Yuri's Lyrical Secrets

Para quienes hacemos y disfrutamos del Yuri
 
PortalPortal  ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/6/2008, 20:55

ESte es un fanfic q escribio una de mis oneechan Sheila y me gustaria compartirlos con ustes...sheila peke segui escribiendo tan bien como siempre cuidate mucho..
_____________________________________________________________________

“ENTRE CELOS TE VEAS”



Haber sido una Hime parecía como un sueño lejano algo casi irreal, ahora todas eran estudiantes comunes y corrientes sin ninguna habilidad especial, Natsuki tuvo que volver a repetir el año por sus constantes faltas y Shizuru le hizo compañía siendo nuevamente por arreglos de la escuela la presidenta del consejo estudiantil, ahora ambas vivían en los dormitorios escolares una al lado de la otra Shizuru le preparaba el desayuno, la comida y la cena y estaba atenta a ayudarle diariamente con sus actividades escolares, la última vez que tuvieron algún tipo de contacto físico fue en el karaoke donde Shizuru la abrazo un largo rato, para Shizuru estaba bastante claro que Natsuki a pesar de quererla nunca lo haría como ella le amaba así que poco a poco se hacia a esa idea para no ser una molestia para Natsuki; a medio año entro una chica nueva de nombre Naomi Tsukira fue presentada ante el consejo estudiantil.



- Muy bien Tsukira – chan - dijo Shizuru sentada tras su escritorio yo misma te presentaré en tu nueva clase y bienvenida a nuestra escuela

– le sonrío sincera.


- Gracias, estoy contenta de estar aquí sempai


- Shizuru… esta bien si solo me llamas por mi nombre – se levanto y llego hasta ella - ¿nos vamos?


- Sí – sonrío la chica.


Mientras caminaban por los pasillos Naomi tomo la mano de Shizuru y la apretó fuertemente, Shizuru le sonrío y sostuvo la pequeña mano con firmeza, al dar la vuelta en una esquina se topo con Natsuki quien al ver la manera como iban tomadas de la mano no pudo esconder una mueca de extrañeza.



- ¿Shizuru? – pregunto intrigada.



- Natsuki - sonrío y siguió su camino sin decir nada más, Naomi solo le miro y siguió sin darle importancia.



- Espera – Natsuki se sorprendió de la ansiedad que noto en su propia voz – camino hasta ellas y mal bien sonrió a la chica – ¿ella es? – miro a Naomi y después s Shizuru.


- Su nombre es Tsukira Naomi, es una nueva estudiante recién trasladada y la llevo a su clase.



- Huuummmm – Natsuki levanto una ceja y con las manos en la cintura les observo con cuidado – y dime Shizuru ¿desde cuando llevas a las alumnas de nuevo ingreso de la mano hasta su clase?



- Hummm – se llevo la mano a la barbilla – pues creo que desde que son tan encantadoramente lindas como ella – le acaricio la mejilla con el envés de su mano, Naomi sonrío, ruborizada se recargo sobre el brazo de Shizuru cerrando sus ojos color miel y suspirando levemente.



- Shi…zu…ru – Natsuki cerro los puños y puso una cara claramente celosa – no tienes que ser tan directa.



- Ahora si nos disculpas Natsuki tengo que levarla a su clase.



- Eehh, recuerda que te espero en la biblioteca al terminar las clases – se dio media vuelta.



- Lo siento Natsuki no puedo, hoy tengo que instalar a Naomi – chan en su nueva habitación.



- De acuerdo como quieras – dijo estando de espaldas a ella pero con el entrecejo bastante fruncido.



- Shizuru – sama – dijo Naomi viendo como se alejaba Natsuki.



- Vamos que ya tendrías que estar en tu clase.



Se presento a la Joven de cabello castaño y ojos color de miel en la misma clase de Mikoto, al momento congeniaron y se llevaron bien, Shizuru regreso a sus actividades escolares y Natsuki miraba en su clase las nubes blancas caminar lentamente al paso del viento por el azul cielo de esa mañana, suspiro sin darse cuenta y bajo la mirada posándola en su cuaderno en una de las esquinas escribió el nombre de Shizuru y al darse cuenta lo borro lo más rápido posible casi rompiendo la hoja.



- “¡Esa… esa Shizuru no va a cambiar nunca!” – pensó y su rostro cambio de molestia a tristeza, tanta que termino recostada sobre su pupitre mirando de nueva cuenta el azul del cielo – Shi...zu...ru – susurro.



El día no pinto bien para Natsuki, tuvo que estudiar sola en la biblioteca y no tuvo quien le explicara los temas que no comprendía, extraño a Shizuru que siempre tenía para ella las respuestas a todas sus preguntas y la grata paciencia de soportar su carácter tan explosivo dándole a cambio una grata sonrisa, por la tarde recibió en su celular un mensaje de Shizuru disculpándose con ella por no poder acompañarla a comer, y encima eso… era la primera vez en lo que iba del año que no comerían juntas, paso el día completamente sola y muy molesta. Por la noche al llegar a su departamento imagino que Shizuru estaría preparándole la cena como todos los días.



- Hummm me pregunto cuándo dejará de hacerlo – se pregunto por lo bajo sin estar convencida de su propia frase porque si bien al principio le era molesto, al final de cuentas había llegado a apreciar con sinceridad la compañía que Shizuru sin pedirle nada a cambio le ofrecía – Perdona por llegar tarde me entretuve en la bibliotecas más tiempo de lo pensado – decía mientras se quitaba los zapatos. Por respuesta solo obtuvo un enorme silencio. – ¿Shizuru? – volvío a preguntar asomándose a la cocina – es extraño – dijo – a esta hora y esta preparado todo – volvió a la entrada y metiéndose los zapatos, salio de la habitación, se detuvo justo a la puerta de al lado y toco un par de veces.



- Voy en seguida – escucho y a los pocos segundos – Shizuru abría la puerta con su adorable sonrisa – Natsuki, que tal, ¿cómo estas? Adelante pasa.



- Sí, Gracias – dijo – entrando enseguida iba a quitarse los zapatos cuando escucho.



- Shizuru – sama prometiste que me lavarías la espalda.



- ¿Naomi? – pregunto Natsuki con una franca cara de extrañeza que le causo gracia a Shizuru - ¿Qué hace ella aquí?



- Será mi compañera de cuarto – no hay habitaciones libres y bueno a ti no te agrada tener compañía, así que se quedará conmigo.



- Pero… - miró en dirección al baño.



- Shizuru – sama – se volvió a escuchar - ¿Dónde dormiré?



- Mañana trasladaran una cama extra a la habitación, así que supongo que esta noche dormirás conmigo.



- ¡¡Que bien!! – dijo con gran entuasiasmo.



- ¿Quieres quedarte a cenar con nosotras? – se volvió a verla sonriendo.



- No, Gracias Shizuru, ya eh cenado.



- ¡Shizuru – sama! – volvió a gritar Naomi.



- Si me disculpas Natsuki – dijo suspirando – ya voy – dijo en voz alta.



- Ve, yo cierro la puerta – y dicho esto salio de la habitación cerrando la puerta tras de si, se recargo en la puerta unos momentos con una franca cara de tristeza que parecía decirlo todo.



Llego a su habitación, fue a la cocina y calentó agua para prepararse una sopa instantánea, mientras esta hervía, se acerco a la ventana y miro la luna en todo su esplendor, por primera vez en su vida se sintió verdaderamente sola, y en cierta forma celosa, por la preferencia que Shizuru mostraba hacia Naomi.



- ¿De qué me quejo? – ahora vuelvo a ser completamente libre – esto es lo que estaba buscando, además yo nunca podría corresponderle a Shizuru como ella lo desea, es mejor que busque a alguien más – lo curioso del todo su monologo era que ni ella se creía sus propias palabras.



El agua comenzó a hervir y le saco de sus pensamientos, fue a prepararse la sopa, y la dejo en la mesa y se fue a acostar en la cama miro fijamente el techo preguntándose internamente porque se sentía de
esa forma.



Última edición por julianna-sama el 13/7/2008, 15:35, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 15:15

Los días transcurrieron fastidiosamente lentos para Natsuki, era en verdad fastidioso el no poder concentrarse en las clases por solo estar pensando en ella y en su amiguita como ella le decía, nunca tenía oportunidad de hablar con Shizuru a solas de una u otra forma era impresionante ver como siempre aparecía Naomi y se llevaba tan fácilmente a Shizuru que esta ni siquiera ponía reparo alguno, eso exacerbaba los nervios de Natsuki a tal extremo que terminaba lastimándose las manos tras darle batalla a los inocentes y nada culpables arboles que se atravesaban en su camino.

Esa tarde en particular Natsuki termino yendo al restaurante donde trabajaba aún Mai, Natsuki se sentó en una de las mesas de la esquina y al verla Mai se acerco a ella.

- Hola Natsuki – Mai le sonrió – hace tiempo que no te veo - ¿y Shizuru? – pregunto mirando en ambas direcciones.

- Ella no vendrá esta muy ocupada atendiendo a su….

- Oh, ya la veo – le interrumpió Mai - ¿y esa chica quien es? – le pregunto al ver que Naomi no soltaba a Shizuru del brazo.

- Pero es que es muy obvio ¿no? – dijo Natsuki con un claro gesto de irritación – con seguro es la chica con la que anda.

- Bromeas – dijo Mai mirándola y sonriéndole para tranquilizarla – seguro es solo una fan de ella, Shizuru es muy guapa y tiene infinidad de admiradores y admiradoras, además ella te ama ¿no es así?.

- ¡De que demonios hablas! – dijo cerrando los puños mirandola de tal forma que casi la asesina – Yo no soy como ella y por mi me da igual que este con quien se le pegue la regalada gana.

- Sí, sí – dijo Mai agitando las manos frente de ella para que se tranquilizara – de acuerdo, como tu digas pero – su voz se torno seria
mientras se volvía a mirar a Shizuru y Naomi – no crees que es mejor ser honesta contigo misma.

- ¡eh? – Natsuki le miró.

- ¿Sabes Natsuki?, Shizuru daría la vida por ti, pero también quizá se esta dando cuenta de que es mejor seguir su propio camino, porque es probable que piense lo mismo que tu… solo que yo no creo en verdad que lo que digas sea cierto. Si sigues por ese camino ¿sabes ya lo que
perderás? –le miro tranquila y serena – bueno tengo que seguir trabajando cuando quieras ordenar por favor avísame.



Natsuki no dijo nada, las palabras de Mai le cayeron como un impresionante balde de agua fría, solo atino a levantarse y salir por otra de las salidas para no ver a Shizuru ni a Naomi, de momento necesitaba digerir las palabras que Mai le había dicho.



Regreso a la escuela y volvió al jardín donde había conocido por vez primera a Shizuru, acaricio una de las flores, recordando los sentimientos que en ese momento le imperaban y el dulce regaño que
Shizuru le dio por intentar acabar con la frágil vida de aquella inocente flor. “¿Sabes ya lo que perderás?” la voz de Mai volvió a su mente. Natsuki se dirigió la sombra de un árbol y se tumbo al pasto, sus manos bajo su cabeza mirando las hojas agitarse lentamente con el viento y los rayos del sol filtrarse de forma parsimoniosa a través del follaje, y el fondo azul intenso de ese cielo inmenso y maravilloso, su mente le trajo recuerdos todos ellos de Shizuru, su sonrisa, su apoyo en clases y durante sus sesiones de estudio, su agradable presencia mientras le preparaba la cena, las noches que ambas se sentaban al balcón a mirar la luna y a tomar el té, mientras platicaban de distintos temas todos ellos interesantes para Natsuki. Una sonrisa sincera afloro de sus labios.



- ¡¡Oh!! – exclamo una chica – haciendo que Natsuki se levantará y mirará al jardín.



Era Naomi quien se había clavado una espina en su dedo índice, al haber querido tomar una rosa, Shizuru le tenia tomada la mano y le beso en la herida.



- Suficiente – mascullo Natsuki entre dientes, llena de celos, se levanto rápidamente y con paso firme y decidido llego hasta ellas a Naomi ni siquiera la miró y tomando a Shizuru de la mano se la llevo de aquel sitio casi arrastras, dejando perpleja a Naomi con su actitud y a Shizuru bastante desconcertada.

- Oye Natsuki ¿A dónde me llevas? – pregunto Shizuru.

- Donde pueda hablar contigo en privado.

- ¿De que quieres hablar? – volvió a preguntar.

- Ni una palabra más – se limito a decir Natsuki.



Shizuru sonrió le fascinaba ver a Natsuki con esa franca cara de molestia, se le hacia tan linda.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 15:21


Natsuki abrió la puerta de su dormitorio jalando dentro a Shizuru, se quitaron los zapatos y Shizuru se adentro en la habitación la cual obviamente mostraba que Natsuki no era una chica para vivir sola, la mesa estaba llena de envases vacíos de sopa instantánea.


- No te has alimentado bien últimamente ¿verdad Natsuki? – dijo tomando uno de los envases y juntadolo con otro.


Natsuki permaneció en silencio un tenue y fino rubor cubrió su rostro.


- ¿De que querías hablarme? – pregunto sin mirarla mientras seguía limpiando la mesa – Sin embargo Natsuki permaneció en silencio – se volvió a mirarla y supo que al menos durante un ratos ella no diría nada hasta que organizase las ideas de su mente – descuida puedo esperar – se limito a decir mientras seguía en su labor.


Natsuki le miró en silencio, notando cada uno de sus movimientos, la gracia de su cuerpo al caminar, incluso su cabello seguía el ritmo de su cuerpo, agitándose ligeramente, el silencio permaneció, fue tan largo e intenso que Shizuru se sintió ligeramente incomoda al sentir la mirada persistente de Natsuki se noto con un ligero rubor en sus blancas mejillas, el tiempo seguía y la habitación se mostraba poco a poco más y más en orden, Natsuki deseaba de se detuviese, que dejara de hacer todo eso y aprovechara la ocasión para insinuársele, para que le diera una ligera muestra de que aún estaba interesada en ella, pero no fue así, Shizuru continuo como si nada arreglando la habitación. El corazón de Natsuki se lleno de una profunda tristeza, se sabia culpable de la actitud de Shizuru, después de ese día en el karaoke no la volvió a tocar, si estaban juntas siempre había unos centímetros de distancia entre ellas, ya no le insinuaba nada y recordó en ese momento las palabras de ella. “Si estoy a tu lado no te molestaré, así que permíteme quedarme junto a ti, sé que no me corresponderás nunca así que prometo no serte importuna”. Una mujer de palabra, esa era Shizuru, se lo dijo y lo cumplió. Y sin embargo Natsuki ahora al ver a Shizuru así a solas se sintió arrebatada por el deseo intenso de correr a ella y abrazarla fuertemente y por ese instante comprendió la dolorosa resistencia que Shizuru había tenido que soportar ante la barrera que ella misma había creado. Se sintió devastada al darse cuenta de lo cruel que había sido con Shizuru y ver que esta seguía con ella a su lado sin reprocharle nada.


Shizuru terminó de arreglar la cama de Natsuki y se quedo paralizada al sentir el abrazo de Natsuki tras su espalda, estaba llorando y la sujetaba fuertemente, su cuerpo tan unido al de ella como deseando fundirse y ser un solo ser.

- ¿Natsuki? – pregunto Shizuru sorprendida girando ligeramente la cabeza .

- Shhh, no digas nada – dijo entre ligeros gimoteos – por favor… perdóname, perdona mi egoísmo y dime que me amas, por favor, dime que aún soy la persona más importante en tu vida, por favor perdona mi
egoísmo, todo este tiempo has estado conmigo a mi lado sin pedirme nada a cambio, entregándome todo lo bueno de ti…. Y yo…. Y yo…


- No es necesario que digas nada – dijo Shizuru – lo he hecho porque me gustas, porque con tan solo verte me eh conformado.

- No – le interrumpió – Shizuru por favor, dime que me perdonas aunque yo misma no sea capaz de hacerlo. Te Amo Shizuru, amo todo de ti, tu forma de moverte, tu forma de ser, tu sonrisa, tu mirada, amo todo absolutamente todo de ti, si tu ya no me amas, lo comprenderé, aunque…


Sus palabras murieron en su boca pues Shizuru se dio la vuelta y calló su boca con un beso, un beso lleno de amor, de pasión, de felicidad, de tristeza, un beso que mostraba todos y cada una de las emociones contenidas en su ser, fue un beso largo, tierno, apasionado, conjugado con las lagrimas de ambas, Natsuki se rindió a ese beso, y se entrego en el con una fuerza avasalladora, entregándose por vez primera de una forma total y plena.


Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 15:26

Era cálido, era gentil y a la vez tan lleno de fuerza, sí, nunca la había nadie besado de esa forma, nunca había sentido tal textura dentro de su boca, que suave, que sabor tan indefinible con palabras estaba degustando, que forma de ser acariciada tan nueva y maravillosa, su rostro pleno de un sonrojo total, Natsuki comprendió por vez primera el significado del primer beso, de aquel que es el verdadero, de aquel beso que entregas sin la menor resistencia, en el que te dejas guiar de forma plena y total, en el que das hasta tu alma, Shizuru estaba volcando todo su amor en ese beso y Natsuki lo estaba aceptando por entero, a tal grado que sintió que sus piernas no le sostendrían por mucho tiempo, Shizuru la tenía sujeta de la cintura con ambas manos, así que eso la hacia sentirse segura… eso era, llego a ella como un rayo de luz, siempre fue Shizuru, siempre fue ella su fuerza, si luchaba cuando era una Hime era para Shizuru, para protegerla, pero ello no era más que una mentira, pues era ella misma Natsuki la que tenía a Shizuru como templo, como guarida, como su hogar, pues siempre terminaba yendo hacia ella, no importando que pretexto fuera siempre terminaba yendo a donde Shizuru estuviera, ella sabía que Shizuru la protegería, esa verdad le hizo desprender lagrimas intensas, pues a pesar de saberse tan necesitada de ella siempre le rehuia, estaba enfrascada en su propio mundo egoísta disfrazada de una falsa fortaleza. Se abrazo a ella con fuerza y la tiro sobre la cama.


- ¿Natsuki? – pregunto desconcertada Shizuru.

- ¿Cómo… cómo… puedes amarme así?... Cuando yo, cuando yo te eh hecho… - levanto el rostro para mirarla a los ojos, sus lagrimas seguían en interminable caída por sus sonrojadas mejillas, mojando el rostro de Shizuru.


- Natsuki… - susurro Shizuru entrecerrando sus ojos, en un imprevisto movimiento la dejo bajo ella.


- Shi..zu..ru.


Shizuru le acaricio la mejilla con el envés de su mano y le aparto el cabello de la frente con dulzura, acerco sus labios y deposito sobre su frente un beso tierno, sincero, pleno. Los ojos de Natsuki se abrieron enormemente al ser conciente de lo que eso significaba.

- Naomi estará preocupada por mi tengo que irme – se levanto acomodando sus ropas.


- Shizuru – el corazón de Natsuki golpeaba su pecho con tal fuerza que pensó por un momento que moriría.

- No puedes – dijo Shizuru de espaldas a ella – darle de comer a un naufrago un banquete cuando apenas a sido salvado y ah estado varios días o semanas sin comer, eso podría matarle… no es necesario que te
explique el significado de mis palabras, sé que me entiendes.



Natsuki volvió el rostro a un lado, le comprendía bastante bien, sin embargo se hallaba terriblemente asustada, nunca en su vida había sentido tal miedo, ¿significaba a caso que Shizuru no estaba segura de sus sentimientos?... tenía miedo, en verdad tenía miedo, no quería perderla, no deseaba perderla…



- Shizuru – susurro - ¿Me amas?...


No hubo respuesta, la puerta se cerro y tras ella Shizuru se alejo, de un salto salió Natsuki de la cama y corrió a la puerta, al abrirla Shizuru ya no estaba, cayo de rodillas con el rostro envuelto en llanto, sus manos sobre el piso formando puños, no quería perderla, no deseaba perderla, no lo haría. “Naomi estará preocupada por mi” , esas palabras le taladraban la mente de una forma bastante cruel… ¿Por qué tenía que preocuparse por esa chica?.... ¿Por qué?.... Shizuru era suya, solo suya… y no permitiría a nadie entrometerse entre las dos.



Shizuru por su lado se hallaba en su cuarto, con el rostro cubierto de llanto, abrazándose así misma…


- Eso ah sido muy cruel Natsuki… ¿por qué tan de repente…?.... ¿por qué?... yo no quiero…. Yo lo que deseo…. Lo que realmente anhelo… es en verdad saber si es amor… ¿es amor?... ¿es solo pasión?... si solo es pasión… no lo quiero… Natsuki… yo lo que deseo de ti es… tu amor…


Llego la noche, Naomi dormía en su cama, mientras Shizuru miraba la luz de la luna filtrarse dentro de su cuarto, su mente solo giraba en torno al beso que aún quemaba con fuerza sus labios. Natsuki tenía la mirada fija al techo, sus pensamientos eran para Shizuru, se preguntaba que la detenía de ir tocar a su puerta y sacarla de ahí y llevarla a un lugar apartado donde pudiera demostrarle en verdad lo que sentía por ella, o bien tomarla ahí mismo… se sintió avergonzada de sus propios pensamientos, si en esa oportunidad Shizuru había dimitido ¿qué le garantizaba si quiera poder tener la oportunidad de besarla?... Se dio la vuelta sobre la cama mirado de frente a la pared que les separaba…



- Te Amo – susurro – tocando la pared – voy a demostrártelo ya lo veras.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 15:33


A la mañana siguiente Natsuki se levanto temprano, cosa inusual en ella, arreglo su cama y casi terminaba cuando llamaron a su puerta.


- Recibí tu mensaje – dijo Mai bostezando - ¿por qué querías verme tan temprano? – dijo mientras pasaba y se quitaba los zapatos.

- Necesito que me hagas un favor – le dijo mirándola impresionantemente seria.

- ¿Pasa algo?... – pregunto Mai preocupada.

- Quiero… quiero que tu… humm… ¿me enseñarías a cocinar? - su rostro se ruborizo.

- T..u…tu… tu… tu ¿quieres aprender a cocinar? – pregunto Mai mirándola sorprendida y señalándola con un dedo.

- Suficiente – dijo Natsuki - ¿vas a ayudarme o a mirarme así todo el día? – se cruzo de brazos.

- Perdona, perdona – se llevo la mano a la cabeza – es solo que me has sorprendido… bien – sonrió – hagámoslo.



Baste decir que la cocina quedo como campo de batalla, y aun con todo y la ayuda de Mai el almuerzo no tenía una pinta muy agradable que digamos, sin embargo, ambas se hallaban felices, Natsuki por hacer por
una vez algo para alguien con sus propias manos y Mai porque solo le había dado las instrucciones y Natsuki había puesto todas sus ganas porque saliera bien.


- Se lo darás a Shizuru ¿verdad? – dijo golpeándole el costado con el codo, sonriendo de una forma pícara, mientras Natsuki veía ambas cajas en sus manos con una dulce sonrisa.

- Eso… eso no debe interesarte – se sonrojo por completo.

- ¿Sabes? –dijo con seriedad – me alegra mucho que hayas abierto los ojos.

- A mi… también me alegra haberlo hecho, tengo que hacer algo más Gracias por ayudarme – le sonrió sincera.

- Trataré de ayudarte lo más que pueda – dijo Mai sonriendo.



El tiempo transcurrió lentamente mientras Natsuki trataba inútilmente de concentrarse en un problema de matemáticas que no podía resolver no porque no supiera sino porque no hacia otra cosa que mirar el reloj, sentía que los minutos se hacían horas, horas interminables y luego estaba el puesto de Shizuru, muchas veces no tenía tiempo libre con sus múltiples actividades así que nada le garantizaba que estuviera libre a la hora del almuerzo. Con todo esto en mente siguió intentando concentrarse.


Por fin llego la hora del almuerzo, Natsuki fue lo más rápido posible a la oficina del consejo estudiantil, llevaba ambas cajas de almuerzo en sus manos y se encontraba impresionantemente nerviosa, para empezar ¿cómo le pediría que comiera con ella, después de lo ocurrido ayer?, aún con ese miedo encima llego a la puerta de la oficina del consejo estudiantil y la abrió poco a poco y ahí estaba Shizuru sentada tras el escritorio con la mirada seria y fija sobre unos papeles, tan solo de verla el corazón de Natsuki comenzó a latir con mucha fuerza y su rostro se ruborizo ligeramente.


- Bien – dijo – tengo que hacerlo – justo iba a entrar cuando escucho la voz de Naomi dentro de la oficina.

- Shizuru – sama ¿en verdad no te importa?

- Por supuesto que no – contesto Shizuru levantando la vista – me alegra saber que tienes ya una buena amiga.

- Si – dijo Naomi – entonces me voy, pero comeremos juntas ¿verdad?

- Si – sonrió Shizuru recargando su rostro en el envés de sus manos – te haré lo que más te guste.

- ¡Siiii! – dijo entusiasta mientras se dirigía a la puerta.

Natsuki se escondió tras una de las esquinas, mientras miraba a Naomi salir e irse en dirección contraria a donde ella se hallaba, suspiro y miro su almuerzo, levanto la mirada al techo y se pregunto porque Naomi siempre estaba cerca de Shizuru y sobre todo porque Shizuru se lo permitía, y luego, le haría lo que ella deseara de comer, ni siquiera se planteaba la posibilidad de comer con ella como antes. Sin embargo no podía desistir, se había prometido asimisma demostrarle que la amaba y no era tiempo de huir, se dirigió de nueva cuenta a la puerta y la abrió lentamente, Shizuru estaba concentrada en su trabajo y ni cuenta se dio de la presencia de Natsuki.


- ¿Shizuru? – pregunto Natsuki sacándola de sus pensamientos.

- Ah, hola Natsuki – Shizuru le saludo con la mano con una linda sonrisa.

- Hola – dijo ruborizada – me alegra mucho que estés aquí, me preguntaba si te gustaría comer conmigo – y dicho eso – coloco las cajas de almuerzo sobre el escritorio.

- ¿Eso es? – pregunto Shizuri extrañada.

- Ah, bueno, no soy tan buena cocinera, pero yo….

- ¿Lo hiciste tu? – pregunto sorprendida.

- Ujum – dijo y sonrió ligeramente - ¿podríamos ir afuera?

- Sí – dijo Shizuru sonriente, sus mejillas ligeramente sonrojadas, no podía caberle aún en la cabeza que Natsuki hubiera preparado algo por si misma que no fuera una sopa instantánea que extrañamente por alguna razón dejaba a veces ¡cruda!


Salieron del edificio y Natsuki la llevo al jardín donde se habían conocido, se sentaron bajo la fresca sombra de un árbol y de inmediato Natsuki le entrego su caja de almuerzo, al abrirla Shizuru noto inmediatamente su no muy agradable presentación pero poco le importo ya que estaba sorprendida de que Natsuki siquiera hubiera intentado hacer el almuerzo.



- Se ve muy bien – dijo Shizuru con tenedor en mano no pudiendo contener un ligero temblor - lo has hecho tu misma ¿verdad?.

- Si – dijo Natsuki asentando igual con la cabeza – espero que te guste – se ruborizo.

- Seguro – dijo Shizuru mientras se llevaba un bocado a la boca – ¡esto esta!..esta - dijo bastante sorprendida – ¡delicioso!

- En… ¿en verdad? – pregunto con entusiasmo Natsuki con una cara llena de felicidad, era difícil ver a Natsuki con semejante rostro tan alegre.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 15:44


Natsuki le miraba comer su rostro esbozaba una cálida y gentil sonrisa, se sentía tan plena por el sentimiento que le inundaba el pecho de ver que Shizuru aceptaba lo que se había esmerado en prepararle, ahora conocía el verdadero significado de la frase “Es más hermoso dar que recibir” Shizuru por mucho tiempo estuvo ofreciéndole todo de si misma sin pedirle nada a cambio y ahora era turno de corresponder a su gentileza, haría lo mismo le ofrecería todo de ella sin pedirle nada a cambio, sería sin duda difícil para ella demostrarle el completo de sus sentimientos, no era de ese tipo de chica pero por ella, Sí, solo por ella, lo intentaría, le miró comer dulcemente y Shizuru se terminó todo absolutamente todo lo que le preparo.


- ¿No vas a comer tu? – le pregunto Shizuru.

- Eeh! – dijo sorprendida Natsuki, era cierto tan embelesada estaba observándola que ni cuenta se dio de que no había comido – Sí, si, comeré inmediatamente.


- Natsuki – se rió Shizuru – parece que estas en las nubes – siguió riendo.

Natsuki se quedo embelesada mirando a Shizuru reír de esa forma ¿Por qué?, ¿por qué nunca había notado lo bella que Shizuru se veía cada vez que sonreía?, Sí, deseaba ver por siempre esa sonrisa, deseaba ver por siempre ese rostro tan lleno de gentileza, de belleza, de amabilidad, sí, deseaba siempre, y por siempre estar a su lado. Tomo un bocado y se quedo completamente fría.


- Shi…zu...ru… ¿cómo puedes decir que esto te ah gustado? – Por increíble que parezca confundió la sal con el azúcar – en verdad esta horrible.

- Shhh – Shizuru coloco su dedo índice en los labios de Natsuki mientras le sonreía - para mi a estado delicioso, porque me lo preparaste tu con tu mejor esfuerzo ¿no es así Natsuki? – le tomo las manos entre las suyas y deposito un tierno beso en ellas – Me voy tengo asuntos que arreglar, gracias por la comida – sonrió y se levanto dándole la espalda se dirigió con paso seguro y firme de regreso a la oficina.

- Espera – dijo Natsuki – corrió hasta ella, Shizuru volvió el rostro y Natsuki le deposito un beso en la mejilla se abrazo a ella y le susurro al oído – necesito hablar contigo después de clases te espero en la salida de la escuela, por favor dime que vendrás.


Shizuru se toco la mejilla, sus mejillas ruborizadas encajaban perfectamente con el paisaje tras sus espaldas. Solo atino a sonreír tímidamente y asentó con la cabeza.


- Bien – dijo Natsuki sonriendo – entonces nos vemos a la salida – se dio la vuelta y echo a correr, ni ella misma sabía porque corría pero se sentía increíblemente bien.

El resto de la tarde todo mundo murmuraba sobre Natsuki, verla sonriendo de la nada y de tan buen humor no era nada, pero absolutamente nada normal, un par de chicos se acercaron a ella aprovechando su buen humor, le invitaron a salir… un silencio seguido de su rostro tornándose más serio les indico a los chicos que por ese momento lo iban a pasar muy mal cosa que obviamente paso. Natsuki tomo sus cosas y salio tranquilamente del salón con su habitual gesto de mal carácter dejando atrás a los dos chicos tumbados en el suelo sobandose sus cabezas.

- Par de idiotas – murmuro mientras salía del salón de clases.

Llego a la salida y se recargo sobre su motocicleta, miró pasar a todos los alumnos que salían de la clase, al cabo de un rato ya todo mundo se había ido, ella seguía esperando a Shizuru. Al poco rato salio Mai quien iba fuertemente agarrada por Mikoto.


- ah!, Natsuki ¿cómo estas?


- Bien. – se limito a decir mientras miraba al edificio de Shizuru.


- Si esperas a Shizuru esta en una junta así que tardara.


- Ah! – es eso – dijo sonriendo suavemente – pensé que se había olvidado…

- Bueno, nos vemos tengo que ir al trabajo, ven Mikoto ¿has sido una buena chica hoy? – pregunto Mai mientras se alejaba junto con Mikoto.


- Te esperaré Shizuru – sonrió Natsuki – no me iré porque tu y yo tenemos una cita.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 16:42


El sol no tardaría en ponerse y la junta aun no legaba a su fin, Shizuru miraba su reloj una y otra vez, había pasado mucho tiempo y casi estaba segura de que le hizo sentirse triste y molesta pues esa junta no iba a ningún lado.

- Creo que – dijo Shizuru levantándose – será mejor continuar mañana de cualquier forma hay muchos puntos que debemos pensar de forma individual.

- Sí pero – dijo uno de los miembros nuevos del consejo – creo que es mejor terminar de una vez.


- ¿Terminar qué? – pregunto molesta Shizuru – no hay un consenso entre todos, cada cual tiene su propia opinión, así que lo más razonable será terminar esto mañana, una vez que analicemos los puntos de forma más tranquila - se acerco a la puerta y salió sin mirar atrás. Dentro de la sala del consejo se escucho un murmullo generalizado, era en verdad muy extraño ver a Shizuru enfadada,

- Mientras tanto Natsuki miraba las nubes pasear tranquilamente por ese
océano azul inmenso llamado cielo, miró su reloj distraídamente y suspiró. Naomi que esperaba a Shizuru le dio alcance cuando bajaba las
escaleras del Instituto.

- Shizuru- sama – sonrió Naomi abrazándole – te extrañe mucho.


- Naomi-chan – Shizuru le sonrió gentilmente - ¿has estado esperándome todo este tiempo?


- Sí – dijo Naomi asentando igual con la cabeza – prometiste que comerías conmigo ¿lorecuerdas?.


- Es verdad – dijo quedamente – te prometí que te haría lo que desearas de comer. “entonces – pienso – no podía haber ido con Natsuki de cualquier forma”. – suspiro levemente.

- Te sientes bien Shizuru-sama – pregunto Naomi mirándola con preocupación.


- Sí, no te preocupes – sonrió Shizuru – vayamos a casa.


- Sí – dijo – Naomi contenta.


Al llegar casi a la puerta donde esperaba Natsuki esta les vio, Naomi tenía a Shizuru tomada del brazo y Natsuki imagino entonces que Shizuru había olvidado su cita. Shizuru miraba a Naomi y no se había percatado de que Natsuki le miraba.

Natsuki se coloco el casco y monto en su motocicleta, en verdad se sentía celosa que de Shizuru prefiera estar con Naomí a estar con ella, justo iba a irse cuando a lo lejos vio que Mikoto corría en dirección a ella, Natsuki se quito el casco y vio a Mikoto pasar de largo junto a ella, llegar hasta Shizuru y Naomi hablar un momento con ellas y acto seguido se llevo a Naomi de la mano rumbo al Instituto. Shizuru miro a la salida y vio a Natsuki montada en su motocicleta con el casco en la mano, sus miradas se entrelazaron y el corazón de ambas comenzó a latir fuertemente y un fino rubir cubrio sus mejillas, Shizuru echo su cabello hacia atrás con su mano, ladeo la cabeza levemente mientras le
sonreía dulcemente a Natsuki entrecerrando sus ojos. En el rostro de Natsuki de forma Natural se esbozo una enorme sonrisa, mientras contemplaba la belleza de Shizuru.


Natsuki manejaba a toda velocidad por la carretera que daba vista al mar, aun a grandes velocidades Natsuki conducía muy bien y Shizuru se sentia segura, su cabeza la tenía recostada sobre la esplada de Natsuki mientras miraba el lento atardecer que se pintaba de maravilla sobre el lienzo del cielo. Por fin Natsuki se detuvo en el mirador, ambas chicas bajaron, Natsuki se quito el casco y camino rumbo al barandal se detuvo un momento a observar el lento atadecer y sonrio pues el momento era el adecuado.

- Eh... Shizuru ¿sabes porque te eh traido aqui? - pregunto sin mirarla.


- No - respondio Shizuru caminando haia ella con paso lento.


- Este sitio - dijo Natsuki sonriendo levemente - es muy importante para mi, aqui... mi vida termino un día y renació para vivir una soledad inmensa - sonrio amargamente y aqui, volví a nacer, el día que mostraste tu amor hacia mi, aqui... dijiste - se volvio lentamente para ver a Shizuru - que me protegerias de quien quisiera lastimarme.


Shizuru sonrio y coloco su mano encima de la de Natsuki.


- Lo recuerdo - dijo Shizuru - acariciando el rostro de Natsuki con el envés de su mano.


- Si te traje aqui es porque hay algo que deseo darte - de entre sus ropas saco una pequeña caja la cual coloco en la mano de Shizuru, esta la miro extrañada y le hizo a Natsuki una pregunta sin palabras al mirarla
- Espero que te guste dijo Natsuki ruborizandose lentamente mientras volvia su rostro para ver el infinito del cielo.

Shizuru abrio la caja y lo que contenia dentro era un collar adornado con un dije en forma de una gota de agua en color azul.


- Así... - dijo Natsuki sin mirar a Shizuru - como el agua da vida, así tu... me diste la vida a mi, yo... estoy muy feliz por haberte conocido
- Shizuru miraba el collar que tenia entre sus manos se sentía un poco extrañada pues no creia que Natsuki pudiera hacerle un regalo como el que en ese momento le estaba haciendo.

- Es... hermoso - pudo decir por fin.


- ¿Puedo colocartelo? - Natsuki le miro sonriente.


Shizuru asento con la cabeza Natsuki tomo el collar entre sus manos y se coloco tras Shizuru, un momento despues ya se lo habia colocado. Natsuki se abrazo a Shizuru y se quedo así durante unos momentos su rostro lo hundio en el suave y sedoso cabello de Shizuru, el calor que sus cuerpos despedían se sentía tan bien que por un momento Natsuki tuvo la impresión de que aquello que toda la vida había necesitado lo hallaba por fin en Shizuru.


- Shizuru - dijo de repente - ¿quieres ser mi novia? - lo dijo tan natural quye hasta ella misma se sorprendió.


- Natsuki - Shizuru se dio la vuelta quedando frente de ella, Natsuki le miraba sorprendida y sonrojada por completo, no podía creer que ella misma hubiese dicho algo así - ¿te ah molestado lo que te eh preguntado? - pregunto Natsuki un poco avergonzada.


Shizuru no le repondio solo la miro a los ojos y le echo los brazos al cuello, Natsuki se maravillo ante la belleza de Shizuru, en verdad tenía que haber estado ciega para no darse cuenta de lo maravillosa que era la chica que tenía delante suyo. Shizuru entre cerro los ojo y acerco sus labios a los de Natsuki, Natsuki la sujeto de la cintura y la atrajo hacia sí, el corazón de Natsuki latia desenfrenadamente, su rostro se sonrojo aun más al atrapar la boca de Shizuru con la suya, fue un beso electrizante que se dejo sentir por todo su cuerpo, Shizuru la estaba besando de forma tan dulce, tan tierna y a la vez con una pasión desenfrenada, jamás en su vida se imagino que un beso pudiera contener tantas emociones, al separarse ambas estaba completamente sonrojadasy con la respiracion levemente agitada.

- Shi..-zu..ru - murmuro Natsuki.


- Natsuki - susurro Shizuru.


Ambas se miraron a los ojos diciéndose mil palabras sin voz mientras
las primeras estrellas aparecian sobre ellas en el inmenso firmamento.


Los subsiguientes días y semanas fueron mejores para Natsuki, Shizuru gastaba más tiempo con ella, y extrañamente siempre que Naomi estaba con Shizuru, Mikoto aparecía y se la llevaba. Todos los días Natsuki y Shizuru comian juntas y por las tardes siempre iban al mirador y se quedaban ahi platicando hasta que obscurecía y regresaban al Instituto.
Una noche Shizuru al entrar en su dormitorio vio a Naomi sentada en medio de su cama. Estaba abrazandose sus piernas con la frente recargada sobre sus rodillas, se escuchaba que lloraba.




- Naomi - chan - Shizuru se acerco a ella - ¿qué sucede?


- ¿Por que? - fue la timida respuesta de la chica mientras levantaba el rostro para mirarla.


- Naomi - susurro Shizuru sabiendo lo que acontinuacion le recriminaria.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 17:18

- ¿Por qué? – volvió preguntar Naomi – ¿Por qué estas más tiempo con ella que conmigo? – las lagrimas le anegaron los ojos – ¿olvidaste tu promesa Shizuru-sama? – sus ojos incapaces de resguardar las lágrimas
que de ellos brotaban les dejaron escapar deslizándose silenciosamente
por sus mejillas.
- Naomi – susurro Shizuru, desviando su mirada – yo… yo… - se volvió a mirarla mientras apretaba los puños con fuerza


En ese momento Naomi se levanto y le echo los brazos al cuello y antes de que Shizuru dijera cualquier cosa sus palabras murieron al atrapar Naomi su boca con la suya, le beso lenta y desesperadamente como tratando de hallar en esos labios la promesa que una vez le hubiera hecho. Los ojos de Shizuru se anegaron de lagrimas sabía que tenía que
corresponder a ese beso, la tomo por la cintura y le correspondió, suplicando desde el fondo de su corazón que Natsuki le perdonara. El beso fue cálido y correspondido, Naomi se separo de Shizuru, y un fino hilo de saliva hizo por breves momentos un puente entre sus bocas.


- ¿Lo recuerdas Shizuru-sama?, - pregunto sin dejar de abrazarla - cuando éramos niñas nos conocimos como me llevabas 3 años siempre te trataba como si fueras mi hermana mayor, a pesar de mi débil condición, nunca me excluías de tus actividades todo lo contrario siempre estabas a mi lado cuidando de mi, siempre me sonreías y me dabas ánimos para seguir adelante, es por eso que aunque mí corazón se negaba a seguir viviendo yo lo obligaba a hacerlo porque no quería dejar de ver esa sonrisa, Shizuru-sama tu sonrisa – le acaricio los labios – un día que estaba en cama tras haber recaído viniste a verme, me sonreíste y me pediste que te contara lo que más me había impactado de la semana, en ese momento un dolor apretó mi pecho y sentí que moriría pero no deseaba que te dieras cuenta de ello y trate de no mostrar el dolor, sin embargo tu sabías que me dolía y me tomaste la mano y la apretaste suavemente y me volviste a sonreír, te conté entonces que a través de la ventana vi a un chico y a una chica que estaban besándose y te dije que tenías suerte que tu cuando crecieras con seguro tendrías un novio y sabrías lo que es un beso… sin embargo yo y fue justo en ese momento que el dolor de mi pecho se agudizo y ya no pude ocultar el dolor que me producía, fue entonces que tomaste mi rostro entre tus manos y me besaste, fue tan cálido, tan dulce, ¿sabes? Fue… mi primer beso – sonrió tímidamente.


- El mío también – susurro Shizuru con una sonrisa llena de melancolía.



- Me dijiste Shizuru-sama que tenía que recuperarme – porque yo te gustaba – su voz se quebró levemente mientas las lagrimas seguían su implacable travesía a través de sus sonrosadas mejillas – dijiste que si me recuperaba serías mi novia para siempre ¿lo recuerdas – le miró intensamente, Shizuru asentó con la cabeza mientras mordía su labio inferior - ¿olvidaste tu promesa Shizuru-sama?.


- No – dijo Shizuru tomándola del rostro con ambas manos – y obsequiándole una dolorosa sonrisa – no la olvide, quizás solo fue el hecho de que por un momento miré hacia otro lado, solo… solo… eso… – acerco su rostro al de Naomi y le beso larga e intensamente – “Perdóname Natsuki”- dijo para sus adentros – “pero fue a ella a quien conocí primero y yo… yo… le hice una promesa” – le recostó lentamente sobre la cama sin dejar de besarla, mientras le retiraba la pijama que tenía puesta – con esto que haremos – le miro a los ojos – quedará sellado nuestro compromiso Naomi.


- Shizuru-sama – susurro.


- “Perdóname Natsuki, Por favor Perdóname” – cerro los ojos y hundió su rostro en el cuello de Naomi besándola lentamente, mientras sus manos se deslizaban por el cuerpo de la chica que yacía bajo el suyo.


Mai y Natsuki platicaban mientras sentadas en uno de los jardines del colegio miraban el cielo tapizado de estrellas.


- Te veo más contenta Natsuki – dijo Mai sonriente – Shizuru realmente
sabe como hacerte sonreír ¿eh? – le golpeo el costado con el codo mientras sonreía guiñándole un ojo.


Natsuki se sonrojo por completo y le asesto un buen golpe en la cabeza.

- No es algo que te incumba – dijo con los ojos cerrados.

- ¡Ouch! – exclamo Mai sobandose la cabeza – pero… si… oooohhh!!! – exclamo Mai sonriendo maliciosamente – ya veo te da vergüenza admitir que estas enamorada, ja,ja,ja,ja – soltó a reír.
- ¡Que me dejes en paz! – justo iba a golpearla de nuevo cuando Mai se levanto esquivando el golpe.
- Je… no te dejaré hacerlo de nuevo – le enseño la lengua – estas enamorada – volvió a decir mientras se abrazaba a ella misma – oohh Shizuru abrázame me gustas… Te Amo – empezó a decir Mai, Natsuki estaba completamente sonrojada y con los puños cerrados por completo.
- ¡Mai! – exclamo molesta.

- Vamos – dijo ya seria Mai – no es nada malo ella también Te Ama.


En la habitación Shizuru se había quitado sus ropas, miraba atentamente a Naomi, su pequeño cuerpo sobre la cama, su respiración ligeramente más profunda, su mirada dulce y sus mejillas sonrojadas, sus labios entre abiertos, suaves y rosados, sus ojos, esos ojos que le miraban desde pequeña con gran admiración y con ese profundo amor, ese amor que aún hoy día persistía en su corazón. Se acerco lentamente a ella, echo su cabello hacia atrás con una de sus manos llego al pie de la cama se arrodillo a su lado y le tomo de la mano, besándosela.


- Shizuru-sama – susurro Naomi acariciándole la mejilla.

- No es necesario que me llames más así, tan solo llámame por mi nombre
– le miro a los ojos y con su mano le retiro el cabello que caía sobre su frente. Le acaricio la mejilla y le beso lenta y profundamente, Naomi le abrazo y la atrajo más hacia sí haciendo el beso aún más profundo. Naomi cerro por completo los ojos y relajo su cuerpo por completo ya que estaba decidida a ser de ella por completo.


- Sí – dijo Natsuki – ella me ama – miro las estrellas y una sonrisa afloro en sus labios.


Shizuru, subió al cuerpo de Naomi la tersura de su piel era en verdad exquisita, sin embargo aún cuando se propuso a tener a Natsuki lejos de su mente, se pregunto si la piel de Natsuki sería tan tersa como la que estaba sintiendo en ese momento, se molesto consigo misma por pensar en ella y hundió su rostro en el cuello de Naomi dejando un rastro húmedo por todo su costado.


- ¡Aahh! Shizuru–sama – dijo Naomi aferrándose a las blancas sabanas.

- Ssshhh – le silencio Shizuru colocándole un dedo sobre los labios – llámame solo por mi nombre – le tomo el rostro entre sus manos y la beso con profundidad.


- Siempre creí – dijo Mai sentándose de nuevo a su lado – que nunca le
corresponderías – puso sus manos tras de si – sin embargo desde que llego esa chica Naomí te note muy distinta.
- Esa… chica – Natsuki frunció el entrecejo.


Shizuru se separo de la boca de Naomi su respiración y la de Naomi estaban más agitadas, sus rostros completamente sonrojados.



- Shizuru – dijo Naomí sonriéndole.

- Así quiero que me llames siempre – le dijo – bajo por su cuello llenadole de besos y caricias sus manos se posaron sobre los firmes y suaves senos de Naomí, los acaricio con delicadeza y maestría, Naomi echo la cabeza hacia atrás mientras Shizuru probaba con su boca el endurecido pezón de la chica.
- Shi…zu…ru… - susurro Naomi.



Shizuru se deleito en la dureza del pezón de Naomi, lo dejo por completo húmedo y sensible hizo lo mismo con el otro, mientras le separaba las piernas con su rodilla.


- ¿Estas celosa? – pregunto Mai – mirando a Natsuki.

- Por supuesto que no – se apresuro a decir – no tendría porque estarlo
además Shizuru – su voz se suavizo – ella… me ah besado – dijo casi en
un susurro.


La boca de Shizuru se deslizaba lentamente por el cuerpo de Naomi, llego hasta su entrepierna y le separo con ambas manos delicadamente.


- Oh… Shizuru yo… - dijo incorporándose un poco

- Sshhh – Shizuru le miro amablemente – confía en mi no te lastimaré – sus ojos contenían una sincera verdad y Naomi accedió, se veía tan linda con ese gesto de inocencia que hizo que Shizuru recordara aquel amor que un día sintió por ese chica.


Shizuru separo gentilmente los pétalos pliegues de la entrepierna de Naomi y la envolvió con su boca, su lengua se deslizo sobre aquel néctar que tenía un dulce sabor.


- aaahh!! Shizuru – Naomí dejo caer su cuerpo, su respiración agitada,
el cuerpo escurriéndole en finas y saladas gotas de sudor, su respiración agitada y sus manos aferradas a las sabanas sus pechos se movían suavemente al ritmo de sus caderas, la lengua de Shizuru se deslizaba ágilmente entre los suaves pliegues, tomo con sus labios el menudo músculo henchido de placer y lo succiono suavemente – aaaahhhh!!!! Shi…zu…ru… - exclamo Naomi colocando ambas manos sobre la cabeza de la chica – huuummmm!! – gimió suavemente – sus ojos cerrados fuertemente su boca entre abierta respirando rápida y profundamente.
- “Naomi” – pensó – Shizuru – “eres tan calida y sabes tan bien, en verdad sabes tan bien” – la sujeto de sus caderas y la levanto un poco
más separo su rostro de su entrepierna llevando consigo un fino hilo de
ese dulce néctar que estaba degustando, ambas chicas se miraron una
mirada profunda llena de un sentimiento que se tiene solo al llegar a ese punto.
- Shizuru – susurro Naomi extendiéndole los brazos.

- Naomi – pronuncio Shizuru entregándose una vez más a la boca de la chica.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 17:58


Natsuki se recostó sobre la hierba su cabeza la apoyo sobre sus manos y miro el cielo tapizado de hermosas estrellas, esbozo una enorme sonrisa, y ahogo una pequeña risa. Mai se acostó de lado apoyándose sobre un brazo y observo detenidamente a Natsuki.

- En verdad Shizuru logra sacar todo lo bueno que hay en ti ¿verdad Natsuki? – pregunto Mai sonriente.


- ¿A que te refieres? – pregunto Natsuki girando su rostro para verla.


- A que es la primera vez que veo tu rostro tan relajado y sonriente –
se acostó como Natsuki y miro las estrellas por un momento y cerro los
ojos.

- Creo que te sucede lo mismo con Yuuichi-kun ¿no es así Mai? – sonrió picadamente – vamos sé que estas enamorada de ese chico.


- Enamorada ¿eh? – dijo Mai sin abrir sus ojos. Mikoto que estaba cerca de ellas sentada sobre una rama de un árbol al escuchar el nombre del chico frunció el entrecejo – Ta…te – dijo Mai suspirando profundamente.


- Ja,ja,ja,ja,ja,ja – se echo a reír Natsuki - ¿lo ves? Y te burlas de mi si tan solo con escuchar su nombre suspiras.


Mikoto dio un salto y bajo del árbol dio un ultimo vistazo al cielo y a Mai y se encamino hacia su dormitorio y mientras lo hacia apretó los puños con fuerza.


- No sé – dijo abriendo los ojos lentamente – en verdad que es lo que siento por Tate.


- ¿A qué te refieres? – pregunto Natsuki acomodándose de lado para ver a Mai – pensé que tu… pensé que él… creí que ambos.


- Desde que todo termino siento que todo es distinto – suspiro tranquilamente – ahora que llevamos una vida normal me eh tomado más tiempo para pensar que es lo que realmente quiero ¿sabes? – sonrió – te envidio a ti y a Shizuru porque sé que en verdad se aman y que saben bien lo que siente la una por la otra.

- Yo… - dijo Natsuki mirando el cielo – amo a Shizuru.


- Tu… amas a… Shizuru – dijo despacio Nao con una franca sonrisa en el rostro Nao desde hacia un rato estaba escuchándolas – Vaya, vaya, vaya, eh esperado mucho para obtener mi venganza y ahora tengo la mejor de las oportunidades – sonrió maliciosamente mientras se encaminaba a los dormitorios – veamos que esta haciendo la presidenta en estos momentos.


Shizuru se aferraba a la boca de Naomi mientras se deleitaba en la humedad que bañaba sus dedos que acariciaban, rozaban, tocaban y hacían presión sobre cada punto sensible de aquellos pliegues que parecían suaves pétalos de rosa. La intensidad como Shizuru besaba a Naomi era demasiado intensa pera la chica que estaba bajo de ella, Naomi separo de golpe su boca de la de Shizuru provocando que finas gotas de saliva cayeran sobre el rostro de ambas. Naomi entre abrió sus ojos respiraba profundamente y miro a Shizuru con su boca entreabierta respirando con profundidad, sus mejillas sonrojadas, el sudor corriéndole en finas gotas a través de su frente y sus mejillas, poso sus ojos sobre una gota de saliva que estaba en la mejilla de Shizuru, tomo el rostro de la chica entre sus manos y le atrajo hacia sí, le limpio con su lengua.


- Aaahh!!! Naomi – dijo Shizuru cerrando sus ojos ante esa caricia.


Naomi se estremeció al escuchar a Shizuru, y haber probado su piel, fue algo en verdad excitante, lo volvió a hacer y esta vez deslizo su lengua por toda su mejilla llevándola hasta el cuello de Shizuru. Naomi se dio la vuelta quedando sobre Shizuru, el rostro sonrojado de Naomi, sus labios entreabiertos respirando agitadamente observo con detenimiento el cuerpo que tenía frente así, era tan hermosa, tan maravillosa, su cuerpo parecía un infinito universo, lleno de misterios, con una timidez hermosa tomo los pechos de Shizuru entre sus manos trago saliva al sentir esa suavidad, los apretó suavemente, su rostro denotaba una singular sorpresa entremezclada con un infinito amor, acaricio ese perfecto par de pechos con una delicadeza inusitada, con una devoción digan de un amor como el que ella sentía por Shizuru.

- Aaaahhmmmm – Shizuru se sonrojo y cerró sus ojos.


- Shi…zu…ru… - susurro Naomí bajo su cabeza lentamente, su cabello cubrió su hermoso rostro, su boca quedo a milímetros del endurecido pezón de Shizuru – Yo… - dijo suavemente – quiero… probarte – acto seguido paso su cálida lengua repetidamente por el pezón humedeciéndolo con su saliva, lo tomo entre sus labios y lo jalo suavemente, arrancando de la boca de Shizuru varios gemidos que se entre mezclaban con el nombre de la chica que estaba experimentando lo que era proporcionarle placer a la chica que amaba.

- Aaaahhhmmmm – gimió Shizuru – “Ahora recuerdo – pensó – te vi una
mañana de primavera sentada bajo aquel árbol de cerezo” – Naomi deslizo sus mano lentamente sobre el cuerpo de Shizuru – “tu flequillo se movía al compás del viento, tus ojos fijos sobre aquel libro… nosotros jugando a la pelota a varios metros de ti” – Naomí deslizo su mano en aquel sitio, no tenía la habilidad de ella, así que solo deslizo de
arriba abajo sus dedos bañándose de ese líquido tibio y suave que se sentía extremadamente bien – “la pelota llego a tus pies, dejaste tu libro a un lado y la tomaste entre tus manos la observaste con esa mirada triste, como sabiendo lo que era ese objeto pero sin saber realmente lo que era divertirse con ella” – Naomi bajo poco a poco
depositando suaves besos por su vientre hasta llegar a su entrepierna,
separo suavemente los pliegues con sus manos y se animo a probarle –
“me acerque a ti y al ver tus ojos, esa dulce y triste mirada supe que
no quería separarme de ti, es por eso… es por eso que yo.. yo…” –
Shizuru le tomo el rostro entre sus manos, Naomi le miro con vergüenza
y extrañeza Shizuru le sonrió de esa forma tan especial la atrajo hacia
sí y la beso suavemente, se dio la vuelta quedando sobre ella – Me gustas – le dijo mirándole con los ojos trémulos de lagrimas – te prometí que serías mi novia para siempre – dijo – y así será le volvió a besar.

- Vaya, Vaya, Vaya - dijo por lo bajo Nao mientras miraba la escena con una franca sonrisa en su rostro – sonrían para la cámara – murmuro saco una fotografía tras otra sabiendo que tenia entre sus manos todos los ases de la partida.


Shizuru tomo a Naomi de tal forma que sus caderas se acoplaron a las de ella, el movimiento fue perfecto, los pechos de ambas chicas se movían a un mismo ritmo lo mismo que sus caderas, el roce de sus sexos se sentía delicioso, una suavidad difícil de explicar, cada vez un poco más rápido haciendo más presión y en el rostro de ambas chicas se vislumbraba el placer que se reflejaba en sus gestos. Llegaron a la cima explotando en un orgasmo impresionante sus cuerpos cubiertos de
sudor, sus respiraciones agitadas y Shizuru dejo caer su cuerpo sobre el de Naomi. Hundió su rostro entre el cuello de la chica y no pudo evitar llorar, pues sabía que era a Natsuki a quien amaba y eso le partía el corazón.

- Bien – dijo Nao dando la vuelta – suficiente, por hoy ya tengo todo
lo que necesitaba – salto al balcón de al lado con suma facilidad.

- ¿Nao? – se pregunto Natsuki al mirar como esa chica saltaba de un
balcón a otro - ¿qué estaría haciendo? Juraría que venía del balcón de
Shizuru – aún cuando se quedo con la duda prefirió deshacerse de esa
idea – llego hasta su cuarto y antes de entrar – se acerco a la puerta
de Shizuru iba a tocar pero se arrepintió al ver su reloj y ver la hora, solo se recargo sobre la puerta - buenas noches Shizuru – susurro
– Te Amo.

Shizuru dormía con Naomi sobre su pecho ambas habían caído rendidas.
Natsuki por su parte entro a su habitación y se recostó sobre la cama,
deseaba que la noche pasara rápido para poder ver la sonrisa de la chica que amaba.

Mikoto dormía tranquilamente, Mai se acerco a ella le retiro el cabello de su frente y le deposito un beso.

- Duerme bien – susurro, le acaricio la mejilla y le sonrió.

Se tendió sobre su cama y miro el techo mientras se pasaba la mano a
través de su cabello, tenía muchas cosas en las cuales pensar y muchos sentimientos que dilucidar antes de tomar cualquier decisión.


A la mañana siguiente Shizuru se despertó al sentir el beso de Naomi,
esta le miraba radiante y sonriente, se notaba verdaderamente feliz,
Shizuru le sonrió y le beso en la frente.


- Te prepararé el desayuno – dijo – es casi hora de que te vayas a clases.


- No es necesario Shizuru-sama – sonrió - ya lo eh hecho yo, ven quiero que lo pruebes – le jalo de la mano levantándola de la cama.

- Espera – sonrió Shizuru – necesito vestirme, me daré un baño y enseguida estaré contigo.


- De acuerdo – dijo Naomi sonriente.

El agua caía sobre el rostro de Shizuru confundiéndose con sus lagrimas llevo sus manos a su rostro y lloro profusamente, se había dado cuenta de lo que había hecho, había lastimado de la forma más cruel a la mujer que verdaderamente amaba y le estaba haciendo daño a Naomi al aceptar la responsabilidad de su promesa. Sin embargo ya no había marcha atrás, odiaba el momento en el que Natsuki le había confesado sus sentimientos, Shizuru ya había aceptado el solo ser su amiga y al llegar Naomi supo que a pesar de no amarla con el tiempo quizás recordaría ese amor que alguna vez tuvo por ella pero ahora…. Ahora todo era diferente y ahora debía de matar el amor que sentía por
Natsuki de una forma o de otra.

Shizuru salio del baño envuelta en una toalla blanca el agua escurría por su rostro se acerco a la ventana y entreabrió la cortina el cielo se miraba azul intenso, ninguna nube a la vista el sol brillaría con fuerza sería un día hermoso sin duda, sin embargo su corazón y su alma se hallaban completamente abrumados.

- Shizuru – sama – la voz de Naomi le saco de sus pensamientos – si no te vistes se te hará tarde.


- ¿Eh? – Shizuru volvió el rostro, Naomi pudo darse cuenta de la tristeza que embargaban los ojos de Shizuru se quedo sorprendida – Shi…zu…ru… - sama – dijo en voz baja - ¿sucede algo? – pregunto con
incertidumbre.

- No… no pasa nada – Shizuru volvió la vista al cielo negó con la cabeza y disfrazo su tristeza tras el velo de una hermosa sonrisa, sin embargo sus ojos no dejaban de contener un infinito dolor – enseguida me vestiré – sonrió - ¿por qué no vas desayunando?


Naomí sacudió su cabeza – No, No – dijo – te esperaré – su rostro levemente ruborizado mostraba una gran convicción.


- De acuerdo entonces no tardaré demasiado – dijo Shizuru mientras Naomí asentaba con la cabeza.


Natsuki se hallaba vestida desayuno rápidamente, abrió las cortinas de
su habitación y miro el cielo, sonrió satisfecha seguro hoy sería un buen día pensó; sobre la mesa se hallaba el almuerzo que había preparado y que esperaba compartir con Shizuru, miró el reloj y suspiró
aún faltaba mucho para que se reunieran, empero para las clases ya casi era hora, así que salió a toda prisa con una franca sonrisa en el rostro. – Shizuru – dijo mirando el almuerzo – ya tengo ganas de verte
– bajo corriendo las escaleras bañándose con la luz del sol matutino.


- ¿Te sientes bien Mikoto?- Mai miraba preocupada a Mikoto quien estaba colocándose los zapatos - ¿Te irás sin desayunar? – pregunto Mai.

- Sí… - respondió secamente sin siquiera voltear a verla.


- Pero…


- Me voy – le acoto Mikoto saliendo de la habitación.


- Mi…ko…to… - murmuro Mai volviendo el rostro a la mesa donde había
quedado el desayuno y su almuerzo - no comprendo Mikoto ¿Qué te sucede?
– suspiró con resignación y se alisto para salir.



Mientras terminaba de desayunar Nao dio un vistazo de nuevo a las fotos que había tomado con su celular, sin duda había sido un golpe de suerte que la cortina se hallara entre abierta.


- Bonito cuerpo – dijo mirando a Naomi – la presidenta no esta nada mal
– sonrió maliciosamente - ¿qué pasaría si publicara estas fotos por toda la escuela? – se echo a reír estrepitosamente – no sería una mala idea – se dijo así misma, en ese momento miro detenidamente el rostro
de Naomi, la miró con sumo detenimiento – en verdad… esta enamorada de Shizuru – dijo inconcientemente al darse cuenta de lo que había dicho cerro con fuerza su celular – ¡y a mí que demonios me importa si esta o no enamorada de ella! – tomo sus cosas y salio de su cuarto.


Antes de salir de la habitación Naomi se abrazo a Shizuru, le miro a los ojos y le regalo la mejor de sus sonrisas, Shizuru correspondió a su gesto sonriéndole de la misma manera, pero sus ojos, sus ojos seguían mostrando esa enorme tristeza, desconcertando de esta forma a Naomi.


- Me voy - dijo Naomi depositando un suave beso sobre los labios de Shizuru – Naomi salió corriendo de la habitación, se sentía inmensamente feliz y a la vez profundamente desconcertada.


Shizuru cerro la puerta y cayo de rodillas sus lagrimas cayeron de sus ojos de forma incontenible.


- Natsuki… yo… yo… - murmuro.



Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   29/6/2008, 18:07

Nao esperaba en las escaleras a que Natsuki apareciera tomo el celula decidida a mostrarle a Natsuki el amor que Shizuru sentía por ella, miró una vez más el las fotografías y no pudo evitar volverse a centrar en esa expresión que contenía el rostro de Naomi.


- “Debe ser – pensó – maravilloso que alguien te miré de esa forma… con tanto amor… con esa devoción” – estaba tan metida en sus cavilaciones que ni cuenta se dio que Natsuki paso aun lado de ella. Se escucharon las campanadas de aviso del reloj y no tuvo más remedio que ir a clases. Mientras corría escaleras abajo tropezó y cayó al suelo – oouuchhh- se dolió – maldita sea – mascullo entre dientes al ver que se había hecho una herida en la rodilla.

- ¿Te duele? – pregunto una suave voz – no debes correr y menos por las escaleras – le reprocho la chica que tenía frente a ella.

- Tu… - murmuro Nao – ooouuu – cerro los ojos ¿Qué estas haciendo? – le miró molesta.

- Solo te eh puesto mi pañuelo sobre tu herida - sonrió – ven, te ayudaré a levantarte.


- No necesito que me ayudes – Nao se sostuvo del pasamanos y se levanto con dificultad.


-Déjame ayudarte – Naomi – le echo la mano en la cintura y paso el brazo de Nao por sus hombros – descuida el dolor te pasará en unos momentos es un reflejo que llega al cerebro producto de una descarga eléctrica al haber chocado tu rodilla contra el piso – solo te quedara levemente adolorido pero podrás caminar bien – sonrió.

- Pareces saber demasiado – musito Nao – mirándola con indiferencia.


- No es eso, mi padre es el mejor medico de toda Europa, por eso…


- ¿El mejor medico de toda Europa? – preguntó Nao – Y ¿Qué hace una niña rica como tu estudiando en esta escuela?.


- Una promesa – dijo – y su rostro se ruborizo levemente – una promesa
– repitió suavemente mientras Nao le miraba admirada de ver tan lindo
rostro tan cerca de ella.


Dentro de la aula Mikoto miraba a través de la ventana sin prestar atención a la lección de l maestro, su mente se encontraba en las batallas que había vivido hasta hace poco y en el rostro de Mai, cuando esta sonreía, cuando se hallaba triste, cuando se enfadaba, sonrió
suavemente, “sé que estas enamorada de ese chico” – la voz de Natsuki hizo mella en sus oídos - “Ta…te” – la voz de Mai – Mikoto apretó sus manos formando puños y en su rostro se reflejo un profundo dolor.


- No debiste haberme ayudado – dijo Nao sosteniendo con ambas manos el balde de agua – ahora estas también castigada.


- No importa – dijo Naomi mirando el agua de su balde – no podía dejarte así.


- Hummmm – suspiro Nao molesta – eres extraña - fijo su mirada en el
ventanal mirando el cielo – “si logró hacer que esta chica” – pensó –
hummmm pero yo no soy así” – miró de reojo a Naomi quien aún miraba el contenido de su balde su mirada seria le daba un toque hermoso, su
cabello resbalo por su frente y le cubrió sus ojos – Oye – dijo Nao.

- ¿Ehh? – pregunto Naomi volviendo su rostro para ver a Nao - ¿sucede algo? – sonrió Naomi.


- No… - dijo Nao ruborizándose – “quería ver sus ojos – se dijo – ¿por
qué sentí esta fuerte necesidad de seguir viendo sus ojos?”, “¿por qué
pienso que es hermosa?.... - ¿Qué… sucede conmigo?

- ¿Mandaste a llamarme Shizuru? – Natsuki sonrió ampliamente al entrar en la sala de juntas escolares.


- Así es – respondió Shizuru sin emoción en su voz y con la mirada fija en su computadora.


- Gracias – dijo Natsuki – y se acerco a su escritorio apoyo las palmas
sobre el mismo y sonrió – tenía ganas de verte – dijo ruborizándose
levemente.

- Seré breve – dijo Shizuru – cerrando su lap top – quiero pedirte un
favor – levanto lentamente la vista hasta posarla en los ojos de
Natsuki.

- Lo que desees – respondió Natsuki – su rostro se torno serió al ver la resolución que había en los ojos de Shizuru.


- No te cruces más en mi camino – soltó despacio Shizuru.


Natsuki dio un paso atrás mientras su rostro pasaba de la sorpresa al desconcierto.


- ¿Qué… di…jis…te? – pregunto Natsuki sin poder creer lo que había escuchado.


No hay porque repetirlo – dijo Shizuru seriamente mirando hacia la ventana – ahora sal de mi oficina y de mi vida – abrió nuevamente su lap top y centro su mirada en la pantalla, empezó a escribir – se le había hecho un nudo enorme en la garganta, tenía deseos de llorar y de gritarle que no se fuera que no la abandonara… pero… ya había tomado una decisión y tenía que ser fuerte.


Natsuki estaba de pie con los ojos muy abiertos, no podía entender, ¡no quería entender aquellas palabras!, no era verdad se repetía, ¡no era verdad! Se repetía una y otra vez ¡¡¡¡no era verdad!!!! sus labios
formaron una amarga sonrisa y las lágrimas le resbalaron lentamente por sus mejillas.


- Por… fa…vor… - dijo en un hilo de voz – dime que es mentira – suplicó.

- Oh! ¿Sigues aquí? – pregunto Shizuru levantando su rostro y mirándole fríamente, no había rastro de emoción ni en su voz, ni en su mirada.

- Shi…zu…ru… - dijo sorprendida Natsuki, quedándose helada ante su actitud.

- Yo – dijo volviendo la vista a un lado – no tengo más que decirte – frunció el ceño.

- No… - dijo Natsuki – meneando la cabeza en negativo – no… lo… en…ti…en…do.


- No hay nada que entender – soltó Shizuru de golpe, no pudo evitar un gesto de dolor – ahora – dijo recuperando su compostura – por favor tengo muchas cosas que hacer – se volvió a mirarla y ¡le sonrió! con esa sonrisa tan característica de ella – así que Kuga – san ¿puedes
irte? - le extendió la mano invitándola a salir.

- ¿Ku…ga? – La estocada final había sido dada, Natsuki no pudo más, se llevo las manos al rostro y cayó de rodillas frente a ella llorando
profusamente ¿Qué estaba pasando?, ¿Qué era todo aquello?, ¿Por qué? – cientos de preguntas taladraban su mente aguijoneándole sin piedad y luego esa sonrisa… otra vez esa sonrisa… y su voz… su voz… levanto el rostro de golpe al escuchar la puerta correrse y cerrarse con fuerza.

- Shi… zu…ru… - dijo y miro lentamente en derredor y se dio cuenta de
que estaba sola, ahora en verdad que estaba sola – se abrazo así misma con fuerza y no pudo evitar que un miedo enorme se apoderara de ella, era el vacío de la soledad que la estaba envolviendo de nuevo entre sus fríos y mortecinos brazos y el llanto siguió brotando de sus lindos ojos, mientras su corazón lentamente se hacía pedazos.


Shizuru al salir de su oficina camino lo más rápidamente posible, deseaba estar sola, deseaba que nadie ni nada le molestara, sus lagrimas resbalaban sin piedad por sus mejillas, su rostro reflejaba una cruel amargura… “ esta hecho – se decía – esta hecho” – cerro sus puños con fuerza y sintió un nudo enorme en la garganta que le hacia difícil respirar, había enmudecido al ver a Natsuki caer de rodillas frente a ella, estiró su mano pero Natsuki no la vio y el rostro de Shizuru se lleno de un infinito dolor al verla así, dejo su mano extendida mientras miraba a Natsuki romper en ese llanto infinitamente amargo, se odio a si misma por causarle ese dolor, tuvo que salir de ahí porque de otra forma hubiera corrido a sus brazos y le hubiera suplicado perdón…pero… no podía hacerlo, ya no había vuelta atrás, le pertenecía a Naomi… esa promesa… ese amor que una vez sintió la obligaba a tener que olvidar a la chica que una vez al volver el rostro miró y cuyos ojos verdes clavaron sobre su corazón un amor intenso y completamente nuevo, cuando la vio… en aquella ocasión por vez primera todo el mundo ante sus ojos desapareció, a la única que miraba era a Natsuki, su rostro endurecido, su ceño siempre fruncido, su mirada llena de soledad, coraje, rabia y frustración… y que sin embargo si se le ponía atención, si en verdad se le ponía atención podía oírse claramente aquel grito angustioso de dolor en el que pedía un silencioso auxilio… estaba tan sola que su verdadera esencia quedo escondida en algún lugar apartado de su mente y de su corazón y solo Shizuru pudo verlo y aún cuando todo el mundo se hacía a un lado, Shizuru se acercaba cada vez un paso a ella aunque en ocasiones tuviera que retroceder dos. Nadie veía en Natsuki lo que Shizuru era capaz de ver, de observar, solo ella podía ver a la verdadera Natsuki solo Shizuru.


Al salir del edificio tropezó con Mai.


- ¿Fujino – san?

- ¿Tokiha – san ? – pregunto al mirarla

- ¿sucede algo? – le dijo al ver sus lagrimas.

- No – respondió rápidamente – no es nada, se limpio los ojos con en envés de su mano – si me disculpas Tokiha- san.

- Shizuru – murmuro al ver que ella se alejaba - ¿qué sucederá?

Natsuki se levanto y con paso vacilante se acerco al escritorio de Shizuru, su lap top estaba cerrada y sobre ella se encontraba el regalo que Natsuki le diera, con la mano temblorosa lo tomo y se le quedo mirando, sus lagrimas golpearon contra el dije, Natsuki cerro los ojos con fuerza y con su otra mano golpeo con fuerza sobre el escritorio.


- ¡¡¡¡No lo entiendo!!!! – grito con fuerza, dejo caer medio cuerpo sobre
el escritorio, su rostro estaba sobre la lap top y sus lagrimas seguían
fluyendo como un interminable río que corriera rumbo al mar.


Shizuru camino por entre las jardineras sin rumbo fijo su ceño fruncido
mostraba su coraje, su dolor y su frustración, se recargo en el tronco
de un árbol mientras su rostro miraba a lo lejos el jardín donde por vez primera le dirigió la palabra a Natsuki.

- ¿Por qué, Natsuki? – pregunto con la mirada vacía - ¿Por qué hasta ahora me demuestras que me amas? – si tan solo… - bajo la mirada y sonrió irónicamente – si tan solo me hubieses dicho… - levanto la mirada al cielo mientras su mente la llevaba unos meses atrás.

- Fujino –sama – dijo un chico – tiene una llamada.

Shizuru levanto el rostro – ¿una llamada? – pregunto extrañada.


- Si – dijo el chico – dijo llamarse Tsukira Naomi.


- Tsu..kira - dijo Shizuru al tiempo que abría enormemente los ojos al escuchar ese apellido.


- Si – dijo el chico y se retiro.


- Naomi – dijo quedamente y se dirigió a la otra oficina.

- Hola – contesto Shizuru.

- Shizuru-sama – dijo una tímida voz.

- Nao…mi – dijo Shizuru sorprendida.

- Yo… - dijo Naomi – yo… lo logré Shizuru-sama – Naomi sostenía el auricular con ambas manos y su cabello cubría su rostro.


- Naomi, ¿estas bien? – pregunto dulcemente Shizuru.

- Si… estoy bien… me eh recuperado por completo, inclusive, inclusive hago deporte.

- ¿En verdad? – pregunto sonriente Shizuru.

- Sí – dijo Naomi – ruborizándose – Shizuru-sama yo… te eh llamado
porque… - un momentáneo silencio se hizo presente mientras Naomi
buscaba las palabras adecuadas.

- No te esfuerces demasiado – dijo Shizuru – solo déjate llevar por las palabras.

- Shizuru –sama – dijo tímidamente – por cuestiones de trabajo de mis
padres viviremos en Japón y tengo que ir a la escuela… yo… me enteré de que tu… bueno de que estas en esa escuela - bajo la mirada – sé que ah pasado mucho tiempo y antes de tomar cualquier decisión… quisiera saber si tu… - calló por un momento.

- Naomi…yo – susurro Shizuru mirando por la ventana, Natsuki andaba por el camino acompañada de Mai, Shizuru le observo atentamente.


- Shizuru-sama – dijo Naomi – si tienes a otra persona… no iré a tu
escuela, solo… - trago saliva – solo me gustaría saber si es que tienes a alguien que Te Ame – Naomi sujeto con más fuerza el auricular esperando la respuesta de Shizuru.

- Naomi… – dijo Shizuru.

- ¡Oh! – dijo – mis padres me llaman debo colgar pero si no te molesta me gustaría llamarte por la tarde ¿puedo hacerlo?.


- Sí, por… por supuesto que si – respondió Shizuru.


- Gracias Shizuru-sama.


Al colgar el teléfono Shizuru se acerco a la ventana y miro a Natsuki, le
observo atentamente, su sonrisa, el largo de su cabello, su forma de
moverse y sonrió, sin embargo su sonrisa se hizo nada al recordar que
Natsuki solo la miraba como a una amiga. Al medio día Shizuru se topo
con Natsuki en el camino.

- Natsuki – chan – sonrió Shizuru

- Hola Shizuru – dijo Natsuki abriendo su libro – tengo dudas con este
problema de matemáticas y quiera saber si me puedes ayudar a resolverlo.

- Por supuesto que sí – sonrió – no me ah dado tiempo de almorzar así que ¿te parece bien si comemos antes de resolverlo?


- Ser presidenta escolar en verdad te deja sin demasiado tiempo libre ¿eh? – suspiro – de acuerdo vayamos.


Se sentaron bajo la sombra de un árbol donde se podía ver la academia perfectamente bien.

- ¿No te parece que caminamos mucho, Shizuru? – pregunto NATSUKI claramente cansada.


- Pero la vista desde aquí es maravillosa ¿no te parece? – le sonrió.


- Bueno – dijo encogiéndose de hombros – no importa el sitio siempre y cuando me ayudes.


- Por favor – dijo Shizuru – tomando un emparedado y ofreciéndoselo a Natsuki – come conmigo.

- Gracias – dijo Natsuki mientas lo tomaba, sus dedos inintencionalmente se rozaron – Natsuki se ruborizo levemente y mostró
un ligero malestar que hizo sentir triste a Shizuru.

- En este semestre han entrado muchos rostros nuevos – comento Shizuru tratando de romper el incómodo silencio que se hizo.

- Sí – contesto Natsuki – hay mucha gente nueva.

-Es lindo ver que las chicas de este nuevo semestre son encantadoramente guapas ¿cierto? – Shizuru sonrió y dio una mordida a su emparedado.


- En verdad Shizuru – dijo molesta Natsuki – no sé hasta cuando vas a
cambiar – sino fuera porque eres la mejor en todas las materias yo no…
- En… verdad – dijo Shizuru acotándole y bajando ligeramente la mirada y mordiéndose discretamente el labio inferior.


- En verdad Shizuru – dijo Natsuki sin mirarla – deberías intentar cambiar – Nao no ah dicho nada pero los rumores sobre ti no han disminuido.



- Rumores ¿eh? – se empezó a reír por lo bajo – no me imagino viviendo
mi vida en pos de lo que diga o deje de decir la gente sobre mi Natsuki

– chan – se volvió para mirarla – ¿en verdad, es tan importante lo que
diga la gente? – pregunto con un dejo de amargura en su voz.

- Shi… zu…ru… - dijo lentamente Natsuki sintiéndose un poco estúpida de sus propios comentarios.

-Nadie puede decir nada de mí – dijo Shizuru elevando la vista y mirando el suave movimiento de las hojas que acariciaba el viento – porque… la única persona que me interesa esta muy lejos de mi alcance – volvió lentamente la vista hasta posarla sobre los verdes ojos de Natsuki.

- ¿Eeehh? – Natsuki se ruborizo ante sus palabras y sobre todo por esa
mirada llena de una suplica que Natsuki no supo o más bien no quiso
entender del todo – Shizuru – dijo ruborizada – yo no – bajo la mirada
y empezó a jugar con sus manos – yo te aprecio – la mirada de Shizuru
se lleno de una increíble tristeza – me has ayudado mucho y siempre
estas al pendiente de mi pero yo…no… - Shizuru apretó sus manos formando puños.

-Ni siquiera una ligera esperanza ¿eh? – dijo Shizuru relajando sus manos, miro al cielo y ahogo el llanto que se formo en sus ojos, sonrió
ampliamente y se volvió a mirar a Natsuki con esa sonrisa maravillosa –
Solo estaba bromeando Natsuki-chan, déjame ver ese problema ¿quieres?.

- Aaaahh!!! – suspiró Natsuki – por un momento en verdad creí… - empezó a reír mientras se llevaba la mano a la cabeza – me alegra que solo estuvieras bromeando.

- Tu libro – Shizuru sonreía mientras estiraba su mano – “¿en verdad –
pensó Shizuru – te sentiste mejor pensando que era una broma? Natsuki… Natsuki” – Shizuru lloraba por dentro, mientras por fuera le obsequiaba a la mujer que amaba una sonrisa y una seriedad absoluta a la hora de enseñarle el procedimiento de cómo resolver ese problema – “Naomi – pensó Shizuru – tengo la respuesta”
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   30/6/2008, 20:46


“Esa tarde le dije a Naomi que podía venir a la escuela, que no había nadie que me amara, fue a causa de esa contestación que Naomi volvió a mi” – Shizuru se sentó recargándose en el tronco de aquel árbol – “fue
mi culpa, todo es culpa mía” – “y ahora” – se miro las manos – “lastime a Natsuki” – cerro los puños – “sin embargo… ¿Cómo iba a saber?... ¿cómo iba a saber que me amabas Natsuki?” – cerro los ojos y siguió llorando.


Mai entro en la sala del consejo estudiantil, Natsuki estaba sentada en el suelo recargada de espaldas al escritorio de Shizuru, miraba la palma de su mano, ya no lloraba simplemente miraba el collar con el dije que le regalara a Shizuru, su rostro estaba vació de cualquier tipo de emoción, sus labios entreabiertos, su cuerpo extrañamente relajado y su mirada muy lejos de cualquier sitio.


- Eeh, Natsuki – dijo Mai -… ¿estas bien? – se acerco a ella, Natsuki se levanto y paso por su lado sin decir palabra alguna, Mai solo le miró y antes de que Natsuki saliera le hablo – Solo – dijo Mai – no huyas… no sé que paso entre ustedes, pero si es verdad que la amas no la dejaras ir – Natsuki frunció el ceño apretó con fuerza sus manos y salio sin decir palabra alguna.


Mai suspiró por lo bajo y camino hasta la ventana observo a los chicos
y chicas salir a los jardines la hora del almuerzo había llegado, a lo lejos distinguió a Mikoto que caminaba unos metros atrás de Yuuichi.


- ¿Mikoto? – se pregunto – Salió rápidamente pues quería hablar con ella.


Mientras tanto Mikoto observaba a Yuuichi quien llevaba sobre su hombro un par de espadas de entrenamiento, el rostro de Mikoto denotaba cierta molestia, mientras seguía tras el chico recordó una de las platicas que tuvo con Naomi.

- ¿Shizuru-san? – pregunto Mikoto


- Sí – dijo Naomi ligeramente ruborizada – ella es la persona que más quiero – sonrió.


- Mai – dijo Mikoto rápidamente – Mai es la persona que yo más quiero – asentó con la cabeza.


- Eeh! – Naomi miro a Mikoto y tras breves instantes sonrió – bueno dijo– a lo que me refiero es a que hummm….. lo que tu sientes por Mai– san es diferente a lo que yo siento por Shizuru-sama .

- ¿Diferente? – pregunto intrigada Mikoto.


- Aja – asentó con la cabeza – se puede querer de diferentes formas; por lo que me has dicho creo que Mai –san te quiere como si fueras su hermana menor.

- ¿Hermana menor? – volvió a preguntar.


- Aja – dijo Naomi asentando con la cabeza al unísono – en cambio lo que yo siento por Shizuru – sama es completamente diferente, a mi…. –
bajo la mirada – a mi me gusta Shizuru-sama, aunque soy una chica yo… yo quiero besarla

- ¿Be..sar…la? – susurro Mikoto sorprendida e imaginándose besando a Mai por lo que su rostro se ruborizo de inmediato y su corazón empezó a latir deprisa.

- Sí – respondió tímidamente – yo quiero… yo quiero abrazarla, quiero sosternela entre mis brazos… aun cuando soy una chica porque yo… Yo Amo a Shizuru – sama, cuando la miro parece que el tiempo se detiene, cuando sonríe me hace sentir feliz, para mi estar a su lado es lo más importante, sin embargo trato de no estar todo el tiempo con ella para no ser una molestia. Además es la presidenta del consejo y es una mujer
muy ocupada, así que me conformo con los breves momentos que puede
brindarme. Quiero pasar el resto de mi vida con ella porque quiero hacerla siempre sonreír… yo… - Naomi suspiro – quiero hacerla inmensamente feliz.

- ¿Amar es… desear que la otra persona sea feliz? – pregunto Mikoto.


- No estoy segura si es solo eso, pero yo quiero hacer feliz a Shizuru-sama – sonrió y miro el cielo – Mikoto dijiste que – dijo – Yuuichi es el chico que le gusta a Mai-san ¿cierto? – Mikoto solo asentó con la cabeza – Entonces continuo el es la felicidad de Mai –san– murmuro.

- ¿Su felicidad? – Mikoto frunció el entrecejo.


- Aja – se limito a responder Naomi sin mirarla – cuando amas a una persona te sientes completa ¿sabes?, cuando la miras todos los demás desaparecen de tu vista te olvidas de todos solo existe esa persona para ti – Mikoto abrió enormemente los ojos pues eso le sucedía con Mai
– y sobre todo – continuo – deseas que sea completamente feliz Aahh! Ya veo a Shizuru-sama, nos vemos Mikoto – se despidió y corrió hacia
Shizuru.

El resto del día Mikoto permaneció sentada en ese lugar preguntándose que era lo que le sucedía, sabía que quería a Mai pero no tenía idea de que la amara, una enorme sonrisa se apodero de su rostro al estar segura de que amaba a Mai, sin embargo se esfumo en un instante al recordar las palabras de Naomi “Yuuichi es el chico que le gusta a Mai-san ¿cierto?... Entonces el es la felicidad de Mai –san” .



- Duele – dijo llevándose las manos al pecho – duele – repitió mientras las lagrimas fluían por sus mejillas - ¿por qué duele? – se pregunto y en ese momento la imagen de Yuuichi besando a Mai le vino a la mente –apretó con fuerza sus manos – no… no…. Mai – susurro – Mai es mía – Yo… ¡¡Yo Amo Mai!! – grito, sin embargo se sentía profundamente triste pues si realmente amaba a Mai debía de hacerla feliz y eso significaba dejarle el camino completamente libre para estar con Yuuichi.


Ese día Mikoto se la pasó en ese lugar recordando cada instante vivido con Mai, a cada recuerdo se formaba en su rostro una sonrisa o un gesto de dolor, cada recuerdo le provocaba una sensación diferente. Esa noche mientras Mai dormía Mikoto la miraba desde su cama “lo que más deseo es su felicidad” – a sus oídos volvió la voz de Naomi – “Yuuichi – Kun es quien le gusta a Mai – san ¿cierto? – Mikoto frunció el entrecejo y se tapo la cabeza con las sabanas cerrando los ojos con fuerza – “Entonces el es la felicidad de Mai-san” – una vez más la voz de Naomi se hizo presente en la mente de Mikoto y abrió los ojos – No… musito – No quiero – comenzó a llorar en silencio tratando de descifrar su dolor.


Mikoto volvió de sus recuerdos y alcanzo a Yuuichi, este al verla le sonrió.


- ¿Cómo estas Mikoto? – le saludo y segundos después miro en todas direcciones – hummm ¿y Tokiha? – preguntó – siempre estas con ella – Mikoto miraba el suelo y no tenía idea de que decirle al chico de hecho ni siquiera sabía porque había ido tras él - ¿Mikoto? – pregunto el chico levantándole el rostro con la mano, Mikoto le miró y de inmediato centro su atención sobre las espadas que Yuuichi tenia al hombro – aaahhh! – exclamo – ya sé lo que quieres es entrenar un poco conmigo ¿eh? – le guiño un ojo – anda practiquemos un rato prometo no ser muy rudo contigo – Mikoto solo asentó con la cabeza – Muy bien entonces toma – le extendió la espada y Mikoto la tomo observándola cuidadosamente.


En un momento Mikoto se abalanzo con fuerza contra Yuuichi, el chico se sorprendió por la fuerza con que Mikoto le atacaba solo era capaz de
esquivar los golpes.


- Eehh Mikoto… espera, solo, solo estamos entrenando – decía esquivando los golpes de la chica.


- “Quiero vencerlo” – pensaba Mikoto – “necesito vencerlo… de esa forma yo… de esa forma yo…” – se abalanzo contra el chico una vez más con fuerza.

- Espera por favor – pidió Yuuichi.


Sin embargo Mikoto no le hacia el menor caso, Mai caminaba cerca del lugar al escuchar los golpes de las espadas y la voz de Yuuichi corrió para ver que era lo que estaba pasando. Mikoto en un descuido resbalo con una piedra cayendo hacia enfrente con la inercia se llevo a Yuuichi junto con ella, cayendo los dos al suelo. Mikoto entreabrió los ojos y se dio cuenta de que estaba a centímetros del rostro del chico quien tenía los ojos cerrados y un claro gesto de dolor en el semblante, una de las manos de Yuuichi hizo presión un par de veces sobre algo que sentía mullido y confortable, abrió lentamente uno de sus ojos y se percato de que estaba tocando el pecho de Mikoto el cual en esos meses se había desarrollado visiblemente, de inmediato le soltó y se ruborizo por completo.

- Aaahhh!!! –exclamó – lo… lo siento – dijo apenado – esto… yo…. –calló
al instante al sentir las lagrimas de la chica caer sobre su rostro - ¿Mikoto? – pregunto extrañado - ¿Qué te sucede?

- ¿por qué? – pregunto Mikoto mientras la lagrimas caían por su mejillas - ¿por qué no pude vencerte? – volvió a preguntar.


- Mikoto – dijo el chico incorporándose - ¿pasa algo? – pregunto, sin embargo Mikoto permaneció en silencio y solo lloraba Yuuichi le abrazo recargándola en su pecho, Mai llegó al sitio en que ellos se hallaban y miró a Mikoto en brazos de Yuuichi, una extraña sensación se apodero de ella, algo que no podía definir con palabras un nombre emergió de sus
labios –Mi..ko…to – dijo suavemente – dio un paso al frente y al hacerlo piso una rama que crujió al romperse haciendo que ambos se volvieran a mirarla.

- Mai – pronunció Mikoto levantándose de inmediato, le miró por un instante y echo a correr.


- Mikoto – Mai estiro su mano – espera – dijo, pero Mikoto no le escucho.


- ¿Tokiha? – pregunto Yuuichi completamente confundido.


Mai solo se dio la vuelta dejando al chico con mil interrogantes en la cabeza.


Mientras tanto Natsuki se sentó debajo de la sombra de un árbol el almuerzo lo dejo a un lado cerro los ojos recargándose de espaldas al tronco y se dispuso a tratar de olvidar todo lo que había sucedido hasta ese momento, la brisa agitaba suavemente su cabello.

- ¿Kuga –san? – la voz de un chico hizo que Natsuki abriera lentamente los ojos


- ¿Takeda? – pregunto frunciendo el entrecejo - ¿Qué quieres? – pregunto con la voz plagada de una clara molestia.


- Ah… esto… yo… pues… eh – balbuceaba el chico con el rostro sonrojado.


- ¡Para eso me molestas? – le espeto mirándole fríamente, se levanto
dándole la espalda – Idiota - dijo por lo bajo mientras se encaminaba
rumbo a los salones.

- Es… espera Kuga –san tu almuerzo.


- No me interesa – dijo Natsuki sin mirarlo – te lo puedes quedar.


- ¿Eeehh? – el chico sonrió entupidamente mientras el rostro se cubría de un completo carmesí al tomar ese tesoro entre sus manos.

Shizuru mientras tanto miraba con nostalgia aquel jardín, para ella esas primera palabras que cruzo con Natsuki eran parte de sus más atesorados recuerdos.

- Natsuki – murmuro –si tan solo… - suspiro – fue mi culpa… todo es culpa mía – frunció el entrecejo.


- Shizuru – sama – la voz de un chico hizo que volviera el rostro – te esta esperando el consejo estudiantil para que presidas las reunión sobre lo que haremos en el próximo festival escolar.

- Oh! – dijo Shizuru – gracias en seguida iré – le dijo al chico sin mostrar su habitual sonrisa.


El chico antes de irse miró extrañado a Shizuru, nunca la había visto tan triste. Shizuru se levanto a los pocos minutos miró una ultima vez el jardín cerro los ojos y se dio la media vuelta.

- Adiós Natsuki – murmuro suavemente, el viento agito su hermoso cabello y su mirada perdió por completo su brillo, ahora estaba por completo decidida a olvidar a Natsuki.

Mai caminaba entre los jardines envuelta por completo en sus pensamientos, se sentía extrañamente confundida, en ella estaba un sentimiento difícil de describir, y no encontrarle un nombre para definir ese sentimiento le estaba haciendo sentirse muy molesta.

- ¿Será posible que a Mikoto le guste Yuuichi? – se pregunto para si misma – si es así ¿Qué debería hacer?.


Tanto Natsuki como Mai pasaron la una junto a la otra sin embargo estaban tan metidas cada una en su mundo que ni cuenta se dieron. Natsuki al volver de sus pensamientos se vio de pie frente a aquel jardín donde viera a Shizuru por ves primera y revivió aquel recuerdo, se veía a ella misma de pie apunto de arrancar la vida de esa inocente flor, el dulce regaño de Shizuru volvió a sus oídos, esa mirada plagada de gentileza, su persona en si que le hizo sentir aún cuando ella no lo deseaba una grata confianza – “Cuando te conocí – pensó – creí que solo serías en mi vida una persona más a la cual nunca tomaría importancia, sí… sí….creí que serías algo sin importancia… ¿cuándo?, ¿Cuándo te volviste tan indispensable?... ¿en que momento entraste en mi corazón? Y sobre todo ¿cómo es que no me di cuenta?... y ahora, ahora que tengo mis sentimientos por ti tan claros, ¿Por qué? – frunció el entrecejo, dio la media vuelta y se fue de aquel sitio.

Mai volvió al salón de clases faltaban escasos minutos para que la hora del almuerzo terminara, el salón se hallaba medio vació, se sentó en su silla y se tendió sobre el pupitre, por un momento su mente quedo vacía de cualquier pensamiento, solo tenía una imagen fija en la mente y esa era el abrazo que involucraba a Yuuichi y a Mikoto.

- no sabía – dijo quedamente – que a Mikoto le gustara Yuuichi, siempre
pensé que yo… era quien… le…. – suspiró y se limito a mirar el lento surcar de las pocas nubes que vagaban por el amplio cielo azul.

De regreso a los salones Nao caminaba al lado de Naomi.

- Cocinas muy bien – dijo Nao.


- No es verdad – sonrió Naomi.


- Por supuesto que si – Nao se llevo las manos detrás de la cabeza – pero dime ¿siempre cocinas tanto para el almuerzo?


- No – se limito a decir mientras se ruborizaba – es solo que lo hago para mi y para esa persona que es muy especial para mi.


- ¿especial? – pregunto Nao sabiendo de antemano a quien se refería.


- Si – respondió Naomi con una hermosa sonrisa en el rostro.


- ¿Y puedo saber quien es el afortunado? – pregunto Nao de improviso.


- Oh! No es un… - Naomi se detuvo en seco al darse cuenta de lo que
estuvo a punto de decir – no… no le conoces – se limito a decirle – bueno me… me tengo que ir – dijo Naomi echando a correr a los salones.

- Oye, es… espera – dijo Nao mirándola correr ya lejos de ella – shhhzzz – chasqueo – debí haberme callado la boca – saco el celular y miro una vez la mirada de Naomi – En verdad es… muy especial para ti ¿no es verdad? – dijo girando el rostro a un lado – Shizuru no merece tenerte Naomi – susurro – en verdad ella no merece nada – apretó los dientes con fuerza - ¡maldición! – dijo en voz alta - ¿Por qué eres tan dulce Naomi? – dijo ya con más calma – ahora – miro el celular – como podría usar esto sin lastimarte… ¿cómo… cómo lo usaría para lastimarla a ella sin hacerte daño a ti?.

Mikoto se había detenido de su larga carrera y ahora solo caminaba lentamente pensando en que hacer con lo que sentía por Mai, pero sin llegar a una conclusión lógica; mientras tanto las clases ya habían iniciado y ni Natsuki, ni Mai, ni Nao prestaban atención a lo que decían sus respectivos profesores, Shizuru presidía la junta y para sorpresa de todos estaba en verdad poniendo atención a cada cosa no de la forma pasiva que solía hacerlo sino con un interés férreo como si deseara que el trabajo le inundara por completo con el solo deseo de pensar lo menos posible en la mujer a la cual acababa de destrozar con su actitud.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 14:53

CAP.14

Por la noche Mai preparaba la cena, estaba preocupada pues Mikoto aún no aparecía era extraño que se saltará la comida y encima la cena, se sentía desconcertada aún tenía en la mente ese abrazo, podía ver claramente el rostro de Mikoto recargado al pecho de Yuuichi, este sosteniendo su cabeza con su mano y con la otra rodeando su pequeña espalda, los ojos del chico cerrados dejando que el llanto de Mikoto empapara su camisa…¿qué era?...¿qué era ese sentimiento que volvía a embargarla?... ¿por qué le molestaba tanto?...suspiro por lo bajo mientras iba a la ventana y corría la cortina esperando verla, sin embargo abajo todo estaba vacío.

- Mikoto – dijo quedamente - ¿dónde estas? – pregunto mientras alzaba la vista al nublado cielo nocturno.
- Ya estoy aquí – dijo Mikoto sin muchos ánimos, se saco los zapatos inmediatamente.
- Mikoto – Mai volvió el rostro para mirarla empero Mikoto esquivo su mirada - ¿Dónde estabas? – pregunto.
- Voy a bañarme – respondió encaminándose al cuarto de baño.
- Pero Mikoto tu…. – dijo Mai no obstante Mikoto no le hizo caso y cerro la puerta tras de si.
- Así que… - susurro – … no me dirás nada ¿eh? Mikoto – su rostro formo un claro gesto de tristeza.

Natsuki miraba las gruesas nubes negras que cubrían el cielo, un par de relámpagos aluzaron momentáneamente el cielo, en seguida se escucharon los estruendos y las luces se apagaron, Natsuki permaneció de pie con el rostro inmutable de frente al cristal de su ventana, una fuerte lluvia comenzó a caer y en cuestión de minutos arreció con más fuerza, así como por el cristal resbalaba el agua de la misma forma las lagrimas de Natsuki corrían imparables por sus ruborizadas mejillas.

- Ya basta – musitó – es suficiente… - apretó con fuerzas sus manos - ¿Por qué estoy llorando?... yo no soy así…no quiero llorar … ya no… yo – cayó de rodillas llevándose las manos al rostro – estúpida Shizuru… idiota… idiota… ¡¡Idiotaaaaa!! – grito hundiéndose profundamente en el dolor que le traspasaba el corazón como una filosa, fría y cruel daga.
- Shizuru-sama – Naomi se abrazo a su espalda – tengo miedo – dijo abrazándole con más fuerza - ¿cómo es que el clima cambio de esta forma, si en la tarde estaba tan despejado? – le pregunto suspirando resignadamente.
- No lo sé - respondió Shizuru viendo la lluvia caer a través del cristal de su ventana – a veces… no sabemos cuando el clima cambiara para todos ¿no es así?.
- Shizuru-sama… aaahhh!!!! – grito al escuchar un estruendo fuertísimo tanto que hasta el cristal tembló.
- No sucede nada – respondió Shizuru sin ningún tipo de emoción en su voz – un segundo estruendo se dejo escuchar y Naomi se aferro con más fuerza a Shizuru – si continuas sujetándome de esta forma no me dejaras respirar – dijo Shizuru sin mirarla.
- ¡Oh! Lo… lo siento – dijo soltándole, un estruendo más se escucho y Naomi se arrodillo temblando visiblemente y se cubrió los oídos con las manos.

Shizuru se arrodillo frente a ella, le miro intensamente – ¿Shizuru-sama? – pregunto Naomi intentando leer alguna emoción en sus ojos - ¿qué…? – su pregunta murió en sus labios, Shizuru le beso con fuerza, sin ningún gesto de ternura, era un beso violento, agresivo, la recostó sobre el piso sacándole la blusa y el sostén sin ninguna consideración – Espera… - rogó Naomi – Shizuru-sama ¿por qué? – su pregunta volvió a morir con un nuevo beso, Shizuru tomo entre sus manos los pechos de Naomi acariciándolos sin ninguna contemplación. Naomi logro liberarse de la boca de Shizuru - ¿Por qué?... ¿Por qué esas haciendo esto? – los ojos de Naomi se anegaron de lagrimas las cuales resbalaron por sus sonrojadas mejillas, la habitación se aluzo momentáneamente con el resplandor de un relámpago y por un breve instante el rostro que Shizuru tenía frente a sí se transformo en el de Natsuki. Shizuru se hizo hacia atrás como si el cuerpo de Naomi quemara, en su rostro se dibujo un gesto de profundo dolor y arrepentimiento, se cubrió la cara con sus manos y comenzó a llorar con fuerza – per… perdóname… perdóname – suplicaba amargamente – no quería… en verdad no deseaba lastimarte… por favor Na… - ese nombre murió en su garganta, no fue capaz de pronunciarlo.

- Shizuru – sama – susurro Naomi mirándola sorprendida y su corazón se lleno de un infinito dolor – Shizuru-sama – volvió a repetir, se acerco a ella y le abrazo – todo esta bien – le dijo dulcemente.
- No… no… - Shizuru seguía con el rostro cubierto por sus manos – No – repitió negando con la cabeza – no esta bien – su llanto proseguía – lo siento tanto.
- No te preocupes – dijo inocentemente Naomi – todo esta bien – le retiro las manos del rostro y Shizuru le miró a los ojos – perdóname tu a mi Shizuru-sama.
- Naomi – dijo Shizuru.
- Seguro has tenido un día difícil y yo… - bajo la mirada – no eh sido considerada contigo – trago saliva – me buscas y actuó de esta forma – Shizuru al oír sus palabras abrió enormemente los ojos – me eh comportado de una forma muy egoísta lo siento Shizuru-sama… por favor aceptame – le tomo el rostro con sus manos y le beso profundamente.
- “No, no Naomi” – pensó Shizuru – “por favor detente” – Naomi le tomo las manos y las coloco sobre sus pechos y con suaves movimientos le incito a que le acariciara – “No… no… por favor Naomi yo… no quiero…” – seguía pensando, Shizuru se separo dulcemente de Naomi, retiro sus manos de sus pechos y le tomo el rostro con las manos – esta bien – intentó sonreír – no es necesario haber esto – le dijo con ternura.

El rostro de Naomi se contristo y las lágrimas le fluyeron como ríos.

- ¿Naomi? – pregunto Shizuru extrañada.
- Me… me odias ¿verdad? – pregunto amargamente.
- Naomi – musito Shizuru mientras se sorprendía al ver el enorme dolor y vergüenza que se dibujo en ese inocente semblante.

Naomi se levanto y corrió a la cama tirándose de bruces y llorando amargamente – “Me odia…me odia… Shizuru – sama me odia” – se decía angustiosamente asimisma.

- Naomi – susurro Shizuru, su rostro formo una amarga expresión de dolor, apretó con fuerza sus manos formando puños y mordió su labio inferior, tras unos instantes se levanto y camino hasta Naomi, se sentó al borde de la cama y le acaricio la cabellera suavemente, Naomi volvió el rostro centrando sus ojos en el rostro de la mujer que amaba, Shizuru le sonrió. – Naomi –musitó – Te… necesito – bajo lentamente el rostro le tomo de la barbilla entreabriéndole los labios dulcemente, sus labios se posaron sobre los de Naomi y de forma suave introdujo su lengua dentro de esa inocente y calida boca, la forma como Shizuru le besaba le hizo sentir una profunda emoción en su corazón, se sentía inmensamente bien cada roce, cada caricia que proporcionaba y el sabor, ese dulce sabor que inundaba su boca era lo más parecido al elíxir de los dioses. Shizuru le tomo gentilmente de los hombros y le levanto con ternura sin romper ese beso, Naomi quedo al fin de rodillas sobre la cama Shizuru separo sus labios de Naomi y le deslizo la boca por el cuello mientras tomaba las manos de Naomi y las dejaba reposar sobre sus pechos cubiertos aún por el uniforme escolar. Shizuru le hablo al oído dócilmente


- ¿Te gusta lo que estas sintiendo? – le susurro.

Naomi antes de contestar trago saliva pues se daba cuenta del increíble poder que tenía Shizuru para hacerle sentir de esa forma.

- Sí – mascullo levemente – me… – se ruborizo levemente – me… gusta.
- Buena chica - murmuro Shizuru mirándola profundamente a los ojos.
- Shizu…ru… - Naomi bajo la mirada tímidamente, trago saliva y volvió a mirarla a los ojos, se ruborizo por completo haciendo que una ligera y sincera sonrisa floreciera en los labios de Shizuru.
- Sí – respondió Shizuru a la pregunta que le formulo Naomi sin palabras.
- Aahh! – Naomi sonrió enormemente y su rostro se torno feliz, ahora ya tenía el permiso de la mujer que amaba para librarle de sus ropas y poder sentir una vez más esa sensación que se tiene al sentir el calor proveniente de la persona que mas amaba. Empezó a desnudarla y Naomi se deleitó con cada roce que sus manos le prodigaban a la piel que iba quedando al descubierto, sus manos se posaron sobre los firmes pechos de Shizuru, trago saliva al sentirlos, al recrear en sus manos esa suavidad que creía había sido un sueño la primera vez, su rostro ruborizado miraba ese magnifico cuerpo desnudo, cada una de sus perfectas formas, rozo con las puntas de sus dedos los rosáceos pezones.
- ¡Aaaahhh! – exclamó Shizuru cerrando sus ojos ante la dulce y suave caricia – “Naomi –pensó Shizuru – en verdad no quiero… si tan solo te detuvieras… por favor” – suplicaba dentro de si – abrió lentamente los ojos al sentir sobre sus pechos el contacto de la lengua de su joven amante. – “No… en verdad no quie….” - ¡aaahhhmmm!! – exclamo al sentir la suave succión de la boca de Naomi mientras sus dedos jugaban con el endurecido pezón – “Si en este instante me separo de ti… pensarás que me eh molestado… pero… - sus ojos mostraron un claro gesto de molestia – si permito que continúes te haré pensar que Te Amo” – Abrió enormemente los ojos al darse cuenta de lo que había pensado – “pero… es eso… - se dijo – tengo que Amarte, te hice… te hice una promesa… así que Tengo que Amarte para poder cumplir mi promesa… así que… Por favor Naomi… por favor… enamórame otra vez”- le levanto el rostro cuidadosamente con ambas manos y le miro con profunda tristeza – “hazme olvidarla, ¿puedes hacerlo Naomi? – Shizuru le examino el rostro con profundo detenimiento – Eres tan hermosa Naomi – le dijo haciendo que la chica se ruborizara – tan… hermosa – repitió – Naomi se ruborizo aún más y se sintió inmensamente feliz. Naomi entrecerró los ojos y le ofreció su boca - “Naomi – pensó Shizuru – Sí… esto lo eh provocado yo ¿no es así?, por lo mismo tengo que hacerme responsable de mis actos ¿verdad Naomi?” - sonrió amargamente mientras cerraba los ojos y acercaba su boa a la de Naomi – “Sin embargo ¿por qué duele tanto?...¿Por qué siento que el corazón se me hace pedazos?” - le beso dulcemente intentando inútilmente borrar el dolor que le estaba matando.

Nao miraba el rostro de Naomi en su celular, había algo que le molestaba, algo que no lograba entender del todo y era esa obsesión por no dejar de mirarla, era como si deseara recordar algo que había ya olvidado.

- ¿Qué es esta sensación?... ¿Por qué siento que ya te conozco de tiempo atrás? – exhaló un suspiro dejando a un lado el celular, centro su mirada en el techo - ¿dónde?... – cerro los ojos intentando recordar; un relámpago cruzo el cielo haciendo un estruendoso ruido fue entonces cuando:
- ¡aaaahhh! – la voz de una niña hizo que Nao abriera la puerta de aquella habitación, al mirar al interior vio a una niña sentada sobre una cama, las cortinas estaban abiertas y se podía ver claramente el cielo de aquella tarde cubierto por gruesas nubes grises que soltaban una lluvia parecida al diluvio, la niña tenía los ojos cerrados y sus manos cubrían sus oídos y las lagrimas le corrían por la mejillas.
- Oye – le hablo Nao pero, la chica no le escucho - ¡hey! – le hablo más fuerte, sin embargo no fue suficiente – ssshhzzttttsss – chasqueó y camino hasta llegar a su cama, le retiro las manos de los oídos logrando así que la chica le mirara – oye – volvió a decirle.
- ¿Quién… quien eres tu? - pregunto la niña mientras cerraba los ojos al escuchar un segundo estruendo.
- ¿qué te pasa? – pregunto Nao - ¿te asustan los rayos? – la chica abrió poco a poco los ojos y asentó con la cabeza, más no pudo decir nada porque en ese instante un dolor le atravesó el pecho y un gesto de dolor se reflejo en su rostro, la chica se dejo caer sobre la cama - ¡hey! – exclamo Nao - ¿te sientes bien? ¡oye!
- Aaahh!!... yo… - dijo la chica con un rictus de dolor, llevándose las manos al pecho – ya… ya esta…. Pasando.
- Estas sudando – observo Nao.
- Estoy… estoy bien – dijo la chica incorporándose lentamente de nuevo, respiro profundamente – ya paso el dolor.
- ¿Te dan miedo los rayos? – pregunto Nao.
- Sí… aunque me da más miedo el día de mañana.
- ¿mañana? – pregunto Nao confundida.
- Sí – dijo la chica – porque es probable – bajo la cabeza – que mañana muera – sonrió amargamente.
- ¿mo..rir?, ¿por… por que? – pregunto Nao mirándola seriamente.
- Mañana van a operarme… es mi corazón... creo que no tiene ganas de vivir – dijo con un gesto de resignación – pero yo sí quiero vivir – suspiro – yo… necesito vivir - apretó las sabanas con sus manos – yo quiero… vivir para seguir viendo esa sonrisa… y esos ojos…
- No te entiendo – dijo Nao.
- Oh! Es que yo… - un relámpago cruzo el cielo haciendo un estruendoso ruido - ¡aaahhh!! – grito la niña.
- Eeeeehhh … oye… niña – le decía Nao – suéltame me estas ahogando, Naomi quien se había abrazado fuertemente a Nao le soltó ruborizándose por completo.
- Esto… yo… lo… lo siento.
- Esta bien, no importa – le dijo.
- Tu… ¿por qué estas aquí? – pregunto Naomi viendo como el rostro de Nao se ensombrecía de tristeza.
- Mamá – dijo – estoy aquí por mamá – sin desearlo comenzó a llorar – unos tipos… unos tipos – se le hizo un nudo en la garganta que le impidió seguir hablando, abrió los ojos al sentir el abrazo de Naomi.
- Tranquila – musito dulcemente – estará bien porque estas preocupada por ella, estoy segura de que mejorara.
- No… - dijo secamente – escuche que es probable que no despierte nunca más - se abrazó a Naomi con fuerza y lloro larga y amargamente Naomi le dejo llorar sobre su pecho y le acaricio su pelirroja cabellera.
- Te prometo – dijo Naomi – que si pasa lo peor para tu mamá y para mi, y morimos cuidaré bien de ella, así no estarás preocupada y podrás seguir tu vida.
- Eehhh! – Nao se separo de Naomi y le miro a los ojos viendo una sincera verdad reflejada en los mismos.
- Oye niña ¿qué haces aquí? – la voz de un hombre le hizo volver el rostro
- Tsukira deberías estar durmiendo – necesitas descansar para la operación de mañana, enfermera adminístrele un sedante para que pueda dormir y tu niña – se volvió a mirar a Nao – hace mucho que la hora de visita termino ve a tu casa – otra enfermera saco a Nao de la habitación, antes de salir se volvió a mirar a Naomi quien le sonrió y le despidió agitando suavemente su mano.
- ¡¡Tsukira!!...¡¡Tsukira Naomi!! – exclamó Nao incorporándose de golpe sobre su cama las lagrimas comenzaron a rodarle por las mejillas – eres tu – dijo – eres tu… aquella niña… aquella niña… Naomi – ahora recuerdo después de ese día intente visitarte muchas veces pero nunca volviste a aquella habitación y no supe más de ti. Pensé que habías muerto que bien… que bien que estas viva, que bien – se limpio las lagrimas con el envés de su mano y volvió a mirar el rostro de Naomi en su celular – tengo que hacer algo – dijo – tengo que hacer algo… no quiero que estés al lado de Shizuru, ella no merece tener a alguien como tu a su lado… pero ¿cómo? ...¡cómo?... – repitió con mayor énfasis, se llevo la mano a la frente y se dejo caer de nuevo sobre la almohada – “Yo Amo a Shizuru” – la voz de Natsuki volvió a sus oídos – Síii – dijo Nao volviéndose a sentar de golpe sobre la cama, si logro hacer que Natsuki… si… eso es.. – sonrió maliciosamente – no será para ti Fujino Shizuru… Naomi no será para ti.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 14:56

CAP. 15.

La espalda de Naomi estaba recargada al pecho de Shizuru esta tenía las manos sobre los pechos de la chica de ojos color miel, los estaba acariciando en forma circular mientras le besaba el lóbulo de su oreja y le mordía suavemente.

- Aaaahhmmm… Shizu… hummmmm.
- Naomi, eres deliciosa – le susurro al oído provocando que la chica se excitara más.
- Shizu… hummm – no pudo hablar ya que la mano de Shizuru se deslizo por su vientre acariciándola suavemente para depositar su mano en su entrepierna acariciandola sobre su ropa interior.
- ¿Te gusta? – le volvió a susurrar al oído
- S..í – contesto débilmente pues la excitación le estaba consumiendo.
- Estas tan húmeda Naomi te puedo sentir a través de la tela.
- Hummmm, aaaaaamm!

“¿Qué…qué estoy haciendo?” – se preguntó Natsuki al estar frente a la habitación de Shizuru su mano a punto de llamar a la puerta “en verdad ¿qué estoy haciendo?” – no lo resistió más y golpeo suavemente. Shizuru se separo de Naomi y tanto ella como su joven amante miraron hacia la puerta, Naomi volvió el rostro sus mejillas estaban encendidas al máximo y sentía que el corazón se le saldría del pecho. Shizuru al mirarla le tranquilizo con una sonrisa.

- Tranquila – le susurro al oído, se levanto se puso su ropa interior su camisón y encima su bata de noche.
- Espera Naomi no tardaré
- Shizuru-sama – le tomo de la mano apretándosela levemente.
- No pasa nada tranquila – se inclino hacia ella y le rozo los labios.

Se escucho una vez más el golpeteo sobre la puerta.

- En seguida voy – dijo Shizuru acercándose, al abrir un rayo aluzo el pasillo y vio frente de si a Natsuki.
- Nat…¿Kuga- san? – pregunto mirándola a los ojos, su corazón comenzó a latir con mucha fuerza.
- Shizuru – susurro.
- ¿Qué es lo que…? – Natsuki no le dejo terminar la jalo fuera de la habitación, la puerta se cerro y la recargo de frente a la pared opuesta, sus manos le tomaron por los hombros obligándola a que la mirará.
- ¿Por qué?... hablo con un hilo de voz - ¡por qué?... necesito…necesito.
- Kuga-san.
- ¡Deja de llamarme así! – le espeto a la cara y las lagrimas rodaron por sus mejillas, la tomo de la mano y la llevo casi a rastras a su habitación, al cerrar la puerta la recargo sobre la misma y la beso, la beso desesperadamente deseando hallar en ese beso la respuesta que sus labios se negaban a darle.
- No – Shizuru – le separó de golpe – no… no sigas… por favor – volvió el rostro a un lado.
- ¿Por qué?... ¿por qué… dime por qué? – Natsuki le sujeto de los hombros haciendo que le mirara una vez más.
- No hay nada que decir – dijo Shizuru – ya eh dicho todo.
- No lo entiendo Shizuru – las lagrimas no dejaban de brotarle – no lo entiendo –bajo la cabeza y empezó a temblar – en verdad… que no lo entiendo – un rayo cruzo el cielo aluzando la habitación, Natsuki levanto el rostro y miró los carmines ojos de Shizuru, apretó con fuerza su mandíbula y le miró con coraje y frustración. – ¡Por qué no puedes ser sincera? ¡Por qué?!.
- ¿Sinceridad?... ¡Sinceridad?! – espeto de golpe Shizuru con los ojos temblando de lagrimas ¿Conoces a caso esa palabra?... ¡Por qué dices que me amas?! – Shizuru le miró de frente un relámpago aluzo el cielo y la habitación entonces Natsuki pudo ver el dolor que se mostraba en el rostro de la chica que tenía de frente a ella - ¿Cómo fue que te diste cuenta de que me amabas?!, ¡cómo puedes decirme que me quieres si todo este tiempo no has hecho otra cosa más que intentar alejarme de ti con tus comentarios?! – apretó sus manos formando puños al recordar cada palabra dicha por Natsuki que le hacían entender que no podía esperar otra cosa de ella que no fuera su amistad, sus ojos se negaron a seguir conteniendo sus lagrimas y estas fluyeron por sus mejillas – la que no entiende nada aquí soy yo… ¡la que no sabe que pensar aquí soy yo!…¿por qué hasta ahora?... ¿por qué? – su voz se quebró en esa última pregunta. – ¡Por qué?! Sí con tus comentarios me hiciste siempre ver que lo que esperaba era solo un imposible – A su mente volvieron aquellas escenas en las que incluso sin ella insinuar nada, Natsuki le reiteraba su postura.

**********
- ¿Presidenta del consejo estudiantil otra vez?
- Sí – respondió entusiasta.
- Pero si ya te graduaste.
- Lo sé pero me gustaría ayudarte además solo será hasta que te niveles en tus estudios.
- Humm menos mal – comento tras darle la espalda mientras Shizuru apretaba sus manos y su rostro se ensombrecía.
**********
- Huele muy bien Shizuru, si decidieras dejar de tontear seguramente llegarías a ser una buena esposa
- Aaah – musito solamente mientras su rostro se embargaba de tristeza.

**********
- Ese kimono te hace ver muy linda Natsuki – dijo Shizuru sonriente.
- Aaah…hummm – Natsuki se sonrojo y se miró al espejo – entonces… quizás los chicos piensen lo mismo.
- Sí… seguramente – Shizuru volvió el rostro a un lado para ocultar su dolor.

Tras recordar esas escenas Shizuru no fue capaz de mantenerse en pie cayó frente a Natsuki de rodillas llevándose las manos al rostro y llorando amargamente. Natsuki permanecía de pie mientras rememoraba al igual que ella aquellos días en los que hacia sufrir tanto a Shizuru con sus absurdos comentarios que no eran otra cosa más que la lucha infinita con ella misma por mantener ocultos sus verdaderos sentimientos.

-“Tenía miedo – pensó – estaba asustada porque me sentía a gusto a tu lado, es por eso que me comportaba contigo de esa forma… porque no quería admitir que te necesitaba a mi lado, porque me negaba a aceptar la felicidad que me provocabas al mirar tu sonrisa” – Natsuki bajo la mirada y observo a la chica que estaba a sus pies llorando todo el dolor que le ella le había provocado y eso le hizo sentirse la peor de las personas.

Naomi estaba debajo de las cobijas, al escuchar el rayo cerro los ojos y no pudo ver como Shizuru era jalada por Natsuki por lo que pensó que había salido. Sus manos las tenía posadas sobre sus oídos.

- Supongo que esta vez – susurro – no vendrás a consolarme ¿verdad Nao-chan? - su mente le llevo al pasado reciente. – “Cuando llegue a esta escuela nunca imagine que tu estarías aquí, cuando me presentaron frente a la clase ni siquiera volviste tu rostro para verme, sería por eso que me fije en ti, mirabas a través de la ventana y al contemplarte te me hiciste conocida pero no sabía de donde, incluso cuando me dijeron que a partir de ese día me sentaría detrás de ti ni siquiera volteaste para verme, no fue hasta que leíste un párrafo de aquel libro en clases cuando reconocí tu voz y pude recordar a aquella niña que en una tarde tormentosa me reconforto… aahh Nao-chan desde ese día quise presentarme otra vez contigo pero no había oportunidad y luego recordé lo que me contaste de tu mamá y no sabía como iba a preguntarte sobre su estado de salud porque aún hoy no sé si es que sigue viva. Y ahora que nos hemos vuelto a encontrar ¿no te parece curioso la forma como nos hemos hablado?.

Naomi caminaba rumbo a su salón cuando escucho un fuerte golpe que hizo que se acercara a la escalera ahí se encontraba Nao doliéndose del golpe que se había dado.

- ¿Te duele? – pregunto con suave voz – no debes correr y menos por las escaleras – le reprocho.
- Tu… - murmuro Nao – ooouuu – cerro los ojos ¿Qué estas haciendo? – le miró molesta.
- Solo te eh puesto mi pañuelo sobre tu herida - sonrió – ven, te ayudaré a levantarte. “ Me pregunto si hoy seré capaz de presentarme ante ella” – pensó Naomi.
- No necesito que me ayudes – Nao se sostuvo del pasamanos y se levanto con dificultad.
- Déjame ayudarte – Naomi – le echo la mano en la cintura y paso el brazo de Nao por sus hombros – descuida el dolor te pasará en unos momentos es un reflejo que llega al cerebro producto de una descarga eléctrica al haber chocado tu rodilla contra el piso – solo te quedara levemente adolorido pero podrás caminar bien – sonrió – “Sigue teniendo ese carácter que note la primera vez que la conocí” - pensó Naomi.
- Pareces saber demasiado – musito Nao – mirándola con indiferencia.
- No es eso, mi padre es el mejor medico de toda Europa, por eso… - “ooh! – pensó callando de golpe – “¿será que con lo que eh dicho me recordará, será bueno preguntarle por su mamá?”
- ¿El mejor medico de toda Europa? – preguntó Nao sacándola de sus cavilaciones – Y ¿Qué hace una niña rica como tu estudiando en esta escuela?.
- Una promesa – dijo – y su rostro se ruborizo levemente – una promesa – repitió suavemente mientras Nao le miraba admirada de ver tan lindo rostro tan cerca de ella.

Ambas caminaron rumbo al salón de clases mientras lo hacían Nao solo pensaba en como sacarle provecho a la situación de conocer por fin a la amante de Shizuru aunque al ver a la chica algo le provoco que le hizo sentirse incómodamente tranquila y en un ambiente conocido.

- Será mejor que te vayas a tu salón, las clases ya han iniciado – comento Nao separándose de Naomi.
- Mi salón es el mismo que el tuyo – sonrío por lo bajo.
- ¿Qué? – pregunto Nao un cuanto tanto desconcertada.
- Así que ni siquiera has notado que existo en todo este tiempo – murmuro Naomi tan bajo que Nao no le entendió.

Cuando llegaron al salón el profesor les castigo dejándolas fuera del mismo con un par de baldes de agua una para cada una y las puso a los costados de la puerta, parecían un par de guardias.

- No debiste haberme ayudado – dijo Nao sosteniendo con ambas manos el balde de agua – ahora estas también castigada.
- No importa – dijo Naomi mirando el agua de su balde – no podía dejarte así “además fue una excelente oportunidad para poder acercarme a ti” – pensó al tiempo que sonreía.
- Hummmm – suspiro Nao molesta – eres extraña - fijo su mirada en el ventanal mirando el cielo – “si logró hacer que esta chica” – pensó – hummmm pero yo no soy así” – miró de reojo a Naomi quien aún miraba el contenido de su balde su mirada seria le daba un toque hermoso, su cabello resbalo por su frente y le cubrió sus ojos – Oye – dijo Nao.
- ¿Ehh? – pregunto Naomi volviendo su rostro para ver a Nao - ¿sucede algo? – sonrió Naomi. – “¿Te habrás acordado ya de mi?” – pensó naomi mientras fijaba sus amielados ojos en ella
- No… - dijo Nao ruborizándose – “quería ver sus ojos – se dijo – ¿por qué sentí esta fuerte necesidad de seguir viendo sus ojos?”, “¿por qué pienso que es hermosa?.... - ¿Qué… sucede conmigo?

Natsuki estaba de pie mirando el dolor de Shizuru, ese dolor que ella misma le había causado, recordaba sus palabras sus acciones y todas ellas tenía un objetivo en común hacer sentir mal y culpable a Shizuru.

- “Te hice tanto daño, te dije tantas cosas – cerro con fuerza sus ojos y sus puños – y aun así, aún así tu…. Tu…. – se arrodillo frente a ella le tomo de los hombros para que la mirara – Shizuru – susurro casi sin voz – yo… yo… - por un momento sus palabras huyeron de su boca al ver el infinito dolor en esos ojos carmín de la mujer que tanto amaba.

Shizuru se levanto dejando a Natsuki de rodillas.

- Esta bien – le dijo dándole la espalda – eso ya quedo en el pasado – se encamino hacia la puerta.
- “¡No! No te vayas” – pensó Natsuki – “no quiero que te vayas” – se levanto y corrió hacia ella resbalo un poco y choco contra sus espaldas sus manos terminaron sobre los pechos de Shizuru.

Shizuru entrecerró los ojos al ver las manos de Natsuki sobre sus pechos, su rostro se torno ligeramente molesto.

- “¿Es esto lo único que quieres Natsuki?” - pensó al tiempo que se volvía para mirarla a los ojos.

Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 14:57

CAP. 16.

- Eh… Mikoto… a ti… ¿te gusta Tate? – pregunto por fin Mai, el corazón le latía desenfrenadamente mientras esperaba la respuesta de la chica que yacía en la otra cama de espaladas a ella – creo que – continuo diciendo al ver que no le respondía – no hay nada de malo en que te guste – frunció el entrecejo – como sea tu eres una chica y él… - su rostro tomo un gesto de resignación – es un chico así que… - calló por un momento - … Mikoto siempre creí que… yo… a ti…. – apretó las sábanas con fuerza hubo un instante de silencio se levanto de la cama avanzó hacia ella y le toco el hombro – así que… por favor… dime si…
- ¿Hummmm? – dijo Mikoto desperezándose lentamente - ¿Mai? – pregunto frotándose los ojos…¿qué suce…?
- ¿Estabas durmiendo? – le acoto Mai con una cara francamente graciosa, Mikoto se incorporo lentamente hasta sentarse y solo asentó como respuesta.
- Entonces eso… - le señalo con un dedo – significa que no…escuchaste nada de lo que dije? – Mikoto no le respondió solo se limito a verle con un gesto de extrañeza que decía todo para Mai por lo que bajo la cabeza suspiro y pensó – “soy una tonta”.

El rostro de Shizuru mostraba un enorme dolor conjugado con una muestra de coraje y frustración.

- ¡Qué es lo que quieres Natsuki? – le espetó a la cara - ¡qué es lo que quieres de mi?... ya no puedo darte nada… nada Natsuki todo te lo eh dado ya, así que por favor déjame en paz… - sus ojos se anegaron en lagrimas se dio la vuelta dispuesta a irse de una vez por todas.

Shizuru camino hasta la puerta estaba a punto de abrirla cuando Natsuki sujetándola de la mano la jalo hacia sí y la recargo de espaldas a la puerta se abalanzo a sus labios y le beso con fuerza, sus manos viajaban sobre su vestimenta.

- Nat..su – no podía siquiera terminar una frase la boca de la chica que tenía frente a ella se lo impedía, la saliva corría por las comisuras de sus labios, las manos de Natsuki le habían despojado de su bata de noche y Shizuru tan solo estaba en camisón. Un rayo aluzo la habitación y Natsuki miró a Shizuru sus mejillas sonrojadas, la dureza de sus pezones visibles a través de la tela.
- Por favor – dijo Natsuki abrazándose a ella – por favor – repitió suavemente deslizándole las manos por el cuerpo, le quito el camisón dejándola por completo desnuda, le volvió a besar pero esta vez con dulzura, con amor, deposito sus manos sobre los firmes pechos de Shizuru acariciándolos suavemente su boca deslizándose por el cuello de la mujer que amaba, bajo a sus pechos al mirarlos sintió deseos intensos por probarlos, paso su lengua lentamente una y otra vez
- ¡¡Aaahhh!! – Shizuru sintió un escalofrío recorrerle por todo el cuerpo nunca imagino que el toque de Natsuki fuera tan cálido.
- Shizuru – susurro llevándose a la boca su pecho y succionándole una y otra vez le separo las piernas con su rodilla y deslizo la mano lentamente a través de su cuerpo hasta depositarla en su entrepierna, le acaricio sobre su ropa interior mientras seguía besándole los pechos una y otra vez, su mano llevaba un solo ritmo deslizándose suavemente hacia delante y hacia atrás – “Shizuru – pensó Natsuki – es verdad, eh sido la peor persona del mundo contigo, no tengo derecho siquiera a que me quieras todavía pero… pero… por favor, por favor, permite que te demuestre cuanto de amo… por favor – deslizo su lengua lentamente por su cuello.
- ¡¡Aaahh Nat…suki…!! es…pe...ra – suplicó – si continuas yo… hummmm – sus palabras murieron en la boca de Natsuki que beso desesperadamente rozando sus labios contra los de ella, profundizando y suavizando el beso, acariciando su lengua con la de ella, provocando que la saliva de ambas escurriera por las comisuras de sus bocas, aunque al principio Shizuru estaba resistiéndose termino por nublarse su sentido común debido a las sensaciones que estaban embargándole el cuerpo y el alma por entero, no se resistió más pues necesitaba de la mujer que tenía frente así, deseaba sentir su piel contra la suya su calor fundirse con el suyo, le despojo de sus ropas con celeridad - ¡¡aaahhh!! – gimió suavemente Natsuki al ser conciente de la premura con la que le desnudaba – Natsuki – murmuro Shizuru suavemente mientras terminaba de quitarle la ropa, cuando la miro desnuda la escudriño con sumo detenimiento como deseando grabar en su mente cada parte de su cuerpo, cada detalle, le miraba tan intensamente que Natsuki se ruborizo profundamente y se llevo las manos inconcientemente al pecho cubriendo su desnudez y volviendo su rostro a un lado presa de una incontenible sensación de vergüenza, Shizuru le tomo las manos y las retiro de su cuerpo para seguir mirándola, Natsuki termino por bajar la mirada sumamente avergonzada Shizuru entonces le levanto el rostro con sus manos y clavo sus carmesí en los ojos de Natsuki, lo que veía frente a ella era lo más hermoso que nunca había visto, esa mirada de Natsuki llena de una inocente vergüenza que le ruborizaba las mejillas y su mirada, esa verdadera mirada que poseía plagada de una increíble timidez que le hacia verse maravillosamente guapa – Eres hermosa Natsuki – susurro Shizuru.
- Aahhh – dijo quedamente sonrió ligeramente tomo la mano de Shizuru entre la suya y la llevo hasta su cama. Fue entonces que Shizuru le recostó sin dejar de besarla su cuerpo sobre el de Natsuki imprimiendo una suave presión, las manos de Natsuki abrazándole y acariciándole la espalda con suaves movimientos, Shizuru tomo el lóbulo de la oreja de Natsuki con su boca y le succiono suavemente – Me gustas –susurro a su oído y Natsuki gimió suavemente entremezclando el nombre de Shizuru. Se deslizo por su cuello llenándolo de suaves y firmes besos, paso sus labios y su lengua por los hombros de la chica que yacía bajo su cuerpo, Natsuki estaba presa de una profunda excitación que le nublaba el pensamiento, Shizuru la estaba volviendo loca con sus caricias, tan suaves, tan firmes, y sus ojos ese deseo que podía claramente observar reflejado en ese mar carmesí cada vez que le miraba. – Por favor – suplico Natsuki tomando la mano de Shizuru entre la suya llevándola al lugar donde deseaba ser liberada, donde deseaba que le tocara y le hiciera lo que ella deseara – ¿Estas segura? – pregunto Shizuru mirándola seriamente a los ojos – por favor – fue la respuesta que obtuvo así que deslizo su mano dentro de ese mar líquido que abrazo sus dedos, era tan suave y estaba tan cálido que Shizuru no pudo evitar excitarse aún más y ser conciente de su propio deseo que se mostraba claramente a través de la humedad de su entrepierna que se incrementaba cada vez más, deslizo sus dedos lentamente por cada pliegue mientras su boca se deleitaba con los pechos de Natsuki que sabían tan dulces como la miel, los gemidos de Natsuki no hacían otra cosa más que incrementar el deseo de Shizuru por satisfacer a la mujer que amaba, retiro sus manos del sexo de Natsuki. Y le miro con profundidad – Te deseo – fueron solo dos palabras pero suficientes para incrementar el deseo de Natsuki – Necesito probarte – susurro Shizuru – y necesito que me pruebes – Natsuki se ruborizo al máximo al entender sus palabras – Shizu…ru – murmuro mirándole con los ojos un poco mas abiertos – ¿No quieres…? – pregunto tímidamente – No, no es eso… - dijo volviendo el rostro a un lado – es solo que… sino te gusto… si no te agra… - Shizuru le calló con un beso al separar sus bocas un gran hilo de saliva les acompaño – Natsuki – dijo llevando sus dedos de regreso al sexo de Natsuki los empapo y se los mostró a Natsuki – en verdad deseo – dijo al tiempo que se metía los dedos a la boca – probarte – deslizo su lengua por sus dedos. - ¡¡aahh!! Shizu…ru – Natsuki asentó con su cabeza.

Shizuru se recostó sobre Natsuki de tal forma que su rostro quedo de frente a su entrepierna le separo las piernas con sus manos y trago saliva al ver el paraíso que tenía frente de si, acerco su boca lentamente separo los pliegues con sus dedos y hundió su boca en ese dulce néctar que estaba frente a ella – ¡¡¡¡aaaaahuuuummmm Shi… zuru…!!!! Gimió con fuerza sus caderas se movieron al ritmo de la boca de Shizuru, no podía entender esa caricia tan suave y cálida, esa sensación de ser acariciada de esa forma tan nueva, tan única, la lengua de Shizuru se deslizó por cada pliegue por cada rincón, la estaba probando y degustando por completo Natsuki se estaba deshaciendo en placer le sujeto las piernas apretándolas suavemente – Por favor – suplicó Shizuru liberándole un momento de su boca, Natsuki entendió el ruego de Shizuru, levanto el rostro y lo hundió en el sexo de la chica que le estaba amando de esa forma tan nueva – aaaaaaahhhhh!!!! Nat….suuu…kiiiii – gimió Shizuru al sentir la tibia lengua de la mujer que amaba. – “que suave… que… dulce, ¿por qué me eh negado todo este tiempo a sentir esto?” – se cuestiono Natsuki decidida a probar hasta el último rincón del cuerpo de Shizuru.

- Shizuru –sama esta tardando demasiado ¿ le habrá pasado algo? – Naomi salio de entre las sábanas, la lluvia había menguado y ya solo se podía observar una tormenta eléctrica que dejaba mostrar a cada tanto tiempo las luces de los rayos y relámpagos – Shizuru-sama por favor no tardes – suplicó desde el fondo de su corazón y cerro los ojos intentando dormir.
- “Natsuki – pensó Shizuru – eres deliciosa, sabes tan bien, tan exquisitamente bien” – deslizo su lengua suavemente dentro de esa fuente donde manaba ese cálido néctar provocando que Natsuki se aferrara más al cuerpo de Shizuru; ambas chicas se acariciaban de tal forma que pensaron por un momento que perderían la razón. Shizuru era conciente de su propio placer y del que le estaba proporcionando a Natsuki y sabía que si seguía de esa forma pronto terminarían, así que se retiro gentilmente de ella.
- ¿Shizuru? – pregunto Natsuki extrañada al ver que se levantaba.
- Quiero verte al momento de acabar – le respondió acoplando sus caderas a las suyas.
- Shizu… ammmmhummm – no termino la frase al sentir esa suavidad entre sus piernas rozando con la suya. Deslizo su cuerpo en un entero movimiento que le permitía sentir completamente el sexo de la chica que amaba, se deslizo lentamente sobre ella una y otra vez, sus pechos se movían a un mismo ritmo – Me vas a volver loca – susurro Natsuki mirando el hipnotizante movimiento de los pechos de Shizuru.
- Aaaaahhh!!!!!! Nat…suki - gimió Shizuru entrecerrando los ojos – eres deliciosa.
- Shizuru… hummmmmaaammmm - no te detengas por favor – suplicaba moviendo sus caderas al rito de las de Shizuru – se siente tan bien, se siente tan bieeennn aaaaahhhhhh Shi…zu…ru…
- Nat…su…ki aaaahhhmmmm Te Amo.
- Shizuru…. Shizuru – Los ojos de Natsuki se anegaron en llanto – Te Amo, Te Amo.
- Natsuki voy a… venirme –
- Shizuru yo… yo… también – se aferro con más fuerza a sus caderas haciendo mayor presión sobre sus sexos.
- Aaaaahhh Shizuru – exclamó Natsuki llegando a un profundo y largo orgasmo.
- Huuummmmaaaaa Natsuki – Shizuru se libero por entero, nunca en su vida había sentido un orgasmo como ese y sabia que nunca más volvería a sentir uno igual.

Shizuru se desplomo sobre el cuerpo de Natsuki, esta le abrazo mientras trataban de recuperar el aliento, Natsuki comenzó a acariciarle el cabello y la espalda mientras Shizuru enterraba su rostro en el cuello de Natsuki tratando de evitar pensar en el adiós que tendría que darle una vez que le liberara de su abrazo, sus lagrimas se deslizaron por sus mejillas, se sentía la mujer más feliz del mundo y la mas desdichada a la vez. Natsuki tenía un terrible presentimiento por eso no soltó a Shizuru de sus brazos ni siquiera cuando esta se quedo dormida entre sus brazos.

- “No Te perderé Shizuru – pensó - no importa que tenga que hacer, no te perderé, ya no podría vivir sin ti, no después de que me has hecho sentir viva entre tus brazos” – Te Amo – susurro en su oído – siempre eh sido una necia, terca y testaruda y tu siempre has estado a mi lado aún con lo difícil que soy, Te Amo Shizuru, Te Amo con toda mi vida – hundió su rostro en su sedoso cabello y cerro los ojos venciéndose al sueño pero sin soltarle.
- Yo – susurró Shizuru al sentir que los brazos de Natsuki se relajaban – También Te Amo.

Ambas se rindieron al sueño sus cuerpos permanecieron unidos en un dulce abrazo digno del amor de ambas.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 14:57

CAP 17

- Eh… Mikoto… a ti… ¿te gusta Tate? – pregunto por fin Mai, el corazón le latía desenfrenadamente mientras esperaba la respuesta de la chica que yacía en la otra cama de espaladas a ella – creo que – continuo diciendo al ver que no le respondía – no hay nada de malo en que te guste – frunció el entrecejo – como sea tu eres una chica y él… - su rostro tomo un gesto de resignación – es un chico así que… - calló por un momento - … Mikoto siempre creí que… yo… a ti…. – apretó las sábanas con fuerza hubo un instante de silencio se levanto de la cama avanzó hacia ella y le toco el hombro – así que… por favor… dime si…
- ¿Hummmm? – dijo Mikoto desperezándose lentamente - ¿Mai? – pregunto frotándose los ojos…¿qué suce…?
- ¿Estabas durmiendo? – le acoto Mai con una cara francamente graciosa, Mikoto se incorporo lentamente hasta sentarse y solo asentó como respuesta.
- Entonces eso… - le señalo con un dedo – significa que no…escuchaste nada de lo que dije? – Mikoto no le respondió solo se limito a verle con un gesto de extrañeza que decía todo para Mai por lo que bajo la cabeza suspiro y pensó – “soy una tonta”.

El rostro de Shizuru mostraba un enorme dolor conjugado con una muestra de coraje y frustración.

- ¡Qué es lo que quieres Natsuki? – le espetó a la cara - ¡qué es lo que quieres de mi?... ya no puedo darte nada… nada Natsuki todo te lo eh dado ya, así que por favor déjame en paz… - sus ojos se anegaron en lagrimas se dio la vuelta dispuesta a irse de una vez por todas.

Shizuru camino hasta la puerta estaba a punto de abrirla cuando Natsuki sujetándola de la mano la jalo hacia sí y la recargo de espaldas a la puerta se abalanzo a sus labios y le beso con fuerza, sus manos viajaban sobre su vestimenta.

- Nat..su – no podía siquiera terminar una frase la boca de la chica que tenía frente a ella se lo impedía, la saliva corría por las comisuras de sus labios, las manos de Natsuki le habían despojado de su bata de noche y Shizuru tan solo estaba en camisón. Un rayo aluzo la habitación y Natsuki miró a Shizuru sus mejillas sonrojadas, la dureza de sus pezones visibles a través de la tela.
- Por favor – dijo Natsuki abrazándose a ella – por favor – repitió suavemente deslizándole las manos por el cuerpo, le quito el camisón dejándola por completo desnuda, le volvió a besar pero esta vez con dulzura, con amor, deposito sus manos sobre los firmes pechos de Shizuru acariciándolos suavemente su boca deslizándose por el cuello de la mujer que amaba, bajo a sus pechos al mirarlos sintió deseos intensos por probarlos, paso su lengua lentamente una y otra vez
- ¡¡Aaahhh!! – Shizuru sintió un escalofrío recorrerle por todo el cuerpo nunca imagino que el toque de Natsuki fuera tan cálido.
- Shizuru – susurro llevándose a la boca su pecho y succionándole una y otra vez le separo las piernas con su rodilla y deslizo la mano lentamente a través de su cuerpo hasta depositarla en su entrepierna, le acaricio sobre su ropa interior mientras seguía besándole los pechos una y otra vez, su mano llevaba un solo ritmo deslizándose suavemente hacia delante y hacia atrás – “Shizuru – pensó Natsuki – es verdad, eh sido la peor persona del mundo contigo, no tengo derecho siquiera a que me quieras todavía pero… pero… por favor, por favor, permite que te demuestre cuanto de amo… por favor – deslizo su lengua lentamente por su cuello.
- ¡¡Aaahh Nat…suki…!! es…pe...ra – suplicó – si continuas yo… hummmm – sus palabras murieron en la boca de Natsuki que beso desesperadamente rozando sus labios contra los de ella, profundizando y suavizando el beso, acariciando su lengua con la de ella, provocando que la saliva de ambas escurriera por las comisuras de sus bocas, aunque al principio Shizuru estaba resistiéndose termino por nublarse su sentido común debido a las sensaciones que estaban embargándole el cuerpo y el alma por entero, no se resistió más pues necesitaba de la mujer que tenía frente así, deseaba sentir su piel contra la suya su calor fundirse con el suyo, le despojo de sus ropas con celeridad - ¡¡aaahhh!! – gimió suavemente Natsuki al ser conciente de la premura con la que le desnudaba – Natsuki – murmuro Shizuru suavemente mientras terminaba de quitarle la ropa, cuando la miro desnuda la escudriño con sumo detenimiento como deseando grabar en su mente cada parte de su cuerpo, cada detalle, le miraba tan intensamente que Natsuki se ruborizo profundamente y se llevo las manos inconcientemente al pecho cubriendo su desnudez y volviendo su rostro a un lado presa de una incontenible sensación de vergüenza, Shizuru le tomo las manos y las retiro de su cuerpo para seguir mirándola, Natsuki termino por bajar la mirada sumamente avergonzada Shizuru entonces le levanto el rostro con sus manos y clavo sus carmesí en los ojos de Natsuki, lo que veía frente a ella era lo más hermoso que nunca había visto, esa mirada de Natsuki llena de una inocente vergüenza que le ruborizaba las mejillas y su mirada, esa verdadera mirada que poseía plagada de una increíble timidez que le hacia verse maravillosamente guapa – Eres hermosa Natsuki – susurro Shizuru.
- Aahhh – dijo quedamente sonrió ligeramente tomo la mano de Shizuru entre la suya y la llevo hasta su cama. Fue entonces que Shizuru le recostó sin dejar de besarla su cuerpo sobre el de Natsuki imprimiendo una suave presión, las manos de Natsuki abrazándole y acariciándole la espalda con suaves movimientos, Shizuru tomo el lóbulo de la oreja de Natsuki con su boca y le succiono suavemente – Me gustas –susurro a su oído y Natsuki gimió suavemente entremezclando el nombre de Shizuru. Se deslizo por su cuello llenándolo de suaves y firmes besos, paso sus labios y su lengua por los hombros de la chica que yacía bajo su cuerpo, Natsuki estaba presa de una profunda excitación que le nublaba el pensamiento, Shizuru la estaba volviendo loca con sus caricias, tan suaves, tan firmes, y sus ojos ese deseo que podía claramente observar reflejado en ese mar carmesí cada vez que le miraba. – Por favor – suplico Natsuki tomando la mano de Shizuru entre la suya llevándola al lugar donde deseaba ser liberada, donde deseaba que le tocara y le hiciera lo que ella deseara – ¿Estas segura? – pregunto Shizuru mirándola seriamente a los ojos – por favor – fue la respuesta que obtuvo así que deslizo su mano dentro de ese mar líquido que abrazo sus dedos, era tan suave y estaba tan cálido que Shizuru no pudo evitar excitarse aún más y ser conciente de su propio deseo que se mostraba claramente a través de la humedad de su entrepierna que se incrementaba cada vez más, deslizo sus dedos lentamente por cada pliegue mientras su boca se deleitaba con los pechos de Natsuki que sabían tan dulces como la miel, los gemidos de Natsuki no hacían otra cosa más que incrementar el deseo de Shizuru por satisfacer a la mujer que amaba, retiro sus manos del sexo de Natsuki. Y le miro con profundidad – Te deseo – fueron solo dos palabras pero suficientes para incrementar el deseo de Natsuki – Necesito probarte – susurro Shizuru – y necesito que me pruebes – Natsuki se ruborizo al máximo al entender sus palabras – Shizu…ru – murmuro mirándole con los ojos un poco mas abiertos – ¿No quieres…? – pregunto tímidamente – No, no es eso… - dijo volviendo el rostro a un lado – es solo que… sino te gusto… si no te agra… - Shizuru le calló con un beso al separar sus bocas un gran hilo de saliva les acompaño – Natsuki – dijo llevando sus dedos de regreso al sexo de Natsuki los empapo y se los mostró a Natsuki – en verdad deseo – dijo al tiempo que se metía los dedos a la boca – probarte – deslizo su lengua por sus dedos. - ¡¡aahh!! Shizu…ru – Natsuki asentó con su cabeza.

Shizuru se recostó sobre Natsuki de tal forma que su rostro quedo de frente a su entrepierna le separo las piernas con sus manos y trago saliva al ver el paraíso que tenía frente de si, acerco su boca lentamente separo los pliegues con sus dedos y hundió su boca en ese dulce néctar que estaba frente a ella – ¡¡¡¡aaaaahuuuummmm Shi… zuru…!!!! Gimió con fuerza sus caderas se movieron al ritmo de la boca de Shizuru, no podía entender esa caricia tan suave y cálida, esa sensación de ser acariciada de esa forma tan nueva, tan única, la lengua de Shizuru se deslizó por cada pliegue por cada rincón, la estaba probando y degustando por completo Natsuki se estaba deshaciendo en placer le sujeto las piernas apretándolas suavemente – Por favor – suplicó Shizuru liberándole un momento de su boca, Natsuki entendió el ruego de Shizuru, levanto el rostro y lo hundió en el sexo de la chica que le estaba amando de esa forma tan nueva – aaaaaaahhhhh!!!! Nat….suuu…kiiiii – gimió Shizuru al sentir la tibia lengua de la mujer que amaba. – “que suave… que… dulce, ¿por qué me eh negado todo este tiempo a sentir esto?” – se cuestiono Natsuki decidida a probar hasta el último rincón del cuerpo de Shizuru.

- Shizuru –sama esta tardando demasiado ¿ le habrá pasado algo? – Naomi salio de entre las sábanas, la lluvia había menguado y ya solo se podía observar una tormenta eléctrica que dejaba mostrar a cada tanto tiempo las luces de los rayos y relámpagos – Shizuru-sama por favor no tardes – suplicó desde el fondo de su corazón y cerro los ojos intentando dormir.
- “Natsuki – pensó Shizuru – eres deliciosa, sabes tan bien, tan exquisitamente bien” – deslizo su lengua suavemente dentro de esa fuente donde manaba ese cálido néctar provocando que Natsuki se aferrara más al cuerpo de Shizuru; ambas chicas se acariciaban de tal forma que pensaron por un momento que perderían la razón. Shizuru era conciente de su propio placer y del que le estaba proporcionando a Natsuki y sabía que si seguía de esa forma pronto terminarían, así que se retiro gentilmente de ella.
- ¿Shizuru? – pregunto Natsuki extrañada al ver que se levantaba.
- Quiero verte al momento de acabar – le respondió acoplando sus caderas a las suyas.
- Shizu… ammmmhummm – no termino la frase al sentir esa suavidad entre sus piernas rozando con la suya. Deslizo su cuerpo en un entero movimiento que le permitía sentir completamente el sexo de la chica que amaba, se deslizo lentamente sobre ella una y otra vez, sus pechos se movían a un mismo ritmo – Me vas a volver loca – susurro Natsuki mirando el hipnotizante movimiento de los pechos de Shizuru.
- Aaaaahhh!!!!!! Nat…suki - gimió Shizuru entrecerrando los ojos – eres deliciosa.
- Shizuru… hummmmmaaammmm - no te detengas por favor – suplicaba moviendo sus caderas al rito de las de Shizuru – se siente tan bien, se siente tan bieeennn aaaaahhhhhh Shi…zu…ru…
- Nat…su…ki aaaahhhmmmm Te Amo.
- Shizuru…. Shizuru – Los ojos de Natsuki se anegaron en llanto – Te Amo, Te Amo.
- Natsuki voy a… venirme –
- Shizuru yo… yo… también – se aferro con más fuerza a sus caderas haciendo mayor presión sobre sus sexos.
- Aaaaahhh Shizuru – exclamó Natsuki llegando a un profundo y largo orgasmo.
- Huuummmmaaaaa Natsuki – Shizuru se libero por entero, nunca en su vida había sentido un orgasmo como ese y sabia que nunca más volvería a sentir uno igual.

Shizuru se desplomo sobre el cuerpo de Natsuki, esta le abrazo mientras trataban de recuperar el aliento, Natsuki comenzó a acariciarle el cabello y la espalda mientras Shizuru enterraba su rostro en el cuello de Natsuki tratando de evitar pensar en el adiós que tendría que darle una vez que le liberara de su abrazo, sus lagrimas se deslizaron por sus mejillas, se sentía la mujer más feliz del mundo y la mas desdichada a la vez. Natsuki tenía un terrible presentimiento por eso no soltó a Shizuru de sus brazos ni siquiera cuando esta se quedo dormida entre sus brazos.

- “No Te perderé Shizuru – pensó - no importa que tenga que hacer, no te perderé, ya no podría vivir sin ti, no después de que me has hecho sentir viva entre tus brazos” – Te Amo – susurro en su oído – siempre eh sido una necia, terca y testaruda y tu siempre has estado a mi lado aún con lo difícil que soy, Te Amo Shizuru, Te Amo con toda mi vida – hundió su rostro en su sedoso cabello y cerro los ojos venciéndose al sueño pero sin soltarle.
- Yo – susurró Shizuru al sentir que los brazos de Natsuki se relajaban – También Te Amo.

Ambas se rindieron al sueño sus cuerpos permanecieron unidos en un dulce abrazo digno del amor de ambas.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 14:58

CAP 18

Entre sueños Shizuru escucho el latir de ese hermoso corazón que latía tranquilo y rítmicamente, se escuchaba maravillosamente y ese calor, ¡ah! Ese calor que la envolvía por completo, que sensación más cálida estaba sintiendo, y esos brazos que seguían ciñéndola en el más hermoso de los abrazos, ¡ah! el aroma de ese cuerpo poseía tal perfume que se sintió en el paraíso, sí, el estar así entre sus brazos era el equivalente del nirvana, un cielo en la tierra, entreabrió lentamente los ojos su cabeza estaba apoyada contra el suave pecho de Natsuki, la habitación estaba iluminada pero por la ventana se podía apreciar aun la noche así que… aún… aún quedaba tiempo, aún… aún podía permitirse el disfrutar con todos sus sentidos de ese rato de dicha que le estaba siendo otorgada… sí… aún había tiempo, y a cada segundo que trascurría una sensación de felicidad le embargaba seguido de un profundo dolor que lastimaba como la muerte misma, levanto el rostro lentamente para evitar despertar a Natsuki y le observo dormir, su respiración era rítmica y tranquila, sus labios estaban ligeramente entreabiertos y su rostro estaba relajado, tenía un poco revuelto el cabello de su frente, Shizuru extendió lentamente su mano y se lo acomodo dulcemente, contemplo largo rato el rostro apacible de Natsuki deseaba grabar en su mente cada parte de el, cada detalle, deseaba no olvidar nada, nada, nada absolutamente nada de esa maravillosa expresión; y también deseaba que el día se detuviera en ese momento para toda la eternidad, ya no deseaba otra cosa más que permanecer al lado de la persona que más amaba en el mundo, sin embargo… sin embargo… sabía bien que eso no sería posible, su mirada se entristeció y sus ojos se anegaron en llanto, un llanto amargo que fluyo por sus mejillas cayendo sobre el rostro de Natsuki quien al sentir la humedad de esas lagrimas abrió lentamente los ojos para toparse con la más hermosa pero triste mirada que había visto en toda su vida,

- Shizu… - ese nombre murió en los labios de su poseedora Shizuru le beso con desesperación, con una amarga desesperación, con un ruego de amor que provoco en Natsuki una triste aprehensión que hizo que le doliera como nunca en su vida el corazón, ese beso, ese beso estaba plagado de dolor, de tristeza, de desesperanza, de desconsuelo y de todo aquello que significaba sufrimiento, sin darse cuenta Natsuki comenzó a llorar era capaz de percibir cada emoción que Shizuru le estaba transmitiendo a través de ese beso, que acariciaba cada parte de su boca, que rozaba con suaves caricias sus lenguas, que acariciaba sus labios una y otra vez y que inclusive el líquido néctar de esa fusión resbalara por las comisuras de los labios de la chica que yacía bajo el cuerpo de Shizuru, la presión de su cuerpo contra el de Natsuki, sus pechos rozándose lentamente, sus manos acariciándose mutuamente fueron el detonante de una explosión de pasión que les llevo a un estado de éxtasis que les obligaba a explotarlo en el más profundo de los estados de la emoción humana, Shizuru entonces deslizo su lengua por el cuello de Natsuki provocando que esta se estremeciera a causa de la excitación que iba poco a poco en aumento – aaahhhhmmmm Shizuru – susurro suavemente echando la cabeza hacia atrás – Natsuki – susurro en su piel, deslizo sus manos por los pechos de la chica cuyas mejillas se mostraban encendidas en un hermoso carmesí, masajeo con delicadeza y ternura ese maravilloso par de pechos, intentaba grabar en su mente esa suave y firme textura que estaba sintiendo con todos sus sentidos, tomo los pezones entre sus dedos índice y pulgar en una dulce caricia que provoco que se irguieran, al estar totalmente duros los apretó hundiéndolos lentamente disfrutando del gesto que el rostro de Natsuki le ofrecía cuyos ojos estaban cerrados y su boca aun más abierta, su respiración agitada le confirmaba a Shizuru el placer que sus manos estaban prodigándole a la mujer que adoraba con toda su vida. Shizuru abrió su boca y metió dentro de la misma tanto como pudo del seno de Natsuki mientras con la otra seguía apretándole suavemente con sus dedos índice y pulgar. –“Te Amo Natsuki, Te Amo” – pensaba Shizuru al tiempo que succionaba una y otra vez ese seno que le sabía riquísimo. – ¡aaaaahuuuummm! ¡aaahhh! Shizu…huuumm… ru… - gimió Natsuki el calor entre sus piernas lo mismo que la humedad se había incrementado, la necesitaba, la deseaba, la quería sentir en todo su cuerpo, en su mente, en su vida, la necesitaba, la necesitaba por entero, por completo, para siempre. Shizuru tomo entre sus labios el pezón endurecido de la chica y lo jalo hacia sí, lo envolvió entonces con su lengua y lo lleno de caricias múltiples – “ necesito grabarme el sabor de tu piel – pensaba – necesito Natsuki, necesito… dejar mi amor en ti, grabar mi amor en tu cuerpo, Natsuki…mi Natsuki” – Shizuru aplicó el mismo método en el otro seno de Natsuki, para después pasar su lengua por los alrededores de ambos senos, la saliva de Shizuru le dejo completamente mojada, le soplo entonces ligeramente en los pezones haciendo que Natsuki curvara suavemente su espalda - ¡¡aaahhmmmm!! – exclamó al sentir esa brisa tan refrescante y cálida a la vez - aaah Natsuki – susurro Shizuru mirando sus expresiones faciales, sus labios esbozaron una ligera sonrisa de satisfacción y sus mejillas se ruborizaron enormemente al ver la hermosa súplica que miró en sus ojos y que segundos después explayo en suaves palabras –hazme tuya –fueron solo dos palabras que manaron de los labios de Natsuki y que provocaron en Shizuru una emoción incapaz de contener ni de expresar con palabras tan solo con el llanto que emano de sus ojos – Nat…suki . susurró mientras las lagrimas corrían por sus mejillas, Natsuki al verla se preocupo pensó que algo malo había dicho, quizás la había ofendido, sin embargo sus dudas se disiparon al contemplar esa sonrisa que le hizo sonrojar – Shizuru – susurro mirándole con todo el amor del mundo. Nat…su...ki – dijo lentamente mientras enlazaba sus manos en las de ella acerco sus pezones haciéndole suaves caricias contra los de ella – ¡¡¡¡aaahhh!!!! – exclamó Natsuki arqueando su espalda - ¿se siente bien? – pregunto Shizuru mostrando en su rostro el placer que sentía. – Aahhhh!!mmmm!!hummmm!! Shizuru… s..sí… se siente bien. – le respondió mirándole a los ojos. Shizuru bajo a su boca haciendo más presión sobre ella y besándole con amor, con desespero con pasión, Natsuki disfrutaba ver esos momentáneos puentes de saliva que Shizuru se llevaba con ella al dejar de besarla y volverla a besar de nuevo. Shizuru le soltó de la manos y la deslizo lentamente por el cuerpo de Natsuki hasta su entrepierna al hundir sus dedos dentro de ese mar líquido se sorprendió de la forma como le había mojado.
- Estas tan húmeda Natsuki – le susurró al oído – pasándole la lengua por el lóbulo de su oreja.
- ¡¡¡¡Aaaahh!!!! – gimió al sentir la suave y ligera mordida de Shizuru en su oreja – aahhmm!!!!! Shizuru…
- Natsuki eres exquisita – deslizó sus dedos lentamente por cada pliegue tocándola, acariciándola, presionado cada zona que hallaba a su paso, sin embargo Natsuki fue conciente de que Shizuru se detenía en cierto sitio intentando no ir más allá.
- Shizuru – le tomo el rostro con ambas manos y centro su mirada en sus ojos – Por favor… yo… - bajo un momento la mirada y se pauso – yo… - su rostro se ruborizo al máximo se mordió el labio inferior y haciendo acopio de ánimo y valor volvió su vista a esos ojos carmesí - quiero… quiero sentirte dentro de mi – soltó de golpe – quiero – sus ojos se anegaron en lagrimas – quiero ser tuya, quiero ser tuya Shizuru, quiero… quiero… sentir que estas en mi interior y que te pertenezco por entero y… y que de ninguna forma podría pertenecerle a nadie más – su rostro se enrojeció al máximo y su mirada mostró la clara vergüenza de haber dicho tales palabras. Shizuru le miro sorprendida y ruborizada y después su rostro se suavizo cerro momentáneamente los ojos dejando escapar las lagrimas de felicidad que anegaron sus ojos.
- ¿Realmente lo deseas? – pregunto suave y dulcemente
- Aaahh! Shizuru – susurro Natsuki al sentir como los dedos de Shizuru se deslizaban lentamente en dirección a aquel sitio – le echo los brazos al cuello y le miro directo a esos carmesí.
- Sí – respondió – lo deseo.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:00

CAP 19.

La mirada de Shizuru estaba fija en ese maravilloso rostro sonrojado, cuya respiración acrecentada le excitaba cada vez más, sus dedos se movían lentamente rumbo a aquel sitio fuente del dulce líquido que había bebido hace unas horas, le toco, ahí estaba ya, así que fijo su vista en esos ojos verdes que se entrecerraron y la chica asentó ligeramente con la cabeza, el permiso estaba otorgado así que introdujo lentamente sus dedos dentro de esa suave cavidad – ¡¡¡¡¡¡¡aaaaahh!!!!!!!! gimió Natsuki apretó suavemente sus labios y cerro por completo sus ojos, su espalda se arqueo conforme Shizuru se adentraba más y más en ella, Shizuru estaba extasiada, por la increíble suavidad que estaba sintiendo, que sensación tan nueva, tan maravillosa sentía en esa dulce presión que esa zona ejercía sobre sus dedos , Shizuru se embeleso al contemplar esa expresión que le estaba siendo entregada, otorgada solo para sus ojos, solo para ella, esos labios entreabiertos le invitaron a probarlos una vez más, así que la volvió a besar sus dedos entraban y salían de ella una y otra y otra vez, las caderas de Natsuki se movían a ese ritmo – huummmm, aammmhh – gemían ambas chicas Shizuru nunca en su vida se había sentido tan excitada y nunca su piel estuvo tan sensible a cada caricia que le imprimían las manos de Natsuki, los pechos de ambas rozándose una y otra vez sus lenguas jugando, acariciándose, deleitándose con cada beso, sus salivas mezcladas en una sola textura y en un solo sabor, Natsuki estaba disfrutando cada roce, cada movimiento de esos dedos que estaban dentro de ella, sí, Shizuru estaba dentro de ella, sintiéndola, amándola, provocándole ese mar de nuevas sensaciones nunca antes sentidas, se sintió tan feliz, tan completa, tan entera que no pudo evitar llorar, Shizuru al ver sus lagrimas se detuvo - Natsuki yo… ¿te eh lastimado? – pregunto con suma preocupación.

- No – respondió suavemente al tiempo que negaba con la cabeza y le sonreía – si lloro es porque me estas haciendo inmensamente feliz.
- Nat…su..ki – susurró Shizuru.
- Por favor… Shizuru – suplico Natsuki al tiempo que se asía a su boca nuevamente.
- Aahhhmm Nat…. Hummm – Shizuru se dejo envolver por ese beso y sus dedos volvieron a adentrarse en ella, así… de esa forma, sí… en suaves movimientos, siguiendo las caderas de Natsuki, se sentía bien, sí, muy bien, su textura, tan suave, tan mojada… Shizuru sintió el deseo incrementarse en ella, necesitaba ser liberada también, sin dejar de estar en ella, se sentó en la pierna de Natsuki mojándola con su líquido – ¡¡¡aaaaahhh!!! Shizuru – Natsuki se deleito con ese mar que resbalaba sobre su pierna – ¡¡¡oooohhh!!! Natsuki hummmm, ¡aaaaahhhh! Te Amo, Te Amo.
- Shizuru…hummmm, aaaaahhhh estas….hummm, estas aaahhh tan mojada – Natsuki contemplo el rostro de Shizuru las lagrimas que caían por sus mejillas, su respiración agitada su boca abierta sus ojos fuertemente cerrados sintiendo su propio placer – “aahh, Shizuru te ves tan hermosa…tan bonita” – sus ojos se posaron en el moviendo hipnotizante de sus pechos ese movimiento que le hacía aumentar la excitación – Te Amo Shizuru – dijo al tiempo que elevaba sus manos y atrapaba entre ellas esos pechos que se sentían deliciosamente suaves.
- ¡¡Aaahhhhmmmm Natsuki hummmmm!! – exclamó Shizuru al sentir las caricias que le estaba provocando.

Shizuru levanto su dedo índice para tocar el menudo músculo que había incrementado su tamaño con su rodilla imprimió más presión sobre su mano, ambas chicas estaban al borde del éxtasis, ambas buscaban mayor presión sobre sus sexos, sus sentidos elevados al máximo, sus corazones vueltos uno solo, y sus almas conjugándose en un solo ser. Shizuru se inclino sobre ella para poder besarla para sentir esa piel contra la suya para sentir el toque de sus pechos contra los de ella. Estar así en ella, estar de esa forma sobre ella, poseyéndola de esa forma le hacía sentir en la cima del mundo.
- ¡¡¡¡¡hummm Shizuru!!!!!!!! Por favor, sí, así, no… no te detengas, por favor.
- Natsuki – susurro acerco su boca a la de ella y le rozo los labios mordiéndole suavemente el labio inferior.
- ¡¡¡¡Aaahhhmmmmmm!!!!!! Shi… zuru – le abrazo más hacia sí necesitaba todo el peso de su cuerpo contra el de ella, necesitaba a Shizuru por completo, por entero.
- Natsuki hummm, me… estas, me estas volviendo loca ¡¡aaaaahhhhh!!.
- ¡oohhmm! ¡¡Shizuru!! – sus movimientos iban en aumento tanto como su mismo deseo, la presión, los dedos de Shizuru estaban tan dentro de ella como podía mientras su propio sexo resbalaba sobre la pierna de Natsuki, con su dedo pulgar rozaba una y otra vez ese menudo músculo que se hallaba en el punto más alto de la estimulación.
- “Ahh! Natsuki, por favor, no me olvides – sus ojos manaron grandes lagrimas mientras sentía lentamente como el deseo incrementaba y estaba a punto de llevarle a la culminación – por favor, graba en tu mente esta noche, graba en tu piel la esencia de la mía… y perdóname por no poder estar a tu lado”
- Aaahhhhmmmm Shizuru… Shizuru estoy,,, ¡¡¡aaaahhh!!!! Vas a provocar que pierda la razón... se siente tan bien… voy a… ¡¡¡ohhhhhmmmm!!! ¡¡¡hummm!!!!
- “Mi Natsuki… que maravilloso es verte así”
- ¡¡Aaaahhh!! No puedo más… hummmm voy a voy a… venirme,¡¡¡aaaahh si….sigue así por favor… por favor…!!!!
- Natsuki yo… yo también voy a… voy a…. venirme….¡¡¡¡aaaaaahhhh!!! ¡¡¡¡Natsuki Te Amooooo!!!!!!!!!
- ¡¡¡¡¡Shizuru Te Amooooo!!!!!!!!

Ambas chicas llegaron a un impresionante orgasmo sus espaldas arqueadas sus rostros mostrando el placer que sentían. Y en el rostro de Shizuru el correr de esas lagrimas que entremezclaban dolor y felicidad.

Shizuru se recostó de lleno sobre Natsuki retiro de forma gentil sus dedos del sexo aún palpitante de la chica rozándola suavemente.

- Aaahhh Shizuru – susurro – eres maravillosa
- Natsuki – acerco sus labios y le beso dulce y tiernamente mientas entrelazaba sus manos con las de ella – “Por favor Dios” – pensó – “Por favor que esta noche no acabe nunca” – sus lagrimas seguían en suave caída sobre sus mejillas, así como el dolor en su corazón.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:01

CAP. 20

El correr del agua fue lo que la despertó, abrió lentamente los ojos.

- ¿Shizuru? – preguntó incorporándose mientras se frotaba los ojos con el envés de la mano; su pregunta no tuvo respuesta, al sentarse sintió en su cuerpo ese dulce cansancio que le hizo ruborizarse tras recordar momentáneamente la noche anterior, se abrazo asimisma mientras esbozaba una tímida sonrisa al percibir el aroma de Shizuru impregnado como un suave perfume en su piel – aaaah Shi…zuru – susurró; levanto la vista y la centro en el vapor que salía por la puerta de baño que se hallaba entreabierta, se levanto y se encamino rumbo a ese sitió, al llegar a la puerta se detuvo sintió una especie de mal presentimiento que le hizo sentirse incómoda, su rostro reflejaba esa indecisión al momento de tomar la perilla y empujar hacia dentro, tenía miedo, sin embargo quería verla, necesitaba verla, jaló lentamente la puerta hacia ella y entro recargándose en el marco de la puerta, pudo apreciarla en su totalidad, ahí estaba ella de pie frente a la regadera el agua le caía suavemente cual si fuera una cascada por todo su hermoso y perfecto cuerpo, el flequillo de su frente le cubría parte de su rostro sin embargo su semblante mostraba una enorme tristeza y eso provoco en Natsuki una profunda sensación de aprehensión motivo por el cual se llevo su mano al pecho, el miedo y la angustia se mostraron claramente en su rostro cuando Shizuru cerró las llaves, tomo la toalla envolviendo su cuerpo y al pasar junto a ella ni siquiera le miró. Natsuki se quedo helada ante esa actitud, tardo unos instantes en reaccionar y al volver el rostro pudo apreciar a Shizuru mientras secaba su cuerpo y comenzaba a vestirse, el corazón de Natsuki comenzó a latir tan deprisa que pensó que moriría ahí mismo, su cuerpo se crispó de un temor que provoco que el cuerpo completo le temblara, con paso inseguro se acercó poco a poco hasta ella – Shizu…
- No… Kuga…-san – le acoto Shizuru estando de espaldas a ella; Natsuki cayó de rodillas al escuchar su apellido, las lagrimas le brotaron como mares salados deslizándose por sus ruborizadas mejillas – lo lamento – dijo lentamente sus ojos se anegaron en lagrimas – lo lamento – repitió – pero… no puedo estar contigo como a ti te gustaría – finalizó; Natsuki abrió enormemente los ojos y un dolor insospechado le atravesó el alma como si de una espada se tratara… esas palabras la estaban matando y Shizuru sabía que así era… esas palabras estaban hiriendo a Natsuki de una forma cruel y… sin embargo… una voz en el interior de Natsuki le repetía una y otra vez que lo merecía… en aquella ocasión no se escucho ningún llanto, solo un silencioso dolor convertido en resignación… en cambio esa lluviosa mañana… se escucho el llanto en su plenitud mientras la puerta se cerraba delante de ella.

En el cuarto de Mai esta salía del baño, al volver el rostro a un lado vio a Mikoto quien estaba vistiéndose, su torso estaba desnudo y Mai pudo apreciar que el pecho de la chica había aumentado en ese tiempo.

- Aaaahh – exclamo ahogadamente – Mi…ko…to – su rostro se ruborizo y el corazón le latió apresuradamente, le admiraba con tanta intensidad que Mikoto sintiendo esa mirada levanto la vista y al ver la forma como estaba siendo observada sintió que el rostro se le ruborizaba por completo.
- ¡Mai! – soltó de golpe Mikoto haciendo que esta saliera de ese trance en el que la dejo el ver a Mikoto de esa forma.
- ¿Qu… qué? – pregunto Mai ruborizándose por completo y desviando la mirada a un lado.
- ¡¡TONTA!! – le grito mientras salía corriendo de la habitación tomando su mochila apresuradamente.
- ¿Qué esta… pasándome? – Mai se dejo caer sobre la cama mientras se llevaba la almohada a la cara.

Shizuru estaba de regreso en su cuarto, el corazón lo tenía hecho pedazos sus manos formaban puños mientras en su rostro se reflejaba claramente el dolor, el coraje y la frustración que ese adiós sin palabras le dejo en el alma. Se acercó a la cama y miró a Naomi quien aún dormía, su mandíbula se tensó y apretó los dientes con fuerza y por un momento al observar el rostro de la chica que tenía frente así sintió que la odiaba, ¡sintió verdaderamente que la odiaba! Si no fuera por esa chica ahora mismo podría estar entre aquellos brazos maravillosos que le habían abrazado de una forma nunca antes sentida.

- Shi…zu…ru… - sa..ma – musito entre sueños y una cristalina lagrima rodó por su mejilla.

El rostro de Shizuru cambio súbitamente al observar ese diamante rodar por ese tímido rostro, aún en sueños ella era poseedora de ese corazón; se sintió vencida, derrotada, ante tan frágil muestra de amor, no era culpa de Naomi, no era culpa de ella, si había un culpable esa era ella… ella quien le dio cabida en su vida nuevamente aún cuando sabía que su corazón le pertenecía a Natsuki, si había una culpable esa era ella por no haber luchado más por el amor de la mujer que en verdad deseaba, que en verdad adoraba.

- “Es mi culpa” –pensó – “es mi culpa” – tomo con su dedo índice la lagrima que escapo de esos lindos ojos que aún se hallaban inmersos en el dulce sueño.

En la habitación contigua Natsuki estaba como ida, no entendía que es lo que había hecho mal, aún las lagrimas le escapaban de sus hermosos ojos, por un momento su mente quedo vacía de cualquier pensamiento, se abrazo asimisma y al bajar la cabeza pudo percibir el aroma de Shizuru que aún estaba impregnado en su piel, respiro con profundidad mientras cerraba sus ojos y lo dejaba grabado en su mente, levanto poco a poco el rostro y se formo en el un gesto decidido.

- No voy a perderte – dijo por fin - ¡¡No voy a perderte!! – se levanto de un salto apretando los puños con fuerza.

Era ya medio día y la lluvia por fin había menguado, Natsuki caminaba lentamente por entre las jardineras su mente era un verdadero caos, se preguntaba la forma de hacer entrar en razón a Shizuru, se preguntaba que era eso que la detenía de estar con ella, porqué se había alejado de ella, qué, qué, qué, qué, qué,???!!!!!!!!!, que era todo eso que estaba sucediendo ¡queeeeé??????????!!!!!!!!!

- Hola gatita – la voz melosa de Nao le hizo salir de sus pensamientos al tiempo que volvía el rostro para ver a la chica pelirroja.
- Nao – dijo al tiempo que fruncía el entrecejo.
- Quiero hablar contigo de algo que estoy segura te interesa muchísimo – inclino la cabeza a un lado mientras sonreía.
- No tengo tiempo para tus estúpidos juegos, si vas a decirme algo puedes decírmelo aquí mismo – le miró con verdadero enfado.
- ¿De acuerdo? Si es así entonces no te diré nada – giro su rostro mostrando un claro signo de molestia.
- ¡Aarrgggg!, no tengo tiempo para tus tonterías, me largo – se dio la vuelta.
- En verdad eres estúpida gatita – dijo Nao esbozando una sarcástica sonrisa – lo que tengo que decirte involucra el futuro de la… ¿mujer que amas? – pregunto enarcando una ceja – eso… le dijiste a Mai ¿cierto? – Natsuki se quedo helada al escuchar eso – hummmm y yo que pensé que la única rarita aquí era la presidenta.
- ¿Qué diablos quieres decirme? – pregunto Natsuki volviendo el rostro lentamente y mirándole directo a los ojos.
- Así esta mejor, pero… por favor busquemos un escenario un poco más tranquilo una nunca sabe ¿Quién podría estar escuchando, no es así? Ga…ti…ta. Mioouuu – le hizo un gesto con la mano.
- Te Odio – susurro mientas le seguía.

*****
- Shizuru – sama – dijo un chico – este es el rol de la limpieza para este mes ¿puedes verificarlo por favor?
- Sí, solo déjalo aun lado lo revisaré tan pronto acabe con esto.
- Si – se limito a decir el chico mientras salía – no se que pasa con ella se ve tan rara – dijo mientras caminaba por el pasillo.
- Ooh disculpa ¿esta Shizuru dentro? – pregunto Yukino al chico.
- Si, ella esta dentro aunque se ve un poco diferente – contesto el chico yéndose.
- Gracias.
- “Natsuki… Natsuki… ¿Por qué no puedo sacarte de mi mente?, por más que lo intento, por más que deseo dejar de pensar en ti no puedo, en verdad no puedo, no después de… - se ruborizo mientras por su cuerpo corría una descarga eléctrica que le hizo cerrar los ojos y las manos formando puños – “no, no puedo… eso… eso solo debe quedar en mi mente como si de un sueño se tratase pero…fue… tan cierto como el viento frío que se cuela por la ventana” – abrió lentamente los ojos fijándolos en el paisaje, miró atentamente el grisáceo cielo, sin duda alguna llovería pronto, se levanto encaminándose a la ventana – “Natsuki ¿te habrás abrigado bien?” .
- ¿Fujino – san? – pregunto Yukino mientras pasaba y corría la puerta – te eh traído la estadística de las detenciones que hemos tenido en estos últimos meses.
- Puedes dejarla sobre mi escritorio – respondió secamente – la revisaré más tarde.
- Fujino – san – dijo quedamente Yukino acercándose al escritorio y dejando los papeles sobre el mismo – me alegra que estés a solas porque hace tiempo que quiero hablar contigo – Yukino junto sus manos y miro hacia el suelo – esto… bueno… cuando…
- Esta olvidado – dijo Shizuru elevando su carmín mirada depositándola en el cielo – nos causamos un profundo dolor pero ya esta pagado.
- Fujino – san – levanto la mirada depositándola en las espaldas de Shizuru.
- Además de no haber sido por esa intervención quizás yo nunca le hubiera confesado mi amor, pero ahora … - volvió la vista a un lado – creo que lo mejor hubiera sido no haberlo hecho nunca.
- Fujino – san – Yukino apretó las manos y sus ojos se anegaron en lagrimas – por favor no digas eso… por lo menos… por lo menos fuiste capaz de mostrar tus verdaderos sentimientos y – en ese momento Shizuru se volvió para mirarla – y cual sea que haya sido la respuesta de Kuga-san para ti al menos ella sabe lo que hay en tu corazón, en cambio yo… yo nunca puede decirle que yo…
- Kikukawa-san tu… ¿no? – pregunto Shizuru al tiempo que Yukino negaba con la cabeza.
- Es que en verdad Suzushiro-san tuvo que estar ciega todo este tiempo para no darse cuenta de que estabas enamorada de ella – Shizuru suspiro por lo bajo camino hasta ella y le puso la mano sobre el hombro.
- Fujino-san – Yukino se ruborizo cuando recibió esa linda sonrisa.
- Creo que el que te quedes con la incertidumbre del saber que hubiera pasado es mejor al dolor del rechazo… que – Shizuru tomo un gesto de resignación – es lo que te hubiera esperado con ella ¿no piensas igual Kikukawa-san? – le sonrió.
- Fujino-san – Yukino medito un momento en esas palabras – no, no creo eso… - respondió por fin – porque aún con el rechazo…sí – se ruborizo – aun con ello mis sentimientos estarán con ella por siempre y si en su corazón no crece ningún amor por mi me siento feliz de que en el mío haya florecido un amor tan grande y sincero como el que siento por ella – sonrió.
- Entonces … - Shizuru le sonrió asentando igual con la cabeza - ¿Qué es lo que estas esperando?
- Fujino – san – Yukino le miro con el rostro sonrojado – tu… yo… - sonrió – lo que me has dicho es para que yo…
- Tengo cosas que hacer – dijo Shizuru soltándole del hombro – así que Kikukawa-san.
- Entiendo – respondió Yukino encaminándose a la puerta, antes de salir se volvió a verla – Fujino – san tu tampoco deberías darte por vencida – y dicho eso salió.
- Mi situación es muy diferente a la tuya… Yukino-san. – bajo su mirada plagada de tristeza.

***************

- Suficiente Nao ya estamos suficientemente retiradas de cualquiera que pueda escucharnos – dijo Natsuki deteniéndose en seco.
- De acuerdo – dijo Nao volviéndose para verla.
- ¿De que querías hablarme? – pregunto mirándola directamente a los ojos.
- Quiero que me hagas un favor.
- ¿Un favor? – pregunto extrañada.
- Así es gatita, quiero que alejes a tu amada Shizuru de Naomi – su voz estaba plagada de una impresionante seriedad – si no lo haces te juro que – saco su celular – publicaré estas fotografías en todas y cada una de las escuelas de Japón y te aseguro que si tu amada Shizuru se decide por fin a dejar esta escuela y seguir adelante tendrá que hacerlo en el extranjero pues nadie querrá tener a una persona que ah sido capaz de tener este tipo de conducta con una… alumna… ¿entiendes?.
- “Pero – Natsuki abrió enormemente los ojos – ¿cómo…cómo es que nos… tomo?”… - Eres…. – dijo apretando los puños, mirándola con furia y levemente sonrojada, mientras Nao se reía.
- Ya lo sabes – dijo de pronto – sino lo haces esto será publicado en todo Japón y tu sabes que no solo amenazo – se lamió el envés de la mano.
- ¡¡¡¡Tuuuuuuu!!!! – se abalanzo sobre ella dispuesta a arrebatarle el celular.
- ¡No seas estúpida!- dijo Nao al ver que se abalanzaba sobre ella.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:03

CAP 21.

Natsuki sujeto con fuerza por ambas manos a Nao quien le miro furiosa.

- ¿Pero que demonios intentas? – pregunto Nao intentando soltarse.
- ¿Cómo te atreves a espiar a la gente? Serás… ¡serás!...
- ¡No seas idiota! - le gritó Nao - ¿Qué es lo que …piensas hacer?
- No caeré en tus estúpidos juegos… ¡voy a destruir esto de ser necesario! – empujo a Nao con fuerza haciendo que perdiera el equilibrio y con ello soltó el celular, Natsuki lo atrapo al aire y comenzó a buscar las fotografías que Nao decía tener.
- Imbécil – murmuro Nao por lo bajo – desvió discretamente la mirada a uno de los árboles desde el que se distinguió un tenue brillo plateado, en los labios de la chica se formo una singular sonrisa, Nao se levanto y camino lentamente hacía Natsuki quien tenía un gesto humorísticamente furioso al ver que las fotos que salían según apretaba el pequeño botón no eran más que de Nao lanzando besos y guiñando un ojo junto con su sonrisa que por cierto desquiciaba a Natsuki.
- “¡Pero que demonios es todo esto?” – pensó Natsuki conforme miraba las fotos una tras otra.
- Oye gatita – la voz de la pelirroja le distrajo por un momento, fue entonces que Nao le echo los brazos al cuello y la beso.
- “¿Q.. Qu..Qué…?!!!” – pensó Natsuki al tiempo que el celular caía de su mano, sus ojos estaban enormemente abiertos, el gesto de sorpresa reflejado en su rostro lo decía todo –“¿Qu… qué signi…fica… es…to…?” – Pensó Natsuki mientras empujaba con cierta fuerza hacía atrás a Nao quien retrocedió un par de pasos.

Nao se mantuvo por un momento cabizbaja, apretó sus manos con cierta fuerza sobre su falda, Natsuki se sorprendió enormemente al notar que la chica lloraba.

- ¿Por.. por qué?, ¿por qué? – pregunto Nao levantando su rostro en el cual se mostraba un claro signo de dolor - ¿Por qué… Te… Amo… Tanto? – pregunto mirándola tristemente a los ojos.
- ¿Qu…qu…qué estas… diciendo… Nao? – Natsuki estaba atónita tras escuchar esas palabras.
- Natsuki – murmuro Nao dando un paso hacia ella, sin embargo Natsuki retrocedió.
- Yo – las mejillas de Nao se ruborizaron enormemente y un gesto de vergüenza combinado con tristeza se hizo presente en su rostro, se llevo las manos al rostro y comenzó a llorar cayo de rodillas mientras Natsuki le miraba impotente.
- Nao…- murmuro.
- Lo… sien…to – dijo Nao entrecortadamente.
- ¡Ah! – exclamo Natsuki, camino hasta ella y se arrodillo, le levanto el rostro con ambas manos – Nao yo…
- Natsuki – dijo, mientras le miraba con una ternura jamás imaginada, tanta que Natsuki terminó por ruborizarse levemente.

Nao le tomo las manos y las bajo a sus piernas sosteniéndolas ahí sin soltarle, acerco su rostro al de ella y le beso, de forma sorprendente Natsuki se permitió ese beso, de alguna rara forma se sentía culpable de las lagrimas que Nao le mostrará y más culpable se sentía al saber que no podía corresponder al sentimiento que Nao le había confesado, el beso fue calido, tierno y profundo, al separar su bocas una fina extensión de saliva se hizo presente deshaciéndose al instante, Nao le miró por un momento y recargo su cabeza sobre el pecho de la chica, Natsuki instintivamente le abrazo y le acaricio su pelirroja cabellera.

- Nao – le susurro – lo lamento pero yo…
- Shhhh – Nao colocó un dedo sobre sus labios y le beso nuevamente, Natsuki lo acepto, tras un breve instante Nao se separó de ella y su mirada descanso en la de Natsuki, el rostro de Nao poco a poco se torno de la tristeza al sarcasmo una sonrisa maliciosa afloro en sus labios – muy bien gatita – le dijo – ahora ya tienes dos buenas razones para hacer lo que te eh dicho.
- ¿Qué… dices? – pregunto Natsuki mientras permanecía de rodillas y Nao se levantaba encaminándose hacia uno de los tantos árboles que habían en la zona.
- ¿Lo tomaste todo? – pregunto Nao.
- Así es, lo fotografíe todo, eres impresionante Yuuki-san por un momento pensé que lo decías en serio, nunca vi una actuación como la tuya – respondió un chico saliendo de detrás del árbol llevaba puesta una ridícula mascara.
- ¿En serio? – Nao sonrió – gracias por el cumplido ahora vete y no olvides mandármelas ¿de acuerdo?, vete.
- Sí – respondió el chico corriendo en dirección contraria a ellas.

Natsuki solo miró la escena sabiendo de lo que se trataba pero no podía terminar de digerirlo todo.

- Vaya que si eres ingenua Natsuki – sonrió - ¿en verdad creíste que estaba enamorada de ti? – se soltó a reír.
- Nao… tu… tu – se levanto mirándola desafiante - ¿qué esperas obtener con todo esto? – pregunto frunciendo el entrecejo.
- Ya te lo dije – le respondió – aleja a Shizuru de Naomi, si no lo haces le mostraré a tu amada Shizuru un acercamiento de nuestros besos ¿qué te parece eso? ¿es suficiente incentivo para ti?.
- Sshhhzzzzttsssss – chasqueo mientras le miraba molesta – no caeré en tus tretas – seguro es mentirá como lo que me dijiste hace un momento.
- Sabes bien que no miento – dijo desafiante mientras sacaba de entre sus ropas una fotografía – apretó los dientes mientras la miraba, tras un breve momento levanto la vista - ¡ya te lo dije! ¡aleja a la presidenta de Naomi o publicaré estas fotografías en todas y cada una de las escuelas y universidades de Japón – se acerco a ella y se la entrego – te estoy haciendo un favor – dijo y tras ello echo a correr en dirección opuesta a ella.
- Es..espera – le grito sin embargo Nao no le hizo caso.
- Maldición – dijo mientras le miraba correr - ¿qué se supone que significa todo esto? ¿cuál es su real propósito? – su mirada regreso al objeto que tenía entre sus manos, miró la fotografía y un gesto de extrañeza se hizo presente en su rostro a la vez que las palabras de Nao volvían a su mente - “te estoy haciendo un favor” - que favor más extraño, no… - se ruborizo – no me hubiera importado si mi imagen hubiera salido en esta fotografía – dijo al tiempo que miraba a Shizuru y debajo de ella una imagen completamente distorsionada a base de puntos en píxel. – Shizuru – susurro – solo… solo quiero que estés a mi lado, Shizuru – el viento agito sus cabellos mientras se llevaba al pecho la fotografía que Nao le entregará.
- Demonios – dijo Nao mientras escupía al suelo – que asco besé a Natsuki – apretó las manos formando puños – su rostro paso del coraje a la tristeza – Naomi – susurro mientras sacaba de entre sus ropas su verdadero celular y miraba una de las tantas fotografías – de esta forma te eh podido proteger, Natsuki no sabrá que eres tu, solo espero que al ver esa fotografía en verdad haga algo por recuperar a la presidenta. Tan solo me queda esperar.
- ¿Qué… qué te ha sucedido? – pregunto una familiar voz que le heló la sangre al tiempo que se volvía para mirarla.
- Na… Naomi – susurro Nao mirándola de frente - ¿qué haces aquí?
- ¿Estas bien? ¿por qué tienes la ropa mojada? – se acerco a ella y le toco con la mano parte de su falda.
- Estoy, estoy bien – respondió ruborizándose levemente – solo eh resbalado y eh caído eso es todo – se soltó a reír mientras se llevaba la mano a la cabeza.
- Nao – chan – murmuro – te acompañaré a tu habitación para que cambies tu uniforme y mira – sonrió mientras le mostraba un par de cajas de almuerzo – podremos comer juntas.
- Naomi – el rostro de Nao se suavizo mientras le obsequiaba una tierna sonrisa.

********

Mikoto caminaba lentamente mirando el piso, no podía apartar su mente de esa mirada que le hizo sentir tan extraña, Mai la había visto por primera vez de una forma completamente diferente eso le hacía sentir una extraña mezcolanza de felicidad y tristeza, estaba tan metida en sus pensamientos que no se dio cuenta de que Natsuki venía en dirección de ella solo que Natsuki tenía la mirada completamente absorta en el cuerpo desnudo de Shizuru que mostraba esa fotografía.

- ooouucchhh!!!! – exclamaron ambas chicas al chocar la una con la otra.
- Mikoto – dijo mientras guardaba rápidamente la fotografía entre sus ropas.
- Natsuki… lo… lo siento – dijo la chica mirando a un lado.
- No te preocupes, fue mi culpa venía distraída ¿viene Mai contigo? – pregunto mientas miraba el camino delante de ella.
- No –respondió secamente.
- ¿Qué sucede? – preguntó al notar la molestia en la voz de la chica.
- Nada – dijo Mikoto mientras apretaba las manos formando puños.
- ¡¡Aaaah!! ¿será que Mai te ah regañado? ¿por eso estas molesta? – pregunto Natsuki sobándole la cabeza.
- ¡Mai es una tonta! – exclamo dejando sorprendida a Natsuki.
- Mikoto – dijo Natsuki mirándola con preocupación ¿qué te sucede? – Mikoto le miro con los ojos anegados en lagrimas – Natsuki, Natsuki, Natsuki – repitió la chica mientras sus lagrimas corrían por sus mejillas y se abrazaba a su cuerpo, comenzó a llorar y Natsuki solo le abrazo no le pregunto nada, simplemente le dejo desahogarse entre sus calidos brazos.
- Todo esta bien – susurro – todo va a estar bien Mikoto.

*************

Mai mientras tanto caminaba por uno de los pasillos de la escuela, tenía una extraña sensación en su mente que no le dejaba en paz, era algo semejante a la culpabilidad que sin embargo trataba de ocultarse tras otro sentimiento el cual aún no podía definir. Se detuvo en seco al ver a Tate caminar rumbo a ella.

- Tate – murmuro, trago saliva y se encamino hasta el.
- Tokiha –san hola – le sonrió el chico – ¿hummmm? ¿Pasa algo? – dijo al ver que no le respondió al saludo.
- ¿Puedo hablar contigo? – pregunto Mai seriamente.
- Por… por supuesto – le respondió el chico.

Ambos caminaron rumbo a la cafetería, al llegar se sentaron en una de las mesas, Mai le miró atentamente, el chico levanto una ceja y se ruborizo por completo.

- ¿Tokiha? - pregunto el chico.
- ¿Te gusta Mikoto? – soltó de golpe.
- ¿Qué? – pregunto el chico completamente sorprendido.

Natsuki sentía sus piernas un poco entumidas el agua le había mojado la ropa y Mikoto parecía no terminar de desahogar su dolor, así que le separó dulcemente.

- ¿Te parece bien si tomamos un té Mikoto?
- ¿Hummm? – le miro Mikoto limpiándose las lagrimas con el envés de la mano.
- Ven conmigo ¿te sentará bien? – Mikoto solo asentó con la cabeza y Natsuki le tomo de la mano – Vamos Mikoto – se pusieron en marcha.

En el consejo estudiantil Shizuru estaba de pie mirando hacia la lejanía, su mirada estaba perdida de este mundo, donde quiera que estuviera sin duda sería bastante lejos, no era capaz de entender del todo que era lo que en verdad quería, deseaba tanto estar con Natsuki, deseaba tanto poder ir corriendo a ella y decirle cuanto la amaba; sin embargo estaba esa promesa y eso le hacía sentir obligada a cumplirla, en toda su vida, en toda su vida había cumplido con todas sus obligaciones y deberes, aún cuando varias personas cuestionaban su desempeño como Presidenta Estudiantil era más que obvio que sin Shizuru las cosas simplemente no funcionaban, Shizuru no era de las personas que le daban importancia a todas las cosas, les daba la importancia solo a las cosas que en verdad debían ser atendidas, su nivel intelectual y su peculiar manera de observar las cosas le hacían tener el aprecio de todos los profesores de la escuela y de la mismisma directora, quien acepto gustosa que Shizuru estuviera por lo menos un año más fungiendo como Presidenta Estudiantil; fue un trato justo ya que ella sabía bien el motivo real que tenía Shizuru por quedarse un año más ahí.

- Me encanta la idea de que seas presidenta estudiantil un año más Fujino-san, sin embargo debo insistir que solo lo permitiré por este año, ya que no quiero que tu con la inteligencia que tienes desperdicies demasiado de tu tiempo, tienes ya varias solicitudes aceptadas de las mejores universidades en Japón.
- Lo sé – dijo Shizuru tomando un poco de su té – solo será por este año.
- Dime una cosa Fujino – san ¿Cuál es tu verdadera razón por quedarte un año más?
- ¿Es necesario decirlo? – sonrió Shizuru conservando sus ojos cerrados.
- Recuerda Fujino-san que el amor es una de las armas más poderosas de este mundo es cierto, que nos puede hacer lograr las cosas más increíbles, pero… también es verdad que es la venda más grande que nos puede cegar y alejarnos de las cosas que son importantes también. Si lo estas haciendo por amor… sería bueno que de una vez tuvieras claro que es lo que esperas de ella…
- Yo… no espero nada de ella – respondió Shizuru – lo dijo todo ese día, así que…solo deseo ayudarle, quiero irme sabiendo que logrará con facilidad graduarse de la escuela y que podrá seguir el camino que ella desee seguir.
- Sí tus palabras son totalmente sinceras – dijo la directora mientras se sentaba tras su escritorio – me alegra haber escogido bien y haber podido confiar la escuela en tus manos mientras se sucedía el carnaval de las Himes.
- No lo hice del todo bien… me deje cegar por mi amor hacia ella y descuide la escuela y a todos cuando más necesitaban de mi.
- Esta bien – dijo recargándose en la silla – el amor es una fuerza poderosa, tan fuerte es que nos puede convertir en esclavos sin voluntad – sonrió de medio lado - tenías derecho a tener un poco de autosatisfacción al sentir que la protegías.
- Autosatisfacción – repitió – sí, al final no obtuve otra cosa más que mi propia autosatisfacción.

Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:04

El año ya casi llegaba a su fin y eso significaba renunciar por completo a Natsuki, sabía bien que no habría problema con Naomi ya que era una chica con suficientes medios económicos y si le pedía que se cambiara de escuela lo haría fácilmente, sin embargo el pensar en renunciar por completo a Natsuki, el pensar en decirle adiós para siempre, el no poder volver a verla nunca, el saber que no miraría nunca más esos ojos verdes, ese semblante que a veces contenía tantas emociones indescifrables en su rostro, pensar que nunca más podría tocar sus manos, acariciar sus mejillas, le partía el corazón en mil pedazos.

- ¿Tiene que ser así Natsuki?, ¿Tiene que ser así? – pregunto Shizuru con los ojos anegados en lagrimas – hubiera sido tan fácil si nunca me hubieras demostrado otra cosa que no fuera tu amistad, hubiera sido tan fácil… tan fácil…. Natsuki. – Las lágrimas resbalaron por sus mejillas mientras el frío viento contrastaba con sus calidas mejillas.

**********

- Tokiha ¿Qué estas… qué estas diciendo? Mikoto-chan, Mikoto-chan es solo una amiga, por… por supuesto que no me gusta.
- ¡Por qué dices eso? – le espetó Mai – Mikoto es una chica dulce, noble, es inocente y demuestra sus sentimientos de forma tan sincera que… que… - sus ojos se anegaron en lagrimas – deberías ser más considerado con los sentimientos de los demás – se levanto y dejo al chico completamente confundido.
- ¡Eeeh! ¿Tokiha? – grito el chico mientras veía como se alejaba.
- “Tonto… tonto” – pensó Mai – “Mikoto, ¿qué debería hacer?, me siento tan confundida”.

En la habitación de Natsuki esta se estaba cambiando de ropa mientras Mikoto miraba la taza de té que tenía en sus manos.

- ¿Me dirás que es lo que sucede Mikoto? – pregunto Natsuki exhalando un suspiro de bienestar.
- Nada – dijo sin entusiasmo.
- ¿Nada? – pregunto Natsuki sentándose frente a ella - ¿y por eso llorabas?
- Natsuki – dijo Mikoto mientras sus mejillas se ruborizaban.
- ¿Es por Mai?, ¿estas enfadada con ella?
- No lo sé – respondió mientras centraba su mirada en el contenido de su taza.
- Si estas enojada con Mai deberías decírselo ¿sabes? – Natsuki levanto la vista llevándola al techo – ella te quiere mucho.
- ¡No es cierto! – exclamo golpeando con el puño la mano.
- Mikoto – Natsuki le miró extrañada – ella… ella quiere a Yuuichi-kun – sus ojos se inundaron de lagrimas – Mai… Mai ama a Yuuichi-kun y yo… y yo…
- Mikoto tu… - Natsuki le miro llorar sin saber que decir para consolarla, lo cierto es que se quedo sorprendida, aún cuando sabía que tarde o temprano eso sucedería.

- ¿Le has dicho lo que sientes por ella? – Pregunto seriamente.
- No – respondió Mikoto al mismo tiempo que negaba con la cabeza.
- ¿Sabes Mikoto? Creo que si no eres capaz de decirle a Mai lo que sientes por ella, será difícil para Mai adivinar tus sentimientos – quizás en otro momento te diría que dejarás de pensar en esas cosas… sin embargo, creo que lo mejor será que seas honesta con ella, lo mejor será que le dejes en claro tus sentimientos, tu amas a Mai ¿no es así Mikoto? – la chica solo asentó – entonces ve y díselo y yo iré con Shizuru y le diré todo aquello que siento por ella, porque yo Amo a Shizuru – sonrió ruborizándose.
- Natsuki
- Vamos Mikoto, esforcémonos por lo que queremos – dijo con un aire de seguridad – si no lo hacemos así, nunca lograremos lo que deseamos.
- Sí - dijo Mikoto animada por el entusiasmo que mostraba Natsuki.

En el cuarto de Nao, esta estaba cambiándose de ropa mientras Naomi calentaba té y el almuerzo.

- Ahhh! – suspiro Nao – te estoy haciendo perder las clases.
- No te preocupes demasiado por eso Nao-chan – dijo desde la cocina – solo será por esta vez, además la verdad es que… deseo hablar contigo.
- ¿Hablar? – pregunto Nao mientras se acercaba a ella - ¿de que? – pregunto con un poco de temor.
- No has cambiado mucho Nao-chan – sonrió Naomi entregándole una taza de té.
- Naomi-chan – dijo con extrañeza.
- ¿Sabes Nao-chan? Tu y yo nos conocimos antes, fue una tarde de lluvia – Naomi se acerco a la ventana mientras Nao permanecía de pie a cierta distancia de ella mirándole sorprendida – te reconocí desde hace ya algo de tiempo ¿sabes?, pero creo que tu aún no te acuerdas de mi… tenía miedo de presentarme contigo por… - su voz se apago – lo que me contaste aquella tarde… ni siquiera – dijo tímidamente – sé como preguntar por el esta..
- Esta bien – le acoto Nao – mamá… esta bien, aún no despierta pero… esta viva – dijo dando un par de paso rumbo a ella.
- Nao-chan tu… tu ¿te acuerdas de mi? – se volvió para verla. Nao dejo la taza sobre la barra de la cocina y camino hacia ella mientras respondía a su pregunta asentando la cabeza - Me alegra que tu mamá este bien Nao-chan – me alegra tanto saberlo – corrió a sus brazos y se quedo en ellos un rato, se sentía bien, se sentía sumamente bien el tenerla así. El cuerpo de Nao era muy calido.
- Naomi-chan, me alegra tanto que te acuerdes de mi, en verdad me hace feliz saber que te acuerdas de mi.

Mikoto y Natsuki caminaban por el pasillo cuando Natsuki recordó que tenía que regresar por la fotografía que Nao le diera.

- ¡Oh! Mikoto eh olvidado algo en mi habitación tengo que volver, así que te veo luego ¿si?
- Si – contesto mirándole correr – ¡Natsuki! – le grito Mikoto, la chica volvió el rostro – no dejes que Naomi –chan te venza – Mikoto se volvió de espaldas a ella y echo a correr.
- ¿Naomi-chan? – pensó Natsuki al tiempo que recordaba las palabras de Nao – “Aleja a tu amada Shizuru de Naomi” , ¿Qué significa eso? ¿Naomi-chan? – Natsuki camino más lentamente – llego a su habitación se tiró a la cama y tomo la foto entre sus manos – su sentido común trataba de decirle que si, que era correcto eso que estaba pensando, pero ella se negaba a aceptarlo, miró la fotografía una vez más con sumo detenimiento, en un momento de distracción levanto ligeramente la vista y pudo apreciar que un cuadro se veía en esa fotografía - ¿Qué es esto? – dijo al tiempo que se sentaba de golpe sobre la cama y giraba lentamente el rostro hacia la pared, en donde obviamente no había nada – no – susurro – no… esto… esto no puede… esto no es… - miró la fotografía una vez más y después miró a la pared – no…- volvió a negar – se levanto de la cama y salió a la terraza – sin saber realmente porque, salto a la terraza contraria, la ventana estaba abierta así que entro, cayó de rodillas al ver en la pared el cuadro que aparecía en la foto – esto no… esto no…. – negaba mientras las lagrimas caían imparables por sus mejillas, todo fue tan claro como un día despejado, el ver esa noche a Nao saltando de terraza en terraza y la preferencia que mostraba Shizuru por Naomi, tal parecía que una venda hubiera caído de sus ojos - ¡esto no puede ser cierto! – miró la fotografía sabiendo que la chica que aparecía en ella no era otra más que Naomi – se levantó y salió fuera de la habitación, su mente estaba hecha un caos, lo único cierto que tenía en mente era el llegar con Shizuru y pedirle una explicación, necesitaba saber que todo eso no era más que una mentira, que todo era solo una treta de Nao, solo eso.

Conforme corría por los pasillos una sensación de agobio, de dolor y de vergüenza se apoderaban de ella, se sentía traicionada, sentía que esas palabras de amor, que esos momentos compartidos juntas no eran otra cosa sino una cruel farsa. Mientras se acercaba a la sala del consejo estudiantil, Takeda que le veía a lo lejos quiso acercarse a ella.

- Kuga- san oye…
- ¡¡No me molestes!! – grito Natsuki mientras sus lagrimas corrían sin tenerse por sus mejillas.
- Kuga- san – el chico quedo impactado no por su contestación, sino por el infinito dolor que pudo apreciar en los ojos de la chica que amaba.
- “Shizuru, Shizuru… por favor… por favor…. ¡por favor!” – pensó al tiempo que entraba de golpe en la sala.
- Nat… Kuga-san – Shizuru se sorprendió al verla, su respiración agitada, sus ojos anegados en llanto, su mano formado un puño fuertemente cerrado mientras se acercaba a ella a paso lento.
- Esto… - dijo Natsuki acercándose a ella – esto… - mordió su labio inferior hasta hacerlo sangrar – estiro su mano entregándole a Shizuru la fotografía.
- Esto…¿qué? – Shizuru tomo la fotografía entre sus manos - se ruborizo al ver de lo que se trataba.
- Mentirosa – dijo Natsuki mirándole con verdadero enfado - ¡¡Mentirosa!! – volvió a gritar – ¡dijiste que me amabas!, ¡dijiste que era yo a quien querías! – se llevó las manos al pecho. ¡por qué?! – Shizuru bajo la mirada, se había acabado cualquier esperaza por estar al lado de Natsuki, ahora solo restaba el golpe final, aquel que la alejaría para siempre de ella y al preparar la estocada final, no tuvo reparo en pensar en morir en ese instante. Shizuru comenzó a reír por lo bajo.
- ¿Y lo creíste? – Pregunto levantando la vista y clavando sus carmesíes ojos en sus pupilas – ¿en verdad creíste que Te Amaba Kuga-san? – pregunto con tono lastimoso - ¿qué pudo hacerte creer semejante cosa? La verdad de las cosas es que solo jugué contigo, eso fue todo… ahora ya sabes la verdad.

El sonido del aire fue roto al estrellarse la mano de Natsuki con fuerza sobre la mejilla de Shizuru. Con tal fuerza le golpeo que le hizo sangrar el labio.

- Mentirosa… ¡¡Mentirosa!! ¡¡Mentirosa!! – le grito - ¿por qué?, ¿por qué?... ¡por qué?!!
- Se acabó Kuga-san – dijo Shizuru sin mirarla – ahora ya tienes la verdad.
- Te odio – dijo Natsuki - ¡¡¡¡¡¡TE ODIO!!!!!!! - salió de ese sitio corriendo con todas sus fuerzas. Al llegar a la entrada de la escuela vio su motocicleta, el casco estaba puesto en el asiento, llevaba las llaves consigo, monto en ella se mal-bien acomodo el casco y arranco a toda prisa, como si el cielo compartiera su dolor empezó a llover con fuerza, con tal fuerza que le nublaba por completo la vista, deseaba huir, huir tan lejos como pudiera, deseaba olvidar a Shizuru, lo estaba deseando con el alma, deseaba olvidar aquellas caricias nunca antes sentidas, aquellas palabras pronunciadas con tanto amor, deseaba olvidarla, deseaba que se esfumara de sus pensamientos, que se borrara de su piel el toque de sus manos, tan absorta estaba que… no lo vio venir… tan en su mundo estaba que no escucho el tocar desesperado del claxon… tan perdida estaba en su mundo que aún cuando su cuerpo voló por los aires no podía entender que era lo que acababa de pasar, sintió un golpe en todo su cuerpo y reboto como si este fuera de plástico, escucho un golpe sordo en su cabeza y el plástico de su casco voló en pedazos, de repente todo se obscureció ante sus ojos, solo pudo ver una imagen, era la imagen de una chica que le sonreía, que le miraba tiernamente con esos ojos carmín – Shi…zu… - la imagen se fue haciendo borrosa ante sus ojos… - el rostro de esa chica se difuminaba – Shi.. – Murmuro – zu… ¿quién…? – esa imagen termino por hacerse humo en su memoria - ¿quién… era esa…chi…? – Perdió el conocimiento su cuerpo quedo tendido a la orilla del camino, las olas rugían con tal fuerza que parecía que el fin del mundo estaba cerca. Un cuerpo, eso era todo, un cuerpo yacía a la orilla del camino… y lejos de ese sitió un corazón lloraba con fuerza, una chica estaba agonizando en su alma, una chica por vez primera pensaba en romper una promesa… una chica de ojos color carmín… levantaba la vista al cielo mientras un terrible presentimiento le estaba angustiando el corazón… mientras a lo lejos era apenas perceptible el ulular de la sirena de una ambulancia.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:06

CAP 22.

La lluvia... el llanto del cielo...el dolor anegado en el pecho... la profunda soledad de un vacío que quema como el fuego y que hace trizas la razón... ahí de pie delante de esa ventana Shizuru miraba el vacío que conducía al hecho de simplemente dejarse caer...Sí...si simplemente relajara su cuerpo este caería y golpearía contra el suelo, sería una muerte segura, se acabaría el dolor... se terminaría su sufrimiento... ¡que pensamiento más innoble!... ¡que cobardía más vergonzosa!... una ráfaga de viento agito vigorosamente su cabellera mientras la lluvia golpeaba su rostro como si le abofeteara ante tal razonamiento.

- Natsuki – susurro suavemente mientas las lagrimas bañaban sus mejillas confundiéndose con las gotas de lluvia, a su mente volvieron esos mágicos momentos, todos ellos, cuando Natsuki venía a ella en busca de información, cuando se quedaba con ella hasta tarde tan solo mirando por la ventana tratando de hallar la respuesta a alguna interrogante mientras se desarrollaba el carnaval de las Himes. Sus paseos nocturnos por las jardineras de la escuela, sus explosivas clases en la biblioteca cuando Natsuki llegaba al punto de arrojar a un lado los libros cuando no entendía una sola palabra; esos días en que de tanto mirar la luna Natsuki se iba quedando dormida y se recargaba de forma inconsciente sobre su hombro; las imágenes de cada expresión del rostro de Natsuki venían a su mente una y otra y otra vez sucediéndose como una cascada de interminables recuerdos todos ellos tan valiosos, todos ellos tan únicos, todos ellos completamente y totalmente importantes más incluso que su vida misma – a medida que recordaba cada acontecimiento de su vida al lado de Natsuki su rostro se fue tornando de la tristeza a un gesto de coraje que le hizo apretar con fuerza sus mandíbulas, su ceño se frunció completamente y en sus ojos pudo verse claramente una profunda decisión, salió corriendo de ese lugar, con tal empeño que tal perecía que perseguía algo... ó... a alguien...un mal presentimiento le agobiaba el corazón, llenándola de una terrible angustia que no podía entender.

Un chico entro a la sala del consejo estudiantil al ver que estaba vacío se acerco al escritorio de Shizuru a dejar unos papeles; el teléfono timbro un par de veces y el chico contesto.

- Diga...sí, es la sala del consejo estudiantil...¡¡¿¿Cómo??!!

Shizuru salió del edificio se detuvo a la mitad del camino mirando hacia todas direcciones ¿a dónde? ¿a dónde podría haber ido Natsuki?...la lluvia caía imparable, necesitaba verla, necesitaba confesarle sus verdaderos motivos para haberse alejado de ella, necesitaba caer a sus pies y rogarle perdón, en verdad lo necesitaba, quería que supiera que ella era la única mujer en su vida y en su corazón... quería que supiera que por ella haría lo que fuera, ¡haría lo que fuera necesario para demostrarle su amor!, incluso... incluso traicionarse así misma y a sus principios, ¿por qué? ¿a caso no lo había hecho ya una vez por ella?, ¿a caso no había dejado sus responsabilidades por protegerla?... ¿a caso no había renunciado a todo por estar con ella?... Entonces si lo había hecho ya una vez... si se lo había probado una vez... ¿qué la detenía en esta ocasión?... un solo nombre... una sola persona... un suceso pasado... un amor que en aquel tiempo fue real...ella... Naomi... esa chica era la razón por la cual se detenía... y sin embargo, en ese momento... en ese instante... poco le importo, solo deseaba encontrarla tomarla de la mano y huir juntas, ¡llevársela lejos!, ¡lejos de todo!, ¡lejos de el pasado!, ¡del presente!, ¡incluso del futuro!, tomarla de la mano y tan solo vivir un día tras otro, un minuto seguido del siguiente, tan solo eso...

- Natsuki – susurro levantando la vista al cielo, el rostro bañado en llanto, el alma hecha pedazos respirando agónicamente, cayendo dentro del tumultuoso remolino de las emociones encontradas, desviviéndose de la ilusión, la realidad, la fantasía y la responsabilidad, de momento todo era confuso vertido dentro de una niebla que enturbiaba todos sus sentidos, solo había algo claro dentro de su mente y ese era el amor que sentía por Natsuki. Caminó hacia los dormitorios esperando hallarla ahí, sin embargo se detuvo al escuchar su nombre a voz encuello.
- ¡¡Fujino-san!! ¡¡Fujino-san!! – grito un chico levantando la mano, Shizuru volvió el rostro reconociendo al chico de inmediato.
- Tado-san ¿qué sucede? – pregunto al ver al chico con el rostro pálido.
- Fuji..no- san – respondió entrecortadamente – esto.. – se llevó las manos a las piernas mientras trataba de recuperar el aliento – es... es...
- ¿Qué pasa Tado-san? – le apremió Shizuru presintiendo algo terrible.
- Es... es – levanto la mirada – Kuga-san algo terrible ocurrió llamaron del hospital... y...
- Natsuki – El rostro de Shizuru se lleno de una terrible angustia sin seguir escuchando al chico echo a correr en dirección a la salida, tenía que llegar lo más pronto posible.
- ¡¡Fujino –san!! –grito el chico, sin embargo Shizuru no le escucho.

Mai caminaba rumbo a su salón se detuvo de momento y se recargo frente a la ventana, la lluvia seguía imparable a lo lejos distinguió a Mikoto que venía rumbo a los salones.

- Ah, Mikoto – susurró suavemente – quiero… Mikoto… quiero….¿eh? – vio a alguien con un paraguas que se acercaba a la chica.
- ¿Yuuichi-kun? – pregunto Mikoto
- Aah! Hola Mikoto-chan humm bueno yo… podría platicar un rato contigo – por contestación Mikoto solo asentó con la cabeza. El chico se puso a su lado y le cubrió de la lluvia.
- Miko..to – susurro Mai, sin saber realmente el porque corrió rumbo a la salida esperando poder alcanzarlos.

La directora estaba ya en el hospital fue la primera persona a la cual se le informo sobre el incidente de Natsuki, platicaba con el doctor quien miraba a través de la ventanilla de la puerta a la chica quien tenía la cabeza vendada al igual que sus brazos los cuales descansaban a un costado de la cama sobre la blanca sábana que le cubría hasta el pecho.

- ¿Es muy grave? –pregunto la directora con preocupación.
- Afortunadamente no hay nada roto, sin embargo... – el doctor hizo una pausa al tiempo que se llevaba la mano a la barbilla – tiene una fuerte contusión que abarca parte del parietal y el occipital; aunque mal colocado fue afortunada al llevar puesto el casco... sin embargo... – suspiró – lo más importante será que recobre el conocimiento en las próximas 48 horas porque de no ser así... ella... podría.
- ¿Có...mo? – pregunto Shizuru con un hilo de voz.
- Fujino-san – la directora giro su vista posándola en el pálido rostro de la chica - ¿por qué estas empapada? ¿no tomaste el transporte que envíe?... – Shizuru no escuchaba palabra alguna, su cerebro se lleno tan solo con las últimas palabras dichas por el doctor
- ¿Qué... qué puede hacerse? Apremió Shizuru temblando levemente, sus ojos anegados en llanto, se acerco a la ventanilla con paso vacilante y al ver a Natsuki sus ojos dejaron caer las lagrimas, se llevo la mano al pecho mientras le observaba impotente con un dejo de tristeza y amargura en el rostro.
- De momento – contestó el doctor suspirando – tan solo queda esperar – volvió lentamente el rostro depositándolo en los aparatos que estaban conectados al cuerpo de Natsuki – después de este tipo de accidentes y por presentar el tipo de contusión que se observa no es raro que se pueda presentar un paro cardio-respiratorio es por ello que tiene puesta la mascarilla que le suministra el oxigeno y la hemos conectado a el electrocardiograma; ese pequeño aparato que ven ustedes en su dedo índice nos indicará por medio de un pitido algún movimiento reflejo ó bien su regreso de la inconciencia.
- Así que todo dependerá de su regreso del mundo de los sueños – susurro la directora.
- Así es las siguientes 48horas serán decisivas –afirmo el doctor mientras se volvía para ver a la directora.
- “Natsuki... Natsuki... fue mi culpa... todo esto es por mi culpa” –pensó Shizuru al tiempo que apretaba fuertemente sus manos.
- Por lo pronto – dijo el doctor – no hay nada que puedan hacer nosotros les llamaremos si hay algún cambio.
- No – acotó Shizuru – yo me quedaré con ella hasta que despierte.
- Fujino-san – la directora le miró sorprendida –sé que deseas estar a su lado, sin embargo mírate estas por completo empapada, no puedes cuidar de ella si primero no cuidas de ti misma.
- Estoy bien – dijo suavemente – esto no es nada para mi.
- Jovencita – le miró el doctor – si deseas cuidar de tu amiga no me opondré a ello, me imagino que han de ser muy unidas así que solo te pondré por regla que regreses con ropa seca, no puedo permitir que estés a su lado con la ropa escurriéndote de agua – el doctor le miro de pies a cabeza mientras se acomodaba los lentes – así que por favor regresa un poco más tarde y come bien para que tengas energía y puedas realmente cuidar de ella.
- Yo... – dijo Shizuru sin dejar de mirar a Natsuki.
- Vamos Fujino-san yo misma te traeré de vuelta – dijo la directora.

Shizuru medito unos momentos antes de contestar, no quería alejarse de Natsuki sin embargo la realidad era que estaba mojada hasta la medula de los huesos y en esas condiciones nunca le permitirían estar a su lado.

- Volveré tan pronto como me sea posible Natsuki y... te prometo que ya nada me alejará de tu lado.
- ¿Vamos Fujino-san? – la directora le miró.
- Sí – respondió secamente mirando una última vez a Natsuki.

*****

- “¿Por qué?” – se pregunto Mai – “¿por qué me siento de esta forma?, ¿aún amo a Tate? ¿es eso?” – la lluvia le estaba empapando pero poco le importo – “¿qué es?... ¿qué es?” – se detuvo un momento tratando de adivinar que camino habrían tomado al ver una bifurcación - ¿Por dónde debo seguir? – dijo susurrante.
- ¿Sabes Mikoto-chan? - dijo Tate mirando de reojo a la chica - has crecido bastante, como te veo seguido no lo había notado.
- Aaahh –dijo Mikoto con tono cansado.
- Mikoto-chan – Tate se detuvo un momento y la chica se volvió para mirarlo.
- ¿Yuuichi-kun? – preguntó Mikoto mirándole extrañada.
- ¿Sabes Mikoto? Desde que todo volvió a la normalidad y yo volví al club me siento más tranquilo y relajado... pero... también me di cuenta de algo que jamás hubiera creído que fuera posible y ese algo es que extraño a Shijo, desde que sus padres y ella se trasladaron de cuidad no ha habido día que no piense en ella.
- Yuuichi-kun – dijo suavemente Mikoto.
- ¿Te molesta que este enamorado de Shiho? Mikoto-chan – el chico le miró directo a los ojos, Mikoto le miró con un gesto de extrañeza y solo negó con la cabeza.
- Aaaah – dijo el chico sonriendo suavemente – imaginaba que pondrías una expresión como esa Mikoto-chan – dijo Tate levantando la vista al cielo – pedí mi traslado a la escuela de Shiho, como soy el segundo mejor del club me han aceptado y de hecho participaré en las competencias que se aproximan pero ya será lejos de aquí... creo que –se volvió a mirar a Mikoto – tu estas enamorada de Tokiha-san ¿no es así Mikoto-chan?
- ¡Eeeehh? –la afirmación le tomo por sorpresa haciendo que su rostro se enrojeciera al instante.
- Así que no me equivoco – dijo Tate un tanto cuanto divertido – hummmmm-suspiró – creo que ahora lo único que resta es que se lo digas a Tokiha-san, es increíble que haya cosas tan obvias que pase de largo, bueno quizás es que mira demasiado fuera de su entorno pero no es capaz de hacerlo dentro del mismo.
- Yuuichi-kun, pero... pero... – dijo Mikoto apretando los puños – Mai... Mai esta enamorada de ti – las lagrimas escurrieron por sus mejillas.
- Claro que no – le refuto el chico – estoy seguro de que no es así, ¿por qué no se lo preguntas tu misma Mikoto-chan? – se acerco a ella y le dio un abrazo – no llores Mikoto-chan todo va a estar bien, solo no tengas miedo de expresar tus sentimientos – Mikoto le abrazo y le deposito un beso en la mejilla en verdad era una escena bastante inocente sin embargo desde la posición en la que se encontraba Mai más bien parecía una hermosa escena romántica propia de un chico y una chica de Instituto.
- Mi...ko...to – susurró Mai, sintiéndose extrañamente vencida, sus lagrimas se hicieron presentes mientras trataba de esbozar una cálida sonrisa que simplemente se negaba a aparecer – es...toy... fe...liz... por ti... Mikoto – dio media vuelta y se alejo a paso lento, por alguna extraña razón sentía como si llevará plomo sujeto a sus pies.

******

Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:07

En el auto Shizuru miraba a través de la ventanilla de su lado, en verdad estaba ida completamente de este mundo, no era capaz de pensar en otra cosa que no fuera Natsuki.

- Fujino-san, entiendo como debes sentirte.
- Ella es todo lo que me importa...es... mi mundo –respondió Shizuru.
- Lo sé... pero... Fujino-san – la directora medito sobre el asunto por un momento tras unos instantes volvió a hablar – en cuanto hayas comido y cambiado de ropa volveré a dejarte al hospital ¿de acuerdo? – Shizuru solo asentó mientras seguía con la mirada lejos de ese lugar.

En la habitación de Nao, esta y Naomi platicaban amenamente sobre sus días de infancia.

- Fue muy divertido – dijo Nao sonriendo – mamá fue la primera que me encontró sin embargo no dijo nada, papá pensó que en verdad había salido de la casa. Cuando salí de mi escondite papá se quedo sorprendido de que pudiera haberme escondido en ese pequeño espacio, ja,ja,ja,ja,ja – soltó a reír – siempre dijo que era muy flexible pero que no imaginaba que lo fuera tanto.
- Ja,ja,ja,ja Nao-chan, eres muy graciosa – Naomi sonrió sincera.
- No, eso no es verdad – dijo con el rostro levemente sonrojado.
- Lo eres y además muy afortunada –afirmo la chica – yo nunca pude jugar con mis padres así, mi vida estuvo apegada a una cama, hospitales, medicamentos ... – su voz se apagó – e indecisiones sobre si operarme o no.
- Naomi-chan – Nao le tomo de las manos - pero – sonrió –debe de haber algo que atesores de tu niñez ¿no es así? – Naomi se quedo en silencio un momento mientras recordaba.


- ¿Naomi-chan?-la voz de Nao la trajo de sus recuerdos.
- Aaahh, perdón, perdón, es solo que estaba recordando algo.
- ¿Puedo saber que es? – pregunto Nao creyendo saber de lo que se trataba al ver el sonrojo que sutilmente se mostró en las blancas mejillas de la chica.
- No...bueno... sí... aunque...
- Esta bien – dijo Nao tratando de aparentar no darle importancia – no es necesario que me lo digas – se levanto – prepararé algo de té – al darse la vuelta se sintió completamente deprimida, porque se dio cuenta de que tal vez nunca podría poseer su corazón.

En la habitación Mai estaba en el baño, su cuerpo fue desentumiéndose poco a poco dentro del agua caliente, su cabeza echada hacia atrás mirando el techo su rostro mostraba una infinita tristeza, se llevo las manos al rostro y lloro dejando escapar todos esos sentimientos que le inundaban el pecho. Mikoto entro y dejo sus cosas aun lado de la puerta se quito los zapatos y los calcetines, escucho entonces un ligero gimoteo, levanto la vista preguntándose de donde podía proceder y lo escucho una vez más, dio unos cuantos pasos más y fue claro para ella de donde provenía ese sonido, abrió la puerta del baño.

- ¿Mai? – pregunto sorprendida Mikoto al ver a la chica con el rostro entre sus manos llorando amargamente.
- Miko...to – Mai levanto la vista posándola en esos brillantes ojos color de sol; le observo detenidamente por un momento, sin entender del todo el porque, se levantó, el agua escurrió por todo su cuerpo, salió de la bañera y envolvió su cuerpo en la blanca toalla, se acerco con paso firme hasta Mikoto deteniéndose a un lado de ella – báñate – le imperó – te hará daño sino lo haces.
- Mai – susurro Mikoto mientras la chica de violáceos ojos daba un paso al frente, sin embargo se sorprendió al sentir la fría mano de Mikoto sujetarla con firmeza del brazo.

*******

- “¿Por qué Natsuki?” – se pregunto Shizuru mientras el agua caliente caía sobre su frío cuerpo – “por favor, por favor, ¡Por favor no vayas a morir!, quédate conmigo a mi lado para siempre” – sus lagrimas resbalaron por sus mejillas – “ya no me importa nada, en verdad nada, Te Amo Natsuki, Te Amo, siempre lo eh hecho, siempre, Dios… por favor, has lo que quieras conmigo pero por favor, por favor, salva a Natsuki por favor”

En la cocina la directora preparaba un par de emparedados sabía bien que Shizuru se negaría a perder más tiempo así que lo más probable era que deseara regresar al hospital tan pronto como saliera del cuarto de baño; si sus pensamientos eran los correctos entonces hacía bien en prepararlos ya los comería en el camino. Shizuru no tardo ni cinco minutos en salir, se vistió tan rápido como pudo y seco a medias su cabello pues en verdad deseaba regresar lo antes posible al lado de la chica que realmente amaba.

- ¿Estas lista Fujino-san? – pregunto la directora mientras tomaba los empardados y se encaminaba a la puerta.
- Sí – respondió Shizuru con el rostro bastante serio.
- Ten – le extendió la pequeña bolsa de plástico y Shizuru la tomo – te los comerás de ida ¿de acuerdo? – Shizuru solo asentó mientras ambas salían.

Mai giro lentamente el rostro Mikoto tenía la mirada fija al suelo, por un momento se pregunto que debía decir, la había visto con Tate y por lo que pudo apreciar el chico no parecía en nada molestarle la chica, así que ella quedaba excluida, ya no era la persona más importante para Mikoto, ahora Tate ocupaba ese sitio.

- ¿Mikoto? – preguntó Mai al sentir temblar a la chica.
- ¿Por qué? – susurró Mikoto - ¿por qué?...
- Miko…to – Mai no entendía que era lo que sucedía con la chica de ojos color de sol.
- Mai… - Mikoto le soltó – yo… yo… Te Amo – Mai quedo helada al escuchar esas palabras, no sabía que pensar o que decir, simplemente se le quedo mirando sin decir una sola palabra, mientras Mikoto levantaba lentamente su rostro para verla.

El camino de regreso al hospital fue tranquilo, Shizuru mal de buena gana se comió los emparedados y deseaba con fuerza ya estar al lado de Natsuki, el celular de la directora se escucho y su dueña lo contesto, tras breves instantes aceleró notablemente la velocidad y Shizuru se volvió a mirarla sin embargo se quedo sin palabras al sentir que algo en verdad muy grave estaba sucediendo. Al llegar bajaron rápidamente del vehículo, Shizuru corrió en dirección a la habitación de Natsuki al llegar sintió que el mundo se abría bajo sus pies.

- ¡Rapido! Despejen, ¡ahora! – ordeno el doctor mientras una sacudida eléctrica hizo que el cuerpo de Natsuki se agitara con fuerza.
- ¡No hay respuesta! – grito una enfermera viendo una línea recta cruzar el monitor del electrocardiograma.
- ¡Una vez más! – grito el doctor - ¡despejen!...¡¡Ahora!! – una nueva sacudida eléctrica hizo una vez más que el cuerpo de Natsuki se agitara.
- ¡Aún no hay respuesta! – grito de nueva cuenta la enfermera.
- Es la tercera vez – dijo otra mirando al doctor – las lagrimas de Shizuru corrían por sus mejillas, por un momento sintió que nada de eso era real, que no era otra cosa sino una mala jugada de la vida, una broma macabra que terminaría con una risa malvada indicando que todo era solo una pesada y terrible broma… empero… en verdad estaba sucediendo frente a sus ojos… Natsuki, estaba yéndose de su vida… y quizás… esta vez… para siempre.
- No… Natsu…ki ¡¡Nooooooooo!! – grito Shizuru con fuerza al tiempo que entraba al cuarto.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:08

CAP 22.

El doctor y las enfermeras miraron a Shizuru quien corrió al lado de la chica que yacía inmóvil sobre la cama… su pecho desnudo… tan quieto que daba espanto… sus ojos cerrados de forma apacible… sus labios, ligeramente entreabiertos… su cabello suavemente despeinado sobre su frente… sus manos tendidas a los lados, quietas, inmóviles… y ese maldito sonido que aturde, que enfada, que hace sufrir, proveniente de ese aparato que no hace más que taladrar la razón y el corazón, un insufrible biiiiiiiiiiiiiiii sin descanso… sin cambio de ritmo, que hace a Shizuru morderse el labio inferior con tal fuerza y desesperación hasta hacerlo sangrar… sus manos temblando al acercarlas poco a poco al rostro de Natsuki, su garganta hecha un nudo que le hace imposible incluso el respirar… quiere gritar, quiere gritar tan fuerte como pueda ¡que vuelva!, ¡que no la abandone!, pero… pero… no puede… no le es posible, a duras penas puede inhalar un poco de oxigeno a través de su boca, la mira… la contempla… su mirada en una agónica súplica desesperada, un ruego ahogado en las lagrimas de sus ojos que se vierten como ríos por sus pálidas mejillas, sus labios tiemblan, su rostro, su hermoso rostro se torna con la expresión más desgarradoramente desconsolada que se hubiera visto en este mundo, es tal el dolor en esas mudas acciones que incluso las enfermeras que atestiguan silenciosamente la escena no pueden sino verter calladas lagrimas al ver el dolor en el rostro de esa hermosa chica que parecía haber perdido su razón de ser y existir.
- N…o…no…no …- suplicó con voz quebrada – por…fa…vor… - su lagrimas cayendo sobre el rostro de Natsuki, sus manos sosteniendo ese rostro – por favor… no, no… no me abandones – susurro, le miro, le miro desesperadamente y al darse cuenta de que estaba tomando un rostro sin vida, sus ojos se abrieron grandemente, el desespero cobro vida en su mano cerrándola en un puño elevándola y golpeándola con fuerza sobre el pecho de la chica que yacía inerte sobre esa cama, al tiempo que gritó por fin - ¡¡NOOOOOO, NO PUEDES DEJARME, POR FAVORRRRR!!!! ¡¡VUELVE A MI!! – golpeó su pecho una vez más y una tercera vez - ¡¡TE AMOOOOO!!¡¡NO PUEDES MORIRRRR!!!!!!! – una vez más golpeo su pecho y como si sus palabras y ese golpe fueran el antídoto a la muerte un bip seguido de una pausa se escucho y otro bip y uno más, y otro más, ¡y otro más! ¡¡Latía!!, ¡¡su corazón volvía a latir!!, el doctor quedo sorprendido al igual que las enfermeras quienes permanecieron en estado de shock por unos instantes hasta que el doctor reacciono.
- ¡Rápido! Chequen signos, ¿Cuál es su presión arterial? – el doctor se acerco a Shizuru quien miraba estupefacta el rostro de Natsuki cuyas cejas se movieron ligeramente, sus ojos se agrandaron al darse cuenta de que estaba viva, una indefinible y ligera sonrisa afloro en sus labios al tiempo que sus piernas le fallaron y cayó al piso tomando entre sus manos la mano de Natsuki que colgaba a un costado de la cama y la besaba – no sé cómo es esto posible – dijo el doctor sin mirar a Shizuru – pero lograste traerla de vuelta – Shizuru ni siquiera le escucho, estaba orando a Dios con fuerza un sincero agradecimiento por traerle de vuelta a la chica que amaba con todo su corazón, sus labios sobre el envés de la mano de Natsuki, sus lagrimas en caída por sus mejillas, sus oídos solo estaban capacitados para escuchar los latidos del corazón de la chica que por breves momentos estuvo a punto de no volver jamás.
****
Sus miradas eran una sola, el rostro de Mikoto mostraba una sincera verdad, sus mejillas ruborizadas, sus ojos tristes, sus labios entreabiertos deseando decir mil palabras y sin embargo no era capaz de articular palabra, Mai le miro atentamente escudriñando su rostro con sumo detenimiento, cada gesto, cada movimiento inconsciente de su semblante, deseaba hallar algo, algo que le indicara que no estaba soñando o que no estaba mal interpretando esas palabras, le tomo de los hombros, el rostro de Mikoto se ruborizo profundamente mientras Mai se inclinaba hacia ella… así, poco a poco, sus ojos entrecerrándose lentamente, sus labios… sí… sus cálidos labios entreabriéndose poco a poco, y mientras tanto el corazón de la chica de ojos color de sol comenzó a latir con una fuerza descomunal, sus labios se entreabrieron mientas esperaba el dulce contacto que la transportaría sin duda alguna al cielo. Sin embargo un golpe seguido de otro sobre la puerta hizo que ambas se separaran en un segundo, Mai miró momentáneamente a Mikoto obsequiándole una grata sonrisa, salió del baño y se coloco una bata enseguida se encamino a la puerta y al abrirla se topo de frente con Tado-san.

- Hola – saludo Mai mirando el cansado aspecto del chico – ¿tú eres? – pregunto tratando de reconocerlo.
- Tokiha-san por fin te encuentro – dijo el chico – por favor – suplico – la directora mando a llamar por ti es… – su rostro se ensombreció – es Kuga-san tuvo un accidente y…
- ¿Cómo? ¿qué paso? ¿cómo fue?
- No estoy enterado del todo de los hechos pero, Fujino-san y la directora están en el hospital al cual estamos afiliados todos los alumnos de la escuela y la directora a pedido que vayas.
- Sí iré en seguida, gracias por avisarme – inclino la cabeza y cerró la puerta.
- De nada – respondió el chico exhalando un profundo suspiro de cansancio – hoy no ah sido mi día.
- Mai – pregunto Mikoto al ver la premura con la que se vestía - ¿sucede algo?
- Mikoto – Mai se volvió a verla – Natsuki, Natsuki tuvo un accidente y está en el hospital.
- ¿Cómo? – Mikoto abrió enormemente los ojos.
- Tenemos que apresurarnos.
- Sí- contesto la chica cambiándose la ropa apresuradamente.
- “Natsuki – pensó Mai - ¿Qué fue lo que paso?.... el chico dijo que Fujino-san esta con ella, lo mismo que la directora – un sentimiento de tristeza le embargo por un momento al imaginar la preocupación y angustia que tendría Shizuru en esos momentos.

Mientras tanto Naomi observaba el reloj que colgaba de la pared, era ya un poco tarde y sabía que necesitaría irse pues Shizuru se preocuparía por ella, sin embargo en verdad se lo estaba pasando bastante bien al lado de Nao, ya que en realidad pocas veces podía platicar con Shizuru, en cambio esa tarde con Nao se sentía a gusto al poder hablar de todo aquello que le gustaba, de que compartieran gustos en cuanto a música, anime, películas y demás cosas que no podía compartir con Shizuru por ser esta mayor que ella, había veces que por no parecer infantil Naomi dejaba de lado algunos gustos con el fin de que Shizuru no se decepcionara de ella, como el que en ese momento compartía con Nao que era el comerse un trozo de pastel a mano limpia sin ningún tipo de cubierto.

- Hacía mucho tiempo que tenía deseos de comer un trozo de pastel de esta forma – dijo Naomi sonriendo, mientras se llevaba un trozo a la boca.
- ¿En serio? – pregunto Nao tomando con su índice una mota de crema batida, al ver en la punta de su dedo ese pequeño cumulo blanco, miró de reojo a Naomi y sonrió con esa expresión de travesura propia de las chicas de su edad.

De forma tan natural y sencilla se acerco a Naomi y le paso el dedo por la mejilla embadurnándola de crema batida, Naomi que tenía un trozo de pastel en sus dedos se quedo momentáneamente estática en su sitio, giro lentamente la cabeza para mirar a Nao quien al ver la expresión de la chica se soltó a reír con ganas, Naomi le observo mientras una de sus cejas temblaba de forma bastante graciosa.

- Con que – dijo lentamente, mientras cerraba los ojos y tomaba el pastel de lleno con la mano - ¿te parece gracioso, eh?
- Mucho – contesto entre risas Nao sosteniéndose el estómago por el dolor que le producía el reírse tanto – ooo…ooooeeee… eehhh – su risa se hizo nada cuando Naomi le embarro de lleno la cara de pastel, al ver el rostro de Nao una limpia carcajada emano del pecho de Naomi, estaba riendo de forma tan plena y sincera que Nao quedo encantada escuchándole se sentía extrañamente feliz, tanto que termino compartiendo la alegría de Naomi, ambas, ese par de niñas hicieron exactamente lo que cualquiera haría en esas circunstancias terminar de embarrarse de pastel la cara y la ropa en una guerra sin cuartel plagada de risa y diversión.

Sin embargo lejos de allí no todo era color de rosa, Shizuru permanecía al lado de Natsuki sentada sobre una silla colocada junto a la cama de la chica que adoraba con el alma, con ambas manos sostenía la mano de Natsuki, le miraba atentamente, un gesto de dolor le hizo mella en el corazón al recordar la forma como le trato, era su culpa ¿verdad?, era su culpa ¿no es así?, el que ella estuviera en esas circunstancias, el que ella hubiera estado a punto de morir… ella era la única culpable de todo.

- Natsuki, ¡oh!... Natsuki – dijo quedamente – si tan solo nunca me hubieras conocido, si tan solo jamás me hubiera cruzado en tu camino hoy serías tan feliz, en verdad hoy serías tan feliz…
- No lo creo – una voz le hizo volver el rostro de inmediato – si Fujino-san no hubiera estado al lado de Natsuki… entonces… Natsuki nunca hubiera aprendido a sonreír y a ser feliz, aún estaría dentro de su propia cárcel embebida en el rencor de los acontecimientos de su pasado… por favor toma – le extendió una lata de café – bébelo con cuidado pues está caliente.
- Tokiha-san – dijo sorprendida, mientras miraba a Mai acariciarle la frente a Natsuki.
- ¿Está bien?
- Lo estará si logra despertar antes de 48 horas – centro su mirada en Natsuki.
- Seguro despertará – dijo mirando el apacible rostro de Natsuki – es muy fuerte y testaruda y necia como para dejar que algo como esto se interponga entre ella y su futuro – al decir esta última palabra miro a los ojos a Shizuru.
- Tokiha-san – musitó, ruborizándose levemente.
- ¿Mai? – pregunto Mikoto desde la puerta - ¿puedo? – Mai miró a Shizuru sea como sea ella era la que tenía la última palabra, Shizuru solo asentó con la cabeza, ante el gesto, Mikoto entro y se acerco Natsuki.
- ¿Natsuki? – pregunto suavemente – mientras recordaba la breve conversación que había tenido con ella esa mañana – tienes que ponerte bien Natsuki – dijo suavemente - ¿lo recuerdas? tenemos que luchar por lo que queremos – asentó con la cabeza un par de veces, sin embargo apretó los puños al ver que la chica simplemente permanecía en un silencioso letargo y parecía tan inmóvil como si su vida se hubiera marchado - ¿Mai? – se volvió a mirarla con los ojos temblando en lagrimas.
- Descuida Mikoto – le extendió los brazos y la chica se abrazo a ella – se pondrá bien, es Natsuki… ¿lo recuerdas? Es muy fuerte ¿no es así? Y nunca se rinde ¿verdad? – le pregunto intentando que Mikoto recordara el primer enfrentamiento que tuvo con ella, la chica solo asentó un par de veces mientras las lagrimas rodaban por sus mejillas – tranquila estoy segura que cuando despierte podrás medir fuerzas con ella una vez más – Mikoto solo asentó con la cabeza, Mai se volvió a mirar a Natsuki y en su rostro se formo una expresión de incertidumbre, si bien era cierto que Natsuki era una chica fuerte también estaba el hecho de que ello no garantizaba nada – Por favor –hablo seriamente – tráela de regreso Fujino-san.
- Tokiha – san
- Estoy segura que si le hablas podrá escucharte, por favor pídele que regrese que no se rinda, que siga luchando – en sus ojos se noto un profundo ruego plagado de tristeza – estoy segura que solo a ti te escuchara, a fin de cuentas para ella eres tú la persona más importante en su vida.
- Mai – san – expreso mirándola sorprendida.
- Estaremos aquí, por favor cualquier cosa que pase con ella avísanos de inmediato ¿lo harás? – Shizuru solo asentó con la cabeza – ven Mikoto no has comido nada, vamos a la cafetería – la chica asentó, salieron ambas dejando a Shizuru a solas con Natsuki, antes de cerrar la puerta Mai miro a Shizuru quien se levanto y beso en la frente a Natsuki.
- Natsuki – dijo Shizuru tras un breve momento – voy a contarte algo importante – le acaricio el cabello – algo que absolutamente nadie sabe…Natsuki… mi Natsuki… por favor, escucha lo que tengo que decirte… Esta es mi verdad… Todo empezó cuando…
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:10

CAP. 23

…hummm –suspiro y quedo dubitativa por un momento – respiró con profundidad – bueno – susurró – quizás…sea mejor relatarte el principio… quizás… así puedas entenderme… ¿sabes, Natsuki?, soy hija única, eso no lo sabías ¿verdad?, así es, Natsuki… - cerró momentáneamente los ojos – mis padres siempre me trataron como a una princesa, dándome tanto cuanto tenían y exigiéndome de la misma forma, fue una férrea disciplina, por eso mis calificaciones siempre han sido las mejores, por eso en todas las áreas siempre luche por ser la mejor; dime Natsuki ¿debido a qué, piensas que fui nombrada Presidenta Estudiantil?, ¿Por mi popularidad?... ¿Por mi forma de ser?..., no… fueron otras las razones Natsuki – le miro atentamente – durante mi infancia me di cuenta que era una persona diferente a las demás, a mamá le gustaba platicar con la familia y amigos de los maravillosos nietos que seguramente le daría yo al crecer – su rostro denotó un gesto de indiferencia –y a pesar de que mamá lo expresaba con tanta ilusión en mi mente no podía siquiera imaginar algo así; por su parte papá siempre me vio como una líder innata, decía que tenía espíritu dirigente y que debía explotar ese talento por eso cada tarde cuando él regresaba del trabajo me llevaba a jugar al parque, para valorar la capacidad de liderazgo que tenía al momento de jugar con otros niños de mi edad o más grandes… a veces añoro esos días ¿sabes?, papá y mamá mirándome jugar desde una banca bajo la sombra de un árbol; papá solía bromearme y me decía que todos los niños del parque seguro desearían ser mis novios, no sabía el motivo ni el porqué , pero solo sonreía y le decía que bromeaba, pues a los chicos solo los veía como eso, simples chicos…me sentía extraña, porque sabía que algo era distinto, yo no regalaba chocolate en San Valentín, ni miraba a los chicos que eran populares…- sonrió ligeramente mientras cerraba los ojos con una clara muestra de resignación – entendí lo que pasaba conmigo el día que la vi… estaba sentada bajo un árbol de cerezos leyendo un libro – Shizuru regreso a su asiento y tomo la mano de Natsuki entre las suyas – siento que fue hace tanto tiempo…soy honesta al decirte que me sentí atraída a esa niña, su cálida mirada llena de tristeza me conmovió el corazón, esa niña era… Tsukira Naomi y fue… mi primer amor… - dijo casi en un susurro, volviendo el rostro a un lado – sin embargo ella era muy débil de salud, su corazón no respondía como debía de ser, así que permanecí a su lado tanto tiempo como me era posible; no entendía el por qué deseaba tanto no dejar de mirar sus tristes ojos, aún cuando ella sonreía, aún cuando delante de mi mostraba una fortaleza que lejos estaba de ser real… ella siempre… ella siempre parecía ser fuerte, pero… no era así, me desesperaba verla sonreír cuando en sus ojos se mostraba un amargo llanto que simplemente no dejaba escapar…por Dios… - cerro los ojos besándole la palma de la mano – me frustraba tanto no poder hacer que confiara en mi el dolor de su debilidad, no me importaba que fuera débil, quería compartir tantas cosas con ella inclusive su dolor, pero siempre interpuso esa falsa fortaleza…- cerró los ojos dejando escapar las silenciosas lagrimas que aquel recuerdo trajo consigo – Natsuki… ella… ella…Naomi fue mi primer beso… mi primer amor… mi primer dolor… un día simplemente se fue, no supe a dónde todo fue tan repentino…y en esas mismas fechas nosotros nos mudamos también y no supe más de ella… incluso pensé que… había muerto…llore por mucho tiempo… hasta que un día mis ojos se negaron a seguir vertiendo lagrimas ya sin razón, en mi corazón ella quedo tan solo como el recuerdo de un gran amor que nunca pudo ser otra cosa más que una dulce ilusión; después de ella mi corazón se cerró, nadie pudo llenar el vacío que su adiós sin despido dejo en mi… llegue a pensar que nunca volvería a amar a nadie… pero – se volvió lentamente para mirar a Natsuki – sucedió que una chica, no solo entro al mismo Instituto que yo, también de forma inexplicable entro de lleno en mi vida y en mi corazón… Natsuki… esa chica… eres tu… esa niña que entro con cara de pocos amigos, fue quien me enamoro… no podía creerlo, no podía entenderlo, ¿cómo el amor volvió a tocar mi corazón?... Natsuki…tú… tú me hiciste volver a soñar…Natsuki – sonrió suavemente – ¿recuerdas el día que entraste a la escuela? –le acarició la mejilla y sonrió ligeramente – en ese entonces era ya la presidenta del Consejo Estudiantil y mi obligación era darles el discurso de bienvenida, sin embargo tu no estabas entre aquellos alumnos, lo sé porque pase mi vista por cada rostro nuevo que estaba delante de mí y de haberte visto ya no hubiera podido separar la mirada de tus ojos, no fue sino hasta el día siguiente, lo recuerdo perfectamente bien era media mañana y Reito- san y yo íbamos rumbo a los salones, en aquel entonces todos creían que éramos pareja, inclusive él mismo llego a proponérmelo – suspiro meneando la cabeza en negativo – es un buen chico pero ya sabía yo que…- hizo una ligera pausa – que… mi vida no sería al lado de un hombre… Reito- san en aquel entonces…:

- Vamos, Shizuru-san - se volvió a mirarla - ¿has visto como nos miran todos?- sonrió y saludo a un par de chicas que se emocionaron al momento.
- Lo veo – dijo Shizuru saludando a algunos chicos los cuales suspiraron emocionados.
- Creo que sería bueno hacer de los rumores una verdad ¿no piensas igual? – le sonrió cortésmente – eres una chica inteligente, guapa, excelente en deportes y si eh de ser honesto la verdad es que desde el primer grado me has gustado – elevo la vista al cielo.
- Reito-san – Shizuru se detuvo al escuchar la declaración del chico.
- No descuidaríamos los estudios y mucho menos nuestras obligaciones para el Consejo Estudiantil – sonrió ruborizándose levemente - ¿estaré adelantándome demasiado Shizuru-san? – se volvió a mirarla.
- ¿Sabes? Reito-san, eres un chico agradable y muy apuesto también… pero…–su rostro se entristeció ligeramente –yo… - una chica paso al lado de Shizuru empujándola con el hombro, lo que provoco que Shizuru soltara un par de libros que llevaba en la mano.
- Oye – dijo Reito-san – lo menos que puedes hacer es disculparte – la chica se detuvo y giro el rostro lentamente mientras Shizuru se agachaba a recoger los libros, al levantar la vista para ver a esa chica se quedo sin habla.

Ahí estabas tú Natsuki mirando de soslayo a Reito-san, es curioso cómo ni siquiera me miraste ni aún por un instante, en ese momento solo lo viste a él con un claro gesto de fastidio, no puedo negarlo… tu mirada, el obscuro dolor proveniente del fondo de tus ojos reflejado en el verde de tu mirar fue lo que me atrapo en seguida, mirabas con tanto coraje, con tanta rabia, con demasiada frustración, tantas emociones mostrabas en tus ojos Natsuki que en ese momento mi corazón se estremeció y me pregunte ¿por qué tanto dolor?, ¿por qué tanto sufrimiento?... ¿por qué esa soledad?... ¿Por qué?...:
- Deberían fijarse por donde caminan – regreso el rostro al frente sin siquiera ver a Shizuru y se alejo con paspo firme.
- O… oye… - Reito dio un paso, pero Shizuru se levanto y le sujeto del brazo.
- Espera Reito-san, no ah sido nada, dejémosle tranquila, quizás no ha tenido un buen día, vamos ya tendríamos que estar llegando – le sonrió y antes de seguir su camino volvió discretamente la mirada para ver las espaldas de la chica que ya llevaba un buen trecho recorrido – “¿quién eres?” – se preguntó olvidándose por completo de la respuesta que aún esperaba el chico.

Natsuki…me sentí extrañamente atraída a ti… Natsuki no me miraste, ni siquiera un momento… para ese entonces no me era desconocido el hecho de que no solo los chicos sino que también a algunas chicas les gustaba y donde me plantara siempre terminaban mirándome, observándome, y sonrojándose cuando fijaba la mirada sobre ellos o ellas; pero esa mañana Natsuki tu ni siquiera me diste la oportunidad de fijar mis ojos sobre los tuyos, ¿podría ser vanidad?... ¿podría ser solo el ego?... ¿qué explicación podía darme en ese entonces a la extraña sensación de necesitar…sí… de necesitar que me vieras… que posaras un momento tus ojos en mi?... aahhh… Natsuki, a partir de ese día me convertí en una silenciosa observadora de todos los movimientos que hacías, leí tu historial mil veces al grado de grabarme palabra por palabra del mismo. Me llenaste de una intoxicación extraña, de una rara obsesión que supe mantener en secreto, me di cuenta que solo vivías para buscar ese algo, esa razón por la cual tu mamá había tenido ese accidente…sí Natsuki… sabía tanto de ti… que por un momento me sentí culpable de violar tu vida privada, cuando no me habías dado el permiso… cuando aún ni siquiera… ni siquiera habías vuelto tu rostro para mirarme, ¿sabes? – paso su dedo índice delineándole los labios – te confieso que estaba terriblemente asustada – era la primera vez que no sabía como hablarle a alguien… Natsuki, buscaba oportunidades… -se ruborizo ante lo siguiente – incluso trataba de crear oportunidades para poder hablarte… pero – suspiro – ninguna de ellas funciono, el tiempo y la vida misma me dieron una oportunidad – fue tan… casual…, ni siquiera imagine que estuvieras por ahí:
- No deberías hacer eso –la voz de Shizuru hizo que Natsuki se sorprendiera y se detuviera, girándose de inmediato para quedar de frente a la dueña de esa voz – las flores bonitas están para agradar – continuó hablando la chica mientras le obsequiaba la mejor de sus sonrisas – se esfuerzan mucho para florecer durante su corta vida.

Natsuki se quedo un momento sin habla, reconoció por la vestimenta de la chica que obviamente pertenecía a un grado superior, sin embargo eso no la amilano, rompió el contacto visual al volver el rostro a un lado, Shizuru se sintió momentáneamente vacía al ya no tener los ojos de la chica mirándole directamente.
- Y eso a mí que me importa – le respondió secamente - metete en tus asuntos… sempai – dio media vuelta y empezó a caminar, Shizuru quedo sorprendida por la actitud de la chica.
- Shizuru… - dijo rápidamente – Fujino Shizuru, ese es mi nombre – Natsuki se detuvo momentáneamente.
- ¿Debe importarme? – preguntó secamente. Dejando a Shizuru completamente helada ante esa pregunta tan fría.
- Supongo que… no … - dijo con voz apagada y triste, Natsuki sintió el cambio en el tono de voz de la chica y por un breve instante se sintió culpable de ser así con ella que solo había intentado ser amable.
- Kuga Natsuki – dijo casi en un grito – y no me gusta que se crucen en mi camino, Fujino Shizuru – dijo su nombre al tiempo que se volvía a mirarla y centraba por breves momentos su verde mirada en esos sorprendidos ojos carmín; echo a correr dejando a Shizuru con la mano extendida hacia ella.
- Es…pera –dijo en un hilo de voz pero Natsuki ya estaba lejos para escucharla siquiera – Natsuki-san – susurro, mientras el viento acariciaba su rostro y hacia mover gentilmente su hermosa cabellera.

Natsuki… mi nombre en tus labios me pareció en ese momento lo más increíblemente maravilloso de este mundo, quede varios minutos ahí, sin poder moverme, lo único que podía hacer era recapitular una y otra vez lo intenso de tu mirada, el sonido de tu voz y mi nombre venido de tus labios… - se inclino lentamente depositando un beso en la mejilla de la chica – Natsuki, como si el destino se hubiera aliado conmigo tuve la oportunidad más grande del mundo y en esa ocasión di gracias a Dios de no haber dimitido para el puesto que por un momento estuve a punto de rechazar tajantemente…:

- Y bien ¿sigo esperando? – dónde está tu pase para poder andar merodeando por los pasillos cuando las clases han iniciado ya – la chica en verdad era un poco desesperada - ¿estás poniéndome atención? – pregunto al tiempo que la chica le respondía con un resoplo de molestia – no volveré a repetirlo niña – dijo exasperada – no podemos permitir este tipo de indisciplina… es por eso que yo….
- ¿Sucede algo Suzushiro-san? – pregunto una voz conocida para ambas chicas.
- Fujino- sempai – susurro Natsuki
- ¡Oh! – sonrió complacida – pues estaba feliz de que recordara su nombre – obsequiándole a Natsuki la mejor de sus sonrisas – así que aquí estas Natsuki-chan.
- “¿Nat…Natsuki-chan?, pero que atrevimiento”- pensó.
- Pensé que seguramente tendrías problemas, has dejado el pase que te di en mi oficina, Natsuki-chan sí que eres distraída ¿ne? – Natsuki abrió enormemente los ojos ¡esa chica le estaba ayudando!, después de haberla tratado de forma tan irrespetuosa.
- Presidenta Fujino – Haruka se llevo las manos a la cintura - ¿estás diciendo que conoces a esta chica y le diste un pase para ir por ahí, así como así?.
- “¿Presidenta?... ¿ella?... y yo que…” - se ruborizo levemente
- Es un encargo Suzushiro-san.
- ¿Verdad Natsuki-chan? – le volvió a sonreír y en esta ocasión sintió un leve sonrojo cubrirle las mejillas.
- S… sí – respondió asentando al igual con la cabeza.
- En ese caso… - Haruka se cruzo de manos y torció levemente los labios formando una simpática mueca de descontento - ¿puedo ver el pase presidenta Fujino?

Shizuru enarco una ceja mientras le miraba de una forma que no paso desapercibida para Natsuki, había tal autoridad en esa mirada, que incluso ella misma sintió el peso de ese mirar. Shizuru sonrió de medio lado cerró los ojos momentáneamente y al abrirlos se reflejo en su gesto y en ese océano carmín ese poder, ese inmenso poder que daba un efecto irónico de paz e intranquilidad, con parsimonia y tranquilidad Shizuru le cuestiono.

- ¿Puedo ver tu pase Suzushiro-san? –le extendió la mano.
- Ooohh! - la chica comenzó a buscar inútilmente entre sus ropas, aún a sabiendas que no tenía nada – bueno, bueno…
- ¿Y bien? – dijo Shizuru – aahh vamos –dijo irónicamente con todo propósito – ¿es que no lo ah traído consigo la presidenta del consejo Ejecutivo?
- No, no es eso… es solo que… - se lamento que Yukino no estuviera cerca para ayudarle
- Bien en ese caso – supongo que hay que demostrarle a los alumnos de nuevo ingreso lo estricto de las reglas que llevamos en esta escuela ¿no piensas igual Suzushiro-san? – le miró de tal forma que ya sabía lo que tenía que contestar.
- ¿Eeeh? Natsuki-chan – se volvió a mirarla sonriéndole - ¿te das cuenta de la estricta disciplina que tenemos en esta escuela, al grado de que La presidenta del consejo Ejecutivo, irá toda una hora a la iglesia como castigo por no llevar consigo su pase?
- “¿Qué?” – pensó Haruka al tiempo que una gota de sudor escurría de su frente pasando por su mejilla – “¿tiene que ser en la iglesia?”.
- Aah – dijo Natsuki como respuesta.
- Bien – tomo del brazo a Natsuki y se la llevo consigo – en una hora iré a verte a la Iglesia Suzushiro-san me alegra mucho saber que puedo confiar en ti la disciplina de la escuela.
- Sí… - dijo con firmeza, pues sintió un momentáneo reconocimiento a su persona – se dio la vuelta y se encamino a la salida, mientras Shizuru sonrió llevándose el envés de la mano discretamente a la boca – “disfruta tu estancia” – pensó al tiempo que se iba con Natsuki a su oficina.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:10

CAP. 24

- ¿Por qué me ayudaste? – pregunto Natsuki soltándose del brazo de Shizuru.
- ¿No debí hacerlo? – pregunto sin mirarla.
- No entiendo porque lo has hecho, no fui considerada contigo aquella vez.
- Ven conmigo – utilizo cierto tono imperativo, que Natsuki no pudo cuestionar.

Al llegar a la sala del consejo esta se hallaba vacía, Shizuru invito a pasar a Natsuki.

- Es bastante grande – observo Natsuki en voz alta.
- ¿Te parece?
- Sí – respondió mirando en derredor, camino hasta la ventana – el viento le acaricio el rostro – es una linda vista.
- Puedes venir las veces que desees, por las tardes no hay nadie – Natsuki al oír sus palabras se giró para mirarla – ni siquiera estaré yo así que puedes disponer de este sitió si es que deseas estar sola.
- ¿Có…mo?
- En ocasiones dejo mi lap top sobre el escritorio así que no habrá problema si la usas.
- ¿Qué estás diciendo? – Natsuki se molesto - ¿por qué estas diciéndome todo esto?
- Es hora de que vuelvas a tus clases Natsuki-chan – sonrió y le extendió un pase – toma con esto no tendrás problemas.
- No lo necesito, no voy a regresar a clases voy a salir fuera – le hizo a un lado la mano mientras se dirigía a la puerta.
- Entonces… - dijo – necesitaras este pase – le extendió un papel en color azul – Natsuki se volvió a mirarla bastante molesta.
- ¡Deja de ser amable conmigo! ¡no quiero que seas amable conmigo! ¡Y no necesito que me ayudes en nada Fujino-sempai!, soy lo suficientemente capaz de cuidar de mi y de hacer las cosas por mi misma, ¡no voy a aceptar tu ayuda entendiste? ¡ni hoy, ni mañana, ni nunca!, ¡no te necesito! ¡te quedo claro? – y dicho eso salió cerrando fuertemente. Shizuru giro a un lado la vista, pensó que se había equivocado al ser amable con Natsuki, pero de ninguna forma podía tratarle mal, existiendo tanta tristeza en esa mirada, además su naturaleza no le permitía ser una mala persona; su carácter, sus calificaciones, su destreza en los deportes le hicieron ser una perfecta candidata para el puesto de Presidenta estudiantil, no fue rival para los demás competidores, ni siquiera para Reito-san que gozaba del gusto de varias chicas y uno que otro chico. Se sentó tras su escritorio y dejo el pase a un lado de ella. Habían pasado varios minutos y Shizuru estaba revisando un par de cosas en su computadora cuando la puerta se abrió y para sorpresa de Shizuru, Natsuki entro con las mejillas ardiendo en rojo carmín, su mirada severamente dura, se acerco a paso lento hasta llegar al escritorio, dio un vistazo rápido y vio el pase junto a Shizuru, lo tomo violentamente, se dio media vuelta y se dirigió de nuevo a la salida.
- Esto… hummm… esta es la única ayuda que tomaré de ti – dijo más calmada casi avergonzada, salió y esta vez no azoto la puerta. Shizuru sonrió.
- Natsuki-chan – dijo con una linda sonrisa en los labios.

A partir de ese día, utilizaste la sala del consejo estudiantil como uno de tus tantos refugios, quiero pensar que era tu favorito, Natsuki… ¿sabes?... yo era un poco como tú, cuando mi padre murió, sufrí muchísimo y a punto estuve de no aceptar el cargo de Presidenta estudiantil, para tratar de pensar menos en mi padre me centré en los estudios al máximo y cuando me propusieron el cargo, sentí una rabia inexplicable, porque ello me recordaba a mi padre, ser dirigente ese era el sueño que él tenía para mí y el cumplirlo me traería siempre su recuerdo; sin embargo antes de que mi padre muriera me hizo jurar que siempre seria una persona responsable y que mis promesas y juramentos debía llevarlos al pie de la letra, por más dolorosas o difíciles que fueran siempre debería de cumplirlas, me hizo un enorme hincapié sobre la responsabilidad de nuestros actos. No pude dimitir de mi cargo porque le prometí a mi padre que un día alcanzaría su sueño. Hoy voy a romper mi promesa Natsuki, hoy por ti voy a romper mi compromiso y esa cadena que no me permite estar a tu lado. Porque Te Amo y eres la persona más importante de mi vida, Te Amo – dijo al tiempo que acercaba su boca a los labios de Natsuki – por favor Natsuki… Por favor… vuelve a mí. – le beso dulcemente. El rostro de Natsuki comenzó a moverse ligeramente y en un instante un pitido hizo que Shizuru se separara de sus labios, observo el rostro de Natsuki que poco a poco comenzaba a despertar.
- Natsuki – susurro al ver a la chica poco a poco abrir los ojos, Shizuru sintió el fluir de sus lagrimas mientras sonreía; Natsuki entreabrió los ojos su visión era un poco borrosa, pero poco a poco fue enfocando a la chica que estaba frente a ella. En ese momento una enfermera entro al cuarto ya que el pitido la había alertado.
- ¿Quién…? – pregunto Natsuki con un poco de dificultad - ¿Quién eres tú? – dijo al enfocar a la chica que le miraba con un claro gesto de sorpresa.
- Q… qué? – los ojos de Shizuru se abrieron enormemente tras escuchar esa pregunta…
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:11

CAP 25.

En la cafetería Mai miraba a Mikoto mientras esta se llevaba a la boca un trozo de pan, lo comió con mucha lentitud, en realidad con todo lo sucedido ni hambre tenía. Mai recordó por un momento el rostro de tristeza que embargaba a Shizuru motivo por el cual extendió la mano y tomo la de Mikoto, la chica volvió el rostro para mirarla.

- ¿Mai? – pregunto con tristeza.
- Mikoto… - sonrió tiernamente – perdóname por no haberme dado cuenta antes.
- ¿Mai? – quedo sorprendida de sus palabras.
- Te Amo Mikoto, en verdad, en verdad Te Amo.
- Mai – la chica de ojos de sol derramo suaves lagrimas.
- Prométeme que nunca te alejaras de mi lado Mikoto – le acaricio la mejilla tiernamente, Mikoto solo asentó con la cabeza mientras le sonreía – ¿vamos a ver a Natsuki? – pregunto dulcemente y la chica sentó.
****

- Muy bien, tus signos están normales – dijo la enfermera sonriéndole – iré a traer al doctor ¿de acuerdo?, mientras tanto te dejo en manos de tu amiga, se ve que te quiere mucho, no se ha despegado ni un momento de tu lado – le guiño.
- Si… -se limito a responder y no mostro ningún tipo de expresión, fue como si en realidad no le importara.

La enfermera salió, dejando a las chicas a solas, Natsuki observo a la chica que estaba de pie delante de ella y para angustia de Shizuru pudo percibir en sus ojos un desconocimiento total.

- ¿Nat…suki?, ¿estas… bien? – se animo a preguntar mientras limpiaba las lagrimas de sus ojos, con el envés de la mano.
- ¿Quién eres tú? – pregunto mientras intentaba recordar, entrecerró los ojos mientras le observaba de arriba a bajo.

Shizuru sintió como si una daga le atravesara el corazón, ¿es que era en verdad lo que estaba pasando?, era verdad lo que estaba sucediendo… Natsuki no la recordaba en absoluto.

- ¿No… no te acuerdas de mí? – pregunto Shizuru con un gesto de amargura.
- ¿Tendría que hacerlo? – pregunto mirándola con extrañeza - ¿somos amigas o algo así?
- Natsuki – Shizuru mordió su labio inferior, apretó los puños con fuerza mientras agachaba la cabeza – “¿Es esto lo mejor?.... Si me has olvidado, quizás debería de aceptarlo… te eh hecho tanto daño… te eh herido de una forma tan cruel… Natsuki... ¿qué debo hacer?... enfadarme con la vida o agradecerle que te hayas olvidado de una persona tan nefasta como yo?”…
- ¿Oye? ¿eres mi amiga? – preguntó una vez más al ver que Shizuru no le respondía.

Shizuru respiro profundamente, seco sus lagrimas y levanto la mirada, no pudo evitar mirarla con ternura, una ternura entremezclada con un infinito amor y un toque de tristeza que provoco en Natsuki una ligera sensación de dolor y malestar, un muy leve sonrojo cubrió sus mejillas.

- No… - respondió sutilmente – no somos amigas – una extraña sensación de tristeza emano del corazón de Natsuki cuando escucho esas palabras – has tenido un accidente, soy Fujino Shizuru y soy la Presidenta del Consejo Estudiantil, la directora me ah dejado a cargo de ti… eres… mi… - “eres mi luz… mi amor… lo que más quiero en esta vida.. eso eres” – eres mi responsabilidad – intento sonreír – por eso estoy aquí Kuga Natsuki – kun
- ¡No! – dijo incluso sorprendida la misma Natsuki – perdón – se disculpo sonrojándose – no me llames por mi apellido, no sé porque pero no me gusta, puedes llamarme solo por mi nombre.
- Entiendo – dijo Shizuru.
- ¡Aah! Que bien veo que has despertado – dijo una voz desde la puerta – si nos disculpas Fujino-san revisaré a tu amiga, ¿puedes esperar un momento afuera.
- Sí, por supuesto doctor – Shizuru salió no sin antes sonreír tiernamente a Natsuki.
- “Que chica tan extraña” – pensó Natsuki

A penas hubo salido cuando Mai y Mikoto llegaron.

- Fujino-san ¿cómo está Natsuki?
- A despertado y parece ser que está bien… esta… más que bien parece ser que no me recuerda – dijo con dolor y su rostro lo mostro.
- ¡Oh! Pero, pero eso no puede…
- Natsuki ¿no recuerda? – pregunto Mikoto sin entender del todo.
- Así es…
- Fujino-san, esto… bueno… le has dicho ¿lo que significas para ella?, ¿sabe… sabe Natsuki que la amas? – pregunto Mai sabiendo que no tenía porque entrometerse.
- Así que ¿lo sabías? Tokiha-san – pregunto Shizuru sin mirarla con el rostro entristecido.
- Bueno ella y yo somos amigas… y … me había….
- Está bien – le acoto – pero por favor…
- Ya puedes pasar Fujino-san – dijo el doctor, impidiendo que Shizuru terminara la frase – oh, perdonen ¿vienen a ver a nuestra paciente?
- Sí contesto Mai
- Pasen por favor

Al entrar Mikoto corrió hasta Natsuki y se abrazo a ella.

- Mikoto, espera me duele el cuerpo – sonrió ligeramente Natsuki; al escuchar eso Shizuru quedo helada.
- “Natsuki… Natsuki recuerda a Mikoto” – pensó Shizuru, sorprendiéndose.
- ¿Natsuki, estás bien? – pregunto Mai acercándose a ella.
- Mai – dijo Natsuki – sí, estoy bien, el doctor me ah dicho que parecer ser que no hay daños serios.
- Que susto me has dado – dijo – pensé que no me recordarías – y mira Fujino-san no se ah separado de ti ni un momento.
- Sí, me dijo que es la Presidenta del Consejo Estudiantil – dijo mientras sobaba la cabeza de Mikoto y sonreía.
- Natsuki … - dijo Mai quedándose estática – es que acaso no recu….
- Tokiha – san – le acoto Shizuru ¿puedo hablar contigo un momento? .
- ¿Ehh? Sí, sí, seguro…

Ambas chicas salieron de la habitación, Shizuru se planto delante de Mai y le puso las manos sobre los hombros, le miro con una seriedad y una tristeza difíciles de describir.

- Por favor Tokiha –san, no le digas nunca a Natsuki que ella y yo…
- Pero… pero ella te…
- ¡No! – dijo impidiéndole hablar – ya le he hecho mucho daño, no quiero hacerlo más – por favor soltó a llorar con un amargo llanto, que provoco en Mai un dolor compartido – te lo ruego Tokiha- san cuida bien de ella ¿lo harás?.
- Fujino-san… - Shizuru le soltó.
- Por favor cuida bien de ella – dio media vuelta y se alejo a paso lento, dejando en Mai una profunda sensación de impotencia.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:12

CAP 26.

Dolor, angustia, tristeza, ¿por qué a veces vienen tomadas de la mano del amor?... ¿a dónde… adónde ir ahora, cuando tu hogar ah quedado lejos de ti?, ¿está bien sentir esa rabia?, ¿está bien sentir esa impotencia?, ¿promesas?, ¿promesas así, cuentan en verdad?, ¿por qué el amor tiene que ser así?... ¿lo hacemos así?... ¿es la edad?, ¿la inmadurez?, ¿por qué al estar joven los problemas parecen a veces imposibles de solucionar?, ¿decir la verdad?, ¿pero eso destruiría a alguien más?... ¿para eso vino?... ¿para eso lucho?... y al final ¿Qué se obtuvo?

El amor, ¿tan fuerte es el amor?... parece una hermosa rosa, tiene ese perfume que te atrae, que te envuelve, que te seduce embriagándote inevitablemente… la observas, ves ese blanco profundo de amor sincero, de aquello que de forma inocente te a embelesado, inmaculada, franca, ahí está esperando por ti, la tocas y la rosa tenía espinas, pero no te importo apretaste más la trémula carne contra ella y comenzaste a sangrar y es en ese rojo de tu sangre muestra de pasión desbordante de sensaciones miles de dolor entremezclado con placer que manchas esos dulces pétalos blancos cual nieve de montaña y se produce la pasión que el aroma de la rosa entremezcla con tu sangre se convierten en un poderoso afrodisiaco que te lleva al borde de la locura y la desesperanza, quieres tocar el cielo pero esta tan lejos, tan alto que no puedes más que alzar la vista y darte cuenta de lo lejano que a quedado de ti… ¿cómo paso?... ¿cómo paso eso?... hoy más que nunca estas lejos de ella... ahora si estas tan lejos de ella… ¿por qué lo permitiste?... ¿cómo paso?... ¡cómo fue que paso?!

72 hrs atrás…

- ¿Doctor puedo hablar un momento con usted? – pregunto Mai
- Por supuesto – contesto al tiempo que Natsuki se volvía para mirarla.
- Si no le molesta me gustaría que fuera en privado.
- De acuerdo.

Ambos salieron mientras Natsuki seguía platicando con Mikoto.

- ¿Es posible que una persona pierda la memoria pero… pero solo para una persona? – pregunto al tiempo que el doctor le miraba con cara de interrogación – bueno lo que quiero decir es que si es posible recordar algunas cosas y otras no.
- ¿Pérdida de memoria selectiva?
- ¿Es eso? – pregunto Mai
- Bueno no es mi área, pero sé que cuando has tenido algún trauma por algún suceso tu mente llega a bloquear ciertos recuerdos, sí, sí es posible.
- ¿Y tiene remedio?
- Honestamente no sabría contestarte, en realidad no es mi área, supongo que eso lo sabrá un psicólogo – se llevó la mano al mentón – aunque alguna vez escuche que una fuerte impresión también te lleva a recordarlo todo.
- Una… fuerte… impresión – repitió lentamente.
- Bueno tengo que irme – dijo el doctor – si tu amiga no presenta alguna complicación de algún tipo en un par de días y tras unos estudios podrá regresar a sus actividades normales, es una chica fuerte ¿eh?
- Sí – contesto Mai mientras le sonreía amable.
- Bien nos vemos entonces, deberían ir a dormir ya es tarde, estoy seguro que estará bien.
- Sí, gracias doctor.

Mai volvió dentro miro el rostro de Natsuki se mostraba lleno de un profundo coraje, su entrecejo fruncido con fuerza, las lagrimas escurriéndole por las mejillas sin piedad y sus manos temblaban de la fuerza con la que apretaba las sábanas.

- Nat…su..
- Por favor – dijo con dificultad – váyanse, estoy cansada.
- Natsuki – susurro Mai mientras tomaba la mano de Mikoto y la jalaba fuera de la habitación, Mai sabía que lo mejor era dejar que descansara.
- Mikoto – le hablo Natsuki antes de que la chica saliera y le miro seriamente, la chica entendió esa mirada y solo asentó levemente. Mai quedo un poco intrigada, pero ya habría tiempo para hacer las preguntas por el momento lo mejor era irse y dejarla descansar, Mai cerró la puerta tras de sí.

Cuando se hubo quedado sola, soltó a rienda suelta su dolor lloro intensamente, su cuerpo temblaba, sus ojos cerrados fuertemente y sus lágrimas quemaban su piel.

- ¡Maldición! ¡Maldición! – volvió a gritar, se llevó las manos a la cabeza, pues un fuerte dolor se apodero de ella, entreabrió los ojos momentáneamente y su mirada… esa mirada en verdad… daba miedo.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:13

CAP. 27

48 Horas atrás…

- Shizuru – sama ¿pasa algo? – pregunto Naomi al ver la tristeza reflejada en esos ojos carmín.
- No sucede nada, tengo muchas cosas que hacer ¿podrías irte por favor? – su voz ni siquiera la suavizo.
- ¿Eh? – la chica se sorprendió su rostro se ensombreció, deseaba cuestionarla pero sabía que lo mejor era dejarla a solas… de momento eso… estaría bien.

Cuando Naomi hubo salido, Shizuru se recargo de lleno en su silla se llevo la mano a la frente mientras las lagrimas escapaban de sus ojos.

- “Quiero verte… quiero verte Natsuki…” – pensó Shizuru cerrando los ojos y llevándose la mano a la cara – Natsuki – dijo con voz en voz alta pero tan suave que parecía que recitaba un poema – Natsuki quiero verte, necesito verte…Nat…suki.
- ¿Kuga-san? – susurro Naomi, quien estaba viendo a Shizuru a través de el entrecierro de la puerta, algo dolió, algo profundo dolió al escuchar ese nombre pronunciado de esa forma en los labios de la mujer que amaba, ¿Por qué?!, ¿Por qué dijo ese nombre tan dulcemente?!, sintió una sensación extraña que le molesto, le molesto tanto, le dolió tanto apretó sus manos y las llevo a su pecho - no, no es nada – dijo quedamente – quizás… quizás… es solo… ¡oh! Sí es eso, el accidente de Kuga-san, ella es su amiga y como es su amiga… – la mente, la maravillosa mente que nos hace crearnos las explicaciones más ingenuas y creíbles cegándonos a la verdad -… es solo eso, está preocupada por su estado de salud ¿verdad?... ¿ver…dad?... – la voz se le quebró – si es así, si es así, ¿por qué? – sus lagrimas descendieron de sus ojos - ¿por qué duele?, ¿por qué… estoy llorando…?

Con dolor se quedo ahí un rato, mirándola llorar, escuchándole susurrar ese nombre una y o través, como si se tratara de algún tipo de rezo infinito que pareciera no llegar a ningún sitio.

****

- Aaahh!!! Mikoto, huummmm, es… espera… no…. Huuuuummm – una suave fusión de sus bocas, una chica que se negaba a bajar de su cuerpo, no, no lo haría, no descendería de su cuerpo, no dejaría de acariciar esa piel que poseía un dulce perfume de forma natural.
- Mai – susurro al tiempo que se deshacía de la parte superior de su uniforme – se recostó sobre ese cuerpo se froto levemente como si se tratara de una gatita cariñosa, su rostro hundido entre los suaves pechos de esa chica – se siente bien – susurro – se siente bien – musito una vez más segundos antes de meter en su boca el pecho de Mai.
- Mi…ko… - hummmm – eespe… aaahhh!!! – Mai nunca se imagino que esa dulce niña supiera hacer ese tipo de caricias que estaban empezando a surtir efecto en ella, humedeciendo su entrepierna a cada roce del cuerpo de esa chica contra el suyo, sintió la mano de Mikoto deslizarse lentamente por debajo de su falda… y ahora dentro de su ropa interior -¡aaahh! Mikoto, uuufff!!!, hummm cómo es que… sabes… hummmmm

Golpearon a la puerta un par de veces, Mikoto quedo a un lado de la cama, mirando sorprenda a Mai que ya estaba en pie tratando de acomodarse su bra, la blusa y el saco todo en uno con movimientos verdaderamente torpes, los golpes en la puerta se escucharon una vez más con mayor intensidad.

- Sí, sí ya… ya voy - se acerco a la puerta y abrió - ¿tú? – pregunto sorprendida.
- ¿Puedo pasar?
- Por… por supuesto, pero… ¿pero qué estás haciendo aquí?, ¿cómo es que..?
- Necesito que me ayudes – dijo seriamente.
- ¿Te sientes bien? – pregunto viendo el vendaje en su cabeza.
- Sí, estoy mucho mejor – de momento el rostro de Natsuki se poso en la cama donde estaba Mikoto sentada de rodillas ataviada únicamente con la falda de su uniforme; el rostro de Natsuki se ruborizo cuando Mikoto observo su dedo índice y al verlo húmedo lo llevo a su boca, la nariz de Natsuki comenzó a sangrar, mientras Mai al darse cuenta de lo que estaba viendo se le planto enfrente.
- ¿A.. a qué quieres que te ayude? – dijo tomándola del rostro y mirándola a los ojos con el rostro vuelto mil colores.
- ¿Eeeh? – preguntó Natsuki ligeramente incomoda por la situación – está bien si, si están ocupadas puedo volver otro día – se sonrojo mientras se limpiaba la sangre de la nariz con el envés de la mano.
- No, no, está bien dime – dijo ya más calmada - ¿de qué se trata?

Natsuki se separo de Mai y su rostro se torno mortalmente serio, al verla Tokiha supo de inmediato que la cosa iba en serio.

****

- Afortunadamente está bien – comento un chico que iba delante de Nao.
- Menos mal, que Kuga-san está bien – dijo el otro.
- ¿Natsuki? – pensó Nao al tiempo que prestaba más atención a lo que los chicos decían.
- Escuche que tiene problemas para recordar
- ¿Cómo?, ¿es decir que perdió la memoria o algo así? – es increíble como un rumor desencadena en tantas cosas y se esparce peor que la pólvora.
- “¡Maldición!, ¿qué demonios está pasando?” - volvió a pensar al tiempo que corría y pasaba a esos chicos, si quería tener la verdad de todo aquello ya sabía adónde tenía que ir.

El chico estaba acomodándose las gafas mientras revisaba los papeles que llevaría a Shizuru, como siempre los informes médicos debían ser firmados por la Presidenta del Consejo Estudiantil y de ahí la Presidenta los llevaría directamente a la oficina de la directora quien se encargaría de mandar el archivo al historial clínico del alumno.

- Hola Tado-san – saludo Nao desde la puerta – necesito que me hagas un pequeño favor.
- ¿Tú? – preguntó el chico mirándola con un gesto de resignación, pues sabía que no tenía la fuerza suficiente para negarle nada - ¿Qué quieres saber ahora? – se quito las gafas y le dio la espalda – asegúrate de no desordenar el escritorio ¿quieres? – salió dejando momentáneamente a Nao en la oficina.

La chica no tuvo que buscar demasiado, frente a ella estaba el reporte de su accidente, con todas las atenuantes habidas y por haber sus ojos se concentraron en una sola frase: “pérdida de memoria selectiva, sin tiempo estimado de recuperación” – los dientes de Nao se apretaron con fuerza.

- ¡Por qué es que nada me sale bien!!!!!!??? – grito apretando los puños, azoto el informe médico y salió de ahí con el entrecejo bastante fruncido; al llegar a las jardineras se detuvo bajo un árbol y recargo la frente contra el tronco - ¿qué debo hacer ahora?, si es lo que creo que significa primero necesito saber que tanto es lo que no recuerda y… si no recuerda nuestro trato… ¿qué debo hacer?... ¿recordara a Shizuru?... ¿A mí?... ¡maldita sea! – golpeo el puño contra el árbol… si eso sucede… si eso pasa no me quedara más remedió que intentar… a Fu...ji..no – un escalofrío le recorrió hasta la medula de los huesos al recordar lo que Shizuru era capaz de hacer… - maldición, no, no tengo las agallas… para hacer eso… Naomi… ¿ y si tan solo te dijera lo que sé de Shizuru y Natsuki?
- ¿Lo que sabes? – esa voz y esa pregunta la dejaron helada.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:14

CAP 28.


- Me gustaría saber eso que sabes de nosotras Yuuki-san – Nao no se atrevía a volver el rostro, un gesto de inmenso miedo cubrió su rostro, su corazón comenzó a latir con fuerza, con demasiada fuerza - me lo dirás ó ¿quieres que utilice otros métodos para hacerte hablar…? Podría… – sonrió mientras acercaba su boca a su oído y le susurro - divertirme un rato contigo.
- Fu..ji..no.. – recargo su cuerpo contra el de ella y sus manos le envolvieron en un cruel abrazo que crispo el cuerpo de Nao que temblaba visiblemente, Shizuru en verdad podía ser terrible.
- ¿Qué sabes de nosotras?... – le pregunto apretándola más contra su cuerpo.
- Solo… solo sé que, solo sé que te gusta… que te gusta Natsuki.
- ¿Sólo eso? – Shizuru frunció el entrecejo.
- Sí… - no se atrevía si quiera a mirarla ¿qué tiene que ver Naomi en todo esto?, ¿por qué la mencionaste? – le sujeto el rostro con la mano y le paso los dedos por los labios.
- ¡Te odio! – grito de repente y se soltó de su abrazo - ¡Te odio! por el dolor que me hiciste pasar en aquella ocasión, esa niña siempre habla de lo maravillosa persona que eres, pero ¡eso es mentira!, es ¡mentira!, no mereces que nadie te admiré – las lagrimas cayeron en cascada por sus mejillas.
- Yuuki- san – Shizuru volvió el rostro a un lado, cargaba una secreta culpa por lo ocurrido, pero si era por proteger a Natsuki no le importaría volverla a herir.
- ¡Si le digo a esa niña que Amas a Natsuki se alejara de ti! Y así... así sabrás lo que se siente estar verdaderamente sola.
- Lo diré solo una vez – sentenció Shizuru firmemente mientras su mirada se obscurecía y clavaba sus carmín en las pupilas de la chica – aléjate de Natsuki y de Naomi ¿me has entendido? – su mirada era verdaderamente obscura – si en algo te consuela, ahora mismo soy la persona más infeliz del mundo – Nao quedo fría al ver el temblor de las lagrimas que afloraron en los ojos de Shizuru, se dio la media vuelta y se alejo dejando a Nao con un temblor que le sacudió el cuerpo y el alma, sus piernas no la sostuvieron y simplemente cayó de rodillas al suelo.
- Qué persona más terrible eres Fujino Shizuru – susurró Nao abrazándose a sí misma.

Estaba ahí presenciando esa escena tras ese árbol su mirada anegada en llanto sus manos formando puños y una firme decisión se formo en sus ojos, no iba a permitir, no permitiría… ya que si lo hacía… su lucha habría sido en vano. Se alejo a paso firme con un solo nombre en mente.

- ¿Estás segura Natsuki? – pregunto Mai mientras la miraba directo a los ojos.
- Sí – dijo asentando.
- Natsuki – Mai medito seriamente sobre ello durante unos momentos - ¿Qué es lo que esperas de todo esto? – pregunto.
- Tengo mis razones y no tengo porque dártelas solo dime si me ayudaras o tendré que hacerlo sola.
- Está bien – Mai suspiro mientras miraba a través de la ventana – aunque no sé si esto de resultado.
- Tendrá que dar resultado – Natsuki se levanto y se dirigió a la puerta.
- Nos vemos mañana Mai y gracias por ayudarme.
- Sí, somos amigas ¿no es así? – Mai le sonrió
- Sí lo somos dijo suavemente – salió del cuarto ahora solo necesitaba hablar con alguien más.

Nao se paso el resto del día meditando toda esa situación, ¿Qué debía hacer?, sin duda alguna tenía miedo, Shizuru en verdad era la única persona a la que verdaderamente temía, pero también estaba el hecho de que no deseaba que Naomi sufriera por culpa de ella.

- ¿Cómo puedes ser infeliz Fujino, teniendo a una chica tan linda como Naomi a tu lado? – dijo quedamente mientras se recostaba de lleno en su cama.

Naomi contemplaba el atardecer a través de la ventana de la oficina de Shizuru, su rostro se mostraba calmado, sin embargo se notaba profunda en sus pensamientos.

- Casi he terminado ¿quieres adelantarte? – pregunto Shizuru sin mirarla.
- No, puedo esperarte, además es agradable estar aquí – dijo sin volverse a mirarla – Shizuru solo le miro de reojo, el suave viento elevaba en suave movimiento su cabellera, regreso su mirada al monitor de su lap top y se centro de nuevo en el par de informes que tenía que llenar.

Naomi permaneció en silencio, se volvió lentamente para mirar a Shizuru, le observo atentamente, cada gesto de su rostro, cada leve movimiento de su cuerpo, la estaba en verdad observando, admirando, llenándose de su belleza, camino despacio hacia ella se saco la parte superior de su uniforme y la tiró al suelo, el ruido de la blusa al caer hizo a Shizuru volverse a mirarla, sus ojos se posaron sobre su torso desnudo, pero no mostro ningún tipo de emoción en su rostro, los ojos de Naomi se achicaron momentáneamente pues ello no paso desapercibido para ella.

- Sería divertido hacerlo aquí mismo Shizuru – dijo por vez primera sin usar el sama.
- Vístete – le dijo regresando la vista al monitor – alguien podría venir y no sabría que contestar si te vieran así.
- Que soy tu novia –dijo de golpe - solo eso.
- Naomi – dijo Shizuru cerrando la lap top – esto no es un juego, vístete y vayámonos ya eh terminado.
- No quiero – dijo con enfado, no lo deseaba pero las lagrimas se asomaron en sus ojos.
- Naomi – Shizuru estaba desconcertada de su actitud, era tan raro que ella se comportara de esa forma.
- Soy tu novia ¿no es así? – apretó los puños con fuerza durante un momento y le miro directo a los ojos, la fuerza de su mirada se hizo nada al toparse con ese hielo sangre de sus ojos; sin desearlo las lagrimas escaparon de sus ojos, se llevo las manos al rostro, Shizuru elevo el rostro un momento al techo apretó los ojos con fuerza dejo su lap top sobre otra de las mesas y se dirigió a la puerta, al escuchar sus pasos Naomi imagino que se estaría yendo pero ni aún así se atrevía a mirarla, no se resignaba a abrir los ojos y ver que se había ido dejándola sola. Escucho el sonido de la puerta cerrarse, fue entonces cuando separo sus manos de su rostro que miraba el piso, sus manos formaron puños, el ruido de unos pasos hizo que levantará rápidamente la mirada, Shizuru caminaba a ella mientras se retiraba poco a poco la ropa, su rostro serio, sus ojos inexpresivos, la tomo de los hombros cerró los ojos y la beso, la llevo lentamente hacia su escritorio y en un rápido movimiento la tumbo de espaldas sobre el mismo, se recostó sobre ella y comenzó a besarle el cuerpo…

Lejos de ahí caminaba Natsuki con paso firme y decidido, le dolía la cabeza un poco pero poco le importo, a lo lejos vio lo que estaba buscando, apresuro el paso.

- Hola – dijo al llegar, mirándole seriamente.
- Kuga-san – le miró sin poderlo creer.

****

Mai le observo desprenderse lentamente de su ropa, la piel que quedaba al desnudo brillaba a la luz del atardecer que poco a poco se iba haciendo cada vez más exangüe, en su pequeño cuerpo mostraba algunas cicatrices que el duro entrenamiento le había dejado.

- Debió ser muy duro – dijo al tiempo que le acariciaba una cicatriz que mostraba en el hombro, Mikoto solo asentó, las manos de Mai viajaron por los hombros y los brazos de la chica.
- Aahh!! Mai – la chica entrecerró los ojos y le ofreció su boca – Mai le acaricio los labios con sus dedos y acerco lentamente su boca a la de ella, le beso lentamente, Mikoto le hecho los brazos al cuello para profundizar el beso, se sentía muy cálido el interior de la boca de la chica que poco a poco se estaba desarrollando en una hermosa joven, Mai separo lentamente su boca llevándose un filo hilo de saliva con ella, el rostro de Mikoto estaba sonrojado, sus ojos temblaban con una emoción extraída de lo más profundo de su ser…

Shizuru imprimía un beso tras otro sobre la piel de la chica que yacía bajo de ella, le tenía sujeta las manos sobre su cabeza con una de sus manos mientras con la otra recorría parsimoniosamente su cuerpo, sus ojos cerrados en todo momento le impedían ver el rostro de tristeza que se reflejaba en el rostro de la chica que sucumbía ante cada caricia que en esta ocasión, le parecía una herida a daga limpia sobre su alma, sí, eso era… Shizuru le estaba marcando el cuerpo con sus caricias como si la estuviera hiriendo una y mil veces cada caricia era un dulce tormento que terminaba por herirla un poco cada vez más… una sutil amante que podía expandir sobre su cuerpo, hermoso campo de batalla mil y una victorias, con tan solo posar sus manos sobre ella… estaba siendo destrozada por cada beso, por cada caricia, y era tan agradable dejarse matar de esa forma, sí, pensó, si tan solo me hicieras morir en la cima del placer y me miraras con todo el amor del mundo, como aquella vez, entonces sería inmensamente feliz – pensó la chica, cuyo líquido envolvió los dedos de Shizuru – le soltó de las manos y se dio paso a su entrepierna, hundiendo su boca en aquel elixir, claro como el agua… - “mírame Shizuru, mírame como entonces me mirabas, sonríeme como entonces me sonreías" - sus lagrimas se hicieron cada vez más intensas… al sentirse en los brazos de una completa desconocida tal era su dolor que comenzó a llorar sin restricción, sus manos al rostro cubriendo su dolor y Shizuru quedo estática observándole llorar….

Un beso seguido de otro, su piel rozando la suya, su violácea mirada posada en ese par de soles que le miraban cálidamente, una sonrisa floreciendo en sus labios y el corazón palpitando en una dulce emoción, su lengua probando cada parte de ese pequeño cuerpo que tantas veces le salvo la vida.

- Mikoto – susurro en su oído – Te Amo – se aferro a su cuerpo sintiendo el pleno de su piel húmeda contra la suya misma.
- Mai – dijo quedamente – Mai es mía – se aferro al cuerpo de la chica.
- Soy tuya – afirmo mirándola de lleno a los ojos – soy – entre cerró los ojos – toda… tuya – fusiono su boca con la de ella en un profundo beso que sello una promesa dicha sin palabras y que sería eterna.

Una entrega por amor, una dulce muestra de fervor y el sonido de sus respiraciones agitadas por el inmenso placer de ser una de la otra, una culminación venida en una intensa culminación, donde el cielo quedaba solo a milímetros de las puntas de sus dedos.

La abrazo a su pecho, la abrazo aún cuando ella se resistía, aún cuando aumentaba su llanto, aún cuando golpeaba su pecho, aún cuando un reclamo nacía del fondo de su corazón y escapaba por sus labios.

- ¡Dónde estas?... ¡dónde estas?... ¡lo prometiste!... ¡lo prometiste!..

No dolían los golpes, no dolía el hundimiento de sus uñas en su carne, lo único que dolía eran esas palabras, esas palabras que traspasaban su alma clavándose en lo más profundo de su ser… esos ojos carmín se llenaron de lagrimas, de amargas lagrimas que escaparon de sus ojos, mientras se aferraba al cuerpo de la chica que tenía entre sus brazos.

- “perdóname, perdóname, perdóname” – pensaba una y otra vez – aunque esas palabras se negaban a salir de su garganta pues era tal el dolor que un nudo intenso se lo impedía.

Y así el amor y la ilusión esa noche hicieron su aparición contrastando con el dolor y el arrepentimiento de una ilusión proveniente de una promesa venida del viento lejano de las tierras del pasado…

Y... ella... ella miraba al cielo… ella miraba el cielo estrellado a través de la ventana de su habitación y por un segundo sintió algo en sus labios, un recuerdo de un toque dulce y sincero, poso sus dedos en su boca, sus ojos se achicaron, se llevo la mano al pecho y un nombre estuvo a punto de emanar de sus labios… sin embargo se contuvo… sin embargo se negó a pronunciarlo… simplemente siguió observando el obscuro firmamento nocturno de esa noche plenilunada.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:16

CAP 29.


24 HORAS ANTES.....:


Por la mañana…:

Shizuru despertó lentamente, la luz matinal entraba por la ventana, una suave y gentil brisa movía las cortinas de forma parsimoniosa dejando ver de cuando en cuando el intenso azul de ese limpio cielo, para cualquiera parecería un hermoso día, para los ojos vacíos de emoción de Shizuru no representaba otra cosa que un día más carente de sentido… pues este se quedo perdido en la memoria de una chica que le observo con la mirada pérdida de todo recuerdo. Se incorporo lentamente como si el cuerpo le pesara, se sentó y miró a la cama de al lado que se hallaba arreglada y vacía, miró entonces en derredor y todo le pareció vano e inentendible… - se llevo las manos al rostro, su mandíbula se tensó mientras sobre su rostro cerraba las manos formando puños.

- Natsuki… Natsuki… ¡Natsuki!

Los pequeños charcos de agua atestiguaban el reflejo de un rostro cubierto de un dolor infinito, una rabia inexplicable se formo en ese rostro gentil, se llevo la mano al pecho, la dejo depositada ahí por un momento entonces noto el latir de su corazón, un latido seguido de otro, uno más, otro más y uno más; las lagrimas escaparon de sus ojos mientras elevaba su rostro al cielo y un gesto de dolor cruzo por su semblante seguido de un claro y franco gesto de incredulidad.

- Shizuru – sama – susurró Naomi al recordar la mirada y la sonrisa de esa antaña Shizuru que alguna vez conoció… parecía que fue hace tanto tiempo atrás.

****

Nao caminaba de un lado a otro por momentos se llevaba las manos a la cabeza tratando de pensar en algo que le ayudara a no dejarse vencer por Shizuru que de tan solo recordar su mirada se estremecía de miedo.

- Debe de haber alguna forma, debe de existir alguna manera – sus ojos se achicaron – no permitiré que te quedes con Naomi – su mirada se suavizo – Naomi… lo siento aquí dentro – dijo al tiempo que se llevaba la mano al pecho – late más fuerte cada vez que pienso en ti… me gustas… en verdad – se ruborizo levemente – me gustas – sonrió.

Lejos de ahí Mikoto dormía plácidamente entre los brazos de Mai, mientras esta miraba al techo intentando dilucidar lo que trataba de hacer Natsuki. Suspiro por lo alto haciendo con ello que Mikoto se despertara.

- Perdona por despertarte Mikoto – le acaricio la mejilla, la chica no dijo nada solo le obsequio una sonrisa brillante y una mirada plagada de infinito amor, Mai le sonrió y acerco sus labios a ella, se besaron lentamente al tiempo que entrelazaban sus manos. Era en verdad muy cálido estar así, aún había tiempo así que… bueno sus cuerpos tenían aún tiempo de darse los buenos días en su propio lenguaje.
- Mikoto – susurro Mai besándole el cuello.
- Mai – musito suavemente mirándole tiernamente a los ojos.

****

Natsuki caminaba por los pasillos de la escuela, sabía exactamente por donde ir y no se había equivocado esa mañana a lo lejos vio a Shizuru que en verdad se notaba diferente, tenía la mirada fija al piso como si anduviese hundida en sus pensamientos, Natsuki apretó los puños suavizándolos casi inmediatamente, siguió caminando rumbo a ella, sin embargo Shizuru estaba tan metida en sus cavilaciones que no le vio venir, no fue sino hasta que choco de frente contra ella que reacciono.

- Deberías fijarte por donde caminas – dijo Natsuki al tiempo que le miraba molesta.
- Natsuki-chan – susurro Shizuru - ¿te sientes bien? – pregunto al tiempo que observaba el vendaje en su cabeza.
- Huummm – suspiro – si estoy bien Fujino-sempai – para Shizuru escuchar a Natsuki llamarle así le parecía incómodamente extraño – bueno adiós Fujino-sempai.
- Aah – Shizuru deseaba decirle que no se fuera, pero sus palabras se negaban salir de su boca.
- ¡Oh! – dijo Natsuki y le miro extrañada – esa mirada hizo que el corazón de Shizuru latiera con fuerza – tienes algo en la mejilla Natsuki se acerco a ella y le paso la mano en una increíble caricia que hizo a Shizuru ruborizarse y abrir grandemente los ojos, nunca en su vida estuvo tan sensible al toque de alguien como en ese momento lo estaba, Natsuki le acaricio en un solo movimiento con lentitud – ya esta – sonrió – hasta luego Fujino-sempai se dio la vuelta.
- Natsuki, espera – dijo Shizuru estirando su mano a ella pero sin tocarla.
- Kuga – san – la voz de un chico hizo que ambas se giraran para ver de quien se trataba.
- Takeda-kun – susurró Shizuru.
- ¿Puedo hablar un momento contigo? – el chico se ruborizo levemente.
- ¿Nos conocemos? – pregunto Natsuki mirándole intrigada – el chico solo asentó con la cabeza – hummm – suspiro Natsuki encogiéndose de hombros a la vez – de acuerdo – se dirigió al chico con paso ligero y rápido.

Ambos se alejaron, Shizuru se quedo con una no muy agradable sensación, giro su rostro que mostraba una franca cara de molestia y se dirigió a la Sala del Consejo Estudiantil.

El tiempo seguía pasando, los segundos se hicieron minutos y los minutos horas, cada chica en particular llevaba su propia carga de pensamientos dando vueltas sobre sus propios temas sin llegar a una conclusión lógica y asertiva.

Por más empeño que Shizuru ponía al trabajo no podía quitarse la imagen de Takeda y Natsuki caminando juntos, tampoco podía dejar de sentir el toque que esa caricia dejo marcada en su piel. Suspiro hondamente mientras recargaba su cabeza en una de sus manos.

- Fujino san ¿puedo pasar? – pregunto Mai desde la puerta.
- ¿Tokiha-san? – Shizuru le miro extrañada y Mai le sonrió mientras le saludaba con la mano.

Mientras tanto Nao caminaba sin rumbo fijo, aún no se decidía a nada, lo único que tenía claro era el amor que sentía por Naomi, curiosamente en una intersección ambas chicas cruzaron sin darse cuenta de ello.
- En verdad Tokiha-san – no creo que sea buena idea – dijo Shizuru mientras prácticamente era jalada por Mai – tengo mucho trabajo pendiente y…
- Está bien si me dices solo Mai – le acotó mientras le miraba sonriente – además creo que será bueno para ti distraerte un rato, no es bueno que estés todo el tiempo encerrada, un buen postre seguro te animara no sé si te has dado cuenta pero no tienes buena pinta el día de hoy.
- Oh, pero…
- Ya llegamos.

Llegaron a la cafetería, el lugar estaba a medias lleno y Mai llevo a Shizuru a una mesa donde se podía apreciar perfectamente la vista hacia los jardines de la escuela.

- Es un lindo día ¿no te parece Fujino-san?
- Shizuru… también me puedes llamar por mi nombre – dijo sin mirarla poso su mirada en los inmensos jardines de la escuela.
- Hummm – Mai se ruborizo – de acuerdo Shizuru-san – sonrió levemente – espera un momento ¿sí? – dijo mientras se levantaba de la mesa – Shizuru solo asentó.

Su mirada vagaba por las inmediaciones de los jardines, la misma vista una y otra vez algunas chicas tomadas de las manos de sus novios, otros en grupo en fin no había mucho que ver, sin embargo sus ojos se abrieron enormemente al ver a una singular pareja, hablaban animadamente, se sonreían y en breves ocasiones la chica soltaba una suave carcajada, su rostro lo decía todo, ese gesto expresado en el rostro de Shizuru mostraba la sorpresa y la enorme tristeza y sobre todo coraje al ver como se tomaban de la mano.

- Shizu… - Mai calló de golpe al ver el leve temblor en el cuerpo de la chica al tiempo que sus manos se cerraban sobre la mesa y formaban puños, miró en la dirección en la que esos ojos carmín observaban con detenimiento y su gesto fue de una leve tristeza.
- “Natsuki” – pensó Mai al tiempo que dejaba los postres en la mesa – Shizuru-san por favor – le dijo sin lograr que esta apartara la vista de esos dos hasta perderlos momentáneamente de vista - ¿Eran Natsuki y Takeda –kun? – pregunto Mai
- ¿Cómo? – pregunto Shizuru volviendo su rostro para mirarla.
- Shizuru-san – Mai suspiro levemente – será mejor que lo comas antes de que se derrita – le señaló el helado.
- Mai-san – se ruborizo – te lo agradezco pero…
- Natsuki – dijo Mai mirando hacia un extremo del lugar, por su puesto inmediatamente Shizuru giro el rostro para mirarla.

Takeda le dejo un momento a solas mientras iba a comprar algunas cosas. Natsuki echo con una de sus manos su cabello hacia atrás mientras miraba en derredor del lugar… Shizuru tenía el rostro fijo en esa chica que le arrebataba el alma. Mai tomo con su dedo índice un poco de crema batida y con la mano temblando se acerco poco a poco al rostro de Shizuru… fue un movimiento rápido y sutil, Shizuru se volvió a verla sorprendida.

- ¿Qué estas…? – pregunto al tiempo que se llevaba la mano al rostro, sin embargo Mai le sujeto ambas manos sujetándolas fuertemente sobre la mesa, mientras miraba de lleno la tabla de la mesa con el rostro ruborizado a más no poder.
- Lo siento… fue solo… - dijo Mai rogando porque algo pasara en ese momento.
- ¿Mai? – Una voz hizo que levantaran el rostro.
- Natsuki – susurro Shizuru levemente sonrojada.
- Fujino-sempai – Natsuki le miro un momento de forma indiferente y después a Mai – la cual tenía una franca cara de desesperación - ¿son acaso? – pregunto Natsuki al ver la forma como Mai seguía sujetando a Shizuru – al oír eso Mai le soltó de golpe mientras su rostro se ruborizaba más todavía si es que eso era posible.
- Po… por… por supuesto que no – dijo Mai rápidamente.
- Hummmm – se limito a expresar enarcando una ceja, se volvió a ver a Shizuru y su rostro reflejo una mueca de extrañeza que hizo latir apresuradamente el corazón de Shizuru.
- Fujino-sempai – movió en negativo la cabeza – ¿es que no puedes mantener el rostro limpio? – con su dedo retiro ese pequeño mote de crema batida que había quedado a centímetros de sus labios y lo llevo a su boca – Shizuru sintió que el alma se le salía del pecho.
- Esta muy rico – dijo Natsuki mientras sonreía y ruborizaba levemente – Shizuru sonrió de forma instintiva al ver esa expresión en el rostro de Natsuki.
- Nat…su…ki – susurro.
- Kuga-san – Takeda le llamo – bueno me voy dijo Natsuki sonriente mientras se apresuraba a llegar con el chico, lo tomaba de la mano y se recargaba a su brazo.

El rostro de Shizuru se torno triste y molesto, sin decir nada se levanto de la mesa y se fue de aquel sitio. Mai no quiso decir nada lo mejor era dejar que las cosas se sucedieran como debían ser.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:18

CAP 30.


POR LA TARDE.....:

El atardecer estaba por llegar, Shizuru miraba a través de la ventana, el viento agitaba ligeramente su cabellera, se llevo la mano a la mejilla mientras recordaba la suave caricia de Natsuki, el toque de sus manos… ese toque que podía llevarla a las profundidades del alma misma; y pensar que esas manos ya no la tocarían, ya no sentiría el roce de su piel, el sabor de su cuerpo… su voz ya no la llamaría por su nombre, ni sus ojos llorosos le mirarían suplicantes que le hiciera el amor, cerró los ojos con fuerza mientras apretaba con fuerza sus puños.

Se escucho el correr de la puerta.

- Shizuru- san solo eh venido a…
- Mai-san – dijo al tiempo que se enjugaba una lágrima que escapaba de sus ojos.
- Lo de esta mañana bueno pues no fue con…
- Está bien – le acoto – de momento me gustaría estar sola.
- Necesito que me acompañes es… importante... – dijo con plena seriedad – por favor – dijo casi suplicante.
- Mai- san – Shizuru le miro extrañada, después de unos instantes asentó con la cabeza.

Y los minutos siguieron lentamente mientras el sol poco a poco descendía, ese día en particular el atardecer se teñiría con el sufrimiento, las esperanzas, las desilusiones, los desconsuelos el buen perder y la emoción de una tristeza transformada en otro sentimiento.

- “Procurare estar siempre bien con Mikoto” – pensó Mai mientras miraba el rostro entristecido de Shizuru.
- “Si Natsuki logra encontrar la felicidad al lado de alguien más entonces deberé sentirme feliz” – pensaba; sin embargo en realidad no creía del todo sus propias palabras.
- ¡Oh! – exclamo Mai y se detuvo momentáneamente, haciendo que con ello Shizuru elevara la vista y… en ese instante… en ese instante deseaba morir.

Estaban justo en una encrucijada, 4 caminos a elegir justo en medio estaba Natsuki en franco beso con Takeda, Shizuru se quedo helada en su sitió Mai le miro de reojo y noto el dolor y la forma como sutilmente apretó la mandíbula, giro el rostro a un lado, para Mai no tenía sentido nada de eso ¿qué es lo que esperaba Natsuki obtener de todo ello?

- Tokiha-san me disculpo por no poder acompañarte – en ese momento Natsuki se separo del abrazo del chico y volvió el rostro, les miro y a paso firme y decidido se acerco a ellas, sus labios formaron una sonrisa y un saludo afable llevando consigo al chico de la mano.
- ¡Mai, hola! – se planto frente a ella y miro a Shizuru - Fujino-san – le sonrió levemente fue un breve instante, un brevísimo instante que al ver su mirada carmín pudo apreciar lo que estaba buscando – No me dijiste que tenía un novio Mai, él mismo tuvo que buscarme para ponerme al día de las cosas ¿nee? Takeda – se recargo en el brazo del chico – mientras Shizuru casi lo asesinaba con la mirada; haciendo que el chico en verdad sintiera miedo, motivo por el cual de forma inconsciente abrazo más a Natsuki.
- Es verdad – respondió Mai al tiempo que bajaba momentáneamente la vista – pensé que eso no lo habías olvidado.

Shizuru quedo sin habla; ¿de qué se trataba todo eso?, por un momento se sintió aturdida, quería entender, necesitaba entender.

- Tokiha –san – puedo hablar un momento contigo – le tomo de la mano.
- Sí, por supuesto – dejaron un momento a solas a los chicos.
- No intentes propasarte – le sentenció mirando con ojos de hielo al chico.
- No, no, no fue eso, es solo que ella – miro discretamente a Shizuru – ella en verdad asusta.
- Shizuru – susurro Natsuki – mientras apretaba los puños con fuerza – “quizás solo debería decirle que…” – ceso de sus pensamientos al ver a lo lejos a Naomi que caminaba rumbo a ella, Naomi al levantar la vista y mirar a Natsuki se detuvo en seco, sus miradas se clavaron la una en la otra, un claro reto se formo en sus miradas, un desafío sin palabras.
- ¿Qué significa todo esto Tokiha-san? – pregunto desconcertada.
- ¿No es esto lo mejor? – pregunto Mai con tono lastimoso – creo que Takeda-kun – levanto la vista mirando al chico – simplemente a decidido tomar la oportunidad que se le ah presentado; parece ser que hay veces cuando llegan las oportunidades que las dejamos ir ¿no es así?, pero él… - dijo tranquila – el ah decidido tomarla… quizás para cuando Natsuki recupere su memoria ya esté realmente enamorada de él.
- N…o… - fue casi una súplica, Shizuru temblaba visiblemente… centro su vista en Takeda y luego en Natsuki.
- ¿Quieres hacer algo al respecto Fujino-san? – Mai le miro seriamente a los ojos - ¿no fuiste tú misma la que dijo que Natsuki no debería…?

Shizuru giro a un lado el rostro mientras apretaba con fuerza sus manos; mientras tanto el hilo del destino entretejía sus redes al llevar por otro camino a Nao que conducía irremediablemente a ese mismo sitio, observo a lo lejos al motivo de sus pesadillas, se detuvo un momento, una profunda sensación de molestia se apodero de ella, se lleno con un profundo sentimiento de valor, tenía claros sus sentimientos y el hecho de que estos quizás nunca fueran correspondidos no le amedrentaba en lo absoluto, con paso decidido empezó a caminar, lo mismo hizo Naomi sin dejar de mirar esos verdes ojos que se mostraban increíblemente serios; Shizuru seguía con la mirada a un lado, cerró con fuerza los ojos al recordar las palabras de Natsuki “No me dijiste que tenía un novio Mai, el mismo tuvo que buscarme para ponerme al día de las cosas ¿nee? Takeda” – para el colmo ese beso que le estaba partiendo el corazón, mordió su labio inferior, mientras se daba cuenta de que ahora, ahora con esa declaración venida de sus labios…. Con esa declaración…. Ella…. Ella… la había…

Aahhh Shizuru “El amor, ¿tan fuerte es el amor?... parece una hermosa rosa, tiene ese perfume que te atrae, que te envuelve, que te seduce embriagándote inevitablemente… la observas, ves ese blanco profundo de amor sincero, de aquello que de forma inocente te a embelesado, inmaculada, franca, ahí está esperando por ti, la tocas y la rosa tenía espinas, pero no te importo apretaste más la trémula carne contra ella y comenzaste a sangrar y es en ese rojo de tu sangre muestra de pasión desbordante de sensaciones miles de dolor entremezclado con placer que manchas esos dulces pétalos blancos cual nieve de montaña y se produce la pasión que el aroma de la rosa entremezcla con tu sangre se convierten en un poderoso afrodisiaco que te lleva al borde de la locura y la desesperanza, quieres tocar el cielo pero esta tan lejos, tan alto que no puedes más que alzar la vista y darte cuenta de lo lejano que a quedado de ti… ¿cómo paso?... ¿cómo paso eso?... hoy más que nunca estas lejos de ella... ahora si estas tan lejos de ella… ¿por qué lo permitiste?... ¿cómo paso?... ¡cómo fue que paso?!

- ¡Kuga Natsuki –san! – espeto Naomi a unos metros de ella.
- ¡Fujino Shizuru! – Nao le miraba verdaderamente enfadada.
- ¡Tsukira Naomi! – Le respondió Natsuki con la mirada seria y el rostro molesto.
- “¿Qu… qué es todo esto?” – pensó Takeda al ver por cada camino a cada una de las chicas, ahora si estaba rodeado – “¿por qué estoy yo aquí, si ya tengo novia y ella me quiere mucho?” – su rostro estaba mortalmente cómico al saber que nada bueno saldría de ahí. A su mente recordó la reciente visita que tuvo y que lo metió en ese lío.



Esa tarde el destino unió a todas las protagonistas en un solo punto, no había marcha atrás, era la hora decisiva, lo que sucediera en ese momento marcaría el futuro de cada una de ellas.

- Naomi – susurro Shizuru al verla de pie delante de Natsuki.
- Kuga Natsuki – Naomi le miro a los ojos llenos de una profunda rabia y dolor, elevo la mano e intento darle una bofetada pero Natsuki le sujeto con la mano.
- ¿Qué intentas hacer…? – le pregunto clavándole sus verdes ojos como espadas en sus pupilas.
- Te odio – susurro – mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas.
- El sentimiento es mutuo – musito – apretándole la mano con más fuerza provocando en Naomi un leve rictus de dolor.
- Fujino - Nao se planto delante de ella y la sujeto de las ropas, Shizuru quedo sorprendida de que la chica se atreviera siquiera a tocarla - ¿Qué es lo que vas a hacer? – pregunto Nao mirando de reojo a Naomi quien era sujetada por Natsuki - ¿a quién vas a elegir? – le dijo mirándola de lleno a los ojos con profundo enfado.
- ¿Yuuki-san?
- ¡Maldita sea Fujino, decídete! – le jalo más de las ropas – No quiero que hagas sufrir más a Naomi, así que elige y conlleva todas las consecuencias de tu elección – yo… yo… - sus ojos se anegaron en llanto… - no dejaré que la lastimes más ¿me escuchaste? - le jalo más fuerte, mientras sus ojos dejaban caer el llanto.

Shizuru miro por unos instantes la convicción reflejada en el semblante de Nao, se soltó de sus manos con increíble facilidad, se giro para ver a Natsuki y a Naomi las cuales se soltaron, ambas miraban a Shizuru, directo a los ojos, el rostro de la chica de ojos carmín se mostraba serio y por una vez desde hace ya hace tiempo en su rostro se volvió a reflejar esa seguridad que hacía que su presencia fuera por mucho superior a la de cualquier otra.

- “Shizuru-sama, volviste” – pensó Naomi sus ojos se anegaron en lagrimas.
- “Aahh Shizuru – pensó Natsuki – viendo esa expresión de seriedad idéntica que tuvo cuando la salvo de Nao.

Empezó a caminar hacia ellas lentamente y por primera vez en mucho tiempo se sintió en terreno seguro, conforme avanzaba centro sus ojos sobre las pupilas de una de ellas.

- Shizuru – musitaron al mismo tiempo las dos, mientras le veían acercarse cada vez un poco más.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:20

CAP 31.

La abrazo y la chica deseaba morir al sentirla llorar entre sus brazos.

- Lo lamento… lo lamento Naomi… no puedo… no puedo estar contigo – se separo de su abrazo – ese amor que un día sentí por ti ya no lo siento más… por fa… - Naomi le coloco el dedo en su boca, mientras sus ojos derramaban lagrimas de dolor intenso, intento sonreír pero no lo consiguió, respiro con profundidad y se volvió a mirar a Natsuki, le miro con verdadero enfado y dolor, cerró los ojos momentáneamente, se inclino hacia ella tomo su mano y la unió con la de Shizuru… le costó tanto hacerlo… el alma se le hizo mil pedazos.

- Fue por ti… - su voz se quebraba – fue… por ti… que pelee hasta el final… fue solo por ver tu sonrisa… que pelee por vivir… - sus lagrimas caían en cascada por sus mejillas - ¿qué gane…? - pregunto lastimosamente, miró con profundo enfado a Natsuki y le dio un bofetadon que le hizo sangrar el labio – estamos a mano – dijo – hazla feliz Kuga-Natsuki – le miro sentenciosamente mientras Natsuki se limpiaba la comisura de los labios y la miraba sorprendida – Shizuru-sama – le miro con todo el amor que sentía por ella, le acaricio la mejilla con el envés de la mano con toda la ternura del mundo – sonríeme por favor como en aquella ocasión – los ojos de Shizuru se anegaron en llanto, sin soltar a Natsuki de la mano sujeto a Naomi con su mano libre por la cintura y le beso, dejando en ese toque profundo todo el amor que alguna vez sintió por ella – “es cálido… es tan cálido… tan dulce como aquel que… me diste por primera vez…” – pensó Naomi echándole al cuello los brazos; Natsuki al ver ese beso giro el rostro a un lado, sin duda le molestaba y le dolía soltó un poco la mano de Shizuru, sin embargo esta la sujeto con fuerza impidiendo que le soltara.

- Shizuru - musito Natsuki y se volvió para mirarla, Shizuru soltó a Naomi de su abrazo y de su beso y le sonrió aún cuando de sus ojos caían las lágrimas imparables.

- Shizuru – sama… por favor – sonrió levemente – se… feliz – miro a ambas por un breve instante – sean felices – rompió a llorar mientras echaba a correr.

- “¡Quiero morir! ¡Quiero morir!” – pensaba al tiempo que corría lejos de ese sitio

- ¡Naomi- chan! – grito Nao corriendo tras ella.

Shizuru sostuvo fuertemente la mano de Natsuki, sin embargo esta se soltó. Shizuru le miró sorprendida y en su corazón se hizo un nudo de dolor al ver la expresión de la chica.

- Idiota – le dijo al tiempo que le abofeteaba el rostro, cerró los ojos y apretó con fuerza sus manos formando puños – ¡Idiota!, ¡Idiota!, ¡Idiota!, ¡Idiota! – se abalanzo a ella golpeándole los hombros con ambas manos - ¡Idiota!

- Natsuki, Natsuki – Shizuru le abrazo sin embargo Natsuki se resistía, seguía tratando de contener su llanto sin embargo no pudo, no pudo más y se soltó a llorar con fuerza sin dejar de golpearle pero cada vez con menos fuerza, Shizuru le abrazaba cada vez más firme – perdóname… perdóname – suplicaba desde el fondo de su corazón – Natsuki perdóname… Te Amo Natsuki, Te Amo, Te Amo, Te Amo – sus palabras terminaron por desmoronar a Natsuki perdiéndose en ese abrazo, hundiéndose en esos brazos llenos de una profunda sensación de paz y seguridad.

- Takeda – kun – Mai se acerco al chico creo que es mejor irnos de aquí – ¿no crees? – el chico miro la escena en verdad enternecido y muy dentro de sí sintió una especie de derrota, sin embargo al ver a la chica que alguna vez fue dueña de su corazón en brazos de Shizuru; comprendió que no importa cuánto hubiera peleado, Natsuki nunca se hubiera rendido en sus brazos como en ese momento lo estaba haciendo con Shizuru.

- Siempre fue ella ¿vedad? – susurro Takeda sonriendo y ofreciéndole el brazo a Mai – creo que tienes razón Tokiha – san ¿quieres celebrar esto tomando un te?

- De acuerdo – sonrió – pasemos por Mikoto ¿sí? – le guiño.

- Por supuesto – sonrió y se volvió a mirarles – “Adios Ku… hummm… Natsuki-chan” – el chico sonrió satisfecho. Ambos se fueron y solo quedaron ellas dos mientras el sol del atardecer poco a poco moría en un intenso y rojizo atardecer.

Naomi siguió corriendo deseaba en verdad huir tan lejos como le fuera posible sin embargo sus piernas no dieron para más y termino deteniéndose, sobre una colina, miro el atardecer con los ojos bañados en llanto… soltó un grito de dolor, tan desesperanzador que Nao se detuvo al darse cuenta de que no tenía con que reconfortarle… se sintió tan inútil y la pena se reflejo en su rostro… sin embargo al verla ahí de pie tan sola… tomo un poco de valor y siguió adelante, al estar tras ella se animo a hablar.

- Eso fue… - no encontraba las palabras – muy… - ¿por qué es tan difícil? – pensó por un momento – muy… noble – dijo al fin.

- ¿Noble?... ¡¿no..ble?!... – se giro y le miro con profundo enojo – ¡se me está partiendo el corazón en mil pedazos! – el llanto seguía cayendo sin piedad por sus mejillas – siento que estoy muriendo… no es nobleza… ¡no fue nobleza! – le espeto – su rictus de dolor se mostraba más que evidente en su rostro.

- Naomi – susurro Nao se sintió tan inútil – yo…

- ¿Qué podía hacer? – sus ojos se nublaron por el llanto - ¡¿qué podía hacer si ella la ama?!, no podría estar con alguien que solo esté a mi lado por obligación… yo… - su voz se hizo nada en un momento, un nudo enorme se formo en su garganta, su cuerpo temblaba sus manos formando puños – agacho la cabeza sus lagrimas caían como una cascada, parecían diamantes multicolor con el reflejo del sol del atardecer.

Nao no soporto más el verla así y se abrazo a ella, Naomi quedo sorprendida, sus piernas no le respondieron y cayó de rodillas junto con Nao, Naomi abrió enormemente los ojos y acto seguido se abrazo con fuerza al cuerpo de la chica pelirroja y rompió a llorar con una fuerza enorme, sin miramientos dejo escapar todo su dolor, era un llanto tan amargo, tan doloroso que Nao no pudo evitar el llanto.

- “Quiero protegerte” – pensó – “quiero cuidarte” – la abrazo más fuerte – “quiero alejarte de cualquier cosa que te haga daño” – beso su cabeza – “yo quiero…” - pensó – “yo quiero ser tu único amor” .
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:22

CAP 32.

AL ANOCHECER…:

Se dejo conducir sin oponer resistencia alguna, caminaba abrazada de Shizuru, su mirada al piso levemente sonrojada, caminar así con ella le hacía sentir muy cómoda y segura… Shizuru era fuerte… muy fuerte y agradable… olía tan bien… tenía una fragancia natural como si de un suave y exquisito perfume se tratara… había visto ese rostro… se recargo más a ella… sí, había visto ese gesto de seguridad una vez más en ella, sonrió levemente al recordarlo, ahí estaba de pie mirándolas a ambas y en un momento su rostro… sí, su hermoso rostro se mostro tan seguro, tan decidido y solo por un breve momento tuvo miedo de no ser la elegida, sobre todo cuando abrazo a esa chica pero.. pero al final… Shizuru había regresado… se sintió confortada… se sentía tan bien… caminaban la una al lado de la otra y el paso de Shizuru era firme y seguro, sus movimientos volvían a ser los mismos no se notaba dubitativa… no… no se mostraba en lo absoluto insegura… había regresado, la Shizuru que amaba había regresado.

- Eres una Idiota – dijo Natsuki abrazándose aún más a su brazo – si me lo hubieses dicho todo desde un principio… - levanto levemente el rostro para mirarle de reojo – no hubiéramos tenido que pasar por todo esto – Shizuru miro el cielo tapizado de unas cuantas estrellas mientras la escuchaba.

- Te sentía demasiado lejos, como para creer que alguna vez me corresponderías – dijo agachándose levemente y besándole la cabeza – siempre me mirabas tan así…

- ¿Así? – pregunto mirándole intrigada.

- Hummm – pensó un momento Shizuru llevándose el dedo índice a la barbilla y elevando la vista – era… hummm… algo así…. – se soltó de su abrazo y camino un par de pasos lejos de ella – le miro por un momento y se aclaro la garganta mientas se ponía en pose se puso de medio lado cruzo los brazos bajo levemente la mirada y por increíble que parezca la forma como le miro era idéntica a la de ella, su rostro con ese gesto de molestia y sus ojos levemente achicados.

- ¿Quieres dejar de mirarme así? – dijo Shizuru incluso se ruborizo como le pasaba a Natsuki, giro el rostro cerrando los ojos y frunciendo la boca - ¿Qué pensarían si ven que miras de esta forma?

- Que estoy – respondió Natsuki caminado hacia Shizuru tal como ella lo hacía – admirando a mi querida Natsuki – chan - sonrió mientras posaba sus ojos en Shizuru de la misma forma como ella lo hacía - ¿nee? Nat… su.. ki… chan – dijo colocándole la punta de su dedo índice en su mejilla – y sonriendo y cerrando los ojos de esa forma tan dulce.

- Shi… zu…ru… - dijo Shizuru aún en su papel de Natsuki apretando el puño mientras fruncía sus cejas y le miraba con un gesto de simpática vergüenza y molestia - ¿hasta cuándo vas a dejar de actuar así?

- Hasta que – le miro tan seductoramente como ella lo hacía – Natsuki- chan admita que me quiere tanto como yo a ella – le echo los brazos al cuello - ¿nee? – le sonio.

Ambas se miraron a los ojos, sus rostros sonrojados, compartiendo el mismo aire que poco a poco se hacía más y más…

- Es verdad, lo vi con mis propios ojos esos dos…

Una voz hizo que se separaran de inmediato, el rostro de Natsuki estaba completamente sonrojado mientras Shizuru saludaba a las chicas que pasaron por ahí.

- ¡Qué guapa es, ¿verdad?! – dijo una de las chicas.

- Sí – le respondió la otra – y además muy inteligente

Y pues Natsuki se molesto de que halagaran tanto a SU Shizuru, se volvió a mirar a las chicas, tomo a Shizuru del brazo y les miró molesta, enfadada y con el rostro por completo sonrojado.

- Es… ¡es mía! – soltó de golpe dejando a las chicas perplejas y jalo a Shizuru lejos de ahí, Shizuru sonrío por la reacción de Natsuki, nunca en su vida imagino que se atreviera a hacer algo así.

- ¡Y tu porque sonríes?.. deja… deja de ser tan guapa ¿quieres? - se detuvo un momento, su mano tembló levemente y eso preocupo a Shizuru haciendo que su sonrisa se difuminara en un momento – por favor… sé solo mía – Natsuki volvió el rostro para mirarla y Shizuru se dio cuenta de que lo decía en serio.

- Natsuki – se enterneció, le limpio las lagrimas con las manos y se abrazo a ella, le beso, fue un beso profundo, dulce, enmarcado con un gran sentimiento – por siempre – susurro entre besos – por siempre seré solo tuya.

- Shizuru.

Mientras tanto Naomi caminaba de la mano de Nao, no era mentira que Nao se sentía triste por no poder mitigar el dolor de la chica que amaba.

- Nao –chan – dijo quedamente – ¿podríamos… podríamos… comer pastel?

- Naomi – Nao sonrió levemente al entender sus palabras y es que ese día se prometieron que la siguiente vez que comieran pastel jugarían de la misma forma que ese día – sí – le respondió Nao mientras le pasaba el brazo por los hombros y la abrazaba más a ella.

- Se siente bien dijo Naomi… estar contigo Nao-chan.

Como respuesta Nao se abrazo más a ella y sonrió tiernamente.

****

La tenía recargada contra la pared, sus manos se deslizaban suavemente por su cuerpo, de forma delicada y parsimoniosa.

- Siempre me ah gustado tu sudadera Natsuki – le susurro al oído mientas le pasaba lentamente la lengua por su mejilla, hasta tocar sus labios y dejarles impresa una suave y húmeda caricia.

- Hummmmm – gimio Natsuki – ¡¡aaahhh!! – exclamo cuando las manos de Shizuru se detuvieron sobre sus pechos, los mimo suavemente mientras acariciaba su lengua contra la de Natsuki – ¡hummmm!
- Hules tan bien – susurro hundiendo su rostro en sus pechos aún cubiertos por su uniforme – tu ropa guarda tu aroma, ese aroma tan exquisito Natsuki – le deslizo las manos por detrás de su espalda y le soltó la falda y esta se deslizo en un instante dejando a la chica con su ropa interior, Shizuru se deslizo lentamente por su cuerpo, se arrodillo frente a la chica y admiro el lindo modelito que traía puesto – Natsuki tiene buen gusto para este tipo de cosas ¿no es así? – levanto su rostro levemente sonrojado y le sonrió dulcemente.

- ¡¡Aaahh!! Shizuru – musito Natsuki al verle acariciar la mejilla sobre su ropa interior.

- Hueles muy bien – dijo al tiempo que hundía su rostro en ese delicioso sitio.

- Oohh no, Shizuru… eso…

- Ssshhhh – susurro Shizuru – es muy agradable… es delicioso estar aquí, le separo las piernas suavemente con ambas manos y paso su lengua suavemente sobre su ropa interior – Natsuki – susurro mientras pasaba su lengua una y otra vez sobre ese sitio.

- ¡¡¡¡Aahhhmmmm!!!!! Shi…zu… ¡¡huuuummmm!!

Las manos de Shizuru se deslizaron lentamente por debajo de su sudadera, el toque de sus manos contra la piel de Natsuki le hizo desear amarla con toda su vida, como si el mañana no fuera a existir.

- ¡¡¡¡aaahhmmmm!!! – era increíble el toque de su boca, la maestría con que la estaba amando así… tan placenteramente.

- Estás tan húmeda Natsuki – dijo al tiempo que movía a un lado su ropa interior y deslizaba su lengua suavemente, muy suavemente.

- ¡¡Uuuhhmmmm!! ¡¡aaahhhhh!! – ese toque de su lengua le hizo temblar las piernas y todo su cuerpo – no puedo… no puedo mantenerme en pie…- confeso respirando agitadamente.

- Natsuki – Shizuru se levanto poco a poco y la abrazo a su cuerpo – eres tan hermosa – la llevo hasta la cama entre besos y caricias se desnudaron, cada toque, cada roce, cada dulce beso impreso en esa piel, así, suave, delicado, parsimonioso, hacían avivar la fuerza de su amor.

Natsuki estaba desnuda por completo al pie de la cama, Shizuru se recostó sobre la cama le tendió las manos y Natsuki subió a su cuerpo.

- Siempre eh deseado probarte de esta manera.
- Pero esto es tan… - Natsuki se ruborizo al máximo, pues sea como sea estaba prácticamente sobre el rostro de la chica.
- ¿Delicioso? – se apresuro a decir Shizuru al tiempo que separaba esos suaves pliegues y hundía su cálida boca deslizando su lengua por toda esa zona.
- ¡¡¡¡¡¡Aaaah!!!!!!!!!!!!! ¡¡¡¡Huuuuuuaaaammmmmm!!!! “se siente… aaahhhmmm se siente tan bien” – pensó Natsuki mientras su espalda se arqueaba a cada caricia provocada por ese dulce y suave toque de esa maravillosa lengua que le estaba provocando mil sensaciones, el líquido tibio y dulce de Natsuki resbalaba por la boca de Shizuru corriendo por su cuello mojándola por completo, era en verdad lo más delicioso que había probado nunca.
- “Natsuki – pensó - ¿Te gusta?, ¿se siente bien? – le sujeto de las piernas firmemente y paso delicadamente su lengua una y otra vez abarcándole por completo.
- ¡¡¡Aaahhhuuummmm!!!! ¡¡¡¡Aaaahhh!!!! a… así… - las caderas de Natsuki se mecían en un rítmico movimiento en el que se reflejaba las respuestas que Shizuru se había hecho, el rostro de Natsuki se mostraba en verdad excitado, el sonrojo de su rostro, su boca ligeramente abierta, Shizuru elevo las manos a ese par de hermoso pechos que se movían rítmicamente.
- “Eres tan hermosa Natsuki, que bien sabes, en verdad que bien sabes”…
- ¡Aaaahhh! Shizuru… hummmm… - abrió los ojos levemente y aprecio a la chica que le estaba haciendo sentir un verdadero paraíso terrenal – Te Amo – dijo dulcemente – Te Amo… hummmm!!... aaahhh, aaaaahhh, por favor… por favor… llega conmigo… se una conmigo…

Shizuru entendió sus palabras se detuvo, su respiración agitada y sus ojos entrecerrados se mostraron de una manera tan sexy que Natsuki se sintió inmensamente afortunada de tener a alguien tan gentil y dulce como Shizuru.

- ¿Podría esta vez estar arriba? – Pregunto Natsuki al tiempo que bajaba de Shizuru quien asentó con la cabeza mientras sentía el toque de la mano de Natsuki limpiarle la comisura de la boca, Shizuru le tomo la mano y paso su lengua lentamente por sus dedos – aaahhh – dijo suavemente mientras sentía el calor de esa boca y la caricia de esa lengua que le hizo estremecer de deseo – se acerco a su boca y la beso, la beso con deseo, con desespero, se recostó sobre ese hermoso cuerpo y se froto contra de ella sus pechos rozándose mutuamente, tan suave, tan delicadamente y a la vez con tanta pasión – “ Te deseo, Te Deseo, Te Deseo tanto… Shizuru… por favor… siempre hazme el amor, siempre hazme tuya… siempre vénceme… porque con solo tocarme logras hacerme perder la cordura”.

Natsuki se acoplo a la entre pierna de Shizuru sintiendo la humedad de su sexo mezclarse con la suya, un líquido caliente y suave que le hacía que su piel se le erizara…

- Estás tan mojada – dijo en un susurro mirando ese mar carmín, ojos de fuego y lava… ojos color atardecer – aaahhhmmm Shizuru.

El movimiento fue rítmico y lento, pues cada roce le estaba provocando una infinita sensación de placer, tenía a Shizuru sujeta en un suave entrelace de sus manos, sus respiraciones agitadas y Natsuki se sentía en la gloria teniendo una vista hermosa frente de sí, el rostro de Shizuru cubierto de un hermoso sonrojo, de sudor, de ese líquido que aún se notaba en las comisuras de sus labios y del brillante líquido que aún tenía en finas líneas sobre su cuello, se recostó poco a poco sobre ella sin perder el contacto de sus sexos.

- Por favor sosténteme muy fuerte cuando lleguemos, por favor… no me sueltes ni un poco –le miro suplicante con los ojos temblando en lagrimas de una felicidad nunca antes sentida

- Aaahhh Natsuki – sus palabras le estaban llegando muy profundo, dentro de su corazón, se libero suavemente de su enlace y le rodeo la cintura, apretándole más contra su sexo, el roce fue más intenso y Natsuki se abrazo con fuerza a sus hombros, sus ojos mirándose intensamente, sus bocas rozándose en suaves besos… los movimientos cada vez más rápidos… estaban cerca… ya no faltaba mucho, el clímax estaba a punto de ser liberado… un beso… una mirada...

- ¡¡¡Aaaaahhhhh!!!! ¡¡¡¡Te Amoooooo!!!! Natskiiiiiiiiiiiiiii

- Hummmaaaaaaa!!!! Shizuru Te Amooooooo!!!!!!!!!!!!!

Dos palabras… dos cuerpos unidos… dos almas hechas un solo ser… dos miradas perdiéndose y fundiéndose formando una sola … dos aromas mezclados, perfumes etéreos elevados al viento, suave afrodisiaco de pasión… se miraban con ternura… con sonrisas de felicidad, con trémulas lagrimas… un llanto proveniente de la chica cuyas esmeraldas no resistieron las lagrimas de felicidad, sus brazos la rodearon con fuerza, un sutil y gentil abrazo lleno de pasión, de amor, de un increíble vínculo llamado AMOR… porque… porque el AMOR… aaahhh!!! El amor… se escribe con el número 2.
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:24

CAP 33.

Una semana después las cosas se habían suavizado un poco, Mai y Mikoto seguían igual de unidas, o mejor dicho, Mikoto si que estaba Unida a Mai ahora si que sí antes la chica no le soltaba ahora… bueno, a Mai parecía no molestarle en lo absoluto. Naomi acepto el ruego de Nao de no irse de la escuela después de que le confesara su amor, Nao en verdad estaba decidida a ganarse a base de esfuerzo y constancia el cariño y el amor de esa chica que tanto amaba y por su parte Naomi esperaba en verdad poder corresponderle a Nao amándola incluso más que a Shizuru… je… si bien… bueno el despecho quizás ayudaría un poquito en esa situación… y por supuesto vivían juntas compartiendo el mismo dormitorio aunque por su puesto camas separadas, con la novedad de que ahora para Nao los días más bellos eran los de lluvia constante y sobre todo si caía una lluvia llena de truenos y rayos; y pues sí para Nao su “cariño” por Shizuru seguía siendo el mismo, solo que ahora intentaba soportarla un poco más, pero si bien no por gusto.

Shizuru y Natsuki decidieron vivir juntas en el dormitorio de Kuga, aprovechaban cualquier instante para estar juntas e inclusive Natsuki ayudaba a Shizuru en algunas actividades del consejo estudiantil, sus sesiones de estudio seguían siendo iguales, Natsuki haciendo sus rabietas cada vez que no comprendía algún tema, sin embargo Shizuru esta vez había hallado la forma de tranquilizarla, con la sutil amenaza de “si te sigues comportando así por la noche estaré muy cansada” hacía una mueca de cansancio y de inmediato volvía a tener la atención de la chica sobre el tema que estuvieran estudiando. La vida escolar seguía su ciclo normal, Tado-san seguía siendo prácticamente el corre ve y dile de todo mundo y las cosas se sucedían como debían de ser.

Una mañana de sábado Naomi recibió una llamada que estaba esperando ansiosa desde hace ya algo de tiempo, al colgar el teléfono se sintió inmensamente contenta, pues haría verdaderamente feliz a cierta persona que tanto le había ayudado, salió poco después de recibir la llamada dejándole a Nao un recado sobre la mesa indicándole que más tarde le llamaría. A las pocas horas de que Naomi se fuera Nao recibió una visita anónima que le arrojo por debajo de la puerta un sobre, al verlo Nao lo tomo y salió a la puerta pero no vio a nadie, abrió el sobre y justo estaba tomando un trago de su refresco cuando al sacar una fotografía escupió violentamente el refresco al quedar impactada de lo que estaba observando, su rostro tenía una expresión comiquísima mientras su mente trabajaba a velocidades vertiginosas, tras unos momentos de reflexión sonrió satisfecha.

- Parecer ser que si obtendré lo que estaba buscando – se soltó a reír estrepitosamente.

En la biblioteca Natsuki intentaba concentrarse en sus estudios pero, cierta mano le estaba haciendo perder la concentración.

- Shizuru – le miro sonrojada – no puedo concen… aahh – exclamo quedamente al sentir como subía su falda poco a poco.

- Es solo para incentivarte un poco – le sonrió – si aprendes eso hoy por la noche… - le miro seductoramente tanto que el corazón de Natsuki comenzó a latir muy deprisa.

- “¡Aah! Shizuru, ¿cómo es que puedes hacerme sentir….?”

- ¡Hola! – saludo de improviso Mai haciendo que el rostro de Natsuki se sonrojara por entero y centrara el rostro de lleno sobre la libreta.

- Buenos días Mai-san – sonrió Shizuru recargando su rostro en su mano libre.

- ¿Cómo están? – pregunto sentándose frente a ellas.

- ¡Ocupadas! – soltó de inmediato Natsuki sintiendo el lento correr de la mano de Shizuru sobre su pierna, lo peor de todo era que Natsuki tenía ambas manos sobre la mesa y no podía siquiera meter las manos o tan siquiera detenerla y la verdad del asunto es que la estaba excitando demasiado y se vería reflejado en su rostro, sin levantar la vista del cuaderno hablo.

- Tengo que pasar este examen así que me ayudarías si me dejaras a solas para seguir estudiando Mai.

- Hummm… pero te puedo ayudar ese tema lo vi el año pasado.

- Síiiiiii – dijo con enfado – ya sé que tu si saltaste al siguiente grado “Maldito Sakomizu Kaiji – sensei, ni aún ofreciéndole esa buena suma de dinero… quiso…” pensó al tiempo que levantaba levemente la vista y le miraba molesta.

- Vamos, vamos, soy tu amiga y si puedo pues te ayudaré déjame ver.

- Shizuru es suficiente ayuda no es… humm- se detuvo en seco al sentir el toque de los dedos de Shizuru en cierto sitio.

- Oye – la voz de Nao hizo que las tres chicas se giraran a mirarla - toma – le arrojo a Natsuki el sobre – quizás sepas que hacer con ellas.

- Natsuki tomo el sobre entre sus manos.

- Me voy – dijo Nao dando la vuelta y yéndose de aquel sitió, mientras se iba una sonrisa cruzo su rostro.

Natsuki abrió el sobre y las tres chicas quedaron estupefactas al ver las fotografías.

- ¿Qué significa esto? – dijo al tiempo que miraba una foto tras otra.
- Ara.. ¿esto es…? – dijo Shizuru.
- Pero… ¿cómo? – Mai no podía creer lo que estaba viendo.

En el rostro de Natsuki una mueca bastante cómica apareció una sutil mueca de venganza y satisfacción – Síiiiiii – dijo al tiempo que se levantaba de golpe y levantaba el puño al nivel de su cara – ahora si no habrá nada que me impida hacer ese viaje, Shizuru empaca todo nos vamos de vacaciones.
- ¿Vacaciones? ¿en plenos exámenes finales? – pregunto Mai desconcertada.
- Ya no importa con esto tengo asegurado mi pase al siguiente año – sonrió y rio estrepitosamente.
- Sssshhhhhhhzzzzzzzzz – se escucho generalizado – las chicas se apenaron y Natsuki tomando de la mano a Shizuru la jalo de ahí y se la llevo casi corriendo.
- Hummm – suspiro Mai creo que mejor recojo sus cosas.

Natsuki llevaba de la mano a Shizuru y se recargo contra su brazo.

- Shizuru – dijo sonriente – vámonos de vacaciones ¿si?
- Natsuki – meneo la cabeza en negativo – tu sabes que no podemos hacer eso – le sobo la cabeza como si fuera una niña pequeña.
- Por favor, vamos prepara todo, quisiera ir a un lugar en el cual pudiera besarte y abrazarte sin importar quién nos mire – dijo soñadoramente mirando el cielo.
- Aahh Natsuki – Shizuru se ruborizo levemente.
- Anda ¿si? – le sonrió tan bellamente que solo asentó con la cabeza.

Las únicas que sabían sus planes eran Mai y Mikoto, quienes por cierto platicaban en uno de los jardines.

- Así que piensan irse de vacaciones –dijo Mai mientras le acariciaba la cabeza.
- ¿Vacaciones? Hummm – contesto Mikoto quien estaba acostada sobre las piernas de Mai.
- Me pregunto – Mai se llevo la mano a la barbilla – como es que Natsuki recordó todo.
- Fue cuando saliste con el doctor…
- ¿Cómo…? – Mai le miro extrañada
- Sí, cuando saliste le pregunte si no recordaba lo que me había dicho esa tarde sobre luchar por lo que queríamos y le pregunte si ya no amaba a Shizuru-san – asentó con la cabeza – le pregunte si Naomi la había vencido y fue cuando se agarro la cabeza y dijo que le dolía… de pronto me vio y me pregunto por Shizuru-san
- ¿Qué? – pregunto Mai ¿así de fácil?...
- Hummm pues no sé al día siguiente me cito y me dijo que el doctor concluyo que solo tenía un poco de aturdimiento- Mai ¿Qué es aturdimiento? – se volvió a mirarla.
- Te lo explicaré mas tarde - le sonrió – con esto puedo imaginarme el resto - sonrió
- Hoy se van ¿verdad?
- Sí, vayamos a despedirles al aeropuerto ¿quieres? – Mikoto sonrió y asentó con la cabeza.

En el aeropuerto Natsuki se veía feliz y relajada, adiós a los exámenes, adiós a la escuela y a todo eso, por ahora solo quería estar al lado de Shizuru y disfrutar de un buen descanso.

- ¡Hey chicas! – Mai y Mikoto corrieron hasta ellas.
- Llegaron justo a tiempo – dijo Natsuki entregándole a Mai un papel con una dirección escrita – estaremos aquí solo ustedes lo sabrán, si sucede algo muy… - en fatizó – muy urgente pueden llamarnos ¿de acuerdo?
- Hummm sí, por supuesto – dijo Mai sonriente.
- Bueno pues nos vemos Mai, Mikoto – se despidieron de las chicas y se encaminaron rumbo a las escaleras eléctricas.
- ¡Aahh!, en verdad lo están haciendo – dijo Mai, cuando les perdió de vista leyó el papel que le dejara Mai – su rostro tomo una simpática muestra de incredulidad al verla dirección – pero… es que Natsuki… - Mikoto le miro extrañada, pero más por preguntarle cualquier cosa se abrazo a ella, mientras Mai reía nerviosa - ¿me pregunto si….?

Habían pasado 3 días desde que Shizuru y Natsuki abandonaron la escuela, Sakomizu – sensei estaba preocupado por las chicas, sobre todo por Natsuki que no había tomado dos de sus exámenes y en cierta forma también por Shizuru ya que en su ausencia y al no haber quien la reemplazara se tuvieron que tomar ciertas medidas que… bueno… pero él estaba en su oficina cuando tocaron a la puerta.

- Sakomizu-sensei tiene un sobre que le acaba de llegar – dijo uno de los profesores entregándoles un sobre.
- Hummm es extraño nunca recibo nada – dijo en voz alta – gracias Tourida-sensei.
- De nada, nos vemos después – dijo el otro profesor.
- Veamos de que se trata – dijo al tiempo que se sentaba al escritorio y abría el sobre, lo primero que vio fue una nota la leyó y a cada párrafo su rostro se tornaba de la sorpresa a la incredulidad…:

“Muy bien Kaiji-sensei , bonito oficio tienes aparte de ser maestro, ¿creíste que por irte los fines de semana a otra ciudad nadie se daría cuenta?; como verás siempre si realice ese viaje que te había comentado y ahora, ju,ju,ju,ju ( podía imaginarse la cara de Natsuki cuando le escribió la carta) tengo los ases en mi mano, así que si no quieres que salga a relucir tu hobbie será mejor que veas la manera de que pase todas mis materias, estoy segura que para cuando regresemos mi nombre estar en la lista de lo que pasaron el año ¿ no es así kaiji-sensei? . Nos vemos, ¿por cierto? ¿tenía que ser de stripper?

Saludos Kuga Natsuki.

- ¡¡¡Esto, esto no se va a quedar así!!!!! – dijo al tiempo que rompía las fotografías que lo delataban.

En otro punto de la escuela.

- ¡Por fin! ¡por fin me desharé de este estúpido cargo y me vengaré de ti Sakomizu Kaiji-sensei – si no fuera por tu elección no estaría de mandadero de todos estos estúpidos que no sabe siquiera lo que es organización, la única que sabe como hacer las cosas es Shizuru-san y ahora que no esta esa loca de….. huuummm – apretó los puños con fuerza – pero con esto – miro el sobre casi con fuego en los ojos – con esto – sonrió maliciosamente haré que me sustituyas – Tado abrió el sobre y saco las fotografías, al verlas no podía dar crédito a lo que miraba – esto… - temblo al tenerlas en la mano – estooooo no puede ser ¡¡¡¡confundí los sobressssss!!!!!!!!!!! – estaba viendo las fotos cuando de repente
- Tado –san quiero que hagas… – Sakomizu entro de improviso haciendo que el chico se quedara de hielo, Sakomizu vio la expresión del chico y acto seguido miro encima del escritorio donde reconoció a cierta persona que se veía en una fotografía, corrió al escritorio y tomo todas las que estaban ahí – muy bien Tado-san bonita afición tienes esta vez me has ayudado bastante, descuida hijo que pensaba sustituirte pero tienes un don excelente bueno nos vemos.
- No… no… - dijo – puede ser - y cayo de rodillas.

Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:25

Mientras tanto Natsuki se sentía muy a gusto el hotel al cual habían ido estaba casi desocupado las personas que trabajaban en él habían sido muy respetuosas y gozaban cada atardecer de unas sesiones de amor en plena playa privada, en verdad Natsuki nunca se había sentido tan libre como en esa ocasión, inclusive no objetaron nada al pedir solo una habitación con una sola cama.

- Este lugar es lindo – dijo Natsuki llevándose a la boca la pajilla con la que estaba bebiendo su refresco.
- Me alegra que te gustara – dijo Shizuru tomándola de la mano.
- ¡Aaah! – me siento tan relajada - expreso Natsuki sonriente - ¿sabes? deberíamos quedarnos más tiempo aquí, si eso es iré a alargar nuestra estancia – se levanto de un salto – espera aquí ¿si? – Natsuki se veía tan alegre que no pudo objetar nada.
- Sí – le respondió sonriéndole.

Al llegar a la recepción la chica le entrego un sobre que le había llegado hace apenas unos minutos.

- ¿Qué será esto? – se pregunto intrigada sobre todo porque nadie más que Mai y Mikoto tenían la dirección de donde se encontraban – al abrir el sobre lo primero que hizo fue leer la nota que venía.

Saludos Kuga Natsuki… así que de vacaciones ¿no? Pues bien espero que esos días te hayan sentado bien porque tienes que regresar inmediatamente los exámenes finales siguen y ya has perdido 3… por si no deseas volver te dejo cierto incentivo pues me imagino que no querrás que cierta persona sepa de tus aventuras escolares ¿ no crees?

Sakomizu Kaiji-sensei


- Pero que demo… - saco una fotografía y se quedo helada en su sitio - ¡qué es esto? - Casi grito – cuando, cuando, cuando, ¡nao?... Yo… bese a… - se sintió enferma de repente – no puede ser – dijo cayendo de rodillas – eso significa que si hubo algo que olvide – dijo sonriendo incrédula.

Al poco rato regreso con Shizuru, trataba de pensar en como decirle que tendrían que volver.

Lejos de ahí Naomi invitaba a pasar a Nao a la habitación, los ojos de Nao se abrieron enormemente al ver a su mama sentada en esa cama.

- Esto… esto… - sus ojos se llenaron de lagrimas – no puede ser…
- ¿Nao? – pregunto su mamá intentando reconocerla…
- Ma…má – dio un par de pasos para después correr a sus brazos, y llorar intensamente de felicidad y Naomi se sintió verdaderamente contenta de saber que de alguna forma había ayudado a que ese momento sucediera, pues desde que Naomi reconoció a Nao investigo y convenció a su papá de que debía de ayudar a ese mujer.
- Naomi – dijo Nao separándose del abrazo de su mamá y corriendo a sus brazos – gracias, gracias, gracias – le repetía.
- Nao-chan – le tomo el rostro entre sus manos y deposito sobre sus labios un dulce y gentil beso que hizo a Nao inmensamente feliz – quiero verte siempre sonreír - le dijo al separarse de ese beso , se acerco a su oído y le susurro – me gustas… me gustas mucho Nao-chan.
- Naomi – Nao sonrió feliz.

De regreso en el hotel Natsuki llego con Shizuru quien había pedido un par de refrescos más.

- Oye Shizuru ¿te lo estas pasando bien aquí conmigo? – se recostó con ella en la misma silla de playa.
- A tu lado siempre me la paso bien no importa donde estemos – le respondió mientras le abrazaba.
- Eh estado pensando- dijo – que quizás tome una decisión tonta al negarme a presentar los exámenes.
- Natsuki – Shizuru le miro seriamente – me alegra que hayas recapacitado – sonrió ¿Cuándo quieres que nos vayamos?
- Aahh – Natsuki sonrio nunca imagino una respuesta tan positiva y entusiasta, mientras tanto Shizuru recordaba cierto suceso acontecido apenas unos minutos después de que se fuera Natsuki.



Shizuru regreso de su momentáneo recuerdo y se abrazo a Natsuki, le tomo de la barbilla y antes de besarla le miro profunda e intensamente.

- Te Amo – susurro en su rostro.
- Shizuru – musito suavemente, justo iba a besarla cuando Natsuki mirando sobre el hombro de Shizuru vio a un par de chicos que venían hacia ella y se empujo hacia atrás, cayendo al suelo, Shizuru se inclino a ella y le miro extrañada.
- ¿Qué sucede?
- Ahí… ahí… esos.. esos chicos estuvieron a punto de vernos… - Shizuru miro al par de hombres jóvenes que entraron en la piscina.
- Pero … - Shizuru se volvió a mirar a Natsuki y le divirtió ver su carita completamente sonrojada – no creo que a ellos les importe si nos besamos o no – Shizuru le sonrió.
- ¿Cómo? – pregunto Natsuki extrañada.
- Mira – dijo Shizuru señalando a los chicos los cuales estaban en un franco beso.
- ¿Qué? – el rostro de Natsuki se mostro sorprendido y más lo hizo al ver de repente un par de chicas que caminaban cerca de la alberca, otras más que llegaron se sentaron y comenzaron a besarse, algunos chicos tomados de las manos - ¿qué está pasando? – pregunto sintiéndose algo incomoda.
- Ara…ara – dijo Shizuru viendo a toda la gente – parece ser que sea adelantado la convención.
- ¿convención? – pregunto Natsuki mientras se levantaba.
- Pues si, este hotel es….
- Este hotel es – repitió despacio Natsuki- mientras su mente le decía donde habían estado esos 3 días – es por eso que nadie… y por eso…. – Shizuru – le miro molesta – ¿por qué vinimos aquí?
- Porque – Shizuru puso cara de abatimiento – Natsuki quería estar conmigo en un lugar donde pudiéramos ser libres ¿no es así? – le miró con profunda tristeza.
- Shizuru – se enterneció – se arrodillo junto a ella – y sin importarle nada le beso dulcemente mientras la abrazaba a su pecho – ya no tendré miedo Shizuru, mientras este contigo no hay nada que temer, porque tú eres mi fuerza no importa que pase, si estamos juntas todo estará bien… Shizuru… eres mi vida… Te Amo – le sujeto el rostro con ambas manos y le beso profundamente, un beso sincero, pleno, total, Shizuru sentía que se deshacía en ese beso y fue muy feliz – ahora Shizuru vayámonos de aquí antes de que... – se volvió a mirar con vista asesina a un par de chicas que no quitaban la vista de Shizuru – asesine a esas tipas que no te quitan la vista de encima.
- Natsuki – sonrió – estas en todo ¿verdad? – le tomo de la mano y la abrazo antes de marcharse a su habitación, le beso rodeándola por completo en un abrazo sin espacios entre ellas, su boca profundamente unidas y dejándole saber a través de ese beso que su vida y su alma misma le pertenecían por entero y que así sería por toda la eternidad. Se fueron tomadas de las manos mirándose con un amor infinito.

“No importa… lo que tengamos que pasar, las adversidades que puedan presentarse, pues mientras este a tu lado Shizuru, mientras tomes mi mano entre la tuya, mientras me mires de esta manera, mientras me sonrías así justo como ahorita, mientras fundas tu cuerpo junto al mío cuando hagamos el amor, mientras tu alma se funda con la mía cada noche, cada día… no habrá nada imposible que no seamos capaces de lograr… por favor, quédate a mi lado… por toda la vida… Shizuru… Te Amo”

En el dormitorio de Mai.

- ¿Aún no lo encuentras? - pregunto Mikoto desde la cama mientras se retiraba la blusa.
- No, no sé donde pudo haber quedado – se giro para mirar a la chica – aaaahh Mikoto – dijo ruborizándose.
- Quizás… haya quedado en… - sus palabras murieron al ser besada por Mai.
- No importa es solo un papel… además no creo que pase Nada si lo eh extraviado – le beso el cuello - ¿Quién podría saber que en ese lugar están ellas?

En otro sitio…

- Te espero Kuga-Natsuki – decía Sakomizu Kaiji –sensei buscando las preguntas más difíciles para ese examen.

En otro lado…

- Esta vez Fujino Shizuru no podrás escapar de tus responsabilidades – decía Haruka escribiendo como loca cientos de observaciones en la administración de Shizuru.

En el paraíso….

- Natsuki… hummm – le beso – soy muy feliz… sus lagrimas rodaron por sus mejillas.
- Shizuru – acerco su boca poco a poco a la de ella – yo también… -sus lagrimas se conjugaron siendo solo una, un alma y un cuerpo y todo lo demás… en realidad… paso a un segundo plano.

Un silencio… un susurro… palabras de amor… un abrazo cálido y un tibio amanecer… así… entre sus brazos… así… abriendo los ojos… y encontrando ese verde esmeralda y ese rojo lava de fuego… y sus besos, los buenos días, y más besos y esas sonrisas… aahhh esas sonrisas que les hacían a ambas intensamente felices.

FIN??
Volver arriba Ir abajo
Yulia
Administrador
Administrador
avatar

Femenino Edad : 36
Localización : en el lado oscuro de la luna
Cantidad de envíos : 1592
Fecha de inscripción : 25/01/2008

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   13/7/2008, 15:26

Se deslizaban veloces por la carretera, el amarre de Shizuru a la cintura de Natsuki y su rostro recargado a su espalda, el atardecer estaba llegando y a ambas les gustaba salir de paseo por las tardes, pero ese día en especial Natsuki tenía un motivo singular para ir a aquel sitio. Al llegar descendieron de la motocicleta y Shizuru se adelanto recargándose de manos en la madera mirado el teñir del cielo, mientras su cabello danzaba gentilmente con el viento marino.
Natsuki le miro desde la motocicleta saco de entre sus ropas eso que estaba buscando y se acerco a ella, le abrazo por la cintura y recargo la cabeza en su espalda, su rostro se mostraba sonriente.

- Natsuki – Shizuru posos sus manos sobre las suyas.
- Me encanta este sitio – musito Natsuki al tiempo que subía sus manos lentamente por el cuerpo de Shizuru al llegar a su cuello algo destello al soltarlo de sus manos, lo sujeto tras su cuello y lo dejo firme.
- Natsuki – Shizuru se sorprendió al tomar entre sus dedos esa pequeña piedra azul.
- Esta vez… - le abrazo – esta vez…

Shizuru le jalo gentilmente para tenerla de frente a ella le miro con profundidad a sus ojos hermosos destellos color sangre mezclada con fuego ahora más profundos y vivos con el reflejo de la luz del atardecer.

- Esta vez – sonrio Shziuru dulcemente.
- Nunca lo te lo quites… lo prometes – sus mejillas se ruborizaron.
- Pro.. – acerco su rostro lentamente al de ella - …me… ti… - cada vez más cerca y su ojos entrecerrándose… - do

Fundieron sus almas en ese beso, en ese abrazo, a la cálida luz de un hermoso atardecer en cuyo cielo se podía observar el brillo tenue de la primera estrella nocturna.

Y AHORA SI SE ACABO!!.... ME EH DIVERTIDO MUCHO ESPERO QUE USTEDES IGUAL!!!!!!!!!!!!!!!!!

L@S AMO!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ekaryl
YLS m@niaco
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : cartagena, colombia
Cantidad de envíos : 423
Fecha de inscripción : 25/07/2009

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   16/8/2009, 23:18

que si me he divertido???!!! creo que senti lo mismo que sintio shizuru cuando natsuki perdio la memoria.. creo que me meti de plano en la historia ..... en realidad siempre me han encantado tus fics... que lindo seria encontrar un amor asi ahh( suspiro)
Volver arriba Ir abajo
Hatskanu
Lektor
Lektor


Femenino Edad : 31
Localización : Mi mundo aparte
Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 15/09/2009

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   16/9/2009, 10:21

me gusto muucho mucho, gracias por postearla : )
Volver arriba Ir abajo
pinkmeza
Lektor
Lektor
avatar

Femenino Edad : 26
Localización : Caracas, Venezuela
Cantidad de envíos : 22
Fecha de inscripción : 06/11/2009

MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   8/11/2009, 19:28

Me encanto que buena manera de redactar gracias por compartirlo
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: “ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]   

Volver arriba Ir abajo
 
“ENTRE CELOS TE VEAS” [completo]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Yuri's Lyrical Secrets :: Fan Fics 18+ :: 18+ :: Mai Hime-
Cambiar a: