parecía haberle provocado algún trauma, solo el sonido de los balazos la asustó mucho, eso tranquilizó a la pelirroja, Hanna quería ver a Yulia pero Lena le dijo que aun no volvía.
30 Minutos después Hanna le había contado todo, Lena le dijo a su hija que Adam quería verla, la pequeña se puso feliz y dejó ir a la pelirroja.
Lena salió y dio el permiso para que Adam entrara, la pequeña se emocionó al verlo y lo abrazó también, después la pelirroja salió y desde afuera escucho como Hanna comenzaba la historia de nuevo con el, Lena sonrió y fue hasta donde estaban los demás, los amigos de Yulia estaban hablando con Oleg y el detective aun.
-Andre?- dijo el voz alta, todos voltearon incluido el detective y Oleg.
-Si?- dijo un hombre alto y fornido a el no lo recordaba de la noche del ataque, esto lo hizo mas fácil.
-Podría hablar con usted?- le dijo Lena seriamente.
-Claro señorita- se separó del grupo y fue hasta donde estaba Lena- dígame…
-Usted saco a mi hija de ahí?
-Si señorita, yo dispare al hombre que hirió a Yu… la señorita Volkova, ella me dio a su hija y me pidió traerla con usted, iba a hacerlo pero la policía insistió en que debía traerla aquí para checarla, es un encanto la pequeña.
Lena sonrió un poco pero después recobró la postura.
-Gracias por cuidarla- le dijo sinceramente.
-A sido un placer señorita- dijo retirándose.
Lena fue a preguntar a Anya alguna novedad, todo seguía igual excepto por la transfusión que le habían hecho a Yulia, en el transcurso de la noche Anya e Inesa entraron a ver a Hanna, 6 horas después Lena le dio de cenar y se durmió en sus brazos, Lena estaba tranquila porque tenía a su hija de regreso, se enteró de todo lo que pasó, de cómo Yulia salvo la vida de Hanna al recibir esa puñalada y como hizo un esfuerzo sobrehumano para que ella no lo notara.
En la madrugada Lena se durmió con Hanna mas por cansancio mental que por cansancio físico.
A las 11:30 Lena despertó y se sobresaltó a no encontrar a Hanna a su lado.
-Esta conmigo no te asustes- le dijo Adam sentado en el sillón con Hanna en las piernas.
La pelirroja suspiró aliviada.
-Alguna novedad?
-No Lena, lo siento.
La pelirroja suspiró.
-Mama tengo hambre- dijo Hanna desde las piernas de Adam.
-Yo también tengo hambre, déjame ver que podemos hacer- dijo levantándose de la cama, salió del cuarto y como Hanna técnicamente ya no era paciente del hospital podían ir a comer a la cafetería.
Oleg, Larisa, Adam, Lena, Anya y Hanna comieron juntos mientras esperaban alguna mejoría en Yulia, mientras, Ana y el doctor de la clínica seguían discutiendo que sería mejor para la morena.
El detective llegó y todos lo invitaron a comer, el se negó pero acepto un café, ya tenia el resultado de las investigaciones, Adam salió con Hanna a comer nieve en los jardines del hospital con los policías como guardaespaldas, Lena no quería que escuchara nada de lo que el detective tenía que decir.
-Ok, que paso?- preguntó Lena.
-Bueno, la secta religiosa que secuestro a Hanna se formo hace 7 años, no eran peligrosos en ese momento, era un grupo de personas que se dedicaba a sembrar y cosechar su comida, llevaban una vida tranquila, la fundadora es Larisa Ivanova- Oleg abrió los ojos un poco mas- antes Larisa Volkova…- todos voltearon a ver a Oleg.
-Que? esto me sorprende tanto como a ustedes- dijo después de unos momentos.
-Bien- dijo el detective- Larisa vivió con Yuri Ivanov el cual después de 8 años murió de una forma misteriosa, nadie pudo aclarar el motivo de la muerte y esta mujer huyó, nadie supo de ella hasta después que formó esa secta, eran buscados por fraudes bancarios y cosas así pero nunca sabíamos bien donde estaban, Larisa era brillante.
-Era?- pregunto Lena interrumpiendo al detective- como que era? Murió?
-Si Lena, murió hace 8 horas…- Lena asintió y el detective siguió con su relato- Larisa consumió algunas drogas junto con Yuri, experimentaron muchos cambios, al parecer Larisa enloqueció, estaba convencida de que tenía una misión divina que cumplir, ella no sabía que era exactamente hasta que te vio con Hanna en la televisión, cuando todos supimos que eras la esposa de Yulia, ahí supo según ella que debía… bueno, acabar con la pequeña- Lena soltó una especie de grito apagado, después se disculpo invitando al detective a continuar-… planearon el secuestro meses antes y cuando volviste a Moscú te vigilaron y supieron que la única que podía poner resistencia era Yulia, esperaban que ese día tu la trajeras de la mano o en brazos, pero al tenerla Yulia las agredieron, quisieron evitar que los siguieran, por eso golpearon a Yulia en la nariz, su blanco era Hanna no ustedes.
-Y que querían hacerle?- pregunto Anya.
-Pues matarla- dijo Lena.
-Si, eso querían hacer- dijo el detective- llegamos a penas en tiempo y los amigos de Yulia ayudaron también.
-Amigos de Yulia? Lena son…- Lena tomo la mano de Anya por debajo de la mesa indicándole silencio.
-Bueno, ellos ayudaron mucho, ya esta arreglado su problema de armas prohibidas por cierto- dijo el detective a Oleg, el solo asintió.
Después de contestar mas dudas todos salieron y Oleg fue a la morgue a ver el cuerpo de la que un día fue su esposa, la madre de Yulia.
Al llegar Oleg solo se despidió de la mujer y se retiró, quería verla por última vez, después volvió al hospital.

Ya ahí se la paso dando vueltas esperando noticias de Yulia, Lena siempre con Hanna, sus amigos y su madre, Oleg se sintió mal un momento, el siempre ocupado, viajando, lejos de Yulia, no sabía que su hija era lesbiana a no ser por todo este escándalo, conocía realmente a su única hija? Sabía que le gustaba el arte, la cultura en general… que era exactamente la cultura en general? Historia? Talvez… ecología? Talvez… todo era talvez en cuanto a su hija se refería, amaba a su hija pero la triste realidad que lo golpe duramente fue que no la conocía lo suficiente, se acercó un momento y pidió hablar con Lena.
-Que sucede señor?- pregunto asustada con Hanna en brazos mientras se sentaban en otra parte de la sala de espera privada, pensó que algo había pasado con Yulia.
-Lena, sabes que amo a mi hija, se que tu y Hana son que ella mas ama- dijo acariciando el rostro de Hanna quien solo sonrió y siguió jugando con los rizos rojos de su madre- pero… siempre estoy lejos de ella, lejos de ustedes y eso me duele, porque se puede decir que casi no conozco a mi hija ahora, pero quiero conocerla otra vez, saber lo que pasa por su mente como cuando era una niña como tu hija ahora.
-Señor… no se que espera que le diga, Yulia es una persona maravillosa en muchos aspectos, no es perfecta porque nadie lo es, ella siempre, desde que supo de la existencia de Hanna se preocupo por mi, me cuido, me compraba los antojos mas raros que puede imaginar- dijo sonriendo- siempre soportando mis cambios de ánimo, estuvo presente en el nacimiento de nuestra hija, si bien Hanna se parece físicamente mas a mi, ella tiene los rasgos mas distintivos de ambas- dijo tomándole la cabeza a su hija, la cual solo sonrió y se recargó en el cuello de Lena- si quiere volver a conocer a Yulia, conozca a Hanna primero, ella es accesible, muy inteligente y no le dirá que no, ahora Hanna es lo mas importante para Yulia, no sabe como haría feliz a Yul de que usted este con nosotras, se que su trabajo es importante pero en su ausencia muchas cosas pasan, cosas buenas y malas que no se pueden volver a repetir, no se niegue la oportunidad de conocernos a las tres, no nos niegue la oportunidad de conocerlo.
Los ojos de Oleg estaba llenos de lágrimas, ahora entendía porque su hija amaba a esa mujer de cabello rojo, era tan madura y centrada, nunca esperó una respuesta así de alguien tan joven, después de su puesto solo estuvo con Yulia en los momentos mas importantes de su vida, al menos eso pensaba el sin darse cuenta que todos los momentos son importantes, se había perdido mucha de la vida de su hija, pero ya no pasaría mas y se prometió a si mismo ganarse el corazón de su nieta quien talvez era en gran parte una Yulia pequeña con mejor carácter.
-A Yul le gusta cocinar, lo hace muy bien después de su curso en Italia, le gustan los libros de arte que traigan fotografías grandes, Hanna y ella hablan horas de colores y cosas así, odia el ajo entero pero le encanta ponerlo como condimento…-Lena hablaba de Yulia llena de amor y nostalgia mientras Hanna ahora dormía en sus brazos, Oleg se maravilló nuevamente con su hija, solo deseaba que despertara para nunca mas irse de nuevo. Al día siguiente Yulia estaba en la sala de la familia Katina, platicaba con el padre de Lena mientras cargaba a Hanna en sus piernas, el hombre había aceptado por fin la relación después de saber lo que había hecho por Hanna, la morena estaba nerviosa pero feliz, por fin hablaría con Lena.
Mientras Lena estaba en su cuarto, se había cambiado de ropa 7 veces, de repente cuando se estaba quitando la ropa nuevamente se dio cuenta, quería verse perfecta para Yulia, esto la hizo sonreír, solo me maquilló de modo natural y se vistió como sabía que le gustaba a Yulia, después salió sonriendo, bajo y encontró a Yulia platicando con su padre aun, Sergey reía a los que Yulia le decía, esto la hizo sonreír mas, su padre empezaba a conocer a la Yulia que ella amaba, no a la mujer que se acostaba con su hija como un día dijo, ambos estaban tan metidos en la platica que ninguno la vio bajar.
-Yul- le dijo apenas audible, en ese momento Yulia dejo a medias la frase y volteo rápidamente, Lena sonrió, sabía que la escucharía.
-Lena... te... wow, te ves hermosa.
El padre de Lena aclaro la garganta con clara intención de que no olvidaran su presencia.
Yulia se levanto y se acerco hasta donde estaba Lena esperándola, al tenerla cerca la abrazó, Lena correspondió al abrazo cerrando los ojos, después la besó en la mejilla y la tomo de la mano separándose.
-Vamos por el café Yul- le dijo sonriendo.
-Claro, nos vemos señor- dijo volteando a verlo mientras Hanna volvía corriendo, haciendo que ambas se detuvieron y Lena la cargo.
-Mama a donde van?- le preguntó abrazándola.
-Iré con tu mami a comprar algo.
-Ok- dijo abrazando a Yulia- me quedo con Adam, estamos jugando, las quiero- dijo bajando de los brazos de Lena.
-También te amamos Hanna- dijo Yulia poniéndose a la altura de su hija, en la escuela la enseñaron a decirles lo que sentían a los seres queridos, no querían que dejaran de expresar sus sentimientos como pasaba normalmente con los genios.
Hanna se fue corriendo hacia dentro y las chicas salieron de la casa.
Volver arriba Ir abajo
Lucky
En Camino
En Camino
avatar

Femenino Edad : 31
Localización : en mi trabajo me la vivo ahora =O=
Cantidad de envíos : 222
Fecha de inscripción : 13/02/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   19/7/2008, 14:23

Llegaron al café después de una viaje callado, ninguna habló y raras veces se miraron a los ojos.
Al entrar al café Yulia retiro la silla para Lena, gesto que le gusto a la pelirroja.
-Lena… te ves hermosa- le dijo la morena sonrojada.
-Tu también Yul… y dime, como has estado?- le preguntó después sonreír.
-Bien, he estado con mi papa… ya sabes, ahora si trabaja normal, he estado viendo la psicóloga y bueno…
-Señoritas, puedo ofrecerles algo?- interrumpió el mesero.
-Si, café americano y un capuchino por favor- dijo Lena sabiendo lo que pediría Yulia.
-En un momento- dijo el chico sonriendo seductoramente a la pelirroja.
Yulia se dio cuenta de todo y solo vio de una manera mortal al chico, la morena por poco se levanta a gritarle que demonios traía con su novia pero Lena ya no era su novia, no pudo hacer nada mas que quedarse sentada mientras Lena le resto importancia y siguió con la platica.
-Su café señorita- dijo el mesero poco después interrumpiendo nuevamente a Yulia- tu café- le dijo a Lena.
-Gracias- dijeron ambas.
-Disculpa pero…eres muy linda, crees que me puedas dar tu número?- dijo el mesero sin tomar en cuenta a Yulia, la morena solo volteó a otro lado, sabía que no podía hacer nada mas que escuchar la respuesta de Lena.
-Escucha… Ruvik- dijo leyendo su nombre en el gafette- me halaga que me digas eso pero, la mujer a la que ahora le das la espalda es mi esposa, y créeme cuando te digo que la amo, lo siento pero no puedo darte mi número ya que mi número, yo y todo lo que soy le pertenecen enteramente a ella.
El chico se quedo pasmado mientras Yulia no estaba segura de escuchar lo que escuchó, Lena no solo le había respondido a esa pregunta que tanto tiempo dio vueltas en su cabeza sino que le dio el lugar que ella siempre deseo tener a su lado, su esposa.
-No es así amor?- preguntó Lena a Yulia mientras sonreía.
-Sí, se que mi esposa es muy bella, pero es mi esposa, así que te agradeceré que no le digas mas cosas de ese tipo- dijo la morena de una manera serena pero segura mientras tomaba la mano pecosa sobre la mesa.
-Pero… ok, disculpen- dijo el chico mientras se retiraba.
Ambas se quedaron tomadas de la mano mirándose.
-Lena yo…
-No Yulia, no digas nada… hemos pasado por mucho para llegar aquí, este es el punto decisivo, nada mas habrá después de aquí o todo empezara nuevamente en este momento, escucha bien lo que te preguntaré- la morena asintió- Me amas?
-Si- dijo sin dudarlo- te amo, tu me amas?
-Si Yulia, te amo.
-Lena estas dispuesta a estar toda la vida conmigo?
-…

*****

-Ah Yulia!- gimió, mientras la morena la ponía contra la pared de su departamento.
-Shh- dijo mientras ponía un dedo en los labios de Lena- no hagas ruido- empezó a pasar el dedo por los labios, Lena abrió un poco la boca dejando entrar la yema, empezó a lamerla con suavidad, pasando la lengua lentamente sin dejar de ver a Yulia, la morena cada vez mas excitada metió un poco mas su dedo en la boca, hasta la mitad de éste y después otro, Lena comenzó a mordisquearlos y jugaba con ellos en su boca, la respiración de Yulia se agitó al punto de tener que respirar por la boca, Lena sonrió un poco con los dedos aun en su boca, al verla, la morena retira los dedos y la beso, al saber lo que seguía, ansiosa Lena separó las piernas y siguió besando a Yulia… no pasaba nada, estaba a punto de abrir los ojos cuando sintió a le morena adentrarse en ella.
-Aahh sigue!- grito con los ojos cerrados mientras se aferraba a la espalda desnuda de Yulia, la morena no dejo de penetrarla y besarla hasta que sintió las uñas en la espalda y un grito lleno de placer inundo la habitación, después de eso y mientras su respiración se normalizaba se recargo en la pared sin soltar a Yulia.
-Dios!… eres fantástica… estas inspirada hoy- dijo aun agitada.
-Tu me inspiras- dijo la morena besando su oído con clara intensión de empezar todo otra vez.
-Yul… tenemos 4 horas aquí- dijo dejándose besar el cuello.
-Te molesta?
-No…
-Entonces?- dijo llevándola a la cama tomada de la cadera mientras volvía a besarla…
-Entonces… quiero hacerte sentir lo que tu me haces sentir- dijo cambiando las posiciones antes de llegar a la cama, cayendo ahora la pelirroja encima de ella- me encanta sentirte- dijo mientras besaba su cuello y apretaba sus senos contra el pecho de Yulia, la morena solo suspiraba y tocaba la espalda de Lena con los ojos cerrados, los labios de la pelirroja siguieron bajando, la lengua acaricio un pezón, después el otro y siguió bajando, todo este tiempo Yulia pudo sentir los senos de Lena rozarle la piel, esto la excitaba mucho, la morena paso la lengua por su labios, sintió como Lena tocaba sus piernas y muslos para después abrirse paso dentro de ella con la lengua.
-Mh! Lena…- dijo tomando su cabeza.
La pelirroja siguió lamiendo la respiración y los gemidos se hacían cada vez más intensos, ambas se excitaban más a cada momento, cuando el cuerpo de la morena empezaba a prepararse para el clímax Lena se retiro.
-Ah Lena? Porque… porque te detienes?- dijo agitada con cara de súplica.
La pelirroja sonrió mientras veía el cuerpo desnudo y agitado de Yulia, después tomo sus rodillas y se acomodo entre sus piernas, Yulia cerro los ojos y esperó los movimientos de Lena, los cuales no tardaron en llegar, ambas excitadas, ambas gemían casi al mismo tiempo, ambas buscaban algo de donde asirse, Yulia encontró las sabanas y Lena las piernas de Yulia, ambas arquearon su espalda al mismo tiempo y segundos después Lena cayó sobre la morena, ambas agitadas.
-Wow… esto a sido… lo mejor de lo mejor- dijo Lena mientras se dejaba abrazar por la morena.
-Si… ojala quedes embarazada después de esto…
-Que??

****

-Vaya, hasta que llegas…- dijo Sergey.
-Perdón papa se me hizo un poco tarde, estaba con Yulia.
-Lo se…
Lena solo sonrió y se sonrojó, Inesa que estaba a aun lado de su esposo rió.
-Fue un buen día no?- le dijo aun riendo.
-…No se a que te refieras mama-respondió sonrojada- pero si, Yulia y yo volvimos, vamos a vivir juntas, mañana me mudo con ella.
-Bueno, espero ahora si sea para siempre Lena- le dijo la madre en un tono más serio.
-Lo será mama, lo será…- dijo subiendo a su habitación irradiando felicidad.


*UN AÑO DESPUES*

Lena esta sentada en el sillón de su casa nueva, desde el día en que empezaron a vivir juntas no se separaron mas, primero vivieron en el departamento, después Yulia consiguió un trabajo en el gobierno, el suficientemente importante para vivir bien pero no tan importante que no la dejara vivir en el anonimato, Lena trabajaba para una empresa privada, ambas claro, con el tiempo suficiente para Hanna, Anya tenía 7 meses de relación con un chico que conoció en su trabajo el cual la adoraba, Adam vivía a la siguiente cuadra, con el mismo chico con el que salía, mientras Ana seguía viajando y haciéndose cada vez mas importante, nunca dejaría de ver a las chicas, ahora menos que antes.
-Como vas con eso?
-Bien, ya sabes no es nuevo para mi.
-Lena, estas loca, no recuerdas todo lo que dolió?
-Si, pero no quiero que Hanna este sola, además, queríamos tener otra hija- dijo a Anya tocando su abultado vientre.
-Mm y como lo esta tomando Hanna?
-Muy bien, esta feliz realmente, ya quiere que nazca.
-Y Yulia?
-También esta feliz, la he levantado 3 veces esta semana a media noche.
-Bien es la madre de tu hija, debe cuidarte… en fin, me voy Vlad debe estar esperándome, quiere que vaya a conocer a sus padres.
-Eso esta muy bien, me da gusto que seas feliz.
-Lo se, el es genial Lena, simplemente genial… bueno me voy.
-Adiós- dijo sonriendo, Anya se despidió de la nueva hija de Lena y salió de la casa.
-Mama!- escucho la voz de su hija en la puerta- mama!
-Que pasa Hanna?
-Nada, ya llegamos- dijo besando a su madre y el vientre de ésta.
-Hanna recuerda que tus abuelos vendrá por ti hoy y mañana papá y su novia vendrán a comer- le dijo Yulia detrás de ella.
-Lo se mami, iré a bañarme- dijo yendo a su cuarto.
Yulia beso a Lena en los labios y se sentó a su lado tocando el vientre de la pelirroja.
-Te sientes bien aun?
-Si, no te preocupes Yul... dime, podríamos ser mas felices que ahora.
-Mmh… no, no lo creo.
-Te amo Yulia.
-Te amo Lena.



Fin
Volver arriba Ir abajo
diana17
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 29
Localización : merida
Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 28/08/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   28/8/2008, 11:38

este fic ya lo he leido en una adaptacion a shizuru y natsuki, ambas historias me nakantan
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   8/8/2009, 21:23

esta super bacana y bastante diferente a otras que he leido, de veras que dejaste volar tu imaginacion..
sigue asi...
Volver arriba Ir abajo
Yarina
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 21
Localización : Pucallpa
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 20/01/2009

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   5/2/2010, 13:32

Cool ^^
Volver arriba Ir abajo
Shikat
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 25
Localización : Peru - Lima
Cantidad de envíos : 841
Fecha de inscripción : 04/07/2009

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   28/2/2010, 11:10

Si sta regenial la historia!!!!
m ncanto!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Dayana Hernandez Garcia
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en alguna parte de tu corazon
Cantidad de envíos : 112
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   17/3/2010, 09:48

muy buena continua asi
Volver arriba Ir abajo
Matsuri
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 24
Localización : Azarath
Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 26/04/2010

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   9/5/2010, 01:57

Wow que grandioso fic


Está Genial!
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   21/5/2011, 20:36

no me canso de leerla.... XD es sensacional
Volver arriba Ir abajo
zhayho
Ubicandose
Ubicandose
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : en el rincon mas recondito de este platena
Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   16/10/2011, 00:42

wooow esta buenisimo me enkanto
Volver arriba Ir abajo
Sieg
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 28
Localización : Chile
Cantidad de envíos : 8
Fecha de inscripción : 07/07/2008

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   16/1/2012, 11:12

muy bueno, excelente
Volver arriba Ir abajo
xty
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 32
Localización : En Mi ksa
Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 28/11/2012

MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   3/12/2012, 15:19

DE VERDAD QUE ESTA HISTORIA FUE UNICA QUE TAL INSPIRACION LA TUYA DE VERDAD ME HE SORPRENDIDO LEYENDO DE VERDAD QUE NO ME ARREPIENTO DE HABER PASADO MI DOMINGO METIDA EN LA COMPU PERO ME ENCANTARIA QUE ESTA HISTORIA SIGA O QUE CREARAS OTRA PARECIDA. :)
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hanna//by Alejandra [Completo]   

Volver arriba Ir abajo
 
Hanna//by Alejandra [Completo]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» AYUDA CHICAS NECESITO KIT COMPLETO PARA UÑAS DE GEL
» Desmontar salpicadero completo.(Desmontaje finalizado)
» Alejandra Maglietti: "Me da menos vergüenza mostrar las lolas que cantar".
» COMPRO ESCAPE COMPLETO/ PARCIAL DE 1.8 16V 130 CV DEL 2000
» 7 Dias 7 noches seguridad privada programa completo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics 18+ :: 18+ :: T.A.T.U-
Cambiar a: